Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Empty [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna]

Mensaje por Frederick el Miér Dic 19, 2018 9:58 am

Había llovido copiosamente durante toda la noche y no sólo los truenos rompieron la aparente calma que había en en el cuartel de los Custodios, sino un mensajero, empapado hasta las orejas y con tanta prisa que saltó del caballo al suelo sin esperar a que éste se detuviese, les trajo la amarga noticia de un nuevo avistamiento de emergidos. ¿Es qué aquello no iba a terminar nunca? Frederick tenía la sensación de que, a cuantos más derrotaban, más aparecían en otro punto sospechosamente vulnerable del país.

Con aquella lluvia y esa oscuridad ir a la batalla sería un suicidio. Por suerte, el grupo enemigo se encontraba en una zona donde apenas había poblados que arrasar. Sería más prudente el salir a primera hora de la mañana y pillarlos en el camino. De todos modos, para asegurarse de que no mataban a nadie, se enviaron jinetes para que protegiesen los escasos poblados que había desperdigados por esa zona, por si a los emergidos se les ocurría desviarse. El ejército de verdad saldría de madrugada.

Para ahorrar tiempo, esa misma noche se organizaron los batallones, quedando en dos grandes grupos. Uno sería la vanguardia, que saldría antes de que amaneciese y después, iría la retaguardia, para "recoger" a aquellos enemigos que se hubiesen quedado rezagados o, al igual que ellos, se hubiesen dividido. Frederick estaba convencido de que iría en la vanguardia, pero Chrom le ordenó que se quedase en la retaguardia, al mando del grupo. No pudo esconder la sensación de contrariedad y frunció el ceño en reproche. La explicación, o excusa a oídos del general, era que le necesitaba para poner orden en ese grupo, pues había nuevos integrantes en los Custodios y aunque no se dudaba de sus habilidades en combate, convenía echarles un ojo para ver cómo se desenvolvían en equipo.

¡Agh! Me toca hacer de niñera de nuevo —refunfuñó con un pesado suspiro. No le quedaba más que resignarse, pues jamás se le ocurriría llevarle la contraria al príncipe.

A pesar de que su grupo partiría mucho más tarde, se levantó al mismo tiempo que Chrom, sólo para asegurarse de que no se saltaba el desayuno, su armadura estaba bien ajustada y no se olvidaba la espada. Después, recogió la mesa y fue a cepillar a su yegua, hasta que consideró que ya era hora de ponerse en marcha.

¡Arriba señores! ¡Tenemos que recoger la basura del campo! —dijo en voz alta, paseando por el cuartel y golpeando las puertas de los barracones. Se detuvo en seco al ver a una chica de cabellos rubios que no conocía. Supuso que era de los nuevos integrantes que Chrom le había dicho. —Buenos días, señorita, temo que no nos han presentado. Soy Frederick —inclino la cabeza en gesto cortés. Estaba convencido de que todos conocían su nombre, pero era de muy mala educación preguntar un nombre si uno antes no se presentaba.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
General

Cargo :
Lugarteniente del príncipe

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Lanza-1

Experiencia :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] IN979RC

Gold :
764


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Empty Re: [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna]

Mensaje por Alanna el Lun Dic 24, 2018 2:11 pm

Si hace años le hubiesen dicho a Alanna que sus lecciones de costura le servirían para mucho más que tejer tapices, bordados y otras frivolidades típicas de la aristocracia, tal vez las hubiese cogido con mayor ahínco. Además, tampoco se las habría tomado como otro de los numerosos intentos de su madre por tratar de corregirla y que asemejase más a una fina damisela. Sinceramente, nunca pudo entender cómo se llegaba a tal punto de valorar a una dama noble por sus dotes de costura, u otras nimiedades que dejaban mucho que desear de las prioridades de un hombre por buscarse esposa.

Pero no iba a negar que el saber usar el hilo y aguja acabase siéndole tan práctico cuando decidió tomar un estilo de vida más mundano. La Custodia se despertó aquella mañana bien temprano, incapaz de conciliar bien el sueño por culpa de la tormenta que cayó durante la noche, y encima sabiendo que a la madrugada le esperaba faena con el resto de los Custodios. Ya que aún quedaba tiempo hasta que les llamasen, decidió aprovechar las horas muertas y ponerse a remendar las cintas de cuero con las que se ajustaba su pechera. Un peletero hubiese hecho un mejor trabajo que ella, pero… No le apetecía volver a explicarle a nadie que la pechera empezaba a quedarle prieta. Si podía realizar el apaño ella misma y ahorrarse momentos incómodos, mejor que mejor.      

Al menos espero que esta sea la última vez que tenga que empalmarles más cuero… —farfulló para sí misma, estirando la cinta y midiéndola a ojo.

Alanna asió la aguja para darle una última puntada a la cinta, pero una portentosa voz que retumbó a lo largo y ancho del recinto hizo que pegase un pequeño bote de la silla. La aguja se le resbaló de entre los dedos con el susto, pudiendo cazarla instantes después en el aire con algo de torpeza. Poco le faltó para llevarse un pinchazo.

Entonces, levantó la vista para fijarse en quien había sido el que irrumpió en los barracones y vociferaba mientras aporreaba las puertas: un hombre de expresión adusta, embutido en una gruesa armadura que repiqueteaba con cada paso que daba. Su subconsciente no tardó en gritarle las palabras “superior militar” con los pocos detalles que había recabado, dándole a entender que el supuesto líder de su brigada había hecho acto de presencia. Por lo que Alanna no pudo evitar erguir el cuerpo y mantenerse exageradamente firme, como si alguien le hubiese mandado una orden imperiosa, cuando el hombre se paró delante de ella. Eso sí, lo que no se esperó fue que lo primero que recibiese por su parte fue una presentación formal. Escueta, pero formal, al fin y al cabo.

Y luego estaba el nombre que le dio. Alanna se quedó unos segundos preguntándose por qué le sonaba, hasta que se dio cuenta y formó una “o” con la boca y abrió mucho los ojos de asombro.

Oh. ¡Oh! ¡Vos sois Frederick el Cauto! —alegó, acongojada y llevándose las yemas de los dedos al labio inferior—. C-cielos. Es un gran honor conoceros en persona, Sir Frederick. Mi nombre es Alanna, miembro reciente de los Custodios. —Respondió ella también inclinando la cabeza, aunque con mayor inseguridad y nerviosismo. ¿Se estaría excediendo más de la cuenta?

Bueno. No todos los días se conocía a la mano derecha del príncipe. Raro sería quien no hubiese oído hablar de aquel caballero, sobre todo de uno que se había ganado su fama a pulso de darle a la palabra “estricto” un nuevo significado. Era la principal razón de por qué Frederick era apreciado y temido al mismo tiempo; cualquier miembro del ejército que hiciese cualquier cosa que le disgustase, no iba a tenerlo nada fácil por su parte. Alanna estaba aterrada, porque sabía que siendo nueva en los Custodios, aquel día estaría en el punto de mira del lugarteniente para que valorase su rendimiento. Y por la cuenta que le traía, más le valía causar una buena impresión.

Eh… Sir Frederick, si no os resulta inoportuno preguntaros —dijo, retorciéndose un mechón de pelo con el índice—. ¿Cómo funcionaría exactamente esta operación a la que denomináis “recogida de basura”?
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Vanguard

Cargo :
Miembro de los Custodios

Autoridad :

Inventario :
Gema Destello
Hacha arrojadiza mejorada [6]
Hacha de Acero [1]
esp. de bronce [1]
Escrito Mítico
.

