Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] Empty [Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel]

Mensaje por Morgan el Sáb Jun 01, 2019 9:14 pm

En realidad, Morgan desconocía el motivo del mensaje de llamado que había recibido, pues bien era de esperarse que su autor nunca diera explicaciones a todo y en aquella instancia tampoco las había habido, pero acudía de todas formas. Habrían sido varias semanas de que no veía al rey Gangrel, mas sabiendo más o menos con qué asuntos él y las tropas de Plegia habían llegado a costas jugdralitas, podía imaginarse que la convocación sería para algo divertido. Cuanto menos, algo inmensamente interesante. Plegia estaba comenzando sus propios esfuerzos de conquista. La sombra del dios oscuro se cernía, se esparcía sobre todo el continente ahora y el panorama no dejaba de fascinar y entretener, con cada nuevo desarrollo que tomaba lugar.

En ese mismo momento, por ejemplo, Morgan provenía desde el recién tomado Grannvale, donde la imposición religiosa de Nohr sobre sus nuevos súbditos seguía siendo fuente de tensiones. La política y la interacción con el pueblo regentado no podían importarle menos ni aunque se esforzara, pero en lo que respectaba a imponer orden, o mejor aún, cuando ya era asunto de detectar insurgentes que se aferraban a su religión original y terminar con ellos, de buena gana prestaba una mano. Eso mismo había estado haciendo, como favor a un querido amigo, y tan bien dispuesta que inclusive al desplazarse seguía prestando atención a las tierras que cruzaba, a la búsqueda de un grupo bastante numeroso y organizado de seguidores de Naga que hacía poco habría terminado de huir de Grannvale en dirección Sur. Habían evadido sus estrategias de bloqueo ya un par de veces, se le habían escabullido de entre las manos y la espina de saberlos sueltos por ahí no se le quitaba. Moviéndose a lomos de un wyvern con que recientemente se había hecho, mucho más rápida en sus travesías ahora, confiaba en poder dar esa revisión a la zona y aún llegar temprana a su cita. Curiosamente, la dirección que conjeturaba que los rebeldes habrían tomado era más o menos la misma que desembocaba, sólo un poco más allá, en el punto de encuentro donde el rey plegiano la esperaría.

Aún más curiosamente, estaba divisando lo que no podía ser sino un combate en la ruta, bajo las últimas luces doradas del atardecer. Acercarse demasiado representaba cierto peligro, ella y su wyvern eran un blanco muy grande y muy obvio para arqueros o magos que decidieran que les lucían sospechosos, pero la intrigaba demasiado la disputa como para simplemente ignorarla. Llegó a pensar, incluso, que quizás Plegia ya había avanzado y estaban defendiéndose de un grupo emergido allí, mas todo combate con una concentración tan grande de magos oscuros ciertamente tenía un aspecto distinto. Rodeando sus manos con las riendas para sostenerlas más cortas, inclinó a su montura para que esta bajara en una pequeña picada más cerca del combate, para luego volver a remontar vuelo alto a toda velocidad, permitiéndole a la jinete una mirada pasajera: ahí tenía a su batallón de seguidores de Naga. Se habían encontrado con problemas, por supuesto, fuera de la Grannvale liberada las cosas no eran nada fáciles. - ¡Heh! Mira tú. - Morgan se murmuró, procediendo con renovadas ganas en su camino.

El ejército plegiano no estaba lejos, tampoco. No tardó en avistarlos también, apostados en espera o en preparativos. Supuso que, fuera cual fuera la intención por la que el rey la había llamado, ahora ella también tenía algo que contar. Dirigió al wyvern al frente en que imaginaba estaría el hombre mayor, buscando su figura desde lo alto para descender cerca. Las amplias alas del animal dieron batidas más cortas, en tanto sus patas se acercaban al suelo, hasta posarse pesadamente en un área despejada del camino. La joven a bordo, instando a la criatura con un par de golpecitos en el cuello para que se agachara, miró derredor hasta dar con quien necesitaba. Al hacerlo, dejó con rapidez las riendas y descendió agarrándose de donde tuviera que, aún desacostumbrada a tratar con el animal e ignorante de la técnica más adecuada.

