Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Emmeryn || ID ||

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Emmeryn || ID ||  Empty Emmeryn || ID ||

Mensaje por Emmeryn el Lun Ene 21, 2019 3:41 pm

Emmeryn
Mage
Haya paz entre nosotros

Datos
Nombre: Emmeryn

Edad: 35 años.

Clase: Mage.

Especialización: Tomos.

Afiliación: Ylisse.

Ocupación: Reina de Ylisse.

Personalidad
Siendo una persona que ha crecido rodeada de guerra, lo que más aprecia la señora de Ylisse es la paz. Desea garantizarla no solo para ella sino para todos los habitantes de su reino a la vez que se compadece de los países vecinos. Evita los conflictos inncesarios, odia el combate, el derramamiento de sangre. ¿Qué motivo lleva a las personas a finalmente quitar las vidas ajenas? Comprende que llegan las eras de cambio mas quisiera encontrar una vía alternativa al de la guerra, la muerte de miles de inocentes. Por ello sería capaz de sacrificarse a ella misma, siendo bastante responsable y comprometida con su cargo, con su causa, con su esperanza. Si es posible alcanzar un futuro mejor ella está dispuesta a intentarlo. Es ésto lo que hace que sea tan amada por la población Ylissense, su preocupación por ellos. Otros dirían que debería ser más egoísta, pensar más en ella, mas siendo gobernante de un país, nunca se ha tomado en serio la palabra vacaciones.

Una persona de paciencia recalcable, no suele levantar la voz a los demás. Esté enfadada o triste, todo debe quedarse de puertas hacia dentro, sabiendo que un buen monarca debe mostrarse siempre correcto delante de los demás para transmitir la seguridad, la tranquilidad que necesitan los demás. Carga un país a sus espaldas, pero no se ha quejado ni un solo momento de ello. Una mujer de voluntad férrea a la que le gusta pasar tiempo con sus hermanos, por los que siente un profundo amor y cariño. Una persona recatada, de buenos modales y regida por el respeto incluso a sus peores enemigos, a los que les puede mostrar una compasión prácticamente absurda teniendo en cuenta que son eso, el enemigo. Peca de inocencia, creyendo que el ser humano tiene salvación incluso en la peor de las adversidades. Recibe numerosas críticas debido a ello.

Con los que aprecia más puede llegar a mostrar un lado más infantil, más extrovertido. Una pequeña broma, un chiste malo -lamentablemente no ha sido bendecida por Naga con un buen sentido del humor-, unas risas sinceras que alegran el corazón. En su tiempo libre puede dedicarse al jardín, pasarlo con Lissa o Chrom, leer, o sencillamente disfrutar del aire fresco. Le gusta disfrutar de esos cortos momentos cotidianos, de su libertad. A pesar de que le rodeen las personas que quiere, la vida de un gobernante llega a ser muy solitaria, y cuando solo tienes consejeros o personas a las que no conoces, Em puede comenzar a sentir que falta algo. Dedicará hasta su último aliento para que Ylisse se mantenga en pie, mantener a sus hermanos a salvo y felices, a la gente segura. Porque ese es el deber al que se comprometió cuando subió al trono, cuando nació en la casa de Ylisse.

Historia del personaje
Ylisse no fue siempre un país pacífico. Plegia e Ylisse, dos países que por sus diferencias entraron en guerra, y la mantuvieron por más de una década. Ella lo recuerda, por pequeña que fuese. También la decepción de su padre al saber que una niña sería la que le sustituiría en el trono y no un varón como se mandaba. Pero eso ya no importaba pues el conflicto seguía en marcha. Chrom llegó a la familia tres años después que ella, mas seguiría siendo Emmeryn quien continuaría con el reinado después del rey. Ambos no tenían una mala relación, y bueno… Ella adoraba a su hermano pequeño. Sus preciosos ojitos azules, su cabello revuelto. Recuerda la pequeña manita del chico cogiendo la suya, ambos caminando por los pasillos del palacio real o de las calles cercanas al castillo. Su padre y su madre iban deteriorándose con los años, desgastándose, uno por la guerra y otra por no solo la situación del primero sino la falta de su presencia, de su atención… de su amor. Posiblemente Lissa fue el último fruto que daría tal sentimiento en la familia real, muriéndose la mujer no mucho después.

