Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Vincent || ID ||

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vincent || ID || Empty Vincent || ID ||

Mensaje por Vincent el Dom Dic 02, 2018 8:49 pm

Vincent
Archer
Has tenido la mala suerte de toparte conmigo.

Datos
Nombre: Vincent.

Edad: 23 años.

Clase: Archer.

Especialización: Arcos.

Afiliación: Plegia.

Ocupación: Sirviente de la casa noble plegiana “Eilhart”.

Personalidad
Vincent es una persona acostumbrada al lado malo de la vida, a solo recibir la manzana podrida del árbol, espera el mal de todo y todos. Por ende no le sorprende el que las personas posean una doble cara al igual que las monedas. Es lo normal, ¿no? Al fin y al cabo es la naturaleza del hombre, es imposible luchar contra ella, por lo que hay que aceptarla. Siente desdén hacia el concepto de la justicia, prácticamente inalcanzable para él mismo. Incapaz de ver un mundo mejor, rodeado de la escoria, él mismo ha pasado a ser un miembro más de la telaraña de porquería que conforma su país. A pesar de ésto, no carece de empatía absolutamente. Sin embargo, debe decidir cuidadosamente cuándo mostrarla. Incluso sus propios sentimientos han sido aplastados, dejando las cenizas, los escombros  buscando un lugar donde poder descansar y recuperar lo que les queda. ¿Acaso ya no lo hemos mencionado? El mal reside en todos, él debe sobrevivir.

Padece asímismo de una ligera misoginia. Ha tenido malas experiencias con mujeres, sigue teniendo malas experiencias con ellas. Inocentes, desalmadas… Ninguna se salva de su juicio. Todas presentan un defecto, le provocan una aversión que nace de su interior inevitablemente. Estas desagradables experiencias le hacen valorar su espacio personal. Únicamente aquellos por encima suya pueden decidir qué hacer con él, así de sencillo. ¿No tiene dignidad, preguntaréis? Era peor resistirse que simplemente dejar que todo fluyera. Es sumamente extraño que Vincent desobedezca una orden de su superior salvo que haya algo que realmente valga la pena detrás. Mirar siempre por él ha sido su primera prioridad desde que se internó en la oscuridad de Plegia. En resumidas cuentas, todo aquel que se tome demasiadas confianzas no será de su agrado.

La violencia no le espanta; no solo eso, encantado te la aplica. Ha torturado, asesinado a más de uno y no se le ha caído ni un solo pelo. Con un pulso envidiable, Vincent es capaz de mantener la calma hasta en los más escabrosos momentos. Simplemente se han de alejar de su vida personal, de su pasado más antiguo. Es un niño que no desea abrir viejas heridas. Infantil también, a veces picándose por detalles mínimos sin importancia cual infante al que le niegan un caramelo, o teniendo un arrebato de ira, dormirse la siesta de la tarde. Oh, pero puede ser muy cruel, y ni siquiera un atisbo de emoción te salvará. Le gusta planear con antelación, no quedarse al descubierto. La sensación de cumplir un objetivo, de haber sido útil, maravilloso. De todas formas, llega a ser encantador si se lo propone, de buenos modales y porte envidiable.  Debe dar una buena imagen para entrar por los ojos, igual que mucha gente con los platos de comida. Prefieren el aspecto, sin saber realmente cómo saben.

Historia del personaje
Vincent nunca fue demasiado afortunado. Nació con una condición ocular extraña, la heterocromía; tan extraña que se veía como un mal augurio. He de ahí que sus padres decidieron abandonarlo a la tierna edad cuatro años. ¿Por qué no antes? Quizás porque querían darle una mínima oportunidad, o porque a veces el mismo Grima enviaba a esos desgraciados engendros. ¿Y si eran algo que no comprendían? Preferían dejarlo en manos del todopoderoso dragón caído, o en ese caso, de las mugrientas calles de Plegia. Su hermano por el contrario, había podido conservar su hogar, una vida decente, un futuro más esperanzador que el suyo. Se iría de su país cuando fuera mayor para vivir de lo que quisiera. Fue un año viviendo en la intemperie a partir de limosnas, robos. La gente no lo veía bien, lo temía o lo despreciaba. Quizás Grima le había concedido algún poder con esos ojos para así ser capaz de escapar, de al menos reaccionar. Sin embargo su vida no iba sino a dar un giro a peor, hacia las puertas del pandemonium.