- ¡Tío Gangrel! - Saludó, bromista. Ante de separarse del wyvern, cuyas escamas oscuras lo hacían poco más que una gran mancha en la caída de la noche, tuvo que darle un firme golpe en la nariz para que se quedara quieto, además de posicionarse por frente de la criatura, entre ella y todos los demás. La apuntó con el pulgar, por sobre su hombro. - Juguete nuevo, ¿a que es super bonito? Le llamo… wyvern. O lagartija. Creo que le da igual. Oh, pero no vengas a abrazarme, porque siempre se piensa que nos están atacando. - Explicó. No era que fuera a suceder, pero se adelantaba. En sí, lo que tenía era un wyvern todavía salvaje, con el que ella misma todavía tenía que mostrar dominancia constantemente para mantener su obediencia, y que no sabía comportarse ante otras personas o criaturas, pero la estratega estaba alegre de tenerlo. Establecido aquello, dio un paso más adelante. - Deben estar enterados de que se armó lío más adelante, ¿cierto? No creerás lo que es ese combate. Menuda coincidencia, en serio... -
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Grandmaster | Wyvern Rider

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de plata [2]
Escama Fosilizada
Concoction [3]
Gema de Chispas
Elixir [4]
.

Support :
Xander [Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] JEIjc1v
Marc [Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] Espada-3[Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] Hacha-1

Experiencia :
[Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] GAwU4iW

Gold :
233


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] Empty Re: [Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel]

Mensaje por Gangrel el Dom Jun 02, 2019 3:16 am

Una sola cosa podía asegurar el rey que sabía. Desde su llegada al trono, podía afirmar que una sola cosa que él conocía no podía ser negada de ninguna de las formas. Ni tan siquiera si esta fuera proferida por un gran embustero, deberías desconfiar. Y es que, a su persona, no le gustaban lo más mínimo los imprevistos. Siempre tenía que estar un paso por delante. Y llevaba mucho tiempo sin estarlo. Llevaba mucho tiempo que, en un aspecto, iba muy rezagado a otras monarquías.

Había logrado la maestría en la batalla: tanto en cuerpo como en mente era un comandante perfecto, pulido en todos los campos en los que uno de estos debería destacar. Sus tropas poseían formaciones que otros reinos no podían ni imaginar que existían. Sus estrategas eran, sin lugar a dudas, los mejores del mundo, y él se podía incluir orgulloso en ese grupo. Sus guerreros cada vez eran más experimentados y profesionales. Y por supuesto, estaba haciendo que su soberanía se expandiera cada vez más.

Cualquiera, a primera vista, podía pensar que Plegia era una potencia emergente que amenazaba con ponerse en los primeros puestos de todas las clasificaciones. Pero a ojos de su monarca, faltaba algo. Montado en un caballo que solía utilizar para desplazarse, el cual era movido ahora por uno de sus pajes, el rey miraba pensativo un documento que le habían enviado desde la lejana Jehanna, informando de la situación en los frentes de Magvel. Sus Tercios, tal y como era de esperar, comandados por el momento por algunos de sus más fieles y capaces hombres (como Vincent… O Robin, que ya había mostrado su lealtad al pulir la estrategia del Tercio), seguían causando estragos en las filas emergidas de las formas en las que se ordenó: no aniquilar. Mover a un lado pacíficamente, concretamente, a las costas, para que salieran a Regna Ferox a nado, con barco, o como esas bestias prefiriesen. Y mientras tanto, en Manster… El suelo de esa tierra antiguamente nagardiana ahora ardía con la vuelta al lugar de Gangrel. Las órdenes eran claras. Empujar a los emergidos contra la frontera de Thracia. Y eso se iba a hacer.

Acabar con el enemigo. Gangrel, taciturno y con la mirada completamente vacía, contemplaba ya las estrategias que se podrían utilizar mientras sus hombres seguían avanzando. Completamente en columna, un bosque de picas alzadas se movía inexorablemente hacia el frente, en compañía también por los lados de cientos de magos oscuros. Y detrás de ellos, del campamento del que salían, se veía un desolador paisaje de bosques talados y líneas de trinchera. Con tal de explotar al máximo la tierra, esos hombres habían estado destruyendo su forma natural y habían empezado, incluso sin haber conquistado el lugar, una tarea de deforestación y conversión del terreno en campos de cultivo nada desdeñable.

