Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Sissi el Miér Jul 31, 2019 5:08 pm

El ascenso del Pico de Naga había sido lento, como merecían las empinadas escaleras, pero la compañía lo había hecho más que agradable. La reina de Sindhu caminaba a la par que sus huéspedes, la santa de Caelin y el príncipe de Ylisse; aunque de vez en cuando los tramos escarpados y estrechos les hacían tener que subir los escalones uno detrás de otro. Debían tener cuidado, pues a su alrededor solo existía la oscuridad de la noche, apenas rota por la luna llena en el firmamento, las tímidas estrellas y una única antorcha que le había entregado al príncipe Chrom. Sissi guiaba el camino, pues lo conocía bien. Desde que se proclamase reina de Sindhu había ascendido al sagrado templo de Naga multitud de veces. No eran extrañas para ella las noches en vela, y el ritmo de subir y subir escaleras habían ayudado a calmar sus sentimientos y pensamientos cuando se hacían demasiado pesados. Otras veces había volado hacia el templo en su forma dragón, pero en esa ocasión había querido mostrar a sus invitados el placer de llegar a una cima y ver el amanecer desde allí.

La noche pura y lisa pronosticaba un bello amanecer libre de nubes. Sissi había observado el cielo con esmero para saber cuál sería el momento perfecto para ascender la montaña. No habría mejor sitio donde despertar una nueva fuerza nacida de los objetos mágicos que tanto el Príncipe Chrom como ella poseían; objetos ligados a los dragones y, en especial, a la diosa Naga. Debía ser en un templo donde el ritual se llevara a cabo, Sissi no iba a permitir que fuera en un lugar menos digno u honorable. Con cuidado, había planeado el momento idóneo: llegar a la cima del Pico de Naga antes del amanecer, cuando la luna redonda aún brillaba en el firmamento nocturno. Y que el amanecer les bañase poco después. Con esa imagen en la mente, Sissi avanzaba con ganas por los peldaños, a veces demasiado estrechos. Pero la dificultad de la subida era más mental que física: requería horas de tiempo y acostumbrarse a las tinieblas. No todo el mundo lograba llegar al Templo de Naga. Solo el esfuerzo y la necesidad de probarse a uno mismo podían ayudar a uno a seguir el camino pedregoso y salvaje.

Por suerte, no había sombras de emergidos en el camino. Sissi nunca se había encontrado uno en la Isla de las Perlas, pues era uno de los primeros lugares que se había empeñado en proteger. La reina había visto lo que las criaturas habían hecho con muchos de los templos de Valm, y no quería que eso le sucediera a su reino. Aunque la protección muchas veces no ameritaba que no hubiera emergidos, pues eran seres que sabían esconderse en las profundidades de la selva. Pero esa noche Sissi no sintió ningún viento aciago, no había presencias corruptas y terribles a su alrededor; solo el dulce aroma de las flores que se abrían al anochecer y el zumbar tímido de los insectos que vivían en el territorio virgen. En aquella naturaleza, Sissi era un alma que encajaba en ella con armonía. Se movía sin romper las hojas del camino y sus pies rozaban la tierra con cuidado de no quebrar una sola rama.

En su pecho, podía sentir la presencia de su Dragonstone, escondida entre los pliegues de su choli. Junto a ella, atada al cuello, colgaba la lágrima de Naga, una pócima que siempre llenaba de lágrimas sus ojos. Había algo familiar y divino en su aroma, como si se tratase de algo que su alma recordaba pero su cabeza no. A veces le producía añoranza y lloraba por su hogar perdido y su nuevo hogar, las vidas que había perdido en el camino. Otras veces se conmovía de tal manera que derramaba lágrimas de felicidad y daba gracias a la Diosa por la segunda oportunidad que había tenido. No había dejado a casi nadie verla, y mucho menos abrirla. La protegía contra sí con celosía, con miedo de que se le fuera arrebatada o pudiera romperse. Se la había mostrado a la Santa de Caelin para confirmar que se trataba de un objeto mágico; así como al Príncipe Chrom por la amistad y religión que les unía, pero no a muchas personas más. Quería entender su significado y su poder, saber si había llegado a sus manos por obra de Naga y, en ese caso, usarlo para proteger a su gente y al mundo. Estaba harta de guerras, deseaba la paz y haría lo imposible por conseguirla.

Sissi tragó un nudo que se le había formado en la garganta al pensar en todo ello y se giró hasta sus invitados con una sonrisa suave, el perfil contorneado por la luz de luna Deberíamos llegar pronto, mucho antes de lo que había calculado. Sois grandes exploradores los dos –alabó sincera, estaba impresionada. Aún quedaba bastante para el amanecer.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
DragonStone Plus [4]
Lágrima de Naga
Tónico de def [1]
Escrito Mítico
.

