Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FE:LW - Awards













TWITTER
afiliados



Crear foro

[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Empty [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel]

Mensaje por Narrador el Sáb Jul 27, 2019 11:21 pm

[Vista previa:]

[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] ZikweSF

Advertía el diario de Kaltrina sobre los Fire Emblems: artefactos y armas de poder inmenso, inestables por ese mismo motivo, cuya aparición en la antigua gran guerra trajo la ruina. Es preciso resguardarlas del caos y evitar que la historia se repita.

La espada matadragones, Falchion, o al menos la versión de ella que no está segura y bien guardad en Akaneia, descansa en pleno Viejo Imperio de Valm. Lo último que se ha sabido de ella, revisando registros de los conflictos que asolaron ese continente ante de la los emergidos, es que había sido enclaustrada en las catacumbas de uno de los castillos más grandes e importantes. Hoy por hoy, el sitio por supuesto ha caído y se halla en ruina, pero lo que había bajo tierra sigue estando. Sufriendo sólo derrumbes menores, las catacumbas están a la espera, envueltas en una atmósfera opresiva y un calor extraño y peligroso.

[El equipo puede tomarse 1 ó 2 turnos completos de rolear a sus anchas para ingresar al área mostrada. Comenzarán la misión entrando por el lado Suroeste del mapa.
El plazo para el post de cada jugador es de 14 días desde el último post en el tema, que en caso de no cumplirse conllevará a saltarse su turno o retirarle de misión según el caso.]
Narrador
Narrador
Support :
None.

Experiencia :
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Jm5byz1

Gold :
5681


Volver arriba Ir abajo

[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Empty Re: [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel]

Mensaje por Sissi el Sáb Ago 10, 2019 11:11 am

Era la segunda vez que Sissi se internaba en Valm en pos de reliquias antiguas y olvidadas. El miedo que sentía porque la cultura del continente desapareciera había aumentado en los últimos meses, en especial cuando se dio cuenta de que tanto Valm como Chon’sin no podían recuperarse sin ayuda. Había tantos objetos de importancia mágica, histórica y religiosa en esos países que Sissi sentía el pecho constreñido solo de pensar en los templos destruidos, las ciudades arrasadas hasta los cimientos y en los ciudadanos obligados a huir de sus casas. Y ella, que también había sufrido lo mismo, sentía una conexión especial que la instaba a ayudar. Pero esa ayuda no solo era por bondad a los pueblos, sino por el beneficio propio también: Sindhu sufría continuas escaramuzas de emergidos que atacaban por el norte desde Valm, que a su vez llegaban desde Chon’sin repelidos por Senay. Valentia estaba tan dividida que Sissi tenía miedo de quedarse sitiada en medio de la nada pues, aunque Bern e Ylisse estaban cerca y solo les separaba el mar, allí también podían encontrarse navíos enemigos que arrasaban todo a su paso.

Sissi miró a los representantes de ambos países que, en ese momento, estaban sentados a su lado. A su espalda, se había levantado un campamento de tropas sindhi, berneses e ylissianas, un ejército pequeño pero que, en el camino a través de Valm, había probado su valía. La reina había estado un poco preocupada por los choques culturales entre las tres nacionalidades, pero pronto había descubierto que no había nada que uniera mejor que las ganas de acaban con los emergidos de una vez por todas. Las victorias habían sido celebradas a pesar de los posibles recelos principales y Sissi había sentido cómo un peso se le quitaba de encima. Necesitaban toda la ayuda posible para recuperar la antiquísima espada que, según sus investigaciones en la Universidad de Sindhu, dormía en un templo en ruinas. ¿Qué más reliquias les esperaban en el interior? ¿Descubrirían algo sobre el modo en el que derrotar por completo a ese ejército de seres terribles? Los trozos recuperados del diario de Katrina les habían llevado en esa dirección. Esperaba que fuera la correcta.

Sin embargo, pocos sabían que ese era el objetivo. Desde el principio, Sissi había instado al monarca de Bern y al príncipe Chrom a guardar silencio, pues la posibilidad de encontrar una Falchion no sería un acto inocente ante los ojos de las demás naciones, en especial la de sus enemigos. Cualquier país vería la toma de esa espada con envidia y recelo. Lo mejor sería que guardasen el secreto hasta tenerla en las manos a buen recaudo. Además, existía la posibilidad de no encontrarla o aún peor: perderla. Tampoco podían arriesgarse a los espías enemigos. Desde la carta recibida desde Plegia, Sissi apenas había podido dormir. Si una espada de poderes legendarios, una matadragones, llegaba a ser la posesión de alguien como el rey Gangrel, el mundo entero estaría en peligro. Si posaba sus ojos en Valm, ni siquiera ella podría vencer a un arma diseñada para aniquilar a manaketes. Tenían demasiadas cosas que perder si la Falchion no era recuperada, pero Sissi no permitió que eso la desanimara. Al contrario, había algo muy poderoso por lo que luchar: la paz de su continente y del mundo; así como nutrir sus alianzas con Ylisse y Bern al informarles de su misión. No podía pensar en mejores aliados que los dos hombres que la acompañaban: un príncipe heraldo de la marca de Naga y un rey dotado en batallas y estrategia.