Todo iba bien. No había movimiento alguno que no fueran pasos coordinados (produciendo un característico sonido cuya vibración hacía que se percibiera al suelo cercano temblar). Y esa compaña de soldados parecía que avanzaría sin problemas hacia el grupo más cercano de emergidos, aniquilando en cuestión de segundos a los pocos que aparecían solos por el camino de vez en cuando para luego seguir caminando, tirando el cadáver de esa… Bestia a un lado del camino con indiferencia. Que los cuervos fueran el entierro de aquel invasor. Y que la marcha plegiana siguiera sin perturbaciones.

Claro que a veces, las perturbaciones suelen venir de ángulos que uno no se puede ni imaginar. A veces, no puedes ni percatarte de donde provienen esas molestas rupturas del orden y la calma. Y ya que eso de venir por tierra parecía estar muy gastado para la adversa fortuna que padecía el rey… Ya que eso no parecía lo suficiente digno para molestar a su grandilocuente persona… Y porque claro, tantos meses en la mar ya habían inmunizado al rey de cualquier cosa que esta pudiera tener… Pues por qué no del aire, por ir probando cosas nuevas. Gangrel querría agradecer a quien controlara el hado lo mucho que se esforzaba en buscar formas de ponerle todavía más nervioso y merecedor del título de “Rey Loco”.

Un wyvern precipitándose justo frente a él, con la respectiva reacción por parte del caballo que fue moverse a un lado de tal forma que un inexperto jinete como Gangrel no pudo controlarlo y acabó por caer al suelo, mientras desenvainaba una de sus dagas por lo que pudiera suceder en ese instante, esperando que la amenaza fuera un emergido. Lo cual, por cierto, en comparación a la criatura que ahora tenía en frente, hubiera sido un alivio muy grande. Pero tendría que conformarse el rey con una cosa un poco diferente. Casi nada. Solo la hija de Grima todopoderoso y una de las mejores estrategas del reino de Plegia, que acababa de aterrizar frente a él con una criatura aparentemente indomable para alguien que no hubiera sido entrenado especialmente para ello. Pues maravilloso. Ya había un motivo más por el cual ella había sido llamada ante él.

-Os saludo, Morgan. Deberéis perdonarme, pero creo que abrazaros desde esta pose sería algo difícil para nos, más que nada porque podéis ver que mi imperial trasero no se encuentra en su lugar habitual –dijo, señalándose a sí mismo, que todavía seguía en el suelo, para luego empezar a levantarse poco a poco. Detrás de él, las tropas no sabían ni como reaccionar. Podía escuchar palabras entre algunos de ellos, conversaciones que se podían reducir a un “¿Amiga o enemiga?” bastante fácil de responder si se veía la forma con la que se había presentado frente a Gangrel- Pues tu querida Lagartija casi mata a mi querido… –miró a su caballo, que ahora se dedicaba a pastar a un lado del camino, lo había empezado a usar nada más empezar las conquistas, y no se le había ocurrido mote algun- Cenutrio. No tiene nombre. Sea como sea… No pasa nada. No es como si ese bicho pudiera arrancarme la cabeza de un bocado. Parece evidentemente muy manso –hablaba con un tono sarcástico, no malhumorado, casi se podía pensar que se había tomado el suceso como algo divertido- Y supongo que armar lío es una expresión de los jóvenes de hoy en día para referiros a una batalla… Tengo que actualizar mi diccionario. Pero bueno, mientras avanzamos a esa contienda… Infórmame de lo que has visto… Y de qué tal están las cosas en ese país de arriba cuyo nombre no sé pronunciar
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Trickster

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
.
.
.

