Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Empty [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay]

Mensaje por Sigurd el Vie Ene 04, 2019 11:02 am

Sigurd odiaba quedarse de brazos cruzados sin hacer nada.

Es por esa razón por la que odiaba estar en Altea. No haya confusión, el antiguo duque de Grannvale estaba muy agradecido al príncipe Marth por acogerle en tan próspero reino, una vez que se había quedado sin hogar por culpa de los Emergidos y Nohr. Tras perder su castillo, su ejército, su título y hasta su familia, el príncipe de Altea se dignó a darle refugio. Jamás podrá Sigurd pagar tantísima generosidad en horas de tan alta necesidad. Hombres como él le traían esperanza a este mundo en destrucción.

El problema radicaba que no había mucho que hacer en Altea. Era un reino pacífico, el primero que había logrado librarse de los Emergidos, por lo que había oído, y hacía años que no tenía un conflicto serio con sus países vecinos. Obviamente, el crecimiento de los países grimantes preocupaba a Altea, pero las tensiones todavía no habían llegado al punto de producir un enfrentamiento abierto, y no parecía que fuese a hacerlo en un periodo corto de tiempo.

En situaciones normales, Sigurd intentaría organizar un ejército con el cual intentar reconquistar Grannvale, pero aquello también se consideraba harto complicado. En primer lugar, porque no quería involucrar a nadie de Altea en su batalla. Ya hacía Marth demasiado acogiéndole en su reino, meterse en su guerra solo serviría para poner en peligro a Altea frente al resto de reinos de Nohr.

Y tampoco podía tratar de reclutar un ejército personal. Los fondos que logró traer de su castillo en su huida eran suficientes para mantenerse él y sus hombres durante un tiempo. Pero no para organizar un nuevo ejército, ni mucho menos con la fuerza para hacer frente al príncipe Xander.

Sigurd no podía hacer nada menos esperar.

Al menos, hasta que recibió noticia de que Regna Ferox, actualmente en manos de Altea, estaba en peligro por los Emergidos. El príncipe Marth hizo un llamamiento general con el objetivo de proteger Regna Ferox, y Sigurd no dudó ni un instante en apuntarse, junto con un pequeño grupo de sus hombres.

De esta manera, mataba tres pájaros de una flecha. Primero, su ayuda serviría como gesto de agradecimiento a Altea, tras todo lo que había hecho por él y sus hombres al otorgarle un hogar. Segundo, podía ganar fondos extras para poder financiar un ejército con el que retomar su hogar en cuanto se presentase la oportunidad. Y tercero, hacía algo que no fuese perder el tiempo. Además, su cuerpo necesitaba el ejercicio.

Cuando llegó a Regna Ferox, le sorprendió el frío y la nieve. Era la primera vez que visitaba ese reino, ya que a Altea llegó por barco, de tal manera que desconocía el tipo de clima que había en ese lugar, más en aquella época del año. Llegó con un grupo de jinetes, a los cuales tampoco estaban preparados para las bajas temperaturas. Por ello, lo primero que hicieron al llegar a la capital fue buscar abrigo extra para ellos e incluso para sus caballos. Sigurd no se perdonaría que su querido Eolo se pusiera enfermo por culpa del frío.

Durante las compras se enteró que había un torneo abierto en Regna Ferox, que invitaba a participar a guerreros de todo el mundo. Normalmente hubiera participado, pero la convocatoria de inscripción ocurrió cuando todavía estaba Sigurd ocupado defendiendo su castillo contra los Emergidos y Nohr. Y ahora ya era demasiado tarde para apuntarse. Bueno, si había otra oportunidad, ya se apuntaría.

Sigurd decidió que irían a hacer una batida contra Emergidos a las afueras de la ciudad. Había oído rumores de avistamientos de Emergidos en las proximidades. Que esas criaturas estuviesen tan cerca  de la capital jamás era una buena señal, así que el exduque decidió ponerse de inmediato manos a la obra.

Marchando con sus caballos, Sigurd y sus hombres salieron de la ciudad y se dirigieron hacia un bosque próximo. Las copas nevadas de los árboles hacían una vista preciosa, aunque no permitían olvidar el frío que cada vez más calaba entre sus huesos, a pesar de las capas extras que se habían puesto sobre su armadura. Había que tener cuidado con como avanzaban, pues la nieve podría hacer tropezar a los caballos, y un tobillo roto podía ser ahí un problema muy serio.

Decidieron dividirse todos para cubrir más terreno. Aunque a nadie le agradaba la idea de dejar solo a Sigurd, todos sabían que era la mejor manera de descubrir a los Emergidos con facilidad. Pero hicieron prometer a su señor que avisaría al resto antes de meterse en una pelea si avistaba a esos monstruos. La fama de temerario de Sigurd estaba más que ganada, y no querían correr riesgo.

Sigurd empezó a avanzar despacio, atento a cualquier ruido. A pesar de la nieve acumulada, lo cierto es que estaba haciendo buen tiempo, con el Sol casi despejado en lo alto. No el suficiente calor para derretir la nieve, pero al menos no había que temer mayores nevadas. Pero a pesar del Sol, el bosque estaba en silencio. Uno que le parecía un tanto antinatural. O quizás fuesen imaginaciones suyas.

Lo que no fue producto de su imaginación fue la aparición de un pequeño grupo de Emergidos avanzando por un claro del bosque. Serían seis o siete, aunque no podía asegurar si había más un poco más lejos. Afortunadamente, ninguno de ellos notó aún la presencia del duque. En un principio, iba a retroceder como había prometido para reunirse con el resto de sus hombres y avisarles del descubrimiento. Pero cambió de opinión cuando se dio cuenta de que los Emergidos se dirigían, armas en alto contra un hombre al final de aquel claro. Sigurd lo supo entonces, si quería ayudar a ese hombre, no podía esperar ni un segundo.

-Siento tener que romper la promesa tan pronto, chicos. Pero el deber me llama.-dijo disculpándose en el aire mientras desenvainaba su espada y tiraba de las riendas de su níveo caballo.-¡Vamos, Eolo! ¡A la carga!-y se lanzó al ataque para proteger a aquel aparente joven del grupo de Emergidos.
Afiliación :
- NOHR (GRANNVALE) -

Clase :
Lord

Cargo :
Duque de Calphy

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [2]
hacha larga de bronce [2]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Espada%201

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] NdTOcva

Gold :
2058


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Empty Re: [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay]

Mensaje por Luzrov Rulay el Miér Ene 16, 2019 5:51 pm

Por lo general el clérigo de la iglesia de la Santa Elimine no era alguien que acudiese a la llamada del dinero. En primer lugar porque rara vez lograba enterarse cuando dichas llamadas eran realizadas. No es que se aislase del mundo ,pero tenia claros sus limites y sus prioridades. Deseaba ayudar, a todo aquel que pudiese,a cuantos estuviese en su mano. Pero no tenia el poder de ayudar al mundo entero, menos aun de que sus acciones tuvieran alguna repercusión significativa en el mundo. Así pues había decidido centrarse en lo que pudiese hacer en lugar de lamentarse por lo que era incapaz de lograr. Ayudar a reconstruir  y proteger su hogar. Caelin, Lycia,eran su prioridad, el pequeño país que para su corazón era todo su mundo. Y lógicamente el clérigo solo prestaba atención,solo se molestaba por conseguir, aquellas noticias y rumores que afectaban a su mundo. Si algo mas llegaba a sus oídos es porque había sido inevitable que llegase ,no porque lo hubiese buscado. Como la noticia del torneo de Regna Ferox,de lo cual le informo Lyndis. Como la noticia en la taberna de la cuidad de que Altea compensaba económicamente a todo aquel que ayudase con los emergidos avistados en dicha tierra.

Una de las raras,casi inexistentes ocasiones,en la que dicha convocatoria llegaba a sus oídos. Convocatoria que ,tal y como aquellas de las que no era consciente, había tenido intención de ignorar. Personalmente no le interesaba el dinero. El recibir algo a cambio de ofrecer su ayuda... algo dentro de el resonaba contra ello. Su meta auto impuesta,el deseo de ayudar al prójimo que había tenido desde que tenia memoria, tan clavado en su alma,tan parte de el... Rechazaba la idea, la creaba un ligero malestar con solo planteárselo.

