Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Empty [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal]

Mensaje por Narrador2 el Dom Abr 07, 2019 2:48 pm

Semifinal - Ganador Grupo C vs Ganador Grupo D - Eugeo vs Sindri

Las peleas constaran de temas un de 4 post por luchador (8 respuestas), donde se considera el primer turno introductorio, el segundo y tercer turno de combate. Tras el tercer turno, entrará una cuenta Narrador a ayudarles a definir quién debería ganar, realizará un calculo del "potencial" de ambos personajes en el combate sumado al resultado de un dado aleatorio para meter un poco de azar y diversión, ganando quien logre tener el número más alto. De este modo, influenciará qué tan fuerte sea su personaje o qué tan bien equipado esté, pero la suerte también tendrá su influencia.

El calculo será el siguiente:
arma utilizada + progreso del pj + dado d4

Arma utilizada: valor del 1 al 4, siendo 1 bronce y 4 arma legendaria.
Progreso del pj: valor del 0 al 3, segun la cantidad de barras de experiencia completadas por el pj.

Definido así cual será el ganador, en el último turno se rolea ese desenlace.
Inventario :
Premio misterioso
Tónico de res. [2]
Tónico de def [2]
Elixir [2]
Arco de bronce [2]
1620 gold

Support :
None.

Experiencia :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Jm5byz1

Gold :
4009


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Empty Re: [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal]

Mensaje por Eugeo el Dom Abr 14, 2019 4:20 am

Participar en el torneo estaba siendo un cúmulo de emociones para el caballero alteano, principalmente negativas en las primeras rondas. Todos los participantes tenían que lidiar con ellas, al fin y al cabo, pues todos ellos estuvieron bajo el foco del público y otros contrincantes durante el tiempo que permanecieran en la competición. Eso se sumaba a las ambiciones personales, responsabilidades, o complejos. En concreto, Eugeo tomó demasiado en serio su responsabilidad como representante de Altea, acrecentándose en el momento en el que el príncipe -enmascarado y con alias- también fue derrotado en el torneo, debía dejar al anfitrión de aquellos combates en un buen lugar de la clasificación. Por el momento lo había conseguido, alcanzando la cima de los cuatro mejores, podía considerarse que había cumplido en gran medida el deber que se esperaba de un soldado de élite del país. Más concretamente, él ya sería considerado el más fuerte del continente debido a las capitulaciones de los demás aspirantes. A nivel probabilístico fue inesperado, más teniendo en cuenta que dos de ellos eran príncipes de Norh, que no era poco. Eugeo ni por asomo sería tan pretencioso como para considerarse el más fuerte de todo el continente, aunque la idea de que el resto de los espectadores sí lo considerasen le hacía la vida mucho más fácil. Con los rivales directos del país fuera del juego que él perdiera sólo dañaría su orgullo personal, cualquier crítica que se le arrojara por no ser el mejor sería fácil de encajar.

Que se sintiera liberado de toda conciencia no implicaba que no fuera a esforzarse en los demás combates, no obstante.

Su siguiente oponente, Sindri. No sabía mucho de él dado que su esfuerzo se concentró en analizar a los oponentes que estaban en su mismo grupo. Y de haberlo intentado tampoco habría sacado mucha información de él aparte de su especialización: la magia de fuego. Los hechiceros eran libros cerrados para el espadachín, quien apenas había empezando a acostumbrarse a la naturaleza mágica de su arma encantada. Observó el primer combate porque participaba una amiga y desde entonces le perdió la pista, consciente de que aunque lo intentara no llegaría a aprender los patrones de ataque de un mago. No eran personas que pudiera llevar por el cauce de combate que él quisiera. Casi siempre acababan sacando un as de la manga, la sorpresa que decantaba la balanza a su favor. Para combatirlos solo podía fiarse de su intuición, reflejos y … ¿Un arma mágica? Eso ayudaba, pues era imposible cortar bolas de fuego o descargas eléctricas. El poder del viento y el hielo lucharían por él en el plano de lo intangible.

Eventualmente se anunció el preámbulo del combate, y el nombre del héroe de Altea fue clamado por el moderador y parte del público. Eugeo ingresó en la arena con un semblante similar al de ocasiones anteriores. El rechazo de acaparar protagonismo y la tensión por medirse con el oponente se notaban en su expresión facial durante su andar hacia el centro del círculo. Su mano izquierda no dejó de agarrar la funda de su Blue Rose Sword en ningún momento, a la altura de la empuñadura, donde finalmente posó la palma una vez se detuvo. En cierta medida, ansiaba volver a blandirla de nuevo. Luchar contra hechiceros era una oportunidad especial para poner a prueba la faceta de la espada que él menos controlaba. Esperaba que aquella vez conseguiría no congelarse a si mismo.

Cuando Sindri llegó a la zona central del coliseo, Eugeo le ofreció una sobria reverencia como muestra de respeto y deportividad. Pero no dijo nada más. El caballero alteano no se fiaba de los magos, los veía capaces de predecir todos sus movimientos en base a su forma de hablar o sus expresiones corporales. De ese modo, esperó silente, al menos hasta que el oponente hablara.

Arma utilizada:
Blue Rose Sword


Última edición por Eugeo el Dom Abr 28, 2019 8:21 am, editado 1 vez
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Swordmaster

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [1]
.
.

Support :
Marth  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v
Artemis  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v
Alanna  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v

Especialización :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Espada-4

Experiencia :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] NdTOcva

Gold :
820


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Empty Re: [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal]

Mensaje por Sindri el Dom Abr 21, 2019 4:30 pm

Ah, no, no. El Axioma de la Magia Cíclica del Archisabio Kalakoth no permitiría tal solución… – una voz reverberaba por el túnel que conectaba el exterior y la arena. Una voz bastante tranquila para ser el de un semifinalista de un torneo, pero cada palabra tenía tintes curiosos y sedientos de conocimiento. La tinta recorría el papel dejando un reguero con formas conocidas pero estilizadas para una mayor rapidez – El arma debe tener algún tipo de generador mágico interno. La energía mágica tiende naturalmente a disiparse, incluso el mago más novato conoce el Teorema de Llengrath…

Una figura estaba apoyada en la fría pared de piedra junto a una de las pocas antorchas que ofrecían algo de luz. Con gesto distendido tarareaba una canción para sí mismo mientras sostenía apoyada en su brazo izquierda una ornamentada tablilla de madera oscura. Sobre ella reposaba un verdadero amasijo caótico de papiros, papeles y documentos de todos los tipos y colores posibles sobre los que ahora escribía, ahora leía, ahora los apartaba para hacer lugar a uno nuevo. Salvo unas pocas páginas que estaban agarradas y a salvo por una parte metálica de la tablilla, las hojas iban y venían sin ningún tipo de patrón ni compás. Cuando necesitaba teoremas, buscaba los detallados por los grades Hechiceros y Archimagos de la antigüedad. Cuando necesitaba referencias, acudía a los apuntes que copió en diversas bibliotecas durante sus viajes por Elibe y Tellius. Y cuando se aburría, simplemente cogía un poco de tinta y hacía algún garabato gracioso en un rinconcito de algún papel. Y así pasaba el tiempo, no es que tuviera muchas otras que hacer por la capital de Regna Ferox. Además, el ambiente claustrofóbico de aquellos túneles le recordaba en cierto modo a la Gran Biblioteca de Ilia, por lo que ni siquiera echaba en falta una silla o una mesa.

Tan absorto estaba en tratar de descubrir cómo funcionaba un arma mágica que ni siquiera escuchó cómo el portón de pesado metal se abría con todo el estruendo de cadenas semioxidadas. Tampoco se movió ni un ápice de sus pensamientos cuando un muy lejano comentarista dijo su nombre y la misma presentación una vez. Y una segunda vez. Y una tercera vez. No fue culpa suya, claro, que el árbitro tuviera que entrar en el túnel y gritarle a pleno pulmón cuando estuvo a su lado para casi arrastrarlo hasta la palestra en cuestión. ¡No estaba sordo! ¡Sólo estaba absorto en su mundo interior! Mira que había gente impaciente en ese mundo como para no darle tres segundos como para acabar aquel cálculo que necesitaba para resolver el otro cálculo que no estaba seguro si valía de nada pero, oye, parecía encajar lo suficiente para entender que podía ser una aproximación.