Sissi les sonrió. A lo lejos, entre la naturaleza, se podía discernir el templo abandonado y en ruinas, Sissi apenas se podía hacer a la idea de cómo debía de haber sido antes de la caída de los reinos. Pero allí, el campamento estaba lleno de vida. La reina, al igual que los demás líderes, había estado reposando y hablando de estrategia en una de la tiendas de mayor tamaño, aunque no superaba a las demás en sencillez dadas las circunstancias. Estaban allí con una misión importante que debían cumplir, no por el placer de pasear. Una vez descansados del viaje por Valm, que no había sido sencillo por la situación de la región, Sissi les había hecho un gesto para que caminaran con ella. Se levantó de su asiento, se ajustó el saree en el hombro y dijo: –Rey Zephiel, Príncipe Chrom, ¿están preparados? Creo que deberíamos hacer un reconocimiento del interior del templo ahora que hemos descansado un poco. Los exploradores no han avistado nada en el exterior, pero no es la primera vez que visito una ruina infestada de emergidos dentro. Tendremos que tener mucho cuidado.
Sissi
Sissi
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
DragonStone Plus [4]
Lágrima de Naga
Tónico de def [1]
Escrito Mítico
DragonStone [1]

Support :
Sera [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Iwzg0SR
Chrom [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] JEIjc1v
Zephiel [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Piedra%202

Experiencia :
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Fy4uE7I

Gold :
5845


Volver arriba Ir abajo

[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Empty Re: [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel]

Mensaje por Chrom el Sáb Ago 24, 2019 12:38 pm

No estaba siendo sencillo el camino a seguir desde Sindhu hasta el Viejo Imperio de Valm, parecía tratarse de una prueba previa a superar antes de alcanzar el verdadero objetivo de empresa que les había sido encomendada. Como capitán de los Custodios y líder del pequeño ejército de su país, observar cómo tres grupos tan dispares de guerreros dejaban de lado sus diferencias sociales en pos de una misma meta ni hacía sino sorprenderle para bien. Tres naciones, tres continentes, una única voluntad. Antes de regresar al lugar donde se le esperaba, al lado de los otros dos monarcas, decidió pasear entre las tropas, felicitándoles por el excelente esfuerzo, por su valentía y su gran voluntad. Disfrutaba sentándose al lado de las hogueras mientras compartía con el resto de sus compañeros de armas las vivencias del día o cualquier otro tipo de anécdotas que amenizaban la espera del siguiente paso a dar. No eran solamente las batallas propiamente dichas las que estrechaban los vínculos, sino todo lo que gravitaba alrededor de estas: los nervios previos, el aliento de unos compañeros a otros, la posterior celebración de la victoria y las noches a la intemperie, esperando la llegada del amanecer, deseando que las estrellas los guardasen a lo largo del viaje.

Después de compartir risas y preocupaciones y una copiosa comida consistente en presas recién atrapadas por los exploradores del grupo, se despidió de los soldados de las tres naciones con una sonrisa. Se había ofrecido voluntario para acompañarlos durante el primer turno de guardia, pues presentía que después del día que iban a tener por delante sus ganas de dormir iban a ser escasas. Demasiadas ideas se agolpaban en su cabeza, ocupando casi todas sus horas de sueño. Por suerte Naga le había permitido descansar esa noche lo suficiente como para encontrarse pletórico de energía, deseando que diera comienzo la misión que los había reunido.

La existencia de una segunda Falchion le venía persiguiendo desde que supo de ella. ¿Cómo era posible que una reliquia con el mismo nombre que la espada familiar existiera en un lugar tan alejado? ¿Cómo había llegado hasta un continente diferente? ¿O es que acaso eran oriundas de dicho lugar y una de ellas había sido llevada hasta Akaneia? ¿Habría sido algún ejemplar robado o expoliado de sus dueños? Y lo que era aún más importante, si compartían el mismo nombre, ¿también presentaría la misma capacidad de acabar con dragones? Todavía no había sido capaz de descubrir todos los secretos y poderes que rodeaban a su ahora nueva y magnífica espada, pero de algún modo presentía que no faltaba mucho para ello. A simple vista, la Falchion parecía casi la misma hoja elegante que unos días atrás, pero nada más lejos de la realidad. Todo a su alrededor era diferente. Su aura, su magnífica presencia, el poder que su hoja irradiaba se sentía mucho más poderosa que antes. Estaba despierta, podía sentir como si tuviera vida propia, como si una pequeña parte de la mismísima Naga se encontrase a su lado, velando por su seguridad y por la de los suyos. Tal pensamiento fue capaz de apaciguarle en aquellas horas previas.

Caminando al lado de los otros dos monarcas, supo que había llegado el momento. Su conversación previa sobre estrategia militar había sido una experiencia de lo más enriquecedora. Deseaba ver cómo las nuevas tácticas con las que dirigirían a sus compañeros se tornaban eficaces –Tanto mis tropas como este servidor de Naga estamos más que preparados, podría decir que casi me encuentro ansioso por saber qué es lo que nos espera allí dentro –Estaba claro que, a pesar de lo desértico de los alrededores, la edificación que se erigía poderosa delante de ellos escondería algo más. Asintió a sus dos acompañantes, respirando hondo –Tendremos cuidado, pero no podemos seguir manteniéndonos al margen y esperar más tiempo, cada segundo que pasa corre en nuestra contra pues no sabemos el desempeño del resto de las naciones, ni tampoco qué planes pueden tener en mente nuestros enemigos. Avancemos. Demostremos a los emergidos de qué pasta estamos hechos y hagamos que se arrepientan de haber perturbado la paz de nuestro mundo –Con una mano reposando sobre la Falchion, habló con confianza. Nunca perdonaría a aquellos abominables seres por haber irrumpido y destrozado la paz que, en menor o mayor medida, mantenían los reinos. La sangre derramada por sus manos, las promesas rotas por sus acciones, el desasosiego provocado por su mera presencia. Lo pagarían bien caro aun si fuera lo último por lo que tuviera oportunidad de luchar.
Chrom
Chrom
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Great Lord | Myrmidon

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Elixir [2]
Escama Fosilizada
Esp. bronce [1]
esp de plata [6]
.
.

