Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FE:LW - Awards













TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom] Empty [Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom]

Mensaje por Invitado el Jue Ene 24, 2019 12:03 am

Llegaba el atardecer a Ylisstol y la Venerable caminaba por los pasillos del castillo de camino a su habitación. Había sido un día no demasiado ajetreado pero por lo menos sentía que se había avanzado con las medidas para mejorar la cosecha de ese año, también habían nuevos reclutas para el ejército, que muy a su pesar, era necesario, mas agradecía que los ciudadanos quisieran a su patria tanto como ella. A lo mejor se pasaba a conocerlos al día siguiente para darles un empujoncito, ánimo para la batalla. La mujer pensaba en la marea negra que envenenaba a Ylisse con su tan sola presencia y amargaba el día para la santa. Los caballeros hacían una reverencia al verla pasar, los consejeros que se topaban con ella le deseaban una buena noche. Todas las personas del castillo la veneraban al igual que su nombre, mas no era tan cercana con ellos. Todos dirían que era imposible aprenderse el nombre de cada hombre que sirve a tus órdenes, mas pensaba ella que si desaparecía consecuentemente dejaría un vacío al que no desearía mirar por miedo a no haberle dado la suficiente atención.

Subió las altas escaleras que llevaban a la planta superior. A esa hora todo el mundo se preparaba para regresar con sus familias, cenar, dormir. Sus pasos resonaban entre las paredes, dejando cierto eco tras ella. Sin la gente que daba vida al edificio, era desolador vivir en un espacio tan grande.

—Que pase una buena noche—pronunció, su voz aunque madura, expresaba ternura y sabiduría. La chica, despojada de su uniforme de doncella, dedicó una reverencia a la imponente figura que suponía la reina, aunque realmente su cuerpo era similar al de un alfiler, escuchimizado, hombros pequeños, delgada, casi sin músculo. Se le escapó una disimulada risa al ver cómo corría la pobre damisela, quien no estaba acostumbrada a la amabilidad desinteresada de Emmeryn. Todos conociéndola sabían que no albergaba mal en su corazón, menos con los que servían en su propia casa. ¿Tan mala impresión se habría llevado de ella?

Finalmente alcanzó su objetivo. Abrió la puerta de su habitación silenciosamente para volver a cerrarla de la misma manera. Algunas estanterías con libros, una mesa de escritorio, la ventana con las cortinas levemente corridas, una mecedora y una pequeña mesita, en la cual se encontraba una cesta con lana y agujas, también una bufanda terminada y otra a medio hacer. Sintiendo que el peso de una gran soberana se aligeraba, la capa cayó encima de la cama, quedándose tan solo con su vestido blanco, la corona igualmente fuera.

Se sentó a gusto en la mecedora, sacando la media bufanda de la cesta junto a las agujas y la lana. La terminada era de color amarillo, la que tenía entre manos de un azul marino, oscuro. Tejería para tenerlas listas antes de que el invierno finalmente abrazara las tierras. Ese era su propósito en su ajetreada agenda.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom] Empty Re: [Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom]

Mensaje por Chrom el Lun Feb 04, 2019 9:34 am

Los dorados rayos de luz que bañaban toda la ciudad de Ylisstol antes de que el astro rey decidiera descansar cada día podía considerarse como una de las maravillas que podía ofrecer su reino. La vista desde la colina en la que se emplaza el castillo, además, favorecía que la vista se extendiera hasta el horizonte, llenándolo todo con matices de miles de tonos diferentes, pero con una sensación de calidez que ni la hoguera más cercana podía propiciar. Amaba los días en los que la ciudad parecía tranquila, a pesar de la nueva oleada de violencia que estaban sufriendo sus tierras. Cada día en el que no debía atender un incidente era casi como un regalo que debía atesorar, pero que le recordaba los motivos por los cuáles luchaba, por los que últimamente apenas pisaba su hogar o pasa tiempo con su querida familia. No había día que, estando lejos de su hogar, no extrañara a su hija y a sus hermanas, el tesoro más grande con el que contaba.