Todos los niños habían sido reunidos en uno de los callejones, apresados para subir al carromato más cercano; serían vendidos al mejor postor. Vincent no se había resistido, encadenado por las muñecas y los talones. ¿Siendo esclavo por lo menos comería una vez al día con seguridad? ¿Contaría los días por algo en especial? Con esas ideas en la cabeza sintió una mano en su hombro; su hermano. Que lo había estado buscando. Por lo menos él no se había escapado de casa, un alivio para el corazón de Vincent. No obstante, era demasiado tarde. ¿Qué le harían a su hermano si se quedaba con un niño como él? Un engendro… un vástago al que ni sus padres quisieron. Y antes que condenarlo a vagar por las calles, prefería caminar el sendero de la tortura que le aguardaba. Los esclavistas se acercaban, Vincent no esperó: empujó a su hermano fuera del callejón, dando a la salida del río. Sabía nadar, no le pasaría nada. Recuerda todavía  el puñetazo en su estómago por haberse movido de su sitio. No le importaba. Ya… ¿qué más daba?

Lo compró una mujer de alta clase, refinada y de largos cabellos castaños, ojos azules. ¿Cuántos tendría? A lo mejor estaría cerca de los veinte. Todavía tiene grabado el olor a jazmín en su mente, los rulos cayendo por su espalda cada vez que se daba la vuelta. Cada vez que se marchaba de su habitación. Recibió educación, modales, comida, ropa nueva. ¡Incluso lecciones con el arco! Era casi un noble, salvo que dormía con la servidumbre por supuesto, y no tenía ropa tan elegante. Tampoco comía todo los festines que se daban. Las noches no eran tan malas si pensabas en el día siguiente, o esos esporádicos momentos en la alcoba. Era el muñeco de la señora, de ojos particulares y con un rostro lo suficientemente bello. No todo duraba para siempre, claro está. Ni lo malo ni lo bueno. Después de 5 años de servicio, Vincent fue entregado como regalo a un marqués.

Al principio Vincent creyó haberse zafado de los brazos del diablo, que trabajaría finalmente sin tener que preocuparse cuando llegara la noche. Sin embargo, el diablo simplemente le había hecho un favor a su gran amiga la esposa del marqués. El marqués, un viejo decrépito; la marquesa, una joven casada por conveniencia. ¿Qué era lo que necesitaba? Un buen compañero, ¡claro! He ahí que Vincent apareció para salvar a una flor que rogaba por agua... Si supieran la repugnancia, el aborrecimiento que el rubio albergaba. Pero ya comprendía, lo sabía. Solo sobreviviría a base de eso, ¿verdad? Venderse a sí mismo. Sino acabaría de nuevo en el mercado de esclavos, o quién sabe donde. Con 10 años, asumió una realidad, lo que le había tocado. No era un hombre en absoluto, era un crío; no obstante, las mujeres de la corte preferían un juguete al que poder hacer lo que querían. Al fin y al cabo, ¿que podían hacer ellas? Otros eran demasiado. Él… no era nada.

Pasó cuatro años con la marquesa. La reconfortaba en los momentos más difíciles, la ayudaba con el día a día. Consiguió mejorar con el arco, cocinaba incluso, realizaba labores de sirviente como otro cualquiera. Era su papel al fin y al cabo. Fueron cuatro largos años en los que el tiempo era demasiado lento para su gusto, en los que los días eran cortos y las noches largas. Finalmente el marqués murió de vejez, y ella era libre para volver a casarse, de conseguir a alguien digno de ella. Deshaciéndose de su vergüenza, de las pruebas del delito, Vincent sería destituido de su puesto. Casi hasta era ofensivo. ¿Ahora lo barrías cual polvo? Por lo menos… una compensación. Vincent decidió sacar ventaja de una vez por todas de su condición, fuera una situación denigrante o no. ¿Quería la marquesa que sus depravados juegos fueran expuestos ante el público? Entonces que le otorgara un buen puesto en otro sitio. Tenía todo preparado. Una carta entregado a uno de los sirvientes, otra escondida en su habitación… Hasta podría difundir rumores. ¿Qué le pasaría entonces? A sus catorce años pasó a servir en una casa cuya familia estaba constituida por un linaje de famosos verdugos de Plegia. Era curioso pues esa etapa de su vida fue de las mejores que tuvo sin contar las veces que tuvo que ejercer de torturador para su señor. No obstante ejercer violencia sobre los demás y que no te la inflingieran a ti era una sensación extasiante.

