Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Empty [Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Mensaje por Galivan el Vie Oct 19, 2018 6:15 pm

Las olas hacían mecerse el barco con suavidad. No se trataba de un gran barco, pero le habían asegurado que su navegación era rauda y segura, mucho más adaptable y manejable que cualquier gran nave. Las velas se inflaban al viento mientras su proa, con un elegante mascarón en forma de guerrero alzando su espada al frente, escindía las aguas dejando un limpio corte en la superficie que el mar pronto recuperaba. En el cielo, el sol resplandecía entre las tenues nubes que evitaban que resultara abrasador. Realmente se trataba de una travesía idílica. Incluso las gaviotas cant…, no, ¿chillaban? ¿graznaban? ¿gritaban? El joven mago sacudió la cabeza en un gesto de negativa. Tampoco tenía tanto sentido dar vueltas a las cosas puesto que aquella nave, su última esperanza de conseguir iniciar su viaje de regreso a casa, cruzaba el horizonte. Habría estado muy bien estar a bordo, pero no había podido ser.

El mago se volteó regresando hacia el interior del puerto, Puerto Ferox, lo llamaban, el puerto más occidental del continente, o al menos eso le habían dicho. Y también había sido su mejor posibilidad para regresar a Begnion, o Daein, o a la civilización como idea general. Pero no había podido ser. Ni la promesa de llevar a un mago a bordo, con las facilidades que ello podría dar como ofrecer iluminación por las noches o vientos favorables (que, de hecho, quedaban todavía fuera del alcance del mago, pero eso tampoco había que pregonarlo a los cuatro vientos) les habían resultado atractivas. Si a ello le sumaba ciertos sospechosos y oscuros retales de tela que había logrado vislumbrar al buscar pasaje antes de que discreta pero velozmente los hubieran apartado de su vista, no podía más que asumir que una tripulación de contrabandistas no se arriesgaría a cargar con un desconocido por una suma que no fuera realmente notable, algo muy lejos del alcance de Galivan.

Sus pasos avanzaron calmados mientras se alejaba del puerto con su capa blanca aleteando tras él. O más bien antiguamente blanca, ya que ahora estaba amarilleada del sol del eterno viaje casi de esquina a esquina del mundo, carcomida en el ribete de pelo que debería recubrir sus hombros (su anterior suavidad y densidad se había perdido hacía ya semanas) y con numerosas suturas y costuras que, aunque bien realizadas por el propio mago vistas una a una, en conjunto no transmitían el estatus que el mago daenita pretendía. Si además a ello se sumaba el gastado (para sus estándares personales, porque no estaba sucia y sí bien remendada y reparada, lo que en general por aquellos lares debería pasar por cierta calidad) estado de su túnica azul tras el absurdo recorrido por los mares del mundo y casi todo Akaneia, el aspecto del joven Allen no era el que tanto le satisfacía. Incluso su cabello había perdido el aspecto más bien puntiagudo y fuerte para caer lacio hacia su cara.

Cuando alcanzó la sombra de los edificios, se arrebujó en su capa, no tanto por frío sino para tratar de ocultar las zonas más gastadas y remendadas de sus ropas y se detuvo un momento a valorar sus opciones. O, lo que era peor, su opción. Su única opción. Tan absurda y desquiciada que había tratado de enterrarla en el fondo de su lista de posibilidades (que ya de entrada no había sido demasiado extensa, pero había terminado yéndose sobre las olas).

Sin poder evitar un suspiro resignado, hizo de tripas corazón y sacó cierto fragmento de pergamino que había almacenado en su tomo de trueno. Tan solo el mirarlo le despertaba desasosiego, todo un logro para unas pocas palabras: un nombre y un par de indicaciones de una ubicación. En teoría, alguien que podría facilitarle un transporte. Pero no uno cualquiera. Dado que se lo habían dado sus compañeros de travesía desde Altea, todo apuntaba a que se trataba de un viejo criador de caballos conocido por un par de los vendedores de la caravana que le habían acompañado en gran parte de su viaje.

Ante la perspectiva que se encontraba frente a él, Galivan no pudo más que apoyarse, sin fuerzas y alicaído, en la esquina de una de las posadas de aquel puerto mientras miraba sin ver la fragua de un herrero al otro lado de lo que, en otro lugar más cuidado y urbano, podría considerarse una calle. Se encontraba en un país que se vanagloriaba de sus duelos y guerreros, una panda de cabeza huecas que no daban más que para exhibirse con sus armas en vez de su intelecto, casi al otro lado del mundo conocido, sin demasiados fondos, con la ropa hecha un asco y, para colmo de males, con una aparente última carta que no osaba jugar en forma de papel. Por todas las pesadillas de Ashera, ¿no podía salirle algo bien en aquel viaje? Cualquier cosa, al menos una señal de que todo podría volver a encarrilarse.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Mage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Trueno [2]
Vulnerary [3]
vulnerary [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Tomo-1

Experiencia :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] GAwU4iW

Gold :
708


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Empty Re: [Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Mensaje por Nikola Tesla el Sáb Oct 20, 2018 12:37 pm

Se sentía satisfecho, pues por fin había terminado su misión y podía regresar a casa. Estaba ya harto del frío, las tormentas y las largas caminatas de un lado para otro. Se había recorrido Mitgard de cabo a rabo para añadir información importante al informe que tenía que entregar y ahora sólo podía pensar en la deliciosa comida de Martha, la cocinera del cuartel, su agradable compañía y la enorme siesta que se echaría después.

Sin embargo, sus deseos se resquebrajaron, como si estuviesen hechos de una fina capa de hielo, al comprobar las pocas monedas que tenía en el bolsillo y lo caro que era el viaje hacia Thracia. Ya podrían haberle dado algo de dinero, al menos para el barco... el resto podía hacerlo a pie pero, ¿cómo narices iba a cruzar el mar?

Perdido y sintiendo una gran frustración, dio vueltas por el puerto, buscando una embarcación más barata, aunque bien sabía que con esas monedas no le daba ni para comprar una gallina. Tropezó con una caja de madera y murmuró una maldición, pero al agacharse para colocar la caja y dejarla fuera del camino, se fijó en un enorme baúl que estaba sobre una plataforma de madera, listo para cargar en las tripas de un barco mercante. La idea cruzó por su cabeza como si fuese un relámpago y corrió a meterse en el baúl, antes de que alguien apareciese y pudiese delatarlo. Lo que no pensó, era el destino que tenía la embarcación ¡Ni que su hogar fuese el centro del mundo!

Y ahí estaba, en Regna Ferox, país que mantenía cierta hostilidad con su ciudad natal y sin dinero para coger otra embarcación. En resumen, estaba más perdido que un pato en un océano. Había conseguido salir del barco sin que nadie le viese, pero su satisfacción poco duró al encontrarse con un problema mucho más grande ¿qué iba a hacer? Una vez más, y como ya estaba acostumbrado a hacer, dio vueltas por el puerto, buscando alguna solución que no incluyese esconderse en mercancías. Ya había aprendido la lección.

Se cansó pronto de caminar por las calles como si fuese un alma en pena, así que se sentó en el escalón de la puerta de una posada y apoyó la barbilla sobre sus palmas mientras suspiraba. Permaneció un rato mirando una hilera de hormiguitas, como si ellas pudiesen darle algún consejo, para después sacar el tomo de trueno de su bolsa y abrirlo. Igual encontraba inspiración ahí... ¿por qué no habría una magia que sirviese para desplazarse? Pasó la mirada por las líneas de los conjuros y sus labios articularon algunas palabras, por la fuerza de la costumbre, sin darse cuenta, provocando que unas chispas saliesen de sus dedos y viajasen a la azada de un señor que pasaba en ese momento. —¡Ups! Perdón... digo, ¡no he sido yo!—dijo rápidamente y se levantó para alejarse, aferrando su libro. Dio unos pasos para doblar la esquina pero tuvo que detenerse en seco para no chocar contra el chico que estaba que estaba apoyado en la pared.

¿Tú también tienes un mal día? —preguntó, advirtiendo lo que parecía una expresión desganada.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Mage

Cargo :
Soldado

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Trueno [1]
Vulnerary [3]
Tomo de Trueno [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Tomo-1

Experiencia :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] XONGImw

Gold :
396


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Empty Re: [Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Mensaje por Galivan el Sáb Oct 20, 2018 5:36 pm

Y la señal llegó, aunque no en la forma que esperaba de una señal. Tampoco era que esperara algo demasiado específico, o más bien no esperaba señal alguna, pero no esperaba que tomara la forma de… ¿adolescente? En un primer momento no le dedicó más que una mirada sobresaltada cuando el desconocido pareció intentar doblar la esquina, aunque pronto distrajo su atención de nuevo a sus pensamientos, casi sin ser consciente de que respondía al muchacho por puro reflejo.