Support :
Sera [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Iwzg0SR
Chrom [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Zephiel [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Piedra%202

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Fy4uE7I

Gold :
6351


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Chrom el Jue Ago 01, 2019 9:06 am

La travesía hasta su destino estaba resultando ser más ardua de lo imaginado en un primer momento, pero a la vez sumamente satisfactoria. De alguna manera aquel lugar era una reminiscencia de tiempos pasados, del día en el que había sido nombrado Capitán de los Custodios, varios años atrás ya. La misma sensación de incertidumbre pero de libertad; el peso sobre los hombros de una gran responsabilidad acompañado de un revuelo de mariposas en el estómago; y algo mucho más concreto, la escalada hasta un pico cuyas características serían capaces de dejar sin aliento al más versado guerrero. No solamente por lo escarpado de su travesía, sino por su belleza cada vez mayor a cada paso dado.

Manteniendo la antorcha en la posición necesaria para iluminar el camino tanto hacia delante como hacia detrás, no se alejaba demasiado del lado de la reina de Sindhu. También se preocupaba por el bienestar de la sacerdotisa de Elibe, pues su figura, más bien menuda, no parecía estar hecha para itinerarios tan complicados. Aunque a lo mejor se equivocaba, no era la primera vez que una persona de aspecto menudo y sin demasiada fuerza le sorprendía con una fuerza capaz de mover montañas y una voluntad de hierro. Esbozó una pequeña sonrisa, recordando a personas preciadas para él que encajaban a la perfección con tal descripción. Desde su hermana menor hasta su estratega, un buen puñado de personas increíbles le rodeaban y no podía estar más que agradecido por ello.

La noche despejada estaba siendo su compañero de viaje, al igual que el silencio. Más que una mera travesía el camino parecía una peregrinación. Tampoco es que necesitasen intercambiar demasiadas palabras para saber que dentro de unos cuantos metros más alcanzarían la cima. El momento que durante jornadas había esperado con fervor estaba a punto de volverse realidad. –Creo que hemos estado tan concentrados en lo que va a venir ahora que no hemos decelerado el paso en ningún momento, a mí también me ha sorprendido –Posó la mano libre sobre la cadera, sonriendo a sus dos acompañantes mientras mantenía la antorcha en el centro, destellando anaranjadamente entre los tres.

Sería un verdadero problema si se nos ha olvidado algo y nos toca regresar –Se le escapó una pequeña risita, aunque terminó por carraspear mientras se frotaba la parte posterior del cuello. Él se había asegurado de llevar consigo todos los elementos necesarios. Lanzó una mirada rápida a su espalda, donde llevaba colgada la Falchion. Estaba recubierta con un tejido fino, cuidadosamente bordado con los símbolos de su casa. Que él supiera, la espada legendaria nunca había dejado el continente de Akaneia, por lo que el cuidado con la reliquia familiar debía ser máximo –¿Qué debemos esperar cuando lleguemos a la cumbre, Alteza? –Miró a sus dos compañeras antes de posar la vista sobre lo que parecía ser el último escalón. Pronto desvelarían una nueva verdad.

Y si era cierto que existía una espada hermana a la de su familia, ¿qué secretos ocultarían cada una de ellas?
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Elixir [2]
Escama Fosilizada
Esp. bronce [1]
esp de plata [6]
.
.

Support :
Sissi [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Lissa [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Iwzg0SR

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Espada%202

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] DbZ7r8S

Gold :
4299


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Luzrov Rulay el Jue Ago 01, 2019 8:19 pm

Luz mentiría si dijera que el camino que habían estado recorriendo durante las ultimas horas no le intimidaba, podría decir que incluso le provocaba cierto temor. Los escalones eran numerosos y el ascenso empinado, haciendo que muchos de dichos escalones contasen con poco espacio en el que poder apoyar el pie. Seria tan sencillo el pisar mal, el tropezarse y caer a la nada.Pues no había nada que rodease los escalones.Un abismo,una gran caída hacia la hermosa playa conformada por perlas que hacia tiempo habían dejado otras. Y la noche, la oscuridad. La noche que hacia que el roció amenazase con hacerse presente y cubrir los escalones que estaban pisando,haciéndolos mas resbaladizos. La falta de luz que hacia difícil observar el camino por el que transitaban.