Cegado como estaba con el cambio de luz, el Hechicero no pudo hacer más que llevarse la mano a la cabeza de visera para proteger sus ojos mientras caminaba hacia el centro del ring. No ayudó en absoluto que su oponente era alguien con una armadura tan clara y bruñida que parecía un faro en medio de un mar tormentoso. ¿Dónde se suponía que debía poner la mano para protegerse de tanto brillo? ¿Dónde? Sea como fuere se quedó bien quieto durante un buen rato mientras iba probando a abrir un ojo, ahora otro, ahora uno y medio, ritual que no cesó hasta que sus ojos dejaron de mostrarle chiribitas de colores y pudo enfocar su mirada en lo que tenía delante. O, más bien, en quién tenía delante.

Aparente caballerosidad, todavía más aparente deportividad… ¿Pero ni una sola palabra para su oponente? ¡Oh, decepción de decepciones! – mencionó jovialmente haciendo gala de una obviamente falsa decepción mientras mantenía una sonrisa entretenida en sus labios. Quiso señalar acusatoriamente al alteano, pero se contentó con señalarle inofensivamente con la pluma que llevaba en la mano – ¡Vamos, vamos! ¡Relajémonos! ¿No estamos aquí para divertirnos y pasar un buen rato? Respire hondamente. Inspire. Expire. Inspiiiiire. Expiiiiire. – estos caballeros siempre, siempre, siempre tan aburridos y oficiales. Taciturnos. Diligentes. CorrectosEspero que no sea miedo escénico, no me gusta tanto el sonido de mi voz como para estar aquí hablándole a la nada durante todo lo que vaya a durar este combate.

Y de pronto, como si se hubiera acordado de algo, Sindri entintó la pluma y comenzó a escribir en la masa de papiros que tenía encima de su tablilla de manera diestra y apasionada. No dijo nada durante algo de rato, pero su mirada pasaba del papel al sujeto y del sujeto al papel sin ningún tipo de patrón. No, eso era incorrecto, su mirada pasaba del arma del alteano al papel y viceversa. Le era completamente indiferente que el arma estuviera envainada, el Hechicero pareció obviar la existencia de nada más que la espada durante varios minutos hasta que su pluma paró el viaje por el papel. De pronto, la sonrisa del bibliotecario se incrementó, como mínimo, dos magnitudes y comenzó a irradiar una inmensa satisfacción consigo mismo: el dibujo que acababa de hacer de la espada mágica desde el ángulo que tenía era bastante fidedigno, algo muy raro en él si tenemos en cuena sus habilidades artísticas. Sólo entonces levantó la mira de sus apuntes para exclamar de buen humor – ¡No tiene nada de lo que estar nervioso, buen hombre! Simplemente use la espada con la que ha ganado los otros combates y ya estará en la final. No me tenga mucho en cuenta, no soy más que un mero escollo para usted. – movió la pluma hacia el suelo y señaló la arena durante unos instantes. A nada en particular, simplemente lo que ambos tenían bajo los pies – Así de importante debería parecerle yo. Un granito de arena y nada más. El que tiene la espada mágica es usted, ¿sí? ¡Ánimo! – Sindri no pudo hacer más que encogerse levemente de hombros tras aquellas palabras de una manera bastante resignada. El valiente héroe de la espada mágica siempre derrotaba el malvado hechicero, ¿no es así? ¿Por qué iba a ser diferente aquí?

Así que recuerde empelar en este combate la espada mágica. Por favor, use la espada mágica. – parecía más una petición que cualquier otra cosa y, en cierto modo, así era. Lo más interesante de un torneo no era ganar ni llevarse la gloria, no, no, no, esas eran cosas mundanas y sin substancia. Lo que de verdad importaba para un investigador era la posibilidad de ver en primera persona una miríada de personas y habilidades distintas que estudiar y de las que aprender. Una Laguz que había luchado hábilmente hasta llegar a las semifinales de un torneo de Altea, un país que desdeñaba a los de su raza y llegaban a considerarlos “mascotas”. El Príncipe de Daein, un estudiante de las Artes Arcanas como él, ducho en el uso de la magia e interesado en los misterios de Grima y de Plegia… ¿Cuánto habría aprendido desde su visita a la Gran Biblioteca de Ilia? Y la persona que tenía delante, Eugeo de Altea, poseedor de una espada mágica singular. Todos dignos de ser estudiados a su manera… y habiendo llegado a las semifinales, tendría el placer de enfrentarse a dos, ganara o perdiera aquí. ¡Maravilloso! Aunque si pudiera enfrentarse al tercero de algún modo… – Oh y, por cierto, ya sé que usted debe tratar de vencerme de forma galán y caballeresca pero… ¿Le importaría tratar de sacudirme espadazos a contraluz? Es que si no me va a costar ver bien la espada mágica.

Con parsimonia Sindri guardó de algún modo la tablilla en su zurrón (reservándose unos pocos trozos de papel) y, con la misma mano, sacó lo que parecía un grimorio de la misma bolsa. Un tomo negro como la noche que apoyó en su antebrazo izquierdo y abrió con efusividad. Un Tomo de Nosferatu. Sí, un Tomo de Archfire no estaba del todo mal para los combates anteriores, pero ahora que estaba en las semifinales era buena idea sacar su mejor magia. Eso haría a sus oponentes sacar lo mejor de ellos mismos y esforzarse al máximo. Simplemente no podías confiar en la Magia de Ánima para algo tan delicado – Ah, una cosa más antes que empecemos… ¿Que su espada tiene algún nombre por algún casual? Las espadas mágicas de las leyendas suelen tener uno. – señaló con la pluma que todavía tenía en su mano al arma envainada. Todo fuera por no escribir “la espada mágica” una y otra y otra vez…

Off:
Sindri emplea su Tomo de Nosferatu para este combate.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Tomo de Worm [1]
Tomo de Archfire [1]
Tomo de Nosferatu [2]
Náströnd [4]
.

Support :
Lyndis  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v
Khigu  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v

Especialización :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Tomo-4 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Staff-1

Experiencia :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] R5AMTTX

Gold :
1111


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Empty Re: [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal]

Mensaje por Eugeo el Dom Abr 28, 2019 11:07 am

- “Stay Cool...” - Ya había pronunciado esas palabras en su cabeza antes de que el susodicho entrara en la arena. No era sorprendente, pues desde el atril del anunciante lo habían llamado repetidas veces de forma infructífera, alargando la particular agonía escénica del espadachín durante unos segundos. Y no es que cuando finalmente se personara mejorara la situación precisamente. Tras una entrada poco habitual, en la que sufrió aparente deslumbramiento mientras se dirigía al centro de la arena, los murmullos de los espectadores siguieron resonando en todas direcciones. Sindri era un tipo peculiar y caótico a ojos de Eugeo, “topo de biblioteca” se unió a su lista de primeras impresiones en base a su ropa, herramientas y predisposición a la ofuscación lumínica. Aguantó el tipo en todo momento, ocultando su incomodidad para lucir neutralidad con la mayor naturalidad posible. Una naturalidad que creía haber simulado bien, pues la incomodidad no era excesiva, mas no estaba seguro si su oponente sería capaz de leer sus emociones con técnicas que él desconocía. Todo era posible para los conocedores de las artes mágicas.

Una serie de nuevas valoraciones se añadieron a la lista cuando el mago abrió su boca: expresivo, despreocupado, provocador... Desde su primera intervención, ya buscaba la reacción del caballero. A Eugeo le habría gustado una presentación sobria, pero sabía que era pedir demasiado,  así que no se sorprendió cuando Sindri lo interpeló con teatralidad condescendiente. Le pareció hasta cierto punto insultante, no sólo hacia él, también hacia la competición. Chascó la lengua de forma casi inaudible, frunció el ceño levemente y una mueca mostró una fracción de su dentadura. - “Stay cool...” - Se repitió una vez más, antes de inspirar y alejar las emociones negativas fuera de su juicio. - Lo lamento, Don Sindri. No acostumbro a hablar durante un enfrentamiento. Aunque sea una competición no me parece un juego. Soy el representante del país anfitrión de este torneo, es mi deber darlo todo en cada combate. Eso incluye mantenerme concentrado. - Explicó, insinuando que mantenerse centrado era su motivo para no hablar demasiado. No era del todo mentira, pero ocultó la idea de mantenerle lo más desinformado posible. - Pero podemos charlar larga y tendidamente una vez este combate haya finalizado.