- ¿Día? Ojalá fueran días. – al principio había pretendido darles un tono amargo a sus palabras, quizás buscando darle algo más de dramatismo a su situación y de paso desanimar la potencial conversación, pero solo logró sonar cansado - Más bien semanas…

Con discreción, empujó con suavidad el fragmento escrito entre las páginas de su grimorio. Con su somero vistazo se había quedado con unos pocos detalles del muchacho, aunque suficientes para no tener demasiadas esperanzas en aquella señal. Que no llegaba a ser un adulto era claro y ese ya era un punto importante para un veinteañero que pretendía darse más aires de los que le correspondían. Y el peinado… Eso era harina de otro costal. Rubio (al menos a eso no le ponía reparos) pero con un estrambótico mechón en forma de rayo negro. Todo parecía indicar que se había topado con un adolescente rebelde al que quizás habían echado la bronca en casa. Puede que incluso pretendiera destacar en el mundo de la Arena como duelista. ¿Llevaba una espada? No se había fijado bien, aunque sí que había algo que se le escapaba. Era como si un pensamiento pequeño, un tenue recuerdo o un ligero detalle le estuviera dando codazos metafóricos para llamar su atención.

- Mira, seguro que estás hasta la cabeza de probl… – Las primeras palabras las dijo mirando al aire, aunque giró la cabeza con calma para dedicar al muchacho una mirada que esperaba que fuera comprensiva (pero en la práctica y vista desde fuera resultaba un tanto condescendiente), interrumpiéndose abruptamente al reparar en lo que había esperado fuera un arma y no era otra cosa que un tomo. ¡Un tomo! ¡Era eso! ¡Lo que se le escapaba! La mirada del mago daenita se iluminó por primera vez desde que abandonara Tellius –  - ¡Un tomo! ¡¿Eso es un tomo?! ¡¿Eres un mago?! ¡Yo también! – Galivan alzó su tomo mostrándoselo mientras señala con la otra mano al otro. Aquello sí que era una señal. Sin embargo, tanta fortuna le hizo sospechar y su tono se volvió más frío y cortante – Porque, ese libro será tuyo, ¿verdad?

Con la suerte que había tenido hasta aquel momento, ya no le extrañaría nada que aquel muchacho no fuera más que un joven indómito que hubiera robado el tomo de un mago de verdad. Pero, por una vez, internamente suplicaba a Ashera (o a la deidad que pudiera estar escuchando, el mago ya no estaba para demasiados remilgos en lo divino) que fuera un mago.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Mage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Trueno [2]
Vulnerary [3]
vulnerary [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Tomo-1

Experiencia :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] GAwU4iW

Gold :
708


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Empty Re: [Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Mensaje por Nikola Tesla el Jue Oct 25, 2018 6:27 am

Se consideraba lo suficiente sociable y descarado como para hablar con la gente e interesarse por sus vidas, aunque fuesen completos desconocidos. No era alguien que llevase años y años de experiencia en la vida, pero había descubierto que a la gente le gustaba hablar y que les escuchasen, sobre todo si eran desconocidos. Alguien que no te conoce no te puede juzgar más allá de tu aspecto. Sin embargo, parecía que esta vez se había chocado contra una férrea muralla.

Lo más sensato habría sido alejarse, estaba claro que aquel hombre no estaba dispuesto a hablar demasiado y por el tono que estaba usando, se atrevía a suponer que no estaba en el mejor de los humores. Sin embargo; la sensatez no existía en la electrizante personalidad de Tesla y se quedó parado donde estaba, como si le hubiesen clavado al suelo, mirando al contrario con una ceja levantada. —Oye, no serás tú el alma de la fiesta... —dijo con cierto esceptismo, dando paso a un silencio que podría resultar incómodo, sino fuese alguien tan cabezota.

¿Por qué estaba tan enfadado? aquella pregunta asaltaba su cabeza y aunque él tenía sus propios problemas -que tampoco eran moco de pavo-, no podía evitar sentirse intrigado. En su imaginación se formaban muchas respuesta, cada una más absurda que la anterior y él mismo se retroalimentaba con una emoción estúpida por saber las verdaderas razones.

El silencio finalmente fue resquebrajado y la mirada del mayor hizo que Tesla se estirase, intentando parecer más alto o más maduro. No le gustaba que le mirasen con condescendencia ¡Era demasiado genial como para que le tratasen de ese modo! Frunció el ceño, dispuesto a elaborar una respuesta con chispa, chula, de esas que le dejasen al contrario con la boca abierta. Más, el que al final terminó soltando una exclamación fue él. —¿Eh? —bajó los ojos al tomo que abrazaba en su regazo y luego miró al más mayor. —Vaya, así que somos compañeros de gremio.

Eso cambiaba las cosas. Los magos solían caerle bien, porque solían ser tan excéntricos como él. No tenían los aires de grandeza que los guerreros y siempre podías hablar de muchas cosas porque eran bastante cultos. —¡Claro que es mío!Hasta tiene mi nombre, mira — extendió el libro, mostrando la portada y señalando unas letras en la parte inferior del tomo— Tesla, ese soy yo.

Su duda no le había ofendido, básicamente porque no entendió que le había comparado con un ladrón. Su opinión acerca del otro mago había cambiado completamente y hasta relajó su postura, pues ya no había necesidad de presumir. —¿Y por qué esa cara larga? Puedo echarte una mano si necesitas ayuda.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Mage

Cargo :
Soldado

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Trueno [1]
Vulnerary [3]
Tomo de Trueno [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Tomo-1

Experiencia :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] XONGImw

Gold :
396


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Empty Re: [Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Mensaje por Galivan el Lun Oct 29, 2018 2:52 pm

Apenas llegó a leer el nombre de la portada. De hecho, podría haber aparecido el propio nombre de Galivan que ni se habría dado cuenta. La mera oferta de enseñar el grimorio a modo de prueba de la propiedad, su actitud abierta, la forma de extender el libro señalando el lugar donde mirar, todo ello bastó al mago daenita para asumir que se trataba de un mago pues tales eran sus ganas de encontrarse con un igual después de aquella travesía por aquel eterno continente. De hecho, el que se tratara de otro mago bastaba para que el peligrís se olvidara completamente de su primer juicio de Tesla como un adolescente rebelde y le subiera a la categoría de igual, lo que decía bastante de Galivan, aunque quizás no para bien.

- ¡Gracias a Ashera! Por fin me sonríe un poco la suerte. - el brillo de la esperanza volvió a hacerse patente en sus ojos azules normalmente fríos mientras una sincera y cálida sonrisa se dibujaba en su rostro sin que pudiera o quisiera evitarlo por primera vez en semanas- ¿Tesla? Encantado, yo soy Galivan, Gali para abreviar.

Al igual que el rubio, el propio Galivan se relajó. La cabeza menos alzada, los hombros menos tensos, la espalda menos recta… Incluso descuidando el celo con el que había tratado de ocultar las zonas más descuidadas de su ropa. De hecho, sin que hubiera ningún cambio físico real, el mago parecía completamente otro. Incluso su voz parecía haber recuperado una chispa y entusiasmo que casi había olvidado.

- Oh, gracias. Sí que me vendría bien un poco de ayuda. - ¿sería mucho pedir que aquel muchacho tuviera la solución a su problema? No parecía muy probable, pero no pasaba nada por preguntar. Además, si no, todavía estaba la dirección del papel. Se sorprendió a si mismo valorando aquella posibilidad con tanto ánimo e incluso jugueteando de nuevo con una esquina sobresaliente de dicho fragmento escrito de entre las páginas de su libro. – Verás, soy de Tellius, y ando buscando alguna forma de volver. Por casualidad no sabrás… – Sin embargo, se interrumpió con un ligero rubor en las mejillas al darse cuenta de que él, un adulto que se consideraba más o menos responsable, estaba cargando sus problemas en el otro muchacho, un muchacho que le parecía recordar antes, la verdad es que no le había hecho mucho caso, había dicho algo de un mal lío, ¿o de un mal día?, estaba seguro de que era algo por el estilo. Y, para colmo de males, por muy bien que se lo hubiera tomado, prácticamente le había acusado de ladrón.  – Perdona, no te preocupes. Primero ocupémonos de tu día. Luego si eso ya le metemos mano a lo mío.

