Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] Después de la tormenta llega la calma [Priv. Hiren]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Después de la tormenta llega la calma [Priv. Hiren]

Mensaje por Nikola Tesla el Jue Oct 18, 2018 7:34 am

Había dado vueltas como un alma pena por la aldea portuaria donde había despertado, desesperado por encontrar un modo de regresar a Thracia. No estaba preocupado por encontrarse en un país donde había tensiones con el propio, sino por la bronca que le esperaba cuando lograse regresar. Seguro que volvían a castigarle limpiando los establos de los pegasos y saben los dioses lo muchísimo que ensucian esas criaturas, a pesar de ser tan hermosas.

Como no encontró ninguna solución en el puerto, decidió ponerse en marchar y dejar que la improvisación marcase su destino. No todos los días uno tenía la posibilidad de hacer turismo y ya que a la vuelta le esperaban días aburridos y tediosos, sería estúpido no aprovechar esa libertad. Por fortuna, no poseía ningún blasón o armadura que indicase el país de dónde provenía y aunque su manera de hablar era ligeramente distinta, sus ropas de viajero le daban el camuflaje perfecto.

Había logrado convencer a un señor para que le llevase a la ciudad más emblemática de Regna Ferox, ayudándolo a cargar pesadas cajas de fruta en el carro. El aldeano no era precisamente el alma de la fiesta, pero Tesla aprovechó el silencio para admirar el paisaje, tan distinto de las frías tierras de Jugdral y aprender pequeños detalles de los caminantes con los que se cruzaban.

Una vez llegaron a Colonia de La Cascada, los ojos del chico se abrieron con sorpresa al ver el impresionante paisaje. Se despidió del aldeano y bajó del carro de un salto, perdiéndose por las calles de la gran ciudad. Sus ojos miraban todo como si fuese un niño pequeño en el Día de su Nombre y a duras penas esquivaba a la gente que caminaba presurosa por la misma calle. Tal era su despiste que no vio un enorme perro que dormía en el borde del empedrado y sin querer, pisó su cola. El ladrido del perro le hizo reaccionar de inmediato y cuando vio sus afilados colmillos y la ausencia de una cadena o cuerda que lo sujetase, echó a correr, temiendo por su pellejo.

El perro le persiguió y trató de darle esquinazo saltando un pequeño muro que dividía la calle con una tienda de víveres. Tal era su prisa que no se fijó si había alguien al otro lado del muro, y eso que era pequeño, por lo que chocó de bruces contra una persona.

¡Ay! —exclamó llevándose las manos a la frente —Perdón, estaba huyendo de una bestia terrible.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Mage

Cargo :
Soldado

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Trueno [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
316


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Después de la tormenta llega la calma [Priv. Hiren]

Mensaje por Hiren el Vie Oct 19, 2018 3:27 pm

Ragna Ferox. Poco sabia de la ciudad más del hecho que había sido conquistada por Altea en algún momento del desastre que había estremecido al mundo entero: los emergidos. Armados de una curiosa singularidad, se dedicaban a infundir el pánico aquí y allá como si no tuviesen otro destino que aquello. Si tan solo supieran de donde venían, podrían levantar armas, unir fuerzas y terminar con la crueldad de aquellos seres. Pero, nadie sabía de donde provenían y a pesar de levantar estandartes de diferentes países, ellos negaban completamente la existencia de semejante armada sin sentimiento.

¿Dónde estaría la verdad? En realidad aquello a Hiren no podía interesarle. Su única intención era permanecer con vida, hacer lo que se le antojara, dormir a altas horas de la noche y despertar por la tarde, beber y bromear con las chicas guapas que se paseaban por la ciudad, sonriendo encantadas y riendo en bajo con una particularidad propia. Ragna Ferox, vista desde ese punto, no era siquiera tan mala como uno podía imaginarse en un principio. Porque... Hoshido ahora estaba bajo dominio Nohrio y Altea no se podía considerar compartir ideologías. En ese caso... ¿No lo hacían a él un ciudadano de Nohr en reino enemigo? Sonrió para si mismo, de todas formas no había quién verlo.

Levantó el pincho que había estado comiendo y le dio otro bocado a un trozo de carne empalado, mientras su avanzar, recto, firme, dominante, directamente no parecía dejar abertura al miedo o a la preocupación. Si, probablemente sus familiares lo vieran, se darían cuenta del curioso hecho que en sus ojos no se reflejaba la locura, parecía, pues, un muchacho bastante cuerdo, alguien bastante seguro de si mismo... Alguien casi, a su manera, imperfectamente perfecto. Pero, claramente cualquier sueño llega a un cercano final: caminando al lado de una pared, alejándose por el callejón hacia quién sabe qué lugar desconocido, la repentina silueta oscura se le antepuso e, inevitablemente el muchacho de oscura cabellera terminó golpeándose.