Decidió ignorar el mensaje clavado en el panel de anuncios de la posada en la que se hospedaba.

Solo fue capaz de ignorarlo durante un día.

El torneo seguía en pie, y aunque el ya no fuese parte del mismo desde hacia tiempo aun no podía irse. Lyndis había avanzado,a su amiga le quedaba al menos otro combate. Y tenia claro que no regraciara a casa sin ella. Por lo cual eso dejaba a Luz en un periodo de espera, de cierta inactividad tras haber recorrido la ciudad durante el tiempo que llevaba allí. Tras haber realizado todas las compras y las acciones necesarias en el lugar. Aun debía de hacerse con ciertas provisiones,pero eso seria mejor dejarlo para el ultimo momento,antes de partir.

El no tener nada que hacer le agobiaba,le hacia sentir inútil. Estaba acostumbrado a ser activo,a tener algo entre manos, una acción,por mas mínima que fuese,en la que dedicar su tiempo. Su mente. Podía entrenar,pero ya había entrenado lo suficiente, debía de haber algo mas ,algo que le distrajese e impidiese que el clérigo se sumiese en sus pensamientos y recuerdos. Algo que le impidiese analizar las acciones que le habían llevado hasta allí,su pelea en el torneo, las carencias que aun veía en su magia, todo lo que había aun por hacer en Caelin y que no estaba haciendo por estar lejos de casa... Ayudar con los emergidos de las cercanías parecía una buena alternativa. Impedían que se hundiese en lo profundo de su mente, le haría sentir útil. Y lo mas importante. Regna Ferox no seria su prioridad, pero tenia la oportunidad de ayudar a los ciudadanos del país, y desaprovecharla tampoco seria correcto. No teniendo en cuenta su deseo...

Se decidió entonces a ofrecer su ayuda a dicha causa,al menos durante el tiempo que le quedase en el país. Estuvo tentado a no exigir dinero a cambio de dicha ayuda,mas en el ultimo instante recordó. El motivo por el cual había acudido a ese continente en primer lugar. Conseguir financiación para la reconstrucción de Caelin. No negaría la recompensa,mas tampoco se la quedaría. Se la otorgaría al marques a su vuelta.

A pesar del tiempo pasado y las experiencias acumuladas aun no poseía la suficiente confianza en su magia como para ofrecer su ayuda ofensivamente. En su lugar se decanto por ofrecer sus servicios como sanador , como aquello que llevaba toda la vida realizando. Descubrió que había un pequeño pueblo en las cercanías de la cuidad, un lugar que había sido tomado como base de alguno de los escuadrones del ejercito del país. Los alrededores de la cuidad eran bastante seguros, mas con el torneo llevándose a cabo, estaba bien protegida. Era en los lugares apartados donde la presencia de dichas criaturas aumentaba. Tomar aquel pueblo como base, por mas cercano que fuese, les ayudaba a aumentar su rango de acción. Luz decidió acudir allí para tratar las heridas de los soldados , y posibles aldeanos,que se viesen perjudicados en la lucha contra los emergidos.

Y a pesar de no tener la suficiente confianza en el poder de sus tomos como para presentarse a luchar,si que confiaba en poder protegerse a si mismo. Después de todo había viajado solo durante años,aun cuando no era capaz de dañar con su magia, y hasta el momento no había sufrido heridas graves. Desde que estaba en ese continente había pisado Altea , Plegia y Regna Ferox y seguía en pie, podía ir solo. Así pues,con el tomo entre sus manos, pidió indicaciones a los soldados que custodiaban la entrada de la cuidad,antes de abandonar la misma.

Estaba cerca de su destino,solo debía terminar de cruzar el bosque, cuando se vio acorralado. Se encogió sobre si mismo ,encogiéndose de hombros,como si de esa manera,al quedar su cuerpo mas cubierto por el grueso abrigo que portaba para protegerse del frió ,estuviese a salvo. A pesar de saber que no lo estaba. Eso no lo protegería,solo el tomo entre sus manos. Lo abrió. Intento dar un pasos hacia atrás para coger distancia de esos seres que armas en mano se acercaban a el. Con lentitud,como si estuviesen jugando,como si no lo considerasen realmente un enemigo, un peligro. Maldijo las vestimentas elegidas,el vestido blanco bajo el abrigo del mismo color que le impedían moverse con libertad en la nieve. Pidió disculpas a la santa por su maldición. Le dedico una breve oración a Elimine, pidió mentalmente protección a la Santa y a Hanon.

Tomo aire. Apoyo la mano sobre las paginas abiertas del tomo. Sus labios comenzaron a moverse, murmurando sin apenas emitir ruido, las palabras que era capaz de leer pero no de comprender. Alternando su mirada entre el libro y el enemigo frente a el. Alzo su brazo libre ,apuntando al enemigo enfrente,el mas cercano a el. Lo dejo caer.El sonido de los cascos del caballo ,amortiguado por la nieve, llego antes que su magia. Ante de la luz,que  tomando la forma de unas difusas plumas comenzó a caer con suavidad sobre aquel que había elegido como objetivo, cegando levemente a todos los enemigos cercanos, el propio clérigo incluido. Pero Luz no estaba mirando al emergido al que acababa de atacar. Habia desviado su mirada,su atención,hacia el lugar del que provenía el sonido de la montura, preguntándose si se trataba de un soldado al servicio de la corona de Altea o de refuerzos enemigos.

La luz de su propia magia le impedían verlo.  



off:
Usa el tomo de Ellight
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Baculo Físico [2]
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [3]
.
.

Support :
Lyndis [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Iwzg0SR
Semi [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Staff-4[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Tomo-3

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] 2aYlcp6

Gold :
918


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Empty Re: [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay]

Mensaje por Sigurd el Dom Ene 27, 2019 4:33 pm

Eolo no tardó en alcanzar al Emergido más rezagado del grupo. Aunque la nieve imposibilitaba que el caballo blanco pudiese moverse a plena velocidad, no le fue difícil llegar hasta la criatura desprotegida, gracias a que todavía mantenía su atención centrada en el objetivo que tenía enfrente. El ruido de los cascotes fue suficiente para alertar al monstruo, pero ya era demasiado tarde para cuando decidió darse la vuelta. La espalda descendió en un poderos arco contra el cuello del Emergido. Y cuando impactó, matando al engendro de un golpe, se hizo la luz en todo el claro.

Aquel poderoso destello dejó por completo ciego a Sigurd, y también a Eolo, quien se encabritó un poco y retrocedió un par de pasos. El exduque logró recomponer a su querido amigo tirando de las riendas y tranquilizarlo, para luego dirigir la mirada hacia el origen de aquella explosión de luz.

Tardó en recuperar la vista, todavía con brillos en los ojos. Pero no había duda alguna, quien había causado aquel estallido lumínico había sido el joven al que había acudido Sigurd a salvar. A pesar de la ceguera parcial, pudo fijarse que era un hombre de pelo blanco plateado alargado, con un traje blanco poco práctico para el camino nevado, pero que al menos era útil para el frío. Y llevaba un tomo en sus manos. Entre el tomo, y un cadáver quemado de Emergido en el suelo, no había que ser ningún experto para conocer que aquel chaval era un mago, posiblemente de magia sagrada.

-Veo que sabéis defenderos, mi buen señor. Mas espero que no os moleste que os ayude en deshaceros de estas viles criaturas. Con vuestro permiso…-y lanzó otra estocada a otro de los Emergidos, que todavía estaba desorientado a razón de la explosión de luz.

No tuvo oportunidad alguna para defenderse, entre que le pilló medio de sorpresa todavía recuperándose de la ceguera, y la ventaja en altura que tenía Sigurd con el caballo. Fue otro golpe que casi lo decapitó. La parte mala fue que la espada se quedó entonces encallada en el cuello del Emergido, y a Sigurd le costó un par de tirones volver a recuperarla. Tiempo que aprovechó otra de esas criaturas para atacarle por el costado.