Bien mirado, no parecía mal chico. Y el mechón en el pelo ahora cobraba sentido. ¿Cómo había podido pensar que era un simple aspirante a duelista? Estaba claro que no podía ser más que un compañero de las artes de la naturaleza. Esa franqueza, ese aire seguro que en otra persona podría haber pasado por chulería que mostró antes de que se desvelaran como magos. Todo aquello eran señales inequívocas de un mago con un gran potencial. No sabía cómo había podido confundirse de entrada.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Mage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Trueno [2]
Vulnerary [3]
vulnerary [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Tomo-1

Experiencia :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] GAwU4iW

Gold :
708


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Empty Re: [Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Mensaje por Nikola Tesla el Mar Nov 06, 2018 8:39 am

El cambio de actitud en el contrario fue tan brusco, que no pudo evitar alzar una ceja y mirarle con cierta confusión. Normalmente, solía crear cambios de humor a la gente con sus comentarios o acciones, pero esos cambios iban a peor. Nunca se había dado el caso en el que alguien se mostrase más alegre o positivo ante su discurso. Terminó sonriendo, animado y olvidando por un momento su problema. Volvió a abrazar su tomo mientras escuchaba con atención sus palabras y asintió con la cabeza con energía.

Galivan, no es un nombre común —comentó, aunque tampoco es que hubiese escuchado muchos nombres, más allá de los de sus propios compañeros. —Me gusta, tiene chispa —añadió chasqueando los dedos. Aún no conocía el tipo de magia en el que estaba especializado el otro, pero no parecía ser un mago oscuro y eso ya era un plus, porque los magos oscuros le daban cierto respeto.

Sin embargo, su ánimo y la enorme sonrisa que adornaba su rostro fue disminuyendo cuando Galivan le contó su problema. parecía que los dioses se habían despertado graciosos ese día y había hecho que dos magos perdidos se encontrasen. Resopló bajito y agachó la cabeza, sintiendo un poco de vergüenza. No era muy decoroso el ofrecer ayuda y luego no poder hacer nada. —Ah... bueno, lo cierto es que... —se rascó la nuca y sonrió con torpeza — también estoy perdido —lo dijo muy rápido, como si el hecho de hablar con prisa fuese a escurrir el bulto. —Me confundí de barco y ahora no tengo medios para regresar a mi país.

Juntó los dedos en un gesto de timidez y calló por unos instantes, intentando concentrarse para hallar una solución. —Tellius está bastante lejos, ¿estabas haciendo alguna misión? —cortó el silencio para tener una excusa con la que evitar su problema, cosa que no le ayudaba pero que le hacía sentirse un poco mejor. —Igual si buscamos juntos, encontremos el modo de volver... Regna Ferox es muy grande ¡Seguro que hay algún tipo de transporte barato! —cerró el puño con cierta emoción, tratando de darse ánimos.

Estaban en la tierra de los guerreros, había duelos y torneos por doquier. Los guerreros extranjeros tenían que venir a la ciudad de algún modo, por narices tendría que haber una manera económica de desplazarse. —¡Oh! ¿Y si pedimos consejo a alguno de los luchadores? Igual nos puede decir cómo ha llegado a la ciudad —miró con una sonrisa a Galivan aunque algo le decía que el contrario no era de los que iban preguntando por ahí. Parecía un buen mago, igual se encontraba ante uno de esos maestros de la magia. En cuyo caso, entendería que no quisiera preguntar, el orgullo solía ir de la mano con el estatus.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Mage

Cargo :
Soldado

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Trueno [1]
Vulnerary [3]
Tomo de Trueno [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Tomo-1

Experiencia :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] XONGImw

Gold :
396


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Empty Re: [Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Mensaje por Galivan el Dom Nov 18, 2018 4:40 pm

No podía más que estar de acuerdo con la observación sobre su nombre. Él mismo había preguntado a sus padres por el origen del nombre y, al parecer, se basaba en alguna clase de referencia a la magia de ánima, concretamente a la que terminó dominando. De hecho, había llegado a plantearse la posibilidad de que su poder espiritual hubiera quedado marcado por aquello, pero lo había desechado al racionalizar su elección. Sin embargo, rompió el hilo de sus pensamientos al escuchar la situación de Tesla. ¿Podría darse una mayor casualidad? Otro mago que no podía regresar a su país. No pudo contener una sonrisa ante la respuesta y reacción del muchacho. Quizás sí que fuera, al fin y al cabo, un muchacho que se había metido en líos por encima de sus posibilidades.

- Se podría decir que sí. Una especie de misión familiar. Mi medio hermano, que va a su aire… Nada importante.

Tratando de quitarle relevancia al asunto, decidió volcarse en salir de aquella situación junto al otro joven. En cierto modo parecía que ninguno de los dos tenía especial interés en ahondar en el origen de aquella situación. Pero no pudo evitar chasquear la lengua con cierta resignación.

- Grande es, pero fuera de la capital… Con los emergidos no hay pasajes por mar baratos. - miró al muchacho pensando en que no era el momento de dejarse achantar por la situación – Pero creo que tienes razón. Quizás me he empecinado un poco.

El mago se pasó la mano por el pelo algo incómodo por la última sugerencia del muchacho, pero tratando de mantener una expresión amable. Uno tenía su orgullo y no quedaba bien ir de mago autónomo y autosuficiente, superior a los vulgares guerreros, y pedir ayudas a la primera de cambio. Especialmente si por orgullo se guardaba un recurso que podría ayudarles.

- Bueeeeno, en realidad sí que es posible que tal vez tenga una forma que nos pueda ayudar a salir de la ciudad… – algo azorado bajó la mano hacia el papel que ocultaba en su tomo. Si las opciones eran optar entre un caballo y la ayuda de un duelista… Bueno, un caballo no iba a ir contándolo por ahí (al menos todavía no había conocido a ninguno capaz, aunque a veces tenía la impresión de que poco les faltaba) y siempre podría ser que el duelista les recomendara aquella opción, lo que sería aún más humillante - Tengo una dirección. Bueno, me dieron varias, pero solo una de aquí. Es un viejo criador de caballos. - Galivan le tendió el fragmento escrito con las indicaciones al rubio. - No soy un gran fan de los caballos, la verdad. Pero podría servirnos para llegar a, bueno, cualquier otro sitio.

De hecho, de manera sorprendente incluso para él, la perspectiva de montar a caballo con un compañero de arte no resultaba tan horrible. Quizás esa fuera la clave de todo. Simplemente saber que contaba con el apoyo de otro mago cambiaba todo el juego.

- ¿Te parece si probamos suerte? Me dijeron que era un hombre un poco peculiar con sus cosas y sus animales, pero de confianza. Y puede que así solucionemos los problemas de ambos. Además, a las malas siempre se puede dar un rodeo, ¿no? No es el fin del mundo

Mucho más animado, comenzaba a plantearse incluso la posibilidad de acompañar al muchacho hasta su destino, o lo más cerca posible de él. Total, cualquier destino estaba más cerca que Tellius y a él le dejaría más cerca. Y si el camino de regreso a casa pasaba por ir a las afueras del puerto a un viejo criadero de caballos, por Ashera que iría. Igualmente, si Tesla, un muchacho tan joven, se lanzaba al mundo así como así, Galivan podía empezar a tragarse sus excusas y afrontar un caballo, o dos (no muchos más tampoco, incluso un Galivan optimista seguía siendo un Galivan).
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Mage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Trueno [2]
Vulnerary [3]
vulnerary [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Tomo-1

Experiencia :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] GAwU4iW

Gold :
708


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Empty Re: [Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Mensaje por Nikola Tesla el Sáb Nov 24, 2018 8:36 am

Sintió cierta curiosidad cuando el mayor mencionó por encima los asuntos que le habían hecho viajar hacia esas tierras. Se preguntó si aquel hermano sería también un mago y necesitaban su magia... Le hubiese gustado preguntar para tener más detalles, aunque eso le desviase de su problema, pero el cambio de conversación fue lo suficientemente brusco como para que comprendiese que no era un asunto del que hablar en ese momento.

Bajó la mirada hacia sus manos y deseó que su magia sirviese para algo más que electrocutar a la gente y freírle el cerebro. Había sugerido modos de solventar el problema en el que se encontraban ambos, pero le parecían soluciones muy vagas y aunque Galivan le había dado la razón, sentía como si faltase algo.

Sin embargo; su ánimo volvió a encenderse cuando el contrario reveló su carta maestra. Volvió a alzar la mirada, con cierto brillo en los ojos de la emoción y se estiró para alcanzar a ver el papel que el mago sacaba del libro. Escuchó atentamente sus palabras y tomó el fragmento de papel con mucho cuidado, como si temiese que fuera a desvanecerse con sólo tocarlo. —Caballos... —murmuró. No es que fuese un jinete excepcional, de hecho, casi todos los encuentros que había tenido con esos animales habían acabado mal. Pero, si aquel era el billete de regreso a su hogar, no se andaría con remilgos y haría todo lo posible para aguantar sobre el lomo de esas bestias. —Menos es nada ¡Probémoslo! —respondió finalmente animado y le devolvió el trozo de papel.