Soltó un quejido en bajo, frotándose la frente mientras una risilla de diversión emergía de sus labios. Solo cuando abrió sus ojos y los fijó en el hombre al frente y que le estaba hablando se percató de los detalles: de aquellos cabellos dorados con un solo mechón oscuro formando un rayo y expresión traviesa ¡Ese chico le gustaba!  Ensanchó su sonrisa de lado a lado, amistoso. "¡No te preocupes! " Su mente, nuevamente, se adelantó a sus palabras. Entreabrió los labios, dispuesto a citar sus propios pensamientos si no fuera por el ladrido lejano que lo hizo estremecer en el sitio. Cual estatua de piedra, su rostro tomó una palidez fantasmal y la piel de gallina se manifestó en todo su cuerpo. Probablemente, de ser un gato, habría bufado. Porque de ninguna forma iba a ser un perro, no podía ser así.

¡¡¡U-U-U-Un P-P-P-Pe-Perr-Perro!!! —Gritó a todo pulmón, a punto de salir corriendo. ¡Pero espera, espera, espera! Que se sentía bien lejos, que no parecía estar cerca de ellos, que tenía que calmarse. Pero cuando quiso levantar una mano hacia su corazón, a punto de salirse del pecho y dejar un agujero, escuchó nuevamente un ladrido y antes de darse cuenta, una enorme bestia estaba corriendo por el callejón, en dirección a ellos— ¡No! ¡No! ¡No! ¡NO! —Retrocedió, aterrado. La situación hasta causaba cierta, retorcida, gracia— ¡¡Salvenme!! ¡¡Auxilio!! —Dio media vuelta, más rápido de lo que alguna vez un ser humano lograría llegar a serlo, en un parpadeo ya estaba corriendo en dirección contraria al perro, con los brazos al aire y lagrimotas de cocodrilo en los ojos— ¡SHUTEN! —¿Dónde estaba aquella chica cuando uno la necesitaba? ¡Siempre sucedía igual! ¡No había justicia en ese mundo!

Bien se sabe que el terror es mayor a cualquier cosa. La supuesta amistad que estaba dispuesto a forjar con un completo desconocido desapareció junto al monstruo de cuatro patas.
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Viajero

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
618


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Después de la tormenta llega la calma [Priv. Hiren]

Mensaje por Nikola Tesla el Sáb Oct 20, 2018 1:21 pm

Por un instante, su preocupación por no convertirse en comida para perros se le olvidó y ladeó la cabeza en gesto de confusión cuando el joven de largos cabellos negros movió los labios para decirle algo. No escuchó palabra alguna, al menos no en ese momento y cuando quiso preguntar, los intimidatorios ladridos del perro le hicieron callar. Se llevó un dedo a los labios mientras movía la otra mano para que el contrario se tranquilizase. —Ssh, nos va a oír— dijo en un susurro y mirando nervioso el muro por el que había saltado.

Parecía que el chico estaba muy alterado y en cierto modo, se sentía culpable. No sabía si esa reacción era porque tenía pánico a los perros o porque el golpe había sido mucho más fuerte de lo que parecía en un principio. Quiso tranquilizarle, decirle que no pasaba nada porque él estaba ahí y el perro era demasiado estúpido como para saltar el muro. Entonces, un ladrido más fuerte y cercano resonó por el callejón, helándole la sangre y haciendo que su rostro se tornase pálido por el miedo. No quería darse la vuelta, sabía lo que iba a encontrarse y simplemente no quería aceptarlo.

El muchacho con el que había chocado también estaba asustado, pero al contrario que él, había optado por retroceder y ahora pedía auxilio. Si no estuviese ahí y fuese un mero espectador, se habría reído, no del joven, sino de la situación en sí. Ahora sólo podía temblar y hacer un gran esfuerzo para darse la vuelta y encarar a la fiera que él mismo había desatado. Podía seguir al contrario y huir, pero estaba convencido de que el perro tarde o temprano le atraparía. Además, no podía huir para siempre.

