Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Empty [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah]

Mensaje por Gangrel el Jue Nov 29, 2018 7:45 pm



Refugiado en el piadoso manto protector y paternal de Grima. Escuchando las plegarias ajenas y pudiendo meditar perfectamente de todos y cada uno de sus actos. El momento en el que la mente de cualquiera más clara estaba. Las visitas de Gangrel a la sala de oración de palacio eran casi diarias. Aquella atmósfera oscura y las sabias palabras de los sumos sacerdotes eran la combinación perfecta para que el rey pudiera serenarse y pensar las cosas más fríamente. La luz del sol desaparecía en aquella sala. Las llamas se enfriaban y la oscuridad clarificaba, y purificaba la existencia, y la divinidad parecía inundarlo todo.

Era el único momento de la historia en el que se podría ver a Gangrel arrodillado, con las manos entrelazadas y la corona a sus piernas frente a un gran altar consagrado al verdadero y único dios. La mística del momento parecía haber hipnotizado por completo al de cabello carmesí, el cual incluso inconscientemente estaba derramando pequeñas lágrimas en completo silencio, totalmente atrapado en su ferviente pasión hacia aquel dragón. Cualquiera que le viera creería que era un santo hombre religioso y no un pérfido monarca.

Pero no lo era. Su deber era proclamar y hacer que la ley fuera obedecida. Las oraciones se las dejaba a los sabios de palacio. Y desgraciadamente, ese momento sería interrumpido por un soldado de armadura dorada que entraría tras realizar sobre sí mismo las correspondientes señas religiosas, caminando con la mirada gacha e inclinándose a una prudencial distancia del rey Gangrel.

-No quiero interrumpir tan sagrada hora para vuestra persona, mi señor… Pero hay noticias que tal vez sean de vuestro interés

Ese desgraciado temblaba. Todos sabían que interrumpir las plegarias de Gangrel no era buena idea, y que él era partidario de matar al mensajero. Pero tal vez, si este elegía las palabras correctas, el castigo no sería elevado. Al ver que la cabeza del monarca se levantaba ligeramente, comenzó a recitar con la máxima velocidad que podía. Tenía verdadero pavor.

-Una ylissense se ha adentrado en nuestras fronteras. Una jinete de pegaso, mi señor. Y ha conseguido evadir a toda una escuadra de cincuenta hombres armados y montados en wyverns. Se ha necesitado la intervención de un tirador para poder detenerla… Y como era de esperar, se ha realizado lo que dicta la ley. Está capturada y ha sido llevada al palacio de justicia. ¿Tal vez deseéis interrogarla?

Al fin buenas noticias, pensó el rey. Pero no se levantó. No se movió. No hizo absolutamente nada, literalmente, durante quince minutos. Simplemente estaba rezando y pensando qué hacer ante tal situación. Le gustaba estar informado de los casos de capturas potenciales, pero su oración era algo literalmente sagrado. ¿Qué hacer con el pobre mensajero?

Decidió perdonarle la vida.

-Traedla. Y si opone resistencia, usad los métodos que veáis correspondientes

Declaró con completa indiferencia para luego volver a descender el rostro dirección a las dos manos que seguían unidas, a la espera de una nueva reunión. No quería ser agresivo y en ocasiones normales hubiera hecho que la prisionera fuera traída de la forma más pacífica posible… Pero ese día no estaba para repartir bondad precisamente. Al fin y al cabo, alguien debía pagar por tal ofensa como lo era haber interrumpido al rey en sus oraciones.

Pero no podía reunirse con una reclusa en sacro territorio consagrado a Grima. Así pues, salió de la sala mientras adaptaba su vista a los brillantes e impolutos pasillos del palacio, los cuales ya solamente por su brillo y oro empezaban a despertar la arrogancia en el rey.

Se decidió desplazar hacia el punto más alto del palacio, la cabeza del gran dragón caído. Desde ahí, literalmente, podía ver todas las ciudades cercanas y a sus queridas legiones protegiendo palacio, con los emergidos desplazándose con libertad y los sacerdotes oficiando misas a sus pies.

Desde ahí, podía comprender cuán alto era su puesto y el gran deber que Grima le había dado. Y por eso mismo, lo que iba a pasar a continuación era completamente necesario. Los criminales debían ser perdonados, fueran de la nacionalidad que fueran. Y así, podrían incorporarlos a su ejército imbatible. Todo fuera por el dios que verdaderamente ahí gobernaba.

Escuchó el portón que les separaba abrirse. Y ahí estaban dos de sus soldados reteniendo con suma maestría a la joven para que no escapara. Gangrel se giraría de nuevo para mirar al frente mostrando total indiferencia ante la situación. Lo importante ahora no era ser caritativo.

-¿Qué hacemos con esta perra ylissense, mi señor? ¿Deseáis que la matemos?

Gangrel alzó una mano. Todos conocían el significado de ese signo. Y por eso mismo, los dos soldados se apartarían para dejar por libre a la joven, no sin antes asegurarse de que algo retuviera sus manos (por pura precaución).

-Joven ylissense. ¿Por qué has puesto en peligro tu vida al entrar en este muerto reino? ¿Por qué has escapado de las fuerzas del orden de este reino? ¿Y por qué estás aquí? Respóndeme a esas tres preguntas… Y podremos comenzar
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Trickster

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [3]
Báculo de Heal [2]
Gema Chispa
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Sarah [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Skjold [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Robin [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Daga%202[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Staff-1

Experiencia :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] OttF0Ux

Gold :
600


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Empty Re: [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah]

Mensaje por Sarah J. Belfast el Vie Nov 30, 2018 6:56 am

Un encargo simple, eso siempre fue lo que se me dijo una vez había aceptado el trabajo, el día había empezado tan normal como cualquier otro pero el encargo que especificaba muchas y pocas cosas fue algo que causaba intriga, la paga sin embargo era algo mas llamativo y por eso mismo se había aceptado tal trabajo, cazar a un animal salvaje que causaba problemas y que este solía desaparecer en nuestra frontera.


Por eso ahora recordaba todo de una manera casi perfecta, si con Brego a mi lado había conseguido seguirlo, darle caza y un fin a su forma de vida pero esto costo algo mas que solo un par de monedas pues tras haberle seguido hasta su madriguera este resultaba vivir entre dos fronteras la de Ylisse y Plegia.


Recordar como estos me tendían una trampa sin siquiera presentarse o anunciar algo solo escuchando un "capturen muchachos", fue mi alarma para intentar escapar y aunque parecían estar bien organizados el lograr escapar de tantos guardias y jinetes Wyvern solo para ser derrumbada por una flecha que se había instalado en mi abdomen justo debajo de mi costilla del lado derecho.

Huye Brego, ya te llamare cuando mas te necesite, si esas fueron mis palabras tras aterrizar de emergencia y dejar ir a mi montura mientras me dejaba capturar por la ahora ya famosa guardia de Plegia.


¿Seria esa la ultima vez que lograra ver luz del sol?, recordando todo mi pasado eso era un no posible si no un asegurado "si", pues seguro que tras hacer tal agravio de mis actos lo mas sencillo es que se me ejecutara, aunque herida mis captores mostraron algo de compasión y ayudaron a sacar la flecha y tratar un poco la herida pero no mas, unos cuantos vendajes para detener el sangrado y esa seria toda la ayuda.

Solo quedaba esperar a ver cuales serian los cargos y claro mi ejecución tal vez me reuniría con mis padres un poco mas rápido de lo normal, fueron tal vez un par de horas para que se me "convocara" ante el mismísimo rey algo que no terminaba del comprender pero sin dudas ahora entendía que, fuera cual fuera el decreto este seria de la realeza y se tendría que llevar acabo por cualquier medio que correspondiera.


Dos guardias me llevaban ante su majestad con firmes y fuertes agarres los cuales impedían siquiera lograra mover mis brazos y mi torso, solo había un camino y ese era el de seguir sus ordenes hasta que se me llevase ante su líder, cuestión de minutos y tras ver como se abría el gran portón de la sala real
solo para ver a la figura del rey de Plegia.