Se trataba de un lancero, que aprovechaba la longitud de su arma para la diferencia de altura. Afortunadamente, Eolo estaba atento, curtido en miles de lides como aquella, y de manera casi instintiva se movió hacia un lado, logrando que la lanza hiriese a Sigurd en el hombro, pero solo de manera superficial.

Claro que el Emergido no cejó en su empeño. Sigurd logró recuperar el arma, pero ya no contaba con la ventaja del efecto sorpresa, y la lanza acababa con su superioridad en altura. Para colmo, otro lancero Emergido se incorporó a la batalla, mientras que los Emergidos restantes se centraban en el mago sacro.

-Malditas criaturas… ¡No acabaréis conmigo! ¡Por Calphy! Por Grannvale! ¡Por… Aaargh!-el grito de dolor vino por una lanzada que Sigurd no pudo esquivar, y que logró impactarle en el abdomen, cerca del estómago. A diferencia del ataque anterior, la herida era más profunda y mucho más seria.

El dolor fue bastante intenso, pero no lo suficiente para hacer desfallecer a Sigurd. Él se había enfrentado mil veces al dolor, haría mucho más para poder acabar con él. Y además aquello le permitió volver a la ofensiva. Con una mano se arrancó la lanza clavada, para luego tirar de ella y acercar así al lancero que la empuñaba. Ya desde cerca, volvió a utilizar su espada para acabar con aquella criatura tan molesta de un golpe con la espada que casi partió su cráneo en dos.

El otro Emergido lancero volvió a atacar, pero Eolo levantó sus patas y coceó en el aire, haciéndolo retroceder y logrando que se resbalara en el suelo por la nieve. El corcel no se lo pensó dos veces, y aprovechó la situación para pisotear su cara con fuerza, acabando así también con su vida.

Sigurd había logrado acabar con cuatro Emergidos, pero la herida sangraba con fuerza desde el abdomen. Había sido capaz de resistir el dolor hasta ahora, pero si no era atendido con rapidez, la pérdida de sangre le pasaría una muy seria factura. Y aun así…

-¡No os preocupéis por mí!-le gritó al mago de pelo blanco, todavía empuñando la espada.-Seguid centrándoos en el enemigo ¡Pode…mos vencer! ¡Adelan…te!-La vista se le empezaba a nublar, empezaba a sentir nauseas y mareos, había un serio riesgo de que cayese al suelo del caballo. Y aun así, Sigurd anteponía la seguridad de otros a la suya propia.
Afiliación :
- NOHR (GRANNVALE) -

Clase :
Lord

Cargo :
Duque de Calphy

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [2]
hacha larga de bronce [2]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Espada%201

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] NdTOcva

Gold :
2058


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Empty Re: [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay]

Mensaje por Luzrov Rulay el Dom Mayo 05, 2019 2:26 pm

Luz se tenso ante la voz ajena, apretando el tomo aun abierto contra su pecho,encogiéndose sobre si mismo. Con la espalda encorvada,inclinado hacia adelante,el rostro mirando al suelo,con la esperanza de que su cabello largo cubriese sus expresiones.Su rostro sonrojado,sus manos agarrando el tomo con mas fuerza de la necesaria ,temblando y no por frió precisamente. No debería mirar al suelo,no debería desviar su atención dele enemigo frente a el. Aquel que quería matarle,aquel que quería hacer daño al recién llegado. No debería tensarse ante la voz ajena,no al descubrir que era humana. No debería de haberse visto invadido por el nerviosismo,por el terror... le costaba respirar y el pecho le ardía,los nervios tomando lo mejor de el,las nauseas acudiendo a el. No debería sentirse así,debería de estar tranquilo por contar con ayuda,no tener temor de la figura a caballo que se le había unido a la batalla. Pero... pero no podía evitarlo... porque le había llamado "señor". Le había llamado señor aun portando el vestido,aun cuando con sus facciones y sus vestimentas femeninas todo el mundo caía en el error de asumir que era una dama,error que quería que todo aquel que le conociera asumiera.. Pero no el.El desconocido sabia que era un hombre. No era el primero que lo sabia, pero esta vez no era un conocido ni un amigo, no era una persona que le transmitiera calma y confianza, alguien que fuese a entender aun sin una explicación. No... era un desconocido,uno que no conocía,que no sabia como iba a reaccionar,que no sabia que era lo que le iba a hacer...

Tenia tantas ideas sobre lo que podía hacer,sobre lo que podía ocurrirle... y ninguna buena. Tanta idea mezclada con recuerdos dolorosos,con palabras hirientes y gestos y acciones que indicaban cuando odiado era,cuando poco querido... Y todo se mezclaba y no podía evitar que su pecho doliese,que el aire le faltase y que se bloquease por completo... Los emergidos y la situación en la que se encontraban quedando en un segundo plano por unos instantes.

Fue cuando la voz ajena sonó por segunda vez,maldiciendo a esos seres y gritando de dolor, lo que le hizo ser consciente una vez mas de la situación en la que se encontraba. Esos seres habían seguido rodeandole, por mas que ahora tuvieran dos blancos seguían siendo superiores en numero. Y se habían acercado demasiado,como había permitido que se acercasen tanto?

Antes de pensarlo siquiera ya había separado el tomo de su pecho y se encontraba moviendo sus labios. El grito de dolor del hombre resonaba en su mente mientras la luz se hacia a su alrededor,mientras la misma magia tomaba la forma de unas plumas y caía con suavidad sobre el enemigo, mientras sus labios se movían de nuevo con la intención de seguir cayendo sobre esos seres que en esos instantes no eran mas que una sombra entre la luz. Habia gritado,estaba herido... había estado tan metido en su mente que no solo había dejado que el enemigo se le acercase,si no que había permitido que hiriesen a aquel que había ido en su ayuda.Lo había herido y no lo había visto,ni sabia la magnitud de la herida,solo sabia que el clérigo en esos momentos estaba rodeado y que no podía permitirse otra cosas mas que continuar lanzando su magia.No podía desviar su atención a la herida ajena, ni acercarse al otro para poder sanarla.... Se sentía horrible,culpable,inútil... y de nuevo la voz ajena sonó.

Y Luz supo por el tono de voz ajeno,por haberlo escuchado demasiadas veces, por haber tratado demasiados heridos,lo que significaba. Dolor,perdida de fuerza.... Dejo de dirigir su magia al frente ,donde ya había varios pares de cuerpos en el suelo tras el ataque,para dirigirla hacia el origen de la voz,hacia el lugar donde estaba el jinete. La luz se hizo de nuevo atrapando a otros dos seres, aprovechando el albino para abrirse paso entre ellos,para resguardarse entre la luz y llegar al lado de aquel que había descubierto lo que era. Pero poco o nada importaba eso ahora. No cuando el otro tenia el abdomen cubierto en sangre.

Luz se había posicionado a su lado,apoyo una de sus manos con cuidado sobre su pierna. Tenia que cerrar esa herida,pero seguían rodeados y si soltaba su tomo ahora... Tenia que decidir y decidir rápido.

-No vais a aguantar... pero si es solo un poco... podéis protegernos a ambos mientras saco mi báculo y os intento cerrar la herida?

Si el jinete era capaz de aguantar,aunque solo fuese repeler los ataques sin llegar a matarlos,si aguantaba hasta que sanase su herida y volviese a tomar su tomo... entonces tal vez entre ambos...

Luz volvió a invocar su poder mientras esperaba una respuesta. La luz y las plumas cayendo de nuevo.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Baculo Físico [2]
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [3]
.
.

Support :
Lyndis [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Iwzg0SR
Semi [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Staff-4[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Tomo-3

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] 2aYlcp6

Gold :
918


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Empty Re: [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay]

Mensaje por Sigurd el Mar Mayo 07, 2019 5:29 pm

La herida resultó más profunda de lo esperada. En situaciones normales, correría de inmediato a tomarse una poción para cerrarla de inmediato. Pero la presión a la que estaba sometido en aquella batalla se lo impedía, obligándole en todo momento a mantener una mano en las riendas y otro en el mango de su espada.

