Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Empty [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat]

Mensaje por Gangrel el Vie Nov 23, 2018 2:01 pm


El reino de Plegia, bella cuna de la cultura grimante y un árido desierto el cual de alguna forma, se mantenía como potencia militar incluso con la invasión emergida. Y tal vez la verdadera razón del poder de esta nación era aquella dura mano de hierro que todo lo controlaba como si de un tablero de ajedrez se tratara.

¿Y dónde estaba ese bellaco que condenó a los habitantes del lugar? Pues en el lecho donde solía descansar unas escasas horas para luego seguir con sus actividades monárquicas, un sencillo catre que no se identificaba para nada con lo que se esperaría de un rey. Pero es que él había nacido en el más profundo barro, y las costumbres siempre están unidas a uno.

Mas los sueños del rey no eran precisamente agradables. Pesadillas sangrientas por las horrendas experiencias vividas inundaban su mente cada vez que cerraba los ojos, y la oscura noche no era más que un recuerdo a Gangrel de los pecados que a su espalda sentía recorrer. Pero aquel día sería todo muy diferente.

Una revelación. Tal vez él diría que era iluminación de Grima, algunos lo atribuirían a su mente prodigiosamente aguda y otros tantos a su inevitable malicia. Pero la hora había llegado. Plegia era poderosa por su ejército, mas necesitaba recursos, y por lo que sus embajadores le habían dicho, había un reino completamente en ruinas rico en bosques, y este era... Bueno, mejor solo diremos que...Es un territorio cercano a las colonias de Nohr. Todo era adecuado para una invasión, pues además podría lograr la pacificación con los emergidos y seguir con la política del terror. El resto sería fácil, masacrar a quienes estuvieran por ahí viviendo y usar el territorio única y exclusivamente con fines lucrativos.

Pero para conquistar tierras se necesitan dos cosas. Soldados, lo cual tenía… Y también la aprobación del pueblo. Y para obtener lo segundo… Solo hay una opción. Ser amable con ellos. Y la verdad es que al fin y al cabo, tras tantas patrañas, hasta una zanahoria contentaba a esos pobres desgraciados que le pusieron en el poder.

Aun con la oscuridad invadiendo las calles, el monarca saldría a la ciudad principal del reino (la cual estaba infestada de pacíficos emergidos los cuales ni tocaban a nadie), coronado por la luz de la luna y protegido por aquella guarnición de soldados que siempre se veían forzados a acompañarle. Un ejército de soldados negros armados por lanzas y espadas que desfilaban por la calle tras él en completo silencio, como si no tuvieran derecho a ello. Y es que tal vez algunos ni creyeran tenerlo.

Los habitantes salían de sus hogares para mirar a ese bellaco, la gran mayoría de ellos recordando lo que solía pasar cuando este decidía “pasear”. Las lágrimas no tardarían en aparecer en los rostros de los más mayores, temiendo su más que segura muerte, los niños se escondían en sus cuartos, dentro de armarios que si los soldados entraran no tardarían en abrir, y las mujeres se abrazaban fuertemente a sus hombres… Pues recordaban cuales eran los incentivos de Gangrel para sus soldados.

Pero no estaba ahí ese día para imponer leyes absurdas. Sino para ganarse aprobación popular, y aquello conllevaba que las tropas avanzaban sin molestar a ni un solo civil o emergido.

Pero los rumores no tardaban en propagarse: Gangrel se encontraba en una de las arterias principales de Plegia con intenciones desconocidas por la plebe y acompañado por una guarnición de soldados. Las tabernas harían resonar esta noticia y sus habituales clientes se enterarían rápidamente, pero no solo ahí, pues eventos de tal magnitud tenían una rápida velocidad de propagación. En menos de diez minutos, toda la ciudad estaba al tanto. Y eso era justamente lo que quería Gangrel.

Las órdenes del monarca habían sido claras: los soldados irían puerta por puerta y convencerían mediante el diálogo a los hombres y mujeres ir a alistarse a la nueva expedición del monarca, prometiendo recompensas económicas de un tamaño considerable y con los típicos incentivos, los cuales no eran nada más ni nada menos que pequeños señoríos para los que más destacaran en aquella “cruzada”, pues ese era el nombre que había decidido Gangrel con tal de darle un carácter divino y evangelizador a su nuevo ataque de locura.

Los cientos de soldados se dividieron rápidamente por toda la ciudad, hasta que al final Gangrel se quedaría completamente solo si no fuera por un par de espadachines que decidieron seguirle de lejos, los tres caminando a pie. Por supuesto, hasta el rey debía implicarse en las tareas de reclutamiento.

Y ya estaba muy acostumbrado a hacerlo.

Mientras retiraba poco a poco la corona de su cabeza, dejándola oculta en un pequeño zurrón de cuero atado al cinturón, el rey se dispuso a entrar a una de las decenas de tabernas que había en aquel oscuro reino.

La luz de la luna dejaría de estar presente para dar paso a la vivaz y candente energía de las llamas de un buen fuego, el único método que había por aquel entonces para iluminar. Los dos soldados envainarían rápidamente sus hojas para colocarse cada uno a un lado de la puerta. El silencio no tardaría en conquistarlo todo. Gangrel daría unos pasos al frente para luego alzar una mano, cerrando el puño con fuerza mientras se disponía a hablar.

-Gentes de Plegia y soldados de fortuna. Vengo aquí para ofreceros un trato. Al igual que yo en mis juventudes pude, os ofrezco poner vuestros fuertes y poderosos brazos bajo la bandera de Plegia… Para nunca pasar hambre. ¿Quién desea ser recordado y colmado con el palmaré de la victoria incluso a ojos de nuestros dragones?


Última edición por Gangrel el Miér Nov 28, 2018 2:46 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Trickster

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Daga%202[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Staff-1

Experiencia :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] YvwSTdF

Gold :
1078


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Empty Re: [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat]

Mensaje por Tyamat el Lun Nov 26, 2018 11:00 am

Era increíble el contraste que había entre la ciudad de Plegia y la ciudad de Regna Ferox. La diferencia radicaba principalmente en la gente que caminaba por las calles, el aspecto de las zonas, el clima y la vegetación. Había mucha más malezas y el piso por lo general estaba lleno de tierra o de polvo, el viento era seco y caliente, pero menos molesto que el clima usual que encontraba en Hatari. Edificios de piedra, serpientes y dragones colocadas decorativamente en forma de estatuas, grabados y retratos. Mercaderes que vendían una serie de artículos de extraña procedencia y varias personas (tanto hombres, como mujeres) que vestían atuendos traslucidos que exponían partes de su cuerpo casi a simple vista.

