Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FE:LW - Awards













TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] La guerra jamás podrá detener a la primavera. [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

 [Campaña de liberación] La guerra jamás podrá detener a la primavera. [Privado] Empty [Campaña de liberación] La guerra jamás podrá detener a la primavera. [Privado]

Mensaje por Mallory el Miér Jul 17, 2019 8:59 pm

Ha sido una experiencia difícil, no obstante, no puede quejarse, o mejor dicho, no quiere hacerlo. ¿Habría tenido una oportunidad así en otras circunstancias, liderada por gente que ha tenido la decencia de instruirla y acompañarla con paciencia a pesar de su inexperiencia? El Príncipe Pelleas y su asesor Judal, han sido de momento y por lejos, a quienes mas debía de agradecer por estar parada ahí, viva. Mallory más que nunca se encuentra en la necesidad de progresar en su afán de volverse una maga oscura a la altura de su ya fallecida familia; aunque terminara encontrando ligeramente egoístas sus propósitos a esa altura.

¿Era la búsqueda de su identidad más importante que el servicio que puede prestar al resto de la gente que se encuentra en una situación difícil como lo es la guerra? Finalmente ha conocido el horror que representan los emergidos y la batalla digna de una pesadilla que no parece tener fin. ¡Pero confía en que eventualmente lo habrá! Los intereses, deseos, corazón y valentía de tantos guerreros se han desdoblado en una guerra donde, irónicamente, lo que se busca es que prevalezca la vida y las esperanzas de un futuro pacífico.

Igualmente, Mallory puede comprobar que a pesar de todo lo que pueda estar sucediendo, el sol sigue pareciéndose en su salida tanto en la tranquilidad de su granja en Daien como en las trincheras de una revolucionada Rosanne. Y esa pequeña comparación le hace sentir que no esta tan lejos, ni sola, ni cansada como realmente se encuentra. Dormir solo puede cuando se da cuando ya sus parpados no otra lectura o cuando no se la solicita para alguna misión. El lujo de alejarse levemente de donde está su campamento, solo para saciar su pequeña curiosidad de conocer un poco más de lo que tiene alrededor, era otra cosa que solo podría disfrutar brevemente. Por lo tanto, debía hacer que valiera la pena.

-¡Hummnyaaa.....!- Exclama desperezándose, estirando sus brazos al aire, como si recién se levantara de dormir. ¿Qué es lo que hace que el aire de las mañanas sea tan diferente al del resto del día? Es una duda que quizás debería consultar de vuelta en Daien, o que bien podría constatar con otra persona para ver que en primer lugar, no eran meras imaginaciones suyas. En todo caso, pensaba que podría ser por el hecho de la poca actividad que puede hallarse en esa franja horaria, y como hasta el tiempo parece dormido aun al transcurrir muy lento. Al escabullirse para salir a caminar, pocos siguen despiertos, y los que estaban despiertos se encuentran muy cansados y más interesados en irse a dormir que en reprocharle por su madrugadora expedición.

Lo cierto es que a pesar de llevar consigo uno de sus grimorios, no sale a practicar como era de esperarse. ¿No tiene derecho a un descanso de muy en vez en cuando? Su mente desde su llegada a ese lugar, se ha mantenido atenta a una pista de algo que sin ser la mayor de sus prioridades, encuentra importante resolver antes de su partida. Y ese algo no se trata nada más que de una flor que en alguna ocasión llego a ver, de manera misteriosa, en los terrenos aledaños de su granja. Una maravillosa especie que apareció de manera casual y que para su gran lamento, murió en un invierno del cual ya nunca logro reponerse. ¡Solo necesitaba una muestra! Una semilla o al menos su bella presencia que podría permanecer eterna entre las páginas de aquel libro que lleva. ¡No descartaba la posibilidad de conseguir un nigromante abierto a la idea de revivirla en un futuro! Pero... ¿Donde hallarla?

Su instinto la guía no muy lejos de donde está el regimiento de Daien, de hecho. ¿Resaltaría una flor de cinco pétalos dorados que caen en forma de gota? No debería ser difícil de hallar entre un follaje que predomina a pesar de estar pisoteado, por un saludable verde que da fe de un clima ameno en ese continente. Eso le haría preguntarse ahora también a Mallory. ¿Estarían en primavera en Valentia…? O quizás un poco más importante en ese momento… ¿Qué tanto se ha alejado de la base…?

