Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campana de Conquista]No nos separe la espada[Privado.Alm]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campana de Conquista]No nos separe la espada[Privado.Alm]

Mensaje por Celica el Lun Ene 07, 2019 10:12 am

Chon'sin.

Sus servicios como escriba habían sido requeridos ahí, al norte de Valentia, donde una cruenta guerra contra los emergidos se estaba llevando a cabo. Varios padres, hijos, e incluso abuelos habían reunido el dinero suficiente como para hacer no solo que escribiera cartas de todos ellos, sino que ella misma las enviara y escribiera la respuesta de sus parientes en la guerra. Todos formaban parte de un comando mercenario al que se habían alistado por necesidad, otros por voluntad propia, mas eso no evitaba que el amor por la familia se desvaneciera. Lo que parecería ridículo era mandar a una sola persona a un país en conflicto con emergidos, seres que actuaban de forma semejante a un ejército de humanos mas la piedad no estaba entre sus opciones. Ellos no conocían el significado de las palabras, de un gesto de bondad. Pocos escapaban a un emergido si no tenían entrenamiento previo; dirían que la paz, el habla era imposible con ellos.

Celica deseaba encontrar una alternativa a toda la sangre derramada de inocentes que se sacrificaba para nada más que mover la plaga de un sitio a otro. Se había planteado el viajar, investigar sobre la horda negra que se movía no solo por Valentia, sino por el mundo entero. Akaneia, Tellius, Magvel, Elibe, Jugdral... Nadie se salvaría del azote de los emergidos completamente hasta que se descubriera el motivo, la causa. Ella no era ni por asomo una guerrera, al menos la más adecuada para pisar un campo de batalla, pero con su entrenamiento sería capaz de defenderse, defenderlos a ellos, guerreros que marchaban a Chon'sin para apoyar a Senay en su conquista. No solo soldados; magos, laguces, clérigos, luchadores. Pero sobre todo myrmidones en busca de recuperar una patria perdida, incluso si era en nombre de otro país. Por lo menos se preocupaban por la estabilidad de Valentia.

Fue aproximadamente un mes y medio de viaje. Decidieron ir por mar, eludiendo el extinto Valm y Shaka. A lo mejor eran imaginaciones de la pelirroja, o el tiempo había empeorado súbitamente, mas al acercarse al país espadachín las corrientes de aire cesaban, las nubes cubrían el cielo, convirtiéndolo en una marea gris por la que el sol sería incapaz de pasar. Todo perdía color bajo un techo así, y el barco casi no se movía. Los últimos impulsos lo llevaron hasta un punto próximo al puerto. No consiguieron llegar al muelle.

La tripulación comenzó a moverse rápidamente. Celica estaba entre las primeras barcas destinadas a llegar a tierra. El puerto estaba terriblemente desolado, tanto que a la propia maga le resultaba extraño. Ese presentimiento por supuesto no fue en balde. Escuchó el silbido de las flechas cayendo sobre ellos. Los magos mezclaron los hechizos de fuego y viento, consiguiendo repeler el ataque enemigo. Las barcas aceleraron la marcha, más cuando consiguieron atracar en los muelles, pero los emergidos salían de sus escondites, tapando las salidas.

Tocaba avanzar.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Mage

Cargo :
Escriba

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Fuego [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
70


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campana de Conquista]No nos separe la espada[Privado.Alm]

Mensaje por Alm el Mar Ene 08, 2019 11:23 am

Después del intenso y, porque no decirlo, duro viaje hacia Renais, el grupo de caballeros había decidido regresar a Senay a tomarse un merecido descanso. Esta vez, Alm no refunfuñó, pues estaba igual de cansado que sus compañeros y sentía que necesitaba dejar las batallas por un tiempo y limitarse a entrenar solo para no oxidarse en el manejo de la espada. Los numerosos viajes que había hecho, le habían dejado cierta sensación amarga al no haber tenido noticias de Mycen ni de Celica. Pensaba que cuantos más países conociese, más posibilidades habría de encontrarse con su amiga, pero el mundo era demasiado grande para un granjero con aspiraciones a héroe.

Intentaba ser positivo, pero la tristeza le aplacaba todas las mañanas y eso ponía en riesgo su concentración. No le vendría mal un descanso y a ser posible trataría de desconectar. Sin embargo; apenas pasaron un par de semanas, un emisario vino con noticias sobre una campaña de conquista en Chon'sin en la que se necesitaba un gran apoyo militar. Siendo ellos unos caballeros de Senay, no podía negarse a aquella petición y el capitán puso rápidamente al grupo en marcha.

Alm, te necesito en la batalla —dijo el paladín mientras hacían los preparativos y se ponían en marcha. Al escuchar aquello, casi se le caen al suelo las provisiones que estaba cargando. ¡Por fin podría demostrar que era tan digno como cualquier otro caballero de dar una patada a los emergidos!

