Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Empty [Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne]

Mensaje por Narrador el Sáb Jul 27, 2019 8:27 pm

[Vista previa:]

[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] AF3QbjW

Advertía el diario de Kaltrina sobre los Fire Emblems: artefactos y armas de poder inmenso, inestables por ese mismo motivo, cuya aparición en la antigua gran guerra trajo la ruina. Es preciso resguardarlas del caos y evitar que la historia se repita.

El Medallón de Lehran, lamentablemente, es un objeto tan poco conocido y envuelto en tanto misticismo que hacerse cualquier idea de su locación resulta en extremo difícil. El más exhaustivo rastreo ha dado señales de su permanencia principalmente con la raza de las garzas, puesto que se supone que sólo las nobles razas laguz han cargado con la responsabilidad de protegerlo sin utilizarlo; para luego, tras la Masacre de Serenes mucho antes de los emergidos, ser llevado en manos laguz especialmente capacitadas para tratar y contener su inmenso poder furtivamente a un templo en Daein, llamado templo Palmeni. Allí el rastro se perdió por un tiempo, además, aquel templo fue arrasado por emergidos no hace mucho en el flujo de la guerra. Pero ahora que el místico artefacto está siendo aceptado como una terrible realidad y se ha vuelto una preocupación para todo el continente, la pista de los emergidos que arrasaron Palmeni ha podido seguirse hasta conjeturarse que ha ido a parar a Crimea, nada menos que a su ciudad capital, vieja base emergida que las criaturas han estado dejando atrás y vaciando últimamente.

[El equipo puede tomarse 1 ó 2 turnos completos de rolear a sus anchas para ingresar al área mostrada. Comenzarán la misión entrando por el lado Sur del mapa.
El plazo para el post de cada jugador es de 14 días desde el último post en el tema, que en caso de no cumplirse conllevará a saltarse su turno o retirarle de misión según el caso.]
Support :
None.

Experiencia :
[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Jm5byz1

Gold :
5468


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Empty Re: [Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne]

Mensaje por Judal el Sáb Ago 10, 2019 7:33 pm

¿Cuanto podía correr uno antes que la situación se diese vuelta y le mordiese el trasero? Pues aparentemente no mucho, pues allí estaba, el ex gobernador, de regreso en Crimea, y todo el desastre que había dejado atrás, con la esperanza de que si lo ignorase, desapareciera, estaba allí, más grande que nunca. Todo lo que había hecho en aquel lugar había sido una serie de error tras error, una lista de negligencias que parecía no tener fin, una torre de base de arena donde no se necesitaba ser un experto para ver que aquel futuro solo aguardaba desastre. Y lo peor de todo… era que lo había hecho en conocimiento de lo que iba a pasar, era negligencia hecha y derecha a total consciencia. Pero es que administrar un país era tanto trabajo, y uno tan aburrido que simplemente fue dejando tareas de lado, tomando provecho de donde podía tomarlo y drenando las arcas reales mostrando una pantalla de éxito hasta que, como una pintura de teatro, se cayó por su propio peso revelando la cruda realidad.

Pero ya estaba, los emergidos habían atacado, los sub-humanos pasaban la frontera, tenía excusas de sobra a los ojos del príncipe para excusar su regreso a Daein, no con la cola entre las patas, si no que con la cabeza en alto, indignado del poco apoyo que había recibido y lamentando todo el trabajo que había tirado a la basura, incluso llevándose halagos por haber logrado “tanta producción” de materia prima pese a la “situación poco favorable” del lugar, lo que en realidad se traducía a simplemente explotar todo lo que había en esa tierra, recursos y personas por igual. Y claro, traspasar todos los objetos de valor, libros y documentos principalmente, desde la capital hasta Daein.

Y cuando creía que ya estaba todo terminado y no tendría que pisar más aquel antro de perdición… tenía que regresar.

Y allí estaba. En una misión suicida para recuperar una reliquia que estaba convencido que no era más que una leyenda, un símbolo que servía para dar miedo y alimentar la avaricia de los hombres… y es que él normalmente estaría buscando lo que las leyendas prometían, poder y riquezas, pero por lo que sabía lo que buscaba no era más que un disco de piedra mohosa, en el mejor de los casos, hierro oxidado. Pero tenía órdenes que no podía ignorar, su príncipe le había enviado allí y tendría que regresar con algo entre las manos y creyendo que perseguía la nada misma, le venía como anillo al dedo tener una testigo que pudiese decir “y no había nada” cuando llegaran a donde fuese que se suponía que tenían que ir.