-¿Eh….? ¿¡Cuánto camine…!?- Murmura un poco asustada cuando voltea a buscar las señales del campamento, que se ve ligeramente pequeño desde donde se encuentra. ¡Se ha distraído de más buscando aquella flor! Y para peor, con la certeza de que no está sola, cuando un sonido de hierba moviéndose la hace voltear rápidamente. -¡Uh...!- Resoplo casi sin aire, tras girar y dar unos cuantos pasos hacia atrás. -¿Q-quien esta ahí…?- Pregunta sin pretender sonar asustada, aunque un poquito si lo estaba. Por si las dudas, sus manos presionan con fuerza su grimorio…
Mallory
Mallory
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Estudiante

Autoridad :

Inventario :
Tomo de ruina [2]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
 [Campaña de liberación] La guerra jamás podrá detener a la primavera. [Privado] Tomo-1

Experiencia :
 [Campaña de liberación] La guerra jamás podrá detener a la primavera. [Privado] YvwSTdF

Gold :
1024


Volver arriba Ir abajo

 [Campaña de liberación] La guerra jamás podrá detener a la primavera. [Privado] Empty Re: [Campaña de liberación] La guerra jamás podrá detener a la primavera. [Privado]

Mensaje por Arline el Vie Nov 01, 2019 9:47 pm

En las últimas semanas, Arline no paraba quieta de aquí a allá. "Se iba a hacer recados, entregar mensajes y otros menesteres" era la excusa que le daba a su madre. No le agradaba mentir en lo más mínimo, pero sabía que era necesario. El problema era... ¿hasta cuándo tenía que hacerlo? Pues su deber principal era cuidar de ellos, de su madre, su hermano pequeño y de la caravana. Taelan, su hermano mayor se había vuelto a ir y pues... Aún seguía en busca de su padre Varok. Si se lo había encontrado por accidente una vez, significaba al menos que estaba vivo, y seguía activo por varios lugares, por lo que pudo recordar de aquel día. Su único error fue no acordarse del nombre de su padre a tiempo. Pero eso no volvería a pasar.

Así pues, la joven lo que hacía realmente era apuntarse a búsquedas de mercenarios, a campañas. Era peligroso, sabía que podía perder la vida allí, pero no se dejaría ni hacer un sólo rasguño, pues hasta eso le traería problemas con su familia. Normalmente se apuntaba como un varón, por alguna razón había tenido más éxito así y había pasado mejor desapercibida entre la gente que podría conocer a su madre. Una posibilidad casi nula, pero no admitía ni un pequeño fallo. Suficientes problemas habían tenido a lo largo de su vida para que ahora todo se fuera al garete.

Acostumbrada como siempre a madrugar por sus atareados días, una costumbre que comenzaba y traía desde su hogar, aprovechaba las mañanas de los campamentos o bien para comprobar que en los alrededores no hubiera todavía presencia emergida, o bien para calentar un poco y seguir su entrenamiento diario, como bien le había explicado su maestro; la agilidad, la respiración y la destreza eran claves para cualquier espadachín.
Más adentrada en el bosque aledaño, buscaba una zona más descampada donde poder moverse bien junto a su espada. Ésta vez sólo había traído la de su padre, así que estaba preparada para el combate, por lo que sus ropas también eran masculinas.

- Ah... Qué bonita mañana. -Desde que había pisado Rosanne, hace apenas unos días, no dejaba de asombrarse por aquellos paisajes, que a pesar de estar bajo ataque de los emergidos, eran definitivamente dignos de apreciar. Y como buena amante de la naturaleza, como su familia, no podía evitarlo.

- Eeek! -Arline escuchó aquel chirpido, teniéndose lo peor. Su bolsito se agitó, para de éste repentinamente salir una ratita de color miel, que bajó por la pierna de la chica y empezó a corretear por la hierba. - ¡Frey! ¿Qué haces aquí? ¿Cuándo has...? ¡Ey, no te vayas tan lejos! -Frey era una rata domesticada, aunque a veces algo rebelde; si olía algo que le gustaba, salía despedido hacia aquello. Arline no se había dado cuenta de su presencia hasta ahora, pensando que ésta se había quedado en la caravana, allá en Sacae. ¡Debía de estar increíblemente hambriento, pobrecillo! Mientras lo perseguía, intentando no perderlo de vista, se buscaba los bolsillos, sin prestar mucho caso a sus alrededores.

