Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FE:LW - Awards













TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Sissi el Miér Jul 31, 2019 5:08 pm

El ascenso del Pico de Naga había sido lento, como merecían las empinadas escaleras, pero la compañía lo había hecho más que agradable. La reina de Sindhu caminaba a la par que sus huéspedes, la santa de Caelin y el príncipe de Ylisse; aunque de vez en cuando los tramos escarpados y estrechos les hacían tener que subir los escalones uno detrás de otro. Debían tener cuidado, pues a su alrededor solo existía la oscuridad de la noche, apenas rota por la luna llena en el firmamento, las tímidas estrellas y una única antorcha que le había entregado al príncipe Chrom. Sissi guiaba el camino, pues lo conocía bien. Desde que se proclamase reina de Sindhu había ascendido al sagrado templo de Naga multitud de veces. No eran extrañas para ella las noches en vela, y el ritmo de subir y subir escaleras habían ayudado a calmar sus sentimientos y pensamientos cuando se hacían demasiado pesados. Otras veces había volado hacia el templo en su forma dragón, pero en esa ocasión había querido mostrar a sus invitados el placer de llegar a una cima y ver el amanecer desde allí.

La noche pura y lisa pronosticaba un bello amanecer libre de nubes. Sissi había observado el cielo con esmero para saber cuál sería el momento perfecto para ascender la montaña. No habría mejor sitio donde despertar una nueva fuerza nacida de los objetos mágicos que tanto el Príncipe Chrom como ella poseían; objetos ligados a los dragones y, en especial, a la diosa Naga. Debía ser en un templo donde el ritual se llevara a cabo, Sissi no iba a permitir que fuera en un lugar menos digno u honorable. Con cuidado, había planeado el momento idóneo: llegar a la cima del Pico de Naga antes del amanecer, cuando la luna redonda aún brillaba en el firmamento nocturno. Y que el amanecer les bañase poco después. Con esa imagen en la mente, Sissi avanzaba con ganas por los peldaños, a veces demasiado estrechos. Pero la dificultad de la subida era más mental que física: requería horas de tiempo y acostumbrarse a las tinieblas. No todo el mundo lograba llegar al Templo de Naga. Solo el esfuerzo y la necesidad de probarse a uno mismo podían ayudar a uno a seguir el camino pedregoso y salvaje.

Por suerte, no había sombras de emergidos en el camino. Sissi nunca se había encontrado uno en la Isla de las Perlas, pues era uno de los primeros lugares que se había empeñado en proteger. La reina había visto lo que las criaturas habían hecho con muchos de los templos de Valm, y no quería que eso le sucediera a su reino. Aunque la protección muchas veces no ameritaba que no hubiera emergidos, pues eran seres que sabían esconderse en las profundidades de la selva. Pero esa noche Sissi no sintió ningún viento aciago, no había presencias corruptas y terribles a su alrededor; solo el dulce aroma de las flores que se abrían al anochecer y el zumbar tímido de los insectos que vivían en el territorio virgen. En aquella naturaleza, Sissi era un alma que encajaba en ella con armonía. Se movía sin romper las hojas del camino y sus pies rozaban la tierra con cuidado de no quebrar una sola rama.

En su pecho, podía sentir la presencia de su Dragonstone, escondida entre los pliegues de su choli. Junto a ella, atada al cuello, colgaba la lágrima de Naga, una pócima que siempre llenaba de lágrimas sus ojos. Había algo familiar y divino en su aroma, como si se tratase de algo que su alma recordaba pero su cabeza no. A veces le producía añoranza y lloraba por su hogar perdido y su nuevo hogar, las vidas que había perdido en el camino. Otras veces se conmovía de tal manera que derramaba lágrimas de felicidad y daba gracias a la Diosa por la segunda oportunidad que había tenido. No había dejado a casi nadie verla, y mucho menos abrirla. La protegía contra sí con celosía, con miedo de que se le fuera arrebatada o pudiera romperse. Se la había mostrado a la Santa de Caelin para confirmar que se trataba de un objeto mágico; así como al Príncipe Chrom por la amistad y religión que les unía, pero no a muchas personas más. Quería entender su significado y su poder, saber si había llegado a sus manos por obra de Naga y, en ese caso, usarlo para proteger a su gente y al mundo. Estaba harta de guerras, deseaba la paz y haría lo imposible por conseguirla.

Sissi tragó un nudo que se le había formado en la garganta al pensar en todo ello y se giró hasta sus invitados con una sonrisa suave, el perfil contorneado por la luz de luna Deberíamos llegar pronto, mucho antes de lo que había calculado. Sois grandes exploradores los dos –alabó sincera, estaba impresionada. Aún quedaba bastante para el amanecer.
Sissi
Sissi
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
DragonStone Plus [4]
Lágrima de Naga
Tónico de def [1]
Escrito Mítico
DragonStone [1]

Support :
Sera [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Iwzg0SR
Chrom [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Zephiel [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Piedra%202

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Fy4uE7I

Gold :
5842


Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Chrom el Jue Ago 01, 2019 9:06 am

La travesía hasta su destino estaba resultando ser más ardua de lo imaginado en un primer momento, pero a la vez sumamente satisfactoria. De alguna manera aquel lugar era una reminiscencia de tiempos pasados, del día en el que había sido nombrado Capitán de los Custodios, varios años atrás ya. La misma sensación de incertidumbre pero de libertad; el peso sobre los hombros de una gran responsabilidad acompañado de un revuelo de mariposas en el estómago; y algo mucho más concreto, la escalada hasta un pico cuyas características serían capaces de dejar sin aliento al más versado guerrero. No solamente por lo escarpado de su travesía, sino por su belleza cada vez mayor a cada paso dado.

Manteniendo la antorcha en la posición necesaria para iluminar el camino tanto hacia delante como hacia detrás, no se alejaba demasiado del lado de la reina de Sindhu. También se preocupaba por el bienestar de la sacerdotisa de Elibe, pues su figura, más bien menuda, no parecía estar hecha para itinerarios tan complicados. Aunque a lo mejor se equivocaba, no era la primera vez que una persona de aspecto menudo y sin demasiada fuerza le sorprendía con una fuerza capaz de mover montañas y una voluntad de hierro. Esbozó una pequeña sonrisa, recordando a personas preciadas para él que encajaban a la perfección con tal descripción. Desde su hermana menor hasta su estratega, un buen puñado de personas increíbles le rodeaban y no podía estar más que agradecido por ello.

La noche despejada estaba siendo su compañero de viaje, al igual que el silencio. Más que una mera travesía el camino parecía una peregrinación. Tampoco es que necesitasen intercambiar demasiadas palabras para saber que dentro de unos cuantos metros más alcanzarían la cima. El momento que durante jornadas había esperado con fervor estaba a punto de volverse realidad. –Creo que hemos estado tan concentrados en lo que va a venir ahora que no hemos decelerado el paso en ningún momento, a mí también me ha sorprendido –Posó la mano libre sobre la cadera, sonriendo a sus dos acompañantes mientras mantenía la antorcha en el centro, destellando anaranjadamente entre los tres.

Sería un verdadero problema si se nos ha olvidado algo y nos toca regresar –Se le escapó una pequeña risita, aunque terminó por carraspear mientras se frotaba la parte posterior del cuello. Él se había asegurado de llevar consigo todos los elementos necesarios. Lanzó una mirada rápida a su espalda, donde llevaba colgada la Falchion. Estaba recubierta con un tejido fino, cuidadosamente bordado con los símbolos de su casa. Que él supiera, la espada legendaria nunca había dejado el continente de Akaneia, por lo que el cuidado con la reliquia familiar debía ser máximo –¿Qué debemos esperar cuando lleguemos a la cumbre, Alteza? –Miró a sus dos compañeras antes de posar la vista sobre lo que parecía ser el último escalón. Pronto desvelarían una nueva verdad.

Y si era cierto que existía una espada hermana a la de su familia, ¿qué secretos ocultarían cada una de ellas?
Chrom
Chrom
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Great Lord | Myrmidon

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Elixir [2]
Escama Fosilizada
Esp. bronce [1]
esp de plata [6]
.
.

Support :
Sissi [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Lissa [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Iwzg0SR

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Espada%202

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] GAwU4iW

Gold :
4395


Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Luzrov Rulay el Jue Ago 01, 2019 8:19 pm

Luz mentiría si dijera que el camino que habían estado recorriendo durante las ultimas horas no le intimidaba, podría decir que incluso le provocaba cierto temor. Los escalones eran numerosos y el ascenso empinado, haciendo que muchos de dichos escalones contasen con poco espacio en el que poder apoyar el pie. Seria tan sencillo el pisar mal, el tropezarse y caer a la nada.Pues no había nada que rodease los escalones.Un abismo,una gran caída hacia la hermosa playa conformada por perlas que hacia tiempo habían dejado otras. Y la noche, la oscuridad. La noche que hacia que el roció amenazase con hacerse presente y cubrir los escalones que estaban pisando,haciéndolos mas resbaladizos. La falta de luz que hacia difícil observar el camino por el que transitaban.

Tantos peligros,tantos escenarios que se habrían en la mente del clérigo. La muerte,las heridas que podrían ser provocadas. Y aun así Luz no se quejo cuando le comunicaron las intenciones de completar dicho peregrinaje. No expreso sus temores,no dijo nada.Absolutamente nada. Porque era la mismísima reina quienes les guía en el camino y seria una falta de respeto no confiar en ella, no confiar en que aquel que les había invitado los mantuviese cómodos y a salvo. Era incluso de mala educación pensar de esa manera. No dijo nada porque el príncipe a su lado iluminaba el camino con una antorcha en sus manos, porque el mismísimo Luz había tomado precauciones al saber que el viaje seria a la noche. En lugar del báculo de heal que hubiese llevado en sus manos en aquella situación, porque aunque supiese que realmente no lo necesitase siempre llevaba un báculo y su mochila consigo sintiéndose desnudo de no hacerlo, decidió tomar el báculo sagrado. Aquella reliquia que habia obtenido en Plegia y el cual desprendía luz,emitía un brillo que si bien no iluminaba demasiado el ambiente si que lo agradecía. Al igual que el brillo de la luna. Era la primera vez que Luz portaba dicho báculo sin cubrirlo con una tela,pues su brillo llamaba demasiado la atención como para desear llevarlo al descubierto.

