Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Entrenamiento] Recuerda quién eres [Priv. Lyndis]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] Recuerda quién eres [Priv. Lyndis] Empty [Entrenamiento] Recuerda quién eres [Priv. Lyndis]

Mensaje por Claude el Lun Ago 26, 2019 6:54 pm

Apenas llevaba unas semanas en su nuevo hogar y ya echaba de menos Sacae. No era capaz de comprender cómo a pesar de estar separados únicamente por el territorio de Rosanne las diferencias culturales entre un país y otro podían ser tan inmensas. Comprendía que eran dos continentes que, aunque compartían frontera, la distancia religiosa y cultural era prácticamente insalvable, pero una cosa era haberlo escuchado de boca de su madre y otra muy diferente encontrarse allí. Bueno, o más bien debería encontrarse allí. Le había solicitado a su abuelo, el actual archiduque de la Alianza de Leicester, que le permitiese descubrir aquel nuevo lugar al que ahora debería llamar hogar. Y era cierto que se había dedicado durante varios días a explorar los territorios de la Alianza, comprendiendo y descubriendo más a fondo sus secretos, sus más antiguas tradiciones, pero de alguna manera había logrado convencer a los soldados que le escoltaban que le acompañasen más allá.

Sabía cuán sencillo podía llegar a ser cambiar la opinión de alguna persona usando las palabras adecuadas y un par de sonrisas en el momento adecuado. Aunque al principio se habían mostrado recelosos, allí se encontraba, de nuevo en su hogar, en Sacae. No se encontraba en las montañas como le gustaría sino que apenas había cruzado la frontera apenas unas horas atrás, pero era lo que necesitaba para recobrar la compostura, para recordarle el motivo que le había llevado a aceptar ser el sucesor de su abuelo en un territorio que ni siquiera conocía un par de años atrás.

Mientras sus hombres se encontraban estableciendo el campamento, él había decidido revisar los alrededores. Era una buena costumbre que había aprendido a la fuerza cuando era menor. Nunca podías fiarte, ni siquiera si te hallabas en un territorio que considerabas familiar. En el momento en el que bajabas la guardia, por un segundo que fuera, podía ser el último. Con todos los sentidos alerta, unos sonidos lejanos atraparon su atención rápidamente. Con sigilo, se aprovechó de la poca vegetación de la zona para ocultar su presencia en mayor o menor medida, aunque tuvo que dejar escapar una pequeña risita al comprobar quién era el causante de sus preocupaciones.

¿Qué haces por aquí solo, eh? —Miró hacia ambos lados, esperando ver al dueño del caballo, pero no había nadie por los alrededores —De verdad que hay que ser una mala persona para encima dejarte aquí atado —Chasqueó la lengua, revisando una vez más el lugar.

Se terminó de acercar hasta el elegante animal, comprobando su buen estado de salud. Era un ejemplar fuerte, podía notarlo por la musculatura que lucía debajo de su blanco y cuidado pelaje. Estiro la mano, acercándose al lomo. Lo acarició un par de veces, pasando a lo largo de su tronco hasta llegar al cuello. Los caballos eran seres sumamente inteligentes, y aquel precioso ejemplar no iba a ser una excepción. Giró la cabeza hacia su persona, o más bien hasta el zurrón que portaba colgado sobre uno de los hombros. Olisqueó el contenido, resoplando mientras trataba de introducir el hocico demasiado grande en la pequeña abertura del bolso —¡Wow, calma! ¿Es que acaso eres un ladronzuelo? Como mucho dejaría que me robases una sonrisa —Que, justamente, había conseguido.

Introdujo una mano en la bolsa, sonriendo de medio lado. Sabía qué estaba buscando el animal, por lo que no le hizo esperar demasiado. Una manzana brillante, de color rojizo y amarillento como el atardecer ocupaba ahora la palma de su mano —¿Es esto lo que quieres? ¿Tienes hambre? —Le acercó el preciado bocado al animal, el cual no tardó más que unos cuantos segundos en devorarla por completo. Rio entre dientes ante tal imagen, volviendo a acariciar ahora la parte frontal de la cabeza, bajando hasta el hocico. Tenía cuidado de no enredar los dedos en las crines castañas del equino, pues un tirón furtivo podría hacerle enfadar.

Nadie.

¿Y si de verdad lo habían dejado a su suerte, allí a la intemperie? Parecía demasiado bien cuidado como para deshacerse de él, incluso antes podría servir como alimento. ¿Quién en su sano juicio dejaría un ejemplar así, con posibilidades de ser robado? Necios había en todas partes, incluso en Sacae.
Afiliación :
- VALM -

Clase :
Archer

Cargo :
Heredero a duque

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Recuerda quién eres [Priv. Lyndis] Arco1

Experiencia :
[Entrenamiento] Recuerda quién eres [Priv. Lyndis] Jm5byz1

Gold :
60


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.