Había derrotado ya a cuatro, pero los Emergidos no paraban de acudir hacia él. Aparentemente habían muchos más de los que el exduque había previsto cuando se lanzó a la carga. Debían estar escondidos entre los árboles, y por eso no los había visto en un principio. Eran débiles, nada podían igualar a la destreza de Sigurd. Pero su falta de habilidad lo compensaban con su superioridad numérica y su completa falta de miedo.

La vista de Sigurd se nubló por el sudor, pero sobretodo por la pérdida de sangre, que no paraba de manar del abdomen ¿Cuánto más podría aguantar consciente? ¿Un minuto? ¿Dos? Los Emergidos no paraban de llegar. El caballero logró detener la embestida de otros dos que se atrevieron a cargar de frente, utilizando las coces de Eolo y manteniéndolos a raya con su espada, aunque no era suficiente para matarlos. Otros Emergidos empezaban a rodearlo.

Ellos lo sabían. Sabían que Sigurd estaba herido. Y que faltaba poco para desfallecer. Lo estaban hostigando precisamente para conseguirlo. Buscaban impedir que pudiera sanarse de cualquier forma, o que pudiera escapar. Iban a por él. Iban a matarlo.

Sigurd se maldijo ¿Ese era su castigo por romper la promesa a sus hombres? Pero no podía dejar a ese viajero a solas y en peligro ¡Eso jamás! Sin embargo, por una vez en mucho tiempo, empezó a sentir el temor a la muerte ¿Iba a acabar todo así? ¿Abandonado en un bosque nevado de Regna Ferox, a miles de kilómetros de su patria perdida? ¿Iba a morir sin poder recuperar Grannvale de las garras de Nohr? ¿Iba a morir sin reencontrarse con su padre, con su esposa o con su hijo? ¿Iba a morir, así sin más?

¡Pues al menos iba a morir protegiendo la vida que había acudido a salvar! ¡Si al menos lograse eso, su muerte no sería en vano!

-¡Corred, muchacho! ¡Trataré… de mantenerlos ocupados… lo máximo que pueda! ¡Huid de este lugar… lo antes posible!-ordenó Sigurd, a pesar de que el dolor le impedía decir las frase toda de seguido. Eso y que tenía que estar plenamente concentrado en responder a cada uno de los ataques de los Emergidos que no paraban de atosigarle.

Pero el joven no se fue. No obedeció a las órdenes del duque. En vez de eso, le preguntó si podía aguantar, y que llevaba un báculo encima.

¡Claro! ¡El joven era un clérigo! Debería haberlo adivinado por el uso de magia sagrada. Por norma general, todo aquel que sabe usar ese tipo de arte también es capaz de curar con bastones. Y eso significaba una cosa ¡Todavía quedaba esperanza!

-¡Está bien! ¡Manteneos cerca! El caballo… está entrenado y no… os hará nada… ¡Pero daos prisa! ¡No sé… cuanto más podré aguantar!-le pidió entonces el duque, mientras se acercaba a él con Eolo para cubrir al sacerdote de los ataques Emergidos.

A partir de ese momento, Sigurd ya luchaba casi por instinto. Sentía como las fuerzas se le iban, como su brazo se cansaba. Tampoco era capaz de ver salvo sombras difusas, solo oír. Afortunadamente, los Emergidos eran bastante ruidosos como para poder distinguir su posición incluso con semejante desventaja. No podía alcanzarlos con su espada. Pero podía mantenerlos a raya. Al menos de momento.

Ahora su vida dependía de la del joven al que había acudido para salvar la suya. Las vueltas que da la vida.
Afiliación :
- NOHR (GRANNVALE) -

Clase :
Lord

Cargo :
Duque de Calphy

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [2]
hacha larga de bronce [2]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Espada%201

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] NdTOcva

Gold :
2058


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Empty Re: [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay]

Mensaje por Luzrov Rulay el Sáb Jun 08, 2019 12:47 pm

Correr era inútil. Huir era inútil. El primer lugar porque el propio Luzrov se lo impedía a si mismo. Su conciencia se lo impedía,su corazón era incapaz de abandonar a otros en peligro. Siempre había ante-puesto a los demás a si mismo, el bienestar ajeno,su felicidad... escapar el del peligro dejando a otro atrás era impensable,inviable para el. Su cuerpo no respondería ante aquella orden, solo huiría si era en compañía ajena... Pero eso también era inviable. Porque estaban rodeados de emergidos,porque era imposible huir de esa situación. No había por donde abrirse paso, no había espacio para correr,menos sin ser alcanzado por un arma enemiga. Incluso alguien como el clérigo que prefería la paz, que intentaba evitar el conflicto siempre que era posible,no era capaz de ver la solución pacifica a la situación en la que se encontraban. Era luchar para sobrevivir o defenderse en aquel rincón al que habían sido empujados, una defensa inútil ante la inferioridad numérica en la que se encontraban. Una situación donde acabarían gravemente heridos en el mejor de los casos,con la muerte como el final mas probable.

Y la muerte nunca debía ser la solución. Por lo cual la única respuesta posible era luchar. Iban a luchar, iban a aguantar y a sobrevivir, se convenció a si mismo el albino. Mas ahora que el caballero había aceptado su petición,sugerencia,lo que fuera que hubiesen sido las palabras de Luz con anterioridad. Habia aceptado a darle tiempo para sanarle,era lo importante.

El clérigo cerro el libro al tiempo que se agachaba,dejando el grimorio en el suelo, colocando sobre el uno de sus pies. Pisándolo con suavidad para que de acercarse algún emergido a su lugar no robase lo único que el hombre de cabellos blancos tenia para defenderse, o al menos que no se lo arrebatasen sin percatarse de ello. Mientras se ponía en pie movió un poco la tela de su vestido,ocultando parte del tomo con la falda, y se descolgó la mochila de cuero que llevaba,tomando de ella el báculo. Que el corcel ajeno le protegiese del enemigo era conveniente no solo porque le daba tiempo,si no porque acercaba al caballero a el. Luz solo tuvo que inclinarse levemente hacia adelante, estirar sus brazos y colocarse de puntillas para que tanto la mano que sostenía su báculo como la mano que quedaba libre quedasen a apenas unos milímetros del abdomen ajeno. A través de la ropa no podía apreciar la herida, ni tenia tiempo en ese momento para examinar la misma o pedirle al hombre que se retirase los ropajes que a esas alturas ya se habrían pegado a su piel por la sangre,dejando le así ver aquello que iba a sanar. No... solo podía confiar en su instinto y en su experiencia, tal y como tuvo que hacer en varias ocasiones. Colocando sus manos en el punto donde mas sangre había emanado.

Tomo aire con profundidad ,la retuvo. Se concentro y llamo a la magia que dormía en su interior. La familiar sensación de calidez comenzó a surgir de lo mas profundo de su ser,al tiempo que se desvanecía todo aquello que ocurría a su alrededor salvo el mismo,la figura herida y su fiel corcel. Los emergidos lanzándose contra ellos,el sonido de sus respiraciones, de sus armas y armaduras chocando contra si mismos y contra la espada del caballero... la visión de su figura siquiera,se había evaporado momentáneamente de los alrededores del clérigo mientras las manos del sanador comenzaban a brillar. Porque el enemigo en esos momentos no importaba, solo la herida a sanar, solo su labor como lo que era... un sanador,no un guerrero ,ni un mago...

Noto como el calor le recorría el cuerpo entero,dirigiéndose a sus manos, al báculo que canalizaba su poder. Su mano libre toco con la punta de sus dedos las ropas llenas de sangre,y noto como su calor era transmitido a la figura ajena. Novio suavemente la mano alrededor del abdomen ajeno con cierta lentitud,o al menos a su parecer era lentitud,pues lo cierto era que aquel proceso que notaba pero no veía,aquella herida que cerraba, lo estaba haciendo con bastante rapidez. Incluso noto cuando su poder dejo de surtir efecto. Pero no supo si era porque el báculo que había portado consigo no era el adecuado para sanar aquella herida,porque necesitaba de otro que sosteniese mejor su poder... no sabia si era porque la herida había sido tan profunda como para necesitar de algo de mas poder,o simplemente porque la misma ya había sido cerrada. Con la cantidad de sangre que había en las ropas del caballero de pelos azules Luz dedujo que era el primer caso, y de ser así no podía arriesgarse a dejarlo continuar luchando en esas condiciones. No cuando había tantas probabilidades de que la herida ajena se abriese aun mas mientras luchase.

