Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] ¡N-no es que me guste ser tu niñera, niña! [Priv. Elise Nohr]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] ¡N-no es que me guste ser tu niñera, niña! [Priv. Elise Nohr] Empty [Social] ¡N-no es que me guste ser tu niñera, niña! [Priv. Elise Nohr]

Mensaje por Selena el Dom Mayo 12, 2019 8:05 pm

Sintiendo cómo su corazón amenazaba con latir desbocado, presa del nerviosismo y de la incertidumbre ante el gran desafío que la esperaba al otro lado de la puerta, Selena contuvo la respiración unos instantes para tranquilizarse. Sabía que darle tantas vueltas a un asunto de trivial naturaleza tampoco era algo bueno, pero era inevitable que la acuciase el incesante presentimiento de que, si cometía algún error, lo pagaría bastante caro. La muchacha de cabello rojo como el fuego estaba ataviada con su uniforme habitual de guardia real, consistente en un chaleco con una decena de broches dorados en forma de estrella en la parte frontal, bajo el que llevaba el típico jubón blanco que solían portar los espadachines del ejército nohrio. La tela de esta última prenda, no obstante, caía bajo el chaleco con gracia a modo de falda corta. Dos guantes de cuero resguardaban sus manos del perenne frío del castillo Krakenburg, y dos botas del mismo material hacían lo mismo con sus extremidades inferiores. Portaba una larga y pesada espada de bronce, lista para desenvainar en el remoto caso de que se lo ordenaran y, por último, una enorme hombrera metálica de colores rojos y dorados remataba la apariencia de la preocupada muchacha.

A pesar de ser tan joven como para ocupar un puesto militar de tanta importancia en el castillo, Selena procuraba tener siempre el porte diligente y profesional que se esperaba que tuviese. Se tomaba muy en serio su trabajo, e irónicamente sentía que esa era la principal razón por la que se encontraba aquella tarde tan nerviosa. Una cosa era servir a la princesa Camilla, labor que desempeñaba con mucho gusto, y otra muy diferente que la obligasen a cuidar de la benjamina de la familia real. En efecto, ignoraba los detalles, pero tenía órdenes de actuar como vasalla de la princesa Elise hasta nuevo aviso. No era que le disgustase la idea de desempeñar una labor semejante, sino que por desgracia se le daban fatal los niños. Temía cometer un error imperdonable si no cumplía con las exigentes expectativas de sus superiores y, además, había oído rumores de que la princesita era muy dada a escabullirse de sus quehaceres. No quería decepcionar tampoco a lady Camilla, por lo que la presión que estaba sintiendo en esos momentos era tanta que hacía que su mano temblase un poco. Desde luego que no le gustaba que la sacasen de su área de confort con encargos tan extraños como aquel.

¡En fin! Tampoco gano nada quedándome aquí de brazos cruzados —pensó en voz alta, estando frente al enorme portón que daba a los aposentos de la princesa Elise. Algunos criados que merodeaban por los alrededores cuchicheaban entre ellos al verla, hecho que siempre la ponía de los nervios. Haciendo acoplo de sus fuerzas, Selena tomó todo el aire que pudo, y alzó su puño para golpear la madera de la puerta. Por protocolo tenía que anunciar su llegada, y así lo hizo tocando tres veces antes de abrir y adentrarse en el interior de la habitación.

Buenos días, alteza —saludó con una reverencia cortés— He venido por órdenes expresas de vuestro padre para asistiros en cualquier menester.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Guardia Real (Ejército de Nohr)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Social] ¡N-no es que me guste ser tu niñera, niña! [Priv. Elise Nohr] Espada%201

Experiencia :
[Social] ¡N-no es que me guste ser tu niñera, niña! [Priv. Elise Nohr] Jm5byz1

Gold :
1278


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¡N-no es que me guste ser tu niñera, niña! [Priv. Elise Nohr] Empty Re: [Social] ¡N-no es que me guste ser tu niñera, niña! [Priv. Elise Nohr]

Mensaje por Elise Nohr el Lun Mayo 13, 2019 5:52 am

Elise contempló el techo de su habitación tumbada desde s cama, con la mirada perdida. Gris. El techo de su habitación era de color gris. Gris de piedra sólida. Gris aburrido. Gris como su propia vida.

Nada había que hacer en su habitación salvo continuar mirando el techo, una y otra vez. Pero no importaba cuantas veces mirara, el techo seguía siendo gris. Aburridísimamente gris.

