Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano [Priv. Eileen]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano [Priv. Eileen]

Mensaje por Onix el Dom Nov 04, 2018 10:07 pm

En una noche calurosa y despejada, Onix se encontraba durmiendo en su respectiva habitación del área de servicio de palacio, cuando una pesadilla que tuvo lo despertó de repente. Se sentó sobre su cama sobresaltado, con la frente sudando y su cuerpo temblando debido a la ansiedad. Desde hace un buen tiempo Onix venía teniendo sueños recurrentes relacionados a los traumas que había sufrido los últimos meses dejándole paralizado de miedo por unos minutos y con una horrible sensación en el estómago. Por esta razón, se mantenía muy despierto durante las noches, sin poder pegar un ojo por horas hasta estar lo suficiente cansado. Después de sentarse por un momento en su cama, el chico volteo instintivamente para ver hacia la cama donde dormía su compañero de cuarto, observando que este seguía durmiendo profundamente, sin haber notado todavía que el cuervo estaba despierto.

- Maldita sea…- Masculló Onix en voz baja para sí mismo, colocando su garra sobre la frente y cerrando los ojos con frustración.

Onix inspiró profundamente y solo un largo suspiro, aparto las sabanas de su cama y silenciosamente se levantó para tomar el candelero de la mesita más cercana a él, caminó de puntillas y lentamente hasta la salida del cuarto para así evitar hacer el mayor ruido posible. Después de cerrar la puerta detrás de él, Onix encendió la vela que llevaba y comenzó a caminar por los oscuros pasillos del palacio, mirando lo que había a su alrededor para poder ubicarse hasta llegar a donde se suponía que estaba la cocina. Al llegar ahí, dejo el porta-velas en el suelo, se agacho lo suficiente para acercarse, usar sus garras y levantar una tabla floja del suelo. Abajo había un pequeño compartimiento donde tenía guardada una botella de sake barata que estaba a medio beber.

Tengo que dormirme ya, así que con dos vasitos o tres bastaran”- Pensó antes de levantarse con la botella en la mano.

El cuervo colocó la botella de sake sobre la mesa del centro de la cocina y recogió del suelo el candelero. Buscó un vaso limpio en la alacena de la cocina y lo dejó junto a la botella que había sacado antes. Caminó y se volvió agachar enfrente del compartimiento donde había sacado el recipiente, para colocar de nuevo en su sitio la tabla que había sacado, hizo caso omiso a lo que había detrás suyo y bajo su guardia por un momentos mientras terminaba de colocar la tabla.

- Bueno, con todo esto, supongo que me iré a la biblioteca…- Comentó en voz baja, antes de dejar escapar un quejido después de accidentalmente pellizcarse un poco la carne de las garras- ¡Ay! ¡Hostia…!- Contuvo el resto de malas palabras que cruzaron por su mente, acercando la zona inflamada a sus labios.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Seeker Raven

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Pócima Entumecedora
Llave maestra [2]
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1478


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano [Priv. Eileen]

Mensaje por Eileen1 el Lun Nov 05, 2018 6:23 pm

—Bardana, Angélica, Caléndula, Mandrágora...—daba un repaso a las plantas que se me habían pedido con sumo cuidado. Es decir, ¡era el palacio real! ¡ESE Palacio Real! Haría asímismo un inventario rutinario y señalaría en una lista lo que consideraba escaso o necesario. Sin embargo, ¿sabéis lo gigante que es un palacio? ¿Creéis que en un día habría terminado? No, había pasado toda la tarde entre formalidades y rodeada de cajas , campos, oculta en sótanos. No obstante mi tarea aún no había acabado. Eileen no se marcharía hasta haber completado su tarea de cabo a rabo, de Durban a…Hum… ¡Chon’sin! En resumen, no dejaría el palacio hasta que mi deber hubiera concluído, como se debía. Mi hogar -fácil de deducir- no se encuentra tan cerca de este maravilloso lugar, por lo que quedarme a dormir no ha sido una petición muy difícil de aceptar. Han sido tan comprensivos. ¡Y luego dicen que la humanidad está perdida! Eso es que no conocen Durban. No importan los piratas, o la guerra que se pueda estar librando, el pueblo y la monarquía mantiene el espíritu vivo, eso es lo que realmente importa. Aaah, qué reconfortante era ser capaz de piropear tu propio reino.

Hace mucho que nadie salvo los guardias estarían despiertos, y yo me mantenía en pie en pos de mi misión. Era una persona diligente sin duda; no voy a negar que a veces mis párpados pesaban más de la cuenta y que echaba una cabezadita, despertándome sobre una de las cajas cerradas en medio del sótano o apoyada en una de las paredes. Nadie podía enterarse por lo que todo lo que escriba es secreto no solo de estado sino internacional. ¡En qué lío me iba a meter si se enteraban! En uno de esos lapsos en los que mis ojos se abrían de par en par para volver a la tarea mi estómago rugió. Agradecía que nadie fuera testigo del monstruo que vivía dentro de mí, qué vergüenza. Siempre en los peores momentos. Era de lo más normal eso sí, no había probado bocado desde que me encerré junto a todas las plantas medicinales del palacio. Por ende, decidí que era un buen momento para hacer un merecido descanso y hacer una incursión a la cocina aprovechando las sombras, el refugio de la noche. No es que no se me diera permiso a coger alimentos… Me daba más respeto a mí tomar algo de la cocina real. ¿A nadie más? Bueno, a mí sí.

