Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] DRACARYS. [Priv. Kuroyuki]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] DRACARYS. [Priv. Kuroyuki] Empty [Campaña de liberación] DRACARYS. [Priv. Kuroyuki]

Mensaje por Sissi el Mar Mayo 28, 2019 4:11 pm

Valentia vivía una época de caos. Países caídos y sin gobierno establecido se mezclaban con reinos nuevos que, pese a las circunstancias, habían logrado sobreponerse a la amenaza emergida. Pero en Sindhu sabían que eso no podría durar, que los emergidos no se contentarían con abandonar el territorio sin tratar de retomarlo de nuevo. Durante semanas, exploradores habían avisado de la presencia de nuevos enemigos que regresaban del norte del continente hacia Sindhu. Al principio eran simples ladrones y mercenarios, grupos dispersos y fáciles de combatir. Pero pronto se volvieron más grandes, más complejos. Avisada de la situación, Sissi había mandado a varios laguz alados a investigar más allá de la cordillera norte. Solo había regresado uno de los tres rastreadores que había enviado y sus noticias pusieron en alerta a todo el reino. Hordas de emergidos, con sus respectivas armas de asedio y abanderados de todas las clases, marchaban hacia Sindhu. El sistema montañoso que separaba el país del resto de Valentia podría detenerles durante un tiempo, ralentizar su marcha, pero ni el terreno ni el clima podrían pararles por completo.

Se habían comenzado los preparativos de inmediato, y las huestes de Sindhu habían tomado el Valle Diamante en su totalidad. Cientos de soldados, laguz, beorc, mujeres y hombres, se armaban y se preparaban para la batalla. La ciudad comercial que allí se encontraba, famosa por sus piezas de joyería y otros artículos de lujo, había sido evacuada en los días anteriores, pues era un punto estratégico para evitar que los ejércitos emergidos llegaran más al sur. La ciudad serviría como primer punto de defensa, uno que Sissi no permitiría que cruzaran. Sus murallas, levantadas desde mucho antes de que la manakete llegara al trono, habían soportado la toma del país por parte de los emergidos y su posterior liberación. Sissi no dudaba de que aguantarían un nuevo asedio si se daba el caso, aunque la estrategia que seguirían no sería tan defensiva. Al contrario, reunido el consejo y habiéndose analizado el terreno del valle, las tropas disponibles y el número de enemigos, al final se había dispuesto una táctica mucho más ofensiva.

Sindhu era un reino que no se caracterizaba por su terreno llano. Al norte y al sur, existían las grandes cordilleras, con sus valles y sus acantilados y la enorme selva que se extendía desde el mar hasta el interior. La única llanura estaba se encontraba al este, lo que a menudo complicaba el enfrentamiento con gran número de emergidos, pues era apenas imposible enfrentar dos grupos en un lugar despejado y abierto. Además, tras la liberación del país la mayoría de los enemigos se habían retirado a la selva, en donde se debía luchar en pequeñas escaramuzas o asaltos, incluso a veces en los ríos, que era la forma más sencilla y directa de cruzar la selva del norte al sur cuando no se tenía un guía. Esta estrategia era la que los emergidos habían usado desde su traspaso por la frontera con los antiguos territorios de Valm. En enormes canoas, habían ido descendiendo por el río entre los valles y las colinas. Los exploradores que Sissi había mandado a investigar siempre volvían con las mismas noticias: que los emergidos seguían el curso fluvial hacia el sur; a veces en canoas de troncos hilados, otras caminando en hileras perfectas a lo largo del agua. No descansaban, no comían, no bebían. Las únicas ocasiones en las que montaban campamentos era para arrasar con los recursos que encontraban, en especial la madera de los árboles.

Sissi no lo había visto con sus propios ojos, pero, según le habían informado, la vera del río había sido totalmente aniquilada. Incluso había enviado a Kuroyuki para confirmar lo que otros exploradores le habían relatado. Solo había quedado una amplia estepa amarilla por donde habían marchado las huestes contrarias y un conjunto de cadáveres de animales que habían cometido el error de quedar en el camino de los emergidos. Otros, perdido su hábitat, habían huido hacia otros lugares, incluido el sur. El río desembocaba en un lago, que poco a poco se había llenado de cocodrilos y muchas otras especies de anfibios y reptiles. Pero, quizás, la presencia de los grandes saurios serviría para ayudarles en la cercana contienda. La única salida al lago era un afluente que se internaba en la selva, pero el flujo de agua se había cortado para evitar que los cocodrilos siguieran su travesía. Donde antes había un alto puente de piedra, ahora había un dique. El espacio por donde debería pasar el agua se había llenado de rocas y madera. La estrategia de aprisionar a los saurios era peligrosa, y a Sissi no le había gustado del todo, pero era innegable su utilidad contra los emergidos.

–Ya puedo ver las aguas manchadas de sangre. Que Naga nos proteja –dijo, su voz algo tomada por la aprehensión. Con un suspiro, se apartó de la ventana y miró a Kuroyuki. Era la única sirvienta que se había quedado con ella, las demás habían sido enviadas a un entorno seguro. Los cuernos que avisarían de la llegada de las hordas enemigas aún no habían sonado. Quedaba tiempo para los últimos preparativos. Aunque ella fuera a lucha en su forma dragón, Sissi iba igual vestida que el resto de soldados, pues aún podía ser débil a ataques si no estaba transformada. En el tocador reposaban todos sus brazaletes y anillos, e incluso los pendientes que siempre llevaba habían sido cambiados por unos más pequeños y poco llamativos. Las telas de su túnica, en vez de ser rojas o naranjas, eran de color arena, y encima de todo llevaba una finísima cota de malla y una armadura de pecho ligera con el emblema de Sindhu. También llevaba cubiertas las piernas y los antebrazos, y en los pies unas alpargatas de cuero. Estaba casi lista. Solo quedaba un último detalle antes de salir ante las tropas. Sissi se colocó en el asiento frente al tocador y cerró los ojos. –Quiero que me pintes como lo hacían los guerreros de nuestra raza, Kuroyuki. Hoy no tendré piedad alguna con nuestros enemigos.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [3]
DragonStone Plus [4]
Daga de bronce [1]
Esp. de bronce [1]

Lágrima de Naga
.

Support :
Sera [Campaña de liberación] DRACARYS. [Priv. Kuroyuki] Iwzg0SR
Chrom [Campaña de liberación] DRACARYS. [Priv. Kuroyuki] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] DRACARYS. [Priv. Kuroyuki] Piedra%202

Experiencia :
[Campaña de liberación] DRACARYS. [Priv. Kuroyuki] DbZ7r8S

Gold :
2729


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.