Los soldados mostraban sus ganas de hacer ya la ejecución que seguro con un solo "si" por parte del mismo rey y bastaría para que desapareciera de la faz del mundo, mas esto se vio interrumpido por la voz de ese hombre el cual solo dejo ver el deseo de saber por mi intromisión en su reino, tres preguntas las cuales estaba segura si respondía mal podían llevarme a mi muerte, algo en cierto modo tentador pero que también seria menos preciar los esfuerzos de mi padre que en su tiempo deseo viviera de una manera apropiada y pacifica.


Así que respondiera con honestidad viendo como me dejaban ante el hombre solo sujetada por una cuerda que seguía inmovilizando mis brazos justo por detrás de mi espalda en un amarre maestro, Un trabajo su majestad, fue mi primera respuesta haciendo una pequeña pausa para pensar rápido las cosas y poder dar los hechos de mis actos, pero eso lo dejaría para el final pues sentía que eso daría mas sentido a mis palabras respondiendo también a su ultima pregunta.

Si eso fue lo que paso pero tenia la sensación de que no podría cobrar la recompensa por mi tarea cumplida, Su primera guardia.....no se presento como tal y solo ordenaron mi captura.....les termine por asociar por algunos esclavistas en busca de una presa fácil.....fue después cuando se me indicio su guardia de Wyverns habia roto las reglas.....


Una bestia con sed de sangre atormentaba a una comunidad granjera en Ylisse......y cazar a esta criatura fue mi trabajo......al seguirla hasta su madriguera termine dentro de su reino su majestad.


Por eso es que estaba justo ahí, en este momento por que acepte un trabajo que al final me brindo mas problemas que soluciones, me sentía conforme conmigo misma aunque mi camino fue corto dentro del reino de Ylisse aun así había logrado mantenerme con vida lo suficiente como para hacerme respetar ante mi familia, si se me ejecutaba ese día no tendría remordimiento alguno de morir "tan joven".


Ahora silo tendría que escuchar el mandato real del gobernante de Plegia el cual marcaría mi vida, eso lo tenia mas que asegurado, no me atrevía a mirar o dirigir mi mirada a otra parte que no fuera el piso, también temía que si miraba mal a uno de los guardias o que ofendiera al Rey con solo mirarle este también me mandara a matar, por eso mi poca o mejor descrito mi nula interacción con alguien dentro de esa habitación.
Afiliación :
- Ylisse -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Cazarrecompensas

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Gangrel [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Lanza-1

Experiencia :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] R5AMTTX

Gold :
531


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Empty Re: [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah]

Mensaje por Gangrel el Vie Nov 30, 2018 3:42 pm

¿Gangrel era alguien razonable? Pues no. ¿Se dejaba guiar por la moral? No. ¿Pero se esforzaba por ser lo más justo posible con los suyos? Nuevamente, no. Era el rey de Plegia, grandioso trueno más violento de la tormenta y la llamarada más potente de toda la hoguera. Por eso mismo, nadie, ni tan siquiera sus consejeros, podían comprender qué planeaba este hombre. Podía entrar a su habitación, y al cabo de quince minutos, salir en completo silencio, reunir las tropas y comenzar a masacrar a la población anciana porque simplemente estaba nervioso pensando en los gastos que comportaba mantenerles.

Pero eso no era importante ahora. Pues sabía que en sus manos estaba la vida de aquella joven, la cual no había visto todavía al completo pues en el momento en el que giró la cabeza, estaban los soldados estaban delante. Y eso era perfecto. No podía nublar su sabio veredicto por vulgaridades como el rostro de la fémina, sino por la veracidad de sus palabras.

¿Ayudando a ylissenses? Mal empezamos. Apretó los puños pensando en lo beneficioso que sería para los campesinos tener menos problemas de los que encargarse… Y a punto estuvo de declarar directamente la pena capital. Pero se contuvo. Las palabras de la joven le dieron una perfecta idea para su plan.

Los animales podían ser una forma de atacar perfecta y totalmente pasiva. Primero, se amaestran criaturas hostiles para que ataquen, luego, se envían a Ylisse y se dejan en la frontera, y posteriormente, se espera a que ellos hagan el trabajo sucio: dejarles sin comida. Y por supuesto, no se adentrarían en Plegia, pues esta es puro desierto menos algunas zonas puntas. Perfecto. La muchacha le había sido de mucha utilidad y ella sin saberlo.

Y la ayuda a la patria de Plegia era algo tremendamente valorado. Más que cualquier otra cosa, e incluso se podía perdonar la pena capital si el reo hacía algo verdaderamente grande por la nación.

-En nombre de la única y verdadera religión –comenzó a proclamar. Siempre mirando al frente. Siempre con total indiferencia- Dicto sentencia y te condeno a la purificación

Los ojos de los dos soldados se abrieron por completo al escucharle decir eso. Era un hecho insólito. Y no comprendían cómo el rey podía encontrar misericordia, teniendo en cuenta cómo era él. Un rey malvado perdonando la vida de una súbdita del reino enemigo. Pero por supuesto, las palabras de Gangrel no habían cesado.

-¿Reniegas de Naga, de sus obras y sus vicios? ¿Aceptas a Grima, su iglesia y su poder? ¿Repudias a la madre del pecado y el terror? –le estaba hablando a ella directamente. Nunca mirándola, e incluso avanzó unos pasos hacia el frente, quedándose a escasos pasos del gran acantilado que podría poner fin a su vida si le daba por saltar desde ahí- No volverás a Ylisse. Pero tu vida prevalecerá. No serás encarcelada, por ello no te preocupes… Pero debes pagar de alguna forma la humillación causada a mis legiones por haber escapado de ellas

Y en ese momento, al fin, se giró. Y pudo verla por primera vez en aquella macabra sesión de improvisado juicio. Sonrió. El respeto que tenía, aquella mirada gacha y temblorosa… Eran la combinación perfecta. Porque el rey ya sabía qué hacer con ella. Y bueno… Digamos que tal vez, al final, a la nación plegiana le recompensara y todo haberla atrapado.

-¿O tal vez desees la muerte? ¿Tal vez prefieres reunirte con el sumo creador, Grima, y abandonar este mundo? No lo creo. Aunque sea en cautividad, cualquier cosa es mejor que dejar la vida –declaró lentamente el rey. Sus palabras cambiaron de rumbo. Ahora querían, como era habitual, convencer a la joven de que siguiera sus intereses- Por un lado, tienes aceptar la condena habitual que sería tu ejecución inmediata… Y por otro… Yo te ofrezco algo mucho mejor de lo que jamás lograrías en Ylisse

El rey sonreiría. Sus brazos se irían hacia los lados con lentitud.

-La nobleza
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Trickster

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [3]
Báculo de Heal [2]
Gema Chispa
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Sarah [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Skjold [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Robin [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Daga%202[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Staff-1

Experiencia :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] OttF0Ux

Gold :
600


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Empty Re: [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah]

Mensaje por Sarah J. Belfast el Mar Dic 04, 2018 3:01 am

Con solo observar las acciones del respetable hombre consideraba que incluso ya me podía considerar como muerta, apenas y había alcanzado los 20 años, recién llegada a Ylisse solo para terminar muerta casi un mes después en Plegia, mis decisiones me habían llevado a mi muerte, ¿hacer lo correcto era lo que me condeno?.


De tan solo pensarlo eso era lo único que venia a mi mente, ahora en ese instante se tomo la decisión, una condena de la cual poco llegue a entender pero que tras ver la cara de los guardias suponía que no era una condena de muerte de lo contrario seguro que ya tendría a alguno de esos mastodontes que no dudaría en matarme ahí mismo.


Todos estaban sorprendidos inclusive yo, no lo podía negar, no moriría, al menos no hoy, eso era un alivio aunque no me molestaba la idea de juntarme con mis padres en la otra vida pero que estaba segura les entristecería que fuera tan joven mi reencuentro con ellos, No......pero pido paciencia para poder entender y aceptar su religión señor.