Mostró una amplia sonrisa y tras agarrar la cinta de su bolsa, echó a andar. Sin embargo, apenas dio unos pasos, rectificó y regresó para cambiar la dirección —Es por ahí, leí mal la dirección —dijo con una sonrisa torpe. Se le daba fatal ubicarse, tanto en tierras desconocidas como en su propio país. No prestaba atención a los carteles, ni a las señas, ni al paisaje, siempre se guiaba por impulsos y dejando que la suerte hiciese el resto. —Hmmm... creo que será mejor que tú marques la marcha.

Una cosa era perderse solo y otra entorpecer el camino a otros. Además, Galivan le había dado una solución y era un tipo cool, porque los magos siempre eran geniales. Se sentiría fatal si le molestaba con su hiperactividad. —¿A qué se referirán con que el tipo es peculiar? —preguntó curioso, mientras caminaban hacia la dirección que indicaba el papel —Igual no deja que cualquier persona monte en sus caballos —había gente muy especialita a la hora de alquilar sus monturas —Espero que no sean como los pegasos... y tengas que caerle bien al bicho, porque a mí siempre me muerden.

Recordó la última vez que intentó subirse a un caballo. Era para impresionar a una chica, pero la maniobra le salió muy mal. Según se acercaba al caballo éste le mordió en la mano y no le soltó hasta que Tesla se puso tan nervioso que empezó a soltar rayos a diestro y siniestro. Por fortuna, no hubo bajas, el caballo se asustó y huyó antes de que le alcanzase uno de los rayos, pero la chica terminó igual de chamuscada que él. —Ay... espero que estos sean mansos —dijo entre dientes, tras recordar ese incidente —Dijiste que no eras muy fan de los caballos ¿a ti también te muerden?
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Mage

Cargo :
Soldado

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Trueno [1]
Vulnerary [3]
Tomo de Trueno [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Tomo-1

Experiencia :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] XONGImw

Gold :
396


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Empty Re: [Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Mensaje por Galivan el Sáb Nov 24, 2018 7:25 pm

Ante el buen ánimo del rubio, Galivan se dispuso a marchar tomando su bolsa de viaje al hombro, impulsado por la energía que transmitía el muchacho. Resultaba imposible no sentirse contagiado de esa vitalidad. Sin embargo, la confusión de partida, lejos de preocupar al mago por la falta de sentido de la orientación de su compañero, no pudo reprimir una suave risa mientras señalaba en la dirección correcta. De hecho, para él era particularmente fácil de seguir puesto que había pasado un tiempo considerable evitando precisamente esa ruta, por lo que no necesitó volver a mirar la anotación para iniciar la marcha.

- Claro, Tesla. No te preocupes, además, es un rancho, granja, caballeriza o lo que sea, así que no debería ser difícil de encontrar. ¡Vamos!

De momento, la ruta era básicamente seguir hacia la salida natural de la ciudad, de modo que no tenían que prestar demasiada atención a la ruta. Además, el día era agradable y todo parecía mostrarse bajo un prisma más positivo. Todo ello le permitió reflexionar sobre la pregunta de Tesla. ¿Cómo le habían dicho que era? En realidad, quizás debería haber prestado más atención o haber hecho más preguntas, ya que no podía afirmar o negar las conjeturas de su compañero. Encogiéndose ligeramente de hombros, se pasó la mano distraídamente por el pelo mirando al horizonte.

- La verdad, no me lo aclararon. ¿Sabes esas veces en que estás hablando con alguien y se queda en plan “Es un tipo de confianza, tiene buenos animales, pero es… bueno, un poco…” y es otra persona la que contesta sugiriendo la palabra “peculiar”? Pues algo así. Supongo que será algo excéntr… ¿Pegasos? – Aquella última palabra apenas fue un susurro, pero eso no impidió que, durante unos instantes, su semblante palideciera - No creo que sean así… – sacudió la cabeza cuando comprendió que Tesla no sugería que fueran esos animales sino que fuera como esos animales sacudiéndose esa idea de la cabeza – No creo que me recomendaran a alguien con caballos quisquillosos, saben que no tengo química con ellos.

Sorprendentemente, le pareció entender algo sobre mansos en boca del muchacho (no estaba seguro de la última palabra, pero tenía más sentido que gansos o mancos, sus otras dos opciones) lo que, junto a la pregunta posterior, parecía indicar que ambos tenían ciertas diferencias con los equinos.

- ¿Morder? ¿A ti te han mordido? La verdad, en ese sentido creo que lo de los caballos y yo es algo más profundo. ¿Has oído hablar a alguien de que la gente tiene un animal espiritual? ¿Una especie de afinidad natural? Pues creo es como si los caballos y yo funcionásemos en sentido contrario. Esos ojos oscuros, a veces vacíos pero otras veces que parece que te juzgan… y que no les gustas, pero te toleran. Siempre mirándote por encima del hombro. Esperando al momento menos pensado para sacudirte con la cola, para lanzar un relincho o un bocado. O, peor aún, sacudirse cuando estás encima sin previo aviso…

La verdad era que, incluso ahora que lo verbalizaba, no pudo reprimir un escalofrío a pesar de ser consciente de que gran parte de ello tenía que ser su imaginación. No podían ser tan inteligentes, ¿no? Y, sin embargo, siempre sentía que los caballos se hacían pasar por más simples de lo que en realidad eran. No obstante, poco a poco iban acortando la distancia hacia el lugar indicado.

Habían salido de lo que sería el núcleo central y ante ellos se abría el sendero de salida hacia el interior del continente. A pocos metros de ellos, un ramal se abría hacia el sur y, a unos quinientos metros por dicho camino, un arco de madera con un cartel desvencijado, colgado de apenas una de las tres argollas originales, que se mecía al viento con un quejido daba la bienvenida a lo que sería el lugar que buscaban. Y, aún más adelante, un edificio rectangular de piedra, con dos alturas en su zona central donde el tejado a dos aguas alcanzaba su cénit, constituía el total de elementos arquitectónicos al que podía referirse la dirección. La fachada parecía mantener restos de lo que podría haber sido una alegre decoración o pintura, pero tan descuidados que no podía reconocerse nada y era fácil encontrar zonas donde el tejado no parecía cubrir tanto como debiera. Pero lo más inquietante de todo era el gemido animal, tal vez incluso un grito equino, que provenía de detrás del edificio.

- Creo… creo que es aquí…

Galivan se detuvo al principio del ramal que los llevaría a su destino. Evidentemente, allí había alguien. O algo. O alguien tan peculiar que quizás había evolucionado a “algo”. Pero, si estaba tan cerca del puerto, no podía ser nada peligroso, ¿no?
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Mage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Trueno [2]
Vulnerary [3]
vulnerary [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Tomo-1

Experiencia :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] GAwU4iW

Gold :
708


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Empty Re: [Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Mensaje por Nikola Tesla el Jue Nov 29, 2018 9:54 am

Las nubes grises que habían cubierto su mente cuando analizó la profundidad de su problema, se habían ido dispersando poco a poco, conforme hablaba con su compañero de disciplina y ahora su característica sonrisa radiante enmarcaba su rostro. Ya no veía la ciudad bajo un aberrante prisma pesimista, sino que sus ojos se detenían para observar a los niños correr por la calle, jugando, la gente que paseaba por las calles y las flores que adornaban los salientes de las ventanas de los comercios. Quizás Regna Ferox no era de las ciudades más bellas que conocía, pero no iba a negar que tenía más encanto que los páramos de Jugdral.

Pronto dejaron atrás el paisaje urbano y al transitar los caminos de tierra que atravesaban el campo, sintió una agradable sensación de nostalgia. Llegó a la conclusión de que los campos y las granjas eran iguales en todos los países. Escuchaba con atención la teoría de Galivan sobre el odio que los caballos le tenían. Asintió con la cabeza cuando le preguntó sobre el espíritu animal y luego hizo una mueca de terror cuando escuchó el resto de la historia. En su mente, una bestia titánica, con fuertes patas y de color azabache le miraba con unos ojos rojos llenos de ira, y al respirar con fuerza, levantaba el polvo del suelo dándole un aire mucho más siniestro. —Te entiendo, cuando se enfadan, pueden ser más temibles que un wyvern —comentó y sintió un escalofrío por el miedo que le había despertado aquella imagen.

¡Pero nosotros podemos! ¡Somos magos! Se supone que destacamos por nuestra inteligencia... —intentó volver a ser positivo y se cruzó de brazos mientras alzaba el mentón con arrogancia. —Además, como has dicho antes, si te lo recomendaron será porque son caballos buenos y simpáticos.

Cuando divisó a lo lejos el arco de madera apretó el paso, contento por saber que su destino estaba muy cerca, más, conforme se fueron acercando y pudo ver lo que era la granja, su ritmo fue decayendo hasta detenerse bajo el arco de madera. Un frío viento se levantó y empujó el cartel que colgaba sobre el mismo, haciendo que las argollas chirriasen para darle un aire más decadente a la atmósfera.

