Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld] Empty [Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld]

Mensaje por Rayink el Lun Dic 24, 2018 2:52 am

Nada termina, no había descanso para Plegia, el mago oscuro estaba en una nueva área posiblemente cerca del mismo camino si salías de aquellas abandonada ciudad, era divertido, interesante, tal vez algo ajetreado todo esto pero claro, el rey quería más poder , más tierras, algo apresurado pero ya saben: si el poder de querer mas cosas te carcome y te controla, es imposible detenerse.

Habían soldados revisando, buscando seres sin vida a quienes eliminar, por el momento todo iba bien, muy bien , demasiado tranquilo que hasta el propio rubio opaco se aburría, posiblemente querría alguna sorpresa, algo interesante, emboscada quien sabe, puede ser algo indeseado para uno pero en las historias las cosas que llegan por sorpresa son de los más interesantes.

El ambiente era bastante opaco, tranquilo, nublado, los cuervos hacían su predilecto sonido mientras el resto buscaba o vigilaba para estar alerta. Rayink solo dio un vistazo las alrededores viendo a esos particulares animales en un árbol con ausencia de vegetación, eran realmente fascinantes — Mira que compañía ha llegado ~ — miró a unos de los cuervos ponerse cerca de el aunque la cosa no podía tonarse más interesante: uno de los soldados estaba siendo molestado por uno de esos cuervos, el mago oscuro no pudo evitar reírse ante la graciosa escena mientras el soldado intentaba quitárselo de encima a espadazos, tras unos minutos simplemente el ave se fue al techo de esas estructuras sin que el soldado lograra. — oh vaya, y quería que la escena no terminara — habló para si mismo en un murmullo finjiendo desanimo, el soldado lo miró molesto pero no le quedaba mucho que hacer, tampoco podría sublevarse a las ordenes de  su general así que simplemente siguió con su trabajo pero lejos de esos cuervos.

Tras esa situación cómica fue a adentrarse más al lugar en vez de dar vueltas afuera, adentro de una de la estructuras lucía como una taberna cualquiera pero tenía aun mas cosas, entre barriles y cajas, sillas, camas en habitaciones, seguramente con cosas útiles pero en su lamento el resto se encontraban todas oxidadas o desgastadas siendo mas o menos una indicación de cuanto tiempo ha pasado en ese lugar desolado.
De un momento a otro un soldado se dirigió hacia donde Rayink de inmediato pasando fácilmente por un barril que cualquiera se hubiese tropezado con el sin haberse fijado:

Mi general, hemos visto emergidos acercándose al lugar, es una gran cantidad considerada ¿Tiene algo en mente?– Habló frente al rubio opaco dando a entender la situación, los seres sin vida comenzaban a ir hacia aquel refugio que había invadido plegianos y él peor aun así no están por estos lares por que si.

¿Así que esos ya viene a reclamar lo que es suyo eh?, no se preocupe, con tal de seguir lo ya acordado , no debería haber ninguna falla. — malicioso respondió antes de alzar la voz como corresponde — LOS EMERGIDOS VIENEN EN CAMINO, ¡A SUS POSICIONES! ¡NO HAY QUE DEJAR A NINGUNO EN PIE!– Cada soldado salió de aquella guarida y Rayink detrás, ya tenía en mente que hacer e incluso de la llegada sorpresiva de caballeros wyverns si la cosa se complicaba, estaba todo preparado minuciosamente.
Rayink
Rayink
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
General

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
Gema escarchada
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld] Tomo-1

Experiencia :
[Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld] Jm5byz1

Gold :
562


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld] Empty Re: [Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld]

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 05, 2019 4:54 pm

Brasas al viento en un día nublado en la tierra de los muertos. El olor a cenizas llenaba el aire alrededor de nuestro campamento, de tiendas de tela tosca y oscura salpicado de estandartes azabaches que, portando a nuestro animal hermanado, apenas ondeaban. Mis hombres se hallaban terminando de montar las defensas de aquel maltejido lugar en medio de la nada, una ciudad derruida e inhabitable, en la que el hedor a carroña, penetrante a mi olfato, se hallaba acompañado de los sarcásticos graznidos que, volando sobre nosotros, me hacían sentir en cama de corvato. Alcé mi vista, que vigilaba las brasas en busca de sinuosas y danzantes formas, oteando el cielo. Los cúmulos sobre nosotros se desdibujaban en el infinito gris que los sostenía, mientras las negras siluetas emplumadas daban vueltas sobre nosotros en ocasiones, para luego posarse en bandada grajeando, al acecho. No hacía falta que Hogr me susurrara al oído, pues la campaña me había enseñado bien. Se avecinaba una matanza.

