Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Empty [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel]

Mensaje por Vincent el 5/12/2018, 4:04 pm

Con los brazos cruzados tras la espalda, el rubio observaba en la entrada de la casa plegiana a dos personas encapuchadas en pie, esperando lo que se les había prometido como fieles servidores del Dragón Caído y de la nación. Gangrel así lo había establecido. Ataviado de una camisa blanca, chaleco negro, pantalones y zapatos de mismo color, Vincent no hacía sino aguardar la llegada de su gloriosa dama Odelia, cuyos tacones hacían eco desde el pasillo contiguo anunciando su llegada. Giró sy cabeza con disimulo, viendo de reojo quién acompañaba a la Archiduquesa de azabaches cabellos. Dos guardias de completa armadura junto a una doncella, quien agarraba de la mano a un niño pecoso de ojos verdes, rubia cabellera. Odelia hizo un gesto con la mano, la doncella se limitó a tirar del infante asemejándose a la tarea de guiar al ganado. No le sacarían las tripas para cocinarlo, mas desearía que lo hicieran si supiera por lo que iba a pasar.  Ya no preguntaba por su madres, sabía que no iba a despedirle. Los grimantes revenciaron a la gran Odelia, correspondiendo ella con el mismo movimiento.

—Grima salve a Plegia—una frase que retumbó entre las paredes de la casa, de la mansión más bien. La señora y el sirviente compartieron una breve mirada, cómplice, gélida. Sus corazones habían aprendido a no retorcerse delante de escenas como aquella que romperían el alma de la persona más compasionada. La señora se marchaba, los sirvientes regresarían a su rutina, mas las puertas no se cerraron. Entró un mensajero, solicitando la presencia de nuestro querido criado en Palacio. Nada fuera de lo habitual por supuesto. No se iba a demorar demasiado. Nada más tenía que coger la capa e irse, no se encontraba muy lejos del Palacio de Plegia. Odelia se enorgullecía de ese hecho. Sus aligerados pasos lo llevaron hastas su habitación, cogiendo del armario la mencionada capa. Una vez puesta, se disponía a abandonar la mansión, informando de su ausencia a uno de sus compañeros, mas sintió el agarre de alguien en su brazo, su respiración entrecortada. Una mujer rubia, de ojos castaños. Era Millie, otra de las doncellas de Odelia.

—Mi hijo. ¿¡Dónde está mi hijo!?—antes de que hiciera jirones la capa, Vincent la agarró de la muñeca, apartándola con éxito de él.

—Donde debe estar Millie. Agradece que la Señora te permite quedarte en la Mansión en vez de armar un escándalo en medio de la cocina. Estás molestando al servicio—pronunció con suma calma, aunque tal actitud no hacía sino enervar más a la madre.

—¡Dije que no os llevaráis a mi Óscar! ¡MI ÓSCAR!—¿Ira, desesperación? Vincent sencillamente se limitó a soltar la muñeca de Millie, ésta casi perdiendo el equilibrio pues se había apoyado prácticamente en él.

—Tu esposo prefirió perder una pierna a marchar al frente. Tú nada más has tenido un hijo, cuando la norma son cuatro. Lamento decir que no estás en situación de quejarte, menos de reprochar. Ya sabes lo que sucederá en las calles Millie—los dedos cubiertos por guantes se entrelazaron con los escasos mechones que se escapaban del moño de la doncella—Un hombre no te dejará escapar, vivirás en la calle con quien sabe cuántos hijos sin poder alimentarlos, viendo cómo se mueren por tu incompetencia y pensarás en lo cómodo que era vivir bajo este techo. Quien debería darse prisa y hacer lo que se le dice… eres tú—.

Fue una charla seguramente poco fructífera. Esa mujer frustrada por un matrimonio que no daba fruto ni se imaginaría que a lo mejor era ella quien no comprendía la magnitud de su situación. No sabes lo que tienes hasta que lo pierdes… Millie debería pasar por eso al parecer. O son estúpidas o unas harpías ansiosas de poder. Curiosamente no era ella quien ocupaba su mente de camino a ver al monarca, sino la cena de esa noche. Esperaba que no la arruinara con sus gimoteos o sus protestas. Era la hora preferida de los sirvientes para quejarse de las “malas condiciones” a los que se les sometía. Había una plantilla que llevaba años trabajando para Odelia Eilhart, en la que ella confiaba para deshacerse de gente que no sabía agradecer lo que les ofrecía. Vincent estaba entre ellos.

En Palacio ya le habían visto varias veces, su presencia no era desconocida. Lo recibían con la naturalidad del respirar. Otras puertas se abrían ante él, las del salón del trono. Pasos decididos, no muy rápidos pero tampoco lentos para no quemar la paciencia del rey. Se arrodilló ante la figura de poder suprema del país.

—Grima salve a Plegia, mi rey—no se iba a levantar hasta que le dieran permiso. Sumo respeto, obediencia. ¿Cuál sería entonces el motivo de su llamada? Se preguntaba el rubio.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Archer

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Arco de bronce [1]
Arco de bronce [2]
.
.
.

Support :
Gangrel [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Arco1

Experiencia :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] XyoARbx

Gold :
334


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Empty Re: [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel]

Mensaje por Gangrel el 6/12/2018, 9:40 am

La vida en Plegia era un extraño híbrido entre riqueza y miseria total y absoluta. Por un lado, teníamos la hambruna que asolaba la nación. No era suficiente como para matar a nadie de hambre, pero Gangrel reconocía que no habían tantos alimentos como le gustaría para mantener mayor natalidad. El reino estaba llegando a un punto de colapso y no le gustaría verse suplicando por comercio a Ylisse. Así pues, todo debía estar optimizado, no con el control del estado sobre las tierras, sino con la redistribución de la propiedad según el mérito y la eficiencia del campesino y también fundando una especie de cooperativas para que nadie pasara hambre. Los impuestos no solían recaer sobre la persona directamente, sino por su riqueza, así pues, por mucho que les desangraran, siempre tendrían dinero para subsistir. El sistema funcionaba, pero no había tierras suficientes. Por ello, iban a por Manster, por ello, Gangrel estaba obsesionado con aquella conquista. Pero cuando la tuviera, posiblemente cesaría su intento de expansionismo, así que posiblemente le propondría a otros reinos un trato para obtener ese reino y tener ayuda… Sea como sea, eso no era lo importante.