¿Sería el punto y final antes de que midieran fuerzas? Para nada. Era necesario que ambos portaran su arma, enfundada o no, para que el árbitro diera el visto bueno para iniciar el combate. Sin embargo, Sindri no estaba en disposición de defenderse. Podría decirse que el dicho “La pluma gana a la espada” era cierto en aquellas circunstancias. Un silencio incómodo se hizo en el coliseo, sólo empañado pon el cuchicheo del público, ante la   excentricidad del momento que estaban presenciando. Eugeo contó el tiempo diagonalmente mientras trataba de no exteriorizar su molestia. - “Stay cool...” - Una tercera vez, “mantén la calma”, era la única forma de no perder la batalla psicológica antes de tiempo. Tras un largo y tendido rato, el escriba cesó en sus misteriosos trazos sobre el papel. Sus movimientos oculares levantaban sospechas de que la espada era su centro de interés, y así lo demostró cuando volvió a hablar. Espada mágica aquí, espada mágica allá... Y parecía hacerse de menos, o engrandeciendo en desmesura el poder de su Blue Rose Sword, pero el espadachín no permitiría que sus vacíos cumplidos enturbiaran sus espectativas. - No se haga de menos, a fin de cuentas el mago eres tú. ¿No debería saber más que yo como funciona mi espada? Estoy seguro de que tiene contramedidas preparadas.

Sintiendo que el preámbulo estaba por finalizar, Eugeo procedió a desenvainar su espada. Ésta emitió su particular melodía a raíz de su rozamiento con la funda, un sonido igual de misterioso que el material con el que estaba hecho. Su aspecto era cristalino con un leve tono translúcido azul celeste, como un hielo tallado, mas por sentido común su resistencia se sentía similar a la de un acero de gran calidad. Por culpa de la intensa luz de la mañana, cási no se podía diferenciar que tenía una luz latiente azul en su interior, como adormecida, cuyo foco era el tallado en forma de rosa en la cruceta de la empuñadura. Mientras, el mago seguía hablando, a lo que el caballero alteano iba respondiendo. - Debo decirle que eres el único responsable de tomar una buena posición. Si en algún momento acabas con el sol en contra será error suyo y yo no pienso contenerme. - Advirtió, suficiente tenía con arreglárselas para alcanzarle a corta distancia, como para tener que también cuidar en la posición del sol antes de abordarlo.

El momento de la verdad estaba más cerca que nunca cuando Sindri guardó -finalmente- sus utensilios de escritura para portar un tomo de tapa oscura. Eugeo afilo su vista. ¿No lo había visto usando magia de fuego? Lo único que conocía de los tomos era que los colores de las tapas hacían ver la naturaleza de la magia que contenían. - “¿Es magia negra? ¿Como?” - Nunca había visto un mago usar magias de escuelas distintas, en su ignorancia, pensaba que el cuerpo de un conductor mágico era propenso a una única fuente de magia. - “Está tratando de engañarme...” - Fue su primera impresión, no le resultaría extraño que ocultara las verdaderas tapas del libro detrás de unas falsas.

Los dos combatientes ya estaban listos, el árbitro dio inicio a la cuenta atrás. Sindri preguntó el nombre de la espada, y la leyenda de la cual provenía. - Leí en una biblioteca de Magvel la leyenda de una espada de viento helado, Audhulma... Pero la mía no pertenece a ningún mito. El nombre de mi espada proviene de una réplica ceremonial que me fue dada en mi nacimiento. La magia que encerraba mi gema tomó la forma de aquél recuerdo. Su nombre es Blue Rose Sword.

Tras decir aquello, casi al mismo tiempo que el árbitro iniciaba el combate, Eugeo dio vueltas a su espada en forma de molinillo. Como si ésta cobrara vida, alimentó su propia velocidad angular e incrementó la velocidad de rotación hasta levantar una fuerte corriente de aire. Al orientarla hacia el suelo ésta levantó una gran cantidad de arena, formándose una pantalla que dificultaría la visión del mago por unos segundos. El caballero alteano quería ganar unos segundos para tomar distancia y entrar en un estado de dominio absoluto con su espada. Eso era, ni mas ni menos, que fusionar la energía de su espada con la suya propia, y llevarla de vuelta a la hoja para multiplicar el poder mágico de esta. - ¡Floreced, rosas azules! - Construyó en su mente la viva imagen de una rosa de hielo en el pico más alto de una cordillera, extendiendo sus pétalos sin importar el inclemente temporal que trataba de engullirla. - “Aguantaste las ventiscas de la cima. ¡No dejes que una llamas te venzan!” - La rosa azul de la guarnición se activó por completo, ayudada por la voluntad del espadachín, recubriendo toda su superficie y el filo de una envoltura mágica azulada, de cromatismo caótico entre el celeste y el marino. Como si tratara de eclipsar al mismo sol, el coliseo pareció oscurecerse por unos instantes a causa del contraste de la nueva fuente lumínica. El filo comenzó a vibrar violentamente, invocando viento, nieve y frio en todas direcciones junto con un silbido indescriptible de la agitación del propio arma. - ¡AAAAAAAAAH! - Eugeo empezó con el ataque más potente de todos. Suponía que Sindri sabía como defenderse de su espada mágica en base a su insistencia para que la usara. Su única opción era sobrecogerlo con fuerza-magia- bruta, romperle los esquemas y a partir de entonces no dejarle recuperar la iniciativa.

Skill utilizada:
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] AetherAether - Técnica de espada rara vez vista, clasificada como una forma aún no explicada de magia. La espada es envuelta en un aura azulada que aumenta poderosamente el daño que causan sus ataques, permitiendo también atacar enemigos distantes.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Swordmaster

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [1]
.
.

Support :
Marth  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v
Artemis  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v
Alanna  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v

Especialización :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Espada-4

Experiencia :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] NdTOcva

Gold :
820


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Empty Re: [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal]

Mensaje por Sindri el Dom Mayo 05, 2019 7:25 pm

¿Don? ¿Don? No he hecho nada en toda mi vida para merecer que me traten de “Don”. Y permítame decirle que no voy a comenzar hoy, precisamente. – mencionó de un completamente fuera de lugar el Hechicero mientras seguía tomando notas. Todo bibliotecario que se preciase adquiría eventualmente la valiosísima habilidad de Hacer Dos Cosas Al Mismo Tiempo… siempre y cuando una de ellas fuera darle a la lengua en cualquier momento dado. Es más, muchos bibliotecarios eran animados a seguir ese camino de la introspección y del aprendizaje para pasar a un nivel superior conocido como “poder hablar y hacer algo al mismo tiempo, pero sin hablar”.

Y discrepo completamente con usted. Es una competición y un juego, por lo que lo importante es divertirse y sacar algo de provecho al final del combate. ¿Medallas? ¿Condecoraciones? ¿Trofeos? Cosas que se pierden en las nieblas de la historia, al fin y al cabo sólo serán pies de página de un tomo polvoriento que, seguramente, nadie leerá jamás. – aprovechó que tenía que entintar su pluma para apartarse un mechón de los ojos con la parte suave de su instrumento de escritura. Unas gotas de tinta siguieron tal movimiento de cerca y acabaron sus días dándole algo de color al marrón de la tierra – ¿Pero si aprende algo nuevo? ¿Ve algo que no podría ver de otra manera? ¿Entiende algo mejor? Entonces todo este torneo ha tenido sentido. – dio la vuelta al papel con una maestría que rivalizaba con los cocineros típicos de Etruria que lo hacían todo vuelta y vuelta y ya. Un tipo de cocina que, francamente, Sindri no la encontraba especialmente apetitosa. Nada que no se pudiera arreglar con un buen tomo de fuego con el que amenazar al cocinero para que te hiciera la carne como debe hacerseNadie se acuerda cuántas veces Rahgot el Temible venció en las arenas por toda Lycia, pero verdaderamente que todas las crónicas describen con precisión cuán temible era su hacha. – hizo un pequeño parón antes de dedicarle una mirada cómplice a su rival en este combate, como si se le hubiera venido algo a la mente de repente y no pudiera esperar para contarlo – Quizá ahora la gente sí aprendió a contar, ¿Qué me dice? – y sin esperar ningún tipo de contestación soltó una risilla queda y volvió a enfrascarse en su cometido.