Al menos no hasta que escuchó una voz ajena. - ¡Ah! -y precisamente, el destino de la rata fue la dueña de aquella voz, a la cual pudo ver Arline cuando salió torpemente de aquel arbusto. - ¡Disculpad! -sintió que debía decirlo, por alguna razón. Entonces, vio a su rata a los pies de la chica, una chica bastante bonita y joven, debía de tener más o menos su edad. No parecía alguien peligroso, así que relajó su pose, pero entonces volvió a mirar a su mascota, ocultando sus mejillas sonrosadas. - ¡F-Frey! ¡Ven aquí! -se agachó entonces y alargó su mano, en la cual al abrir tenía unas cuantas semillas de girasol. La rata inmediatamente volvió a su dueña, subiéndose a su hombro, no sin antes pillar aquellas semillas dentro de su boca.

Aprovechando que andaba arrodillada, Arline hizo una especie de reverencia, y luego se levantó, sacudiéndose el uniforme de algunas hojas que se le habían quedado pegadas. - De nuevo disculpad, no pretendía que mi rata os asustara... A mí también me hizo llevarme un sobresalto, la verdad. -rió levemente. Pero, ¿qué hacía allí? Estaba cerca de la frontera, es decir, habían varios campamentos de mercenarios por allí, incluido el suyo. Aún así, no podía asegurar nada. - Me llamo... Taelín. -sonrió, con una ligera tímida mirada- ¡Y él es Frey! Aunque eso ya lo habréis escuchado.
Arline
Arline
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Recadera

Inventario :
esp. bronce [2]
vulnerary [3]
Espada de madera [1]
Espada de madera [1]
Espada de madera [1]
.

Support :
None.

Especialización :
 [Campaña de liberación] La guerra jamás podrá detener a la primavera. [Privado] Espada%201

Experiencia :
 [Campaña de liberación] La guerra jamás podrá detener a la primavera. [Privado] GAwU4iW

Gold :
356


Volver arriba Ir abajo

 [Campaña de liberación] La guerra jamás podrá detener a la primavera. [Privado] Empty Re: [Campaña de liberación] La guerra jamás podrá detener a la primavera. [Privado]

Mensaje por Mallory el Jue Ene 09, 2020 9:15 pm

Quizás ha sido todo parte del sobresalto tras haberse dado cuenta de su tan lejana ubicación. Pecar por distraída, también implicaba si es que tenia mucha mala suerte, el terminar muerta bajo las circunstancias mas lamentables. ¡Sobretodo siendo tan joven, una muerte se lamenta mucho mas! Es por eso que Mallory trata de calmar su corazón mientras busca concentrarse. En primer lugar, ¿A que ha sonado lo que ha escuchado? A hierba moviéndose, por supuesto, pero ¿No podría tratarse de otra cosa menos aterradora que una tropilla de emergidos? Considerando que nada extraño se veía desde la altura de sus ojos, podría ser que no. Sin embargo, su mirada seguía preocupada. Un presentimiento le hizo tirar su mirada súbitamente a sus pies, pues… ¡Nadie le aseguraba que en Valentia no hubiera serpientes como en Tellius! Y de hecho, quizás era lo mejor sabio que podía hacer.

Dio un salto hacia atrás por reflejo cuando vio a la criatura, ¡No porque realmente le tuviera miedo! Pero nada le decía que en poco y nada, sean dos las que estuvieran escapando de una serpiente de ser así. No grito, por supuesto, no le gustaba ser escandalosa y poca asistencia lograría tener estando tan lejos. Por suerte, nada seria más pavoroso que el miedo en sí. Su corazón aun latía fuerte y rápido, un poco regañándose por haber sido tan miedosa. –Ah, pero solo es un rato…- Penso, queriendo aliviarse de aquella cascada de malos pensamientos. Sin embargo, algo mas termino alertándola, ahora ya convencida de que no llevaba en vano su grimorio entre sus brazos.

