Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

El éxodo [Social][Priv. Alm]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El éxodo [Social][Priv. Alm]

Mensaje por Ari Heartfillia el Lun Oct 01, 2018 6:44 pm

La caída de la catedral de Frelia, fue sólo el comienzo, los emergidos se abrieron camino a través de las inútiles defensas del reino de Renais y destruyeron todo a su paso, los pocos sobrevivientes huían en un masivo éxodo hacía tierras más seguras. La mayoría de los lugareños parecía desconfiado de todos los nuevos viajeros, temerosos y perdidos en lugares que jamás habían visitado. El joven sacerdote no había sido una excepción, gracias a la gracia de los dioses y el sacrificio realizado por su padre el Obispo Heartfillia, había logrado huir con sólo unos pocos rasguños por medio de los intrincados pasajes subterráneos de la iglesia, las no tan conocidas catacumbas. Su transporte luego de salir de las catacumbas, no fue el más amigable y al llegar al siguiente pueblo le dijo que el Obispo sólo había pagado el viaje hasta allí, y le entrego un saco con algunas pertenencias que su padre había escondido para la huida, el joven sin saber lo que hacía vago por el poblado buscando provisiones y no demoró en rescatar una serie de rumores respecto al estado actual de Renais, los emergidos habían conquistado la capital y habían destruido las principales fortalezas del reino, la salida en masa de la población del país era inminente.

Escuchaste el último rumor de la caída del reino, dicen que una congregación eclesiástica se refugia en la aldea Rutteran al sur de aquí, al parecer son sobrevivientes de la invasión de la iglesia freliana.


El alma pareció volver al cuerpo, luego de haber deambulado por horas buscando alguna información importante, parecía que allí encontraría respuestas y no dudo en preguntarle a las mujeres si era real el rumor y que más sabían acerca de la congregación, sin embargo para su infortunio la charla ni siquiera comenzó, las mujeres lo miraron con desprecio y se retiraron del lugar sin dirigirle la palabra, estaba solo y sin respuestas, pero la luz al final del túnel era el rumor, debía dirigirse a la aldea portuaria de Rutteran.

Durante los días siguientes el camino a aldea costera fue agotador, entre caminatas y algunos tramos en carretas de carga, el joven curandero parecía estar más magullado que cuando salió de las catacumbas. Pero había logrado arribar al poblado de Rutteran, el lugar parecía tener un par de barcazas atracadas en un pequeño puerto de madera, y parecía haber gran actividad pesquera.
Afiliación :
- RENAIS -

Clase :
Priest

Cargo :
Sacerdote

Autoridad :

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
150


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El éxodo [Social][Priv. Alm]

Mensaje por Alm el Mar Oct 02, 2018 7:48 am

Una vez más, con una caja pesada y más grande que él, caminaba hacia las entrañas de aquel infernal transporte. Su primer viaje por mar había sido una pesadilla y estaba convencido de que ese segundo intento iba a ser igual de desalentador. Dejó la caja con las provisiones del viaje en la bodega y subió a la cubierta como si fuese un alma en pena. Le encantaba viajar y conocer el basto mundo que se extendía ante sus ojos, pero no estaba nada convencido del transporte con el que recorría ese mundo.

Sin embargo; no quedaba otra que resignarse y aunque su cara estaba pálida y procuraba mantener la vista fija en un punto, no salió ninguna protesta de sus labios. ¿Qué clase de caballero sería si continuamente se estaba quejando? Había trabajado muy duro para ganarse el reconocimiento de sus compañeros y que dejasen de tratarle como a un chiquillo, un barco no podía tirar por tierra todo ese esfuerzo.

La distancia entre Valentia y Magvel no era muy larga y en tres días llegaron a una de las ciudades portuarias de este continente. A Alm el viaje se le hizo eterno, pero luchó como buenamente pudo contra el mareo, aunque tuviese que estar abrazado a uno de los mástiles. Cuando por fin desembarcaron, bajó por la pasarela de madera con pasos temblorosos y una vez notó el suelo firme sonrió y agradeció a Naga el poder caminar por una superficie estable.

Oye, Alm —una voz a su espalda hizo que se girase y vio a uno de los generales con una naranja en la mano. —Apenas has comido nada, llévate al menos esto —lanzó la naranja y el chico la cogió al vuelo mientras asentía. Luego, como era costumbre en él, alzó la mirada hacia el cielo y esbozó una sonrisa. ¿Estaría Celica en aquel puerto?

Su misión era sencilla, tenía que ir con el resto de la cuadrilla y ver dónde necesitaban refuerzos. Habían llegado noticias acerca del estado del país y pensaron que igual necesitaban algún tipo de apoyo militar. Alm siguió a su grupo, al menos esa era su idea, pues de pronto un gato callejero se cruzó en su camino y se restregó contra sus piernas. No podía ignorar a tan adorable criatura, así que le dedicó un par de caricias y cuando el minino se fue y se incorporó, sus compañeros ya no estaban.