Así que sin mediar palabra,sin soltar aun su báculo a pesar de que ya había acabado con el, poso su mano libre directamente sobre la piel ajena. La palma volvió a brillar,pero esta vez su magia era distinta,a pesar de ser el el unico que notase dicho cambio. Un cambio que sentia en su interior pero que no era capaz de expresar con palabras,un cambio que le obligo a cerrar los ojos mientras se concentraba en diriguir su magia de otra manera. Pues no estaba intentando cerrar nada,si no eliminar la herida del cuerpo ajeno.

Una punzada de dolor en su abdomen, el aire siendo cortado de sus pulmones.Retiro su mano, la alejo. Abrió los ojos y le sonrió con suavidad al caballero al tiempo que llevaba la mano al abdomen que comenzaba a ensangrentarse.Escocia ,pero palpando sobre la ropa podía ver que la herida no era nada, que al poco tiempo la magia de su propio cuerpo la cerraría sin problema alguno. Molesta,pero no peligrosa, la mancha de sangre en el vestido era peor de lo que parecía a simple vista por la claridad de sus prendas.

-Me gustaría examinarle mas a conciencia... pero me temo que no contamos con tiempo...

Volvió a descolgarse la mochila,amarrando con rapidez y no de muy buena forma el báculo a la misma.Se agacho para recuperar su tomo.


off:
Utiliza el báculo de heal y el skill Sacrificio
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Baculo Físico [2]
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [3]
.
.

Support :
Lyndis [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Iwzg0SR
Semi [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Staff-4[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Tomo-3

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] 2aYlcp6

Gold :
918


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Empty Re: [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay]

Mensaje por Sigurd el Lun Jun 10, 2019 8:47 am

Sigurd no veía pero cada vez oía más. Oía cada ataque de los Emergidos, oía los relinchos de su fiel amigo Eolo. Y oía acercarse también al clérigo al que había acudido a salvar, y que éste había decidido ayudar.

Afortunadamente, aquel joven no se dejó llevar por el pánico y cumplió con la petición de Sigurd de utilizar el níveo podenco para mantenerse a cubierto. A partir de ahí, el caballero intentó por todos los medios que ninguno de los Emergidos se acercase al flanco del caballo para mantenerlo a salvo, mientras preparaba su hechizo mágico.

¿Cuánto tiempo pasó? Difícil medirlo en aquel estado de casi instintivo frenesí en que se encontraba el exduque, en donde cada segundo parecía ser una hora. Pero de repente, sintió que una mano tocaba el abdomen por la zona de la herida. Y una tremenda oleada de calor, lo suficiente para derretir la nieve de todo aquel claro, inundó el interior de Sigurd.

Pero no era un calor abrasador. Al contrario, era una sensación agradable, como si le acariciasen por dentro. Y le devolvía fuerzas. Podía sentir que su respiración se volvía más normal, que su espada ya no le pesaba tanto. Y poco a poco, empezaba a volver a ver. Primero una nebulosa, pero luego más y más claridad.

Lo que vio, le sorprendió bastante. Había Emergidos acosándolos, sí. Pero bastante menos de lo que se había imaginado cuando solo era capaz de escucharlos. De un simple vistazo, solo quedaban tres en pie. Los demás, estaban o muertos o gravemente heridos en el suelo, incapaces de levantarse.

Los Emergidos que quedaban guardaban las distancias. Pero ya no buscaban hostigar a Sigurd, simplemente habían adoptado una posición defensiva. El exduque no tuvo mucho tiempo de pensar en lo que había ocurrido, solo sabía que el clérigo había estado demasiado ocupado sanándolo como para contribuir en la lucha. Eso significaba que en aquel frenesí en el que había estado luchando a ciegas, por instinto, había no solo mantenido alejado a toda la horda de Emergidos, sino que había acabado con casi todos. Sigurd se asombró de su propia destreza. Sabía que era bueno en el combate, pero no se imaginaba que pudiera llegar a tales extremos.

El sanador volvió a actuar a colocando otra vez su mano sobre la herida, esta vez directamente en contacto con la piel. No era difícil, el poder sanador permitía sanar heridas pero no arreglaba ropas ni armaduras. Lo cual significaba que en acabar ese combate, debería volver pronto a Regna Ferox, o se moriría de frío ahora que no tenía ropas que le cubriesen una zona tan vulnerable como el abdomen. Esta vez, pudo observar el efecto de la magia, de como la herida, ya medio cerrada, se convirtió en una mera línea milimétrica de la que solo manaban un par de gotitas. Sin embargo, también pudo ver los efectos que había tenido el hechizo en el propio sanador.

-¡Maldito insensato! ¡No tenías por qué haber hecho eso! ¡La primera cura era más que suficiente!-le regañó, enfadado con el clérigo por haberse sacrificado de aquella forma.

Tampoco es que pudiera estar tan seguro de lo que decía. La primera curación le había salvado de sucumbir al frenesí y morir, eso era obvio, pero la herida todavía estaba abierta. Y él no era un médico o un sanador que supiese hasta qué punto una herida podía como aquella podía estar abierta o cerrada más tiempo. Pero independientemente de aquello, a Sigurd no le gustaba para nada que la gente se sacrificase por él. Lo odiaba cuando lo hacían sus hombres, que supuestamente estaban a su servicio. Y lo odiaba cuando lo hacía un desconocido, más aún alguien al que había acudido para salvar y proteger.

Pero ya habría tiempo para aquella discusión. El combate no había terminado, quedaban todavía tres en pie. Solo tres. Sigurd se iba a encargar de que pasasen a ser cero muy pronto.

-Podíais haber huido cuando tenías oportunidad. Pero habéis decidido quedaros y desafiarme. Nunca llegaré a comprender la lógica de los Emergidos…-Normalmente los Emergidos suelen huir cuando la batalla estaba perdida, no por miedo sino por estrategia de conservar los números y para tender emboscadas a sus posibles perseguidores. Pero ellos no lo había hecho. A lo mejor es que no tenían lugar al que huir, siendo todo el bosque peinado por sus caballeros. Daba igual las razones, el hecho es que seguían ahí. Y Sigurd estaba decidido a responder a su “valor”.-Esta bien, no me importa si sois tres, treinta o trescientos ¡Acabaré con todos y cada uno de vosotros!

Sigurd tiró de las riendas de Eolo y cargó contra el primero de los Emergidos, un espadachín que intentó esquivar la embestida en vano pues el corte de la espada alcanzó desde la frente hasta el abdomen. Y Eolo le lanzó por los aires con una coz para rematar. Quedaban dos. La batalla ya estaba completamente igualada.
Afiliación :
- NOHR (GRANNVALE) -

Clase :
Lord

Cargo :
Duque de Calphy

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [2]
hacha larga de bronce [2]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Espada%201

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] NdTOcva

Gold :
2058


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Empty Re: [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay]

Mensaje por Luzrov Rulay el Mar Jun 11, 2019 8:21 am

Luz se sobresalto al escuchar los gritos ajenos cuando acabó de sanar al hombre. Si hubiese sido sólo por el tono empeñado y el volumen de sus palabras habría creído que corrían peligro, pues desde su posición donde aún le cubría la montura ajena se me dificultaba ver con claridad al enemigo que les acechaba. Pero pronto las palabras ajenas calaron en el y se percato de que no estaban en peligro, al menos no más de en el que ya se encontraban. Si no que le recriminaba por haberlo salvado... Por haber echo su trabajo...