Pero sobretodo no dijo nada por lo que aquel viaje implicaba. Era una peregrinación,un acto de fe. Luz apenas sabia nada del culto a Naga,después de todo era una fe de un continente al que no pertenecía. Era una fe que no era la propia. Pero no necesitaba saber sobre ello para entender el acto. El duro ascenso,con sus 5500 escalones por delante,las condiciones en las que era realizado. De noche,sin guía,sin nada que se interpusiera entre el abismo que los llevaría hacia la muerte y el camino que estaban recorriendo. Era un acto de valentía,de sacrificio... se ponían en peligro para demostrar que creía en la entidad cuyo templo coronaba la cima del ascenso,con fe ciega en que Naga protegería sus caminos. Se ponían en peligro porque quien algo quiere algo le cuesta y si deseaban pedirle algo a la diosa tenían que desmostar ser dignos de su favor , y aquello era una manera de demostrarlo.

Así que Luz no entendía el culto a Naga, ni tampoco le entusiasmaba los peligros que entrañaba aquel camino. Pero respetaba las creencias ajenas, y sus rituales. Y por ello acompaño a ambos nobles en silencio. Caminando junto a ellos con su báculo en la mano, usando el mismo para apoyarse en los momentos en los que las fuerzas amenazaban con fallarle. Tomando con su mano libre las telas del vestido blanco con detalles dorados que ese día portaba, elevándolo para ver sus pies,para ver por donde pisaba.

Tenia miedo si,pero en cierta manera agradecía aquel viaje. Porque podía centrar su mirada en los escalones por los que podía pisar. Podía concentrarse en contar los mismos,para comprobar que eran exactamente 5500 tal y como le habían dicho,ni uno mas ni uno menos. Y mientras se centraba en sus pies, se concentraba en contar los escalones, no tenia que pensar. Podía ignorar lo fríos que notaba sus labios y lo que le ardía el pecho. Podía ignorar las punzadas de su corazón,el dolor que amenazaba con partirle el mismo. Las ganas que tenia de volver a casa desde el instante en el que dejo Sacae, y el miedo que le provocaba volver a encarar lo que allí le esperaba.Era todo tan confuso,tan doloroso el mar de sentimientos que le embargaba,aquel del que no podía escapar, que el poder evadirse de ello aunque fuese por un instante se agradecía.

Echaba de menos a Lyn

La voz de sus acompañantes hizo que alzara el rostro,sonrojándose levemente. Habia estado tan centrado en mantener su vista en sus pies que incluso había ignorado a sus acompañantes la mayor parte del camino. Aunque el mismo transcurriese en silencio no era algo que le pareciese bien... Aunque de nuevo y no por primera vez desde que había llegado a Sindhu se pregunto como había acabado en esa situación. Como debía de tratar a la reina y al príncipe a los que acompañaba. Se sentía tan fuera de lugar estar entre ambos nobles... no era lo mismo que estar con Lyn, o con Eliwood. Porque a ellos sabia como tratarlos,porque eran sus amigos,porque pertenecían al mismo lugar. Pero con Sissi,con Chrom... notaba su falta de educación en ese aspecto.Notaba la carga que suponía su posición. Era el único representante de Caelin,de Lycia, y sus acciones podían para bien o para mal influir en la opinión que sus dos acompañantes tuviesen sobre su nación. Y aquello... no sabia si era algo con lo que pudiese cargar...

Y aun así había aceptado la invitación de la reina, porque no podía negarse ni quería hacerlo. Luz no tenia corazón para negarle nada a nadie cuando se le era pedido. Y como había aceptado ahora debía cumplir con aquello con lo que había ido a hacer. Por mas miedo que tuviese o mas dudas que albergase sobre si mismo. Estaba decido y aun así... no sabia que decir.... Así que lo único que pudo hacer fue clavar su mirada violácea brevemente sobre sus dos acompañantes y sonreirles con dulzura. Con sus mejillas sonrojadas tanto por el esfuerzo realizado en la travesía como por la vergüenza que no podía evitar sentir en aquellos momentos.


off:
Luz esta usando este vestido pero sin los detalles morados y sin la cofia,con el pelo suelto
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] 3wrha0x
Luzrov Rulay
Luzrov Rulay
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer | Pegasus Knight

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [2]
Tomo de Shine [4]
Gema Destello
.

Support :
Lyndis [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] OaIUyNL
Semi [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Khigu [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Staff-4[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Tomo-3

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] YvwSTdF

Gold :
265


Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Sissi el Dom Ago 04, 2019 9:07 am

Después de haber subido tantas veces las escaleras de peregrinación al Pico de Naga, Sissi había aprendido una cosa: cada uno hacía el viaje de una manera diferente. La primera vez que ella lo había hecho, había ido totalmente sola y había ido rezando todo el camino. Al llegar a la cima no le había quedado voz para hablar, pero sentía que había hecho lo correcto, era lo que su espíritu le había pedido. Otras veces había subido en grupos grandes o pequeños, con personas que reían y cantaban y otras que se mantenían en total silencio. La ruta era tan personal como personas habitaban el mundo; y por ello Sissi se había amoldado a lo que sus compañeros de viaje habían decidido. El silencio no le molestaba. A sus ojos, la noche era preciosa. El cielo estaba iluminado por millones de estrellas, su brillo vivo y sereno en aquella zona en la que apenas había luz. Desde hacía mucho había temido a la oscuridad, pero allí le era imposible tener miedo. Había seres vivos a su alrededor, tierra bajo sus pies desnudos. El olor del mar inundaba su pecho y traía lágrimas a sus ojos.

Sabía lo que les aguardaba en la cercana cima.

–Por Naga, espero que no tengamos que regresar
–respondió a las palabras del príncipe con una sonrisa idéntica. Antes de salir había tenido mucho cuidado de tomar todos los objetos mágicos necesarios y hasta se los había enseñado a Chrom para que los admirase y le dijera su opinión al respecto. Sabía que llevaba todo lo necesario consigo y que Chrom también lo hacía; y no dudaba que la Santa fuera también preparada para la ocasión, aunque no habían hablado tanto como a la reina le hubiera gustado. Ya tendrían tiempo más adelante. Sissi subió el último escalón, se giró un poco para mirar al príncipe a los ojos, y dijo: –No soy capaz de describirlo con palabras. Acompañadme. Dejad que os enseñe el lugar donde los sabios cantan, los poetas rezan y los bardos lloran.

Sissi hizo un gesto de apertura con el brazo derecho, quitando unas ramas salvajes que se interponían entre ellos y su destino, mostrando así la extensión del templo de Naga. El lugar sagrado estaba compuesto por varios edificios de arquitectura similar dispersos en la montaña: torres de arenisca dorada, algunas con cúpulas, otras con techos planos y formas más cuadradas. La selva crecía entre los resquicios, a veces hasta cayendo en forma de madreselvas, flores tropicales y lianas por los amplios ventanales. También había fuentes naturales de agua y puentes que sobrepasaban los afluentes que, en más de una ocasión, atravesaban los edificios y emergían por una salida a un lado de las torres. El agua dulce nacía en lo alto, producto de embalses creado por las lluvias monzónicas, y a lo largo de meses se precipitaba desde lo alto hasta las playas de la isla.

Antes de los edificios a los que se accedía por más escaleras, había una plaza pavimentada. Esa era su primera parada, donde todos los peregrinos se detenían para descansar. A un lado tenía un manantial que nacía de la roca viva y se escurría hacia un estanque que se había picado en el suelo de piedra. Antes de que Sindhu se estableciera como reino, los antiguos habitantes de la región habían tallado el manantial con un rostro femenino con orejas alargadas que representaba a la diosa. El agua había hecho crecer limo verde alrededor de su cara, como si se tratase de cabello, y su semblante era taciturno y calmado, lleno de serenidad. En silencio, Sissi se arrodilló enfrente a la fuente, se quitó todos los anillos de las manos y los dejó en el suelo. Tomó los dos únicos cuencos de arcilla, los llenó de agua y se los dio a Luzrov y a Chrom para que bebieran con un gentil asentimiento de cabeza. Por su parte, ella usó las manos para calmar su sed directamente del manantial.

El complejo sagrado estaba en total silencio. Los sacerdotes que residían allí dormían en una de las torres más alejadas y, aunque casi siempre había uno patrullando por la seguridad del templo, esa vez Sissi había dejado muy claro que quería la mayor privacidad posible. Sus únicos acompañantes eran los animales nocturnos, en especial las luciérnagas con su brillo anaranjado. También grillos, murciélagos, aves que salían de noche. Una vez calmada su sed, Sissi se pasó las manos mojadas por el pelo y se volvió a colocar los anillos en las manos. Al levantarse, se sacudió un poco el saree blanco y dorado y miró a sus acompañantes con una sonrisa suave. –Cuando lo deseéis, podemos ir a la capilla principal. Aunque hay otros lugares de rezo, esa capilla es el lugar más sagrado del templo. Deseo compartirlo con ambos, si me lo permitís. –No se permitía el acceso a cualquiera, y mucho menos a los seguidores de otra religión que no fuera la de Naga. Muchos habrían pagado por el honor que suponía ver la capilla.

–Tendremos que cruzar un puente. La capilla está en otro peñón. Como está ubicado al  Este, el sol nace y lo ilumina y es casi como que la luz nace de allí… –dijo con voz tomada. Con un ligero rubor, la reina carraspeó un poco–. Disculpadme, no sabría cómo explicarlo. Lo mejor será que os lo enseñe. –Y les hizo un gesto para que la acompañasen en dirección al lugar sagrado.
Sissi
Sissi
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
DragonStone Plus [4]
Lágrima de Naga
Tónico de def [1]
Escrito Mítico
DragonStone [1]

Support :
Sera [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Iwzg0SR
Chrom [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Zephiel [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Piedra%202

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Fy4uE7I

Gold :
5842


Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Chrom el Vie Ago 23, 2019 9:53 am

Respiró profundamente, dejando que sus pulmones se inundaran con lo que era el aire más puro que había respirado en toda su vida. El aire era húmedo y golpeaba suavemente contra sus rostros, recordándoles que estaban finalmente en la cima. Esbozó una sonrisa casi imperceptible. Lo habían conseguido, y pronto se abrirían ante sus ojos secretos que nunca antes había sido capaz de descubrir, que no hubiese sido posible lograrlo él mismo, por mucho ahínco que pusiera. Antes de continuar caminando, dio media vuelta, admirando la vista de los miles de escalones que se mantenían fijos uno detrás del otro. Sus pies habían acariciado la superficie de cada uno de ellos, sin haberse saltado ni uno solo. No había querido, a pesar de poder fácilmente, subirlos de dos en dos. No solamente su cuerpo debía prepararse para lo que estaba por venir, sino también su mente. Era el paso escalón del peregrinaje.

