Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Pelleas el Jue Ene 10, 2019 3:58 pm

Ni con largos momentos de contemplación, ni con el cálido alivio de una bebida, ni con sesiones de un par de horas descargando por la pluma al papel, ni con ocupación o distracción alguna podía Pelleas terminar de asentar su corazón. Su ideas permanecían erráticas, ningún método de darles vuelta parecía agotar cuanto había de enredado en su interior en aquellas horas nocturnas. Seguía en Regna Ferox puesto que seguía unido a la arena, aún no le había detenido derrota alguna y le tocaba esperar el encuentro con su próximo adversario, cada vez más cercano a la cima del torneo. Y pese a todo, ya no era que sufriese de nervios ante las confrontaciones, de hecho una extraña calma en ese respecto se había apoderado de él, sino que le ocupaba y abstraía más bien perspectiva misma en que todo ello le había puesto. La perspectiva de la mirada y juicio de Daein sobre él, la espera de la próxima carta de su consejero, que con suerte le dijera si sus actos por fin reflejaban algo en casa o no. Las ideas fantasiosas y optimistas respecto a llegar aún más lejos comenzaban a hacerse lugar y el corazón le latía desbocado cada vez que pensaba en que pudiese llevar un resultado como ese a la patria, que pudiese corresponderla con un honor así. Repasaba numerosas veces su última victoria, el estrecho margen por el que había sido lograda, y se sentía en iguales partes incrédulo de haberlo conseguido y deseoso de que la suerte no terminara aún.

Su inquietud no conocía cansancio y exigía, a fin de cuentas, que se olvidara de dormir todavía. Si el joven príncipe era ya dado a empezar sus horas más productivas pasado el atardecer, a desvelarse y luego a dormir hasta pasado el mediodía, tanto más fácil le era trasnochar bajo condiciones así. Así que de beber en el comedor de la posada pasó al ocio abstraído en su habitación, de la habitación de regreso afuera, del exterior a caminar en torno al ahora silencioso coliseo, observando con más atención su arquitectura, y de aquella zona a seguir el camino empedrado que se extendía por el resto de la ciudad, bañado en amarilla luz de antorchas exteriores y flanqueado en ambos lados por las posadas rebosantes de negocio y los hogares ya de luces apagadas. Andaba lo suficientemente lento como para apenas mecer la liviana capa negra a su espalda, mas dado tiempo, era inevitable que sus pasos le llevaran lejos.

Bajo el brazo llevaba uno de sus tomos mágicos, inseparables de su persona, y mientras el camino seguía desenvolviéndose ante sí, mientras su vista se perdía en algún momento en las ondulaciones de montañas distantes o en otro por la poco familiar disposición de las construcciones cercanas, sus dedos se posaban concienzudamente en la tapa, permitiéndose sentir la distante pero siempre despierta presencia dentro. Su eterna compañera. Bajando la vista, pasó a sostener entre ambas manos el tomo y a prestar atención a la casi ininteligible voz que siempre susurraba desde allí, y por otra en muchas veces le habló, en tono bajo y sincero. - Si pudiera agradecerte... - Dijo, exhalando. Desde luego que la oscuridad, en el momento adecuado, estaría cobrando de él el debido precio por todo lo que le había otorgado, pero hasta eso habría de parecer poco cuando, de no ser por ella, no habría llegado jamás a donde se encontraba. La deuda le parecía mayor a toda paga. Esperaba que al menos su gratitud fuera recibida y entendida, pero de eso no podía estar muy seguro.

Llamó su atención la presencia de un par de guardias montados, uno de los cuales se adelantaba hasta posicionarse en su camino, claramente por dirigirse a él. Alzando la mirada, el sabio supuso que le recordarían no sacar un arma en la vía pública, ya guardando el tomo y ya con la disculpa en la punta de la lengua, mas no resultó ser nada similar. El hombre sólo le recordó que estaba saliendo del núcleo de la ciudad, donde ellos patrullaban más cercanamente, y que por tanto estaría en menor protección fuera. No se le indicaba dar media vuelta ni nada por el estilo, pero la observación quedaba hecha, y tras sólo confirmar que se por su parte se hallaba bien, Pelleas podía seguir su camino.

El breve episodio resultaba en definitiva extraño, mas el príncipe no llegó a pensar en una pregunta adecuada que realizar. Bajo la protección de Altea, la provincia de Regna Ferox se consideraba tan segura como el reino soberano, y la ciudad de aquel importante evento seguramente más aún. No imaginaba motivo de peso para el recordatorio. Volviéndose en la dirección en que viraban los caballeros, continuó sin saber qué interpretar de ello, en tanto estos repetían sus palabras para otro transeúnte cercano, que debía haber estado andando poca distancia tras el distraído mago.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [5]
Báculo de heal [2]
tomo de Worm [1]
Gema Opaca
Tomo de Luz [2]
Arco de Acero [4]

Support :
Judal [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Iwzg0SR
Virion [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Yuuko [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Aran [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Tomo-4[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Staff-1

Experiencia :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] LPF2zQh

Gold :
162


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty Re: [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Luzrov Rulay el Sáb Feb 23, 2019 3:50 pm

Levantarse al amanecer era común en el. Se despertaba,rezaba sus oraciones, se vestía y aseaba.Para cuando el sol se alzaba Luz acababa de terminar de peinarse su larga cabellera y estaba preparado para salir de sus aposentos, o del lugar que estuviera usando para dormir en aquel momento, y comenzar un nuevo día.

En esta ocasión había abierto sus ojos cuando el cielo aun estaba oscuro,cuando la luz del día aun no había surgido. Pero para cuando termino con su rutina y estaba listo para abandonar la habitación de la posada no había amanecido aun. Y tardaría aun un rato en hacerlo. Habia sido consciente de eso al despertarse, había sabido que aun no era hora. Pero aun sabiéndolo era incapaz de volver a cerrar los ojos y descansar. Lo había intentado,pero el sueño no había acudido a el. Habia dado vueltas en la cama una y otra vez, sin nada en particular en mente,sin conocer realmente el motivo por el que se había desvelado de madrugada ni que era lo que le mantenía despierto.

Podía ser por los acontecimientos de los últimos días. Su encuentro con Artemis, su encuentro con Seraphiel. Aquellas sustancias cargadas de magia,los pergaminos que al igual que sus tomos era incapaz de leer pero que por instinto comprendía, su magia resonando con aquellos objetos, liberando en un interior de los laguz algo que aun no entendía... Usar aquellos escritos, manipular las pócimas que le entregaban le dejaban exhausto ,agotado y si respiración. Pero al mismo tiempo le activaban,en los siguientes días notaba su cuerpo vibrar,con su poder resonando en su interior,como si pidiera ser canalizado una vez mas... Su mantenía se mantenía atenta por aquellas sensaciones,pero al mismo tiempo se dispersaba.Cuanto mas descubría de su mismo,de su magia y sus habilidades,mas se confundía. Rememoraba esos momentos de auto-descubrimiento y se perdía en ellos, se distraía,intentando comprender aquello que no comprendía.

Seria aquello lo que le había despertado en mitad de la noche un par de días después de su encuentro con la garza rubia. O seria acaso los nervios del inminente viaje.El deseo de volver a casa,al hogar,el largo viaje a Caelin...

Soltó un suspiro ,se levanto de la cama en la que había permanecido sentado no sabia cuanto tiempo. No tenia nada que hacer el aquel lugar,el estar sentado sin nada comenzaba a agobiarle,sentía que le faltaba el aire. Estaba acostumbrado a tener cosas que hacer,a estar activo. Decidió ponerse en marcha,abandonar la habitación antes de lo esperado.Ataviado con su vestido blanco,con una lazo azul marcando su cintura y algunos dibujos del mismo azul en la parte baja del vestido,figuras que simulaban hondas. Se coloco una vieja capa marrón,para protegerse del frió del amanecer. Su cabello estaba suelto,cubriendo parte de su rostro,sus orejas. No necesitaba ponerse la capucha.

Tenia planeado viajar a la aldea mas cercana aquel día. Quería tener todo preparado antes del viaje, y faltaban vendas en su bolsa. Vendas que no lograba encontrar en el coliseo. Con tanta batalla tanta dentro como fuera de la arena, tanto viajero y comerciante... había ciertos suministros que escaseaban a pesar de que los comerciantes de la zona se habían asegurado de tener mas genero de lo habitual,pero no había sido suficiente. Vendas,vulnerarys y algunos licores se habían agotado o habían subido de precio llegando a ser un robo. Se decidió entonces a ir al pueblo mas cercano. El viaje le despegaría y aunque no encontrase vendas estaba seguro de que habría telas que cumplirían la misma función, y a un precio razonable.

La idea de adelantar su tarea para aquel día era agridulce. Le dejaría mas tiempo libre por la tarde,pero a cambio comenzaría el viaje de noche. No tardaría en amanecer en cuanto estuviera en camino, y estaba acostumbrado a viajar solo, mas de día que de noche pero la experiencia no le resultaba nueva. Aunque no por eso dejaba de ser peligrosa...

Sintió el báculo en su mano,el peso de su tomo en la bolsa de cuero a su espalda. Sonrió,la idea de poder defenderse a si mismo resultaba reconfortante.

Parpadeo algo despistado. Habia estado tan sumido en sus pensamientos,en las cosas que hacer durante aquel día, en su magia, que no se había dado cuenta de que había abandonado la cuidad. No esta que uno de los guardias se acerco a el,a advertirle de que la protección del reino era menor fuera de la cuidad. El clérigo viajo su mirada por la zona,hacia los guardias,hacia al alta figura que había un par de pasos por delante de el.Curioso, no era el único transeúnte aquella noche...

Agradeció a los guardias con una radiante sonrisa y les aseguro de que estaba bien. Se descolgó la bola y rebusco en la misma,hasta encontrar y sacar uno de sus tomos. Volvió a colgársela,dejo el tomo en el suelo. Ato el báculo a una cuantas de las tiras de cuero que había añadido mas recientemente en el bolso,quedando así el objeto sujeto a su espalda, sus manos libres para sostener sus grimorios. Se agacho para tomar el objeto. Apretó el mismo con cariño,pegándolo a su pecho, y agradeció a los guardias una vez mas antes de retomar sus pasos.

Sus ojos violetas se fijaron en la figura desconocida una vez mas. Medito unos segundos. No tenia problemas en viajar solo pero...viajar en compañía siempre era mas seguro y... A esas horas... Dudo un poco, antes de aumentar el ritmo de sus pasos y acercarse al desconocido de oscuros cabellos. No quería molestar,ni tenia una razón de peso para ponerse a la par del hombre pero... si era una molestia ya seria advertido y retomaría su idea,su camino.

-Buenas noches...

Susurro bajito,algo tímido,inseguro aun de la decisión tomada.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [2]
Sello Maestro
Baculo de Heal [1]
Tomo de Shine [4]

Support :
Lyndis [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] OaIUyNL
Semi [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Khigu [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Staff-4[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Tomo-3

Experiencia :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] AslQXcW

Gold :
1286


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty Re: [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Pelleas el Miér Mar 06, 2019 2:07 pm

Extrañado por el episodio, la idea rezagada de que tendría que haber preguntado o dicho algo hizo lentos sus pasos siguientes, como si se debatiese entre volverse o proseguir, aunque bien se conocía a sí mismo como para saber que si no se había atrevido a hacer preguntas en el momento correcto, menos lo haría luego. Sin embargo, no cesaba de ser algo curioso. Y ni siquiera se trataba de alguna confusión dirigida a su persona, pues había llegado a ver que detenían a otra persona con el mismo aviso, un protocolo que no recordaba haber atravesado ni presenciado noches anteriores. Quizás simplemente no se había alejado tanto del núcleo de la ciudad, aunque se inclinaba a pensar que sí. Habría de llevar consigo la duda. De cualquier modo, apenas proseguido por algunos metros su camino volvió a oír pasos apresurados a su espalda, pasos que parecían aproximarse decisivamente en su precisa dirección, culminando en una voz que le llamaba, acaso para volver a detenerlo. Extrañado, mas con una segunda oportunidad para hablar, esta vez sí lo hizo.

- Me encuentro bien, por favor n-- - Comenzó mientras se volvía a quien creía otro guardia, hallándose en su lugar con una joven dama de cabello largo, blanco, celeste cielo en algunos sitios, quien a todas luces no vestía ni similar a los soldados alteanos. El hecho de que había hablado en una voz baja, percibida como suave, no corregía la impresión que llevaba de una dama en lugar de un varón, contribuyendo también el hecho de que en su absorto humor del último tiempo, tan enfocado en lo que estaba haciendo en Regn Ferox, no había podido relajarse lo suficiente como para presenciar otros de los combates, de modo que era la primera vez que veía a esa persona. Por un par de momentos, no supo cómo reaccionar. No era a menudo que le abordaban extraños; mucho menos del género opuesto, ni de particular belleza como aquella, circunstancia ante la que se sentía un poco más cortado de lo usual. Para empeorar, le había hablado de forma totalmente equivocada. Sintió su rostro enrojecer, avergonzado, instintivamente alzando los hombros y agachando un poco la cabeza, como si con ello pudiera llegar a hundirse en la tierra. La capa negra se cerró un poco más en torno a su cuerpo, pero contra sus mejores deseos, distaba de desaparecerlo.

- ... oh-- lo siento, lo siento mucho. Yo, este, es que... la guardia de la ciudad acababa de... y pe-pensé que usted... - Se explicó como pudo, retirando la vista del rostro a su parecer femenino para facilitarse a sí mismo el habla. Tras un carraspeo y un respiro de aire nocturno, lo intentó nuevamente, con más éxito. - Es decir, pese a que Regna Ferox es libre y seguro, me han advertido contra alejarme... pensé que habían venido a insistir, discúlpeme. - Consiguió expresar con claridad, para enseguida inclinar la cabeza acompañando su disculpa. De paso, era una forma más de mantener la vista esquiva. No olvidaba que era ella quien se le había aproximado, por motivos que de ninguna forma llegaba a imaginar, si no fuera que se le había caído un objeto o que llevara la capa al revés o algo igual de trivial. Una chica de aquel tipo no podía tener mucho que ver para con él. Aún así, como fuera, el mal inicio ya le hacía desear que la situación se terminara con rapidez.