Estaba en su trono, mirando a un conjunto de bailarinas y cantantes que intentaban entretenerle en vano. Movimientos de cintura que no le provocaban lo más mínimo, voces repetitivas que no sabían entonar los acordes capaces de conmover al rey y una sonata que ya conocía. Simplemente, aburrido. No las mandaría a ejecutar porque bien era cierto que alguna había tenido el honor de dar a luz a alguno de los “primos lejanos” (como bien decían los reyes de la época con bastardos) del rey, que también se tomó muy a pecho eso de dejar descendencia, aunque no fuera legítima. Ninguno de sus muchos vástagos, los cuales ni siquiera se había molestado en conocer llegaría al trono, eso lo tenía claro. Pero había muchos. Y no se limitaba a una docena, precisamente, aunque algunos de ellos ni supieran quien era su padre.

Al final, el monarca tendría una fabulosa idea para la cual necesitaría aliados. Alzó la mano. Y casi al instante, todas las artistas cesarían sus bailes, haciendo una reverencia para retirarse, a la espera que algún otro noble precisara de sus servicios para entretenerse. Un mayordomo se acercaría lentamente a él para escuchar cuales eran sus peticiones.

-Traed a mi espía. A Vincent

Por primera vez en mucho, le llamaría por su nombre de pila, pero en cuanto este entrara por la puerta, eso cesaría. Simplemente, le había tomado un “cariño” especial al joven como para tratarle de alguna forma que no fuera con aquel apodo que se le ocurrió un día espontáneamente, “Bean”. Había tenido suerte al seleccionar a un siervo tan capaz de la casa de aquella archiduquesa cuyo nombre no le apetecía ni pensar en aquel momento simplemente por capricho, y que era demasiado eficiente como para expulsar. Su casa era de las pocas que quedaban anteriores a la llegada de Gangrel al poder porque se mostraron fieles a él… ¡Y de qué forma! Un claro ejemplo del prototipo de familia perfecta de aquel reino. Todos los hijos iban al ejército o al sacerdocio, e incluso los vástagos de criados sufrían el mismo destino. Pero aun así, sabía que tenía que controlarla. Y Vincent era justamente quien se encargaba de darle información al rey sobre lo que pasaba en familias nobles, e incluso podía tomar el papel de embajador de vez en cuando. Había visto que en él tenía un fiel siervo que no dudaría en hacer que se hiciera justicia.

Y por ese mismo motivo le dio acceso a la sala del trono tan fácilmente. Un lugar reservado a los altos mandos del ejército y los sacerdotes de mayor rango, no para gente sin un rango. Y no es que en ese lugar la entrada a plebeyos estaba prohibida, pues la gran mayoría de los nobles de Plegia provenían de las calles y Gangrel les había cedido puestos por su fidelidad durante el golpe de estado. De todas formas, pocos podían entrar ahí. En aquella sala que contrastaba el oro que formaba prácticamente todo con una sobriedad absoluta, sin ningún tipo de mueble o decoración más allá del trono que se encontraba en el centro del lugar, y ni siquiera tenía paredes propiamente dichas, más bien eran grandes ventanales cubiertos con cortinas púrpuras que teñían la luz de este color hasta que eran abiertas, porque entonces, el sol entraba con toda intensidad y se reflejaba en todos lados, prácticamente cegando a quienes no estuvieran acostumbrados.

Ese era el lugar en el cual Gangrel dictaba sentencias y promulgaba las leyes. Y ese era el lugar en el cual entraría Vincent, el cual, ya a sabiendas del protocolo, se inclinaría ante el rey. Al fin había llegado. Al fin podría empezar a dar rienda suelta a sus nuevos planes.

-Grima salve a Plegia, Bean –dijo mientras se levantaba poco a poco de su trono, extendiendo los brazos a los lados y dando así al joven permiso para levantarse también- Me alegra verte. ¿Te trata bien la archiduquesa? –su tono era relativamente amable, lo cual era bastante extraño- Sea como sea… Lo primero es lo primero: dame un informe de lo que sucede en la casa de Odelia, y ya sabes a lo que me refiero… –volvería a sentarse mientras hablaba en aquel frío trono de oro, que no tenía nada para acomodar, pues a ojos de Gangrel la función de este era simbólica. El rey podía sentarse ahí, pero debía hacer frente a todos los problemas de Plegia. La fría sensación que sentía en su espalda cada vez que se sentaba se lo recordaba siempre- Y luego… Tengo buenas noticias para ti. Plegia va a aumentar sus territorios en breves
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Thief

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Daga-1

Experiencia :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Fy4uE7I

Gold :
969


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Empty Re: [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel]

Mensaje por Vincent el 7/12/2018, 3:48 am

Bean. ¿Desde cuando le había puesto aquel sobrenombre la persona más poderosa que pisaba Plegia? Vincent seguía sin comprender la mente del monarca con suma certeza, sencillamente poniendo de excusa la pronunciación que compartía la primera sílaba de su nombre con su adquirido, aceptado mote. Se había acostumbrado, no le desagradaba, era… nada. Por lo menos no cambiaba la expresión de su rostro, labios curvados que desembocaban en una sonrisa serena. Con el permiso del rey, se incorporó en el sitio, sin avanzar ni un solo paso. Solo Gangrel diría quién se acercaba más, quién tendría tal privilegio hacia su persona—Sí—un único vocablo le dio tiempo antes de que le demandaran para lo que se le seguía manteniendo vivo, el trabajo que se había depositado en las manos de guante blanco. No un ladrón, sino un simple mayordomo. Su cabeza hizo una sencilla reverencia antes de proceder.