¡Agh! ¡Me he vuelto a quedar atrás! —se llevó las manos a la cabeza y quiso correr para ver si los alcanzaba, pero se detuvo bruscamente para no chocar con un chico de aspecto cansado. —¿Estás bien? ¿Necesitas ayuda?— le preguntó, dejando su problema para después. No parecía un mendigo, más bien parecía un viajero que lleva mucho tiempo en el camino.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Caballero

Autoridad :

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnearary [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
789


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El éxodo [Social][Priv. Alm]

Mensaje por Ari Heartfillia el Mar Oct 02, 2018 9:47 am

Al ver el poblado el primer pensamiento que recorrió al joven sacerdote es la paz y tranquilidad que gozaba la gente de aquel lugar, al estar alejado de las grande urbes no habían tenido que lidiar con las masacres de los emergidos, o al menos no aún. El curandero se cubrió con un manto y comenzó a recorrer el poblado, calle por calle, pero no encontró nada de lo que buscaba, los rumores esparcidos por la costa sur de Renais, no eran más que eso, sólo un rumor. Nadie del pueblo sabía de aquella congregación de refugiados y aunque varios ancianos reconocieron conocer al Obispo, ninguno lo había visto en años.
El camino del joven se volvió tortuoso, llevaba días caminando y sólo necesitaba descansar un poco y comer algo, así que tomo asiente en las bancas de lo que parecía una lugar de comidas, y abrió su bolso para rescatar lo poco que le quedaba de comida.

Sólo me queda esto -se dijo asimismo resignado mientras tomo un bocado de pan- este lugar es extrañamente tranquilo...

Pero tan rápido como realizó su acotación, fue que un bandido paso frente a él y le robo la bolsa con sus pocas cosas, el joven se reincorporo y corrió tras el rufián, no con mucho éxito debido al notorio cansancio físico, al cabo de unos minutos de persecución estaba en las orillas del puerto de Rutteran, entre pescaderías tratando de encontrar al bandido que le había robado sus cosas, entre su falta de orientación y la perdida del ruan, choco con alguien y cayó al suelo.

¡¡Auch!! -exclamó mientras se sobaba la cabeza por el golpe- Lo siento estaba muy distraído

Cuando abrió los ojos frente a él había un chico de pelo verdoso, que llevaba puesta una armadura metálica, parecía un caballero aunque tenía una mirada amable, y quien no dudó en preguntarle al débil joven si estaba bien. El sacerdote muy avergonzado por su torpeza, se levanto del suelo y sacudió la túnica que lo cubría.

Hola...disculpa por el choque soy algo torpe...estaba persiguiendo a un ladrón que robo mi bolsa, pero creo que lo perdí -dijo algo nervioso y luego hizo una pausa incomoda- Ehm mi nombre es Ari ¿Cual es el tuyo? -dijo mientras extendió su mano para saludar.
Afiliación :
- RENAIS -

Clase :
Priest

Cargo :
Sacerdote

Autoridad :

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
150


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El éxodo [Social][Priv. Alm]

Mensaje por Alm el Miér Oct 03, 2018 7:07 am

Al escuchar la disculpa del chico, movió las manos para quitarle importancia. Al fin y al cabo, él también había tenido culpa al chocar, pues se había lanzado a la carrera sin mirar y aunque llegó a frenar a tiempo, la colisión fue inevitable. Por suerte, parecía que el muchacho no se había hecho mucho daño y eso hizo que respirase tranquilo. No quería empezar con mal pie en aquel país completamente desconocido para él.

¿Un ladrón? —volvió la cabeza hacia la dirección que habría tomado el robabolsas y volvió a sentirse culpable por meterse en el camino. Esos tipos eran rápidos como zorros y una vez los perdías de vista, ya era complicado volver a encontrarlos. —Soy Alm —respondió y extendió una mano para saludar. —Lamento mucho tu pérdida ¿tenías algo importante? —se rascó la mejilla, pensando que esa pregunta no estaba muy bien formulada —Quiero decir, aparte de lo típico que se lleva en una bolsa.

Volvió a examinar a Ari con un rápido vistazo. No parecía ser alguien que llevase mucho oro encima, pero si un ladrón le había robado, era porque tal vez tuviese algo importante. O quizás, el hambre apretaba tanto el estómago del truhán que cualquier bolsa le venía bien. —Puedo ayudarte a encontrarlo. Seguro que alguien más lo ha visto y podemos seguir su rastro.

Sonrió con determinación, contento ante la posibilidad de poder echar una mano. Una vez más se había separado de su grupo por despiste, sí, y había chocado con un viajero que perseguía a un ladrón, también, pero oye, la intención es lo que contaba ¿verdad? Ojalá pudiese compensar su torpeza.

Ahm... lo cierto es que acabo de desembarcar y ya me he perdido ¿Eres de por aquí, Ari? Si te conoces bien el puerto, podremos dar con el ladrón. Si son como los de mi tierra, no se habrá alejado mucho de su escondite.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Caballero

Autoridad :

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnearary [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
789


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El éxodo [Social][Priv. Alm]

Mensaje por Ari Heartfillia el Miér Oct 03, 2018 9:22 am

El chico de armadura se alzó con una disculpa hacia el joven sacerdote, el joven aún algo atolondrado sólo había atinado a presentarse, y no esperaba una respuesta tan amigable, últimamente no lo había tratado muy bien y la última cara amable que recordaba era la de las hermanas de la iglesia y el Obispo. El curandero estaba nervioso y un tanto extrañado que un extraño del pueblo tuviese tanta disposición, así que no dudo en explicarle el contenido de la bolsa.

Un gusto Alm -dijo mientra hizo una pequeña reverencia, era algo muy acostumbrado en su educación-, mi bolsa contenía un par de pergaminos que el Obis...perdón mi padre puso para mí cuando comencé a viajar, algo de comida y ropa...creo que los textos serían lo más importante -esto último lo murmuró-, bueno al menos no robaron el poco oro que traía para el viaje.