Bueno, no es precisamente un palacio, pero seguro que... —no pudo terminar la frase, el relincho que se escuchó procedente del viejo edificio fue la nota suficiente como para que se tragase sus palabras, se encogiese en el sitio y se colocase la capucha, como si aquella tela pudiese protegerle.

Miró a su acompañante y luego de nuevo hacia lo que en teoría era el rancho. Había cambiado de opinión, las granjas de Regna Ferox eran demasiado siniestras ¿Dónde estaban las galllinas, el perro ladrando a los visitantes y el gato durmiendo en lo alto de unas pilas de paja? Se escondió detrás de Galivan y preguntó —¿T-te dijeron como se llamaba el dueño? —tal vez, si se presentaban de una manera cortés, no les convertirían en barritas de cereales para los caballos. La mente de Tesla iba demasiado rápido para imaginar tonterías, era una de sus habilidades secretas.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Mage

Cargo :
Soldado

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Trueno [1]
Vulnerary [3]
Tomo de Trueno [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Tomo-1

Experiencia :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] XONGImw

Gold :
396


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Empty Re: [Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Mensaje por Galivan el Sáb Dic 01, 2018 1:40 pm

La mera idea de un caballo bueno y simpático por si sola ya merecería todo un ejercicio de abstracción y elucubración teórica en la mente de Galivan. De hecho, no lograba hacerse a la idea de qué rasgos podría tener dicho animal para ser así calificado. Por desgracia, por interesante que pudiera parecer aquel ejercicio intelectual, la realidad parecía azuzar las partes de su cerebro que se ocupaban de detallitos nimios como la supervivencia ante aquel quejido espantoso.

- Nom… ¿nombre? Ah, sí, era… – A pesar de que quisiera, no podía recriminar a Tesla que se ocultara tras él, al fin y al cabo era el adulto de los dos, y él mismo habría hecho lo mismo de haber alguien más, quizás de una forma más discreta y algo más elegantemente. Al menos no le costó demasiado hacer memoria ya que se había quedado con el dato para poder haberle evitado de haberse encontrado – Equinox… pero creo que es más un nombre comercial… - Haciendo de tripas corazón, inhaló profundamente y abrió su grimorio con la mano izquierda mientras mantenía la diestra sobre la página de hechizo – Vamos a acercarnos… Igual necesita… ayuda…

Eran dos magos. Dos magos capaces (o eso esperaba). No muy lejos de la ciudad portuaria. Durante el día. No tenía por qué estar a punto de echar a correr en dirección contraria. Además, igual no era nada importante. Quizás solo fuera un, hum, parto. Un parto de caballos, eso tenía que sonar así de raro, ¿no? Seguro que era algo así, o tal vez una enfermedad de caballos…

- Avancemos… pero mejor sin parecer demasiado amenazantes…

Comenzó a avanzar unos metros mientras, tenso, mantenía el inicio de un hechizo preparado, pero tratando de parecer que aquella era una postura casual, todo un desastre en la práctica, pero tampoco se podía pedir demasiado en aquella situación. Lentamente avanzó hacia el lateral del edificio, sin voltearse para comprobar si el rubio le acompañaba porque, de no verle, el mago daenita saldría corriendo sin remedio. Una vez allí, carraspeó y alzó la voz.

- Per… perdone. ¡Perdone! ¡Buscamos a Equinox!

Al terminar la frase, él mismo reconocería que había elevado demasiado la voz, más de lo que quisiera, pero al menos no había sonado amenazante, sino más bien al punto de terror justo.

Durante unos segundos, el grito, ese quejido, se detuvo, lo que no ayudó a mejorar el ambiente, todo fuera dicho, sino más bien todo lo contrario. El silencio era atronador. Y fue algún peor cuando fue roto por un sonido rítmico que recordaba a pasos acelerados (al menos sonaba como pasos más o menos humanos) que, al mismo tiempo, recordaban preocupantemente al trote de los caballos. Galivan se quedó paralizado sin saber si recitar el conjuro, esperar a ver qué doblaba la esquina, o correr.

Finalmente, una silueta apareció ante ellos, avanzando por el lateral del edificio con movimientos bípedos pero que parecían preocupantemente cerca de los equinos. Se trataba de un ser humano, posiblemente, pero que había jugado sus cartas lo mejor posible para parecer lo más equino posible (y había que reconocer que la naturaleza también había jugado en aquella dirección). Era un hombre mayor, con la piel arrugada y bronceada al estilo de quien ha pasado mucho tiempo al sol y no por ocio, esa clase de bronceado que solo se logra trabajando mucho. Su postura, ligeramente encorvada hacia delante, dificultaba calcular su altura, que en ese momento se asemejaba a la de Tesla, aunque su ropa de cuero (posiblemente cuero de caballo por las pistas visuales que la decoraban en forma de caballos) dejaba ver que, a pesar de su edad y su delgadez, era un anciano fuerte. Sin embargo, los detalles más llamativos eran sus rasgos faciales que parecían insinuar que en algún lugar de su árbol genealógico había un caballo (por muy imposible que pudiera parecer) o un laguz caballo (de los que no tenía constancia Galivan a pesar de provenir de Tellius, pero que parecía una posibilidad muy real en aquellos momentos) y que tenía crines y cola, cola de caballo, y no en su acepción de coleta, sino que surgía por encima de sus pantalones al final de la espalda. Sin embargo, para alivio del espectador atento, observaría que se trataba de su cabello, cortado muy corto en la cabeza salvo en la zona central, donde se mantenía largo y caía dando el aspecto de crin, y que se alargaba (posiblemente en forma de coleta por dentro de su ropa, hasta emerger dando el aspecto de cola de caballo)

- Hihaaa, hihaaa, hiiii… en efecto. – su risa, similar (o lo más parecido posible viniendo de un humano) al relincho de un caballo, se parecía sospechosamente al quejido anterior, dejaba ver una dentadura sorprendentemente en buen estado – ¡Soy Equinox! ¡Mayor experto en caballos de esta parte del mundo!  ¿Puedo venderos algo? Tengo todavía un par de sillas decentes y puede que algo de cecina seca en un estado decente, jajaja

Galivan abrió la boca y la volvió a cerrar. Necesitaba recuperarse de la impresión. Mientras el anciano Equinox hablaba, se comportaba como un caballo. La forma de moverse, de sacudir la cabeza para apartar la crin, de dar toques contra el suelo con el pie… Aunque, al menos, no resultaba amenazador.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Mage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Trueno [2]
Vulnerary [3]
vulnerary [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Tomo-1

Experiencia :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] GAwU4iW

Gold :
708


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Empty Re: [Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Mensaje por Nikola Tesla el Vie Dic 07, 2018 4:04 pm

"Equinox" jamás había escuchado un nombre tan raro y tan acertado al mismo tiempo. De no ser porque sabía que Galivan estaba en su misma situación, pensaría que le estaba tomando el pelo. Aunque, pensándolo mejor, tal vez era lo que el otro mago había dicho, un nombre comercial para dar algo de gancho a su negocio.

Asintió con la cabeza a su propuesta, pero mantuvo segura su posición detrás de él, avanzando con pasos pequeñitos para no chocarse y manteniendo especial atención a la retaguardia. Al igual que Galivan, él también se preparó por si alguien o algo les sorprendía, reuniendo su energía en la palmas de sus manos, dispuesto a soltar una buena descarga en caso de emergencia.

Dejó de observar su espalda en el momento en que el mayor preguntó sobre el tal Equinox y, de nuevo, ese nombre le sonó sumamente ridículo. El silencio que hubo después, teniendo en cuenta los relinchos -o eso quería creer que eran- que antes habían escuchado, cayó sobre ellos como una losa y hasta Tesla aguantó la respiración mientras sus ojos estaban atentos a la esquina del edificio; y cuando finalmente el aludido hizo acto de presencia, su boca se abrió de par en par, incapaz de poder registrar lo que sus ojos estaban viendo.

¿Qué demonios era? ¿Un animal? ¿Un humano? ¿Una broma cruel de la naturaleza? Movió la cabeza hacia los lados y se frotó los párpados, pensando que estaba alucinando. Pero daba igual cuánto tratase de negarlo, ese tipo era tan real como su compañero de disciplina. Agachó la mirada y tiró más de los bordes de su capucha, sin saber dónde meterse. Sin embargo, no sólo el aspecto de aquel hombre parecía un caballo, sino también su forma de expresarse.

Pegó un bote en el sitio cuando escuchó aquella especie de relincho humano y unas chispas salieron de sus manos. Por suerte, golpearon en el suelo, dejando la tierra del mismo de un tono negruzco. La voz de Galivan sonaba como un lejano eco en sus oídos y volvió a mover con fuerza la cabeza, mientras cerraba los ojos.

