Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi] Empty [Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi]

Mensaje por Izaya Orihara el Lun Ago 19, 2019 4:04 pm

Hacía frío en la parte de proa, pero Izaya iba cómodo en su abrigo de estratega de Plegia, algo modificado para amoldarlo a sus gustos. A su alrededor la tripulación se hacía cargo de las velas y los aparejos en completo silencio, algo que el informante apenas había visto con anterioridad en viejos lobos de mar. Pero suponía que tenía sentido. Más allá de la niebla que les rodeada no se podía ver nada. Imperaba el sigilo si quería llegar vivos a tierra. Los pocos pasajeros que se atrevían a viajar hacia Begnion, la mayoría de ellos mercaderes, aguardaban escondidos de la humedad en el interior del navío, pero no Izaya. Él miraba a su alrededor con curiosidad, a veces incluso usando los binoculares que siempre guardaba en los bolsillos para poder ver quién hablaba con quién desde el castillo de popa al puesto de vigía; pero a poco más le llegaba la vista con el espesor blanco que les rodeaba. Habían tenido suerte de el tiempo fuera ese; tendrían menos posibilidades de encontrarse con un barco enemigo o evadirlo si se topaban con uno; sin embargo, el trayecto desde que habían zarpado había sido tranquilo. Demasiado, diría Izaya.

Bajo su abrigo también iba armado en caso de que una eventualidad sucediera. Hacía bastante tiempo que Izaya no pisaba Begnion; prácticamente desde que los emergidos regresaran al país con mucha más fuerza tras haber sido, al menos durante un corto tiempo, repelidos por las santas tropas de allí. Pero ahora era otra de las tantas regiones caídas, tan infestada de criaturas que los nobles y clérigos más inteligentes habían tomado hacía mucho todas sus pertenencias y riquezas y habían huido a Daein o más allá de Tellius. No había demasiada oportunidad de salvación en las naciones vecinas: entre los reinos subhumanos y los territorios tomados por armas emergidas, poco más podían hacer que huir como comadrejas llevándose con ellos su alijo. El mismo Izaya no habría tenido mucho interés en regresar después de lo sucedido la última vez: los soldados de Begnion se habían visto incapaces de defender las villas de los altos señores y, de un momento a otro, habían tenido que huir presurosos si no querían morir.

Izaya suspiró. Había tenido que dejar su bonita villa de señorito atrás. No es que le importara demasiado la propiedad, al fin y al cabo, por ese entonces aún tenía su casa de Ilia, la de Plegia y Lord Eliwood le había proporcionado tierras en el centro de Pherae, pero le había molestado la forma de evacuación. Ni siquiera siguiendo las rutas de contrabando había evitado el enorme gentío de nobles tratando de huir del país condenado. Por suerte, eso quería decir que nada más volver la cosa estaría más calmada. Habían pasado muchos meses desde entonces; y según la información que tenía del país, no muchos otros lugares aún seguían en pie tras el paso de los emergidos. Uno de ellos era, sin mucha sorpresa, el puerto secreto desde donde más subhumanos (y a veces humanos) se traficaban en el mundo. No pudo evitar soltar una carcajada sonora solo de pensarlo. Por supuesto que la zona más delictiva de Begnion iba a sobrevivir. Izaya no esperaba menos de las sanguijuelas y garrapatas que allí encontraría. Al frente, poco a poco entre la niebla, comenzó a aparecer el puerto de destino. Luces rojas sobre un fondo blanco.

Un par de metros más allá, varios marineros cuchichearon y le miraron con recelo al escuchar su inquietante y extraña risa. Parecieron dudar en si mandarle callar o no, pero el capitán, que no estaba muy lejos, había hecho oídos sordos. Fue de lo más interesante para Izaya ver en sus caras el proceso de aceptar que lo mejor sería no hacer nada. Les sonrió de vuelta e hizo un movimiento sobre sus labios como quién cierra con llave un cofre. Tonterías. Ni sus labios eran una cerradura ni tenía en las manos una llave invisible; pero esos hombres parecieron creerlo porque asintieron muy serios y volvieron a sus aparejos y cuerdas. Izaya tampoco les prestó mayor atención. Se giró al frente con una sonrisa de oreja a oreja y pensó en todo lo que tenía que hacer. Primero vender algunas cosas que llevaba con él por un módico precio (¿cuánto pagarían por una escama de manakete? ¿y por diez? Tendría que hacer ofertas si quería deshacerse por fin de material que no le era útil a él); después buscaría algún tipo de transporte que le llevase a Crimea o a Daein, el verdadero objetivo de su viaje. Tenía la mira puesta en los mercenarios que ahora poblaban esas regiones en las que uno se podía hacer de oro. Quizás un jinete wyvern sería la mejor opción y si era mono, mucho mejor.