Tampoco sabia como responder, estaba segura de que como respondiera algo mal, de mala manera y cualquiera se insultara entonces no durarían en mandar a ejecutarme, pero suponía que lo peor ya había pasado, sus palabras eran en cierto modo algo tranquilizador, al menos podría vivir de "alguna manera" digna aunque me preocuparía por pagar pues había puesto en ridículo a la compañía completa de Wyverns del rey.

La muerte no era algo que me alentaba a decir verdad, mas no la evitaba pues sabia que todos teníamos que morir de alguna forma u otra, era la deuda que teníamos que pagar todos, Dudo que el sumo creador Grima quiera recibir a una mujer todavía ajena al reino de Plegia mi señor.....


Aprovechaba para no interrumpirle pero en esos espacios "muertos" daba mi respuesta con cautela y sin levantar demasiado la voz con tal de no cometer errores pero asi ver la propuesta del rey, ¿la nobleza?, eso me hacia recordar el viejo compromiso el cual jamas se cumplió por la muerte de ese prometido.


Con solo mirar al rey sabia que este no tenia ninguna intención como esa, lo podía sentir en todo mi ser, tal vez solo ser como algún tipo de trofeo,eso era lo que mi sentido común me decía, pero ¿negarme ahora?, aunque la situación no era totalmente justa el que me dejara vivir y formar parte de su reino ya era un gran favor y si me negaba y por ende ¿terminaba por hacerle enojar?.


Voy a agradecer todo lo que me ofrezca su majestad, no pienso ser una malagradecida...., respondí inclinándome ligeramente pues la herida todavía evitaba el que hiciera el saludo apropiadamente, por el esfuerzo casi deje escapar un quejido pues esta no estaba del todo cerrada solo se había parado el sangrado y vendado, un sobre esfuerzo y esta volvería a sangrar.
Afiliación :
- Ylisse -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Cazarrecompensas

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Gangrel [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Lanza-1

Experiencia :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] R5AMTTX

Gold :
531


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Empty Re: [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah]

Mensaje por Gangrel el Mar Dic 04, 2018 7:40 pm

Perfecto. Podría divertirse mucho con aquella fémina, al menos en lo que durase ese día. Y tal vez mucho más… Pero lo que tenía claro es que no iba a dejarla escapar tan rápido. Y tal vez no la dejaría escapar, a secas. Era demasiado… Llamativa para ello. ¿Acaso Gangrel se estaba sintiendo atraído? Pues no. Simplemente, la veía como un juguete que había llegado a sus garras y podría utilizar como quisiera hasta que acabara por romperse de alguna forma u otra. Aun así, intentaría que durase… No siempre se encontraba una ylissense de esas características apresada por las tropas. Posiblemente, si no se la quedaba él, sería un soldado quien acabaría por capturarla, o tal vez algún general de renombre que quería añadir más mujeres a su serrallo personal. Y qué demonios. Sabía perfectamente que un trofeo de esas características pondría contra las cuerdas la integridad del gobierno ylissense. “El rey Gangrel captura y tiene como mascota a una ciudadana de Ylisse”. Y la corona del Sacro Reino no había hecho nada para salvarla. Los padres temerían. Ocultarían a sus hijas. Las fronteras serían rápidamente vaciadas de mujeres y campesinos. Y sabía perfectamente que eso no haría más que beneficiar al rey.

Se inclinó ligeramente para quedar a la misma altura que la fémina, posando ambas manos sobre los hombros de esta y recorriéndolos dominantemente. No quería ser cariñoso, la fuerza que ejercía no era precisamente agradable, parecía más un científico frente a un cadáver que otra cosa. Su rostro no mostraba emoción alguna. Ni siquiera le miraba a los ojos, y simplemente estaba probando la fiabilidad de aquella joven que acabaría siendo su propiedad a no ser que bajara Grima y le dijera lo contrario.

-…No tienes demasiado tiempo para ello. En Plegia, todos somos grimantes. Absolutamente todos. Y tú no serás excepción –declaró con severidad y todavía más frialdad mientras una de sus manos ascendía hacia el mentón de la contraria, acariciándolo con un poco más de suavidad mientras el rey dibujaba en su faz una forzada sonrisa- Mucho más teniendo en cuenta que tienes una deuda todavía con mi reino

Pero la muchacha tenía razón en algo. Grima no aceptaría en su gloria a nadie que no hubiera procesado fe en él durante la vida. Así que… Lo mejor era no morir, al menos para la joven jinete. Se dedicó a mirarla de arriba abajo. Era más joven que él, y mucho, de eso estaba seguro. Al fin y al cabo, con sus treinta y cinco años, era mucho mayor que la gran mayoría de mujeres que solía encontrarse. Y el escuchar las encandiladoras palabras de la fémina hacía que en el rostro del rey, esa sonrisa pasara a ser una mucho más sincera… Y pícara. Tal vez más de lo que jamás se pensaría uno de esos guardias que podrían ver en el monarca. El rey haría un gesto con la mano. Y ambos soldados se retirarían. Sabía que la mujer no podía atacarle. Ni estaba armada, ni en condiciones. Aquella herida parecía grave… Y con eso podría divertirse mucho más.

-Eres muy educada… Perfecto. Y creo que se me acaba de ocurrir mirándote la forma perfecta de que pagues tu deuda. No será con monedas ni dolor… Pero serás mía. Vivirás en palacio como una cortesana más y tendrás mejor vida de la que jamás te imaginarías… Siempre que obedezcas todos y cada uno de mis designios. Ni te quiero como una esposa, ni tampoco deseo matarte. Simplemente, serás mi nueva forma de diversión. Sea como sea… ¿Cuál es el nombre con el que gustaría que me dirigiera a ti?

Y quién sabe qué deparaba su alocada mente para la pobre desgraciada. Tal vez más dulce de lo que haría a cualquier otro en una situación así, pero también mucho más larga de lo que duraría otra. Su mano descendería hacia el punto en el cual se encontraba la herida de la joven, la cual todavía amenazaba con dejar salir el divino líquido de la vida si la joven se movía demasiado.

La mano dura y que dejaba claro que el rey no era precisamente un enclenque se pasearía por ahí con tranquilidad, mientras con la otra tomaba a la fémina por la muñeca para obligarla a moverse al lugar que él quería: una silla de oro que se encontraba cerca de una pared, y que tal vez estaba ahí solamente por si al rey le apetecía descansar en algún momento. La sentaría ahí todavía analizando su cuerpo como si se tratara de un juguete. La sonrisa del rey no había desaparecido, se mantenía intacta. Sabía que podría utilizarla sin recibir ningún tipo de castigo tanto como quisiera.

-Debería llamar a un curandero para que te sane eso… Pero antes… Quiero que me lo supliques. Y cuando lo estés haciendo… Recuerda quién soy. “Tu amo”. Y como tal… –se retiró uno de sus guantes dorados y colocaría la mano desnuda frente a ella, en completo silencio mientras lo hacía- Besa la mano de tu amo, el rey de Plegia
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Trickster

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [3]
Báculo de Heal [2]
Gema Chispa
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Sarah [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Skjold [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Robin [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Daga%202[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Staff-1

Experiencia :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] OttF0Ux

Gold :
600


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Empty Re: [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah]

Mensaje por Sarah J. Belfast el Miér Dic 05, 2018 4:38 am

No dejaba de pensar en que pasaría el no ser encarcelada era algo ya de que agradecer, era casi estar en deuda pues seguro tendría que ofrecer todos y cada uno de mis mejores servicios para poder vivir meramente de una manera "digna", este hombre era todo un enigma pues no presentaba signos de que algo le gustase solo los remarcados momentos de disgusto lograba identificar pues eran mucho mas obvios pero los gustos, no detectaba nada.


En ese momento en que sus manos se posaban en mis hombros podía sentir su tacto duro y riguroso como si quisiera descubrir algo dentro de mi, como algún tipo de inspección, con su respuesta la cual no dejaba lugar a dudas, o me adaptaba o me adaptaba no había de otra, pero yo pedí por paciencia no tiempo mas no insistiría en el tema, ya dedicaría todo el tiempo posible para asimilar esta nueva religión y hacerla como parte de mi vida.