Llegaron a Chon'sin a eso del amanecer y los rumores de los últimos avistamientos de emergidos, les llevaron hasta el puerto. El silencio de esa zona, normalmente ruidosa, les puso en alerta, pero se mantuvieron en una pequeña colina, antes de adentrarse en la zona portuaria. —Esto no me gusta, tiene pinta de ser una trampa —dijo el capitán, con el brazo extendido en señal de que todos esperasen. Alm alzó la mirada al cielo y se dio cuenta del color tan gris que presentaba. Si llovía, estando tan cerca del mar, la batalla sería complicada.

¡Señor! ¡Alguien está desembarcando! —anunció uno de los arqueros y todos se fijaron en los pequeños puntitos marrones que dejaban una galera y serpenteaban hasta el puerto. El silencio que se hizo fue tan tenso, que podía cortarse con un cuchillo. Alm llevó la mano a la empuñadura de la espada y cuando las barcas estaban próximas a tomar tierra, una lluvia de flechas cayó sobre ellas. Unas luces verdes y azuladas indicaron que los magos repelieron el ataque, pero de pronto, el campo se lleno de emergidos.

El caballo del capitán se movió nervioso y este, sacando su espada dio la señal para atacar y ayudar al otro grupo. Por fin se liberaron esos nervios, y todos corrieron sin dudar hasta el campo de batalla, dispersándose entre los callejones. El sonido del metal contra el metal y el murmullo de los magos puso voz a aquel encuentro. El joven caballero se abría paso esquivando ataques o usando su propia arma como escudo. Llegó a una especie de intersección, entre dos hileras de edificios y de reojo, observó una chica pelirroja. ¡Espera! Esa chica...

Empujó a un emergido que estaba en medio del camino y corrió tras la muchacha, sin poder creer lo que había visto. Torció la esquina y se encontró de nuevo con ella. Era más mayor, más alta, sus movimientos eran elegantes, pero aquella mirada y el color de su cabello no podía engañarlo. Sí, no había duda, ¡era ella!

Ce... ¡Celica! —la llamó con todas sus fuerzas, saltando hacia un lado para esquivar un nuevo ataque del enemigo. Quería acercarse a ella, pero por otro lado, no quería distraerla o azuzarle los enemigos. —¡Agh! ¡Apártate! - le dijo al emergido pesado y corrió con la espada para derrotarlo. Ya fuera por sus ansias o por un golpe de suerte, logró hacerle caer con un tajo de su espada. —E-esto está siendo demasiado real como para estar soñando —añadió bajito, girándose de nuevo hacia la maga —¿Eres tú, de verdad? ¿Celica?
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Caballero

Autoridad :

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnearary [2]
Vulnerary [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campana de Conquista]No nos separe la espada[Privado.Alm]

Mensaje por Celica el Mar Ene 08, 2019 11:04 pm

Los emergidos se vieron rodeados finalmente por dos grupos, estos dos sin conocer el por qué de la presencia del otro en ese puerto. Ambos parecían lo mismo, mercenarios -lo cual no era realmente su caso- pero nunca se sabía. Varios soldados comenzaban a luchar contra los guerreros de su embarcación, los laguces haciendo acople de no solo garras y sus colmillos, sino de su capacidad de volar. Los magos eran acompañados por algún guerrero capaz de defenderlos, mas Celica iba por su cuenta. Ella se deslizaba entre las líneas enemigas, carbonizando a los enemigos que alzaban su arma contra ella. Si los demás se agrupaban, tendrían más posibilidades de sobrevivir. Como unidad, lograría deshacerse de los descarriados. Era inevitable. Era… un suceso del que no podía apartar la mirada.

Sin embargo, lo escuchó. Su nombre llevado por el viento, un grito intentando llamar su atención. Y lo más impactante era que esa voz le resultaba familiar.

La pelirroja se giraba, confusa. ¿Dónde estaba, dónde? Esquivaba las espadas, las lanzas. Las cenizas caían al suelo arrastradas por las pisadas de los mercenarios.  El cielo comenzaba a tornarse rojo, quizás por la sangre rociada, por el fuego. Subió unas pequeñas escaleras, llevándola a una pequeña plaza en medio del puerto, conectada a todos los callejones de las casas contiguas. Había arqueros lanzando flechas desde arriba, mas si no apuntaba de forma certera, no lo único que conseguiría era que los edificios ardieran.

Fue por el rabillo del ojo que lo vio. Verde.

Se giró súbitamente, llevada por un impulso. La figura frente a ella le arrebató el aire, tanto que pensaba que se iba a asfixiar. No deseaba verlo empuñando una espada, mas su egoísmo la llevaba a sentir esa felicidad. ¡Esa ilusa dicha! Se abriría paso. Ambos lo harían. Eran así, siempre lo habían sido. Y nadie lo impediría.

