Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de Kara!
por Marth Miér Feb 26, 2020 10:05 pm

» Libro de Reglas
por Kara Star Miér Feb 26, 2020 6:01 pm

» [Campaña de conquista] En tierra árida y desolada [Priv. Sarpa]
por Ignis Miér Feb 26, 2020 3:34 pm

» [Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne]
por Judal Mar Feb 25, 2020 10:09 pm

» LAMB ID
por Eliwood Mar Feb 25, 2020 1:14 pm

» [Entrenamiento] Si te caes por tus problemas, levántate por tus sueños [Priv. Arthur]
por Arthur Kirkland Mar Feb 25, 2020 12:37 pm

» [Campaña de liberación] De perdidos al vino [Priv. Mallory]
por Mallory Lun Feb 24, 2020 12:28 am

» Fate/Ethereal Dome [Afiliación de élite]
por Invitado Dom Feb 23, 2020 12:54 pm

» [Misión] Inmortal [Arngeir, Alice, Seraphiel]
por Alice Schuberg Dom Feb 23, 2020 9:41 am

» [Campaña de liberación] The floor is lava [Priv. Kurthnaga]
por Kurthnaga Dom Feb 23, 2020 8:42 am

FE:LW - Awards













TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] Surprise encounter at the forest [Priv. Leila]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] Surprise encounter at the forest [Priv. Leila] Empty [Campaña de liberación] Surprise encounter at the forest [Priv. Leila]

Mensaje por Izan el Mar Sep 10, 2019 10:55 am

Sobrevivir al paso por un reino ya invadido por los emergidos era ya difícil de por sí, aunque no lo era más que intentar convencer al capitán del barco que me dejara en alguna costa del susodicho (con tal de escaparme de los trámites de desembarque de Shindu…a causa de la carga/ mercancía que llevaba conmigo: Tesoros del arca de Kilvas). Chon’Shin, o Zofia como me lo nombró el viejo cuando me hablo de este, era considerado como el reino de origen y centro del culto de Naga. Ahora no habían más que sombras de esa descripción, las aldeas destruidas y abandonadas eran evidencias de ello, y más las advertencias respecto al puerto, plagado de emergido, que a la mínima tripulación incauta que embarcaba allí era emboscada sin atisbo de piedad.

Por ello que pedí que fuera en costa, y no en puerto, dejándome en la que estaba más al noreste, desde donde iría al centro del reino, y de allí a mi próximo destino y motivo del cambio de este, el reino de Valm.  En el barco, había escuchado sobre un curioso monasterio en el centro de este, y tengo la intención de ir a ver como es (si, es más que evidente la curiosidad es una fuerza mayor a la hora de tomar mis decisiones)

Mientras caminaba, no hacia otra cosa sino recordar lo que me ha pasado hasta ahora: desde que comencé mi viaje he pasado por Magvel dos veces, participé en el coliseo de Regna Ferox (aunque no por completo), me reencontré con mi familia, retomé mi viaje yendo a Kilvas, y ahora...estoy en Valentia…y mi curiosidad vuelve a influir, no me parece suficiente, aún me queda tanto por ver y que experimentar, y pensar en gran parte de ello me llenaba de emoción.

Con el paso de mis pensamientos, también lo fueron los de las horas, ya estaba anocheciendo, estaba dentro de un bosque, lo cual me era muy conveniente sabiendo que podrían haber emergidos cerca, pudiendo improvisar mi…digamos ‘’escondite’’. Subía a un árbol grande (a veces usando mis dagas para agarrarme) hasta una rama que pudiera aguantar mi peso, usaba una cuerda para mantenerme en esta, y procedía a descansar o incluso dormir. Pero...a pesar de que uso ese método con frecuencia…no me gusta por un solo motivo…remarca mi reducida estatura, ventajosamente, sí, pero era como delatar abiertamente que tenía tal, pero tal era mi cansancio que el sueño no me permitió seguir pensando en ello, y solo podía esperar que  fuera a dormir tranquilamente… demasiado optimista sabiendo lo que abundaba por aquí.
Izan
Izan
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Thief

Cargo :
Orfebre

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
Vulnerary [3]
Dagas de acero [4]
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de liberación] Surprise encounter at the forest [Priv. Leila] Daga-1

Experiencia :
[Campaña de liberación] Surprise encounter at the forest [Priv. Leila] NdTOcva