De buen humor, Izaya descendió desde su puesto en las alturas poco antes de que colocaran la tabla para que bajaran a puerto sin problema. Si se permitía la observación, diría que las cosas habían mejorado mucho desde la última vez que estuvo allí, la cuestión era “para quién”. Los negocios que antes se hacían en la sombra ahora estaban expuestos para el gusto de todos. A Izaya le pareció algo zafio, pues prefería las cosas con un poco más de discreción y arte; pero no podía pedir clase a esos tipos. La fama de Begnion como país de clero y gente educada y adinerada no tenía lugar en un sitio como ese. Aun así podían verse compradores de esclavos con dinero escondidos bajo sus capas de color claro. Varios establecimientos gritaban sus espectáculos. Un hombre incluso incitó al informante a probar los placeres de su establecimiento de luces rojas. – Lamentablemente tengo prisa. Ya sabe, mercancía fresca –dijo antes de lanzarle un guiñó de ojo y dirigirle una sonrisa amistosa, como si fuera uno más.

El mercado negro no debía de estar muy lejos de allí si se dejaba llevar por el bullicio que le llevaba calles adentro.

Off:
Campaña de conquista en nombre de Daein.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Grandmaster

Cargo :
Informante

Autoridad :

Inventario :
Kunais de acero [5]
Gema de Ascuas
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
Eliwood [Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi] JEIjc1v
Judal [Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi] Daga%202

Experiencia :
[Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi] SjqgM22

Gold :
4248


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi] Empty Re: [Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi]

Mensaje por Hrist el Lun Ago 19, 2019 8:08 pm

La última vez que Hrist anduvo por las calles de Begnion fue para acabar trabajando para el Jefe Aran. Un encargo interesante: asaltar una mansión llena de emergidos para recuperar unos escritos. Y unos compañeros de misión aún más fascinantes: la adorable Mulitia… y cierto mago huraño con predilección por arrojar vasos al suelo. Allí había probado la cerveza del tabernero donde los dejó el Jefe. Ciertamente, no había estado mal. Después de eso, no había vuelto a ver nada de interés en el país.

Hasta aquel momento. Tras su paso por el torneo, Hrist había vuelto a vagar por el mundo en busca de lugares prometedores. Y Begnion era uno de ellos. Caído bajo la sombra de los emergidos, las ofertas para participar en campañas de liberación se anunciaban más alto que la comida en el mercado y que los rugidos de un wyvern. A sus oídos llegó que el príncipe Pelleas hacía campañas de conquista del país vecino. Y como muchos otros, había llegado allí a sueldo del hombre de la Esquiva Mirada y la Espesa Cabellera Ondulada.

Y por enésima vez, su actual cometido era patrullar las calles por si aparecían emergidos. Pero su obligación se limitaba a los emergidos. Los altercados con ladrones, traficantes y bandidos debía dejarlos a la guardia de la ciudad. Para más inri, la habían destinado al Puerto Sin Nombre, lo más parecido a los peligrosos callejones de las zonas más pobres de Windmire. Con la diferencia de que allí los delincuentes aún se molestaban en ocultarse de la guardia. Pero aquí…

—Parece mentira que esto sea parte de lo que queda del Begnion en que estuvimos hace tiempo, ¿eh, Logi?

El animal soltó un fuerte soplido. De sus fosas nasales salió un vaho blanquecino, y un súbito golpe de viento se lo llevó callejón adentro. Hrist se ajustó la capa de viaje, pero aun así le azotaba violentamente contra la silueta. Le había reforzado la parte de los hombros y la espalda con la piel de un oso que cometió el error de intentar encarase a Logi mientras salían de Regna Ferox en dirección a Ylisse. Los bajos de la capa se revolvieron una última vez antes de reposar sobre el hocico del wyvern. Hrist le apartó la capa del morro con cuidado y le rascó la garganta.

—Se acerca el invierno. —susurró.

O, en realidad, casi lo tenían encima. Cada vez hacía más frío, pero gracias a Anankos, aquello no iba a ser ni de lejos la locura de Ilia. Estaba reuniendo pieles para hacerle algo de abrigo también a Logi. Una vez lo hubiese acabado, podría ponérselo debajo de la silla de montar y del arnés cuando hiciese un frío extremo, y el animal tendría el esternón, el vientre y gran parte de la espalda menos expuestos al frío.