—¡Alm!—su voz atravesaba el campo de batalla, semejante a la magia de trueno que aterrizaba sobre uno de los emergidos cercanos. La ferocidad del fuego que despedían sus manos se comparaba al de un volcán en erupción. Tuvo que dar un paso hacia atrás mas remató a un soldado. Inspiró profundamente antes de volver a conjurar las llamas.

Eso no la detendría.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Mage

Cargo :
Escriba

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Fuego [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
70


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campana de Conquista]No nos separe la espada[Privado.Alm]

Mensaje por Alm el Miér Ene 09, 2019 6:04 pm

Escuchar su nombre de labios de aquella persona era una dulce melodía para sus oídos, a pesar del fragor de la batalla, los toscos sonidos y la muerte acechando a cada movimiento que hacían los emergidos. Una sonrisa se dibujo en su rostro, sin que se diese cuenta, el sentimiento era tan puro que a su mente no le daba tiempo a procesarlo. "Quiero ir con ella" pensó, al tiempo que se hacía un lado y observaba la tremenda llamarada invocada por Celica. "Necesito estar a su lado", frunció el ceño con determinación y se preparó para el siguiente movimiento.

Había tres emergidos frente a él, acercándose con sus espadas y poniéndose  completamente en medio de su objetivo. Sostuvo la espada con ambos manos y corrió hacia ellos todo lo rápido que pudo, impulsado por la adrenalina y el deseo de encontrarse con su tan añorada amiga. Uno de los emergidos intentó frenarle con la espada, pero fue lento y Alm aprovechó el flanco desarmado del oponente para lanzar una estocada. El otro emergido fue atacarle también, pero era parte de su estrategia; tan pronto como hizo un tajo al primero, se agachó flexionando las rodillas y su espada trazó un arco que fue directo a la pierna del segundo atacante, haciendo que perdiese el equilibrio y derribase al tercero.

Desconocía si aquellos seres tenían la inteligencia suficiente como para levantarse y tratar de atraparle, pero por si acaso, volvió a correr como una flecha. —¡Celica! ¡Ya voy! —decía casi desesperado, sintiendo como su corazón latía más fuerte a cada paso que daba y se iba acortando la distancia entre ellos. El tramo final lo superó dando un par de zancadas y saltando el cuerpo de un enemigo abatido. El poder de Celica era increíble, ¡quién le diría que aquella niña callada que hacía coronas de flores sería una maga tan formidable!

Cuando por fin se encontraron, vio a las espaldas de la maga un emergido empuñando un arma. Extendió la mano derecha y la colocó sobre el hombro de la chica, atrayéndola hacia él para apartarla de aquel ataque furtivo. El filo del hacha golpeó contra el metal de su espada, haciendo que la fuerza separase a ambos y volviese a haber una distancia prudente entre ellos y el guerrero enemigo. Aprovechó aquel breve instante para observar el rostro de la pelirroja y tuvo que reprimir las ganas de abrazarla y cerciorarse de que todo eso estaba pasando. —¡Yo te cubro las espaldas!—le hubiese gustado poder decir una frase mejor. No en vano había estado soñando con aquel encuentro años... pero ahora no había tiempo para ponerse sentimentales y jamás se perdonaría que Celica resultase herida por su culpa.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Caballero

Autoridad :

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnearary [2]
Vulnerary [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campana de Conquista]No nos separe la espada[Privado.Alm]

Mensaje por Celica el Lun Ene 14, 2019 4:43 pm

Lo veía acercándose a ella, atravesando el campo de batalla al igual que la pelirroja, ambos con el fuerte deseo de estar el uno al lado del otro, y… tomar su mano, saber que está bien; que todos estos años en los que Celica no estuvo Alm pudo llevar a cabo una vida normal, por mucho que se hubiera alistado en un cuerpo mercenario, o en la milicia de Senay. Quería sacarle esa idea de la cabeza, decirle que se fuera lo más lejos posible de ese lugar. Y sin embargo, no podía sino seguir avanzando hacia él. Su cabello verde, esos ojos honestos y firmes. Los tenía prácticamente delante. Pero lo que le sorprendió fue que Alm tirase de ella. Casi se le escapa una expresión de confusión hasta que escuchó el sonido de la espada chocando contra el hacha. Comprendió entonces que no sería capaz de realmente hablar con él hasta que todo hubiera terminado.

El fuego salió disparado de sus manos hacia un asesino que se acercaba de entre las ruinas de una tienda del puerto, encendiéndose una especie de hoguera en el campo de  batalla. Dio un paso hacia atrás, mas eso no le impediría continuar con lo que tenía entre manos. Su mirada, huyendo del fuego, vio que todavía los arqueros emergidos continuaban en las ventanas. ¿Acaso nadie se percataba de las flechas que caían del cielo?

—¡Arqueros en las ventanas! ¡Alguien!—Pedía una ayuda que no hiciera saltar por los aires las casas del puerto.

