Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Empty [Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina]

Mensaje por Frederick el Vie Ene 11, 2019 9:29 am

El día había transcurrido con normalidad, si entendemos por normal la aparición de emergidos en diversas zonas de Ylisse. Aquellos sucesos comenzaban a ser el pan de cada día y aunque estaba harto de patear los culos de esos seres, no podía rendirse y dejar las armas para que vagasen a sus anchas por el país. Los aldeanos eran los más vulnerables y como general de Los Custodios, no podía permitir que esa gente sufriese por su propia negligencia.

Tras estar todo el día fuera, había regresado poco antes de que anocheciera al castillo. Antes, esas pequeñas batallas agotaban tanto física como mentalmente a sus hombres, pero ahora estaban tan acostumbrados que aún tenían la suficiente energía como para charlar y bromear durante el camino de vuelta. Descabalgó en los establos anexos al castillo y tras quitar la silla y los arreos a su yegua y dejarla en su establo con un extra de comida en compensación, salió por una de las puertas traseras y tomó un pasillo que llevaba directamente al castillo.

Fue a dejar su lanza y la armadura en la sala de armas, pero en ese momento, recordó que había acordado con la señorita Lucina una sesión de entrenamiento. Bueno, en realidad la sesión la había propuesto Chrom, al parecer para que la muchacha descargarse un poco esa tremenda energía que poseía, además del beneficio que ambos podían sacar en una sesión de entrenamiento. Hasta el más veterano de los guerreros seguía aprendiendo y puliendo su técnica.

¡Por Naga!—exclamó llevándose el puño a la frente por aquel despiste. —Casi lo olvido ¿La señorita Lucina estará informada o tendré que ir a avisarla? —se quedó un rato pensativo y decidió que la mejor idea sería ir a la sala de entrenamiento y esperar allí. Si no se presentaba en un rato, la buscaría, a esas horas no sería complicado dar con ella.

Mantuvo la esperanza de encontrarse con la princesa en los pasillos, pero no tuvo esa suerte y cuando llegó finalmente a la sala de entrenamiento se detuvo antes de abrir la puerta y se apoyó en la pared, tomándose un breve descanso. Aún le quedaban fuerzas para esa sesión de entrenamiento y por supuesto, sería igual de estricto que siempre.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
General

Cargo :
Lugarteniente del príncipe

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Lanza-1

Experiencia :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Jm5byz1

Gold :
324


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Empty Re: [Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina]

Mensaje por Lucina el Sáb Ene 12, 2019 12:50 am

No pudo pegar ojo en toda la noche, notándose en los círculos negros y levemente violáceos alrededor de sus ojos. Cuando su padre llegó el día anterior con el aviso que de había organizado una sesión de entrenamiento con Frederick, la chica tembló por dentro, mas, su rostro simplemente mantuvo una expresión estoica y asintió, dándose por enterada. No le malinterpreten, a Lucina le encantaba entrenar junto al lugarteniente de su padre, sentía que, después de cada enfrentamiento, mejoraba a pasos agigantados, pero, el hecho de nunca haberle ganado -siendo que era el hombre castaño el que siempre le hacía morder el polvo a base de golpes de lanza- le causaba un constante desasosiego. Y sí, tenía miedo, comparando la cantidad de experiencia de ambos, ella seguía siendo una niña pequeña que luchaba por sostener una mísera espada de madera.

Vale, lo reconocía: estaba aterrada en realidad, pero, nadie tenía que saber éso.

Apenas había amanecido cuando se había puesto su ropa usual y dedicado a hacer todas las actividades posibles que se le habían ocurrido para quemar la energía y la ansiedad que la carcomía, desde repasar todas las lecciones que le habían dado en su vida -y me refiero a absolutamente todas ellas y en tiempo récord- hasta a ayudar en lo que pudiera en el castillo a los criados, explicándoles la situación e intentando no meter la pata hasta el fondo; tal vez entorpeció un poco, pero, igualmente se ocupó de lo más complicado y le felicitaron por ello, dejándole las mejillas y orejas sumamente coloradas por un buen rato. Todo con tal de poder gastar la mayor cantidad de tiempo posible antes de que llegase la patrulla que había salido esa mañana, alterándose cuando, casi al anochecer, le avisaron que habían llegado al castillo.