Tantos peligros,tantos escenarios que se habrían en la mente del clérigo. La muerte,las heridas que podrían ser provocadas. Y aun así Luz no se quejo cuando le comunicaron las intenciones de completar dicho peregrinaje. No expreso sus temores,no dijo nada.Absolutamente nada. Porque era la mismísima reina quienes les guía en el camino y seria una falta de respeto no confiar en ella, no confiar en que aquel que les había invitado los mantuviese cómodos y a salvo. Era incluso de mala educación pensar de esa manera. No dijo nada porque el príncipe a su lado iluminaba el camino con una antorcha en sus manos, porque el mismísimo Luz había tomado precauciones al saber que el viaje seria a la noche. En lugar del báculo de heal que hubiese llevado en sus manos en aquella situación, porque aunque supiese que realmente no lo necesitase siempre llevaba un báculo y su mochila consigo sintiéndose desnudo de no hacerlo, decidió tomar el báculo sagrado. Aquella reliquia que habia obtenido en Plegia y el cual desprendía luz,emitía un brillo que si bien no iluminaba demasiado el ambiente si que lo agradecía. Al igual que el brillo de la luna. Era la primera vez que Luz portaba dicho báculo sin cubrirlo con una tela,pues su brillo llamaba demasiado la atención como para desear llevarlo al descubierto.

Pero sobretodo no dijo nada por lo que aquel viaje implicaba. Era una peregrinación,un acto de fe. Luz apenas sabia nada del culto a Naga,después de todo era una fe de un continente al que no pertenecía. Era una fe que no era la propia. Pero no necesitaba saber sobre ello para entender el acto. El duro ascenso,con sus 5500 escalones por delante,las condiciones en las que era realizado. De noche,sin guía,sin nada que se interpusiera entre el abismo que los llevaría hacia la muerte y el camino que estaban recorriendo. Era un acto de valentía,de sacrificio... se ponían en peligro para demostrar que creía en la entidad cuyo templo coronaba la cima del ascenso,con fe ciega en que Naga protegería sus caminos. Se ponían en peligro porque quien algo quiere algo le cuesta y si deseaban pedirle algo a la diosa tenían que desmostar ser dignos de su favor , y aquello era una manera de demostrarlo.

Así que Luz no entendía el culto a Naga, ni tampoco le entusiasmaba los peligros que entrañaba aquel camino. Pero respetaba las creencias ajenas, y sus rituales. Y por ello acompaño a ambos nobles en silencio. Caminando junto a ellos con su báculo en la mano, usando el mismo para apoyarse en los momentos en los que las fuerzas amenazaban con fallarle. Tomando con su mano libre las telas del vestido blanco con detalles dorados que ese día portaba, elevándolo para ver sus pies,para ver por donde pisaba.

Tenia miedo si,pero en cierta manera agradecía aquel viaje. Porque podía centrar su mirada en los escalones por los que podía pisar. Podía concentrarse en contar los mismos,para comprobar que eran exactamente 5500 tal y como le habían dicho,ni uno mas ni uno menos. Y mientras se centraba en sus pies, se concentraba en contar los escalones, no tenia que pensar. Podía ignorar lo fríos que notaba sus labios y lo que le ardía el pecho. Podía ignorar las punzadas de su corazón,el dolor que amenazaba con partirle el mismo. Las ganas que tenia de volver a casa desde el instante en el que dejo Sacae, y el miedo que le provocaba volver a encarar lo que allí le esperaba.Era todo tan confuso,tan doloroso el mar de sentimientos que le embargaba,aquel del que no podía escapar, que el poder evadirse de ello aunque fuese por un instante se agradecía.

Echaba de menos a Lyn

La voz de sus acompañantes hizo que alzara el rostro,sonrojándose levemente. Habia estado tan centrado en mantener su vista en sus pies que incluso había ignorado a sus acompañantes la mayor parte del camino. Aunque el mismo transcurriese en silencio no era algo que le pareciese bien... Aunque de nuevo y no por primera vez desde que había llegado a Sindhu se pregunto como había acabado en esa situación. Como debía de tratar a la reina y al príncipe a los que acompañaba. Se sentía tan fuera de lugar estar entre ambos nobles... no era lo mismo que estar con Lyn, o con Eliwood. Porque a ellos sabia como tratarlos,porque eran sus amigos,porque pertenecían al mismo lugar. Pero con Sissi,con Chrom... notaba su falta de educación en ese aspecto.Notaba la carga que suponía su posición. Era el único representante de Caelin,de Lycia, y sus acciones podían para bien o para mal influir en la opinión que sus dos acompañantes tuviesen sobre su nación. Y aquello... no sabia si era algo con lo que pudiese cargar...

Y aun así había aceptado la invitación de la reina, porque no podía negarse ni quería hacerlo. Luz no tenia corazón para negarle nada a nadie cuando se le era pedido. Y como había aceptado ahora debía cumplir con aquello con lo que había ido a hacer. Por mas miedo que tuviese o mas dudas que albergase sobre si mismo. Estaba decido y aun así... no sabia que decir.... Así que lo único que pudo hacer fue clavar su mirada violácea brevemente sobre sus dos acompañantes y sonreirles con dulzura. Con sus mejillas sonrojadas tanto por el esfuerzo realizado en la travesía como por la vergüenza que no podía evitar sentir en aquellos momentos.