Fue por aquel mismo acto que reparó en lo que se hallaba entre las manos de la chica, punto más seguro de mirar: un tomo mágico. El diseño de la tapa y el tamaño mismo, demasiado grande para cualquier lectura, lo señalaban como tal, aunque lo cierto era que Pelleas jamás había visto una edición como esa en particular. Un tomo mágico nuevo para él. Como la rareza que era, aquello no falló en llamar poderosamente su atención. Aunque intentó contener su curosidad, mirar en la dirección general de ella, infaltablemente volvió enseguida al tomo. - Um, ¿eso es...? - Carraspeó otra vez. Habría de parecer que estaba resfriándose, que se había arruinado la garganta por el frío de tanto carraspear, pero ya no había caso en preocuparse de eso. Con todo, su voz había sonado algo más animada. Bajo sus nudillos asomaba su propio tomo, empero más oculto que descubierto, siempre cuidadoso sobre la impresión que podía causar su doctrina mágica en algunos lugares.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [5]
Báculo de heal [2]
tomo de Worm [1]
Gema Opaca
Tomo de Luz [2]
Arco de Acero [4]

Support :
Judal [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Iwzg0SR
Virion [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Yuuko [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Aran [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Tomo-4[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Staff-1

Experiencia :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] LPF2zQh

Gold :
162


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty Re: [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Luzrov Rulay el Miér Mar 06, 2019 6:43 pm

Las primeras palabras dirigidas a su persona,aquellas que habían sido cortadas antes de ser finalizadas, hicieron que el clérigo diese un paso atrás de forma inconsciente. No porque le hubiesen hablado de forma inadecuada o con un tono de voz brusco, ni porque se hubiese molestado ante el trato recibido.Nada mas lejos de la realidad.Su cuerpo había reaccionado de forma inconsciente y sus labios se habían curvado en una sonrisa apenada,ligeramente nerviosa, ante el pensamiento de que efectivamente había molestado al hombre. Se había acercado a el sin conocerlo y sin tener motivos para ello, lo había interrumpido, había entrado a su espacio... lo estaba molestando. Y señal clara de ello a ojos del clérigo fueron no solo las palabras, si no el echo de que no se molesto en finalizar las mismas. La incomodidad ajena por su presencia palpable en los gestos ajenos, en su lenguaje físico. Cabeza gacha,hombros alzados, cuerpo que comenzaba de forma muy leve a inclinarse hacia adelante. Detalles que no paso por alto pues sus ojos siempre viajaban de manera inconsciente por los cuerpos de aquellos con los que interactuaba. En busca de heridas,de enfermedades,de molestias,en busca de algo que requiriese su magia,su atención. Miradas rápidas,leves,analíticas, que intentaban captar toda la información posible sin resultar invasivo,incomodo. Unas acciones de las que ni el mismo era consciente, producto de años de estudio,de practica,de llevar a cabo su labor. Experiencia que le había ayudado a afirmar su idea.

Sus mejillas se sonrojaron levemente,tras captar toda la información que sus sentidos percibían. A cada minuto estaba mas amas apenado por sus acciones,por la incomodidad que había provocado en ambos. Sabia que debía hacer para remediar... Pedir disculpas,alejarse y seguir su camino. Y estaba a punto de hacerlo, sus labios ya se habían separado, cuando la voz ajena se le adelanto.

Parpadeo ligeramente confuso,confusión que no duro demasiado cuando repitió las palabras ajenas en su mente. Las disculpas,las explicaciones. No pudo evitar soltar una ligera risa al comprendedlo. Intentando contenerla,intentando que pareciese que no se estaba riendo de la figura de mayor altura.

-Estaba apunto de disculparme yo también por haberle importunado sin motivo... Me alegro,casi resulta divertido, que no haya sido mas que un malentendido por parte de ambos... A no ser que el echo de acercarme realmente sea una molestia para su persona...

Pronuncio las ultimas palabras con algo mas de duda,de inseguridad,muriendo su risa con ellas. Pues si bien el otro se había disculpado eso no significaba que su presencia fuese bien recibida,una cosa no excusaba la otra.

-De cualquier forma no necesitaba disculparse conmigo, no creo que haya actuado de manera inapropiada ni me han molestado sus palabras... Ademas... creo que lo entiendo... A mi también me han advertido y he continuado mi camino siendo consciente de las advertencias.No creo que me agradase mucho que una vez tomada mi decisión insistiesen en que no me alejase...

Sentía que estaba hablando demasiado ,no sabia si por el nerviosismo de no saber realmente que hacer o que decir. O si era la necesidad de explicarse,de hacerle saber al otro que todo estaba bien. Que no había motivos para disculparse,que no había echo mal,que en parte lo entendía... Se pregunto si estaba asumiendo demasiadas cosas de aquella corta interacción, si estaba hablando demasiado,si estaba siendo maleducado...

Demasiados pensamientos que comenzaban a acudir a su mente, ningún pensamiento bueno. Ideas que le llenaban de dudas,que se mezclaban de forma tan caótica que estaba seguro de que alguna se había perdido, pero que a pesar de ello seguía dejandole un mal sabor de boca. Sus brazos se movieron de manera inconsciente ,apretando aun mas el grimorio contra su pecho, llenandole de algo mas de confianza aquel simple acto. No lo suficiente como para acallar su propia voz,pero si para mantenerlo de pie,con la vista al frente.

Se volvió a hacer el silencio,estaba seguro que solo duro unos segundos que fueron para el mas largos de lo que deberían,cuando volvió a escuchar la voz ajena. Soltó un suspiro,aire que no sabia que estaba conteniendo,sonrió con suavidad una vez mas. Si el otro le devolvía la palabra estaba bien, o debería estarlo, podía simplemente ignorarlo y no lo había echo. Le hablo,continuo la conversación,le pregunto por... Bajo la vista a sus brazos,su sonrisa se amplio al ver el objeto que sostenía. Sus ojos brillaron levemente,una mirada tierna.

-Magia de luz...

Cierto orgullo y cierto nerviosismo en sus palabras. Su magia,su poder,aquello que hacia que no dependiese ni molestase a nadie... Si el hombre había preguntado seria porque intuía lo que era , y si lo hacia era porque sabia mucho sobre magia. Lo mas lógico era pensar que también era un usuario de la misma, pues poco sentido tenia un estudioso de la magia que no manipulase la misma. Después de tanto trabajo,tanto conocimiento adquirido,el no sumergirse en ello era algo triste, era un desperdicio... Estaba seguro de que los habría, pues de todo había en el mundo,pero era tan poco probable...

Desvió su mirada de su tomo, pasando la misma por la figura ajena,intentando comprobar si su teoría era cierta. Buscando un grimorio en manos ajenas. Le costo un poco mas lo localizo en sus manos. La oscuridad ,el agarre del hombre sobre el libro, los ropajes ajenos, le impedían ver con claridad el libro que el otro portaba. Y aun si lo veía estaba seguro de que no seria capaz de reconocer que tipo de magia era. Arcana o de anima, seguramente. Si fuese de luz puede que fuese capaz de reconocer el grimorio , puede... Su magia ,el control y el conocimiento sobre la misma, había aumentado... pero,la duda sobre si reconocería o no aquello que se había vuelto tan parte de el... Seria mejor descartar esa idea por el momento. Seria mas seguro,mas rápido,preguntar. Así evitaba sumirse de nuevo en sus pensamientos.

Su voz salio mas animada.

-Usted también posee el don de la magia verdad... Oh...

Se percato entonces,cuando quiso pronunciar el nombre ajeno y fue consciente de que lo desconocía, de que no se había presentado el tampoco.

-Siento presentarme tan tarde, no me había dado cuenta... Esto... Luzrov Rulay. Aunque solo Luz es suficiente...

Aclaro,tal y como siempre hacia.

-Es un placer para mi el conocerle.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [2]
Sello Maestro
Baculo de Heal [1]
Tomo de Shine [4]

Support :
Lyndis [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] OaIUyNL
Semi [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Khigu [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Staff-4[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Tomo-3

Experiencia :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] AslQXcW

Gold :
1286


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty Re: [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Pelleas el Sáb Mar 30, 2019 11:49 am

Era casi imposible que Pelleas reconociera las señales del nerviosismo en otra persona; extraña circunstancia, considerando cuan bien las conocía él mismo, pero simplemente no tendía a ver a otros en tan desfavorable posición como la que él tanto ocupaba. La rara instancia en que sucedía era, desde luego, algo tranquilizador, una especie de conexión inmediata que le permitía respirar, poder ser también quien tratara con cuidadosa gentileza a alguien más, para variar, aunque poco se daba. Tamaña fue su sorpresa entonces, al alzar la vista y encontrar a la otra joven tan titubeante como él, con el rostro enrojecido aunque ciertamente refrescaba la noche y el libro abrazado contra el pecho en esa precisa forma. Sus palabras eran también comedidas, cautelosas de no ofender. De inmediato sintió una indescriptible ternura hacia aquella persona, aquel ser de semblante gentil al que casi había ofendido él mismo. El género femenino tenía esa grácil cualidad ante sus ojos, esa capacidad de parecerle especialmente elevado.

Quiso regresarle la amabilidad, responderle en lo que pudiera decir de provecho. Además, ahora se sentía capaz de. Pero lo cierto era que no había mucho en que él pudiera ayudarla a su parecer, estando ambos igual de confundidos sobre lo que sucedía con la guardia de la ciudad. - E... Es un poco extraño, ¿no es así? Pese a que Regna Ferox es libre y seguro, y la noche en sí parece especialmente tranquila... estoy seguro de que esto no sucedió la última vez que salí, sino sólo hoy. - Dijo. Para él cualquier noche, con su calma y su obscurecedor cobijo, que parecía existir para aquellos quienes sufrían estando demasiado tiempo bajo miradas, era más apacible que su contraparte vespertina. Fuera de eso, lo que decía era todo lo que sabía, aunque si lo pensaba bastaba con ello para que no sonase como un muy tranquilizador augurio; a la brevedad cuidó agregar, con una tenue sonrisa propia. - ¡Pero no ha de ser nada en particular! Nada, seguramente. -

Llamó su atención, entonces, el tono particular con que la mujer respondía a su pregunta, además de lo que resultaba ser: era un tomo de magia de luz el que cargaba consigo. La única doctrina mágica aún más inusual que la arcana, la más perdida y secretiva arte de todas. Por algunos momentos, Pelleas no pudo sino contemplarla con una expresión de ligero asombro, parpadeando algunas veces en aquel ambiente que las espaciadas linternas de la ciudad todavía iluminaban, permitiéndole seguir observando al libro y a su portadora. Jamás antes había cruzado caminos con un mago de ese elemento y, de repente, aquel tomo desconocido acababa de hacerse el doble de llamativo. Sin embargo, antes de que pudiese articular su impresión la joven volvió a hablar, empujando las perdidas ideas del hechicero a ordenarse.

- ¡S-Sí! Así es, me dedico por completo a la magia. Hace poco he comenzado a instruir en ella en mi país, este... - Presentarse, él también debía de presentarse, cuanto menos darle su nombre. Le parecía especialmente amable que la joven ofreciera hasta su apodo de pila al darse a conocer, mas dudaba sentirse en derecho de tanta confianza. Suficiente era con que estuviese platicando así con una chica. Por lo demás, sin haber presenciado el resto de combates de la arena en persona, mucho menos era consciente de los nombres de quienes habían tomado parte en el torneo, manteniéndose en ignorancia de la identidad del en realidad varón curandero. Sólo procedió a inclinar la cabeza profundamente. - Mi nombre es Pelleas, de Daein. - Prefirió dejarlo hasta allí. En una oportunidad como aquella, era natural desear sólo hablar como un mago. Los dioses sabían que se sentía más un estudioso que un político de título de realeza. - Pero, ¡dioses! Magia de luz... pese a cuantas escuelas y ramas de estudio ha habido en el mundo, sigue siendo extremadamente rara. Es impresionante ver a alguien que sepa manejarla. La verdad es que el honor de conocerla es mío... - Exhaló, la sonrisa esparciéndose ya inconteniblemente en sus facciones. - ¿Cómo es que ha podido estudiarla? ¿Donde? Si es que puedo preguntárselo. -

Estaba emocionado, en definitiva, y ahora deseaba saberlo todo, desde el nombre del libro hasta el del maestro bajo el que hubiera estudiado, si es que lo había. Con aquel nuevo impulso vino también el de moverse, seguir andando para guarecerse de la brisa nocturna, mas caía en cuenta de que no sabía con seguridad que se dirigieran en la misma dirección más adelante, si bien salían cuanto menos hacia el mismo camino. Tras aquella pequeña pausa, preguntó cuan francamente pudo. - Ah, este... si no le importa, yo sólo caminaba por caminar, no es que debiera seguir este camino exacto. Si está yendo en una dirección en particular... podría andar a su lado unos momentos, es decir, para no permanecer en pie aquí, s-si eso está bien. - Ofreció. Lo habría pensado también por los peligros naturales de los caminos en esa época, mas en verdad creía en la seguridad de esa región, ni por un momento contemplando que hubiera algo que temer en la agradable noche de tanta luz de luna. Si al menos podía tener suficientemente tiempo para oír sobre sus estudios mágicos, estaba seguro de que estaría más que satisfecho.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [5]
Báculo de heal [2]
tomo de Worm [1]
Gema Opaca
Tomo de Luz [2]
Arco de Acero [4]

Support :
Judal [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Iwzg0SR
Virion [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Yuuko [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Aran [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Tomo-4[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Staff-1

Experiencia :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] LPF2zQh

Gold :
162


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty Re: [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Luzrov Rulay el Dom Mar 31, 2019 3:54 pm

Al clérigo no le había parecido extraño el comportamiento de los guardias,no al menos hasta cierto detalle que menciono el nombre a su lado. Habia asumido que el creciente numero de guardias y las advertencias hacia sus personas se trataban de medidas decorativas,pues el país había sido liberado de la plaga emergida cuando Altea expulso a esos seres y tomo el mando de esas tierras. Habia asumido que era algo para aumentar la sensación de seguridad de los habitantes y extranjeros que aquellos días poblaban la cuidad, una manera de favorecer positivamente la imagen de la región y de aquellos que la gestionaban ante el resto del mundo. Pero de ser realmente así no tenia mucho sentido que aquel incremente en la seguridad comenzase de la noche a la mañana,en lugar de haber empezado al mismo tiempo que dio inicio el torneo. Que no hubiese sucedido la ultima vez que su acompañante salio, lo cual parecía algo reciente ,era... extraño.Tal y como el otro indicaba. Pero Luz sabia que en ocasiones tendía a ser pesimista,que su criterio no era siempre valido. Prefirió no pronunciar palabra y conformarse por lo dicho por el hombre,asintiendo ante ellos para afirmarlo el también. No debía de ser nada, una casualidad tal vez, alguna maniobra del ejercito que un extranjero no comprendería...