Tres eran los hijos que nacieron, Emmeryn amando tanto a Chrom como a ese bebé. Les leía cuentos, acompañaba a la práctica de espada al mediano, los arropaba, les daba un beso en la mejilla a cada uno. Los quería. Sabía que esa era su familia y que nadie los podría reemplazar. Lissa no tendría padres que le dieran el afecto que necesitaba, Chrom crecería para ser un hombre hecho y derecho, acompañándolo en ese camino. Era el guardián que los cuidaría hasta que no la necesitaran más. La muerte de su padre tres años después hizo que Emmeryn subiera prematuramente al trono del país, con 15 años ni más ni menos. No era una mala cifra, era toda una mujer en más de una cultura. Tampoco nadie estaba para ocupar su lugar, era su deber, y sabía lo que tenía que hacer pero muy bien.

La guerra plegiana-ylissense acabó.

Fue su primera medida tras subir al trono. El cese de muertes era una necesidad, la diferencia de culturas no un motivo para continuar luchando. A partir de ahí todo fue un proceso cuesta arriba para levantar de nuevo el país, lo que conseguía poco a poco.

Se comprometió asímismo con un noble de lejana sangre real por conveniencia del país de Altea. Consejeros que decían saber más que ella, algo que la humilde Emmeryn decidió creer. Era un hombre alto, de porte firme mas de aire benevolente. Joven, respetuoso y una sonrisa que conseguiría calmarla en cualquier momento. Fue a los diecisiete años que finalmente quedó embarazada. Ilusionada era una palabra que se quedaba corta para lo que sentía en esos momentos. Veía su barriga crecer conforme pasaban los meses, dejaba que Lissa y Chrom tocase y sintiesen las patadas. Fue una época maravillosa, pero después acontecería uno de los peores eventos en la historia de Emmeryn.

En la noche del parto solo unos pocos sabían que iba a dar a luz, ni siquiera el pueblo Ylissense lo sabía. No había salido desde que se había hecho más evidente su estado. En Palacio eran unos pocos. Fue laborioso, pero escuchar los llantos… porque sí, eran dos. Dos preciosos bebés, un niño y una niña. Los padres no cabían en sí de la dicha. Pero lamentablemente esa sería la última imagen que tendría de los cuatro juntos. Un baño. Eso era. Pero tanto su esposo como la comadrona y las asistentas habían sido asesinados, los bebés desaparecidos. Ni beneficio por el matrimonio, ni hijos a los que abrazar, ni un amor que conservar… Todo había desaparecido en el frío aliento de la noche, ella terminando sola en su habitación. Nadie, absolutamente nadie, debería saber sobre su matrimonio, sobre sus hijos, sobre nada que hubiera acontecido esa noche. Todo habría sido como siempre.

La subida de Gangrel al trono no hizo sino aviviar una llama de conflicto pero que se quedaba en eso, una llama que no hacía salta la chispa definitiva, por lo que lo ha estado intentando contener desde entonces. Recibió a su sobrina con los brazos abiertos, sin importarle las andanzas que hubiera tenido Chrom -pudieran ser o no reprochables-, y la familia aumentó, lo que no le desagradó a decir verdad. La aparición de los emergidos ha afectado al balance de Ylisse y la Venerable intenta actualmente contrarrestar la amenaza.

Extras
-Posee la marca de Naga en la frente.
-Al contrario que Lissa, es bastante diestra en todo lo relacionado con los quehaceres. Su habilidad con las manos es envidiable.
-Le gusta cuidar ella misma junto a los sirvientes de los jardines.
-Tiene buena relación con los soldados de Ylisse.
-Se dedicó a la magia debido a la inminente amenaza de los emergidos. Si era capaz de proteger a su gente, sería más útil.
-Tiene afinidad con la magia de viento.