Se mordió el labio inferior, el perro estaba cada vez más cerca, tanto que casi podía sentir su mordedura. Echó un vistazo por encima de su hombro, hacia el chico que estaba relativamente lejos. Podría soltar su energía sin miedo a herir a otros. —No quería hacer esto pero... —cerró los puños y murmuró un conjuro que tenía guardado en su cabeza, quizás el único conjuro que había logrado memorizar. La electricidad corrió por sus brazos con total libertad, creciendo y chasqueando como si fuesen látigos de luz.

El perro se detuvo cuando uno de esos rayos impactó en el suelo y quemó parte de la piedra, lloriqueó asustado y se dio la vuelta con el rabo entre la piernas. Tesla sonrió por aquella victoria, pero se encontró con el problema de que no podía detener su magia. Los rayos salían disparados sin control, rebotando en el suelo, las paredes de los edificios y regresando al propio mago. La electricidad era cada vez más fuerte, pero al final, uno de los rayos que volvía, impactó tan fuerte en Tesla que provocó una descarga lo suficientemente fuerte como para dejarle fuera de combate.

Cayó al suelo con los ojos en blanco y los cabellos chamuscados. En sus dedos aún corrían pequeñas chispas que poco a poco se fueron apagando. Murmuró unas palabras incomprensibles hasta que la energía en su interior se estabilizó y pudo incorporarse. —Ya... ya está... no... hay perro —anunció mientras sentía como el mundo daba vueltas a su alrededor y caminaba tambaleándose ¿seguía el chico por ahí?
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Mage

Cargo :
Soldado

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Trueno [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
316


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Después de la tormenta llega la calma [Priv. Hiren]

Mensaje por Hiren el Sáb Oct 20, 2018 5:26 pm

La idea más deslumbrante que tuvo fue abrazar un árbol, cual amante de la naturaleza y trepar como un koala hasta que estuvo en la protección de una de las ostentosas ramas de verdosas hojas. Vamos, era imposible que aquella bestia con pelos lograra llegar hasta donde estaba él escondido ¡Ha! ¡Se había salvado! ¡Y sin la ayuda de la Diosa! ¡Era un genio! ¡Todos tenían que admitirlo! Pero... Entonces... Si el perro se abalanzaba sobre el árbol y seguía ladrando más y más, sin darse por vencido como había hecho en otras ocasiones ¿Cómo iba él a bajar? ¡No quería morir de hambre sobre la rama de un pobre árbol! Y mientras se lamentaba internamente por su mala suerte, escuchó un repentino estruendo que le hizo sobresaltar.

Olvidándose del perro y del peligro, se inclinó un poco hacia el frente, lo suficiente como para ver al muchacho de antes parado, rodeado de lo que parecían ser truenos... ¿Y ahora qué? ¿Un laguz? No, espera, eso era bastante diferente. De hecho, le parecía vagamente conocido eso... Era casi como lo que hacían sus familiares, pero con diferentes elementos ¡Aquello era magia! ¡No podían engañar sus ojos! Pero, magia que nada tenía que ver con la oscura de la que estaba tan acostumbrado de ver. Ceró los ojos de golpe, sintiendo el dolor propio en cuanto al parecer el otro había sido atacado por uno de sus propios rayos convocados y tan solo una vez que el perro se alejó con el rabo entre las piernas fue que decidió bajar.

Se sujetó con considerable fuerza de la rama y dejó que su cuerpo descendiera con un ligero salto, ágil, silencioso.  Limpió sus pantalones oscuros y sin pensarlo demasiado, corrió en encuentro del muchacho de dorada cabellera. Como era usual en él, no pensó dos veces las cosas, sujetó la muñeca del chico y lo instó a rodear su hombro; su otra mano, aquella libre, lo sujetó firmemente de la cintura para que dejase de tambalearse. Sería un problema si terminaba golpeándose contra la pared que tenía a un lado. Al menos pero, ya no había perros alrededor, podía respirar aliviado— Amigo, eres genial —Soltó una animada risotada, fijando sus oscuras orbes en el otro— ¿Cómo lo lograste? ¡Los perros son un terror! No podría estar cerca de ellos sin temblar peor que una hoja —Y no temía admitirlo.

Los perros eran su gran terror, sabía que no podía solo con ellos y por eso, prefería que las personas lo supieran. Porque sabía que habrían aquellos que lo ayudarían sabiendo su temor, mientras que otros, como la manakete que conocía, simplemente se habría burlado como si ella fuese por encima de todos los demás. Tampoco le molestaba, sonrió— ¿Estás bien? Ahora eras tú el que se tambaleaba como una hoja... Y mírate, por los Dioses, eres peor que un puercoespín —Levantó la mano que sostenía su costado, en un vago intento de colocar correctamente su cabello chamuscado. Quizás, a esas alturas, lo que necesitaba era descansar un rato en alguna posada o algo... ¡Pero aquella ciudad parecía tener muchos perros! Ahí se necesitaba una buena idea, un plan perfecto para no ser atrapados por aquellas bestias salvajes.