No parecía estar muy cómodo hablando con Alm, el joven sólo había visto desgracia desde que salió de la Catedral de Frelia, así que no confiaba tan rápidamente en cualquier persona, y no sabía que información podía o no entregar, podía existir algún malintencionado que tomará la información de manera incorrecta y tratara de hacerle daño, luego de la conquista de los emergidos, el país parecía estar lleno de mercenarios en busca de tesoros. De pronto las palabras del joven con armadura parecieron tomar un vuelco y Ari pensó que podía entregar el beneficio de la duda.

En realidad me sería de mucha utilidad el apoyo de alguien, realmente me gustaría recuperar los pergaminos, no sólo son un buen recuerdo de mi padre, sino que además son parte de las enseñanzas de la iglesia en la cual crecí...-el joven detuvo su explicación, realmente no sabía si seguir contando detalles o no, pero prefirió guardar reserva hasta que conociese mejor las intenciones de su compañero casual- Pues creo que podría recordar claramente como era, pero la gente de este poblado no es muy participativa, pero presumo por su vestimenta que debiese estar en las cercanías de este puerto, ya que llevaba una especia de pañuelo atado a su brazo y me llamó la atención debido a que tenía un símbolo particular, parecía pirata o algo así, quizá si encontramos a más personas que lo lleven podremos hallarlo.
Afiliación :
- RENAIS -

Clase :
Priest

Cargo :
Sacerdote

Autoridad :

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
150


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El éxodo [Social][Priv. Alm]

Mensaje por Alm el Jue Oct 04, 2018 6:33 am

Parecía que no se había equivocado, aquel ladrón se había llevado algo importante y posiblemente, no apreciaría el valor de aquellos pergaminos. Es decir, ni él entendía la importancia que podían tener unos textos, un rufián como mucho los vendería a un mago o alguien que pudiese darles algún uso. Reparó en la corrección que hizo al referirse a su padre, pero decidió hacer como si no se hubiese dado cuenta. Comprendía el recelo que pudiese tener Ari, al fin y al cabo, acababan de conocerse.

¿Un pirata? —al mencionar aquella palabra, sus ojos vagaron a los barcos que estaban atracados en el puerto. Si en verdad era uno de esos ladrones del mar, la cosa se complicaba. Los piratas nunca estaban solos y si había hecho de la bolsa de Ari su botín, seguramente lo hubiese escondido en su barco. Pero eso no era motivo para echarse atrás, era un caballero y por lo tanto, su honor estaba en juego.

Bueno, esperemos encontrar a alguien que quiera decirnos algo —sonrió animado y miró a su alrededor, centrándose en el camino que había tomado el supuesto ladrón —¿Te parece si empezamos a buscar por ahí? —había un puesto ambulante de venta de anzuelos y redes de pesca. El señor aburrido que estaba tras el improvisado mostrador, tenía que haber visto a alguien correr.

¿Llevas viajando mucho tiempo? Debe ser difícil, sobre todo si vas a pie —comentó despreocupado, intentando que no hubiese un silencio incómodo entre ambos. Si el chico no quería responder no pasaba nada, pues estaba acostumbrado a tratar con gente silenciosa y desconfiada. Quizás, él era en extremo parlanchín.

Llegaron al puesto de pesca y preguntó al señor si había visto a alguien corriendo por el muelle. El hombre les lanzó una mirada hosca, antes de desviar los ojos hacia un lado y dijo de mala manera que si no iban a comprar nada no tenía porqué hablarles. —Caray, qué borde — comentó Alm una vez se alejaron del puesto —No me extraña que no consiga clientes... Pero ha mirado hacia aquí, no era muy bueno disimulando, ¿verdad? —rió divertido y señaló la dirección, esperando la respuesta de Ari.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Caballero

Autoridad :

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnearary [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
789


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El éxodo [Social][Priv. Alm]

Mensaje por Ari Heartfillia el Jue Oct 04, 2018 9:47 am

El joven sacerdote aún dudaba de las intenciones del joven caballero, pero Alm tenía una mirada amable y decidida, cuando se mencionó los piratas su mirada se puso mucho más seria, la situación parece haberlo puesto algo tenso, pero aún más decidido a buscar las cosas de Ari, quien se sorprendió de la entera disposición que tenía el espadachín. A pesar de toda la incertidumbre que le generó al curandero, tanto el encuentro con Alm, como el robo de sus cosas, decidió que se daría la oportunidad de conocer a alguien nuevo, quizá esa sería la forma de poder encontrar lo que buscaba.

- Me parece bien, aunque insisto que la gente de este pueblo no ayuda mucho -dijo algo decepcionado, aunque en el fondo sabía que si se trataba de piratas de la zona, la gente no ayudaría por miedo a las represalias que pudiesen ganarse de los rufianes. Ari había leído y escuchado historias de muchos piratas o corsarios de los mares cercanos a Magvel, los que parecían mantenerse a ralla gracias al reino de Renais, pero luego de la conquista de los emergidos, todo se había vuelto más caótico en un corto tiempo. - Pero esta bien lo intentaremos -dijo desanimado, mientras comenzó a caminar con Alm.