Estiró los brazos, tan altos como las articulaciones de su cuerpo se lo permitían. Un pequeño sonido sordo nació de su hombro, el cual frotó suavemente. Sin embargo, sus ojos se mantenían fijos sobre el paisaje tan exótico que apenas unos cuantos meses atrás le habrían parecido dignos de una novela fantástica, de las habladurías de los juglares con una imaginación de oro. Y, sin embargo, allí se hallaban. Ojalá su familia pudiera tener la suerte de visitarlos algún día y deleitar sus pupilas con un arte completamente diferente al que estaban habituados. Se frotó la nuca, extrañado por sus propios pensamientos. Nunca había sido una persona interesada en ninguna de las disciplinas pertenecientes al arte. Ni la música ni las pinturas solían despertarle demasiados sentimientos. Pero ciertas escenas sí que conseguían conmoverle, y estos eran los paisajes. Las montañas de Regna Ferox, los extensos desiertos que se vislumbraban en la frontera con Plegia, los preciosos territorios acuosos y verdes de Altea. Todos ellos conseguían que cada lugar fuera único, y por eso debían proteger con uñas y dientes los territorios que tan bellos regalos les ofrecían.

Con un pequeño gesto afirmativo con la cabeza, se adentró detrás de las frondosas ramas, abriendo mucho los ojos ante el fascinante escenario que se habría paso. Casi como si de otro lugar completamente diferente se tratara, un conjunto de edificios tan dorados como el sol en su máximo apogeo se dibujaban ante ellos –¡Vaya…! –No conseguía reunir más palabras en ese momento. Posó ambas manos sobre su cabeza, caminando un par de pasos por delante de sus compañeros en un arrebato de curiosidad para así conseguir una vista completa del lugar. La perfecta armonía entre las construcciones, tan propias del lugar donde se hallaban, y la naturaleza era sorprendente. Nada parecía fuera de lugar, pero ni con su imaginación en máximo apogeo habría sido capaz de fabricar una imagen como aquella –Podría quedarme admirando este lugar durante horas –Pero sabía que no tenían tanto tiempo. ¡Regresaría más tarde! Era una promesa.

Regresó al lado de sus compañeros de viaje en silencio, manteniendo la emoción creciente solamente en su interior. Tomó el cuenco que le ofrecía la reina con ambas manos. Era pequeño en comparación con estas, como si estuviera rodeando la cara de un pequeño infante. Bebió el líquido del recipiente sin articular palabra, dejándolo con cuidado sobre el borde del manantial. Supuso que la persona que los había dejado allí previamente se encargaría también de recogerlos cuando hubieran abandonado el lugar –Por mi parte, estoy preparado –Asintió a la monarca de rosáceos cabellos antes de volverse a hacia la sacerdotisa. Por lo menos su rostro parecía haber recobrado algo de color –Gracias por la oportunidad que nos está ofreciendo, reina Sissi, estoy seguro de que existen una infinidad de personas que desearían encontrarse en nuestra piel en estos momento –Se llevó una mano al pecho, asintiendo al terminar sus palabras. A pesar de ello, un simple agradecimiento le parecía demasiado pobre ante todo lo que estaban por presenciar.

Se mantuvo detrás de su guía particular, mirando a los alrededores en todo momento. Casi parecía como si de un niño se tratara, llegando a una habitación repleta de juguetes los cuales aún no podía tocar por el momento. Sin mayor dilación, dirigió sus pasos hacia el puente recién mencionado. No eran los pequeños animales que poblaban el lugar los que resonaban en su mente, sino el fuerte latir de su corazón ante la cercanía del templo –Continuemos entonces.
Chrom
Chrom
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Great Lord | Myrmidon

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Elixir [2]
Escama Fosilizada
Esp. bronce [1]
esp de plata [6]
.
.

Support :
Sissi [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Lissa [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Iwzg0SR

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Espada%202

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] GAwU4iW

Gold :
4395


Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Luzrov Rulay el Dom Ago 25, 2019 6:05 pm

-Gracias...

Murmuro Luz de manera inconsciente mientras atravesaba la apertura recién creada por la reina,la cual había retirado unas ramas que se interponían entre las escaleras y el templo. El clérigo dio un par de pasos hacia adelante,alejándose de las escaleras,antes de alzar el rostro de sus pies y contemplar la vista que se alzaba ante ellos. Inmediatamente vinieron a su mente dos pensamientos.

En primer lugar,que era una lastima la escasez de luz. El clérigo era consciente de que podría ver el templo en todo su esplendor en unas horas. Cuando el sol hubiese salido por completo y los asuntos que los habían llevado hasta el lugar quedasen zanjados. En todos podría contemplar todos y cada uno de los detalles de los edificios que se alzaban ante ellos. Podría enumerar las diferencias entre ellos así como sus similitudes, podría apreciar cual era el verdadero color de aquel lugar. Preguntarse si la naturaleza consumiéndolo todo se trataba de algo echo de forma premeditada, construyéndolo todo acorde a la idea de que con el tiempo las plantas y el agua fuesen parte del conjunto, y en consecuencia crear todos y cada uno de los edificios y los pequeños detalles que decoraban los mismos con ello en mente. O por el contrario si aquella imagen que se presentaba frente a sus ojos era producto de la dejadez de aquellos encargados del mantenimiento del templo.Una feliz coincidencia.

Era consciente de todo ello,de que tendría tiempo de sobra para vagar su mirada por todo el lugar y admirar su belleza en todo su esplendor. Pero no podía evitar lamentarse. Porque solo existía una primera impresión, una primera mirada, y la suya sobre el lugar estaba envuelta en los últimos instantes de la noche. Con la oscuridad y falta de visión que aquello implicaba en su caso. Era mas tranquilo, mas misterioso , pero... Luz siempre había preferido la luz del día por sobre la noche.

El segundo pensamiento que surgió en su mente fue que todo aquello que se abría ante el era demasiado. No innecesario pero... demasiado. Aunque no fue un pensamiento que le sorprendiese. Después de todo el clérigo estaba acostumbrado a iglesias pequeñas y parroquias. Los edificios eran pequeños y simples,el mobiliario que los acompañaba también. Las únicas muestras ostentosas si los habían eran algunas figuras de la santa, alguna que otra vidriera de cristales tintados en unas pocas iglesias, y los dibujos grabados en los alteres de piedra. Y todo eso había sido antes de abandonar Sacae la primera vez. Después solo se había encontrado con capillas provisionales. Aquella construida en Caelin mientras se encargaban de la reconstrucción del marquesado, aquellas mesas que en ocasiones el mismo usaba como altar cuando junto con los soldados de Lyn se adentraron en Ilia... Incluso el altar que había visto en Sacae la ultima vez era una edificación de piedra medio derruida y casi consumida por completo por el bosque,y en ese caso ni siquiera estaba dedicado a una deidad.

El caso era que Luz estaba acostumbrado a que los lugares de culto que le rodeaban y en los que había estado fuesen modestos,simples. Porque era suficiente para que el lugar cumpliese con la misión que debía de cumplir,porque era suficiente para que el llevase a cabo sus labores como miembro de la iglesia. De allí que tanto edificio. Tanto detalle en que cada uno tuviese su propia identidad y al mismo tiempo se diferenciasen entre si. Tanto cuidado a la hora de distribuirlo todo, de hacer que la naturaleza formase parte de.... Todo eso,a sus ojos era demasiado. Y dudaba que ningún dios necesitase todo aquello. Porque si un dios era un entidad tan poderosa como se le atribuía aquel gesto seria o innecesario,pues no se lo habría pedido a sus hijos. O insuficiente, pues no alcanzarían nunca el nivel necesario para complacer a una divinidad.

Luz sonrió levemente. Después de todo los templos no se construían para los dioses, si no para aquellos que los veneraban. Era algo que ellos necesitaban construir, con todo lo que ello implicaba. Y que a ojos del clérigo de ojos violetas todo aquello fuese demasiado no significaba que en realidad lo fuese. Después de todo su propia fe también contaba con grandes edificaciones, como lo eran las iglesias de Etruria que el no había llegado a conocer nunca. Pero allí estaban,porque eran necesarias para algo,para algunos. Y suponía que lo mismo ocurriría con aquel lugar.

Acompaño a ambos dobles hacia el manantial.Sus ojos se posaron sobre el rostro esculpido en la fuente,forzando su vista levemente mientras lo intentaba captar cada detalle. Desistió cuando le ofrecieron un cuenco de agua,viéndose su atención atraída por ese gesto. Su sonrisa se amplio.

-Gracias...

Murmuro una vez mas mientras tomaba el cuenco con una sola mano,pues aun tenia su báculo en la otra. Centro su atención en sus dos acompañantes mientras se bebía el agua con mas rapidez de la esperada,al parecer tenia mas sed de la que había creído en un principio.

Chrom estaba preparado, la reina también y por sus palabras no tendrían mucho tiempo. No si la intención era alcanzar su objetivo antes del amanecer. Pero el... Clavo su mirada en la reina durante unos instantes, preguntándose si seria prudente o no plantear aquella duda que carcomía su mente. Después de todo la misma Sissi los estaba invitando,pero...

-Seria prudente que yo entrase en la capilla? No me malentendáis, agradezco el gesto y me siento profundamente honrada por ello pero... Soy miembro de la iglesia de una fe distinta a la vuestra mis señores, y si ese lugar es tan sagrado como parece no me parece apropiado ni me siento digna de entrar en el... No cuando mis valores no son los de vuestra señora ni tengo el conocimiento suficiente como para realizar rituales u oraciones en su nombre sin que puedan acabar en una ofensa...