- Umm…- Tyamat titubeó por un momento, pasando cerca de otro humano que caminaba por el mismo sendero, y luego, se acercó nerviosamente hasta una pared donde apoyó su cabeza y así poder esconder su cara mientras intentaba calmarse- Este lugar no me gusta, es muy extraño…- Balbuceó el chico en voz muy baja, y casi en modo de queja- “¿Por qué hay tanto soldados? No necesitan tantos soldados para vigilar unas calles… Y esos magos”- Especuló, luego de ver a varias personas con el mismo atuendo, llevando tomos y caminando junto a los soldados con los que se encontró antes- “Se les veía todo… Me siento sucio…

El chico siempre se sentía incómodo cuando se veía rodeado de muchas personas, preocupándose constantemente de que susurraran cosas sobre él a sus espaldas, que intentasen atacarlo para robarle o venderlo como esclavo. Después de respirar profundamente y frotar la dragonstone entre sus manos para darse seguridad, el chico no tardó en guardar la piedra de nuevo en su bolsillo y comenzar a moverse para ir hacia un lugar donde hubiese menos gente. Dado a la oscuridad que había y la suerte que tuvo en no llamar la atención de los soldados, pasó desapercibido por las calles hasta localizar la taberna que lo había motivado a viajar hasta Plegia.

La misión que había recibido Tyamat consistía en enviar una carta a cierto sujeto que lo estaría esperando en un bar de Plegia, un hombre pelirrojo, fornido, con un parche en el ojo y un tatuaje en el brazo. La persona con la descripción se encontraba sentada en una de las mesas que había cerca de la ventana, bebiendo de una jarra de cerveza y riendo mientras conversaba de manera alegre con dos mujeres muy bien maquilladas, con ropas provocativas, de cabello castaño y rubio respectivamente.

- Umm… Disculpe- Interrumpió Tyamat, acercándose con leve timidez a la mesa en la que se encontraba el hombre y sus compañeras- ¿Es usted el señor Fernsby? ¿Beltrán Fernsby?

- Si, ese soy yo. ¿Qué quieres, niño?

Tyamat respiro hondo y sacó de uno de los bolsillos de su chaleco un sobre que estaba sellado y destinado al hombre.

- Tengo una carta para usted- Respondió, extendiendo su mano hacia Beltrán para que recibiese el sobre- De parte de, su ex esposa…

El hombre frunció el ceño y apartó el sobre, golpeándolo con la mano.

- ¡Bah! ¡Quita esa estúpida carta de mi vista! No quiero saber nada de esa vieja bruja.

Las dos chicas rieron en voz baja y Tyamat suspiró con molestia.

- Umm… Sí. Ella me dijo que algo así sucedería- Explicó el chico ahora un poco desanimado, y guardó la carta de nuevo su bolsillo- Así que me pidió que le dijese: Que si no le devolvía a su perro, vendría ella misma hasta Plegia y le sacaría el otro ojo.

Beltrán golpeó con fuerza la mesa con su puño, causando que las dos mujeres que estaban sentadas a su lado se exaltaran.

- ¿Ah, sí? ¡Pues si quiere tanto a su perro, que venga a buscarlo ella misma! ¡Y de paso, que me devuelva la sortija que le compre, que me costó una fortuna!

- “Ah… ¿Por qué todo tiene que ser tan complicado?” Pensaba el chico, viéndose cada vez más fastidiado y tenso por la situación- No necesito que me grite, yo no soy su ex esposa… Puedo enviarle una carta de su parte, por unas cuantas monedas. Tardaría al menos tres días antes de darle una respuesta y arreglar el problema que tiene con su ex mujer.

- ¡Ja! ¡De ninguna manera! No necesito enviar ninguna carta- Replicó el hombre cruzándose de brazos y adoptando una actitud muy orgullosa- ¿Crees que voy a gastar mis monedas en escribirle? Eso es lo que ella quiere, y si cree que voy a gastar más monedas en ella, está muy equivocada.

Justo en ese momento, la entrada a la taberna se abrió de repente, dejando la luz de la luna entrar por la puerta junto al paso vivaz y candente energía de un hombre y un par de soldados que caminaban por detrás, siguiéndole.

El silencio no tardaría en conquistarlo todo, Tyamat y el resto de personas que se encontraban adentro miraron a la misteriosa figura, quien dio unos pasos al frente para luego alzar una mano, cerrando el puño con fuerza mientras se disponía a hablar.

Todo el mundo siguió guardando silencio, hasta que el manakete sintió como una mano ajena le tomaba del brazo y lo levantaba hacia arriba.

- ¡Hey! ¡Aquí hay un voluntario!- Exclamó Beltrán, alzando el brazo de Tyamat en el aire mientras este se encontraba distraído.

- Ah…- El chico intentó zafarse de la mano del hombre, pero sin mucho existo- ¿Qué? ¿Qué estás haciendo?- Preguntó entonces, nervioso- Yo no pedí…

Una vez que Beltrán consiguió llamar la atención de los soldados, soltó la mano de Tyamat para que éste se moviese libremente, pero este ya no era capaz de decir una sola palabra, debido a lo nervioso que estaba y menos escapar.

- Este chico esta buscando trabajo. Viajó desde muy lejos, de Regna Ferox hasta Plegia solo para verme, y en tan solo tres días.

OFF ROL:
El color de Beltrán es #ff6600 por si deseas usarlo en tu post n_n
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Manakete

Cargo :
Posadero

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [1]
Llave maestra [1]
DragonStone [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Piedra-1

Experiencia :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] XyoARbx

Gold :
2070


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Empty Re: [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat]

Mensaje por Gangrel el Lun Nov 26, 2018 4:28 pm

Las cosas en Plegia se hacen de una forma muy concreta. No puedes romper el protocolo pase lo que pase, ya que de lo contrario puedes encontrarte con un trágico destino. Y ese hombre, había cometido el garrafal error que condenaría su miserable existencia. Nunca debías tratar de tú a Gangrel si no tenías la suficiente confianza con él. Absolutamente nunca.

El rey levantaría una mano, y eso ya bastaría. Uno de los dos mirmidones se acercaría rápidamente al hombre, agarrándole con fuerza del cuello para luego arrastrarle hacia las afueras de la taberna con la intención de degollarlo sin que nadie se horrorizara. Ese era el proceso, y por mucho que este futuro reo gritara o suplicara clemencia, nada podría cambiar las cosas. Mientras los gritos empezaban a cesar porque este estaba siendo arrastrado a fuera de la taberna, el frío monarca colocaría de nuevo en su cabeza la corona. Tal vez, si algún ser inculto no lo había reconocido ya, ahora lo haría sin problemas.

El rey Gangrel. El más temido de toda Plegia, y posiblemente también en los reinos vecinos. Y ahora, él se acercaba a un plebeyo el cual aquel maldito bárbaro había vociferado que se presentaba como voluntario sin ningún tipo de tapujo. Los rostros de asombro eran rápidamente sofocados por el temor a sufrir el mismo destino, ya que en poco tiempo volvió a entrar el mirmidón con la espada completamente ensangrentada, la cual estaba limpiando con el guante de su mano para luego guardarla en su correspondiente funda.

El único sonido que se podía escuchar era el de las brasas siendo calcinadas poco a poco. Aquel relajante sonido que servía de mejor ambientación que cualquier cántico. Y la tensión era tan galvánica y sólida, que hasta la cerveza de aquellas copas podría saber a veneno para los que osaran tomar de ellas. Y es que posiblemente el beber ponzoña y cerveza frente a aquel ángel de la muerte que parecía ser enviado por el mismo Grima tendrían un destino idéntico. La muerte más dolorosa que una pobre alma pudiera imaginar.