- En realidad no todo el camino lo hice a pie, también lo hice en carreta, a caballo e incluso en una especie de barcaza con ruedas, era un puesto mercante itinerante - dijo Ari un tanto animado, hace mucho que nadie le preguntaba por como estaba o como había sido su viaje, realmente sentía la necesidad de contar muchas cosas. - Aunque debo reconocer que mi inicio en este viaje no fue tan animado como lo cuento -murmuro con la mano en la boca, justo en el momento que Alm comenzó a hablar con el anciano del puesto de anzuelos.

- Te dije que no iba ha hablar -señalo el sacerdote en tono molesto, mientras Alm le explicó que la dirección del oeste el pueblo podía ser el lugar en que encontraran sus cosas. - ¡Cierto! -exclamó, sorprendido por la capacidades de percepción del caballero- Pues que esperamos vamos para allá.

El oeste del pueblo parecía ser un sector de algunos astilleros, en el lugar no parecía haber personas que trabajaran y sólo podía escucharse el sonido de las gaviotas con un sol que bajaba rápidamente, el atardecer estaba llegando, la visibilidad se iba reducir, y podía tornarse peligroso mantenerse en aquel lugar - Alm, crees ¿Qué nos acerquemos a algo?, siento como que nos observan -le dijo Ari con un tono nervioso.
Afiliación :
- RENAIS -

Clase :
Priest

Cargo :
Sacerdote

Autoridad :

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
150


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El éxodo [Social][Priv. Alm]

Mensaje por Alm el Vie Oct 05, 2018 6:28 am

Intentó imaginar el barco con ruedas que Ari había mencionado. Nunca había visto un transporte como aquel y sonaba bastante interesante, como si estuviese sacado de un cuento. Estaba tan acostumbrado a ver animales siendo monturas o tirando de carros que le resultaba bastante original el hecho de que una persona se inventase su propio transporte. La curiosidad le tentaba con hacer más preguntas, pero la razón le obligaba a no desviarse de su misión. Una vez recuperasen la bolsa, podrían hablar todo lo que quisieran ¿cierto?

La dirección que habían tomado les llevó a una zona que no inspiraba mucha confianza. Las sombras crecían conforme el sol iba bajando y dibujaban grotescas formas en el suelo y en las enormes cajas que había repartidas por el lugar, mercancías que esperaban a ser cargadas en los barcos. —Ahm... es posible. No es un lugar muy alentador —respondió, perdiendo un poquito la seguridad. El comentario del chico le había puesto en alerta y miró a su alrededor, hacia el lío de mástiles que les rodeaba y el laberinto de barcazas y alguna casa que hacía de almacén. Sostuvo la empuñadura de la espada, sin sacarla de su vaina, simplemente para sentirse un poco más seguro.

V-vamos, si es un pirata, no debe estar muy lejos —miró al contrario y se forzó a sonreír, para no transmitir su inseguridad. Ahora que lo pensaba, no parecía tener ningún arma ¿sería un mago? o tal vez, el báculo que llevaba... —Ari, ¿Eres un sacerdote? —expresó sus pensamientos en voz alta y se sintió más animado. Ese tipo de apoyo era muy bueno, la verdad.

Entonces, demasiado cerca para su gusto, se escuchó un ruido como de algo corriendo por entre las enormes cajas de carga. Alm no pudo evitar dar un brinco en el suelo y retrocedió un poco, aunque permaneció al frente, cubriendo a su compañero de un posible ataque frontal. —¿Q-quién anda ahí? —le hubiese gustado mostrar más seguridad en la voz, pero su corazón latía tan deprisa que a duras penas podía controlar el temblor de sus piernas. Frunció el ceño y sacó la espada, mirando a la oscuridad del falso callejón.

Tomó aire y dio un paso al frente, con la alerta a su máximo nivel. Escuchó un crujido y alzó la espada, dispuesto a dar una rápida estocada a cualquiera que se acercase. Más, para su sorpresa y alivio, una rata de tamaño considerable, salió de una cangrejera abandonada y pasó por debajo de sus piernas, huyendo. —Uf... ¡Por Naga! Menudo susto —bajó la espada y le dio un ataque de risa por la situación tan absurda.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Caballero

Autoridad :

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnearary [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
789


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El éxodo [Social][Priv. Alm]

Mensaje por Ari Heartfillia el Sáb Oct 06, 2018 12:17 am

A cada minuto que pasaban buscando el lugar se tornaba mas extraño, los ruidos inevitables productos de la brisa al golpear los botes atracado en la orilla del lugar, y extraños movimiento que hacían que el joven sacerdote se sintiera más incomodo y temeroso de lo que podría pasar, quizá en más de una ocasión habían pasado presentimientos negativos de este viaje pero nunca espero perder sus cosas de mano de un rufián sin ley. Aunque el viaje también había tenido algo positivo tenía un nuevo compañero que desinteresadamente lo había apoyado, le inspiraba confianza y seguridad, aunque parecía igualmente sentirse nervioso del lugar.

Alm parecía querer salir de ese lugar tanto como Ari, pero el deseo de obtener el resultado esperado los llevaba más y más profundo en el desdichado lugar, el joven caballero pareció observar en más de una ocasión a su compañero y dio cuenta que el cargaba un báculo o bastón con una campanilla, quizá señal de que podría ser algún tipo de mago, y había dado en el clavo al preguntar si era un sacerdote, pero en el momento que Ari respondería un ruido asusto a ambos y no pudo si quiera decir una palabra. - Sólo una rata -señalo aliviado mientras apretaba fuertemente su báculo y parecía esconderse detrás del joven con armadura, quien al cabo de unos segundo comenzó a reír a carcajadas. - ¿Porqué ríes en esta situación? -aunque la respuesta era algo obvio, un par de viajeros asustados por un animal que ni siquiera quería alterarlos, es un tanto patético.