Prefería centrarse en la otra conversación,aquella que implicaba la magia. Se alegro,al saber que sus suposiciones habían sido correctas,aumento aun mas su sonrisa cuando el otro se presento, pudiendo así referirse al otro por su nombre en sus pensamientos. No pudo evitar dedicarle un mirada al cuerpo ajeno. Sus edades deberían ser similares,se veía joven, demasiado tal vez,no para ser un experto en magia si no para comenzar a instruir en la misma. Luz tenia en mente la imagen de aquellos sacerdotes de elevada edad que se dedicaban a instruir en el uso de las artes curativas a los recién llegados a la iglesia,habiendo dejado que otros mas jóvenes se encargasen de las oraciones y de las ceremonias religiosas. Y puede que fuese por ello, porque a excepción de sus padres solo había tenido mentores y superiores ancianos, que la imagen que el tenia de un maestro,de un instructor,se relacionase con dicha franja de edad. Y esa imagen creada de antemano fuese lo que hacia sorprendente que Pelleas fuese ya instructor siendo tan joven. Y se sintió avergonzado, por su sorpresa,por sus prejuicios... y se sintió también levemente emocionado. Pues hasta ese momento solo había tenido la oportunidad de aprender magia de magos, muy experimentados y muy habilidosos,pero magos que no se dedicaban a la instrucción de la misma. Habia aprendido de ellos,de los libros, y de su propia experiencia. Y nunca sabia si eso era suficiente,menos teniendo en cuenta que cada día se sorprendía a si mismo con habilidades desconocidas hasta el momento.

Así que en su mente se planteo la idea de consultarle sobre la magia que el clérigo empleada,pero la idea no tardo en desaparecer, y la emoción fue sustituida por un sentimiento parecido a la vergüenza. Estaba avergonzado,confuso, y no pudo evitar llevar su mirada al suelo,las mejillas completamente sonrojadas. Era consciente de lo extraño de su magia,motivo por el que se le había echo mas difícil aprender sobre la misma de una manera que no fuese mediante ensayo y error, pero... no estaba acostumbrado a ser alabado. Que le dijesen ese tipo de palabras... mas aun cuando no las merecía...

-Puede preguntar pero... esto... yo...

Aun no salia del asombro de ser alabado en parte. Y no sabia como responder a su pregunta,estaba seguro de que aun si era la verdad parecería que no estaba siendo sincero,que simplemente no deseaba contarle nada. Tomo aire, intento tranquilizarse,ordenar sus ideas y que sus palabras no salieran entrecortadas. Podía hacerlo,solo tenia que contar la verdad...

-No es para tanto, creo que no es mas una simple coincidencia el echo de que sea capaz de manejarla... Soy miembro de la iglesia de Santa Elimine, en Elibe. Al igual que lo eran mis padres. Aprendí de ellos y de la iglesia las artes sanadoras y como usar los bastones... Creo que la magia de luz no es mas que una evolución, otra manifestación de esa magia... Los altos cargos de la iglesia sabe usarla pero a mi nunca se me enseño, y nunca creía que fuese capaz de manejarla. Pero un día... un tomo acabo en mis manos y durante un encuentro con esos seres simplemente... decidí intentarlo... Y funciono... Y a partir de allí pregunte y pedí ayuda a algunos magos arcanos que se encontraron en mi camino, e intente leer y aprender todo lo que podía pero... Al final todo fue cuestión de practica y de experimentación...

Elevo la mirada, la clavo en la figura ajena,intentan observar en el rostro ajeno si le había creído o no. Le sonrió ,con algo de timidez.

-Aburrido,difícil de creer y poco revelador, supongo... pero así fue para mi... Creo que lo mas similar a alguien instruyéndome sobre la propia magia de luz es un vago recuerdo que poseo de mi madre explicándome como leer los grimorios... Pero en esa época no era mas que un infante y no era capaz de comprender nada,mucho menos de usar magia... Pero es la única maga de luz que he conocido hasta el momento...

Las ultimas palabras no fueron mas que un susurro dirigido a si mismo. Su mirada se desenfoco un poco y su sonrisa se torno tierna ante el recuerdo de su progenitora. Con sus cabellos del color del chocolate,peinados en una trenza perfecta. Sus ojos ,del mismo color e intensidad que los del clérigo,la sonrisa permanente en el rostro. El báculo siempre en su mano y sobre su frente,adornando la misma... Luz llevo de forma distraída su mano hacia su propia frente,debajo de los cabellos que cubrían la misma. Palpo con la punta de sus dedos la gema verde ,engarzada en el aro de oro que antaño había pertenecido a su madre y que desde su muerte portaba el.

La voz ajena lo saco de su ensoñación. Bajo su mano y parpadeo levemente.

-Oh! Sera un placer que me acompañe, aunque no me gustaría obligarle a ello,pero ya que se ofrece... Supongo entonces,que me toca a mi guiar el camino...

Expreso con sinceridad. La compañía estaba resultando grata,al igual que la conversación. Seria una lastima tener que despedirse en esos momentos, mas aun cuando era poco probable que volviesen a encontrarse. No deseaba aquello... Por ello no detuvo sus pasos y continuo caminando,al mismo ritmo al que lo habían estado haciendo hasta el momento. Guiándolos el hacia su destino.


OFF:

Imagen de Muse, la madre de Luz
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Latest?cb=20161206223455
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [2]
Sello Maestro
Baculo de Heal [1]
Tomo de Shine [4]

Support :
Lyndis [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] OaIUyNL
Semi [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Khigu [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Staff-4[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Tomo-3

Experiencia :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] AslQXcW

Gold :
1286


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty Re: [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Pelleas el Mar Abr 02, 2019 1:35 am

Verdaderamente esperaba no estar siendo abrumador o incomodando a la joven. Su interés era académico y nada más, pues nada más era propio de él, mas justamente cuando de lo referente a estudios se trataba era que más se le dificultaba contenerse, brotaban por sí mismas las palabras. Al presentir que había hablado un poco en exceso esbozó una sonrisa culpable, encogiendo los anchos pero huesudos hombros en inconsciente intento de reducirse entero, mas por fortuna no hubo reproche. Tras breve pausa la joven comenzó a explicar sus estudios previos, su método. No era la forma más ortodoxa de instruirse en un arte mágica, mas habiendo pasado tanto tiempo buscando maestros y terminando por recolectar de a partes y a prácticas todo lo que ahora sabía, el daeinita tampoco era nadie para juzgar. En cierto modo era aún más digno de atención que ella no hubiese siquiera conocido otros sabios o estudiantes con quienes intercambiar conocimientos, sino que todo había debido darse a solas.

- Ah, si se trata de una doctrina tan rara, aún más que cualquier otro estudio avanzado, es un poco de esperarse... incluso yo tuve que proceder así muchas veces, así que... - Rió un poco, comprendiendo muy bien aquello. Desde luego que le creía. No era la respuesta que había tenido en mente primero, pero tras pensarlo, era la que más sentido tenía. La magia de luz era aún más inusual, su proceso debía ser aún más difícil de desarrollar que el de lo arcano. Y con todo, era aún más interesante también. Debía haber sido una travesía inesperada e increíble en su momento, para quien la atravesaba tan de improviso. Permaneció intentando imaginar todo ello, el descubrimiento espontáneo de la capacidad y todo lo que debió suceder a partir de, más que estimulada su curiosidad académica por esos hechos mas sin llegar a formular palabra. Cuando Luz le invitó a andar a su lado reaccionó con cierta demora, luego un corto sobresalto, mas en un par de pasos largos alcanzó enseguida su lado. Pensó en ofrecerle su brazo, en tener algún otro de aquellos gestos que un hombre noble debería tener con una dama, pero no pasó del pensamiento; el grácil perfil de ella era suficiente como para intimidarlo, disuadirlo fuera de cualquier gesto que seguro se le daría con torpeza, más estorbo que ayuda. A fin de cuentas puso sus manos tras su espalda, bajo la caída lisa de la capa, sostenido en una de estas el tomo que portaba.

- Me pregunto si la afinidad innata a la magia ha de ser heredada, pasada en la sangre... y si es así, en qué medida, pues debe ser que algo de la capacidad de su madre para la magia de luz existe en usted. ¿Quizás eso haya sido de ayuda? - Soltó aquel pensamiento en voz alta. Eran teorías hasta donde sabía no confirmadas, pero que sonaban plausibles para un caso como el de Luz, si su madre había tenido el mismo talento. Su vista bajó al suelo bajo sus pies, exhalando suavemente. - Es una lástima, pero cada vez es más difícil hallar maestros de quienes aprender. Hace unos años podía uno acudir a las escuelas de Renais, o a las de Jugdral, he oído que también había archisabios con leyendas enteras tras ellos en Elibe, a quienes un pupilo pudiera buscar... pero casi todas las escuelas ya no existen y muchos de los grandes sabios han... desaparecido. - Era un eufemismo, pero no veía necesidad de expresarse más severamente. La mujer, como cualquier otra persona en el mundo esos días, debía poder imaginar con facilidad por qué motivo habían desaparecido las escuelas y qué había sucedido con los sabios. El príncipe albergaba la creencia de que algunos de los más poderosos, o quizás los que contaran con juventud y resiliencia, habrían sabido sobrevivir la plaga emergida y tan sólo se hallaran desperdigados, pero no había espacio a demasiado optimismo. El conocimiento perdido era de tanto peso como las vidas extinguidas. No obstante, no se permitió perdurar demasiado en ese asunto, y tomando un tono más animado sonrió. - Y en alguna forma deben ser mantenidas las artes. Usted ha logrado dominar mucho por su cuenta, eso es en verdad fantástico... y afortunado para el mundo académico. -

Para aquel entonces, aún sin ir aprisa, habían dejado atrás el núcleo más iluminado y despierto de la ciudad, pasando al camino que simplemente se estiraba y serpenteaba en la periferia, amplio y vacío. El contraste de la luminosidad dejada atrás tornaba más negro lo que yacía por delante, mas las estrellas que colmaban el paisaje celestial permitían cuanto menos distinguir el camino con claridad, así como los bordes de las masas sombrías que eran el follaje y las formas del terreno fuera del camino. Pronto habría de comenzar a clarear, mas era justamente ese el momento más oscuro de la noche quieta, inmóvil, sin viento que hiciera susurrar a los árboles. Imperturbado por tal entorno, en el que más bien gustaba verse envuelto, el hombre de cabello indigo prosiguió cómodamente.

- ¡Y pensar que ni siquiera es su rama de estudio principal! Ha logrado algo tan inusual en cuanto a magia ya, imagino que... ha de ser aún más avanzada en la rama de curación, ¿no es así? - Dijo, habiendo comprendido que ante todo, Luz era una sanadora. Debía admitir que tenía el tranquilizador aire de una. De cualquier modo, esa información resultaba también de su interés, por un motivo que no podía evitar preguntar, volviendo la cabeza hacia ella. - Si me permite... hace un tiempo he querido hallar a un sabio que sepa sobre bastones poco comunes y no he tenido suerte. Poseo uno que creo... creo que reconozco de un archivo que he estudiado. Pero la ilustración no era muy clara, no lo sé con seguridad... ¿será posible que... usted quizás pueda verlo? Si es lo que sospecho, sería un báculo especial llamado Hammerne. Si no fuese demasiada molestia... -
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [5]
Báculo de heal [2]
tomo de Worm [1]
Gema Opaca
Tomo de Luz [2]
Arco de Acero [4]

Support :
Judal [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Iwzg0SR
Virion [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Yuuko [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Aran [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Tomo-4[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Staff-1

Experiencia :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] LPF2zQh

Gold :
162


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty Re: [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Luzrov Rulay el Mar Abr 02, 2019 6:41 pm

-No me lo había llegado a preguntar...

Comento bajito,con cierta sorpresa. Pues nunca considero la herencia,la sangre,como algo que determinase el poder mágico de un individuo. Se preguntaba si había ignorado aquello que ahora parecía tan obvio de forma inconsciente, queriendo tomar su magia como algo propio,algo único y personal. Algo que no había sido prestado por otros. O si se trataba del tiempo, de todo lo transcurrido desde la muerte de sus padres hasta que descubrió su poder,todo el tiempo vivido por ellos... Esa ausencia,ese dolor,lo que le había impedido relacionar conceptos... No,eso no podía ser,pues si que había relacionado a sus progenitores con sus habilidades,pero no de aquella manera...

-Mi interés por las artes sanadoras si que nació gracias a mis padres, por estar rodeado de bastones y oraciones desde que tengo memoria... Y alguna vez he llegado a pensar que si llego a tener cierta facilidad para mi magia, lo cual no lo se al no poder compararme con otros usuarios de la misma... pero si tenia,si tengo cierta facilidad quizás sea por haber nacido rodeado de ella,por el interés mostrado al ser algo que mis padres también manejaban,algo que me siga conectando a ellos... mi amor por ellos... Lo de la sangre nunca me lo había planteado pero es posible... es... interesante...

Sonrió con cierta tristeza. Pues las revelaciones, la idea recién planteada, no seria capaz de comprobarla.No en su caso. Pues no había conocido a sus abuelos,ni sabia nada de los mismos.Y sus padres no estaban en ese mundo para poder preguntarles cuantas generaciones se retomaban en la familia el uso de los báculos y los bastones. Podía preguntarle a Pelleas sobre el tema,si sus padres eran o no usuarios de la magia como el. Pero el hombre a su lado no había mencionado a su familia,a diferencia del clérigo, y le parecía una cuestión demasiado personal como para preguntársela a quien acababa de conocer. Decidió quedarse con la curiosidad, con la eterna duda.

Su gesto de tristeza se mantuvo ante el pensamiento de todas las vidas perdidas. Si se ponían a pensar en todo el conocimiento ,todas las habilidades arrebatadas por esa plaga... Toda aquello que podía haber sido y nunca seria... Todo lo que nunca volvería.. Era triste,desesperanzador. Quizás podía haber estudiado magia de forma adecuada,en alguna escuela,encontrando algún maestro. O tal vez en su caso no importaba si había o no guerra. Su magia que pertenecía en mayor parte a la iglesia, una iglesia de la que formaba parte pero en la cual no era bienvenido por sus superiores. Un lugar que había sido su hogar, y una parte de su corazón siempre lo consideraría como tal, pero en el cual no era querido... Donde no acudió cuando descubrió su poder,por temor a que su enseñanza fuese negada. Un rechazo que nada tenia que ver con las condiciones actuales del mundo. El solo pensar en ello le llenaba de tristeza,de cierto temor, y el sentirse así,el lamentarse por ello en lugar de por todo el conocimiento perdido en los últimos años le hacia sentirse egoísta. Y su malestar aumentaba con ello.

Una pesadez en su alma que no quería que lo embargase en esos momentos, una tristeza que no quería contagiar a la persona que había decidido caminar a su lado. Se concentro en la voz ajena,esperando que mas palabras surgiesen,que las mismas le llevasen a otros rumbos,a otros pensamientos no tan oscuros. Que arrojase algo mas de luz...

