Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Empty [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay]

Mensaje por Sigurd el Vie Ene 04, 2019 11:02 am

Sigurd odiaba quedarse de brazos cruzados sin hacer nada.

Es por esa razón por la que odiaba estar en Altea. No haya confusión, el antiguo duque de Grannvale estaba muy agradecido al príncipe Marth por acogerle en tan próspero reino, una vez que se había quedado sin hogar por culpa de los Emergidos y Nohr. Tras perder su castillo, su ejército, su título y hasta su familia, el príncipe de Altea se dignó a darle refugio. Jamás podrá Sigurd pagar tantísima generosidad en horas de tan alta necesidad. Hombres como él le traían esperanza a este mundo en destrucción.

El problema radicaba que no había mucho que hacer en Altea. Era un reino pacífico, el primero que había logrado librarse de los Emergidos, por lo que había oído, y hacía años que no tenía un conflicto serio con sus países vecinos. Obviamente, el crecimiento de los países grimantes preocupaba a Altea, pero las tensiones todavía no habían llegado al punto de producir un enfrentamiento abierto, y no parecía que fuese a hacerlo en un periodo corto de tiempo.

En situaciones normales, Sigurd intentaría organizar un ejército con el cual intentar reconquistar Grannvale, pero aquello también se consideraba harto complicado. En primer lugar, porque no quería involucrar a nadie de Altea en su batalla. Ya hacía Marth demasiado acogiéndole en su reino, meterse en su guerra solo serviría para poner en peligro a Altea frente al resto de reinos de Nohr.

Y tampoco podía tratar de reclutar un ejército personal. Los fondos que logró traer de su castillo en su huida eran suficientes para mantenerse él y sus hombres durante un tiempo. Pero no para organizar un nuevo ejército, ni mucho menos con la fuerza para hacer frente al príncipe Xander.

Sigurd no podía hacer nada menos esperar.

Al menos, hasta que recibió noticia de que Regna Ferox, actualmente en manos de Altea, estaba en peligro por los Emergidos. El príncipe Marth hizo un llamamiento general con el objetivo de proteger Regna Ferox, y Sigurd no dudó ni un instante en apuntarse, junto con un pequeño grupo de sus hombres.

De esta manera, mataba tres pájaros de una flecha. Primero, su ayuda serviría como gesto de agradecimiento a Altea, tras todo lo que había hecho por él y sus hombres al otorgarle un hogar. Segundo, podía ganar fondos extras para poder financiar un ejército con el que retomar su hogar en cuanto se presentase la oportunidad. Y tercero, hacía algo que no fuese perder el tiempo. Además, su cuerpo necesitaba el ejercicio.

Cuando llegó a Regna Ferox, le sorprendió el frío y la nieve. Era la primera vez que visitaba ese reino, ya que a Altea llegó por barco, de tal manera que desconocía el tipo de clima que había en ese lugar, más en aquella época del año. Llegó con un grupo de jinetes, a los cuales tampoco estaban preparados para las bajas temperaturas. Por ello, lo primero que hicieron al llegar a la capital fue buscar abrigo extra para ellos e incluso para sus caballos. Sigurd no se perdonaría que su querido Eolo se pusiera enfermo por culpa del frío.

Durante las compras se enteró que había un torneo abierto en Regna Ferox, que invitaba a participar a guerreros de todo el mundo. Normalmente hubiera participado, pero la convocatoria de inscripción ocurrió cuando todavía estaba Sigurd ocupado defendiendo su castillo contra los Emergidos y Nohr. Y ahora ya era demasiado tarde para apuntarse. Bueno, si había otra oportunidad, ya se apuntaría.

Sigurd decidió que irían a hacer una batida contra Emergidos a las afueras de la ciudad. Había oído rumores de avistamientos de Emergidos en las proximidades. Que esas criaturas estuviesen tan cerca  de la capital jamás era una buena señal, así que el exduque decidió ponerse de inmediato manos a la obra.

Marchando con sus caballos, Sigurd y sus hombres salieron de la ciudad y se dirigieron hacia un bosque próximo. Las copas nevadas de los árboles hacían una vista preciosa, aunque no permitían olvidar el frío que cada vez más calaba entre sus huesos, a pesar de las capas extras que se habían puesto sobre su armadura. Había que tener cuidado con como avanzaban, pues la nieve podría hacer tropezar a los caballos, y un tobillo roto podía ser ahí un problema muy serio.

Decidieron dividirse todos para cubrir más terreno. Aunque a nadie le agradaba la idea de dejar solo a Sigurd, todos sabían que era la mejor manera de descubrir a los Emergidos con facilidad. Pero hicieron prometer a su señor que avisaría al resto antes de meterse en una pelea si avistaba a esos monstruos. La fama de temerario de Sigurd estaba más que ganada, y no querían correr riesgo.