off:
Luz esta usando este vestido pero sin los detalles morados y sin la cofia,con el pelo suelto
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] 3wrha0x
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [2]
Sello Maestro
Baculo de Heal [1]
Tomo de Shine [4]

Support :
Lyndis [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] OaIUyNL
Semi [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Khigu [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Staff-4[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Tomo-3

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] AslQXcW

Gold :
1422


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Sissi el Dom Ago 04, 2019 9:07 am

Después de haber subido tantas veces las escaleras de peregrinación al Pico de Naga, Sissi había aprendido una cosa: cada uno hacía el viaje de una manera diferente. La primera vez que ella lo había hecho, había ido totalmente sola y había ido rezando todo el camino. Al llegar a la cima no le había quedado voz para hablar, pero sentía que había hecho lo correcto, era lo que su espíritu le había pedido. Otras veces había subido en grupos grandes o pequeños, con personas que reían y cantaban y otras que se mantenían en total silencio. La ruta era tan personal como personas habitaban el mundo; y por ello Sissi se había amoldado a lo que sus compañeros de viaje habían decidido. El silencio no le molestaba. A sus ojos, la noche era preciosa. El cielo estaba iluminado por millones de estrellas, su brillo vivo y sereno en aquella zona en la que apenas había luz. Desde hacía mucho había temido a la oscuridad, pero allí le era imposible tener miedo. Había seres vivos a su alrededor, tierra bajo sus pies desnudos. El olor del mar inundaba su pecho y traía lágrimas a sus ojos.

Sabía lo que les aguardaba en la cercana cima.

–Por Naga, espero que no tengamos que regresar
–respondió a las palabras del príncipe con una sonrisa idéntica. Antes de salir había tenido mucho cuidado de tomar todos los objetos mágicos necesarios y hasta se los había enseñado a Chrom para que los admirase y le dijera su opinión al respecto. Sabía que llevaba todo lo necesario consigo y que Chrom también lo hacía; y no dudaba que la Santa fuera también preparada para la ocasión, aunque no habían hablado tanto como a la reina le hubiera gustado. Ya tendrían tiempo más adelante. Sissi subió el último escalón, se giró un poco para mirar al príncipe a los ojos, y dijo: –No soy capaz de describirlo con palabras. Acompañadme. Dejad que os enseñe el lugar donde los sabios cantan, los poetas rezan y los bardos lloran.

Sissi hizo un gesto de apertura con el brazo derecho, quitando unas ramas salvajes que se interponían entre ellos y su destino, mostrando así la extensión del templo de Naga. El lugar sagrado estaba compuesto por varios edificios de arquitectura similar dispersos en la montaña: torres de arenisca dorada, algunas con cúpulas, otras con techos planos y formas más cuadradas. La selva crecía entre los resquicios, a veces hasta cayendo en forma de madreselvas, flores tropicales y lianas por los amplios ventanales. También había fuentes naturales de agua y puentes que sobrepasaban los afluentes que, en más de una ocasión, atravesaban los edificios y emergían por una salida a un lado de las torres. El agua dulce nacía en lo alto, producto de embalses creado por las lluvias monzónicas, y a lo largo de meses se precipitaba desde lo alto hasta las playas de la isla.

Antes de los edificios a los que se accedía por más escaleras, había una plaza pavimentada. Esa era su primera parada, donde todos los peregrinos se detenían para descansar. A un lado tenía un manantial que nacía de la roca viva y se escurría hacia un estanque que se había picado en el suelo de piedra. Antes de que Sindhu se estableciera como reino, los antiguos habitantes de la región habían tallado el manantial con un rostro femenino con orejas alargadas que representaba a la diosa. El agua había hecho crecer limo verde alrededor de su cara, como si se tratase de cabello, y su semblante era taciturno y calmado, lleno de serenidad. En silencio, Sissi se arrodilló enfrente a la fuente, se quitó todos los anillos de las manos y los dejó en el suelo. Tomó los dos únicos cuencos de arcilla, los llenó de agua y se los dio a Luzrov y a Chrom para que bebieran con un gentil asentimiento de cabeza. Por su parte, ella usó las manos para calmar su sed directamente del manantial.

El complejo sagrado estaba en total silencio. Los sacerdotes que residían allí dormían en una de las torres más alejadas y, aunque casi siempre había uno patrullando por la seguridad del templo, esa vez Sissi había dejado muy claro que quería la mayor privacidad posible. Sus únicos acompañantes eran los animales nocturnos, en especial las luciérnagas con su brillo anaranjado. También grillos, murciélagos, aves que salían de noche. Una vez calmada su sed, Sissi se pasó las manos mojadas por el pelo y se volvió a colocar los anillos en las manos. Al levantarse, se sacudió un poco el saree blanco y dorado y miró a sus acompañantes con una sonrisa suave. –Cuando lo deseéis, podemos ir a la capilla principal. Aunque hay otros lugares de rezo, esa capilla es el lugar más sagrado del templo. Deseo compartirlo con ambos, si me lo permitís. –No se permitía el acceso a cualquiera, y mucho menos a los seguidores de otra religión que no fuera la de Naga. Muchos habrían pagado por el honor que suponía ver la capilla.

