Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de Liberación] Un verdadero guerrero no es el que triunfa siempre, sino el que vuelve a la batalla. [Priv Jill]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de Liberación] Un verdadero guerrero no es el que triunfa siempre, sino el que vuelve a la batalla. [Priv Jill]

Mensaje por Dantalian el Lun Nov 05, 2018 12:04 am

Había pasado ya un buen tiempo en Nevassa donde sentía que sus avances con sus investigaciones iban progresando enormemente, aun que en realidad no podía quedarse demasiado tiempo pues sus deberes en Senay no podían quedar desatendidos. Aun así, las cosas si bien no avanzaban lo suficiente para dar resultados inmediatos sí que entendía ahora muchas cosas a la par que había, igualmente, comenzado a practicar un tanto más el manejo de su magia arcana.

Sin embargo, aun había otros asuntos que atender, había datos que no podía reunir solo experimentando con emergidos atados e inmovilizados, tenía cierta curiosidad por comprobar que tal inteligente podía llegar a ser un emergido en "libertad", si su inteligencia llegaba a ser racional o no y la relación que tuviesen entre ellos. Sin embargo y ya que contaba con apoyo del príncipe no le permitieron realizar aquellos estudios de campo por su cuenta por el notorio peligro que aquello implicaba. Por tanto allí se encontraba el boticario, en la entrada de la ciudad y dejando a su preciada yegua en los establos del colegio pues por mas que le tentase la idea su carromato solo estorbaría. Al igual que siempre el rostro del boticario era inexpresivo y tranquilo, perdiendo la mirada en algún punto del cielo.

- Todo saldrá bien... vengo bien preparado… -

Se dijo a si mismo desviando su atención al gran bolso de cuero que colgaba de uno de sus hombros cargado con varias formulas que pensaba poner a prueba. Ya había comprobado que los emergidos hablaban algún tipo de idioma que él no comprendía pero debía evaluar que tan bien podían entender el suyo e igualmente cuan detallada era la comunicación entre ellos.

La misión seria arriesgada y debía realizarse con cuidado, preocupando al mago de ojos impares él quien sería su escolta . Necesitaba a alguien disciplinado, que no hiciese demasiadas preguntas o le cuestionase el por qué de sus actuares pues siendo franco consigo mismo el explicar todo el proceso resultaría un tanto fastidioso y a más de uno les parecería algo inútil o incluso desagradable… imaginaba que el príncipe Pelleas entendería las necesidades que tenia al tratar un tema tan tabú actualmente como lo eran la muerte y los emergidos por lo que deseaba creer que le asignarían una buena escolta.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Boticario

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Tomo de ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
236


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberación] Un verdadero guerrero no es el que triunfa siempre, sino el que vuelve a la batalla. [Priv Jill]

Mensaje por Jill el Dom Nov 11, 2018 11:34 am

Jill soltó un enésimo suspiro ¿por qué ella?

Se hacía una idea de porqué, pero no la alegraba lo más mínimo. Ella era la nueva, la joven, la niña de papá. Y por eso la ninguneaban de esa forma…

La guerra todavía seguía en pie en Daein. Los Emergidos todavía seguían causando multitud de problemas y para colmo, desde palacio se había decidido también conquistar Begnion, tomada por tan infames criaturas.

Como soldado de Daein, el deber de Jill era estar en el frente, luchando por la defensa y la gloria de su amada patria. Pero el destino, o más bien sus superiores, tenían otros planes para ella.

-¿Por qué, Diotima? ¿Por qué me ponen de guardaespaldas cuando hay tanto en juego? ¿Cómo podemos mostrar nuestra valía como jinete y wyvern, si siempre nos dan las misiones más tontas?-se quejaba Jill sin parar a lomos de su amiga voladora.

Llevaba así, regalando con continuas quejas los oídos de su preciada Diotima, desde que partió del cuartel en dirección a la entrada de la ciudad de Nevassa. La misión que habían encomendado a la soldado era proteger a uno de los magos arcanos de la Academia que había inaugurado el príncipe Pelleas, mientras llevaba a cabo una serie de experimentos a las afueras de la ciudad. Jill desconocía en qué consistían realmente esos experimentos, pero sí que sabía que tenían que hacerse con Emergidos. Y no valían cualquiera, tenían que ser Emergidos que todavía anduvieran por libre y no prisioneros.

Su misión era ayudar al mago oscuro a capturar al Emergido y asegurarse que está a salvo mientras éste lleva a cabo los experimentos. En otras palabras, le tocaba hacer de niñera. No es que estuviese precisamente ilusionada.

Tampoco es que minusvalorase la misión que tenía enfrente. Si algo había aprendido de la emboscada en las montañas es que incluso las misiones aparentemente más simplonas podían ser muy complicadas en la realidad, e importante para el reino. Pero Jill sabía que se le encomendaba esta misión no porque creyeran que ella era la adecuada para la misma, sino porque querían quitársela de encima para las más importantes. Solo esperaba que el mago en cuestión no fuese el típico niñato pijo arrogante que se cree superior a todos los demás solo porque juguetea con poderes oscuros.

-Parece que estamos llegando… Espera un momento ¿Ese no es…?-mientras se acercaba a la entrada de la ciudad, Jill vio a lo lejos una cara conocida. A la vez que se acercaba, podía comprobar que sus ojos no la engañaban y que realmente era él quien le estaba esperando. Y el rostro de Jill se iluminó por completo.-¡Es Dantalian! ¡Mira, Diotima! ¡Se trata de Dantalian!

La wyvern soltó un alegre y potente rugido, como significando que ella también reconocía al mago oscuro. Era raro verle sin su preciada Lilith, pero sus cabellos claros y su tez oscura no dejaban ninguna duda. Era el hombre que hacía solo unos meses salvara la vida de Diotima, cuando ella enfermó por culpa de beber agua contaminada. No solo le dio el remedio, sino que se quedó varios días en su casa asegurándose de que se recuperaba ¡y encima gratis! Solo pidió a cambio información acerca de los wyverns que Jill no dudó ni un instante en proporcionar. La soldado se consideraba en deuda eterna con aquel herbolario. Por ello mismo, si él era realmente el mago oscuro que debía guiar, su actitud hacia la misión cambió radicalmente.

-¡Señor Dantalian! ¡Cuantísimo tiempo!-gritó saludando con la mano mientras Diotima descendía hasta tocar el suelo. Inmediatamente después, Jill bajó de su querida montura y se lanzó para darle un efusivo abrazo hacia el herbolario.-¡Me alegro muchísimo de veros! ¡Y Diotima también! ¡Jamás podría olvidar todo lo que has hecho por nosotras dos!

Jill mantuvo emocionada y feliz el abrazo durante un buen rato, hasta que recordó por qué estaba ahí y rápidamente se recompuso, soltando al mago y dando un par de pasos atrás para ponerse en posición de firmes.

-¡Lo siento, señor Dantalian! ¡Me he emocionado demasiado y he olvidado comportarme como debería!-se lamentó arrepentida para luego decir en un tono más serio y solemne.-¡Jill Fizzart, soldado del glorioso ejército de Daein, reportándose para el deber! ¡Diotima y yo estamos a vuestro servicio!

