Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[CAMPAÑA DE CONQUISTA] La hora de la Eternidad [Priv. Sarah]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[CAMPAÑA DE CONQUISTA] La hora de la Eternidad [Priv. Sarah]

Mensaje por Gangrel el Lun Ene 07, 2019 11:43 am


Y con Manster prácticamente bajo su poder, Gangrel decidió ir a por más tierras. Y tras tan tentadora oferta como lo era la del rey Ephiram de Leonis, de ceder los intereses de Carcino a la corona plegiana, y también de Jehanna (que la reclamarían, más adelante, pero lo harían), una cuarta parte del ejército aberrantemente poderoso de Plegia se desplegaría en la antigua República. En poco tiempo, tomaron una parte importante de territorio para ellos, y el campamento estaba firmemente creado al lado de lo que otrora fue la capital. Y el rey fue el primero en llegar a aquel lugar, dispuesto a comandar a las tropas desde ahí si hacía falta para que todo saliera a pedir de boca. Sus tácticas habían resultado cruciales para poder llegar hasta donde estaban en la formación de un nuevo imperio. Si bien era cierto que las tropas eran suficientemente fuertes como para poder poner contra las cuerdas cualquier ejército, no podían hacerlo sin una mente maestra que les dirigiera, como lo era la del temible Gangrel.

Y por supuesto, si él iba a algún lado, le tenía que acompañar su concubina, Sarah. ¿Qué era un rey sin su método de entretenimiento? Absolutamente nada. A pesar de no poder permitirse demasiados lujos, tenía derecho a disfrutar, ¿no? Tampoco es que fuera tan tiránico con ella. Si no la llamaba, a duras penas tenía que hacer algo, aunque tras su excelente actuación en Manster era muy cierto que sus trabajos habían empezado a ser más requeridos como una guerrera. Culpa suya. ¿Quién le mandaba a ella destacar en una operación de combate? Casi se reía al escuchar las palabras dulces y pomposas alabanzas que le dedicaban los generales bajo los que la destinaba cuando era necesario. Y así, fue como en pocos meses la reputación de Sarah pasó de hacer que en las conversaciones se refirieran a ella como “el juguete del rey loco” a la “reina guerrera” y mil tonterías más. En las bocas de los soldados aparecieron rumores sobre ella, muchos que hacían reír al monarca cuando los escuchaba de casualidad.

De todas formas, en el fondo como se llamara a aquella mujer no importaba, lo que le importaba al rey es que esta acudiera fielmente si la necesitaba. Y así hacía ella siempre. Aprovechando que ese día no tenían demasiadas misiones que hacer, el rey la llamó a su tienda de campaña, una bastante más humilde que la que utilizaba en Manster, cuya diferencia con las tiendas de los soldados era que tenía una cama para dos… Y un pequeño escritorio en el rey hacía su trabajo. Nada más. Y él se encontraba en ese momento sentado a los pies de la cama, leyendo tranquilamente un libro del arte de la estrategia. Lo colocaría cerrado con tranquilidad tras plegar un poco por el borde la página en la que había dejado la lectura. Se levantó para recibirla como era debido.

Es decir, acercándose a ella para lanzarla contra la cama con una sonora carcajada mientras lo hacía. ¿Qué? Tampoco lo hacía con malicia, ni lascivia, solo quería hacer eso. Un saludo tan estúpido que solo se le podía ocurrir a Gangrel.

-Buenos días, princesa. Me dicen que te estás volviendo popular, querida mía. No está mal. Puede que me ahorre al final presentarte si algún día aparece el rey de Nohr por el palacio. Creo que te mereces descansar un poco aquí. Yo… Supongo que estaré leyendo por aquí. Y por favor, cuando estemos a solas… Llámame por mi nombre real, anda

Sonrió, mientras se sentaba frente al escritorio para dejarla por libre el poco tiempo que tuvieran de descanso. Volvió a abrir el libro con calma para proseguir con el estudio del arte de la guerra. Calculó que estuvo unos diez minutos pudiendo leer hasta que como siempre, un mensajero tuvo la grandiosa idea de entrar para dar la noticia.

-Grima salve a Plegia –saludó, mientras se inclinaba ante la puerta. Por la armadura que llevaba, de impoluto cuero, Gangrel podía deducir que se trataba de un miembro de los escuadrones de exploración- Hemos encontrado un bastión enemigo que nuestros estrategas no pueden tomar, y según dicen, en él se ocultan supervivientes humanos. Tal vez deseéis tomar el mando de la investigación vos propiamente

Y el rey se giraría lentamente, lanzando un largo suspiro al aire mientras volvía a soltar el libro en cuestión. No, sin duda no podría aplacar su sed de conocimiento aquel día.