–Tendremos que cruzar un puente. La capilla está en otro peñón. Como está ubicado al  Este, el sol nace y lo ilumina y es casi como que la luz nace de allí… –dijo con voz tomada. Con un ligero rubor, la reina carraspeó un poco–. Disculpadme, no sabría cómo explicarlo. Lo mejor será que os lo enseñe. –Y les hizo un gesto para que la acompañasen en dirección al lugar sagrado.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
DragonStone Plus [4]
Lágrima de Naga
Tónico de def [1]
Escrito Mítico
.

Support :
Sera [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Iwzg0SR
Chrom [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Zephiel [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Piedra%202

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Fy4uE7I

Gold :
6351


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Chrom el Vie Ago 23, 2019 9:53 am

Respiró profundamente, dejando que sus pulmones se inundaran con lo que era el aire más puro que había respirado en toda su vida. El aire era húmedo y golpeaba suavemente contra sus rostros, recordándoles que estaban finalmente en la cima. Esbozó una sonrisa casi imperceptible. Lo habían conseguido, y pronto se abrirían ante sus ojos secretos que nunca antes había sido capaz de descubrir, que no hubiese sido posible lograrlo él mismo, por mucho ahínco que pusiera. Antes de continuar caminando, dio media vuelta, admirando la vista de los miles de escalones que se mantenían fijos uno detrás del otro. Sus pies habían acariciado la superficie de cada uno de ellos, sin haberse saltado ni uno solo. No había querido, a pesar de poder fácilmente, subirlos de dos en dos. No solamente su cuerpo debía prepararse para lo que estaba por venir, sino también su mente. Era el paso escalón del peregrinaje.

Estiró los brazos, tan altos como las articulaciones de su cuerpo se lo permitían. Un pequeño sonido sordo nació de su hombro, el cual frotó suavemente. Sin embargo, sus ojos se mantenían fijos sobre el paisaje tan exótico que apenas unos cuantos meses atrás le habrían parecido dignos de una novela fantástica, de las habladurías de los juglares con una imaginación de oro. Y, sin embargo, allí se hallaban. Ojalá su familia pudiera tener la suerte de visitarlos algún día y deleitar sus pupilas con un arte completamente diferente al que estaban habituados. Se frotó la nuca, extrañado por sus propios pensamientos. Nunca había sido una persona interesada en ninguna de las disciplinas pertenecientes al arte. Ni la música ni las pinturas solían despertarle demasiados sentimientos. Pero ciertas escenas sí que conseguían conmoverle, y estos eran los paisajes. Las montañas de Regna Ferox, los extensos desiertos que se vislumbraban en la frontera con Plegia, los preciosos territorios acuosos y verdes de Altea. Todos ellos conseguían que cada lugar fuera único, y por eso debían proteger con uñas y dientes los territorios que tan bellos regalos les ofrecían.

Con un pequeño gesto afirmativo con la cabeza, se adentró detrás de las frondosas ramas, abriendo mucho los ojos ante el fascinante escenario que se habría paso. Casi como si de otro lugar completamente diferente se tratara, un conjunto de edificios tan dorados como el sol en su máximo apogeo se dibujaban ante ellos –¡Vaya…! –No conseguía reunir más palabras en ese momento. Posó ambas manos sobre su cabeza, caminando un par de pasos por delante de sus compañeros en un arrebato de curiosidad para así conseguir una vista completa del lugar. La perfecta armonía entre las construcciones, tan propias del lugar donde se hallaban, y la naturaleza era sorprendente. Nada parecía fuera de lugar, pero ni con su imaginación en máximo apogeo habría sido capaz de fabricar una imagen como aquella –Podría quedarme admirando este lugar durante horas –Pero sabía que no tenían tanto tiempo. ¡Regresaría más tarde! Era una promesa.

Regresó al lado de sus compañeros de viaje en silencio, manteniendo la emoción creciente solamente en su interior. Tomó el cuenco que le ofrecía la reina con ambas manos. Era pequeño en comparación con estas, como si estuviera rodeando la cara de un pequeño infante. Bebió el líquido del recipiente sin articular palabra, dejándolo con cuidado sobre el borde del manantial. Supuso que la persona que los había dejado allí previamente se encargaría también de recogerlos cuando hubieran abandonado el lugar –Por mi parte, estoy preparado –Asintió a la monarca de rosáceos cabellos antes de volverse a hacia la sacerdotisa. Por lo menos su rostro parecía haber recobrado algo de color –Gracias por la oportunidad que nos está ofreciendo, reina Sissi, estoy seguro de que existen una infinidad de personas que desearían encontrarse en nuestra piel en estos momento –Se llevó una mano al pecho, asintiendo al terminar sus palabras. A pesar de ello, un simple agradecimiento le parecía demasiado pobre ante todo lo que estaban por presenciar.

