Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FE:LW - Awards













TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] Empty [Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas]

Mensaje por Aran el Miér Jul 17, 2019 8:43 pm

Sus ojos se entreabrieron al percibir apenas las primeras, tibias luces del amanecer. Un aliento vaporoso escapó de sus labios al dar su primera bocanada de aire, apoyando sus brazos contra la colcha, para así poder erguir su torso por fuera de las sábanas. Sintió su cuerpo tensarse al ser expuesto, más no tardó en buscar abrigo para aplacar el punzante frío de la mañana. Aquella no había sido su primera, sino ya su segunda noche en Nevassa, capital de Daein. Se había quedado mucho más de lo previsto en la ciudad, cosa que había sido necesaria, dadas las circunstancias. No podrían haber sido peores, puesto que en su primer día en esas tierras había peligrado su vida a punto de temer por quienes lo esperaban allá en su lejana Etruria. Sin embargo, no podía estar más agradecido de la hospitalidad que su príncipe le había concedido tras sus esfuerzos.

Sus heridas habían ya sanado, aunque esa no hubiera sido la razón por la cual decidiera quedarse. Su voluntad yacía enteramente en el deber de continuar protegiendo a Daein, y tras aquella batalla no había podido descansar tranquilo hasta saber de la muerte de los últimos invasores que se habían atrevido a cruzar las defensas de Nevassa. Por este motivo había pedido para sí la habitación más humilde posible entre las barracas de la guardia, quienes al conocer sus actos no tardaron en recibirlo como uno de ellos, por mucho que a unos u otros les desagradara su origen. Teniendo un lugar donde descansar había llevado a cabo una multitud de rondas de vigilancia por cuenta propia, auxiliando a los ciudadanos y asegurándoles que, de momento, estaban protegidos.

Pero a pesar de que se supiera que había defendido al príncipe, no habían conseguido verse más que en un par de ocasiones tras aquella batalla. Era de esperarse que las ocupaciones del príncipe, además de las suyas, intervinieran por sobre no más que una inocente reunión, que para entonces había quedado inconclusa. Sin embargo Aran no había permitido que el tiempo derrotara su interés y gratitud hacia aquel hombre, por lo que se había dado una tarea a sí mismo, especial sobre cualquier otra. Había decidido ese mismo día, con su debido temor, recurrir a Pelleas y así pedir que le abriera nuevamente el paso a los archivos que en un principio el príncipe había deseado mostrarle, solo con la intención de grabar en su mente la imagen de la deidad que se hallaba inscrita en esos libros. El por qué era simple, pues había quedado en deuda: debía de tallar la apariencia de aquella criatura con todas sus habilidades, para que así el príncipe se sintiera orgulloso de ver su figura a la entrada de su torre. No necesitaba de mayor explicación al respecto, aunque no tardó en detallar sus necesidades, indispensables para que aquella obra se llevara a cabo, incluso antes de haber visto las ilustraciones. “Necesitaré herramientas tradicionales, y el tronco de un pino adulto”.

Jamás habría pensado que, a partir de esa propuesta, hubiera llegado a mencionar su pueblo natal.

-La mejor madera que conozco siempre ha estado en Kisca. -comentó al príncipe con una sonrisa ya acostumbrada.- Es dura, resistente, y aún así los cuchillos se deslizan sobre ella como mantequilla. -emuló con sus manos la costumbre de tallar la madera como lo haría un profesional, con un gusto en la muñeca muy particular de un artesano.- Sería un placer, para hacer esta estatua, que tuviera una muy parecida… -sus ojos se iluminaron con interés, aunque pronto sintió un escozor debido a la vanidad de demostraba con sus conocimientos. No estaba acostumbrado a hablar de ellos, y mucho menos a alguien de la nobleza. Se rascó la nuca entonces, un poco dudativo.- Sabe, también… también he pensado que me gustaría volver a visitar mi pueblo, aunque sea solo una vez. El único problema es que no sé dónde queda pero, seguro el dueño de una carreta sí. -comentó mientras contaba mentalmente las monedas que le sobraban.- Debería irme por varios días, eso es verdad. -acabó por decir, sin recordar ya lo corta que se suponía era aquella visita.- ¿Como en cuanto tiempo quisiera esa estatua? -preguntó.

