Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Here we stand

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Here we stand

Mensaje por Kayoko el Jue Nov 15, 2018 4:43 pm

Kayoko
Myrmidon
You'll need a little bit more than that to make me fall apart.


Datos
Nombre: Kayoko

Edad: 16 años.

Clase: Myrmidon

Especialización: Espada.

Afiliación: Hoshido, su tierra natal.

Ocupación:  Mercenaria

Personalidad


Kayoko es una chica joven bastante madura y responsable para su edad, pero eso no quita que todavía esté en esa edad de pecar de orgullo, ambición e impetuosidad alguna que otra vez.

Es una chica con un gran sentido del honor y del deber. Siempre trata de actuar con las mejores intenciones y cuando se propone algo es lo suficientemente trabajadora y ambiciosa para intentar conseguirlo a toda costa.  Su tenacidad, su perseverancia y su fuerza de voluntad son implacables, incluso envidiables.

Su valentía también es otro rasgo admirable de ella. A pesar de sus pocos años de vida, es una chica con mucho carácter y que raramente se deja derrumbar por algo. Tal vez es por eso que también tiene una gran fortaleza emocional, y es muy difícil hundirla, física y psicológicamente.

Es también bastante honesta y no mentirá a no ser que sea necesario, ya que prefiere conseguir sus metas por su propio mérito trabajando duro y sin trampas, haciendo de Kayoko una chica muy noble.

Pero esto no significa que sea idiota. Sí, en ocasiones puede ser algo ingenua, pero simplemente es un rasgo provocado por su corta edad. Kayoko es inteligente, astuta en muchas ocasiones, y siempre trata de tomar la mejor decisión.

Pero por supuesto, no todo son virtudes en ella. Uno de sus defectos más grandes es su impulsividad. Le cuesta mucho rechazar un reto (es demasiado orgullosa para eso), y puede meterse en conflictos innecesarios si no entra en razón o no hay alguien cerca de ella que le haga poner los pies en la tierra.  

También puede ser demasiado arrogante y ambiciosa. A veces debería aprender a ceder o entender que una huida a tiempo puede ser una victoria, y también debería tener en cuenta a veces que no siempre se pueden hacer las cosas por cuenta propia. Pedir ayuda no es algo malo, pero para Kayoko es uno de los pocos retos que no puede superar.
 

Historia del personaje


Criada en un pequeño pueblo de Hoshido situado en la montaña, Kayoko vivió una infancia tranquila bajo el cuidado de sus padres: La sastre del pueblo y un espadachín independiente del que más tarde heredaría su oficio de mercenaria.

Tanto su madre como su padre fueron personas humildes y con una relación normal y sana con el pueblo gracias a las habilidades de la madre de Kayoko en la sastrería y al carácter servicial de su padre, que había protegido en algunas ocasiones a las personas de pequeños asaltos.

De pequeña Kayoko era una niña como cualquier otra: curiosa, muy extrovertida y enérgica. A pesar de que no era tan talentosa en la costura o en algunas cosas, desde el primer instante en que tomó una espada demostró una gran devoción por aprender a usarla. Por supuesto, necesitaba perfeccionarse y mejorar constantemente, así que su padre comenzó a enseñarle a utilizar apropiadamente esta arma (y obviamente, tardó años en tocarla, ya que primero tenía que aprender a usarla para no hacerse daño).

Kayoko entrenaba de vez en cuando junto a su padre perfeccionando sus habilidades, pero como forma de juego. No era la mejor, pero le apasionaba tanto la idea de pelear y convertirse en algún tipo de heroína que ayudara a otros contra bandidos, o cualquier 'mala persona' que su mayor sueño era acabar siendo soldado, o incluso general.

Algunos niños se burlaban de esto. No pensaban que una niña pudiera hacer todas esas cosas, o que ella fuera lo suficientemente buena para conseguirlo, así que por unos años decidió trabajar todavía más duro con la espada, y rechazó completamente su feminidad, hasta que un día decidió cortarse el pelo ella misma para aparentar ser un hombre (cosa que salió increíblemente mal), y su madre decidió hablar con ella, y le dijo unas palabras que se grabarían a fuego en su cabeza.
‘’Puedes ser lo que tú quieras si trabajas lo suficientemente duro. Ser mujer no te hace débil, el miedo a lo que los demás piensen de ti es lo que te hace débil.’’

Desde entonces, Kayoko trató de madurar e ignorar las palabras de los chicos más envidiosos, que con el tiempo dejaron de ridiculizar a la niña para terminar haciéndose amigos de la talentosa y hermosa joven en la que se había convertido. La vida era demasiado corta para vivir con rencores, así que Kayoko aprendió a convivir con su feminidad y su amor por las peleas sin que una cosa se anteponga a la otra, y se convirtió en una chica orgullosa, valiente y perseverante.

Pero al igual que tiene una cicatriz en su rostro, su historia también tiene un evento que la marcó, y no solamente en su piel: hace un par de años, ella se había ido a pasear y a relajarse con unos amigos en una zona un poco más alejada del pueblo. Este último era un lugar tranquilo, y en su inocencia o ignorancia los adolescentes pensaron que el resto del mundo iba a ser así y que no iban a toparse con nada extraño, no esperaban encontrarse con unos bandidos que los superaban considerablemente en edad y experiencia.