Gold :
1622


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Surprise encounter at the forest [Priv. Leila] Empty Re: [Campaña de liberación] Surprise encounter at the forest [Priv. Leila]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 10, 2019 9:42 pm

Habían pasado unas semanas después de su cambio de escuadrón, con el cual se adentraba cada vez más en las profundidades de Valentia. Le había tomado su tiempo, el encontrar un grupo cuándo no se conoce a nadie era, de esperarse, todo un reto. Habían viajado durante semana y media, sin descanso. Y para celebrar tal hazaña, decidieron pasar algunos días en el la Aldea de Espadachines. Aquella idea no le entusiasmaba del todo, porque se vería obligada a interactuar con algunos de sus compañeros de grupo (quiénes habían organizado una expedición a la taberna de la aldea, no muy frecuentada por los nativos). Pero, no era del tipo de personas que rechazaban una visita a una taberna. Se había forzado un poco -debido a su timidez-, indudablemente, pero hacía siglos que no tomaba un buen trago de cerveza.
Para su pesar, se había vuelto el chiste del grupo, debido a su cambio drástico. Su alter ego floreció con el alcohol, dejando salir a un personaje completamente distinto. Una gama de colores opuesta. Se volvía atrevida, con la lengua suelta, pero sobre todo, burlona e incluso infantil. Se reía por todo, y al darle vueltas -por su exceso con la bebida- el escenario, soltaba carcajadas, fuera del contexto en el que se encontraba.

Al día siguiente de la salida, no logró levantarse temprano, como acostumbraba hacer. Lo que causo, de nuevo, que sus compañeros simpatizaran con ella. Se reían, lo que provocaba en ella un disgusto muy pronunciado. Aun estando un poco mareada por las actividades de la noche anterior, realizó sus tareas matutinas. El escuadrón se había asentado a las afueras de la aldea, en un pequeño bosquecillo del que los pueblerinos sacaban madera para atender sus necesidades. Varios mercenarios que estaban en el escuadrón hablaban entusiasmados de una zona no muy alejada del pueblo, en medio de un bosque de gran tamaño, dónde se encontraba un templo sagrado y venerado años atrás. Aparentemente, los emergidos habían devorado la zona, con el plan de talar un árbol de tamaño gigantesco, dónde en la cima se encontraba dicho santuario.
El querer tomar un papel heroico y llenarse el pecho de orgullo había tomado la cabeza de varios, que anhelaban volver a tomar control de la zona. Por lo cual, no mucho tiempo pasó antes de que se ideara un plan para retomar la zona. Se sabía que al sur del bosque se encontraba la mayor concentración de emergidos, y que más al norte de este se encontraba el gran árbol. ¿La misión? Defender este importante monumento cultural y religioso. Y no podía faltar la pregunta de la mayoría de interesados, ¿la recompensa? No era mucho, pero se ofrecía oro, con el cuál se podían comprar mujeres. El plan consistía en que los miembros más fuertes se encargarían los primeros días de la limpieza del sector, rodeando el bosque y adentrándose poco a poco, irían en parejas.

Los días pasaban, y la zona se veía cada vez más limpia. La joven pelinegra no se había involucrado mucho, pero aceptó -finalmente- la simple tarea de asegurarse que ya no hubiesen más emergidos en uno de los sectores del bosque. A decir verdad, no se había involucrado más temprano en la tarea por la sencilla razón de que sentía muchísima pena y le costaba volver a ver a sus compañeros, relativamente nuevos, tras el suceso de su borrachera unos días atrás.
La tarde brindaba una temperatura exquisita, lo que le daba un infinito gusto, se acercaba la noche. El atravesar el suave sotobosque la llevaba a hacer memoria. Recordaba las incontables veces en las que se adentraba con su querido hermano mayor en los bosques para cazar. Se veía relajada, y avanzaba con naturalidad. Era un bosque hermosísimo, y se entretenía contando las veces que veía cierto tipo de animal. Aunque, tanto relajo no era normal en su actitud. Aun estando en un ambiente sereno, no dejaba de pensar en la posibilidad de que un emergido le saltara encima, y sobre todo, tenía muy al fondo de su mente, el recuerdo ardiente de la caída que sobrevivió -con una muñeca rota- años atrás.
Mientras más se adentraba,este último se hacía cada vez más denso. Perdió rápidamente el sentido de la orientación. Lo cual era indudable, y realmente predecible. Pero, era el precio que tenía que pagar por insistir en avanzar sola en su ‘simple’ misión. El desafío se encontraba allí, en saber ubicarse en este bosque de cualidades feéricas. Se había perdido, pero, tal vez para su suerte, se convencía de que ese no era el caso.