Support :
Vincent [Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] Daga%202[Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] Staff-1

Experiencia :
[Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] IN979RC

Gold :
1442


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] Empty Re: [Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel]

Mensaje por Morgan el Sáb Jun 08, 2019 7:57 pm

La composición y el estado de las filas plegianas no tardaron en llamar su atención, ameritando de su parte un par de pasos hacia la izquierda, hacia la derecha, sólo para dar una ojeada rápida, sin atreverse a descuidar mucho al wyvern que ciertamente no estaba listo para relajarse y echarse ante tanto rostro desconocido. En verdad era una cantidad admirable de hombres y mujeres del reino desértico, y lucían listos para batir la guerra. Hacia donde marchaban a hacerlo, exactamente, se volvía un asunto aún más fascinante así. Uno que era claro con quién consultar. Al volver la mirada al hombre mayor y hallarlo en efecto alzándose del suelo Morgan soltó un gritito de sorpresa, mas apenas llegó a adelantarse unos pasos cuando escuchó que su nueva montura se removía inquieta tras ella también, debiendo girarse para darle un golpe sobre el puente de la nariz, gesto con que el animal entendía que había que echarse atrás. Para ese entonces, el monarca ya se hallaba bien y en pie por su propia cuenta. Al menos, parecía que se lo tomaba todo por las buenas.

Miró al caballo que le apuntaba, luego a su propio bicho, y sonrió como quien acabara de entender algo sutil. Apenas tenía sensibilidad hacia las otras personas; los animales estaban fuera de cuestión, eran cercanos a objetos en su mente y no consideraba que necesitaran tener nombres ni nada. Por supuesto, así eran las cosas. Quería tener a ese bicho como suyo, le gustaba tenerlo, pero no era como si quisiera al bicho en sí mismo, así que el que fuera útil era primordial. - Es un trabajo en proceso. Pero es plegiano, ¿sabes? Lo tenían unos emergidos vestidos de plegianos y dije bueno, este es para mi. ‘Enga. Si tienes algún libro sobre estrategia con unidades aéreas o alguien bueno en ello, le podríamos dar uso. - Expresó, por tanto. Gangrel era alguien de quien podía esperar algo de guía, según sospechaba. Dio un paso más cerca, más cuidadosa al hacerlo ahora, en tanto agregaba atentamente: - Nunca viene mal dominar cosas nuevas. - Lo cual no era un comentario inocente y servil, no, sino un intento de remarcar que estaba acumulando maestrías en todo lo que podía. Era un “mira esto, mira: estratega y jinete wyvern, a ver cómo se comparan los demás avatares de padre Grima” cazando por supremacía y validación. Todo el tiempo que había estado lejos, lo había invertido con ahínco en estudiar y amasar poderío, después de todo.

Como fuera, no era sólo para hacerse ver que estaba allí. La habían llamado por asuntos y para empezar, el rey plegiano le pedía su informe de ruta, en aquella forma algo graciosa de comunicar las cosas que Morgan siempre le hallaba. - ¡Mmhm! - La joven asintió de inmediato. Desde luego, no iba a hablarle tendido en voz alta ni parada a metro y medio de distancia, por lo que con un gesto de la mano llamó a su nueva mascota cerca, lo suficiente como para agarrarle las riendas; teniendo sujetado así se movió más tranquila para acercarse adecuadamente, y cruzando un brazo bajo el otro reportó:

- Sí es una batalla. Bando de emergidos contra humanos. Los humanos son locales, un batallón de ex-soldados de aquellos santos de Grannvale, en otras palabras, muy creyentes. Han bajado hasta aquí porque allá, con como está de controlado, no pueden ejercer su religión. Irónico… - Dijo, moviendo un tanto el dedo índice al explicarse, mas su humor jovial se había diluido un tanto. Se tomaba el tema con seriedad. Aunque no perdía la sonrisa, había algo más cruelmente burlón en ella, al pensar en la situación del enemigo. - Como sea, son bastantes y están aguantando, pero no hay posibilidad real. Es cosa de tiempo para que los emergidos se los coman vivos. - Juzgó, alzando la mirada con aún mayor atención al hombre, quien le quedaba alto por un gran trecho. Era quien tenía realmente los asuntos ahí, le interesaba más que nunca ver su reacción, su postura ante las cosas. Cómo ese pequeño gran detalle sobre la situación actual cambiara o dejara inmutado el tablero para él. - ¿Tú… qué tenías pensado hacer esta noche? - Consultó. Las posibilidades eran variadas, y muchas muy atractivas.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Grandmaster | Wyvern Rider

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de plata [2]
Escama Fosilizada
Concoction [3]
Gema de Chispas
Elixir [4]
.