Por lo menos magos con cierta puntería lanzaron magia de rayo que acertó de manera sorprendente en el objetivo. Era líneas de luz que atravesaba el cielo de manera errática, raíces sin suelo al que adherirse. El estruendo sacudió el puerto, mas nadie apartó la mirada de los enemigos a los que se enfrentaban. Mas rayso cayeron cuales lanzas aplicando su juicio divino sobre esos seres malignos decididos a expandir su conquista por los continentes.  

Celica a pesar de ser una joven conocida por su compasión, por su ternura, estaba arrasando con el ejército enemigo. ¿Cómo se encontraba? Molesta, siendo incapaz de hacer lo que deseaba, y a la vez frustrada pues sabía que no importaba los combates que se librasen, aparecerían más.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Mage

Cargo :
Escriba

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Fuego [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
70


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campana de Conquista]No nos separe la espada[Privado.Alm]

Mensaje por Alm el Mar Ene 15, 2019 11:30 am

A pesar de la complicada situación en la que se encontraban, se sentía lleno de alegría y no podía hacer desaparecer la sonrisa de su rostro. Un reencuentro en un lugar tranquilo y sin un ejército de emergidos de por medio, hubiese estado muy bien, pero el saber que a su espalda, luchado junto a él, estaba Celica, le llenaba de energía y sentía que nada podía detenerlos. Arremetió contra el guerrero que lleva el hacha, aprovechando el momento en que este alzaba los brazos para descargar el arma contra él y se coló entre el espacio que dejaba el hacha y el propio cuerpo del atacante.

Su espada trazó un tajo desde la pierna hasta el hombro del enemigo, obligándole a soltar la pesada arma y retroceder. No tenía piedad con los emergidos, así que simplemente volvió atacar hasta que el contrario terminó en el suelo abatido. La voz de Celica hizo que mirase hacia atrás y en ese momento, una flecha pasó tan cerca de él que le hizo un ligero corte en la mejilla. "¡Malditos arqueros!" pensó, pues ya había tenido su mala experiencia con ellos. Se protegió con el brazo derecho y corrió hacia un lado para atacar a un espadachín que se estaba acercando demasiado. Las flechas rebotaban en las placas de acero de la armadura de su brazo, hasta que sonó un trueno e indicó la intervención de otros magos.

Los emergidos no hacían más que aparecer de entre las casas, los escombros de los edificios ya caídos y hasta de los barcos que estaban amarrados en el puerto. Por todo el campo se escuchaba el sonido metálico de las armas al chocar, el murmullo de los magos y el rugido de los wyverns. Para terminar de enmarcar el escenario, el oscuro cielo lleno de nubes negras descargó una fina lluvia, volviendo resbaladizo el suelo, sobre todo para las monturas, pues sus cascos resbalaban en el pavimento mojado o sus patas se hundían en el barro.

Cuando Alm logró derrotar al espadachín, un lancero apareció con la firme intención de hundir su lanza en uno de los costados que tenía desprotegidos. Logró esquivarlo por muy poco, pero tropezó con el cuerpo del enemigo que acaba de tumbar y a duras penas pudo protegerse con la espada de aquella mortífera lanza. "No, ahora no" pensó, empujando con fuerza y tratando de levantarse, apretando bien los dientes. —¡Ahora que nos hemos encontrado, no puedo morir aquí!
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Caballero

Autoridad :

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnearary [2]
Vulnerary [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campana de Conquista]No nos separe la espada[Privado.Alm]

Mensaje por Celica el Mar Ene 15, 2019 2:14 pm

—¡Ni se te ocurra pensarlo!—gritó Celica casi desesperada, lanzando una bola de fuego al lancero que intentaba arrebatarle la vida al peliverde. Se acercó a él, casi estableciendo un perímetro seguro. Su corazón se había acelerado con esa simple imagen. El cuerpo del emergido saltó hacia el barro, consumido. El ruido del choque de aceros, garras, todo opacaba cualquier sonido que emitiesen. Sin embargo, su mirada ardía al igual que el fuego. Su preocupación no era falsa, y hasta que Alm no se halló levantado y dispuesto a retomar la lucha, ella no se había movido de su sitio, recibiendo a cualquier enemigo con las mismas llamas que la caracterizaban. Sus zapatos chapoteaban en el agua, el chasquear de sus dedos sin llegar realmente a escucharse.

Pasaban los minutos y Celica se percató de que los enemigos escaseaban. De repente los laguces estaban acorralándolos en medio de la plaza, los caballeros  deshaciéndose de los que querían esconderse en los callejones. Ya no había soldados de oscuras vestimentas saltando de los botes y los barcos abandonados. Los distintos grupos se movilizaban para deshacerse de los enemigos restantes, siendo una limpieza de lo más eficiente. Los mercenarios que habían llegado después trabajaban en conjunto con el grupo de la pelirroja sin problemas.

La lluvia se convirtió en la sinfonía que acompañaba la muerte, la derrota de la armada emergida en el puerto de Chon’sin. Diminutas gotas chocando contra la tierra sin sentido.