—La Señora Odelia Eilhart no guarda por ahora segundas intenciones contra la corona. Busca más su aprecio, Lord Gangrel. Posiblemente esté esperando su decimosexto hijo a estas alturas. Todos los sirvientes siguen bajo la norma de entregar a sus hijos o al ejército o al gran Dragón Caído. La Señora vigila que su ley se cumpla, majestad. Una de las sirvientas, Millie Bognar, esta noche seguramente quede embarazada. Tan solo ha tenido un hijo y hoy mismo ha sido entregado a los fieles grimantes. Por lo demás, sigue aportando cantidades descomunales de capital a la Patria. La única persona que puede llegar a ser una molestia en su círculo de amistades es la baronesa Dalca. No parece compartir su visión sobre Plegia lamentablemente, y he de de decir que lo único en lo que es buena es la palabra… La baronesa Dalca es conocida por haber tenido exclusivamente descendencia masculina, pero ha llegado a mis oídos que tiene dos hijas. Ni la Señora Odelia lo sabe. De todas formas, su desagrado hacia el gobierno actual preocupa sumamente a la Archiduquesa, lo que se me rogó comunicar. Rumores de su servicio son que posiblemente la baronesa intente dejar el país o intentar convencer primero a aquellas con los privilegios suficientes para intentar una... protesta en contra de la política hacia las mujeres de Plegia. La servidumbre por lo menos estaba bastante animada pues había una "gran" oportunidad gracias a este plan. Por ahora… eso es todo—esta vez realizó una reverencia más pronunciada.

Nunca debías subestimar la red de información del servicio. Jamás. En tu vida. Cercanos a sus patrones, pegados a las paredes. Visitas la casa ajena y te enteras de lo que sucede entre los cuatro muros. Doncellas no muy discretas, hombres no muy expertos… Debilidades que la Señora Dalca no sabía cubrir bien, porque era exactamente lo que había afirmado antes: Era buena únicamente con las palabras. Carisma, un don, lo que quisieron llamarlo. A pesar de que la Archiduquesa Eilhart todavía gozaba de la treintena -que ya para muchos era una edad bastante crítica para una mujer- Dalca ya estaba por los cuarenta y uno. No era una florecilla recién arrancada del campo. Le habían deshojado, arrancado cada uno de sus pétalos, machacado hasta dejarla en su estado actual, una mujer inconformista que prefería armar provocar revuelo en un nido de avispas que disfrutar de los años que le quedaban. Un pavo real que se lucía con una arrogancia desmedida.

—No solo para mí, sino para Plegia. Debería agradecer su interés por la Nación aunque no he sido heraldo de noticias concretamente complacientes, mas espero no arruinar una buena ocasión como ésta—realmente no deseaba haber destruído el comienzo de una conversación con su informe rutinario—Ahora si se me permite preguntar, ¿con qué territorio va a aumentar sus fronteras Plegia?—el sirviente mantenía un tono de voz aterciopelado, humilde, dévoto. Era su deber.  Gangrel seguramente lo sabía: Vincent era leal a Plegia, y sabía que la traición no pasaba por su mente. Primero porque era absurdo, segundo porque el joven mayordomo no era sino eso, alguien que seguía. Tampoco es que alguien lo esperara fuera de ese lugar.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Archer

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Arco de bronce [1]
Arco de bronce [2]
.
.
.

Support :
Gangrel [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Arco1

Experiencia :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] XyoARbx

Gold :
334


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Empty Re: [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel]

Mensaje por Gangrel el 8/12/2018, 1:14 pm

Ya volvíamos con lo de siempre. Revoluciones feministas. Qué bien. La verdad es que a Gangrel le gustaba incluso verse forzado a pararlas porque, aquello que las mujeres que se pasaban de listas reclamaban, era justo lo que perdían multiplicado por varias veces. El procedimiento a las causantes del problema era casi rutinario: violaciones de tal forma que acaban por tener los cuatro hijos que marcaba la ley de una manera tan seguida que su cuerpo se desfiguraba, luego eran castradas y posteriormente vendidas como prostitutas a las gentes de Plegia. Chasqueó los dedos sin dejar terminar el discurso a Vincent, pero dejándole todavía que hablara. Quien se acercaba al rey era ahora un Assasin ataviado con armadura negra. Era miembro del temido escuadrón de ejecución de la casa real. Conformado solamente por los mejores verdugos y asesinos, estos seres eran verdaderamente la mano mágica que se deshacía de los problemas del rey. Si un campesino un día tardaba demasiado en pagar sus deudas, posiblemente a la mañana siguiente se despertara con la casa desvalijada y sus hijos completamente desaparecidos. Entre sus funciones no solo estaba la de matar, sino también la de hacer que se aplicara todo castigo demasiado sucio como para los soldados de dorada armadura. Quienes estaban condenados a llevar esas ropas, normalmente mujeres por su capacidad superior de ocultarse con la gente normal y que nadie sospechara de ellas (excepto contadas excepciones como la de ese hombre que se había inclinado para escuchar el designio del rey), tenían el privilegio de no tener por qué cumplir la ley de los cuatros hijos. Pero tampoco podrían tener un hijo… Jamás.

-Asesinad a la baronesa Dalca. Llevad a todos sus hijos varones a trabajar en las minas de oro y violad a cualquier mujer que se muestre mínimamente a favor de las ideas de esa zorra. Cuando hayáis terminado, quemad la casa de la baronesa e informad a los intendentes que tienen un poco más de terreno que utilizar… Y la desgraciada destrucción al completo de una casa real plegiana por orden del rey. –esto lo iba diciendo a medida que Vincent hablaba, en rápidos murmullos para no interrumpirle- Y recordad… Todo metal que encontréis dentro de su hogar debe ser utilizado para fabricar más armas

Y así, se finalizaba una crisis. A sabiendas de que el escuadrón de la muerte solo incluía en sus filas miembros altamente traumatizados por las torturas impuestas en las academias en las que participaron, estando además todos esterilizados para quitarles la dura carga que implicaba ese reloj biológico que a algunas damas les hacía querer tener descendencia… El rey estaba tranquilo. Posiblemente, en menos de cinco horas volvería el mismo hombre que ahora se alejaba poco a poco siempre inclinado y sin dar la espalda al rey para informarle de que la ejecución había sido exitosa. Gangrel prestaría ahora más atención al informe. Por suerte, esa archiduquesa todavía no había desarrollado ideologías disidentes. Gracias al bendito cielo. No es que ningún noble de Plegia tuviera demasiadas tierras (tal vez el conjunto de zonas controladas por nobles en vez de por la corona caía al 20% de todo el territorio), pero sí eran fuentes de ingresos importantes para el reino. Los ojos de Gangrel enfocaban constantemente al joven espía, aunque por… “Educación” este recibía oficialmente el tratamiento de “embajador”, más que nada para que si alguna vez era visto fuera del reino nadie sospechara. Hizo bien en escogerle a él de entro todos los siervos que poseía la archiduquesa para que fuera su fuente de contactos. Pero esto era algo que ni esa mujer sabía. Solo él y unos pocos consejeros conocían cuál era la verdadera labor del joven.