Le sonrió amistoso al muchacho que tenía a un lado. No debía ser mucho mayor que él— Por cierto, mi nombre es Hiren... —Se lo pensó unos instantes antes de continuar, igual de animado— ¿quizás sea buena idea ir y buscar una tienda? Para descansar un rato y todo eso... —Y para beber, sí... Beber no era una mala idea... No había probado aún el licor de Ragna Ferox, le causaba curiosidad, eso era inevitable.
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Viajero

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
618


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Después de la tormenta llega la calma [Priv. Hiren]

Mensaje por Nikola Tesla el Jue Oct 25, 2018 5:53 am

Quiso dar un paso al frente, pero el suelo seguía estando inestable en su cabeza y estuvo a punto de caer de culo, de no ser por el agarre del contrario. A pesar de sentir su mano rodear su muñeca y el cuerpo contrario como apoyo, le miró con cierta confusión cuando escuchó su voz. Las apalabras llegaban como un lejano eco, hasta que poco a poco, el infernal pitido que solía escuchar después de lanzar sus hechizos, desapareció y le permitió entender lo que le decía.

¡Ah! bueno, soy un mago —respondió con falsa humildad. Siempre había pensado que era genial, pero era la primera vez que alguien se lo decía directamente y eso le hizo sentirse un poquito reconfortado. Al parecer, al chico le daban miedo los perros y viendo el genio que se gastaban, no le extrañaba en absoluto. —Perdón por haberte asustado, pensé  que podía engañarle saltando el muro —añadió, pues aunque no era muy dado a pedir perdón, cuando se equivocaba reconocía que debía hacerlo.

Paseó también la mano por su pelo, aunque bien sabía que hasta dentro de un rato no volvería a la normalidad. —No te preocupes, me pasa muy a menudo —dijo con una sonrisa para restar importancia a su estado. — Hiren—repitió el nombre del joven para recordarlo —Yo soy Tesla, encantado —mostró una sonrisa de oreja a oreja y cuando escuchó la palabra "descansar" asintió efusivamente con la cabeza —¡Buena idea! No hay mejor manera de recuperarse que bebiendo y comiendo — en su cabeza, pudo visualizarse comiendo una banquete digno de cualquier rey. Aunque, las pocas monedas que portaba en su bolsa le decían que como mucho podría aspirar a un licor barato o un trozo de pan.

Se sacudió las manos y se puso la capucha para ocultar un poco su estampa de "pollo chamuscado"¿Nos vamos? Por esta zona estoy seguro que encontraremos una taberna o una posada con taberna —comentó, sintiéndose lo suficientemente entonado como para empezar a caminar por su cuenta. Hiren era simpático, no todos se ofrecían a echar una mano; por una vez, podía decir que había tenido suerte. —No tienes pinta de Feroxí ¿estás de paso? —preguntó curioso, intentando animar la caminata con una pequeña conversación.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Mage

Cargo :
Soldado

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Trueno [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
316


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Después de la tormenta llega la calma [Priv. Hiren]

Mensaje por Hiren el Jue Nov 01, 2018 5:10 pm

¡Ah! Bueno, era un mago. Estuvo tentado a aplaudir, pero de hacerlo iba a dejar que el susodicho cayera al suelo y, a pesar de que no se le hacía un enorme problema, la cortesía dictaba que no era de lo más correcto, así que se contuvo, solo sonrió, una sonrisa de oreja a oreja, totalmente divertido ante la idea. Conocía la magia oscura, claro que sí, pero la magia de anima era algo compltamente nuevo y desconocido para él, tanto que no pudo evitar sentir curiosidad al respecto.

¡Oh! Entiendo —Asintió firme con la cabeza— debe ser complicado dominar algo tan abstracto como la magia —Desvió la mirada al frente, hacia la calle que estaban siguiendo para llegar en algún lugar de la ciudad, donde el otro pudiese descansar lo suficiente y recuperarse— ¡Pero que logres invocarla ya de por si es genial! —Ante la idea se emocionó y extendió una mano al frente, la sonrisa volvía a bailar en sus labios— ¡Quiero decir, mira! ¡Trueno te invoco! Y el trueno no es invocado —Se encogió de hombros, era difícil distinguir entre si se había desanimado o al revés.