Me levanté pesadamente, con las pieles sobre mis hombros, cogiendo la desvencijada hacha que, debido a las batallas en estas conquistas, parecía estar a punto de quebrarse en cualquier machada. La ambición del "colmillo de hurón" nos había llevado a adentrarnos más todavía en terreno emergido, en pos de alzar sus inquietantes y funestos pendones por encima de las ciudades del interior. En consejo de guerra, se nos había encomendado a nosotros, los poderosos Cuervos, a acompañar a uno de los generales de su ejército, con el propósito de asegurar la zona en tierra de nadie. El desquiciado monarca parecía saber lo que se hacía, pues no había enviado a sus doncellas a la guerra, ni mucho menos. Los hombres plegianos parecían estar deseando entrar en batalla, ya fuera en nombre de su temido rey o por el afán de alcanzar la gloria, y eso se podía ver en sus semblantes durante la marcha. No me encontraba incómodo acompañándoles en mesnada por aquellos caminos, a la búsqueda de una carnicería digna o un desafío interesante, mientras la paga nos diera para poder comer, y los fanáticos del dragón oscuro nos dejaran a nuestro aire, o les cercenaría el cráneo yo mismo. Sin embargo, un bufido intranquilo salía de mí con regularidad desde que iniciamos el avance. No eran las tropas de a pie, sino su comandante quien me generaba esa congoja. Maltejido portador.

Apenas había cruzado palabra con él, mas mis sentidos me lo decían. Las voces de Pryam y Nöht me lo advertían una y otra vez durante las noches alrededor de la fogata, observando las llamas en silencio. Jugaba con fuerzas que, además de prestadas, no eran ningún pasatiempo mundano. Y eso me enfurecía, de una forma u otra. Las sombras son de Hogr y la luna, no del hombre o los malogrados andantes de ojos carmesíes. Ya lo descubrirían a su debido tiempo.

Los soldados de Plegia buscaban entre los escombros de la ciudad y lo que parecía ser una taberna, destrozada por los golpes de la decadencia de Manster, habilitada como refugio precario. Busqué a Sigbjörn con la mirada, encontrándolo entre unos barriles, abrazado a su lanza, como de costumbre, y susurrando a solas. Sintió que le miraba, pues nuestros ojos se encontraron, y sin necesidad de nada más, entendió lo que quería decir, moviéndose en dirección a los hombres, voceándoles que se prepararan para una posible batalla. Gruñí satisfecho, encaminándome hacia la taberna, pesadamente, donde parecía que había revuelo, pues había movimiento de tropas.

Llegué justo a tiempo para ver cómo salían del edificio unos soldados, acompañados del líder del destacamento. Envuelto en túnicas y abrigos de tonos morados, lo único más llamativo que sus cabellos rubiascos era, sin ninguna duda, su mirada, voraz y despiadada, que parecía portar en todo momento, como si siempre se hallara al acecho. Respetaba esa mirada, mas no sabía si era fruto de su propia fuerza o de las artes que controlaba, pero lo que sí era cierto es que desprendía cierta sensación que, en el fondo, me hacía sentir vivo y alerta. La de encontrarme frente a un depredador durante una batida. Me acerqué a él, en silencio, carraspeando antes de comenzar a hablar.

-¿Qué ocurre, plegiano?-dije, observándole, con el hacha apoyada en tierra. -¿Se acerca la hora de la sangre? Miré al cielo brevemente, intuyendo la sombra de un córvido observador, hermano de Hogr. -Los míos están ya en guardia. Auguro una sangría en medio de este páramo.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld] Empty Re: [Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld]

Mensaje por Rayink el Dom Feb 03, 2019 5:10 pm

La sonrisa de aquella persona corrupta se mantenía dibujada sabiendo que la hora de la batalla estaba llegado, los cuervos mostraban su interés pero claramente hacían de las suyas, parecían centinelas o algo así aunque parecían no se acercaban a la escena por el momento. Una silueta maciza mucho más alto que él se acercó a su persona cuando ya estaban afuera de aquel viejo escondite, su voz era particular concordando con su apariencia, un ser de barba negra portaba un hacha por el cual se apoyaba llegando a simplemente hablarle.