La compañía no había sido desagradable, por más que habían viajado por sólo unos minutos juntos al reunirse en las afueras de aquella ciudad, ahora casi que completamente abandonada. Ella había sido la experta que había logrado seguir el rastro de emergidos, desde Crimea a la misma Daein y de regreso a ese infame lugar. Él por su parte, apenas habiendo sido parte del proceso, solo se había limitado a asistir a un par de reuniones, responder preguntas y solo poner de su parte en lo que le divertía más y se consideraba mejor, encargarse del viaje y cuánto trámite burocrático hubiese en el medio. Y todo le había llevado a ese lugar para nada tranquilizador. - ¿Crees que fue seguro solo entrar? - Su voz hizo eco en el pasillo en el que avanzaban, se habían cruzado ya con algunos pocos emergidos pero su avanzar lento y cuidadoso les había permitido tomarlos por sorpresa y había quedado sorprendido con la habilidad que aquella pequeña estratega había mostrado, mucha más fuerza y destreza de lo que su pequeño tamaño podía insinuar. Si bien cargaba armas, dagas y su lanza oscura, aún no había hecho ni siquiera asomo por sacarlas, tampoco parecía estar vestido como para tener intenciones de ello. Con pantalones amplios que de milagro no caían por lo bajo que estaban, sandalias de suela de piel que hacía silenciosos sus pasos, y con un pequeño top que era cubierto casi por completo por un amplio pañuelo blanco en su cuello, mostraba más piel que cualquier cortesana de la calle. Su larga trenza negra estaba sujeta por una abrazadera de oro, a juego con la gran cantidad de joyas que llevaba consigo, siendo las principales sus muñequeras de oro que cubrían casi todo su antebrazo y el collar que abrazaba casi todo su cuello. - Escucho algo… vamos despacio. - Advirtió antes de girar en el pasillo.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer | Tactician

Cargo :
Consejero Real | Gobernador de Crimea

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Longbow [2]
Dagas de bronce [1]
Lanza de Bronce [2]
Naberius [3]
.
.

Support :
Pelleas [Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] OaIUyNL
Izaya [Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Daga-1[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Lanza3

Experiencia :
[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] AslQXcW

Gold :
153


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Empty Re: [Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne]

Mensaje por Morgan el Jue Ago 15, 2019 12:09 am

No se trataba de que la empujara alguna clase de sentimiento servil hacia Daein por ser un sitio que la acogía a ella y a su hermano, dada la actual crisis plegiana. Desde luego que agradecía y apreciaba el hecho, mas su decisión de ofrecerse como voluntaria para realizar aquella misión no provenía de allí. Si debía razonar su deseo, mayoritariamente tendría que ver con el diario de Kaltrina y cuanto creía haber comprendido las frustraciones de una mujer sin dudas talentosa y fuerte, que había intentado controlar un desastre mundial y terminado teniendo que buscar salidas distintas, creativas y de resultados extremos, como se veía que habían terminado las cosas. La idea de ganar la mayor guerra de todas, aquella que ni siquiera la impresionante maestra estratega había podido pelear en su momento, le llamaba bastante. Además, si los emergidos se habían vuelto contra Plegia a aquellas alturas del juego, su estatus de aliados circunstanciales cambiaba y Morgan no tenía ya problema en hacerlos su nuevo blanco, un enemigo que si lograba derrotar, le granjearía inimaginable prestigio. Si quitarles un objeto bendito e histórico que de otro modo los malditos usarían como arma era un primer paso, le parecía bien encargarse de ello. Algo de interesante tendría ver un Fire Emblem con sus propios ojos.

No negaría que se trataba también, en cierta medida, de los fantásticos juguetes que podía llevarse en la misión. No sólo era hora de sacar al campo de batalla la espada Levin que su querido padre le había ayudado a conseguir, para probarla y lucirla en un contexto merecedor, sino que además, apenas mostrada su voluntad de rastrear a los emergidos e ir, le había sido concedido un tesoro más: Siegfried, legendaria espada perteneciente a cierto príncipe de Nohr, que por casualidades de la vida estaba con la realeza de Daein en esos momentos. Querían que la llevara consigo, de modo que ahora no una sino dos armas legendarias estaban en su poder, descansando cada una en su correspondiente funda a cada lado de la cadera de la estratega, sostenidas por correas cruzadas. Menos mal que era ambidiestra. Si las cosas eran como las imaginaba, anticipaba tener literalmente el doble de diversión.