Pero ahora era su turno de hablar.

-Manster –fue lo primero que dijo el rey, mientras se levantaba de su trono, moviendo violentamente la mano a un lado, a lo cual los mayordomos que se ocultaban camuflados en la sala responderían rápidamente entregando a Vincent un mapa del lugar- Queda un poco lejos… Pero está al lado de Grannvale, territorio nohrio. Es un país rico en bosques y pobre en lo que puede consumirlos: seres humanos. Por eso mismo, tengo intenciones de convertirlo en una colonia de explotación. Los pocos supervivientes que quedan de la invasión emergida serán usados de esclavos, como es habitual en el protocolo… Y con esto, obtendremos una cosa muy importante –alzó su brazo hacia arriba, con una pequeña sonrisa que se iba dibujando poco a poco en su rostro- Frenar a nuestro querido aliado, Nohr… El cual tiene una deuda demasiado grande con la nación plegiana como para olvidarla
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Thief

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Daga-1

Experiencia :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Fy4uE7I

Gold :
969


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Empty Re: [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel]

Mensaje por Vincent el 13/12/2018, 2:36 am

Sabía cuál era el destino de su mujer. Ya veía su cadáver, a sus hijas con una tripa enorme, a sus hijos minando hasta que las manos sangraran, sus piernas no dieran de sí. Si desafiabas a la corona de Plegia no podías aquejarte de tu destino, te atenías a las consecuencias, él lo sabía. Vincent no se quejó jamás de lo que callaba, de lo que ocultaba. Era una mascota que guardaba los secretos con recelo, que mantenía complacido a sus amos y que le compensaban con una buena posición, con un día a día más fácil que el de los demás. ¿A cambio de qué? Muchas personas se negarían, falta de moral, de humanidad. Era Plegia, ¿qué moral ni qué niño muerto? Aprovechabas hasta la mierda que soltaban otros para sobrevivir, el rey lo sabía. Gangrel era un monarca que se sobrepondría a todos los demás y llegaría por altos escalafones, consiguiendo que Akaneia temblara por el poder que conseguiría. Si fallaba… bueno, una lástima. ¿Esperabais que se le rompiera el corazón al sirviente? Claro que no, ¡qué broma tan curiosa! Sencillamente continuaría con su vida. No es que le fuera tan mal, o bueno, no aceptaba que había pagado con su dignidad y su humanidad para seguir adelante. La Archiduquesa, había que admitir, no dejaba que desear en la cama y lo mantenía caliente por las noches. Su personalidad estaba sometida a votación popular. Algunos hombres en la mansión se preguntaba cuándo les tocaría con ella, otros sencillamente aguardaban el momento no con tanta ilusión.

—Manster… tendríamos que dar una vuelta por mar. Quizás...—el rubio le echó un vistazo rápido al mapa, observando los países que separaban a Plegia de Manster. Realmente no eran sino todos países dracomantes menos Nohr y sus conquistas, lo que incluía Hoshido, que daba al mar—Podríamos hacer un desembarco rápido en Hoshido. Corríjame si me equivoco su majestad, pero creo que si va a conquistar Manster, no quiere que nadie se entere de sus planes e intente frenarlo. Siendo aliados con Nohr, no deberían negarse a proporcionarnos víberes… Sería rápido para continuar el viaje, el cual calculando serían un mes y medio, dos como mucho—los mayordomos se miraban a unos otros discretamente, escuchando al sirviente de la casa Eilhart. No era tan culto en el arte de la Guerra, mas si el rey había decidido conquistar Manster, tendría que observar todas las opciones. Ir por tierra estaba descartado teniendo en cuenta los territorios que deberían cruzar—Con Manster podremos mejorar la calidad de vida en Plegia, lo que aumentaría también su popularidad entre la gente. Terrenos para cultivar, lo que da para más recursos…—Plegia pasaría a ser un imperio, lo que le daría un nuevo estatus. El ego de Gangrel inflado, la gente del país pudiendo disfrutar de más raciones de comida. Tendría que haber barcos encargados de eso pero ya se resolvería después— El poder militar plegiano basta para conquistarlo. Con nuestro número de efectivos caería con rapidez. Atracamos en la costa, nos extendemos hasta el interior, limpiamos el camino que atraviesa Manster… Sí. Son emergidos—contaba con seres sin personalidad y no estrategas militares que planearan un contra-ataque de alto nivel. Hablaba casi para sí mismo.

—Una gran idea, sin duda. ¿Se llevará a cabo pronto?—preguntó Vincent todavía enfrascado en el mapa, mas manteniendo aquel tono cordial y servicial que le caracterizaba.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Archer

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Arco de bronce [1]
Arco de bronce [2]
.
.
.

Support :
Gangrel [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Arco1

Experiencia :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] XyoARbx

Gold :
334


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Empty Re: [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel]

Mensaje por Gangrel el 13/12/2018, 2:34 pm

Uno de los mayores estrategas de la historia recibiendo opiniones del plan que había urdido por parte de un sirviente. Irónico. Pero de todas formas, necesario. Al fin y al cabo, no solo era Gangrel quien solía crear sus planes de estrategia bélica, sino que tenía un equipo importante detrás. La opinión de todos los que tuvieran la confianza del monarca era algo que él escucharía, aunque luego tal vez no tomara en cuenta tal criterio. Pero de todas formas, Vincent tenía algo bastante curioso, y es que era inteligente. Pero todo lo que este mencionaba ya era algo que el rey había previsto.

Había previsto dónde atracarían las tropas plegianas para recoger víveres. Ya sabía que no debería llamar la atención demasiado con el tema hasta que las tropas estuvieran ya en Manster, y por eso, ni tan siquiera Marc y Morgan, los dos poderosos brazos de la iglesia plegiana, tenían constancia del plan, y tampoco Xander o los demás príncipes aliados. Solo el consejo de Plegia y pocos más sabían lo que el rey tenía preparado para aquel trozo de tierra tan lejano, y también el rey Garon, el cual tenía una deuda demasiado grande como para seguir posponiéndola.