Kayoko y uno de los chicos que estaban ahí eran los únicos que sabían pelear. Pero es la práctica la que hace al maestro, y ninguno de los dos se vio obligado a involucrarse en una verdadera pelea nunca más allá de la defensa del pueblo de algún animal salvaje o un bandido inexperto, así que pagaron aquel acto de osadía, Kayoko con su mejilla y parte del lóbulo de su oreja, pero por desgracia, su amigo lo pagó con la vida.

Todo ocurrió rápido, más de lo que ella esperaba. Sus movimientos eran más rápidos que los de su amigo, pero seguían sin ser comparables a los de los bandidos. Casi milagrosamente Kayoko logró dar un corte fatal a su contrincante, pero cuando iba a ayudar a su compañero, sólo recuerda ver la sangre goteando en su estómago. El victimario había huido junto a su compañero, llevándose algunas pertenencias de valor del chico y del resto de compañeros que no sabían pelear o estaban demasiado asustados para ello, y aunque intentaron buscar ayuda y rezaron a cuantos dioses conocían, cuando alguien pudo atenderlos ya era demasiado tarde para el chico.  

Desde aquel evento, Kayoko se dio cuenta de algo: el mundo no era como aquel pequeño pueblo de Hoshido. El mundo era complicado, podía ser injusto, cruel, y no bastaba simplemente con trabajar duro, como su madre le decía cuando era una niña. De nada sirvió rezar a ningún dios aquel día ni los siguientes, su amigo nunca volvió a la vida.

Pero la conquista de Nohr que ocurrió hace relativamente poco supuso una pequeña época de paz para su pueblo, la cual la joven aprovechó, al igual que la aparición de emergidos. Kayoko trabajó todavía más duro todavía en aprender a usar su espada (hubiera tenido que incluso si no hubiera querido), pero esta vez se las ingenió además para aprender a pelear mejor, intentó agudizar su astucia, entrenó su cuerpo de forma muy estricta para mejorar su condición física,y trató de realizar numerosos trabajos y ayudar a los vecinos y a su familia para ganar dinero (además de que le sirvió para desarrollar sentido de la responsabilidad), y cuando se sintió preparada, decidió hablar con sus padres (que ya tenían cierta edad) para que le permitieran viajar para conocer el mundo y hacerse todavía más fuerte y madura.

Por supuesto, sus padres al principio no apoyaron la idea de dejar a su hija de casi dieciséis años sola por ahí, por lo que Kayoko decidió esforzarse todavía más este último año hasta que por fin su familia decidió apoyarla viendo la gran devoción que tiene la joven en convertirse en una gran guerrera.

Aún le queda mucho que aprender, el mundo todavía sigue siendo un lugar peligroso, y todavía es una chica joven, pero mantiene  su sueño de volverse una heroína y ayudar a la gente indefensa. Kayoko está definitivamente decidida a seguir su camino y a luchar para poder cumplir su objetivo cueste lo que le cueste.

 

Extras

-Trabaja como mercenaria protegiendo a la gente del pueblo a cambio de dinero, pero también  realiza otros pequeños trabajos que puedan servirle para ahorrar.
-Todo su dinero lo ahorra para viajes y una pequeña parte la guarda para poder conseguir una mejor katana que la de su padre.
-A todo esto, su padre ya es un hombre mayor e inferior a su hija en velocidad y agilidad, por lo que le ha cedido la espada a la chica, completamente seguro de que está ahora en buenas manos.
-Ella  no guarda rencores a los niños que se burlaban de ella en su infancia, e incluso es amiga de unos cuantos jóvenes del pueblo (o por lo menos está en buenos términos)
-De hecho,  está en buenos términos con la mayoría del pueblo. La mayoría la ven como una chica servicial, aunque algo osada.
-Es muy alta y está bastante desarrollada para su edad: 1.80 m y 78 kg (parte de este peso es musculatura).
-Le gusta que le apoden ‘Yoko’ cariñosamente
-No tiene parte del lóbulo de su oreja derecha, ya que la perdió cuando ocurrió el incidente de los bandidos.
-Entrena todos los días.
-Aunque es muy rigurosa con el ejercicio físico, su dieta no es la mejor. No es una gran aficionada de las frutas y las verduras, y le encanta cualquier tipo de carne…Incluso la de oso.
-Es una buena nadadora, aunque de niña fuera bastante mala en ello.
-Continúa siendo mala en la costura, y tampoco es buena con la pintura ni la mayoría de trabajos ‘’artísticos’’. Tampoco es buena trabajando en equipo.
-El haori rosa que lleva se lo cosió su madre como regalo de cumpleaños.
-Cuando tenga 18 planea hacerse un ‘’tatuaje’’ (estilo Tebori, obviamente) tal que así: https://tribaltattoosdesign.files.wordpress.com/2010/12/japanese-art-tattoo.jpg


Procedencia
Nombre original del personaje: Kayoko

Procedencia: OC

Spoiler:




Última edición por Kano el Mar Nov 20, 2018 4:30 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
Espada de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
108


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Here we stand

Mensaje por Eliwood el Miér Nov 21, 2018 3:41 pm

¡Ficha aprobada! ¡Bienvenida!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
970


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.