—¡No puede ser! ¿Eres tú el padre de todos los caballos? ¡¿Un dios?!

Señaló al tal Equinox con el dedo, con los ojos tan abiertos que fácilmente podría salir disparados. No podía haber otra explicación, nadie se parecía tanto a un animal. Ni siquiera los laguz eran tan idénticos -y tétricos- en su forma humanizada. Rápidamente, se arrodilló en el suelo, creyendo de verdad que se encontraba ante una deidad y juntó las manos en gesto de oración.

Oh señor Jamelgox... digo... Equinox... ¡Déjenos a uno de sus vástagos! Somos dos simples mortales atrapados en las vicisitudes de este mundo material —ni él sabía lo que estaba diciendo, pero esas palabras sonaban muy cultas y los sacerdotes y vestales siempre usaban ese tipo de léxico para dirigirse a los dioses. Al parecer, esas cosas le gustaban a los dioses.

Alzó la cabeza hacia su compañero y le dio con el codo para que le imitase Pssst, muestra respeto, es el padre y señor de todos los corceles.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Mage

Cargo :
Soldado

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Trueno [1]
Vulnerary [3]
Tomo de Trueno [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Tomo-1

Experiencia :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] XONGImw

Gold :
396


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Empty Re: [Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Mensaje por Galivan el Dom Dic 16, 2018 2:25 pm

La reacción de Tesla demostraba que no era una alucinación ni alguna clase de efecto óptico alimentado por la imaginación de Galivan, sino algo que realmente estaba ante ellos. De hecho, la sugerencia de que podría tratarse del padre de todos los caballos, si bien poco probable a su modo de ver, acentuaba aún más su temor de que realmente hubiera genes de caballo por ahí, aunque no estaba tan seguro de la otra sugerencia. En su experiencia los dioses eran algo más… bueno, vergonzosamente arquitectónicos. En Tellius se decía que la diosa permanecía en la Torre de Guianza, pero sin que nadie que supiera la hubiera visto, de modo que sus ideas hacia el aspecto de un dios le hacían pensar más en la torre en sí que en un posible individuo como Equinox.

- No creo que sea un… – No pudo seguir hablando al ver que su compañero rubio se arrodillaba y actuaba como un peticionario a una divinidad. Aunque al principio pensó que podría ser que el rubio pensara que era una divinidad (una locura a todas vistas), pronto le pareció entender la estrategia de Tesla. Con su aspecto era probable que mucha gente se mostrara reacia a Equinox y puede que con aquella actitud de admiración y servilismo consiguieran cierto trato de favor. – Claro, disculpe mis modales. Equinox de los caballos.

Acompañó sus palabras de un gesto de genuflexión, acercando la rodilla derecha al suelo llevando los brazos hacia atrás (y así poder cerrar su tomo de trueno y dejarlo a su espalda de forma discreta) y finalizando con una inclinación de cabeza (lo cierto era que el movimiento le salió muy fluido y natural debido a que había pasado mucho tiempo practicándolo en secreto para la ocasión en que se encontrara con un alto noble o miembro de una familia real.

Al principio el más sorprendido por toda aquella escena fue Equinox, quien miró a los dos jóvenes con desconcierto congelando su risa en el acto. Sin embargo, en apenas unos segundos (un par de resoplidos muy equinos), aquella risa-relincho volvió a surgir mientras se acercaba a los dos muchachos.

- ¡Hihaaa, hihaaa, hiiii! Vamos, vamos, no hace falta que un par de (relincho) jóvenes y gallardos magos se echen al suelo. Mi tercera mujer, o la cuarta, no estoy seguro ahora, fue una hechicera de Plegia y me mataría si supiera que tengo magos en el suelo. ¡Si ya me maldijo cuando rompimos, a saber lo que podría hacer! ¡Hihaaa, hihaaa, hiiii! – Apoyó sus manos en los hombros de los muchachos y tiró de ellos hacia arriba, demostrando una notable fuerza casi más animal que humana, pero lo más desconcertante posiblemente fuera la alegría y energía con la que contaba todo aquello, incluso dando la impresión de que estaba a punto de echar a galopar en cualquier momento– Además, me venís de perlas, quizás podemos ayudarnos mutuamente, seguidme, chicos. Y no puedo dejar a un padre y a su hijo solos si necesitan de mi ayuda.

Y, sin más, se dio la vuelta y se dirigió a una puerta de madera en el lateral de la casa sin mirar siquiera si Tesla y Galivan le seguían.

El mago Daenita, a quien Equinox casi había levantado en vilo de no haber sido porque era más alto que el hombre de los caballos, seguía perplejo ante toda aquella información. Lo primero que no pudo evitar fue lanzar una mirada de soslayo hacia Tesla y después hacia si mismo. No estaba seguro de que los significados de gallardía que conocía encajaran en ellos en aquel momento, al menos él no se sentía ni elegante, ni mucho menos galán o valiente. Su segundo pensamiento fue aferrarse a la posibilidad de que el aspecto de Equinox se debiera a aquella mujer y su maldición y que quizás pudieran hacer algún trato para ayudarle a revertirla a cambio de alguna facilidad de pago, aunque no duró mucho tiempo porque un tercer pensamiento arrolló aquella línea ante la inquietante idea de cuántas mujeres podría haber tenido aquel hombre para haber perdido la cuenta. Pero incluso aquel pensamiento fue apartado por las últimas palabras. ¿Padre? ¿PADRE? ¿Qué se pensaba? ¿Que Tesla era su hijo? ¿Cuándo quería que le hubiera tenido? ¿A los diez años? O, peor, ¿cuántos años se pensaba Equinox que tenía Galivan? Eso había sido todo un golpe para el ego del mago.

- Tesla, creo que puede ser que consigamos un caballo, posiblemente caballo al menos, pero, perdona la pregunta, pero ¿cuántos años tienes? ¿Y cuántos años me echas? Tu no nos ves tanta diferencia como para padre e hijo, ¿verdad?

Mientras empezaba a caminar hacia aquella puerta, su última palabra sonó claramente con un ligero tono de súplica esperando que realmente no fuera dando esa impresión. No podía ser que ya diera la impresión de treinta años…

Al tiempo, desde aquel umbral, que de cruzarlo era una entrada lateral a la cuadra donde Equinox estaría tirando de la puerta de uno de los cubículos, se le podía oír con una serie de bufidos y relinchos intercalados que era imposible distinguir si eran del propio Equinox o del posiblemente caballo que estuviera allí.

- Vamos, fuera. Mueve esos cascos y deja de buffar. Tienes visita, así que compórtate. No, no, ni se te ocurra. Vale, eso mejor. ¡Eh! Venga, no seas exigente.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Mage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Trueno [2]
Vulnerary [3]
vulnerary [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Tomo-1

Experiencia :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] GAwU4iW

Gold :
708


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Empty Re: [Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Mensaje por Nikola Tesla el Lun Dic 24, 2018 11:23 am

De reojo, vio como su compañero accedió a su consejo y apoyaba una rodilla de manera elegante en el suelo. Más, apenas había pronunciado unas palabras, el hombre-caballo relinchó y les levantó del suelo con una fuerza similar a la de un percherón. —¡Woah! —no pudo evitar dejar escapar una exclamación, al sentir como su cuerpo abandonaba el suelo durante unos breves instantes. La capucha que cubría su cabeza se resbaló a causa del movimiento y tuvo que agarrar su bolsa antes de que esta cayese al suelo.

No sólo el aspecto de Equinox era surrealista, sino también su discurso. Si no relinchase, podría tomárselo un poco más en serio, pero de verdad que le costaba creer que no estaba soñando, o alguien le había conjurado, o algo por el estilo. Y hablando de conjuros y maldiciones ¿Había dicho que su tercera o cuarta mujer le había lanzado una maldición? Eso explicaría su aspecto de caballo pero ¡¿Cómo había tenido tantas mujeres?! Estaba claro que, si alguien como Equinox había logrado tener tantas esposas como para perder la cuenta, todavía tenía posibilidades de conseguir una novia bonita.

Se sacudió la arena de los pantalones y colocó mejor la cinta de su bolsa de viaje. Por muy absurda que fuese esa situación, al menos parecía que el señor extravagante estaba dispuesto a ayudarles. Si lo veía por el lado positivo, tendría una historia muy curiosa que contar una vez lograse regresar a Thracia. Sin embargo; parecía que Galivan no estaba tan tranquilo y antes de seguir al señor caballo, se detuvo y ladeó la cabeza para mirarle inquisitivo.