No creía que sus religiones fuesen tan distintas entre si en valores por lo que había visto en su corta estancia en Sindhu. Pero aun así Naga era un manakete, una especie de dragón para algunos mas ignorantes. Y Elimine se había convertido en santa tras traer la paz junto a otros héroes tras la Batida... evento en el cual habían dejado a Elibe sin dragones. No se sentía bien entrar en el lugar sagrado de Naga sin que fuesen realmente conscientes de que el no compartía su deidad... era... cuestión de respeto... Una cosa era el peregrinaje, pues de ese proceso se podía disfrutar incluso sin compartir la fe u el motivo que llevase a los feligreses a llevarlo a cabo. Era algo mas personal,mas intimo, y podía traer consigo cierta satisfacción espiritual a pesar de no compartir creencias. Pero un lugar sagrado para una fe era algo distinto,y como clérigo entendía lo que aquello implicaba.

-No me importaría esperaros fuera el tiempo que necesitéis de ser necesario...
Luzrov Rulay
Luzrov Rulay
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer | Pegasus Knight

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [2]
Tomo de Shine [4]
Gema Destello
.

Support :
Lyndis [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] OaIUyNL
Semi [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Khigu [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Staff-4[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Tomo-3

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] YvwSTdF

Gold :
265


Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Sissi el Jue Sep 12, 2019 7:50 pm

–Entiendo vuestras dudas, Luz de Caelin. Muchos otros también creerían que nuestro encuentro es extraño. Estoy segura de que más de un miembro del clero de Sindhu no entiende que os haya invitado a este lugar junto a mí y junto al príncipe Chrom. ¿Qué interés puede tener la reina con una santa de Sacae, país con el que Sindhu no comparte ningún tiempo de relación?, puede que se pregunten. Quizás vos también os hayáis hecho esta pregunta. A los demás no debo ningún tipo de explicación; pero creo que antes de continuar sería bueno despejar vuestras dudas. No es mi intención haceros sentir fuera de vuestro elemento, lamento si esto ha sido así –dijo sincera. Sissi se arrepintió de no haber hablado más largo y tendido sobre ello con anterioridad; se había apresurado con los preparativos para guiar a ambos hacia la cima cuanto antes. Sabía que la situación del mundo tenía el tiempo en contra y, por tanto, Sissi debía hacer lo posible por fortalecerse cuanto antes para proteger su país y Valentia, pero las prisas le habían hecho fallar en calidad de anfitriona. Debía solucionarlo.

–No era mi intención que hicierais ningún ritual hacia Naga. Sé que no es vuestra diosa ni la deidad que se adora en vuestro continente y por eso nunca os pediría algo así, aunque haya podido parecer lo contrario –se disculpó Sissi–. Me habláis de prudencia, de lo que pueda ser propio o impropio. De lo diferentes que somos unos de otros. Y tenéis razón. Aunque no me considero ninguna experta, conozco la historia de Elibe. Sé lo que les sucedió a los dragones de allí. Sé también lo que pasó en Akaneia. Mi familia estuvo allí cuando Naga guió a nuestra tribu contra los dragones terrenales que habían sucumbido a la locura. Y sé bien la reputación del arma que el príncipe Chrom lleva consigo –dijo Sissi mientras dirigía la mirada hacia el príncipe de Ylisse. Sus ojos vagaron hacia la Falchion, la sagrada espada matadragones otorgada por la misma Naga a los portadores de su marca. Un arma letal entregada para proteger a la humanidad pero que bien podía usarse en su contra. Cualquier dragón temería un objeto así, pero Sissi no tembló ni tartamudeó.

–Sé que hay muchas diferencias entre nosotros, Luz; nuestra posición, historia, religión y raza como las más obvias. Algunas de ellas han estado siempre en guerra en otros tiempos y con otras personas. Pero nosotros no somos esas personas, nosotros tomamos nuestras propias decisiones –ellos eran diferentes a sus antepasados. No eran sus padres ni sus abuelos ni los que vivieron antes de ellos. Les había tocado vivir en un mundo tomado por unos seres que destruían y no atendían a razón; habían visto hogares quemados y personas asesinadas sin importar quienes eran o de donde venían. Los emergidos eran equitativos en eso. Terribles también. Ejércitos destinados a acabar con todo lo que existía–; y yo he decidido confiar en vos. Quizás le parezca una locura, pero pongo mi vida en el juicio de Seraphiel, nuestro amigo en común. Las garzas saben leer el corazón de la gente mejor que nadie, así que si él confió en vos, yo también lo haré.

Lo poco que había visto de Luz había sido suficiente para formarse una grata imagen de ella; al fin y al cabo había acudido a su llamado aunque podría no haberlo hecho, y había subido miles de escalones a pesar de no creer en la deidad que se alababa en sus alturas. Eso hablaba de una persona buena y que conocía el esfuerzo y el sacrificio; y Sissi antes prefería confiar en alguien así que en alguien menos bueno y adorador de Naga. –A lo largo de mis más de 800 años de vida solo he conocido a cinco como yo. Eso quiere decir que, como mucho, tendré la suerte de encontrarme con un manakete cada 150 años. De esas cinco personas, ahora solo queda una con vida. Y si tengo que echar la culpa por la desaparición de mi raza y odiar por ello, entonces no tendría espacio en el corazón para nada más: tendría que odiar a beorcs, a laguz, a los emergidos, a los dioses; y también a las promesas de amor que no se cumplieron, a la pérdida del hogar, a las traiciones entre hermanos, a la locura que condenó a los dragones a la oscuridad… Y no sé lo que pensaréis, pero yo estoy cansada de sufrir y de odiar.

Sissi dio un paso hacia los edificios, su mirada perdida en la espesura de la noche. Más allá se podía intuir un camino que llevaría al templo más sagrado de la cima. Tendrían que cruzan un puente de piedra entre el pico de una montaña y otra que se ubicaba hacia el este. La reina se aclaró la garganta. –Mi padre me contó que, en tiempos remotos de los que ya apenas se tiene memoria, mucho antes de que  ninguno de nosotros naciera, los seres antiguos iniciados en los misterios de la creación, humanos y dragones en conjunto, sabían que el sol nacía del vientre del mundo cada mañana; cuando los últimos rayos del levante iluminaban la tierra y marcaban el comienzo del universo de los vivos. Y los dioses, reunidos en el otro mundo que nadie ha podido ver nunca, contemplaban también la metamorfosis del sol: el amanecer y el atardecer, cuando la luz se apagaba al entrar en la boca del mundo…

Sissi comenzó a caminar despacio entre las estructuras dormidas, como llamada por algo que solo ella podía escuchar. –Pero la marcha del sol dejaba las llanuras, desiertos y bosques en la penumbra, donde habitaban seres horribles que acechaban a humanos y dragones por igual. Todos temían la noche.  Así que los dioses crearon las estrellas para que les acompañaran hasta el alba, y las estrellas estaban tan juntas que su luz parecía un camino blanco que ascendía desde el horizonte hasta el infinito como si fueran escaleras. Escaleras que llevaban a la luz que había más allá del manto oscuro de la noche. Y estaban allí para todas y cada una de las criaturas del mundo –dijo y sonrió. Se volvió hacia sus dos invitados–. Y yo os pregunto, Luz de Caelin, Chrom de Ylisse; ¿no hemos subido cientos de escaleras en la oscuridad, con la intención de llegar más allá del manto nocturno y alcanzar la luz?
Sissi
Sissi
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
DragonStone Plus [4]
Lágrima de Naga
Tónico de def [1]
Escrito Mítico
DragonStone [1]

Support :
Sera [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Iwzg0SR
Chrom [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Zephiel [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Piedra%202

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Fy4uE7I

Gold :
5842


Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Chrom el Miér Sep 25, 2019 12:30 pm

No estaba seguro de qué iba a ocurrir a continuación, por lo que simplemente decidió mantenerse en silencio mientras escuchaba las razones más que fundadas de la joven santa sobre sus dudas con respecto a entrar en la capilla. Desconocía la historia de un continente tan alejado como Elibe, más allá de unos grandes rasgos que había procurado conocer previamente a su primer viaje a Valentia, el territorio contiguo, mas se vio obligado a abrir los ojos con cierta sorpresa al conocer que la Santa a la que la sacerdotisa veneraba, en su día, había acabado con la población de dragones de sus tierras. ¡Cuán diferente podía ser cada escenario! No había registros de dragones en Akaneia, pro lo menos no dragones propiamente dicho. Los manaketes, a pesar de todo, eran una raza que se diferenciaba por más de un detalle, y a la cual pertenecía la venerable Naga, diosa que guía los pasos de su pueblo.

¿Cómo alguien había sido capaz de llegar a la conclusión de que erradicar la existencia de los dragones era lo correcto? ¿Acaso su mente se había perturbado como la de Grima, llevándole por una senda oscura y desviándose de la virtud? ¿O habría sido por considerarlos una amenaza dado su increíble poder? Se frotó con delicadeza y disimulo la parte posterior del cuello ante lo complicado de la situación. No es que no se encontrase cómodo ante la presencia de una sacerdotisa, una santa, que veneraba a quien había erradicado la población de dragones de un territorio tan extenso, pero sí que le infundía respeto. Respeto por pensar cómo habían sido capaces de ello. ¿Acaso contarían con armas similares a la Falchion, cuyo poder dormido consistía en hacer frente a la fuerza dracónica? ¿Cuántas personas habían formado aquella “Batida”? ¿Qué tácticas habían llevado a cabo? Su lado militar se sobreponía al diplomático, a pesar de sus creencias religiosas. Por fortuna Naga velaba por ellos, y por su parte se sentía afortunado.

Asintió ante las palabras de la monarca, regalando un pequeño vistazo a la espada que permanecía atada en su espalda. No quería interrumpir su discurso, pues las palabras de la manakete hablaban por ambos. Era necesario dejar de lado cualquier duda que pudiera surgir. Todos se habían presentado de manera voluntaría en aquel lugar, y por tanto, ni él ni la reina obligarían a su acompañante de peregrinación a nada que no estuviera dispuesta a realizar, ni mucho menos a venerar a una diosa que no era la suya propia. Las discusiones sobre ética, moral y religión prefería dejárselas a los sabios. Se cruzó de brazos, manteniendo una posición firme con los brazos cruzados, dejando más visible la marca de Naga de su brazo derecho.