Regresó desde lo alto de una de las torres al interior del castillo. Sus pasos resonaban por las escaleras que conducían al pasillo en el que se encontraban los aposentos de la familia real. Se frotó los brazos, buscando entrar en calor. El cambio en el clima era más que palpable, y a pesar de no hacer un frío invernal, un poco de ropa mas abrigada habría sido la mejor opción para estar en la torre, parado, simplemente observando todo cuanto la luz bañaba a sus pies.

Pasó de largo de sus propios aposentos, manteniendo el rumbo fijo hacia una dirección concreta. Al final de la planta se encontraba la habitación de la Venerable. Antaño, sus padres dormían allí, rodeados de lujos y de sirvientes que les acomodaban la estancia a su gusto y a sus necesidades. En más de una ocasión tanto él como sus hermanas habían entrado a hurtadillas en ella, despertando a sus progenitores poco después del alba. Pero con la muerte de estos y la llegada de su hermana mayor al trono de Ylisse bastantes cosas habían cambiado. Llamó un par de veces a la puerta —Soy yo Emm, voy a entrar —Sin esperar respuesta por su parte, abrió la puerta para encontrarse la figura de la rubia sentada en su mecedora, tejiendo como solía hacer para despejar su mente.

No fue capaz de reprimir una sonrisa, caminando hasta ella, fijándose en cómo la habitación había pasado a ser mucho más minimalista que durante la generación anterior —Pareces cansada, o preocupada, sabes que si hay algo que te ronda la mente me lo puedes contar —Posó una mano sobre el hombro de la mayor, rascándose la cabeza después. Comenzó a caminar alrededor de ella, con los brazos cruzados mientras meditaba todas cuantas preocupaciones también residían en su mente, terminando por suspirar —Echaba de menos estar un rato los dos a solas, hablando tranquilamente sin nadie más a nuestro alrededor —Terminó por sonreír, mirando de reojo a la mayor. También había ejercido casi como madre después de que esta falleciera, al ser la mayor de los tres. Asimismo, era la más cauta, la más tranquila y paciente, la más sensata y conciliadora de los hermanos. Siempre tendía una mano a los demás, pero a veces también era necesario que alguien tranquilizase sus preocupaciones.
Chrom
Chrom
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Great Lord | Myrmidon

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Elixir [2]
Escama Fosilizada
Esp. bronce [1]
esp de plata [6]
.
.

Support :
Sissi [Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom] JEIjc1v
Lissa [Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom] Iwzg0SR

Especialización :
[Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom] Espada%202

Experiencia :
[Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom] GAwU4iW

Gold :
4390


Volver arriba Ir abajo

[Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom] Empty Re: [Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom]

Mensaje por Invitado el Lun Feb 04, 2019 1:00 pm

Escuchar la voz de Chrom hizo que levantara la cabeza de la bufanda, pensando en cómo a lo mejor lo había llamado inconscientemente. Quizás era un amuleto mágico, bendecido por su buena voluntad, que lo ayudaría a reecontrarse con él. No le dio tiempo a darle ningún permiso, pues él mismo abrió la puerta sin necesitarlo. A su memoria acudía recuerdos de unos niños colándose en su habitación para dormir con ella; tampoco pedían permiso para entrar, perseguidos por algún guardia al que habían sorteado. El peliazul ya tenía la suficiente madurez y autoridad como para no necesitarlos.

Esbozó una pequeña sonrisa mientras continuaba tejiendo con tesón aquella prenda, sin inmutarse por la entrada de su hermano. No estaba totalmente errado, eso era cierto. Fue todavía más gracioso ver cómo su hermano menor daba vueltas alrededor suya asemejándose a un perrito arreando las ovejas. No pudo contener una suave risa, armoniosa al igual que el canto de un pájaro—Oh Chrom. Creo que ahora mismo quien tiene algo en mente eres tú, querido—la Venerable dejó tanto las agujas como la bufanda en la cesta situada sobre la mesita. Se levantó de la mecedora con facilidad, yendo hasta su escritorio. Cogió la silla y la movió justo hasta su mecedora para que ambas estuvieran lo suficientemente próximas para una charla. No le hacía falta palabras para que Chrom supiera cuál era el deseo de Emmeryn en esos momentos.