La chispa en la mano derecha de Celica se apagó, sus hombros más relajados, dejando escapar un suspiro de alivio. El enemigo que le debía preocupar era ya sencillamente un resfriado que le podría caer si no se refugiaba… Sin embargo, antes de cualquier cosa estaba él. Se giró sobre sus tacones bajos, observando de arriba a abajo al único caballero que le interesaba en ese momento. Solo tuvo que dar dos pasos para estar junto a él. Fue casi intuitivo, sin pensarlo. Sus delicadas manos se posaron en el rostro del muchacho, tomándolo entre ellas. Limpió con el pulgar la sangre de la herida de la flecha, intentando mantener una expresión neutral.

Pero era imposible.

Sus labios se torcieron en una torpe y floja sonrisa, rodeando el torso de Alm con sus brazos, su cabeza encajada entre el hombro y el cuello de Alm.

—Tenía la esperanza de que no cogieras una espada…Que no fueras a la batalla. Odio el conflicto, me aterra pensar en lo que te pasaría...—sentía sus ojos humedecerse junto a la lluvia, mas no quería derramar lágrimas. Mantenía su rostro pegado al cuerpo del joven, aquel por el que profesaba tanto afecto—¿Es egoísta sentir tanta felicidad? Incluso en estas circunstancias—apretó su abrazo. El metal de la armadura no le importaba. Quería tenerlo cerca.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Mage

Cargo :
Escriba

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Fuego [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
70


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campana de Conquista]No nos separe la espada[Privado.Alm]

Mensaje por Alm el Miér Ene 16, 2019 9:14 am

Sintió el calor del hechizo de fuego por parte de su compañera, pero las llamas no iban dirigidas hacia él, sino al temible lancero, el cual se vio obligado a retroceder, para luego ser pasto de las llamas. No había tiempo para pensar, los emergidos no daban tregua, por lo que se puso rápidamente en pie y con una mirada agradeció la intervención de Celica. No quería alejarse demasiado de ella, pues temía que volviese a desaparecer, así que corrió alrededor para asegurarse de que ninguna espada o hacha la alcanzase.

Uno de los jinetes pegaso de su grupo pasó muy cerca de ellos, huyendo de las garras de un wyvern. Rodó por el suelo para esquivar al caballo alado, pero se levantó cuando llegó el dragón y con la espada, derribó al jinete. La bestia fue inteligente y siguió volando, aunque ya no perseguía al pegaso. Se encargó del jinete emergido antes de que éste se pusiese en pie y lanzó un suspiro cansado, aterrándole de nuevo, la idea de lo fácil que era cortar una vida con el filo de una espada.

Por suerte, sus compañeros y el grupo que había desembarcado con Celica estaban ganando terreno y cada vez quedaban menos enemigos. Al cabo de un rato, el terreno estuvo completamente despejado y el único rastro que quedaba de emergidos, era de los que habían sido derrotados y yacían en el barro. Cuando el sonido de la batalla cesó y tan sólo la lluvia y las voces de los guerreros llenaban el lugar, Alm se giró hacia la pelirroja y sus miradas se encontraron. Ella fue la primera en acercarse y cuando sintió sus cálidas manos en las mejillas, su corazón volvió a acelerarse y su mano soltó la espada, como si le hubiesen abandonado las fuerzas.

No era capaz de decir nada, sus ojos se mantenían fijos en los contrarios y cuando sonrió, hizo el mismo gesto. Aunque la chica hubiese cambiado tanto, su sonrisa seguía siendo igual de bonita. Respondió a su abrazo, rodeando la cintura de Celica con el brazo derecho y llevando la otra mano hacia la cabeza de la joven, dejando una suave caricia. —Tenía que hacerlo, no soportaba quedarme en la aldea pensando dónde estabas. Salí a buscarte, necesitaba encontrarte —respondió en un pequeño susurro, luchando contra las lágrimas que amenazaban con salir.

¿Egoísta? No, yo también estoy feliz y es gracias a ti —agachó la cabeza para poder verla más de cerca. Habían pasado siete años desde la última vez que se vieron, pero a pesar de haber pasado tanto tiempo, seguía queriéndola igual que el primer día. La dicha que sentía en ese momento sólo era comparable a esos años en los que ambos jugaban hasta caer rendidos. Rió suave y estrechó un poco más su abrazo —No vuelvas a alejarte, Celica, por favor —suplicó y esta vez, no fue capaz de reprimir las lágrimas, las cuales cayeron por su mejilla. Agradeció que la lluvia pudiese ocultarlas —Te seguiré a donde sea, lucharé por ti, a tu lado.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Caballero

Autoridad :

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnearary [2]
Vulnerary [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campana de Conquista]No nos separe la espada[Privado.Alm]