Para mejorarle aún más la experiencia, la persona con quien le tocaba ir no estaba nada mal. Todo lo opuesto a mal. De todas las personas que conocían al consejero real Judal y que le habían comentado que iría también, incluido su propio hermano, a ninguno se le había ocurrido avisarle que el tal consejero era además un bailarín, el primer bailarín de género masculino del que Morgan oía en la vida. Y descubría que la idea de que un chico lindo bailara para ella y le hiciera de soporte en combate era un concepto en el que estaba muy interesada, un carro al que habría montado muchísimo antes, si hubiera sabido que tal cosa existía y se podía. Si sobrevivía esa misión, de verdad que le patearía el trasero a Marc por no ponerla al tanto. Por lo demás, le habría agradado tener el viaje hasta ahí para platicar e indagar sobre el oficio del joven jehan, pero habían tenido que reunirse en el sitio en vez de ir juntos, y una vez allí, ya había otras cosas a las que prestar atención. Nada evitaría que lo mirara con curiosidad a él, a su atuendo, sus joyas y el equipaje que traía las veces que podía, pero trabajo era trabajo y andaban un poco ocupados.

Lo cual tampoco significaba estarse perfectamente callada ni adoptar un semblante estoico, por supuesto. No era el modo en que Morgan hacía las cosas. Estaba atenta a sus alrededores, había tomado todas las precauciones posibles a la hora de entrar a la ciudadela casi desierta y hasta llevaba a su wyvern caminando tras ella en lugar de permitirle alzar vuelo, mas cuando el otro expresó sus reservas, no dudó en despacharlas con rapidez y continuar con las pequeñas curiosidades que, de a poco y tarde, recién ahí podía empezar a atender. Porque la demora en ninguna forma significaría desistir. - Tranquilo, Ju, que vamos bien. Así que… de donde vienes, ¿hay más chicos que sean bailarines? ¿O sólo tú? - El tono de su pregunta estaba lejos de ser despectivo, recriminatorio o reflejar disgusto, sino todo lo contrario. De cualquier modo, su cuidado en proteger a su compañero hasta ese punto debía de estar colaborando a mostrar que su opinión de él no era nada negativa. Se detestaría si se perdía el trabajo de su bailarín por permitir que se torciera un tobillo justo antes, o algo de eso. Constante en la labor, se adelantó para buscar el origen del sonido avisado, escudriñando con discreción hasta ver lo que debía haber sido.

- Ah. ¿Eso? ¡Eso es un laguz! ¿Acaso has visto alguna vez un emergido laguz? - Se relajó de inmediato, sin molestarse en susurrar. Estaban ya entrando en el castillo real de Crimea, el corazón de la ciudadela de Melior, mas sin rastro de sus enemigos aún y viendo sólo a una persona con orejas sobre la cabeza por ahí, equilibrando una cola en la espalda, le quedaba claro que no habían encontrado su combate todavía. Si no era una emergida, no veía problema. Confiada, la joven de corta estatura, ataviada en larga chaqueta de estratega y pesadamente armada, fue la primera en adelantarse hacia la extraña aparición, sin acercar las manos siquiera a los mangos de las espadas sino que alzándolas en saludo. Su wyvern había quedado también bastante distancia atrás, si bien era imposible dejar fuera de vista al reptil particularmente grande. - ¡Pssst, hey! ¿Qué andas haciendo por aquí? Raro lugar donde caer. -
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Grandmaster | Wyvern Rider

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de plata [1]
Concoction [3]
Levin Sword [3]
Siegfried [4]
Espada de acero [3]
Llave maestra [1]

Support :
Marc [Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Espada-4[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Hacha-1

Experiencia :
[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] R5AMTTX

Gold :
248


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Empty Re: [Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne]