Y fue cuando Tesla pareció lo suficientemente bien como para caminar por su cuenta que lo soltó, observándolo un rato más, secretamente esperando que no cayese nuevamente por el gaste de energía. Pero parecía estar bien, quitando el hecho de que parecía como si un trueno acabase de traspasarle y, efectivamente aquello acababa de suceder— Beber —Repitió para si, pensativo. Beber... Sí, cierto ¡Por eso estaba allí!— realmente siento curiosidad por las bebidas que puedan servir aquí... Noté que en cada ciudad las bebidas son diferentes... Aún no probé las de Nohr... —Avanzando, pensativo más para si mismo.

Y siguió, relativamente contento, en parte porque había encontrado un compañero para pasar el rato, en parte porque le seguía temiendo a los perros y a la extraña posibilidad de que aparezcan de un momento a otro, amenazándolo con sus dientes afilados y gruñidos de ultratumba. Un escalofrío le recorrió de tan solo pensarlo y desvió su mirada a Tesla, en un intento de encontrar diversión, o al menos, algo lo suficientemente interesante como hacerle olvidar de sus enemigos jurados— ¡Oh! ¡Sí! —Levantó sus brazos, los cruzó y colocó detrás de su cabeza, sin borrar la sonrisa de sus labio.

Quiero decir. No soy de aquí, sí, estoy de paso ~ Vengo de Hoshido, pero como hasta hace poco estaba llena de bichos lindos y encantadores por todos lados, una compañera y yo salimos a dar un paseo~ —¡Mentira! O quizás no. Hiren sonrió— ¿Qué hay de ti, Tesla? ¿Eres de por aquí? —Tan solo entonces volteó a verlo.
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Viajero

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
618


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Después de la tormenta llega la calma [Priv. Hiren]

Mensaje por Nikola Tesla el Mar Nov 06, 2018 8:08 am

Tuvo que contener la risa cuando Hiren trató de invocar un trueno. No era la primera vez que alguien le decía que era complicado hacer magia, a parte de los tantos conjuros que había que estudiar, tu cuerpo tenía que estar predispuesto a ello. No sabía como explicarlo, simplemente, la magia fluía dentro de él. La complicación estaba en tratar de dominar esa energía. —No te desanimes, yo admiro mucho a la gente que puede librar una batalla con sus propias manos o empuñando una espada —comentó y mostró una sonrisa sincera. —Los magos quedamos completamente indefensos cuando formulamos nuestros hechizos, de no ser por los guerreros que nos defienden, estaríamos muertos en la primera batalla.

Caminaba junto al pelinegro mirando con cautela la calle y procurando prestar atención a sus pasos para no pisar a más perros. Las ciudades tan grandes como aquella le tenían completamente desorientado, su mundo se limitaba demasiado a las paredes viejas y desconchadas del cuartel. Mantenía las manos sobre la cinta de su bolsa y jugueteaba con ella, así se aseguraba de que no la perdía o se la robaban. Si le quitaban el tomo de magia, estaría acabado.

¿Has visitado más países? ¡Qué guay! —exclamó contento, pues le había dado curiosidad explorar el mundo que le rodeaba, a pesar de los difíciles tiempos de guerra —Viajar debe de ser fantástico. La cantidad de mujeres bonitas que puedes conocer... —mostró una sonrisa estúpida y luego movió la cabeza hacia los lados —¡Oh! y la bebida, por supuesto, eso dice mucho de un país.

Escuchó con atención a Hiren y alzó una ceja cuando mencionó su país. Si mal no recordaba, Hoshido era vecino de Nohr pero su cultura y el país en general era muy distinto. Siempre que escuchaba el nombre de Hoshido a la mente le llegaban imágenes de cerezos, templos y delicioso sake. —¿Bichos lindos? ¿qué clase de bichos? —inclinó la cabeza con curiosidad, pensando que si en su país hubiese criaturas entrañables se tiraría el día achuchándolas. No pasó por alto el dato de que Hiren viajaba con una compañera y aunque ardía en deseos por preguntar por ella, consideró prudente el no desviar la conversación.

Hizo una mueca ante la última pregunta del viajero y recordó el apuro en el que se encontraba. —Soy de Thracia y por un pequeño despiste terminé en Regna Ferox —miró hacia otro lado para disimular su torpeza —Estoy buscando el modo de regresar a casa. Podría coger un barco pero... son bastante caros —lanzó un suspiro y murmuró —Ya podría hacer magia con el oro, sería un puntazo ¿verdad? —soltó una ligera risa. Por lo menos, se lo tomaba con humor. No servía de nada el amargarse.