En otras circunstancias, si le estuviesen gritado por otra de sus acciones, reclamandole alguna otra decisión tomada, seguramente se habría avergonzado. Habría bajado la mirada incapaz de observar a los ojos ajenos, con las mejillas sonrojadas y las inseguridades invadiendo su ser, perdiendo la poca confianza que hubiese tenido en sus acciones. Pero no, no en ese momento ni en ese lugar... No cuando sabía que había hecho un buen trabajo, que había echo lo que tenía que hacer... Su báculo no había sido capaz de cerrar la herida por completo. La opción que tenía era dejar una herida medio abierta en el cuerpo ajeno o apoderarse de ella. El caballero luchaba sobre su corcel, luchaba con espada, todo aquello hacia que tuviera que hacer muchísimos movimientos con los cuales corría el riesgo de abrir su herida. Necesitaba de todo su cuerpo para defenderse y atacar. Tal y como había mostrado. Luz sin embargo usaba magia... Era suficiente conjurar, no necesitaba de grandes movimientos para ello, corría menos riesgo de abrirse la herida. Por no mencionar que los báculos no funcionaban en los propios sanadores... Pero su magia si.. Y en clerigo sabia por experiencia que con un poco de tiempo esa misma magia se encargaría de cerrar la herida.

Luz lo sabía... Pero el caballero no, porque era precisamente eso. Un caballero, no un sanador, no tenía porqué saberlo... Luz no tenía porqué tomarse a mal las palabras ajenas... Así que se limito a sonreírle con calma.

-Era necesario... Y no soy un insensato, se perfectamente lo que estoy haciendo... Esta herida no durará mjcjien mi cuerpo así que no se preocupe por eso...


Le hubiese gustado explicarle mejor. Pero aun había enemigos delante. No había tiempo. Con el tomo de nuevo en sus manos se incorporo con cuidado. Abriendo las páginas del grimorio. Colocando su mano sobre ellas unas vez más.

Salió de la protección que le ofrecía el corcel en el momento en el que el hombre de cabellos azules dirigía sus palabras contra los emergidos. Luz hubiese creído que eran más por la iría en su voz y las palabras elegidas. Pero en esa ocasión podía verlos... Solo eran tres. Y porque el número le pareció tan bajo recorrió su mirada por la zona. En busca del resto de enemigos, de más emergidos. Pero no encontró nada más que cuerpos tirados, elegidos derrotados. Un escalofrío le recorrió el cuerpo y no supo exactamente porque. Tanto había tardado en sanar al hombre para que en el proceso hubiese acabado con tantos? O tan poderosa era la persona a su lado que incluso en tales circunstancias había sido capaz de hacer semejante proeza?

No lo sabía. No lo conocía.

Fue sacado de sus pensamientos cuando uno de esos seres fue alcanzado por el caballero que se había lanzado contra el. Cierto. Aún quedaban dos en pie. Dos lo suficientemente alejados entre sí como para que uno sólo de sus ataques alcanzase a ambos. Tomo aire, su respiración era levemente entrecortada, pero había estado en peores circunstancias. Aún era capaz de lanzar su magia.

Murmuró el hechizo, apuntó con su mano. Las plumas de luz volvieron a caer una vez más, derribando al emergido más cercano al clerigo, el cual había estado tan centrado en ver como su compañero era alcanzado por el caballero que ni siquiera había visto la magia venir, mucho menos la había esquivado.

Solo quedaba uno.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Baculo Físico [2]
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [3]
.
.

Support :
Lyndis [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Iwzg0SR
Semi [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Staff-4[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Tomo-3

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] 2aYlcp6

Gold :
918


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Empty Re: [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay]

Mensaje por Sigurd el Jue Jun 13, 2019 6:56 am

La sangre de último Emergido caído todavía goteaba de la espada de Sigurd cuando éste levantó la mirada en búsqueda de las otras dos criaturas que aún quedaban con vida. Los dos Emergidos restantes habían sido lo suficientemente prudentes para alejarse del exduque. Ninguno de los dos huía del combate, pero mantenían las distancias, sabiendo ya de sobra lo que el caballero de pelo azulado era capaz de hacer.

Lamentablemente para ellos, mantener las distancias no les salvaría.

Y es que no solo estaban luchando contra Sigurd. También había otro humano con claras capacidades de combate. El clérigo, ya no estando a cubierto de Eolo, tenía en sus manos uno de sus libros sagrados, con el que volvió a conjurar magia sagrada contra aquellos monstruos.

Y funcionó. Uno de los Emergidos había caído tras recibir un golpe de luz rodeado de ¿plumas? No se había fijado antes, porque había sido desde lejos y estaba más centrado al estar rodeado de enemigos, pero por lo visto la magia de aquel sacerdote tenía unos efectos visuales cuanto menos curiosos. Y sobretodo poderoso, no cualquiera mata a un Emergido con magia sagrada de un solo golpe. Sigurd jamás había visto nada semejante, ni siquiera en ella…

Echó un vistazo de nuevo al joven sacerdote. Parecía frágil, sin apenas músculo. Pero casi todos los magos son así. Ninguno de ellos debía ser subestimado. Y en el caso de este clérigo en concreto, su dominio de la magia realmente parecía devastador. Desde luego, no era la pobre víctima indefensa que había pensado que era en un principio cuando acudió a su rescate.

-Realmente tenéis una gran habilidad de combate. Se ve que no solo sois experto sanador. Mis felicitaciones, vuestras capacidades mágicas me han sorprendido bastante.-reconoció el caballero mirando a la cara al joven sacerdote para luego centrarse en el último Emergido.-Acabemos esto de una vez.

Sigurd tiró de las riendas una vez más. El Emergido, un musculoso luchador con hacha intentó hacerse un lado a la vez que intentaba golpear a la cabeza de Eolo con su arma. Sigurd detuvo el golpe con su espada sin ningún tipo de complicación y le dio una patada en el rostro aprovechando la diferencia de altura que le obligó a retroceder.

Eolo avanzó un par de pasos y el Emergido intentó contraatacar de manera torpe, levantando su hacha por encima de la cabeza para bajarla de golpe. Sin embargo, no le dio tiempo. Una estocada rápida de Sigurd logró clavar la punta de su espada en el cuello de la criatura. Muerte cuasi instantánea, ahogado en su propia sangre cuando el exduque retiró la espada. El Emergido cayó al suelo.

Sigurd echó la mirada hacia su alrededor. Pero solo veía árboles y nieve. Ningún otro Emergido más amenazaba su vida. Parecía que el combate había terminado. El caballero sonreía satisfecho mientras bajaba de su caballo.

Lo que quedaba era ya casi una formalidad. Se fue acercando uno a uno a los Emergidos agonizantes que todavía quedaban con vida, y de manera mecánica los fue ejecutando uno a uno. Asegurándose así que todos estaban muertos.  Luego volvió su atención al sacerdote.

-Lo ideal es quemar los cadáveres, para asegurarnos que no vuelvan a levantarse. Al menos, así lo hacemos en mi tierra. Pero habrá que esperar a que vuelvan mis hombres para organizar una buena hoguera que al mismo tiempo no ponga en peligro al bosque.-comentó Sigurd mientras limpiaba su espada de sangre y la envainaba  caminando en dirección al clérigo.-Me temo que no hemos tenido el tiempo de presentarnos. Mi nombre es Sigurd, señor del ducado de Calphy, al menos hasta que el mil veces maldito reino de Nohr tomase Grannvale aprovechándose de la crisis de los Emergidos en mi reino. Un honor el conoceros… y gracias por salvarme la vida.-el duque se quitó el guantelete derecho y le ofreció la palma de la mano al sacerdote para que la pudiera estrechar.
Afiliación :
- NOHR (GRANNVALE) -

Clase :
Lord

Cargo :
Duque de Calphy

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [2]
hacha larga de bronce [2]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Espada%201

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] NdTOcva

Gold :
2058


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Empty Re: [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay]

Mensaje por Luzrov Rulay el Jue Jun 13, 2019 8:48 am

Solo quedaba un emergido en pie y Luz dudaba de conjurar su magia de nuevo o no hacerlo. No tendrían problemas eliminando a la criatura, no cuando era la última de ellas y no parecía haber nada más en los alrededores que los pusiera en peligro. Cualquiera de los dos podría hacerlo. Lo que el clerigo no deseaba, lo que temía, era lanzar su luz al tiempo que el caballero se abalanzase contra la criatura, no deseaba que el hombre de cabellos azules se viese envuelto en su hechizo. No después de lo que había ocurrido con Pelleas.... Y eso que el mago arcano ni siquiera se había visto envuelto directamente en el ataque mágico.

