Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Family. Duty. Honor || Camilla's ID

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Family. Duty. Honor || Camilla's ID

Mensaje por Camilla el Dom Nov 25, 2018 12:38 am

Camilla
Wyvern Rider
”Just tell me who I need to kill to make you happy, sweetie”

Datos
Nombre: Camilla de Nohr

Edad: 32 años

Clase: Wyvern Rider

Especialización: Hacha

Afiliación: Nohr

Ocupación: Princesa de Nohr

Personalidad
Como la hermana mayor de su familia siendo superada en edad solamente por Xander, Camilla tiende a optar por el papel de madre de sus hermanos, destilando instinto maternal con todos y cada uno de ellos e intentando que pudiesen pasar por una infancia medianamente decente en comparación a la propia. Si bien cuida a sus cuatro hermanos de sangre con esmero, con Corrin tiende a ser sobreprotectora con todas las letras, casi rayando en una incomodísima obsesión insana sobre su bienestar.

Siempre muestra un aura pacífica y serena incluso en el campo de batalla, mostrándose especialmente inmisericorde con sus enemigos, blandiendo su hacha sin dudarlo por ni un solo segundo y dictando la sentencia de muerte a lomos de su wyvern mal humorado. Es paciente con su familia siendo que ella prácticamente los ha criado cuando sus madres los ignoraban e intentó darles lo mejor, naciendo su vena altruista solamente cuando están involucrados. El hecho de que se esté enfocando tanto en Corrin es porque sabe que pueden contra la vida por sí mismos, teniendo recursos más que suficientes y, si unen fuerzas, pueden contra todo.

Algo en ella suele incentivar el que le reveles con pelos y señales cada por menor que ha habido en tu vida. Camilla guarda para sí misma cada detalle escabroso que no contarías ni siquiera estando borracho perdido y ella es el confesionario donde puedes hacerlo con tranquilidad y sabiendo que no dirá ni una sola palabra incluso bajo tortura. Encarna a la decisión y confianza en otros en todo su esplendor, conociendo los puntos fuertes y flacos de las personas que la rodean con precisión quirúrgica, confiando en ellas y manteniéndose firme incluso con situaciones que podrían ponerle los dedos de punta al más experimentado estratega.

No es rencorosa, pero, sí orgullosa, no dudará en castigar las afrentas tanto al orgullo propio como al de su reducida familia. Tiende a tratar a casi todos -menos Xander, él no- como niños pese a que solamente una entra en esa categoría, consintiéndoles cada vez que sus labores se lo permiten y disfrutando conversar con ellos. Paciente hasta decir basta, es capaz de pasar horas explicándole una lección a Elise, practicar los hechizos de Leon, entrenar algún arma con la que no es tan diestra con Corrin o ayudar a Xander en sus consejos de guerra, le encanta pasar todo el tiempo posible con ellos y se siente realmente mal cuando no puede estar con todos a la vez.

Pese a todo, Camilla es así debido a su infancia problemática llena de abusos y dolor. Ella, literalmente, ha llegado a dónde está y es la persona que es ahora a base de sangre, sudor y lágrimas en su estado más puro, más salvaje y más indomable, siendo que su faceta maternal es una manera de ocultar lo que encierra dentro. Una mujer con inseguridades y serias faltas de apoyo, teniendo lo único de sí misma el hecho de, de puertas para afuera, es alguien elegante y levemente déspota, mostrando ser madura a tal punto de parecer décadas mayor y no alguien a la que, en teoría, le quedan muchísimos años para seguir viviendo.

Es de cólera fría, enfocada en un objetivo. Sin nadie con quien concentrarla, suele desquitarse con los enemigos que aparecen en su camino y esparciendo sangre. Habla de manera sofisticada y educada, algo de esperarse de una noble de alta alcurnia de Nohr, en vez de las maneras más casuales y juveniles que emplea con sus hermanos. Analista por naturaleza y cauta hasta cierto punto, pensará las cosas dos veces antes de actuar cuando toma el liderazgo. Sanguinaria y cazadora por profesión, no dejará a enemigo alguno salir con vida de algún encuentro. Ella cumple con su deber, ella cumple con su designio.

Puede ser extremadamente cruel y con un instinto innato para la tortura, Camilla es contrastes que nunca mostrará si hay algún familiar cercano a ella. Se burlará de tu sufrimiento, se burlará de tu impotencia, engrandecerá su figura y te dejará en ridículo antes de rebanarte el cuello. Así es como funciona su cabeza. Es una asesina por naturaleza para algunos y una salvadora de caídos para otros. No es muy dada a ser abierta con los demás más allá de la cortesía si la tratas bien y las penas del infierno si la tratas mal, pero, si consigues llegar a ese pequeño rincón que solamente reserva para unos pocos afortunados, podrás toparte con que te considerará parte de su pequeña familia y te tratará como tal.