Support :
Sissi [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] JEIjc1v
Lissa [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Iwzg0SR

Especialización :
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Espada%202

Experiencia :
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] GAwU4iW

Gold :
4403


Volver arriba Ir abajo

[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Empty Re: [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel]

Mensaje por Zephiel el Dom Sep 08, 2019 1:05 am

Que tres reinos, no tan solo abanderados, sino presentes sus realezas, se encontraran unidos era más que un inusual designio del destino, era un hecho de alianza, una rareza en el caos del mundo. Zephiel había aceptado llevar a cabo dicha marcha desde Bern hacia las tierras de Valm sin descuidar su aparente desconexión con Ylisse y su príncipe, habiendo establecido una distancia formal con el susodicho desde su primer encuentro, expectante de formular una opinión respecto a él en base a sus acciones antes que la descripción que Sissi le había entregado. Lo cierto es que su presencia era para él lo menos inusual de aquella coincidencia, pues desde un principio la existencia de dos reyes en una campaña distante y en territorio hostil marcaba un precedente, una inusualidad que se debía tan solo a la importancia de la misión propuesta. Durante el desarrollo del trayecto, empezando por sus inicios en Sindhu, el príncipe había conseguido ganar su respeto, más que nada a la hora de discutir estrategias ante el enemigo, situaciones en las que más de una vez habían concordado con sus opiniones. Para Zephiel los estándares eran una pieza clave a la hora de portar un título, y Chrom consiguió contentar sus expectativas.

Zephiel, en las instancias que no conformaban la batalla ni la guerra, había dado la apariencia de un ser potente y al mismo tiempo, invisible, incluso con su gran porte y fuerza. Compartía sin cuidado su opinión y daba cuenta de su experiencia a sus acompañantes, más en el desarrollo de los hechos, cumplía con su deber y tan pronto se le apartaba la vista, se desvanecía donde sus hombres a ocupar el resto de su tiempo, cosa que los soldados agradecían para su moral. En Bern era de sobra conocida la reserva y el aislamiento de sus habitantes a lo largo de la historia, y aquello mismo se veía representado en el rey y sus súbditos. Sin embargo, los soldados de dicho reino poseían una sinergia natural hacia sus pares en armas, fueran de Sindhu o Ylisse, jamás antagonizaban sus esfuerzos, pues en la historia reciente de Bern, en la que se servían de mercenarios para recuperar sus tierras y habían viajado al auxilio de otros reinos, habían aprendido a acomodarse y respetar a los otros como hermanos. La frialdad de los berneses se hallaba difusa en esa empresa, siendo tan solo Zephiel quien prefería no inmiscuirse en la autoridad de los batallones ajenos. Nunca dejó de ser una figura distante en el total de las cosas, pues sus ojos estaban puestos en un solo objetivo: comprobar en carne viva la existencia de aquella arma perdida, forjada para matar dragones.

Absorto en sus pensamientos recorría en las noches el filo de Eckesachs, un arma sublime, restaurada por su propio esfuerzo, y que ahora, tras siglos de letargo, caía en su posesión. Tal era el arma de sus ancestros, la cual había en el pasado reclamado vida tras vida en pos de Bern. Finalmente, poseía una herramienta de guerra que existía en contra de todo principio de Sindhu y su reina, de la misma forma que el príncipe de Ylisse portaba la hermana Falchion, la cual al parecer poseía el mismo poder que el filo perdido. Supuestamente, ambos eran dignos de portar armas de exterminio como reliquias y herencias, y ninguno de ellos se había deshecho de sus abominables naturalezas. ¿Qué harían con el tesoro que estaban dispuestos a encontrar? ¿Lo preservarían también, o comprenderían la sola aberración de su existencia? En cualquier caso, sería la primera vez que el monarca blandiría aquel filo plateado que conformaba su legado, el cual aceptaba el porte de sus manos tan solo gracias a la sangre que recorría sus venas. Cada día que duraba aquella empresa, la sombra de su historia inconsciente lo perseguía, anunciando el momento en que reviviría las acciones de sus antepasados.

Habiendo llegado a destino, la amplitud de aquellas ruinas les recibió silenciosamente. Según los reportes nada había sido avistado en los alrededores, por lo que los tres presentes dedicaron su tiempo a conversar la situación actual y a descansar de su viaje,el cual se había prolongado en gran medida desde su último campamento. Las horas se hacían eternas, más esperando no hallarían respuesta a sus inquietudes. Sus pares concordaron en que debían tomar las riendas de aquella situación por cuenta propia, hecho que interesó a Zephiel tan solo por el riesgo al que proponían exponerse.

- Puedo suponer que nuestro explorador se preocupó de investigar cada posible escondite y muro, previendo que un batallón de cien o más nos rodee. -comentó con cierto sarcasmo, sin embargo listo y dispuesto a adentrarse a aquellas ruinas a investigar. No temía al silencio de aquel templo, mucho menos a sus enemigos, quienes no podían traicionar aquella generosa invitación. Sus ojos estaban puestos entre los pilares derrumbados que entonces simulaban una entrada, sin poder ver mucho más allá de la piedra caída. Anhelaba, por supuesto, que donde había ceguera se encontrara Falchion, extraviada y expectante de un propósito. Zephiel fue quien entonces tomó la delantera, observando a los otros para cerciorarse de que fueran también sus ojos.- Reina Sissi, Príncipe Chrom; cuiden sobre todo sus espaldas. -aconsejó, afirmando a Eckesacks, la cual entonces se encontraba enfundada en una forma que camuflaba su verdadera apariencia.