Support :
Eugeo [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] JEIjc1v
Corrin [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Hacha-3

Experiencia :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] IN979RC

Gold :
3297


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Empty Re: [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna]

Mensaje por Frederick el Mar Ene 08, 2019 9:50 am

A pesar de haber estado gruñendo y refunfuñando sobre el trabajo de vigilar a los recientes integrantes, tenía que reconocer que ver caras nuevas era algo refrescante. Sobre todo, si eran mujeres, no porque las infravalorase, más bien al contrario, sino porque admiraba a fuerza y convicción de las mujeres para realizar una tarea que en teoría, estaba destinada a los hombres. Por supuesto, Los Custodios no discriminaban. Se necesitaban personas para combatir emergidos, independientemente de su sexo.

Ante la exclamación de la chica, el general asintió con la cabeza y su rostro se relajó un poco, aunque no llegó a mostrar una sonrisa —Me agrada saber que ha estado bien informada. Confío plenamente en el criterio del Señor Chrom, por lo que no dudo que será una luchadora formidable, pero estaré atento a sus movimientos —comentó serio, intentado explicar que no había motivo para desconfiar, pero que no se relajase. No era de los que hacían juicios con las apariencias y en cierto modo, le intrigaba descubrir cómo se movía la chica en combate. Si había ingresado en Los Custodios, tenía que tener algo especial, todos sus guerreros lo eran, cada uno a su modo.

La joven formuló una pregunta y esta vez sí que logró arrancarle una sonrisa. —La operación "sacar la basura" es como llamo a eliminar a los emergidos que han aguantado el ataque de la vanguardia —explico con cierto orgullo, pues teniendo en cuenta su falto sentido del humor, era todo un logro el que bromease acerca de los emergidos.

Retomó su marcha por el pasillo, haciendo un gesto a Alanna para que le acompañase. —Si os soy sincero, señorita Alanna, hubiese preferido estar en el primer grupo, pero creo que será entretenido descubrir sus habilidades en el combate ¿qué tipo de arma utiliza? —las armas se guardaban en una de las salas de entrenamiento del cuartel y el pasillo que habían tomado terminaba justo en esa sala. Algunos solados ya estaban listos, con sus armaduras, escudos y espadas. Pasaban cerca de ellos con cierta prisa, temerosos de que Frederick les regañase por no tener perfectamente colocado el cinturón o llevar la armadura puesta a medias. Pero el lugarteniente los ignoró, estaba más centrado en la nueva Custodia.

Supongo que ya lo sabrá, pero yo utilizo la lanza. Es pesada y complica el combate cuerpo a cuerpo, pero una vez la dominas, te da cierto prestigio ¿no cree? —ensanchó su sonrisa, tomando su lanza y pasando la mano por la empuñadura, como quién le hace un cariño a un hijo. —No quiero agobiarla, pero si necesita un apoyo en la batalla, pongo mi lanza a su servicio, señorita Alanna.

Desconocía la experiencia de la chica en una batalla a campo abierto con emergidos, pero el combate en parejas siempre era mucho más efectivo que el individual. A él siempre le gustaba hacer de muro, un soporte firme en el que sus aliados podía apoyarse, pero entendía que había gente que prefería apañárselas solo. —Cuando esté lista, estaremos esperando en la puerta principal del cuartel —concluyó, agachando la cabeza a modo de saludo y saliendo por el pasillo con su lanza. Se escuchaba el repiqueteo de la armadura y su voz regañando a algún custodio despistado—¡Albrich, te has puesto las botas del revés!
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
General

Cargo :
Lugarteniente del príncipe

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Lanza-1

Experiencia :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] IN979RC

Gold :
764


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Empty Re: [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna]

Mensaje por Alanna el Dom Ene 20, 2019 1:50 pm

Por fuera parecería que solo se estuviese manteniendo un pelín firme delante de Frederick por mera formalidad. Pero en realidad, estaba tan nerviosa que no podía ni encorvar la espalda aunque quisiese. A Alanna le estaba costando horrores disimular cualquier rastro de inseguridad delante del lugarteniente, poniendo buena cara y asintiendo cada dos por tres a sus palabras. De lo que no se estaría percatando Frederick, era que la chica se había llevado las manos a la espalda para pellizcarse las palmas y descargar sus ansias de algún modo.

¡P-por supuesto, Sir Frederick! Le puedo asegurar que no le cabrá duda alguna. —La sonrisa que siguió a continuación debió de ser, sin lugar a dudas, la más tensa de toda su vida. Naga bendita, le dolían hasta las comisuras de mantenerla.

Que iba a estar atento a sus movimientos, decía. Era lo último que necesitaba para que el alma no se le cayese a los pies. Diantres, ¿cómo se suponía que debía proceder allí afuera con la dura y estricta mano derecha del príncipe evaluándola? Tenía la horrible corazonada de que se la estaría jugando como actuase tal cual estuvo haciendo las últimas semanas. Todavía guardaba muchas de sus costumbres como mercenaria que le estuvieron sirviendo para salir del paso, y a saber si hacía cualquier “tontería” que el hombre no considerase propia de un Custodio.

De hecho, no parecía de los que tolerasen mucho las bromas, chistes o chascarrillos. Pero el lugarteniente acabó por demostrar que las apariencias engañaban. Muchísimo.

Alanna se quedó patidifusa al oír el por qué del peculiar nombre “sacar la basura”. Dioses. Cierto era que los Emergidos se habían ganado a pulso muchas injurias con sus actos, pero era la primera vez que escuchaba a alguien llamarlos “basura” sin ninguna clase de tapujos. Sobre todo, mientras este componía una plácida sonrisa.

Vaya. Sin duda es un nombre… curioso el que le habéis dado —alegó, meneando la cabeza. “Curioso” no era exactamente la palabra en la que estaba pensando, sino más bien “brutal”. Pero no veía conveniente soltar aquello con tanta arbitrariedad.

En fin, ahora ya sabía que el general Frederick no era alguien desprovisto de sagacidad y humor, aunque tenía que admitir que le era demasiado agrio para su gusto. Pensándolo bien, aquello le recordaba a cierto rumor hacia su persona del que oyó alguna que otra vez en las tabernas de la capital, en el que se aducía tal que así: “Solo verás a Frederick el Cauto esbozar una sonrisa cuando esté a punto de propinarle un lanzazo a alguien”. Alanna encontró tal bulo de muy mal gusto y una irrespetuosidad en su momento.

Aunque en ese entonces ni tenía el placer de conocer a Frederick en persona, ni de verle arrullar una lanza como estaba haciendo en esos momentos. La Custodia disimuló una mueca mientras pensaba que, quizás, las habladurías no anduviesen tan desencaminadas nada más verle ensanchar su sonrisa mientras admiraba su arma.

Supongo que por algo se considera a la lanza como el arma predilecta de todo honrado caballero. —Alanna trató de sonar más dicharachera al responderle a Frederick, pasándose una mano por la nuca—. ¡Oh! ¿Mi especialidad en combate? Pues siempre me he sentido más cómoda con el hacha, señor. Ya sé que no es el arma más caballeresca a poder elegir. —Ni tampoco la más “apropiada” para que una dama estuviese empuñándola, pero esa era una lacra popular con la que ya estaba acostumbrada a lidiar—. Aunque, cómo decirlo… Soy una persona con demasiado vigor que descargar, por lo que necesito algo más robusto que una espada, y con menos restricción que una lanza.