Mensaje por Roxanne el Jue Ago 15, 2019 1:34 am

A estas alturas, Roxanne ya comenzaba a tener una relación de amor y de odio con Tellius. Tanto que contar y tan poco tiempo para hacerlo y ella misma comenzaba a extrañar el permanecer con alcohol en las venas más de dos horas; por alguna razón, cada vez consumía menos bebidas etílicas y lo notaba en el temblor de sus manos y su falta de concentración de forma ocasional. No era como si le costase enfocarse, simplemente se sentía tan dispersa que encontraba pocas formas de actuar lo más normal que pudiera. Especialmente después de su encuentro con emergidos en el bosque de Serenes, acompañada de un manatí y de una garza bastante peculiares. Le hubiese gustado el poder mantener el contacto, pero, por la propia naturaleza nómada de la leona era teóricamente imposible. No, no se establecería y mucho menos aceptaría como rey o reina a cualquiera, aquello estaba fuera de discusión.

Al menos, había conseguido algunas recompensas bastante jugosas y que esperaba poder sacarles bastante dinero o poder utilizarlos a su beneficio. Aquello sería de agradecer de cualquier forma posible. Después de lo que Serenes, la leona optó por viajar sin tomar un destino claro, terminando por pisar el territorio de Crimea otra vez; por un momento, había esperado el toparse con un pueblo plagado de enemigos, mas, únicamente pudo detectar con su olfato a un par de beorcs. Se acercó con curiosidad al sentir el aroma característico de la magia oscura proveniente de uno de ellos y algo que le erizó los pelos de la nuca. Por esa vez, iba bastante cautelosa debido a la ubicación del sitio y que aún le daba algo de escalofríos. ¿Por qué demonios se había quedado en Tellius siendo que le traía recuerdos tan dolorosos? Ni ella misma lo sabía, pero, tampoco quería aceptar que estaba ahí únicamente por una emoción tan básica como la nostalgia del hogar perdido.

Y también debía ser sincera: quería a cada emergido fuera de los territorios que la vieron nacer, los quería fuera de sus tierras, aquellas que, se supone, deberían pertenecerle por defecto al no haber más herederos al trono de Gallia que llamasen la atención. El ser la única leona hasta ahora era bastante doloroso, tenía que admitirlo, como una espina más o menos grande bien enterrada en la planta del pie, justo en un punto de presión. Soltó un suspiro entre dientes, luchando por el impulso de quitarse la capucha y de mover sus orejas hacia todas las direcciones posibles. Era difícil, mas, no imposible. Aunque tuvo que desistir cuando vio a las personas que su olfato había detectado. Un bailarín -ya tenía algo de experiencia combatiendo con ellos y era fácil darse cuenta por la ropa que usaba- y una estratega -le recordaba a la misma estratega con la que combatió una vez cerca del Gran Árbol Mila en Chon'Sin-.

Ya acostumbrada a actuar para conseguir algo que quisiera, Roxanne sonrió amenamente en cuanto los vio; puede que los beorcs la hubiesen salvado, pero, no sabía si podía fiarse de ellos considerando que ella era la única laguz ahí. Especialmente si había un wyvern que podría intentar el volverla una brocheta de leona. —¡Vaya! ¡No esperaba ver un wyvern tan bonito por aquí!—. Y no mentía, solamente rezaba en su fuero interno a todas las divinidades que conocía aunque fuesen de nombre para que esa bestia no la convirtiese en su siguiente bocadillo. —¿Qué? Simplemente paseaba por aquí, ¿qué vas voy a hacer en un territorio lleno de emergidos?—. Intentó hacer una broma cuando la estratega le preguntó de forma tan directa el qué hacía allí. Tampoco había que tener demasiadas luces para darse cuenta que de la leona estaba usando un tanto de ironía, no en el sentido de querer ofender, más bien en el de querer sacarles alguna sonrisa. Fuera de que le estaba haciendo ojos coquetos al bailarín solamente por querer fastidiarle o buscar alguna otra reacción; por alguna razón, su olor tenía uno similar a un mago oscuro que conoció también en Crimea y que disfrutó enormemente de verle la cara roja durante un buen rato. El encuentro prometía algo divertido para subirle el ánimo.
Afiliación :
- GALLIA -

Clase :
Lion

Cargo :
Ladrona

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [2]
Símbolo de Satori
Gota de Veneno [2]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Claw1