También lo admitía: ahora sí que estaba temblando de manera notoria y no paraba de morderse el labio inferior, mas, aún podía ocultar todo éso.

Fuera del miedo y el pánico, era por una cuestión de respeto. Sabía que tendría que pasar muchísimo tiempo antes de poder ganarle al caballero, era uno de los mejores guerreros de Ylisse y lo había sentido en carne propia. Aún así, la chispa de competitividad no se apagaba, es más, aumentaba su fuerza y resplandor, dándole el valor necesario como para movilizarse lo más rápido posible a la sala de entrenamiento. Mientras esperaba en su interior, no soportó más, tomó su espada y empezó a repartir golpes y estocadas contra un muñeco de paja mil veces remendado y roto -marcas de que ella había estado ahí y ya sabía cómo repararlos a estas alturas-, ocurriendo lo inevitable. Por algo, Lucina era el terror de los muñecos de entrenamiento y sacos de arena. —¡Maldición!—. Exclamó, encogiéndose levemente en su lugar cuando sintió que el cuerpo era cortado justamente a la mitad con parte del relleno disperso por el suelo.

Soltó un suspiro, otra cosa que añadir a su muy loco día. La guinda del pastel sería volver a morder el polvo y quedarse como una idiota mirando al techo sin poder acertar ni un solo golpe que fuese ciertamente contundente, cosa para la que ya se había mentalizado y preparado desde hace varias horas. Estaba lista para intentar caer de forma digna una vez más.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Espada de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Espada%201

Experiencia :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Jm5byz1

Gold :
866


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Empty Re: [Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina]

Mensaje por Frederick el Vie Ene 25, 2019 7:38 am

Una voz, proveniente de la sala que se encontraba a su espalda, le alertó y volvió la mirada hacia la enorme y rústica puerta de manera. Parecía que se había equivocado y el que llegaba tarde era él y no la audaz muchacha, aunque bien podía ser que hubiese acudido desde antes, como quien repasa los últimos temas antes de que le tomen la lección. Sonrió admirando el ímpetu que tenía aquella muchacha y no pudo evitar ver ciertas similitudes entre ella y su padre, aunque no se lo diría personalmente, pues estaba en una edad en que ese tipo de comparaciones, más que animar, atacaban al ego.

Abrió la puerta con un pequeño empujón de su diestra y se encontró con un ajado muñeco de entrenamiento, con sus tripas de algodón dispersas en el suelo y a Lucina aún en posición de ataque. —¿Ha rajado al muñeco de una sola estocada? —preguntó, entrando en el lugar y acercándose con paso tranquilo a lo que quedaba del ya remendado maniquí —Veo que su fuerza está aumentando, señorita Lucina.

Aunque el muñeco hubiese pasado ya por unos cuantos tajos y posteriores arreglos, no era sencillo partirlo en dos, al menos no empuñando una espada de entrenamiento, la cual o era de madera o no tenía filo y la tela que cubría al maniquí era muy gruesa, de cáñamo, para que se pareciera lo máximo posible a una sencilla armadura de cuero. Sus ojos pasaron del muñeco a la muchacha y extendió la mano para sujetar sus brazos y empujarlos suavemente hacia abajo, con el fin de que corrigiese la postura. —Cuando cambie a una postura de defensa, aproveche la longitud de la espada para cubrir lo máximo posible su vientre y parte del pecho. Un ataque en esa zona puede ser fatal y le resultará más fácil retirar la cabeza si ve que el enemigo decide atacar al mayor punto vital de todos.