-¿Era cierto lo que ese bárbaro ha declarado? ¿De Regna Ferox a Plegia en tres días? No está mal

Aquellas palabras parecían tener un significado oculto, el cual posiblemente solo el rey comprendería en ese momento. Y qué demonios… Nadie más necesitaba tener comprensión de lo que sucedía en aquella maquiavélica mente. Las frases que irían a continuación serían más efectivas que las garras de un halcón contra sus víctimas o las redes de una araña, y eso era lo único que importaba.

-Eres valiente –declaró el rey sin darle tiempo a responder. Su mano derecha comenzaría a rascarle la corta barba que poseía mientras analizaba mecánicamente la constitución del sujeto- Y pareces fuerte. Soy Gangrel, jovencito. El más poderoso rey que jamás han tenido estas tierras. Tu valor me ha sorprendido, y tal dedicación a la patria de nuestro dragón caído merece recompensas. ¿Cómo debo dirigirme a ti?

En ese momento, Gangrel alzó una mano, lo cual los dos soldados ya interpretaron como una nueva orden bastante deducible. Se dirigirían hacia una mesa que se encontraba en una íntima esquina y apartarían de ahí a los dos hombres que se encontraban en el lugar, mientras Gangrel se sentaba con total tranquilidad, invitando al contrario a seguirle. Tal vez la presentación no fuera demasiado buena… Pero sus palabras podrían reparar la violencia que se había mostrado en ese momento.

Y cuando terminaron, mientras venían cómo el monarca tomaba asiento, saldrían del local, con tal de no infundir ni intimidar a nadie con su fuerte y amenazante presencia, la cual era todavía mayor al tener dos armas tan filosas presentes.

-¡Por favor, el resto seguid con vuestras vidas! No quiero ver a nadie intimidado por mi presencia…

Y siguiendo la (imperativa) petición del rey, la gente volvería a sus conversaciones y la “música” de las palabras volvería a inundarlo todo, pues al fin y al cabo lo importante ahora era no aparentar demasiada solemnidad con alguien que posiblemente no aprobaría la violencia por lo que podía ver.

-¿Qué es la luz? –preguntó- ¿Qué es la oscuridad? Tantas cosas… Hacen que mi cabeza no pueda dormir. Y hoy en día, si los reyes no podemos expresar lo que sentimos con la plebe… Morimos en el olvido. Te pagaré cinco veces más de lo que jamás te hayan entregado, ¡no, qué digo! Te daré un señorío si me acompañas… Pero ten en cuenta que el riesgo, al igual que la recompensa, es elevado. ¿De verdad quieres poner tu nombre en las páginas de la historia, camarada?
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Trickster

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Daga%202[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Staff-1

Experiencia :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] YvwSTdF

Gold :
1078


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Empty Re: [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat]

Mensaje por Tyamat el Mar Nov 27, 2018 5:25 pm

Un silencio sepulcral invadió toda la taberna, donde nadie más habló, excepto el hombre con parche que sostenía el brazo del manakete. Todos observaban fijamente hacia aquella mesa, y la tensión que ya existía en el lugar fue a tal aumento que Tyamat se sintió temeroso de lo fuese a punto de suceder a continuación. Las dos mujeres que estaban sentadas una al lado de Beltrán parecían preocupadas e incluso, un poco asustadas, pues ellas conocían muy bien el protocolo y sabían exactamente qué era lo que le esperaba a aquellos que lo quebrantaban. Pronto se apartaron de Beltrán, levantándose de sus asientos y dejaron que los guardias realizaran su trabajo.

En el proceso, la sonrisa del hombre tuerto se borró completamente y este comenzó a gritar preguntando a donde se lo llevaban. Cuando su pequeño e intoxicado cerebro supo lo que estaba sucediendo, intentó correr en dirección contraria y se arrastró hasta llegar a Tyamat, agarrándose inútilmente sus ropas y manos. A pesar de escuchar las súplicas del hombre y ver su rostro cubierto en llanto, el chico fue incapaz de moverse, decir o hacer algo. Mientras continuaba paralizado por el miedo, el chico observo como el hombre era golpeado tras la nuca para que quedase atontado y dejara de oponer resistencia.

Después de que Beltrán desapareciera por la puerta junto con sus dos captores, los rostros de asombro de las personas de la taberna fueron rápidamente sofocados por el temor de sufrir el mismo destino. En poco tiempo uno de los mirmidones volvió con la espada completamente ensangrentada, para después limpiarla con el guante de su mano y guardarla en su correspondiente funda.

- “Él… Él está…”- El cuerpo de Tyamat seguía temblando y su mirada estaba fija tanto en sus manos y en la puerta por donde había entrado el mirmidón. Cuando sintió la presencia del rey Gangrel acercándose, el chico se sobresaltó levemente y su cuerpo reaccionó de forma temerosa alejándose un par de pasos del monarca y actuando casi de una manera sumisa. Primero intentó calmarse y saludo de forma respetuosa a Gangrel, agachando levemente la cabeza frente a este para saludarlo- Ah, s-sí, si su majestad. Viaje desde Regna Ferox hasta Plegia para entregarle una carta al señor Fernsby…- Comenzó a decir Tyamat, girando sus ojos un poco nervioso al no poder mantener la mirada fija en el monarca.

Después de presenciar lo que sucedido, era claro para Tyamat que el rey no lo estaba adulando porque realmente fuese valiente o porque fuese fuerte. No importaba si había llegado hasta Plegia en tres días, si hubiera sido más asertivo, el señor Fernsby no hubiese hablado de esa forma y hubiese acabó muerto. Alguien que enviaba a un hombre inocente a su muerte no merecía ser llamado “valiente”, el más bien era un cobarde, un pobre y triste subhumano que no merecía los halagos de alguien tan importante como el rey de Plegia. El laguz hizo una pausa, justo antes de que preguntaran por su nombre y respondió con una voz un poco más clara.

- Mi nombre es Tyamat.

En ese momento, vio como el rey Gangrel alzaba una mano, y los dos soldados se dirigieron hacia una mesa que se encontraba en una íntima esquina y apartaba. Tyamat siguió obedientemente al monarca, quedándose de pie hasta que le diesen permiso para poder sentarse. El manakete se sentó enfrente del hombre, manteniéndose en completo silencio mientras escuchaba.

La música de la taberna se hizo presente, pero no importaba cómo se escuchara o lo que hiciera el resto de personas dentro de la taberna, la atención de Tyamat estaba centrada en la persona que requería de sus servicios, y la que podría matarlo si quizás se negaba.