Support :
Xander [Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] JEIjc1v
Marc [Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] Espada-3[Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] Hacha-1

Experiencia :
[Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] GAwU4iW

Gold :
233


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] Empty Re: [Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel]

Mensaje por Gangrel el Dom Jun 09, 2019 7:54 am

Otra mirada más a la inmensa criatura a la que Morgan trataba como si fuera un caballo. Para asegurarse de que esta no iba a intentar atacarle. Sí, en efecto, los wyvern eran un pilar de inconmensurable importancia en su ejército, pero… Normalmente, los que usaban sus soldados iban más amaestrados o con un bozal de metal muy útil en la boca. Pero no iba a negar los caprichos de la que era una de las estrategas con más victorias militares no solo de Plegia, sino que de todo el mundo, la cual era también una pieza primordial de sus… Planes a largo plazo.

-Entonces estoy frente a un camarada plegiano… Bien. Genial. Maravilloso. Pero sigue siendo una lagartija con alas que casi mata a mi caballo de un infarto –suspiró, intentando evitar mirar fijamente a los ojos de aquella criatura para no provocarla y evitar cualquier…. Tipo de malentendido- Obviamente, yo no sé montar a esas criaturas. Pero sí he estudiado cómo utilizarlas. El combate aéreo no es mi fuerte como estratega, pero… Podríamos aprender juntos. Aunque si de verdad quieres a alguien que te ayude a aprender a montar a esa cosa, te sugiero a su majestad, la Reina de Plegia –dijo con ironía, refiriéndose evidentemente, a la que era su concubina- Llámala mamá y creo que capaz es de enseñarte hasta cómo se peina a ese bicho. Claro, que tenéis la misma edad y sería raro –meditó, mientras acariciaba su perilla, recordando ese detalle. No era por nada, pero es que simplemente no podía evitar pensar que Morgan era más pequeña. Aunque siendo francos, eso era comprensible… Digamos que las diferencias físicas eran notables- Pero en fin. De momento deberías conformarte con aprender lo básico… Ya sabes, que no me mate

Por supuesto, Gangrel no comprendía nada al respecto el por qué del comentario de Morgan. De momento, estaba demasiado ocupado con que ese bicho no se moviera más del sitio. Sí. El terrible Gangrel de Plegia, emperador de media Magvel, prácticamente al borde de correr y echarse detrás de alguno de sus soldados por culpa de un wyvern. Pero al menos ahora que Morgan se había acercado parecía que había decidido tomar por las riendas al bicho. Aun así, dio un paso hacia atrás al verla acercarse. Pero ahora debía dar la imagen de general serio y poderoso que la gente esperaba de él. Más que nada, porque si el mismísimo Rey se achantaba frente a un wyvern, posiblemente, los que tenía detrás le perdieran completamente el respeto.

Pero las palabras de Morgan eran motivo suficiente como para relajarse. Entonces… Estaba teniendo lugar una batalla entre emergidos y dracomantes en dirección al lugar al que iban… Interesante. Muy interesante. Ahora bien. ¿Debían intervenir? Y en caso de hacerlo. ¿En qué bando deberían combatir? Porque la opción de apoyar a los emergidos se le estaba volviendo muy interesante… ¿En serio no podía? Miró hacia atrás, a uno de los coroneles que le acompañaba (un hombre de mediana edad, ataviado con una armadura de soldado raso, siendo lo único que le diferenciaba del resto una pequeña medalla que llevaba al pecho. Este, como si le hubiera leído la mente, empezó a hacer señas con la cabeza, ladeándola con insistencia, dando a entender lo que opinaba de la idea del rey. Claro que… Nadie iba a evitar que Gangrel hiciera lo que quisiera.

