Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] Canciones de inocencia y de experiencia [Priv. Uriel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Canciones de inocencia y de experiencia [Priv. Uriel]

Mensaje por Onix el Miér Nov 07, 2018 12:37 pm

Onix estaba disfrutando tranquilamente su estadía en el reino pacifico de Sindhu hasta que terminó por quedarse sin monedas de oro con las que pudiese cubrir sus gastos. Tal vez, debió controlarse mejor y alejarse antes de usar sus últimas monedas para comprar ese costoso collar de perlas negras que le vendió aquel campesino que conoció en el Valle de los diamantes, pero, después de escuchar la oferta que le hicieron, el cuervo se vio bastante tentado… ¿Cómo se suponía que diría que no? Él era solo un pobre y triste cuervo que hacia cosas estúpidas, y los objetos lustrosos y brillantes le atraían un montón. Necesitaba ese collar, no sólo por una cuestión estética, o porque se relacionara con dinero y lujo, inclusive no se limitaba a una simple fascinación mineral, existía una razón fisiológica, que le costaba explicar con simples palabras sin sentirse avergonzado.

Pero la situación actual no todo estaba tan mal para Onix, pues aunque estaba pobre de monedas, a los oídos del chico habían llegado los rumores de que había poblados en la selva donde los laguz subsistían pacíficamente, lejos del territorio humano. De buenas a primeras, el país de Sindhu ya era conocido por sus valores y tolerancia hacia los laguz e híbridos, por lo que el cuervo vio una oportunidad para poder compensar el oro perdido sin realizar muchos esfuerzos. En la selva que se encontraba cerca de la frontera de del país podía cosechar deliciosa fruta, y los supuestos refugiados que viajaban desde otros países caídos recibían varios beneficios. Con sus alas y garras el chico podría ingeniárselas fácilmente para trepar hacia la punta de los árboles y recolectar frutas de la selva, y obtener suficientes como para poder venderlas en el mercado o saciar su hambre si hacía falta. En el peor de los casos, podría hacerse pasar por un laguz refugiado de las Islas de Kilvas para quedarse a dormir sin pagar, pues había escuchado que varios de los ciudadanos de las Islas se encontraban emigrando hacia Senay debido a la reciente conquista de la región por parte de Durban.

Con ese plan en mente, el chico se puso en movimiento, en poco tiempo se encontraba en la selva, caminando entre sus densos bosques buscando pacientemente las frutas que necesitaba.

- Esto será como coser y cantar…- Comentó el laguz, trepando con confianza hacia la rama alta de un árbol y deteniéndose por un momento para cosechar lo que encontraba- ¿Esta fruta se come?- Acerco el objeto en cuestión hacia su nariz, oliéndolo un poco antes de darle un mordisco y comenzar a masticar- Hmm… Hmm, hmm- El cuervo no conocía la fruta, pero esta le supo bien. La fruta era en gran parte de un color naranja, tenía un sabor medianamente ácido y la pulpa se sentía fibrosa en su boca- ¡Esto esta jodidamente bueno! Mejor para mí, me llevare dos…

Después de terminarse de comer la fruta, el cuervo estiró sus garras para arrancar dos mangos más del árbol donde se encontraba, se los guardó en los bolsillos de su pantalón y se acomodó para poder sentarse en una rama más gruesa que estaba un poco más arriba. Cuando se dispuso a comerse un cuarto mango, observó una serie de movimientos a unos metros de donde él estaba: Hombres enmascarados caminando por la selva, llevando pintura tribal sobre la piel y atuendos llamativos adornados con piedras, pluma y telas con el color similar al de la naturaleza.

- “Vaya, vaya, a buena hora aparecen los laguz…”- Pensó Onix mientras observaba discretamente a los misteriosos nativos, sin dejar de comer- “¿Se puede ser más oportuno?”- Se preguntó a sí mismo, cuestionando la suerte que tenía.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Seeker Raven

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Pócima Entumecedora
Llave maestra [2]
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1478


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Canciones de inocencia y de experiencia [Priv. Uriel]