Levantó la vista para contemplar el firmamento. Una de las muchas historias que, al igual que el progenitor de la reina había contado sobre el origen de las estrellas, su propio padre había hecho lo mismo cuando Emmeryn y él eran pequeños. Lissa no era más que un bebé por aquel entonces, incapaz de comprender ni una palabra, y tampoco es que él pudiese comprender el verdadero significado de aquellas luces flotantes del cielo nocturno. De aquellos antepasados que los contemplaban y velaban por ellos, que les acompañaban en su camino para que no desfallecieran, que siempre les brindarían su mano, allá donde se encontrasen. Desde la pérdida de sus padres, aquel escenario oscuro había adquirido un significado mucho más importante para él, teniendo que sonreír a las palabras de la pelirrosa.

Finalmente, esbozó una sonrisa acompañada de una mirada de determinación. Sus orbes azules se posaron sobre la figura de la manakete para segundos después hacer lo mismo con la santa de Elibe. Se llevó la mano derecha al pecho, dejando de lado por un instante la actitud más jocosa que solía caracterizarle –No solo hemos subido cientos de escaleras uno al lado de otro compartiendo camino, Alteza, sino que espero que esta senda no termine aquí y podamos continuar hasta lograr nuestros objetivos, aquellos que cada uno de nosotros ambicione, aquello que realmente llene nuestro pecho y nos permita acostarnos cada día sabiendo que estamos cumpliendo con la misión que se nos ha encomendado mientras seguimos los pasos que cada una de nuestras deidades nos ha indicado –Realizó una pequeña pausa, mirando a sus dos compañeras –Al igual que la reina, comparto que esto no se trate de dignificar a una diosa, de menospreciar otras. No creo que tenga que ver con la religión, sino con una serie de valores que los tres pensamos como los deseados, y esto simplemente son los pasos previos para abatir a quienes amenazan con tambalear nuestros hogares y nuestras metas; por ese motivo, yo os acompañaré sin dudar, Reina Sissi –Finalizó con una respetuosa reverencia, pero esbozando al final una pequeña sonrisa cómplice. No podía estar más de acuerdo con su misión, y de aquella manera esperaba también calmar las últimas dudas que pudiesen rodear a la joven santa.

Ahora, eran un equipo.
Chrom
Chrom
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Great Lord | Myrmidon

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Elixir [2]
Escama Fosilizada
Esp. bronce [1]
esp de plata [6]
.
.

Support :
Sissi [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Lissa [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Iwzg0SR

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Espada%202

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] GAwU4iW

Gold :
4395


Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Luzrov Rulay el Sáb Sep 28, 2019 9:50 am

Luz espero una respuesta por parte de la reina. Y cuando la misma llego escucho con toda su atención. En completo silencio,sin la menor intención de interrumpir las palabras ajenas,y con su mirada clavada en la monarca. Y cuando Sissi termino e hablar espero un poco mas, dándole aquella pausa la oportunidad al príncipe de exponer también su punto de vista al respecto. Luz espero un poco ante el silencio de la manakete,ante el silencio del humano. Y cuando el clérigo rompió el silencio de la noche lo hizo con una risa.

No era una risa malvada, pues no se estaba burlando o menospreciando de ninguna manera a sus acompañantes o sus palabras. Era una melodía suave que apenas perturbaba el ambiente,salida del alma y que plasmaba una tierna sonrisa en el rostro del hombre de cabellos blancos. Algo dulce y natural por lo que no se disculparía,pues no veía nada malo en ello. Su voz sonó acompañada por el mismo tono que dicha melodía.

-No he tenido dudas en ningún momento majestad. Al solicitar mi presencia me explicasteis claramente el motivo de la misma y lo entendí de inmediato... Lo que otros opinen de mi presencia en este lugar no es asunto mio,y como no lo es no debería afectar a mis actos y decisiones... Siempre y cuando mi presencia no fuese requerida en mi hogar en estos momentos no había nada que me impidiese venir...

Luz estaba acostumbrado desde el final de su infancia,desde su instrucción para convertirse en parte del clero, a las miradas de desprecio y palabras desagradables a sus espaldas. Por parte de aquellos que serian sus propios compañeros. Dolía,en algunas ocasiones mas que en otras. Sobretodo en su adolescencia donde aquello le había echo tener que ir de una capilla a otra porque el sacerdote a cargo al de poco tiempo no era capaz de soportar su presencia. Dolía el ver que no era querido en ningún lugar,que era desechado. Dolía no lograr un vinculo real con nadie por falta de tiempo, o tener que romper aquel que logro formar... Pero de aquello hacia tiempo,muchísimo, y a pesar de ello siempre había seguido adelante. Con una sonrisa en su rostro,el báculo en su mano y sus creencias sin verse en tambalear por sus experiencias. Y era aquel camino el que de una manera u otra le habían llevado hasta el punto en el que estaba en esos momentos. Con un nuevo hogar,rodeado de gente que le mostraba tanto cariño y aprecio que en ocasiones se veía superado por ello, por la falta de costumbre de ello. Tenia a los ciudadanos de Caelin. Tenia a Khigu. Tenia a Lyn y.... Lyn era...

Siendo así porque debía de importarle lo que dijesen o creyesen clérigos de otro país,de otra fe, a los que ni siquiera había visto y con los que probablemente jamas interactuaria? Aunque las palabras ajenas llegasen a el eso no iba a hacer que se echase atrás,no cuando ya estaba en Sindhu, ni mucho menos iban a impedir que fuese a hacer lo que realmente había ido a hacer a aquel lugar. Pues en la situación en la que se encontraba el mundo no podía permitirse hacer viajes en balde.

-Tampoco le he dado mayor importancia a nuestras diferencias. Si os soy sincera lo que mas me preocupa es la diferencia en lo que a nuestra posición social se refiere. Pero me preocupa desde el punto de vista del protocolo. Nunca había estado en presencia de miembros de la realeza ni se me educado para ello ,por lo cual el ofender sin pretenderlo entra dentro de las posibilidades... y como comprenderéis no es mi intención ofender a la nobleza extranjera...

De la historia de Valentia y Akaneia apenas sabia mas que lo básico, por mas que hubiese estado en ambos no era información que hubiese necesitado ni había tenido tiempo de estudiarlo por placer. Así que al no conocerlo en profundidad no podía afectarle demasiado. La diferencia entre razas nunca le había importado. La de la fe tampoco,después de todo no compartía fe con sus dos personas mas cercanas y nunca había tenido problemas con ello.... Sissi había hablado demasiado,mas de lo que Luz había consultado,mas de lo que había pedido. Habia hablado con sinceridad y profundidad y aquello... aquello había provocado la risa bienintencionada del clérigo. Pero no había preguntado por nada de ello. La diferencia si era la fe,pero no de aquella manera.

-No me importa participar en oraciones o rituales ajenos... depende siempre del propósito del mismo,de lo que se vaya a pedir, de lo privado o no de la ceremonia en cuestión... De echo en múltiples ocasiones le he pedido a Hanon y al viento, al mismo tiempo que a Santa Elimine... Porque mi persona mas preciada le pide al viento y a Hanon, y yo decido pedirle también por ella. Por si la Santa no llega a escuchar, o simplemente para que escuche alguien que es familiar para ella.... Pero hay rituales que son mas privados. Mucho mas personales. Hay eventos y lugares destinados únicamente a los creadores fervientes de dicha deidad,porque para realizarlos se requiere una fe profunda en dicho dios o de lo contrario todo el proceso y el lugar carece de sentido... Y en esos casos no es apropiado, ni debe interferir alguien que no crea en ello... Y esos suelen ser los lugares y rituales sagrados


Luz podía extenderse mucho mas en dicha materia.Entre las diferencias entre fes y en lo que el consideraba que se podía participar a pesar de las diferentes creencias o no... Pero tenia la sensación de que la conversación se extendería demasiado.Y tenían un tiempo limite. Antes del amanecer...

Miro directamente a Sissi y le sonrió,ampliado la curvatura de sus labios lo máximo que podía.

-Agradezco vuestras palabras majestad,pero no teníais que preocuparos tanto como para darme una explicación tan extensa. Con saber que mi presencia no seria un inconveniente en un lugar como el que describís me es suficiente. Me quedaba mas tranquila si preguntaba por ello antes que asumir que lo era... Aunque me a agradado mucho... la historia de las estrellas... no la había escuchado nunca... Suena a una de las creencias e historias que los habitantes de las llanuras de Sacae compartirían...

Cuando volviese a casa compartiría las palabras de la reina con Khigu y Lyndis, y comprobaría si también conocían la historia en las llanuras o si tenia el privilegio de relatarles algo que no conocían

-Si esta todo aclarado podemos continuar... Siento mucho el haber retrasado levemente nuestros planes...
Luzrov Rulay
Luzrov Rulay
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer | Pegasus Knight

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [2]
Tomo de Shine [4]
Gema Destello
.

Support :
Lyndis [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] OaIUyNL
Semi [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Khigu [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Staff-4[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Tomo-3

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] YvwSTdF

Gold :
265


Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Sissi el Dom Sep 29, 2019 12:43 pm

Sissi alargó un poco la mano y apretó con amistad y cariño la propia mano de Chrom. Le sonrió, agradeciéndole en silencio su apoyo tanto como príncipe y como amigo con las amables palabras que le había dedicado. Ella también le acampanaría sin dudar en lo que decidiera, estaría a su lado como su confidente y aliada, pasara lo que pasara. Lo que no esperaba era escuchar una risa ligera y natural como la primera respuesta de la santa. Y sin embargo, a los pocos segundos no pudo evitar que la risa se le contagiara a ella también. Algo tan sencillo disipó la tensión que la reina había sentido en el corazón y en el aire, y aligeró el peso invisible que había tenido en los hombros. Sus mejillas se sonrojaron y de su garganta brotó una risa sentida y honesta, en la que mostró incluso los dientes y las comisuras de sus ojos dorados se arrugaron con felicidad. No era extraño que hubiera malinterpretado una situación, esa clase de cosas sucedían cuando dos personas eran de ambientes tan distintos y apenas se conocían; pero se alegraba de haber dicho lo dicho. Aunque quizás se hubiera sobrepasado en pasión y en vehemencia, todo lo dicho había sido con el deseo de compartir y ofrecerle su punto de vista, y no había mal en ello.