Pero aun así, siguió escuchando. Lo que estaba proponiendo Vincent era tan similar al plan del rey que merecía la pena saberlo. No solo obtendría popularidad y haría que la calidad de vida plegiana aumentara, sino que además podría obtener muchos materiales que Plegia debía comprar a otros constantemente. La autarquía sería algo cada vez más posible, y solo tendría que comerciar con Nohr y Daein para mantener las buenas relaciones. El cierre de fronteras terrestres se iniciaría y forzaría a iniciar una guerra comercial con aranceles con el que podría hacer que sus mercaderes no intentaran comerciar con Ylisse o Altea.

La armada de Plegia era tan poderosa que podría proteger el territorio conquistado sin problemas y asegurar líneas de comunicación, y ya de paso, poder seguir haciendo la guerra sin problema. Pero ahí no acabaría todo. Forzaría a los emergidos a ir contra Thracia, para que conquistaran el país y posteriormente él pudiera colonizarlo. Jugdral sería el primer continente totalmente grimante de la historia, gracias a la piadosa mano de Nohr por el norte (que conquistaría Grannvale, Silesse y Mitgard) y Plegia por el sur, que tomaría para ellos Manster y en cuanto pudiera Thracia. Era un plan perfecto. No podían haber errores, pues el ejército plegiano era sin duda uno de los cinco mejores que existían en el mundo, tan formado y grande como lo era. Y lo que tenía claro es que por mar, no les ganarían.

El rey tenía desde hacía meses movilizada a la guardia real para que fueran explorando el territorio, así pues, ya disponían de mapas del lugar y una buena y actual información sobre su situación. Los emergidos caerían antes de que Gangrel pudiera poner un pie dentro de lo que una vez fue el palacio de Manster. Y luego, como todos sabían, podría oficializar su gran plan: fundar un imperio. Y ese sería el imperio del oro, de la riqueza, de la opulencia y del poder. Serían temidos hasta por la mismísima Naga.

-Me has leído la mente –felicitó Gangrel cuando vio al joven finalizar con sus palabras- Efectivamente, se llevará a cabo cuanto antes mejor. En menos de un año, Manster debe haber caído. Y con los recursos obtenidos, forzaremos a los emergidos a ir a por Thracia, y cuando esta caiga, la conquistaremos. Y luego, iremos a por Ylisse, y lo destruiremos, y junto a Nohr, destruiremos Altea para entregársela. Mientras tanto, mi objetivo es seguir ayudando a Daein en sus conquistas y a Nohr, para luego hacerles pagar la deuda de una tirada y obtener todo el dinero que hemos perdido en sus tierras –se levantó poco a poco, acercándose a él mientras acomodaba la capa a su espalda- Por eso mismo, quiero que vayamos juntos a observar cómo se encuentran las tropas. Sírveme en esta guerra… Y te daré el título de barón
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Thief

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Daga-1

Experiencia :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Fy4uE7I

Gold :
969


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Empty Re: [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel]

Mensaje por Vincent el 27/12/2018, 1:59 am

—Entonces tendríamos prácticamente dos continentes bajo el reinado Nohrio y Plegiano su majestad—admitió el sirviente asimilando paso por paso lo que estaba anunciando Gangrel con su plan de conquista. Era todo una fantasía todavía, pájaros volando como decía el refrán, pero ese hombre, que había tomado el trono plegiano con sus propias manos, podía conseguirlo. Era pasmoso la facilidad con la que conseguía urdir tales planes. Su ambición, al contrario que la de Gangrel, no llegaba a pasar fronteras, ni a conquistar otras regiones. ¿Quién pensaba en todos los Ylissenses que fallecerían en la conquista, los alteanos? Y si Regna Ferox era de Altea, caería con ella. Eran dos continentes, dos santos continentes que pasarían a ser reinos que adorarían al Dragón Caído. Si continuaban la buena relación con Nohr, no tendrían que preocuparse por ellos. El asunto era… el gran tamaño de los países que debían invadir después. Altea y Regna Ferox juntas eran todo un desafío… Hasta para una armada.

Vincent concentraba su mirada en el mapa, o bueno, lo hizo hasta que escuchó la última oración hacia su persona que Gangrel pronunció. No solo él se sorprendió sino todos los mayordomos que ahí se hallaban se miraban unos a otros, estupefactos por la noticia de que alguien como él consiquiera un título de tal calibre. Barón... Eso significaba que dejaría de servir a la Señora Eilhart, que podría dejar de... Oh.

La noticia fue un poco chocante para el pobre sirviente de la casa Eilhart—Disculpe el silencio...No esperaba una propuesta así, mi rey—Ni dejar nunca una vida en la que los demás hicieran lo que quisieran con él. Seguiría habiendo personas por encima de él, mas no sería el último de la cadena. Si lo quería, podía subir en el escalafón de la vida, ser capaz de tener algo propio, fueran las leyes de Plegia las que fueran. Servir al reino era una obligación, una necesidad. No le importaba eso. Lo que llenaba su mente en ese instante era la idea de una casa propia, donde quien tuviera el poder fuera él y no otra persona.

—Es usted un hombre generoso, Lord Gangrel… y le agradezco la oportunidad que me da—se llevó su mano izquierda a la espalda, la derecha al pecho. Una expresión cordial, servicial. Era el perro plegiano comiendo de la mano de su amo—Le acompañaré a Manster. Que mi arco no falte entre sus filas—declaró finalmente, realizando una profunda y sincera reverencia. Aun así, se le haría raro no visitarlo cada ciertos días informando de una situación extraña. Era su día a día. Eran compinches para que Plegia seguira funcionando.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Archer

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Arco de bronce [1]
Arco de bronce [2]
.
.
.

Support :
Gangrel [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Arco1

Experiencia :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] XyoARbx

Gold :
334


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Empty Re: [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel]

Mensaje por Gangrel el 30/12/2018, 8:05 pm

Muchos tacharían a Gangrel como un loco. Pero los que verdaderamente le conocían sabían perfectamente que él era un visionario, sabio como un estratega, embustero como un ilusionista y tan buen actor como cualquiera de las… “Cortesanas” de palacio. La combinación perfecta para crear al mejor orador que jamás había estado en el trono de Plegia, y también a una mente maestra que a pesar de la simplicidad de sus palabras ya era capaz de preparar (y lo había hecho) un ataque a gran escala en el lugar que se disponía a tomar por la fuerza. ¿Y por qué entraba entre los planes del hombre darle el título de barón, que a pesar de ser el más bajo de la alta nobleza seguía siendo tanto? Muy sencillo. Pura herramienta propagandística. Si un sirviente cualquiera llegaba a ese cargo, el número de personas que se alistarían al ejército saldría disparado hacia arriba, la competencia aumentaría… Y un largo etcétera. Pero todo sería bueno siempre que el reino pudiera sostener la situación, y… Efectivamente, podría sostenerla.