- Hmm… Yo no quiero títulos…- Comentó Tyamat todavía un poco cabizbajo- Sería demasiado, para alguien tan simple como yo.- Una gran responsabilidad y presión que llevar sobre los hombros- No busco ser famoso o popular, tan solo quiero ayudar a mi familia en todo lo que pueda, trabajando como mercenario. Así que... umm...- Dudo por un momento, pero reunió el valor para poder mirar al rostro del rey Gangrel antes de terminar de hablar- ¿A dónde desearía que lo acompañase?
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Manakete

Cargo :
Posadero

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [1]
Llave maestra [1]
DragonStone [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Piedra-1

Experiencia :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] XyoARbx

Gold :
2070


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Empty Re: [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat]

Mensaje por Gangrel el Miér Nov 28, 2018 9:20 am

Siendo francos, al monarca de Plegia no le gustaba en lo absoluto recurrir al derramamiento de sangre ciudadana. Pero… También sabía que en caso de dejar a las ovejas sueltas, estas acababan teniendo el deseo de escapar del rebaño. Lo cual era inaceptable. En todo reino hay reglas, más o menos estrictas, pero inviolables. Podía comprender la existencia de la libertad de expresión, pero no tolerarla, pues eso derivaba en el libre albedrío. Podía entender que existieran las confusiones, pero algo tan brutalmente ofensivo como tratarle a él, que dio su vida y alma por la nación, como si fuera uno más, era algo que no podía tolerar.

Pero el pasado, por muy reciente que fuera, no debía influir en las decisiones del presente, al menos no en ese lugar. Lo que importaba ahora era conseguir más tropas para una invasión. Sin más.

Sus ojos estaban ahora prosiguiendo con el análisis del sujeto que tenía frente a él, mirando desde la gesticulación que este utilizaba a la más ínfima de las palabras que utilizara. Era inseguro, y eso siempre resultaba bueno a los ojos del monarca. Tropas inseguras no tenían tanta capacidad de pensar, y por lo tanto, más fácil resultaba darles órdenes. ¿Tal vez podrían desobedecer en la batalla? Eso nunca lo había visto en las filas plegianas, pues la muerte era mejor destino que ser tachado de traidor a la patria.

Cada temblor, por más ínfimo que fuera, eran más puntos que obtenía el muchacho de poder convertirse en un nuevo peón de Gangrel. Podía imaginarse el futuro que depararía al joven, cuyo nombre era Tyamat, pero primero de todo debería saber qué habilidades poseía este en el campo de batalla. Parecía entrenado den el ejercicio de armas por constitución, pero no podía estar tan seguro sin antes consultarle.

Y para eso, debería escuchar qué pedía. Muy para su sorpresa el poder no era algo que pudiera envenenar el corazón del contrario. Pero eso no importaba, ya lo tenía previsto. Todo estaba previsto a esas alturas, hasta el detalle más ínfimo e insignificante. Cada palabra de Gangrel tenía intención de dirigir las cosas hacia donde él quería, y a sabiendas de la gran maestría que este poseía en el arte de la oratoria, posiblemente aquello acabaría bien. De todas formas, ¿quién iba a decirle que no al Rey Loco?

La reputación precedía a su figura. Y aunque no le gustaran las acusaciones sobre su supuestamente frágil estado de salud mental (eso sí, más de uno podría comprobar que el monarca era sumamente inteligente, y bien claro quedó a los generales que tuvieron el honor de acompañarle en la primera gran campaña de conquista que realizó para destruir la Casa de Plegia que estuvo en el trono hasta su llegada. Entre los que verdaderamente le conocían, tenía otro apodo, mucho más halagüeño que el otorgado por la plebe, y este era “el Destructor Relámpago”, pues todos los ataques que él lideraban arrasaban con una gran cantidad de gente, sin a duras penas gastar recursos y más importante, en muy poco tiempo.

-¿No deseas territorios en tu poder? Interesante. Muy interesante. Eso demuestra que no eres tan mezquino como la mayoría –declaró con lentitud mientras entrelazaba las manos, colocando sobre ellas la barbilla mientras se planteaba cuáles debían ser sus próximos movimientos- Pero bueno. Todos tenemos nuestra debilidad. El poder, el dinero, la belleza… Siempre hay algo que cautiva el corazón de todos y cada uno de los hombres

Y ya encontraría el suyo. Los soldados cegados por su deseo siempre eran más útiles en la batalla. Y eso lo había comprobado con experimentación. Desde que en Plegia se legalizó la violación para quienes realizaran el servicio de armas, la eficiencia del ejército había aumentado. Triste, pero cierto. Y no hablemos de cuánto lo hizo cuando además se permitió la sodomía. Eran temas que podían causar el recelo de algunos conservadores, pero hasta los eclesiásticos grimantes estuvieron a favor de las medidas, pues parte de la magia negra reside en el culto al sexo y demás banalidades. ¿Cuál sería el Talón de Aquiles del muchacho? Él decía que solo quería vivir una vida tranquila. Y tal vez solo quería eso, ver cesar la amenaza emergida. Lo cual era perfecto. Gangrel podría con esa información elaborar una divertida forma de tenerle a su servicio.

-Mírame a los ojos. No tengas miedo de ello –declaró nuevamente, al ver la timidez que presentaba este para mantener las miradas cruzadas durante demasiado tiempo. Al fin y al cabo, parte de la tarea en la oratoria era hacer al otro sentirse identificado contigo. Y luego repetir el mensaje una vez y otra, pero eso era otro tema- Tu familia puede salir adelante con oro, sí, pero el dinero se acaba. Las tierras prevalecen. Te ofreceré un pequeño territorio para que podáis generar riquezas y comida infinitamente, tú, y todos los que deseen servirte o tú quieras proteger. Y este se encontrará en el lugar que me dispongo a colonizar

Un frío silencio. Las palabras cesarían de sopetón, y Gangrel alzaría al techo los ojos. Y aquellas malvadas ideas se hicieron más presentes en su cabeza. Y todo empezó a tener una forma mucho más sólida. Y los ojos del rey comenzarían a brillar con aquella chispa de satisfacción única y carmesí que aparecían solamente cuando las cosas le iban demasiado bien. Descendió el rostro nuevamente.

-Manster
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Trickster

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Daga%202[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Staff-1

Experiencia :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] YvwSTdF

Gold :
1078


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Empty Re: [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat]

Mensaje por Tyamat el Jue Nov 29, 2018 6:11 pm

Tyamat reaccionó nuevamente cuando el monarca le pidió que lo miraran a los ojos, en un principio, tomó esto como una orden, pero sus palabras le ayudaron a recordar las primeras cosas que aprendió luchando en Bern: Mirar siempre al frente, sin mostrar miedo o inseguridades al enemigo, por más que estuviese muriéndose por dentro, porque si titubeaba, estos no sentirían miedo a enfrentarlo. De cierta manera, lo mismo funcionaba con las personas, quienes no temerían en aprovecharse del manakate si él se descuidaba. Bajo la luz de las velas y el frio silencio, los ojos del rey brillaban con una chispa de satisfacción única y carmesí que resultaba amenazador para el laguz que estaba sentando enfrente de él.

- L-lo siento, majestad- Se disculpó el chico, intentando relajarse un poco y sintiéndose apenado por su conducta- Estaré bien, solo necesito acostumbrarme, a la atmosfera.

