Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Vientos de cambio. Gerhard [ID]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vientos de cambio. Gerhard [ID]

Mensaje por Gerhard von Salz el Vie Nov 02, 2018 7:39 pm

Gerhard von Salz
General
"Mientras quede una sola persona que crea en la dureza de mi acero este permanecerá firme"

Datos

Nombre: Gerhard von Salz

Edad: 32 años

Clase: General

Especialización: Espada

Afiliación: Reino de Bern

Ocupación: Heraldo

Personalidad
Gerhard es un hombre calmado, de porte autoritario, cuyo rostro, aspecto y ademanes reflejan una imagen de seriedad, nobleza y reflexión, acompañada de la cortesía, el respeto y honor propios de un hombre de su posición y responsabilidades que, unido a su naturaleza afable y pacífica, y seguida de su lealtad, sinceridad y entrega total a su rey y a sus allegados, valores inherentes a su persona, hacen de él un hombre de confianza para los cargos militares superiores del reino de Bern

Dejó atrás el brío y la impetuosidad de la juventud conforme iba entrando en años, ganando experiencia y avanzando en su camino hacia los ideales que busca más que nada en el mundo ver encarnados en sí mismo y su linaje: el honor como siervo y guerrero, la lealtad como símbolo de su persona, la piedad como forma de ascender en alma y la razón como instrumento de cara al liderazgo en busca de la verdadera paz, todos ellos presentes a sus ojos en las personalidades históricas más destacadas del reino y en el espíritu mismo de la nación a la que debe proteger y servir con su vida si fuera necesario.

Aunque el uso de las armas deba ser la úlima opción, no deja de ser un devoto guerrero al servicio de su país, al que protege con su filosofía heredada de su padre sobre lo que debería ser un verdadero general: "Un muro de acero en el que se ven, grabadas en él, las virtudes de los territorios que protegen con la fiereza de mil hombres". Así, se deduce de él que su calma natural esconde una brutal faceta guerrera que sólo sale a la la luz cuando es estrictamente necesario, en beneficio de su tierra.

Asimismo, se trata de una persona con un gran sentido de la justicia, que busca siempre que, de ninguna d elas formas, ésta se vulnere por intereses egoístas y maliciosos, llegando si es necesario a encararse alzando la voz por aquellos que considere que están sufriendo un agravio sin razón. Para él, el honor no se consigue sólo sirviendo de manera intachable a los más poderosos, sino estando también dispuesto a mancharte por aquellos que constituyen el verdadero pueblo.

Bajo esta fachada cabe destacar la simpatía y buen hacer que muestra con aquellos que se ganan su amistad, siendo alguien que gusta de celebrar las alegrías y de apoyar en las penas, apegado a sus familiares y amigos, los cuales agradecen de él sus maneras directas y el cuidado y afecto que les profesa de una forma casi paternal.

Por último, mencionar que no sólo es un armazón de hierro. Pese a su arduo entrenamiento, Gerhard ha tratado de cultivarse todo lo que ha podido en las materias que le interesaron en su juventud, siendo estas la historia de Elibe, las novelas de caballerías, los escritos con moraleja en verso y, cómo no, aquello que marca su ocupación: la heráldica y los tratados sobre la vida y la campaña militar, tratando de convertirse en el mejor en lo suyo.

Historia del personaje
Nacido en el seno de la familia Von Salz, nobles de baja categoría en el territorio de Bern, pero arraigados en ésta, destacando por la férrea tradición caballeresca y guerrera de sus miembros, así como de la lealtad que profesan tanto a nivel particular como familiar, buscando proteger y representar a su nación de la mejor manera posible en todos los ámbitos, Gerhard comenzó su educación y andanzas a muy temprana edad.