Mensaje por Uriel el Vie Dic 07, 2018 2:17 am

Se agobiaba fácilmente en la ciudad, quien en su lugar no lo haría?, Seraphiel, su amigo de la infancia normalmente estaba ocupado con asuntos de importancia en el reino que Uriel mismo aun no comprendía del todo pues apenas comenzaba a adaptarse a la vida fuera de serenes y sin estar a merced de los humanos. Quizá por el alivio y la tranquilidad de tenerle a salvo en la ciudad le hacía concentrarse mas fácilmente en sus tareas como embajador, lo que sea que eso fuera. Por ello y aun si contaba con su compañía de forma bastante seguida los problemas comenzaban cuando debía quedarse solo pues muchos de los amables habitantes de Sindhu estaban ávidos de ayudarlo a que se adaptase mejor a su nuevo hogar. Muchos sabían de si situación y trataban de confortarlo… pero la realidad era que Uriel, muy a su pesar, no podía ser más indiferente a sus esfuerzos. La calidez y la amabilidad no lo alcanzaban ya, no porque no lo apreciase sino mas bien porque ya no los entendía, los sentimientos que veía reflejados en sus ojos y las sensaciones que le trasmitían... Era incomodo, agobiante y si bien no era capaz de mostrar ningún tipo de molestia prefería simplemente alejarse a la espera de poder volver a su hermano. Aun así, sabía que tenía que hacer un esfuerzo, tendría que encontrar la forma de recuperar su corazón y así poder corresponder las cálidas sonrisas que le dicaban, ahora deseaba poder entender de nuevo más que nunca pero le invadía la incapacidad de no saber cómo.

En esa ocasión no fue diferente, se alejo de la protección de la ciudad solo para darse un descanso, estaba exhausto y necesitaba su buen tiempo a solas, únicamente rodeado de la naturaleza y buscando la paz y serenidad que toda garza desea. El silencio le parecía ahora agradable, poder simplemente caminar y extender un poco las alas, mirar al cielo y escuchar el canto de la abundante naturaleza… igualmente era ahora incapaz de escucharla claramente pero al menos lo reconfortaba el hecho de que un árbol no se ofendería si no podía entablar una conversación con él. Sus alas aun estaban bastante débil y difícilmente podía volar por mucho tiempo por lo que se desplazaba normalmente a pie, envolviendo su larguísima cabellera plateada sobre su cuello para que no se arrastrara en el piso y se llenase de hojas y suciedad.

Fue cuando se había adentrado bastante en la jungla que observo lo tarde que era al mirar al cielo, debía regresar si no deseaba preocupar a su amigo por lo que se encamino de vuelta. Increíblemente era bastante bueno orientándose, por otra parte y aun si pensó en abrir sus alas para regresar volando estaba seguro que llamaría mucho la atención y lo llenarían de un montón de palabras incomprensibles haciendo quizá alusión a lo preocupados que les tenia, por ello fue que decidió caminar de vuelta. Fue entonces que, entre paso y paso tropezó con lo que parecía ser una suerte de cuerda, no era raro pues estaba en una selva donde las lianas abundaban mas lo que si le tomo desprevenido fue de pronto una red se lanzo sobre él, dejándole atrapado. Intento pedir ayuda mas estando tan lejos de la ciudad sería difícil que lo escucharan.

Cualquier garza en su lugar habría entrado en pánico, quizá pensando que volverían a meterlo en una jaula e intentaría escapar desesperadamente, mas Urel no era una garza normal para bien o para mal y se mantuvo tranquilo, lo cual le permitió pensar más claramente…. la red era demasiado gruesa para poder romperla con sus escasas fuerzas y quedaba más que claro que gritar no le serviría. Después de un rato, los perpetradores de tal trampa se presentaron: aparentemente humanos vestidos de forma extraña y que no hablaban el mismo idioma que los habitantes de Sindhu, además podría decir que no olían precisamente a rosas. Después de una discusión más incomprensible de usual para Uriel los humanos se decidieron por llevárselo, uno de ellos tomo la red por los extremos y se llevo a la pobre garza colgando de un hombro como si se tratara de un saco de patatas. Uriel no hiso más que quejarse un poco por lo incomodo de la situación pero fuera de ello no opuso mayor resistencia.

Llegaron a una suerte de aldea donde todos estaban pintarrajeados y un gran caldero estaba siendo depositado sobre leña aun sin encender, las mujeres traían agua en cantaros para llenarlos entonando una canción repetitiva al son de tambores. Uriel fue metido en una jaula de madera bastante rustica pero lo bastante resistente como para que, al menos, una garza no escapara. Se sacudió un poco, contemplando con extraña indiferencia como los caníbales comenzaban a danzar alrededor de la gran olla y otros comenzaban a encender el fuego. El joven garza ladeo la cabeza ligeramente sin entender del todo que sucedía o ya siquiera imaginarse que el seria el platillo fuerte para l cena de esa noche.