Prueba de rol
Sentada en su escritorio se hallaba la Venerable, escribiendo una respuesta a cierta persona. Su pluma se movía con lentitud, escogiendo con cuidado y sabiduría sus palabras. Sin su corona puesta, el cabello suelto y en camisón, dejó la ventana entreabierta para que entrara una brisa de aire fresco que renovara el aire de la habitación. La noche garantizaba el silencio en los alrededores del castillo, únicamente la presencia de los guardias iluminadas por las antorchas. Su letra no tenía demasiadas curvas mas se notaba la sofisticación, las lecciones de caligrafía detrás de las manos que escribían. Lo que le hizo elevar la mirada de su escritorio, de la carta, fue el sonido de su puerta abriéndose sin llamar. Al levantar la cabeza vio inmediatamente a una niña de cabello rubio, ojos verdes y una expresión soporífera.

Era Lissa, con el pijama puesto pasándose una mano por la cara. Inevitablemente Emmeryn torció sus labios en una sonrisa, dejando la pluma a un lado de la mesa.

Una vez de pie vio a los soldados, mirándola interrogante. Hizo un gesto con la mano para que se retirasen tranquilos, cerrando la puerta detrás de la pequeña Lissa. En ese momento ella tenía cuatro años, era un trozo de pan, un dulce.

—¿Quieres dormir conmigo?—pasó la mayor la yema de su dedo índice por la punta de la nariz ajena, sacándole una risita. Ésta asentía, abriendo los brazos. Emmeryn tomó a la niña en brazos, meciéndola en en éstos, acariciándole la cabeza. Era imposible negarle ese favor después de todo lo que había pasado. Todavía continuaban las reformas del país y el pueblo estaba todavía sufriendo tras un largo conflicto. Era normal que se encontrasen frustrados, inseguros...Esa inseguridad la sentían todos, Lissa incluida.

Ésta vez pegaron a la puerta. Dos soldados escoltaban a Chrom, pero Emmeryn nuevamente con un gesto los mandó a descansar, cerrándose la puerta. Ambos hermanos se miraron en silencio por unos segundos hasta que la rubia decidió irse a la cama, metiendo a Lissa bajo las sábanas.

—Vamos Chrom, que es tarde—susurraba mientras animaba chico a acostarse. Él ya tenía trece años; siendo consciente de eso quizás no le fuera demasiado cómodo ser comparado a un niño pequeño, pero por esa noche, los tres dormirían juntos. Sería regresar a un día donde no les debía preocupar nada.La Venerable apagó la única vela encendida en la habitación, colocándose a continuación entre sus dos hermanos. Lissa se juntó con ella instintivamente, Emmeryn abrazando a Chrom antes de que cayera éste dormido.

Ella tardaría más. Miraba al techo, pensando en lo que faltaba por hacer aunque sus ojos lentamente comenzaban a cerrarse. Disfrutaría de esos escasos días que le quedaban en los que todos eran lo suficientemente jóvenes como para seguir durmiendo los tres juntos de esa manera. Pensaría al día siguiente en todo lo que le quedaba por escribir.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Mage

Cargo :
Reina de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Viento [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
Emmeryn || ID ||  Tomo-1

Experiencia :
Emmeryn || ID ||  Jm5byz1

Gold :
235


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Emmeryn || ID ||  Empty Re: Emmeryn || ID ||

Mensaje por Eliwood el Miér Ene 23, 2019 3:40 pm

¡Ficha aprobada! ¡Bienvenida!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.
.

Support :
Marth Emmeryn || ID ||  Iwzg0SR
Lyndis Emmeryn || ID ||  JEIjc1v
Nils Emmeryn || ID ||  JEIjc1v

Especialización :
Emmeryn || ID ||  Espada%202

Experiencia :
Emmeryn || ID ||  Iu4Yxy1

Gold :
870


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.