Volvió a sentarse con lentitud en la mecedora, imaginando cuál podría ser la fuente de preocupación de su hermano. Conociéndolo, el peligro en el que se encontraba Ylisstol con la presencia de los emergidos recorriendo el país y sembrando el caos. También el escaso tiempo que pasaba en casa junto a sus hermanas, aunque Lissa también había empezado a moverse bastante, igualmente Lucina. Ella era la única… La única que quedaba. Una vida un poco solitaria, debía admitirlo. Recordaba a su marido, las noches junto al fuego. Tenía la certeza de que no la abandonaría mas una vez más, Emmeryn se había equivocado.

—¿Qué es lo que te aflige?—preguntó finalmente, sin llegar a mirarlo realmente. Quería que se tomara su tiempo para elaborar una respuesta, o que su mirada no lo presionara. El peso de unos ojos mirándote era más incómodo de lo que parecía, sobretodo cuando tenías a un país dependiendo de ti, a una familia. Las decisiones que se tomaban eran juzgadas por numerosas personas, los ciudadanos te sentenciaban con ella. Recordaba la presión que sentía todos los días. No era muy agradable.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom] Empty Re: [Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom]

Mensaje por Chrom el Mar Jun 18, 2019 6:54 pm

Rio entre dientes ante la elocuente respuesta de su hermana mayor, nunca había un detalle sobre él o sobre Lissa que le pasara desapercibido. En realidad, nadie los conocía mejor que ella. Nadie los había mimado como ella. Nadie se preocupaba más que ella. Cuando la mayor posicionó la silla frente a su tejedora esbozó una pequeña sonrisa, caminando hasta ella, mas no se sentó. Se inclinó hacia delante, apoyando los antebrazos sobre el respaldo de la silla. No tenía demasiadas ganas de sentarse, pero sí de comenzar una conversación más íntima entre ambos, como cuando pesares mayores los asolaban y necesitaban de alguien para desahogarse sin que los demás se preocuparan. Ante todos los demás debían permanecer con la energía alta, siempre positivos, sin dejar que la moral del pueblo y de sus tropas diezmaran.

Tamborileó sus dedos un par de veces antes de envalentonarse a decir en voz alta sus preocupaciones —No dejo de ir de un lado para otro junto con los Custodios, y en muchas ocasiones siento que todo nuestro esfuerzo no está sirviendo para nada —Dejó escapar un largo suspiro, agachando la cabeza, mirando la parte acolchada de esta, donde debería reposar su trasero si la estuviera dando el uso correcto —Están volviendo a aparecer aldeas y pueblos consumidos en el caos, otros tantos reducidos a cenizas, mucha gente por los caminos que han tenido que abandonar sus hogares, sobre todo si son cercanos a la frontera con Plegia, y el número de emergidos parece crecer a cada día que pasa, ¿no debería ser al contrario? —Puso los ojos en blanco, más enfadado consigo mismo que con los enemigos, en realidad.

Encima había otra gran preocupación que le había quitado el sueño por la noche, mientras se encontraba lejos de la capital —Además, pasar más tiempo lejos de aquí significa que estáis solas la mayor parte del tiempo. Los plegianos se están movilizando, no solo los emergidos, así que vuestra seguridad… tengo que debatirme entre estar aquí y asegurar con mi propia mano vuestra seguridad o seguir luchando por todo el pueblo, ya que si no lo hago siento que les he fallado, que no me merezco el título que ostento de Capitán, que lo único que se me da bien hacer no tiene sentido —Miró de reojo su espada, que reposaba sobre el lateral de su cuerpo. Había perdido el número de veces que había luchado con ella, y no tenía dedos suficientes en las manos para pensar en las veces que tendría que blandirla de nuevo en las fechas venideras —Pero supongo que mis quejas no serán ni la ínfima parte de lo que puedan ser las tuyas —La miró de soslayo, casi temiendo conocer qué se escondía en la preciada cabecita de su hermana.
Chrom
Chrom
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Great Lord | Myrmidon

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Elixir [2]
Escama Fosilizada
Esp. bronce [1]
esp de plata [6]
.
.