Se mantuvo detrás de su guía particular, mirando a los alrededores en todo momento. Casi parecía como si de un niño se tratara, llegando a una habitación repleta de juguetes los cuales aún no podía tocar por el momento. Sin mayor dilación, dirigió sus pasos hacia el puente recién mencionado. No eran los pequeños animales que poblaban el lugar los que resonaban en su mente, sino el fuerte latir de su corazón ante la cercanía del templo –Continuemos entonces.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Elixir [2]
Escama Fosilizada
Esp. bronce [1]
esp de plata [6]
.
.

Support :
Sissi [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Lissa [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Iwzg0SR

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Espada%202

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] DbZ7r8S

Gold :
4299


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Luzrov Rulay el Dom Ago 25, 2019 6:05 pm

-Gracias...

Murmuro Luz de manera inconsciente mientras atravesaba la apertura recién creada por la reina,la cual había retirado unas ramas que se interponían entre las escaleras y el templo. El clérigo dio un par de pasos hacia adelante,alejándose de las escaleras,antes de alzar el rostro de sus pies y contemplar la vista que se alzaba ante ellos. Inmediatamente vinieron a su mente dos pensamientos.

En primer lugar,que era una lastima la escasez de luz. El clérigo era consciente de que podría ver el templo en todo su esplendor en unas horas. Cuando el sol hubiese salido por completo y los asuntos que los habían llevado hasta el lugar quedasen zanjados. En todos podría contemplar todos y cada uno de los detalles de los edificios que se alzaban ante ellos. Podría enumerar las diferencias entre ellos así como sus similitudes, podría apreciar cual era el verdadero color de aquel lugar. Preguntarse si la naturaleza consumiéndolo todo se trataba de algo echo de forma premeditada, construyéndolo todo acorde a la idea de que con el tiempo las plantas y el agua fuesen parte del conjunto, y en consecuencia crear todos y cada uno de los edificios y los pequeños detalles que decoraban los mismos con ello en mente. O por el contrario si aquella imagen que se presentaba frente a sus ojos era producto de la dejadez de aquellos encargados del mantenimiento del templo.Una feliz coincidencia.

Era consciente de todo ello,de que tendría tiempo de sobra para vagar su mirada por todo el lugar y admirar su belleza en todo su esplendor. Pero no podía evitar lamentarse. Porque solo existía una primera impresión, una primera mirada, y la suya sobre el lugar estaba envuelta en los últimos instantes de la noche. Con la oscuridad y falta de visión que aquello implicaba en su caso. Era mas tranquilo, mas misterioso , pero... Luz siempre había preferido la luz del día por sobre la noche.

El segundo pensamiento que surgió en su mente fue que todo aquello que se abría ante el era demasiado. No innecesario pero... demasiado. Aunque no fue un pensamiento que le sorprendiese. Después de todo el clérigo estaba acostumbrado a iglesias pequeñas y parroquias. Los edificios eran pequeños y simples,el mobiliario que los acompañaba también. Las únicas muestras ostentosas si los habían eran algunas figuras de la santa, alguna que otra vidriera de cristales tintados en unas pocas iglesias, y los dibujos grabados en los alteres de piedra. Y todo eso había sido antes de abandonar Sacae la primera vez. Después solo se había encontrado con capillas provisionales. Aquella construida en Caelin mientras se encargaban de la reconstrucción del marquesado, aquellas mesas que en ocasiones el mismo usaba como altar cuando junto con los soldados de Lyn se adentraron en Ilia... Incluso el altar que había visto en Sacae la ultima vez era una edificación de piedra medio derruida y casi consumida por completo por el bosque,y en ese caso ni siquiera estaba dedicado a una deidad.

El caso era que Luz estaba acostumbrado a que los lugares de culto que le rodeaban y en los que había estado fuesen modestos,simples. Porque era suficiente para que el lugar cumpliese con la misión que debía de cumplir,porque era suficiente para que el llevase a cabo sus labores como miembro de la iglesia. De allí que tanto edificio. Tanto detalle en que cada uno tuviese su propia identidad y al mismo tiempo se diferenciasen entre si. Tanto cuidado a la hora de distribuirlo todo, de hacer que la naturaleza formase parte de.... Todo eso,a sus ojos era demasiado. Y dudaba que ningún dios necesitase todo aquello. Porque si un dios era un entidad tan poderosa como se le atribuía aquel gesto seria o innecesario,pues no se lo habría pedido a sus hijos. O insuficiente, pues no alcanzarían nunca el nivel necesario para complacer a una divinidad.