Experiencia :
[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] POvHqgT

Gold :
1071


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Empty Re: [Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne]

Mensaje por Judal el Miér Ago 28, 2019 12:04 am

La gran bestia que la estratega tenía como montura no era como los otros wyverns que había conocido, ni tampoco el trato que se daban jinete y bestia. Daein tenía un ejército de wyverns riders bastante grande, siendo su especialidad no era raro verlos sobrevolar los cielos y pasar demasiado cerca de la torre para su gusto, pero dentro de todo eran criaturas tranquilas a sus ojos. Cuando había visitado el castillo con el príncipe las había visto de cerca en los cuarteles, grandes lagartos con bocas llenas de dientes como dagas y garras como espadas que apoyaban su cabeza cariñosamente en el hombro de su dueño, que obedecían ordenes con atención a la espera de que les lanzaran un pollo muerto como premio o una pata de cabra la cual devoraban de un bocado. Y dentro de todo, eran criaturas un poco más grande que un caballo. No así la bestia que tenía la plegiana. Era más grande de lo normal, su mirada era fiera y salvaje, gruñendo a todo lo que se le acercaba y hasta a su dueña si esta pasaba demasiado tiempo sin alzar su voz y enfrentarlo como quien enfrenta a un perro callejero. No sabía si temerle más al lagarto a la enana por las agallas que mostraba tener. Pero podía ocultar bien aquel pormenor, sonriendo al hablar y respondiendo las preguntas que la dama le hacía, así fuese para matar el tiempo, aunque no ocultaba su interés por su trabajo y profesión, así como la insana envidia de verla con dos armas legendarias… él tenía la suya y le molestaba hasta los huesos ve a alguien con más de lo que él tenía, sobretodo cuando la acababa de obtener y quería hacerse ver. Con un poco de veneno en su voz y una sonrisa afilada respondió en su andar. - Hay más bailarines hombres en Begnion. De hecho tenía un compañero que me acompañaba en varias de mis rutinas. Claro que entre la sangre noble es más un pasatiempo que una verdadera profesión. - Se resguardaba manteniendo su historia de ser de sangre noble, de pertenecer a familia rica y de estatus, pues era lo que se esperaba de una persona que estaba junto a un heredero a la corona.

En su avanzar soltó un dramático suspiro, audible y evidente de quien quiere que se le pregunte que ocurre, pero no esperó palabra de la chica si no que empezó directamente a hablar. - Esto era todo propiedad de Daein antes de la caída y que decidieran tomarlo como causa perdida, tierra de nadie. Goberné aquí, ¿sabes? Era el gobernador, representante de la corona de Daein en estas tierras, era casi que un rey. - Tecnicamente no mentía y eran palabras grandes, títulos grandes los que se ponía y que efectivamente había tenido. - El príncipe tenía un trato con Nohr y cumplí, ¡Ashera sabe que cumplí! Hice que esos malditos vagos movieran su trasero a los campos y que esas tierras tan secas y estériles como el vientre de la vieja reina de Sindhu dieran frutos, reconstruí su maldita ciudad y dí trabajo… ¿cómo me pagan? No lo hicieron, no pagaban sus impuestos, ocultaban sus producciones, no querían trabajar para Daein… ¡Quienes les salvaron el trasero de los emergidos! Y después vinieron los emergidos… y esos malditos sub-humanos. Daein no me dio tropas… y el resto… es lo que ves. Supongo que tuvieron lo que merecían… ojalá que todo crimeo esté muerto, quemado y mordido por emergidos y sub-humanos. - Tan abstraido estaba con su mnólogo que ni siquiera escuchaba a su compañera que anunciaba la presencia de un laguz.