La espada no era su especialidad y en cuanto a defensa, era más sencillo manejarse con la lanza. Pero todos los años que había luchado al lado de Chrom le había permitido observar y así poder dar unos consejos. Aunque claro, cada espadachín era un mundo y cada uno terminaba teniendo su propio estilo,

Se alejó y apartó el muñeco, o mejor dicho los trozos de tela y algodón, con la pierna y fue a por una de las lanzas de entrenamiento, que básicamente era un palo de madera largo. —¿Está lista para la práctica, señorita? Veo que hoy tiene bastante energía, será un placer tratar de detener ese torrente —aunque su tono seguía siendo respetuoso, su expresión había cambiado a una mirada competitiva y una sonrisa divertida. La verdad es que le encantaba entrenar con Lucina, se sentía rejuvenecer  diez años.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
General

Cargo :
Lugarteniente del príncipe

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Lanza-1

Experiencia :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Jm5byz1

Gold :
324


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Empty Re: [Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina]

Mensaje por Lucina el Miér Feb 06, 2019 11:50 pm

La joven ya estaba maquinando alguna excusa que fuese lo suficientemente creíble cuando escuchó la puerta abrirse y, por mero reflejo, se colocó en posición de ataque, tensa como un muelle y lista para aplicar sus conocimientos en combate. O así era hasta que vio y reconoció la armadura plateada y el cabello castaño de Frederick, relajándose casi al instante al ver la sonrisa del caballero -quiso identificarlo como orgullo, pero, podía ser otra cosa- y soltando el aire que no sabía que estaba conteniendo, ignorando a propósito el casi imperceptible temblor de sus manos.

¡L-lo siento! Estaba intentando quitarme el temor residual de usar un arma con filo y creo que me he entusiasmado de más, ¡perdón!—. Ni siquiera sabía porqué se disculpaba, simplemente lo hacía desde el punto de vista de que algo le decía que la había pifiado. Soltó un suspiro tembloroso frente a la pregunta sobre el cómo lo había hecho y negó con la cabeza con delicadeza, replicando en voz baja, mas, bastante audible de manera tímida. —N-no, fue con un corte oblicuo descendiente a donde me imaginaba que era el abdomen y que impulsé con un giro, pero, no me esperaba ésto—. Hizo una mueca mezcla de vergüenza por lo infantil que había sonado y de molestia hacia sí misma, corrigiéndose mentalmente al pensar que el control sobre su propia fuerza era algo en lo que debía mejorar, una de las muchas cosas que la princesa ylissense consideraba que podían ser de un nivel mayor en cuanto a habilidad.

Dejó que el contrario moviera su cuerpo de acuerdo a las correcciones y asintió en señal de haber comprendido, dando un par de pasos atrás y girando la espada un par de veces con la mano izquierda y regresando a la postura de defensa explicada anteriormente, repitiendo el movimiento lo suficiente hasta que sintió que podría recordarlo en lo que el varón iba a por una lanza de entrenamiento. Si bien, el estilo de Lucina era mayormente ofensivo pese a lo delicado que podría verse desde afuera cuando se le daba la gana -pocas veces la verdad-, tampoco era de mente tan cerrada como para bloquearse y desechar ese tipo de consejos. Confiaba en Frederick lo suficiente como para considerar cada palabra. —Un momento—. Envainó su espada -sin ornamentos y con el suficiente filo como para cortar cabello con facilidad por mera costumbre- y fue a buscar una de las de entrenamiento, dejando su arma apoyada y regresando a su lugar anterior.

Respiró profundo y más confiada al observar la chispa de diversión y tranquilidad del contrario, siendo contagiada por ello y correspondiéndole con la misma expresión. Menos que éso sería como un insulto para él de la peor calaña. —Siempre lo estoy, Frederick—. Con movimientos que no daba espacio para nada más que la impresión de que mantenían la mezcla de elegancia y agresividad en un balance casi perfecto, movió la mano que sostenía el palo de madera que fungía como espada a la altura de la sien derecha, sujetando la empuñadura con ambas manos y flexionó las rodillas, sus muslos quedando en en posición paralela con respecto al suelo y la vista al frente, atenta a cualquier cambio con la frialdad que solamente tendría alguien que ha hecho este tipo de acciones bajo la presión de la vida o la muerte.