Ataviada de un simple vestido blanco de manga corta decorado de líneas granate el cual me llegaba hasta algo pasadas las rodillas, me dirigí a la cocina más próxima que recordaba. Pregunté disimuladamente a uno de los guardias quien estaba cabeceando, mas resultó en un intento fallido. El pobre estaría muy cansado y yo ni siquiera reunía el valor para elevar la voz. Proseguí mi camino sin hacer ni un ruido -llevaba un calzado plano bastante cómodo había que remarcar- alcanzando la meta después de… cuánto era… ¿media hora deambulando por el palacio? Sí, admito que me perdí. Controlé lo suficiente mi estómago… No, sofoqué sus gruñidos para que no despertara a la mitad del edificio. ¡Era una mala bestia! Terminaría con el mundo, engulliría a los emergidos y a la gente que poblaba la tierra. Un apocalipsis bastante imparcial, pero qué horrible, oh santo cielo, qué horrible. Lo que sí me sorprendió fue uno ruido procedente de mi destino.

—¡Ay! ¡Hostia…!—¿¡Era esa mi señal!? ¡La señal para que Eileen entrara a socorrer a alguien!

—¿¡Está bien!?—abrí la puerta de sopetón, pero no tuve en cuenta la fuerza con la que la abrí. Ésta se chocó contra algo y rebotó hacia mí, pegándome de lleno en la cara. Por inercia me llevé ambas manos a la nariz, siendo mi expresión la de un jerbo recién despierto por la mañana. No obstante, avancé hacia delante hasta toparme con la mesa, abriendo los ojos entonces para ver lo que había a mi alrededor. Era… sake, un vaso y… alas. Alas negras enormes en la espalda de un chico de una edad aproximada a la mía probablemente. Oh. ¿Se habría dado en la cabeza al levantarse en el sitio contra el mueble? Era muy normal.

—¿Está bien?—repetí esta vez con más tranquilidad pero con la nariz roja. Seguía de todas formas preocupada, aunque al menos no era algo como que se estuviera desangrando. Cosas de la vida.

Vestido:
Imagina este vestido pero en manga corta y de mayor (?) https://i.pinimg.com/564x/b0/11/81/b011813ac552672022558f47eb52cbad.jpg
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Cleric

Cargo :
Curandera

Inventario :
Baculo de heal [2]
Vulnerary [3]
lanza de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano [Priv. Eileen]

Mensaje por Onix el Mar Nov 06, 2018 10:17 am

De repente, la puerta de la cocina se abrió de un sopetón y una chica apareció gritando en la escena. Tanto el cuerpo como la mente de Onix reaccionaron bruscamente ante este evento, dejando primero escapar un par de graznidos involuntarios y luego batiendo sus alas varias veces antes de moverse por completo hacia adelante. Luego de pasar un poco el susto, el cuervo respiro pesadamente y volteo su rostro hacia la chica, su expresión era seria y su garra todavía estaba colocada en su pecho para intentar que el corazón se mantuviese en su sitio.

- ¿Qué? No, no estoy bien- Respondió el laguz de mal humor, intentando todavía controlar los temblores en sus dedos y levantándose del piso para colocarse enfrente de la chica- Casi me matas de un susto, ¿qué pensabas al gritar así?- Onix la observó fijamente, haciendo una breve pausa antes de terminar de calmarse. Soltó un largo suspiro luego de analizar mejor la situación, cerró los ojos y se rasco brevemente el puente de la nariz para despertarse- Bueno, ya no importa, no ha sido nada importante... Solo no vuelvas a entrar a la cocina de esa forma, hay gente durmiendo, y otros están intentando dormir…- Contuvo un bostezo con la garra y rápidamente cambió de tema- ¿Quieres algo de beber?

Poco después de escuchar su respuesta, el cuervo caminó hasta donde estaban guardado los vasos y tomó uno de ellos para servirle a la chica un poco de agua fresca que había almacenada dentro de una de las tinajas de barro.

- Ten, puedes beber un poco- Comentó el chico, dejando el vaso de agua sobre la mesa y cerca de la chica- Si no tienes sed, puedes usar el mismo frío del vaso para bajar un poco el rojo de la nariz- Señaló a sí mismo con la punta de sus uñas hacia la cara.

Dicho esto, el chico caminó hacia el lado de la mesa donde había dejado antes la botella de sake y el vaso vacío, tomó ambos con las garras y los colocó momentáneamente sobre una de las encimera de la habitación para que estuvieran fuera de la vista por un rato.

- ¿Tienes hambre? Puedo servirte una ensalada, un poco de queso, un trozo de pan…- Hizo una pausa, volteándose entonces a la chica, dejando de mencionar nombres ya que este solo se dedicaba a las tareas de limpieza y no sabía por sí solo cómo cocinar.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Seeker Raven

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Pócima Entumecedora
Llave maestra [2]
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1478


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano [Priv. Eileen]

Mensaje por Eileen1 el Lun Nov 12, 2018 8:56 pm

He de decir que me asusté al escuchar los graznidos. Retrocedí un solo paso, casi un saltito. Se habría enfadado conmigo seguramente, era fácil hacerlo. Sin embargo, el oír que estaba en buenas condiciones hizo que el susto se me pasara como una pequeña llovizna que simplemente descarga unas cuantas gotas y se va con el viento—Creía que le había pasado algo. Imagina que realmente sí se hubiera, no sé… Cortado el dedo, o le duele el estómago. Para eso estoy yo aquí. Si le sucede algo, no tema gritar. Era… ho… ¡hostia!—me llevé la mano al pecho con orgullo, el mismo que profesaba hacia mi profesión. Ser una clériga no era susurrar palabras a un Dios invisible, era curar a las personas. Si tenía un accidente, si enfermaba, no debía tener miedo a gritar. ¡Y si se moría solo, en un rincón fuera del alcance de alguien, al que ni siquiera yo pudiera llegar…! La sola idea de que una criatura tan bonita como él pasara por tal calvario partía mi corazón en dos.