La mirada carmín se posó en la leona e inmediatamente un gesto de asco asomó en su rostro. Otrora había sido una persona que le eran indiferentes, incluso los trataba como humanos cuando tenía la ocasión de cruzarse con uno, normalmente sirvientes en las mansiones de Begnion. Pero su contacto con el príncipe había hecho que generase la misma repelencia que este le tenía a la raza de bestias. Nacido del miedo y la ignorancia, creyó en las historias que escuchó en Daein. - Ten cuidado Morgan, te pegará pulgas y seguro después levantará la cola y orinará contra la pared. No necesitamos mascotas a donde vamos. - Comentó y trató de seguir adelante. La lanza negra, de diseño vistoso y una gema roja en su centro reaccionó al cambio de humor de su dueño, soltando hilos de humo negro que cayendo como neblina pesada dejaba un camino por donde el bailarín andaba. Al pasar cerca de la rubia notó la mirada que esta le daba, no es que no estuviese acostumbrado a las mirada lasivas, era algo de su anterior profesión, pero que viniese de un sub-humano le ponía la piel de gallina. Sin callarse alzó una ceja aún con el gesto de asco en su rostro. - ¿Qué tanto miras? Si está en celo, seguro que el wyvern puede ayudarte. Vamos Morgan, no perdamos tiempo con gatos callejeros. - Y con esas palabras intentó seguir andando.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer | Tactician

Cargo :
Consejero Real | Gobernador de Crimea

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Longbow [2]
Dagas de bronce [1]
Lanza de Bronce [2]
Naberius [3]
.
.

Support :
Pelleas [Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] OaIUyNL
Izaya [Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Daga-1[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Lanza3

Experiencia :
[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] AslQXcW

Gold :
153


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Empty Re: [Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne]

Mensaje por Morgan el Mar Sep 10, 2019 11:29 am

Había escuchado cuanto Judal tuviera para decir, un favor que no hacía sino a las personas en quienes tenía un interés particular, dada su propia tendencia a platicar hasta por los codos. Lo hacía porque, desde luego, todo lo referente a su profesión le era novedoso y llamativo, lo mismo que sólo continuar mirándole el original atuendo y el cabello increíblemente largo mientras andaban. Pero en cuanto a todo lo demás, lo referente a sus tribulaciones de gobernar y perder Crimea, el hecho era que retenía la atención de Morgan mucho menos. Se perdía terreno por todos lados esos días y ni siquiera estaban de misión allí para recuperarlo; eran asuntos que no venían a cuento y que jamás le habían resultado entretenidos. - Bueno, son cosas que pasan… - Era lo más que podía ofrecer, encogiendo los hombros y dejándose distraer con facilidad por la nueva aparición, hacia la que caminaban. Por algo se había hecho una estratega de combate y había dejado la política, la administración y todo lo otro fuera de sus estudios. A aquellas alturas, tan sólo le importaba qué guerra interna o de gran escala tocaba ganar y cómo hacerlo. Al oír el primer comentario de la joven laguz, su semblante se iluminó con una inmediata sonrisa.

- ¡¿Escuchaste eso, lagartijo?! Hehe. - Dijo, lanzándole una mirada por sobre el hombro a su wyvern, sin dejar de caminar hacia el frente. No parecía que a la criatura le significara mucho lo que le decían, aunque miraba con cierta curiosidad al percibir un tono tan animado de parte de su ama. Sin el menor atisbo de hostilidad, Morgan ya recibía de buen humor el encuentro con la extraña, riendo ante la actitud que esta mostraba. Un contraste marcado con su compañero, quien no sólo no parecía dispuesto ni a pararse a saludar, sino que soltaba comentarios abiertamente desdeñosos. No podía sino percibirlos como innecesarios, cuando la laguz que tenían allí parecía tan simpática. - ¡Venga, Ju, no seas así! Qué malo. - Amonestó, manos puestas en sus caderas al quedarse parada en el sitio, indispuesta a sólo pasar de largo a la laguz. Enseguida se volvió hacia ella. - No le hagas caso, es un bailarín, es así. Y trabajaba acá cuando Crimea era de Daein, eso también pone de malas a cualquiera. - Principalmente, creía que aclarar que era un artista habría de justificar la mayor parte de esa repentina muestra de carácter. Eso, y simplemente le agradaba poder mencionar que el hombre era un bailarín por oficio, dándole una cierta miradita sonriente a la otra chica al hacerlo, como un tácito “¿qué tal eso?”.