Claro que ocurre algo, emergidos cerca, seres sin vida viendo como estamos en su “tierra” , la sangre es algo que si habrá sin duda. mientras sean de nuestros enemigos todo bien para nosotros, grandulón — comentó respondiendo a sus preguntas un poco vacilón — Que interesante forma de hablar ¿eh? — llevándose la mano al mentón mirándolo con curiosidad de pies a cabeza— Ahora que lo pienso …aja… claro… si, había oído de ti luego de la llegada a Master, ¿Como es que te llamabas? — preguntó — Era algo un poco difícil de pronunciar pero entre cortas presentaciones puedes decirme Rayink— rio levemente teniendo aquel libro de magia oscura en sus manos dando leves golpecitos con los dedos de simplemente inquietud al suceso.

¡Emergidos!— el grito de un soldado dio atención a sus oídos, había cortado el poco tiempo que tenían de habla pero era hora.

Los enemigos alzaban su singulares armas terrenales, hachas, lanzas, espadas, alguno que otro mago o clérigo por ahí, esto se iba a poner un poco ajetreado pero nada que no pudieran entre ellos. Los cuervos alzaron vuelo haciendo su peculiar sonido llamando curiosamente la intención del chico rubio opaco pero claramente no debería preocuparse de eso ahora — ¡La hora oscura ha llegado! — rió maliciosamente y abrió el libro de magia tras decir esas palabras — Con tu tamaño perfectamente puedes ir adelante y partir cabezas pero  si las cosas se ponen peores, avisa grandulón — debería acostumbrarse a decirle por su nombre pero era inevitable llamarlo de esa manera, si le molestara podría ser un problema pero aun así actuaba como si fuera un camarada más aunque que tuviera que fingirlo, estaba en batalla , no podría hacer otra cosa.

Entre energía oscura y runas que se formaban en él al estar una posición más óptima, lanzo sus hechizos hacia uno de los tres clérigos que estaba ahí y posiblemente con un apoyo mágico logró eliminarlo, claro otros del mismo rango le dieron un focus pero aunque electrificado logro contra-atacar y con suerte derribarlo — gh.. sus rayitos no van a ser de mucha ayuda — mantuvo aquella sonrisa a pesar de todo con el enemigo caído.
¡MATEN POR LA ESPALDA SI ES NECESARIO! ¡HAY QUE ELIMINARLOS A TODOS! — alzo la voz tras ver como un soldado acribillo a lanzazos a un emergido distraído y apunto de matar a uno de los suyos. — Es una lástima que no sean los que hay en Plegia, ellos si eran más divertidos — comentó al aire.
Rayink
Rayink
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
General

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
Gema escarchada
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld] Tomo-1

Experiencia :
[Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld] Jm5byz1

Gold :
562


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld] Empty Re: [Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld]