Ya desde su más tierna infancia, mostraba curiosidad por el mundo que le rodeaba, trotando de lugar a lugar, siempre buscando algo con lo que ocupar un tiempo para él infinito. Dicho sentimiento, unido a su vivacidad y a su inquietud propias de la edad, le llevaba a deambular por los rincones de la mansión en la que se crió, propiedad de su familia, que aunque había vivido tiempos mejores bajo etapas diferentes, seguía ofreciendo cobijo a sus integrantes, sin importar el qué. Así, acabó descubriendo entre los pasillos la historia de su linaje y casta, representada en lienzos enmarcados en plata, petos y espaldares de acero, yelmos ornados y pulimentados y armas cuidadas y juramentadas ya sin amo. Para un niño como él, ávido de mundo, ensoñado con hazañas legendarias narradas por su aya y terriblemente vital y enérgico, formar parte de aquellas figuras envueltas en acero y en palabras de honor, lealtad y gloria para con su patria era, cuanto menos, una enorme ambición que debía ser cumplida.

Por suerte para él, su padre, Rainer von Salz, planeaba convertir a su primogénito en el siguiente baluarte de la familia que, con la honra y fidelidad que les caracterizaba, les llevara a una nueva etapa de esplendor, cantares de gesta y desfiles ceremoniales. Tras enseñar a leer a su hijo, comenzó a instruirle en las letras, a la vez que ponía en sus peqieñas manos el peso de una espada por primera vez, aunque esta fuera de madera.

Día a día, cultivó la mente de su hijo llenándola de conocimiento sobre el país al que servía, mientras trataba de convertirle en un escudero capaz, mostrándole los entresijos básicos de la política, la estrategia de campo y la esgrima. Conforme avanzaba en su instrucción, trataba de enseñarle que el camino de la espada no consistía en los tajos, reveses, florituras, fintas, estocadas y bloqueos propios del fragor de la batalla, ligados a los movimientos y sensaciones del cuerpo, sino de los ideales, valores y rostros de aquello que trataba de proteger con dichos golpes. Así, y para ello, comenzó a entrenar a su hijo para portar sendas armazones, a la vez que endurecía su educación aún más.

Todo esto fue curtiendo su carácter y corazón, aguantando el peso que, de forma progresiva, iba soltando su padre sobre sus hombros, ayudado por su madre, Jeanne, una mujer que, aunque frágil de cuerpo, trataba de estar presente siempre en la vida de su hijo, apoyándole en su camino en la vida.

A los dieciséis años, nuestro joven Gerhard era un escudero impulsivo, fuerte de espaldas y lleno de energía, ideales, y de ganas de probarse a sí mismo.
Su padre entonces realizó ceremonialmente su presentación a la corte de Bern y al rey, así como su hijo debía jurar ante este lealtad a su tierra y a la figura del monarca. El rey Desmond, un hombre que, aunque mostraba un brillo débil en la mirada, mantenía bajo su mandato a Bern de forma más o menos estable, recibió la fidelidad del joven escudero, reconociéndole como tal y aceptando su servicio, cosa que, de forma extraña, hizo sentir a Gerhard extraño. No sentía la fuerza regia propia de un monarca brotar de aquel hombre postrado en su trono, mas por honor y patriotismo, hincó y juró de corazón, mano en el pecho e hincado de rodillas.

Tras oficializar su juramento, estaba preparado para acompañar a su padre en escaramuzas de diversa índole, así como en marchas y viajes diplomáticos por toda Elibe, para aprender las formas. Durante uno de estos viajes a la liga de Lycia, falleció su madre, de la enfermedad que siempre la había perseguido desde el nacimiento del primogénito de los Von Salz, dejando atrás a su marido, su hijo y a una hermosa niña, que entonces contaba con tres años de edad.

Este hecho provocó tristeza en el corazón de Gerhard, pasando a entrenar en solitario además de a estudiar el doble, tratando de huir de la opresión que anidó en su pecho en ese momento. A él acudió la inspiración y el fluir de la poesía, así como los sentimientos que se encontraban tras los petos de sus antepasados, ayudándole a crear entre lágrimas y sollozos una triste y corta elegía a su amada madre, raíz de parte de su fuerza y de que él no hubiera desistido de abandonar sus sueños: "Un clavel por despedida".