En un principio, Aran había dicho que deseaba hacer tan solo una pequeña réplica. Sin embargo, aquello no daba cabida a su ambición. Si sabía que podía, si así demostraba su valor más allá de las armas no podría estar más agradecido por aquella oportunidad. Aquello por supuesto tenía sus complicaciones, pues ¿Cómo iba a transportar la escultura, siendo en verdad tan grande? y, ¿Cuánto le costaría? Todo lo pensaba bajo el punto de vista de que iría solo, pues hasta entonces no había tenido ningún compañero de viaje, y no imaginaba que hubiera alguien que deseara viajar junto a él a no más que un pueblo aburrido y pequeño. Miró entonces a Pelleas, con decisión.- Partiré hoy mismo si es posible, después de haber visto cómo es. -cerró los labios entonces, pues había tenido la ocurrencia más osada e imposible.- Supongo que… es imposible que me lleve una página y… menos el libro, ¿No es verdad? -entrecerró los ojos con debida vergüenza.- Pero no importa, si me recuerda bien lo más importante que tengo que hacer, no me olvidaré. -aseguró. Entonces se supone iban nuevamente a la biblioteca a encontrarse con la imagen de la deidad.
Aran
Aran
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Jabalina [4]
Lanza de acero [3]
Lanza de bronce [2]
llave maestra [2]
.
.

Support :
Pelleas [Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] JEIjc1v

Especialización :
[Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] Lanza%202

Experiencia :
[Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] Iu4Yxy1

Gold :
380


Volver arriba Ir abajo

[Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] Empty Re: [Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas]

Mensaje por Pelleas el Miér Sep 04, 2019 10:10 pm

Habían sido días intranquilos y difíciles, repeliendo un intento de invasión a la capital tras otro, recibiendo fuera de las murallas a las hordas de ojos rojos una y otra vez, batiendo aquella larga guerra hasta el agotamiento. Pero habían pasado. Después de un par de combates particularmente complicados, de una seguidilla de defensas exitosas que habían reafirmado la implacabilidad de Daein y quizás agotado los contingentes emergidos en el territorio, las cosas parecían haberse tranquilizado. Los emergidos habían cesado de aparecer. No más campanadas de alerta, no más llamados a armas.

Y la vida se reconstruía, siempre reconstruía. No había mejor señal de fortaleza de espíritu que esa: si se les mostraba que era ya posible, que era ya seguro, los habitantes del reino libre querían volver a sus trabajos, continuar su ritmo de vida, quitar los escombros y levantar mejores techos sobre sus cabezas, todas las veces que debieran. Incansablemente dedicaban cada día de paz que se ganaba a todo ello, resumiendo el ajetreo en la ciudad, la salida de carrozas y carretas de viaje, el comercio, el trabajo en los campos, las reparaciones y las mejoras. Eran quedos, cautelosos despertares para días luego ocupados, animados. Desde luego, quienes luchaban hallaban en esos intervalos su descanso; la oportunidad de sanar y reposar, de remendar las armaduras, cambiar las armas, reponer recursos y saborear un poco de esa tranquilidad rara, duramente conseguida y aún nueva, pues había sido más el tiempo que habían sido atormentados que el que llevaban logrando sobreponerse a los invasores.

Incluso Pelleas se veía libre, por primera vez en esos días, de requerimientos halándolo en una dirección y la otra. Era otra vez el príncipe que se necesitaba muy poco en la corte, el sabio en la torre más que cualquier otra cosa, cuyos deberes oficiales iban a manos de su consejero y cuya responsabilidad volvía a ser sólo sobre sus discípulos de artes arcanas. Y para ellos, hasta acababa de declarar un par de días de asueto. No se trataba sólo de que deseara permitirles gozar la calma en la gran capital, sino también de saber que muchos habían estado colaborando en la defensa de Daein y merecían su reposo. Además, cierto era que se necesitaba con urgencia dejar hacer un inventario nuevo de tomos mágicos, báculos, pócimas y sus ingredientes, además de reordenar la sección de hechizos de la biblioteca interna de la torre. Así, los estudiantes quedaban en libertad y en buena parte él también. En suma, oportuno momento para recibir aquel aviso de que su amigo e invitado en la capital quería verle. Aunque ir a él fuese un poco de caminata de la vergüenza por su parte, culpable por no haber estado con él tanto como pensaba que un buen anfitrión debería.