Al fin y al cabo, hablar con otras personas era parte del trabajo de un posadero y en especial, de un mercenario que buscaba conseguir un buen trabajo y una jugosa recompensa. El dinero se acaba, las tierras prevalecen y lo que motivaba a Tyamat a seguir viviendo era poder ayudar a las personas que cuidaron de él y le dieron un propósito. ¿Si ayudaba al rey Gangrel, conseguiría lo que buscaba? ¿Podría tener una vida tranquila y construir una posada para su hermano? Tyamat continuo pensando en las respuestas a aquellas preguntas, guardando silencio hasta que el monarca mencionó el lugar que buscaba colonizar.

Manster.

La palabra resonó en la mente del chico, pero de su rostro no hubo ninguna reacción. Manster era un pequeño reino se encontraba al sur de Grannvale y justo al norte de Tracia. Era el que peor estado que cualquier otro país del continente, pues además de tener una enorme concentración de Emergidos, se veía al borde de ser absorbido por alguno de sus vecinos más afortunados. Tyamat nunca había estado en Manster, y no había pensado en visitarlo por las mismas razones que muchos otros aventureros no lo habían hecho, tachándolo como un territorio perdido que no tenía ninguna salvación.

Algo similar a lo que sucedió en Mitgard, cuya parte de su ciudadanos y él habían terminado huyendo después de que los ataques de los emergidos y la economía en el reino empeoró.

Hmm, Manster… ¿Por qué Manster? ¿No queda bastante lejos de Plegia? ¿Por qué querría conquistar un país que está destruido y solo está plagado de emergidos? ¿No sería algo difícil de colonizar?” Tal vez el rey estaba tan loco como él pensaba, o quizás, solo era ambicioso y había algo en aquella tierra que el manakete no había visto. En cualquier caso, con los guardias todavía en la taberna, el chico no se sintió con la seguridad para cuestionar en voz alta la decisión del rey, por lo que abstuvo de hacerle preguntas al respecto. Después de todo, Tyamat continuaba siendo un simple extranjero, por lo que tenía muy en cuenta que su opinión con respecto a las decisiones del rey no serían tomadas en demasiado en cuenta.

- Hmm… Nunca he estado en Manster, pero, escuche que había caído bajo la presencia emergida no hace mucho, junto con, otros países del territorio de Jugdral- Mencionó Tyamat, pensando aún en la situación del país mencionado- No será fácil colonizarlo. Pero, puedo ofrecer mis servicios para ayudarle a conquistarlo, a cambio del pequeño territorio que me ofrece…- Una parte de él continuaba inseguro de aceptar ese trato, pero la oferta se veía lo bastante tentadora como para rechazarla, respiro profundo- Estas son mis condiciones, quiero que me paguen suficiente dinero para poder mantenerme en el tiempo que mantengamos el trato. Un territorio que sea lo bastante grande para poder construir una posada, una taberna, y un establo para las monturas.- Prosiguió el muchacho con seriedad, enumerando sus condiciones- Y, lo más importante. Me gustaría seguir en el anonimato cuando acabemos, sin que mi nombre aparezca en los libros de historia que menciono antes... ¿Está... de acuerdo con esos terminos?
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Manakete

Cargo :
Posadero

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [1]
Llave maestra [1]
DragonStone [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Piedra-1

Experiencia :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] XyoARbx

Gold :
2070


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Empty Re: [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat]

Mensaje por Gangrel el Vie Nov 30, 2018 10:14 am

¿Por qué, Gangrel, por qué un lugar tan lejano? ¿Por qué un territorio en el cual hay influencia emergida? Simplemente porque estaba cerca de Grannvale, y Nohr debía bastantes favores a la nación plegiana. Un ataque por dos flancos, la armada plegiana rodeando el territorio y forzando a los emergidos a retirarse hacia el único lugar del continente que no había sido conquistado o no había caído por las tropas oscuras. Y luego, iría a por Silesse, y posteriormente, conquistaría toda Tracia y apoyaría a Nohr en las campañas en Mitgard. Con tantos territorios obtenidos, y evidentemente, tras eliminar a los emergidos de esos lugares, utilizaría los recursos para la conquista de Ylisse, y cuando hubiera terminado de arrasar con el sacro reino, la Gran Plegia estaría completada. Tenía mercenarios y un imponente ejército mayor al de cualquier otro reino del continente que no fuera Nohr, así pues, sabía que utilizando bien las cartas podría convertirse en una potencia tan respetable como este.

-La atmósfera es irrelevante, joven –declaró con tranquilidad el monarca con total seriedad, intentando relajarle (aunque no fuera precisamente bueno en ello) y que siguiera escuchándole a él- Concéntrate en mí…

Porque solo ellos eran actores de momento en aquella gran función que era para el rey la guerra. Todos los demás eran simples decoraciones más del attrezzo, las cuales tomarían mayor o menor importancia si decidían tomar las armas. Y como eso de momento no era una opción por lo que podía ver, tendría que enfocarse en el muchacho.

Sus planes eran infalibles, no había nadie más en toda Akaneia que pudiera enfrentarle verbalmente, y él lo sabía. Por eso, el arte de las palabras sería más que suficiente como para ganar la verdadera guerra. Y además, su intención final no era darse más poder a sí mismo, sino al gran dragón. A Grima.

-Error. Ahí te equivocas, será tremendamente fácil conquistarlo, pues nadie quiere a Manster. Pero yo veo bosques y prados donde otros ven solamente emergidos. Y como puedes ver, gracias a mis doctrinas Plegia no ha caído contra ellos y no ha tenido que alzar ni una vez las armas en su contra. –y eso era cierto. Desde el primer momento, dio la orden de no atacar a las tropas misteriosas, por muchas banderas que alzaran, y que les permitieran salir y moverse por el reino sin problemas. Y fue una muy acertada decisión que puso contra las cuerdas a Regna Ferox y a Hoshido. Si no fuera por aquel maldito reino, Altea… El primer reino podría haber sido suyo- Pero hemos visto cómo combaten mejor que nadie. Podremos aniquilarlos usando el ceño. Para lo que algunos necesitarían una gran legión, yo solo usaré escasos batallones. No necesito nada más que tener conocimiento del campo para poder ganar. ¿Por qué crees muchacho que conquisté y unifiqué toda Plegia cuando esta estaba gobernada por una monarquía que cayó frente a Ylisse? No porque tuviera el apoyo popular, sino porque la organización y movilización de mis tropas fue mil veces mejor de la que los estrategas plegianos de por aquel entonces podían imaginarse

Sonrió. Teniendo solamente como apoyo las masas populares, inexpertas y poco capacitadas, pudo destruir al ejército de la nación y poder reconstruirlo posteriormente. Las bajas fueron mínimas y la población de Plegia iría en aumento desde que él estaba en el trono. Miró en ese momento el fruto de su obra: aquella música netamente creada por compositores del reino, el culto nacional, que es el grimante por muchos esfuerzos que hizo el rey de Ylisse anterior. En cuanto Gangrel llegó al poder, el reino empezó a crecer exageradamente, y se unificaron como una colmena en frenesí contra los enemigos. Y al final, fueron los emergidos quienes se encargaron de tomar la venganza contra todos y cada uno de los reinos que apoyaron a Ylisse.