Historia del personaje
Si bien Camilla es la mayor de las princesas de Nohr sin contar a su hermano, fue producto de la relación de su padre, el Rey Garon de Nohr, con una de sus concubinas hace treinta y dos años, siendo que su progenitor solamente había guardado luto un par de meses antes de liarse con la que fue la madre de Camilla. Obligada por su madre mientras seguía viva durante sus primeros años de infancia, tuvo que esforzarse para lograr ser algo más importante que su propio hermano mayor pese a que, desde lejos, admiraba su fortaleza para soportar la presión. Fue una herramienta de su propia progenitora para conseguir el favor de su padre y que nombrase a su madre como reina oficialmente, Camilla no tenía voluntad alguna, no tenía ni voz ni voto, no tenía grandes amigos fuera de su familia.

Ella tampoco se quedó atrás, recibiendo y soportando cada insulto de su progenitor con los recordatorios de que era simplemente una hija bastarda. Se la pasaba entrenando y acumulando cicatrices físicas y emocionales, recibiendo tal vez lo peor que su propio padre tenía preparado para todos los hijos que tiene y tendría fuera del matrimonio. Desde los siete, cada año que pasaba era una nueva cicatriz al ser ella la que recibía los castigos físicos que se suponía eran para el mayor y los propios, mas, nunca se quejó incluso cuando estaba terminantemente prohibido que algún sanador o curandero se ocupase de sus heridas.

Ocultó todo el dolor, ocultó toda la impotencia, ocultó toda la rabia que la invadía con tal de ver que sus hermanos pudiesen salir adelante, anhelando y envidiándoles en el buen sentido a cada uno de ellos. Admiraba la perseverancia de Xander, muchos años después, también el talento de Leon, la inocencia de Elise y, cuando comenzaron a relacionarse entre sí con el tiempo, el altruismo de Corrin. Los protegió todo lo que pudo de sus madres correspondientes cuando se sobrepasaban de la raya de la manera más discreta posible, tomó el papel de madre de todos y cada uno de ellos y se dedicó en cuerpo y alma en protegerles a todos. Terminó encontrando el ancla necesaria para no perder la cabeza y poder mantener lo mejor de ella lo más intacto posible incluso después de que llegasen los emergidos.

Ella tenía su hacha y montura preparadas, no sería nada que no hubiera hecho antes.

Extras
-Tiene el sentido del dolor bastante atrofiado producto de los años que pasó siendo “niña de los azotes” tanto de su hermano como propia. Tiene el cuerpo plagado de cicatrices viejas por lo mismo; nunca reveló ésto a nadie y nunca lo hará. Convenientemente, puede cubrirlas con su armadura y, en caso de que se vean, adjudicarlas al entrenamiento. Tiene más cicatrices en las zonas en que la armadura no las cubre, pero, pasan tan desapercibidas que ella, con mucha suerte, recuerda que están aquí.

-Por sus mismas cicatrices, no ve del todo bien con su ojo izquierdo. Con el derecho ve perfectamente, pero, con el izquierdo ve un poco borroso, como si tuviera miopía e hipermetropía a la vez. Cubre la marca con su cabello y cerrando su ojo aunque sabe que no es del todo suficiente siendo que se ve cuando te acercas. Se le fatiga la vista con facilidad y necesita quedarse un rato con los ojos cerrados. El olfato y el oído los tiene bastante desarrollados al ser usados como "ojos" cuando la situación lo amerita, reconociendo a ciertas personas por diferentes aromas como un sabueso.

-Fuera del hacha, sabe cómo usar la lanza, la espada y la magia oscura, pero, terminó optando a la fiereza antes de la elegancia. Ése es el trabajo de Xander, no el suyo.

-Tiende a despertarse de madrugada producto de las pesadillas y el dolor fantasma que le asalta sobre sus heridas, por lo que se levanta y pasea alrededor del castillo. A veces, encuentra a su hermano dormido sobre un sofá e intenta cubrirle para que su padre no le incordie. No siempre puede, pero, le han regañado menos veces de las que debería.

-Le gusta bañarse ya sea en playas, aguas termales o en su día a día pese a sus cicatrices. No tiene tiempo para preocuparse por cosas como sus cicatrices. Su desarrollo como mujer fue mil veces peor y sigue preguntándose cómo pudo adaptarse a todo esto. Otra cosa es que le guste estar en soledad.

-Lo admite, le gusta beber el té en compañía de alguien más. Otra cosa es que, por sus responsabilidades, no le es posible recurrir a ese pequeño placer tanto como le gustaría. También le gusta ir de compras.

-Su cumpleaños es el 30 de Noviembre.

-Tiene muchísima más fuerza de la que aparenta su contextura delgada, pudiendo cargar una armadura que tiene su buen peso pese a la apariencia de tela. En teoría, podría echarse a sus hermanos en la espalda como si nada y correr a un punto en cuestión. Mejor no ponerlo en práctica.