—Gracias—me avergoncé ligeramente al ser consciente de que parecía una llamita en medio de la oscuridad que iluminaba el camino a los transeúntes. Tomé un sorbito del agua ofrecida para después poniendo el frío sobre la nariz. Vi cómo ocultaba cosas en la encimera, y realmente me picaba la curiosidad, mas el hambre… era patente, se saboreaba… ¿o era mejor decir que el no saborear nada era lo que devoraba mi atención? Contuve la risa ante mi propia broma, apartando al vaso de mi nariz—Pan con queso estaría bien. Me gusta mucho el queso—dejé entrever mi gran sonrisa, buscando entre los víveres de la despensa los ingredientes para la gran obra culinaria que tenía entre manos. Sería la nueva chef de Palacio, me contratarían para servir en las más grandes galas, a la mismísima lady Yuuko. Finalmente conseguí una hogaza de pan y un trozo de queso. Era… maravilloso. El descubrimiento del nuevo mundo.

Me hice un bocata generoso a pesar de ser a saber qué hora de la madrugada, mas me había perdido entre los mares del tiempo. Fue el primer bordisco y dejé escapar una especie de gruñido de satisfacción. Era lo mejor que había probado en varios días. ¿Era esa la diferencia de calidad entre la comida de Palacio y la mía? Mamma mia. Me di cuenta entonces de mi falta de decoro y volví a recobrar ligeramente la compostura—Disculpe el alboroto a estas horas de la noche… ¿Pero qué ha sido lo que le ha hecho gritar a usted? Supongo que me preocupé demasiado pero una nunca sabe… Lo siento de todas formas—crucé los pies un momento, pensativa. ¿Se habría dado un golpe? No le había dado indicios de eso. ¿LE DOLÍA EL CORAZÓN? Esperaba una respuesta sincera.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Cleric

Cargo :
Curandera

Inventario :
Baculo de heal [2]
Vulnerary [3]
lanza de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano [Priv. Eileen]

Mensaje por Onix el Dom Nov 18, 2018 7:56 pm

Tras escuchar las excusas de la chica que lo acompañaba, la expresión de Onix cambió un poco y casi dejó escapar una risa cuando ella exclamó de repente “hostia”, llevándose la garra al rostro para poder contenerse. La sola idea de que semejante palabra saliera de la boca de un rostro tan joven era algo que el cuervo no se había esperado, por lo que ahora se sentía avergonzado por su anterior comportamiento y también un poco conmovido por la preocupación que ella mostraba al hablarle.

- Jaja… Vale, vale- Respondió con una leve sonrisa, y con una garra sobre la boca para no reírse en voz alta- Lo que tú digas…

Después de enjuagarse las garras sobre pilón de piedra usado para lavar los platos, el cuervo ayudó a la chica a servirse una hogaza de pan que había guardado en la cocina y también le ayudó a cortar un trozo de queso de uno más grande que estaba colgado cerca. La calidad de la comida podía verse a simple vista con la debida iluminación, y si se examinaba más de cerca el olor le daba un aspecto más apetecible Pero, a pesar de eso, Onix no estaba con ánimos para comer, por lo que se sentó a un lado de la mesa, sin servirse nada.

- Nah, no era nada- Respondió el cuervo, todavía restándole importancia al asunto del grito de antes, apoyando los brazos sobre la mesa y su cabeza sobre una de sus garras- Me pareció haber visto un ratón mientras caminaba a la cocina, pero, creo que todavía estaba un poco dormido- Mantuvo la calma mientras observaba a la joven, prestando atención a la expresión que ponía en su rostro antes de conocer si había creído o no su mentira- ¿Qué hay de ti? Creo que es la primera vez que nos vemos- Mencionó de manera amistosa para poder cambiar de tema de conversación antes de que ella pudiese insistir- ¿Cómo te llamas, jovencita?- Mientras esperaba su respuesta, el cuervo cambio de posición y se equilibró sobre la silla en la que estaba para poder recostándose de un forma más cómoda- Mi nombre es Onix, y soy un laguz que trabaja como sirviente en este palacio… Cualquier duda que tengas, puedes preguntarme lo que quieras.- Le animó inclinándose un poco hacia adelante, y guiñándole el ojo de manera juguetona.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Seeker Raven

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Pócima Entumecedora
Llave maestra [2]
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1478


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano [Priv. Eileen]

Mensaje por Eileen1 el Sáb Nov 24, 2018 6:24 pm

La risa de aquel chico me resultaba hasta agradable, inevitablemente sonriéndole de vuelta, aunque quizás después de todo pensaría que estaba loca o era nada más que una chica estúpida. Tenía que abrir muchísimo la boca para poder darle un bocado al bocata de queso pero después todo se hacía una mezcla deliciosa. ¿Sabéis ese dolor en las mejillas después de haberte reído durante demasiado tiempo? Me iba a pasar lo mismo pero del esfuerzo de comerme el bocata. Valía la pena, vaya que sí. Me sorprendió la noticia de que concretamente un laguz que descendía de un pájaro, concretamente de un cuervo -sus alas negras me hicieron pensar eso a decir verdad- tuviera miedo a un ratón. ¿A lo mejor era tan grande que hasta él no se lo esperaba? Una rata enorme, fofa… Domesticada para el robo. Si no tenía un saquito encima entonces estaba llevándolo todo en su barriga para escupirlo después. Era la mejor forma de pasar por la frontera sin ser descubierta. Hm, ¿o lo echaría por…? Oh, santo cielo.

—Soy Eileen, una simple curandera... Intento ayudar con el inventario del castillo. En realidad vengo de uno de los almacenes pero como veis, estaba hambrienta… Hacer un pequeño descanso para reponer fuerzas no es pecado—¿Acaso mentía? Por supuesto que no, yo era una jovencita sincera y… Jovencita. Mi cerebro procesaba esa palabra insistentemente, con energía. Me llamaba jovencita, y si sumábamos lo que se sabía de los laguzes, sus vidas más largas que todo un continente pues... ¿Qué edad tenía la persona que se hallaba delante mía? Era la pasa más bonita del mundo, sin una sola arruga. Entonces era yo un bebé… ¿o el mundo demasiado pequeño?—No sé si la pregunta puede ser incómoda, pero aprovechando el beneficio que me acaba de dar...—dejé por un momento el bocata en la mesa.

