Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Celica || ID ||

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Celica || ID ||

Mensaje por Celica el Miér Ene 02, 2019 12:53 pm

Celica
Mage
Hay más que hacer que solo acabar con los oponentes frente a nosotros

Datos
Nombre: Celica (Anthiese)

Edad: 17 años.

Clase: Mage.

Especialización: Tomos.

Afiliación: Sindhu.

Ocupación: Escriba.

Personalidad
Celica es una persona amable y educada, defensora de la paz pero dispuesta a defender a los que quiere. Comprende el sufrimiento de los demás, aunque puede actuar fría o estóica en un principio, llegando a utilizar hasta distinto vocabulario o forma de hablar. Prefiere mantener una distancia utilizando tal actitud, ya que normalmente se arrepiente de mostrar sus emociones de forma sincera, a flor de piel básicamente, sobretodo cuando está enfadada o triste, o tan solo el hecho de ser una persona emocional es una debilidad en una época como en la que viven, además de que hace más daño que bien a las personas que le rodean, lo que le sienta bastante mal. Aunque no dé esa impresión, la pelirroja llega a ser muy osada si deja de lado las formalidades o sus propios límites, lo que puede resultarle en un efecto rebote bastante malo si tenemos en cuenta las consecuencias. ¿Un temperamento fuerte? Muy cabezota seguro. Si cree que su camino es el correcto, le costará dar su brazo a torcer, aun si sus argumentos comenzaran a carecer de base poco a poco mientras ella sí les vea sentido.

Es una joven muy responsable, poniéndole cuidado y dedicación a lo que hace. Siente concretamente la obligación de cargar toda la responsabilidad en sus hombros. Es capaz de sacrificarse ella misma por aquellos que le importa, aun si esos enemigos no parece que vayan a cumplir su promesa de mantenerlos a salvo a todos. Se siente egoísta asímismo al creer que escapar de esas responsabilidades, desarrollando una muy baja auto-estima y confianza en sí misma. La soledad es un buen castigo para alguien como ella, quien solo trajo desgracias en su momento. Sin embargo, es capaz de dar amor, cariño, como a ella se lo dieron en su momento; no solo su madre en el poco tiempo que estuvieron juntas, ni su hermano, sin Alm, quien la salvó de encerrarse en sí misma. Con él puede ser ella misma, olvidándose de cualquier protocolo, de cambiar sus palabras.Con la gente que tiene confianza se permite asímismo ser ligeramente traviesa. No carece de sentido del humor por supuesto. También es algo torpe, lo que le avergüenza un poco delante de los demás.  

Historia del personaje
Celica fue una de los numerosos hijos de un rey hedonista, inepto para reinar, demasiado joven al ascender al trono y sin nadie que le guiara por el camino correcto. Nació de la unión con una sacerdotisa, lo que hasta podría considerarse pecado, pero eso a su padre no le importara. Tampoco llegó a conocer a su madre demasiado, muriendo ésta cuando Celica apenas comenzaba a comprender lo que sucedía a su alrededor, una niña que no superaba ni los tres años. A partir de ahí, Anthiese -siendo ese su verdadero nombre con el que se le bendijo- vivía en una villa junto a sus hermanos y las madres de éstos, pero con los que realmente solo compartía sangre. Bueno, uno sí tenía un lugar especial en su corazón. Un niño mayor que ella, pero de lo más asustadizo, inocente. Conrad, sí. Ella, quizás más traviesa por ese entonces, le gustaba divertirse a su costa mas lo cuidaba con esmero, ambos pasando los días, los meses, años juntos.

No obstante, teniendo en cuenta lo cruel y déspota que llegó a ser el rey, era normal en lo que desembocaría su actitud.

La villa ardió, las personas asesinadas decoraron con su sangre las alfombras, las paredes y cortinas. Anthiese no era sino capaz de rendirse al miedo, rodeada de un mar de llamas que amenazaba con consumirla, escondida bajo la cama. Pero alguien acudió en su rescate, un caballero que pese a su desacuerdo con la forma de reinar de su padre no dejaría abandonado a los inocentes. Sir Mycen. Esa noche el rey murió, todos murieron. Perdió su vida tal y como la conocía en unas pocas horas, un gran cambio que afectó a la joven, pasando a ser más retraída, intentando mantener las distancias.