Consiguió algo mas de calor,en sus mejillas coloradas una vez mas ante las palabras que le dedicaban a su persona,ante las cuales no se consideraba digno.

-No creo que al mundo académico le sirva la ayuda mi magia. Basada en instinto y experiencia ... yo... no se realmente como hago lo que hago, no sabría como explicarme,como expresarlo con palabras que fuesen adecuadas para el estudio. Solo... solo se que siento la magia recorrerme... se cuando y como llamarla... pero no se que es lo que hago en realidad para ello...

Tenia la vista agachada y su voz sonaba baja, como si hablase consigo mismo mas que para la persona a su lado. Recordó entonces,mientras miraba a sus pies y no al camino que estaba siguiendo,que era el quien los guiaba, que la presencia a su lado solo estaba para ofrecerle compañía y conversación. Elevo el rostro una vez mas,con la vista al frente. Hacia la oscuridad a la que poco a poco se adentraban al dejar atrás los luces que emanaban de la cuidad. Dudo en ese momento de su decisión. No tardaría en amanecer,pero hasta que lo hiciera el camino les llevaba hacia un paisaje negro que apenas se distinguía. Quizás hubiese sido prudente cargar consigo la reliquia conseguida en Plegia. Aquel báculo cargado de luz propia que lo esperaba en su habitación en la posada, y que en esos momentos podría estar alumbrándoles el camino.

-Si... me especialización son las artes curativas...

Respondió casi por inercia,medio distraído,una respuesta tan natural que no le hizo falta meditarla. Fueron las siguientes palabras lo que le hicieron girar su rostro de nuevo hacia el hombre. Sorprendido. El nombre de aquel báculo no le era desconocido, algo había escuchado sobre el de su padre y de los primeros sacerdotes que lo tomaron bajo su cargo en la iglesia. Pero nunca había visto uno, ni en ilustración ni en persona, no había tenido la fortuna de conocer a alguien que lo hubiese tenido entre sus manos,que lo hubiese llegado a utilizar... El único motivo que tenia para pensar que dicho objeto era real y no solamente una leyenda,era que había demasiadas menciones respecto al mismo.No mucha gente sabia del objeto,pero si la suficiente como para no considerar su existencia falsa.

-Hammerne... el báculo que sana armas y objetos en lugar de seres vivos... Lo conozco... Bueno conocer no seria el termino apropiado,mas bien se de su existencia y propósito. Pero me temo que a diferencia de usted no he tenido la suerte de poder encontrar una ilustración sobre el mismo... Pero se con certeza que si lo viera podría comprobar si se trata del báculo que usted cree que es o no. O mas bien si lo tuviera entre mis manos... Bastaría con usarlo y comprobar los efectos de su uso para ello... No debería de tener problemas para poder usar su poder...

A esas alturas,después de toda la magia usada,de todas las heridas cerradas,del báculo legendario que se encontraba en su poder y el cual reaccionaba a su magia.. No,en teoría no debería de tener problemas usando aquel báculo,por mas especial que el mismo fuese.

-Si no le importa que haga uso de el,claro esta... Después de todo le pertenece y es usted quien decide al respecto...

La idea de poder tener un báculo tan especial en sus manos,de poder llegar a usarlo... No pudo evitar dedicarle una sonrisa radiante al hombre. La idea comenzaba a gustarle,a emocionarle. Lo suficiente como para empezar a dejar en un segundo plano sus planes para aquella mañana. Lo suficiente como para distraerlo y no percatarse del movimiento entre los arboles que rodeaban el oscuro sendero por el que transitaban.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [2]
Sello Maestro
Baculo de Heal [1]
Tomo de Shine [4]

Support :
Lyndis [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] OaIUyNL
Semi [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Khigu [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Staff-4[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Tomo-3

Experiencia :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] AslQXcW

Gold :
1286


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty Re: [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Pelleas el Miér Abr 03, 2019 2:16 pm

No podía ser más claro cuanto difería el método de la clériga del suyo, lo intuitiva y personal que había sido su aproximación a la sanación y a la magia; algo inconmensurablemente puro a sus ojos. Quizás porque había mencionado el amor como un factor en el aprendizaje, algo que él mismo no habría pensado jamás en relacionar. Si imaginaba su propio proceso, sus estudios, los aterradores mitos en los libros en mayoría prohibidos que guiaban al usuario hacia la magia oscura, la soledad y el secreto implícito, los llamados atrayendo espíritus a luz de vela, las manos ardiendo y húmedas de las ofrendas de sangre propia, las cicatrices trepando sus brazos hasta casi no quedar espacio para más versos arcanos... luego el pacto, el despertar, la presencia para él confortante que sin embargo invadía la mitad de su cabeza, jamás permitiendo olvidar que más temprano que tarde sería comido por el poder que cargaba. Todo, todo parecía existir en un universo totalmente distinto al radiante mundo de la magia pura, que nacía en seres como Luz y nutría en lugar de tomar, proveía y armonizaba con el ser existente. Parecía impresionante y maravilloso que siquiera existiera algo así.

En esos momentos caminaba junto a ella a causa de una coincidencia y de la cordialidad que Luz le había extendido, pero sentía, en los espacios silenciosos entre comentarios y plática, que los dividía una extraña distancia de kilómetros. Intangible pero insalvable, aún si difícilmente pudiera explicarla. Sopesó el extraño sentimiento, dejando que las palabras intercambiadas deshicieran el chasmo entre ellos que por ratos le parecía haber. Ya casi la oía más de lo que la veía. - De esa forma también ha de estar bien, descuide, por favor. Yo tampoco tengo gran certeza de que las teorías sean verdaderas, o de cómo fluye y funciona mejor, verdaderamente, la magia, ni inculcarla propiamente... por mi parte, tal parece que mis padres no tenían la menor inclinación hacia ella, así que no me veo siquiera en posición de asegurar esto. Siendo sincero, entré en lo que poseo por mi propia cuenta, aunque haya encontrado maestros después. Pero me es tan interesante especular como al siguiente estudiante... - Rió un poco, siempre consciente de su situación y sus limitaciones, aún si desmerecer sus progresos y pensar insuficiente lo que hacía fueran parte de su naturaleza. Cuando de magia se trata, pensar que aún sabía poco era una idea más optimista y curiosa que cualquier otra cosa, cuanto menos. De buena gana finalizó. - Aún si en mucho hemos de ir a tientas, creo que con proceder adelante es suficiente. Ha de haber mucho que se descubra en el camino. -

Y por supuesto, cómo no hallarse optimista, cómo no alegrarse e incrementar aún más su interés académico, cuando la fortuna le traía exactamente a la clase de experta que había estado buscando. Si Luzrov conocía de báculos raros y se sabía capaz de utilizarlos, sin dudas debía ser lo que en artes curativas llamaban una santa, alguien capaz de canalizar la magia con fluidez tanto en sanación como en conjuros. El rostro naturalmente melancólico del daeinita se iluminó con la incontenible sonrisa que portaba entonces, escuchando que, sin problema alguno, ella podría dar uso al báculo de Hammerne. Además, parecía también alegre de hacerlo.

- ¡Oh, gracias! ¡Muchas gracias! - No pudo alzar mucho la voz, pero el énfasis era inconfundible. Inclusive detenía sus pasos, sintiendo más que necesario hacer una expresión lo más sincera, lo más honda posible de su gratitud hacia la dama. En ningún modo se atrevería a tomar sus manos, mas sí se puso ante ella y se inclinó bajo, alegre hasta en ese gesto. En cierta forma era de esperarse que el evento feroxi reuniera personas tan capaces, expertos de todo tipo y confín del mundo, pero de alguna forma no había tomado ese factor en cuenta en su búsqueda. El torneo, la circunstancia en sí que los había llevado a ambos a ese sitio, era afortunada también. - ¡Por supuesto que puede usar el báculo! Un buen amigo me ha confiado su más preciada espada para que fuera reparada cuando yo hayase el modo de usarlo, pero apenas comienzo a estudiar esa clase de magia, no habría podido. Me haría un gran favor si... -

El sonido de algo cayendo entre los árboles, como una rama suelta que terminara de quebrarse o un fruto demasiado grande desprendiéndose de madurez, se hizo oír tan notorio y repentino que ni siquiera la plática lo cubrió. Si el follaje había estado remeciéndose hasta entonces, si había habido otro sonido más tenue alrededor del tramo de camino en que se habían detenido, Pelleas no lo sabía ni se había percatado, mas aquello fue innegable. De inmediato se enderezó, conteniendo la respiración y buscando la mirada ajena, como en un tácito "¿lo ha oído? ¿Qué ha sido?", que en pos de seguir escuchando no podía ser dicho en voz alta. Algunos segundos transcurrieron. Lo que había hecho el sonido desde luego había notado su error y guardaba especial silencio ahora. No obstante, el mago había sido ya alertado y no descartaba el asunto.

- Quédese... no avance, por favor. Veré qué ha sido... - Murmuró a la mujer, volviéndose enseguida hacia la masa oscura de los árboles. Con cualquier otra persona lo mismo habría hecho, pues más que nada se debía a que, sin dudas, era él a quien más favorecía la oscuridad. Estaba acostumbrado a ella, sus ojos color noche nunca fallaban en notar leves movimientos en las sombras; y si llegaba a darse el caso, la noche cerrada ayudaba a su magia, pues era un medio en el que esta se movía y desenvolvía con más rapidez y facilidad. Sosteniendo en una mano su tomo, apoyando el peso del mismo sobre su antebrazo, rozó la tapa con los dedos de la mano opuesta mientras se susurraba desde ya algunas palabras de conjuro, sólo por si las dudas. Dio un paso más.

Algo se movió, saliendo aprisa de su escondite. De inmediato y sin segundos pensamientos, ya preparado, Pelleas lanzó su hechizo contra ello. La oscuridad manó de su tomo a vertiginosa velocidad, rasgando el aire con una suerte de zumbido, el único movimiento en esa quieta noche, abalanzándose contra el movimiento con precisión. Después de todo, la oscuridad era un depredador ciego, que perseguía sin falta lo que estuviera vivo. Pelleas sintió que algo había alcanzado, Nosferatu vibraba de un modo particular al lograr alimentarse un poco. Algo que no se había detenido ni había emitido sonido alguno por el dolor, en definitiva ningún bandido humano ni animal salvaje. - ¿Emergido...? -
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [5]
Báculo de heal [2]
tomo de Worm [1]
Gema Opaca
Tomo de Luz [2]
Arco de Acero [4]

Support :
Judal [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Iwzg0SR
Virion [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Yuuko [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Aran [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Tomo-4[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Staff-1

Experiencia :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] LPF2zQh

Gold :
162


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty Re: [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Luzrov Rulay el Jue Abr 04, 2019 6:34 pm

Al final no fue necesario que preguntara, pues el propio Pelleas explico su caso por voluntad propia,no en detalle pero suficiente para la conversación que estaban manteniendo. A diferencia de Luz ninguno de sus progenitores tenia afinidad ninguna para la magia. Y aun así había llegado al punto en el que se dedicaba a instruirla en su país. Resultaban admirables los logros ajenos. Resultaba curioso como ambos casos eran tan diferentes,como con aquellos dos ejemplos no se podía sacar conclusión alguna de la teoría planteada por el hombre... no, lo curioso era que al clérigo en esos momentos no le importaba no ser capaz de llegar a una conclusión. El echo de plantearse la idea,de ver su propio poder desde un punto de vista diferente,de poder conversar sobre ello de forma tan cordial y educada... era interesante,divertido,ameno... La comparativa entre ambas circunstancias fascinantes. El tenia familia que le había introducido a dicho camino,pero no un maestro que le ayudase a recorrerlo. Pelleas había entrado por cuenta propia y había buscado de quien aprender. Y aun así ambos parecían haber llegado avanzar lo suficiente en sus respectivas especialidades como para poder hablar de magia con tanta confianza,con tanta... energía positiva en sus palabras.

-Nunca había tenido a nadie con quien hablar de magia así... Toda la gente con la que he conversado al respecto me explicaba todo de forma teórica, o me contaban como usaban ellos su propia magia para que yo aprendiera... Pero pensar en el origen, en como trasmitirlo... Es... interesante... Aunque tiene usted razón...

Desvió un momento la mirada del camino cada vez mas oscuro solo para poder dedicarle una sonrisa.

-... con seguir avanzando es suficiente. Al menos a mi me a servido, y parece que a usted también....


A Luz le gustaba ver a la gente feliz, ver una sonrisa sincera,de autentica felicidad, hacia que automáticamente el mismo gesto se prestase en su rostro,como si fuera contagioso. Aunque lo cierto era que el clérigo sonreía mas de lo que otros lo hacían,ya fuese de forma inconsciente o apropósito,con el fin de transmitir calma y seguridad a sus pacientes. Esta vez la sonrisa se ensancho de manera involuntaria, contagiado por la alegría ajena. Detuvo el también sus pasos cuando Pelleas lo hizo, parando un poco mas adelante al haberse detenido después. Se sonrojo ante el gesto ajeno, creyéndolo innecesario, y su tuviera sus manos libres se hubiese agarrado a las telas de su vestido.

-Esto no... No es necesario... Por,por favor póngase de pie... Debería ser yo quien le agradeciera por darme la oportunidad de poder tener entre mis manos y usar un báculo tan extraño... por favor...

El sonrojo se mezclo con el nerviosismo,y pronto y sin pretenderlo,la risa escapaba de sus labios. Nerviosa ,un tanto incontrolable,pero sin malicia alguna. Una voz suave y baja que no desentonaba demasiado en el ambiente nocturno,que no llamaba demasiado la atención. Aunque el gesto no hizo mas que aumentar la vergüenza en su persona.

-No se... no se si es muy previsor, muy optimista, o por el contrario un tanto inconsciente por el echo de tener de antemano el báculo, el arma a ser reparada... pero no tener a nadie quien pudiese manipularlo o... quizás solo sea como se han dado las cosas para usted y... perdone por hacer teorías sobre su persona y sus circunstancias... ha estado fuera de lugar, mis disculpas...

Se obligo a hablar , para así acallar la risa. Aunque lo cierta era que el pensamiento sobre el optimismo ajeno no hacia mas que tensar mas sus sonrientes labios y llenarse de una alegría que le hacia vibrar el pecho. Pero se contuvo y entre entrecortadas palabras cargadas de vergüenza y la mirada dirigida al suelo logro controlar el sonido que escapaba de sus labios.