Ya había practicado más de una vez con su vieja amiga Helen con ambas armas, y tras varias sesiones comprobaron que ninguna se adecuaba demasiado bien a su estilo. La espada requería de una delicadeza que la frustraba a cada estocada que propinaba, y más de una vez se le terminaba escapando de las manos en un movimiento que cargaba con demasiada fuerza. Un verdadero milagro que no le llegase a sacar un ojo a la pobre Helen por accidente. Y con la lanza ya era otra historia aparte, pues requería de fuerza para mantenerla en ristre, pero se sentía exageradamente torpe cuando quería maniobrar y la longitud de esta le ponía más limitaciones que ventajas.

Alanna terminó de escuchar al lugarteniente, y asintió con la cabeza, esta vez más tranquila que antes. Aun se sentía que parte de los nervios le agarrotaban los músculos, pero ya no era la misma carga de antes, ni mucho menos. Supuso que platicar un poco con Frederick sobre sus preferencias en combate le había ayudado a olvidarse por unos instantes de sus inseguridades. O tal vez se debiese a que, pese a tratarse del hombre más estricto en toda la élite de los Custodios, iba a acompañarla allí afuera para cubrirle las espaldas. Y a ella, al menos, no le faltaba confianza en sus dotes.

Si encima no llegaba a meter la pata delante de él, sería redondo.

De por hecho que tendré en cuenta su presencia, Sir Frederick. Le aseguro que la confianza que ha depositado en mí el príncipe Chrom no será en vano —dijo irguiendo una vez más el cuerpo—. Si me disculpa, iré a por el resto de mi equipo.

Entonces, recogió la pechera y los útiles de costura para volver a sus dependencias y cambiarlas por su fiel hacha. Lo mismo, con un arma en mano y los Emergidos delante de sus narices, le podría quitar hierro al asunto, o eso creía.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Vanguard

Cargo :
Miembro de los Custodios

Autoridad :

Inventario :
Gema Destello
Hacha arrojadiza mejorada [6]
Hacha de Acero [1]
esp. de bronce [1]
Escrito Mítico
.

Support :
Eugeo [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] JEIjc1v
Corrin [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Hacha-3

Experiencia :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] IN979RC

Gold :
3297


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Empty Re: [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna]

Mensaje por Frederick el Vie Ene 25, 2019 8:32 am

Frederick no era muy de juzgar a la gente por su apariencia, pero la verdad es que no esperaba aquella respuesta por parte de la joven. Las hachas eran contundentes y pesadas, la mayoría de los guerreros que las empuñaban eran de complexión fuerte y, puede que esto ya fuese un apunte personal, pero solían expresarse de manera tosca y algo gamberra. No se esperaba para nada que Alanna fuese también un usuario de hacha.

No pudo ocultar su sorpresa, sus cejas se habían alzado y se había mantenido en silencio, poniendo en orden sus pensamientos y así evitando soltar algo que pudiese desilusionar a la muchacha. La confianza era algo clave en los custodios y al menos no sería él quien andase con aires de superioridad y juzgando a la gente a la ligera. —Interesante —fue la única palabra que soltó y la sonrisa volvió a acudir a sus labios.

En el grupo no había ninguna mujer que empuñase un hacha y ese detalle hacía más interesante la situación. Había conocido mujeres con predilección por ese arma y puede que fuese una mera coincidencia, pero eran igual de brutas y ruidosas que los hombres. De ahí que Alanna, la cual veía tímida y en cierto modo sus gestos eran discretos y elegantes, le sorprendiese que estuviese dentro de este grupo. En fin, una prueba más de que las apariencias engañaban y que los estereotipos no eran más que crueles etiquetas.

Pasado un rato y tras asegurarse de que todo el grupo se hallaba presente y con el equipo correcto, montó en su yegua y señaló la ruta que iban a seguir. —Caballeros, en vez de seguir los pasos del primer grupo, daremos un pequeño rodeo para asegurarnos de recoger toda la basura del campo. Cercaremos a los emergidos como si fuesen un rebaño y los obligaremos a retroceder para que se aparten lo máximo posible de las granjas ¿Todo en orden? ¡Pues vamos allá!

Espoleó su montura y salió al trote, marcando la marcha del resto del grupo. El plan era bastante sencillo y tal vez, eso hizo que cometiese el error de ir confiado, pues una sorpresa les esperó cuando llegaron al lugar donde estaba el enemigo.

No había ni un alma, sólo el rastro de armas y barro que quedaba tras una batalla. Ni siquiera había caídos, ni de emergidos ni de los custodios de la vanguardia. Era bastante extraño, ya que el informe que habían recibido describía un grupo bastante grande de emergidos. Era imposible que hubiesen acabado con ellos tan rápido, o por lo menos, deberían estar sus cadáveres en el suelo. Desmontó y fue a revisar el terreno, pero apenas dio un par de pasos, una flecha cayó del cielo, aparentemente, y se clavó a pocos centímetros de su bota.

¡Protegeos! —gritó todo lo alto que pudo, al tiempo que se cubría con el escudo. Pocos instantes después, una lluvia de flechas, proveniente de una pequeña elevación del terreno, cayó sobre ellos sin piedad. "Nos la han jugado, cómo odio a estos bichos" pensó enfadado, moviendo el escudo con hastío cuando las flechas cesaron. La tensión se instaló en el campo, esa tensión que siempre aparecía antes de iniciar una batalla. Los enemigos se habían escondido tras rocas, matojos y demás accidentes del terreno para sorprenderles.

¡Adelante Custodios! ¡Mostremos quiénes son los dueños de estas tierras!
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
General

Cargo :
Lugarteniente del príncipe

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Lanza-1

Experiencia :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] IN979RC

Gold :
764


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Empty Re: [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna]

Mensaje por Alanna el Dom Ene 27, 2019 3:28 pm

Nada más salir de los cuarteles con todo lo que necesitaba, la primera imagen que se encontró fue la de un grupo de milicianos esperando a las puertas del edificio. Sus compañeros Custodios se estaban permitiendo unos momentos de calma antes de emprender la marcha, ya fuese con charlas banales, o alguna que otra broma acerca del muchacho al que pilló Frederick con las botas puestas del revés. Cuando ella llegó para reunirse con los demás, no fue muy diferentes al recibir saludos por todas partes, incluso más de un palmeo amistoso en el hombro.

Le sorprendía gratamente que los Custodios fuesen una orden con enormes responsabilidades pesando en sus hombros, y que la presión apenas afectase al sentido de camaradería que todos compartían. Como mercenaria, había tenido que colaborar con diversos grupos para ciertos encargos, unos más receptivos que otros. Pero ninguno de ellos se podía comparar con el compañerismo que recibía en su nuevo puesto. ¡Por Naga! Ni siquiera le llegaron a recriminar su derrota en la primera ronda del torneo en Regna ferox cuando regresó, sino que la recibieron con ánimos y agradecimientos por haber representado a su nación. Y eso que ella aborreció desde el primer momento el tener que participar.