El impecable servicio de Vincent durante 3 años consiguió que sus dueños al renovar personal lo mandaran junto a la Archiduquesa Eilhart, de las casas más respetadas en Plegia, aunque le entristeció dejar la casa de los ejecutores; a pesar de su trabajo, eran sin duda unas personas muy agraciadas llenas de talentos envidiables y una personalidad encantadora. La casa Eilhart era curiosa. Todos los hijos de sirvientes, no solo de la propia señorita Eilhart, serían entregados o al ejército o al culto de Grima para ser entrenados. El sistema de privilegios les daba poder, ellos contribuían a la nación, tenían dinero, mano de obra. Trabajaba cual sirviente, empleado del hogar, limpiaba, hacía la comida, las camas… Aprendió rápidamente que mencionar cualquier palabra sobre la señorita Odelia Eilhart o el Rey Gangrel que no fueran pomposos alagos o cualquier cosa menos bonitas era castigado severamente. No era bueno asímismo delatar a un compañero pues ganabas mala reputación entre el servicio y acababas en una pica por falsas acusaciones. Pero Vincent se había dado cuenta hasta dónde las políticas del monarca habían tomado raíz.

Odelia Eilhart iba ya por su noveno hijo a los 24 años sin marido. Aquella mujer había vendido su cuerpo y su alma si así conservaba su posición. Además, ¿qué le impedía acostarse con quien quería? No debía nada a nadie, solo a ella misma. La señorita Eilhart tomaba a quien quería como compañero de cama, y si quedaba embarazada era un efecto colateral, o algo que ella misma deseaba. El pobre diablo jamás conocería a su hijo, es decir, ¿cuántos hombres pasaban por la alcoba de Odelia? Mas rechazar una invitación de Odelia era un camino que ninguno quería atravesar, siquiera el desdichado Vincent. El poder que sustentaba Odelia era grande, sin duda. Su ducado proporcionaba gran apoyo el reinado del Rey Loco, tenía numerosas huestes de soldados a disposición de Plegia en cualquier momento, suponía una gran cantidad de fondos monetarios para la nación. Era un grandioso ejemplo de una fiel plegiana. Vincent no obstante fue elegido entre esos pocos sirvientes como espía del propio rey Gangrel, en busca de cualquier sospecha de traición por parte de los Eilhart o cualquier miembro de su casa. ¿Quién había dicho que servir a la nobleza era fácil?

Extras
-Es muy posible que alguno de los actualmente 15 hijos de Odelia sea vástago de Vincent.
-Gangrel le quiere mucho, tanto que lo llama Bean.
-Tiene conocimientos de anatomía y sabe aplicar los primeros auxilios.
-Asímismo tiene experiencia como torturador.
-Bastante buena reputación no solo entra las nobles plegianas sino con el servicio.
-Grima salve a Plegia. Tiene esa frase grabada a fuego en su mente.
-A pesar de que él mismo no es un símbolo de rectitud , Vincent admira a quienes consiguen mantenerse en pos de sus creencias y conservan su lealtad.
-Comenzó a dejarse el pelo largo puramente por estética.
-Hace de embajador de Plegia en caso de ser necesario.

Procedencia
Nombre original del personaje: Vincent Nightray
Procedencia: Pandora Hearts

Spoiler:
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Archer

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Arco de bronce [1]
Arco de bronce [2]
.
.
.

Support :
Gangrel Vincent || ID || JEIjc1v

Especialización :
Vincent || ID || Arco1

Experiencia :
Vincent || ID || XyoARbx

Gold :
458


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Vincent || ID || Empty Re: Vincent || ID ||

Mensaje por Eliwood el Mar Dic 04, 2018 9:01 pm

¡Ficha aprobada! ¡Bienvenido!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
espada de acero [4]
.

Support :
Marth Vincent || ID || Iwzg0SR
Lyndis Vincent || ID || JEIjc1v
Nils Vincent || ID || JEIjc1v

Especialización :
Vincent || ID || Espada%202

Experiencia :
Vincent || ID || Iu4Yxy1

Gold :
308


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.