En parte, era que intentaba no abrumar; no dudaba que Aran tuviera sus propias cosas que hacer y en qué pensar, reencontrarse con Daein en su propio tiempo y demás. No quería invadirlo. Luego, claro, había comenzado a estar terriblemente ocupado. Pero las veces en que había preguntado por él, si seguía allí y en qué circunstancias estaba, había recibido respuestas tan sorpresivas como gratas: que la guardia local ya lo conocía bien, que al final se había hospedado con ellos y que se le consideraba de buena ayuda. No podía haber estado más alegre al respecto, si bien con la curiosidad picando anzuelos, deseando saber con más exactitud qué habría de escribir a continuación en su diario sobre el soldado peregrino que regresaba a su origen; pero se alegraba y se contenía, al fin y al cabo. De allí que, al reunirse con Aran, no se apresurase a colmarlo de preguntas o a hacerlo hablar, sino sólo dar él sus mil disculpas por cómo había estado todo en el reino, por estar él fuera de alcance, et cétera. Fuera de eso, la verdad era que había resuelto escuchar, dejar que Aran hablase de lo que le apeteciera, que guiara él el curso de los asuntos pues a fin de cuentas, con tener aquel tiempo libre y poder reunirse otra vez, Pelleas se hallaba ya feliz.

Y curiosa dirección en la que había terminado yendo. No había anticipado que el otro hombre estuviese tan decidido a tallar para él, ni que pensara en tanto detalle sobre los mejores métodos y la mejor madera. Asombrado por el entendimiento que claramente tenía sobre ese oficio, más de lo que el mago originalmente había pensado, tardó un poco en comprender todo lo que planteaba y considerar la pregunta que le hacía. - ¿Cuanto tiempo? No hay un momento en particular, quiero decir… con que alguien pueda hacerla, ya es… ¡además! Si tiene que ir hasta Kisca por la madera… - Empezó. La entrada de la torre había estado incompleta tanto tiempo, sin carpinteros que se hicieran cargo, que a esas alturas ya no había urgencia, con tal de que alguien en alguna forma terminara el trabajo. Por otro lado, que fuera un motivo para mandar a Aran de regreso a su pueblo natal era una oportunidad excelente. A la brevedad continuó, más firme en sus palabras al apoyarle. - Lo cual debería hacer. Sí, creo que será importante, para que pueda trabajarla más fácilmente y lograr un resultado aún mejor. - Lo cual no era mentira, tampoco. Por la forma en que se había decidido el viaje, lo pronto que Aran quería partir, Pelleas creyó comprender la profundidad de su deseo de volver a sus raíces, y por tanto no dudó en asentir con la misma decisión. - Sí, le encargaré que así sea. -

La idea de acompañarlo en aquel viaje por la madera ideal había aparecido en su mente de inmediato, súbita pero insistente. Estaba libre, estaba aprovechando su tiempo con su invitado y si este tendría un reencuentro aún más significativo con su origen, un pueblo que Pelleas en verdad no conocía en persona, uno de aquellos sitios de los que nunca se oía en la capital, aparecía con naturalidad el impulso de ir también. No obstante, era tan incapaz de pedir de frente ser invitado como de declarar e imponer con soltura su voluntad de acompañar. Por fortuna, no tardó en hallar una cierta esperanza, una vía a lo que quería pedir a través de los libros que Aran necesitaría tener a mano. Sutil, una media sonrisa se dibujó en sus facciones. - Bueno… hay una forma. Venga conmigo. - Expresó enseguida, volviéndose y echando ya a andar en dirección a la biblioteca. Aquello podía funcionar. A medida que se aproximaban al ya familiar edificio, el joven príncipe se animó a comenzar con un comentario más bien ligero, que le ayudase a arribar a su verdadera intención. - También imagino que va a necesitar ayuda para, uhm, cargar la madera en sí, o la estatua después de hecha… ¿dónde la trabajaría, en realidad? ¿Allí, o aquí? -
Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [4]
Báculo de heal [2]
tomo de Worm [1]
Baalberith [4]
.
.