No obstante, le preocupaba un poco ese humor del joven, no tanto por las palabras ácidas, sino por los indicios de magia que empezaban a trazarse tras sus pasos. No olvidaba que, además de bailarín, era el consejero y discípulo del príncipe de Daein; muy posible era, muy factible con esa visión ante sus ojos, que tuviera ciertas conexiones con magia negra. La plegiana comprendió de inmediato que aquella lanza que cargaba debía ser como la espada Siegfried que a ella se le había confiado, una clase de arma imbuida de tal elemento, y que resultaba sorprendente que alguien no catalogado primeramente como guerrero pudiese portar. Hasta el momento no había preguntado por ello, pero podía juzgar ya por sí misma que Daein estaba bien equipada. Alzaba la pregunta, sin embargo, de qué significaba esa arma para el rol de Judal en el campo de batalla, que Morgan venía calculando como meramente de apoyo. Tendría que preguntárselo luego. En ese momento, su otra preocupación presionaba más: el hecho de que se adelantaba por su cuenta en la amplia estancia.

- Oye. No te adelantes sólo. - Dijo, apresurándose a darle alcance. Si bien ese sitio en particular se hallaba calmo, no sabían cuando hallarían su blanco, o cuando este les hallaría a ellos; querría estar cerca, de preferencia delante de Judal cuando eso ocurriera. Su wyvern le siguió con su pesado andar, rebasando a la laguz para ponerse junto a su dueña y olfateando el entorno como si buscara presa. La estratega se giró un momento, dirigiéndose una vez más a la laguz. - Linda, ehh, no tengo tu nombre… pero si estás desocupada, ¿quieres venir? He sabido que los laguz son super fuertes y a nosotros nos vendría bien una mano. Estamos haciendo un trabajito, buscando a unos emergidos para filetearlos, nada más. ¿Cierto, Ju? - Ofreció, codeando a su compañero al decir aquello. No podía estar en contra de una mano de ayuda extra, especialmente una buena. El único laguz que Morgan había conocido cercanamente antes no había sido ningún guerrero, a aquel se le daba mejor escabullirse, pero era un caso particular, todavía estaba dispuesta a creer lo que los libros venían diciendo. Y si no, le serviría igualmente un poco de información, una indicación útil, fin para el cual agregó enseguida, gesticulando con el pulgar a la silente amplitud que los rodeaba. - Aunque no se ven muchos por aquí, lo estoy encontrando raro… si de casualidad has visto algunos, algo más que uno por vez… -

Spoiler:
Voy ya activando [Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Concentracion Fortalecer sobre Judal, subiendo su nivel de lanza de plata a máximo/legendario ;D
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Grandmaster | Wyvern Rider

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de plata [1]
Concoction [3]
Levin Sword [3]
Siegfried [4]
Espada de acero [3]
Llave maestra [1]

Support :
Marc [Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Espada-4[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Hacha-1

Experiencia :
[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] R5AMTTX

Gold :
248


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Empty Re: [Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne]

Mensaje por Roxanne el Mar Sep 10, 2019 6:08 pm

¿Por qué tan amargado, cariño? ¿Acaso todos los beorcs sois tan aburridos siempre? Que de otra forma, no me lo explico—. Canturreó Roxanne, sin siquiera molestarse por el comentario que le había dado el bailarín y quitándole importancia. Bueno, si no podía molestar a alguien aunque fuese un poquito, entonces le tocaría conversar con la otra chica presente. —No te preocupes por éso. Solamente huele similar a alguien que conocí en Daein, es todo—. Por una mera cuestión de respeto, no se acercó a rascarle bajo el hocico al wyvern, detectando el color penetrante de la magia oscura proveniente de los dos humanos que estaban presentes, sintiéndola más fuerte en la dueña de la montura voladora. Aquello, más que molestarle, era casi una canción de cuna para su propia y muy sensible nariz. Lo que sí le pasó es que se le iluminaron los ojos al escuchar la especialidad del único varón del grupo y aplaudió repetitivamente cual niña pequeña. —¡Perfecto, simplemente perfecto! Éso nos será muy, pero, muy útil—. Ni siquiera quiso ocultar su entusiasmo -quizá más notorio que antes producto de esa bota de vino que se había bebido mucho antes-, notándose en el leve movimiento oscilante de la punta de su cola, ahora curvada, en señal de alegría.