Mensaje por Celica el Miér Ene 16, 2019 4:08 pm

Su abrazo era semejante a un cálido día de primavera, su sonrisa, su mirada, un bálsamo para cualquiera de sus heridas. Los labios de la pelirroja temblaban al escuchar sus palabras, sus ojos al igual que Alm siendo incapaces de retener las lágrimas que había logrado contener hasta entonces. Sin embargo no le molestaba llorar en sus brazos. Se sentía segura, a salvo, cómoda. No era nada por lo que lamentarse. Lo único de lo que podría arrepentirse era haber desaparecido todos esos años sin dar ninguna explicación aunque fuera por su propia seguridad. ¿Habría cometido un crimen terrible tan solo por haber huído? Era un crimen que debía expiar. Y la persona que tenía delante era la principal afectada. Sir Mycen… Desconocía su paradero, lo que pensaría. Pero continuar en un exilio que posiblemente ya no tenía sentido… Era inútil, ¿no? Celica debatía consigo misma, debilitada por el dulce néctar de una dulce tentación del pasado.

—Lo siento, Alm...—Debería haber vivido en su aldea sin ningún problema, sin dar vueltas por el continente en busca de una aguja en un pajar, mas se topó con ella de entre todas las personas problemáticas. ¿Cuántas batallas habría librado? ¿Cuántas veces habría alzado la espada solo para ganar más dinero y mantenerse de alguna manera? Ya ni siquiera una aldea era segura del todo, y ella hablaba de paz… Era hipócreta, una ingenua criatura que no tenía el suficiente poder en sus manos para cambiar la situación actual de los conflictos. Sindhu era pacífica, mas si los emergidos invadían sus fronteras la reina no se quedaría quieta en su trono. Pero no tendría que estar jugándose la vida todos los días… No tendría que preocuparse de tener un ojo medio abierto mientras dormía.

La pelirroja analizó las palabras del caballero, apretando sus labios, tímida. Se le hizo imposible mantenerle la mirada por unos segundos, girando su rostro hacia otro lado—C-Cuando dices eso, Alm, te refieres a...—reunió el valor suficiente como para volver a mirarlo fijamente, ambos rostros pálidos por la lluvia y el frío, la humedad calando en los dos. El corazón de Celica bombeaba sangre con más fuerza que antes, tanto que parecía escuchar cómo retumbaban sus latidos por todo su cuerpo, llegando a sus oídos—…¿que te quedarás a mi lado? ¿Nunca te irás?—porque claro, no podía evitar pensar varias cosas con las declaraciones del atrevido muchacho, ¡porque era atrevido diciéndole esas cosas! Apretados sus labios, intentando no acercar su cara más de lo necesario, sus escuálidos hombros arropados por el brazo del peliverde. Todo era una situación que te hacía pensar, y si él lo decía… Creía que el pecho le iba a explotar.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Mage

Cargo :
Escriba

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Fuego [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
70


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campana de Conquista]No nos separe la espada[Privado.Alm]

Mensaje por Alm el Jue Ene 17, 2019 11:41 am

Desconocía los motivos que obligaron a Celica a dejar la aldea, pero, aunque le preocupaba, no le importaba vivir en la ignorancia si a partir de ese momento podían estar juntos. Si eran enemigos que la estaban persiguiendo, él la protegería. Quizás no fuese el espadachín más diestro de Valentia, ni el paladín más audaz, pero haría todo lo que estuviese en su mano para ayudarla. El pasado podía ser una gruesa y pesada cadena, pero ellos tenían el poder de convertir un futuro que fuese mucho más llevadero, juntos, sin los fantasmas del pasado.

"Para ti es sencillo, porque ni siquiera conoces tus orígenes" pensó por un momento, sintiendo una ligera punzada de tristeza, al creer que tal vez sus planes eran demasiado idílicos para aplicarlos a la realidad. Sin embargo; esperó la respuesta de la pelirroja, con el corazón en un puño. Si ella le decía que tenían que volver a separarse, que aquel encuentro había sido un error, lo aceptaría, pero estaba seguro que el golpe sería muy doloroso. No obstante la respuesta le llegó, en forma de pregunta y aunque en su rostro apareció una expresión de sorpresa, por dentro estaba mostrando una amplia sonrisa.

¡Claro que sí! Pase lo que pase, aunque tengamos que derrotar 100 ejércitos de emergidos, recorrer los territorios más peligrosos o comer verduras durante un mes. Te seguiré hasta donde sea, Celica —respondió en un tono serio y se movió un poco para mostrar su mano con el meñique extendido —Te lo prometo —volvió a mirar los ojos de la joven, perdiéndose en el color castaño de sus iris. —Añade esa promesa a la que hicimos hace años, ¿recuerdas? —susurró, sonriendo y apoyando la frente suavemente sobre la contraria.