Support :
Judal [Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] OaIUyNL
Virion [Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] JEIjc1v
Yuuko [Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] JEIjc1v
Aran [Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] JEIjc1v

Especialización :
[Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] Tomo-4[Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] Staff-1

Experiencia :
[Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] Iu4Yxy1

Gold :
416


Volver arriba Ir abajo

[Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] Empty Re: [Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas]

Mensaje por Aran el Lun Oct 07, 2019 1:59 am

Se hallaba contento y algo nervioso, aún sin poder nivelarse a la persona que lo acompañaba. Todavía era un privilegio caminar lado a lado junto a un príncipe, hablar sin esperar a que le diera permiso, o dirigirle la mirada como quien trata con un compañero. Eran veces en las que se creía de sobra afortunado, o en las que incluso llegaba a temer que aquello fuera a cesar, que tan solo se trataba de una circunstancia única y breve en su vida. Fuera cual fuera el caso, asintió contento al saber que poseía todo el tiempo del mundo. Cuando se enfrascaba en su trabajo no había quien pudiera pararlo. Eran las únicas veces en las que se permitía pasar las noches en vela, o disfrutar de su soledad sin culpa ni otros anhelos. Hacía tiempo que no volvía a su pueblo, pero sabía que allí, más que en ninguna otra parte, hallaría el momento para reconectarse con su país y devolver todos sus favores al príncipe, sobre todo el de su compañía.

La biblioteca arrancó un suspiro de sus pulmones, instinto que también lo llevó a mirar hacia arriba, a los cielos, deteniéndose varios segundos a comprobar que efectivamente estuvieran despejados. No había tenido el gusto de apreciar el edificio como quería, y debía hacerlo. Algún día iría a contarle a sus hermanos de una gran biblioteca en la capital, más enorme que dos casas y con todos los libros del mundo. ¿Tendría algún día la oportunidad de recorrerla entera, de principio a fin? Quería ver también la posibilidad de que alguien le recomendara unos libros, solo para incitar a su familia a que los leyera. Al final ellos eran más versátiles con las letras que él mismo, que venía de un origen más humilde, y que, sobre todo, tenía más cuerpo que estudios en la cabeza.

Aran rió un poco ante el comentario del príncipe, intentando que no se notara demasiado.- ¿Se reirá de mí si le digo que me veía trayendo los troncos a mano? -lo decía un poco en broma, pero más en serio que no. No se le daba muy bien el sarcasmo, y de todas formas estaba seguro de que tenía la fuerza para cargar uno por un día entero. -Bueno, siempre hay una carreta grande que pasa por el lugar, imagino. Un comerciante, aunque usualmente nunca tienen espacio… -se llevó un dedo a la boca, pensante. La escultura, si tomaba transporte, la trasladaría por partes, pues sería imposible llevarla de una pieza sin imaginar que se hiciera daño. No pesaría más que un cargamento de leños, por lo que podía arreglárselas para conseguir un carro capaz de soportarla. Sin embargo, el precio. Tenía suficiente para ida y regreso a solas, de eso estaba seguro, pero para más su situación se complicaba. En el peor de los casos, debería ganarse el favor en el pueblo, trabajando duro si era necesario. Ah, era tan complicado, ¡Jamás había hecho algo tan grande! Sin embargo recordaba la labor de su padre, su oficio a la hora de construir mueblería, y las constantes noches de trabajo que con ello acarreaba. Si había sido posible para él, no debía de arrastrar su orgullo con ese problema. De alguna forma u otra sería posible.- Sí, trabajaría allá. Debo admitir que, si llegara a permanecer aquí en Nevassa, me preocuparía más por tomar armas y seguir patrullando que terminar lo que me proponga hacer. -sonrió de medio lado un poco decepcionado consigo mismo. Por supuesto que deseaba defender la capital tal como lo había hecho todo este tiempo, más conocía que en ese estado no se permitía ninguna libertad. Sobre todo cuando había planificado su trabajo en aproximadamente tres días y tres noches, fuera en la intemperie incluso, como un leñador trabajaría para cobrar el peso de su trabajo en oro.