Llegó el punto en el que paró su expedición, con clara ansiedad. Era evidente que era de noche -y sobre todo que se había perdido-, y que tenía que volver si apreciaba su vida y no quería ser devorada por un grupo de emergidos. Tragó saliva en ese momento, tenía miedo. El bosque era terriblemente grande, y la noche en tal ambiente era sinónimo de una muerte segura. Intentó calmarse, pero su respiración agitada la delataba. Miro alrededor, se encontraba en un claro, rodeada de árboles robustos, eran varios laureles y uno que otro sauce llorón. Optó por acercarse al tronco de uno de estos últimos, decidió que pasaría allí la noche, no tenía de otra. Razonó y llegó a la conclusión de que aquel árbol le brindaría la seguridad necesaria para pasar la noche, debido a sus largas ramas, y ya que sus hojas crecían de tal manera que formaban una cortina de vegetación. Lo que no sabía, era que alguien más había tenido esa misma idea.
Mientras más se acercaba, la forma de un bulto sobre una de las ramas principales del sauce mejor se dibujaba. Se le formó un pequeño nudo en la garganta, y el miedo provocó un escalofrío que bajó por su espina dorsal. Agarró su arco ágilmente, y tomó una de las flechas para ponerla sobre la cuerda del arco. Tensó esta y se acercó lentamente. ¿Se trataba de un emergido? No estaba segura, pero a medida que avanzaba, más tensaba el arco. Se estaba dejando llevar por sus emociones, estaba sumamente estresada. Se había llevado un susto tremendo.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Surprise encounter at the forest [Priv. Leila] Empty Re: [Campaña de liberación] Surprise encounter at the forest [Priv. Leila]

Mensaje por Izan el Miér Sep 25, 2019 10:37 pm

*Ummm…No, no consigo dormirme* Aún con los ojos cerrados, mis pensamientos y sentidos no buscaban el sueño a diferencia del resto de mi cuerpo, por lo menos había calma dentro de lo que cabía en un bosque a pesar de los sonidos de su fauna nocturna. Pero estando despierto no recuperaría tantas fuerzas como me gustaría, aunque no podía forzarme a ponerme soñoliento, tenía que ser poco a poco, por lo que volví a cerrar mis ojos, y pensaría un rato más tranquilamente…¿Pero en qué podía pensar? Había tenido viaje y tiempo de sobra para ello…

Aunque…si me acabó llegando un tema a mi mente: Las piedras sagradas de Magvel, y el cómo acabé involucrándome con estas. Entre los orfebres y joyeros que había conocido (en especial de parte del anciano que me acogió)  sabían muy bien de su leyenda, eran la fantasía más imposible de cumplir de todos ellos, decían que, de ser reales, serían el pináculo de todas las joyas del mundo, que ninguna gema bruta o tallada se acercaría a una milésima parte de su valor…Y yo las había contemplado, con mis propios ojos, y las había dibujado con todo detalle en mi diario. ¡Tenía en mis manos una fuente de inspiración que ningún otro más llegará a tener! Igual exagero o no…pero los hay que matarían por algo así, de solo haber visto su resplandor desde la lejanía…la historia o será un secreto, pero el hecho de haberlas dibujado a la perfección si lo sería…mi nuevo secreto mejor guardado.

Al final, estaba pensando sin parar en las posibilidades que se me habían abierto por ese mismo hecho, y al final, lo que fue una ‘’búsqueda’’ del sueño, se convirtió en una tormenta de ideas nocturna, una a la que, con dificultad, le vería fin. Pero al igual que todos mis pensamientos desbocados, siempre era una causa externa la que los frenaba, y en esta ocasión no habría excepción. Empecé a escuchar unos pasos a ritmo pausado, a cada cual más ruidoso que el anterior, siendo indicador de que, lo que los estuviera dando, se estaba acercando lentamente… ¿un animal salvaje…? ¿O un emergido…? Esas eran las posibilidades que había barajado, aunque respondí de igual manera, controlando mi respiración paran que no me escuchase, y preparar una daga por si ya me había avistado, así podría cortar la cuerda en el momento justo y descender con rapidez, así teniendo más opciones de acción: si huir en caso de que fuera uno con armadura, o combatir si era un explorador ligero de equipo. Tenía el corazón casi queriendo escapar de mi pecho por la tensión, pudiendo confirmar…que me tocará estar en vela acabe como acabe.
Izan
Izan
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Thief