Alzo la vista de nuevo,de forma repentina y sobresaltada, cuando un sonido desconocido interrumpió la conversación de ambos. Habia sido tan repentino y tan corto que al clérigo le costaba identificar que era lo que había escuchado.La oscuridad que los envolvía lo desorientaba levemente, lo suficiente como para no ser capaz de identificar el origen del mismo. Acaso estaría imaginando cosas o... No,Pelleas había interrumpido sus palabras ante el sonido, y la mirada que el hombre le dedicaba le confirmaba que no había sido fruto de su imaginación. La sonrisa desapareció del rostro del clérigo y la preocupación comenzó a tomar paso.

Con los dos parados en medio del camino, en los últimos momentos de la noche, y con el silencio cubriéndoles Luz no estaba seguro de que debían de hacer. Seguir su camino ignorando lo escuchado? Esperar quietos a algún otro sonido similar? Ir a investigar? Ninguna opción terminaba por convencerlo, y aquello le impedía tomar una decisión. Al contrario que a su acompañante el cual parecía haberse decidido.

El clérigo quiso protestar y negarse, ofrecerse a acompañarle. Pero no quería que el mago se creyese que el clérigo lo estaba subestimando,que no lo creía capaz de lo que planeaba hacer. Tampoco deseaba ser un estorbo para lo que fuese que el otro pretendía hacer. Clavo su mirada en la alta figura ajena, un poco dubitativo, hasta que asintió con la cabeza acompañando así las intenciones ajenas de no hacer demasiado ruido. Un gesto algo lento, no muy convencido.Pero lo dejo ir y pronto perdió la figura ajena entra la negra silueta que formaban los arboles que bordeaban el camino. Quedándose el solo en mitad del mismo. Solo y en silencio...

Apretó mas el libro entre sus brazos,buscando con ello algún consuelo. Notaba como el corazón le palpitaba,sintiendo sus latidos en el oído. Su respiración se escuchaba mas de lo que debería. Una mano se había aferrado a su garganta.Estaba nervioso, y sentía mas temor que el que sentía cuando viajaba solo. No le agradaba la soledad pero cuando estaba solo no tenia alguien mas de quien preocuparse,por quien esperar sin saber si volvería o no... Era el , cuidando de si mismo, y todo lo que ocurriese seria responsabilidad suya no de nadie mas...

El clérigo no sabia que había sido de Pelleas,ni lo que el mismo estaba haciendo. No sabia que había lanzado uno de sus hechizos,ni que el mismo había atrapado a un emergido.Pero los compañeros del caído lo sabían, y sabiéndose descubiertos decidieron salir de su escondrijo. Luz abrió el libro antes de que su mente procesase de forma consciente el abrirlo,en cuanto sus oídos captaron un sonido a sus espaldas. Mas elevado que el anterior,mas duradero,el sonido de pasos y de masa abriéndose paso ante la vegetación. Para cuando la silueta cuya forma aun no vislumbraba había estirado la mano y estaba apunto de tocarlo el hombre de cabellos claros ya había terminado de conjurar su hechizo. La zona frente al clérigo se ilumino de manera repentina cuando su magia callo sobre las dos siluetas que habían intentado alcanzarlo, luz forma plumas difusas caían con suavidad sobre ellos. Derribandolos , iluminándolo todo lo que rodeaba al clérigo como si se encontrasen a plena luz de día... para luego desvanecerse y volver a la oscuridad.

Lo había visto. Los ojos rojos y sin vida,los pálidos cuerpos inertes... Emergidos...

Que debía hacer? LLamar a Pelleas? Llamar la atención de esos seres al pronunciar su nombre? Ir a buscarlo sin saber a donde había ido? Iluminar una vez mas el lugar ,permitiendole así ver sus alrededores? Aun con el libro abierto en sus manos y mas atento que antes comenzó a dar vueltas a sobre si mismo,mirando todo lo que el ambiente le permitía, esperando, intentando encontrar algo,a alguien , ver por donde vendría el siguiente enemigo. Pues los ruidos se seguían escuchando.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [2]
Sello Maestro
Baculo de Heal [1]
Tomo de Shine [4]

Support :
Lyndis [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] OaIUyNL
Semi [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Khigu [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Staff-4[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Tomo-3

Experiencia :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] AslQXcW

Gold :
1286


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty Re: [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Pelleas el Dom Abr 07, 2019 3:38 am

Cuan rápido se habían dispersado y perdido en el ambiente nocturno las palabras llenas de ánimo, la amenidad de la plática que tan a gusto había llegado a hacer sentir al hechicero. De no ser por la interrupción, aún habría habido mucho que desearía discutir con la santa, mucho que habría querido intercambiar en cuanto a descubrimientos y experiencias. Quizás por la mera emoción desbordante que le provocaba hacerlo, quizás porque ella había logrado ponerle cómodo, con su risa nerviosa que curiosamente le despertaba la más inconmensurable empatía o sus modos en general. La sola propuesta hecha sobre el báculo de Hammerne y la espada a reparar, objetos sobre cuya circunstancia y llegada a sus manos habría querido contarle también, habrían ameritado continuar su conversación hasta la nada lejana hora del amanecer.

Todo había frenado demasiado pronto, y el descenso a una situación más que opuesta estaba sucediendo demasiado rápido. Aunque le había dicho que permaneciera donde estaba, lo último que Pelleas pretendía era separarse de Luz en el desatar de esa frenética situación; por el contrario, la indicación no había apuntado a más que poder saber donde estaba, asegurarse de no perderla en la oscuridad. Más aún, se trataba de contar con que se hallaba allí a su espalda y descartar así el temor a atacarla por error, pues aunque sus ojos se habituasen hasta cierto punto a la oscuridad, una silueta en movimiento era demasiado fácil de confundir y la magia no discriminaba entre los blancos vivos. Aunque no hubiera podido explicárselo en esos términos, al tener su asentimiento de acuerdo y separarse de ella, Pelleas había esperado que de alguna forma presintiera la importancia de ello, cuanto contaba él con que obrase así. Tampoco era que pretendiese alejarse mucho, no más que lo necesario para ser el primero en enfrentar lo que saliera a su encuentro, mas la suerte era mutable y era consciente de tener escaso control sobre lo que pasara a continuación.

Y en efecto, ni toda la cautela ni todos los preparativos del mundo le habrían restado el sobresalto venidero, ni habrían evitado el caos posterior. Aunque había notado a su atacante y estaba seguro de que su hechizo había acertado en él antes de que cualquier cosa ocurriese, no fue ese el último sonido o rastro de movimiento que escuchó, ni de parte de la misma criatura ni en el resto del entorno, revelando con pasmosa rapidez dos verdades desagradables: lo que enfrentaba debía ser un emergido y, por demás, no el único presente. Al instante los sonidos de pasos y de movimiento en el follaje se multiplicaron, como aves agitadas fuera de la copa de un árbol. Un impulso nervioso y electrificante recorrió las extremidades del daeinita, no haciéndole actuar, no expresándose en un ataque reaccionario, sino congelándolo momentáneamente en el sitio. No obstante y para su fortuna, por impulso exclamó una palabra de encantamiento más, que comandó a su magia volver a atacar. Esta vez, pudo estar seguro de que la pesada energía negra se cernía sobre el emergido ya herido hasta drenarlo de toda vitalidad, pues al fluir de regreso hacia él traía el tenue alivio del vigor robado. De haber sido menos cerrada la noche, habría podido atisbar las gotas de sangre cargadas con cierta delicadeza entre la estela de magia.

Pero había sido sólo uno de ellos. Saliendo de la momentánea parálisis Pelleas pudo girarse, aguzando el oído e intentando discernir en qué dirección se movía el resto de pasos, que en esas condiciones, sumados al martilleo de su pulso, se hacían parecer casi un ejército entero. Forzó la vista cuanto pudo en la negrura, siguiendo con asfixiante tensión cada movimiento distante y confuso, desorientando su sentido de la dirección. Entonces, repentinamente, algo brilló con tanta fuerza que inclusive llegando a cerrar los párpados y a cubrirse con una mano apercibió blanqueado su mundo por un instante, efecto que, al subsidir, dejó sus ojos igualmente ardientes, de inmediato cristalinos y puso su visión en manchas. Le costaba recobrarla, con un quejido y una serie de parpadeos algo adoloridos lo intentaba, mas tampoco había tiempo que perder. Imaginaba qué había sido ese destello y era hacia donde tenía que ir, tenía que alejarlos a ambos del peligro.

- ¡Luz! - Llamó al dirigirse hacia donde el hechizo había brillado, sin atreverse del todo a correr con la vista aún tan borrosa, mas dando largos y presurosos pasos estuvo enseguida a su lado, ya posando dubitativamente los dedos en unos de sus hombros para tomar su atención. - Vaya, por favor, son... son muchos de ellos. - Dijo, mas se interrumpió al sentir, como un premonitorio escalofrío, algo aproximándose a su espalda. En el mismo instante que le tomó mirar atrás la oscuridad se alzó ya a su alrededor, agitada pero aún fuerte, desatando por mero instinto su peor augurio. Tan presionado por la frenética situación el hechicero no podía evitar hacerlo, causar que pesara en el aire nocturno la temible impresión de algún peligro aún mayor y más inminente, o de la penetrante vigilia de algún ser depredador; una maldición innata, sutil pero eficaz que producía un temor inmediato y profundo. Quizás fue eso lo único que tornó menos certera la mano del enemigo e hizo que el emergido, que blandía una daga de filo largo y curvado, no llegara a más que rozar a Pelleas, rasgando ampliamente su capa y la manga de ropa debajo. Dada la ventana de oportunidad, el hombre inmediatamente dirigió un hechizo donde debía y la mancha tan negra como tinta que era su magia se levantó aún más a su alrededor antes de precipitarse sobre la presa, que si no mataba, cuanto menos sostendría contra el piso por cierto tiempo.

Y tan rápido como había aparecido ante la necesidad, el mal augurio se deshizo. La presencia se esfumó y el hombre, ya decidido en cuanto a lo que debían hacer, empujó suavemente a su acompañante para que echase a andar. - No podremos... no podremos con ellos, no de esta forma, debemos volver. - Indicó, poniéndose también en marcha. Su vista se había aclarado un poco, lo suficiente como para poder moverse sin cometer torpezas y con ello bastaba. Sin saber cuantos enemigos tenían a su alrededor, sin saber cuantos más podrían aparecer y sin poder descuidarse el uno al otro, quedarse a combatir en ninguna forma parecía plausible.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [5]
Báculo de heal [2]
tomo de Worm [1]
Gema Opaca
Tomo de Luz [2]
Arco de Acero [4]

Support :
Judal [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Iwzg0SR
Virion [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Yuuko [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Aran [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Tomo-4[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Staff-1

Experiencia :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] LPF2zQh

Gold :
162


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty Re: [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Luzrov Rulay el Lun Abr 08, 2019 5:41 pm

El grito le sobresalto un poco,haciendo que su cuerpo diese un ligero salto en el sitio. Mas aparte de aquella pequeña reacción provocada por la voz ajena lo cierto es que el escuchar su nombre le tranquilizo. Le hizo soltar el aire que poco a poco se acumulaba en sus pulmones , y su cuerpo si bien seguía tenso se relajo levemente, notando en ese momento lo rígido que se había puesto ante la situación que se les presentaba. Solo Pelleas podía haberlo llamado,siendo el la única compañía a los alrededores,siendo esa su voz... Pelleas que se acercaba a el hasta hacer contacto con su cuerpo. Desvió su atención de los alrededores,deteniéndose para intentar verlo en la oscuridad y dedicarle una leve sonrisa. Sonrisa que no tardo en desvanecerse ante las palabras ajenas.

Parpadeo ligeramente confuso, aun con la mirada sobre la figura ajena,aun sabiendo que no debía centrarse en un solo punto dadas las circunstancias. Repitió las palabras del mago a su lado en su mente en un par de ocasiones. Le estaba... le estaba pidiendo que se marchase? En aquellas circunstancias? Donde la oscuridad les rodeada, los emergidos se ocultaban en ella , y no había una ruta de escape segura? No había un camino libre, pues no se sabia de donde procedería el enemigo,si el mismo seria dejado atrás,si los perseguiría,si estaban esperándoles en la dirección que tomasen para lanzarse a por ellos en cuanto llegasen a su lado.... Y lo mas importante, lo que hizo que definitivamente la sonrisa desapareciese por completo del rosto del hombre de cabellos claros. Le estaba pidiendo que se fuese el solo? Sin que Pelleas lo acompañase? Habia hablado en plural... No. Luz no dejaría a su acompañante atrás. Luz no tenia el corazón para dejar a nadie atrás. No cuando el peligro les rodeaba y el presente era incierto. No cuando al fin había conseguido una manera de protegerse a si mismo, un poder que le permitía proteger a otros... Su magia ya no solo era útil una vez se recibían heridas, ahora también era capaz de prevenir las mismas.

-No... no puedo... Si son muchos es mejor que permanezca a su lado... que permanezcamos juntos, así nuestras oportunidades son mayores...

Su voz no sonaba muy decidida,sus palabras entrecortadas levemente, producto del nerviosismo que le provocaba la situación. De la tensión que se había apoderado de su cuerpo y de su voz ante el echo de saberse rodeado de emergidos. Pero si Pelleas fuese capaz de ver entre la oscuridad seria capaz de apreciar el brillo en los ojos ajenos. Aquel brillo que mostraba que la decisión había sido tomada y que no habría marcha atrás.

Capto antes la oscuridad envolviendo a la persona a su lado,alzándose a su alrededor ,que al emergido que se acercaba al mago oscuro. Un escalofrió recorrió su cuerpo unos instantes. Una sensación que hacia que el frió recorriese su cuerpo, que se agarraba a su estomago y subía hasta su garganta ,provocandole nauseas. Una sensación familiar que había experimentado tanto por parte de aliados como de enemigos.La oscuridad... Pelleas era un mago arcano... Su cuerpo tembló y de manera instintiva reacciono ante la misma,ante ese poder contrario al suyo. Sintió su cuerpo vibrar,el calor que relacionaba con su propia magia,aquel que despertaba en su interior y lo recorría de arriba abajo cada vez que usaba un báculo o tomo en su magos ,reacciono por cuenta propia. Sin ser llamado lo sintió acumularse a la altura de su corazón y envolverlo,como si se tratase de una manta que lo envolviese del frió,de los peligros del mundo. Habían sido solo unos instantes desde que se vio afectado por la oscuridad ajena hasta que su propia luz reacciono de aquella extraña manera,como nunca antes lo había echo. No entendía que había ocurrido, ni tampoco era el momento de averiguarlo.