Luz sonrió levemente. Después de todo los templos no se construían para los dioses, si no para aquellos que los veneraban. Era algo que ellos necesitaban construir, con todo lo que ello implicaba. Y que a ojos del clérigo de ojos violetas todo aquello fuese demasiado no significaba que en realidad lo fuese. Después de todo su propia fe también contaba con grandes edificaciones, como lo eran las iglesias de Etruria que el no había llegado a conocer nunca. Pero allí estaban,porque eran necesarias para algo,para algunos. Y suponía que lo mismo ocurriría con aquel lugar.

Acompaño a ambos dobles hacia el manantial.Sus ojos se posaron sobre el rostro esculpido en la fuente,forzando su vista levemente mientras lo intentaba captar cada detalle. Desistió cuando le ofrecieron un cuenco de agua,viéndose su atención atraída por ese gesto. Su sonrisa se amplio.

-Gracias...

Murmuro una vez mas mientras tomaba el cuenco con una sola mano,pues aun tenia su báculo en la otra. Centro su atención en sus dos acompañantes mientras se bebía el agua con mas rapidez de la esperada,al parecer tenia mas sed de la que había creído en un principio.

Chrom estaba preparado, la reina también y por sus palabras no tendrían mucho tiempo. No si la intención era alcanzar su objetivo antes del amanecer. Pero el... Clavo su mirada en la reina durante unos instantes, preguntándose si seria prudente o no plantear aquella duda que carcomía su mente. Después de todo la misma Sissi los estaba invitando,pero...

-Seria prudente que yo entrase en la capilla? No me malentendáis, agradezco el gesto y me siento profundamente honrada por ello pero... Soy miembro de la iglesia de una fe distinta a la vuestra mis señores, y si ese lugar es tan sagrado como parece no me parece apropiado ni me siento digna de entrar en el... No cuando mis valores no son los de vuestra señora ni tengo el conocimiento suficiente como para realizar rituales u oraciones en su nombre sin que puedan acabar en una ofensa...

No creía que sus religiones fuesen tan distintas entre si en valores por lo que había visto en su corta estancia en Sindhu. Pero aun así Naga era un manakete, una especie de dragón para algunos mas ignorantes. Y Elimine se había convertido en santa tras traer la paz junto a otros héroes tras la Batida... evento en el cual habían dejado a Elibe sin dragones. No se sentía bien entrar en el lugar sagrado de Naga sin que fuesen realmente conscientes de que el no compartía su deidad... era... cuestión de respeto... Una cosa era el peregrinaje, pues de ese proceso se podía disfrutar incluso sin compartir la fe u el motivo que llevase a los feligreses a llevarlo a cabo. Era algo mas personal,mas intimo, y podía traer consigo cierta satisfacción espiritual a pesar de no compartir creencias. Pero un lugar sagrado para una fe era algo distinto,y como clérigo entendía lo que aquello implicaba.

-No me importaría esperaros fuera el tiempo que necesitéis de ser necesario...
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [2]
Sello Maestro
Baculo de Heal [1]
Tomo de Shine [4]

Support :
Lyndis [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] OaIUyNL
Semi [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Khigu [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Staff-4[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Tomo-3

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] AslQXcW

Gold :
1422


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Sissi el Jue Sep 12, 2019 7:50 pm

–Entiendo vuestras dudas, Luz de Caelin. Muchos otros también creerían que nuestro encuentro es extraño. Estoy segura de que más de un miembro del clero de Sindhu no entiende que os haya invitado a este lugar junto a mí y junto al príncipe Chrom. ¿Qué interés puede tener la reina con una santa de Sacae, país con el que Sindhu no comparte ningún tiempo de relación?, puede que se pregunten. Quizás vos también os hayáis hecho esta pregunta. A los demás no debo ningún tipo de explicación; pero creo que antes de continuar sería bueno despejar vuestras dudas. No es mi intención haceros sentir fuera de vuestro elemento, lamento si esto ha sido así –dijo sincera. Sissi se arrepintió de no haber hablado más largo y tendido sobre ello con anterioridad; se había apresurado con los preparativos para guiar a ambos hacia la cima cuanto antes. Sabía que la situación del mundo tenía el tiempo en contra y, por tanto, Sissi debía hacer lo posible por fortalecerse cuanto antes para proteger su país y Valentia, pero las prisas le habían hecho fallar en calidad de anfitriona. Debía solucionarlo.

