Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory] Empty [Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory]

Mensaje por Judal el Lun Jul 15, 2019 4:49 pm

Había llegado a Rosanne apenas tres días atrás, con un grupo escaso pero fuerte de estudiantes variados del colegio, desde aprendices recién ingresados hasta sabios que continuaban las investigaciones en las facilidades de la torre, así mismo, no viajaba nunca desprotegido, dos guerreros Daenitas los acompañaban, no del ejercito si no que hombres contratados específicamente por el colegio y ya familiarizados en la clase de actividades que allí se realizaban. Y no era un viaje de placer, tampoco un viaje que estuviese deseando hacer, todo lo contrario, las quejas del consejero se hicieron oír durante todo el viaje así como su especial mal humor que solo mejoraba superficialmente en los viajes silenciosos y tranquilos por los caminos de Valentia. Alojados en una posada de buen renombre pero por la poca disponibilidad de habitaciones se fueron colocados a todos los estudiantes de a pares junto con los guardias quedando solo a solas el consejero que se negó rotundamente a compartir habitación. Tras confirmar que habían llegado y recibir la respuesta del duque del lugar, podían finalmente comenzar con su trabajo.

Si bien venían como "fuerzas de liberación de Daein", con letra pequeña de ser un grupo especial de investigación y eliminación de la plaga emergida, no exactamente un ejército, la realidad es que no eran más que un grupo de estudiantes que tomarían experiencia y estudiarían realizando de paso algo de trabajo de investigación. Y la primera expedición sería esa misma tarde.

Justo a tiempo un grupo de pueblerinos, en su mayoría trabajadores del campo, bebían cerveza en la parte baja de la taberna comentando del un grupo de emergidos que acampaban a unos kilómetros de sus campos. No parecían agresivos mientras estaban quietos, pero era ya bien sabido que si no se los molestaba y si se apartaban del camino, los emergidos seguirían pacíficamente su misión sin atacar civiles. Un país que había ya estado años bajo el yugo emergido había aprendido a convivir con el enemigo tanto como era posible, pero esos días terminaban con la subida del duque al trono. El estratega y tesorero del colegio seleccionó a dos estudiantes para ir a investigar y volverían más tarde con todos si valía la pena.

En el camino el pelinegro fue explicando a la jovencita, recientemente ingresada y probablemente segunda vez que veía, siendo la primera para recibir su pago y llenar sus papeles. - No es difícil, estaré yo todo el tiempo con ustedes y si algo pasa, solo tienes que atacarlos con tu magia desde lejos. No te acerques, no los provoques, no los ataques si no se muestran agresivos. Aunque probablemente al vernos nos ataquen, no se sabe aún bien como saben, pero los emergidos son agresivos hacia gente de otros continentes... tienen preferencias pero no es importante ahora. - Con su explicación apoyaba su mano en la lanza que cargaba y con la que usaba el asta de bastón para caminar más cómodo. Su ropa siendo ligera para facilitar sus movimientos, contrastaba con la pesada joyería que llevaba en sus muñecas y cuello, abrazaderas de oro que valían más de lo que cualquiera de los pueblerinos podría ganar en su vida. Sobre sus hombros llevaba una capa para cortar el viento y su cabello, trenzado, se balanceaba a su espalda en compás de su andar.

No mucho después de abandonar el pueblo pudieron ver el campamento del que se referían, pequeño, no más de cuatro emergidos en dos carpas, la presencia de dos caballos le hizo prestar especial atención al pelinegro. - Parece ser solo viajeros, o reconocedores de terreno, no son muchos y podremos reducirlos incluso nosotros. Serán excelentes blancos para probar su magia y el control que tienen sobre la oscuridad. ¿Entendido? - La voz algo profunda, contraria a la imagen delicada del bailarín de ojos sombreados en violeta, bajó el volumen para no llamar mucho la atención. Sin embargo los emergidos parecían notar que alguien se acercaba pues dejando sus puestos se alzaban hacia esa dirección mirando con cautela y ya tomando sus armas.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer | Tactician

Cargo :
Consejero Real | Gobernador de Crimea

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Longbow [2]
Dagas de bronce [1]
Lanza de Bronce [2]
Naberius [3]
.
.