La noche parecía llegar rápidamente tras los últimos rayos de sol que cubrían el lugar de búsqueda, y aunque parecía no tener frutos, de pronto algo llamó la atención del joven. - Alm mira aquí encontré algo -detrás de unas cajas habían una cantidad enorme de bolsas, sacos y mochilas las que parecían maniatadas, era el lugar del botín del rufián, aunque por la cantidad podrían ser más de uno. En el instante que logró ver el cinto de su bola inmediatamente aventó todo lo que estaba sobre él y lo alzó como si de un trofeo se tratase. - Este es...-antes de decir otra palabra un sutil sonido en el viento interrumpió y una flecha atravesó el bolso de Ari, haciendo que lo soltará y una voz se escuchó entre los almacenes.

- Este no es lugar para niños, regresen por donde vinieron a menos que quieran morir - dijo una voz profunda pero lejana, la situación había cambiado totalmente, ahora el peligro era inminente, así que el joven sacerdote decidió realizar una táctica de distracción. - Alm en cuanto a lo que habías mencionado antes, pues sí, si soy un sacerdote...-levanto su báculo y la campanilla tintineo- Dios no nos dejes caer en la oscuridad y ilumina nuestro camino con tu luz, llama que no daña revela lo oculto, fuego sagrado... -al terminar su oración apareció una llama sobre la callejuela que ocultaba a varios rufianes, que miraron atónitos la llama que flotaba en el aire - Eso los distraerá ¡Corre! -dijo mientra tomo su bolso del piso.
Afiliación :
- RENAIS -

Clase :
Priest

Cargo :
Sacerdote

Autoridad :

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
150


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El éxodo [Social][Priv. Alm]

Mensaje por Alm el Lun Oct 08, 2018 7:28 am

Su risa se apagó cuando Ari le preguntó. Se había asustado tanto por una simple rata que la situación se le había presentado tan absurda que no pudo evitar reírse de él mismo. Sin embargo, parecía que su acompañante no vio lo cómico del momento o tal vez y probablemente, era mucho más maduro que él. Agitó la cabeza, dejando las risas para después y siguió caminando por el tétrico lugar.

Estaba mucho más tranquilo, aunque no por ello bajaba la guardia. Un caballero siempre debía estar alerta, ya que el enemigo más ruin solía aprovecharse de los despistes. Interiormente, deseaba que la bolsa del joven no estuviese en uno de los barcos. "Por favor, que el ladrón no sea astuto" se decía mentalmente y cuando escuchó la voz de su compañero, pegó otro brinco. Parecía que Naga había escuchado sus súplicas, pues el muchacho había encontrado el botín detrás de unas cajas.

Woah ¡Qué cantidad de bolsas! —exclamó mientras se asomaba por encima de una de las cajas. No tuvo que preguntar si la bolsa de Ari estaba ahí, ya que el chico la había reconocido casi al instante. Observó la especie de nido de bolsas y se preguntó si estaba bien el marcharse sin más. Era muy complicado encontrar a los dueños de aquellos objetos pero... ¿estaba bien dejarlo así?

No pudo pensarlo demasiado, una voz grave hizo que mirase hacia atrás y de nuevo todos sus sentidos estuviesen alerta. Se mantuvo al lado de Ari y miró de reojo el entorno, temiendo que les hubiesen rodeado. Acaso, ¿esas bolsas eran un cebo? Antes de que pudiese pensar una estrategia, Ari habló y respondió a la pregunta que le hizo hace unos minutos. Los ojos verdes de Alm se abrieron casi a su máximo cuando vio la pequeña llama aparecer de la nada, como si los rezos del chico la hubiesen invocado de ninguna parte. Era increíble las cosas que podían hacer los adeptos a la magia.

La llama iluminó los toscos rostros de los bandidos y también sirvió de distracción. Alm asintió a las palabras de su compañero y echó a correr con él mirando hacia atrás por si les perseguían. —¡Han escapado por ahí, atrapadlos! —se oyó una voz que venía del frente, seguida de un montón de pisadas. Le superaban en número, sería una locura enfrentarse a ellos directamente. —¡Por aquí! —dijo y sostuvo el brazo de Ari al tiempo que giraba bruscamente y se colaban por el estrecho espacio que había entre caja y caja. —Esos tipos son grandes, por aquí no pueden meterse —explicó, moviéndose con cuidado pues el sitio era estrecho hasta para él y sólo podía caminar de lado. Cruzó hasta la otra punta y antes de salir del improvisado escondite, se asomó con cuidado para ver cómo estaba la cosa.