La pronta aparición de una persona la hizo subir su guardia, aunque en apariencia no luciera realmente tan amenazante como puede ser una persona con un libro en brazos. Su voz y  reconocer el idioma en el que pronunciara, le hizo bajar ligeramente sus hombros aliviadas. Mallory entendería rápidamente la situación, mientras una sonrisa que rozaba la felicidad empezaba a dibujarse en sus labios. ¡Ni en sus mejores sueños su madre le habría permitido tener un ratón como mascota! Aunque por supuesto, quizás era de las costumbres que cambiaban de mar a mar, y en Valentia, era algo normal.

Finalmente reiría, de manera fresca y simpática. -¡Ah, creo que no sabemos aun quien se ha asustado mas aun!- Añadió de forma cordial, viendo mejor al joven que tenía en frente. ¡Sin duda parecía alguien bueno! De su edad quizás. Y sin duda educado. Volvería a sonreír encantada con la presentación, convencida de que esos nombres era algo que debería de recordar. -¡Mucho gusto, Taelín, Frey!- Trato de corresponder el saludo, haciendo una pequeña reverencia a ambos. No estaba muy segura de que realmente la pequeña formalidad –o intento de-, fuera necesario; pero no podía dejar en riesgo el buen nombre de la escuela de Magia Arcana del Príncipe Pelleas. Ser educado, no estaba de mas.

-¿Eres por casualidad, de algún campamento de por aquí cerca? ¿O vives por aquí…?- Pregunto sin tratar de ser invasiva, aunque la pregunta no correspondía mucho al atrevimiento que tuvo, sin notar, de acercarse un poco hacia el muchachito. –Veras… Estaba  buscando una flor… Pero la verdad, puede que ni siquiera exista. ¿Has visto flores por aquí…? Flores amarillas, de cinco pétalos enormes. ¡Como lágrimas! Y de más decir, muy hermosas.- Trato de describirlas Mallory aferrándose a su memoria. Su fragancia era algo que no sabría explicar, pero su imagen era nítida. ¡Si tan solo hubiera sido bendecida con el don del arte! Mas fueron solo unos segundos para notar que, quizás aquella cuestión podría verse muy rara. E incluso algo desubicada.

-¡Ah, lo lamento si no fui muy oportuna! – Se disculpo de manera inmediata, con una sonrisa apenada. –Es que quería aprovechar el momento de paz para buscarla. De hecho, quizás incluso se me ha hecho tarde en realidad…- Menciono con cierto temor, volteando con disimulo hacia su campamento, demasiado lejos como para ver si los demás habían despertado. Volvería a sonreír, un poco más tranquila, pensando que lo mejor sería dejar su búsqueda para otro momento.

-¿Estas en las campañas también…? ¡Si es así, somos colegas!- Dijo con ánimo, antes que su mirada se transformara en un segundo. No es como si la idea de pronto le desagradara, sino mas bien, la presencia de un silbido demasiado característico la alerto. Podría ahora ya si, haber pecado de ruda, pero la necesidad hizo tomar a Taelín de sus hombros antes de tirarlo sobre si para que cayeran al piso. El pasto si bien cubría un poco, no sería lo suficientemente alto para no dejar en evidencia una flecha clavada en el suelo, demasiado cerca suyo. Una mensaje que pudo ser una advertencia, pero también un intento de asesinato.

-… ¿Esta… flecha…. La conoces…?- Pregunto, dudosa. No culpando a Taelín, sino más bien, queriéndose asegurar que ella no era la que estaba en falta por haberse acercado demasiado.
Mallory
Mallory
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Estudiante

Autoridad :

Inventario :
Tomo de ruina [2]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
 [Campaña de liberación] La guerra jamás podrá detener a la primavera. [Privado] Tomo-1

Experiencia :
 [Campaña de liberación] La guerra jamás podrá detener a la primavera. [Privado] YvwSTdF

Gold :
1024


Volver arriba Ir abajo

 [Campaña de liberación] La guerra jamás podrá detener a la primavera. [Privado] Empty Re: [Campaña de liberación] La guerra jamás podrá detener a la primavera. [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.