—¿Le importaría que le tutease? Sé que hay laguces longevos que se ofenden al no ser tratados conforme a su edad sino por su aspecto. Realmente lo he vivido más de una vez—eran imágenes, recuerdos de tiempos en los que ver a una persona con escamas entrar en mi consulta y  tratarla  como una niña provocó que mi consulta sufriera ciertos desperfectos. Tragué saliva al volver a verlo, repasarlo todo con lujo de detalles. La silla siendo aplastada, una rabieta digna de una pobre chiquilla de cinco años… pero que en realidad era de una mujer de 239. Me enteré después de que había tenido problemas con su marido concretamente por su aspecto. Pasé una vergüenza ese día que no quería que se volviera a repetir.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Cleric

Cargo :
Curandera

Inventario :
Baculo de heal [2]
Vulnerary [3]
lanza de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano [Priv. Eileen]

Mensaje por Onix el Dom Nov 25, 2018 2:01 pm

Onix continúo mostrándose amistoso frente a la jovencita, y no dejo de observar mientras ella respondía a su pregunta. Para saber si alguien miente, solo había que mantenerse atento al lenguaje corporal de la otra persona, sus reacciones, y la tensión en su voz. La gente, usualmente, se comportaba de forma diferente al mentir: Se rasca la nariz, levanta las cejas, cierra los ojos, agita las manos, habla más rápido, o mueve la boca… Cada gesto corporal era importante a la hora de conocer a alguien, pero detectar con precisión cuando mienten nunca era sencillo.

Al final, después de observar cada uno de esos detalles con la máxima frialdad posible, solo quedaba que hacerle caso al instinto, porque era el método más eficaz para detectar las mentiras. Eileen parecía que no mentía, pues su voz se escuchaba suave y dulce al hablar, y su apariencia decía mucho de ella misma: Su constitución delgada, sus ropas finas y de aspecto suave, su piel de color rosado, la conducta que mostraba frente a un desconocido… Era difícil imaginar que una jovencita como ella fuese capaz de tomar un arma y lastimar a otra persona.

- Oh, una simple curandera- Repitió el cuervo, mostrando interés por la muchacha- Las simples curanderas siempre son las más extraordinarias. Como las nubes, la lluvia y las estrellas: Son muy hermosas y por un minuto te hacen la persona más feliz del mundo- Comentó el cuervo, divagando un poco debido al cansancio y falta de sueño-  No te preocupes, no le diré a nadie que te tomaste un pequeño descanso. Se podría decir, que yo también estoy haciendo eso- Agregó, refiriéndose en ese momento a pasar la noche sin dormir.

Bajo la poca luz que brindaba aquella vela que iluminaba la cocina, el rostro de Onix lucia quizás un poco más agotado que el Eileen. Las ojeras que tenía era el signo físico más evidente de que el cuervo no había descansando adecuadamente últimamente, y aunque se esforzaba mucho por mostrar una buena cara, tenía un aspecto agotado, triste y las plumas de sus alas lucían desaliñadas.

- “Joder… Necesito ese trago…”- Pensaba el cuervo girando su cabeza muy levemente para mirar la botella de sake que había dejado en la encimera, sintiéndose cada vez más impaciente debido a la lentitud con que la curandera comía- “Pero, no creo que la chiquilla me deje beber…”- Después de un momento, el cuervo escucho como volvían hablarle, y sus ojos volvieron hacia Eileen- ¿Tutelarme?- Preguntó, sin poder entender en un principio a que se refería ella-  Ah, eso- Continuó diciendo el laguz, una vez que la chica terminó por explicar- Si, puedes tutelarme, no me molesta- El cuervo volvió a cambiar de posición en la silla para mantenerse activo y al mismo tiempo, cómodo- No soy tan viejo, apenas tengo 60 años - ¿Era así? La verdad es que el chico no recordaba cuándo fue la última vez que celebró su cumpleaños- Estoy a la mitad de mi vida. Supongo que eso para los humanos es mucho tiempo, pero no tanto para mí.

Uso de skill:
Sentidos Agudos – Utilizando la agudeza de sus sentidos así como su instinto natural, el laguz es capaz de percibir los finos detalles respecto a otra criatura, aliada o enemiga, pudiendo así detectar sus fuerzas y debilidades, skills, inventario y armas sin necesidad de acercarse demasiado. Sólo puede realizarse sobre un objetivo por turno.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Seeker Raven

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Pócima Entumecedora
Llave maestra [2]
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1478


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano [Priv. Eileen]

Mensaje por Eileen1 el Vie Nov 30, 2018 5:21 pm

Mi corazoncito de pollo se consumió de alegría con los halagos del laguz, tanto que tuve que esperar para poder hablar y no decir ninguna tontería, porque sino se tropezarían las palabras. ¡No mentía, hablo en serio! Si hubiera intentado decir una sola palabra, perfectamente me confundiría. ¡Enviaban a personas demasiado buenas!—Espero haberte hecho feliz entonces. No podría estar más satisfecha—prácticamente di un pequeño salto en el sitio de la emoción. Con todo lo que sucedía en el mundo y nadie prestaba atención a gente como él. Cogí el bocadillo de queso y me lo terminé de un gran bocado, tanto que se me inflaron las mejillas cual ardilla comiéndose una de sus queridas bellotas. Había conocido a alguien la mar de interesante en una visita de trabajo. Debía estar más atenta en ocasiones así, sino perdería de vista gemas preciosas en medio del océano, no sé si se me comprende.  Asentí a su voto de silencio sobre nuestra escapada nocturna a los deberes, bajando la comida con otro sorbo de agua que se encontraba en el recipiente.