-Utiliza el espacio entre sus pechos como toda mujer con una talla como la de ella lo haría: para guardar pequeñas cosas. ¿Necesitas un mapa de Nohr? Ahí está ella con su copia extremadamente doblada para que no haga demasiado bulto y en perfecto estado. ¿Necesitas una liga para sujetarte el cabello? Allí está ella, con cinco colores para elegir y la disposición de hacerte una trenza. ¿Necesitas un pasador para que el flequillo no te caiga en la cara? También está ahí, ofreciéndote el acomodarlo por ti. A saber qué otras cosas más se guarda en ese lugar.

-Le atraen tanto los hombres como las mujeres y el cabello rojo. Le es algo curiosísimo y digno objeto de estudio. Aunque nadie dijo que no sería primero capaz de darle la paliza de tu vida, suele funcionar como método de ligue, ¿no?

-Conoce bastante de primeros auxilios, lo suficiente como para saber cómo parar una hemorragia externa, tratar quemaduras de diversa gravedad y el fino arte de suturar una herida abierta, dejando una marca apenas visible. No lo hace con ella misma, terminó dejándose las suyas en su estado más crudo posible luciéndolas como un mapa de guerra.

Prueba de rol
Se observó detenidamente al espejo, dándole igual que estuviera desnuda y recién salida del baño, con aquella cascada de rizos de color lila sujeta en una coleta alta y un pasador que apartaba su flequillo. Admiró sus cicatrices en silencio, recordando la historia de todas y cada una de ellas. Una, en su muñeca izquierda -que se la hicieron a los siete y era en vertical- casi la mata por haber mentido y haber dicho que no había robado cacao en polvo de las cocinas para preparar chocolate caliente para ella y un poco de café para Xander, ambos exhaustos de tanta presión por sus correspondientes progenitores.

Fue la primera y única vez que utilizaron a un curandero para evitar que muriese, primera y última muestra de cariño paternal aunque fuese de manera tan fría.

Otra, en el músculo que une el cuello y el hombro también izquierdo realizada a sus quince años por su padre en persona, fue simplemente para descargar parte de su ira y locura contra Camilla. No era necesaria una razón específica para ello. Un puñal bien afilado fue suficiente como para cortar la carne como mantequilla y dejarla desangrándose de a poco de no ser porque alcanzó a taparse la herida y la sorprendieron en su habitación medio inconsciente con la aguja a medio sacar de la piel. Una semana en cama para recuperar la sangre perdida y su brazo no volvió a ser del todo el mismo.

Una de las peores a su juicio, la de su ojo cuando recién cumplía los diecinueve, fue por defender a sus hermanos en voz alta, como si nunca hubiera hecho eso y ella, que simplemente era la medio-hermana mayor, lo hizo con pasión desmedida y aseverando de que ellos valían totalmente la pena el no ser ignorados y dejar que viviesen sus vidas como les gustase. Fue por el pomo de una espada directo en su ojo y que ella no quería levantar su hacha para defenderse, deslizándose con demasiada fuerza y recién en ese momento se dio cuenta de que estaba afiladísimo y había arrancado la capa superior de la piel de su párpado y cuenca sin piedad, perdiendo parte de la visión producto de la herida en la córnea.

Fue la primera vez que recibió una cicatriz que sería difícil de explicar y cubrir con algo más que solamente su cabello.

Negó con la cabeza, si seguía así, no podría concentrarse en la reunión que su hermano mayor había convocado para mantener las defensas lo más altas posible contra los emergidos y aún quería ayudar a convencer a su hermanita menor que era necesario estudiar aunque no le agradase. Con movimientos pesados, se colocó cada parte de la pesada armadura que usaba a diario desde que tenía memoria y se adecentaba el pelo, ordenándolo de tal manera que estuviese segura que el flequillo no se movería en su lugar hiciera lo que hiciera. Con pasos quizá aún más pesados, caminó hacia la puerta de su habitación y salió justo cuando una criada iba a recordarle de que tenía una diligencia con carácter de urgente.

Con un guiño -mejor dicho, cerrar su ojo bueno- y un tono de voz bajo, ronroneando e insinuante por todos lados con segundas intenciones, pidió con amabilidad que escondía sensualidad por todos los poros de su piel. —Querida, ¿me harías el favor de ordenar el baño? Creo que me pasado un poco—. La susodicha simplemente se sonrojó hasta la punta del pelo y, después de asentir, entró como un bólido al baño a cumplir su cometido. Con una sonrisa plácida y de alguien que había hecho una pequeña travesura, comenzó a caminar de manera más animada hacia su destino, cambiando su expresión y aura a la que todos conocían.

No por nada era tan buena ocultando pequeños secretitos familiares.
Afiliación :
- Nohr -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Princesa de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
hacha de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
155


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Family. Duty. Honor || Camilla's ID

Mensaje por Marth el Lun Nov 26, 2018 10:35 pm

• Ficha aceptada •

No olvide pasar por los registros~


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [2]
lanza de bronce [2]
Espada de plata [4]
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3924


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.