En definitiva deber a un rey no era algo que se pudiera decir bueno, menos si este era tan impredecible, su mano en mi mentón con una caricia era solo prueba de que este podría llegar a ser rudo y lleno de furia a tratar bien a sus súbditos o mejor dicho simplemente perdonarles la vida, con la señal del rey los soldados que me habían escoltado hasta esa sala simplemente se retiraron, el deseo del rey de estar a solas con su prisionera.


Mi educación bien arraigada por mi propia madre parecía ser algo agradable para el rey al final este opto por ofrecer algo para perdonar mi deuda era de suponer que esto seria para empequeñecer mis problemas un poco ¿o no?.


Tal vez no fue asi, pues ahora dejaba en claro que era ese lugar, si no necesitaba de pagar con monedas ni tampoco de mi sufrimiento, solo ser algo mas que solo una cortesana con la cual jugar, eso solo me llevaba a pensar en que cortesana y Juguete eran prácticamente lo mismo en mi situación actual, mas ya no podía negarme pues mis palabras me encerraban por si solas.



Ahora formaba parte de las cosas que pertenecían al Rey, Sarah mi señor...., respondí con algo de dificultad pues me era increíble en pensar que tal vez me costaría ser alguien en este nuevo reino solo tenia que aceptar todo y así vivir justo bajo el mismo techo que el rey de Plegia.


EL tacto áspero del rey volvía a pasar por mi cuerpo esta vez en la herida, el mas mínimo roce y podía sentir el inmenso dolor que provocaba por la sensibilidad tan alta que tenia pues no estaba bien atendida, concentrando mis pensamientos en algo que me distrajera cerrando los ojos para también el no dejar ver mi semblante adolorido, Sintiendo como es que me movían de ubicación con pequeños tirones en mi muñeca siguiéndole lentamente y con sumo cuidado, para no tropezar solo terminando sentada en esa silla de oro la cual obviamente pertenecía al rey.


Pero yo era quien ocupaba dicho lugar, pero no podía apreciar nada de esos momentos pues el dolor seguía llamando mucho de mi atención, pero que sin dudas acabaría si pedía correctamente esa ayuda, no misericordia era la palabra correcta, no era muy grande el problema, ahora solo era una "cortesana" del rey y tenia que suplicar no sin antes demostrar mi obediencia ante la mano del rey.


Amo......., mencionaba con firmeza para asi acercarme y besar el dorso de aquella mano con tranquilidad, le ruego y suplico que mande a tratar mi herida por favor, complete tras separar mis labios de su mano optando por un poco de silencio, no estaba tan a acostumbrada a implorar pero suponía que no lo había hecho tan mal, solo mi señor seria el único en decidir si estaba mal en mis acciones.
Afiliación :
- Ylisse -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Cazarrecompensas

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Gangrel [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Lanza-1

Experiencia :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] R5AMTTX

Gold :
531


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Empty Re: [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah]

Mensaje por Gangrel el Miér Dic 05, 2018 3:07 pm

Como si fuera una de sus más fieles siervas, la contraria besaría la mano del rey. Y este no podría evitar sonreír todavía más de lo que ya por costumbre hacía, y de una forma tan sincera y terrible que no podía ser falsa. Sin tener conocimiento hasta hacía pocos segundos del nombre de la joven, había conseguido colocarla a su merced y jugar con ella como una marioneta. Al fin y al cabo… Es que a sus ojos lo era. El tacto de los cálidos labios de aquella joven en la fría mano de Gangrel no haría más que aumentar el ego de este. Las súplicas de Sarah no hacían más que remarcar quién era el que tomaba ahí las decisiones y estar levantado frente a ella le daba una imagen de superioridad total. Obviamente, Gangrel era malvado, pero no tanto como para dejarla desangrando ni con una herida que la hacía sufrir tanto… Porque se moriría demasiado pronto como para que el rey pudiera divertirse.

-…Tu amo escucha esa súplica[b] –declaró con lentitud, siempre dejando una larga separación entre palabra y palabra- [b]Y la atiende piadosamente. Espera aquí un segundo y traeré a mi mejor curandero para que trate esa herida

Y chasqueó los dedos. No haría falta mayor aviso para que uno de sus mayordomos entrara a la sala en completo silencio, reverenciándose ante su rey, el cual estaba señalando ya la herida que esta joven tenía en un lado de su cuerpo. Este alzaría un Báculo Físico (el mejor que se podía encontrar) que llevaba a un lado del cuerpo, apuntando con él a la joven. Y de una manera sorpresivamente rápida, su herida desaparecería. Y Sarah podría sentir en su cuerpo más energía que si hubiera estado ingiriendo un Elixir completo, pero de todas formas, sabía que ella no intentaría nada. Más que nada, porque no le había quitado todavía los amarres de las manos.

-Y ahora… Tenemos algo que hacer. Te voy a desatar, pero… –acercó una mano hacia las esposas de la contraria, introduciendo la uña por la rendija y empezándola a mover de lado a lado- Si cometes la osadía de intentar atacarme en algún momento, juro que lo que te deparará será peor que la muerte… Aunque… Me daría mucha pena matarte, Princesa –se calló tras decir la última palabra, recuperando el rostro inexpresivo de siempre por unos segundos antes de sonreír, todavía más que momentos antes- Sí… Creo que te llamaré así a partir de ahora

Pero nunca sería princesa, ni siquiera señora de algún lugar. Suerte tendría de ser considerada “concubina” de Gangrel o “cortesana”. Pero fuera como fuera, tras unos pocos segundos, las esposas se habían roto. Cosas que le quedaban a Gangrel de su etapa como ladrón.

-Vamos a pasear un rato por palacio… Al fin y al cabo, este será tu hogar. –declaró mientras la agarraba de nuevo de la muñeca para levantarla, sin ningún tipo de cuidado- Pero… No te esperes que tendrás algún tipo de poder sobre nadie

Y nada más conseguirla acercarla a él, la agarraría por la cintura, mientras el mayordomo abría la puerta para permitir que ambos salieran del lugar. Tenía muchos lugares que enseñarle… Pero el primero y más importante era la sala en la que posiblemente ambos pasarían más tiempo juntos porque ahí solía encontrarse siempre el monarca: el salón del trono central. Una sala a la cual se accedía a partir de pasillos y que no poseía paredes, sino ventanas cubiertas normalmente con cortinas púrpuras, y cuya localización permitía que la luz siempre iluminara por completo todo. Decorada en oro pero con gran sencillez, posiblemente era el salón más elegante y bello de toda Akaneia. El único mueble de todo el lugar era el trono, una gran estructura dorada sin ningún tipo de cojín que era tremendamente incómoda, y con suficiente espacio como para que se sentaran dos personas del tamaño de Gangrel y todavía quedara espacio para un tercero.

La puerta también era relativamente llamativa: también dorada y de gran tamaño, necesitándose dos personas para poder abrirla. Verdaderamente, se trataba de un cortafuegos y también de una línea de defensa, pues si esta era cerrada con llave, era prácticamente imposible tirarla abajo sin ayuda de arietes muy pesados. Dos hombres forzudos dejarían pasar también al rey, que hasta ese momento había estado callado, con la mano conquistando la cintura de la joven con dominancia, lo cual hacía que cualquier hombre o mujer que se cruzaran por el camino automáticamente desviara la mirada de Sarah, temiendo ser víctima de los fácilmente exaltables sentimientos del monarca. Aun así, los rumores no tardarían en aparecer en palacio mientras Gangrel la llevaba aquella sala. Algunos diciendo que era una amante, otros diciendo que simplemente sería un mero juguete… Cada cual con su teoría. Pero eso no le importaba al rey.

Este se sentó en el trono, y para sorpresa de cualquiera que hubiera podido ver la escena, agarraría a la joven con violencia para obligarla a sentarse sobre él de tal forma que pudiera mirarle.