Tal vez, al castaño le asalte la duda del cambio de Lucina considerando que antes no tenía ese brillo que, si bien seguía siendo infantil hasta cierto punto, sí era el de un guerrero que ya había puesto en ejercicio sus conocimientos. Ella respondería si la confusión se notaba y se emitía en forma de preguntas, sin embargo, algo dentro de ella terminaría por detenerse. Se regañó mentalmente, no era tiempo para este tipo de vicisitudes. Repartiendo su peso entre ambos pies y bajando levemente el centro de gravedad, su cuerpo se impulsaría lo suficiente como para arremeter hacia adelante y dar la estocada que comenzaría con el combate.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Espada de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Espada%201

Experiencia :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Jm5byz1

Gold :
866


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Empty Re: [Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina]

Mensaje por Frederick el Miér Feb 20, 2019 9:13 am

Su mirada castaña se centró en los ojos azules de la princesa, advirtiendo ese brillo que cambió la expresión de la joven. Parecía como si la muchacha que antes estaba disculpándose por haber roto un muñeco de entrenamiento a base de espadazos, hubiese cambiado repentinamente a una feroz guerrera. No iba a negar que le sorprendía ese cambio de actitud y ese despliegue de madurez en una chica tan joven. Sin embargo, su templanza le mantuvo serio y firme en el sitio, ahorrándose los comentarios. Ese no era tiempo para charlar, sólo se distraerían.

Se preparó para el primer el asalto. La postura que había adquirido Lucina la conocía muy bien pues, si bien no era exactamente igual, le recordaba mucho al estilo que tenía el príncipe Chrom a la hora de iniciar el combate. Aferró con más firmeza el palo de la lanza y cuando la joven estuvo lo suficientemente cerca, movió rápidamente la diestra, haciendo que la madera dibujase un arco horizontal, terminando el otro extremo en su mano izquierda y bloqueando de ese modo la espada de su adversaria.

El sonido de las dos maderas al golpear resonó por toda la sala. —Menuda fuerza, me complace saber que he evitado un buen moratón —comentó, reconociendo el ímpetu de la joven. Si bien era alguien bastante estricto y no se contendría aunque fuese un mero entrenamiento, le gustaba expresar su admiración cuando se daba el momento. Al fin y al cabo, no sólo se aprendía a base de palos, también había que motivarse un poco ¿verdad?

Volvió a sonreír, levantando la lanza para apartar la espada de madera y volviendo a cogerla con una mano, retrocedió un par de pasos para tener una maniobra suficiente. Una de las desventajas de la lanza era que tenías que buscar un espacio para poder moverte bien, pero si lograbas alcanzar al contrincante, el golpe estaba asegurado. Giró sobre su eje izquierdo, haciendo un barrido e inclinando ligeramente la lanza, con intención de atacar las piernas de la princesa para hacerla caer.

Su mirada vigilaba con atención los movimientos de la joven. La pesada armadura no le daba precisamente mucha velocidad en sus movimientos y los espadachines destacaban por su agilidad. Con la energía que tenía Lucina y esa fuerza en sus ataques, no le sorprendería que se buscase la manera de esquivarle y contraatacar en un punto que inevitablemente hubiese dejado descubierto.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
General

Cargo :
Lugarteniente del príncipe

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Lanza-1

Experiencia :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Jm5byz1

Gold :
324


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Empty Re: [Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina]

Mensaje por Lucina el Vie Mar 01, 2019 6:22 pm

Apenas vio el arco que realizaba Frederick con la lanza, por mero acto reflejo, apretó con fuerza las manos alrededor de la empuñadura y tensó sus brazos y muñecas, absorbiendo todo el impacto de la colisión de ambas armas con algo que se asemejaba a costumbre. Sabía que, si se ponía serio, el castaño podría dejarla en un par de movimientos mordiendo el polvo, mas, siempre se imponía como reto el durar la mayor cantidad de tiempo posible aunque supiera que no le ganaría nunca, era un impulso que le servía para ver en qué se equivocaba y, las cosas que hacía bien, mejorarlas hasta que fuesen casi perfectas.