Support :
Pelleas [Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory] OaIUyNL
Izaya [Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory] Daga-1[Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory] Lanza3

Experiencia :
[Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory] AslQXcW

Gold :
153


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory] Empty Re: [Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory]

Mensaje por Mallory el Jue Jul 18, 2019 9:15 pm

De nunca haber salido de su casa, ahora se encontraba en la novedad de que no solo estaba conociendo la magnificencia que todos los terrenos de su adorada Daien ofrecía… ¡Sino hasta nuevos continentes que jamás imagino ver! Si bien la experiencia nacía a partir de una orden de las autoridades de la Corona y distaba bastante de lo que se catalogaría como un viaje de placer, no dejaba de ser una oportunidad completamente emocionante y de la que por supuesto, esperaba aprender todo lo que pudiera. No obstante, debería a manejar esa emoción que sentía con una justa seriedad, pues no era tampoco una situación donde pudiera cometer cualquier error sin más. Un paso en falso en sus acciones, y las consecuencias que el destino pudiera deparar serian terribles, como todo lo que una guerra implica propiamente.

Aun así, se podría observar a Mallory con un temple tranquilo, de vez en cuando con una discreta sonrisa mientras se distraía por segundos mirando a las personas de Rosanne y como ellos lograban mantener esa aparente calma a pesar de “convivir”, con lo que muchos le habían descriptos como monstruos sin corazón. ¿Podría coexistir la pasividad en una situación tan angustiante como la guerra? Si debía de pensarlo desde su situación personal, fueron varios años en los que sus padres le habían acostumbrado a dormir con zapatos puestos por si debían huir durante la noche por algún ataque imprevisto. ¿Dormiría aquí también la gente con zapatos puestos? Sería una pregunta que por supuesto, se quedaría con las ganas de hacer. Ahora mismo su incipiente curiosidad debía verse resguardada a favor de demostrar una imagen loable de quienes son los alumnos de la escuela de Magia Oscura de Daien. O eso era la recomendación de todos cuando estuvieron enterados de quien presidia ese viaje.

Judal, el asesor real del Príncipe Pelleas, no tenía buena fama entre sus colegas estudiantes. No porque fuera alguien poco digno de confianza, todo lo contrario. ¡Precisamente por el hecho de que no se podía escapar ningún detalle! Cometer un error podría acarrear una explosión poco agradable de su ira, o algo así le comentaron con insistencia mientras viajaban camino a Rosanne. Mallory habría escuchado tales aseveraciones, sin estar muy segura de si aquellos testimonios con anécdotas terroríficas solo eran exageraciones que se convertirán en cuentos y de ahí una especie de tradición informal asustar a los nuevos estudiantes. En todo caso, si no cometía ningún error, no habría problema ¿Verdad…?

Esa idea fue la que más presente tuvo cuando su cuerpo quedo ligeramente petrificado cuando la voz de Judal la marco como una de las que debían acompañarlo a una expedición. ¡Ah, no, no tenía miedo… solo un calambre muy extraño que la recorrió por unos segundos!  Además, si la había elegido específicamente a ella, debería tener una razón. Una de peso. Seguramente lo que debían de hacer esa noche no era precisamente peligroso, por lo que trato de calmar su ansiedad durante el camino con ese pensamiento. Por otra parte, contrario a todos los temores infundados por sus compañeros, las indicaciones de su líder eran más que claras y nada intimidantes. Mallory asentía a cada una de sus recomendaciones con su cabeza y un calmo. –Sí, Señor.- Porque no sabía muy bien si hablar de mas estaría mal visto, pero era necesario comunicarle que sus palabras habían sido recibidas.