–Y yo os agradezco vuestra sinceridad, Luz de Caelin. Puedo deciros que por ahora lo estáis haciendo muy bien. Además, y creo que el príncipe Chrom opina igual que yo, Chrom, querido, dime si me equivoco; que el protocolo llega a ser innecesario en muchas ocasiones. Entorpece la comunicación, levanta barreras y a menudo se usa para insultar de forma velada. Vos habéis sido educada y amable, ¿qué más puedo pedir de usted que no me esté dando? –preguntó sincera. Realmente no creía que nada más fuera necesario y mucho menos en aquel entorno y situación en el que se encontraban. Bastante había pedido ya de la pobre santa, que se había desplazado desde donde estuviera hacia un país al sur del mundo, un lugar que no era su hogar. Sacae. Sissi no sabía sobre ese lugar más que lo que hubiera podido leer de pasada en algún libro sobre Elibe. Le había interesado mucho más Bern, en especial después de haber desarrollado una relación tan estrecha con el Rey Zephiel, pero Sacae era un territorio desconocido y misterioso para ella. Sabía que en él imperaban las llanuras. Oh, qué diferente debía de ser Sacae a Sindhu, donde la geografía era volcánica, escarpada y montañosa.

Y, al mismo tiempo, la santa había mencionado que en el pensamiento podrían haber semejanzas entre unos y otros. –Si alguna vez escucháis algo semejante, hágame el favor de escribirme. Estaría encantada de saber lo que cuentan otros pueblos sobre una posible historia común entre razas y continentes. –Y ahí habló su lado más académico, la mujer interesada en leer y en aprender, la mejor forma de lidiar con miles de años de existencia, le habían dicho sus padres. El recuerdo le trajo una nueva sonrisa a los labios. Miró al cielo. –Aún tenemos tiempo, aunque tendremos que apresurarnos un poco. –Y con paso vigorizado les enseñó el camino entre los edificios aún dormidos que también esperaban la llegada del sol. Seguramente ya habría monjes y sacerdotisas levantándose de sus camastros, prestos a empezar la mañana, pero Sissi sabía que ninguno les molestaría en el templo de Naga. Se había asegurado de que todos supieran de su llegada y su necesidad de privacidad.

El camino no se hizo muy largo. Los edificios del Pico de Naga, aquellos pertenecientes al santuario a Naga, estaban todos colocados en el mismo peñasco, en lo alto de la montaña. Las construcciones se amoldaban a la geografía escarpada y a la invasión natural de la selva, siempre en crecimiento. El uso de estructuras con forma de arco, las ventanas amplias y las bóvedas doradas se repetían. Quizás en otro momento la reina hubiera presentado lo que cada uno de esos monumentos representaba, pero no había tiempo. Al lugar al que iban no estaba allí. El templo más sagrado, aquel al que Sissi les condujo, era el único apartado de los demás. Estaba en una peña cercana a la que se podía acceder por un puente largo de piedra vieja, mucho más vieja incluso que los materiales del resto del lugar santo. –Allí está –dijo Sissi y señaló la capilla que se veía a lo lejos. Tenía forma esférica y había sido creada a partir de la roca de la montaña, excavada en ella. A su alrededor no había nada, casi parecía que la capilla estaba flotando en la oscuridad de la selva.

Cuando llegaron a ella, les recibió el sonido del aire y del mar, que se podía ver lamiendo los pies del peñasco. Por dentro, la capilla estaba totalmente desprovista de adornos o decoración, humilde con su piedra antigua, que tantas idas y venidas de los astros celestes había visto. Lo único que sobresalía era un pequeño altar en el centro. La bóveda se mantenía en pie gracias a las columnas en forma de arco que la sujetaban, pero no había paredes que resguardaran lo que había dentro. Uno podría caminar desde el puente, atravesar la capilla y caer al vacío y al mar que había debajo si no era prudente. Pero el sol estaba presto a su salida, no había traspié que pudieran dar. La oscuridad estaba dando paso a la claridad del amanecer, aunque aún no se veía amarillo en el horizonte. En cuanto esto sucediera, la capilla recibiría los primeros rayos de todos, enfocada como estaba al Este. Había otros templos mucho más grandiosos, con estatuas de la diosa y paredes decoradas con joyas y seda, pero para la gente de Sindhu, no había lugar más santo que ese.

Sissi se giró hacia Chrom y Luz y, de su cuello, sacó un colgante del que estaba atado un pequeño frasco. Lo desató y lo dejó con cuidado en el altar. –Me fue obsequiado en Chon’sin, en el árbol sagrado de la diosa. Es una lágrima de Naga. Fue transformada en un brebaje mágico por una sacerdotisa muy poderosa hace muchísimos siglos. Guardado y protegido en un santuario a pesar de la invasión de los emergidos. Es uno de los presentes más importantes para mí. Venía con un pergamino muy viejo, pero he sido incapaz de leer lo que pone. No es lenguaje antiguo ni la lengua común. –Colocó en el altar también un pequeño y frágil papel amarillo, enrollado en un lazo. –Prometí usar este poder para proteger a mi pueblo, a Valentia y a todo el mundo si pudiera. Pero necesito vuestra ayuda, Luz, ¿podéis leerlo? Dígame lo que debo hacer.

Inspiración:
Sissi
Sissi
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
DragonStone Plus [4]
Lágrima de Naga
Tónico de def [1]
Escrito Mítico
DragonStone [1]

Support :
Sera [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Iwzg0SR
Chrom [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Zephiel [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Piedra%202

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Fy4uE7I

Gold :
5842


Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Chrom el Mar Oct 15, 2019 1:28 pm

Se cruzó de brazos, mirando primero a una y luego a otra de sus acompañantes. En apenas unos segundos, la tensión de había disparado casi hasta el hogar de la mismísima Naga, pero de la misma manera que la falta de información y el choque cultural había conducido la situación a tal punto de ebullición, un simple acto, sincero e inocente, lo había disipado en un abrir y cerrar de ojos. Con cierta incredulidad observó cómo las dos mujeres reían casi al unísono, liberando hasta el último ápice de nervios, de tensión. Él no era un experto en comunicación no verbal, pero incluso la persona con menos luces del universo era capaz de ver el cambio en el ambiente. No pudo sino acompañarlas en aquel momento, negando con la cabeza mientras se acercaba más a la sacerdotisa –¿En serio todo el problema lo estaba causando el aburrido protocolo? –Llegó a poner los ojos en blanco, resoplando por lo bajo. Lanzó una rápida mirada a la reina, pero después se inclinó ligeramente como para contarle un secreto a voces a la joven peliblanca –Detesto el protocolo, creo que no hay nada más que lo odie, ¿quizás el papeleo? Por mi parte, prefiero dejarle esas tareas a otras personas, aunque a veces no hay más remedio… ¡pero aquí podemos prescindir de él si eso va a levantar barreras entre nosotros!

De su boca escapó un sonoro suspiro, llevando ambas manos a reposar justo detrás del cuello, en una pose mucho más despreocupada. Cualquier noble pensaría que su posición era descortés, una falta de respeto hacia sus compañeras y hacia la diosa, pero bien sabía él que lo importante no era una pose, sino el conjunto de las actuaciones, de lo comportamientos y de los sentimientos que emanaba una persona. Un tranquilo y amable plebeyo podía ser mejor persona que algún puñado de nobles resabiados, por mucho que estos últimos acataran a la perfección las normas protocolarias.

Sin querer sobrepasarse, posó una mano con tranquilidad sobre el hombro de la sacerdotisa, dándole un par de palmaditas amistosas –Creedme, estáis en buena compañía, no hay de qué preocuparse por nuestra parte –Le dedicó una amplia sonrisa antes de proceder el camino señalado por la manakete. Él mismo notaba el cuerpo mucho más liviano. Tener que seguir unas normas solo por una buena presencia disminuía la capacidad que tenía de expresarse, ponía trabas a su propio comportamiento, y para un acto tan importante como el que esperaba presenciar quería ser él mismo, no la figura que debía aparentar ser delante de muchos por el bien de su pueblo.

Sus ojos no fueron capaces de despegarse de la curiosa edificación cuando esta fue visible. Aunque destacaba en cuanto a su arquitectura, era más su significado lo que le había llevado a enmudecer. No entendía de construcciones, más allá de las defensivas. No lograba encontrar sentido a la cantidad de tiempo invertido en la belleza de edificios o esculturas, ya que siempre y cuando estos cumplieran con su misión, era suficiente. Pero el conjunto de todo el ambiente le llevó a desear una vez más que todos estuvieran allí. Si solo Emmeryn no hubiera desaparecido y pudiera estar allí, con él, presenciando un acontecimiento que durante siglos nadie su familia había tenido la oportunidad de disfrutar… Un pequeño nudo se apoderó de su estómago, por lo que tragó saliva. Ella también era uno de los motivos de su presencia en aquel lugar. Con la Falchion despierta, irradiando todo su poder, los emergidos no tendrían ni una sola oportunidad de regresar, y Plegia necesitaría mucho más valor para continuar con sus andanzas.

Una sensación de bienestar, de nostalgia, como si se encontrara en su propio hogar le abrazó cuando el altar los recibió a los tres. A pesar de todo, el interior del lugar era mucho llamativo que el exterior, y denotaba la importancia del lugar no solamente para la gente de Sindhu, sino para cualquier creyente de Naga. Se llevó una mano al pecho, subiendo la misma hasta el hombro para tocar la tela en la que la espada sagrada se hallaba envuelta. Con sumo cuidado fue retirando la primera capa, de una tela más gruesa y apenas decorada. Una segunda capa, más delicada y elaborada, acariciaba la hoja. De un color azulado con pequeños bordados dorados, acompañaba en belleza a la propia espada. La historia de su familia caminaba de la mano con la del arma, por ese motivo, si la hoja despertaba nuevamente su poder, sería como luchar acompañado por todos sus ancestros, blandiendo sus sueños y esperanzas como si fueran uno solo.

Tras esperar unos segundos a que la reina presentase su petición, se acercó también al altar, colocando la espada sobre este –En lo que a mí respecta, esta es la Falchion; es la reliquia que generación tras generación ha combatido el mal junto a mis antepasados. La mismísima Naga la forjó a partir de uno de sus colmillos y nos fue entregada para proteger a nuestro pueblo, para librarles de la locura de los dragones caídos, pero de la misma manera que la diosa ascendió y los dragones terrenales sucumbieron, la hoja confinó su propio poder, nadie ha sido capaz de usarla nunca más de la misma manera que entonces, porque tampoco ha habido un mal tan atroz; sin embargo, ahora… la necesitamos. Todos. Por eso os suplico vuestra ayuda, joven Sacerdotisa Luz de Caelin.

