Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] You can't wake up, this is not a dream. [Privado Shade]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] You can't wake up, this is not a dream. [Privado Shade]

Mensaje por Xander el Lun Ene 14, 2019 3:47 am

El mensajero había sido escueto pero no hacian falta demasiadas palabras para hacer entender que el barco que llegaria en unos día al puerto seria importante y requeria su presencia. Se adjuntaba una pequeña misiva que le daba una pista de quien vendria y si ella se molestaba en venir debia de ser algo importante, no creia que se tomase todas las molestias solo para seguir con las clases de Veronica ya que as habia suspendido en lo que durase su estadia con él en las tierras de Grannvale y si la pequeña conquistadora se adaptaba bien a la vida en campaña y resultaba su intento de pelear con emergidos entonces extenderia el viaje de la secreta princesa a Silesse. Eso queria decir que sus clases e magia oscura, etiqueta, musica y todas esas cosas esperables de una dama del castillo se sustituirian por asistir a reuniones de estrategia para que fuera aprendiendo, a comenzar con el uso de la espada, equitacion en un caballo de guerra y tecnicas de superviviencia en caso de que se perdiese o se viera separada del grupo. A no ser que la tutora supiera alguna de estas materias dudaba que viniese por la joven albina. En cambio sabia de su otro trabajo y con tantos movimientos militares en la zona de varios paises suponia que venria a hablarle de justamente esas cosas.

El barco atraco en el puerto a medio dia, habia llegado con un retrase de un dia lo cual no era nada grave pero el principe se habia visto obligado a pasar la noche en aquel pueblo costero en una de las posadas, sin ser delicado y con cualquier cosa que fuese mejor que una cama de paja en una tienda en medio de territorio enemigo ya era un lujo en los tiempos que corrian. Se sientio mravillado con el menu a base de frutos marinos sin dejarse de sorprender de la abundancia de recursos en alimentos que aquellas tierras tenian al empezar a ser nuevamente aprovechadas, alto contraste de Nohr que en sus tierras áridas apenas si crecian hierbajos y casi no habian animales en los bosques pantanosos. Cuando bajaron el puente de madera y las primeras personas pisaron el muelle el rubio ya estaba de pie recibiendo a la embarcacion. Las noticias fueron lo primero que se empezo a repartir, el retraso se debia a un ataque emergido en el camino, no pudieron evitar el cruce de una embarcacion emergida y habian sido atacados, para su suerte habian vencido y hasta habian capturado emergido vivos que llevaban atados en el deposito para su estudio.

Sorprendido y orgulloso de su gente recibió a la informante con una sonrisa cuando la vio bajar por el puentecito, se acerco a ofrecerle su mano para que bajara el escalon que la ponria finalmente en tierra firme - Bienvenida a Grannvale, señorita Shade. Ya he escuchado que ha tenido un viaje movido y emocionante. Si esta demasiada cansada para viajar puedo pedirle una habitacion en la taberna para partir mañana si no cuanto antes seria lo mejor. Pero independientemente de eso, le pido que me acompañe a comer y con calma poder hablar por que imagino que no tendra la idea de venir desde tan lejos solo para volver a enseñarle a Veronica como tomar un tenedor. - dijo con un tono que intentaba ser bromista pero su seriedad se lo impedia un poco.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Great Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [2]
Lanza de bronce [2]
Espada de acero [2]
Concotion [5]
Lanza de bronce [1]
.

Support :
Seimei
Mulitia
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3186


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] You can't wake up, this is not a dream. [Privado Shade]

Mensaje por Shade el Vie Ene 25, 2019 2:36 pm

Uno de los mayores terrores que toda dama temía era el tener que arreglarse y maquillarse en cualquier medio de transporte. Una reunión o cita importante en el momento más inoportuno, y ya podías rezarle a cualquier deidad para que la muñeca no te traicionase en aquel infierno de traqueteos y bamboleos. Los ignorantes dirían que se trataban de exageraciones que se sacaban las mujeres, pero eso era porque ninguno de ellos sufrió el sostener una barra de carmín dentro de un carromato destartalado, o tratar de delinearse los ojos en mitad de una carretera de mala muerte y llena de baches.

Shade había sufrido aquella tortura más de una vez en el pasado, y el haber superado tantas adversidades la había curtido en el laborioso arte del maquillaje; cuando, donde y como fuese. Puede que el buque en el que viajaba se zarandease más que un gato al que intentaban bañar, pero eso no eran más que minucias para su experta mano y pulso férreo. Como si el oleaje que les azotaba no existiese para ella, la mujer se estaba dando los últimos toques en los pómulos con un algodón, a la par que con la zurda manejaba un espejo de bolsillo con el que repasaba el resultado. Para ella, los apaños rápidos que pretendían solventar apuros en unos pocos minutos eran intolerables, por lo que si tenía que retocarse, lo haría con todo lujo de detalles.

Además, no todos los días se tenía una audiencia tan especial como la que le esperaba. Podía jurar por lo más recóndito de las Artes Arcanas lo complicado que era conseguir unos momentos de atención por parte de aquel hombre.

Entonces, unos golpes huecos resonaron en la puerta de su camarote. Shade separó un poquito el algodón de su mejilla derecha, y torció el torso suavemente desde su asiento. La voz inapetente de un hombre se hizo escuchar desde el otro lado, dirigiéndose a ella.

Señorita Shade, venía a informarle de que pronto alcanzaremos la costa de Grannvale.