Observé en silencio eso sí su mirada hacia algún objeto de la encimera a la que yo no tenía forma de saber desde la posición en la que estaba. ¿Qué era lo que tanto quería esconder de mí? Ni siquiera hacía mención al tema, y al contrario, me llevaba la corriente de la conversación. Abrí los ojos de par en par al escuchar una cifra más grande de lo que esperaba. Ningún laguz que aparentase los viente años tendría veinte años, ¿verdad? Era un error que debía enmendar en mi subconsciente, a la hora de juzgar a una persona—Te conservas de maravilla—llegué a decir impresionada, aunque fue pronunciar esa frase para darme cuenta de que quizás no estaba tan bien encaminada. Eran… ojeras. Si me movía escasamente, le daría mejor la luz, sería capaz de verlas… Me acerqué hasta el hombre laguz, mi cara próxima a la suya. Me di la libertad de inspeccionar esas plumas, de las que cualquier ave cuidaría.

—¡No de maravilla!—fue más bien una exclamación susurrada, alejándome de él. Terminé el agua que me quedaba en el vaso, finalmente girándome de nuevo hacia el rubio—¿Me acompañarías hasta la sala del inventario, Onix? Creo que tenemos algo que te puede ayudar. Eres un sirviente del castillo así que no habrá problema. Sino después lo repondré del mío. Sin embargo no te podemos dejar así. Estás exhausto—olvidé incluso lo que ocultaba detrás, en la encimera. En esos momentos, tras un descubrimiento que realmente me preocupaba prefería ocuparme de lo que era importante y no de lo que quisieran esconderme. Lo miraba con intensidad, insistencia. Si mis palabras no le convencían, mi voluntad sí. ¡Lo llevaría a rastras si era necesario!
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Cleric

Cargo :
Curandera

Inventario :
Baculo de heal [2]
Vulnerary [3]
lanza de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano [Priv. Eileen]

Mensaje por Onix el Sáb Dic 01, 2018 11:22 am

Onix volvió a sonreír levemente después de ver a Eileen dar un pequeño salto de emoción en su silla y comerse el bocadillo de queso como si fuera un conejo. ¿Podía existir un humano más gracioso, inocente y adorable? Probablemente, pero el chico no estaba de humor ni con ganas de detenerse a pensar en preguntas tan impertinentes como esa.

- Jeje, oye, no comas tan rápido.- Comento el chico, al ver como se llenaba las mejillas con queso- La comida está para disfrutarla, puedes regresar a tu trabajo cuando termines.- El cuervo quería que la chica se marchara pronto, pero no tanto como para que ella se arriesgara a atragantarse comiendo rápido.

Justo cuando pensaba que ella se levantaría de su silla para despedirse, Onix se dio cuenta que la expresión de la chica había cambiado un poco y que ahora lo estaban observando fijamente. Por un momento, el laguz se sintió un poco incómodo, preocupándose y sintiendo curiosidad de lo que Eileen estuviese pensando y el por qué ahora aproximaba tanto su cara.

- “Ah, joder, debió notar las ojeras” Fue lo que concluyó el cuervo, tocando aquella parte de su rostro brevemente y guardando silencio mientras escuchaba a la joven- Hmm… ¿Y si mejor no?- Preguntó Onix de manera juguetona, para luego levantarse de la silla e indicar su oposición a la idea- Si parezco exhausto, tan solo volveré a mi cuarto y seguiré durmiendo. No hay necesidad de hacer cosas tan complicadas por lucir un poco feo- Prosiguió, bromeando de manera descarada ante la curandera- Solo necesito descansar, y eso pensaba hacer justo después de…- Se detuvo en esa frase y su rostro se contrajo brevemente antes de soltar un estornudo enfrente de Eileen- ¡Achís!- Sus alas se movieron hacia arriba de forma casi involuntaria, y Onix rápidamente se apartó, cubriéndose el rostro con la garra- M-mierda...- Después de semejante bochorno, otro estornudo le siguió al anterior, repitiendo la misma escena por segunda vez. Después de semejante bochorno, el cuervo había perdido lo que le quedaba de paciencia- Joder, qué más da, ya la he cagado.- Declaró irritado y en voz baja, todavía con la garra cubriendo su boca. Después de sonrojarse levemente, miró de nuevo a Eileen, y comenzó hablarle con más seriedad- Ok, si, tienes razon, me veo exhausto y tal vez haya pescado un resfriado por no dormir bien- Comenzó diciendo, esta vez siendo más honesto con ella, aprovechando que eran las únicas personas en el cuarto- Pero, no puedo declararme enfermo ahora, estuve unos meses fuera de Durban y apenas estoy re-ajustándome al horario de trabajo. Lo menos que necesito es quedar peor con el personal que trabaja en el palacio, que ya no sería una sorpresa- Masculló entre dientes- Pero aun así... Entiendeme un poco, si me dejas tranquilo y vuelves a lo que estabas haciendo, sin decir nada, prometo que estaré bien.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Seeker Raven

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Pócima Entumecedora
Llave maestra [2]
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1478


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano [Priv. Eileen]

Mensaje por Eileen1 el Lun Dic 03, 2018 5:38 pm

No comprendía sinceramente la tozudez de Onix por hacerse el fuerte y sencillamente no decirme a la cara “¡Hostia, estoy mal!”. Quería llevarlo conmigo aunque fuera cargado a mis espaldas pero sencillamente no tenía las fuerzas para eso, además de que él tan solo con el movimiento de sus alas se iría. Tampoco iba a obligar a alguien a tomar algo que no deseaba… De manera inconsciente pellizqué el vestido, retorciéndolo con los dedos. Cada palabra que pronunciaba el laguz nada más que intentaba ser una excusa para huir de mí, lo que me hacía sentir poco querida en la cocina en esos momentos. No deseaba ser una molestia para el rubio de ninguna manera; si mi insistencia era tan problemática, ¿debería irme a mi puesto abandonando a alguien que me necesitaba? Era inutilidad lo que se apoderaría de mí.