Diotima volvió a rugir, como aceptando servir también al herbolario. Jill no sabía si aquel encuentro era una casualidad o es que alguien conocía de la relación de ambos y por eso había escogido que fuera ella quien velara por Dantalian. Pero fuese como fuese, no podía estar más feliz de cómo habían salido las cosas. Quizás no consiguiera la gloria soñada en aquella misión. Pero la deuda de gratitud que tenía Jill hacía que aquello, ahora, no tuviese ninguna importancia.

OFF: Lamento el retraso. Mucho curro me ha impedido postear en estos días. Espero que el post sea de tu agrado ¡Nos leemos!
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado (Ejército de Daein)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Lanza de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1090


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberación] Un verdadero guerrero no es el que triunfa siempre, sino el que vuelve a la batalla. [Priv Jill]

Mensaje por Dantalian el Lun Nov 12, 2018 5:54 am

Sin asi desearlo el boticario dio un respingo en su lugar en cuanto escucho lo que podría denominar como un rugido, aun que segundos después recupero la compostura al creer reconocer el timbre que este tenía. Por supuesto, había un montón de wyverns en Daein pero desde que había atendido al de cierta caballero se había fijado un poco más en esos bichos, descubriendo que al igual que los caballos ellos tenían igualmente sus personalidades y por supuesto, su propio timbre de voz que variaba de wyvern a wyvern. Alzo la mirada y de inmediato reconoció aquel color verde brillante, color que aparentemente era inusual al ser estos reptiles de colores normalmente obscuros, dibujando en su inexpresivo rostro una discreta sonrisa en cuanto pudo divisar una cabellera rojiza con una armadura que lucía un color igual.

Dantalian era un hombre tranquilo y reservado, sus muestras de emociones también era escuetas y sutiles ya que no solía convivir mucho con otras personas. Por ello definitivamente le tomo por sorpresa el que la joven lo abrazara ni bien se bajo de su montura, haciendo que el hombre de piel morena abriese sus ojos impares como platos y contuviese un poco la respiración. Se quedo con los brazos ligeramente alzados, debatiéndose casi con pánico si debía corresponder al abrazo o no pues habían pasado años desde que recibió una muestra de afecto tan efusiva.

- Es… un gusto para mí también… Se-señorita Jill -

Comento el hombre ante las palabras de la chica, tardando unos segundos en recuperar la compostura después de que la muchacha por fin le soltase. Se aclaro un poco la garganta con las mejillas ligeramente coloradas, centrando su mirada impar en la joven sin poder evitar sonreír nuevamente. Era extraño, pero de alguna manera se sentía cómodo y relajado cerca de la jovencita, quizá por el recuerdo de su hija o por el tiempo que pasaron juntos cuidando de Diotima.

- Igual a ti, Diotima…. Es bueno verte tan saludable y llena de energía -

Comento el boticario acercándose a la wyvern y alzando su mano un poco, casi como si le pidiese a la wyvern permiso para acaríciale. Tenía entendido que aquellos animales eran mucho más inteligentes que una montura convencional y por ello se debía tarar con ellos con cuidado, por mucho que ya conociera a Diotima.

- Descansa soldado… nos conocemos de antes, no necesitas ser tan formal conmigo… Por otro lado siento que no podría estar en mejores manos, y garras, para cumplir esta importante misión… -

Comento haciéndole un ligero gesto con la mano para que se acercara pues no era muy entusiasta de que terceros estuviesen escuchando lo que planeaba hacer ese día. El boticario entonces saco un mapa que le había entregado, ladeándose de tal forma que la chica también pudiese verlo.

- Se recibieron informes de que se estaba formando un pequeño puesto de avanzada emergido a las afueras de Nevassa. No son muchos pero si serán mas que nosotros por lo que deberemos actuar con cuidado…. Se estima que el puesto de avanzada esta en algún lugar de esta área… -

Comento el hombre de cabello cenizo señalando con el dedo un área concreta en el mapa, el por supuesto no conocía demasiado el territorio pero quería creer que un soldado de Daein tendría mas noción de las aéreas circundantes a la ciudad capital, mas uno que se desplaza por aire.

- Nuestra misión no es exterminarlos precisamente aun que, de poder, podemos hacerlo pero solo al final... El primer objetivo será capturar a un emergido de este puesto de avanzada, darle información falsa y soltarlo para que regrese con los otros… Sé que puede sonar ridículo pero créeme, es importante. -

Incluso el admitía que su plan sonaba descabellado para cualquiera ajeno a su investigación pero de ello dependía si muchas de sus teorías eran desechadas o comprobadas como ciertas. Incluso el príncipe vio potencial en sus investigaciones por lo que intentaba pensar que aquello no era ridículo, que sacaría algo de provecho con todo esto.

- De pura casualidad te entregaron la armadura extra de soldado de Daein que solicite? -

Pregunto para cerciorarse pues también era una teoría que debía comprobar… Atacarían los emergidos a un compañero vestido como el enemigo o podrían reconocerlo?, tantas preguntas sin respuesta, tan poco tiempo para resolverlas.

- Respecto a mi… problema, descuida, he estado practicando y si bien no es totalmente seguro el usar mi magia al menos ya no seré una carga…. -

Comento llevando su mano a su pecho de forma inconsciente, lugar donde unas gruesas correas de cuero mantenían su tomo de magia bien cerrado y seguro bajo su túnica purpura, cosa que solía ser motivo de burla para otros hechiceros al "tenerle miedo" a su propio poder. Aun así no los tomaba muy enserio pues pese a que su control había mejorado aun había posibilidades elevadas de que perdiese el control en mitad de la batalla.

Off:
No hay problema!!!, vale la pena esperar y la vida real es primero!! :D
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Boticario

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Tomo de ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
236


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberación] Un verdadero guerrero no es el que triunfa siempre, sino el que vuelve a la batalla. [Priv Jill]

Mensaje por Jill el Lun Nov 19, 2018 4:54 pm

Jill no acostumbraba a dar abrazos. Era muy raro en ella hacerlo. En los últimos años, la única persona a la que había abrazado era a su padre, y siempre en privado. También había abrazado a Diotima, pero dudaba que los wyverns contasen. Por eso, incluso ella misma se sorprendió cuando abrazó al pobre herbolario, el cual demostró que tampoco esperaba aquella reacción. Se arrepintió enseguida, recordándose a sí misma que era una soldado y no una niña. Pero por otro lado, realmente se alegraba de volver a ver a Dantalian.

Y no era la única. Diotima aleteaba y rugía de excitación al ver al hombre que no hacía mucho tiempo salvase su vida. Como bien decía Dantalian, la wyvern estaba realmente saludable y llena de energía.

-Desde que la curaste, no ha vuelto a tener ningún problema. Come muy bien, vuela de maravilla, sus ronquidos siguen siendo un concierto y siempre se muestra con increíble vitalidad. Todos en el ejército están envidiosos de ti y tu increíble fuerza ¿a que sí, Diotima?-comentó orgullosa la soldado, con un rugido no menos orgulloso de respuesta por parte de la wyvern.