Soltó una pequeña risa entre dientes, empezando a relajarse poco a poco a medida que palpaba la madera de la espada de entrenamiento. —Ya somos dos los que se alegran de no tener un buen moratón por ahora—. Se alejó lo más rápido que pudo dando un salto hacia atrás y su mirada se paseó veloz por el contrario, buscando una abertura lo suficientemente buena como para poder explotarla. Conocía sus límites y, si la memoria no le fallaba, seguía costándole atacar las coyunturas de las armaduras de las unidades pesadas y la de Frederick era una de ésas. Sin embargo, Lucina también tenía su par de ases bajo la manga en situaciones parecidas; contra más se había enfrentado en su vida habían sido espadachines y soldados, mas, habían servido para comprender un par de cosas como volverse más rápida, más ágil y, sobre todo, muchísimo más fuerte.

Y, justo a tiempo, había visto el como el general hacía un barrido con toda la intensión de hacerla caer, pero, aprovechando la oportunidad, saltaría al tiempo en el que hacía su espada girar para que la hoja quedase en sentido de su codo y aprovecharía el impulso para intentar golpearle la mejilla con el pomo del arma. Apenas aterrizaría y, dándole igual si había acertado o no, cambiaría la espada de mano y giraría sobre sus talones para darle un golpe de arco en el torso antes de deslizarse fuera de su alcance. —Hace tiempo que no utiliza ese movimiento, al menos no conmigo—. Lo decía con naturalidad y el respeto bien marcado en su entonación. Por costumbre, había contenido la respiración y, el mero hecho de haber hecho el segundo ataque con toda su fuerza -le compensaría arreglando ella las abolladuras, promesa- la había dejado ligeramente agotada.

Regresó su arma a la mano izquierda, moviéndose en guardia con cautela. Si algo le habían enseñado bien era a no subestimar su oponente por muy hábil que ella fuese. Solamente esperaba haber dejado en claro al que ella veía como su segundo mentor que podía ir con todos sus trucos de lobo viejo sin problema alguno. Otra cosa es que Lucina no sería un cachorro tan fácil de atrapar.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Espada de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Espada%201

Experiencia :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Jm5byz1

Gold :
866


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Empty Re: [Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina]

Mensaje por Frederick el Miér Mar 27, 2019 9:23 am

Conforme trazaba el arco con la lanza, pudo observar como Lucina se movía con tanta rapidez que, a sus ojos, había parecido desvanecerse en el aire, como si fuese un espectro. No se dejó intimidar ante ese acto de agilidad. Mantuvo la templanza y siguió con su maniobra. Estaba seguro de que para acercarse a él la joven tendría que acortar mucho la distancia y para ello, tendría que superar dos barreras. Primero su lanza y luego la armadura. Para cuando estuviese lo suficientemente cerca, él ya la habría detectado y aún tendría margen de maniobra para contraatacar.

Sin embargo, había cometido el error de ceñirse a la costumbre. Nunca subestimaba a sus oponentes y muchos menos a la princesa de Ylisse, pues era toda una caja de sorpresas. Había errado al pensar que su oponente atacaría directo a su armadura y no a la única parte que no tenía cubierta. Era tan obvio, que le sorprendió, gratamente, el no haber reparado antes en ese punto débil. Así pues, según terminaba de trazar el arco con la lanza, Lucina apareció en su campo de visión, demasiado cerca de su rostro y recibiendo, como consecuencia de su propio error, un golpe en la mejilla.

Intentó protegerse alzando los brazos y cometió el segundo error, que fue bajar la defensa. No sabía si aquello era parte del plan de la chica, pero como fuese, la maniobra le había salido bastante bien, pues apenas recibió el golpe en la mejilla, un fuerte impacto en su armadura vino después e incluso hizo que cediese un par de pasos.

Señorita Lucina, me honra saber que ha encontrado una técnica para enfrentar uno de mis mejores trucos —respondió, aprovechando que la joven se había alejado para dar una pequeña pausa. Se llevó el dorso de la mano a la mejilla golpeada. No le dolía en demasía y lo que más le sorprendió fue el hecho de que pudiese abollar la armadura con una espada de entrenamiento, sin que ésta se rompiese.