Detuvo sus pasos cuando, por casualidad, sus ojos leyeron el cartel que colgaba sobre un edificio. Señaló el lugar con el índice, parecía tranquilo y agradable, como si fuese una de esas casas familiares en el que servían buena comida y bebida a un precio asequible —Mira, ahí tenemos una taberna ¿te parece si entramos ahí?
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Mage

Cargo :
Soldado

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Trueno [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
316


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Después de la tormenta llega la calma [Priv. Hiren]

Mensaje por Hiren el Lun Nov 12, 2018 5:25 am

Espada o magia, para Hiren las cosas eran parecidas, debía uno saber que era lo que más le era afín y al final, sería un maestro del arma que eligió sin tener en cuenta si era un tomo o una espada. Sonrió, de forma ancha, bobalicona, como si el mundo pudiese acercarse a su final y él seguir igual que siempre. No había preocupación más grave en su mundo que descubrir qué comer al mediodía, beber y mantenerse alejado de los perros. Era todo demasiado simple, nada que lo empujara más que el mero deseo de seguir con vida y poder continuar a hacer de las suyas— Con los tiempos que corren uno debe tener algo con que protegerse... Aunque sea un palo —Pronunció sin más.

Su mano, casi en automático bajó hacia la empuñadura de su arma, a pesar de que en sus facciones la sonrisa no se esfumó. Siguió avanzando, con el característico ondear de la ropa y los curiosos resonares de los pasos en tierra firme. Ahí era cuando uno debía decir cosas tan geniales como: "cada uno tiene sus pros y contras" pero el muchacho se calló, guardándose las palabras, considerando hasta cierto punto innecesario hablar demás— No tantos —Viró su atención al otro. Pensativo levantó una mano— Hoshido no cuenta... Luego, pasamos por Nohr, por Ylisse... Y subimos hacia Ragna Ferox... —¡Que pereza enorme de tan solo pensar la cantidad de camino que habían hecho!

Ciertamente, no a pie, pero, de todas formas la idea de viajar tanto era horrible. Las palabras del otro le hicieron esbozar una sonrisa de oreja a oreja y asintió, cruzándose de brazos— Cierto, cierto. Las muchachas son preciosas, sin importar en qué país nos encontramos... Todas tienen un encanto único —Menos Shuten, ella era una Diosa Dragona en el cuerpo de una infante, no podía considerarla linda sin ser considerado él mismo un pedofilo. Simplemente lo dejaría con que habían pequeñas excepciones y nada más— ¡Sí, sí! —Afirmó efusivo— si tienes hermosas chicas y una buena copa al lado, es todo perfecto ~ —Lástima que la vida no fuese tan simple. ¿O tal vez si?

Ante la pregunta, no tuvo otra alternativa que mirar al chico, sonriendo de oreja a oreja, tanto que en sus ojos se formaron pequeñas arrugas, más su sonrisa no parecía una cualquiera, había un deje extraño, particular, una mota de locura que había aprendido a aprovechar por conveniencia— Oh, sí, los bichos —Rió en bajo, pateó una pequeña piedra y volvió a mirar al frente, pensativo— déjame ver... También los llaman emergidos —Aquellos seres eran de todo menos lindos, ¿pero quién iría en contra de las palabras de un loco? Con una mentalidad fuera de lo común, sin saber a ciencia cierta si mentía o decía una verdad universal para él, Hiren siguió avanzando. Asintió entretenido.

También me gustaría hacer magia de esa —Pero la sonrisa no se le borró, caminó un paso más cerca del otro y, extendiendo un brazo le rodeó por los hombros, acercándolo a él— andamos escasos de dinero desde que partimos de Hoshido. ¿Pero sabes? No es necesariamente necesario que pagues para un transporte en barco... —Y entonces, solo entonces, bajó la voz, susurrando:— puedes colarte y esconderte, te saldrás con un viaje gratis —Con un guiño de su ojo derecho, paró ante la posada y nuevamente asintió enérgico con la cabeza— siempre mientras la entrada a los perros esté prohibida.
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Viajero

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
618


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Después de la tormenta llega la calma [Priv. Hiren]

Mensaje por Nikola Tesla el Miér Nov 14, 2018 9:15 am

Se cruzó de brazos y asintió moviendo la cabeza con un gesto serio y solemne. No podía estar más de acuerdo con Hiren ante su definición de vida. Ojalá hubiese más gente que compartiese los mismos ideales, quizás de ese modo no hubiese tantas guerras. Aunque, con la cantidad de gente que había en un solo territorio, por fuerza tenía que existir alguien con pensamientos y gustos totalmente diferentes. Si no, el mundo seria demasiado aburrido.