Así que el albino dudaba, apretando el agarre del libro en sus manos. La voz ajena le saco de sus nervios, para verse envuelto en un sentimiento más que familiar ante las palabras que me dedicaban. Pena. Vergüenza. No se creía digno de tal.... Consideración. No tenía una gran habilidad de combate, solo había aprendido a usar su magia para atacar y así defenderse a si mismo. Sus habilidades no eran superiores a las de cualquier mago... Para alguien que ha crecido rodeado de un ambiente hostil, personas que lo rechazaban abiertamente y me hacían ver lo poco que valía, el creer que se es algo más, que se tiene algún valor es... Complicado. Y aun así a esas alturas Luz tampoco se veía capaz de negar por completo las alabanzas ajenas. Había visto la evolución de su magia, lo que podía hacer. Había recuperado la reliquia de Naga, había llegado a la final del torneo aunque no superase su primera batalla... No, a esas alturas los echos le impedían negar que no tenía habilidad con los grimorios, que había sido solo suerte. Aun así....

-El combate no es mi especialidad... Yo solo... He aprendido a usar el poder que poseo para cuidar de mi y de la gente que me importa...

Murmuró en voz baja, con las mejillas sonrojada e intentando no bajar la mirada al suelo. No perder de vista al emergido que aún quedaba. Aunque el mismo no duro demasiado. No cuando el hombre y su montura demostraron su fuerza y habilidad, lo bien que se sincronizaban entre ellos, para acabar con el último de ellos son dificultades.

Luz soltó un suspiro de alivio. Cerró el tomó y lo svsewdo contra su pecho. Su mirada examinaba los alrededores, aunque creyese que todo había acabado. Los actos del caballero, el emergido que se movió en el suelo antes de que la espada del hombre se clavase en el le demostró lo contrario. Muchos habíam sido derribados, pero aún se encontraban vivos... Y el caballero que le había ayudado se encargaba de rematarlos como quien clava la espada en la tierra, sin inmutarse, con suma facilidad. Luz sabía que debía ayudarle, pero su corazón, su conciencia le impedía rematar a esas criaturas de esa manera. Le parecía cruel, doloroso incluso de ver.... Por más enemigos que fueran, por más que hace poco intentaseb acabar con el... El no podía... Así que lo único que pudo hacer fue esperar a que el caballero acabase su labor, en silencio y sin apartar la mirada de él. Por respeto.

No creía que fuese necesario quemar los cadáveres, nunca había escuchado ni visto que pudiesen levantarse una vez eliminados de aquella manera. Aunque también era consciente de que descubrlr más sobre esos seres no sería una sorpresa, aún había tanto que desconocía.... Y la opción de quemarlos sonaba más higiénica, más justa para el bosque y los ciudadanos que se adentrasen en el mismo, pues se ahorrarían el encontrarse con los cadáveres. Era una buena idea, quizás innecesaria pero... No era el control del fuego el único inconveniente que el clerigo veía en el plan...

-Si aún quedan emergidos en el bosque puede que un fuego de tal tamaño llame si atención... No se si sería prudente quemarlos sin haber examinado de antemano todo este lugar...

Aunque si el caballero tenía hombres a su mando quizás ellos hubiesen asegurado la zona. Quizás Luz sólo se estuviese dejando a si mismo en ridículo al exponer su preocupación...

La presentación ajena le sorprendió, pues no esperaba encontrarse con un noble. No en ese lugar. No en esas circunstancias. Pero al parecer Luzrov atraía a los nobles... Había sido rescatado por Lord Eliwood y Lyndis, siendo la última de ellas su mejor amiga y viviendo ahora en sus tierras. Había conocido al príncipe de Daein, aún cuando el encuentro había tenido unas consecuencias en las que no quería pensar, pues era doloroso de recordar. Y ahora... Al menos con tanta experiencia sabía mantener la compostura ante la nobleza

Se retiro el guante de sus manos el tiempo. Pues estaba manchado de sangre, y estrecho la mano que le ofrecían.

-Luzrov Rulay, miembro de la iglesia de Santa Elimine en Lycia... Yo... Muchas gracias por haberme salvado... Si no llega a ser por usted dudo mucho que yo solo hubiese podido con todos ellos... Muchísimas gracias... Por salvarme...


Última edición por Luzrov Rulay el Vie Jun 14, 2019 4:21 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Baculo Físico [2]
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [3]
.
.

Support :
Lyndis [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Iwzg0SR
Semi [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Staff-4[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Tomo-3

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] 2aYlcp6

Gold :
918


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Empty Re: [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay]

Mensaje por Sigurd el Vie Jun 14, 2019 8:17 am

Tras estrecharle la mano, el sacerdote se presentó. Como hiciera  Sigurd, él también agradeció al otro el haber salvado su vida. El duque se quedó unos segundos rumiando acerca de la identidad del joven. Luzrov Rulay, un clérigo de la Iglesia de Santa Elimine… No conocía esa iglesia. Aparentemente provenía de Lycia, quizás fuese una religión propia de Elibe. Lo cierto es que desconocía la cultura de un continente tan lejano como aquel.

Tampoco es que fuese un dato importante. Sigurd mismo no era una persona religiosa. Seguía los ritos de Baldo, antiguo santo caballeto al servicio de Naga, tal y como cuentan las leyendas. Pero nada más. Eso sí, gracias a Nohr había ganado una enorme repulsión a amantes del dragón caído Anankos, pero todas las demás religiones le eran indiferente al sacerdote.

-Parece ser que nos hemos salvado la vida mutuamente, entonces. Igualmente mi gesto de gratitud se mantiene.-comentó educadamente el duque para luego dirigirle una pregunta que llevaba rato haciéndose en la cabeza, pero que debido a la batalla no había podido plantear hasta ahora.-Decidme, mi buen señor Rualy ¿Qué hacéis rondando en solitario por estos bosques, si se puede preguntar? Ya hemos visto que sabéis defenderos, pero también que estos lugares no están libres de peligro alguno.

Mientras esperaba la respuesta, Sigurd sacó un cuerno de dentro de sus ropajes y lo hizo sonar, una alarma que resonó por casi todo el bosque.

-Respondiendo a vuestra preocupación anterior, no debemos temer más emboscadas de Emergidos. Mientras estábamos luchando, mis hombres estaban peinando el bosque. Me imagino que a estas alturas ya habrán acabado. No tardarán en aparecer.

Y no lo hicieron. No llego ni a diez minutos cuando un grupo de jinetes empezaron a asomar entre los árboles. Arrastraban los caballos una red en la que habían apilado ya un numero incuantificable pero alto de Emergidos, a la vez que algunos cargaban también a algún cadáver sobre el caballo por falta de espacio en la red. Los caballeros se veían fatigados y estaban cubiertos de sangre, pero ninguno presentaba heridas de segurdad.

-Era como suponía. Los Emergidos no huyeron porque esperaban que acudieran sus amigos refuerzos. Por desgracia para ellos, mis amigos ya se estaban haciendo cargo de ellos.-explicó el duque al sacerdote, aunque era más como si estuviese murmurando para sí mismo.
-¡Mi señor, estáis herido!-dijo el primero de los jinetes al llegar, tras observar la cantidad de Emergidos muertos por el claro y señalando la parte del abdomen abierta y manchada de sangre de Sigurd.[/color]-¡Por Baldo! ¡Prometisteis que no haríais ninguna locura en solitario! ¡Que nos llamaríais si había problemas![/color]
-Comprendo tu enfado, mi estimado amigo. Pero no he estado solo. Me ha acompañado este bienintencionado clérigo, Luzrov Rulay. Juntos hemos logrado acabar con los Emergidos sin ninguna contrariedad.-comentó Sigurd alegremente, como si el haber estado a punto de morir de un lanzazo en el abdomen no fuese una contrariedad para él.
-Agradezco lo mucho que habéis hecho por mi señor… Y os pido disculpas por las molestias que os haya podido causar su insana temeridad.-reconoció bajando la cabeza el caballero en señal de respeto hacia el sacerdote.
-Vale, que sí. Tendré más cuidado la próxima vez.-comentó Sigurd como contesta un niño cuando le regaña su madre por meterse en un lío que sabe que se va a volver a meter muy pronto.-Apilad todos los cadáveres en el centro del claro. Haced un cortafuegos alrededor para proteger el bosque y quemadlos todos.
-¡A sus órdenes! ¡Por Grannvale!-y él y sus demás hombres empezaron a cumplir con rigurosa disciplina las órdenes de su señor.