Está muy oscuro, no sé si hay alguien patrullando por aquí —comentó y volvió a esconderse, mirando al contrario —¿Crees que deberíamos correr o ir despacio escondiéndonos?
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Caballero

Autoridad :

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnearary [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
789


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El éxodo [Social][Priv. Alm]

Mensaje por Ari Heartfillia el Mar Oct 09, 2018 12:24 am

Las enseñanzas de la iglesia de Frelia siempre estuvieron enfocadas en ayudar al prójimo y entregar todo cuanto se pudiese, muchos sacerdotes fueron entrenados en el arte de la lucha, con el fin de ser reclutas al servicio de la ciudad, tenían de su lado la mano de dios, así que muchos fueron grandes guerreros, mientras que otros como el caso del joven Ari, decidió dar un poco más por el prójimo y vertió sus estudios en la magia, aunque el uso de báculos y bastones era algo común entre los maestros de magia de la iglesia, la línea de estudio siempre es altruista, con el fin de proteger a otros, la sanación y la protección. Aunque existe una serie de enigmas propios de la magia que llevaron a muchos clérigos a concebir el estudio de la magia como algo dañino o protector del mal, según las antiguas leyendas con el fin de dar luz a la oscuridad que se avecina, estos escritos fueron sellados como tabú.

El joven Ari pensaba en cada paso que daba por las calles adoquinadas de la ciudad puerto, huyendo como si de ladrones se tratase, junto a una compañía extraña, un caballero entrenado en el arte de la espada. Si le diese un par de vueltas más se vería como compañeros de batalla frente a la impunidad de los ampones que sembraban el terror a los viajeros en Rutteran, sin embargo un sentimiento de culpa atormentó al joven sacerdote, mientras era jalado hacia los callejones más estrechos de los almacenes portuarios, una protección para las eventuales flechas y para los enormes guerreros piratas que se abalanzaban contra los viajeros. Logré realizar ese encantamiento...pero es malo sentirme bien por ello...aun resuena en mi cabeza las prohibiciones de mi maestro. El joven curandero no sabía que hacer había abierto la puerta hacia algo desconocido, no tenía claridad que pasaría ni si recibiría castigo divino, pero no lograba pensar en otra cosa que en aquella invocación.

Al cabo de unos minutos se detuvo en el callejón, y sus pensamientos se tornaron confusos, sentía su corazón latir muy rápido, parecía no escuchar a su compañero de huida, pero de pronto sintió la energía mágica disiparse, retrocedió su mirada para percatarse de que su llama había desaparecido, y la voz de Alm quebró el momento de tensión. El sacerdote miro al caballero sin saber la respuesta que debía dar, nunca había estado en esa situación y sólo había reaccionado, la tensión pareció caer en sus hombros en aquel momento.

- Alm realmente no se que hacer -dijo con voz algo temblorosa- ni siquiera sabía que lograría invocar la luz de forma correcta -apoyo su cabeza contra su báculo, tratando de buscar la respuesta- intentemos ser sigilosos no se si podré distraerlos de nuevo, ¿Estarías preparado para luchar?.
Afiliación :
- RENAIS -

Clase :
Priest

Cargo :
Sacerdote

Autoridad :

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
150


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El éxodo [Social][Priv. Alm]

Mensaje por Alm el Mar Oct 09, 2018 7:35 am

Batalló con su propio nerviosismo, intentando esperar sereno a la respuesta de su compañero. Las voces y los pasos de los piratas hacían que estuviese con los nervios a flor de piel, pero tenía que estar tranquilo, aunque fuese de una manera aparente. No conseguiría nada mostrándose nervioso o metiendo prisas innecesarias. Alzó la mirada hacia el borde del gigantesco almacén, vigilando que no les pillasen desde arriba y escuchó la respuesta de Ari.

¿No puedes? —interrogó, más bien mostrando una duda que reprochando. No tenía ni idea de cómo funcionaba la magia, por lo que no tenía sentido presionar o juzgar al chico para que sacase unas capacidades que no entendía. Agarró la empuñadura de su espada y la sacó de la vaina, asintiendo con la cabeza —Si nos rodean seremos comida para ratas, pero haré todo lo posible para que no se nos acerquen —prometió, golpeándose el pecho con el puño que tenía libre.

Volvió a asomarse con cuidado por el borde de la caja. A su frente, la oscuridad era tan intensa que a duras penas podía distinguir lo que era pared de lo que no. Si al menos hubiese algo de luz... aunque, pensándolo bien, eso delataría su posición. Mantuvo el oído bien alerta y aguardó, casi conteniendo la respiración, a que no se escuchase nada. —Vamos, creo que está despejado —dijo en un susurro, moviendo la mano para que le siguiese. Echó a correr hacia los almacenes que había enfrente. Estos eran más pequeños y tuvo que agacharse para permanecer completamente escondido.

Veo una luz —dijo señalando a su derecha. Una luz anaranjada, posiblemente de un farol, caminaba hacia donde estaban ellos. Torció el gesto, pensando que los bandidos no tenían ningún interés en delatar su posición. Sabían que tenían las de ganar.

¡Por aquí no hay nadie! pero estoy convencido de que aún andan cerca.

La voz del pirata a su espalda hizo que mirase rápidamente y divisó otra luz mucho más lejos, pero que poco a poco se iba acercando hacia donde estaban. Sostuvo con ambas manos la espada, pensando lo más rápido que pudo y llamó la atención de su compañero —Ari, te voy a pedir un favor muy grande —susurró, vigilando los dos costados —¿Puedes salir hacia donde está el pirata del farol? te verá e irá a por ti, pero yo le sorprenderé y le dejaré fuera de combate —pedía demasiada confianza por parte del otro, pero no le ocurría otra manera. Se mordió el labio inferior, dudoso y volvió a preguntar —Si tienes una idea mejor, soy todo oídos.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Caballero

Autoridad :

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnearary [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
789


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El éxodo [Social][Priv. Alm]

Mensaje por Ari Heartfillia el Miér Oct 10, 2018 11:12 pm

La noche calló completamente y la oscuridad cubría cada rincón después de que la flama mágica se desvaneciera, los ruidos incesantes confundían hasta al más audaz, la voz del espadachín hizo que el joven sacerdote reaccionara un poco, y mientras el joven parecía concentrarse en la posición de peligro en la que estaban el sacerdote comenzó a darse cuenta que quizá su magia podría ser útil de alguna forma, aunque no sabía exactamente como la lograría ocupar bajo esa presión.