-Te daré todo aquello que desees –declaró con seriedad el monarca sin mostrar ápice de sentimientos, simplemente quería que sus palabras fueran las que influyeran en el joven y no las emociones, pues por mucho que estas dañaran, al final no eran tan confiables como la pragmática lógica- Un territorio lo suficientemente grande para crear tu propia taberna, con establos y posada, y también tendrás suficiente campo como para ser autosuficiente –iba haciendo los cálculos rápidamente. Tal vez acabaría ganando más a base de impuestos indirectos gracias a esa doctrina de lo que se esperaba. Darle concesiones a plegianos para que pudieran explotar el territorio. Además, solo le estaba pidiendo una posada, y eso le daría- Y te daré la ciudadanía plegiana, y estarás exento de pagar impuestos directos sobre tu persona –declaró con seriedad. Básicamente, le estaba dando el privilegio de vivir para siempre como un ser libre y con derechos, aunque no hubieran títulos ni responsabilidades a su espalda, pues así declaraba la carta magna del reino que pasaba. Quien no era siervo, si no ciudadano, poseía algo muy raro en ese mundo… Y eso eran derechos civiles como si se trataran de nobles- No pasarás a la historia si no lo deseas. Si así lo quieres, tu nombre saldrá del mundo tan desapercibido como vino… ¿Pero de verdad deseas esto, Tyamat?

Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Trickster

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Daga%202[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Staff-1

Experiencia :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] YvwSTdF

Gold :
1078


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Empty Re: [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat]

Mensaje por Tyamat el Dom Dic 02, 2018 10:33 am

Tyamat escuchó al monarca con atención, asintiendo con la cabeza y obedeciendo a la petición que este le hizo sobre concentrarse en él. Aunque todavía no fuese sencillo mirar al rey a los ojos, sus palabras sonaban convincentes y su razonamiento dejó una buena impresión en el manakete. Cuando llegó a Plegia, el muchacho había visto que las calles estaban en buen estado, a pesar de lo extraña y extravagante que le habían parecido las decoraciones, la cultura de los ciudadanos y la forma que tenían los edificios. Ningún plegiano lo había tratado de mala manera desde que llegó a aquel país, a excepción del hombre que fue ejecutado hace tan solo unos minutos. ¿Sería cierto que, había una organización y movilización en Plegia, que en otros reinos no había? Puede que, después de todo, Tyamat estuviese subestimando al rey Gangrel, y que tanto como él y el ejército de Plegia fuesen tan poderosos como el rey y el ejército de Bern. Con firmar un simple documento, el chico ayudaría a su familia, y tanto ellos y él podrían comenzar una vida tranquila en Manster, igual o mejor que la vida que tuvieron en Mitgard.

Sin embargo, entre más lo pensaba y más le preguntaban, más inseguro el muchacho se sentía. Dudaba de la decisión que estaba tomando y en que sus palabras pudiesen generar un del que pudiese arrepentirse. El sueño que tenía estaba al alcance de sus manos, ¿pero realmente haría feliz a su hermano si se afiliaba a Plegia? ¿Qué pensaría su padre? ¿Estaría de acuerdo con su decisión? El rey estaba dispuesto a darle lo que deseaba con tan solo acompañarlo hasta Manster, pero con todas las cosas que este ofrecía, no podía evitar recordar lo que Tyrone le había advertido sobre confiar en otras personas... No importaba qué decisión tomara el manakete, las posibles consecuencias le parecían aterradoras.

- Yo, uh…- La última pregunta que le hicieron lo tomó desprevenido, dejando que este tardara un poco en expresar su opinión- De verdad, no entiendo por qué me hace esa pregunta y por qué quiere darme la ciudadanía plegiana. Pensaba que, había quedado claro que era lo que deseaba… ¿He dicho algo que no debería?- Comenzó diciendo, ligeramente ansioso- Cuando firme, solo seré un mercenario más, un simple peón que le ayudará a conquistar Manster. No veo por qué mi nombre y yo sean tan importantes para Plegia…- Decir aquello le generaba una presión en el pecho, sintiéndose cada vez más ignorante y arrepentido de cada decisión que tomaba. Respiro profundo para relajarse un poco y aclarar sus ideas- Lo siento, estoy seguro que sonare un poco pesado diciendo estas cosas… ¿Qué decisión cree que debería tomar, su majestad?- Preguntó débilmente, buscando consejo del rey Gangrel y la manera de que llegar finalmente a un acuerdo mutuo.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Manakete

Cargo :
Posadero

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [1]
Llave maestra [1]
DragonStone [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Piedra-1

Experiencia :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] XyoARbx

Gold :
2070


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Empty Re: [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat]

Mensaje por Gangrel el Dom Dic 02, 2018 12:05 pm

Y las cosas empezaban a perfilarse al fin tal y como el monarca deseaba. Había tardado más de lo esperado, pero el veneno se había inoculado. Y al fin comprendía que de nada serviría incentivar con más poder al joven, pues con menos que nada se conformaría. Y eso le gustaba. Era algo típico en el rey que las personas que personalmente acababa por reclutar tomaran algo de importancia en el ejército, pero ya veía que ahí no se daría el caso. Aunque… Bueno, hasta el más honesto campesino se volvía convirtiendo en un monstruo si se le daba una espada lo suficientemente filosa.

Las palabras del joven bien reflejaban todo aquello que el rey sospechaba. Al final, la demagogia ni tan siquiera fue necesaria, a pesar de ser tan útil recurso. Y… Solo usar la verdad era algo que solía producir un ligero buen sabor de boca al monarca. Lo que algunos podría ser como un trago de cerveza fría o el sabor de haber derrotado a un enemigo, este éxtasis solo aparecía en el rey en contados momentos como en ese.

-Te estaba ofreciendo algo como lo es ser ciudadano y no siervo –declaró el rey con una sonrisa lenta, acompañada de un lento parpadeo que utilizaría para descansar un poco los ojos- Con eso, nadie podría interferir en tu vida. Podrías tener la taberna y no volver a usar las armas si no es por orden explícita de la corona

Un derecho por el cual muchos plegianos se matarían. El sueño de llegar algún día a la ciudadanía era lo que sofocaba las rebeliones, porque sabían que en cuanto otro llegara al poder, este derecho sería abolido. Pero… Bueno, solo daría lo que el joven le pidiera, ni un grano de arroz más, ni uno menos. Esa era la política del reino en lo que a mercenarios respectaba.

-¿Quieres mi consejo? –preguntó el rey, ciertamente extrañado- Pues deberías incorporarte a nuestro reino. Aquí encontrarás camaradas en el ejército y un sistema sin fallas que hace que nadie muera de algo como lo es el hambre –y eso era cierto, también. Podían haber hambrunas y escasez de comida, pero nunca inanición total. Por mucho que costara, la gente siempre tenía un plato que comer más o menos decente al día. Y Gangrel se encargaba personalmente de que una parte de los impuestos fuera dirigida a esto- La nación de Plegia se volverá fuerte, Tyamat, y te ofrezco estar con nosotros cuando hagamos el reino grande de nuevo

La oferta era clara. Él había tenido la gran suerte de ser encontrado por Gangrel, y ello quería decir que en el ejército todos sabrían que había sido el rey quien directamente le había contratado, lo cual le haría ganarse el respeto y la envidia de muchos. El último que así había entrado en el ejército fue un joven, que de pasar de ser mero sirviente, ahora es uno de los muchos pares de ojos y oídos que poseía el monarca por toda Plegia.