Jill exageraba un poco, pero sí que era verdad que Diotima no había mostrado evidencia de enfermedad desde que fue curada. Claro que ahora Jill se cuidaba mucho más todavía de asegurarse que comía y bebía saludablemente. Nada de dejarla libre para volver a beber agua envenenada por cadáveres putrefactos de Emergidos. Había aprendido la lección y no pensaba dejar que aquello volviese a ocurrir.

Tras las presentaciones hechas, Dantalian empezó a contarle, de manera privada, el plan a Jill. Cerca ambos, vigilantes de que no hubiese oídos extraños, la soldado tenía puesta los ojos en el mapa que utilizase el herbolario para describir la situación.

-¿Un puesto avanzado de Emergidos tan cerca de la capital? Quiero pensar que se ha dejado pasar para que podamos utilizarlos como cobayas en su experimento, pero no puedo evitar estremecerme un poco por tener a estas criaturas tan próximas a Nevassa, independientemente del número de las mismas.-Jill tenía malos recuerdos de su último encontronazo con los Emergidos. Aparentemente eran un grupo pequeño, pero luego resultó ser todo un auténtico pelotón de combate. Imaginaba que en este caso, todo estaba controlado y no se encontraría con una situación idéntica o similar. Pero si algo había aprendido de los Emergidos, es que una debía estar preparada para desagradables sorpresas con ellos.-Calculo que con Diotima tardaremos cosa de cuatro o cinco horas en llegar ¿Has montado alguna vez sobre un wyvern, Dantalian?-Jill se imaginaba que no. Y en ese caso, le tocaría dar al herbolario una serie de lecciones para mantenerse sujeto sobre Diotima mientras ella los llevaba volando a ambos.

Dantalian pasó entonces a informarle acerca del objetivo de la misión. Cuando lo escuchó, parpadeó varias veces incapaz de comprender bien en qué consistía la idea.

-¿Información falsa? ¿Cómo podemos trasmitirles información falsa si no podemos comunicarnos con ellos en primer lugar?-preguntó dubitativa, aunque era evidente que se había adelantado y todavía no conocía en concreto el plan. Jill se mordió el labio enfadada consigo misma por haber interrumpido al herbolario. Por mucho que fuese su amigo, debía seguir comportándose con profesionalidad.-Tengo la armadura. Está dentro de un paquete, lo lleva Diotima en su espalda. Lo que sí, las medidas no creo que encajen con las tuyas, es demasiado grande.

Jill no entendía para qué quería un hechicero una armadura. Normalmente los magos no las usan, porque el metal entorpece sus movimientos de brazos, haciendo más difícil la conjuración de hechizos. Pero ahora empezaba a entender que quizás la armadura no era para él precisamente…

La soldado sabía lo básico de los Emergidos. Sabía que no se podía hablar con ellos, que iban vestidos con uniformes de otros reinos, que no se cansaban nunca y atacaban siempre sin piedad. Había mucho que todavía desconocía de esos seres, a pesar de los encuentros que ya había tenido con ellos. Algo que ahora maldecía, pues sentía que su ignorancia no sería de ayuda para los experimentos de Dantalian. Igualmente, se veía capaz de capturar a una de esas criaturas ella sola, pero si el mago tenía que luchar… Aparentemente, entre los poderes de Dantalian está leer la mente, porque el mago habló haciendo referencia al problemilla que tiene a la hora de tener que recurrir a la magia oscura.

-Bien. Igualmente mis órdenes son hacer el trabajo sucio para que tú no tengas que mancharte las manos. Si todo va bien, no debería haber ningún problema…-Jill trataba de sonar confiada, aunque ella misma todavía albergaba algunas dudas. Y su mirada no paraba de volver de vez en cuando a la cabeza del herbolario, donde antaño tuvo que recurrir a cierto método heterodoxo para lograr sacarle de cierto estado de enajenación al que su propio poder le había conducido.-Cuando queráis, podemos marchar. Conviene que marchemos pronto. Si queremos capturar a los Emergidos, mejor hacerlo a plena luz del día, donde será más fácil hacerlo.-y dicho eso fue en dirección a Diotima, preparando la montura para llevar esta vez a un pasajero extra.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado (Ejército de Daein)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Lanza de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1090


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberación] Un verdadero guerrero no es el que triunfa siempre, sino el que vuelve a la batalla. [Priv Jill]

Mensaje por Dantalian el Dom Nov 25, 2018 2:58 am

El herbolario no podía evitar sonreír discretamente, le costaba la mayor parte del tiempo ver a la jovencita como una soldado aun que la chica parecía ser bastante entusiasta al respecto. La Wyvern parecía haber mejorado mucho desde que se habían separado, notando que había ganado algo de peso y aquella energía desbordante contrastaba con la Diotima en recuperación que había dejado. Negó con la cabeza ante la pregunta de la chica, apenas y podía montar un caballo burdamente pues Lilith por muy yegua suya que fuera cumplía mas la función de tirar del carromato que de transporte por sí misma. No imaginaba, sin embargo, que fuese difícil, en todo caso solo debía acatar las indicaciones de la chica.

- Los emergidos pueden hablar, tienen su propio idioma y lo he estado estudiando a fondo… aun no creo poder considerarme un experto pero me defiendo bien en su pronunciación y entendimiento… -

Comento tranquilamente, esperando que hubiesen acatado sus instrucciones de darle un modelo que no se confundiese con las armaduras que usaban en el remoto caso que su conejillo de indias lograse fugarse.

- No es para mí… vamos a ponerle esta armadura a otro emergido y ver si lo atacan sus compañeros. -

Aclaro aquello sin ningún tipo de miramiento, estaba seguro que sus experimentos para muchos podrían considerarse extraños y descabellados pero era información que necesitaba para continuar con sus investigaciones y ya que no encontraba ningún escrito que hablara al respecto tendría que hacer uno propio, aun que le sentaba un tanto mal poner en riesgo a la joven soldado.

- Andando entonces… -

Comento tranquilamente acercándose a la Wyvern, ladeando ligeramente la cabeza pues no sabía ni como siquiera subirse a la montura. Necesito ayuda, por supuesto, siendo bastante torpe de movimientos y haciendo un esfuerzo por no caer de cara contra el piso por perder el equilibrio. La guirnalda de la corona la aporto una sensación de vértigo que no sabía que tenía hasta que ya hubieron alzado el vuelo, el joven boticario se puso mas pálido que un fantasma aferrándose con fuerza de cualquier cosa que fuese capaz de sujetar y cerrando los ojos con fuerza.