Sigurd empezó a avanzar despacio, atento a cualquier ruido. A pesar de la nieve acumulada, lo cierto es que estaba haciendo buen tiempo, con el Sol casi despejado en lo alto. No el suficiente calor para derretir la nieve, pero al menos no había que temer mayores nevadas. Pero a pesar del Sol, el bosque estaba en silencio. Uno que le parecía un tanto antinatural. O quizás fuesen imaginaciones suyas.

Lo que no fue producto de su imaginación fue la aparición de un pequeño grupo de Emergidos avanzando por un claro del bosque. Serían seis o siete, aunque no podía asegurar si había más un poco más lejos. Afortunadamente, ninguno de ellos notó aún la presencia del duque. En un principio, iba a retroceder como había prometido para reunirse con el resto de sus hombres y avisarles del descubrimiento. Pero cambió de opinión cuando se dio cuenta de que los Emergidos se dirigían, armas en alto contra un hombre al final de aquel claro. Sigurd lo supo entonces, si quería ayudar a ese hombre, no podía esperar ni un segundo.

-Siento tener que romper la promesa tan pronto, chicos. Pero el deber me llama.-dijo disculpándose en el aire mientras desenvainaba su espada y tiraba de las riendas de su níveo caballo.-¡Vamos, Eolo! ¡A la carga!-y se lanzó al ataque para proteger a aquel aparente joven del grupo de Emergidos.
Afiliación :
- NOHR (GRANNVALE) -

Clase :
Lord

Cargo :
Duque de Calphy

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [2]
hacha larga de bronce [2]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Espada%201

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] NdTOcva

Gold :
1975


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Empty Re: [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay]

Mensaje por Luzrov Rulay el Miér Ene 16, 2019 5:51 pm

Por lo general el clérigo de la iglesia de la Santa Elimine no era alguien que acudiese a la llamada del dinero. En primer lugar porque rara vez lograba enterarse cuando dichas llamadas eran realizadas. No es que se aislase del mundo ,pero tenia claros sus limites y sus prioridades. Deseaba ayudar, a todo aquel que pudiese,a cuantos estuviese en su mano. Pero no tenia el poder de ayudar al mundo entero, menos aun de que sus acciones tuvieran alguna repercusión significativa en el mundo. Así pues había decidido centrarse en lo que pudiese hacer en lugar de lamentarse por lo que era incapaz de lograr. Ayudar a reconstruir  y proteger su hogar. Caelin, Lycia,eran su prioridad, el pequeño país que para su corazón era todo su mundo. Y lógicamente el clérigo solo prestaba atención,solo se molestaba por conseguir, aquellas noticias y rumores que afectaban a su mundo. Si algo mas llegaba a sus oídos es porque había sido inevitable que llegase ,no porque lo hubiese buscado. Como la noticia del torneo de Regna Ferox,de lo cual le informo Lyndis. Como la noticia en la taberna de la cuidad de que Altea compensaba económicamente a todo aquel que ayudase con los emergidos avistados en dicha tierra.

Una de las raras,casi inexistentes ocasiones,en la que dicha convocatoria llegaba a sus oídos. Convocatoria que ,tal y como aquellas de las que no era consciente, había tenido intención de ignorar. Personalmente no le interesaba el dinero. El recibir algo a cambio de ofrecer su ayuda... algo dentro de el resonaba contra ello. Su meta auto impuesta,el deseo de ayudar al prójimo que había tenido desde que tenia memoria, tan clavado en su alma,tan parte de el... Rechazaba la idea, la creaba un ligero malestar con solo planteárselo.

Decidió ignorar el mensaje clavado en el panel de anuncios de la posada en la que se hospedaba.

Solo fue capaz de ignorarlo durante un día.

El torneo seguía en pie, y aunque el ya no fuese parte del mismo desde hacia tiempo aun no podía irse. Lyndis había avanzado,a su amiga le quedaba al menos otro combate. Y tenia claro que no regraciara a casa sin ella. Por lo cual eso dejaba a Luz en un periodo de espera, de cierta inactividad tras haber recorrido la ciudad durante el tiempo que llevaba allí. Tras haber realizado todas las compras y las acciones necesarias en el lugar. Aun debía de hacerse con ciertas provisiones,pero eso seria mejor dejarlo para el ultimo momento,antes de partir.