-Es una oferta generosa, ciertamente, mas la mereces. Ojalá pudiera darles tantos privilegios a todos quienes sus familiares han muerto, mártires por sostener la bandera de la nación –declaró con solemnidad, sentándose nuevamente en su trono- Pero esto no es posible. Ergo deberé conformarme contigo, ¿no crees que tal recompensa es acorde a tus servicios?

Una larga y pérfida sonrisa se dibujó en los labios del malvado rey. Un mayordomo llevaría en mano al rey lo que parecía ser una copa completamente vacía, pero rápidamente sería llenada con vino por otro que se acercaría protocolariamente. No sería hasta que la copa estaba llena como marcaba la etiqueta que permitirían al monarca posar sus dedos sobre esta. Era de cristal, decorada ricamente y fría al tacto. En el centro de la misma, se encontraba el símbolo grimante, esculpido en el propio cristal con elegancia.

-Antes de proseguir con esta charla… Bebamos, camarada mío. Mereces un trago de este dulce veneno proveniente de viñedos de la lejana tierra que vamos a conquistar, Manster. Y quiero que veas el por qué vale la pena enviar ahí a las tropas y liberar el lugar de su caos

Y un mayordomo repitió el proceso para el joven mientras el monarca llevaba a sus labios con cuidado la copa. El frío líquido descendería por su garganta causando aquel sabor dulce y embriagador que todas las bebidas del estilo tenían. Gangrel sonrió. Sin darse cuenta, con un par de tragos había vaciado la copa.

-Y ahora… Vayamos a los jardines, si te parece bien, ahí podremos hablar con calma de este menester y podré explicarte mi plan concreto
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Thief

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Daga-1

Experiencia :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Fy4uE7I

Gold :
969


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Empty Re: [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel]

Mensaje por Vincent el 4/1/2019, 5:18 pm

El monarca pensaba en su población, por muy crueles que lucieran sus políticas. Pensaba en cómo hacer para sacar a Plegia de su decadente situación, en los soldados que sacrificaban sus vidas en la batalla por su país. Sin embargo, ese día le había tocado a él ser destinatario de un título nobiliario, por muy injusto que pudiera ser eso. ¿Culpable? No. Que les dieran morcilla. Irse de esa casa y dejar atrás a una mujer con un gusto por los miembros masculinos anormal sería una fantasía hasta no hace siquiera unos segundos. Lo que le sorprendía era que Odelia ya no estuviera extremadamente deforme después de tantos partos. A lo mejor todos esos tratamientos de belleza no iban en vano.

El mayordomo llenó su copa con cuidado, haciéndole sentir más importante de lo que era. Gangrel bebía, Vincent se llevó la copa a sus labios, un cristal frío decorado. El sabor del vino infestó su paladar. Estaba… delicioso. ¿Manster poseía estos viñedos? Si lo recuperaban podían montar un negocio fácilmente y amontonar una buena suma de dinero para Plegia. El sirviente se mantenía en silencio con la copa en mano, llegando a olerla, mover la copa. Todo ese proceso de catación. Miró entonces al monarca plegiano, con intención de responder a su pregunta.

—Usted sabe qué es lo que equivale a mis servicios, mi señor. Una persona como yo no tiene una visión semejante a la suya—habló con palabras humildes, por supuesto siempre colocando a Gangrel por encima de él, que era una realidad, no se iba a engañar a sí mismo.

Asintió solemnemente a las intenciones de su rey, percatándose entonces que se había acabado la copa y las iban a retirar. De un trago el sirviente se terminó la suya, dejándosela en la bandeja al mayordomo, quien lo miraba con una sutil mueca divertida. Vincent se encogió de hombros, siguiendo a Gangrel hasta los jardines. Irónicamente, Plegia era prácticamente un desierto pero en Palacio había jardines, lo que contradecía ese hecho. El sirviente mantenía los brazos cruzados tras la espalda por protocolo, siguiendo el caminar de su monarca, quien parecía estar ordenando sus pensamientos.

Tras algunos setos, sentadas en unos bancos de mármol, se hallaban algunas de las concubinas de palacio. Dándose cuenta de la presencia no solo del rey sino de una compañía extra, decidieron marcharse del lugar, no sin antes saludar cuando se cruzaron en su camino. Jóvenes flores en un campo todavía sin marchitarse.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Archer

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Arco de bronce [1]
Arco de bronce [2]
.
.
.

Support :
Gangrel [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Arco1

Experiencia :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] XyoARbx

Gold :
334


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Empty Re: [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel]

Mensaje por Gangrel el 4/1/2019, 9:28 pm

El jardín era algo verdaderamente maravilloso. Muchos habían en todo el palacio, sin embargo, a excepción de ese, todos poseían una característica: estaban formados por arena y hueso. Pero en una zona apartada, se encontraba un pequeño lugar verde que el rey mandó a construir porque quería ver antes de morir una flor joven creciendo. Las concubinas de otros nobles dejarían a ambos estar libres. Gangrel, en esos momentos, no había conocido a Sarah. Así que el interés que tenía en cualquier mujer era bajo por no decir nulo. Bueno, al menos amoroso. De todas formas, la mirada asqueada que les soltó simplemente porque se habían puesto en su camino ya lo dejó claro. Pero las mujeres no eran lo que tenía que ocupar en ese momento su mente, tampoco las flores con las que normalmente podía quedarse horas totalmente embobado.

Su plan debía salir a pedir de boca, sin errores. Ni un punto fuera de lugar, ni un solo palmo de suelo sin estudiar debidamente. No podía permitirse muchos caprichos. Bueno, sí, el té y el vino mientras planeaba sus ataques, pero solo eso. Ese era su deber como rey, el peso de la corona. Manster, para que cayera en sus garras, debía ser tomada con meticulosidad, por muy poderoso que fuera el ejército que poseían.