Última edición por Zephiel el Jue Oct 17, 2019 9:39 pm, editado 1 vez
Zephiel
Zephiel
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Great Knight

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
espada de bronce [2]
Eckesachs [3]
Concoction [3]
Llave Maestra [1]
.

Support :
Khigu [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] JEIjc1v
Sissi [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Espada-4

Experiencia :
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] VO4IE4z

Gold :
677


Volver arriba Ir abajo

[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Empty Re: [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel]

Mensaje por Sissi el Jue Sep 19, 2019 5:45 pm

–Chrom, espera un momento –dijo Sissi para llamar la atención del príncipe de Ylisse antes de que avanzaran más. Después le tendió una bolsa de cuero rojo. En su interior había varios francos pequeños reconocibles como pócimas de curación diversas. La reina le sonrió. –Cuando me transformo no tengo pulgares para abrirlos y no llevamos a ningún clérigo. Si necesito ayuda, solo lánzalo con fuerza dentro de mi boca.

Solucionado ese asunto, Sissi dirigió la vista al frente. Tuvo una sensación de reminiscencia al mirar las ruinas del antiguo castillo, supuesto templo y lugar de descanso de un arma matadragones. No quedaba apenas nada que indicara que, por fuera, aquellas columnas rotas hubieran sido una de las edificaciones más importantes del Viejo Imperio, pero, si uno se fijaba mejor, notaría el tamaño del lugar, los pilares de roca inmensos de los que aún quedaba la base. La naturaleza había devorado gran parte y se había instaurado de nuevo como reina y señora de la tierra, y, sin embargo, aún quedaban vestigios suficientes como para que las ruinas se pudieran distinguir con las descripciones dadas en libros antiguos. Lo único que Sissi esperaba era no llegar tarde para recuperar la reliquia que había en su interior. Podría ser que ladrones, mercenarios o bandidos se la hubieran llevado en los años de abandono; o que algún viajero mago se hubiera adentrado dentro en busca del conocimiento perdido en esas paredes y hubiera encontrado la Falchion en su lugar. O quizás un emergido se había hecho con ella. Sissi cerró los ojos. Naga divina, que no haya sido eso, por favor, pensó.  

Tras terminar su plegaria y abrir los ojos, Sissi avanzó por la entrada junto con sus compañeros. Sus sandalias se llenaron de tierra, aunque de vez en cuando podía sentir en la planta la roca fría que había debajo. El primer piso estaba tan abandonado y desierto como el exterior. Seguramente quedarían enterrados algunos objetos de valor religioso o arqueológico aquí y allá, pero la manakete centró su vista en unas escaleras de roca en la zona suroeste que se internaban hacia abajo, hacia una oscuridad que llamaba a internarse en ella. –Los exploradores solo han investigado los alrededores y las ruinas superiores. Salvo algunas incursiones menores de emergidos, algo normal en un país caído, no se han encontrado pruebas de ejércitos tan grandes, Rey Zephiel –susurró distraída. Tenía la suficiente experiencia en esa clase de misiones como para saber que las reliquias más sagradas no se encontraban a simple vista. Aquellas escaleras debían llevar a alguna clase de laberinto subterráneo, mazmorras o catacumbas. Si verdaderamente la Falchion estaba allí, la encontrarían bajo tierra.

Tras carraspear suavemente, señaló el desnivel e instó a sus compañeros ir juntos, el rey Zephiel a la cabeza. –La última vez que estuve en Valm visité un lugar parecido a este. Los enemigos que debíamos temer estaban en el subsuelo. Salieron de la oscuridad más profunda, sus pasos como el sonido de tambores… pero dentro no guardaban nada especial. Pero si la hermana gemela de la Falchion está aquí y los emergidos han llegado antes que nosotros a ella, no quiero imaginar lo que puede esperarnos allí. –Esa era una de las razones por las que no había dejado que ningún explorador se internase en las catacumbas, pues quería el menor número de muertos en esa misión que solo les concernía a ellos tres. Ante el aviso del rey de Bern, Sissi se quedó a la espalda de ambos. En caso de transformarse tendría menos problema para calcular su espacio y no aplastar sin querer a sus compañeros. Además, su hálito podía recorrer mayores distancias y, de necesitarlo, podría defenderles la retaguardia. –Guardemos silencio, parece haber una luz.

Pero cuando llegaron al subsuelo, no había ninguna antorcha o vela encendida como Sissi había pensado en un inicio. La iluminación provenía del propio suelo, que emitía una radiación extraña, tan extraña como el calor sofocante que les recibió al descender a las catacumbas. Sissi estaba acostumbrada a las temperaturas altas, pero incluso ella empezó a traspirar en la frente. Miró algo preocupada al príncipe Chrom y al rey Zephiel, ambos con sus respectivas armaduras. Ella al menos llevaba puesto un saree ligero. Se alegró de haber llevado calzado, pues podía sentir cómo las plantas de los pies se le calentaban al pisar las piedras.  ¿Acaso habían construido un castillo en un volcán? Había escuchado cosas parecidas en los países del este de Akaneia, pero nunca había visto nada igual en Valentia. Incluso en Sindhu tenían cuidado de no ponerse demasiado cerca de un volcán despierto. Nunca había estado en un sitio así. A pesar de la temperatura se le erizaron los cabellos de la nuca. Sissi intentó tragar saliva, pero tenía los labios secos.

–Hay algo mal aquí, ¿lo sentís? –susurró, su voz tan baja que ni siquiera se llegó a transmitir en el eco de las catacumbas.