Pero cometió un error. Un error del que él mismo se percató, incapaz de esconder lo que le pasaba. Quise señalarlo con el dedo, mas me di cuenta que yo misma estaba siendo bastante infantil al respecto. Sin embargo, descubrir a alguien en una mentira era bastante satisfactorio, nadie lo puede negar. ¿Desagradable? Depende de la mentira. Escuché su situación con atención, comprendiendo lo que es intentar encajar en un sitio, no querer dar problemas… Quizás me había precipitado a la hora de llegar a un veredicto sin pensar en la persona antes. O qué digo, ¡claro que estaba pensando en ella! De un brinco me tenía Onix a su lado, y sin mediar palabra lo tomé de sus zarpas esporádicamente.

—¡Pero tu salud es importante! Además, ¿por qué trabajar así cuando podemos ponerte bien y así darás todo lo que tienes? Y bueno, si no quieres declararte enfermo… Por lo menos tienes que abrigarte bien, por supuesto tomarte todo lo que te diga—dejé ir las zarpas del cuerpo, alejándome unos cuantos pasos casi bailarina, con esperanzas renovadas. Tenía un plan al fin y al cabo—Te puedo dar algo para dormir también. Te despertarás con las fuerzas renovadas; junto a lo que te vayas tomando para el resfriado te erguirás de nuevo fuerte cual roble. Ese es mi trabajo, Onix. ¿No me vas a dejar ayudarte?—me giré en el sitio, observándolo inquisitiva, mis labios con una perpetua sonrisa grabada en ellos.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Cleric

Cargo :
Curandera

Inventario :
Baculo de heal [2]
Vulnerary [3]
lanza de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano [Priv. Eileen]

Mensaje por Onix el Jue Dic 06, 2018 9:54 pm

Antes de que el cuervo pudiese reaccionar, la joven curandera se había acercado hasta él y lo había tomado de ambas zarpas haciendo que este se sorprendiera y se viese obligado a voltearse. Onix la miro y escucho cómo ella le dedicaba unas cuantas palabras sobre lo importante que era la salud, pero la expresión de él comenzó a cambiar a uno de fastidio, en especial cuando menciono lo que debía tomar.

- ¿Todo lo que tú digas?- Preguntó el laguz, sin ocultar lo molesto y preocupado que estaba al escuchar eso- “Ugh, me va apestar la boca por una semana…”- Fue lo primero que pensó, recordando las pócimas de hierbas medicinales que tuvo que tomar hace tiempo, por culpa de unos hongos venenosos que se comió aquella ocasión- Si tengo que tomar de brebaje asqueroso, prefiero seguir enfermo- Declaro, sin cortarse la lengua para expresar su opinión.

Después de que la chica lo soltara, el laguz se le quedó observando fijamente, sin cambiar la expresión seria de su rostro hasta que ella terminó de hablar.

- Buff… Vaya morro que tienes al preguntarme eso…- Comento el chico, rascándose por detrás de la nuca con ayuda de sus garras y refiriéndose a la manera en que la chica había terminando usando sus encantos femeninos para intentar convencerle- Tienes suerte de tener una bonita sonrisa- Que también resaltaba los grandes y bonitos ojos de Eileen- Porque si no fuera así, créeme que fácilmente podría hacer que esta conversación durara toda la noche- Aclaró, mostrando una gran seguridad en ello y también con una sonrisa burlona para molestarla un poco. Luego de decir eso, Onix se dispuso a acercarse hasta el lado de la mesa donde había dejado antes el candelero y lo tomó entre sus garras para poder iluminar el camino- Pero, no te emociones, no dejare que me ayudes.- Resalto, aun poniéndose necio con aquella idea- En cambio, dejare que hagas tu trabajo: Te acompañare hasta la sala de inventario, dejaré que me examines y mañana te pagaré por las medicinas que me recetes- Después de todo, aunque se sentía agradecido por la ayuda, el cuervo todavía no le gustaba deberle favores a la gente.

Dicho eso, Onix camino hasta la salida de la cocina con el candelero, y espero que la jovencita se acercara para que fuera ella la que los guiara a la sala de inventario mientras que él continuaba iluminando el camino.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Seeker Raven

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Pócima Entumecedora
Llave maestra [2]
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1478


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano [Priv. Eileen]

Mensaje por Eileen1 el Dom Dic 09, 2018 9:58 pm

—¡No son brebajes asquerosos! Y si te resulta amargo, lo endulzas. Estamos en una cocina al fin y al cabo. Pero si quieres estar de nuevo sano, tienes que tomarte lo que te voy a dar. No está mal, podría ser peor—intentaba consolarlo de la mejor manera posible. Sabía que a veces las hierbas no eran del agrado de todos, que se tornaban amargas, su sabor no demasiado agradables, pero hacían su labor de forma efectiva. Un trabajo bastante efectivo para ser sencillamente eso, una planta. Quizás eso era lo que me llamaba la atención de éstas: Ayudaban a los demás con el simple hecho de existir. ¿Qué criatura podía producir tal milagro? Yo no, por supuesto. Lo que me sorprendió fue un asombroso alago… es decir... ¡Oh dios mío! Qué atrevidos los laguces. Me sacó una gran sonrisa mientras me balanceaba en el sitio risueña.

—Tu sonrisa también es preciosa, Onix. Deberías siempre sonreír—le recomendé de buena fé. Dicen que la felicidad la atraías con una sonrisa, los buenos pensamientos, esos momentos que valía la pena recordar. Lo que podría cambiar quizás era su testarudez, su cabeza dura. Si se dejara ayudar, acabaríamos tan pronto, ¡pero tan prontooo! Además, ¿no era básicamente lo mismo la misión que me estaba proponiendo? No le daría vueltas al asunto, eso sí. Lo había convencido para que me acompañara, algo conseguido pues. Eileen había hecho una buena obra, ¡sí!—Vamos, vamos entonces~ Cuanto antes mejor. Así te tirarás en la cama y plof, durmiendo plácidamente. Verás que te despiertas mejor—.