Cargo :
Orfebre

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
Vulnerary [3]
Dagas de acero [4]
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de liberación] Surprise encounter at the forest [Priv. Leila] Daga-1

Experiencia :
[Campaña de liberación] Surprise encounter at the forest [Priv. Leila] NdTOcva

Gold :
1622


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Surprise encounter at the forest [Priv. Leila] Empty Re: [Campaña de liberación] Surprise encounter at the forest [Priv. Leila]

Mensaje por Invitado el Dom Sep 29, 2019 4:20 am

A pesar de la creciente tensión en sus extremidades, la noche era tranquila. La luna se alzaba, imponente y llena de belleza. El cielo estaba despejado, y la luna, en menguante, brillaba y alumbraba delicadamente el claro en el que se encontraba. La brisa era suave, comparable al tacto del terciopelo. Las hojas se movían con discreción, al ritmo del viento, causando un sonido tenue, relajante.

Su respiración era irregular, incluso un poco agitada. Aunque sus intentos de controlar esta última eran notables, no lo estaba logrando. Estaba aterrada, y se notaba. No solía comportarse así, ¿por qué justamente en esa noche se sentía así? Sentía como sus rodillas se movían levemente. Avanzaba de forma pausada, ligeramente. Sus inquietudes y sin fin de preguntas florecían y se alzaban fuertemente entre sus pensamientos.

Se fue acercando poco a poco, de tal manera que parecía flotar. Se acercó hasta llegar a una distancia razonable, en la que lograba analizar con suficiencia el extraño bulto. Se había agachado de tal forma, que estaba casi tocando el piso, al hacer este movimiento, las flechas que llevaba en el pequeño carcaj de madera tintinaron, el sonido se fundió con su entorno. Estiró la pierna derecha mientras mantenía la izquierda flexionada, para sentirse más cómoda. Se mantuvo en esta posición, aun tensando el arco y sosteniendo con firmeza la flecha.

Lograba distinguir la forma de un cuerpo, tal vez no se trataba de un emergido al fin y al cabo. Cerró un ojo y apunto, alzando el dedo de su mano derecha, con la que sostenía el arco, para guiarse y apuntar -a su criterio- de mejor manera. Tragó saliva. Parecía que la entidad se sostenía a la rama del árbol con una especie de soga. Era algún tipo de cuerda, de eso estaba segura, se notaba que era un material que podría cortar con facilidad si le daba con la flecha. Aun así, no estaba convencida en su totalidad con esta deducción, ya que no lograba ver muy bien por culpa de la falta de luz y de las sombras que producían las largas ramas del sauce.

Decidió entonces confiar en sus instintos y habilidades, a pesar del extraño pánico que sentía. Su plan era el siguiente; utilizaría cómo máximo dos flechas -aunque no creía que fuese necesario llegar a tal número, puesto que confiaba en su puntería, pero se respaldaría en este número sólo por si acaso- para cortar la soga y hacer caer al bulto, después vería si se trataba de un aventurero o de algún otro tipo de entidad. Respiró, y contó hasta tres. Antes de soltar la cuerda del arco, liberando una primera flecha. El proyectil se plantó en la rama sobre la cual descansaba la forma extraña, plantándose al lado de lo que creía haber distinguido como cuerda, la cuál se rompió parcialmente. Su puntería no había fallado, no obstante, la felicidad que sentía se esfumó, al darse cuenta que una flecha no bastaría para hacer caer al sospechoso.