Supongo que tendré que ponerme más serio —comentó, finalizando la breve pausa y esta vez tomando la iniciativa. Parecía que el anterior movimiento de Lucina requería un gran esfuerzo. Intentaría atacar a su resistencia, hacer que se agotase. Un ataque potente era algo muy útil, pero de nada servía si te quedabas sin fuerzas para seguir el ritmo del combate.

Corrió hacia ella, empuñando la lanza con las dos manos y empezó a dar rápidas estocadas. La punta del palo de madera iba de un costado a otro, a los pies, a la cabeza, a los brazos. Evitaba lo que era el cuerpo de la chica, su intención era provocarla, que se moviese todo lo posible para desgastar ese torrente de energía que poseía.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
General

Cargo :
Lugarteniente del príncipe

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Lanza-1

Experiencia :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Jm5byz1

Gold :
324


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Empty Re: [Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina]

Mensaje por Lucina el Mar Abr 16, 2019 9:29 pm

No sabía sí enorgullecerse por poder darle al menos un golpe a Frederick o palidecer al ver que seguía sin poder controlar mejor la cantidad de fuerza que ejercía con la espada. Así de contradictoria era su mente en este preciso momento y, aunque para ella era un logro con un gran valor en términos de progreso, tampoco podía mostrar lo que sentía por una cuestión de reflejo, avergonzándose sin querer hacerlo. —Por Naga, ¡lo siento! ¡La repararé, lo prometo!—. No pudo evitar el leve temblor en la voz, esperándose lo que ella pensaba que sería un regaño y aliviándose un poco únicamente por el cumplido dirigido a ella, sonrojándose de forma apenas perceptible y solamente si te acercabas lo suficiente.

C-creo que debería optar por un casco o algo similar, Frederick—. No lo decía con mala intención, simplemente para echarle una mano al considerar que le debía algo, ni siquiera ella misma sabía qué cosa. En el momento en el que vio como se llevaba una mano a la mejilla que le había golpeado, apretó ligeramente la mandíbula con aprehensión, preocupada por si le había causado mucho daño o no; ni siquiera el pensamiento de que habían posibilidades de que el contrario tendría heridas peores en su haber le calmaba.

Respiró profundo un par de veces, intentando regularizar su respiración mientras se ponía en guardia nuevamente. Se tendría que obligar a sí misma el no contener la respiración o tendría problemas. Apenas había logrado recuperarse cuando vio a Frederick correr hacia ella y el como la punta de la lanza de entrenamiento se dirigía a su cabeza en una estocada. Esquivó la primera agachándose un poco, mas, otro ataque iba directo a su hombro, alcanzando a bloquearlo con la espada de práctica. Una sucesión rápida de golpes iban hacia Lucina y ella intentaba moverse lo menos posible para poder esquivarlos con la mayor eficiencia posible, contoneándose para recibir la menor cantidad de daño posible y empleando el arma para bloquear los que podía.

Gruñía entre dientes, empezando a frustrarse y regañarse a sí misma mentalmente al no haber descansado lo suficiente la noche anterior, sintiendo los estragos que la noche de insomnio estaban causando en su concentración. Como un pensamiento fugaz, la idea de que el caballero buscaba cansarla se presentó en su mente y, casi al hilo, la misión mental de conseguir una nueva abertura en la ráfaga de golpes, golpear y salir. Poco a poco, intentaba acercarse, reduciendo la distancia con pequeños deslices de sus pies mientras aún seguía en la tarea de esquivar, bloquear y respirar adecuadamente, siendo tres cosas a las que se mantenía enfocada y dando lo mejor de sí sin olvidar ninguna.