Ambientación:
Sissi
Sissi
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
DragonStone Plus [4]
Lágrima de Naga
Tónico de def [1]
Escrito Mítico
DragonStone [1]

Support :
Sera [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Iwzg0SR
Chrom [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] JEIjc1v
Zephiel [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Piedra%202

Experiencia :
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Fy4uE7I

Gold :
5845


Volver arriba Ir abajo

[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Empty Re: [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel]

Mensaje por Chrom el Vie Oct 04, 2019 6:16 pm

Sus ojos no podían despegarse de la entrada de aquel lugar. De alguna manera, la posición de las columnas derrumbadas le recordaba a las fauces de un animal. Unos largos y fuertes colmillos que habían visto días mejores, pero que, aún así, transmitían fuerza, poder, dureza. Hay quienes piensan que las ruinas no son más que simples recuerdos del pasado, vestigio de lo que una vez fueron, de tiempos consagrados incapaces de revivir, pero nada más lejos de la realidad. Una estructura capaz de mantener su grandioso esplendor a pesar del transcurso de cientos de generaciones, de mantener una lucha constante contra el clima y contra todas las personas que habían vivido en sus tierras, recibiría por su parte los máximos respetos. Incluso si dicho lugar podía transformarse, más pronto que tarde, en una ratonera sin salida.

Miró hacia ambos lados antes de cerrar los ojos, dejando escapar una amplia bocanada de aire –Presiento que no serán nuestras espaldas lo único que debamos cuidar una vez nos adentremos en un lugar completamente desconocido y del cual apenas tenemos conocimiento –Asintió a sus compañeros. No permitiría que nadie, ni aunque fuera un soldado no perteneciente a su propio grupo, saliese herido si estaba en su mano evitarlo.

Manteniendo el rostro serio, marchó hasta la entrada, permaneciendo alerta en todo momento. Su mano no se levantaba de la empuñadura de la Falchion, no podía pensar en mejor compañera para semejante momento. No sería solamente un arma, sino una extensión más de su propio cuerpo; no se trataba de una espada sin más, sino de una parte de sí mismo, de su familia, de todas las generaciones pasadas e, incluso, de la mismísima Naga.

Se paró en seco ante la llamada de la reina Sissi, parpadeando un par de veces con cierta incredulidad ante su requerimiento –¿Que os lance la medicina? ¿Así sin más? –Realizó el típico movimiento que los jóvenes delincuentes hacían para lanzar una piedra contra los cristales de las casas y así romperlos. Casi le fue imposible reprimir una sonrisa amplia, pero mordiéndose el labio más o menos por dentro fue capaz de lograrlo. Se encontraba agradecido por la confianza que la manakete depositaba en su persona, por su parte el sentimiento era mutuo. –Si me lo pedís, no quedará en mi mano realizarlo, habría pensado en un método más… ¿bonito? Pero soy partidario de los más efectivos, y la verdad que no se me ocurre nada mejor –Una sonrisa de medio lado terminó por abrirse paso en su rostro, alargando el brazo para tomar la pequeña bolsa de cuero repleto de tónicos medicinales.  Muy posiblemente tendrían que usarlos, así que los guardó a buen recaudo, atándolo con fuerza a su espalda, en un punto donde una espada enemiga nunca alcanzara los frascos.

Con un rápido movimiento de ojos estudió el suelo según sus pasos lo acercaban más al terreno. No llevaba ni siquiera un minuto antes de que tuviera que secarse el sudor de la frente con el antebrazo. Hacía demasiado calor para su gusto. El clima de Ylisse era más fresco, incluso en las zonas más áridas cercanas a la frontera con Plegia. A decir verdad, prefería luchar en condiciones frías a calurosas, pero unos cuantos grados de más no iban a ser peor enemigo que un posible grupo de emergidos. ¡Ni tampoco un suelo del cual surgían llamas! No obstante, el fuego sí que podía ser un enemigo adverso y terrible.

El eco de las armaduras comenzaba a retumbar por la habitación mientras se adelantaba un par de pasos por delante de los demás. Siempre le gustaba ir al frente, liderando a su gente, pero guardando las distancias necesarias para mantener unida y en una posición de defensa al conjunto de la formación, ¿cómo alguien iba a sacrificar su vida por otra persona si quien los lidera no predica con el ejemplo?

Un sentimiento extraño le invadió sin motivo alguno, recorriendo toda la longitud de su espina dorsal. Permaneció en silencio, quieto, apenas sin respirar mientras reparaba en lo extraño del lugar. No había ni un solo ruido. Ni el más mínimo, y la experiencia le gritaba que no existía nada más antinatural que una caverna subterránea en completo silencio. Ni gotas de agua filtrada, ni pequeños animales o insectos formando parte del ecosistema del lugar. Nada. Aferró más fuertemente la empuñadura de la Falchion, buscando sosiego –Yo también lo siento –Lanzó una mirada decidida a ambos regentes, asintiendo en silencio. Los días que había pasado al lado tanto de la reina Sissi como del rey Zephiel los consideraba como un regalo, como una oportunidad única difícilmente repetible. No solo el respeto por ambos había crecido, sino también las ganas de aprender, de compartir más tiempo, de, quizás en el futuro, vivir nuevas empresas.

Pero para ello primero iban a tener que sobrevivir.
Chrom
Chrom
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Great Lord | Myrmidon

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Elixir [2]
Escama Fosilizada
Esp. bronce [1]
esp de plata [6]
.
.