Salí de la cocina junto al cuervo, caminando por los oscuros pasillos del palacio de Durban, haciendo el menor ruido posible. Recordaba el camino de regreso por lo menos, no era tan estúpida. El guardia seguía durmiendo, pobre. Debía tener una jornada difícil. Que nadie nos atacara esa noche o se iba a llevar no solo una mala sorpresa, sino una buena regañina, ¿un despido? Esperaba que no. Rezaría por él un día de esos. Abrí lentamente la puerta hasta llegar a una gran sala con cajas apiladas y sacos. Había estado rodeado de todo aquello el día completo mas abrazaba de nuevo su regreso a mi vida. Lo que tocaba era una inspección del paciente. Me acerqué de nuevo al rostro de Onix, dándole un vistazo a esos ojos suplicantes de una buena siesta reparadora.

—Para dormir te puedo recetar dos cosas. Si llevas mucho tiempo así, la valeriana sería la opción más acertada, pero tiene un efecto inmediato por lo que debes tomarlo solo y únicamente antes de dormir, si sabes que no vas a hacer nada más. Otra opción es la melisa. Te lo tomas junto a una bebida caliente y te relajará. No deberías tardar mucho en dormirte tampoco, pero no es un efecto tan inmediato. Ya me dices qué prefieres. Ahora, para ese resfriado...—rebusqué entre las cajas y los sacos, leyendo los nombres que había colocado en cada una de ellas. Finalmente di con lo que estaba buscando, una flor blanca, luego de otra de las cojas saqué un racimo de hojas verdes sin fruto. Saqué unas cuantas juntándolas con una cuerda, cada especie separa por supuesto—Para el resfriado te recomiendo aquilea si lo único que te molesta es la fiebre. Un remedio más general es el eucalipto...Tú dime cómo te sientes y yo te diré qué es lo que te viene mejor—estaba a la vez preocupada pero emocionada. Mi trabajo era mi trabajo. Me había educado para eso.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Cleric

Cargo :
Curandera

Inventario :
Baculo de heal [2]
Vulnerary [3]
lanza de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano [Priv. Eileen]

Mensaje por Onix el Sáb Dic 22, 2018 3:47 pm

Eileen intentaba convencer al cuervo, con palabras que sonaban bonitas y dulces, de que debía beber alguno de aquellos brebajes de hierbas que le ofrecía para poder recuperarse, pero aún con su buena intención, estaba claro a simple vista de que él no cambiaría de opinión tan fácilmente. Sin embargo, aun presentando descontento al respecto, el cuervo accedió a cooperar para quedarse más tranquilo y que Eileen dejara de molestarlo.

- ¿Ah? Vamos, vamos… ¡No es para tanto!- Comentó el cuervo tras oír el elogio, no porque lo rechazara, sino porque no podía darse la confianza de ahora mostrarse tímido frente de la curandera. El rostro de Onix se sonrojo levemente y contuvo las deseos de sonreír en ese mismo momento fingiendo un bostezo- Todo el mundo sabe que la esencia de la vida está en la sonrisa de las mujeres… Es el poder, la fuerza, la espada que embellece todo lo bueno, y es capaz de mover lo inconmovible…- El laguz comenzó a divagar hasta llegar a un punto muerto donde simplemente la conversación dejó de tener sentido. Volvió a estornudar y procedió a limpiarse un poco la nariz con un pañuelo que llevaba en el pantalón- Pero, gracias por el cumplido. Sigue así, y los cumplidos como ése algún día te llevarán lejos.

Acto seguido, Onix salió caminando de la cocina por detrás de Eileen, siguiéndola por al lado, llevando el candelero en la garra por los oscuros pasillos del palacio de Durban. Durante el recorrido, el laguz vio que uno de los guardias que debía estar vigilando durante esas horas de la noche se encontraba durmiendo tranquilamente de pie, lo que genero un poco de molestia en Onix debido a las circunstancias.

- “Dormir lo hacen parecer tan fácil…”- Pensó el cuervo al verlo más de cerca. El guardia seguro debía tener una jornada difícil, pero eso no le preocupo mucho al laguz, al pasar con cuidado por al lado para no despertarlo- “Más te vale que no estés durmiendo cuando vuelva, jefe.

Más adelante, Eileen abrió una puerta y los dos entraron a lo que parecía ser una gran sala con cajas apiladas y sacos. Lo más seguro es que esa fuera la sala de Inventario. Una vez adentro, Onix guardó silencio, dejó sobre una superficie el candelero que llevaba y dejó que la curandera comenzará a examinarlo.

- La primera que mencionaste estaría bien- Respondió el cuervo a las indicaciones, apenas pudiendo recordar los nombres mencionados- La valerina también se toma con agua caliente, ¿cierto?- Hizo una pausa, mirando con curiosidad como la chica comenzaba a buscar entre las cajas y sacos unas flores y un racimo con hojas verdes- ¿Cuánta valerona debo tomar para no quedarme dormido?- Preguntó también, acercándose un poco a la chica y todavía mirando lo que estaba haciendo, en caso de que necesitara que la ayudaran en algo- …Me siento cansado, los ojos me arden, y me duele un poco la cabeza- Mencionó lentamente, pensando e intentando ser más preciso para poder responder.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Seeker Raven

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Pócima Entumecedora
Llave maestra [2]
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1478


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano [Priv. Eileen]

Mensaje por Eileen1 el Miér Ene 02, 2019 1:30 pm

Los comentarios de Onix no hacían sino sacarme una dulce y tierna sonrisa, más de las que ya había hecho esa noche.

—Tus sonrisas son también mágicas Onix. Me siento mejor solo de verla. Todos somos especiales al final del día—pronuncié con sinceridad, cogiendo la bolsa de valeriana y dejando la otra en un rincón. Saqué de ella una raíz para mostrársela. Tenía un efecto muy potente si tomabas más de la que debías. Pensé en un vaso vacío, de esos de madera del tamaño medio que nos servían para comer, de los que tenía en casa cualquier pueblerino medio. Esa medida bastaría, ¿no?