¡Por fin una noticia que valía la pena escuchar! Al menos, desde el pequeño “altercado” que el mar arrastró hasta ellos la noche la pasada. Para desgracia de muchos, las vías marítimas se habían vuelto tan peligrosas e infestadas de Emergidos como las terrestres, por lo que viajar en barco ya no te garantizaba un trayecto seguro. Como consecuencia, la gran mayoría de buques mercantes se habían visto obligados a contratar más infantería de la que solían requerir, y los viajeros (como ella) veían más preferible desplazarse en navíos militares que en cualquier embarcación corriente.

El caso, es que aquel barco Emergido que se les apareció por sorpresa les obligó a llegar a Grannvale con un día de retraso. Shade no se tomó aquello demasiado bien, en especial si su interlocutor era de los que rara vez pasaban más de una noche en un asentamiento y que podía marcharse en cualquier momento. Pero bueno, podría decirse que su frustración y molestia sirvieron de ayuda a los soldados nohrios en cuanto las descargó sobre los Emergidos que los abordaron. No le gustaba enseñar su cara menos bonita con tanto público alrededor, pero…

Maravilloso. ¡Oh! Y otra cosa. —Antes de que el soldado que estaba al otro lado se despegase del vano de la puerta, lanzó una única pregunta—. ¿Qué tal están nuestros huéspedes de abajo?

¿No lo había mencionado? Se arrasó con el tropel de Emergidos durante el ataque, pero no todos acabaron en el fondo del mar, o incinerados junto con los restos de su navío. Puesto que en el barco también viajaban unos cuantos acólitos de Anankos, los soldados se tomaron las molestias de apresar a un grupo reducido de esos diablos y encerrarlos en las bodegas.

Sin ninguna novedad. Los Emergidos están siendo supervisados por los sacerdotes para su futuro estudio y experimentación.

La informante no podía sino guardarse una agria carcajada. ¿Experimentar? Vale, sí, no le era desconocido que el reino de Nohr estaba usando especímenes vivos para buscar medidas y debilidades contra los Emergidos. Incluso agradecía que estuviesen sirviendo para quitarle veracidad al irritante bulo de que eran producto de la Magia Oscura. Pero sabía muy bien que una parte de los presos no estaban destinados al estudio, si no a la mesa de sacrificios para complacer a Anankos. Los acólitos habían permanecido junto a los Emergidos desde entonces para someterlos a su magia y aletargarlos, por lo que podía notar sus verdaderas intenciones impresas en el miasma que ascendía y se filtraba por los tablones de madera. La Oscuridad sería muchas cosas, pero sobre todo, el reflejo de su usuario.

En fin, algo de lo que no preocuparse. Ella ya había cortado lazos con Anankos hacía tiempo y seguía su propio camino por comprender las Artes Arcanas. Además, tenía otros asuntos mucho más importantes que atender.

***

Hacía tiempo que no apreciaba las vistas de los parajes grannvelinos. Incluso desde el puerto podían distinguirse los sinuosos montes que rodeaban el famoso lago de Verdanne. Una lástima que los despojos que salieron de las carnicerías perpetradas por los Emergidos acabasen en sus cristalinas aguas y las corrompiesen hasta tal punto de volverlas insalubres, pero al menos, tenía noticias de que el gobierno de Nohr estaba interesado en sanearlo lo antes posible. Por supuesto, con el fin de disponer de agua para las cosechas. Tenía curiosidad por ver cómo se apañarían con los escasos conocimientos de agricultura que el país tenía.

Por otro lado, ya tenían a la comitiva esperándoles en el muelle nada más llegaron. Y allí estaba él, encabezando a los suyos y dispuesto a ser el primero en tomar contacto. No eran pocos los que lo consideraban demasiado áspero por la primera impresión que se llevaron, y la informante no era precisamente de las que opinaba lo contrario. Siempre se le había antojado que era más un hombre de acción que de galanterías.

Pero, bueno, que no se dijese que el heredero de la Corona de Nohr carecía de etiqueta y buenas formas. Shade no tardó en devolverle la sonrisa a Xander y aceptar su mano para descender del puente.

Príncipe Xander, no sabéis cuanto me place reunirme con vos al fin. —En un gentil gesto, inclinó la cabeza hacia delante y tiró un poco de su vestido con las yemas de su otra mano—. Ha sido una travesía un tanto inusual, pero nada de lo que preocuparse. Una servidora ya ha visto bastante en sus viajes y está curada de espanto. Pero tenéis razón; lo mejor será que nos pongamos al corriente.

Lo que sí que la cogió con la guardia baja fue el intento del príncipe por romper un poco ese estereotipo de noble serie que muchos le ponían. Shade soltó un resuello humorado ante el comentario sobre su querida Veronica, sobre todo porque la pequeña ya le había demostrado que era capaz de descartar toda finura para perseguir sus ambiciones.

Oh, creedme si os digo que Veronica se alegrará de verme, pero no precisamente para lo que me decís. Seguro que ya os habrá puesto al corriente de sus prioridades. —Alegó con tono divertido. Lo cierto, es que tenía en mente que la pequeña reanudase alguna que otra lección para controlar el flujo de la magia, ahora que estaban en tierras hostiles—. Entonces, príncipe, ¿qué tal os están tratando Grannvale y sus gentes? Debo admitir que apenas he tenido tiempo para indagar en la situación actual del país con todos los informes de los antiguos Cruzados que me han estado llegando.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Tutora e Informante

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
619


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.