Support :
Sissi [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] JEIjc1v
Lissa [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Iwzg0SR

Especialización :
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Espada%202

Experiencia :
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] GAwU4iW

Gold :
4403


Volver arriba Ir abajo

[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Empty Re: [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel]

Mensaje por Zephiel el Vie Oct 18, 2019 6:04 am

Zephiel enfrentó con la vista las escaleras, derruidas por el tiempo. Lo cierto es que poco había de extraño en ellas para el monarca, teniendo en cuenta las escalinatas que llevaban a lo más profundo de su castillo, por poner un ejemplo. Y no era sino un signo de que seguían el camino correcto, pues en la oscuridad más profunda es donde se alojan los más retorcidos secretos.

Sissi había hecho el esfuerzo de convencerlo de que el número de enemigos no sería un problema, más el rey de Bern temía que, efectivamente, no fuera eso lo que los detuviera. Siempre podían retirarse y batallar junto con su ejército -el cual esperaba paciente en el campamento- a las hordas emergidas si es que se presentaban monstruosas, pero aquellas catacumbas podían contener lo inesperado, algo temible que les vetara el derecho a huir. Con el tiempo las criaturas malignas no habían hecho sino volverse más fuertes, y sus estratagemas, más complejas. Sin embargo, siendo que él lideraba el camino se mostró confiado, incluso impaciente a la hora de bajar los escalones.

La luz se hizo débil al descender, pero no lo suficiente como para cegarlos. La iluminación emanaba de manera natural bajo sus pies, como un palpitar intenso y enorme. Parecía incluso que la roca que pisaban estaba viva, y que respondía a su presencia. El aire se hizo caliente y denso, tanto que al inspirarlo parecía que no llegaba nada a los pulmones.

Aún así Zephiel inspiró y exhaló profundamente, apretando el entrecejo al sentir más que nunca el peso de su coraza y las correas que la sostenían. El rey había prescindido de muchos de sus atavíos reales y decorativos a la hora de emprender el trayecto por Valm -por ejemplo, deshaciéndose momentáneamente de su corona-, aunque todavía, para su desdicha, conservaba una armadura que frente al calor se animaba a convertirse en una desventaja. La sudoración lo consumió por completo, y su rostro pronto se asimiló al calor brillante de sus alrededores, aunque estos síntomas poco parecieron debilitarlo. Sus energías se encontraban intactas y, como siempre, su temple ante la adversidad era envidiable. Su expresión delataba a viva voz que, para él, aquello no era nada.

¿Qué sería ese edificio entonces? Su arquitectura era una proeza, o quizás un desafío demasiado estúpido de concretar. Nadie en su sano juicio construiría sobre un sitio donde la tierra emanaba su energía libremente, y por lo tanto podía destruir cualquier elaboración en un parpadeo. El espacio parecía estrecho, pero la altura los favorecía, teniendo en cuenta que una nativa manakete los acompañaba. Junto con ella, cualquier ejército acababa estremecido ante su solo poder, por lo que siempre que pudiera transformarse gozarían de una clara ventaja.

El príncipe se le adelantó, hecho ante el cual no quiso protestar, haciendo el esfuerzo de alcanzarlo y estar a par con él. Incluso por un momento parecía entretenido al buscar mantener el ritmo junto con el príncipe extranjero, encontrándose con el antiguo anhelo, pocas veces rememorado, de tener a quién compararse en sus días de juventud. Pero aquella encrucijada en su malestar fue breve, pues se detuvo al momento de oír la inquietud de Sissi. Chrom corroboró lo mismo, ante lo cual Zephiel asintió a ambos.

-Al parecer, ya no podremos dar la vuelta y simplemente marcharnos. -comentó mirando de reojo a los otros. Su rostro era serio, y la actitud de su cuerpo, si es que no lo habían percibido ya sus compañeros, estaba ya inclinada a iniciar combate. Todavía ni siquiera tenían la Falchion a la vista, pero los designios del destino no perdonarían aquel profanamiento colmado de vanidad. Al fin y al cabo, ¿Quiénes eran ellos para decir que tenían el derecho de reclamar aquella arma? Bien podría decir que todo ese tiempo hubiera estado destinada a pertenecer al enemigo, como una contraposición directa a los filos sagrados que ambos hombres habían arrastrado dentro de ese agujero. A la reina solo podría atribuírsele como pecado sus propias convicciones; las de creer que podía tener contacto con un arma que había sido diseñada para asesinar a los integrantes de su propia raza. Todos entonces poseían una perfecta razón para hallarse atrapados, condenados incluso a un combate de vida o muerte. Lo importante era que, pasara lo que pasara, en ese momento se cobraría algún vago sentido de la justicia.
Zephiel
Zephiel
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Great Knight

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
espada de bronce [2]
Eckesachs [3]
Concoction [3]
Llave Maestra [1]
.

Support :
Khigu [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] JEIjc1v
Sissi [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Espada-4

Experiencia :
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] VO4IE4z

Gold :
677


Volver arriba Ir abajo

[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Empty Re: [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel]

Mensaje por Narrador el Jue Oct 24, 2019 6:44 pm

No pasa mucho tiempo hasta que pueda oírse un sonido irregular en las catacumbas. Un sonido como de golpe pesado y arrastre que suena un par de veces y luego para. Con tan sólo asomarse más profundo, el equipo podrá ver su origen, aquello que mora en el pasaje subterráneo: un gran manakete de cuerpo rojo, emanando tanto calor que le rodean constantemente hilos de vapor, que pisa como si nada las áreas quemantes del suelo. Inclusive las alas de esta criatura tienen ascuas e inicios de fuego cubriéndolas, al punto en que la fisionomía debajo no puede verse. Sus ojos son de un color rojo brillante, como los de cualquier emergido. Hay otros de ellos presentes también, y su actitud en absoluto hostil hacia el manakete demuestra que es un aliado suyo. Lo que ellos se hallan haciendo es vigilar, mientras el manakete se ocupa en empujar con el hocico e intentar romper con las patas un cofre alargado, como para depositar alguna clase de arma, que lleva tumbando de aquí a allá sin conseguir romperlo.