—Si no quieres dormirte a la media hora o cosa así, deberías utilizar nada más que medio dedo de agua junto a la raíz de valeriana. Eso te ayudará a relajarte. Ya por la noche sí deberías utilizar al menos más de medio dedo si realmente es un caso urgente… —Lo miré nuevamente a la cara, demacrado por la falta de sueño que se habría prolongado por muchos días seguramente—Yo creo que deberías usar la valeriana a partir de hoy. Nunca te pases del dedo, ¿de acuerdo? Eso sí que te dejaría dormido el día entero—le advertí bienintencionadamente.

Guardé de nuevo la valeriana en la bolsa, cogiendo asímismo el eucalipto. Le di ambas bolsas sin reparos.

—El eucalipto debes tomártelo como una infusión tres veces al día. En dos o tres días deberías estar mejor de ese resfriado. Puedes volver a mí si te sientes peor… O bueno, no solo por medicina. Puedes visitarme cuando quieras, eres bienvenido—dejé la oferta disponible para el laguz, observándolo con una mirada cándida y honesta. Crucé los pies bajo el banquito donde estaba sentada. Había hecho algo útil ese día, tenía que estar orgullosa.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Cleric

Cargo :
Curandera

Inventario :
Baculo de heal [2]
Vulnerary [3]
lanza de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano [Priv. Eileen]

Mensaje por Onix el Mar Ene 08, 2019 2:02 pm

Los comentarios de Eileen hacían que Onix continuara sintiéndose incómodo, por lo que este dejó de decir palabra en cuanto ella volvió a adularlo y ocultó su timidez con una tos fingida, para que ella recordase que él seguía algo enfermo y que era mejor que se dedicara a hacer algo diferente. Tras escuchar sus instrucciones, el laguz miro fijamente hacia la raíz mencionada y luego a la chica.

- Ok, entonces solo no debo pasarme de medio dedo… ¿Hablamos de tu dedo o de alguno de los míos?- Preguntó con curiosidad, alzando una de sus garra enfrente de Eileen, señalando para que se viera mejor por donde diera mejor la luz y de esa forma pudiesen comparar tamaños a simple vista.

Onix recibió las dos bolsas que contenían las plantas medicinales que ella había mencionado, tomándola entre ambas de sus garras mientras escuchaba a continuación las nuevas instrucciones.

- “Es obvio que Eileen quieren que la visiten, conozco bien esa cara”- Pensó el cuervo, sin mostrar otra expresión en su rostro más que tranquilidad poco después de escuchar su oferta- Ya veo. Entonces… ¿Cuánto valen las plantas que me diste?- Acomodó una de las bolsas entre uno de los dedos de sus garras para llevarlas al mismo tiempo en una sola- Si hoy duermo tan bien como dices, mañana pasare por aquí a dejarte el pago. Solo dime el precio… Y no se vale dejármelas gratis- Agregó, sonriendo levemente al decir la última frase, debido a lo que conocía de la personalidad de la chica- …Todo lo gratis mola. Pero hoy estás haciendo tu trabajo y eso requiere cierto esfuerzo. Las medicinas no se encuentran por si solas, Eileen.- El cuervo hizo una pausa, para escuchar la opinión de su compañera y luego recordó la conversación que tuvieron en la cocina- Antes, dijiste que estabas ayudando con el inventario del castillo… Si quieres, te puedo ayudar con las bolsas más pesadas y terminar con el trabajo más rápido, por mí no hay problema.- Se encogió de hombros despreocupadamente- Puedo volar y a guardar lo que necesites en las repisas altas. Así, me dejas las hierbas a un precio más barato, ambos quedamos un poco más contentos, nos vamos y nos acostamos un poco antes de lo previsto, ¿te parece?
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Seeker Raven

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Pócima Entumecedora
Llave maestra [2]
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1478


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano [Priv. Eileen]

Mensaje por Eileen1 el Mar Ene 15, 2019 12:42 pm

Me quedé observando las manos, bueno, garras de Onix detenidamente, pero no había demasiado que pensar.

—Medio dedo tuyo. Debes tener en cuenta que tu cuerpo y el mío son diferentes, por lo que medio dedo mío no se puede comparar a uno tuyo. Así que sí, medio tuyo...Ésto comienza a sonar como un trabalenguas—por unos momentos me mantuve en silencio mas el cuervo me expuso sus ideas de forma clara y concisa. El precio...Me daba cosa cobrarle al estar enfermo, pero sino no lograría mantenerme.

—Entonces te digo mientras me ayudas a ordenar todo ésto—alcancé a decir, levantándome del taburete en el que me encontraba sentada.

Ambos empezamos a mover cajas de un lugar a otro, explicándole la diferencia de especies y cómo debía agruparlas en montones. Las bolsas más pequeñas sí se colocaban en estanterías más altas junto a los tarros, pero los sacos al igual que las cajas se quedaban en el suelo, todas junto al montón que les tocaba. Oír el aleteo de Onix en la habitación me hacía sentir al aire libre a pesar del aire viciado. ¿No era un pájaro el mayor símbolo de libertad? Se me hacía raro pero a la vez maravilloso. Tras un regateo entre él y yo -era más bien yo rebajándole el precio y él insistiendo en que iba a pagar más que eso, por lo que todo se quedó al final en veinticinco monedas.

Todo quedó impoluto, ambos mirándonos satisfechos.

—Anda, vete a dormir que lo necesitas—le di un corto abrazo antes de llevarlo hasta la puerta—Si necesitas algo, no dudes en pedirlo. Nada de callarse, Onix...Buenas noches—le sonreí antes de cerrarle la puerta. Me di la vuelta sobre mí misma, descansando mi espalda sobre la puerta.

Esperaba que fuera así.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Cleric

Cargo :
Curandera

Inventario :
Baculo de heal [2]
Vulnerary [3]
lanza de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
4


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano [Priv. Eileen]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.