En completo silencio, buscó algo más a su espalda. De un pequeño saco de cuero que portaba ocultado por la capa, extrajo un objeto de color blanquecino, no más grande que la punta de una flecha, colocándolo junto a la espada. Sonrió a la reina, asintiendo. Sabía que no necesitaba palabras para intuir su siguiente petición –Este es un fragmento del colmillo de la reina Sissi, consanguínea de la diosa. Esperaba que, de alguna manera, la astilla de su colmillo, de un manakete, pudiera servir para el ritual, pero no estoy seguro –Se frotó la nuca, ruborizándose ligeramente sin saber si lo que acababa de hacer podía ser tomado como una broma. Pero si la espada estaba forjada con una fracción de la diosa, ¿por qué no iba a poder despertar con un objeto de lo más parecido? Y, de esa forma, sellar una nueva unión entre humanos y manaketes. Entre dos naciones y dos continentes, para devolverle la paz al mundo entero como antaño.
Chrom
Chrom
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Great Lord | Myrmidon

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Elixir [2]
Escama Fosilizada
Esp. bronce [1]
esp de plata [6]
.
.

Support :
Sissi [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Lissa [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Iwzg0SR

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Espada%202

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] GAwU4iW

Gold :
4395


Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Luzrov Rulay el Sáb Oct 26, 2019 11:54 pm

Luz no pudo evitar sentirse algo ridículo en cuanto el príncipe y la reina le explicaron las opiniones que ambos tenían sobre el protocolo. No se arrepentía de haber expresado sus dudas y preocupaciones, pero tampoco podía evitar sentirse algo abochornado por haberla dado tanta importancia a algo que al parecer carecía de ella. Su risa continuo,igual de suave, en parte como una manera de dejar salir los nervios que de la nada estaba sintiendo,en parte contagiado por las risas ajenas.

-Pero el protocolo existe porque alguien lo vio necesario,de otra manera no hubiese sido creado en primer lugar... y sin saber de antemano su opinión al respecto lo que me correspondía era preocuparme por ello...

Los miro a ambos,les sonrió con ternura. Una sonrisa que aumento levemente ante el familiar gesto que estaba recibiendo de parte del príncipe. Era un simple toque sobre su hombro,pero era natural... y la naturalidad demostraba comodidad,confianza... Se sentía honrado, por mas pequeño que fuese el gesto. Cómodo, lo suficiente para permitirse "reprender" levemente al hombre de cabellos azules.

-Aunque Chrom , no debería quejarse por el papeleo... después de todo es por verse obligado a tener que hacer el mismo que se le enseño a leer y a escribir... por mas aburrido que sea es algo que le a otorgado una habilidad y conocimiento del cual mucha gente carece... Y en cuanto a usted majestad, consultare con mis amigas de las llanuras el relato y le escribiré si descubro algo que crea que os puede ser de interés...

Le preguntaría a Lyn y a Khigu por separado, pues al ser ambas de distintas tribus existía la opción de que hubiera distintas creencias y leyendas, por mas similitudes que habría entre ellas. Pero seria mejor que pensase en eso en otra ocasión. No quería pensar demasiado en la mujer de cabellos verdes. No cuando había estado todo el viaje evitando los pensamientos sobre ella. No cuando era momento de avanzar entre las edificaciones,cuando era momento de concentrarse...

El clérigo paseaba su mirada por todo el lugar a medida que avanzaban.En parte para no correr el riesgo de tropezar con nada, de romper algún objeto de valor o caerse. Pues si bien el cielo comenzaba a clarear,aun no amanecía. En parte por examinar aquellas estructuras tan diferentes a las propias.

Fue la capilla que era su objetivo lo que mas le sorprendió. La edificación estaba tan entremezclada con todo su entorno,con toda la naturaleza que los envolvía... pero al mismo tiempo era tan diferentes al resto de edificaciones que eso hacia que en parte pareciera que no parecía al mismo conjunto. No compartía forma, tampoco los elementos de las fachadas, ni la decoración, ni el tamaño. Era simple, modesto,pero no por ello menos hermoso. Simplemente no tenia adornos ostentosos ni innecesarias muestras de poder y dinero... Aquello hizo que el clérigo se relajase, pues era algo con lo que estaba mas familiarizado. No conocía el interior del resto de edificios, pero el altar allí presente le recordaba a las parroquias donde había estado a lo largo de los años. Simple, funcional. Creado solo para cumplir con su objetivo, concentrado toda la atención dicho fin.

Luz no compartía la fe de sus acompañantes. Aunque lo ignorase no sentía la fe y devoción, la profunda emoción,que sus acompañantes sentían hacia ese lugar. Pero si sentía curiosidad,la novedad que todo lo que le envolvía. Por ello paseaba su mirada sin descanso por el lugar... al menos hasta que la voz de la reina se volví a alzar. Se acerco entonces al altar,todo lo que podía sin interferir en los movimientos o espacio ajeno. Vio como los objetos eran depositados. Primero los de Sissi, después los de Chrom. Su ojos violetas viajando entre lo que ahora estaba extendido sobre la piedra. Analizándolo. Sus oídos atentos a las peticiones que le eran realizadas,a las explicaciones que recibía.

Guardo silencio unos instantes. En parte por si alguno deseaba añadir alguna palabra mas.En parte por que se encontraba analizando la situación.

Lo que Sissi le pedía,lo que le otorgaba, le era mas familiar. La mujer no era ni una garza ni un kitsune, pero no dejaba de ser una criatura cuyo cuerpo se transformaba.No dejaba de ser mágica. Y lo que le había sido otorgado,el liquido que desprendía magia encerrado en una botella, el pergamino que lo acompañaba... sabia que hacer, y sabia que ocurriría con ello... Frunció el ceño con algo de preocupación.

-No es algo tan simple de explicar como el saber o no leerlo... No me hace falta abrirlo para saber que no seré capaz de leer,pues solo conozco la lengua común, pero... ya lo he visto antes. No la lagrima, y no ese papiro, pero si otros brebajes mágicos...

Su mano se acerco distraída,rozo el papiro con la punta de uno de sus dedos enguantados.

-No se leerlo pero si que comprendo lo que dice... no se como explicarlo de forma adecuada... es como si mi magia resonase con todo. Con el brebaje y con las palabras , y es esa magia y esa resonancia lo que me hace comprender algo que no puedo leer... y lo que hace que me mueva por instinto. Que todo reaccione a mi... Lo siento. No estoy siendo claro...

Aparto la mirada de los objetos y la dirigió a la mujer. Sonriendo le con algo de pena, un tanto abochornado por su propia explicación. Mas no sabia que otras palabras usar, no cuando era algo que ni el mismo sabia como era capaz de hacer. Algo que nunca le había sido enseñado, que nunca había estudiado formalmente.

-Lo que debería decir es que si, puedo ayudaros. Pues ya lo he echo antes,en dos ocasiones similares. Y como es algo que ya he echo de antemano debo advertiros. Vuestro cuerpo cambiara, y no sera agradable... Algo en vuestro interior, puede que incluso en vuestro exterior, mutara... un cambio repentino y doloroso que hará que no puedas ser lo que erais antes... Algo con lo que me temo que no podre ayudaros. Por mas doloroso que sea, mis habilidades como sanador,o las de cualquier otro clérigo, no podrían parar el dolo ni calmarlo... es algo por lo que deberías de pasar,algo así como un precio por despertar dicho poder.... Pero aunque no os pueda ayudar prometo estar a vuestro lado durante todo el proceso,tal y como hice en el pasado... Todo lo que dure, e incluso después....

Le dedico una sonrisa tierna, tranquilizadora. Algo no dedicado a los dos nobles. Esta vez era para Sissi, solo para Sissi.

-Normalmente es después de esta advertencia cuando pregunto si realmente desean seguir con esto o no, pero teniendo en cuenta la determinación y objetivos de su majestad creo que ya se la respuesta... Así que no preguntare nada solo haré un pequeño pedido egoísta... Cumpliré primero, o al menos lo intentare, la petición del príncipe... pues en su caso es su arma la implicada, y no su propio cuerpo....

Y como era una petición egoísta no pidió permiso ni espero respuesta. Simplemente desvió su mirada a la espada,al colmillo.

El caso del arma era algo mas... complejo para Luz. Después de todo solo había conseguido despertar el poder de un arma en una ocasión, una ocasión no muy lejana. Y había demasiadas diferencias. La espada se encontraba en un altar, su poder encerrado en una gema de color rojizo. Y la llave para liberar dicho poder y despertar el arma era una inscripción que formaba parte del altar mismo.... algo que Luz recordaba al mismo tiempo con claridad y como si de un recuerdo borroso se tratase. Algo que le resultaba confuso, ni muy placentero... como lo fue el ser llamado por el arma, el usar su magia por instinto para responder aquel llamado...

La primera diferencia era que en esa ocasión nada le llamaba. Ni había gema, ni llave alguna a simple vista. Era la espada y el colmillo...

Cerro los ojos,se concentro rememorando las palabras de Chrom momentos atrás. Una espada forjada por un colmillo ... tenia sentido que otro colmillo sirviese de llave. Si la espada había confiado ella misma su propio poder significaba que algo de magia había en su interior, que tenia cierta voluntad. Voluntad que quizás solo fuese despertada por aquel que lo creo, o algo relacionado con su creador... que despertase ante el colmillo de otro manakete... Aun así faltaría algo. Las palabras, el hechizo en si... Aquello que estaba en los pergaminos,aquello que estaba en el altar... el conjuro usado para sellarlo y que también seria usado para liberarlo, aquello dejado atrás por quien sello su poder.... Pero....

Abrió los ojos al percatarse de ello. La espada no había sido sellada,si no que se había sellado a si misma...

-Chrom,con vuestro permiso...