No quería romper aquel abrazo, pero el frío de la lluvia empezaba a hacerse notar. —Deberíamos resguardarnos. Sería una pena que el primer día cogiésemos un resfriado —se separó de la maga, pero tomó su mano y tiró de ella suavemente hacia una de las casas, ahora vacías, del puerto. Al menos, estar bajo un techo les cubriría de la lluvia y estaba convencido de que si encontraban una chimenea, no tendría demasiado problema. —No sabía que podías usar la magia ¿has estado estudiando en alguna escuela? —no podía retener su curiosidad. Tenía tantas preguntas... pero al mismo tiempo, temía que fuesen preguntas que no podían ser contestadas.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Caballero

Autoridad :

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnearary [2]
Vulnerary [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campana de Conquista]No nos separe la espada[Privado.Alm]

Mensaje por Celica el Jue Ene 17, 2019 1:44 pm

Decir que las palabras de Alm la dejaron más fría que la lluvia era una buena metáfora. No… ¡No había entendido a lo que quería llegar! ¡El significado más allá de esas palabras! Sus mejillas se encendieron, mas intentaba mantener la compostura para no estropear el momento. No quería estropear la confianza que tenía el peliverde en sí mismo. A lo mejor era ella quien pensaba demasiado las cosas y quería darles otro significado más allá de lo que realmente decía el caballero. Levantó asímismo su dedo meñique, esbozando una disimulada sonrisa, la frente de Alm siendo un elemento más reconfortante en esos momentos que sus palabras. Disfrutó de esos breves instantes en los que sentía la calidez que le quedaba al muchacho, cerrando los ojos, un cosquilleo recorriendo su propia frente sabiendo quién había delante suya. Mae se burlaría de ella si la viera en esos momentos.

Rompió Alm el mágico momento con la realidad de la situación, la chica asintiendo levemente con la cabeza. Su mano era más grande que la suya, lo que le parecía casi absurdo. Siendo niños recordaba cómo ambos tenían manos parecidas, presumiendo infantilmente Celica. Estaban empapados de pies a cabeza, helados—En un monasterio… Estaba en Sindhu—apretó la mano que tiraba de ella hasta una de las posadas más cercanas, abandonada por supuesto. Habían sido de los primeros en moverse tras todo el caos que se había desatado en el puerto y lo aprovecharían—Vine aquí por un encargo como escriba. Debía entregar una carta y escribir su respuesta...Fue casualidad verme envuelta en este conflicto pero no me arrepiento—dijo sinceramente con alegría, siguiendo al caballero hasta el interior de la posada.

Sillas rotas, la barra con vasos vacíos o tirados, barriles desordenados. Mas ambos continuaron hacia el interior y entraron en la primera habitación en la que vieron una chimenea, una con varias camas. Cerró la puerta detrás suya, inspeccionando la sala. Solo había una pequeña ventana con cortinas polvorientas, la chimenea delante de las camas. Al lado de la chimenea se hallaba un cesto con unos pocos troncos de madera todavía, por lo que decidió aprovecharlos al máximo. Si las termitas no se habían comido la madera era un milagro que agradecía a la diosa Mila. De su dedo salió una chispa de fuego que encendió la chimenea. La maga se giró hacia el peliverde, observándolo inquisitivamente.

—Deberías quitarte la armadura por lo menos...Para secarte mejor—lo ideal sería la ropa, mas eso sería…

Se volvió a girar hacia el fuego, alejándose ligeramente. ¡No! Se quitó los guantes y el calzado, quedándose con las medias y el vestido. Se sentó entonces, calada hasta los huesos.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Mage

Cargo :
Escriba

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Fuego [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
70


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campana de Conquista]No nos separe la espada[Privado.Alm]

Mensaje por Alm Ayer a las 9:59 am

El interior de la posada estaba en penumbra, a causa del cielo nublado. La madera vieja crujía bajo sus pasos y los sonidos del exterior se ensordecieron ligeramente conforme avanzaban por el lugar deshabitado. Observó con cierta curiosidad los muebles y el desorden, que más bien indicaban la decadencia del lugar que el ajetreo de los enemigos que les habían aguardado escondidos. Le parecía curioso y a la vez triste, que un lugar tan lleno de vida como una posada, pudiese mostrar una atmósfera tan desolada.

Entró junto a Celica en una de las habitaciones con chimenea y mientras la pelirroja encendía el fuego, se quedó mirando las figuras que se podía distinguir tras las cortinas de la ventana. Habían hecho bien en moverse, parecía que la lluvia iba a más y todos buscaban un lugar en el que refugiarse y esperar a que escampase un poco. Quién le iba a decir que, tras la batalla, estuviese en una de las habitaciones de lujo (por tener chimenea) de una posada, en compañía de la joven por la que había removido cielo y tierra para encontrarla.