-¿Había dicho que había una manera? -preguntó curioso.- No me diga que encontrará a alguien que me dibuje lo que tengo que hacer. En realidad, sería muy bueno. Tanto como me cuesta escribir, no creo que quiera que mi referencia sea un dibujo mío. -aclaró con algo de pena. Aran se demostraba muy práctico, por lo que no parecía haber apertura en su plan.- Aunque, si toma mucho tiempo, quizás no sea lo mejor. De verdad sería bueno si... tuviera el libro.

Aran intentó que no colara de más su curiosidad. No quería tan solo ver a la criatura, sino que buscaba entender algo más allá qué era y el por qué de su importancia. Aún no acababa de entenderlo, pero aprovechó de comentar.- Yo creo que si conozco mejor su historia, podría darle más personalidad. Es… un consejo de artesanos. -sonrió un poco nervioso, pues, aunque no lo dijera, le encantaría tener una explicación de primera mano por parte del príncipe. Anhelaba oírlo sobre muchos otros, pues lo creía inteligente y admiraba su conocimiento. Pero era muy irrespetuoso intentar llevarse eso también a Kisca, cuando ya explicando sus planes le estaba robando toda su mañana. Por eso dudó.

-Debo preguntar, ¿Cómo consiguió el tiempo para reunirse conmigo? En cualquier momento podrían necesitarlo. Debería irme aún más pronto entonces, para no distraerlo. -dijo con tono preocupado. Se adelantaba a todos los hechos, una mala costumbre que no se le había quitado ni con la regla más importante del ejército: “Calla y obedece órdenes”. El hecho era que tan solo Pelleas le permitía sentirse de esa manera.
Aran
Aran
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Jabalina [4]
Lanza de acero [3]
Lanza de bronce [2]
llave maestra [2]
.
.

Support :
Pelleas [Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] JEIjc1v

Especialización :
[Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] Lanza%202

Experiencia :
[Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] Iu4Yxy1

Gold :
380


Volver arriba Ir abajo

[Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] Empty Re: [Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas]

Mensaje por Pelleas el Vie Nov 22, 2019 8:54 pm

Tendría que cambiar un poco su forma de pensar, pues de tener que imaginarse a Aran cargando troncos a mano y la clase de carreta que haría falta para transportarlo todo, no tardó en llegar el reconocimiento de que aquel no era trabajo en que él fuera a resultar muy útil, ni siquiera como mano secundaria de asistencia. Era un hombre grande por favor de la genética y en su momento había tenido que atravesar temporadas de entrenamiento militar bajo orden de su padre, pero se había pasado cada otro momento de su vida en los libros en lugar de las armas, nunca se había hecho particularmente fuerte. Nada comparable a Aran, no se veía ni sosteniendo ese peso. Rió nerviosamente, tragándose cualquier palabra al respecto y descartando eso en fuero interno. Al menos, con la carreta podría ayudar. La ida no sería nada complicado, tenía hasta el regreso con los materiales pesados para arreglárselas y ayudar, de alguna forma discreta.

El plan general tomaba forma, aunque todavía no hubiera logrado hacerse parte de ello. Las siguientes palabras del soldado, también, se alineaban a la perfección con lo que Pelleas había estado esperando más: que tuviese más tiempo en su viejo hogar, un tiempo ininterrumpido. Decidido a motivar aquello a toda costa, respondió rápido, con convicción. - Así está bien. Este es un asunto oficial, en cierta forma… es un encargo oficial, así que es preferible que esté donde pueda enfocarse en hacerlo, sin distracciones robándole el tiempo. El resto, ejem… se resolverá una cosa a la vez. No se preocupe. - Sonrió para sí, cuidadoso de tener la vista puesta en cualquier otra dirección, con tal de no delatarse demasiado; en la amplia entrada de la biblioteca, por ejemplo. Todo caía en lugar y se sentía complacido de poder contribuir tan fácilmente a que así se quedara. - La guardia entenderá que su trabajo no es el de un soldado del reino. Tómese su tiempo. -

Sobre el asunto del libro, entonces… era incapaz el joven mago de discernir si el interés que el otro mostraba se debía a una naturaleza exhaustiva y perfeccionista hacia el trabajo, o si existía a su vez un ánimo de ver el libro nuevamente y en más detalle, mas de alguna forma, el asunto le agradaba. Compartir, así fuera en una mínima forma más, la colección que había reunido en sus viajes y sumado al ya fantástico contenido de la biblioteca nacional, nunca cesaba de serle agradable. Por lo pronto, tras entrar con la soltura de inmensa costumbre al recinto, se encaminó con pasos marcados de las botas sobre la piedra hacia las entrañas de la biblioteca. Mientras escuchaba a su acompañante, le guiaba al final de la habitación principal, descendiendo por una escalera algo estrecha que hacía dos torceduras antes de desembocar en una habitación inferior. Esta estaba sellada por una reja de pared a pared, con una puerta en su centro.