- E-esto es s-s-seguro... v-verdad?... Diot-tima puede con n-nosostros d-dos... verd-dad? -

Era una sensación extraña que no había sentido hasta ahora, el viento golpeándolo fuertemente y revolviendo su corto cabello cenizo, sin poder disfrutar del paisaje en las alturas por tener los ojos fuertemente cerrados. Aun así, el hombre no soltaba ni un solo quejido aun que el temblor en sus manos era notorio y su corazón latía con fuerza tal que podía sentirse palpitar a través de la piel de su pecho. Era extraño ver tantas expresiones en alguien de tan limitados humores como Dantalian, mostrándose inseguro ante las situaciones que escapaban a su zona de confort aun que se le notaba igualmente su esfuerzo por no mostrarlo, por no ser una carga o una molestia.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Boticario

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Tomo de ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
236


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberación] Un verdadero guerrero no es el que triunfa siempre, sino el que vuelve a la batalla. [Priv Jill]

Mensaje por Jill el Jue Nov 29, 2018 9:43 am

-Tranquilo, es muy normal que un civil no haya montado nunca un wyvern.-empezó a explicar la soldado cuando Dantalian le ratificó que efectivamente carecía de experiencia alguna a la hora de montar una criatura alada.-Mi primera lección y la más importante de todas: no te muevas. Yo soy la conductora, tú el pasajero. Diotima es lista y lo sabe. Tú no tienes que hacer absolutamente nada. Ataré tu cintura y tus piernas a las riendas, pase lo que pase, no intentes aflojarlas o soltarte hasta que hayamos aterrizado. Mantén tus manos sujetas a mis caderas, puedes hacer fuerza si eso te hace sentir mejor, ya que mi coraza me protege. Y disfruta del viaje. Para mí es una experiencia de todos los días, y aun así disfruto de volar como si fuese mi primer día.

Jill no era la primera vez que le daba lecciones a alguien de cómo debía volar, en el sencillo término que lo hace un pasajero. Pero tampoco es que lo hubiese hecho muchas veces. Después de todo, ella no dejaba subir cualquiera sobre Diotima. Pero se sabía la lección de memoria porque antes de tener su propia wyvern, Jill había montado muchas veces como pasajera de su padre, cuando era solo una niña. Y son lecciones sencillas, fáciles de aprender y memorizar. Pero su padre siempre las recordaba antes de cada vuelo, por seguridad.

Dantalian mencionó que los Emergidos sabían hablar. Aquello le sorprendió a Jill, jamás había imaginado algo semejante. En todos los encuentros que había tenido la soldado, lo único que habían hecho esos monstruos era gritar, rugir y gruñir ¿es que acaso ese era su lenguaje? Por favor, de ser así no serían muy diferentes que los repulsivos sub-humanos.

-Si sabes su lenguaje ¿has podido hablar con ellos alguna vez? ¿Reconocen el lenguaje si lo habla alguien que no fuese de su especie?-preguntó Jill curiosa. Dudaba que la respuesta fuese afirmativa. Los Emergidos atacan a cualquier beorc que se les cruce, a menos que fuese de un reino al que consideraban “aliado”, que entonces los ignoran por completo. Nunca intentaron comunicarse con los beorc, y por ello mismo creía Jill que sería el caso si eran ellos los que trataban de iniciar la conversación. Pero por preguntar no perdía nada.

Dantalian le explicó entonces para qué era la armadura de repuesto. No era para el mago, como ya se imaginaba, sino para uno de los Emergidos. A la soldado no le parecía un mal experimento.

-Jamás en mi vida he visto un Emergido atacando a otro, ni he oído que eso pasase nunca. Pero sí que es cierto que nunca he visto a un grupo de Emergidos con armaduras de reinos distintos entre sí. La respuesta que saquemos puede ser interesante ¡Sea! ¡Cuenta con mi apoyo!

Al principio de la misión, Jill no tenía ningún interés en los experimentos. Para la soldado, aquella sería una misión aburrida y rutinaria, un desprecio a su valor como guerrera. Pero tras comprobar que era Dantalian quien le había tocado de compañero, su interés por la misión también cambió. Jill ahora quería saber también cuál sería el resultado. Quería conocer ella también qué es lo que pasaría si a los Emergidos se les cambia el uniforme. Quería descubrir sus secretos, igual que el herbolario. De aburrirla, la misión había pasado a entusiasmarla.

Aclarado todos los asuntos, Dantalian y Jill se dirigieron hacia Diotima, quien se agachó para que la soldado y el herbolario pudieran subirse encima. Como era de esperar, Dantalian tuvo problemas para montarse por lo que tuvo que apoyarse en la pelirroja mujer para acomodarse. Una vez que estuvo sentado, fue Jill quien le ató las piernas y cintura, lo suficientemente fuerte para que no pudiera soltarse fácilmente, pero tampoco demasiado fuerte para evitar cortarle la circulación.

Una vez que había terminado con Dantalian, la propia Jill se sentó justo delante de él. La soldado, aunque sujetaba con fuerza las riendas, no necesitaba permanecer atada como el herbolario. Realmente atar a Dantalian era más por su tranquilidad que por si realmente hiciese falta. Las cuerdas no eran necesarias si el hechicero no se movía, pues Diotima sabía mantener el vuelo de forma que no amenazase con dejar caer a nadie, piloto o pasajero.

-¡Estamos listos, Diotima! ¡Adelante!-ordenó Jill a su amiga, cuando estaban ya los dos listos. La wyvern extendió sus alas con fuerza y empezó a correr unos metros para despegar y volar con fuerza.

Como era de esperar, el herbolario se asustó. Jill no estaba acostumbrada a ver a Dantalian tartamudeando de esa forma, así que no pudo evitar soltar una risilla tonta.

-¡Tú mismo deberías ser capaz de responder a esa pregunta, Dantalian! Creo que, después de mi padre y yo, eres quien más conoce a Diotima en todo el mundo. Y sabes de sobra lo que es capaz.

Jill no exageraba. El herbolario había estado cuidando, y estudiando, a la wyvern durante días. La había visto en sus peores momentos, con una enfermedad nociva que casi acabó con su vida. Y fue testigo también como, incluso en aquellas condiciones, su amiga arriesgaba su vida y plantaba cara contra un grupo de Emergidos. Si alguien podía presumir de lo fuerte que podía ser Diotima, además de su propia dueña, era el herbolario.

-¡Bueno, cuéntame cosas! ¿Qué te parece Nevassa? ¿Cómo te trata la gente de Daein? ¿Hacéis muchas cosas interesantes en la Academia del príncipe Pelleas? ¡Ponme al día, tengo curiosidad!-aquí Jill mentía un poco. La soldado apreciaba mucho al herbolario, pero no hasta el punto de querer meterse en vida y preguntarle por cosas privadas suyas. No era ese tipo de mujer chismosa que siempre pregunta por todo.

Pero en aquel momento, aquellas preguntas le parecieron la mejor idea para ayudar a Dantalian a pensar en otra cosa y aliviarle así el vértigo. El viaje iba a durar unas pocas horas, y no quería que el hechicero estuviese sufriendo todo el rato.

-Una pregunta ¿Cuándo lleguemos a la zona en cuestión, sobrevolamos el área primero para localizar a Emergidos extraviados? ¿O nos asentamos primero en un claro e inspeccionamos a ras de tierra?-Ambas opciones tenían sus ventajas y sus riesgos. En el caso de hacer primero un barrido aéreo, había más facilidad de localizar Emergidos, pero también era más fácil que ellos también fuesen descubiertos. No hay muchos lugares donde esconderse en el aire, después de todo… Dejó que fuese Dantalian el que tomase la decisión en ese punto.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado (Ejército de Daein)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Lanza de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1090


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberación] Un verdadero guerrero no es el que triunfa siempre, sino el que vuelve a la batalla. [Priv Jill]

Mensaje por Dantalian el Sáb Dic 08, 2018 5:48 am

Iban a ser varias horas de viaje por lo que el boticario llego a la conclusión de que debía acostumbrarse a la sensación de volar si no quería pasarla mal el resto del viaje… Aquello era más fácil pensarlo que hacerlo pues al abrir los ojos y nuevamente ver la altura a la que se encontraban sintió el corazón en la garganta y su piel morena estaba más blanca que la piel de un Pegaso.