Por supuesto que le llegó un golpe a la nariz en pleno esquive, no sería un entrenamiento si no comenzaba a sangrar y comenzar a manchar la parte inferior de su rostro de carmín; era casi seguro que, a estas alturas, tendría el tabique desviado pese a los intentos de su tía Lissa para que se mantuviese lo más sano posible. Era una batalla en vano, definitivamente. Apenas pudo vislumbrar un hueco en el ataque del castaño, cambió la espada de mano y dirigió un golpe en arco hacia las costillas del caballero en el sitio contrario de donde había hecho la primera abolladura, protegiéndose con el brazo libre de ser necesario y dándole igual si volvía a recibir un golpe en el rostro o cualquier otra parte del cuerpo; podría decirse que ésta era una de esas pequeñas y escasas ocasiones en las que Lucina realmente quería vencer únicamente por un orgullo que aún no sabe que tiene.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Espada de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Espada%201

Experiencia :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Jm5byz1

Gold :
866


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Empty Re: [Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina]

Mensaje por Frederick el Miér Mayo 15, 2019 10:34 am

No era la primera vez que le recomendaban utilizar un yelmo, pero era bastante reticente a llevarlo. Aunque un casco podía proteger una de las partes más vitales del cuerpo, no se sentía cómodo llevándolo. Le daba una sensación similar a la de estar encerrado y su campo de visión se limitaba bastante, por lo que no podría supervisar el ritmo de la batalla y velar por la seguridad de los que estaban bajo su mando. Si moría en el combate por un golpe en la cabeza, prefería que fuese de ese modo y no ser el único superviviente en un campo de cadáveres debido a su negligencia.

No será necesario, mantendré la guardia alta —respondió, de una manera escueta en comparación a los pensamientos que habían desfilado por su mente. —De todas formas, gracias por el consejo, mi señora — añadió con una ligera sonrisa. La princesa había dado con un punto importante y sería de mal profesor simplemente ignorarlo porque, por puro capricho personal, no iba a seguir tan útil consejo.

Su estrategia de llevar a la chica al borde del cansancio estaba funcionando, al menos al principio. Los espadachines eran bastante vulnerables a los ataques de las lanzas, al tener un radio de acción mucho más amplio que la espada. Pero, si estos lograban sobrepasar la primera defensa, el combate podía ser peligroso. Frederick había aprendido a base de palos, nunca mejor dicho, a mantener la distancia y a "pincharles" para que la desesperación y el cansancio les obligase a bajar la guardia y así tener el control de la situación.

Sin embargo, Lucina era tan espontánea que le resultaba imposible predecir sus movimientos. Pensó que caería ante el ataque indiscriminado de su lanza, pero, para su sorpresa, había decidido continuar y atacar a bocajarro, sin molestarse en esquivar todos sus ataques. La sonrisa en su rostro se agrandó sin apenas darse cuenta, identificando esa cabezonería en el padre de la joven. Detestaba hacer comparaciones entre familiares, pero a veces le resultaba imposible no hacerlo, aunque se ahorraría el comentario para no desconcertarla.

Se movió hacia la derecha, en diagonal y retrocedió un paso para ganar algo de distancia, pero en ese momento, Lucina atacó por el flanco que había dejado descubierto y antes de que pudiese girarse y rectificar la postura, escuchó la madera de la espada de entrenamiento golpear contra su armadura. No llegó a ver si de nuevo había empleado tanta fuerza como para abollarla, pero no quería perder aquella oportunidad para realizar un contraataque.

Aflojó el agarre de su diestra, haciendo que la lanza resbalase por ese extremo y movió la muñeca hacia abajo, con la intención de que el mango de madera golpease la mano con la que sostenía la espada la joven. No quería golpearla más de lo necesario, sólo buscaba desarmarla. Aunque fuese un entrenamiento, no le parecía muy noble el moler a palos a una princesa.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
General

Cargo :
Lugarteniente del príncipe

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Lanza-1

Experiencia :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Jm5byz1

Gold :
324


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Empty Re: [Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina]

Mensaje por Lucina Ayer a las 1:51 am

Un fugaz instante de orgullo calentó su pecho cuando vio la sonrisa que esbozó Frederick y el como se volvía más y más amplia. Le recordaba a la misma que su padre le otorgaba cuando lograba hacer bien algún bloqueo o podía desarmarle pese a que la joven consideraba aquello más como un juego. Seguía teniendo ese lado infantil dentro suyo aunque quisiera dejarlo de lado muchas veces, sin embargo, aquello sería renunciar por completo a su niñez que, si bien tuvo momentos solitarios, tampoco fue mala. No, no había gente de su edad, pero, el que los mayores se hicieron siempre el tiempo para estar con ella fue y es algo que agradece desde el fondo de su corazón. Sí, era de lo único de lo que podía estar del todo orgullosa, de aquí hasta el fin de sus días.