–No era mi intención que hicierais ningún ritual hacia Naga. Sé que no es vuestra diosa ni la deidad que se adora en vuestro continente y por eso nunca os pediría algo así, aunque haya podido parecer lo contrario –se disculpó Sissi–. Me habláis de prudencia, de lo que pueda ser propio o impropio. De lo diferentes que somos unos de otros. Y tenéis razón. Aunque no me considero ninguna experta, conozco la historia de Elibe. Sé lo que les sucedió a los dragones de allí. Sé también lo que pasó en Akaneia. Mi familia estuvo allí cuando Naga guió a nuestra tribu contra los dragones terrenales que habían sucumbido a la locura. Y sé bien la reputación del arma que el príncipe Chrom lleva consigo –dijo Sissi mientras dirigía la mirada hacia el príncipe de Ylisse. Sus ojos vagaron hacia la Falchion, la sagrada espada matadragones otorgada por la misma Naga a los portadores de su marca. Un arma letal entregada para proteger a la humanidad pero que bien podía usarse en su contra. Cualquier dragón temería un objeto así, pero Sissi no tembló ni tartamudeó.

–Sé que hay muchas diferencias entre nosotros, Luz; nuestra posición, historia, religión y raza como las más obvias. Algunas de ellas han estado siempre en guerra en otros tiempos y con otras personas. Pero nosotros no somos esas personas, nosotros tomamos nuestras propias decisiones –ellos eran diferentes a sus antepasados. No eran sus padres ni sus abuelos ni los que vivieron antes de ellos. Les había tocado vivir en un mundo tomado por unos seres que destruían y no atendían a razón; habían visto hogares quemados y personas asesinadas sin importar quienes eran o de donde venían. Los emergidos eran equitativos en eso. Terribles también. Ejércitos destinados a acabar con todo lo que existía–; y yo he decidido confiar en vos. Quizás le parezca una locura, pero pongo mi vida en el juicio de Seraphiel, nuestro amigo en común. Las garzas saben leer el corazón de la gente mejor que nadie, así que si él confió en vos, yo también lo haré.

Lo poco que había visto de Luz había sido suficiente para formarse una grata imagen de ella; al fin y al cabo había acudido a su llamado aunque podría no haberlo hecho, y había subido miles de escalones a pesar de no creer en la deidad que se alababa en sus alturas. Eso hablaba de una persona buena y que conocía el esfuerzo y el sacrificio; y Sissi antes prefería confiar en alguien así que en alguien menos bueno y adorador de Naga. –A lo largo de mis más de 800 años de vida solo he conocido a cinco como yo. Eso quiere decir que, como mucho, tendré la suerte de encontrarme con un manakete cada 150 años. De esas cinco personas, ahora solo queda una con vida. Y si tengo que echar la culpa por la desaparición de mi raza y odiar por ello, entonces no tendría espacio en el corazón para nada más: tendría que odiar a beorcs, a laguz, a los emergidos, a los dioses; y también a las promesas de amor que no se cumplieron, a la pérdida del hogar, a las traiciones entre hermanos, a la locura que condenó a los dragones a la oscuridad… Y no sé lo que pensaréis, pero yo estoy cansada de sufrir y de odiar.

Sissi dio un paso hacia los edificios, su mirada perdida en la espesura de la noche. Más allá se podía intuir un camino que llevaría al templo más sagrado de la cima. Tendrían que cruzan un puente de piedra entre el pico de una montaña y otra que se ubicaba hacia el este. La reina se aclaró la garganta. –Mi padre me contó que, en tiempos remotos de los que ya apenas se tiene memoria, mucho antes de que  ninguno de nosotros naciera, los seres antiguos iniciados en los misterios de la creación, humanos y dragones en conjunto, sabían que el sol nacía del vientre del mundo cada mañana; cuando los últimos rayos del levante iluminaban la tierra y marcaban el comienzo del universo de los vivos. Y los dioses, reunidos en el otro mundo que nadie ha podido ver nunca, contemplaban también la metamorfosis del sol: el amanecer y el atardecer, cuando la luz se apagaba al entrar en la boca del mundo…

Sissi comenzó a caminar despacio entre las estructuras dormidas, como llamada por algo que solo ella podía escuchar. –Pero la marcha del sol dejaba las llanuras, desiertos y bosques en la penumbra, donde habitaban seres horribles que acechaban a humanos y dragones por igual. Todos temían la noche.  Así que los dioses crearon las estrellas para que les acompañaran hasta el alba, y las estrellas estaban tan juntas que su luz parecía un camino blanco que ascendía desde el horizonte hasta el infinito como si fueran escaleras. Escaleras que llevaban a la luz que había más allá del manto oscuro de la noche. Y estaban allí para todas y cada una de las criaturas del mundo –dijo y sonrió. Se volvió hacia sus dos invitados–. Y yo os pregunto, Luz de Caelin, Chrom de Ylisse; ¿no hemos subido cientos de escaleras en la oscuridad, con la intención de llegar más allá del manto nocturno y alcanzar la luz?
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
DragonStone Plus [4]
Lágrima de Naga
Tónico de def [1]
Escrito Mítico
.

Support :
Sera [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Iwzg0SR
Chrom [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Zephiel [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Piedra%202

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Fy4uE7I

Gold :
6351


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.