- Cierto… no puedo debatir en que Diotima… ugh… es ciertamente muy fuerte y resistente… -

Respondió intentando distraerse, convenciéndose a sí mismo de las palabras de la joven soldado pues razón no le faltaba. Había estudiado a fondo a la Wyvern y conocía de sobra lo fascinantemente fuertes que eran esas criaturas con solo pasar unos días cuidando de ella, en teoría la Wyvern no debería tener ningún inconveniente con cargar con 2 personas pero el llevaba su equipaje y una armadura extra así que la sola posibilidad de que el animal llevase más peso del que debiera de alguna manera lo ponía nervioso.

- Si.. no hay nada de qué preocuparse… -

Reafirmo soltando un suspiro más aun sin abrir los ojos, aferrándose a la armadura de la chica pues si bien estaba bien amarrado a su lugar, el poder sujetarse de algo le daba un alivio extra. Escucho entonces las preguntas de Jill, dibujando una pequeña sonrisa en el rostro, pensados un momento de las cosas que le diría, lo que le podía contar y lo que no.

- Nevassa es un lugar enorme… tienen a la venta materiales e ingredientes que son difíciles de conseguir en otros lados… Sobre la escuela, estoy haciendo mis propias investigaciones…. al Señor Pelleas parecen interesarle así que me está brindando apoyo extra… -

Parecía funcionar pues aun si Dantalian no era una persona de conversaciones sí que lograba distraer su mente lo suficiente como para ignorar que aun estaban volando a muchos kilómetros del piso. Suspiro un poco, aventurándose a abrir nuevamente sus ojos… aun sentía unos cuantos mareos pero eran pocos.

- Hum… creo haber descubierto que el idioma que hablan los emergidos es uno que se usaba aquí en Tellius antiguamente, por ello es que pude estudiarlo sin tantos problemas buscando en textos antiguos…. Hasta ahora no he logrado entablar una conversación fluida con un emergido pero si los he descubierto hablando entre ellos cuando piensan que no los estoy viendo. Es una teoría, claro… una que pienso comprobar con esto…. -

Estaba seguro que a la mayoría de la gente solo le importaba el cómo deshacerse de los emergidos, no había estudios sobre su procedencia, nadie se tomaba la molestia de ver su comportamiento o intentar entender sus objetivos, quien lo haría?, solo alguien tan loco como el propio Dantalian quien creía que, de saber más sobre los emergidos estaría mas cerca de la clave para poder resucitar a su familia. Por supuesto, algunas cosas podrían tener usos militares, más que nada datos que quizá, bajo ciertas circunstancias podrían significar pequeñas ventajas en batalla así que la joven soldado quizá no se iría de aquella experiencia con las manos vacías.

- Hace no mucho pude ver un enfrentamiento de 2 emergidos que portaban uniformes de 2 reinos distintos…. aparentemente es un suceso que otros ya han presenciado y documentado… por eso quiero averiguar si podemos propiciar que se maten entre ellos cambiando a algunos de ropas y armadura. -

Esa era la excusa, lo que realmente deseaba saber era si eran tan inteligentes como para reconocer a un aliado disfrazado, o si había igualmente una forma ajena con la cual se identificaban entre ellos. Entonces llego la última pregunta, una táctica que Dantalian no supo de buenas a primeras como responder, por lo que tuvo que pensar un poco.

- Si nos ven se pondrán alerta y correremos peligro… no sabemos cuántos son o si tienen arqueros así que me desencanto por ser discretos al principio… Aun así, debe haber alguna forma en la que podamos separar a uno o dos del grupo para poder disponer de ellos…. De casualidad sabrá usted de alguna táctica que nos sea útil? -

Después de todo era un civil, mal que le pesase, no podía estar más alejado de poder idear planes elaborados como un estratega o un jefe militar. Dantalian sin duda era un hombre brillante y muy inteligente pero sus habilidades mentales las usaba mas para la medicina y el desarrollo de su investigación. Conforme hablaban, Dantalian comenzaba a tranquilizarse poco a poco y aun si aun estaba un tanto tenso por lo menos había dejado de temblar.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Boticario

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Tomo de ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
236


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberación] Un verdadero guerrero no es el que triunfa siempre, sino el que vuelve a la batalla. [Priv Jill]

Mensaje por Jill el Vie Dic 21, 2018 9:41 am

Jill escuchaba y daba conversación a Dantalian, mientras Diotima avanzaba a buen ritmo hacia la zona designada para cazar a los Emergidos. Una parte era para relajar al herbolario y que no estuviese nervioso en su primer vuelo. Pero también estaba interesada en lo que él decía. Era su amigo, a pesar de no conocerse desde hacía mucho, y eso la animaba a querer saber más cosas de él.

-¡¿Conoces al príncipe en persona?! ¡Maravilloso! Oh bueno, claro. Trabajas en su academia, normal que lo conozcas…-expresó soltando una carcajada tonta, como si se riera de si misma por no haberse dado cuenta inmediatamente.-Debes sentirte muy afortunado de poder trabajar con alguien como el mismísimo príncipe ¿Cómo es en persona? Seguro que es alguien muy listo y fuerte. Si te apoya es que debes caerle bien ¡Que envidia!

Cuando Jill hablaba de la realeza de Daein, no podía evitar comportarse así. Le venía de formación profesional, literalmente. Como soldado, se la había educado en el máximo respeto a la monarquía, y eso Jill lo cumplía a rajatabla. Para la mujer soldado, la realeza daenita era casi como dioses. Y no podía evitar fantasear con ello. Su mayor anhelo es ser reconocido por ellos. El que Dantalian contase con el apoyo del príncipe Pelleas era un regalo que ella en aquel momento solo podía aspirar a soñar.

La conversación sobre el lenguaje de los Emergidos también llamaba la atención. Aunque Dantalian afirmaba que no había hablado directamente con una de esas criaturas, le sorprendió saber que esos monstruos hablaban entre ellos cuando no los veían. Jill no pudo evitar soltar una carcajada.

-¡Ja! Si son capaces de hablar entre ellos, eso ya hace a los Emergidos más civilizados que los subhumanos. Estos animales son incapaces de nada que no sea rugir y gruñir cuando están en manada.-comentó con cierto tono de arrogancia, soberbia y desprecio contra los laguz en la que igualmente había sido educada desde bien pequeña.-¿Y de qué suelen hablar los Emergidos cuando nadie los ve? Porque no me los imagino hablando del tiempo o de poesía, sinceramente.-y volvió a soltar una carcajada, porque lo cierto era que la idea era algo divertida.