Si supiera ese bailarín que no era un laguz fiera cualquiera, vaya seudo insulto el que le había dado; . Centró su atención al completo en la joven, escuchándola con atención y soltando una pequeña risa divertida por la preocupación de la muchacha. Al menos, ahora la rubia teñida -y ya no tanto, se le notaban cada vez más las raíces del pelo pelirrojas- sabía que no era la única preocupada por la situación que, ahora mismo, estaban manejando de por sí, siguiéndoles de inmediato, mas, sin bajar la guardia. En lugares con emergidos, no podía simplemente irse de rositas por ahí y pensar que eran los tiempos anteriores a la llegada de éstos. —Soy Roxanne, pero, puedes llamarme Roxy—. Se presentó como primera acción antes de darle a la estratega la información que era seguro que necesitaría de su persona. Por lo que había visto, ambos ya se conocían y, si lo consideraba del todo bien incluso pese a la ligera bruma que el alcohol le causaba, ya tendrían algo de experiencia sobrellevando este tipo de situaciones. —No tengo problema en echarles una mano. Por si les sirve, soy una leona; no la gran cosa, pero, de que les puedo servir como carne de cañón, puedo—. Por su parte, la laguz aceptó la oferta, comenzando a tomar un ánimo más de guerrero y no tanto de una pícara que hacía lo necesario para sobrevivir.

Discretamente, comenzó a olfatear el aire y a poner atención en que el posible eco de los pasos tanto los propios como los de sus acompañantes con wyvern incluido siguiera siendo el de los mismos que entraron al recinto; veía a todos tan bien armados que se sintió un poco intimidada. El cómo iba a suplir su falta de fuerza actual le era un poco misterioso, solamente le quedaba el rogar para que el caos terminase lo antes posible y sin mayores problemas que los que deberían tener al tratar con emergidos. Más por una cuestión de costumbre que de otra cosa, había transformado hasta los antebrazos en garras más bien humanoides de león con su característico pelaje pelirrojo, única señal de que había desenvainado, por así decirlo, su propia arma y estaba analizando sus alrededores con tal de no sucediera nada que causara preocupación real. —Si no vienen, casi de seguro que es una emboscada. Están mucho más extraños que de costumbre—. Concedió, dándose el tiempo de vez en cuando de girarse por completo y mantenerse lo más alerta posible. Antes le había sido mucho más fácil por una cuestión de que habían más laguz y, casi por defecto, éstos se ayudaban entre sí. Con los beorcs, Roxanne no siempre se sentía del todo en aquella misma confianza y le costaba mantenerse a punto para algún combate en caso de necesitarlo.
Afiliación :
- GALLIA -

Clase :
Lion

Cargo :
Ladrona

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [2]
Símbolo de Satori
Gota de Veneno [2]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Claw1

Experiencia :
[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] POvHqgT

Gold :
1071


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Empty Re: [Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne]

Mensaje por Narrador el Jue Sep 12, 2019 3:06 pm

Antes de poder proceder a la siguiente sala, el equipo puede oír un sonido extraño, como de una criatura voladora, pero demasiado sonoro y pesado para un wyvern o pegaso. El hecho de que puedan oírlo se debe a que el siguiente salón, justo delante, parece haber tenido un derrumbe, la mitad de su techo caído hacia el interior del lugar. Casi enseguida, algo golpea contra la pared exterior del castillo allí adelante, pareciendo sacudirlo todo. Por la gran apertura en el techo pueden ver garras enormes que se posan, para luego dar paso a la entrada de una criatura jamás antes vista: un dragón de escamas negras y brillantes ojos color sangre, tal como los de un emergido, que desciende al interior del lugar. Protectivamente, rodea y olfatea un cofre cerrado que hay allí, y que parece emitir por la mínima rendija de su cerrojo una luz interior, para luego posicionarse por delante. Un par de otros emergidos salen de lo profundo del edificio a unirse al laguz.

Inicia la MODALIDAD DE MAPA.
Modo de uso y reglas AQUÍ.


[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Scs4K25

OBJETIVO: DERROTAR A TODOS LOS ENEMIGOS

Recuento de HP:

[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] 1ZjI9q5
[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] 0FISh4t[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] 0FISh4t[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] 0FISh4t

[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] NmwoKIe
[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] 0FISh4t[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] 0FISh4t[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] 0FISh4t[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] 0FISh4t

[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] L1AS70Q
[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] 0FISh4t[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] 0FISh4t[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] 0FISh4t[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] 0FISh4t
Support :
None.

Experiencia :
[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Jm5byz1

Gold :
5468


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne] Empty Re: [Misión] Medallón de Lehran [Judal, Morgan, Roxanne]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.