Mensaje por Invitado el Mar Feb 12, 2019 12:46 am

Estreché mis ojos contemplando el rostro afilado de aquel joven,  tan pálido como la misma luna reflejada en un estanque durante una noche de otoño, torcido en una sonrisa que, tan pérfida como el siseo de una víbora en su cubil, llegaba a mostrar sus colmillos, como cuchillos de marfil, casi como si se preparara para lanzarme en cualquier momento una dentellada salvaje y cruel, oculto bajo esas túnicas que le daban cierto aire de debilidad física, pero que destacaban su presencia , macabra y funesta, incómoda para aquellos que no conocieran los horrores que escondía la noche bajo sus engañosos mantos, y sin duda merecedora de mi alerta, que sí los conocía. Graznaban córvidos ansiosos sobre nosotros, espíritus hambrientos de almas desgarradas, volando sobre esta tierra devastada, que pronto sería un festín para ellos. Música para mis oídos creaban sus picos entre aleteos inquietos, en un coro que, creciendo en intensidad, no era sino un augurio de la victoria que estaba por llegar, una ofrenda a estas aves azabaches que surcaban los cielos llevándose los restos de los muertos en batalla y que nos prestaban su nombre y a mí en concreto sus plumas, tributo mudo a Hogr, que silencioso reposaba en mi mente, como si también esperara a lo que estaba por llegar aquel día grisáceo como los cuernos que coronaban mi cabeza, majestuosos y llenos de poder. Alzó la voz aquel portador, de tono tan burlón somo sugería la mueca que cruzaba su faz desde que había posado mis ojos en él, haciendo que un escalofrío similar a la ira me recorriera durante un instante, clavando mi mirada sobre él, mientras apretaba la mandíbula y el asta de mi hacha con las manos, notando el crujido de la madera bajo estas, astillada ya por el uso. No eran sus palabras lo que hacía bufar mi interior, poco acostumbrado a las bromas de extraños, sino su voz, que me irritaba cuando respondía de esa forma, tan crecido como un hurón ante un ratón, sin saber que, de seguir así, podía ganarse uno de mis arranques de cólera. Por ahora, sólo se llevaría un bufido acompañado de una mueca de desagrado, arrugando la nariz levemente. Seguido de esto, me observó de arriba a abajo como si tratara de evaluarme, habiendo destacado mi forma de hablar, tosca y breve, preguntando luego por mi nombre y presentándose él.

-Skjöld es mi nombre- dije moviendo el hacha, poniendo la diestra cerca de la cabeza de la misma, mellada en parte por el brutal uso. -Los míos están ya listos para la refriega. Cargaremos los primeros sobre ellos-alcancé a decir antes de que el grito de alerta de un soldado rompiera la conversación, avisando de que llegaba el enemigo con su chillido.

Vi cómo los soldados observaban al enemigo, que se acercaba marchando vagamente desde el frente, surgiendo de los caminos, caminando en hilera hacia nosotros hasta donde alcanzaba la vista, como una marea gris, armada y preparada para arrasar con nosotros, mostrándonos impasibles la infinidad de ojos carmesíes que, fijos en nuestras tropas se dirigían a nuestra posición, lenta pero inexorablemente. Sentí entonces en mi interior un rugido ahogado, que provenía de los recovecos de mi ser, primitivo y brutal como las mismas entrañas de la tierra. Conocía aquel bramido grave y profundo mejor de lo que me conocía a mí mismo, pues el instinto que iba asociado a la violencia en su forma más pura y vigorosa vivía en mi interior desde que tenía conciencia de mi verdadera naturaleza, siendo la voz de Nöht, el gran oso ártico, la que me había mostrado la senda del cazador, siendo el patrón que había extendido sus zarpas sobre mí para convertirme en el campeón de los espíritus que hoy se alzaría para destruir a los emergidos furibundo y salivante, como me empezaba a hallar en esos momentos. Respiraba con fuerza apretando el hacha, viendo cómo el portador oscuro general de los plegianos proclamaba al cielo, abriendo el extraño libro que llevaba, e instándome a marchar al frente a reventar cráneos a la vanguardia, cosa que haría inmediatamente, o si no reventaría en vísceras rugientes de lo fuerte que me latía el corazón, desbocado como un ciervo en la huida. Y entonces, fui testigo del robo de la oscuridad realizado por el tenebroso Rayink. Alzando la mano y llevando el tomo, glifos aparecían a su alrededor, blandiendo umbras como su arma, abatiendo a los enemigos desde la distancia. Con un rugido, empecé a correr hacia el frente enemigo, hacha en mano, acercándome como un jabalí en embestida hacia uno de los emergidos que, armado con una espada, se encontraba delante de unos piqueros, como si me incitara a acercarme a él, y a su vez estos guardando a otros que, envueltos en mantos, se encontraban solemnes e inmóviles. Pude ver un destello que pasó cerca de mí, dirigido a mi retaguardia, pero seguí corriendo enfrascado en una carga suicida entre espumarajos de rabia, sintiendo mis sienes estallar de frenesí.