Se acerco aun mas al altar, hasta quedar prácticamente pegado a el. Se inclino sobre la espada.Se quito los guantes y coloco una de sus manos sobre la hoja del arma. Aunque era mas bien una caricia mas que un toque en si. Comenzó a mover su mano,avanzando la misma con lentitud por la espada, intentando recorrer toda la superficie de la misma. Sonrió cuando encontró aquello que buscaba. La espada tenia partes doradas, pues no sabia si era realmente oro o algún otro material. Pero entre la hoja y el manga había una hermosa forma dorada, algo bello ,con un agujero que de cierta manera simulaba la forma de una gota en medio. Y era alrededor de dicho agujero,de dicho elemento que le daba esa forma tan hermosa a la espada ,que lo encontró. Letras,formas grabadas en el arma. Tan finas y pequeñas que Luz no fue capaz de apreciarlas a simple vista,que no fue capaz de encontrarlo hasta que su mano logro tocarlo.

En realidad no tenia motivos para sonreír, pues no sabia si era lo que estaba buscando o no,no sabia si funcionaria o no. Pero algo dentro de si le decía que si,que funcionaria, algo dentro de el estaba impaciente por probarlo. Tomo el colmillo. Lo coloco con delicadeza sobre e centro de la hoja, poso su dedo indice sobre el.

-Es la primera vez que hago esto y no puedo asegurar que funcione,pero... voy a poner todo mi poder en ello... no dañare la reliquia de vuestra familia...

Cerro los ojos. Tomo aire. Llamo a su magia,al poder que dormia dentro de el. El mismo no tardo en reaccionar,en recorrer todo su cuerpo hasta acabar en la punta de sus dedos. Una energía calidad, nerviosa,ansiosa... como si hubiera estado esperando por salir... puede que en el fondo la espada familiar de Chrom si que lo estuviera llamando,solo que de manera mas silenciosa...

Comenzó a recorrer con el dedo las letras grabadas en la espada. Con cuidado,con lentitud.Su otra mano,el dedo indice de ella, se movía al mismo ritmo. Trazando las mismas formas sobre el colmillo, usando toda la superficie del objeto para ello. Letra a letra,poco a poco, tomándose su tiempo. Apenas respirando de tan concentrado que estaba en su labor,tan sumido en la forma que sus dedos creaban,en el calor que lo recorría.... y entonces acabo.... como si apenas hubiera durado un suspiro,como si no hubiera nada... Levanto ambas manos de su lugar.El colmillo comenzó a brilla y a perder forma, convirtiéndose en un liquido brillante y blanquecino que cayo sobre la hoja de la espada. Que se extendió por toda su superficie, envolviendo el arma en dicho brillo... un brillo que duro lo mismo que una estrella fugaz,pues apenas cubrió toda la espada se desvaneció. Como si nunca hubiera estado... y junto con el brillo desapareció el colmillo...

Luz dejo caer sus brazos a ambos lados de su cuerpo, como si fuese un peso muerto. Tomo aire,una gran bocanada, como si hasta ese momento se hubiese estado ahogando... Abrió los ojos ,algo desenfocados... su mente aun concentrada en lo que había estado haciendo, como si aun no procesase que ya había acabado todo....

El filo de la espada parecía mas brillante que antes,su presencia mas imponente...


off:
La inscripción que menciono en la espada seria esa que marca en rojo la imagen,en el mismo lugar
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] A0bbef8b8d7949e393e1077d367f0965
Luzrov Rulay
Luzrov Rulay
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer | Pegasus Knight

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [2]
Tomo de Shine [4]
Gema Destello
.

Support :
Lyndis [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] OaIUyNL
Semi [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Khigu [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Staff-4[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Tomo-3

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] YvwSTdF

Gold :
265


Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Sissi el Dom Nov 03, 2019 9:15 pm

En cuanto el príncipe Chrom dejó sus propios objetos encima del altar, Sissi le puso una mano en el hombro en señal de apoyo. Se ruborizó junto a él al ver el fragmento de su propio colmillo siendo entregado como ofrenda y parte del ritual de la Falchion. Recordaba a la perfección la batalla, sucedida pocos días atrás en la que un ataque enemigo había partido uno de sus colmillos, apenas una astilla del enorme diente dracónico. El pedacito había volado a los pies del príncipe y Sissi se lo había obsequiado una vez ambos recuperaron el aliento tras la contienda. En su forma antropomórfica, Sissi se había mirado en el espejo y había descubierto que a uno de sus premolares le faltaba un trozo. Daba gracias a Naga que no hubiera sido uno de los paletos o incisivos delanteros, aunque cuando sonreía con toda la dentadura era visible el pequeño hueco. Aún le daba un poco de vergüenza enseñarlo, en especial después del pánico generalizado entre sus doncellas cuando descubrieron que la sonrisa de su reina tenía una marca para siempre; sin embargo, era al mismo tiempo un motivo de orgullo. Era un pequeño precio a pagar por proteger a su pueblo.

El cuidado con el que Chrom lo había mantenido a buen recaudo hasta ese momento llenó de cariño el corazón de Sissi. Para ella era un simple trozo de hueso roto, pero para el príncipe tenía un valor especial, y Sissi se descubrió mirando el colmillo a través de los ojos de su amigo. Como él, rezaba a la diosa que todo lo que habían hecho y conseguido tuviera éxito. Fueran cuales fueran los dones de Naga, Sissi los aceptaría a pesar del dolor o los sacrificios que tuviera que hacer. No parpadeó ni mostró debilidad ante las palabras de Luz. Nadie mejor que un manakete conocía la naturaleza del cambio. La metamorfosis no era nada ajeno para ella. Era parte de su esencia y de la dualidad que existían en todos los laguz, especialmente en los antiguos, que tantos siglos podían llegar  vivir con ambas partes de de ser en un solo cuerpo. Aun así, las palabras de compañerismo y apoyo de la santa la consolaron. La soledad era uno de sus mayores temores. A pesar de que sabía que Chrom estaría allí para ella también, Luz había realizado el ritual en otras ocasiones y tenía más experiencia en cuidar y sanar.

Asintió y esperó el inicio del ritual al lado del príncipe. No hubo palabras. En silencio juntó su mano con la de Chrom y la apretó. Siguió los gestos de la Santa; el modo en el que acarició el filo de la espada y las energías que a su alrededor se movieron acordes. Sissi cerró los ojos y se concentró en respirar, en sentir la piedra antigua que había bajo sus pies desnudos. Había vibraciones sutiles. El aire a su alrededor era pesado y cargaba el olor del amanecer con él. Las olas rompieron con fuerza contra el acantilado. En el horizonte, despuntaron los primeros rayos del gran astro solar. La oscuridad que veía con los párpados bajados fue tornándose clara, hasta que la negrura dio paso a la luz. Al abrir los ojos, el colmillo que reposaba en el centro del arma había perdido su forma sólida y había pasado a ser uno con la Falchion. Y la hoja de la espada resplandeció con luz roja contra el rojo de la piedra teñida por el sol. Roja como todo nacimiento.

Sissi sintió un pálpito, algo indefinido, glauco y resbaladizo, y dejó de sujetar la mano de Chrom de forma abrupta. Se echó hacia atrás con el cuerpo temblado y los ojos muy abiertos, incapaces de parpadear. Clavó la pupila negra, ligeramente rasgada, sobre el filo plateado de la espada. En aquel breve destello que apenas duró un parpadeo, Sissi pudo ver una sombra densa y roja mezclada con el brillo blanco de la Falchion. Roja como la sangre. Blanca como los huesos. Roja como la soledad. Blanca como el silencio. Roja como el nervio de una bestia. Blanca como el corazón de un dios. Roja como el odio que se derrite. Blanca como los aullidos de dolor. Roja como una sombra que devora la noche. Blanca como los suspiros de la luna. Brillo blanco que se tiñe de rojo.

La Falchion había sido una matadragones antes de quedar dormida. Ahora volvía a serlo. Sissi no había creído que su resurrección fuera a ser algo tan violento para ella, pero el poder que emanaba hizo que su alma dracónica se retorciera inquieta en su interior. Sentía el  latido de la hoja afilada como una presencia en su garganta y tuvo que tomarse unos momentos agarrada contra una de las columnas del templo, sus pies a punto de tocar el vacío que había un paso más atrás. Respiró. Se obligó a cerrar los ojos y a tomar aire para calmar el temblor de sus manos. Quería alzar el vuelo y poner espacio entre la espada y ella. Pero, poco a poco, el brillo de la hoja se detuvo y Sissi pudo respirar mejor. La sensación de querer huir se fue apagando. La magia en el núcleo era inteligente, sabia, antigua. La hoja pareció reaccionar ante la energía que tenía alrededor y el pálpito se hizo menos intenso y agresivo; fue variando, acostumbrándose a las pulsiones de los presentes: a la esencia de Luz, su creadora; de Chrom, su portador. También de Sissi, con quién ahora compartía parte de su naturaleza.

–Lo lamento. Estoy bien, estoy bien –dijo tras unos momentos en los que recuperaba el aliento. Aún temblaba un poco–. No esperaba que pudiera afectarme tanto. Pero estoy bien. Solo… no la acerques mucho a mí, por ahora. Estoy tratando de acostumbrarme y confiar en ella, pero es difícil. Me responde el instinto aunque yo sé que tú nunca me harías daño, Chrom. –Le sonrió un poco para demostrar que verdaderamente ya no estaba tan perturbada y así no aumentar la preocupación que el príncipe hubiera podido sentir por su rechazo inicial. –Podemos proseguir con el ritual cuando queráis, estimada Luz. Estoy preparada y el sol está a punto de salir del todo. Es el momento. –Sissi se acercó a la sacerdotisa por el lado contrario al que se encontraba Chrom y la Falchion. Más tarde tendría que hacer las paces con la espada, pues tendrían que combatir juntas en poco tiempo, pero por el momento tenía que centrarse en su razón particular para subir el volcán dormido: la lágrima de Naga.
Sissi
Sissi
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
DragonStone Plus [4]
Lágrima de Naga
Tónico de def [1]
Escrito Mítico
DragonStone [1]

Support :
Sera [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Iwzg0SR
Chrom [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v
Zephiel [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] JEIjc1v

Especialización :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Piedra%202

Experiencia :
[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Fy4uE7I

Gold :
5842


Volver arriba Ir abajo

[Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov] Empty Re: [Social] El despertar de la fuerza. [Priv. Chrom & Luzrov]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.