Parpadeo para quitarse el estupor,la sorpresa, justo a tiempo para ver caer a aquel ser que había intentado dañar al mago arcano. Para verlo derriba por la oscuridad que envolvía al hombre,una oscuridad que de alguna manera era capaz de diferenciar de aquella provocada por la noche. Parpadeo aun mas cuando se vio empujado. Abrió sus labios para protestar,mas cerro los mismos al percatarse de que ahora el hombre hablaba en plural,que se incluía a si mismo,que andaba a su lado. Si deseaba huir lo aceptaría,lo obedecería,pero bajo esas circunstancias.Con el a su lado.

No.. eso no estaba bien... No podrían con ellos en aquellas circunstancias pero adentrándose en la oscuridad no hacían mas que darles ventaja,la oportunidad de ser atacados mientras intentaban huir. Se detuvo,sujeto su tomo con una mano y con la otra agarro el brazo contrario haciéndolo detenerse también. Lo escucho ,cuando se detuvo,el movimiento entre la maleza. Los pasos,las ramitas pisadas, el susurro de las hojas siendo movidas,no precisamente por el viento... Deteniéndose junto con ellos. No habían conseguido pillarles por sorpresa aun y estaban esperando antes de intentarlo de nuevo,pero estaban allí...acechando.

-Si volvemos ahora nos atraparan en el camino... Nos emboscaran mientras intentamos huir... Necesitamos luz...


Luz... claro... algo de luz... El amanecer no estaba lejos,si tan solo aguantaban hasta ese momento,hasta que la claridad se hiciese en el ambiente. Si hasta que el momento llegase podía iluminar sus alrededores,ver al enemigo venir,atacarlo antes de ser atacado...si,podía hacerlo.La luz era lo suyo... incluso era parte de su nombre...

-Puedo hacerlo... puedo darnos luz... Puedo iluminar la zona para hacerlos visibles para usted,para que sepa a donde dirigir su magia... Atacarlos antes de que ellos nos ataquen a nosotros.... Ya hemos llamado la atención lo suficiente, por mas que la luz resalte en la oscuridad dudo que nos convirtamos en un blanco mayor de lo que somos ahora... Con algo se suerte llamaremos la atención de los soldados que patrullaban la cuidad y podremos conseguir algo de asistencia...

Soltó el agarre sobre el brazo del hombre, para posar sus dos manos sobre el tomo. No había esperado una respuesta ,pero la situación requería de cierta rapidez como para esperarla,cuanto mas tiempo pasase mas expuestos estaban.Bajo la mirada al grimorio y sus labios se movieron pronunciando las palabras escritas,llamando al hechizo. Soltó una mano de las que sujetaba el libro y la alzo hacia arriba,apuntando sobre la cabeza de ambos .Antes había dirigido su ataque a su enemigo,al frente. Ahora lo hacia sobre ellos,arriba para que la iluminación fuese mayor...no... Luz movió su mano,se aparto unos pasos ,para que cayese sobre el,sabiendo que no seria dañado por su propia luz,alejando a Pelleas del alcance de su hechizo mas manteniendolo cerca. Cerca para que ellos dos fuesen el centro de la luz, el foco del mismo. Cerca para que Pelleas pudiese observar lo que los rodeaba.

Sus labios dejaron de moverse y sobre el clérigo comenzaron a caer con lentitud difusas plumas de luz, formando el rango del hechizo una especie de nube luminosa con las mismas. Aclarando la oscuridad,llenándolo todo de un intenso brillo que por unos instantes obligo a cerrar los ojos incluso a aquel que había conjurado aquello, haciendo visible lo que antes era resguardado por la noche.... Un ambiente luminoso, con mas luz que incluso el medio día. Sintió la calidez de una de dichas plumas acariciar su mejilla,desvaneciéndose ante el contacto. Sonrió ante ello. Se sentía tan... cálido,resguardado,protegido...


Skill usada:
Luz usa la skill Aegis
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [2]
Sello Maestro
Baculo de Heal [1]
Tomo de Shine [4]

Support :
Lyndis [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] OaIUyNL
Semi [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Khigu [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Staff-4[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Tomo-3

Experiencia :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] AslQXcW

Gold :
1286


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty Re: [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Pelleas el Jue Abr 11, 2019 1:17 am

No había otra cosa que pudiesen hacer, sus opciones estaban cercadas. Por supuesto que Pelleas habría preferido enviar a la clériga adelante y continuar por sí mismo un poco más, al menos para asegurar la ruta de escape, sabiendo que la noche favorecía sus capacidades de dañar mucho más que a ella, pero había sabido reconocer por sí mismo que la situación le superaba. Su magia se hallaba más poderosa que nunca e invadía con libertad la noche, pero ni así ni en modo alguno un sólo hombre derrotaría a tantos como parecía que tenían alrededor. Debían irse, pese a todas sus pequeñas torpezas estaba seguro de que esa era la mejor decisión. Y con todo, aún así, la rapidez de reacción de Luzrov al respecto le tomó por sorpresa en más de un sentido.

Por un lado, no había escapado a su atención el hecho de que ella, en el instante en que la tocó, no había estado temblando bajo sus dedos. Su reacción y su capacidad de recobrarse ante el Mal Augurio parecían prodigiosas. A su vez, pese a la carencia de toda palabra al respecto, había continuado respondiendo a Pelleas con sorpresiva naturalidad y falta de rechazo, como si el momento de temor y la inquietud jamás hubiesen penetrado demasiado profundo en su ser; tal cosa era posible, existía, pero hasta donde lo sabía él era algo muy raro de hallar. Por otro lado, le parecía que apenas habían avanzado un par de metros cuando ya la joven se detuvo, halando de su brazo para que hiciera lo mismo, puesta en la idea totalmente contraria a la que el mago había tenido. Este se detuvo con ella, mas estando demasiado exaltado, presuroso por ir, le costó más que un momento hacer sentido de las palabras que salían de sus labios, más aún comprender lo que pretendía hacer. Sintiéndose halado entre sus propios impulsos y lo que ella parecía tan decidida hacer, no pudo hacer más que tomar aire como para responder, mas sin formar palabras. No estaba seguro de que la luz fuese la respuesta, comprendía aquel razonamiento pero ignoraba qué efecto tendría en su propia magia, en su propia capacidad.

No obstante, lo último que la mujer refería dibujó ante él una inmediata y nítida visión de esperanza, algo que hasta entonces había yacido olvidado. - ¡La guardia de la ciudad! Tiene razón, no deben estar lejos. - Coincidió. Se hallaban ya en aquella hora saturada de azul justo antes del amanecer, el cielo pronto comenzaría a clarear y quizás un sentinela pudiera verlos, o pudieran dar ellos alguna otra clase de señal. Sin dudas, debía seguir habiendo varios en las afueras, como los que les habían detenido hacía cosa de una hora. Si podían reunrise con ellos, ya todo estaría bien.

Antes de que Pelleas pensara siquiera en cualquier otra cosa, la clériga había soltado su brazo y procedía a darle la espalda, preparando su hechizo. Tarde para más deliberaciones, se apresuró él también a invocar, tomando un adicional paso de distancia para alzar a cuenta nueva sus sombras. Una inquietud sin nombrar se arremolinaba en su pecho, pero era tarde como para continuar considerándola, el enemigo no aguardaría. La oscuridad se derramó nuevamente desde el tomo al suelo, se esparció por el camino antes sombrío y se unió a las estelas que todavía quedaban en torno al mago, alzándose con dificultad bajo la luminosidad que también aumentaba momento a momento, esclareciéndolo todo como la llegada del alba misma. Pelleas podía sentir que la oscuridad se retorcía y contraía en cada movimiento que era forzada a realizar en presencia de esa luz, humeando tenuemente; del mismo modo su vista volvió a arder, a retornar a su estado borroso a medida que los destellos pasaban de suave amarillo a blanco. Creyó ver algo aparecer, una figura al borde del camino ser revelada y sin aguardar dirigió allí su ataque, hallando alivio él mismo en el manto de oscuridad que pasaba entre él y Luzrov al lanzarse hacia su blanco, pero aquella tregua no duró. Cuando la sombra pasó, todo parecía brillar aún más, obligándole a bajar la cabeza y cubrirse con el antebrazo.

- Ngh... es demasiada.... luz... - Gradualmente se hizo consciente de un sonido que parecía residir en el interior de su cabeza, el distante gemido de la oscuridad que ardía y se disipaba bajo la luz. No podía mirar, pero creyó escuchar sonidos cercanos y a tientas siguió lanzando sus ataques, las ráfagas de su magia moviéndose de forma cada vez más errática. - A-Aguarde, yo no... - Finalmente masculló. Sabía que no era lo correcto, pero no podía continuar así. La radiancia seguía aumentando, se hacía insoportable. Intentó bajo el resguardo de su brazo al menos entreabrir los ojos, cautelosamente, para hallar a sus enemigos, pero era icapaz. Ardía, dolía. - ¡Ugh...! ¡N-No! ¡No puedo, pare! ¡Pare! - Exclamó. En ese preciso instante, el sonido distintivo de pasos que corrían a toda prisa le erizó la piel, obligándolo a mirar. Por un instante, los ojos del mismo color azulado y oscuro de la noche vieron de frente a la luz.

Pelleas gritó en voz alta, encorvándose sobre sí mismo y presionando las palmas de sus manos contra sus ojos, pero el blanco persistía detrás, deslumbrante y doloroso. No tuvo consciencia de cuan prolongado fue aquel instante de agonía ni cuan elevada su voz, mas el desgarrador grito resonó a través del camino hasta oírse en el mismo borde de la ciudad de donde habían salido. Sólo el límite de su propia garganta le hizo cesar, reduciendo su dolor a quedos gemidos. Su magia también, tras agitarse fuera de su control, atravesando torpemente el cuerpo de un emergido tras otro, terminó por desvanecerse.

Mas en aquel entonces, una trompeta de llamado podía ya escucharse en la atmósfera luminosa. Los cascos de caballos se aproximaban, los soldados respondían inusitadamente rápido para una situación que se suponía fuese por completo inesperada, la de emergidos en su ciudad libre y segura, y acudían al sitio de la lucha a toda prisa. Esa irregularidad era la última cosa en la mente del hombre que cubría aún sus ojos, desorientado por el indescriptible dolor.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [5]
Báculo de heal [2]
tomo de Worm [1]
Gema Opaca
Tomo de Luz [2]
Arco de Acero [4]

Support :
Judal [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Iwzg0SR
Virion [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Yuuko [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Aran [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Tomo-4[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Staff-1

Experiencia :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] LPF2zQh

Gold :
162


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty Re: [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Luzrov Rulay el Vie Abr 12, 2019 8:36 pm

Confiaba en que Pelleas a su lado siguiera sus instrucciones,pues ahora que terminaba de invocar su magia se daba cuenta del error cometido. Sabia que el tiempo apremiaba,pero quizás debería haberse detenido un par de segundos a esperar una respuesta ajena, a pedir su opinión, no dar por echo que seguiría su plan... Sintió una ligera presión en su pecho ante la idea de estar obligando a su acompañante a hacer algo que no deseaba, a ir contra su voluntad. El miedo se instauro en el al considerar que quizás el mago no fuese capaz de realizar su magia, o no le diese tiempo a conjurar su hechizo antes de que esos seres emergieran de la oscuridad, ante el poco margen de tiempo que Luz le había otorgado desde que expreso su idea hasta que invoco su luz. Si era así,si todo aquello no había servido mas que convertirles en un cebo,mas de lo que ya eran, ponerlos en peligro... Un escalofrió le recorrió ,abriéndose paso entre el calor que notaba en el interior de su cuerpo. Su mente comenzaba a oscurecerse,mas no por el ambiente, no por la magia ajena. Si no por sus propios pensamientos...

Entrecerró los ojos aun mas ante la inmensa y brillante luz que le envolvía,que caía sobre el y le protegía. Cierto... había tomado una decisión y la había puesto en marcha. No era momento de dudar, ni de echarse para atrás,era tarde para ello. Lo único que podía hacer era dar todo de si,para que su magia les alumbrase y dejase a la vista a los enemigos, para que se impusiera sobre la claridad que comenzaba a abrirse paso por el cielo y llamase la atención de los centinelas...

Pudo apreciar entre la luz provocada por el las siluetas de la vegetación que rodeaba el camino. Su forma si bien algo difusa debido a la inmensa claridad del hechizo, mas definidas. Las siluetas de esos seres siendo fáciles de identificar entre la maleza,de saber donde estaban. Estaba tan centrado en mantener su hechizo,en asegurarse de que las figuras no se acercasen demasiado,que apenas se centraba en el hombre a su espalda. No llegando a escuchar sus palabras entrecortadas, dando por hecho que estaba bien al no escuchar queja ni reclamo alguna,al ver la oscuridad danzar por el suelo. Atacando a los emergidos,moviéndose por zonas vacías, sin rumbo,como si estuviera desorientado. Al principio no se percato de ello,solo observo los cuerpo ser atacados,caer,pero... los segundo pasaban y el comportamiento de la oscuridad era confuso, parecía perdido,parecía herido... Tuvo un mal presentimiento sobre ello. Su cuerpo tembló,de nervioso, con el leve toque de pánico que había intentando silenciar antes pero que ahora se aferraba una vez mas a su garganta, y que no hizo mas que apretar su agarre cuando escucho esta vez si , las palabras ajenas.

Para cuando termino de quejarse el miedo y la confusión se habían apoderado de su rostro.No sabiendo a que se refería Pelleas con sus gritos,no siendo capaz de entender,de procesar. Que parase quien? El? Acaso le estaba haciendo daño? Era su magia? Como lograba pararla? Sabia llamarla,invocarla y esperar a que se desvaneciese,pero no pararla por voluntad propia. Era eso lo que le pedían? Pero como lo haría?

Su mente era un mar de preguntas que se formaban una tras otras, atropellándose entre ellas y desordenando sus ideas.No siendo capaz de identificarlas todas,mucho menos de responderlas ,de entender que sucedía. Fue el grito ajeno quien lo saco de esa maraña de pensamientos.Quien lo centro. Un grito cargado de dolor que erizo la piel contraria, que le lleno de un frió que no había sentido con ninguna maldición hasta el momento. El grito que aun resonaba,que rompía el silencio, que se alargaba y removía su interior.Un grito que hizo que la oscuridad ajena se descontrolase ,que se lanzase contra todo cuerpo enemigo que los rodeaba,una oscuridad que ignoro al clérigo que en esos momentos se sentía tan cerca y tan lejos de la figura ajena. Un grito que se desvaneció junto con su magia.