Una vez llegados a su destino, el sigilo seria la clave para proceder. La presencia de caballos fue lo que termino llamando más la atención a Mallory, quizás por un poco de añoro que otra cosa. -¿Sus caballos también son emergidos…?- Procuro preguntar en voz muy muy baja, antes de guardar silencio a las palabras de Judal. ¡Sin querer cuestionarlo, la dificultad de la misión empezaba a ser cada vez mayor! Mas aun considerando que el peligro factible, comenzaba a hacerse real al ver como los emergidos se levantaban de su posición y comenzaban a dirigirse con cautelo hacia la zona donde ellos estaban escondidos. Mallory sujeto su grimorio con fuerza, buscando alguna mirada que le confirmara algo. De nada valía las plumas que había dejado marcada las páginas que  le podrían servir ahora, ¡Era imposible leerlas en esa oscuridad! Su memoria por lo tanto, era lo único que podía usar.

Procuraría de momento, iniciar con algo que les ayudara tácticamente. Respiro profundo, intentando controlar el pequeño temblor que tenía en sus manos mientras sostenía su grimorio con fuerza y sus labios susurraban un hechizo que se comenzaría a manifestar como una brisa, suave pero que traía consigo un frió difícil de describir. Era un frió no típico de la tundra hiel, sino a aquel que se produce cuando alguien recibe una muy mala noticia que te hace paralizar, que provoca miedo y a su vez, una incapacidad para moverse a pesar del deseo de huir… Quería que los emergidos se vieran entorpecidos, que sintieran sobre sus hombros la misma carga que tenia secretamente en su corazón al pensar que podría fallar en ese momento. Mallory seguiría recitando su hechizo, susurrándolo con suavidad y paciencia, como una canción de cuna que solo atraía pesadillas. Debería funcionar, esperaba que lo hiciera.

Judal seguramente estaría juzgándola en ese momento.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Estudiante

Autoridad :

Inventario :
Tomo de ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory] Tomo-1

Experiencia :
[Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory] Jm5byz1

Gold :
159


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory] Empty Re: [Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory]

Mensaje por Judal el Mar Ago 13, 2019 4:30 pm

Si bien no era que la había seleccionado particularmente por sus habilidades si era una decisión consciente justamente por desconocerlas. Equilibraba siempre sus equipos con un estudiante medio o avanzado con alguno recién iniciado o principiante, así siempre tendría un guía en el cual el menos experto podría apoyarse e imitar, así como siempre llevaba guardia que pudieran ser un respaldo en caso de pelea. Él por su parte no era profesor, a efectos escolares era un alumno más, uno avanzado pero un alumno a fin de cuentas. Sin embargo su posición como parte fundadora y encargado de casi todo en la torre le daba la autoridad para actuar casi como un profesor, en todo menos en efectivamente lanzar hechizos, pese a conocerlos, pese a haberlos visto de cerca en reiteradas ocasiones, la realidad es que no había sido iniciado aún como mago oscuro. Pero allí estaba, liderando aquella expedición y guiando a los alumnos como un profesor más en ese momento, la “clase” no era de magia si no de estrategia y estaba bastante calificado para ello.

Y tal como su fama le precedía, era corto de paciencia, algo infantil y caprichoso y por sobretodo, detallista en lo que respectaba a cualquier cosa relacionada con la imagen del colegio o cualquier aspecto que tuviese cualquier relación con el príncipe, fuera de ello, no era realmente demasiado estricto, no perseguía a los alumnos para que hicieran sus tareas o asistieran a clase, mientras el pago por sus clases estuviese al día que cada quien estudiase como gustase. En esta ocasión era un poco diferente, llevando consigo a una misión que ponía en peligro la vida de los alumnos y la suya propia, no permitía distracciones. Y no le molestaba que se tomasen la situación con más seriedad de la necesaria, por eso respondió la pregunta de la joven con gusto. - No, si bien son de los emergidos, sus monturas no muestran sus características, no tiene ojos rojos y se comportan como cualquier otra montura, caballo, pegaso o wyvern. Creo que ha habido informes escritos que se han visto monturas emergidas, pero no es algo común y debido a lo poco común creemos que es solo confusión de quienes lo han reportado. - Un tono un poco despectivo tiñó su voz al referirse a este último grupo, siendo bastante de la filosofía de “si yo no lo ví, no existe”.