¿Todo bien, compañero? —preguntó y se miró a sí mismo, imitando su gesto. Cuando finalmente descubrió la causa de la preocupación del otro mago, miró al frente pensativo y estiró los dedos mientras contaba muy bajito los años que creía tener. —Creo que hace dos meses cumplí dieciséis —respondió y alzó las cejas mientras sonreía divertido. —¡Oh! No te preocupes, no pareces tan viejo. ¿Cuántos años tienes? ¿veinte? Seguro que Equinox está contando en años de caballo... si es como con los perros y gatos... en realidad, todos seremos mucho más mayores —le dio unas palmaditas en la espalda, a fin de que no se preocupase. Buscar una explicación lógica a todo eso era complicado, al menos para la limitada astucia de Tesla.

Mientras andaban hacia las cuadras, experimentó el temor de no saber diferenciar a Equinox del caballo que les iba a prestar. Más, según se acercaban a uno de los cubículos, la voz del dueño sonaba tan alta y a la vez tan característica que no daba pie a confusión. Suspiró aliviado y se detuvo a una distancia prudente de la puerta, esperando a que el hombre equino les presentase a su futura montura. Los cascos sonaban de manera amenazante contra el suelo y los relinchos parecían ser más bien los gruñidos de un lobo. Sin duda, era un animal con carácter.

Equinox salió de la cuadra, tirando de una cuerda que llevaba al caballo. Era bastante alto, de un color blanco similar al de las perlas, y sus crines, parecían estar bañadas con oro. Un animal muy bello, se podría pensar. Encima del lomo de ese animal, cualquiera podría verse bien, como un noble. Más, toda esa elegancia se rompía cuando uno se fijaba en la cara del caballo. Era... bueno, digamos que parecía más humano que el propio Equinox y aunque eso era fácil, no concordaba ese rostro de señor en un corcel ¡Hasta tenía cejas y barba!

"Pobre animalito, qué feo es", pensó y justo en ese momento, el caballo le dio un mordisco en la cabeza. —¡Iiih! ¿Por qué me muerdes? —volvió a esconderse detrás de Galivan mientras se llevaba las manos a la cabeza. ¿Acaso ese bicho le había leído el pensamiento? —¿E-ese es el caballo que nos va a prestar? —preguntó en un susurro, mirando con temor a la bestia. Volvía a golpear el suelo con el casco y alzaba la cabeza con gesto soberbio.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Mage

Cargo :
Soldado

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Trueno [1]
Vulnerary [3]
Tomo de Trueno [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Tomo-1

Experiencia :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] XONGImw

Gold :
396


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Empty Re: [Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Mensaje por Galivan el Lun Dic 24, 2018 2:01 pm

¿Años de caballo? Eso no quitaba que hubiera una diferencia de edad que no daba para tanto. Tesla tenía dieciséis y él no hacía tanto que los había pasado… o, bien pensado, en realidad sí. ¿Siete años de diferencia? Mejor sería no pensar en ello, si uno empezaba a compararse con los más jóvenes (aunque él siguiera insistiendo en que lo era), se podía entrar en una espiral peligrosa para el ego. Además, su rubio compañero le había echado veinte, así que se quedaría con el criterio de alguien sensato como un colega mago en vez del claramente excéntrico criador de caballos.

- Ah, sí, Tesla, no pasa nada, solo un ligero aguijonazo en mi ego. Será como dices, años de caballo, o simplemente que no se le da bien calcular con la gente. Supongo que nos faltan herraduras para su gusto.

Con un asomo de sonrisa para acompañar lo que pretendía fuera un comentario humorístico, acompasó sus pasos con los del otro mago hacia el interior. Al menos parecía que la situación empezaba a normalizarse. De alguna manera parecía ayudar a reconciliarse con la realidad el que el hombre de los caballos se comportara con sus animales con ruidos y cosas propias de caballo. Además, irónicamente, el que los sonidos del caballo sonaran más bien animales, parecía encajar con su opinión general sobre estos animales. No le animaban a montar, eso por descontado, pero al menos parecía haber terminado con la hibridación hombre-caballo.

- Señor Equinox… No es por corregirle, pero quizás un caballo salvaje no sea lo más conven… - Al ver aparecer al caballo no pudo continuar hablando, sino que no pudo más que boquear como un pez incapaz de emitir sonido. Lo primero en que se fijó fue el tamaño, o más bien la altura. Aquel lomo estaba demasiado alejado del suelo para su gusto, de hecho, le hacía pensar en escalerillas y escalada de subida. Sin embargo, aquello parecía un detalle insignificante cuando uno se fijaba en su cara casi humana. En realidad aquello no hacía más que traer a la mente del daenita una preocupante y aterradora idea sobre bestialismo y maldiciones – ¿Tesla? Tú también ves que su cara es… ¡Cuidado! ¿Estás bien?

A pesar de que se esperaba aquella reacción del caballo en cualquier momento, eso no quitaba el sobresalto al verle atacar a Tesla y la enternecedora idea de esconderse tras Galivan como si el mago Allen pudiera suponer defensa alguna contra un caballo.

Equinox, orgulloso, palmeó el lomo del animal sonriente. De alguna manera parecía encajar mejor en aquel entorno junto al animal que junto a las personas. Sus movimientos, sus gestos, incluso sus bufidos parecían adecuarse a los ritmos del animal.

- ¡Hiiii, hihaaa, hiiii!  ¿Prestar? ¿Prestar-prestar? No exactamente. Ahora os explico. Este es Tercer segundo primer primer cuarto segundo hijo de Copo de Nieve. Descendiente de sexta generación del que se dice fue hijo de un pegaso y un caballo noble de Sacar. No he conseguido sacar ningún rastro de pegaso, hiiiii, más que cierto carácter. – En respuesta, el caballo pateó el suelo con orgullo y sacudió sus crines como quien se aparta el flequillo de la cara, movimiento que imitó Equinox con peor resultado – Y es que a esta bestia le van los magos. ¿Os habéis fijado que no tenéis nada roto? Eso es que le caéis bien, hiiii, hiiihaaa. No hay muchos magos por aquí desde todo el berenjenal de los escocidos esos que rondan por todas partes y mi pequeñín (Equinox rascó las orejas del caballo como si fuera un perrete cualquiera y después le acarició la barba incluso con dulzura) necesita conocer los caminos, así que más que prestároslo es un intercambio. El caballo a cambio de experiencia real para el caballo. ¡Todos ganamos! ¡Solo tenéis que impresionarle para que vea que sois magos hechos y derechos y no solo personas con afinidad! ¡Una buena exhibición y seguro que casi no os intentará atacar!

Galivan empezó a cavilar. Si era un animal con afinidad hacia los magos, quizás no fuera tan horrible, eso era muestra de inteligencia y de cierto criterio poco habitual en tales animales. Todo el mundo sabía, y ahora tenía constancia por parte de Equinox, que la magia era un elemento diferenciador y marca de clase.

- ¿Tesla? - Galivan buscó con la mirada a su compañero- ¿Qué te parece? No es que sea la opción ideal, pero parece lo mejor que vamos a encontrar. Y solo pide un poco de magia a cambio. No parece mal trato.

A pesar de que trataba de mantenerse sereno, era evidente en el brillo de sus ojos y en la sonrisa que casi surgía sin darse cuenta que en la balanza mental de Galivan estaba ganando la combinación de gratuidad, exclusividad gracias a la magia y posibilidad de encauzar su retorno a casa a, bueno, que fuera un caballo grande y altivo.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Mage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Trueno [2]
Vulnerary [3]
vulnerary [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Tomo-1

Experiencia :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] GAwU4iW

Gold :
708


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Empty Re: [Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Mensaje por Nikola Tesla el Jue Ene 03, 2019 1:47 pm

Miraba al caballo con recelo, manteniendo su posición detrás de Galivan y esforzándose por comprender las palabras del singular criador. No le caía bien ese caballo y parecía que el sentimiento era mutuo, pues la enorme bestia le miraba por encima del hombro, como si le juzgase. Alzó las cejas cuando Equinox desveló parte del linaje del animal y entendió el motivo de aquella soberbia. Sin embargo; no pudo evitar cuestionarse quién sería el padre para haber heredado esa fealdad, estaba claro que no era por parte de un pegaso.

El árbol genealógico del caballo se quedó en segundo plano cuando el dueño explicó las condiciones. —¿Le caen bien los magos? —preguntó muy bajito y se llevó de nuevo las manos a la cabeza. Entonces por qué le había mordido ¿Acaso no era lo suficientemente bueno? Frunció el ceño enfadado, porque él era un mago genial, sólo le faltaba afinar un poco su puntería, y le demostraría a ese caballo y a su padre, cuidador o lo que quiera que fuese Equinox, que no estaban tratando con unos magos cualquiera.