No fue hasta bastante después, una vez hubo acabado todo y lo único que quedaban en sus manos era su Tomo de Nosferatu y unos pocos papeles (con el tintero a buen recaudo en su bolsillo), que contestó a las palabras del caballero de Altea con bastante jolgorio y, todo sea dicho de paso, algo de sorna también – ¡Pues claro! Obviamente tengo el extraño poder de saber cómo funciona algo sin haberlo visto antes ni haber tenido ocasión de estudiarlo de cerca. También aprendí a leer libros con la tapa cerrada, es una habilidad muy útil cuando uno no tiene velas a mano. – ¿Qué creía? ¿Qué podía ir al tesorero de cualquier reino en cuestión y decir “oiga, me deja ver sus mayores tesoros mágicos”? Era Hechicero, no vidente. Bueno, también podía ser vidente si lo quería, decir a la gente lo que quiere oír era especialmente fácil – Estoy seguro que su espada funciona empleando la energía de la sangre de inocentes y que necesita decenas sacrificios diarios para funcionar bien. El mago soy yo, ¿cierto? No puedo equivocarme en eso. – bromeó, puesto que sabía perfectamente que si esa espada requiriera tal fuente de poder no tendría esa aspecto. Para comenzar, sería roja. O negra. ¿Que por qué? Porque sacar las manchas de sangre de algo tan azul era una pesadilla y siempre quedaría ese color tan marrón óxido que era imposible sacar de los metales. Bueno, sí, con algo de aqua regia sí que podía salir… después de destrozar cualquier tipo de metal que tocara – ¿Contramedidas? Pues… no, si le soy sincero. No se me había ocurrido ocupar con eso mi tiempo. – se llevó la pluma a la mejilla y se hizo cosquillas distraídamente mientras le dedicaba una mirada algo confusa. Es decir, claro que podía invertir tiempo y esfuerzo en eso, pero… ¿Por qué? Él era un investigador, no un combatiente. Estaba ahí para aprender y tomar notas y poco más – Eso le quita un poco la gracia a todo esto, ¿no cree usted? – señaló con su brazo libre al coliseo en derredor, como si quisiera decir “a todo este juego”.

Al escuchar las siguientes palabras del caballero, Sindri no pudo hacer más que incrementar su sonrisa. Al parecer el buen hombre (quizá no tan bueno ya) no quería hacerle el pequeñito favor de cambiar todo su estilo de pelea para que pudiera tomar buenas notas – Eso es lo que me pasa por confiar en un alteano~ – canturreó mientras sacudía la cabeza de izquierda a derecha. Realmente no guardaba ningún recuerdo bueno sobre Altea, especialmente desde que conoció al señor Artemis, la… ugh… “mascota real” de Altea. Sí, incluso cuando en Tellius la esclavitud Laguz estaba totalmente erradicada incluso con leyes a su favor, en Altea los Laguz no eran considerados más que… mascotas. Pero tampoco les guardaba rencor ni ningún tipo de animosidad, el mundo era como era y no pensaba que cambiaría nada pronto – Réplicas ceremoniales de espadas legendarias… cómo se las gastan en Akaneia. ¿Han pensado en comprarles juguetitos más adecuados para niños? ¿Caballitos de madera y peluches? – él tenía varios muñequitos con los que escenificar batallas, ahora que caía en la cuenta. Eran de madera pulida y estaban pintados de colores brillantes, con estandartes bastante parecidos a los de los marquesados de Lycia… incluso las armas eran bastante realistas, teniendo en cuenta lo pequeñitos que eran. Aunque, obviamente, sus favoritos eran los que llevaban los colores de Ryerde y esos siempre los guardaba en una cajita especial. ¿Qué habrían hecho con ellos? ¿Seguirían en el castillo? ¿Se los habrían dado a alguien? Tantas preguntas, tantas preguntas…

Blúrosord… incluso para ser espada mágica hay que tener suerte en este mundo… – musitó para sí mientras escribía el extrañísimo nombre de la espada del caballero alteano como bien podía. Pero el momento para las pleitesías, al parecer, puesto que el espadachín se puso en postura de combate y decidió que la mejor manera de comenzar un combate era ocultarse tras una cortina de arena. Cómo una espada podía crear una cortina de arena, no lo sabía, pero no se iba a quedar de brazos cruzados mientras hacía algo tan cuestionable como cubrir su persona en un duelo a plena luz del día – No hay rosas azules, mi compañero de batalla. Lilas, sí. ¿Pero azules? Nunca he visto una, al menos. – una masa de oscuridad respondió a su llamada con un movimiento de la mano, una neblina burbujeante que aparecía y desaparecía a cada momento. Cambiaba de forma. Maleable. Maleada por nada. Maleada por alguna fuerza invisible. Uno de los hechizos más poderosos de la Magia Arcana había sido invocado y esperaba algún tipo de orden. Bueno, “orden”. Como si las Energías Oscuras recibieran órdenes de nadie más allá de su señora. No, lo que quería era una presa.

Vaaaaaaaaaaaaaaaya. ¡Menudo festival se monta usted solito! – dijo tras un silbido de admiración. ¡Magia de alto nivel, de eso estaba completamente seguro! Algo brillante para su gusto, pero podía notar que era una hechicería con cierta clase. Finalmente el alteano atacó primero con una fuerza completamente inusitada, algún tipo de… poder que surgía de la espada y creaba algún tipo de… ¿Construcción? No sabía exactamente como definirlo, pero estaba bastante contento de tener la primera línea de batalla para tener una oportunidad de hacerlo. Sin embargo, era el momento que el caballero aprendiera una de las primeras nociones del llamado Triángulo de la Magia: toda Magia de Ánima estaba en desventaja contra la Magia Arcana. Porque eso era Magia de Ánima, ¿no? Magia elemental. Eso era viento. Quizá nieve, pero contaba cómo viento en este caso. Seguramente. Quizá. Tal vez. Bueno, sólo había una manera de adivinarlo.

Tras respirar hondamente, el Hechicero señaló la energía que iba contra él a toda velocidad y el hechizo salió volando hasta chocar contra el haz de fuerza y de magia. Pero no tardó en ser rechazado y, peor aún, recular peligrosamente sin parar lo más mínimo aquel extraño ataque a distancia – Hm… esto no es un duelo de magia de por sí… – se lamentó el muchacho quedamente mientras llamó a la Energía Arcana que había empleado como hechizo y comenzó a moldearla completamente consciente que estaba a meros momentos de acabar su carrera como gladiador hecho un cubito de hielo. La neblina oscura pareció rejuvenecer por el influjo de energía y ganó mucha consistencia para, de golpe y porrazo, estirarse como una pantalla negra y tenebrosa delante del bibliotecario. Una pared mágica... más o menos. No era más que un hechizo de Nosferatu aplastado y moldeado para ser lo suficientemente alto y ancho como para protegerle. Si eso era magia, entonces tenía que reaccionar con magia de alguna manera, y normalmente las energías taumatúrgicas tenían una manera muy violenta de act…

Pero sus pensamientos se cortaron de sopetón cuando la pared se desmoronó ante el ataque que tuvo que soportar. Primero una grieta. Luego dos. Luego tres. No auguraban nada bueno, por lo que Sindri se preparó para lo peor. El hechizo de Nosferatu implosionó, explosionó o hizo “pum” de una manera poco técnica, creando una onda expansiva que catapultó al Hechicero como si fuera un muñeco hacia atrás, muy muy atrás, rodando y rodando. Por suerte para él, eludió todo hielo y viento al salir despedido en diagonal y no en línea recta, lo que en retrospectiva le tendría que hacer sentir muy feliz. Por suerte para su contrincante, no pudo evitar chocar de espadas contra una de las paredes del coliseo con tal fuerza que le sacó el aire de sus pulmones completamente. Y ahí se quedó durante unos momentos, inerte, hasta que consideró que sí, esas dos piernas eran suyas, y más le valía emplearlas.

Con una pequeña mirada en derredor, Sindri observó el estropicio que había causado. Un reguero de congelación pintó el paisaje del coliseo desde el caballero hasta la pared y… a juzgar por el estado de ésta, quizá debía darse con un canto entre los dientes de no haber tocado el hielo ni el viento. Papeles desperdigados por doquier y un tintero de cristal completa y totalmente congelado… seguramente esa tinta requeriría de un puchero con fuego debajo para volver a ser servible – Bueno... creo que… será mejor que tome notas mentales… – y soltó una risita queda, como queriendo dar humor a algo que no la tiene. “Esta espada tiene las mismas capacidades que una ventisca en Ilia” era algo que tardaría en olvidar, eso desde luego.

Finalmente, señaló al Alteano con su mano libre. No cargó ningún hechizo, había invertido tanto esfuerzo en el último hechizo que necesitaba unos momentos de asueto. Respirar hondo. Recargar energías. Mas… eso solo lo sabía él, ¿verdad? No había ninguna regla que le impidiera fingir que iba a lanzar un hechizo.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Tomo de Worm [1]
Tomo de Archfire [1]
Tomo de Nosferatu [2]
Náströnd [4]
.