Frederick llegó, con lo que todo el mundo volvió a sus posiciones y guardó silencio. Alanna no perdió detalle del procedimiento a seguir que el lugarteniente relataba, tomando notas mentalmente. Bien, obviando el apodo temporal de Basureros Reales que se les había adjudicado, su trabajo consistiría en atrapar a los Emergidos desperdigados tras el asalto del príncipe y los demás. No parecía complicado. Es más, diría que se trataba del encargo relacionado con Emergidos menos peliagudo que había tenido hasta la fecha. ¡Por fin la suerte le sonreía por una vez!

Eso justo pensaba la muchacha, hasta que alcanzaron el punto en el que el primer grupo peleó y sus ilusiones se estrellaron cual Pegaso en un viento huracanado.

En el barro había sendas marcas y surcos de lo que debió ser una batalla reñida. Pero nada más. Ni un solo cuerpo derrotado en combate yacía en el suelo, y por los rastros del escenario, demasiado raro era que no se hubiesen dado bajas. Alanna apretó los labios en una fina línea, notando ya el conocido retortijón en el estómago que le daba cuando algo no marchaba como debía. ¿Acaso habían tenido problemas el príncipe y los demás? No lo creía, pues poco hubiesen tardado en recibir cualquier noticia de un mensajero tratándose de la comitiva del capitán.

Entonces, Frederick bajó de su montura para investigar, y al poco se escuchó un fino silbido. Alanna ahogó una exclamación cuando una flecha solitaria cayó muy cerca del hombre.

Y un torrente de saetas surcando el cielo se abalanzaba sobre ellos. A la orden del superior, amplios escudos se alzaron al unísono, formándose una barrera de metal sobre las cabezas del grupo. Con el corazón en un puño, Alanna se arrojó al costado del compañero más próximo y se encogió sobre sí misma, resguardándose bajo el escudo y el ensordecedor tronar de las flechas repiqueteando con furia. Unos meros segundos los que duró la tromba, en los que la Custodia se maldecía a si misma por bajar la guardia. Otra vez lo mismo, por los dioses. Otra vez.

A la orden del lugarteniente, la primera avanzada ylissense salió al encuentro de los seres de ojos carmesíes que salían de los escondrijos naturales de los que se habían servido. Espadas y lanzas restallaron en cuanto ambos bandos chocaron los unos con los otros, dando lugar a un pulso de forcejeos en el que se luchaba por ver quién sería el primero en retroceder. Alanna acababa de salir justo detrás de la vanguardia, sacando el hacha de su cinto en un tirón y dispuesta a unirse a estos. Sin embargo, frenó un poco su impulso al percibir por el rabillo del ojo algo extraño entre las filas enemigas.

Fue durante un instante fugaz, pero juraría haber visto algo moverse tras los huecos de la fila de Emergidos. Demasiado rápido para tratarse de un soldado bien equipado como los que tenían delante, por lo que debía de llevar cualquier cosa más ligera. Le olía demasiado a chamusquina, y después de la treta que les habían preparado, no iba a jugársela otra vez. Torció la cintura a la derecha para cambiar de dirección y seguir el largo de la fila de cerca, concentrada en buscar lo que fuese que era aquello.

Hasta que lo volvió a cazar en movimiento, pero esta vez acompañado de un brillo platinado que recordó con angustia de varias experiencias en el pasado. Apretando los dientes con saña, se impulsó de una patada en la tierra y salió despedida hacia uno de sus compañeros en la línea defensiva, quien forcejeaba con un piquero Emergido que trataba de sortear su escudo con lanzazos.

De pronto, otro Emergido con una daga en cada mano surgió como un rayo del grueso enemigo y se abalanzó sobre el costado del Custodio, armas en alto y dispuesto a hundírselas sin compasión alguna.

Si no llegó a hincarle el diente a su presa, fue porque la parte plana de un hacha se interpuso en su campo de visión, estampándose contra su faz con tanta fuerza, que pudo escucharse un desagradable crujido.

Skill utilizada:
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] FYCKeG6Guardia: Permite al héroe proteger a otro, recibiendo por él o ella el daño, ataque, skill o estado alterado que fuera a afectarle, sin importar cuan certero haya sido.

Alanna rugió con furia y ondeó su hacha para mandar al rufián volando, el cual dio varias vueltas de campana hasta caer al suelo boca arriba, laxo. Su nariz, completamente deformada y ensangrentada, debió de ser lo que había crujido tras ese golpe tan violento. Pero eso fue lo de menos, ya que la Custodia no tardó en hundirle el hacha en el pecho y convertirlo en el menor de sus problemas.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Vanguard

Cargo :
Miembro de los Custodios

Autoridad :

Inventario :
Gema Destello
Hacha arrojadiza mejorada [6]
Hacha de Acero [1]
esp. de bronce [1]
Escrito Mítico
.

Support :
Eugeo [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] JEIjc1v
Corrin [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Hacha-3

Experiencia :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] IN979RC

Gold :
3297


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Empty Re: [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna]

Mensaje por Frederick el Mar Feb 19, 2019 9:34 am

Todavía le costaba creer el haber caído en una trampa tan obvia y eso alimentaba su molestia hacia aquellos seres, haciendo que cada vez estuviese más y más enfadado. Su temple se mantenía en el campo de batalla, pues un despiste no sólo podía costarle la vida, sino entorpecer la lucha en general y eso era algo que no se podía permitir. Sin embargo, mentiría si dijese que no estaba preocupado por el otro grupo, el que horas antes había partido con Chrom.

La pesada armadura le hacía caminar bastante lento, en comparación con el resto de sus compañeros; pero utilizaba esa desventaja a su favor, encargándose de la defensa, sobre todo para aquellos aliados que retrocedían y necesitaban un tiempo antes de volver a atacar. Hizo un barrido con la lanza, empujando por el costado a un par de espadachines hasta hacerles caer al suelo. Uno de ellos cometió el error de levantarse con rapidez y contraatacar con todas sus fuerzas, lo que hizo que se encontrase de lleno con la pica de la lanza. El otro espadachín, se acercó por uno de los flancos, aprovechando que Frederick estaba ocupado con su compañero, pero el acero de su espada sólo rebotó con la armadura.

El caballero esbozó una sonrisa sardónica y giraba, echando a un lado el cuerpo de su enemigo abatido, hacia su nuevo contrincante. Cuando sus miradas se encontraron, el espadachín decidió ser prudente y se alejó, en busca de otro rival. —Cobarde... —murmuró y justo cuando fue a girarse de nuevo, encontró a Alanna reventando de un hachazo a un emergido. A esa distancia no pudo escuchar el sonido del golpe, pero su imaginación rellenó esa falta de datos.

Se abrió paso para acercarse a la guerrera, frenando algún que otro ataque son su escudo o derribando directamente a la persona que se cruzaba en su camino. Cuando llegó, Alanna ya había derrotado completamente a su enemigo. —Vaya, veo que  sabes apañártelas muy bien. Y yo pensando que me tocaría hacer de niñera —comentó, en un intento de agradecer su contribución, pues de no ser por la chica, ya habrían tenido una baja en sus filas y eso no lo podía permitir.