Y cuando estaba frente al emergido de la espada, oí cómo los cantos de los Cuervos llegaban desde atrás, acompañado de una carrera que hacía temblar el suelo con sus pasos rápidos y desenfrenados, camino a la gloria que ganarían en batalla. Motivado por sus voces, alcé mi hacha sobre mi cabeza, descargándola tras frenar en seco sobre el cuello del emergido, notando un crujido seco tras el que la espesa sangre salió de un chorro, cercenándole la cabeza justo después con un movimiento bruto. Me salpicó el líquido oscuro el rostro y los hombros, extasiándome sobre manera sentir la muerte que acababa de provocar en mis propias carnes, pasando entonces a ver cómo las lanzas se acercaban a mí, con sus puntas en ristre, apartándome yo dando un paso atrás para alejarme de su alcance, sonriendo ante el reto frente a mí.

-¡¡¡VAMOS!!!- les grité desafiante, deseando que esta escaramuza me diera el reconocimiento que deseaba de cara a los espíritus. -¡Venid a mí, y os daré a probar esto!- moví el hacha de forma beligerante.

Me ardía el pecho, y mis pupilas se estrechaban como las de una bestia, mientras mis músculos se tensaban, preparados para la matanza. Mis zarpas me guiarán a la victoria.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld] Empty Re: [Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld]

Mensaje por Rayink el Miér Jun 05, 2019 2:07 am

¿acaso era un espectáculo para esas aves en plumadas y oscuras que aún seguían presentes en el lugar?

Rayink simplemente hacía su trabajo, su divertido trabajo, su pelo distintivo no era nada  en ser alterado con los pequeños “fragmentos“ de electricidad que había pasado anteriormente antes de eliminar aquel mago, era una masacre aunque vacilón ayudaba a unos cuantos en apuros, ya saben , estrategia,  si los soldados del bando del rubio opaco seguían con vida, fácilmente podrían tomar este lugar de una vez.  Podría verse magia oscura en algunos puntos de la batalla , aprovechaba astutamente en bajar los de distancia antes que estos intentara hacer alguna de sus mañas, bajar a aquellos clérigos en lo posible y evadiendo cualquier ataque  que le fuese llevar  a caer, a su suerte solo un simple roce de una daga fue lo máximo que llego a tener en su momento implicarlo un corte de la tela pero no más allá de eso, aquel imprudente emergido simplemente fue instantáneamente derrocado cuando  el rubio opaco contra-atacó devuelta en su propia cara.

Podía verse la molestia por parte del general ante tal suceso que pareció bufar un poco a si mismo pero , en fin , simplemente reclamó una mejor formación entre las tropas que pudieran de mejor manera proteger a los de armamento a distancia  y por sobretodo evitar el paso  evitar en lo posible algún astuto emergido  que quisiera pasarse de listo.

El hombre barbudo peleaba con fuerza y violencia de tal manera que simplemente podría arrasar todo a su paso, el tamaño tenía sus ventajas, aunque también si no se cuidaba posiblemente terminaría con unas cosas atravesando su cuerpo. EL mago oscuro viendo como lanceros se acercaban al de cabelleras negras y cuerpo macizo simplemente lanzo un conjuro de su libro atacando a uno de ellos por la espalda — nah-ah — como si una broma se tratase simplemente aprovechó el paso de dar distracción de los lanceros que apuntaban al grandulón cambiando el foco de atención. Rayink retrocedió lo suficiente para rematar al que había dañado en caso de que intentara hacer algo, de todas maneras, serviría para que simplemente el más alto los sobresaltara con el hacha.
Rayink
Rayink
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
General

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
Gema escarchada
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld] Tomo-1

Experiencia :
[Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld] Jm5byz1

Gold :
562


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld] Empty Re: [Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld]

Mensaje por Eliwood el Mar Oct 01, 2019 8:35 pm

Tema cerrado. 30G a Rayink.
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
espada de acero [5]
.
.
.
.

Support :
Marth [Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld] Iwzg0SR
Lyndis [Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld] JEIjc1v
Nils [Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld] JEIjc1v
Izaya [Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld] Espada%202

Experiencia :
[Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld] Iu4Yxy1

Gold :
584


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld] Empty Re: [Campaña de Conquista] Cuando los cuervos acompañan a Plegia [Priv. Skjöld]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.