Support :
Lyndis  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v
Khigu  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v

Especialización :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Tomo-4 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Staff-1

Experiencia :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] R5AMTTX

Gold :
1111


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Empty Re: [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal]

Mensaje por Eugeo el Dom Mayo 12, 2019 9:41 pm

Cuando los ojos del espadachín se acostumbraron al resplandor que emitía su corriente mágica, espero ver un foco de luz proveniente del mago al que enfrentaba, mas la realidad le otorgó una breve sorpresa. El hechizo de Sindri no irradiaba, de hecho, parecía absorber la claridad de su alrededor en un aura lúgubre y opaca. Su naturaleza era volátil y compleja, más que aquellas energías que él manejaba. Las características no daban lugar a dudas, destrozando los prejuicios que había levantado el caballero alteano: Donde vio fuego era oscuridad en ese instante, magia negra. Nunca había conocido a nadie que manejara más de un elemento, por lo que asumió que era una limitación física de los “conductores mágicos”. Y el contraste era demasiado flagrante como para que pudiera considerarlo una excepción. Aquella imagen le dio un mal presentimiento, mas no tuvo tiempo de reaccionar ya que la carga de su hoja mágica no era un proceso que pudiera revertirse a voluntad. Lo que estaba haciendo no era ni más ni menos que contener la energía que salía de la espada al mismo tiempo que había alimentado el proceso con su propia esencia. No existía una “marcha atrás”, o de haberla la desconocía, por lo que dudar o cambiar abruptamente el objetivo del torrente mágico era contraproducente en todos los sentidos. Eugeo entrecerró los ojos y con ambas manos acomodó la Blue Rose Sword para que apuntara al taumaturgo.

La consecución de sucesos se volvió algo borrosa para él a partir de entonces, pues la dimensión de poder mágico que tenía que controlar era lo suficientemente avasallante como para permitirse contemplar los efectos sensoriales que se desencadenaron cuando ambos elementos chocaron. Y lo poco que captó tampoco supo interpretarlo. El brillo blanquecino y azulado de su ataque elemental ascendió antes de disiparse, por no decir explotar, en una ventisca que duraría algo más de un segundo. Y después, la luz se apagó, mostrando el resultado en la arena de Regna Ferox. Los granos de arena más finos quedaron suspendidos en el aire lentamente con un patrón de movimiento cilíndrico. Hojas de papiro lo acompañaban, y caían paulatinamente al suelo, ahora escarchado. El hielo había arraigado sobre el ruedo alrededor de Eugeo, siguiendo un cauce longitudinal en dirección a donde se encontraba Sindri. El grosor del camino helado variaba en patrones que no podía comprender, pero se ajustaban al enfrentamiento que habían tenido los dos poderosos elementos. El aire había bajado mínimo diez grados, y parecía que aguantaría así durante unos minutos antes de que el invierno artificial desapareciera. Aquella sensación le recordaba a su pasado en Silesse.

Y hablando de sus impresiones. Se sentía agotado, al igual que otras veces que había usado su energía espiritual para fortalecer su ataque. Esta vez estaba agravado por manejar la espada, aunque se alegraba de no haberse congelado sus brazos en aquella ocasión. Poco a poco iba acercándose al control total, y aquello era algo que le satisfacía. La debilidad de su espíritu tras el ataque contrastaba con su integrídad física. Sus manos temblaban por el frío de la empuñadura, pero se aferraban sin problemas al arma y la torpeza de sus primeros pasos podían asemejarse más a los de una persona que acababa de salir de su letargo. Su armadura se había congelado parcialmente y las juntas de entre las placas crujían por el hielo que se rompía por el movimiento.

Desafortunadamente para Eugeo, su opción de aprovechar la iniciativa se rompió en cuanto mandó a volar al mago metros atrás. Tardaría en llegar al otro extremo del coliseo, y sus ataques a distancia no eran comparables al que había desatado justo antes. Lo bueno era que tenía más o menos acorralado a su oponente, con la opción de desplazarse hacia atrás denegada tenía pocas opciones para alejarse más de él. Mientras pensaba en una manera de zanjar el combate, caminó hasta llegar al centro del escenario y siguió avanzando sin pausa. Una vez más, dejó que la energía de la espada fluyera por su cuerpo, ahora vacío de éter, para prepararse ante un contraataque o para ejecutar su ataque final una vez recuperara las fuerzas.

Si podía acercarse lo suficiente, o congelarle las manos, suponía que ganaría. Algo alejado de la realidad ahora mismo, tanto física como metafóricamente, pues antes debía recuperar el aliento.

Mientras tanto, su oponente se estaba recomponiendo, y su postura insinuaba que estaba preparando un sortilegio. El caballero Alteano no fue capaz de ver a través del engaño y detuvo su avance, más bien su velocidad, para posicionar la hoja defensivamente por delante de su cuerpo en media 'x'. Seguía dando pasos entre largos intervalos. - Espero que entienda ahora por que no puedo divertirme ahora... No con esto, desde luego. - Divagó, buscando el consenso con su oponente. - Si trato a mi arma como un juguete, los resultados podrían ser devastadores. Más allá de ganar en nombre de mi país, o de obtener una fama que no quiero. Quería enfrentarme a los mejores, a los más fuertes, para entender cuales son los límites de mi espada. Lo siento si le he arruinado el divertimento, mas espero que haya aprendido algo de lo que llevamos de combate. - Tras decir aquello, aceleró un poco más los cuidadosos pasos a modo de ultimatum a Sindri. - Y ahora, terminemos con esto.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Swordmaster

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [1]
.
.

Support :
Marth  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v
Artemis  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v
Alanna  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v

Especialización :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Espada-4

Experiencia :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] NdTOcva

Gold :
820


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Empty Re: [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal]

Mensaje por Sindri el Lun Mayo 20, 2019 5:00 pm

Una risa gutural y cascada llenó el ambiente cercano de Sindri tras escuchar las palabras del caballero. No era una risa natural, era la risa de alguien que no tenía aliento y se sentía físicamente dañado, pero la mente… la mente estaba completamente intacta – Mira que son cabeza-cuadradas estos caballeros y defensores del orden… – dijo en voz queda el muchacho sin cambiar de posición en absoluto mientras meneaba la cabeza en un gesto negativo. Había algo absurdo en aquella situación que le hacía demasiada gracia. Si hubiera estado al cien por cien de sus capacidades, Sindri estaría carcajeándose en aquellos momentos – Eugeo de Altea ha decidido que su arma “no es un juguete”. Pero… ¿Lo ha considerado en algún momento? ¿Ha tratado de hacer esculturas de hielo para hacer felices a los niños de alguna aldea de su país? ¿Darles una sorpresa con un día de nieve en julio? ¿Prepararles unos deliciosos helados o bebidas frías? Algo me dice que alguien tan… “correcto” como usted jamás siquiera pensaría en eso. – pronunció la palabra correcto con una inflexión tan particular que dejó claro a todas luces que estaba usando un eufemismo cortés. No se imaginaba a los caballeros siendo buenos o amables con la población, normalmente eran los encargados de romper las puertas de las casas de los campesinos y sacar a rastras a aquellos que el rey quería ver en las mazmorras. O peor. Pero era un ejemplo, y el único propósito de los ejemplos era ilustrar.

Respiró hondo. Necesitaba ganar tiempo, recomponerse y poder tejer un hechizo, aunque fuera uno meramente defensivo o de distracción. Pero el tiempo no era algo fácil de encontrar en medio de una arena, así que ofreció un tema de conversación que quizá le resultaría grato al espadachín – Se ha llenado la boca rápidamente con un “podrían ser devastadores”, palabras muy bonitas, eso no lo dudo. Pero lo que tiene entre manos es un arma mágica y la magia no funciona con “podrías” ni con “quizás” sino con experimentación y curiosidad. Equivocándose, sí, pero tras haberlo intentado. – Sindri no sabía de espadas, eso ya lo había reconocido, pero sí que sabía de taumaturgia. Y el movimiento que había empleado su rival del torneo para congelar el suelo tampoco estaba tan lejos de un conjuro de viento… al menos desde la vertiente más práctica. Estaba seguro que podía pasarse días discutiendo con todo tipo de magos sobre si se podía encajar en alguna de las ramas de la teoría de la magia – ¿Quiere saber el límite más aparente para mí del arma que tiene entre sus manos? Es bastante evidente con lo que me acaba de contar ahora mismo. – hizo una pausa dramática. Una de esas pausas con las que se intenta que el interlocutor haga algún tipo de autodescubrimiento o contemplación silenciosa. Pero el Hechicero, teatral como era, sólo lo hizo para tratar de enfatizar lo que iba a decir a continuación – El límite de su arma mágica es Eugeo de Altea, ni más, ni menos. – reveló solemne y severamente mientras señalaba levemente a su contrincante con su mano libre de manera inofensiva. No con el índice, no, no, eso sería severamente descortés