Un rayo rugió a unos metros de donde estaban y frunció el ceño al saber lo que eso significaba: magos. Le convenía alejarse de sus hechizos, era especialmente vulnerable a ellos. Los Custodios que cabalgaban pegasos se apresuraron para hacer frente a la comitiva de magos, surcando los cielos con rapidez, como si fuesen aves de presa. Tras ver la intervención de los pegasos, decidió alejarse, haciendo un gesto de despedida, para no entorpecer a su compañera.

Justo cuando regresaba a lo que podría ser el núcleo de la batalla, recibió un fuerte golpe que le hizo desplazarse un par de pasos. De no haber sido por la armadura, seguramente hubiese mordido el polvo. Miró a su atacante, lo encontró a lomos de un enorme caballo negro y, al igual que él, empuñaba una lanza. El jinete volvió a embestir, pero esta vez Frederick estaba prevenido y pudo poner el escudo en medio para evitar otro golpe. La fuerza del jinete fue tal que sus dedos soltaron el pesado escudo y cayó al suelo.

Bueno, sería un duelo de lanzas ¿cuánto tardaría en tirarle del caballo? Agarró la lanza con ambas manos y esperó un nuevo ataque mientras estudiaba sus movimientos. No pudo evitar sonreír, sintiendo cierta diversión al tener un enemigo a la altura.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
General

Cargo :
Lugarteniente del príncipe

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Lanza-1

Experiencia :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] IN979RC

Gold :
764


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Empty Re: [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna]

Mensaje por Alanna el Mar Mar 12, 2019 7:15 pm

Le hubiese gustado permitirse unos pocos segundos más para corroborar que aquel Emergido estaba más que muerto, que había dejado de exhalar, y que no se volvería a poner en pie para intentar hundirle una de sus dagas en el menor descuido. Pero en pleno auge de una batalla campal y con el peligro a la vuelta de la esquina, no estaba permitido malgastar tiempo de más y darle cualquier oportunidad al enemigo. En fin, se acababa de llevar un hachazo limpio en el pecho por su parte; tendría que confiar en que no debería recuperarse de semejante herida.

Por otra parte, la sonata de acero no se había detenido pese a su escueta intervención. Alanna levantó un poco la vista para fijarse en que la primera línea ylissense seguía presionando a los Emergidos entre embates y resuellos. El hombre al que le había evitado una puñalada traicionera poco antes seguía el mismo ejemplo, habiéndose ya desecho del piquero en lo que ella se estuvo encargando de su asaltante. Desvió unos escasos momentos sus orbes hacia la chica para dedicarle una mirada críptica, casi como si se estuviese debatiendo entre el asombro y el agradecimiento. Así pues, no tardó en volver a la acción, pues el tiempo no iba a seguir corriendo para todos.

Entonces, más metal restallando se pudo escuchar por su flanco derecho. Para su sorpresa, el mismo lugarteniente del príncipe Chrom venía hacia ella con paso pesado y lento, pero férreo. Muy férreo. Tanto, que cualquier Emergido que tenía la osadía de cruzársele por el camino, se llevaba de propina un golpe de su escudo como si nada. No exageraría al decir que la escena se le antojaba más bien a la de un abusón poniendo a raya a un puñado de chiquillos. Frederick llegó hasta ella sin apenas dificultades, y aprovechó para dedicarle unas palabras que, más que darle ánimos, la dejaron bastante fría.

«Ah. Que desde un principio me había tomado por una niña a la que vigilar», pensó, con el orgullo un poco herido. Vale, estaba claro que ella era la nueva incorporación en los Custodios, pero… ¿”Niñera”? Válgale Naga, que crudo y directo podía ser aquel hombre a veces.

Luego, el viento volvió a traer más truenos sordos al campo, salvo que esa vez se trataban de truenos literales. Alanna dio un respingo y se volteó para ver a tiempo un rayo caer en la lejanía. Chasqueó la lengua con resquemor, haciéndose a la idea de que los Emergidos se habían traído algo más que lanzas y espadas a la contienda. Siendo positiva consigo misma, cosa rara en semejante situación, debía admitir que la magia ya no le causaba tanto pavor desde los sucesos ocurridos en Regna Ferox, con cierto brujo de artes mágicas y sentido del humor muy retorcidos. Era como si pudiese escuchar en esos instantes aquel irritante “¡Ahuhuhuhu!” que tenía por risita con tan solo rememorarlo.

Frederick le hizo un gesto escueto y se alejó para volver a sumergirse en la contienda, por lo que ella decidió hacer lo mismo y seguir apoyando a la vanguardia en lo que pudiese. Estaba ya zanqueando para llegar hasta su posición cuando un golpetazo sordo se pudo escuchar unos metros más adelante. De pronto, la fila de soldados se separó con apuro, abriendo un hueco lo bastante grande para que pudiesen esquivar una mole de metal que salió volando… justo en la dirección en la que estaba Alanna. La Custodia gritó de espanto y echó cuerpo a tierra antes de que la figura se la llevase por delante, esquivándola a ras de suelo de puro milagro.

Con el corazón en un puño, le costó unos cinco segundos el acordarse de cómo respirar y que las piernas le dejasen de temblar. Se levantó entre tambaleos, volteándose y quedándose más blanca que una sábana al descubrir que lo que había estado a punto de arrollarla era un soldado acorazado de su bando, laxo tras la tremenda sacudida.

Qué diantres…

No pudo terminar la frase. A sus espaldas, el viento bramó con tanta fuerza que casi parecía que había cobrado consciencia. Casi, aunque se le acercaba. Alanna se giró al frente de nuevo y se topó al responsable, ataviado en una larga túnica de color oliva que ondeaba al son de las corrientes de aire que le rodeaban cual manto protector. Todo un fenómeno que en absoluto debía de ser natural.

Un mago, y uno de los problemáticos si era capaz de levantar con su magia a amasijos enteros de hierro.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Vanguard

Cargo :
Miembro de los Custodios

Autoridad :

Inventario :
Gema Destello
Hacha arrojadiza mejorada [6]
Hacha de Acero [1]
esp. de bronce [1]
Escrito Mítico
.

Support :
Eugeo [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] JEIjc1v
Corrin [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Hacha-3

Experiencia :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] IN979RC

Gold :
3297


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Empty Re: [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna]

Mensaje por Frederick el Lun Abr 01, 2019 8:34 am

Estaba tan concentrado en el jinete que apenas escuchaba los clamores de la batalla. No solía dejar desatendidos a los hombres que estaban bajo su mando, pero tenía la suficiente confianza en sus habilidades como para permitirse desviar su atención hacia un duro oponente. Mantenía la mirada fija en el emergido que ahora dirigía su montura hacia donde él estaba. Antes, el escudo le había salvado de un buen golpe, ahora tendría que valerse de su habilidad para esquivar la punzante pica de la lanza.

Empuñó su arma con ambas manos, manteniendo una postura baja. Su objetivo eran las largas patas del caballo y sólo tendría un intento. Esperó paciente, aunque con el corazón latiendo rabioso ante ese ligero temor que siempre se sentía a la hora de enfrentar un ataque directo. Sus dedos se aferraban a la lanza con fuerza, luchando contra la impaciencia y cuando finalmente el jinete estuvo en su radio de alcance, describió un arco con el arma alargada y barrió, literalmente, los cascos del caballo.