-Interesante, Morgan. Muy interesante. He de felicitarte… Vas a hacernos divertirnos mucho a todos. ¡Un dos por uno! ¡Herejes y emergidos de una tirada! ¿Cuál crees que vale menos? Yo creo que los herejes. –el rey desenvainó con emoción una de sus dagas, para luego apuntar con ella al frente. Este gesto ya fue suficiente señal como para que los soldados volvieran a ponerse en filas perfectas, alzando las lanzas y preparándose para salir al combate en cuanto el rey diera otra orden- Entonces creen que aquí van a poder procesar esa religión… Qué tiernos. Muy tiernos. ¿Por qué nadie nunca tiene en cuenta a la Inquisición Plegiana? –profirió en ese momento una fortísima carcajada, para luego tomar el arma que llevaba en su mano y arrojarla hacia arriba, para luego cazarla al vuelo y señalar hacia el bicho que Morgan llevaba con ella- Iremos… A ayudar a esos pobres desamparados. Ya tengo algo preparado para ellos. Se tendrán que integrar de forma voluntariamente obligatoria en nuestro proyecto imperial. Una verdadera honra para sus pobres almas. Al fin podrán conocer la verdadera religión por parte del más grimante de todos los reyes –la mano vacía del rey se alzaría en ese momento, realizando el saludo imperial que tan común se había vuelto en los últimos meses entre los suyos (alzar el brazo en un ángulo obtuso totalmente extendido, de unos 120º más o menos)- Que Dios se apiade de su alma inmortal

Y esa fue la señal necesaria para que el Tercio se moviera. Los coroneles de cada división se acercaron a Morgan y obviamente, a su propia persona. Debían preparar rápidamente el ataque para ser lo más eficientes que pudieran. La vida de un soldado de ese ejército era demasiado cara como para malgastarla. Al fin y al cabo, además de ser terriblemente experimentados, eran tropas que venían del desierto. Contar con tantas era de por sí un milagro.

-Muy bien, caballeros. Vamos a ir de frente, así que… Sugiero que dispongáis a las gentes con El Prolongado de Gran Frente. Una primera línea de 45 piqueros, con 16 filas a poder ser. Intentemos que las “Mangas” se coloquen en su posición rápidamente. No quiero errores, ¿entendido? Y tú –dijo señalando al coronel que antes había estado comunicándose corporalmente con él- Trae el Agua de Grima. La necesitaremos para lo que tengo pensado. Y tú, Morgan, no preguntes qué es eso hasta que lo hayas visto. Para divertirnos más cuando veas lo que hace –ahora se dirigió a otro de los coroneles. Uno que se diferenciaba del resto por su mayor edad (teniendo en cuenta que el que menos de esos miembros de tan alto rango era de unos cuarenta años… Ese debía ir por los sesenta perfectamente)- Musiquita alegre. Ordena a los tamborileros que pongan el ritmo de alguna canción que mis hombres puedan cantar sin demasiado problema… Que Morgan pueda enorgullecerse de mi obra maestra: El Tercio. Una formación simplemente incomparable. ¡Me oyes, pequeña! –se había girado repentinamente para estar mirando a Morgan, agarrándola por los hombros con emoción. En sus ojos empezaba a brillar el frenesí de la batalla que se iba a librar- ¡Incomparable! ¡Una obra maestra! ¡Relegará a la última línea las cargas de caballería! ¡Destruirá todo ejército, emergido o no, que se nos ponga por delante!

Sí. Ya empezaba. Ni se estaba dando cuenta de lo que iba a hacer en cuestión de segundos. Más bien, muchos podrían dudar de si Gangrel estaba siendo consciente de que iba a combatir y muchos de los que iban tras él morirían si las cosas iban mal. Claro que… Eso no podía importar menos al Emperador.

-Bueno, Morgan. Esta noche pensaba pasarla escribiendo, como siempre, y tal vez luego haciendo cosas que tú no debes saber por la conveniencia de la corona con Sarah. Pero antes de eso… Tú y yo tenemos algo que hacer. Ya cuando terminemos la batalla te lo explicaré mejor. Guíanos, Morgan. Cuando tú quieras, el Tercio se moverá

Esto es lo del Frente (?:
[Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] Diagrama2

POR CIERTO. COSA QUE SE ME OLVIDÓ COMENTAR DKÑADK. No son arcabuces ni mosqueteros, en el foro son hechiceros porque no hay armas de fuego (?? solo para que lo tengas en cuenta XD
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Trickster

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
.
.
.

Support :
Vincent [Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] Daga%202[Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] Staff-1

Experiencia :
[Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] IN979RC

Gold :
1442


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel] Empty Re: [Campaña de conquista] Seis Ojos, Seis Alas [Privado | Gangrel]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.