El rey se sentaría en aquel banco en el que segundos atrás se encontraban las cortesanas, posiblemente poniéndose al día de los millones de rumores de la corte. E invitaría al contrario a sentarse a su lado, un gesto que mostraba mucho la fuerte confianza que tenía el rey en su espía. O que simplemente Gangrel no era demasiado partidario del protocolo cuando se encontraba a solas.

-Hay algo… Que aprendí del pueblo plegiano. Y es que al igual que por muchas flores que arranques no matarás la primavera, lo mismo pasa con ellos. Mientras quede un solo hálito de fuerza en la garganta de uno de los nuestros, la nación seguirá viva –sonrió. Aquello era una verdad como un castigo. Y es que gracias a aquello había hecho que la nación resurgiera de las cenizas en las que se quedó tras la guerra con Ylisse- Pero aun así, hay hambre. Y con el hambre, hasta el más fiel se tuerce buscando vivir. Para mantener contento a ese pueblo que otrora me cedió la corona… Les he de dar una buena vida. Con Manster bajo mis pies, eso será posible. Desplegaré las tropas en dos flancos. Uno, que será muy superior en número, al este, y otro más reducido al oeste. La estrategia general será empujar a los emergidos contra la frontera con Thracia para forzarles a colaborar… O caer y poder conquistarlos. De todas formas, veo necesario para que nuestro plan se usen las tácticas que llevo meses preparando… Pero verás que son efectivas –comenzó a reír por unos segundos, regocijándose en la grandiosidad y perfección de los ataques que había creado mejorando cosas que ya existían como el Disparo Parto o el Círculo Cántabro. Todo era cuestión de pensar un poco, que últimamente ni sus estrategas lo hacían- Y no te creas que el imperio colonial cesará ahí. Tomaremos Carcino, Jehanna, todo lo que haya caído será de Plegia. Y eso significa que habrá comida para mis queridos siervos –llevó la mano en ese momento hacia el criado, para rodear con el brazo su cuerpo y acercarle a él. ¿Por qué? Simplemente, le daba la gana. ¿Ibas tú a plantearte el por qué de una decisión del rey más loco de todos- Y así, yo tendré poder y todo será mío. Por supuesto, tú estarás entre esas cosas que serán mías, al igual que la perra de Eilhart o cualquier otro noble. De todas formas… Dime la verdad. ¿Eres fiel a la corona de Plegia… O lo haces por sobrevivir?
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Thief

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Daga-1

Experiencia :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Fy4uE7I

Gold :
969


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Empty Re: [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel]

Mensaje por Vincent el 5/1/2019, 3:55 am

El sirviente dudó un poco antes de sentarse junto al rey antes de sentarse en el impoluto banco, mas dejarlo esperando no era una buena opción, por lo que decidió finalmente acompañarlo. Si Gangrel dejaba a una persona tan cerca en su espacio personal, era una muestra de confianza. Lo podían apuñalar, envenenar… Era el rey de Plegia, venerado sea Grima todopoderoso; a ese hombre no le faltaban enemigos que querían su cabeza clavada en una pica, aunque gracias a su gran red de información, ellos terminaban ejecutados públicamente, humillados frente a los ojos del pueblo, el cual no se pensaría otra vez el enfrentarse a quien intentaba ofrecerles.

Comprendía bien las palabras, las preocupaciones del plegiano. Si no eras capaz de alimentar al populacho se retorcerían cual serpiente y te morderían; era veneno circulando por el organismo que finalmente te mataría. Manster era una conquista necesaria de la que no podían prescindir si es que querían sobrevivir. Recordaba el mapa de Manster con detalle, imaginando la armada tal y como la describía el pelirrojo. Los barcos llegando a la playa, los soldados avanzando por el terreno representados por unas líneas. Era básicamente una amenaza que se cumpliría… Si no les ayudaban, caerían y se convertirían en parte de Plegia. Thracia estaba con las manos atadas respecto al asunto sobre sus fronteras. No tenían tanto poder militar que supieran. Necesitarían ayudan para repeler al enemigo, o esperarían a que fueran consumidos por emergidos para hacer una entrada triunfal.

Lo que sucedió a continuación sacó a Vincent de todos sus esquemas. Que el rey justamente pasara su brazo, lo acercara a él. Notar el agarre en su espalda, en su abrazo, eran insectos que recorrían su cuerpo. Era un hormigueo que no cesaría. Incómodo era una palabra bastante acorde a lo que sentía. No obstante, sabía a quién se enfrentaba. Él mismo debía mantenerse de perfil bajo, hombros relajados. Ni siquiera era Odelia Eilhart, era Gangrel de Plegia, monarca y futuro emperador. Casi automáticamente agachó la cabeza en señal de respeto. Las distancias cortas eran una debilidad bastante notable que no superaba, sabiendo sobretodo con quién hablaba, haciendo preguntas de lo más problemáticas, poniéndote en una situación complicada. Mantuvo las manos pegadas al banco, la respiración lenta. Relajado. Sí.

—Soy fiel al Rey Gangrel de Plegia. No voy a mentirle y decirle que siento respeto por más personas ajenas a usted—la mirada bicolor reunió el valor para observar el rostro del monarca que le había confrontado sobre sus intenciones. ¿Sobrevivir? Claro que quería—Mas si lo que duda su majestad es si me mantendría fiel a su persona en una mala situación...—mantuvo una expresión seria, reflexiva—El hambre no es desconocido para mí. Si cree que eso me haría traicionarlo… No debo tener buena imagen. De todas formas, confío en sus capacidades. Se las ingeniaría de alguna manera—casi se lo imaginó, lo que le sacó una pequeña y disimulada sonrisa. Ha decir verdad tenía miedo de abandonar al rey por miedo a morir. Era su hábito encarnizado. Existían mejores personas que Vincent seguro para tener ese puesto de confidente. Giró su rostro hacia el frente, viendo uno de los setos todavía sin cortar, desaliñados. Si Gangrel moría, la nación no tenía mucho futuro. Tampoco me quedaría para verlo.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Archer

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Arco de bronce [1]
Arco de bronce [2]
.
.
.