El animal lanzó un relincho de protesta antes de caer al suelo, moviendo las patas en un intento por mantener el equilibrio, mientras su jinete movía las riendas, también esperando no caerse. El caballo cayó sobre uno de sus costados, aprisionando parte de la pierna del jinete y Frederick vio su oportunidad. En apenas un par de pasos podía salvar la distancia que les separaba y con la lanza en ristre, fue directo hacia el emergido. Las dos armas chocaron y produjeron un sonido sordo. Frederick empujaba hacia abajo, con la intención de obligar a su enemigo a tumbarse en el suelo. Éste, luchaba contra el peso del caballo y la presión que el propio Custodio ejercía sobre él.

La tensión se cortó por los frenéticos movimientos del animal, el cual empezó a cocear y obligó a ambos a apartarse para no ser blanco de sus cascos. Contra todo pronóstico, él se había mantenido en pie, mientras que el emergido, tuvo que rodar para liberarse y apartarse del caballo. Una vez la montura se escapó y huyó, Frederick agarró de nuevo la lanza y atacó con rapidez, sin dejar ninguna tregua al destronado jinete. Éste apenas pudo frenar un par ataques y aunque en una ocasión, la punta de la lanza arañó su mejilla, Frederick siguió lanzando estocadas sin piedad hasta que finalmente su lanza atravesó el costado de su enemigo.

No estaba muerto el todo, pero con esa herida sería complicado que diese más guerra. Además, seguro que alguien daba buena parte de él. Ya se había entretenido demasiado, su obsesión por controlar y vigilar que todo estuviese bien le obligaba a moverse constantemente, aunque sus pasos fuesen lentos a causa de la pesada armadura. Recogió su escudo del suelo y en ese momento se percató de la maniobra del mago que lanzaba, como si fuese una catapulta humana, a sus propios hombres. Sus ojos se abrieron más enfadados que sorprendidos y apretó el paso para acercarse un poco más.

Volvió a encontrarse con Alanna y se preguntó si iba a plantar cara a ese mago que pintaba bastante peligroso. No quería sonar prepotente, ni mucho menos meter más presión de la necesaria a la chica, pero no podía evitar preocuparse. —¿Vas a enfrentarte a él? —preguntó finalmente a la joven. —Puedo cubrirte las espaldas, si quieres — se ofreció, intentando sonar cortés. —Si lo necesitas, te abro camino para que nadie te ataque furtivamente.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
General

Cargo :
Lugarteniente del príncipe

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Lanza-1

Experiencia :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] IN979RC

Gold :
764


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Empty Re: [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna]

Mensaje por Alanna el Dom Mayo 12, 2019 4:58 pm

La magia de viento no tenía por qué resultar amenazante. Es decir, que alguien tuviese el poder comandar ráfagas de aire no era un hecho que se pudiese ignorar. Era de necios. Pero también era cierto que había otras clases de magia que se le asemejaban mucho más peligrosas. Como la de fuego, a la que ya se había enfrentado antes. O la virulenta hechicería Oscura… A veces se debatía seriamente si era peor destino que la quemasen viva, o que la magia arcana le pudriese la mente hasta quedarse inerte.

Aunque tampoco sabía qué hacía preguntándose esas cosas; acababa de ver cómo levantaban a un hombre enfundado en una armadura completa como si de un muñeco se tratase. Solo tenía que imaginarse lo que le haría a ella como la pillase un vendaval como aquél. Seguramente le acabase quebrando más de un hueso, y eso siendo optimistas.

Alanna odiaba tener que reconocer su falta de conocimientos en una rama concreta, sobre todo durante situaciones que venían a abofetearla con una dosis de cruda realidad. Aquel mago Emergido podía destrozarla y hacerla jirones como diese un solo paso en falso. Ella lo sabía. Y habría seguido auspiciando en otras formas que tuviese la maldita magia de viento de hacerle morder el polvo, pero la voz de Frederick volvió para sorprenderla e increparla una vez más.

¿Vas a enfrentarte a él?

La Custodia hubiese soltado una risita histérica allí mismo, pero no se encontró con fuerzas ni ánimos para ello. No, Frederick se lo estaba planteando mal: la pregunta correcta no era si “quería enfrentarlo”. Más bien, si “debía enfrentarlo”. Solo debía echar un vistazo a su alrededor y comprobar que casi todos sus aliados más cercanos estaban preparados con equipo de combate pesado, siendo carne de cañón para la magia del Emergido. Pero ella no, y eso la convertía indiscutiblemente en la mejor opción para abalanzarse sobre él cuanto antes, y ajusticiarlo en el acto. Eso, sí era lo bastante rápida y no terminaba aplastada contra una masa de aire en el intento.

Por desgracia, Frederick tuvo que ofrecerse para cubrirle las espaldas y terminar de meterla en un compromiso del que ya no había escapatoria. Claro, por supuesto que era su deber ayudar a los suyos en combate y suplir sus carencias. Debía hacerlo, e iba a hacerlo, por muy insegura que se sintiese combatiendo contra hechiceros. Pero de haberlo sabido, hubiese tomado antes la iniciativa. La mataba por dentro que necesitase que otros le diesen el empujón que necesitaba.

De modo que Alanna le asintió al hombre una sola vez, con la respiración entrecortada y más tensa que un junco.

Entonces cuento con vuestra lanza —dijo con voz queda.

Y a la que ambos estuvieron mentalizados, se lanzó en carrera, con el hacha a ras de suelo y centrando su atención a su objetivo. Tal y como le confirmó Frederick, confió en que este se encargaría de hacerle de muro para que ningún otro enemigo la interceptase. En aquellos momentos de tensión y adrenalina inundando su cuerpo, solo podía mentalizarse en correr. Correr todo lo que le permitiesen sus piernas y que su próximo golpe fuese el único que necesitase.

Para su mala fortuna, no sería un golpe furtivo. El mago Emergido, entretenido en repeler y desmoronar la formación de un grupo de soldados en su flanco derecho, dio cuenta de que alguien se le acercaba a toda velocidad. También de que ese alguien no estaba impedido por el peso de una armadura y lo que ello suponía, por lo que no tardó en vocalizar unos susurros indescriptibles y alzar la mano. El viento se arremolinó a su alrededor, rugiendo cual fiera guardiana y tornándose más compacto a cada segundo que pasaba.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Vanguard

Cargo :
Miembro de los Custodios

Autoridad :

Inventario :
Gema Destello
Hacha arrojadiza mejorada [6]
Hacha de Acero [1]
esp. de bronce [1]
Escrito Mítico
.

Support :
Eugeo [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] JEIjc1v
Corrin [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Hacha-3

Experiencia :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] IN979RC

Gold :
3297


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Empty Re: [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna]

Mensaje por Frederick el Miér Jun 12, 2019 9:10 am

En cuanto la joven asintió con la cabeza y formuló aquellas palabras, Frederick repitió el gesto y sostuvo con ambas manos la lanza, para reforzar el hecho de que él se encargaría de frenar y bloquear todos los ataques. No tenía ni idea de cómo funcionaba la magia, era un mundo demasiado complejo para su mente tan cuadriculada, pero de lo que sí que estaba seguro era que los ataques mágicos atravesaban las armaduras y podía llegar a ser letales. Por suerte, parecía que el hechicero enemigo no estaba dispuesto a utilizar la magia directamente sobre su blanco, sino que había optado por utilizar a las unidades más pesadas como proyectiles.