‹‹Expuesto al frío››. Le vino a la cabeza la imagen de un wyvern tumbado ante una lápida de cementerio, agitando la cola con desgana a medida que los copos de nieve le caían encima. Habían pasado muchos años desde aquello. ¿Haría Logi lo mismo cuando ella ya no estuviese? ¿La añoraría mucho? A lo mejor los wyverns se añoraban más a medida que se hacían mayores y pasaban de un jinete a otro…    

—Será mejor que sigamos. Vamos.

Aquel lugar la deprimía. Cogió las riendas del animal y siguió el camino, con las pisadas del animal ahogando el ruido de las suyas a lo largo de los adoquines de piedra del callejón. Hizo caso omiso al trafiqueo de esclavos, los intercambios de dudosa legalidad que tenían lugar a ras de pared… y a la lúgubre entradita con farolillos rojos. Del interior llegaban risitas, carcajadas y un extraño olor a perfume y humanidad. Hrist observó el cartel que daba nombre al local durante unos instantes, hasta que un hombrecillo al que le sacaba prácticamente una cabeza le insinuó que las chicas más hábiles de todo Begnion aliviarían su pesar en aquel local. En cuanto Hrist se giró y ordenó a Logi que dejase de gruñir al desconocido, el hombre no pudo reprimir una mueca de terror. Durante unos macabros segundos, Hrist se sorprendió al darse cuenta de que le parecía divertido el no estar segura de si aquella cara se debía a Logi… o a que ella era una mujer. Probablemente debía de ser lo segundo, puesto que en cuanto se recompuso, el hombre le aseguró que aquellas chicas sabían complacer a cualquiera. Se excusó tan amablemente como pudo diciendo que estaba de servicio y se alejó del local.

Durante las siguientes horas el tiempo pareció pasar con extrema lentitud. Por favor, no había suficiente oro en el mundo para pagar las patrullas por aquel lugar. Claro que seguramente a muchos guardias les pagaban algún extra de forma no oficial, y por supuesto no provendría de la Guardia de Begnion.

—¿Qué pasa, Logi?

El wyvern se había detenido en cuanto habían llegado a los astilleros. Olisqueó la brisa que el mar traía y gruñó, golpeando el suelo con la cola como si fuese un látigo. Se revolvió un par de veces en su sitio y volvió a gruñir, con la mirada fija en la lejanía del agua salada.

—Ya está, ya está —A la cuarta vez, Logi se calmó y se dejó acariciar el hocico. Hrist miró también hacia el mar, sin contraer un solo músculo del rostro—. Tengo un mal presentimiento.

Como si darse prisa en alejarse del olor a sal fuese a arreglarlo todo, Hrist tiró de Logi y volvió a meterse en los serpenteantes callejones. No acababa de entender de qué serviría patrullar las zonas más interiores de aquella parte de Begnion en busca de emergidos, pero le pagaban por hacerlo, no por cuestionar si tenía sentido o no. Si aparecían emergidos, el revuelo que provocarían los precedería con mucha antelación. ‹‹Pero supongo que también puede ser que conozcan las mismas entradas y pasadizos secretos que usan contrabandistas y traficantes››. Claro, claro. Al fin y al cabo, los emergidos habían demostrado no ser tan estúpidos.

—Oye, ese pelo…

Su cabeza giró mucho antes que sus pies reaccionaran y se detuviesen. Una llamativa pelambrera de color morado, que iba inclinándose hacia allí y hacia allá en un puesto donde un comerciante parecía explicarle algo, captó su atención. No estaba segura de qué mercancía se trataba… ¿Aquello eran báculos curativos?
Pero Logi ni siquiera necesitó que le ordenase parar. Él ya estaba olisqueando la curiosa silueta a distancia. No podía ser. ¿Realmente era… Sindri?

¿Sindri, el campeón del Lord of the Arena? No había podido verle tras el torneo, y no quería perder la oportunidad de felicitarle en persona si realmente era él.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Wyvern Master

Cargo :
Mercenaria

Inventario :
Vulnerary [3]
Hacha larga de acero [4]
Vulnerary [2]
.
.
.

Support :
Sindri [Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi] JEIjc1v
Roque [Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi] Hacha 2

Experiencia :
[Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi] AslQXcW

Gold :
2257


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi] Empty Re: [Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi]

Mensaje por Sindri el Mar Ago 20, 2019 1:15 pm

Canaliza la magia a través del catalizador, recuerda establecer restricciones.