Su gesto cambió cuando su acompañante desveló la identidad de los "bichos lindos", abriendo los ojos hasta su máximo y quedando boquiabierto, dejando escapar una muda exclamación. Notó un pequeño escalofrío, parecido al efecto de su magia cuando se sobrepasaba, recorrer todo su espinazo hasta erizar el cabello de la nuca. "Este chico no parece estar muy cuerdo" pensó, pero luego soltó una carcajada. —Y yo pensando en conejitos y gatitos —murmuró, volviendo a relajar la expresión —Eres el primero que conozco que llama "lindos" a los emergidos. Me gusta tu manera de pensar, tienes personalidad —concluyó alzando el pulgar en gesto de aprobación. Últimamente no hacía más que rodearse de gente seria y muy distante, era refrescante encontrar a alguien con ideas alocadas.

No esperaba el agarre del contrario y casi tropezó cuando sintió que le acercaba. Le miró con curiosidad, pensando que iba a compartirle una confidencia, pero justo describió la situación que le había llevado a ese país. Por un lado, se sintió aliviado al ver que no era el único que pensó que iba a ser buena idea hacer de polizón; pero, por otro, sintió mucha vergüenza ante la torpeza de haberse equivocado de barco. —Ahm... sí... es una opción... —dijo algo bajito y se rascó la mejilla mientras desviaba la mirada hacia otro lado —siempre y cuando sepas a dónde te va a llevar ese barco —añadió con una torpe sonrisa —Conozco un amigo... que intentó regresar a su hogar y se coló en un barco que le llevó mucho más lejos de donde estaba... ¡fue una locura!

Escuchó la única exigencia de Hiren sobre parar en esa taberna y volvió a asentir con la cabeza —También he tenido suficiente perro por hoy —avanzó con paso solemne hacia la puerta, contagiado en parte por el ánimo del viajero y comprobó que no había ningún cartel en ella. —Vamos a preguntar —tomó la mano del contrario y atravesó el umbral, haciendo sonar una campanita. —¡Buenos días! ¿Se permite la entrada a perros?

Era un lugar un poco pequeño o quizás daba esa sensación pues estaba abarrotado de muebles. No sólo había mesas circulares y rectangulares de madera, sino también estanterías con libros que acumulaban polvo y trofeos de caza colgados en las paredes. Detrás de la barra, había una señora grande, sacando brillo a una jarra de metal. Ante su pregunta, la mujer arqueó una ceja y respondió con desdén. —¿Te parece que esto es una granja?

Tesla se quedó un rato meditando, miró de nuevo el desorden que había a su alrededor y luego miró a Hiren —No estoy muy seguro, pero creo que, en efecto, no dejan perros —habló bajito, como si contase un secreto. Incluso, había colocado la mano delante de sus labios para que la tabernera no le escuchase. Si se equivocaba, quedaría fatal delante de una mujer ¡No podía permitírselo!
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Mage

Cargo :
Soldado

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Trueno [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
316


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Después de la tormenta llega la calma [Priv. Hiren]

Mensaje por Hiren el Lun Nov 19, 2018 12:32 pm

¿Conejitos? —Repitió arqueando una ceja. No le importaba las carcajadas, ni que no lo tomasen en serio o que se rieran de él, de hecho, en muchas ocasiones era el primero que hacía estupideces para que los demás se rieran de ello. No podía evitarlo, le gustaba demasiado aquello. Él con su espíritu libre, odiaba la seriedad en el rostro de muchos y los comentarios firmes, prefería hacer tonterías y quitarle importancia a todo.

¡Los conejos me odian, mi buen amigo! —En un gesto firme y desmotivado negó con la cabeza. ¿Cuantas habían sido las ocasiones en las que se tiraba detrás de aquellas bestecillas y ellas simplemente se escondían de él o salían corriendo? En comparación, los emergidos eran mucho más amistosos. Pero las siguientes palabras ajenas le hicieron sonreír de oreja a oreja, riendo entre dientes— pobres seres, no son culpables haber nacido así y además ser tontos —Se encogió de hombros. Pero nada cambiaba que se iba a proteger de ellos en caso de que lo atacaran o, en su defecto, saldría corriendo.