“Por Grannvale”. Sí, por eso lo estaba haciendo. Por eso estaba luchando en una tierra gélida que no conocía de nada. No solo estaba devolviendo un favor a alguien que le había acogido en las horas más bajas, estaba acumulando fuerzas para lograr volver a casa algún día. Una esperanza que Sigurd no iba a abandonar jamás de su corazón. El exduque se volvió hacia el sacerdote.

-¿Qué vais a hacer? ¿Os quedáis a ver los fuegos o partís ya?-preguntó, aunque más bien era una educada invitación.-Si queréis marchar y necesitáis ayuda para regresar a la capital, puedo pedir a un par de mis hombres que os acompañen.-Dejó un par de segundos y dijo una frase más.-Decidáis lo que decidáis, ha sido un gran honor el conoceros. Espero que el destino nos vuelva a juntar algún día.
Afiliación :
- NOHR (GRANNVALE) -

Clase :
Lord

Cargo :
Duque de Calphy

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [2]
hacha larga de bronce [2]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Espada%201

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] NdTOcva

Gold :
2058


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Empty Re: [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay]

Mensaje por Luzrov Rulay el Vie Jun 14, 2019 4:25 pm

La pregunta le tomo desprevenido,aunque en realidad no debería. Después de todo era lógico preguntárselo. Estaba caminando solo por una zona donde sabia que había peligro,pues de otro modo no hubiesen realizado ese anuncio en la cuidad. El caballero , Sigurd,también estaba solo cuando ambos se encontraron pero sus circunstancias eran distintas. El ex-duque iba a caballo, lo cual le permitiría moverse mas rápido y ponerse a salvo de ser necesario, y portaba ropas mas adecuadas para el combate y una espada. Luz tenia sus tomos,pero no podía compararlos. Su magia disponía de mas alcance,pero también requería de mas tiempo para ser canalizada,le hacia vulnerable si era atacado por muchos rivales al mismo tiempo. Si era rodeado... tal y como le había encontrado Sigurd. Por lo tanto bajo ojos del hombre el clérigo debía de haberse visto como alguien insensato, poniéndose en peligro sin motivo aunque en realidad no fuese así... Entendía el porque se lo preguntaba...

-Me dirigía a la aldea que hay cruzando el bosque... Algunos soldados han instalado allí una pequeña base para ampliar su rango de acción ... Iba a ofrecer mis servicios para tratar a los heridos... Estoy acostumbrado a los viajes en solitario por lo cual no creí que tuviese problemas en atravesar una pequeña parte del bosque... Me equivoque... seré mas prudente en la próxima ocasión...

Ignoro el tratado que estaba recibiendo,dejo la preocupación guardada en el fondo de su mente. Cuando todo hubiese acabado,cuando estuviese una vez mas en su habitación en la posada,se encargaría de preocuparse por ello. Por haber sido descubierto con tanta facilidad, por el no haber recibido comentario alguno sobre sus prendas claramente femeninas. Pero por el momento, por el bien de su interacción con el noble,lo dejaría pasar,lo ignoraría...

El sonido del cuerno retumbando en el bosque le sobresalto, no esperándose esa acción del hombre. Le había escuchado mencionar a sus hombres pero en ningún motivo se había planteado como los llamaría, por algún motivo había creído que simplemente... buscarían a su señor y aparecerían junto a ellos. Ingenuo de el ...

-Veo que sois un hombre precavido mi señor...

Murmuro en voz baja,como si temiese alzar la misma demasiado mientras esperaban la aparición de los hombres del caballero. La espera se le hizo al clérigo mas larga de lo que debería,no sabiendo realmente que hacer. Debía darle conversación al hombre? Y de hacerlo de que podrían hablar? O debía simplemente esperar en silencio por algo que no sabia cuando llegaría? Sabia comportarse pero en aquellas situaciones la espera siempre era un enemigo...

El clérigo soltó un suspiro de alivio al escuchar el sonido de los cascos acercarse. Alivio que no tardo en ser sustituido por cierto horror. Era la primera vez que veía como cargaban semejante cantidad de emergidos,llevándolos consigo incluso encima de sus monturas. Los cuerpos de vida de aquellos seres, la sangre propia y ajena en los cuerpos de los hombres... Revolvió el estomago del clérigo,a pesar de estar acostumbrado a la sangre,a las heridas... Si Sigurd no le hubiese comentado de antemano que en su país natal quemaban a esos seres se hubiese preocupado por el bienestar no solo físico si no también mental de aquellos recién llegados.

El rostro del clérigo se suavizo,sonriendo con ternura . La primera impresión de los hombres de Grannvale había sido... desagradable.. pero los mismo no habían tardado en preocuparse por su señor y reprocharle su temeridad... un intercambio que demostraba la confianza depositada unos en otros,el respeto y el cariño mutuo... algo que hizo que su pecho se llenase de calidez y la sonrisa aflorase en su rostro.

-No se preocupe, ya me he encargado de las heridas de Lord Sigurd... su señor esta perfectamente,no deben preocuparse por el...

Explico a los hombres,queriendo que no se preocupasen por el,pues no había motivo para preocuparse. Queriendo que el reproche fuese menor,después de todo su "temeridad" había sido el acudir a salvarlo.

-No ha sido molestia.. la verdad es que su señor me a salvado, por lo cual solo tengo agradecimientos para con el...

Le dedico una sonrisa aun mas radiante a aquel que se estaba molestando en disculparse ante el clérigo por el comportamiento de su señor. Permitió que de sus labios saliese una suave risa ante la respuesta del caballero.

-Alguno de vosotros esta herido ? Puedo encargarme de sanaros...

Ofreció sus servicios a los hombres antes de que partiesen a ejecutar las instrucciones de Sigurd. Le agradecieron su ayuda y se negaron,pues como mucho tenían algunos cortes menores y raspones que no creían que fuese necesario que se tratasen. Luz les recordó que limpiasen con sumo cuidado esas zonas, para evitar infecciones,pues hasta la herida mas leve podía provocarlas.

Observo como los hombres se movían. Como los cuerpos emergidos eran depositados en el mismo lugar,siendo apilados,como iban en busca de piedras para el corta fuego, madera para comenzar a prender la hoguera. La voz del hombre a su lado hizo que alzase la mirada hacia la figura montada. Se quedo unos instantes en silencio, meditando la oferta.

-El honor a sido todo mio mi señor... Creo que dadas las circunstancias quedarme hasta el final seria lo adecuado, ya que lo ofrecéis... Cuando todo acabe retomare mi camino hasta la aldea... si el bosque ha sido peinado puedo volver por mi cuenta ,no hace falta que os preocupéis por mi...

Y el clérigo espero junto al ex duque. En un silencio como mientras su mirada seguía las acciones de los hombres. Habia cierta solemnidad en ellas, cierta... paz aunque la imagen en si no fuese pacifica no tranquilizadora. Los cuerpos fueron apilados, la hoguera prendida, y Luz observo como la columna de humo subía mas allá de los limites de los arboles y como los cuerpos sin vida de esos seres eran devorados por las llamas.

Por la Santa y por Hanon... que tanta batalla acabase pronto...
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Baculo Físico [2]
Herensuge [3]
Tomo de Shine [2]
Tomo de Ellight [3]
.
.

Support :
Lyndis [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Iwzg0SR
Semi [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Staff-4[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Tomo-3

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] 2aYlcp6

Gold :
918


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay] Empty Re: [Campaña de Liberación] Pagando favores [Luzrov Rulay]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.