Un grimorio mágico normal y corriente no era más que un catalizador, un objeto místico que daba una forma concreta a las energías que controlaban los magos. Aplicar ese principio a un arma mágica, como la Blúrosord, implicaba necesariamente que la espada no propiciaba más que un canal para que el espadachín desatara un poder en particular. Obviamente, como alguien que no era mago podía emplear magia era un enjambre de preguntas en sí mismo así que decidió obviar esa cuestión hasta tener más información al respecto – Usted no ve un juguete, por lo que no puede serlo. Ya tiene un límite. Un límite autoimpuesto. Nadie se lo ha dicho y no está escrito en ningún lugar que no pueda usarse de esa manera con suficiente imaginación. Simplemente usted, y sólo usted ha decidido de manera arbitraria que no lo es. – era una teoría simplemente, pero casaba con todo aquello que había visto hasta el momento. Un tomo de conjuros no te limitaba en absoluto, era completamente erróneo pensar en él como un molde de un herrero que confinaba y restringía el metal para crear (irónicamente) una espada. Era más bien como el cauce de un río que dirigía el agua y la acotaba en una dirección… pero dicho cauce era sujeto a cambio durante el deshielo de las montañas o las tormentas torrenciales – No se limite sus propios horizontes. Permita que sea la experiencia, la mejor profesora de este mundo, lo que le diga lo que puede hacer y lo que no… y no las preconcepciones hechas sin fundamento alguno.

Algo más animado, puso los brazos en jarras tras escuchar la razón por la que el caballero de Altea estaba en Regna Ferox. Bueno, la razón que él decía. Estaba seguro que Altea había enviado uno de sus caballeros y lo había dotado de un equipamiento superior al resto (salvo un príncipe) para “enfrentarse a los más fuertes”. El hecho que de esta manera su país ganase gloria y prestigio ante los demás estados seguro que ni se les había pasado por la cabeza. Seguro – Entonces permítame disculparme por el hecho que algo como yo haya sido su contrincante en esta ronda. Espero que en la final de este torneo encuentre alguien digno de luchar con usted. – y le dedicó una cortés y correcta reverencia tras la que ocultó su expresión facial mientras decía tales palabras. Su voz sonaba clara y diáfana, pero con tintes sardónicos y sinceros a partes iguales – Pero quién tiene delante no es un guerrero afamado ni uno “de los mejores”. Sólo un investigador que ha visto una oportunidad de hacer un estudio de campo. Simplemente Sindri. Sólo Sindri. – y se incorporó sólo entonces. El caballero de reluciente armadura había decidido que el combate debía terminar y… ¿Quién era él para rebatírselo?

Inspiró y expiró pesadamente. El muchacho extendió una mano y calculó la distancia que había entre los dos. Huir o escapar no era algo que estuviera dentro de sus planes, no tanto por la desventaja táctica que supondría sino por el hecho de tener la espada contra un muro de ladrillos de piedra. Tampoco quería usar sus maldiciones en el torneo: so vencía quería ser porque él se lo había ganado, porque lo merecía, no porque podía llamar a los Poderes Más Oscuros. Una derrota empleando sus habilidades era mejor que una victoria vacua, y no es que se desviviera tampoco por ganar a toda costa. Así bien, abrió por última vez su Tomo de Nosferatu y suspiró – En un escenario estamos y así debemos actuar. Breve aquí fue mi tiempo, mas creo que debo un último adiós a mi audiencia y público. – varias nubes de oscuridad se formaron de la nada y comenzaron a rodear al muchacho de forma juguetona, listas para lanzarse a la refriega con un abandono jocoso. Viendo el poder del anterior choque, Sindri no se sentía especialmente en buena posición… pero no era alguien que se preocupase, de todos modos, así que simplemente se dedicó a hacerle carantoñas a un cúmulo de niebla negra antes de decir animadamente – Permítame ser partícipe del poder de su arma una vez más, Eugeo de Altea. Un colofón apropiado para esta función.

Y clavó los pies en el suelo tan fuertemente como pudo. No iba a salir despedido esta vez, lo había decidido ya, aunque siendo sinceros lo que más iba a ayudarle es el hecho de tener una pared sólida tras él. Inspiró y manifestó una silenciosa petición a la energía que lo envolvía de forma distendida, quien al momento comenzó a moverse erráticamente. Los diferentes clústeres de niebla se agolparon en una amorfa masa que pasó a levitar queda e inofensivamente justo delante del Hechicero. Y, con un último movimiento, Sindri estiró la mano que le quedaba libre hacia su contrincante y la Oscuridad respondió al momento. La nube se estiró y se contrajo y, tras una vibración antinatural, cambió de forma y se volvió un torrente azabache con dirección al alteano.

No había trampa. No había cartón. No había maldiciones ni ningún tipo de añadido. Era un conjuro de Nosferatu dirigido a su rival en la Arena de Regna Ferox, ni más, ni menos.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Tomo de Worm [1]
Tomo de Archfire [1]
Tomo de Nosferatu [2]
Náströnd [4]
.

Support :
Lyndis  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v
Khigu  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v

Especialización :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Tomo-4 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Staff-1

Experiencia :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] R5AMTTX

Gold :
1111


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Empty Re: [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal]

Mensaje por Narrador el Mar Mayo 21, 2019 10:50 pm

Bonificadores actuales:
Eugeo: Barras completadas 3 + Arma legendaria 4 = 7
Sindri: Barras completadas 3 + Arma de plata 3 = 6

Procedemos a la tirada de dados correspondiente a Eugeo y Sindri, en ese orden.
Support :
None.

Experiencia :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Jm5byz1

Gold :
5393


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Empty Re: [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal]

Mensaje por Narrador el Mar Mayo 21, 2019 10:50 pm

El miembro 'Narrador' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Bioritmo' :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] UnL6Vt4  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] QtHu3Zw
Support :
None.

Experiencia :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Jm5byz1

Gold :
5393


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Empty Re: [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal]

Mensaje por Narrador el Mar Mayo 21, 2019 10:54 pm

Resultado final:
Eugeo: Barras completadas 3 + Arma legendaria 4 + Bioritmo 1 = 8
Sindri: Barras completadas 3 + Arma de plata 3 + Bioritmo 3 = 9

¡El ganador es Sindri!

Pueden proceder a rolear el ultimo turno.
Support :
None.

Experiencia :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Jm5byz1

Gold :
5393


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Empty Re: [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal]

Mensaje por Eugeo el Mar Mayo 28, 2019 8:59 pm

Para entonces estaba muy fatigado, demasiado de hecho, como para que pudiera tomar en consideración la verborrea de mi oponente. Era algo que no llegaba a entender, la facilidad de soltar una frase tras otra incluso en aquella situación, en medio de un combate. Podía discernir partes interesantes en su discurso, en una proporción que se me antojaba una aguja en un pajar. Mas no entendía el motivo. Es decir, en ningún momento le formulé ninguna pregunta, pero él estaba replicando lo que dije momentos antes, contradiciendo mis argumentos sin ningún sentido. Tonterías. ¿Desde cuando una espada real, es más, mágica, podía ser un juguete? ¿Acaso a los niños se les premia a que usen la cubertería afilada como divertimento? Sus palabras no tenían sentido, no eran más que desvaríos de alguien con una propensión al discurso más que considerable. No me quedó más opción que responder brevemente, mientras seguía aproximándome. - Curiosa valoración, aunque no me sorprende, viniendo de un conductor mágico de su clase. - Magos negros, sólo ellos podían ver el juego en cualquier cosa. Al menos Sindri no parecía tener maldad ni soberbia, aunque no por ello lo hacía menos peligroso.

Y entonces, más palabrería, más hacerse de menos. En cada gesto no verbal parecía estar suplicando perdón por estar en mi presencia, o victimizándose. Para ser sinceros, no tenía la claridad mental ni el interés de desgranar que clase de mecanismos mentales corrían dentro de aquella cabeza. El colmo fue que asemejara el enfrentamiento con una función. He de reconocer que no era del todo desencaminado, pues el público observaba con el único fin de entretenerse. Pero no podía aceptar lo demás. Una función estaba guionizada, actuada, era inmutable. El resultado de un combate dependía de la improvisación y habilidad de sus participantes, y nunca se repetirían las mismas acciones, los mismos diálogos... Su metáfora al final quitaba valor al resultado del combate, del vencedor y del vencido. No podía estar más equivocado.