-Sea como sea… Esta es tu decisión y no mía. Tuya es la senda, tuyos los empeños –cerró los ojos, intentando recordar de dónde había citado aquella frase… Vago recuerdo que en su mente permanecía borroso- Pero en caso de estrechar la mano del monarca, tu vida cambiará para mejor. Mucho mejor e infinitamente superior a lo que jamás te podrías plantear siendo un mero siervo de un reino cualquiera –declaró mientras movía su mano lentamente al frente, cual contratista con su cliente- No tendrás revuelo histórico, pero sí una vida feliz y completa. ¿Aceptas el trato, jovencito?
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Trickster

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Daga%202[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Staff-1

Experiencia :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] YvwSTdF

Gold :
1078


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Empty Re: [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat]

Mensaje por Tyamat el Dom Dic 02, 2018 3:05 pm

Tyamat sabía muy bien que no existía un sistema sin fallas. Después de todo, un país pacífico como Mitgard había sucumbido fácilmente ante la crisis que fue provocada por los emergidos y había sufrido la pérdida de su antiguo jarl. La felicidad no era duradera, y era tan frágil y corta como la vida de los humanos. Incorporarse al reino de Plegia ayudaría a Tyamat a sobrevivir un tiempo, quizás relajarse un poco y sentirse seguro, sin verse en peligro de morir de hambre o de que alguien interfiera en su vida para tratarlo como un subhumano o venderlo como un esclavo. Todo eso sonaba como algo que el manakete deseaba y las palabras del rey Gangrel terminaron por convencerle de que estrechar la mano del monarca era lo que necesitaba para que su vida cambiara a mejor.

- “Oh, entiendo”- Pensó Tyamat mientras reflexionaba antes las palabras que le habían dicho- “Entonces, siempre fue mi decisión, y esta persona, nunca me vio cómo su siervo. ” - El rostro de Tyamat se ruborizo un poco y callo mientras el monarca continuaba hablando- “Tal vez estaba equivocado. Tal vez esto sea lo mejor para mi… Si él cree que realmente valgo para algo, entonces yo debería…”- El joven manakete miró la mano que se acercaba hacia él y tras un momento de duda, parpadeó y movió su mano hacia su cliente- Si, acepto- Declaro, mostrando una actitud más calmada que antes.

Tras estrechar la mano del mano, el chico bajó su mano rápidamente, volviendo a adoptar la misma posición reservada que tenía antes, para de esa manera pudiese sentirse nuevamente cómodo y seguro. Uno de los guardias llevaba un pergamino en un gran bolso, donde terminó escribiendo las condiciones que propusieron tanto el rey Gangrel como Tyamat. Al terminar de redactar, se encargó de leer con voz clara lo que estaba escrito, dejando la sensación de que todo estaba en orden. Por un momento, el chico esperó a que le ofrecieran una pluma para que pudiese firmar el contrato, considerando hacerlo rápidamente para que el monarca pudiese continuar con su búsqueda de mercenarios para la colonizar Manster.

- Si tiene un tiempo libre, me gustaría poder mostrarle mis habilidades antes de que deba partir a Manster, ya que, es difícil explicarlo con palabras…- Sugirió el chico después de firmar- Lo haría ahora mismo, si pudiera, pero… Uh…- Miró vagamente hacia las personas que habían dentro de la taberna, prestando atención de que nadie más estuviese escuchando su conversación y luego de volverse hacia el monarca su rostro se tornó más serio- Es complicado- Declaro de forma calmada- Mis habilidades son más útiles en espacios abiertos, donde no hayan personas y recursos valiosos que puedan verse afectados.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Manakete

Cargo :
Posadero

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [1]
Llave maestra [1]
DragonStone [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Piedra-1

Experiencia :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] XyoARbx

Gold :
2070


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Empty Re: [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat]

Mensaje por Gangrel el Lun Dic 03, 2018 12:27 pm

Y así, había ganado. Tal y como era de esperar. Mientras el rey de Plegia se encontrara sentado en una mesa frente al contrario, siempre obtendría algo de lo que deseaba. Y francamente, no le había costado tanto como pensaba. Si los demás soldados utilizaban esos métodos de oratoria, posiblemente la conquista de Manster sería mucho más eficiente de lo que esperaba. Al fin y al cabo, todos eran esponjas ante las palabras, incluido él, pero además, sabía utilizarlas perfectamente sin empaparse demasiado por ellas. Una excepción a la norma muy curiosa que le había permitido ser lo que ahora era. Apretó instintivamente la mano del contraria al notarle que este le estrechaba con una sonrisa algo más sincera que de costumbre y todavía más amable de lo que podría esperarse.

-Eres inteligente –declaró con la intención de felicitarle cuando sus manos se separaron- Has tomado una sabia decisión al unirte a la gran familia que es el reino de Plegia

Una acertada decisión que a todos beneficiaba dentro de aquel reino. Más soldados extranjeros equivalían a menos hombres luchando, menos luchadores llevaban a más campesinos que conreaban así que más riqueza, y con más riqueza, más mercenarios a contratar. Un círculo bastante práctico que acababa por enriquecer a Plegia indirectamente. Y luego, siempre existía la opción de integrar a aquellos hombres en el ejército permanente con la promesa de un sueldo más alto y crujirlos con impuestos sobre la renda. ¿Por qué demonios le llamaban loco si estaba más lúcido que muchos? No lo comprendía. Posiblemente, a los cenutrios que gobernaban Ylisse ni se les ocurriría eso.

Respecto a lo del uso que podría verle en combate con una muestra, esto sí le interesaría francamente. Pues podía estar ante un zopenco total que moriría a los cinco segundos, lo cual le apenaría porque sus discípulos solían ser los que acababan con algún rango militar.

-Será divertido. Lo haremos en palacio si te parece correcto

Y luego, calló por unos segundos. El contrato era algo que le interesaba francamente, pues al fin y al cabo, con eso consumaría todo lo pactado aquella noche. Era una tarea necesaria para que Morgan y Marc pudieran organizar mejor las tropas que no alcanzaran a él.

-Así pues, ahora que está hecha la parte difícil… Empecemos con el contrato y las cláusulas

El soldado sacaría de su bolsillo lo que parecía ser una pluma y un frasco repleto de tinta negra. Por supuesto, como miembro de la guardia real, este sabía leer y escribir perfectamente.