Los años fueron pasando lenta pero inexorablemente, haciendo madurar a Gerhard a su paso. Tres años tras la muerte de su madre, ya estaba casi preparado para ser nombrado por el rey como oficial de sus ejércitos, así como había conseguido posicionarse en la corte usando una de sus mayores pasiones: la heráldica, siendo nombrado heraldo real a la edad de diecinueve años, pasando a diseñar las enseñas de las diferentes casas y órdenes de caballería de Bern. Conoció a su esposa, Nathalie, una doncella de su misma edad de una familia de su misma posición el día de su nombramiento como heraldo real en el baile posterior a éste. Su sonrisa sincera y sus ojos que brillaban como el sol en tono castaño sólo eran la superficie de una persona que, de forma imparable, le atraía por la pureza y bondad de su alma. Tras su primer encuentro y baile en aquella ocasión, siguieron las misivas mientras el joven viajaba y se preparaba para ser oficial y comenzar a labrarse su propia gloria bajo el nombre y enseña de su familia. En menos de un año, los dos andaban perdidamente enamorados, y tras breves encuentros furtivos en la corte, el joven procedió a pedir su mano de forma temeraria, pero sincera, recibiendo un sí enérgico por respuesta.

Antes de su enlace, fue ascendido a oficial por el mismo rey en una ceremonia que dictaba su compromiso definitivo con la nación y la monarquía, vinculando su vida a éstas.

A la edad de veintiún años,  Gerhard poseía esposa, título, y acumulaba gloria en pequeños choques y marchas contra las bandas de mercenarios perniciosos para el país, así como contra los bandidos y criminales. Mas su posición, en constante ascenso, se vería impulsada tras el cambio de monarca tras la muerte de Desmond en extrañas circunstancias.

El nuevo rey, Zephiel, sí concordaba con su visión poderosa, noble y regia de lo que debía ser el gobernante de las tierras que tanto amaba. Como todo buen siervo, juró lealtad al nuevo gobernante, renovando sus votos de fidelidad, cortesía, hospitalidad y prometiendo gloria y honor al rey.

Diez años más tarde, Gerhard, ascendido al cargo de alférez tras su desempeño en diversas campañas militares y siendo reconocido como un gran heraldo en Bern y uno de los grandes escudos del país, mientras que su familia ha crecido, siendo padre de un hijo: Eiron, de actualmente siete años.

La amenaza de los emergidos pone a prueba de forma contundente sus ideales, pues debe luchar contra una amenaza desconocida en pos de una meta mayor: reconstruir el mundo destrozado por la plaga, a la vez que estrechar los lazos entre los países, mientras defendía a su país y a su familia con su acero, siendo el muro que les protegía mientras otros buscaban la verdad escondida en la invasión para salvar el mundo.

Este es el inicio de sus nuevos periplos.

¡Por Bern!

Extras
-El escudo propio de su familia presenta un jabalí, símbolo de arrojo y hospitalidad.
-Lo que más le gusta es pasear por los jardines de su hogar en calma y paz, acompañado de su familia.
-Su padre, Rainer, sigue con vida.
-Su sinceridad le ha llevado a tener varios problemas con otros oficiales.
-Se siente tremendamente orgulloso de defender en batalla su bandera del enemigo, pues su rango es alférez.
-Posee una cicatriz en el lado derecho de su torso, donde un enemigo le clavó una lanza en una emboscada nocturna en la que se encontraba sin armadura.
-Su animal favorito es el perro, siendo su favorito el podenco.
-Tiene una relación muy estrecha con su hijo, ainque éste no parezca estar interesado en las armas.
-Su mayor ambición es guiar a su país a la victoria sobre la amenaza emergida bajo las órdenes de su rey.

Procedencia
Nombre original del personaje: Rey Kashue
Procedencia: Record of the lodoss war

Spoiler:
Afiliación :
- BERN -

Clase :
General

Cargo :
Heraldo

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
Espada de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
580


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vientos de cambio. Gerhard [ID]

Mensaje por Marth el Sáb Nov 03, 2018 11:26 am

• Ficha aceptada •

No olvide pasar por el registro de físicos.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [2]
lanza de bronce [2]
Espada de plata [4]
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3891


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.