Aunque era mentira que no hubiera nada que hacer. Tenía un libro bien gordo cerrado esperando ser leído en el escritorio de su habitación. Un libro titulado “La historia de Nohr, desde sus orígenes a la actualidad”. Era su deber estudiárselo. Pero Elise no tenía fuerza ni ganas. Para la princesa nohria, aquello era incluso más aburrido que mirar al techo.

Por norma general, la única forma que había de que Elise se pusiese a estudiar era que uno de los mentores la obligase a hacerlo. Sentado a su lado, cada profesor la obligaba a leer párrafos enormes de libros como ese en voz alta, a releerlo todo y a hacerle preguntas para comprobar que se lo había memorizado todo bien. No es que sirviese de mucho, Elise fallaba casi todas las preguntas, y si por casualidad recordaba en ese momento algún dato y acertaba, a la media hora de terminar las clases ya se había olvidado por completo de todo lo que le habían preguntado.

Lo normal es que a estas alturas, ya hubiese un profesor obligándola a estudiar. Pero todavía no había llegado. Creía haber oído un rumor entre las sirvientas del castillo de que se había puesto malito y que estaría en cama por unos días, aunque siendo un rumor, tampoco podía estar completamente segura de ello.

El caso es que estaba sola. Durante periodo de clases, no podía salir de su habitación, salvo que tuviesen que ir a estudiar a la biblioteca. Así que no tenía nada que hacer salvo mirar el techo y las paredes. Incluso la vista desde la ventana le resultaba aburrida. El castillo Krakenburg está enterrado sobre el suelo dentro de un cráter, así que lo único que se veía desde la ventana era otra pared de piedra y tierra de color grisáceo. Allá donde mirase, solo había gris. Todo su presente era gris.

Alguien llamó a la puerta. Elise se levantó de inmediato y se arregló un poco la ropa. Se imaginó que sería alguna sirvienta para limpiar su habitación, o algún profesor suplente que había venido a continuar con las clases. Deseó que fuese la primera opción. Dependiendo con quién, con las sirvientas podía charlar un poco y chismorrear sobre los asuntos de palacio mientras ellas hacían su labor. Era una forma de entretenerse que aliviaba su aburrimiento en aquella prisión en que se había convertido su habitación. En cambio, la segunda opción solo suponía mayores torturas para la juguetona e infantil mente de la princesa.

Cuando la puerta se abrió, la cara que puso Elise fue de circunstancia ¿quién era esa mujer? Le sonaba de algo, pero no era capaz de recordarla, probablemente la confundiese con otra persona. El caso es que no llevaba uniforme de sirvienta, pero era demasiado joven (y guapa) para ser una profesora. No llevaba tampoco libros, ni fusta para regañar o atemorizar a la princesa cada vez que se equivocaba. Para nada tenía la presencia de ninguno de sus mentores anteriores. Decía que estaba a su servicio por orden de su padre. La miró de arriba abajo con curiosidad y al final decidió que lo que más sentido tenía (y lo que deseaba de corazón) es que la realidad fuese la primera opción.

-¡Bienvenida! Efectivamente, soy Elise Nohr, quinta hija del rey Garon ¡Un placer el conocerte! ¡Espero que nos hagamos grandes amigas!-dijo muy alegremente mientras se abalanzaba sobre la mujer pelirroja a darle un efusivo abrazo.-Nunca había visto un uniforme de sirvienta como este ¡Es muy original! Seguro que se pone de moda enseguida.-exclamó señalando la ropa de la mujer mercenaria para luego ir dando un par de indicaciones.-En el armario hay sábanas limpias. Hay que quitar las sucias y poner las nuevas. Hay que limpiar las ventanas y sacudir el polvo. Por último hay que barrer el suelo y fregarlo un poco. Los productos de limpieza están en un armario al final del pasillo. Mientras tanto, podemos hablar de cómo están las cosas dentro y fuera del castillo ¿Eres nueva aquí? ¿Empiezas hoy? Si tienes alguna duda ¡Me encantaría ayudarte!-exclamó la princesa dando saltitos de alegría, ante la perspectiva de haber encontrado una nueva amiga que le permitiese escapar del infinito aburrimiento al que estaba siendo sometida.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Social] ¡N-no es que me guste ser tu niñera, niña! [Priv. Elise Nohr] Staff-1

Experiencia :
[Social] ¡N-no es que me guste ser tu niñera, niña! [Priv. Elise Nohr] GAwU4iW

Gold :
2346


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.