- ¡Por favor, Aran! Creo que estamos de acuerdo en que sería más rápido y, um, menos trabajo adicional tener el libro en sí… - Rió por lo bajo, cuidadoso de ecos, mientras halaba fuera de un bolsillo de pecho un juego de unas pocas llaves, que unidas a una fina cadena solía mantener en su persona. Utilizó una de ellas para abrir la puerta y pasar más allá, a la zona más privada de la biblioteca, donde los materiales de más cuidado habían sido movidos para su preservación. Estimaba la dedicación del otro en la mera sugerencia que había hecho, pero ciertamente había modos mejores. Como el que venía formulándose desde antes, y que debería plantear. Pausó para mirarle con algo más de detenimiento, aunque dejándose distraer y demorar con suma facilidad por lo que comentaba. Su interés parecía cada vez más visible y Pelleas no podía sino alegrarse, emocionarse, luego meter aquello bajo una capa de cautela. Carraspeó, atinando tanto a volver a moverse, como a responder a las preguntas del hombre. - Pues… ahora que las cosas se han tranquilizado, no se me necesita en realidad. Su Majestad lo tiene todo bajo control. Y mis discípulos merecían reposo, la oportunidad de ver la ciudad en paz, así que he permitido unos días de asueto. Por eso… ajem. Permítame explicarme. - Expresó. Le tomó sólo un momento localizar el libro correcto en el estante, mucho menos allí abajo que en la sala principal arriba. Lo retiró con cuidado y se volvió de regreso hacia el varón de cabello verde.

- Libros como este, verá, no pueden salir de esta biblioteca por lo regular. Pueden ser utilizados por los estudiantes con mi autorización, o la del administrador de nuestra escuela, pero tan sólo eso. Se trata de material muy raro y valioso. Los he traído personalmente de Plegia y Nohr, y sólo en mis manos pueden ser retirados. De modo que… aunque me gustaría confiárselo, lo mejor sería que yo mismo lo lleve, para asegurar su cuidado. O sea, con usted. Es decir… - La sonrisa entre sincera y circunstancial, nerviosa, aparecía de a poco en sus facciones. Estaba seguro de que no era un mal razonamiento, pero no quitaba que se sintiese un poco inquieto proponiéndolo y que se le dificultase ser claro. - Que vaya con usted. Así, no sería problema estar tomando este o cualquier libro. ¿Qué… qué le parece? - Dijo al fin.

Y tendría, desde luego, que dar espacio al otro a responderle, pero el primer segundo de silencio se le hizo ya de excesivo suspenso, de modo que terminó agregando. - Y podría, bueno, podría hablarle yo sobre la figura en sí, dado que… bueno, toda esta cantidad de material al respecto… - Alzó el libro un poco a la vista. Era uno bastante grueso y de buen tamaño, conteniendo además bastante que no estaba seguro que Aran fuera a querer leer; no podía hablarse de Grima sin hablarse del culto que había dejado atrás, sus creencias y prácticas, contenido difícil de tragar. Pero, más importantemente, el principal de sus motivos, murmurado como un pensamiento adicional: - Y que... me agradaría ir, en sí... si no le molestase. -
Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [4]
Báculo de heal [2]
tomo de Worm [1]
Baalberith [4]
.
.

Support :
Judal [Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] OaIUyNL
Virion [Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] JEIjc1v
Yuuko [Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] JEIjc1v
Aran [Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] JEIjc1v

Especialización :
[Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] Tomo-4[Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] Staff-1

Experiencia :
[Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] Iu4Yxy1

Gold :
416


Volver arriba Ir abajo

[Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas] Empty Re: [Social] El pueblo de los bosques [Priv. Pelleas]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.