Su llegada a la aldea Ram fue quizás una salvación. Era un niño amable, bondadoso, que le hizo creer ver nuevamente luz entre tanta sombra. Ambos se volvieron compañeros inseparables a pesar del secretismo sobre su pasado, el cual jamás debería revelar, una carga en los hombros de la infante que llevaría a solas. También recibió alguna que otra lección de espada de Sir Mycen junto a los otros niños del pueblo, temiendo los conflictos que asolaban Valentia, además de disfrutar de una vida pacífica en el campo junto a las ovejas. No estaba acostumbrada a la vida rural mas era de lo más encantadora. Celica. Ese sería su nuevo nombre.
Ah, pero. Siempre un pero. Futuros truncados, no hay lugar a duda. No solo insatisfechos con robarle el reino a su dinastía, pensaban aniquilarla por completo. Caballeros invadieron la aldea Ram en su busca, para deshacerse de la última descendiente. Si no hubiera sido por Sir Mycen, seguramente todos hubieran muerto, no solo ella. Aquello le hizo darse cuenta, o mejor dicho, reafirmó su creencia de que las personas relacionadas con ella o su pasado estaban expuestas a un gran peligro. Sir Mycen hizo lo que se debía, llevársela, ocultarla en un lugar seguro. Prefería que Alm viviera en una feliz ignorancia antes de verse entrometido en todo aquello.

Celica acabó en Sindhu, en un monasterio consagrado al entrenamiento de magos y clérigos. Conocido de Syr Mycen, Nomah, la acogió como una más de sus aprendizas, alejándola de los ojos de la política y de la guerra, educándola junto al resto de pupilos en las artes arcanas. Profundizó así su conocimiento en distintas áreas así mismo.

Han pasado los años, y Celica decidió abandonar el Monasterio donde estaba recluída, comenzando a vivir por su cuenta. El reino del que procedía ya no existe, ya su nombre ha sido olvidado al igual que su dinastía, y dedicaría su vida a ayudar a los demás, por lo menos a evitar un camino del que tuviera que arrepentirse. Ayudar a aquellos que no saben escribir era un primer paso, ¿no?

Extras
-Es ambidiestra.
-Adora los gatos.
-Tiene arsonfobia, es decir, miedo al fuego. Tuvo dificultad extra al aprender los hechizos de fuego y controlar su temor, pero ahora realiza bastante bien los hechizos.
-No le gusta la violencia, menos que la gente la tome como el camino más sencillo para resolver todo.
-Tiene predilección por lo dulce y lo refinado.
-Está enamorada de Alm.

Prueba de rol
Era medianoche. Sobre el camastro la pelirroja se encontraba sentada, espalda contra la pared, rodillas pegadas al pecho. Incapaz de conciliar el sueño, mantenía la mirada fija en un punto cualquiera de la pared de piedra, el silencio ahogando su alma conforme pasaban los minutos.

Se había dispuesto a marcharse del monasterio, comenzar a vivir por su cuenta. Sus dedos rozaron la áspera roca del marco del ventanal, abierto para que entrara el frío aire de la noche. Se hallaba esa incómoda sensación de una persecución que daba por finalizada pero que a lo mejor era una suposición con la que había calmado su mente. ¿Estarían esperando fuera para degollarla y acabar finalmente con todos? ¿Habrían esperado tanto tiempo para erradicar a una familia que ya no tenía valor alguno?

Celica se giró hacia la ventana, arrodillándose frente a ella, apoyando ambos brazos y observando la noche infestada de estrellas, ajenas a lo que sucedía no solo en Valentia sino en el resto del mundo. ¿Era esa sensación de malestar un presagio o únicamente la paranoia de una niña que todavía no superaba el pasado?

—Oh, Mila...—juntó ambas manos, intentando que su rezo llegara a oídos de la diosa a la que veneraban—¿Seguiremos en el mismo camino por mucho tiempo que pase? ¿O permitirás que avancemos de la mano?—la leyenda contaba que Duma y la diosa fueron incapaces de dar tregua a su conflicto, y la noche no le devolvía ninguna respuesta a sus plegarias, lo que daba la impresión de palabras en saco roto. La fé consistía en creer que alguien escuchaba tus deseos, tus esperanzas. Si desaparecía la fé, ¿qué le quedaba al ser humano?

Anthiese deslizó sus manos por el hombro. La helada nocturna la apresuró a cerrar su ventana, asegurándola. Se envolvió en la manta de su cama, levantándose de ésta. Sus silenciosos pasos la llevaron hasta pequeña chimenea. Una bola de fuego apareció encima de uno de sus dedos, y ésta se desplazó lentamente hasta los troncos. Hizo un casi imperceptible sonido para a continuación encenderse su fuente de calor. Con cuidado se sentó delante de la chimenea, acercando sus manos a ésta, ligeramente intimidada con cuidado de no quemarse.

Mila y Duma…

—Prométeme que tú y yo no acabaremos así—”susurraban sus recuerdos.

Celica levantó su meñique.

—Lo prometo, Alm—su meñique se estrechó con la nada, y encogió sobre sí misma, juntando nuevamente sus rodillas con su pecho, al lado del calor de la chimenea, como en aquel entonces.

Mañana sería otro día.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Mage

Cargo :
Escriba

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Fuego [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
192


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Celica || ID ||

Mensaje por Eliwood el Lun Ene 07, 2019 1:05 am

¡Ficha aprobada! ¡Bienvenida!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1043


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.