Los emergidos se acercaban y los dos guardias que llevaban miraron con expectativa a quien debían obedecer, aunque ya tomando sus armas, pues no arriesgarían su vida si no recibían orden. El pelinegro sujetó su lanza con fuerza entre sus manos. - Nunca se dejen engañar por comandantes estúpidos, si consiguen trabajo en algún ejercito o como mercenarios, será normal que no sepan que hacer con un mago oscuro y sean tratados como magos de anima o incluso frente de línea. Deben permanecer en media formación, donde sus maldiciones alcancen a hacer efecto y teniendo en cuenta que la magia oscura es más fuerte pero más lenta que la magia normal, deben turnarse. - Explicó rápido mirando a ambos estudiantes.

El escalofrío propio de la magia ajena le hizo estremecer y su mirada carmín se entrecerró apretando sus dientes, siendo tomado algo desprevenido, pero miró a la joven que ya comenzaba a recitar el primer hechizo. - Bien, sigue así, pondrá a los emergidos de cautela a agresivos, así que prepara un hechizo para rematarlos, los guardias y yo los detendremos y ustedes atacarán desde atrás. - En efecto, los emergidos al sentir la magia oscura recorrer su espina dorsal y generar aquel miedo instintivo y tomando sus armas se aproximaron ya listos para atacar, siendo interceptados por los dos guardias y el pelinegro que con un movimiento rápido de su lanza desvió el ataque de una espada.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer | Tactician

Cargo :
Consejero Real | Gobernador de Crimea

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Longbow [2]
Dagas de bronce [1]
Lanza de Bronce [2]
Naberius [3]
.
.

Support :
Pelleas [Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory] OaIUyNL
Izaya [Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory] Daga-1[Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory] Lanza3

Experiencia :
[Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory] AslQXcW

Gold :
153


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory] Empty Re: [Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory]

Mensaje por Mallory el Jue Sep 05, 2019 8:34 pm

La explicación sobre las monturas de emergidos la hizo deliberar por unos segundos a Mallory. ¡Realmente era bueno saber que no era necesario también eliminar a un caballo de darse el caso! No obstante, no podía confiarse en que la lealtad de los animales no quedara con quienes fueran sus jinetes. ¿Estarían adiestrados de una forma diferente a la que ella estaba acostumbrada…? Por supuesto que divagar sobre el asunto, en ese instante, no era lo ideal. Aunque no descartaría la presencia de los animales en el frente ahora que sabía un poco mas, podían llegar a serles útiles como de cuidado de acercarse demasiado a ellos sin las debidas precauciones.

Debía de tomar en cuenta las explicaciones y guías que daba Judal. Era parte de la estrategia el saber que debía estar en segunda línea en una batalla, una enseñanza que procuraría seguir siempre que le fuera posible. Ahora mismo por ejemplo, quienes tenían las armas eran otras personas, incluidos al líder por el que respondía. Su tarea era facilitar el combate de frente.  –Entendido Señor.- Dijo en voz baja, antes de voltear por un segundo hacia su compañero que mantenía su mirada firme y de forma lúgubre hacia adelante. Seguramente, asumía, era alguien más experimentado que ella. Volvió a encogerse de hombros, tratando de domar sus nervios.

Ahora ya habiendo recitado un hechizo con el que tomo la iniciativa, aprendería otra cosa muy importante. No siempre las cosas salían como ella podría esperar.

Judal había sido muy asertivo con la predicción de lo que sucedería, haciendo que Mallory asintiera algo asustada. ¡No era precisamente lo que buscaba, pero ahora debía arreglárselas como pudiera! El andar silencioso de los emergidos se convirtió rápidamente en una corrida terrorífica, que junto al choque del acero y ese sonido tan perturbador, logro espabilarla lo suficiente como para que abandonara el sigilo con el que venían ocultándose. La joven aprendiz salto hacia atrás algo impresionada, aturdida incluso por lo rápido que una batalla comenzaba. ¡Justamente buscaba lentitud en sus enemigos, casi pareciera que el miedo los hacía agiles! Todo lo contrario a ella, que de momento, sentía que sus pies estaban petrificándose de a poco.