El no tener nada que hacer le agobiaba,le hacia sentir inútil. Estaba acostumbrado a ser activo,a tener algo entre manos, una acción,por mas mínima que fuese,en la que dedicar su tiempo. Su mente. Podía entrenar,pero ya había entrenado lo suficiente, debía de haber algo mas ,algo que le distrajese e impidiese que el clérigo se sumiese en sus pensamientos y recuerdos. Algo que le impidiese analizar las acciones que le habían llevado hasta allí,su pelea en el torneo, las carencias que aun veía en su magia, todo lo que había aun por hacer en Caelin y que no estaba haciendo por estar lejos de casa... Ayudar con los emergidos de las cercanías parecía una buena alternativa. Impedían que se hundiese en lo profundo de su mente, le haría sentir útil. Y lo mas importante. Regna Ferox no seria su prioridad, pero tenia la oportunidad de ayudar a los ciudadanos del país, y desaprovecharla tampoco seria correcto. No teniendo en cuenta su deseo...

Se decidió entonces a ofrecer su ayuda a dicha causa,al menos durante el tiempo que le quedase en el país. Estuvo tentado a no exigir dinero a cambio de dicha ayuda,mas en el ultimo instante recordó. El motivo por el cual había acudido a ese continente en primer lugar. Conseguir financiación para la reconstrucción de Caelin. No negaría la recompensa,mas tampoco se la quedaría. Se la otorgaría al marques a su vuelta.

A pesar del tiempo pasado y las experiencias acumuladas aun no poseía la suficiente confianza en su magia como para ofrecer su ayuda ofensivamente. En su lugar se decanto por ofrecer sus servicios como sanador , como aquello que llevaba toda la vida realizando. Descubrió que había un pequeño pueblo en las cercanías de la cuidad, un lugar que había sido tomado como base de alguno de los escuadrones del ejercito del país. Los alrededores de la cuidad eran bastante seguros, mas con el torneo llevándose a cabo, estaba bien protegida. Era en los lugares apartados donde la presencia de dichas criaturas aumentaba. Tomar aquel pueblo como base, por mas cercano que fuese, les ayudaba a aumentar su rango de acción. Luz decidió acudir allí para tratar las heridas de los soldados , y posibles aldeanos,que se viesen perjudicados en la lucha contra los emergidos.

Y a pesar de no tener la suficiente confianza en el poder de sus tomos como para presentarse a luchar,si que confiaba en poder protegerse a si mismo. Después de todo había viajado solo durante años,aun cuando no era capaz de dañar con su magia, y hasta el momento no había sufrido heridas graves. Desde que estaba en ese continente había pisado Altea , Plegia y Regna Ferox y seguía en pie, podía ir solo. Así pues,con el tomo entre sus manos, pidió indicaciones a los soldados que custodiaban la entrada de la cuidad,antes de abandonar la misma.

Estaba cerca de su destino,solo debía terminar de cruzar el bosque, cuando se vio acorralado. Se encogió sobre si mismo ,encogiéndose de hombros,como si de esa manera,al quedar su cuerpo mas cubierto por el grueso abrigo que portaba para protegerse del frió ,estuviese a salvo. A pesar de saber que no lo estaba. Eso no lo protegería,solo el tomo entre sus manos. Lo abrió. Intento dar un pasos hacia atrás para coger distancia de esos seres que armas en mano se acercaban a el. Con lentitud,como si estuviesen jugando,como si no lo considerasen realmente un enemigo, un peligro. Maldijo las vestimentas elegidas,el vestido blanco bajo el abrigo del mismo color que le impedían moverse con libertad en la nieve. Pidió disculpas a la santa por su maldición. Le dedico una breve oración a Elimine, pidió mentalmente protección a la Santa y a Hanon.

Tomo aire. Apoyo la mano sobre las paginas abiertas del tomo. Sus labios comenzaron a moverse, murmurando sin apenas emitir ruido, las palabras que era capaz de leer pero no de comprender. Alternando su mirada entre el libro y el enemigo frente a el. Alzo su brazo libre ,apuntando al enemigo enfrente,el mas cercano a el. Lo dejo caer.El sonido de los cascos del caballo ,amortiguado por la nieve, llego antes que su magia. Ante de la luz,que  tomando la forma de unas difusas plumas comenzó a caer con suavidad sobre aquel que había elegido como objetivo, cegando levemente a todos los enemigos cercanos, el propio clérigo incluido. Pero Luz no estaba mirando al emergido al que acababa de atacar. Habia desviado su mirada,su atención,hacia el lugar del que provenía el sonido de la montura, preguntándose si se trataba de un soldado al servicio de la corona de Altea o de refuerzos enemigos.

La luz de su propia magia le impedían verlo.  



off:
Usa el tomo de Ellight
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Baculo Físico [2]
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [3]
.
.