Support :
Sissi [Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom] JEIjc1v
Lissa [Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom] Iwzg0SR

Especialización :
[Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom] Espada%202

Experiencia :
[Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom] GAwU4iW

Gold :
4390


Volver arriba Ir abajo

[Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom] Empty Re: [Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom]

Mensaje por Invitado el Mar Jun 25, 2019 3:57 pm

—Las cosas no suelen ser como queremos, Chrom... No hay nada cierto y el mundo puede dar un giro tan grande en tan poco tiempo que te dejará aturdido—la mujer, apoyándose en los  reposabrazos de la mecedora, apretó ligeramente las manos contra ésta. Debía decírselo, ¿verdad? Al fin y al cabo era el capitán de los Custodios, de la élite, aun si supiera la reacción que fuera a tener. Sus ojos cerrados, sus labios sin poder mantener la sonrisa que siempre portaba frente a ellos. Echó la cabeza hacia atrás, dejando escapar un suspiro antes de poder ponerse recta en la silla. Era su deber.

—El rey, bueno, ya pronto futuro emperador de Plegia al ritmo que van sus conquistas, me ha pedido tu cabeza, la de los que participaron en la guerra y todos los documentos relativos a ésta si no quiero comenzar una guerra, Chrom. O a mí, en todo caso—dejó que las noticias se asentaran en el silencio, levantándose de la mecedora lentamente para comenzar a dar vueltas por la habitación El sufrimiento era claramente visible en su rostro. Cerró ligeramente las cortinas, e incluso las ventanas, solo para asegurarse de que nada salía de esa habitación. Todo era un terremoto que arrasaba los cimientos de Ylisse en cuestión de pocas palabras.

—Me envió hace poco una carta... con un dedo de un mercader ylissense, a pesar de que los ha devuelto. ¿Qué culpa han tenido ellos? Mi corazón no pudo sino hacerse un nudo, acongojarse y juzgarse a sí mismo—se giró en seco hacia su hermano entonces, su mirada llena de determinación y a la vez pesar—Mas aun así no he cedido a nadie, a nada. Porque ambos protegemos lo que más queremos, Chrom. El pueblo, la familia...Salir a combatir la amenaza emergida no es un error. Incluso Lissa sale por su cuenta, Lucina. La única que está sola en este castillo soy yo. Todos hacen tanto trabajo por la nación... mientras que yo intento calmar unas llamas que al parecer nunca se extinguirán. Puedo decir que he fallado en dirigir un reino, mas no voy a rendirme en protegerlo. ¿Acaso tú dejarías a un niño abandonado en el camino siendo perseguido por una de esas criaturas? Es lo mismo. Tanto tú como yo tenemos deberes de los que no somos capaces de escapar mas debemos cumplirlos. Es nuestra misión, nuestro cometido. Si Plegia quiere guerra, yo seguiré tomando el camino del diálogo. Si los emergidos siguen apareciendo, estaremos ahí para los que no pueden defenderse. ¿No crees que es lo correcto?—la Venerable observaba fijamente a su hermano, caballero de Ylisse, Capitán de los Custodios... Su preciado hermano menor—Yo no me arrepiento de que se te nombrara capitán. ¿Vas a dudar ahora de lo que eres, Chrom? ¿De lo que debemos hacer? ¿De tus capacidades? Porque nunca lo he hecho yo, menos deberías tú. Esa es la confianza que deposito en ti—declaró finalmente, cabeza en alto, esperando una respuesta.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom] Empty Re: [Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom]