Última edición por Uriel el Lun Dic 17, 2018 7:07 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Heron

Cargo :
Desempleado

Inventario :
Vulnerary [3]
esp. de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
569


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Canciones de inocencia y de experiencia [Priv. Uriel]

Mensaje por Onix el Lun Dic 17, 2018 12:35 pm

En circunstancias normales, Onix hubiera ignorado por completo al grupo de hombres enmascarados que pasaron caminando enfrente de él, de no ser porque, uno de ellos llevaba colgando de un hombro lo que parecía ser una hermosa (pero desafortunada) laguz con alas blancas. El cuervo pronto pudo hacerse una breve idea de lo que sucedía, pues en una ocasión, se le había advertido que tuviese cuidado con los nativos que vivían en la selva, pues ellos eran conocidos en la zona por ser personas hostiles y caníbales.

No es asunto mío, pero, supongo que no me hará mal echar un vistazo” Pensó el cuervo, mirando que ya había conseguido lo que quería y que tenía todavía tiempo libre antes de regresar a la ciudad.

El cuervo guardó la fruta que había recolectado en sus bolsillos y abrió un poco sus alas para dar un gran salto hacia la rama cercana de otro árbol para de esa forma, por medio de varias piruetas, maniobras, y movimientos versátiles y silenciosos, comenzar a seguir al grupo de enmascarados desde la copa de los árboles. Estos guiaron al laguz hasta una aldea donde vivían más personas vestidas de manera exótica y que estaban pintarrajeadas de la cabeza a los pies. Fue en ese punto, que el cuervo perdió de vista a la laguz de plumas blancas y tuvo que permanecer escondido cerca de la entrada de la aldea para decidir cuál sería su próximo movimiento.

Bueno, ya estoy aquí… ¿Y ahora qué?” ¿Debería mejor regresar a la ciudad de Sindhu? ¿O quizás, rescatar a la laguz que había visto, de esos caníbales?

El cuervo sacó una moneda de su bolsillo y la lanzó para poder decidir lo que iba hacer. Cara: Regresaría a Sindhu y trataría de olvidar lo que había visto. Sello: Se tomaría las molestias de escabullirse en la aldea e intentaría rescatar a la laguz de alas blancas. La primera vez que Onix lanzó la moneda, le salió cara. A la segunda vez, le salió sello. La tercera vez que lanzó la moneda salió cara, pero justo en ese mismo instante hizo la vista gorda para poder lanzar la moneda de nuevo hasta que le saliera sello.

- Vaya mierda… Parece que hasta ahí llegó mi suerte- Suspiró Onix, llevándose la moneda a las garras y luego guardarla en el bolsillo de su pantalón- A mal tiempo, buena cara… ¿Qué se le va hacer?- Se encogió de hombros.

Ahora que se había decidido, Onix comenzó a preparar un plan para escabullirse en la aldea. Lo primero que hizo fue manchar sus alas con lodo y otro tipo de sustancias que encontró, para de esta forma hacerlas parecer que fueron hechas a mano (y que no eran reales). Mientras los nativos estaban distraídos haciendo los preparativos para celebrar el banquete, el cuervo caminó a escondidas por la aldea hasta una casa cercana, donde se escabulló mientras el dueño no estaba y tomó prestada una de las máscaras (con peluca) que tenía colgadas en la pared y una cuenco que vio en una mesa, que contenía una sustancia natural de color rojo con posteriormente el cuervo utilizó para poder grabarse varios dibujos sobre la piel, parecidos a los que había visto usar en alguno de los habitantes de la aldea.

Vale, este disfraz no los engañaran por mucho, pero me ayudara a ganar un poco de tiempo. ” Pensó luego de terminar de colocarse la máscara y salir de aquella casa “Vamos a ver... Si me fueran a comer unos caníbales, ¿dónde estaría?