Se estiró con orgullo y se cruzó de brazos, intentando mirar a los presentes por encima del hombro, aunque casi era el más bajo de los cuatro. —Me parece bien. Es nuestra oportunidad de rugir como un trueno y deslumbrar como un relámpago —respondió a su compañero, animado y esbozando una sonrisa sardónica. — ¡Copo de Nieve Cuarto Quinto Primero Segundo! —señaló al caballo y de paso retrocedió un poco más por si le daba por estirar el cuello —¡Ya verás! Tienes ante ti a los mejores magos de ... de... ¡Del mundo!

Y tras dictar su desafío, tomó a Galivan del brazo para llevarle fuera del establo. No sería muy seguro lanzar hechizos en un recinto tan pequeño, además, aún tenía ciertos problemas en lo que a control y dirección se refería. Sería mucho más seguro estar en un espacio abierto. —Vamos fuera, haremos un duelo. Ese caballo feo tendrá el espectáculo que pide —explicó, soltándole cuando llegaron al exterior. Dedujo que el otro mago había pensado lo mismo y si no, pues ya tenían una idea genial para mostrar que eran dignos de su título.

Mentiría si dijese que aquello no le emocionaba. En Thracia nadie quería ser su compañero y de los pocos que le habían asignado por obligación eran guerreros. Nunca había tenido la oportunidad de combatir junto a otro mago, mucho menos de batirse en duelo con uno de ellos. Además, ambos estaban especializados en el mismo tipo de magia lo que hacía que se sintiese más motivado. "Podré poner en práctica las enseñanzas de mi maestro" pensó emocionado y tras haberse separado para dejar una distancia prudente entre él y Galivan, sacó su tomo de trueno y lo abrió. —Si estás preparado, no es necesario que me esperes —dijo mientras buscaba el hechizo. Estaba dispuesto a tomarse eso en serio. Su billete de vuelta a casa estaba en ese combate.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Mage

Cargo :
Soldado

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Trueno [1]
Vulnerary [3]
Tomo de Trueno [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Tomo-1

Experiencia :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] XONGImw

Gold :
396


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Empty Re: [Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Mensaje por Galivan el Vie Ene 04, 2019 10:45 am

La reacción de Tesla fue justo la esperada. Cada vez tenía más claro que el rubio era un catalizador natural de sucesos, uno de esos individuos que cuando encontraban una puerta con un cartel de “No Pasar” se asomaba para ver a qué venía tanta advertencia y, lo peor y mejor de todo, era que resultaba contagioso. O tal vez solo fuera que el muchacho verbalizaba sin filtros lo que el propio Galivan pensaba, de modo que no pudo evitar hinchar el pecho ligeramente ante la afirmación del más joven sobre su calidad como magos, dando peso a sus palabras. Por ello, al no esperarse que Tesla le cogiera del brazo y le sacara del establo, trastabilló, pero dando un par de pequeños saltitos lo salvó dignamente (o eso pensaba él, a diferencia de Equinox y el caballo, que relincharon divertidos).

- ¿Fuera? Vale, pero espera, estaba pensando que un duelo… – Su tono era un tanto dubitativo, él se había esperado algo un poco más formal, hechizos de exhibición, demostraciones de control y conocimiento, y un duelo no era precisamente algo que encajara bien entre sus fuertes pero, antes de seguir hablando, le vinieron a la cabeza sus experiencias durante el viaje y volvió a emerger la consciencia de sus propias limitaciones en el uso real de la magia. Si su hogar allá en Tellius caía, ahora mismo el mago sería de poca ayuda, y un duelo debería ser una práctica más que buena. - ¡Me parece una gran idea! Por cierto, sobre el caballo “especial” … Yo no le llamaría feo estando cerca, me da la impresión de que nos entiende mejor incluso que los caballos normales… Con esa cara…

El mago daenita se encaminó a su lugar y se encaró a Tesla mientras se abría la capa, la echaba hacia atrás para librar mejor sus brazos y sacaba su tomo abriéndolo ante él. Mientras tanto, Equinox y el tatara-algo-nieto de Copo de Nieve, se acomodaron junto a la salida del cercado haciendo difícil juzgar cuál de los dos miraba con más atención e interés a los magos.

- Pero, Tesla, te lo aviso. Mi magia no es moco de pavo y no creas que voy a ir a lo fácil y rápido. ¡Prepárate!

Sin apenas mirar el libro, Galivan comenzó a enlazar las palabras en el antiguo lenguaje que comandaban a su hechizo y que se materializaban a su alrededor en forma de anillo. Cada una de ellas estaba pronunciada con su tono exacto, con su ritmo preciso, en su momento concreto y enlazada perfectamente con las demás. Juntas atraían y hacían emerger el poder del trueno hacia Galivan, electrizando el aire a su alrededor y provocando que chispas estáticas se alzaran de su ropa e irguieran sus cabellos al tiempo que todas aquellas descargas se alzaban y acumulaban sobre su cabeza formando una esfera perfecta de pura electricidad. Con una sonrisa confiada, alzó la mano diestra hacia la esfera con dos dedos alzados y, sin dudar, trazó un arco descendente con su mano apuntando a Tesla y terminando la ejecución del hechizo. Mientras la oleada de poder recorría el cuerpo del mago erizándole la piel como una caricia, la esfera voló presurosa hacia Tesla. Era un hechizo de libro, de exhibición. Demasiado lento en su ejecución, pero estéticamente excelente.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Mage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Trueno [2]
Vulnerary [3]
vulnerary [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Tomo-1

Experiencia :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] GAwU4iW

Gold :
708


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Empty Re: [Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Mensaje por Nikola Tesla el Miér Ene 16, 2019 11:31 am

Hubiese preferido tener un público más normal, pero el simple hecho de ser parte del centro de atención ya le llenaba de orgullo, así que se esforzó en buscar un hechizo que fuese chulo y con el que pudiera lucirse. Alzó la mirada de las páginas desgastadas de su tomo, atendiendo al consejo del otro mago y observando como invocaba su magia. —¡Oh! ¡Qué guay!—exclamó emocionado al ver la perfecta esfera de electricidad.

Sus ojos estaban muy abiertos, como si no quisiese perder detalle de lo que estaba viendo. Su atención solía ser bastante dispersa y si encima tenía delante una esfera luminosa que emitía luces, ya estaba completamente perdido. Permaneció quieto en el sitio, como si estuviese embobado, hasta que aquella bola eléctrica se acercó demasiado. El mero instinto de supervivencia le hizo espabilar y tras leer rápidamente un hechizo de su libro, extendió el índice y pronunció las palabras. De su dedo salió un rayo y al mover la mano bruscamente hacia abajo, el rayo atravesó la esfera en perpendicular, como si estuviese partiendo una sandía.

El choque de las dos energías eléctricas provocó un fuerte resplandor, como si fuese una explosión de luz y levantó algo del polvo del suelo. El joven mago se protegió de la molesta luz con la mano en la frente y cerrando un momento los ojos, hasta dejar de percibir el zumbido característico de aquel tipo de magia. Sintió como el pelo de su nuca se erizaba, tanto por la electricidad estática como por la emoción que sentía. Se notaba tan lleno de energía que sonrió de oreja a oreja, mientras fruncía el ceño en señal de que, pese a todo, se lo estaba tomando en serio.

¡Ey! ¡Me gusta tu chispa! —dijo con una mezcla de admiración y diversión. ¿Cómo había logrado hacer una esfera? Parecía que había concentrado toda la magia en un punto... Alzó la mano derecha hacia el cielo y probó a invocar un trueno, conocía aquel hechizo, lo había leído a escondidas en el libro de su maestro. Sin embargo, lo único que "rugió" fue un cuervo en la lejanía y el silencio absurdo enmarcó su imagen señalando de manera estúpida al cielo. —Ups, parece que este tomo no está hecho para ese tipo de magia —se excusó con una sonrisa torpe y cerró el libro bruscamente. Por su característico mechón negro en forma de zigzag, corretearon unas chispas eléctricas, al igual que debajo de sus manos ¡Ahora sí que estaba a tope de energía!

Cerró el puño derecho y lo extendió hacia delante. Murmuró algo y al abrir la mano, unas pequeñas flechas de luz salieron disparadas en varias direcciones, aunque el objetivo era Galivan, nunca conseguía controlar la dirección de sus hechizos. Por suerte no eran peligrosas, sólo llamativas y si impactaban, tampoco eran dolorosas.


Última edición por Nikola Tesla el Miér Ene 16, 2019 7:19 pm, editado 1 vez (Razón : Me di cuenta tarde que el hechizo que estaba describiendo era de un tomo superior xD)
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Mage

Cargo :
Soldado

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Trueno [1]
Vulnerary [3]
Tomo de Trueno [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Tomo-1

Experiencia :
[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] XONGImw

Gold :
396


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla] Empty Re: [Entrenamiento] Los jinetes del rayo [Priv. Tesla]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.