Support :
Lyndis [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Iwzg0SR
Semi [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Staff-4[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Tomo-3

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] 2aYlcp6

Gold :
820


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Empty Re: [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay]

Mensaje por Sigurd el Dom Ene 27, 2019 4:33 pm

Eolo no tardó en alcanzar al Emergido más rezagado del grupo. Aunque la nieve imposibilitaba que el caballo blanco pudiese moverse a plena velocidad, no le fue difícil llegar hasta la criatura desprotegida, gracias a que todavía mantenía su atención centrada en el objetivo que tenía enfrente. El ruido de los cascotes fue suficiente para alertar al monstruo, pero ya era demasiado tarde para cuando decidió darse la vuelta. La espalda descendió en un poderos arco contra el cuello del Emergido. Y cuando impactó, matando al engendro de un golpe, se hizo la luz en todo el claro.

Aquel poderoso destello dejó por completo ciego a Sigurd, y también a Eolo, quien se encabritó un poco y retrocedió un par de pasos. El exduque logró recomponer a su querido amigo tirando de las riendas y tranquilizarlo, para luego dirigir la mirada hacia el origen de aquella explosión de luz.

Tardó en recuperar la vista, todavía con brillos en los ojos. Pero no había duda alguna, quien había causado aquel estallido lumínico había sido el joven al que había acudido Sigurd a salvar. A pesar de la ceguera parcial, pudo fijarse que era un hombre de pelo blanco plateado alargado, con un traje blanco poco práctico para el camino nevado, pero que al menos era útil para el frío. Y llevaba un tomo en sus manos. Entre el tomo, y un cadáver quemado de Emergido en el suelo, no había que ser ningún experto para conocer que aquel chaval era un mago, posiblemente de magia sagrada.

-Veo que sabéis defenderos, mi buen señor. Mas espero que no os moleste que os ayude en deshaceros de estas viles criaturas. Con vuestro permiso…-y lanzó otra estocada a otro de los Emergidos, que todavía estaba desorientado a razón de la explosión de luz.

No tuvo oportunidad alguna para defenderse, entre que le pilló medio de sorpresa todavía recuperándose de la ceguera, y la ventaja en altura que tenía Sigurd con el caballo. Fue otro golpe que casi lo decapitó. La parte mala fue que la espada se quedó entonces encallada en el cuello del Emergido, y a Sigurd le costó un par de tirones volver a recuperarla. Tiempo que aprovechó otra de esas criaturas para atacarle por el costado.

Se trataba de un lancero, que aprovechaba la longitud de su arma para la diferencia de altura. Afortunadamente, Eolo estaba atento, curtido en miles de lides como aquella, y de manera casi instintiva se movió hacia un lado, logrando que la lanza hiriese a Sigurd en el hombro, pero solo de manera superficial.

Claro que el Emergido no cejó en su empeño. Sigurd logró recuperar el arma, pero ya no contaba con la ventaja del efecto sorpresa, y la lanza acababa con su superioridad en altura. Para colmo, otro lancero Emergido se incorporó a la batalla, mientras que los Emergidos restantes se centraban en el mago sacro.

-Malditas criaturas… ¡No acabaréis conmigo! ¡Por Calphy! Por Grannvale! ¡Por… Aaargh!-el grito de dolor vino por una lanzada que Sigurd no pudo esquivar, y que logró impactarle en el abdomen, cerca del estómago. A diferencia del ataque anterior, la herida era más profunda y mucho más seria.

El dolor fue bastante intenso, pero no lo suficiente para hacer desfallecer a Sigurd. Él se había enfrentado mil veces al dolor, haría mucho más para poder acabar con él. Y además aquello le permitió volver a la ofensiva. Con una mano se arrancó la lanza clavada, para luego tirar de ella y acercar así al lancero que la empuñaba. Ya desde cerca, volvió a utilizar su espada para acabar con aquella criatura tan molesta de un golpe con la espada que casi partió su cráneo en dos.

El otro Emergido lancero volvió a atacar, pero Eolo levantó sus patas y coceó en el aire, haciéndolo retroceder y logrando que se resbalara en el suelo por la nieve. El corcel no se lo pensó dos veces, y aprovechó la situación para pisotear su cara con fuerza, acabando así también con su vida.

Sigurd había logrado acabar con cuatro Emergidos, pero la herida sangraba con fuerza desde el abdomen. Había sido capaz de resistir el dolor hasta ahora, pero si no era atendido con rapidez, la pérdida de sangre le pasaría una muy seria factura. Y aun así…

-¡No os preocupéis por mí!-le gritó al mago de pelo blanco, todavía empuñando la espada.-Seguid centrándoos en el enemigo ¡Pode…mos vencer! ¡Adelan…te!-La vista se le empezaba a nublar, empezaba a sentir nauseas y mareos, había un serio riesgo de que cayese al suelo del caballo. Y aun así, Sigurd anteponía la seguridad de otros a la suya propia.
Afiliación :
- NOHR (GRANNVALE) -

Clase :
Lord

Cargo :
Duque de Calphy

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [2]
hacha larga de bronce [2]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Espada%201

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] NdTOcva

Gold :
1975


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Empty Re: [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.