Cuando calló por ultima vez, la verdad es que me alegré, pues yo no estaba para tener un duelo verbal en medio de uno de verdad. Cuando vi las sombras levantarse alrededor del taumaturgo me concentré para hacer lo propio con la energía de mi espada. La corriente mágica había vuelto a mí, aunque débil, por lo que pude redirigirla a la hoja con la concentración y voluntad necesaria. Acumulé poder hasta que la magia negra de Sindri se abalanzó sobre mí en el ataque final. Por fin, pensé. Después de haberla empleado como escudo en la primera ocasión, entonces podría ser yo el que bloqueara su arremetida. O eso pensé, pues cuando descargué mi blandida las energías arcanas fueron repelidas por unos instantes, hasta que se rehicieron, recuperaron su inercia como si tuvieran voluntad propia y se lanzaron a por mí. Quedé envuelto en un remolino de sombras durante unos segundos sin forma alguna de protegerme. Aunque no sufrí herida alguna en el proceso, sentí cómo el frío de aquel sortilegio me estaba arrebatando mi propio calor, mi propia energía, produciéndome una fatiga dolorosa en todo el cuerpo. Cuando escape de aquella tormenta, me sentí terriblemente desorientado y mareado, chorros de sudor frío recorrían mi frente y mejillas, y una sensación de sueño trataba de arrebatarme la conciencia, pero pude soportarla.

Al instante recuperé el norte y localicé a mi oponente, él se veía más enérgico que antes de lanzar su hechizo, como si éste hubiera tomado a la fuerza mi vitalidad para brindársela al conductor mágico. Ignoraba por completo que esa clase de maldiciones existieran, mas así parecía. De cualquier modo, asumí que si no pude defenderme de la magia con una descarga a potencia normal no iba a ser capaz de protegerme de las siguientes, menos con aquél cansancio sobre mis hombros. De tal modo, con un suspiro de resignación inicial, enfundé mi espada y alcé mi mano izquierda para anunciar mi retirada. Como me había acostumbrado, el jaleo del público se hizo notar. Aquella vez para vitorear a mi oponente.

Un remolino de pensamientos y emociones recorrió mi cuerpo. Después de tanto esfuerzo me quedaba a las puertas. Y ni siquiera había sido el mejor combate, en los que hubiera un intercambio real de golpes. Quizá si hubiera empleado más tiempo en los sortilegios que en la chanza... Justo era con los magos con los que había tenido duelos menos frenéticos, había esperado otra cosa, fue decepcionante. Sea como fuere, tocaba dedicar un saludo final antes de salir de la arena. Cuando me acerqué a Sindri a rango verbal, en mi cabeza seguía resonando el runrún de mis pensamientos. - No entiendo una cosa. ¿Por qué tanta palabrería? ¿No era sólo un grano de arena? ¿Un escollo? ¿Por qué tanta falsa modestia? - O condescendencia, o un iluso intento de que me confiara. No fue así, aunque aquello no cambiara el resultado. - Hacerse de menos no ha hecho de su victoria más épica. A mi entender, sólo lo ha hecho lucir como un charlatán que ha tenido mucha suerte. - Expresé, con una expresión verbal y facial apática, no se si por los efectos latentes del hechizo de Sindri. Después, le dediqué una medida reverencia y le dí la espalda, en dirección a la salida más cercana.

Tras haberlo dado todo, era libre, aunque una sensación de rabia e impotencia empezó a recorrer todo mi cuerpo.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Swordmaster

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [1]
.
.

Support :
Marth  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v
Artemis  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v
Alanna  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v

Especialización :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Espada-4

Experiencia :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] NdTOcva

Gold :
820


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Empty Re: [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal]

Mensaje por Sindri el Mar Jun 04, 2019 6:00 pm

Era increíble que a día de hoy la gente todavía dudara del poder didáctico de las espadas para los niños y niñas ya un poco mayorcitos de buena familia. Una espada era un enser 100% educativo que enseñaba importantes lecciones vitales como “las cosas con filo cortan si las tocas con la mano” y les hacía desarrollar un sentido de la responsabilidad en cuanto a su mantenimiento a lo largo del tiempo. Era casi como una mascota, una que sólo comía piedras de afilar y óleos a mansalva y que, a la hora de ejercitarla, se te cansaban los brazos y no las piernas. Sindri no pudo evitar sentir un pinchazo de nostalgia por el sable que él tuvo de pequeño, símbolo de su status como noble de Lycia. El sable más bien cuidado de todo Ryerde, de eso estaba seguro, en cuanto lo único que hacía con él era tenerlo limpio y afilado en todo momento… y le era difícil recordar algún momento en el que lo hubiera utilizado en un combate de práctica. Él no estaba hecho para esas armas, de todos modos, por lo que tampoco le importaba tanto haberlo dejado atrás en su antigua habitación del castillo. Pero era un recuerdo de niñez y, cómo tal, lo atesoraba sin remedio.

Pero no era el momento de ensoñar puesto que el combate continuaba en aquella arena de Regna Ferox. El hechizo ya surcaba los cielos en busca de su oponente, Eugeo de Altea, a toda velocidad con la intención de derrotarlo. Aquello no era Magia de Ánima, no había un “modo seguro” que le permitiera no hacer daño ni ningún tipo de estrategia para asegurarse que su oponente saldría mejor parado. Aquello era Magia Arcana, una energía libre y colosal que hacía lo que quería cuando se manifestaba en aquel mundo, su voluntad era la única ley por la que se regía. Usarla de escudo había resultado ser contraproducente, aquella espada mágica parecía destilar una clase de… ¿energía? ¿magia? que podía hacer frente a un hechizo de Nosferatu y vencer. Verdaderamente, una ofensiva de la que el Hechicero se salvó por puro milagro, un milagro que no esperaba que se repitiese. Sindri contuvo la respiración cuando el alteano movió con destreza la hoja de su arma, refulgiendo una gelidez azur, y propinó un buen mandoble al amasijo de sombras. Y las tinieblas, azotadas por una luz glacial, retrocedieron como una bandada de cuervos ante una llama fría y brillante. Se acabó, incluso a la defensiva el caballero de Altea podía desviar sus conjuros sin más esfuerzo.

Y entonces el tiempo se paró para Sindri. Metafóricamente hablando, claro.

Trató de verlo todo en perspectiva. Su defensa había sido rota en mil pedazos por aquella espada mágica. Y parecía ser que incluso podía cortar sus conjuros sin mucho más esfuerzo del que corta madera con un hacha. No era el choque de voluntades de un duelo de magia, simplemente había movido su espada y había partido en dos el hechizo. ¿Ahí acababa todo? Suspiraría de no estar en un estado de conciencia superior que le impedía cualquier otro movimiento. Quizá sí que tendría que haber tratado de imaginar alguna contramedida en relación a la espada mágica que podía cortar la magia como un cuchillo caliente corta mantequilla. De todos modos, ¿Qué esperaba? El héroe de la reluciente armadura siempre ganaba al hechicero malvado. No tenía nada que hacer aquí desde el primer momento.

Pero… había una parte de él que se negaba a levantar la mano y decir “se acabó” al árbitro. Era extraño. Sabía que no perdía nada, pero aún con pleno conocimiento de ello no quería perder. Había una chispa, una pequeña hoguera que quería continuar el combate incluso en plena desesperación. Un orgullo que creía enterrado salió a la superficie con la fuerza de un maremoto y lo agarró por el cuello con unas tenazas candentes al rojo vivo. Retazos de imágenes se le aparecían delante, gente que había visto en este torneo. Gente que sólo se había rendido cuando todo estaba perdido. Gente que no se había rendido incluso cuando el árbitro había tomado su decisión. ¿Qué habrían hecho esas personas en su lugar? ¿Qué haría un miembro de su dinastía – un miembro de verdad – en un torneo como este?

Quizá no estaba todo decidido todavía.

El Hechicero lanzó una mano hacia delante con un ímpetu que contrastaba con la fluidez de sus movimientos usuales. Como si un río se hubiera transformado en una montaña durante un momento. Y con aquel movimiento, mandó una orden clara y concisa al hechizo de Nosferatu o, más concretamente, los restos de neblina oscura que todavía no habían desaparecido del todo. Sí, una orden. Sólo a un ignorante en las Artes Arcanas podía pasársele por la cabeza que podría comandar los Poderes Más Oscuros, pero el Hechicero no necesitaba que se sometieran a su voluntad. Sólo requería que le escucharan una petición y la consideraran factible. Todo sea dicho de paso, era como esperar que una ventisca prestase atención a tus opiniones y cambiara de dirección, pero Sindri tenía experiencia con tales desastres naturales gracias a sus años en Ilia. Y, además, tenía un último as bajo la manga: el pleno conocimiento que a la Oscuridad tampoco le gustaba perder.