Dantalian le siguió explicando a Jill que había sido testigo de una pelea entre Emergidos con distintos uniformes. Y parecía que no había sido un caso aislado. La soldado era la primera vez que escuchaba aquello, pero tenía que reconocer que nunca había salido de Daein, y los únicos Emergidos con los que se había topado llevaban el mismo tipo de uniforme. Nunca se había encontrado con un grupo de Emergidos con uniforme distintos. Y hasta ahora, nadie le había informado de aquello. Es por eso que su rostro se iluminó especialmente cuando el herbolario explicó su plan.

-¡Genial! Si resulta que el plan funciona, lograremos encontrar una manera de que se maten entre ellos ¡La cantidad de vidas que podremos salvar! ¡Es fantástico!-gritó Jill llena de ilusión. Obviamente, se estaba adelantando a los acontecimientos. Todavía quedaba probar si la hipótesis era correcta. Pero Jill estaba más que dispuesta a comprobarlo. Porque de tener razón, Dantalian y ella encontrarían un punto débil de los Emergidos que podía dar toda la vuelta a la guerra ¡¡Serían héroes!!

Cuando Jill le preguntó por cual era la mejor estrategia para abordar a los Emergidos, Dantalian exclamó que lo mejor era aterrizar y acercarse a ras de suelo. La soldado pelirroja asintió con la cabeza, no solo porque todo lo que decía el herbolario era cierto, sino que además se imaginaba que el pobre hombre ya estaría cansado de tanto vuelo y seguramente estaría deseoso de tocar tierra. Jill podría pasarse un día entero volando, pero para Dantalian aquella era la primera vez.

Diotima aterrizó en un pequeño claro y rápidamente se metió entre los árboles, con el fin de ocultarse entre unos matorrales bien grandes. Jill estuvo atenta a que no hubiera movimiento a los alrededores y descendió de su querida montura, para ayudar a desatar las cuerdas que mantenían atado Dantalian a la wyvern. Mientras tanto, le fue explicando el plan que tenía ideado para capturar al Emergido.

-Los Emergidos suelen avanzar en grupos y es extremadamente difícil separar a uno del resto. Pero hay excepciones. Igual que en un escuadrón real, los Emergidos utilizan exploradores para investigar la zona y avisar al resto de Emergidos de los peligros que pueda haber.-el tono de voz de Jill era bajo, como temerosa de que pudiera ser descubierta por Emergidos. Al fin y al cabo, estaban ya en territorio enemigo.-Lo mejor que podemos hacer es ir a por uno de los exploradores, atraparlo y utilizarlo como el conejillo de Sindhu para nuestro experimento.

Claro que todo aquello era mucho más fácil decirlo que hacerlo. Primero había que encontrar uno de esos exploradores, de tal forma además que ellos mismos no fueran descubiertos en el proceso. Y luego había que capturarlo de tal forma que no pudiera avisar al resto, y sin armar escándalo alguno que pudiese alertar al resto. Jill no estaba acostumbrada a ese tipo de misiones, nada propias de una jinete wyvern. Pero se imaginaba que el herbolario tendría mucha menos experiencia aún, por lo que le tocaba a ella dirigir la operación.

-Se buena y quédate aquí quietecita, ¿vale? Volveremos pronto a buscarte. Si alguien te ataca, ruge y vendremos corriendo a ayudarte.-le susurró Jill a su amada Diotima mientras acariciaba su cabeza. La wyvern movió la cabeza, como dando la señal de que había entendido las órdenes recibidas. Y se acurrucó lo mejor que pudo dentro del enorme matorral.

A Jill le dolía tener que separarse de su preciada amiga, pero era consciente que el sigilo era clave en esta misión. E ir acompañada de una criatura de más de dos metros de alto y caso el triple de largo era totalmente lo contrario a ir con sigilo. La soldado se volvió al herbolario.

-A partir de ahora, vamos a andar despacio, en silencio y con cuidado. Buscamos huellas o señales de rastro de Emergidos que caminen por separado. Si vemos señales de grupo, tenemos que mantener las distancias. Yo iré delante, cuento contigo para cubrirme las espaldas.-y dadas las instrucciones oportunas, Jill dio por comienzo la caza.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado (Ejército de Daein)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Lanza de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1090


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberación] Un verdadero guerrero no es el que triunfa siempre, sino el que vuelve a la batalla. [Priv Jill]

Mensaje por Dantalian el Sáb Dic 22, 2018 8:33 am

Imaginaba que el príncipe Pelleas era un hombre importante pero por medio de la soldado se enteraba que el príncipe no solo era respetado por los otros magos arcanos sino que, además sus subditos parecían tenerle buena estima, eso hablaba bien de un gobernantes y si antes admiraba al príncipe por sus estudios con emergidos ahora lo respetaba un poco más. Sin embargo algo más en la charla llamo su atención…. Era evidente la impresión que la chica tenia de los laguz, los consideraba si bien entendía iguales que bestias aun que de una forma despectiva: Anteriormente ya le había comentado a la joven que él venía de Senay pero dudaba que la chica supiese que, de hecho, el soberano de dicho reino era un laguz y por tanto su jefe directo pues lo había contratado directamente ofreciéndole varios privilegios. Aun así Dantalian no creyó prudente no hacer ningún tipo de mención al respecto pues estaba en un continente extranjero y lo menos que deseaba era enfrentar problemas ideológicos con quien sería su guarda espaldas en aquella peligrosa misión… eso y que no tenía muchas ganas de debatir al respecto.

- Se trasmiten información…. hasta ahora no he escuchado que tengan charlas mundanas y suelen casi susurrar cuando están en cautiverio, pero sé que se trasmiten información de varios tipos. -

Había escuchado a "Hilda" mencionarlo varias veces, aun que por el bajo volumen con el que hablaba entendía poco más. Todo aquello se pondría a prueba, estaba seguro que los resultados de esta ocasión serian vitales para sus futuros objetivos. Por fin llegaron al lugar destino y, en el descenso, Dantalian sintió un marcado escalofrió recorrerle la espina dorsal, cerrando fuertemente los ojos hasta que tocaron tierra. El herbolario estaba mas pálido que un fantasma, siendo extraño ver en su semblante normalmente sereno un marcado gesto de alivio.

- Entiendo…. -

Comento en cuanto le dio la información acerca de cómo posiblemente se movería el enemigo a la par que lo desataban y le ayudaban a bajar; Por un momento sintió sus piernas temblar al tocar el piso y una extraña sensación de alivio de inundo completamente, seguidamente la Wyvern procedió a ocultarse en la espesura, siendo su inusual coloración verde una gran ayuda para tal tarea.

- Si ayuda en algo…. traje conmigo un sedante muy fuerte que no suelo usar en mis pacientes pues de no aplicar la cantidad correcta induce a un coma de varias semanas. Basta con poner unas gotas en un paño de tela y cubrir con él la boca y nariz del paciente para que caiga noqueado en poco tiempo…. funciona bien con los emergidos, ya lo he probado. -

Comento sacando de su morral de viaje una botellita transparente que poseía dentro un liquido color violáceo claro y, con un pañuelo que traía en el mismo morral de viaje procedió a mostrarle como había que cubrir la boca y nariz.