-Ahora te pregunto, Princesa… ¿Qué se siente al saber que este será el lugar donde pasarás la mayoría de tus días? ¿Qué sientes a sabiendas que no eres más que uno de mis juguetes? Cuéntaselo todo a tu amo…
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Trickster

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [3]
Báculo de Heal [2]
Gema Chispa
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Sarah [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Skjold [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Robin [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Daga%202[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Staff-1

Experiencia :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] OttF0Ux

Gold :
600


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Empty Re: [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah]

Mensaje por Sarah J. Belfast el Jue Dic 13, 2018 3:45 pm

El dolor de la herida seguía ahí, no importaba cuanto me esforzase este persistía en aparecer y quedarse pero mi suplica fue aprobada por el rey y este con solo dar una señal mas con su mano trajo a otra persona la cual hizo un trabajo excelente pues encanto hizo su curación podía sentir como el dolor sucumbía y el alivio comenzaba a fluir por todo mi cuerpo, como si energía fluyera de esa parte y recorriera por todas partes.


Sentirme mejor sin dudas era todo mejor de esa forma, ahora podía respirar de manera normal sin lastimarme y claro estaba eso se lo debía a mi nuevo y recién proclamado amo, el que me desatara también seria un buen inicio puesto que ahora ya no tenia dicha incomodidad, claro su advertencia era mas que obvia pero ni yo estaba tan loca como para intentar escapar, no por segunda vez pues suerte tenia de seguir viva.


¿Princesa?, ¿era una forma de molestar?, en mi vida llegaría a ser algo tan "maravilloso" como eso estaba mas que segura y que el lo dijera de esa forma con ese tono tan particular sin dudas me sonaba a una burla a mi situación algo que el encontraba agradable para seguir llamándome de esa manera algo que tampoco podía negar y rechistar sobre ese asunto.


Claro amo, respondia ante su orden de pasear sobre el castillo para que conociera este "nuevo" hogar en el que me estaría quedando y que claramente terminaba por afirmar lo que presuntamente pensaba en mis adentros solo para conocer la verdad y así solo asentir con la cabezas yendo a su ritmo, Claro que si amo.


¿Decir no?, eso solo me llevaría a morir mas pronto no tenia ni voz ni voto así de simple, si un soldado me veía de manera sospechosa y ordenaba algo también tendría que cumplirlo ¿o no?, salvo que mi mismo amo mandara a llamar en ese momento entonces no tendría mas que seguir ordenes.


Voces, susurros y teorías, era lo que podía escuchar por la gente que pasaba por esos pasillos los cuales veían mi ahora cercanía con el rey pues este me llevaba con su brazo al rededor de mi cintura con una acción llena de posesión sobre mi persona, ¿Amante? no eso no era ni lo mas cercano a mi realidad ¿sentir amor hacia este hombre?, yo misma dudaba de esa capacidad de poder desarrollar sentimientos hacia alguien pues hacia tiempo que no me sentía tan "viva", ¿juguete? si eso era lo mas acertado algo con lo cual el rey podía jugar cuanto se le antojara y viniera en gana a la hora que el quisiera si si estos llegaran a preguntar entonces solo diría eso aunque claro juguete para todos los demás seria un insulto a mi maestro, su concubina seria la palabra a remplazar en vez de juguete.



La sala del trono perteneciente y hecha para un rey como era de esperarse sus decoraciones majestuosas dejaban en claro que no estabas en ningún otro lado que el lugar donde solo un rey podía estar, los guardias dejando pasar a su rey yo estando a su lado, viendo reposar al dueño del trono suponía que tendría que buscar la manera mas cómoda de permanecer a su lado ya fuera sentada aun lado del trono.


Pero en ese momento mis planes se verían afectados por la misma fuerza del rey quien con suma facilidad me atrajo al trono haciendo que por los movimientos terminara sentada justo encima de sus piernas viéndole frente a frente, con mis rodillas apoyándose en el trono teniendo sus piernas entre mis rodillas, servir al rey en todo lo que el deseaba sin dudas empezaría desde ya.


Confusa....pensaba que tendría que ganarme mi lugar entre sus tropas amo......el quedarme aquí como su concubina es algo que no esperaba para nada......sigue siendo poco creíble....., respondí a su primera pregunta sin guardarme nada por el momento pues era verdad, me había mentalizado para lo servir en un nuevo ejercito pero ahora pertenecía y servia al rey.



sorpresa.....nunca pensé que el rey de un país tomaría interés siquiera en tenerme como algo siquiera, se puede decir que estoy mejor ahora aquí que en Ylisse amo., responder con una completa verdad pues si mirábamos mejor la situación, comería junto al rey cuando este quisiera compañía y en los casos contrarios al menos tendría una comida asegurada sin tener que trabajar tanto y claro buscaría entrenar para al menos no sentirme tan inútil claro antes tenia que pedir autorización de mi amo para que me dejara ser una combatiente.
Afiliación :
- Ylisse -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Cazarrecompensas

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Gangrel [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Lanza-1

Experiencia :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] R5AMTTX

Gold :
531


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Empty Re: [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah]

Mensaje por Gangrel el Vie Dic 14, 2018 2:02 pm

¿Por qué la había llevado hasta ahí? Bien. Todos sabían que en ese lugar se encontraba el objeto más importante de Plegia: el trono. Y ahora, también estaba ella ahí. Una propiedad más del rey loco que este acabaría utilizando como quisiera. Y además, sabía bien que en aquel lugar no serían importunados por miradas de cortesanos de mayor nivel o de alguno de los dos sacerdotes grimantes de alto rango, Marc y Morgan. Ella ya debería jurarle fidelidad a Grima, y entonces los conocería. Pero hasta entonces, su existencia era algo que el rey también ocultaría a los jóvenes líderes de aquel culto.

El agradecimiento que procesaba la joven, aquella ciega fidelidad… Estaba dejando impresionado al rey. Aunque fuera falso, ahora mismo la tenía totalmente a su merced. Ella no intentaba escapar. No intentaba nada. Eso era justamente lo que el rey quería. Si era así de obediente, le costaría poco sobrevivir en aquel lugar. Simplemente, porque Gangrel no toleraría que nadie más disfrutara de aquella sumisión aparte de él mismo. Tal vez aquella frase que había lanzado al aire, avisándola de su escaso poder en aquel reino, acabara siendo una falacia.

Los ojos de Gangrel se fijarían ahora un poco mejor en el cuerpo de la contraria. No tenía los atributos ylissenses, su acento no era de ahí y definitivamente no podía reconocer de dónde había salido aquella joven. Pero de Akaneia no era. No reconocía ningún tipo de ser con aquellos rasgos raciales. De todas formas, había que admitir que poseía una belleza desbordante. Mejor que cualquier plegiana que pudiera encontrarse. Tal vez menos voluptuosa, pero la grácil apariencia de Sarah se adaptaba a los cánones que buscaba el rey en una mujer. Por eso mismo, no le importaba lo más mínimo recorrer con las manos el cuerpo de la fémina, dejándolas al final de nuevo sobre su cintura. Ella debía ser quince años más joven que el rey, pero aun así, no tenía muestras algunas de haber sido madre, cuando a los veinte años era algo de lo más habitual en Plegia. Pero eso no importaba ahora. Ya tendría tiempo de hacer que esta aceptara las leyes del lugar.

-Pues bien. Eres mía, eres una de mis concubinas… Por no decir que la única. Y eso significa que gozarás de algunos privilegios, princesa –dijo el rey mientras retiraba uno de sus manos de la joven, utilizando esta para rascarse la afeitada perilla mientras pensaba en qué decir- Entre ellos, que eres la única que tiene permiso para sentarse aquí aparte de mi persona –y eso era lo primero de todo. Ese trono era grande porque estaba ideado para dos personas, un rey y una reina. El hecho de pensar que había una concubina ahí podría tacharse de novedoso por los nobles- Muchos rumores se crearán sobre tu persona, ya deberías deducirlo. Posiblemente, más de una cortesana o noble del lugar acabará sintiendo envidia de ti e intentará con todas sus fuerzas acabar contigo pensando que eres de su nivel… –volvió a bajar la mano, colocándola en la pierna de la fémina para recorrerla de arriba abajo- Pero ya veo que tienes fuerza como para defenderte sola… Y además, yo no voy a permitir que nadie más toque a mi concubina

Y eso era cierto. La iba a proteger de cualquier hombre o mujer que quisiera apoderarse de ella, pues ya había decidido que sería una propiedad exclusivamente suya. Nadie tendría permiso para tocarla. Nadie tendría permiso para mirarla sin autorización de la misma y más importante, solo ella podría decidir qué órdenes seguía… Siempre que obedeciera las de Gangrel.