Las tinieblas tomadas forma se encabritaron como un destrero al que le tiraron de las riendas. Se revolvieron durante varios instantes cruciales sin saber qué hacer, pero el muchacho se mantuvo impasible e inflexible. No podía dejar que el hechizo desapareciera. A esa distancia no podía perder tiempo en moldear y crear otro hechizo de Nosferatu, Eugeo de Altea tendría tiempo a dar cinco vueltas por la Arena para cuando estuviera listo para ser lanzado. No, necesitaba que ese hechizo se moviera de nuevo. La energía arcana fluyó de Sindri y dotó de nueva energía a los retazos del hechizo, que coletearon una vez más antes de quedar flotando dócilmente en el aire. Y con la velocidad de una bandada de cuervos, el conjuro de Nosferatu se acumuló de nuevo en una sola nube de tormenta que se lanzó de improviso contra el rival alteano para envolverlo entonces en una manta de taumaturgia oscura.

Un impacto al fin. El bibliotecario contuvo la respiración mientras el conjuro de Nosferatu se desvanecía tras hacer su trabajo, dejando ver nuevamente la figura de Eugeo de Altea. No parecía herido externamente, pero el Hechicero ya contaba con eso, la Magia Arcana no hacía ningún tipo de daño físico. Lo que sí parecía era cansado y extenuado, lo que sí casaba más con lo que un hechizo de Nosferatu era capaz de hacer. La pregunta que retumbaba en su mente era “¿Sería eso suficiente?” una y otra vez mientras observaba con todo el detenimiento posible al espadachín. Y, cuando de repente éste movió su espada, Sindri se puso en posición de defensa cerrando el libro, consciente que lo único que podría hacer a esa distancia era atizarle en la cabeza con el tomo, pero aún así estaba preparado.

Para lo que no estuvo preparado fue para ver cómo el alteano enfundaba su espada mágica y… ¿levantaba la mano al cielo? ¿No era eso la señal que alguien se iba a…? Su pensamiento fue cortado cuando un rugido atronador se adueñó de la Arena de Regna Ferox. Un sonido ensordecedor que sólo qu ería decir una cosa: alguien había ganado aquel combate. Y resultaba que él era dicho vencedor de este combate de semifinales.

No supo realmente cómo reaccionar. Dubitativamente miró al árbitro y, hasta que él no confirmó tal hecho, no sonrió y comenzó a hacer aspavientos para saludar a su querido público, los espectadores de la función que les había dedicado. ¡Oh! ¡Tenía que apuntarlo! ¡Tenía que apuntarlo todo! ¡Las sensaciones! ¡Los sonidos! ¡El gozo! Tanteó sus numerosos bolsillos buscando una pluma, tinta y algo de papel, pero parecía ser que había perdido más cosas con el choque anterior de las que había pensado. El choque, sí. Aún le dolía, de hecho cada vez que movía el brazo sentía un pinchazo pero, aún así, no le importaba. Ya le importaría más tarde, ya…

¡Oh! ¡Eugeo de Altea! Ha sido un verdadero honor pelear contra usted en estas semifinales de la Arena de Regna Ferox. – mencionó automáticamente con una sonrisa radiante cuando vio al alteano acercarse a él y un saludo amistoso con la mano. Pero parecía poco dispuesto a hablar puesto que le espetó cuatro cosas bien dichas más allá de intentar entablar ninguna conversación. Sindri escuchó cada palabra con una ceja arqueada y una expresión curiosa. No se ofendió en ningún momento, cada persona era libre de pensar (y de decir) lo que quería, pero no pudo evitar responder – Vaya, desconocía esta faceta de los beorc de Altea. – obviamente no iba a meter en el mismo saco al Laguz Artemis de Altea, una persona muy amable cuyo único defecto había sido tirarle de un carro en marcha. Pero fue en aras de un bien mayor, por lo que no cuenta.

Oh, ya le dije que no me gustaba tanto mi propia voz… pero un poco sí que me gusta escucharme. Sí, sí. – mencionó con una sonrisita cómplice, aquella que uno suele vestir cuando le ha hecho gracia un chiste que ha contado él mismo – Tanto como palabrería… la gente habla, Eugeo de Altea. La gente se comunica mediante palabras. Imagínese lo mucho que habríamos podido aprender si hubiéramos hablado largo y tendido mientras luchábamos. – ¿Por qué la gente tenía tanta aversión a hablar? ¿Acaso la taciturnidad estaba de moda en Akaneia o algo? ¿Les comió la lengua el gato? ¿Por eso detestaban a los Laguz? – Y… es un trato de deferencia. Respeto. Es normal de donde yo vengo alabar al rival, especialmente cuando uno ha tenido oportunidad de ver sus combates anteriores. – ladeó la cabeza entonces, un poco confuso por el hecho que su motivación había creado dudas en su oponente. ¿De todo lo que había dicho lo único que se le había quedado era eso? ¿Ni una mención a cómo funcionaba su espada? ¿Ni la más mísera onza de información sobre la energía que empleaba? Curioso, muy curioso.

Mas, ¿Qué debería saber alguien como yo de todo esto, Eugeo de Altea? – y, de pronto, la sonrisa de Sindri cambió con la suavidad de una tira de seda dejándose caer. Cesó de ser una sonrisa mansa de felicidad y pasó a otra más lupina. Como si el resto de su cara se hubiera desvanecido para dejar más espacio – A diferencia de los demás participantes, yo no soy más que un charlatán que ha tenido mucha suerte en este combate. Simplemente Sindri. Sólo Sindri. – y sin decir nada, lo dijo todo. Acogiendo el “título” que le había dado el caballero alteano de tal manera implicaba mucho más de lo que parecía a simple vista. Al fin y al cabo, había sido este “charlatán con suerte” quién lo había derrotado y, adicionalmente, quién había expulsado a Altea de su propio torneo. ¿Qué decía de ellos, pues, el haber sido derrotados por un “charlatán suertudo” de entre todos los oponentes posibles?

Pero no dijo más y, una vez el hombre le dedicó una lacónica reverencia, Sindri hizo lo propio con una reverencia de cortesía, de la que no se irguió hasta estar seguro que el alteano había abandonado la arena. Decidió entonces quedarse un poco más, a diferencia de las otras veces que esto había sucedido, no se sentía culpable o incómodo por haber ganado. De hecho, se sentía muy bien, no estaba nada mal que te dedicaran vítores de vez en cuando. Los vítores dedicados al finalista. Así que decidió dejarse querer un poco más por el público antes de volver a la refrescante oscuridad del túnel.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Tomo de Worm [1]
Tomo de Archfire [1]
Tomo de Nosferatu [2]
Náströnd [4]
.

Support :
Lyndis  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v
Khigu  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v

Especialización :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Tomo-4 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Staff-1

Experiencia :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] R5AMTTX

Gold :
1111


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Empty Re: [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal]

Mensaje por Eliwood el Vie Jun 14, 2019 9:55 pm

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Sindri ha gastado un uso de su tomo de Nosferatu.
Eugeo ha gastado un uso de su Blue Rose Sword.

Ambos obtienen +2 EXP, Eugeo obtiene +1 EXP adicional por efecto de Parangón.

Gracias al incremento de experiencia, Eugeo alcanza un nuevo skill de la rama Swordmaster:

 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Contraataque Contraataque - Técnica consistente en mantener quietud y esperar a que el otro sea quien ataque primero; si el espadachín no hace nada más que aguardar y observar en su turno, cuando sea atacado será capaz de regresar el ataque al otro sin problemas. Contra NPCs (oséase, enemigos u otros) refleja el daño, pero en usuarios (personajes con nombre y ficha) sólo desviará el ataque.

¡Felicitaciones! Ya que el límite de skills está alcanzado ya, para obtener Contraataque, favor de responder este tema indicando cual de los skills actuales se reemplazará por este. En caso de no desearlo, no es necesario responder.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.
.

Support :
Marth  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Iwzg0SR
Lyndis  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v
Nils  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v

Especialización :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Espada%202

Experiencia :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Iu4Yxy1

Gold :
1007


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Empty Re: [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal]

Mensaje por Eugeo el Vie Jun 14, 2019 10:10 pm

Mantener mis habilidades actuales.

Gracias de antemano.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Swordmaster

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [1]
.
.

Support :
Marth  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v
Artemis  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v
Alanna  [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] JEIjc1v

Especialización :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Espada-4

Experiencia :
 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] NdTOcva

Gold :
820


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal] Empty Re: [LotA] Eugeo vs Sindri [Semifinal]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.