Support :
Gangrel [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Arco1

Experiencia :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] XyoARbx

Gold :
334


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Empty Re: [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel]

Mensaje por Gangrel el 5/1/2019, 7:53 pm

Gangrel de Plegia podía ser muchas cosas. Entre esas cosas, podías decir que era un monstruo. Pero nunca, nunca, le llamaras descuidado. Si dejaba al joven rubio estar a su lado era porque sabía muy bien que podía confiar en él, y no era un conocimiento obtenido por la amistad… No. Era porque sabía que si ese criado hubiera querido matarle, podría haberlo hecho mil veces antes. Y porque también había una cosa en claro. Nadie tenía valor para intentarlo. Habían guardias en todos lados, aunque estuvieran ocultos, mayordomos capaces de inmovilizar a una mole de dos metros con las manos desnudas y luego volver a servir el té tan tranquilamente. Por lo tanto, cualquier acercamiento comportaba un mínimo peligro. Podría ponerlo encima de él y por muchas armas que llevase encima matar al rey en palacio sería básicamente imposible. Escuchó lo que el joven tenía que decir de su fidelidad. Y automáticamente, comenzó a reír. Él también conocía el hambre y sabía lo traicionera que era. Mucho más que las palabras. Mucho más que el poder divino. Hasta el más noble acababa traicionando a la causa si el estómago no estaba lleno.

Aun así, por muy ensayadas que pudieran estar las palabras del joven, el rey podía llegar a agradecerlas. Al fin y al cabo, si todos fueran como Vincent, podría no preocuparse por cosas tan estúpidas como era tener que vigilar constantemente sus espaldas por si había algún espía al que matar.

-Eres adorable. Muy adorable. Casi consigues engañarme –declaró, mientras cesaba de reír paulatinamente para dar la respuesta- Aun así, créeme… Los tiempos de hambre serán algo que pasará a la historia en Plegia si todo se hace bien –aunque era poco probable, al menos le dejaría las bases bien hechas a su futuro sucesor, fuera quién fuera. Debería dejar una buena impresión para la historia si quería que algún día, por muy lejano que fuera, su nombre fuera respetado por los historiadores y recordado como uno de los más grandes emperadores de este mundo- Así pues, no temas. No llegará el momento en el que tendrás que retractarte y romper tu juramento de lealtad hacia mi persona. Y si de verdad pasara eso… Pues… Cómo decirlo… Veamos…

Señaló hacia un árbol cercano, detrás del cual se encontraba un hombre bastante bien mimetizado con el entorno. Y totalmente visible, portaba un grimorio de Nosferatu, el cual estaba leyendo tan tranquilamente. Uno de los muchos guerreros que se encargaban de la defensa del rey. Sí, quizá no pareciese demasiada cosa, pero lo era. Todos los que portaban armas ahí dentro lo eran, pues se encargaban de proteger a uno de los hombres más poderosos del mundo en el panorama político.

-De todas formas, no voy a permitir que mis siervos vivan mal, por mucho que intenten matarme, aunque lo hiciera el mismísimo príncipe Xander. En Plegia habrá comida como que me llamo Gangrel. Y tú serás barón. Pero hasta que ese momento llegue… Por favor, retírate. Te informaré cuando te necesite. E informa a la duquesa de que irás a la guerra, obviamente.

Se levantaría para acompañar unos pasos al menos al contrario, con una sonrisa pérfida en su rostro que no hacía más que pronunciarse con cada paso que daban.

-Grima salve a Plegia

Esa fue la despedida del rey a su siervo una vez llegaron a la puerta, y después de eso, se alejaría. Tenía muchos planes que concretar… Planes que cambiarían el panorama del mundo como se conocía.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Thief

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Daga-1

Experiencia :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Fy4uE7I

Gold :
969


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Empty Re: [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel]

Mensaje por Vincent el 6/1/2019, 8:51 pm

Vincent contuvo una sonrisa. Gangrel de Plegia no creía en la lealtad, al propio rubio le costaba creer en la existencia de ésta. Había mayordomos, guardias que morirían junto a su señor dignamente no solo en el campo de batalla sino de hambre sentados a una mesa vacía. El monarca prometía gloria, abundancia, mas jamás confiaría en una persona que no estuviera sometida a él ni por su poder ni a base de amenazas. Estaba de acuerdo entonces. Sería entonces el subordinado que se deseaba. Se giró hacia el escondido usuario de grimorio, al que saludó con la mano. Recibió un asentimiento con la cabeza, probablemente señal de que le devolvía el saludo. Si a fin de cuentas los plegianos eran un amor entre ellos. Que no viniera un extranjero que se enfrentaría con una marabunta que nadie sería capaz de frenar.

Se levantó del banco, llevando una mano al pecho y otra a la espalda.

—Grima salve a Plegia, Lord Gangrel—.

Reverenció al futuro emperador, levantándose éste a continuación. Ambos caminaron hasta la puerta que daba nuevamente al interior del palacio real. Se separó de la importante figura, quedándose únicamente acompañado del eco de sus pasos. Odelia no estaría tan satisfecha con ésto. Perdería a uno de sus proclamados favoritos, pero eso no lo sabría hasta que las noticias del título que se le concedería llegaran hasta ella, que no sucedería de momento. Solo se iba a la guerra a cumplir su deber con la patria.

Odelia... Si no estuviera tan obsesionada hasta habría sido una persona interesante. Pero no lo era.

Le abrieron las grandes puertas que daban al exterior, dirigiendo por última vez una mirada al imponente castillo que se levantaba en medio de aquella capital de arena. Se tragaría todo lo que le rodeaba, los arrastraría hasta enterrarlos bajo las dunas y someterlos.

La gente no conocía el peligro de subestimar a un loco con poder. Pronto lo sabrían.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Archer

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Arco de bronce [1]
Arco de bronce [2]
.
.
.

Support :
Gangrel [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Arco1

Experiencia :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] XyoARbx

Gold :
334


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Empty Re: [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel]

Mensaje por Eliwood el 10/2/2019, 12:52 am

Tema cerrado. 50G a cada participante.

Ambos obtienen +1 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.
.

Support :
Marth [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Iwzg0SR
Lyndis [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] JEIjc1v
Nils [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Espada%202

Experiencia :
[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Iu4Yxy1

Gold :
1104


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel] Empty Re: [SOCIAL]Hablemos de Plegia[Priv.Grangrel]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.