Inicia la MODALIDAD DE MAPA.
Modo de uso y reglas AQUÍ.


[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Zw25VP8

OBJETIVO: DERROTAR A TODOS LOS ENEMIGOS

Recuento de HP:

[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] 3XBTYtB
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] 0FISh4t[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] 0FISh4t[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] 0FISh4t[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] 0FISh4t

[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] SSUYLhm
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] 0FISh4t[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] 0FISh4t[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] 0FISh4t[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] 0FISh4t

[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] 3iJznMv
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] 0FISh4t[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] 0FISh4t[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] 0FISh4t[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] 0FISh4t[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] 0FISh4t[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] 0FISh4t
Narrador
Narrador
Support :
None.

Experiencia :
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Jm5byz1

Gold :
5681


Volver arriba Ir abajo

[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Empty Re: [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel]

Mensaje por Sissi el Jue Nov 07, 2019 11:53 pm

Antes de avanzar más adentro, Sissi se paró unos momentos para rebuscar entre los pliegues de su saree. Podía sentir el calor que nacía de las catacumbas, tan espeso que incluso ella, que había nacido en un desierto, tenía dificultades para respirar. Un par de gotas de sudor comenzaron a aparecer en su línea del pelo, y Sissi se las quitó con el dorso de uno de los lienzos de tela que le servían de adorno. Después, sin mucha ceremonia, lo dejó al lado de las columnas de la entrada. No iba a necesitarlo en un ambiente tan opresivo, y temía que se le volviera un lastre al caminar por un suelo del que salía vapor y fuego. Miró a sus compañeros cubiertos con sus capas y sus armaduras y apretó los labios. Tendría que cuidar que ninguno sufriera más de la cuenta con el calor y que el metal no se les volviera en contra. De nada serviría una protección que podía calcinarte por dentro; pero como ninguno de sus dos aliados hizo mención alguna de ello, Sissi se prometió cuidarles desde las espaldas.

Y eso mismo hizo. Sissi les dejó pasar primero mientras ella bebía de un frasco atado con una cadena fina de oro de su cuello. Una de las sabias de Sindhu se lo había entregado antes de partir hacia Valm, prometiendo que el brebaje le daría una ligera protección frente a ataques mágicos. No sabía lo que podía encontrarse en el interior de las catacumbas, pero sentía un pálpito que lograba ponerle la piel de gallina. Estaba dejando el recipiente vacío sobre la tela del saree, cuando escuchó un sonido que le heló la sangre en las venas. Lo dejó caer todo y se apresuró detrás de sus compañeros. Había emergidos ahí abajo, pero sus ojos se clavaron en una figura que podía discernirse a pesar de las columnas que había en medio. No podía ser. Sissi se llevó una mano a los labios con la fuerza suficiente como para reprimir un grito y que los nudillos se le pusieran blancos. No era capaz de ver la figura en su totalidad, pero no le hacía falta. Solo por el olor, familiar y desconocido al mismo tiempo, supo que la figura dracónica que había al fondo de las catacumbas era un manakete.

Quiso avanzar más, pero el sonido silbante del humo de azufre saliendo del suelo evitó que diera un paso más. Si pisaba ese suelo con las delicadas sandalias que llevaba puestas no le cabía duda de que se quemaría las plantas de los pies. A la derecha, el piso también parecía abierto al fuego que debía de haber debajo. Ahora, ya no estaba tan segura de que las ruinas hubieran sido construidas sobre un volcán. Quizás, su hermano de raza tenía algo que ver; aunque nunca antes había conocido a uno así. Pero no podía ser un dragón de Goldoa. Se sentía como uno de los suyos, a pesar de los ojos rojos y de la extraña forma en la que se estaba comportando. Sissi se negaba a creer que un manakete pudiera ser un emergido. La única explicación que le pudo encontrar en el momento fue que se trataba de brujería, quizás de alguna maldición hecha con magia negra para controlar a uno de los suyos. Al frente había un mago, aunque le era imposible saber el tipo de magia que debía usar desde tan lejos. ¿Era él el causante de la esclavitud de su hermano?

Sissi apretó los puños. La Dragonstone que llevaba escondida en la tela ajustada de su choli brilló. Taponando la salida, la reina dejó de lado su figura antropomorfa para llamar a su alma dragón. Sus escamas doradas brillaron de un color naranja por las brasas que les rodeaban. Agitó las alas, dispuesta a alzarse en cualquier momento al cielo de las catacumbas y retorció el cuerpo para que ninguna pierna o la cola cayera en el piso caliente.Sissi abrió los párpados de los grandes ojos almendrados y clavó la pupila inteligente y fina en el emergido que tenía delante. Había enemigos con hacha a su derecha, por lo que usó su propio cuerpo como una primera defensa para Zephiel y Chrom. Ellos no le preocupaban. Su atención estaba puesta en el mago, al que culpaba de haber encontrado a un manakete allí, en lo que ella creía que era una situación de esclavitud. Con voz cavernosa y profunda, dijo en lenguaje antiguo para que el emergido la escuchara:

[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] SaCLVkk

Off:
Traducción: ¿Qué le habéis hecho a mi hermano?
Acciones: Sissi bebe un tónico de defensa, avanza a la casilla entre los dos recuadros de suelo caliente y se transforma.
Sissi
Sissi
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
DragonStone Plus [4]
Lágrima de Naga
Tónico de def [1]
Escrito Mítico
DragonStone [1]

Support :
Sera [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Iwzg0SR
Chrom [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] JEIjc1v
Zephiel [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Piedra%202

Experiencia :
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Fy4uE7I

Gold :
5845


Volver arriba Ir abajo

[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Empty Re: [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel]

Mensaje por Chrom Ayer a las 8:23 pm

A pesar del calor, cada vez más pesado y sofocante, no se detuvo. El fulgor del suelo traspasaba incluso sus botas, preparadas para soportar la gran mayoría de terrenos. Sin embargo, parecía que el clima afable de Ylisse poco tenía que ver con las adversidades que dentro de aquella estancia estaban a punto de volverse en su contra. Cuando regresara a su hogar, porque en su cabeza no cabía ninguna otra posibilidad que no fuera la de salir victorioso de la empresa que estaban a punto de entablar, tendría que revisar con urgencia su uniformidad.

Lanzó una mirada fugaz a sus dos compañeros de armas cuando una especie de chirridos arrítmicos inundaron la caverna. De alguna manera, le recordaba a cuando las sirvientas del palacio limpiaban y ordenaban las estancias reales. El movimiento de muebles pesados, casi perezosos, siendo arrastrados por el suelo en contra de su voluntad. Pero en esa ocasión dudaba mucho que se tratasen de inocentes tablones de madera siendo remolcados por cualquier ser no culpable. No. Un sonido semejante significaba el preámbulo de la situación que no querían encontrarse al llegar al lugar, pero que muy a su pesar daban por segura. Y, a pesar de todo, sus pasos continuaron sin detenerse. Extremando precauciones, llegó hasta el punto donde la panorámica que se abría ante sus ojos no pudo sino sorprenderle de sobremanera.

Un manakete.

Una enorme y mítica criatura carmesí se alzaba imponente al final de la sala golpeando una especie de cofre que no llegaba a vislumbrar con claridad –Definitivamente no estamos solos, y creo que la compañía no va a ser de las más agradables en esta ocasión –Le costaba pensar con claridad en aquel momento. ¿Cómo podía ser que un ser sagrado como lo eran los manaketes estuviera del bando de sus más temidos enemigos? Era incapaz de creer que unas figuras que consideraba casi sagradas, parientes de alguna forma de la mismísima Naga, llegaran a corromperse y formar parte de las líneas enemigas. No parecía ser el único sorprendido ante la presencia del manakete. Tanto el monarca de Bern como la de Sindhu parecían no dar crédito. No estaba seguro de cómo, pero si de alguna manera Grima estaba involucrado en tan horroríficos hechos, blandiría su espada, su Falchion, con mayor fuerza que nunca.

Finalmente llegó el momento en el que su avance se detuvo. Esperó a la llegada de sus compañeros, sin dejar de analizar en ningún momento el escenario al que debían enfrentarse. No solamente podían caer en las garras del enfurecido manakete, sino que este no se encontraba solo. De alguna manera esos malditos emergidos habían logrado extender su mal sobre la criatura, por lo que su sentencia era la de perecer –¿Creéis que podremos pasar desapercibidos de los ojos del manakete? Parece que su atención se enfoca en algo que no logro visualizar completamente desde aquí, pero lo que sí que tengo claro es que los emergidos circundantes no nos van a permitir continuar con nuestro camino.

Sus ojos viraron hasta la silueta de un usuario de magia. No era capaz de conocer hasta qué punto sus capacidades podían ser peligrosas, pero a lo largo de su vida y de su extensa experiencia había aprendido, por las malas, que casi ningún acero llegaba a suponer tanto peligro como un conjuro formulado por un experto. Enfrentarse al acero de un adversario no le hacía dudar, conocía los entresijos del combate cuerpo a cuerpo mejor que las tablas de multiplicar, pero un enfrentamiento contra un mago era de los más variable, impredecible y peligroso a lo que se podía enfrentar un espadachín, o cualquier otro guerrero habituado a las armas. Como consecuencia, rebuscó tras su capa, encontrando un pequeño frasco que le ayudase a soportar mejor un posible ataque enemigo.

Creo que su presencia es la que más amenaza nuestra posición, una vez que neutralicemos su presencia lograremos simplificar la situación –No necesitó más que un simple asentimiento de cabezas y las palabras de la reina de Sindhu para comprender cuál era la principal amenaza en ese momento. Apretó con fuerza la empuñadura de la Falchion, desplazándose por el flanco izquierdo de la habitación. Buscaba un movimiento coordinado junto con el rey Zephiel, pero se tomaría la licencia de golpear primero. No armadura era mucho más liviana, lo que facilitaba movimientos más rápidos que después pudieran ser reforzados por la fuerza de su compañero. Así, no dudo ni un simple momento en blandir su ahora despertada Falchion contra el mago.

off:

1.- Chrom se sitúa en la casilla a la izquierda del mago.
2.- Utiliza un tónico de resistencia.
3.- Ataca con la Falchion.
Chrom
Chrom
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Great Lord | Myrmidon

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Elixir [2]
Escama Fosilizada
Esp. bronce [1]
esp de plata [6]
.
.

Support :
Sissi [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] JEIjc1v
Lissa [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Iwzg0SR

Especialización :
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Espada%202

Experiencia :
[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] GAwU4iW

Gold :
4403


Volver arriba Ir abajo

[Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel] Empty Re: [Misión] Falchion, Espada Gemela [Chrom, Sissi, Zephiel]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.