En una mano portaba un libro bastante decrépito y mal conservado. Amarillentas y polvorientas, cada página era una atrocidad y una afrenta a la buena conservación de cualquier tomo en este mundo. La portada había sido hecha de cuero sin cuidado y todo lo que quedaba eran jirones descoloridos que no aguantaban más que el toque más delicado. El muchacho estaba completamente seguro que si lo hubiera levantado con más fuerza de la pila donde estaba de cualquier manera, el amasijo de papeles hubiera implosionado en sí mismo y no hubiera quedado nada de valor. Pero para Sindri no fue difícil aplicar la experiencia de los años que pasó en la biblioteca para asegurarse que tal… abominación repleta de conocimiento y unida por el más barato de los cordeles seguía de una pieza. Incluso pasar sus páginas requería tal nivel de suavidad que tenía que entrecortar su ritmo de lectura. Casi no merecía el apelativo de “libro”. Era más papiros unidos en unidad de conjunto y por un mismo tema. Trabajo de amateurs. O, como comenzaba a sospechar el Hechicero, alguien sin mucho tiempo.

Imagina el resultado, trata de recrearlo en tu mente.

No había soltado todavía pila de hojas descoloridas sobre las que reposaba una letra de alguien que, claramente, valoraba más la eficiencia que la caligrafía legible. El mercader trataba de convencerle que aquello había sido escrito “por un gran mago de antaño”, pero la tinta y la manera como no había calado en el papel le indicaba que, como mucho, aquel escrito tenía un par de meses de antigüedad. Pero poco importaban las circunstancias circundantes siempre y cuando los diagramas de los que hacía gala la celulosa mal empleada tenían valor alguno y, en este caso, tal vez podía sacarles algo de utilidad. Dudoso conocimiento, pero era más del que disponía en aquellos momentos, y, dentro de lo que cabía, era un lugar bastante apropiado, aunque seguía sin tenerlas todas consigo. No era un lugar exactamente legal pero, a decir verdad, aquello lo hacía todavía mejor para él. Viendo que la mayoría de tiendas de báculos mágicos estaban asociadas con los Magos de Ánima y con los distintos cleros… ¿De dónde sino podría un Mago Arcano conseguir un objeto así? Aún más cuando el vendedor te ofrecía totalmente gratuito un…

Moldea el hechizo de curación y mantenlo activo, a diferencia de otros hechizos requiere tu atención.

El conjunto de información sobre magia curativa era todo un hallazgo. No es que fuera un vademécum que encontrara su lugar en las mayores bibliotecas del mundo, pero incluso el más mínimo atisbo de información sobre magia que no perteneciera a la rama de Ánima era algo a tener en cuenta. Cuánto más cuando estas enseñanzas solían estar guardadas a cal y canto por los Magos de Luz y algunos selectos Magos de Ánima, conocimiento que querían evitar que cayera en manos de los Magos Arcanos a todo precio. Era un conocimiento prohibido, pues. Y esa era la razón por la que Sindri, el charlatán con mucha suerte se encontraba en aquellos momentos ponderando si realmente adquirir tales objetos. No es que le llamase mucho la senda del curandero, no tenía mucho interés en curar a otros (¿Altruismo? ¡Bah!) y más cuando era bien conocido que no te podías curar a ti mismo con tales objetos, pero todo conocimiento era valioso para la Oscuridad. Y, además, había algo malévolamente dulce en ser partícipe de unas enseñanzas que la gente intentaba por todos los medios que no cayeran en tus oscuras y corruptas manos.

Pero una pregunta restaba en el aire preguntada por absolutamente nadie… ¿Qué hacía el hechicero en el lugar conocido como “El Puerto sin Nombre” un lugar tan lejos de su último paradero conocido? Era un secreto. Un secreto que se contaba en cada taberna una y otra vez incluso en un continente distinto, pero todo el mundo insistía que era un secreto, por lo que debía serlo. Al parecer, en cierto puerto sin nombre de un país arrasado por los Emergidos se había congregado diversas personas de dudosa moral y todavía más dudosas mercancías que habían decidido que, ante la inminente devastación lo mejor que podían hacer era negocios. Sin ningún tipo de ley ni orden. Sin ningún tipo de escrúpulos. Sin ningún tipo de control. Una oportunidad de conseguir todo tipo de mercancías excepcionalmente ilegales y que podrían hacerte acabar en la horca si las vendías en cualquier otro país. Y, claro, donde no hay ley, la Magia Arcana podía campar a sus anchas como la reina que verdaderamente era. No tenía tampoco nada mejor que hacer con su tiempo libre y, la verdad, la curiosidad de ver todo aquel conjunto de “mercancías ilegales” pudo con él tras una larga discusión con el espejo. ¿Qué importaba un viaje en barco o dos? Sindri ya se había acostumbrado a los navíos y no le suponían más inconveniente que tener que soportar la bazofia que servían como “comida de abordo”.