No le hacía especial ilusión tener que golpear y empujar a sus propios aliados, pero si era la única manera de abrirse paso y dejar via libre a Alanna, lo haría sin que apenas la mano le temblase. Eso sí, procuraría que la pica de la lanza no golpease o mucho menos atravesase directamente a sus soldados.

La joven Custodia era mucho más rápida que él, pero gracias al alcance de su arma, pudo cubrir la distancia con velocidad, lanzando una rápida estocada al suelo e impulsándose después para poder empujar con los pies a un nuevo guerrero que se elevaba por los aires. Apenas aterrizó en el suelo, echó un rápido vistazo hacia la zona donde estaba el emergido y alzó el brazo derecho, haciendo una señal con los dedos para que parte del grupo que estaba en esa zona, fuese directa hacia él y le mantuviese entretenido.

Se movió todo lo rápido que su pesada armadura le permitía, dispuesto a "recoger" parte de los soldados que fuesen expulsados por el aire y asegurándose de que ninguno de ellos caía o golpeaba de algún modo a Alanna. Volvió la atención a la chica, para comprobar su ubicación y sonrió satisfecho al ver que había salvado una gran distancia y estaba muy cerca del enemigo. Sin embargo, el mago se había dado cuenta. Quizás su estrategia había sido muy obvia o tal vez al echarse hacia atrás se había percatado de la presencia de la guerrera.

¡Mierda! —bufó enfadado, siendo testigo de como el hechicero se giraba y alzaba la mano para descargar su magia contra Alanna. Apretó los dientes, pensando a toda velocidad para encontrar un modo de desviar ese hechizo. No le daba tiempo a correr y detenerlo él mismo con sus manos. A no ser que... Miró su arma y la hizo rodar por la palma de su diestra, antes de echar hacia atrás el brazo. Tomó todo el impulso que pudo y con todas sus fuerzas, echó el brazo hacia delante y soltó la lanza.

Como si fuese una flecha gigantesca, la lanza cruzó esa pequeña parte del campo de batalla y golpeó de lleno en el brazo del emergido, concretamente en el codo. La inercia del golpe hizo que desviase la mano y el viento que se había acumulado a su alrededor se dispersó, levantando la arena del suelo y haciendo que se dibujase un círculo. Parecía que ese ataque había tomado por sorpresa al mago, o al menos el golpe había sido lo suficiente contundente como para que rompiese su concentración y se llevase la otra mano al brazo para comprobar su situación.

Esperó haberle regalado un poco de tiempo de Alanna y lo que él había tardado en actuar no le hubiese pasado factura. Echó a correr de nuevo, con una expresión de enfado, consigo mismo por no ser tan eficiente como le gustaría. Además, se había quedado sin arma, aquel ataque había sido bastante arriesgado y seguían estando en plena batalla, aunque cada vez se veían menos emergidos. Buscó por el campo una lanza que pudiese arrebatar de los enemigos caídos, pero sólo encontró espadas. Entonces, casi tropezó con algo alargado tirado en el suelo y al agacharse para recogerlo, pensando que sería su arma predilecta, encontró un estandarte que algún Custodio había perdido por ahí.

Bueno, no era una lanza, pero seguía siendo un palo largo con el que podría defenderse. Subió la pequeña elevación donde estaban el mago y Alanna, derribando a algunos refuerzos que subían por aquella pendiente también ¡Qué groseros! Interfiriendo en un duelo de dos personas. Era una lástima tener que manchar la bandera de Ylisse con la sangre de los emergidos.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
General

Cargo :
Lugarteniente del príncipe

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Lanza-1

Experiencia :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] IN979RC

Gold :
764


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Empty Re: [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna]

Mensaje por Alanna el Vie Jun 21, 2019 7:40 am

«Cuernos. Cuernos. Cuernoscuernoscuernoscuernos.»

Fue ver aquella masa de aire furiosa concentrarse en la palma del hechicero, y saber que tenía problemas. Pero problemas gordos de narices. Alanna ya no tenía apenas opciones, en mitad de una carrera a toda velocidad en la que no tenía margen para torcer o virar de dirección. Tampoco creyó que la cabriola que usó para evadir los proyectiles de fuego de Sindri en Regna Ferox funcionase, no con una distancia tan pobre separándoles. Apretó los dientes con saña, consciente de que su única baza era jugársela a tratar de ser más rápida que el mago y que su arma fuese la primera en hacer contacto.

Aunque no pensó en la posibilidad de que otra arma lo hiciese lo antes que la suya. El corazón estuvo a punto de salírsele por la boca del sobresalto, justo cuando una díscola lanza rasgó el aire a toda velocidad y arroyó el costado izquierdo del Emergido. El viento de su mano se desdobló al mismo tiempo que lo hacía su cuerpo tras el ataque furtivo. Seguramente, más por la sorpresa que por el dolor, el cual parecía inexistente en los Emergidos. Fuera como fuese, la Custodia pudo darse con un canto en los dientes, y aunque se imaginaba quien habría sido ese ángel de la guarda que la había salvado en el último momento, no podía detenerse ni para pensar en ello.

Con una última zancada y un grito de rabia que trepó por su garganta, Alanna acortó los últimos palmos que la separaban del Emergido y asió el hacha en una machada descendente. Apreció en seguida el peso del arma chocaba contra su objetivo, pero apenas esta se hundió unos centímetros en el brazo del mago, Alanna sintió que “algo” le estaba haciendo resistencia. Y después, se llevó un tremendo golpetazo en el vientre que la dejó sin aliento.

Para su desgracia, el Emergido se aferró a la poca magia de viento que había conseguido acumular, y la desató a la desesperada para crear un vendaval con el que protegerse y empujarla a ella para quitársela de encima. No tenía misma potencia que cuando catapultó a aquellos soldados armados, pero la suficiente para arrojarla a un par de metros de distancia.

Alanna no tuvo tiempo de gritar, dando una vuelta de campana en el aire y estampándose contra el suelo. Incluso con la tierra ablandada por la lluvia, el trastazo hizo que se le resintiese hasta el último hueso. Al menos no pareció haberse roto nada, pues justo después de soltar un resuello entre dientes, fue capaz de incorporarse y ponerse de rodillas. Eso sí, la cabeza le dolía horrores y se tuvo que llevar una mano a la frente. Dioses, le daba tantas vueltas que parecía que le hubiesen atizado con un bloque de hielo.

La otra mala noticia es que había perdido su hacha. La ráfaga de viento se la había arrancado de las manos tras catapultarla, y a saber por dónde pararía en aquel descampado. Si no se puso a buscarla como una descosida, fue porque antes percibió por el rabillo del ojo a una figura renqueando por el suelo. Reconoció enseguida al mago Emergido, apretándose con la mano la herida de su hombro, y extendiendo la otra para alcanzar un objeto rectangular y de color verdoso. Las alarmas no tardaron en saltarle al darse cuenta de que se trataba de su grimorio de viento, y que pretendía volver a las andadas con la endemoniada magia.

Sin tiempo para pararse a pensar, Alanna se estiró todo lo que pudo, todavía de rodillas, y tanteó el terreno con urgencia, en busca de cualquier arma abandonada en el campo de batalla con la que sustituir su hacha. Entonces, su diestra llegó a alcanzar una suerte de vara tirada por el suelo, demasiado gruesa y pesada para tratarse de una lanza. Pero aquello serviría. No, debía de servirle.