- Con algo de suerte nuestro objetivo no alcanzara siquiera a gritar... El problema es que es la única forma de aplicarlo…. -

Quería decir que habría un forcejeo como mínimo y quien sujetase al emergido debía de ser fuerte, Dantalian poseía una fuerza moderada por los años que trabajo el campo pero actualmente ya no hacia tantos trabajos físicos ni tan pesados por lo que no estaba seguro si podría medir fuerzas contra un emergido… punto y aparte era un hombre que podría considerarse de baja estatura alcanzando con batallas el 1.60 de altura.

- Hare lo que pueda…. Está bien si dejo con Diotima mi equipaje?, llevare conmigo solo lo mas esencial para evitar que el tintinear de de las botellas alerte a los enemigos. -

Dejo su morral de viaje encargada con la Wyvern donde cargaba con las demás cosas, dándole un par de palmaditas en forma de gratitud, guardando el sedante en un bolsillo de su gabardina purpura junto con el paño y desatando los broches de su libro de magia negra amarrado con cintas de cuero a su pecho solo por si llegase a ser necesario. Fue entonces que Dantalian comenzó a seguir a la joven soldado, atendiendo a todas sus indicaciones lo mejor que le era posible sin importar que ella fuese menor que él, pues Dantalian reconocía que, en esa situación, ella era la experta. Para fortuna de él, al ser un mago portaba ropas ligeras por lo que era bastante sigiloso al moverse. No tardaron mucho en encontrar los primeros rastros, aun que Dantalian era incapaz de saber con exactitud si se trataba de un grupo numeroso o más bien reducido pues las huellas y detalles que seguro Jill podría interpretar para el no tenían significado alguno, de momento solo le restaba esperar pacientemente hasta que fuera su momento de actuar.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Boticario

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Tomo de ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
236


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberación] Un verdadero guerrero no es el que triunfa siempre, sino el que vuelve a la batalla. [Priv Jill]

Mensaje por Jill el Jue Dic 27, 2018 9:36 am

-¿Un somnífero? Pues sí, nos va a venir de perlas. Siempre pensando  en todo, así es mi querido Dantalian.-alabó Jill, resistiendo la urgencia de volver a abrazar al herbolario.

El somnífero hacía las cosas mucho más fáciles. En principio, la idea de Jill era la de dejar inconsciente al Emergido de un buen golpe, y cambiarle la ropa mientras permanecía en ese estado. Claro que eso tenía muchos riesgos. Corrían el peligro de que el golpe no fuese lo suficientemente fuerte y que el Emergido se despertase en mitad de la operación, lo cual no era nada agradable. O que fuese demasiado fuerte y acabase durmiendo para no levantarse jamás.

Y no era fácil encontrar el punto medio. A Jill se la había entrenado para matar Emergidos, no capturarlos o dejarlos inconscientes. Por lo que agradecía de verdad tener algo que pudiera servir para dejar durmiendo a esas criaturas sin riesgo de acabar con su vida y obligar a la pareja a tener que buscar a otro candidato para el experimento.

-El factor sorpresa va a ser esencial aquí. Si logro sorprender a un Emergido por la espalda, puedo saltar sobre él y ponerle el sedante en la cara de manera casi instantánea. Soy bajita, pero tengo suficiente confianza en mi fuerza como para mantener inmovilizado a un Emergido sorprendido por unos instantes, hasta que haga efecto el somnífero. El problema es si somos descubiertos, entonces la situación será más complicada, puesto que será casi imposible aplicarle el somnífero mientras está luchando. En el peor de los casos, nos veremos obligados a matar al explorador, antes de que el ruido alerte al resto de los Emergidos..

Lo que quedaba claro es que sería ella la que pondría el sedante al monstruo. Como soldado, ella era más fuerte físicamente que el mago. Y además, ella portaba armadura, lo que la protegía de golpes en caso de que el Emergido lograse contraatacar.  Pero sobretodo, no quería que su querido amigo sufriese y se viese obligado a pelear. Sabía de los riesgos de la misión y entendía que tener que luchar los dos no estaba descartado en ningún momento. Pero si podía evitarlo, mejor que mejor.

-Puedes dejar tu equipaje a Diotima. A veces, yo también le pido a Diotima que me guarde algunas cosas cuando voy muy cargada por la ciudad. Te garantizo que nadie se atreve a intentar robarlas.-comentó con una sonrisa, para luego dirigirse a su querida wyvern y avisarla mediante señas de que guardase con ella todo lo que el herbolario la dejase.

El objetivo de aquello era ir cargados lo menos posible. Por desgracia, ellos dos debían cargar con la armadura-disfraz, ya que tenían que ponérsela al Emergido nada más lograran hacer que se durmiera. Moverse en silencio con una armadura puesta y la mitad de otra cargada a su espalda era toda una proeza para la que Jill tampoco es que estuviese muy preparada.

El rastro de Emergido no tardó en aparecer. Una de sus fortalezas sí que era la de rastrear Emergidos. Más que nada porque esa había sido su misión durante los últimos meses. Podía identificar huellas, marcas y señas de esas criaturas con bastante facilidad. Y pronto encontraron un rastro de un Emergido que parecía estar dando vuelta en los alrededores.

-Es solo un Emergido. Parece que son más porque va en distintas direcciones, pero el tamaño de su huella y la forma de su pisada muestra claramente que es solo uno.-explicó la soldado en voz baja al herbolario, mientras le mostraba las huellas que había descubierto entre el barro y la maleza.-Muy posiblemente esté de patrulla de reconocimiento, por eso parecen tan erráticas. Y por la profundidad de las mismas, calculo que son bastante recientes… Lo que significa que debemos ocultarnos AHORA.

No le dio tiempo a replicar. Rápidamente cogió a Dantalian de un brazo y le movió hacia detrás de un árbol, para ella colocarse cerca de otro un par de metros al lado. Justo a tiempo, puesto que un Emergido hacía aparición desde detrás. No era muy alto, poco más que Dantalian y ella. Se imaginó Jill que habían escogido al más bajito para el reconocimiento, porque era el más difícil de ver. Pero por muy pequeño que fuese, todos dejan huellas por igual. Llevaba una daga en cada mano para defenderse y se movía con bastante soltura. Y parecía que sabía lo que se hacía porque enseguida descubrió el rastro que la propia Jill y Dantalian habían dejado y caminó hacia los árboles.

Afortunadamente, lejos de ser un problema, resultó ser lo óptimo. Porque se centró en el árbol en que había dejado a Dantalian, que tenía el rastro más fuerte por las dos hileras de pisadas. Jill esperó en silencio, haciendo un gesto al herbolario para que mantuviese la calma y estuviese callado también. Y cuando el Emergido se acercó lo suficiente al mago para poder descubrirlo, la soldado se abalanzó sobre él, con el paño con somnífero más que preparado.

Fue tremendamente fácil. El Emergido solo pudo soltar un agudo gritito durante un segundo que no trascendió apenas. Jill le tapó la boca con el sedante y este hizo rápido efecto. En poco tiempo, tenían al monstruo durmiendo bajo sus pies. Y bien que era potente el somnífero… Eso o los Emergidos roncan a pleno volumen de costumbre.