¿Y, exactamente, cómo han llegado estos objetos a su tienda? Sobretodo éstos… – preguntó inocuamente el hechicero al nada oficial tendedero mientras señalaba los libros y papiros desperdigados sin cuidado alguno. Sin embargo, el muchacho ya sabía que todos aquellos objetos mágicos provenían de un saqueo a alguna torre de magia despoblada a causa de los Emergidos. Y, lo mejor de todo, es que el vendedor sabía que lo sabía, por lo que tampoco tenía mucho que perder ocultando el origen de sus mercancías – En ese caso, creo que me llevaré estos documentos y, bueno, ese bastón de principiante de ahí. Quizá pronto me surja la oportunidad de practicar… – la rapidez del mercader en entregarle tales objetos a cambio de una bolsa de monedas delataba el poco éxito de su empresa. Pronto fue el nuevo propietario de las notas de un Sabio sobre el uso de bastones que de aquí a nada enriquecerían su investigación y de un robusto cayado de madera indeterminado coronado con una esfera roja y refulgente que, tras un pequeño estudio, había resultado ser verdaderamente un catalizador mágico de calidad suficiente. Había algo… curioso en llevar un bastón de tal tipo. Como si fuera adecuado para su imagen. Como si… le faltara hasta ahora.

Su tren de pensamiento se paró cuando advirtió que por la calle que venía había aparecido una mole marronuzca que hacía que la gente se dispersara, algunos inclusos tomados por el pánico. Un wyvern. ¿A quién se le ocurría pasear un wyvern por un lugar así? ¿Que no veía que si el animalito pasaba la gente tenía que apretarse contra las paredes? Menudo wyvern más marrón. Wyvern marrón. Marrón. Oye, tiene una cara bastante conocida, pero quizá es que todos los wyverns tienen la misma cara. Buscó con la mirada el dueño de tal animal que hacía que la gente casi se lanzara por las ventanas de las casas y, de pronto, encontró entendió por qué le sonaba tanto. Si la coraza acorazadamente acorazada no era la pista definitiva, aquella cabellera rubia trenzada indicaba sin ningún tipo de duda que estaba ante una conocida para él mercenaria de Nohr. Con una sonrisa radiante, acortó los pasos hasta ella y, de forma diestra, dio vueltas en su mano al cayado, que zumbaba a cada revolución juguetona, como si fuera un bastón de mera decoración.

Cuando estuvo ya cerca, lanzó con todas sus fuerzas el objeto mágico hacia el cielo y procedió a dedicarle una reverencia a la mujer que tenía justo delante de él. Y, ya que estaba, ¿Por qué no hacerla doble y dedicársela también al animal escamado? – Mercenaria Hrist de Nohr, dichosos los ojos que la ven. No supe nada de usted tras su combate en la Arena de Regna Ferox; espero que se haya recuperado de su combate con el Príncipe Pelleas de Daein. – Mamá Gravedad obró su magia y el bastón mágico de curación se precipitó contra el suelo a una velocidad bastante elevada, pero el Hechicero lo había previsto ya. Ni corto ni perezoso hizo gala de su entrenamiento como el equivalente temporal de una majorette y lo cazó al vuelo, para apuntar juguetonamente a la mujer y al wyvern con la joya del cetro – ¿Y qué les trae por un lugar como éste? Dudo que sea el jolgorio y el color de este puerto que, por no tener, ni nombre tiene. – asumió que, siendo mercenaria, o bien estaba en busca de trabajo o bien tenía algún tipo de encargo que desarrollar en aquella zona. Pero podría estar todo el día asumiendo sin acertar, por lo que se dedicó a esperar la contestación de la mujer.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Nosferatu [2]
Tomo de Archfire [1]
Náströnd [4]
Protección de Mila
Báculo de Heal [2]
Tomo de Light [4]

Support :
Lyndis [Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi] JEIjc1v
Khigu [Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi] JEIjc1v
Hrist [Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi] Tomo-4[Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi] Staff-1

Experiencia :
[Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi] XyoARbx

Gold :
2556


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi] Empty Re: [Campaña de conquista] Something wicked this way comes. [Priv. Sindri, Hrist & Logi]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.