Una lagrima ,silenciosa y solitaria, se dejo caer por uno de los ojos del clérigo,recorriendo toda su mejilla. No entendía que ocurría,que había sucedido,que había provocado aquello. Pero dolía. No en el cuerpo. Era su mente,su corazón,su alma lo que dolían. La razón ,el sentido común le gritaban. Le decían que si bien la magia arcana había despejado y derribado a los enemigos que los rodeaban,a aquellos mas próximos a ellos, aun había figuras en pie. Le recordaba que los refuerzos aun no habían llegado,que quizás nunca llegarían. Que debía seguir atento,que aun seguían en peligro... Pero no hizo caso a su razón y obedeció a su instinto. Cerro el tomo, lo tomo con un solo brazo y se posiciono junto a Pelleas. A su espalda ,colocando su mano libre sobre la misma, moviendola de arriba abajo,acariciándolo al tiempo que aplicaba algo de fuerza,intentando que el cuerpo ajeno ya encorvado se dirigiese al suelo. Se arodillase en el lugar. Otra lagrima cayo y por inercia una dulce sonrisa se poso en los labios del clérigo. Una que portaba siempre que debía sanar una herida, la que formaba para calmar a sus pacientes,llenarles de paz en un proceso lleno de dolor.

Dejo de preocuparse de los emergidos. Apenas presto atención a los jinetes que pronto aparecieron a su lado,rodeandoles para protegerlos, lanzándose contra esos seres que al alba habían perdido la protección de la oscuridad y que intentaban huir entre la maleza al verse superados en numero por la caballería recién llegada,por la infantería que llegaba detrás. Una huida inútil ante aquellos que tanto tiempo habían patrullado ese lugar. Luz no hizo caso a eso.

Su mente seguía confusa ,sin saber realmente que había ocurrido,siendo todo eso nuevo. Habia conseguido en algún momento alcanzar con suavidad en suelo,quedando sentado de rodillas a un lado de Pelleas,con el mago en la misma posición. Su grimorio cerrado en el suelo,su mano aun en la espalda ajena ,moviéndose de arriba abajo,acariandolo de forma confortante,en ocasiones usando solo la punta de sus dedos. Su otra mano,aquella que había quedado libre ,tomo una de las ajenas. La tomo con suavidad,dándole ligeros apretones,dibujando círculos con su pulgar en el dorso de la mano ajena,entrelazando en ocasiones los dedos.

No sabia que había ocurrido pero algo en su interior, su subconsciente quizás, si lo entendía .Algo que el aun no procesaba,o que no deseaba admitir. Algo que llevo a que de manera inconsciente comenzase a llama a su magia una vez mas,enfocando la misma, sin báculo ni grimorio , al cuerpo ajeno. Trasmitiendo su calor desde su mano a aquella que sujetaba, brillando la palma de la mano del clérigo levemente ante esa acción. Trasmitía su poder, intentaba sanar las heridas ajenas sin instrumento para ello, intentaba tomar dichas heridas para si,sabiendo la parte oculta de su mente que era el responsable de ello. Pero nada sucedía, Luz no estaba herido. No sangraba,no dolía,su calor parecía no desear alcanzar el cuerpo ajeno. Otra lagrima se escapo de sus ojos violetas.Y otra, y otra... Igual de silenciosas, mas ya no solitarias.

-Pelleas... Pelleas... Puedes escucharme? Sigue mi voz .... Pase lo que pase sigue mi voz... Te tengo... estoy contigo... Todo esta bien... Los enemigos han sido derrotados... estamos a salvo...

Su voz sonaba dulce,tranquila, intentando trasmitir una paz que no sentía en su interior.Pero debía hacerlo. Debía sonreía, mantener la compostura , tranquilizar a los heridos y ser su apoyo,su consuelo.... Era su deber, su misión... Su especialidad y su único don antes de tener un libro entre los brazos.

-Todo esta bien... Todo estará bien... Solo... sigue mi voz... Síguela  y céntrate en ella,solo en ella... Y cuando puedas, sin prisa, háblame... dime como te encuentras... dime que te duele... Mi especialidad es la sanación ,recuerdas?

Dejo que una leve risa que si bien acompañaba a su sonrisa ,pero nada tenia que ver con sus lagrimas y el malestar que sentía en su interior, acompañase a sus palabras.A su recordatorio.

-Todo va a estar bien... Porque me tienes aquí... Porque pase lo que pase estaré a tu lado... y sanare tus heridas... incluso aquellas que no vemos tratare de sanarlas... lo prometo... por eso... quédate conmigo,sigue mi voz...


skill usada:

Luz usa Sacrifico... pero no tiene efecto
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [2]
Sello Maestro
Baculo de Heal [1]
Tomo de Shine [4]

Support :
Lyndis [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] OaIUyNL
Semi [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Khigu [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Staff-4[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Tomo-3

Experiencia :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] AslQXcW

Gold :
1286


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty Re: [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Pelleas el Dom Abr 14, 2019 4:01 pm

Pelleas no tuvo consciencia de cuanto tiempo transcurría ni qué ocurría, exactamente, a su alrededor. Todo su mundo estaba envuelto en dolor blanco, la oscuridad que se deshacía producía sin cesar un ruido indescriptible y vibrante dentro de sus oídos. De haber habido todavía enemigos lo suficientemente cercanos como para alcanzarlo, sin dudas habrían podido llegar a él y ejecutarlo con facilidad en ese momento, mientras él no veía ni notaba nada más que al dolor. Se hallaba vulnerable, perdido, y aunque intentara recobrar alguna semblanza de consciencia, no habría sabido decir cuanto duraron sus propios gritos ni cuanto tiempo estuvo inmóbil así.

Eventualmente, algo atravesó la blancura que parecía apresarle. Lo primero que percibió fue una mano en su espalda, un contacto tan imprevisto que ni siquiera tuvo ocasión de sobresaltarse, presentándose ya confortante y liviano cuando lo notó. En aquel entonces había gastado ya su garganta, todo el ruido que existía sólo en sus oídos se apagó y el dolor, de alguna forma, subsidía por fin, disolviéndose en un ardor uniforme. En algún punto se había arrodillado en una posición más descansada, quedándose a su lado una presencia inconfundible, la única que había estado con él. Luzrov le acariciaba la espalda con gentileza, aterrizando su consciencia de regreso al sitio en que estaban. Retomar conocimiento de la peligrosa situación en que se encontraban era suficientemente inquietante por sí sólo, mas el daeinita no pudo sino estremecerse al caer en cuenta de todos los cambios que vertiginosamente habían tomado lugar, del sonido de cabalgata sobre cascos metálicos, de armas chocando y distantes gritos de órdenes entre soldados. Alzó la cabeza un poco, desorientado y abrumado por todo ello.

Y sin embargo, era como si nunca se hubiera dejado de cubrir los ojos. La sensación de la mano femenina sosteniendo la suya, manteniendo un constante recordatorio de que allí estaba, comprobaba que ya no estaba cubriéndose, pero por más que parpadeara una película deslumbrantemente clara seguía ocultándolo todo de vista. Podía oír a la clériga musitando pausadas, suaves pero persistentes palabras de apoyo justo a su lado, no obstante, tampoco a ella podía verla. La luz había variado en intensidad mas jamás se había ido y seguía ardiendo, llevándole lágrimas a los ojos en mera reacción. El mago movió la cabeza en la dirección en que percibía la voz, en que su compañera debía estar, pero sus ojos no duraban abiertos. La pupilas antes dilatadas para forzar la vista en la oscuridad habían parecido quedarse más agigantadas aún tras el golpe de radiancia que las había volado, y abrumadas por inclusive la poca y mortecina luz del lento clareo del cielo, le forzaban a volver a cerrar los párpados, el ceño fruncido por la incomodidad que se disparaba tras ellos y contra sus sienes.

- Le oigo... - Tragó saliva; su voz había salido en exceso rasposa. - Le oigo. Estoy... bien. No se asuste. - Prosiguió, sintiendo por algún motivo necesario mantener la voz baja en la caja ciega que lo rodeaba. Lo que quería decir era que no estaba muriendo, no había herida alguna sobre él, estaba estable; pero no veía a través del blanco. Eran sólo sus ojos el problema. Tras razonar con alivio lo que la mujer había dicho, que todo aquel ruido en el ambiente no era indicación de nada menos que algo positivo, la guardia de la ciudad terminando con los invasores, pudo exhalar con algo más de calma. Su gruesa mano apretó con quizás excesivo cuidado la ajena, mera costumbre de saberse torpe, aunque había algo en la calidez que notaba en ella que le hacía renuente a perder ese contacto. La sanadora sonaba dueña de sí misma también, enfocada y preguntándole qué dolía, con tal de poder ayudarlo y él tenía que hacer lo propio. Debía tranquilizarse y responder ordenadamente, aunque tampoco terminara de comprender.

Tragó saliva nuevamente. - Fueron mis ojos, eso es todo... d-debí decirlo antes, lo siento, pero su magia parecía doler y sólo empeoraba, hasta que... no lo sé, creí que algo se movía demasiado cerca de nosotros, sin pensarlo miré y... fue demasiado. Tampoco pude seguir invocando... - Al decir aquello notó la ausencia de su tomo en sus manos y, al instante, estiró una de ellas en su búsqueda, afortunadamente dando enseguida contra el pesado objeto. Lo recogió, sosteniéndolo con alivio. Entonces, otra vez volviendo la cabeza en la dirección en que ella se hallaba mas manteniéndola gacha, sin intentos ya de abrir los párpados, formuló con lentitud. - Luz... este... si la guardia ya se ha encargado, ¿puede ayudarme a ir...? Lo siento, no ha sido su culpa que yo mirara, pero el hechizo sigue brillando demasiado. - Dijo. Eso era lo que creía. Que la magia de luz seguía en el ambiente, más radiante que cualquier amanecer, pero que los cascos de los soldados y las capacidades innatas de la clériga debían evitar que fuera impedimento para ellos. - Si pudiera orientarme hasta la posada, todo estaría bien. Sólo necesito descansar la vista, decidirme a dormir antes de que amanezca... -

Hizo amago entonces de soltarse de la mano ajena, moverse para alzarse, a modo de demostrar que no todo era tan grave como lucía. Sólo tenía que mantener la cabeza gacha y no abrir los ojos hasta no haberse alejado de esa luz, o quizás más aún, hasta poder hundir el rostro en su almohada y dormir. Alzó la capucha de su capa para que la sombra le resguardara un poco más.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [5]
Báculo de heal [2]
tomo de Worm [1]
Gema Opaca
Tomo de Luz [2]
Arco de Acero [4]

Support :
Judal [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Iwzg0SR
Virion [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Yuuko [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Aran [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Tomo-4[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Staff-1

Experiencia :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] LPF2zQh

Gold :
162


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty Re: [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Luzrov Rulay el Miér Abr 17, 2019 8:16 pm

Luz no dejaba de observar al mago. Y aun así,a pesar de ello, no fue capaz de captar las pupilas dilatadas mas de lo que era natural, los ojos desenfocados. Los mismos habían permanecido tan poco tiempo abierto que no había podido observarlos,no cuando el clérigo no sabia que debía de mirar. No cuando lo había estado observando atentamente, mientras acariciaba su espalda,mientras apretaba su mano, mientras le dedicaba suaves palabras... Lo había estado analizando, sin saber que debía analizar,sabiendo que había algo mal con el hombre mas sin ser capaz de identificar el que. Ahora lo sabia. Al ver como giraba su rostro hacia el,al ver como cerraba los ojos inmediatamente, intentando "observar" al clérigo a través de sus parpados cerrados. El ceño fruncido completando la expresión de su rostro. Sus palabras confirmandolo. Le oía... le oía,pero no le veía...

Su magia no funciona,no estaba adoptando como propias las heridas ajenas, porque lo que Pelleas tenia no eran heridas. Era algo mas, pero no sabia si algo mas leve que no requiriese de su servicio o algo tan profundo como para que su magia no se aplicase con ello. Esperaba que fuese el primer caso, y aun así algo en su interior le indicaba que no, que era el segundo. Que su magia,su luz,no era suficiente para arreglar aquello que temía que estuviese mal con su acompañante.

Pelleas no se veía bien, no se notaba bien. Pero no tenia que negar sus palabras, no debía decírselo en voz alta. Debía apoyarlo,reconfortarlo... No aumentar su angustia,su temor. Apretó un poco mas el agarra sobre la mano ajena. Guardo silencio,esperando que sus cuestiones fuesen respondidas,ahora que la voz de Pelleas se había dejado escuchar,que le había respondido,después del grito.

-Pudo avisar antes si pero... Usted no sabia lo que estaba ocurriendo,ni lo que iba a ocurrir. Yo tampoco lo sabia,de haberlo echo me hubiese detenido... No fue culpa suya,no fue culpa de nadie... Es usted increíble Pelleas, incluso en esa situación,incluso cuando la misma le superaba, su magia fue capaz de eliminar a aquellos emergidos que le rodeaban. Antes de desvanecerse le protegió,nos protegió... Es realmente increíble...

La voz del clérigo sonaba calmada,segura y puede que incluso ligeramente animada. La sonrisa seguía en sus labios a pesar de que ahora sabia que el otro no podía verla,de que no le seria de consuelo alguno. Pero las lagrimas seguían cayendo por su rostro,ahora con mas frecuencia que antes .Nublando su visión,acumulándose sin descanso. Su cuerpo se tenso,impidiéndole así que temblase por el llanto cuyo sonido intentaba controlar. Entre palabra y palabra atrapaba entre sus dientes su labio inferior,con tanta fuerza que la acción resultaba dolorosa. Pero al menos funcionaba,su llanto era silencioso,los sollozos no eran pronunciados y si alguno se escapaba quedaba atrapado,aislado. Pelleas no podía saber que estaba llorando, lo ultimo que necesitaba era saber que la persona a su lado estaba llorando. Podía creer que era por su estado, peor de lo que el mago había supuesto. Tensarse,alterarse,temer por su visiona...

Luz lloraba por Pelleas, por su vista. Pero no solo por eso. Lloraba por la voz en su cabeza,por la daga que se había clavado en su corazón. Notaba su pecho arder,lo notaba sangrar a pesar de saber que no lo estaba haciendo. Notaba el pinchazo de mil agujas que se clavaban con lentitud en su piel,atravesando la carne y los huesos,cada vez con mas profundidad... Y allí estaba la oscuridad de su propia mente,hablándole, gritándole y susurrándole al mismo tiempo lo que el ya sabia. Que todo eso era culpa suya. Culpa de su plan,llevado a cabo de manera estúpida sin haberlo consultado. Culpa de su magia. Su poder,aquel que debía servir para ayudar a otros,para sanarlos. Su poder el cual debía protegerle a el y a los suyos... el mismo que había herido a su acompañante,el mismo que era incapaz de sanarlo del daño que le había ocasionado. Un daño del que no sabia nada,del que no era consciente. Habia leído algo sobre ceguera y alguna otra enfermedad que afectaba a los ojos, lo había estudiado. Pero nunca lo había puesto en practica. Nunca había escuchado sobre una magia que afectase de forma negativa a los ojos , de ningún báculo capaz de sanarlo,contrarrestarlo.... Nunca había escuchado sobre una magia de luz que causase tanto daño...