¿Sindhu? —se giró hacia ella con sorpresa —¿Hemos estado siempre en el mismo continente? —había pensado esa posibilidad, pero la desechó al recordar la urgencia del abuelo por esconder a Celica. Uno pensaría que se había llevado a la chica lo más lejos posible. —Al menos me alegra saber que has estado bien —dijo finalmente, volviendo a sonreír. Dio una paso para acercarse de nuevo a ella, pero sus palabras le detuvieron y asintió con la cabeza —Tienes razón,  lo mejor sería quitarse toda la ropa, pero... —se sonrojó con sólo pensarlo —confiaremos en el calor de tu magia.

Fue a quitarse la armadura, empezando por los guanteletes y retiró las correas y enganches que fijaban las distintas placas de metal. Por último, se quitó las botas, dando un par de saltos en el suelo para no perder el equilibrio y también se quitó el cinturón que sostenía la espada guardad en su vaina. Dejó todo ordenado sobre una silla que había en un rincón.

Si te quedas fría, puedo ir a otra habitación y dejar que en esta puedas secarte bien —comentó retirando una de las mantas que había sobre una de las camas. Correteó para salir al pasillo y sacudirla para quitar la mayor cantidad de polvo que pudiese tener. —Sería fatal si enfermases.

Regresó y se sentó a su lado, extendiendo la manta y dejándola caer sobre ambos. Tiró de uno de los extremos para asegurarse de que la maga estuviese bien arropada y pasó el brazo por detrás de su cintura, apoyando la mano en la cadera de la joven. —Así que escriba... ¡guau!, debes de haber conocido muchas personas —dijo para sacar un tema de conversación. En realidad, era una excusa para que no se escuchase el fuerte latido de su corazón. Celica estaba tan cerca que todo su cuerpo vibraba de la emoción, una sensación que sólo la pelirroja le provocaba.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Caballero

Autoridad :

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnearary [2]
Vulnerary [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1171


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campana de Conquista]No nos separe la espada[Privado.Alm]

Mensaje por Celica Hoy a las 5:19 pm

La muchacha no se atrevió a mirarlo a la cara cuando se dio cuenta de la realidad en la que había vivido en los últimos años. Sencillamente habían estado uno al norte y otro al sur, mas siempre en el mismo continente. Sentía cierta culpa por el mero hecho de ser quien es, por haber tenido que seguir los designios de Mycen y no haberse atrevido a quedarse con él en la aldea. Le había faltado el valor suficiente para enfrentarse a sí misma y a lo que le perseguía, a su propia sangre, a su legado. Quizás lo peor era tener que lidiar con las consecuencias de sus propias acciones, con sus emociones. La pelirroja acercaba lentamente sus manos al fuego, pero las dejaba lo suficientemente lejos para no quemarse.

No pudo evitar sonreír mientras notaba la mano de Alm deslizarse hasta su cadera, abrazándola. Acercó su cuerpo todavía más al caballero despojado de su armadura, ambos frente al fuego de una chimenea. Se había imaginado más de una vez una escena así, aunque del toda segura sabía que no era después de una batalla contra un batallón de emergidos. ¿Qué importaba? Con él estaría bien de todas formas. Quizás depositar sus esperanzas en un chico era una exageración, pero si era Alm... Si podía estar con él, sería capaz de afrontar lo que les deparara Mila. Porque no estaría sola. Él, quien le había tendido su mano.

—A decir verdad, sí. Lo que más me he encontrado son familias separadas por la guerra… Fueron tan amables que hasta me invitaban a comer, o me pagaban los gastos del viaje. Se sienten más seguros si entrego las cartas personalmente. También hay una imprenta, la primera de hecho, una universidad. La reina es… admirable, no se podría describir mejor. El paisaje es precioso, y hay paz. Creo que aprecio eso de Sindhu: Su capacidad de alejar el conflicto de sus tierras—hablaba con sinceridad, una sonrisa en sus labios mientras declaraba a favor del país donde había vivido los últimos años.

La habitación se quedó en silencio, oyéndose nada más que el ruido de la madera consumiéndose. Las llamas se reflejaban en los ojos de Celica, quien tan solo escuchaba los latidos de su corazón trotando salvajemente. Si no era ese momento, ¿entonces cuando lo sería? Porque el destino les había demostrado que sus vidas cambiaban a placer del viento que ondea las banderas. Si lo quería… si de verdad le importaba, debía decírselo, pues lo que no se dice se lo lleva una misma a la tumba.

Tomó la mano de Alm, la que le sujetaba la cintura. Entrecruzó sus dedos con los del joven.

—No tendrías...que irte—dijo la muchacha como pudo. Respiró profundamente. Debía calmarse mas era imposible, así no—No sé si entiendes… lo que quiero decir...—inspiró—Lo que siento...por ti—apretó todavía más la mano de Alm, casi asustada de que todo fuera una ilusión que fuera a desaparecer en el viento. No pudo mirarlo, sino agachar la cabeza, esconderla entre las rodillas.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Mage

Cargo :
Escriba

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Fuego [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
70


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campana de Conquista]No nos separe la espada[Privado.Alm]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.