-No quiero gafar la misión sabiendo que no hemos hecho más que empezar ¿pero no sienta de maravilla cuando las cosas salen según lo planeado?-comentó la mujer soldado orgullosa al herbolario, teniendo delante al Emergido durmiente tumbado en el suelo.

La fase uno había terminado. Tocaba vestirlo y ver qué es lo que pasaría después.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado (Ejército de Daein)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Lanza de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1090


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberación] Un verdadero guerrero no es el que triunfa siempre, sino el que vuelve a la batalla. [Priv Jill]

Mensaje por Dantalian el Lun Ene 07, 2019 4:06 am

Al final no dijo nada respecto a cómo se harían las cosas, no era necesario y la soldado seguramente tenia mejor noción de lo que hacía. Por ello la siguió en silencio, únicamente portando lo mas esencial y al no traer armadura los pasos del boticario eran tan silenciosos como un ratón en la noche. Observaba, sin embargo, con bastante interés como la joven resteaba y reconocía el terreno, no lo parecía por su aparente corta edad pero ciertamente actuaba como una profesional en su campo por lo que Dantalian no creía poder tener una mejor compañera para esa misión. Sin embargo Dantalian ahogo una queja en cuanto fue sujetado de un brazo para refugiarlo atrás de un árbol, un enemigo se acercaba, uno no muy alto pero igual de peligroso que cualquier otro emergido. Sintió los pasos contrarios acercarse y, al echar una mirada rápida a la soldado esta le indicaba con gestos que no se moviera. El boticario juraría que su corazón olvido un latido y contuvo la respiración, con el cuerpo totalmente tenso y la mano sobre su tomo en caso de ser necesario. Gracias al cielo no lo fue y el emergido cayo dormido rápidamente.

- Totalmente de acuerdo pero esto no hace más que comenzar…. llevémoslo a otro lugar diferente para empezar el experimento -

El sedante funciono de maravilla pues por más que lo movían el emergido parecía totalmente noqueado por el sedante así que no causo problemas mientras lo llevaban a un lugar diferente para no ser encontrados pronto. Sin demorarse mucho, Dantalian comenzó a desvestir a la criatura comenzando por el dorso, examinándole un poco aprovechando la situación.

- Un emergido macho… Aproximadamente 1.65 de altura…. peso… unos 60 kilos… Pulmones funcionan, pulso…. mhhh…. efectivamente estable. Órganos internos…. funcionando. -

Comentaba mas para sí mismo, palpando a la criatura por todos lados y haciendo todo tipo de anotaciones. Le abrió la boca, palpo su abdomen, incluso se sintió osado y le abrió uno de los parpados para examinarle los ojos un momento. Igualmente reviso sus aéreas privadas una vez que lo había dejado en paños menores, limpiándose las manos después de terminar con su chequeo.

- Es interesante, los emergidos funcionan exactamente igual que un ser humano…. su pulso y funciones son exactamente iguales a la nuestra, incluso poseen genero separándose en machos y hembras. Aun así, no puedo descubrir todavía el por qué su tono de piel y su aparente indiferencia al dolor. -

Se imaginaba la razón… un emergido debía de ser un cadáver reanimado, no había otra manera de explicarlo y guardaba en su corazón la esperanza de que así fuera. Saco un pequeño cuchillo e hiso un pequeño corte en el brazo del emergido, depositando en un frasco el liquido espeso y negruzco que brotaba de la criatura, lo olio un momento antes de cerrar la botella comprobando que no olía a podrido pero tampoco era sangre fresca. Después de haber terminado comenzó a ponerle la armadura de Daein.

- Es curioso, sin embargo…. parece que los emergidos tienen todo lo necesario para reproducirse y aun así nunca he visto un niño emergido. Hay 2 posibles respuestas: O los emergidos ocultan muy bien a sus crías o los emergidos no nacen, se crean. -

Si no había crías no había otra forma de explicar el cómo había tantos emergidos más que pensar sobre el hecho de "algo" o alguien los estuviese creando, que de alguna forma existiese un conjuro capaz de regresarle la vida a un cuerpo muerto pues con sus estudios comprobaba que los emergido estaba efectivamente "vivos".

- Lo siento señorita Jill, hablaba para mí mismo, no me haga mucho caso…. Bueno, ahora para lo que sigue necesitare su ayuda. -

Comento el boticario sacando debajo de su gabardina, en la parte trasera unas cuerdas viejas y carcomidas con las cuales se notaba a leguas que se romperían si las forzaban lo suficiente. Dantalian afilo un poco la mirada y sonrió de medio lado… lo que seguía lo emocionaba un poco pues aportaría a su investigación un avance que quizá no sería capaz de lograr de otra manera.

- Hay que amarrar al emergido con estas cuerdas y esperar a que despierte. Los emergidos no son tontos, al no tener acceso a sus armas y siendo superado dos a uno intentara escapar y lo hará una vez que compruebe que puede romper las cuerdas. Es esa nuestra oportunidad de tender nuestra trampa. -

Comento el boticario sacando una copia del mapa que le había mostrado antes para ubicar el campamento emergido, pero esta copia estaba en blanco. El boticario se sentó en el piso extendiendo el mapa, acto seguido saco un frasquito de tinta y una pluma.

- Por favor, señorita Jill, necesito que trace en el mapa una estrategia militar que sea creíble, una que usaría el ejercito normalmente para eliminar un campamento de emergidos; Debemos de marcar "nuestro campamento" y nuestra ruta. Escriba también algunas indicaciones tacticas de ser posible. -

Comento el boticario mirando el mapa unos momentos, sintiendo que el corazón le latía con fuerza con solo pensar que el experimento resultaría.

- Cuando sea hora de que pase el efecto del sedante comenzare a hablar en el idioma que usan los emergidos para hacer parecer que te estoy dando indicaciones, cuando parpadee 2 veces solo necesitare que asientas con la cabeza como si me entendieras, de acuerdo?, si todo sale bien el emergido intentara escapar con el mapa y la información falsa... Lo interesante sera que el mapa estará escrito en nuestro idioma y las indicaciones que daré hablando, diferentes a las del mapa, sera en el idioma emergido. Ve a donde voy?, con esto sabremos que tanto entendimiento tienen de nuestro idioma y si se fían mas del mapa o de la información que escuchen de mi boca. -

Esperaba que Jill no tuviese inconvenientes con el plan, claro que Dantalian había planeado todo eso desde su inexperiencia en el campo de batalla, usando solo la información que había recopilado hasta ahora de los emergidos para imaginar cómo es que un explorador desarmado actuaria, pero siempre había riesgo, claro, dependería igualmente de la chica para poner alguna estrategia en el mapa pues a partir de allí se basarían para planear una estrategia para emboscar y eliminar a los emergidos.

Spoiler:
Me emocione un poco, lo siento!! XD, pero es que llevaba rato queriendo responder esto ;__;
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Boticario

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Tomo de ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
236


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Liberación] Un verdadero guerrero no es el que triunfa siempre, sino el que vuelve a la batalla. [Priv Jill]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.