Terminó por encogerse de hombros— En ese casos solo hay que preguntar —Afirmó: como si fuese algo muy simple. Pero la eterna sonrisa en sus labios parecía que estaba reafirmando aquello— ¡Hagamos esto! Te acompañaré y me aseguraré de que subas al barco correcto —Asintió, conforme. Claramente, lo harían de forma clandestina. ¡No había nada mejor que eso!— así de paso veo también... —Calló, miró hacia el otro y ladeó su cabeza— ¿cómo se llamaba?

Era un hecho ya conocido que la memoria de Hiren era pésima.

Pero no le quedó otra alternativa que asentir, conforme ante la afirmación ajena y soltar una carcajada nada más fue sujetado por la mano para tirar de él hacia el interior de la posada. Con ojos curiosos miró en dirección a la mujer rellenita que les respondía y sonrió, encantado ante la idea— ¡Como se nota que la señora sabe! —Todos aquellos que podían mantener un perro alejado eran Dioses para él. ¿Qué Naga o Mila? ¡Ellas no podían hacer nada contra aquellos seres del infierno!

Aplaudió animado y avanzó sin temor hacia el frente, en dirección a una de las muchas mesas libres en el antro. El pequeño problema del cual no había hablado y del cual creyó no iba a ser necesario comentar hasta el momento, era de su embarazosa situación económica. ¡Pero todo tenía solución! O eso le gustaba creer. Tomó asiento sobre una de las sillas y apoyó el antebrazo en la mesa, sonriendo a su compañero de maldades— Dime... Tesla... ¿Tienes gold? —Susurró en bajo, en intimidad, no era necesario que la encargada los escuchara.
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Viajero

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
618


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Después de la tormenta llega la calma [Priv. Hiren]

Mensaje por Nikola Tesla el Sáb Nov 24, 2018 9:09 am

De todas las cosas que le había dicho Hiren, la idea de volver a colarse juntos en una embarcación para que él pudiese regresar, fue la que más le sorprendió. No por lo alocado que era el plan en sí, sino por el ofrecimiento. Era muy fácil decir a otra persona lo que podía hacer, pero acompañarla y arriesgarte a meterte en un lío...  Sonrió sincero, agradeciendo el gesto y asintió con la cabeza. —A Thracia —respondió, pasando por alto el despiste del moreno. —No es un lugar con un clima muy agradable, pero el paisaje es bastante bonito. Es muy verde y tiene muchos bosques —añadió, sintiendo cierta nostalgia al recodar el lugar en el que se había criado.

Ya en la taberna y asentados en un lugar, Tesla se sentó frente a Hiren, dando la espalda a la tabernera e inclinándose sobre la mesa para escuchar sus palabras. Gold, la potente fuerza que movía aquel mundo. Ni espadas, ni arcos, ni la magia más potente. Sin esas monedas no eras nadie. —Ahm... algo tengo —respondió con el mismo tono bajo, llevando las manos hacia su bolsa. —No me da para un viaje en barco, pero para una bebida creo que sí —añadió mientras hurgaba en la bolsa. Sacó su tomo de magia, unas piedras con formas curiosas que había encontrado en el camino, un pequeño cuchillo de cocina y finalmente un saquito que tintineó cuando lo dejó sobre la mesa.

A ver cuánto hay... —abrió el saquito y lo volcó. Unas monedas cayeron sobre la mesa, otra rodó hasta caer al suelo. Se agachó para recogerla y las contó con el dedo— una... dos... tres... —en total había diez. Se giró para ver los precios, los cuales estaban anunciados en una tabla de pizarra en la zona de la barra. La señora miraba con cierta sospecha hacia dónde estaban ellos.

¡Ah! —se volvió rápidamente — Se les ha ido la cabeza con los precios... Una simple cerveza cuesta 20 de gold — sintió como el corazón latía inquieto en su pecho. Luego, miró al contrario de manera cómplice —¿Cuánto llevas? Igual, podemos compartir —dijo bajito, mientras pensaba que ya podía estar buena esa cerveza con ese precio. Aunque, igual era lo normal en Renga y estaba exagerando.

Todavía estaba la posibilidad de marcharse y buscar otro lugar. Pero, de nuevo tendrían que asegurarse de que no dejaban perros y si se daba el casual de que la cerveza estaba a ese precio en todos lados, se quedarían como estaban. Arrugó la nariz, desencantado ante aquella perspectiva. —Si tienes alguna idea, soy todo oídos —susurró, anticipándose a la posibilidad de que no tuviesen suficiente gold.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Mage

Cargo :
Soldado

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Trueno [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
316


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Después de la tormenta llega la calma [Priv. Hiren]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.