Al cabo de unos minutos el grito de uno de los maleantes entrego unos minutos de tranquilidad, los piratas realmente habían quedado confundidos con el hechizo del joven sacerdote y no habían encontrado su posición, pero esa paz no era duradera, las luces de las farolas que sostenían los piratas a lo lejos, hacían notar que aún buscaban aunque en un lugar más lejano, si continuaban así no lograrían escapar con vida. El respiro momentáneo fue interrumpido por la mirada fuerte de Alm, que con todo valor le pedía a Ari servir de presa para que pudiesen tener una escapatoria.

- ¿Que quieres que haga? -de pronto la explicación de Alm lleno de temor y desconfianza al sacerdote, pensaba que la táctica podría servir hasta para que el espadachín huyera y el se enfrentara solo a los ladrones, pero trato de despejar los pensamientos negativos, la tensión del momento hacían estragos en su calma habitual. -¿Quieres que sea un anzuelo? -dijo cuando recordó que uno de los sacerdotes de la orden freliana le había enseñado a pescar cuando era muy pequeño y desde ese momento entendía la idea de atrapar una presa grande sacrificando una presa más pequeña- Creo que lo podría hacer...-las dudas comenzaron a socavar la confianza de Ari, pero no encontró nada mejor que levantarse de su escondite y dirigirse hacía la luz en la orilla del puerto- Si no lo hago inmediatamente no lo haré...así que iré -dijo con poca confianza y mucho nerviosismo. El joven Alm había demostrado confianza y desinterés al ayudar al sacerdote en la búsqueda, le había tendido al mano en un momento de necesidad, lo mínimo que podía hacer era devolverla, si era un trampa se entregaría a la consigna de Dios, si no lo era quizá sería el mejor plan que pudiesen tener para escapar.

El sacerdote se arrastraba suavemente por los muros de los almacenes, al acercarse a la farola, la visión era la obvia, un pirata sostenía su mano derecha la luz y en la izquierda una enorme hacha que tenía enormes magulladuras y marcas de sangre, el peligro era evidente pero no tenían más alternativas.

- ¿Quien anda ahí? -gritó el pirata al ver una silueta acercarse.- ¡Soy al que buscas, pirata idiota! -le exclamo mientras el pirata enfurecido se abalanzó sobre el joven, alzando su brazo izquierdo, lo único que logró ver fue la farola caer al suelo mientras la enorme hacha se abalanzaba contra el, y en un intento de limitada protección intentó bloquear el golpea con su báculo y cerro los ojos. El único pensamiento que paso por su mente fue ¡Hazlo Alm!.
Afiliación :
- RENAIS -

Clase :
Priest

Cargo :
Sacerdote

Autoridad :

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
150


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El éxodo [Social][Priv. Alm]

Mensaje por Alm el Sáb Oct 13, 2018 7:31 am

Sabía que le estaba pidiendo un compromiso muy grande al sacerdote, pero por más que buscaba otra manera de hacer las cosas, no la encontraba. Además, le empezaba a preocupar la cercanía del otro tipo que venía por la retaguardia. Si los dos llegaban al mismo punto estarían acabados. Sería muy triste morir ahí... todavía tenía que encontrarse con Celica y además ¿qué clase de caballero ayuda a un joven a recuperar su bolsa y le envía a la muerte? Su épica no podía terminar de esa manera, era un final demasiado patético.

Pero Ari aceptó y aunque le sorprendió bastante esa respuesta, mostró una gran sonrisa, agradecido por aquella confianza. La verdad es que el chico era muy valiente, más le valía a él no fallar o jamás se lo podría perdonar. Se volvió para rodear la caja que le refugiaba y así poder salir por el pasillo perpendicular. Por suerte, no necesitaba luz para saber que el pirata había mordido en el anzuelo, pues tenía el mismo sigilo que una unidad acorazada. Corrió por el pasillo, espada en alto, directo hacia la anaranjada luz del farol y cuando estuvo lo bastante cerca, salvó la última distancia con un gran salto.

El filo de su hoja impactó con del hacha, haciendo que ésta última se desviase y cortase el aire, haciendo que su usuario luchase para no perder el equilibrio. Aterrizó delante de Ari y antes de que el pirata entendiese lo que había ocurrido, le golpeó con la empuñadura de la espada en la cabeza, haciendo que perdiese el conocimiento. El farol cayó al suelo y se rompió, haciéndose de nuevo la oscuridad.

¿Me ayudas a apartarlo del camino? —preguntó mientras tiraba de uno de los brazos del bandido hacia el pasillo por el que había salido —si su compañero no lo encuentra, pensará que no estamos por aquí... —ahora que lo pensaba, el otro pirata estaba tardando demasiado. Miró hacia atrás, dándose la vuelta bruscamente, pero estaba tan oscuro que no podía ver nada. —Espero que no nos sorprendan por la retaguardia...