Quería gritar y no podía. Quería llevarse las manos al rostro y enterrar el mismo mientras dejaba que sus lagrimas corriesen libres, que sus sollozos le acompañasen. No podía. Quería pedir el perdón de Pelleas,decirle cuanto lo sentía, hablarle sobre los pinchazos en su corazón, sobre las garras que arañaban su garganta mientras le estrangulaban y le robaban la respiración. Decir cuanto lo lamentaba,cuan culpable era ,cuan culpable se sentía... Quería prometerle que lo sanaría,que todo estaría bien,que le seria de ayuda... Y no... no podía...

Palabra suaves y sonrisas... Sonríe , sonríe , sonríe... Si no podía sanarlo tenia que sonreirle...

Los movimientos ajenos le distrajeron ,arrancando su atención de ese pozo de oscuridad en el que se estaba sumiendo,sin llegar a librarse del mismo por completo,sin lograr salir aun, sin conseguir mitigar el dolor. Quiso estirar su mano libre para ayudar al otro a tomar su tomo,pero llego tarde . Pelleas lo había conseguido atrapar por si solo. Ni siquiera en ello podía ayudar...

Y el dolor no hizo mas que aumentar. El clérigo se empezaba a sentir mareado,empezaba a sentir nauseas. La magia no estaba, su luz se había disipado hacia tiempo... Lo único que brillaba era el sol amenazando con comenzar a salir por el horizonte... Y no tuvo el valor para sacar de su error al mago arcano. Su mano viajo a su rostro,limpiando las lagrimas que caían,intentando ver a través de ellas. Pero era inútil,seguían cayendo.

-No se preocupe , le acompañare a la posada , es lo mínimo que puedo hacer...

Tuvo que hacer un esfuerzo sobrehumano para que sus palabras no se quebraran al final de su frase. Ayudo al mago a ponerse en pie,levantándose con el. Lo soltó unos momentos,solo para guardar el tomo en su mochila ,ya no lo iba a necesitar,no en esos momentos. En su lugar saco unas vendas de la bolsa.

-Permitame... voy a tocarle...

Aviso,antes de bajar la capucha que el mago acababa de subirse. Rodeo los ojos ajenos con las vendas que acaba de sacar, sin apretar las mismas para que no presionase la cabeza,pero con la fuerza suficiente como para que la misma no se moviese de su lugar. Para que los ojos quedasen bien cubiertos,bien resguardados. Si la luz era el problema lo mejor seria cubrirlos por completo ,protegerlos de aquello que le hacia daño. Esperaba,que de manera temporal... Esperaba que no durase mucho... Acomodo la maraña se cabellos oscuros,con suavidad y algo de cariño,  para que parte de la venda quedase cubierta por los mismo. Volvió a colocarle la capucha. Lo observo unos instantes

-De esta manera sus ojos quedaran mas protegidos... No sufra, he cubierto la tela y entre sus cabellos y su capucha apenas se aprecia,nadie notara nada raro... Ahora, voy a enlazar mi brazo con el suyo, sera la manera mas cómoda y segura de guiarle....

Aviso antes de realizar la acción,para que el hombre no se sobresaltase ante su toque. Enlazo su brazo con el ajeno y pego sus cuerpos,para estar lo mas cerca posible sin llegar a molestarse mutuamente al andar. Se percato entonces de que una de las figuras a caballo se les había acercado, observándoles desde arriba con cierta preocupación les pregunto por su estado. El clérigo le sonrió y le indico que estaba bien.El soldado frunció el ceño al ver que las lagrimas de aquel de cabellos blancos y vestido no concordaban con su sonrisa y con el tono de voz empleado. Abrió la boca y la cerro un par de veces, dudando de si debía o no decir algo. Al final negó con la cabeza y les informo de que la amenaza ya había sido eliminada, de que estaban a salvo pero que por su seguridad los escoltaría a la cuidad. Parecía mas una orden que una oferta,y de todas maneras su intención era volver, así que Luz respondió asintiendo con la cabeza,dándole las gracias al hombre.

-Vamos a ponernos en marcha a la de tres... Una... dos.... tres....

Indico a Pelleas, para que el mismo fuese consciente de en que momento iba a moverse el clérigo,para que le acompañase en sus movimientos. Sus pasos eran mas cortos de lo usuales,mas lentos. El jinete iba también con cierta lentitud,pero siempre por delante, deteniéndose para esperarles,mirando por encima del hombro para comprobar que seguían allí. Sus compañeros se habían quedado atrás para examinar el terreno una vez mas. Luz rompió el silencio,para que el viaje no se hiciese tan largo,tan eterno...

-En cuanto lleguemos a la posada le preparare una infusión para que le ayude a dormir y prevenga un posible dolor de cabeza. Me quedare a su lado hasta que consiga descansar...

No quiso prometer que lo sanaría, ni que lo intentaría. Ya lo había intentado ,no con su báculo pero si con su magia. No había obtenido resultado.

-...Aprovechando la estancia usare su báculo para reparar el arma de su amigo, si no le es molestia... Estaré a su lado... Hasta que sea suficiente... Y le diré como contactarme, por si me necesita... Todo estará bien Pelleas , no debe preocuparse por nada...

Todo tenia que estar bien. Tenia que estarlo. Su magia no podía hacer eso,no podía hacer ese daño,el no podía causar tanto dolor,tanto mal... No...

Se distrajo de sus pensamientos cuando el jinete les informo de que habían llegado a la cuidad y de que se encontraban a salvo. Luz le agradeció,no sin antes preguntar donde podía encontrar la posada en la que el mago al que guiaba se alojaba. Habiéndole preguntado de antemano al hombre el nombre de la posada. El soldado le dio las indicaciones, el clérigo volvió a agradecerle y partió,dejándolo atrás. Volviendo el hombre a su puesto.

El sol ya se asomaba por el horizonte,pero aun era demasiado pronto. Las calles seguían prácticamente desiertas.Solo había un par de borrachos sentados contra alguna pared,mas dormidos que despiertos, y los primeros ciudadanos levantándose para abrir sus negocios. Aquello le dio cierto consuelo al de cabellos claros, menos miradas sobre sus personas,mas intimidad para ellos. Cuando llego a la posada y entraron en la misma el tabernero ya se encontraba en su posición, restregándose los ojos y con cara de adormilado. Luz le pidió un vaso de agua hirviendo,asegurandole que acompañaría al huésped a su habitación y bajaría a por el el mismo. Le sonrió y se encamino hacia las escaleras antes de que el tabernero pudiese realizar alguna pregunta o se negase a su petición. No quería obtener respuestas en ese mismo momento.

A medida que subían los escalones iba indicándole a Pelleas ,dándole leves instrucciones,en voz baja.Apenas un susurro,para que solo lo escuchase el. Pregunto por su habitación y lo guía a la misma. Lo acerco hacia la cama y lo hizo sentarse.

-No se quite la venda aun,por favor, deme un par de minutos...

Cerro la puerta.Se acerco a la mesa que había en una esquina de la habitación y encendió la vela medio consumida que allí se encontraba, ignorando los libros y papeles esparcidos. Se dirigió a la venta y cerro las contraventanas. Tuvo que tapar algunos agujeros que había entre la madera, usando las vendas para ello,rompiéndolas, retorciéndolas,metiendo el material a presión en la cavidad. Todo para asegurarse de que ni un pequeño rayo de luz entrase en la estancia. Quedo satisfecho con el resultado.

-Bajare un momento a por el agua,por favor,no se retire aun la venda...

Abandono la habitación y bajo.El tabernero tenia el agua preparada. Noto su mirada sobre el, triste,preocupada. El clérigo se percato entonces de que seguía llorando,cuando el hombre en cuya presencia ni había reparado le pregunto el motivo de sus lagrimas,le pregunto si estaba bien. Le sonrió,asegurándose de que no tenia nada de lo que preocuparse. El estaba bien,estaba bien... Pelleas sin embargo....

Volvió a la habitación y preparo una infusión con el agua y unas cuentas hierbas medicinales que cargaba consigo. Dejo que la bebida posase y se acerco a retirarle la venda al otro. Bajo su capucha,retiro las telas con cuidado.

-Me he asegurado de que no haya nada de luz en la habitación... Solo hay una pequeña vela encendida sobre la mesa, evite mirar a ese lugar o mantenga sus ojos cerrados... Si necesita algo o el dolor aumenta informeme,por pequeño que sea e insignificante que parezca...

Volvió a por la bebida, tomo el vaso y con delicadeza lo poso entre las manos ajenas.

-Bebaselo,le hará bien.Le ayudara a dormir... Me quedare a su lado hasta que se duerma, estaré reparando el arma de su amigo mientras tanto... Solo tiene que susurrar mi nombre y estaré a su lado...

Poso su mano sobre los cabellos ajenos, los acaricio en un gesto casi maternal, un acto inconsciente,natural...

No quiso molestar al mago arcano mas de lo que debía. No quiso preguntarle donde se hallaban los objetos que buscaba. No le hizo falta preguntar. En cuanto se concentro,en cuanto empezó a buscar lo sintió. Una sensación familiar, cálida y agradable.Un frió igual de conocido. Desagradable. Nauseabundo. Parpadeo,intento encontrar el origen. Le costo mas de lo que esperaba.

Un báculo, un hermoso báculo que nunca había visto ,uno que irradiaba poder,debajo de la cama. A su lado una espada, en la oscuridad no se apreciaba su forma pero podía asegurar que era hermosa. Que poseía una belleza diferente,una belleza desagradable al tacto. Tomo los objetos y los saco de aquel lugar. Se sentó en el suelo ,apoyando su espalda contra la cama,con el báculo sobre su regazo y la espada frente a el. No le gustaba tocarla. Le daba escalofríos, le rechazaba. Conocía el malestar,la sensación. Oscuridad... magia arcana... su contraria... Un arma bañada en magia, era la primera vez que veía una... Habia prometido usar el báculo de Hammernen para repararla pero ahora... no estaba seguro de ello. Los báculos eran luz, la espada era oscuridad. Realmente podría reparar la oscuridad con luz? Pero... el era capaz de sanar magos arcanos con su báculo... entonces... Debía probar. Tenia que conseguirlo, lo había prometido... Tenia que conseguir algo aquel día... Tenia que hacer algo por Pelleas aquel día...

Desenvaino el arma, tomo el báculo. Llamo a la magia de su interior y trato a la espada como si de un paciente se tratase.Uso el báculo como si de uno de los suyos se tratase.Su magia recorrió todo su ser,hasta alcanzar su mano,hasta centrarse en su palma,la cual brillo levemente,giro la muñeca para que el brillo quedase alejado de Pelleas. Recorrió la hoja tocándola con la punta de sus dedos, trasmitiendo el brillo, "sanandola"... cuando la recorrió entera la oscuridad del arma se notaba mas,el frió era mayor,su rechazo al objeto había aumentado también. La envaino con rapidez y dejo ambos objetos donde los había encontrado.

-El arma de su amigo ya esta reparada... Tiene usted un báculo maravilloso entre sus manos...

Susurro bajito,por si Pelleas ya se había quedado dormido, para no molestarle de no ser el caso.

Se acerco a la mesa,de un suave soplido apago la vela. Volvió a su posición anterior,sentándose a los pies de la cama. Esta vez no se cruzo de pierdas. Flexiono las mimas y pego sus rodillas contra su pecho. Sus brazos rodearon sus piernas y agacho su rostro,ocultándolo sobre ellas. En la oscuridad,abrazado a si mismo,se mordió el labio con fuerza. Se permitió temblar. Notaba sus mejillas húmedas,la tela de la falda húmeda... Notaba las lagrimas caer con mas fuerza que antes,con mas libertad.

Lo siento, lo siento, lo siento... Lo siento tanto... duele tanto...


Off:
Usa el báculo Hammernen para reparar a Siegfried ,todo en manos de Pelleas
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [2]
Sello Maestro
Baculo de Heal [1]
Tomo de Shine [4]

Support :
Lyndis [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] OaIUyNL
Semi [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Khigu [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Staff-4[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Tomo-3

Experiencia :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] AslQXcW

Gold :
1286


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty Re: [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Eliwood el Dom Abr 21, 2019 3:30 pm

Tema cerrado. 80G a cada participante, +40G adicionales a Luzrov.

Pelleas ha gastado un uso de su tomo de Nosferatu.
Luzrov ha gastado un uso de su tomo de Ellight.
Luzrov ha gastado un uso del báculo de Hammerne.
La espada Siegfried vuelve a tener [4] usos.

Ambos obtienen +2 EXP y +1 Bonus EXP!

Gracias al incremento de experiencia, Pelleas obtiene un nuevo skill de la rama Priest. [Nota: se prefiere no cambiar ninguno de los skills existentes por lo que se descarta la obtención de Servicio.]

Luzrov obtiene también un nuevo skill de la rama Dancer:

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Danza%20de%20Sables Danza de Sables - Habilidad que combina la gracia de los movimiento del bailarín o bailarina, con el uso de su arma de elección. Este skill causa que cualquier ataque del dancer tome la elegancia de una pieza de baile, por lo que el personaje que se encuentre más cercano al dancer al momento en que este ataque se sentirá igualmente vigorizado y podrá realizar 2 ataques/acciones en el turno en lugar de una.

En caso de desear agregar Danza de Sables a sus skills, favor de responder indicando cual skill de los existentes reemplazar con este. En caso de no desearlo, no es necesario responder.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
espada de acero [5]
.
.
.
.

Support :
Marth [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Iwzg0SR
Lyndis [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Nils [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Izaya [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Espada%202

Experiencia :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Iu4Yxy1

Gold :
30


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty Re: [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Luzrov Rulay el Lun Abr 22, 2019 11:33 am

Reemplazo Servicio por Danza de Sables , muchas gracias ^^
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [2]
Sello Maestro
Baculo de Heal [1]
Tomo de Shine [4]

Support :
Lyndis [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] OaIUyNL
Semi [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Khigu [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Staff-4[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Tomo-3

Experiencia :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] AslQXcW

Gold :
1286


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty Re: [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Eliwood el Lun Abr 22, 2019 9:30 pm

Skills actualizados.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
espada de acero [5]
.
.
.
.

Support :
Marth [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Iwzg0SR
Lyndis [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Nils [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v
Izaya [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Espada%202

Experiencia :
[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Iu4Yxy1

Gold :
30


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv] Empty Re: [Campaña de liberación] El Amanecer [Privado | Luzorv]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.