Agarró la vara con ambas manos y, tras levantarse de un salto y salir de su embotamiento por la adrenalina, salió disparada. Le bastaron dos segundos para alcanzar al Emergido, con los dedos ya engarfiados en el grimorio, y ondear su improvisada arma con tamaña fuerza que el viento silbó a su paso. Lo siguiente que se escuchó fue el desagradable chasquido que hizo el cráneo del Emergido al recibir de lleno el ataque en plena frente. No fue, ni mucho menos, tan efectiva como su hacha, pero cumplió su cometido con creces si había logrado descoyuntar a su enemigo en el acto.

El mago cayó como un peso plomo contra el suelo enfangado. Alanna, que todavía seguía en pleno trance eufórico, se quedó quieta cual estatua, con la vara en el aire. Una vez su mente llegó a la conclusión de que el peligro había pasado, los músculos se le empezaron a relajar por fin. Y de paso, pisparse de que justo en la punta del palo que sostenía, algo ondeaba al son del viento. Una tela de tonalidades azuladas, junto con un emblema que ya había visto antes.

Eso que había agarrado del suelo sin percatarse… ¿Acababa de usar una bandera para reducir a un Emergido?
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Vanguard

Cargo :
Miembro de los Custodios

Autoridad :

Inventario :
Gema Destello
Hacha arrojadiza mejorada [6]
Hacha de Acero [1]
esp. de bronce [1]
Escrito Mítico
.

Support :
Eugeo [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] JEIjc1v
Corrin [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Hacha-3

Experiencia :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] IN979RC

Gold :
3297


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Empty Re: [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna]

Mensaje por Frederick el Mar Jun 25, 2019 8:23 am

El final de la batalla empezaba a notarse en el ambiente. El ruido del acero chocando contra sí se escuchaba con menos frecuencia, evidenciando las pocas personas que seguían al pie del cañón. Los cuerpos de los caídos se amontonaban en el suelo, provocando obstáculos y junto al cansancio, hacía que muchos tropezasen. Frederick confiaba mucho en sus soldados y sabía que no habría bajas por parte de su bando. Siempre les había dicho que la retirada prudente no era algo de lo que avergonzase y del mismo modo que confiaba en aquellos que saltaban a la primera línea de la batalla, ya fuese para defender o para aplacar al enemigo, también sabía que los sanadores hacían un trabajo perfecto.

Él también empezaba a sentir el cansancio. No se esperaba esa batalla, la operación: "recogida de basura", se había convertido en un enfrentamiento largo, tedioso y peligroso. Se le estaba haciendo eterno el camino hacia la colina y sentía la armadura más pesada de lo normal. Sus manos estaban firmemente agarradas a su arma improvisada, la cual sentía mucho más pesada que una lanza. Eso ralentizaba su avance y el enemigo no tardó en seleccionarlo como un blanco fácil.

Un pequeño grupo de espadachines fue a su encuentro. Poco podían hacer contra su armadura, así que entendió la estrategia como que querían terminar de agotarle y posiblemente alguien cargado con un martillo le diese el golpe final. Criaturitas, si supiesen la de veces que había lidiado con esa situación... Por eso, cuando vio al grupo correr hacia él, soltó un suspiro y colocó el palo del estandarte en horizontal. Hizo un último esfuerzo y aceleró, embistiendo como si fuese un jabalí contra el pelotón. El palo del estandarte actuaba de barrera y atravesó al grupo en línea recta, obligándolos a romper su formación.

Un emergido saltó con agilidad hacia él, espada en ristre y dispuesto a darle en la cabeza, su única zona desprotegida. —¡Fuera! —rugió como si fuese un oso enfurecido y movió el palo para descargarlo con fuerza contra el emergido. Escucho un sonido seco, como de algo romperse y el enemigo cayó al instante en el suelo, posiblemente con el cráneo roto. Después de ese vinieron los demás, rodeándole y saltando como hienas. Frederick movía la bandera para evitar que se acercasen demasiado. Los golpeaba, la algunos los pateaba para apartarlos y los dejaba clavados en el suelo como si fuesen hormiguitas. —¡Apartaos... de ... mi... camino! — la tela de la bandera cortaba el viento y sonaba, acompañando los golpes y sus palabras como si quisiera marcar un ritmo.

Cuando los espadachines ya estuvieron noqueados, observó la infantería pesada con el martillo. —¡Lo sabía! ... qué pereza — dijo rodando la mirada y buscando una solución para acabar cuanto antes con ese enemigo, terminar de escalar esa maldita elevación y lograr de una vez reunirse con Alanna. Encontró un escudo abandonado. Era bastante redondo y de un tamaño mediando. No le serviría de protección contra el temible martillo, pero se le ocurrió una idea un poco desesperada. Ese día estaba siendo el día de los planes locos...

Avanzó con el escudo, esquivando al emergido acorazado y subiendo un par de metros más. No iba a dejarle por ahí suelto, pero necesitaba la inclinación de la cuesta. Lanzó el escudo a unos pies de donde estaba y corrió de nuevo, saltando y deslizándose sobre el escudo. Tuvo que inclinarse para no perder el equilibrio, pero gracias al peso del estandarte en horizontal pudo mantenerse y cuando llegó hacia el enemigo, se agachó para pasar por debajo del martillo y contraatacar con el estandarte en toda la cabeza. —¡En Ylisse no queremos basura!

El emergido cayó al suelo, el ruido de la caída fue ensordecido por el barro y antes de que pudiese hacer nada, Frederick saltó al suelo y le clavó el estandarte en todo el cuello. Si la muerte no fue instantánea, no debió de tardar mucho pues el emergido estaba completamente inmóvil. Alzó la mirada hacia la bandera de Ylisse que ondeaba sobre el cuerpo enemigo, marcando el terreno y la victoria de aquel enfrentamiento. La operación basura, había concluido.

No había más enemigos a la vista, el silencio se hizo en el lugar y cuando se dio la vuelta para echar un vistazo hacia la colina, vio una segunda bandera. Esta se veía mucho más y no pudo evitar sonreír con orgullo al ver el símbolo de Ylisse coronando la colina, después de una larga e inesperada batalla. Silbó para llamar a su montura y cuando la yegua llegó subió al galope medio la cuesta para finalmente reunirse con la nueva incorporación de Los Custodios.

Aunque ya estaba dentro del grupo por orden del Señor Chrom, me gustaría darle oficialmente la bienvenida. —Desmontó y tendió la mano hacia la joven, con una sonrisa sincera —Me honra saber que su hacha está de nuestro lado, Señorita Alanna.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
General

Cargo :
Lugarteniente del príncipe

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Lanza-1

Experiencia :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] IN979RC

Gold :
764


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Empty Re: [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna]

Mensaje por Eliwood el Vie Jul 05, 2019 12:54 am

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Alanna ha gastado un uso de su hacha de bronce.
Frederick ha gastado un uso de su lanza de bronce.

Ambos obtienen +2 EXP. Alanna obtiene +1 EXP adicional por efecto de Parangón.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
espada de acero [5]
.
.
.
.

Support :
Marth [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Iwzg0SR
Lyndis [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] JEIjc1v
Nils [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] JEIjc1v
Izaya [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Espada%202

Experiencia :
[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Iu4Yxy1

Gold :
464


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna] Empty Re: [Campaña de Liberación] No te olvides de sacar la basura por la noche [Priv. Alanna]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.