-Por supuesto, estarás aquí mejor que en Ylisse. Digamos que no todo serán desgracias en tu vida, princesa, siempre que obedezcas cada uno de mis designios y aceptes a Grima como tu dios. –porque eso sería completamente necesario. La forzaría si hiciera falta a inclinarse ante el altar. Las manos que estaba utilizando para acariciar el cuerpo de la contraria podrían ser muy crueles si estas eran provocadas- Esas dos cosas serán lo único que deberás hacer para conseguir vivir en esta corte

Una corte repleta de monstruos, de seres que en cuanto Gangrel girara la cabeza no tardarían en intentar tomar y degradar a Sarah o cualquiera. Si ella osaba cometer el error de dejarse, la cosa se haría peor, pero si también decidía negarse, pasaría lo mismo. Y en cuanto el monarca volviera a mirar, posiblemente aparentarían normalidad. Solo los más fuertes sobrevivían en aquel lugar. Y francamente, el rey estaba deseando girar la cabeza para ver qué deparaba la fortuna a la joven. Hasta entonces, la tendría encima y jugaría con ella como quisiera. Al fin y al cabo, muy clemente había sido al no matarla. Aunque… Tal vez muchas mujeres hubieran preferido que aquel hombre, que ahora fijaba su vista en el cuello de Sarah, dictara su inmediata ejecución a tener que estar cerca de él.

-Te adaptas rápido a esto, ya lo veo. Eso no está nada mal… Será mejor para ti, francamente –en ese momento, el rey retiró de nuevo una de sus manos. Acababa de recordar algo que le extrañaba- …Sea como sea… Algo que no entiendo es dónde está tu pegaso. Debías tener uno, ¿no?
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Trickster

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [3]
Báculo de Heal [2]
Gema Chispa
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Sarah [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Skjold [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Robin [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Daga%202[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Staff-1

Experiencia :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] OttF0Ux

Gold :
600


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Empty Re: [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah]

Mensaje por Sarah J. Belfast el Vie Ene 04, 2019 12:47 am

Tener ventajas por ser la concubina del rey, seguro los llegaría a disfrutar pero sinceramente no buscaría explotar esas susodichas ventajas, simplemente las viviría si estas tenían que ser parte de mi vida diaria junto a él, pues nunca fui una mujer que abusara de los beneficios que alguna vez le daban simplemente los utilizaba cuando era necesario, no mas no menos.

No seria la excepción ahora solo tenia que acostumbrarme al nuevo entorno que mi amo me otorgaba, pues estaba segura que estaría mas tiempo junto a él que en cualquier otro lado del castillo, tomándome un poco de atrevimiento posando ambas manos en las piernas de mi amo mostrando todavía mas sumisión ante sus caricias.


Tal vez era mi adaptación rápida lo que agradaba al rey y que aseguraba para mi sobrevivir mas tiempo dentro de su corte, algo que seguramente nos mantendría a ambos mas que satisfechos por eso, aunque no tenia miedo a morir tampoco me emocionaba el terminar tan rápido mi vida, escuchando atentamente ante la incógnita de mi amo quien claramente tenia derecho a preguntar por eso.



Brego.....espera a mi llamado, no podía darme tal lujo de que mi montura saliera herida, lo ultimo que quiero es perder a mi pegaso.....le pedí que se alejara y esperara a mi llamado, ordene lo amo y haré que aparezca....


No tenia dudas ahora mi montura no corría peligro de muerte pues claro estaba, si también requerían mis servicios como una jinete de pegaso para Plegia entonces daría esos servicios también al país.
Afiliación :
- Ylisse -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Cazarrecompensas

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Gangrel [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Lanza-1

Experiencia :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] R5AMTTX

Gold :
531


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Empty Re: [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah]

Mensaje por Gangrel el Vie Ene 04, 2019 1:23 pm

En Plegia no era común ver pegasos. Así pues, posiblemente en cuanto algún soldado encontrara al de la joven acabaría yendo a palacio. Aquello no era ni de lejos lo que verdaderamente preocupaba al monarca plegiano. Lo que quería era fardar un poco. Decirle a todos los ahí presentes que aquella que se encontraba sobre él con total sumisión era ahora su concubina. Era vanidoso y arrogante, le gustaba lucir todo lo que tenía tanto él como su pueblo.

Y además… El hecho de aparecer una concubina contentaría al pueblo. Si daba la casualidad que esta bastaba para enternecer al rey, las leyes se ablandarían más que seguramente. Y eso les beneficiaría a todos. De todas formas, Gangrel era difícil de enamorar. Muy difícil. Nadie lo había conseguido en años, al fin y al cabo. Lo único que buscaba él en un hombre o una mujer era que obedecieran sus órdenes fielmente por muy extrañas que fueran (y normalmente eran verdaderamente atípicas, que podían ir de lo más primario que era el coito hasta hacer el pino en una cuerda verdaderamente fina con el abismo por debajo… Simplemente porque le apetecía), nada más. Colocó sus manos sobre el mentón de la joven con una sonrisa, pensando en cómo presentarla al resto. Obviamente, todos debían saber quién era ella. Porque en palacio debería ser bien tratada, con todos los privilegios. Si alguien la confundiera con una esclava mundana no tardaría más de diez segundos en intentar arrebatársela. Y bueno, bien era cierto que Gangrel podría recuperarla en minutos, pero sería algo que no le gustaría a nadie.

-Entonces iremos a buscarlo. La frontera está verdaderamente lejos de este lugar, no creo que te escuche por mucho que silbes. Hasta entonces… Creo que no hemos acabado de explorar el palacio ni de lejos. Hay muchas salas en este lugar, miles

Y quizá se limitaría a enseñarle el dormitorio, la capilla y el jardín, que al fin y al cabo era lo que acabarían siendo las zonas más visitadas por ella. El rey miraría lascivamente el cuerpo bastante descubierto de la contraria. Y pensar que ahora era suya… Sería verdaderamente divertido.

-Vamos. Nos quedan muchas zonas que visitar

Y volvería a levantarla, tomándola por la cintura con una sonrisa pícara. Los guardias volverían a abrir el gigantesco portón que protegía la sala del trono para dejar a ambos pasar. El monarca, mientras tanto, no permitía a la contraria alejarse de él. Y tampoco parecía que ella quisiera escapar, así que bien se podría decir que ni necesitaba la fuerza para ello. Antes de llegar a su habitación, decidió enseñarle una de las zonas más secretas del país. La biblioteca.

-Aquí se encuentran todos los libros de magia negra que puedan encontrarse en este mundo. El mejor lugar para aprender artes oscuras en el universo. También hay tratados de filosofía y estrategia, algunos escritos por mi persona –sonrió. Ese lugar era el orgullo de palacio. Cientos de hileras de libros que se expandían más allá de donde el ojo alcanzaba, repleto de bibliotecarios y sacerdotes que pasaban ahí tranquilamente las horas leyendo de teología y magia para volverse más versados en las malas artes. El propio Gangrel estaba ahí normalmente para poder aprender más de estrategia- ¿Sabes leer, querida mía? Aquí se encuentran libros de un gran valor. Seguro que algún día querrás ver lo que ahí está escrito

Y por capricho entró en la biblioteca, dirigiéndose al bibliotecario más cercano. Pidió su libro, el cual se encontraba en zonas privilegiadas por respeto a lo que suponía. Y el hombre se lo trajo. Un gigantesco libro de miles de páginas, con portada de cuero y una perla en su centro. El rey lo tomaría para entregárselo a la contraria.