-Iré yo mismo. No poder con un maldito castillo… No entiendo cómo podéis ser tan incompetentes, de verdad –el rey cerraría el libro bruscamente mientras se dirigía al hombre, dándole permiso para volver por donde había venido y poder estar a solas con Sarah- …Si quieres quedarte a descansar, estás autorizada, querida mía. Sin embargo, yo he de comandar a las tropas. Te traeré algo de regalo si es que no quieres ir

Y como siempre, el rey debería partir a combatir, a dirigir a su reino. Era su responsabilidad. No podía permitirse descansar. Absolutamente nunca.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Thief

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
.
-
-

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1586


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [CAMPAÑA DE CONQUISTA] La hora de la Eternidad [Priv. Sarah]

Mensaje por Sarah J. Belfast el Jue Ene 10, 2019 4:08 am

Tras una batalla victoriosa el deber que exigía mi amo al final era mucho mas atareado que el solo servirle a él y ya, si tras cumplir todas las ordenes de Gangrel en lo que fue declarado como mi primera misión dio lugar a que siguiera sirviendo como un elemento mas de combate, una mas en la fila del ejercito de Plegia.


Al final no importaba pues estas fueron ordenes directas ya fuera que me dejaba a cargo o servir a alguno que otro general al final mis encargos los tomaba con seriedad y claramente me tomaba la completa responsabilidad de cumplir estos de forma perfecta, en forma y en tiempo para que no hubiera fallos en estas mismas.


Ahora con todo eso podía sentir un ambiente menos hostil y mucho mas confiable en cuanto a el ejercito pues tal parecía que en verdad mis acciones me habían dado un lugar dentro de esas filas y claro también algo de respeto por parte de todos los que había servido junto conmigo.


Ahora tras una buena conquista del poblado pero también de la tierra completa solo quedaba la expansión y conquista todavía en nombre de Plegia, seguir yendo justo al lado del rey o detrás suyo dependía de que situación fuera, un mensaje era el que llegaba a mi por parte de los mensajeros del rey quien claramente solicitaba de mi presencia en sus aposentos.


Y obvio no tenia ni por que dudar solo dejar todo en orden y despedirme de mi compañero alado para salir directamente hacia al tienda donde se me esperaba , un camino de lo mas tranquilo sin los habituales "curiosidades" que los ajenos a mi soltaban tras verme, ahora las cosas eran mucho mas calmadas así que ningún comentario ofensivo me era incluso mucho mas cómodo el saber que la "opinión" publica había cambiado por mi propio esfuerzo y trabajo.


Amo!....., intentar anunciarme fue lo que no paso gracias a las acciones del contrario quien parecía estar esperando mi llegado con un movimiento muy peculiar y que este uso por primera vez tras solo entrar dentro de su tienda.

Tomarme de la cintura como siempre hacia pero levantarme de inmediato y lanzarme directo a la cama escuchando ya su risa a la que podía reconocer como su "risa" del mejor humor posible pues en verdad dejaba a entender que si disfrutaba del momento, Quedando algo perpleja por su acción pero que daba su comprensión de necesitar un descanso algo que en verdad no negaría si necesitaba.


Y a decir verdad el sentir la suavidad de la cama tenia cierta sensación relajante, no sin antes responder a la petición de mi amo, Como deseé am.......se hará como digas mi señor Gangrel......., costaba trabajo pues ya había tomado cierta costumbre en solo llamarle amo.



Pero tendría que corregir todo eso tras su aprobación de llamarle por su nombre solo estando los dos juntos, dejando escapar un bostezo y quedar algo adormilada acomodándome dentro de los mantos.

......

¿Cuanto tiempo paso?, no creía que fue mucho pero una voz ajena a la de mi amo me trajo de vuelta a despertar, pensar y procesar las noticias de aquel hombre, en verdad esa situación exigía la presencia del rey en esa bastión enemiga, ¿como decirlo?, no estaba acostumbrada a tanta libertad.


Y que se supino que hiciera todo el tiempo en la tienda de mi amo sin él presente hasta que volviera, eso en verdad era algo que ni mi mente podía procesar tan rápido pero que entendía una cosa, sufriría mas el quedarme que de ir junto a él


Negando con la cabeza y levantarme de la cama solo para ir a su lado y salir junto con él, Amo Gangrel......mi deber es servirle siempre, repetí mirando el camino que ahora tenia como meta el acabar con los problemas que evitaban la conquista de este territorio.
Afiliación :
- Ylisse -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Cazarrecompensas

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
137


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [CAMPAÑA DE CONQUISTA] La hora de la Eternidad [Priv. Sarah]

Mensaje por Gangrel el Vie Ene 11, 2019 1:42 pm

En cuanto movió la tela para salir, un haz de luz penetraría en toda la tienda de campaña. El rey entrecerraría los ojos poco a poco. Sus tropas se estaban preparando, como siempre, dispuestas a tomar lo que una vez fue una república, para convertirla en una nueva colonia de Plegia. Su imperio en construcción.