Mensaje por Chrom el Sáb Jul 13, 2019 8:41 pm

No estaba seguro de cómo procesar las palabras que, como un hilo dorado hecho con sus cabellos, escapaban de la boca de la mayor. Ni siquiera su cuerpo se había movido un ápice, todavía reposando los antebrazos sobre el respaldo de la silla; en cambio, su rostro sí que iba tomando poco a poco reflejo de lo que no era capaz de transmitir con palabras. En primer lugar, su cuerpo se irguió solo, manteniéndose casi tan firme como cuando pasaba revista a sus tropas antes de una batalla, con la única diferencia de que en esa ocasión casi parecía él el soldado raso. Fue hasta donde ahora se encontraba la rubia, quedando a escasos centímetros de ella mientras, blandiendo su espada, señalaba hacia la ventana —¡¡…Pero cómo puede atreverse a hacer algo así!! Nadie en su sano juicio, emperador, rey, noble o quien demonios sea tiene el derecho de jugar con las vidas de los inocentes, mucho menos para tratar de chantajear a terceras personas —La sangre le hervía por dentro, de la misma manera que en los momentos previos a entrar en batalla. De no ser por encontrarse ante la presencia de la Venerable, unos cuantos jarrones habrían dejado de formar parte del patrimonio de la familia real.

Caminó con rabia hasta la ventana que venía señalando con la punta de la espada, guardándola de nuevo en su funda. No tenía ningún sentido. Ningún enemigo se encontraba en aquella habitación, más allá de sus propios temores y pensamientos —Puedo entender que… se dirija a nosotros de tal manera, a mí por mis acciones o a ti por tu cargo, pero jamás permitiré que hagan daño a nuestro pueblo por puro vicio, por simple maldad —Miró a lo lejos, hasta donde su vista alcanzaba. Ylisstol, poco a poco, recobraba la vida que una vez tuvo durante la época en la que los emergidos no eran sino sino entes propios de la imaginación de un cuentacuentos de terror, nunca algo tan material como los días presentes —Y tampoco entiendo que nosotros tengamos que pagar los pecados de nuestros progenitores, especialmente cuando siempre has buscado mantener la paz y tratar de mejorar las relaciones entre ambos reinos —Solamente un necio no sería capaz de ver, de reconocer la labor que su hermana mayor realizaba no solo para con los suyos, sino también con el país vecino.

Respiró hondo, controlando nuevamente los nervios. Siempre era capaz de mantener la calma incluso en las situaciones más complicada en batalla, cuando se debían tomar decisiones rápidas y eficaces, sin que la derrota fuera una opción. Sin embargo, existía una posibilidad de que su experimentada entereza se viera destruida casi por completo, y ello era cuando su familia se encontraba en peligro. La simple posibilidad de que sus hermanas o Lucina corrieran peligro le llevaba a perder los papeles, a ser más violento y tosco que de costumbre. Ese miedo era su peor enemigo.

En realidad… me siento afortunado por la oportunidad que se me ha encomendado, yo sería incapaz de realizar una tarea con tanto peso como la tuya, Emm, pero también es cierto que no conozco a nadie mejor capacitado que tú para ocupar el puesto de Venerable. Las riendas que has tomado, las de paz y diálogo, son las correctas, aunque también las más difíciles de mantener y de hacer entender al resto de los nobles —Y no solamente a los miembros de la alta cuna de su país, sino a los vecinos. Ylisse nunca había sido considerado un país militarmente ofensivo, ni lo sería. No buscaban grandes conquistas, ni fama, ni reconocimiento por su grandeza. Mantener la paz y la bonanza de su tierra era lo único verdaderamente importante a proteger —Nunca dejaría de lado a alguien que lo necesite y… si tú confías en mí, entonces sé que soy capaz de hacer todo cuanto me proponga por el bien de Ylisse, simplemente a veces es complicado tomar ciertas decisiones —Terminó por suspirar, volviendo al tono calmado del principio de la conversación —Si de alguna manera pudiera aliviar también un poco tu peso… —Miró de soslayo a la mayor, sin ser capaz de imaginar cuán pesada podía ser su carga en esos momentos.
Chrom
Chrom
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Great Lord | Myrmidon

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Elixir [2]
Escama Fosilizada
Esp. bronce [1]
esp de plata [6]
.
.

Support :
Sissi [Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom] JEIjc1v
Lissa [Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom] Iwzg0SR

Especialización :
[Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom] Espada%202

Experiencia :
[Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom] GAwU4iW

Gold :
4390


Volver arriba Ir abajo

[Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom] Empty Re: [Social]El color del invierno está en la fantasía[Priv.Chrom]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.