Volvió a tirar de los brazos del hombre inconsciente, pero pesaba tanto que apenas podía arrastrarlo. —¡Ngh! Cómo pesa... ¿acaso los piratas desayunan tiburones? —tiró con más fuerza, tanto que el guantelete del señor se soltó y por la inercia, Alm cayó hacia atrás, quedando en el suelo sentado. —Malditos piratas...
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Caballero

Autoridad :

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnearary [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
789


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El éxodo [Social][Priv. Alm]

Mensaje por Ari Heartfillia el Sáb Oct 27, 2018 1:42 am

El metal resonó en los oídos del sacerdote, que se sintió por un instante aliviado por no haber recibido el golpe, era una situación que jamás había vivido pero que parecía que se reiteraría en el tiempo. Los rápidos movimientos de Alm tomaron al pirata con la guardia baja y logró realizar la hazaña de derrotar al maleante sin ningún rasguño. Ari sentía su pecho agitarse y le costaba un poco respirar y su rostro denotaba la tensión del momento. Pero al caer el cuerpo inconsciente del pirata era momento de tomar decisiones, el sacerdote no lograba controlar su nerviosismo y sólo se mantuvo sentado el instante mientras a sus pies estaba un peligroso ladrón tirado.
Las palabras del espadachín que intento mover el cuerpo tenido con dificultad, interrumpió sus pensamientos, y aunque no esbozo una palabra Ari pareció reincorporarse levantando su cuerpo apoyado en su bastón, a pesar de que el encuentro con el joven Alm había sido fortuito, había demostrado confianza en él como para seguirlo en sus decisiones, sobre todo en la idea de esconder el cuerpo del hombre. Las palabras que siguieron intentaban calmar la tensión facial notoria del sacerdote, que aunque intentaba quitarla no podía hacerlo.
- Si...si te ayudaré -dijo casi en susurros- pareces muy acostumbrado a derribar gigantes ladrones, tratas todo esto con mucha naturalidad -dijo cuestionando la soltura de Alm, al referirse al pirata- espero que lo hayas dejado fuera de combate por el tiempo suficiente para huir de este lugar, creo que no soportaría otro encuentro así, para mí es algo difícil de procesar. -a continuación comenzó a esforzarse para tomar el otro lado del pirata para arrastrarlo hacía algún lugar- Durante toda mi vida conocí solamente a la gente la ciudad de Frelia, los estantes de la Biblioteca y los muros de la iglesia, mi vida era pacífica y seguía la guía de nuestro Dios, pero ahora, todo es un desastre, hay guerras y disputas por todos lados, los maleantes se aprovechan de los débiles, realmente es lo que Dios quiere para nosotros -dijo con sus ojos llenos de lagrimas mientras caminaba lentamente por la carga.
Afiliación :
- RENAIS -

Clase :
Priest

Cargo :
Sacerdote

Autoridad :

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
150


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El éxodo [Social][Priv. Alm]

Mensaje por Alm el Miér Nov 07, 2018 8:55 am

Gracias a la ayuda del sacerdote, pudo mover el cuerpo del pirata inconsciente a las sombras del estrecho callejón. Se mordió el labio inferior cuando Ari preguntó si estaría el tiempo suficiente fuera de juego como para que pudiesen escapar y aunque  bien sabía que los golpes en la cabeza con el pesado metal de una espada eran bastante contundentes, dudó un poco sobre su estrategia. —Voy a atarle las manos por si acaso se despierta. Eso nos dará aún más ventaja —respondió con firmeza y retiró uno de los cordones de sus botas para poder maniatar al truhán.

Mientras hacía su labor, escuchó las palabras del joven y no pudo evitar agachar la mirada con tristeza. —Son tiempos difíciles para nosotros, los jóvenes —comentó y pensó que en cierto modo, sus vidas no eran tan distintas. —Tú has sido escogido en el campo de la Iglesia, a mí me pusieron una espada en las manos para poder defender a los débiles —soltó un suspiro, recordando con cierta nostalgia los tiempos en los que su única preocupación era ganar a sus amigos en ver quién esquilaba más ovejas.

Se puso en pie y empujó un poco más el cuerpo del pirata para asegurarse de que estaba bien escondido entre la caja de almacén y la sombra de la misma —No entiendo mucho de estas cosas, pero no creo que los dioses nos hayan puesto las guerras y los bandidos por diversión. Nosotros somos libres de escoger ser buenas personas y ayudar o por el contrario, aprovecharnos de los débiles —quería creer al menos eso, porque entonces, ¿para qué rezar a un dios que sólo busca la destrucción? —Ahm, bueno, es mi opinión. Por supuesto, tú sabrás más sobre este campo... al fin y al cabo, has estudiado muchas cosas —sonrió para intentar disipar el pesimismo que parecía haberles invadido.

Intentemos salir de una pieza primero y luego ya discutimos ¿te parece? —propuso, antes de separarse del pirata y volver a la encrucijada, asomándose por el borde del contenedor. El compañero del pirata se aproximaba, así que hizo una señal a Ari para que se pegase lo máximo posible a la superficie de la caja. Por supuesto, él hizo lo mismo y hasta que no dejó de escuchar los pasos del bandido, no volvió a asomarse. —Uf, parece que no nos ha visto —miró al frente y señaló el siguiente callejón —creo que si logramos ir todo recto, saldremos de aquí sin problemas, pero habrá que ir con mucho cuidado.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Caballero

Autoridad :

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnearary [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
789


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El éxodo [Social][Priv. Alm]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.