-Y este es el mío. Considéralo un regalo… Aunque me temo que vas a tener que leerlo obligatoriamente para comprender las leyes de este país… Y ahora… Voy a dejar algo a tu decisión. ¿Tienes algún lugar al que prefieras ir, o mejor al azar?
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Trickster

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [3]
Báculo de Heal [2]
Gema Chispa
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Sarah [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Skjold [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Robin [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Daga%202[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Staff-1

Experiencia :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] OttF0Ux

Gold :
600


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Empty Re: [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah]

Mensaje por Sarah J. Belfast el Lun Ene 14, 2019 1:20 am

¿Como se debía de reaccionar?, era ahora la concubina de no mas que el rey de Plegia, aunque siempre había escuchado historias terribles que pasaban dentro de este reino haya atrás en Ylisse, era lo que mas me sorprendía pues claramente me había preparado para pagar con sangre y dolor por mis agravios al país pero ahora solo debía de servir al rey debidamente y eso me aseguraba tan siquiera el poder vivir de manera cómoda.


Tampoco podía mentir nunca dentro de mis anhelos el ser una concubina estuvo presente pero no era precisamente algo que pudiera negarme a estas alturas de la situación simplemente tenia que adaptarme, con tan solo recordar eso entonces verdaderamente nada me preocupaba pues desde hacia ya tiempo que usaba eso como mi mayor fuente de supervivencia.


Si, el adaptarme siempre fue lo que en su mayoría de las veces causaba en que terminara sobreviviendo a todo esto por difícil que fuera seguramente terminaría por ser igual, ahora mi confianza descansaba en eso, así que sin oponerme a nada escuche atenta a las palabras de mi señor para así asentir a todas sus palabras como seguramente debía de hacerlo.


Pues como bien decía, poder sobre nadie era lo que tenia garantizado y solamente debía de obedecerlo a el, no mas y en sus planes eran el mostrarme mas del entorno que claramente acostumbraría a visitar por mi cuenta de no ser claro que este ultimo ordenara a que le acompañara.


Ahora levantándome del trono con ayuda de su majestad sin despegarme de el, pues sus brazos evitaban tal posibilidad saliendo por la misma puerta de la cual habíamos entrado anteriormente para ir al ritmo del contrario, callada observando y aunque no fuera necesario también memorizaba cuantos pasos usaba en cada pasillo tras terminar de recorrerlo para así llegar a la primera parada.


Viendo claramente tal vez una de las bibliotecas mas grandes y siendo su contenido descrito por el mismo monarca quien claramente mostraba orgullo en dichos libros que esta biblioteca resguardaba, Si amo, se leer, respondía rápidamente para seguir sus pasos dentro de esta gigantesca "recamara" a lo que parecía ser un pedido especial a un hombre.



La curiosidad fue tanta que en el tiempo de espera posaba mi mano en los lomos de los diferentes libros que tenia cercas con mi mano izquierda, sintiendo esa clara rugosidad de las pastas de cuero y leyendo algunos pocos títulos, que de interesante lo tenían todo pero que al mismo tiempo invitaban a no leerlos al menos no si no tenias una mente tan abierta como para digerir ese tipo de contenido, este tal vez era el lugar que mas frecuentaría para poder pasar el rato.


Que mejor que leer algo para que el tiempo pasara en lo que mi amo necesitara de mi, eso si que era un plan, ya fuera para aprender algo por esos mismos libros o solo para verdaderamente matar el tiempo con conocimiento poco importante para mi persona pero que cumpliría con su cometido mantenerme entretenida.


¿Un encargado de poner orden a los libros?, ¿el que seguramente vigilaba que todo estuviera en orden?, pues este se fue y tardo solo pocos minutos para volver con lo que claramente era el pedido del rey y con lo cual este dirigiéndose a mi y entregando ese mismo libro, grande y algo pesado que parecía tener una peculiar historia escrita en el.


Aprecio su regalo enormemente amo., conteste tras verle por unos segundos y observar aquel libro entre mis brazos pues tenia que cargarle con estos para poder sostenerle correctamente y tras ocupar mi mano derecha para sostenerlo por poco tiempo y pasar mi mano izquierda sobre la cubierta de este para verificar que estuviera limpio y apreciando el trabajo que se había hecho en este libro.


Para luego terminar por abrazarle con ambas manos y que su carga no fuera para nada problemática, pensando en que era lo que contenía este libro apenas y me dio tiempo para escuchar su pregunta, ¿lo había escuchado bien?, tratando de recordar sus palabras sin poder verdaderamente recordar algo lo que seguro le causaría molestia solo parpadee un par de veces para volver en si y tratar de recuperar parte de mi memoria.


Un lugar al aire libre estaría bien amo...una terraza o jardin...., al menos eso era lo que se me venia en mente pues no recordaba que el dijera alguno lugar en especifico solo que teníamos que conocer el lugar para que fuera efectivo mi servicio para él.
Afiliación :
- Ylisse -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Cazarrecompensas

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Gangrel [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Lanza-1

Experiencia :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] R5AMTTX

Gold :
531


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Empty Re: [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah]

Mensaje por Gangrel el Mar Ene 22, 2019 12:15 pm

Aquella mujer le fascinaba. Tan callada y obediente como era, parecía que la tenía totalmente a su merced. En menos de un día. No estaba mal. Ojalá todo resultara tan fácil siempre. Aquella fémina estaba consiguiendo la confianza del rey al ver que era imposible que aquello se tratara de una espía. Podía notar que no había segundas intenciones en ella. En cierta forma, Sarah y él compartían algo: buscaban sobrevivir a su forma. Gangrel con el poder, ella con la sumisión. Pero al final la intención era la misma. Eso era algo que al final hacía que el rey pudiera sentir empatía por la que ahora era su concubina. Aunque fuera un poco. Y es que nada más podía pedirse al terrible monarca de Plegia. Mucho estaba haciendo al estar hablando con ella durante tanto rato.

-Podrás entrar en esta biblioteca siempre que quieras… Al fin y al cabo es una de las estancias del palacio que será tu hogar

Declaró respecto a aquel libro que le había entregado, escrito por él mismo hacía años para poder proclamar el sistema que ahora regía toda Plegia. Era simplemente una forma de enseñarle lo que ahora tendría que utilizar para vivir amparada bajo las severas leyes de aquel país. Ella, aun siendo concubina, no gozaría de privilegios en ese sentido. La traición se pagaba con la muerte, el culto a Naga, también. Si Sarah incumplía aunque fuera un poco algo que pudiera penarse con gravedad, por muy atractiva que fuera, el rey no haría excepciones. Era por eso mismo que le había entregado aquel libro. Para que no osara errar.

De todas formas, debían seguir caminando. Y parecía que la joven quería visitar un jardín. Pero en el reino de Plegia no habían de esos. Ni tan siquiera en el palacio real, que estaba rodeado por arena y (literalmente) huesos del antiguo dragón que casi devoró el mundo. Ni una sola flor. Ni una sola brizna de hierba. No había nada verde, en lo absoluto. Más bien, el propio Gangrel había ordenado que se construyeran formas de sustituir ese elemento tan necesario como lo era a partir de la iluminación, haciendo que los pasillos del palacio real siempre brillaran con opulencia a partir de los rayos del sol que entraban por la ventana.

Pero aun así, existía una pequeña terraza en las alturas bastante más elegante, en la cual había una pequeña mesa con sillas desde la cual el rey tomaba su té diario para poder meditar con calma sobre lo que pasaba en su reino. La llevaría ahí, pues era lo más cercano que tenían a un jardín. Ella misma había decidido el lugar al que ir. Aunque no pudiera cumplirlo, algo le daría parecido. La joven debía disfrutar además de la poca paz que le quedaba. Gangrel no solo era muy nervioso y compulsivo, también se movía mucho, llevándose cada vez que hacía un viaje a sus cortesanos más cercanos para que le asesoraran o simplemente para tenerlos cerca.

Era la vida de cualquier persona cercana al monarca. Y eso que todavía no habían empezado las campañas de conquista. Al final, Sarah y él estarían mucho tiempo juntos y no precisamente para las labores entre un rey y su concubina. Pero de todas formas, la llevaría hacia las largas escaleras que llevaban hasta su terraza particular.