Acto seguido, tomó con rapidez una segunda flecha del carcaj, posicionándola sobre la cuerda y tensándola con técnica. Refunfuñando todo el tiempo de esta casi inmediata acción por no haber  logrado su objetivo como se lo había propuesto, no lo había logrado usando sólo una flecha. Cerró el ojo, de nuevo, y procedió a apuntar de nuevo. La flecha hizo el mismo trayecto, pero esta vez se plantó justamente en la cuerda, causando que esta terminase de romperse. Esbozó una sonrisa, orgullosa de su puntería, no duró mucho tiempo en retomar la seriedad.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Surprise encounter at the forest [Priv. Leila] Empty Re: [Campaña de liberación] Surprise encounter at the forest [Priv. Leila]

Mensaje por Izan el Miér Oct 30, 2019 7:03 pm

‘’Si buscas A…obtendrás B…que uno obtenga lo que quiere solo será así si tiene capacidades para ello…aunque incluso en esa situación no se consigue. ’’ Cuanta razón tenía el anciano, lo cual me hizo pensar en otra frase suya: que no hay mejor maestro que la experiencia misma. En su momento pensaba que se refería a su propia experiencia cuando me contó lo que hizo en vida, pero fue al poco de que falleciera y empezara a vivir solo que lo entendí, uno solo…‘evoluciona ‘digamos, cuando sufre esas situaciones directamente, el conocimiento en escrito o a voz alzada solo eran una preparación mínima al práctico.

Recapacitando un poco…últimamente estoy pensando de más en las enseñanzas que recibí, no es que no quiera pero…tampoco lo contrario, como si fuera por instinto que esos recuerdos afloraran… ¿pero a raíz de qué? A eso se dirigían mis pensamientos sabiendo que ahora no iba a dormir esta noche, aún seguía con los ojos cerrados, pero con daga en mano y mis oídos seguía siendo estimulado, no iba a moverme para poder observar mis alrededores, porque se percatarían de mis movimientos y posición, tenía esperanzas de que mis oídos vigilaran…pero con tanto sonido de hojas empujadas por el viento y chocando entre si poco ayudaba a ello…estaba ‘’ciego’’, pero en sigilo máximo posible…menos por un factor, cuanto de mi figura era visible a través de las ramas cuando estaba estático.

No pasó mucho rato hasta que escuché como si una flecha se clavara en la corteza del árbol….justo debajo de mí, por lo que ya abrí los ojos para poder confirmar donde había llegado a parar, de donde y de qué/quien había sido disparada…y ahí sí que cometí un error garrafal. Mientras me inclinaba para poder ver, justo una segunda flecha atravesó la cuerda que me sostenía…-¡¡Contraaaa!!- Grité mientras caía, tenía que evitar la caída de alguna manera, ¿agarrarme a alguna rama? No, eran muy finas, apenas ralentizarían mi descenso… y mucho menos podría mantenerme en una. Solo me quedaba una opción, clavar mi daga con fuerza en la corteza del árbol con la esperanza de frenar…y no darme un gran porrazo contra el piso. Funcionó, había frenado por completo, progresivamente desgarrando la corteza, acabé a medio metro del suelo, ya era una distancia segura, por lo que liberé la daga y me dejé caer. Me pude en guardia mientras, ahora sí, observaba mis alrededores, para poder localizar al arquero emergido, estos solo me superan en alcance y un poco en precisión, pero en lo demás estoy un escalón por encima de ellos en lo referente  a cualidades combativas.

Para mi sorpresa, si era un arquero…aunque no un emergido, no tenía sus fácilmente reconocibles ojos del color y brillo de la sangre, sino justo al contrario, de color añil, un cabello azabache, y una fácilmente reconocible figura femenina. No pude sino relajarme al confirmar que no era un emergido, me había exaltado pensando que sería uno que me habría localizado, pues podría haber avisado a otros y emboscarme. De rodillas en el suelo y destensando el cuerpo respirando de alivio, solo quedaba una última cosa fundamental.-Más te vale…aff… tener una buena…uff… excusa para hacerme…aff… caer, porque me has quitado todo el sueño...uff... para esta noche...aff... y la siguiente...uff.- Se notaba un ligero toque de disgusto ( y no iba a más porque no podía) mientras recuperaba el aliento, lo cual era entendible, he estado prácticamente toda la noche con los nervios en flor sin reconciliar el sueño…y su muy inoportuna intervención había sido el mayor detonante de estímulos del momento.
Izan
Izan
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Thief

Cargo :
Orfebre

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
Vulnerary [3]
Dagas de acero [4]
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de liberación] Surprise encounter at the forest [Priv. Leila] Daga-1

Experiencia :
[Campaña de liberación] Surprise encounter at the forest [Priv. Leila] NdTOcva

Gold :
1622


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Surprise encounter at the forest [Priv. Leila] Empty Re: [Campaña de liberación] Surprise encounter at the forest [Priv. Leila]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.