Pero definitivamente no podía permitirse una actuación así. Mallory trataría de controlar el incipiente temblor que asalto a sus manos, mientras su atención oscilaba parpadeante entre lo que sucedía en frente suyo y las hojas de su grimorio que mas que nunca, se volvían difíciles de voltear. –¡Ah, maldición…!- Mascullo bajito, sintiéndose apurada por hacer algo que pudiera servir. Entre tanto, podía sentir como la magia oscura de su compañero empezaba a proyectarse en lo que parecía, un hechizo avanzado. ¡Creía incluso, poder reconocerlo…! Pero de ser así, necesitaría un poco mas de tiempo. ¿Qué era lo que podía hacer…? Su mente se puso en blanco, mirando un poco culpable al resto que estaban haciendo lo mejor de si…

-Mantén la calma… Piensa… Hechizo de asistencia… Asistencia….- Se dijo a sí misma, sosteniendo el tomo de magia oscura, buscando las plumas que había dejado como marcadores de página. ¡Estaba dispuesta a ayudar al frente, si es que el hechizo de su compañero era un ataque más! Aunque por supuesto, realizar un hechizo de asistencia es una forma muy ambigua, casi contradictoria, de hacer llamar a la magia oscura. Afín a la carga energética caótica y maligna, no era precisamente hechizos de sanación lo que podía hacer. Pero quizás si todo lo contrario, que era en su caso, bueno: una maldición. No obstante, entre la oscuridad y los movimientos de sus enemigos, debía de hacer dos cosas: no fallar o acercarse un poco, con cautela. Prefería irse hacia lo segundo, rogando que no hubiera arqueros escondidos.

La idea ya estaba en su cabeza, y la misma rondaba hacia lo primero que se le ocurrió. Si bien el miedo había vuelto agresivos a los Emergidos, seguía apostando que lo mejor era intentar hacerlos torpes y lerdos. Una maldición sobre ellos, o sobre sus armas… Mallory abrió su libro, rogando primero a Grima que intercediera en sus palabras, y en segundo lugar, que el destino no permitiera que lastimara a sus compañeros.

Recitaría nuevamente un hechizo, uno que fuera más básico que el que su compañero aun estaba haciendo al voltear a verlo. Sin duda un golpe del mismo haría que la batalla terminara rápido, pero, ¿Hasta tanto? La brisa nocturna haría que el descenso de temperatura se notara aun mas, nuevamente ese frío incomodo empezaba a arrastrase sobre el piso mientras Mallory sentía como era quien canalizaba aquella magia corrupta. La oscuridad lo disimulaba, pero una bruma negra comenzaba a tomar forma, mientras continuaba su camino reptante guiado por su voluntad.

Volvería a ver de nuevo el campo de batalla, notando como la maestría de Judal había implicado que los emergidos lo vieran como el blanco principal en su afán de ganar terreno. Pensaría en apuntar su hechizo desde la seguridad de atrás de un guardia, pero la velocidad con el que mismo se vio herido con una flecha la alerto. Voltearía hacia Judal ahora, con un apoyo menos. ¡Debía de asistirlo ahí! Su blanco era uno de los emergidos que levantaba su espada contra él , al menos hasta que algo lo detuvo. Su grito sonó como un gruñido, ahogado, mientras la magia de Mallory lo envolvía como si una seda lo envolviera, pero lo constriñera en el proceso.  Era algo difícil de mantener, pero sumamente efectivo. Mallory vio a Judal, temblando, esperando que fuera suficiente para que el pudiera aliviarse al menos del asedio.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Estudiante

Autoridad :

Inventario :
Tomo de ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory] Tomo-1

Experiencia :
[Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory] Jm5byz1

Gold :
159


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory] Empty Re: [Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.