-Esto es lo más parecido que hay a un jardín, princesa. En Plegia no hay árboles ni flores que cultivar, solo desierto

Sin embargo, el lugar era como mínimo precioso. Desde él se podía ver el gigantesco desierto que cubría y defendía el palacio, las ciudades cercanas que crecían cada día y el bello cielo plegiano, siempre totalmente despejado. Se sentaría en una de las sillas de mimbre que había en el lugar, mientras chasqueaba los dedos para hacer que uno de los mayordomos que les había estado acompañando desde la distancia apareciera. Ya conocía lo que solía querer el rey en ese lugar, por ello, salió dirección a la cocina para preparar lo único que solía relajar al monarca a parte de la oración.

-Mira este lugar, princesa. Ahora eres parte de él. De Plegia, el reino que dentro de poco crecerá hasta convertirse en la gran potencia mundial. Tienes mucho que aprender… Pero tranquila. El tiempo es algo que nos sobra mientras estemos en el interior del palacio real
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Trickster

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [3]
Báculo de Heal [2]
Gema Chispa
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Sarah [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Skjold [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Robin [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Daga%202[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Staff-1

Experiencia :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] OttF0Ux

Gold :
600


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Empty Re: [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah]

Mensaje por Sarah J. Belfast el Dom Mayo 19, 2019 3:10 am

No era broma, tener autorización para entrar a la biblioteca siempre que quisiera seria un gran alivio, ya que en caso de que el mismísimo rey no requiriera de mis servicios entonces para refugiarme de todo entraría a ese santuario lleno de conocimiento, el respeto hacia los libros seria lo que al final también me daría protección, en caso de no contar con la protección y presencia del rey.


Gracias amo, aprecio el regalo de la sabiduría que usted me otorga.


Con esto dicho siguiéndole con silencio en el camino, logrando escuchar no solo nuestros pasos si no también el de sus sirvientes los cuales caminaban en la lejanía atentos por si algo se ofrecía al rey, subir escaleras, subir sin parar hasta lo mas alto del complejo todo para llegar a ese punto pedido por mi,
una terraza que dejaba ver el cielo despejado bajo el abrumador calor del sol, mas una vista sin lugar a dudas apreciable por su belleza única, la simpleza que el desierto tenia que mostrar en esta panorámica mostraba el por que se le debía de tener respeto al desierto y también poder apreciarle con una buena vista.

Posando el regalo de mi amo en una de las sillas con sumo cuidado para tomar dirección a una de las barras de contención posando ambas manos, logrando ver uno de los puntos mas lejanos donde la arena parecía ser de lo mas fina, como si se tratara de sal dando otro color a esa parte del desierto.


Las palabras del rey resonaban en mi cabeza, tenia razón; el ser aceptada como su concubina implicaba ser parte del reino de Plegia, ser una ciudadana mas la cual tenia que cumplir con su labor y claro las leyes del reino y solo todo eso estaba por debajo de la voluntad de mi amo, habría muchas leyes que aprender y con el tiempo que mi amo optara necesario, una de ellas seria la religión, pese a tener poco contacto con alguna creencia en el pasado tal vez era momento de ver y averiguar de que trataba esta religión a grima.


Si amo, ser parte de Plegia sera todo un orgullo, acabando con esas palabras sin despegarme del borde del barandal pues era sorpresivo ver algo así de bello, inclusive desde el lomo de brego esto no era posible de ver.
Afiliación :
- Ylisse -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Cazarrecompensas

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Gangrel [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Lanza-1

Experiencia :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] R5AMTTX

Gold :
531


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Empty Re: [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah]

Mensaje por Gangrel el Jue Mayo 23, 2019 2:44 pm

Una sonrisa pícara se dibujó automáticamente en el rostro del rey en cuanto se quedaron a solas. Ya podía volver a su habitual forma de ser sin demasiados problemas. Se permitió volver a analizar con la mirada a su nueva adquisición. Una cintura elegante que luego daba lugar a ciertas posaderas que llegaban a poner contra las cuerdas a la lujuria de Gangrel. Y por supuesto, por no hablar del resto de su cuerpo. Maravilloso. Y ahora que estaba de espaldas a él, podía seguir investigando ese cuerpo un poco más. Sí, Gangrel era un estratega, un guerrero y un gran general, pero tenía un punto débil. Un punto débil demasiado simple. Hombres, mujeres, daba igual. Cualquiera podía hacerle caer en la lascivia y no poder ni concentrarse. Esa joven, lo estaba consiguiendo en cuestión de segundos.

Se levantó poco a poco de la silla donde había estado esperando, colocándose justo por detrás de Sarah mientras esta estaba en la barandilla.

-…¿Sabes qué? Esta noche tú y yo estaremos… Bien, ocupados. Me vienes de perlas, porque llevo una semana entera totalmente aburrido. Así que… Te felicito. –las manos del monarca se irían desplazando con delicadeza por el cuerpo de la joven jinete de pegaso. Empezando por su cabello, acairiciándolo con cuidado para luego ir descendiendo, deteniéndose cuando sus manos se encontraron a escasos centímetros del pecho de la contraria, entrelazándolas como si la estuviera abrazando, acercándola a su propio pecho con lentitud- Todo esto es mío, míralo. Todo esto es el reino de Plegia, que obedece mis órdenes. Todo esto. Donde tu vista puede llegar… –se calló por unos segundos, mirando al difuso horizonte- Y más allá

Apoyando su cabeza ahora sobre la de la contraria, dejando posada su barbilla con cuidado sobre la cabellera de la mujer, el monarca pensó por unos segundos cómo seguir hablando sin acabar cayendo en la tentación de esa juvenil y prominente figura femenina. Sus ojos podrían notar en ese momento algo muy característico en las cercanías. Un escuadrón de soldados patrullando, que ahora izaba la heráldica real de Gangrel en un asta. Eso le dio una buena idea. Tomó aire por unos segundos, ese aire cálido y casi árido del desierto en el que Plegia se había eriguido.

-Te voy a contar una historia. La historia de un reino muerto en el que la gente de hambre fallecía. Un reino en el que otrora un niño nació y en el que casi murió, pues su madre y su padre me abandonaron. Solo la piedad de un clérigo le salvó. Un hombre sabio que le enseñó de oratoria y retórica para llegar al punto en el que está. –señaló hacia la capital, que se eriguía a unos metros frente ellos. Una capital que de forma calculada y milimétrica se expandía hasta formar con sus edificios la silueta del símbolo de Grima- Concretamente ahí. Un sitio muy bonito para un crío con un anciano que a duras penas podía ganarse la vida como mentor. En fin. Este niño comenzó a indignarse por todo, ¿y sabes qué?  Era bueno expresando sus emociones. Tanto que se hizo el líder de su grupo. Y poco a poco, ese grupo comenzó a crecer. Poco a poco, gente de toda Plegia se unía a sus discursos y sentía lo que él decía. Y un día, aprovechando una guerra que había masacrado al ejército plegiano y a gran parte del país… Las llamas se desataron. Un ejército de miles de hombres y mujeres ataviados con camisas de color negro se dirigieron hacia aquí. Y nadie pudo hacer nada. En un solo día, mil banderas se alzaron en Plegia. Banderas que dieron lugar a una nueva era. Una era en la que la venganza debía ser hecha. Y un país en el que poco a poco, la guerra comenzó a fortalecerle. No es una gran potencia… Todavía. Pero está al borde de serlo. Un país que pone constantemente contra las cuerdas a Altea y a Ylisse, sus vecinos. Ese joven, tomó la corona para intentar llevar el país a la gloria… Más o menos a tu edad. Un poco menos y todo. Un joven guapo y atractivo que en fin, ahora tienes delante. Y míralo, parece ser que se ha mantenido bien, ¿cierto?
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Trickster

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [3]
Báculo de Heal [2]
Gema Chispa
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Sarah [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Skjold [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v
Robin [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Daga%202[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Staff-1

Experiencia :
[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] OttF0Ux

Gold :
600


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah] Empty Re: [SOCIAL] Hellfire [Priv. Sarah]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.