Tras pensarlo un poco, Onix caminó discretamente por el lugar hasta llegar al sitio donde se estaban reuniendo para servir el banquete. A simple vista, se veía varias personas bailando y otras más esperando sentadas en alrededor de una mesa, con cuencos de barro vacíos y cubiertos de madera servidos especialmente para la próxima cena. Mujeres estaban trayendo agua en cantaros, grupos estaban tocando música folclórica y un hombre destacablemente grande estaba pelando y picando diversos tipos de verduras.

Siguiendo el ritmo de la música e imitando los movimientos que realizaban los nativos, Onix se hizo paso por el lugar, bailando sutilmente hasta llegar a la jaula donde se encontraba encerrado el otro laguz.

- Ptzz… Hey. ¿Estás bien, preciosa?- Susurró Onix lo suficiente bajo como para tratar de llamar la atención del otro laguz sin que lo demás lo escucharan- Espera, ¿no eres una chica?- Después de ver mejor el aspecto del chico, el bochorno de Onix se hizo notar rápidamente en su tono de voz, a pesar de no que no pudiese verse bien su rostro por culpa de la máscara- Ah, mierda, que eres un chico… Pues, joder, esto es, un poco incómodo- En ese momento, se puso a bailar de nuevo para no levantar más sospechas, alejándose brevemente para enfriar su cabeza y luego volver a acercarse a la jaula- Ok, como sea, escucha. ¿Llevas algo útil en tus bolsillos? Como un trozo de alambre, una lima, una pinza…

Disfraz de Onix:
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Seeker Raven

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Pócima Entumecedora
Llave maestra [2]
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1478


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Canciones de inocencia y de experiencia [Priv. Uriel]

Mensaje por Uriel el Lun Dic 17, 2018 7:45 pm

El joven de blancos plumajes miraba el espectáculo que se desplegaba ante él con envidiable calma, despojado de su corazón no tenía el inconveniente de caer presa del pánico ni su mente se nublaba con el miedo a la muerte… no quería morir por seguro, mas aquella sensación de miedo ante tal destino ya no existía en el. En cambio pensaba, analizaba con tranquilidad su situación e intentaba encontrar una solución a su dilema, tendrían que abrir la jaula en algún momento para intentar sacarlo y seria ese el momento para transformarse y revolotear como loco, no por pánico, sino más bien como un efectivo método para evitar que le agarrasen de nuevo…. mientras tanto guardaría energías.

Una voz entonces lo saco de sus análisis, uno de ellos se había acercado a hablarle aunque mirándolo detenidamente era otro laguz. No entendió de buenas a primeras lo que le dijo por el tono bajo de su voz y porque su manejo del habla rozaba lo básico, así que llego a preguntarse si "mierda" y "joder" eran algún tipo de saludo. El rostro de la garza en todo momento se mantuvo impasible, incluso al contemplar como su posible salvación se alejaba, regresando momentos después para preguntarle algo sobre bolillos, enjambres, limones y orillas.

- Mierda…. no se -

Spoiler:


Se limito a responder la garza intentando imitar el "saludo" contrario pues a lo mejor los laguz de negros plumajes así se hablaban entre ellos. Eso podría interpretarse, por otra parte, como una expresión de frustración en respuesta a la pregunta contraria al no tener dichos accesorios u objetos con él cuando en realidad lo que estaba afirmando era que no le había entendido.

- No, yo no chico…. yo adulto... -

Decidió aclarar igualmente entendiendo que el otro lo había llamado "Chico" en edad cuando en realidad ya era una garza en su etapa madura, aun que se podría catalogar mas bien como un "joven adulto". Ladeo ligeramente la cabeza hacia un lado, pensando que quizá aquel laguz pertenecía a la tribu pues parecía bailar junto a ellos y estos no se mostraban hostiles para con él. Por otra parte era mas que notorio que le costaba articular las palabras teniendo un acento ligeramente extraño.

- Ellos familia tuya, Joder? -

Pregunto, imaginando que quizá aquella palabra de antes era el nombre del cuervo. Uriel hacia lo que podía por comprenderlo pero el sonido de la música y el bajo nivel en que le hablaban le complicaba demasiado el trabajo.

- Si familia… pide suelten Uriel… -

Pidió haciendo una inclinación de cabeza al hacer dicha solicitud mas su rostro serio y tranquilo se mantenía en todo momento.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Heron

Cargo :
Desempleado

Inventario :
Vulnerary [3]
esp. de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
569


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Canciones de inocencia y de experiencia [Priv. Uriel]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.