A base de cardenales por todo su cuerpo, había aprendido que lo que ahora intentaba hacer de alto riesgo en cualquier situación que no fuese una controlada como ésta, casi agradeciendo las lecciones aprendidas aunque fuesen por las malas. La sangre que seguía saliendo de su nariz le molestaba al punto de costarle respirar y obligarle a agachar ligeramente la cabeza en conjunto de respirar por la boca entreabierta, cansándole más de lo que debería. Su agitación anterior se había ido casi al completo, podía tomarse este entrenamiento como una pequeña victoria, una marca que le dejaba ver que, por fin, había avanzado lo suficiente como para probarse a sí misma y enorgullecerse como nunca antes lo había hecho por sus logros.

No, no iba a dejarse estar, debía seguir puliéndose, mas, ésto ya era más que lo que Lucina creía que podía hacer y podía seguir avanzando con más seguridad. Lo que no vio fue el movimiento que iba directo a la muñeca que sujetaba su espada después del cambio de posición que el castaño realizó con la lanza, recibiéndolo de lleno y, con un siseo de dolor al dar justo con el hueso y el tendón, soltó su arma. La espada de entrenamiento cayó al suelo con un sonido metálico, dando por finalizado el enfrentamiento al ya no sentir la empuñadura de su arma y al ver que le costaba un poco el flexionar los dedos, especialmente el pulgar. —... Me rindo—. Alzó las manos a una altura que se pudiese ver, desviando la derecha hacia la zona inferior de su rostro y limpió la sangre con cuidado. Parpadeó adolorida, sintiendo poco a poco el como el dolor del tabique lesionado más veces de las que le gustaría admitir se presentaba junto a la inflamación y la zona alrededor de sus ojos comenzaba a amoratarse.

Suspiró con algo de dificultad al tiempo en el que aplicaba presión en el orificio nasal por donde, a su juicio, salía la sangre que, si bien no era tan exagerado como ocasiones anteriores, sí que era molesto. —¿A-alguna observación? Fuera de que, bueno, me volví a fracturar la nariz—. Intentó reírse de aquello, siendo más el alivio que sintió una vez que la tensión disminuyó a un nivel con el que podía lidiar sin mayores contratiempos. —Muchísimas gracias por el entrenamiento, Frederick. Disculpe por usar su tiempo de descanso para ésto—. Algo le decía que el contrario había contenido su fuerza. Había visto a Frederick cargando bastante más peso de lo que pudiera parecer por su contextura y también sabía que tenía la suficiente como para haberle dejado más que una lesión en la nariz y una muñeca adolorida.

Pese a todo, no se arrepentía de haber practicado junto a él por todos estos años, una pequeña cosa más que añadir a su casi nulo orgullo. Una cuota de preocupación cruzó sus amoratados ojos azules y, antes de darse cuenta, ya estaba dejándola salir. —¿No le causé mucho daño en la mejilla ni en esas abolladuras, verdad? Solo... Reaccióné—. Ahora le tocaba estar preocupada por otra cosa; entre cada pregunta, seguía revisando el estado de su tabique mediante el tacto y viendo si no sangraba más de lo necesario. —D-déme esa armadura, prometí arreglar las abolladuras—. No se había dado cuenta hasta ahora que dejó otra marca en donde fue su último golpe con la espada, soltando una risilla nerviosa producto del nerviosismo que volvía a salir. Y sí, pese a los moretones que comenzaban a formarse, el sonrojo de vergüenza hasta las orejas también estaba presente.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Espada de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Espada%201

Experiencia :
[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Jm5byz1

Gold :
866


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina] Empty Re: [Entrenamiento]¡Rompamos una lanza a su favor! [Priv.Lucina]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.