-Por la gracia de Grima todopoderoso –comenzó a dictar el rey- Estando reunidos S.M Gangrel de Plegia y Tyamat, se declara lo siguiente –cerró los ojos. Las próximas palabras debían ser lo más precisas posibles, pues en caso de no ser específico podría beneficiar de más al contrario- Que Tyamat pone al servicio del reino sus servicios en el ejercicio de las armas. A cambio, deberá ser compensado con la ciudadanía y la siguiente extensión de tierras: que deberá incluir espacio suficiente como para crear una taberna con su correspondiente posada y cuadras. Este contrato llegará a su fin cuando Manster haya sido conquistada, y será entonces cuando se hará efectivo el pagamiento –volvería a abrir los ojos para mirar nuevamente al joven, mientras miraba cómo muy eficientemente el soldado había conseguido escribir a su ritmo y, con las correspondientes sangrías y demás menesteres que por alguna razón se consideraban “formalidades”, redactar un impoluto contrato- ¿Quieres añadir algo más, Tyamat? Tienes esta oportunidad última de solicitar alguna otra cosa si es que la deseas
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Trickster

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Daga%202[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Staff-1

Experiencia :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] YvwSTdF

Gold :
1078


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Empty Re: [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat]

Mensaje por Tyamat el Mar Dic 04, 2018 2:08 pm

Después de todo lo que había dicho, lo que Tyamat menos se esperaba era que el mismísimo rey lo invitara al palacio. Se sintió confundido, halagado, pero sobretodo, sorprendido.

- ¿Eh? ¿Está seguro?- Preguntó el chico reaccionando casi sin pensar. Pero tan pronto como se dio cuenta de su comportamiento, decidió corregir su actitud para actuar de una formas más pasiva y poder explicarse mejor- Q-quiero decir, sería un gran honor, su majestad... Pero, ¿habrá un lugar con suficiente espacio en el palacio? Es realmente importante, por mis…ah…- Se calló en ese instante, casi quedándose sin aliento por lo nervioso que estaba porque alguien más estuviese escuchando la conversación- Mis... habilidades. Y, aunque fuese en el palacio, lamento decirle que no tengo nada adecuado para usar.

Dicho eso, el joven manakete volvió a callar por unos segundos, esperando poder escuchar la respuesta final del monarca sobre el punto de reunión. Seguidamente, el contrato y las clausulas comenzaron a ser redactadas por uno de los soldados que acompañaban al rey Gangrel, siendo dictadas por el mismo monarca mientras que Tyamat los observaba silenciosamente y escuchaba lo que ambos hacían.

No importaba que tanto le preguntaran, la mente de Tyamat estaba en blanco. Más allá de lo que ya estaba pidiendo, el manakete se sentía incapaz de pensar en otra cosa que pedir, sin antes sentirse presionado y luego enojado.

- Todo lo importante está incluido en el contrato: La posada, la taberna, el establo para las monturas…- Si el chico se quedaba pensándolo por mucho tiempo, pronto comenzaría a tener dudas de nuevo. Conociéndose a sí mismo, continuo hablando antes de que eso sucediese- No tengo nada más que añadir. Esto es lo que deseo.- Declaro, mirando al rey con suma seriedad en ese momento.

Dicho eso, el muchacho escribió con la pluma sobres las partes faltantes por firmar en el documento, esperando que al terminar ya no le hicieran más preguntas relacionadas a lo que deseaba.

- Mientras sea válido el contrato, estaré en Plegia el tiempo que desee, su majestad... Cuando tenga tiempo para verme, puede contactarme, y yo iré al lugar donde me cito- Hizo una breve pausa, pensando si el monarca estaba de acuerdo, y mirándolo el tiempo necesario para asegurarse de que no había nada más que decir.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Manakete

Cargo :
Posadero

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [1]
Llave maestra [1]
DragonStone [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Piedra-1

Experiencia :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] XyoARbx

Gold :
2070


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Empty Re: [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat]

Mensaje por Gangrel el Mar Dic 04, 2018 4:07 pm

Y el contrato estaba hecho. Las cláusulas eran MUY específicas y sabía que no podía apelar a nada. Y si lo hacía, crearía una nueva ley que se lo impediría, pues ese era su privilegio como rey. Si las cosas iban mal (que lo dudaba), el joven no podría ver el pago cumplido pues era en Manster donde se haría la taberna, pero si se vería obligado a darle la ciudadanía. Bueno. No era la primera vez ni la última que haría esto con un extranjero.

Releyó el contrato unas dos veces antes de poner su firma: una compleja y trabajada unión de letras que acababa limitándose a un “Gangrel” muy pulido y decorado, y bajo el cual ponía siempre “por la gracia de Grima, rey de Plegia” simplemente por costumbre y por lo elegante que era. El contrato, una vez fue firmado por el rey, ya tenía total legitimidad quisiera el contario o no firmar. Si no poseías un título nobiliario en Plegia, tampoco poseías el privilegio a tener capacidad de hacer constar en acta tu presencia. Y eso era algo a lo que el joven debería acostumbrarse.

-El contrato se ha vuelto vinculante y es inviolable. Tenlo en cuenta, muchacho –declaró mientras veía cómo el guardia guardaba de nuevo aquel documento con esmero y volvía a alejarse, pues su trabajo había finalizado- Sea como sea. Vendrás a palacio conmigo. Es tradición que los mercenarios que contrato personalmente se hospeden en mi corte, y además… Este es gigantesco. Tal vez hayan nobles que ni te detecten…

Y de todas formas, nadie se quejaría. El palacio era gigantesco, casi tanto como una isla de tamaño medio. Y todo ese lugar era igual de austero a la par que espacioso. Habían habitaciones que el joven podría ocupar pues estaban reservadas al servicio (obviamente, no le iba a dar los aposentos que tenía preparados para su futuro heredero, por ejemplo)

-Palacio posee instalaciones muy grandes en las cuales hasta el mejor espadachín podría entrenar y no cansarse –declaró el rey con una sonrisa- Así pues… Te encontrarás a tus anchas para poder mostrarme tus habilidades –cerró los ojos por un momento mientras se levantaba- Así pues, joven, mis guardias te llevarán ahí. Yo tengo mucho trabajo que hacer esta noche… Ten dulces sueños

Sería lo último que diría el rey antes de levantarse y salir poco a poco de la taberna, sin importarle la gente que hubiera dentro. Rápidamente, dos nuevos mirmidones aparecerían a su lado, preparados para custodiarle mientras el rey buscaba nuevos mercenarios. Había sido una noche productiva.

Y qué sorpresa se llevaría el rey una vez viera a Tyamat en acción. Pero adelantar acontecimientos no es algo de lo que sea yo partidario… Las cosas debían fluir y seguir su curso. Y de momento, el ejército contaba con un soldado más.

Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Trickster

Cargo :
Rey de Plegia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
Dagas de bronce [2]
.
.

Support :
Vincent [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Daga%202[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Staff-1

Experiencia :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] YvwSTdF

Gold :
1078


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Empty Re: [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat]

Mensaje por Eliwood el Miér Dic 12, 2018 11:44 pm

Tema cerrado. 50G a cada participante.

Ambos obtienen +1 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.
.

Support :
Marth [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Iwzg0SR
Lyndis [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] JEIjc1v
Nils [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] JEIjc1v

Especialización :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Espada%202

Experiencia :
[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Iu4Yxy1

Gold :
868


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat] Empty Re: [SOCIAL] In the dark of the night [Priv. Tyamat]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.