Tras haber dado la orden según la cual una guarnición debería salir para acompañar al rey, los soldados estaban en movimiento, repartiendo las armas y vistiéndose correctamente para la batalla. Un táctico se acercaría para entregarle un pergamino con la situación escrita del bastión. El rey lo desplegaría con cuidado. Además de haber un mapa bastante detallado de las fronteras del lugar, también se encontraba en él una descripción de la zona.

Una antigua ciudad que fue tomada por los emergidos y cerca de la cual se encontraba un importante refugio de supervivientes. Si obtenían ese apoyo, la toma de Carcino sería algo asegurado. Y al fin podrían ir a Jehanna. La orden era no dañar a los emergidos si no era estrictamente necesario para mantener la concordia, sin embargo, ese día era totalmente obligatorio destruir a los que vivían en esa ciudad. Un punto enclave de máxima importancia con el cual podrían controlar el paso de tropas de un lugar a otro dentro de la república.

Y por supuesto, sus dotes de estratega y liderazgo deberían estar presentes en el campo de batalla para ganar. Y también su concubina, la cual, para sorpresa de Gangrel, había decidido acompañarle. Pensaba que esta decidiría descansar, pero no, ahí estaba ella, como una guerrera más de Plegia. Eso era algo claramente positivo. El hecho de mostrar al mundo una nobleza fuerte y no cortesana crearía rumores sobre la fuerza de la misma, algo que todavía debían demostrar.

Y es que era cierto que muchos de los generales que antaño lucharon como uno más en el frente ahora vivían una vida de excesos, siendo el rey uno de los pocos que todavía seguía yendo al frente y preocupándose por la situación del país.

Al final, llegaría donde se encontraban algunos de sus altos mandos, que se reverenciarían para rendir respeto a su gran y poderoso gobernador y soberano. Por supuesto, muchos ya conocían a Sarah, sin embargo, la ignorarían de una forma bastante tajante. El rey, al ver eso, no pudo evitar lanzar una fuerte carcajada. Al menos no habían hecho ninguna arcada, no estaba mal. Iban mejorando. Uno de ellos se acercaría a ella, con una pequeña caja en las manos en la que se encontraba la cruz de hierro que el monarca le había entregado anteriormente como una muestra de su cargo.

-Bien, con esto ya tienes de nuevo el poder correspondiente para comandar a las tropas por tierra, mi querida princesa –el monarca volvería a echar una ojeada al mapa. Sin duda alguna, las legiones de wyvern serían necesarias para poder tomar con éxito aquella ciudad. Más que necesarias, de crucial importancia- Así pues… Trae a tu montura. Llevaremos a las tropas a la ciudad en breves. Yo dirigiré la situación como siempre…

Y tomaría la victoria para su país. Era su deber como monarca. Así pues, tras dar la primera orden, dio un movimiento de mano para que sus soldados se movieran, mientras uno de sus mayordomos le traía sus armas. Una cantidad inhumana de dagas que se colocaría estratégicamente en las zonas de su armadura preparadas para guardarla, entre ellas, una oculta en la zona de su muñeca. Por supuesto, para un soldado tan dependiente de los combates rápidos y la agilidad, era casi obligatorio ocultar sus armas.

Quedaban escasos minutos para partir. Ya veía un gran movimiento de tropas moverse hacia la salida, montándose en sus monturas y afilando las armas para prepararse. Por supuesto, la conquista tendría que empezar. El caballo blanco del rey le sería traído por un paje. Y Gangrel, como uno más de sus caballeros, se prepararía. Tenía un largo camino que hacer. Pero antes de empezar, quería ver a Sarah. Tenía una orden que darle especialmente importante. Todo era necesario para conquistar aquel país. Hasta las técnicas más sucias debían emplearse.

Así pues, esperó ahí. Esperó con paciencia. Esperó a que llegara aquella joven concubina que era suya llegara con su montura. Al fin y al cabo, lo que le iba a decir era fundamental para tomar aquella ciudad todavía enemiga.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Thief

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
.
-
-

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1586


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [CAMPAÑA DE CONQUISTA] La hora de la Eternidad [Priv. Sarah]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.