Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[LotA] Sindri vs Khigu [Ronda 2]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[LotA] Sindri vs Khigu [Ronda 2]

Mensaje por Narrador2 el Sáb Sep 29, 2018 3:58 pm

Grupo D - Ronda 2 - Sindri vs Khigu.

Las peleas constaran de temas un de 4 post por luchador (8 respuestas), donde se considera el primer turno introductorio, el segundo y tercer turno de combate. Tras el tercer turno, entrará una cuenta Narrador a ayudarles a definir quién debería ganar, realizará un calculo del "potencial" de ambos personajes en el combate sumado al resultado de un dado aleatorio para meter un poco de azar y diversión, ganando quien logre tener el número más alto. De este modo, influenciará qué tan fuerte sea su personaje o qué tan bien equipado esté, pero la suerte también tendrá su influencia.

El calculo será el siguiente:
arma utilizada + progreso del pj + dado d4

Arma utilizada: valor del 1 al 4, siendo 1 bronce y 4 arma legendaria.
Progreso del pj: valor del 0 al 3, segun la cantidad de barras de experiencia completadas por el pj.

Definido así cual será el ganador, en el último turno se rolea ese desenlace.

Inventario :
Premio misterioso
Tónico de res. [2]
Tónico de def [2]
Elixir [2]
Arco de bronce [2]
1620 gold

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
3724


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [LotA] Sindri vs Khigu [Ronda 2]

Mensaje por Sindri el Vie Oct 05, 2018 5:15 pm

El enorme portón de metal de la Arena de Regna Ferox se abrió una vez más, arrojando así luz en el frío y oscuro túnel. El chirriar de las cadenas y el estruendo del metal contra metal era una cacofonía bastante desagradable, pero al Hechicero lo que más le molestó fue que la luz echara las frescas y agradables sombras del pasillo. Más incluso que el sonoro estruendo de aplausos, gritos y demás chillidos provenientes de las gradas… ¿Le estarían vitoreando a él? ¿A su contrincante? ¿O simplemente se habían dejado llevar y estaban clamando al coliseo el siguiente combate? Era difícil de saber, demasiada gente y demasiadas razones a tener en cuenta, no estaba en su naturaleza aventurar cosas por el mero hecho de hacerlo. Pero todos ellos con el mismo objetivo, ver el siguiente combate. Panem et circenses. Altea sabía bien lo que estaba haciendo con aquel torneo.

Poco a poco y con un poco de mala gana, Sindri se separó de sus queridas y frías sombras y se encaminó hacia la arena. Costaba creer que él, de entre todos los participantes, hubiera pasado de ronda y continuara en el torneo. Él, que no estaba ahí por fama ni por fortuna sino en un trabajo de investigación, mientras que diestros guerreros, aguerridos luchadores y seguramente más gente interesada en ganar se habían quedado ahí. No sabía bien cómo conciliar eso con la moralidad que creía enterrada tras capas y capas de años y entrenamiento en las Artes Arcanas. La victoria sentía bien, pero no tenía mucho más valor para él que lo que podía anotar en sus notas al anochecer y, además, todo el mundo decía que “se aprende mucho más de una derrota que de una victoria”. Pero, claro, el objetivo del juego es tratar de ganar y si no lo intentase él por todos los medios que podía… entonces estaría rompiendo las reglas. Y un juego con las reglas rotas no es divertido en absoluto. ¿No estaban ahí para pasar un buen rato? Bien que se divertían los espectadores…

Cuando los rayos del sol le rozaron el muchacho fue cegado por unos instantes, momento que aprovechó el público para ensordecerle con un rugido atronador. ¿Sería demasiado tarde para volver adentro? Mientras sus ojos se acostumbraban de nuevo a la luz diurna, Sindri se encaminó paso a paso hacia el centro de la arena, lugar designado para encontrarse con su adversario. O, en este caso, adversaria, puesto que ya sabía de antemano quién sería su contrincante en aquel combate de entretenimiento. De hecho, él mismo había acudido a los dos combates anteriores de la guerrera, que se había ganado su puesto en aquel torneo mucho más que él. Otra persona de su pasado, de hecho.

Con todos ustedes, damas y caballeros… ¡Sindri!

La misma presentación que en el combate anterior, de nuevo bastante vacía comparada con los títulos que los espectadores podían oír en otros combates. Seguía sin tener ningún título y no se sentía suficientemente apegado a las tierras del norte de Elibe para hacerse llamar “Sindri de Ilia”. “Sindri de Elibe” era demasiado vago incluso para ser considerado por un momento. Quizá en el futuro cercano tendría que hacer algo digno de ganarse un título, ya comenzaba a estar cansado que incluso Dark Sages lo tuvieran y él no. Y, claro, no podía ser un título menor o uno de esos que dan risa: necesitaba un apodo que llenara el corazón de temor al ser pronunciado, igual que los que ostentaban los Hechiceros legendarios.

Pero no estaba ahí como Hechicero, precisamente, por raro que pudiera parecerle a alguien que lo hubiera conocido por cinco minutos. El libro rojo que portaba bajo el brazo no era un grimorio de Magia Arcana sino uno de Magia de Ánima… concretamente un Tomo de Archfire, el mismo que utilizó en el combate anterior. Lo mostró a la audiencia con aire teatral, casi triunfante, y los espectadores le devolvieron una pequeña ovación que al muchacho le encantó. Al fin y al cabo, era un “mago bueno”, uno de esos que merecen vítores y alabanzas cuando mueven sus manos diestramente y la magia les responde (“Porque así funciona la magia, ¿no?”). No estaba mal ser reconocido de vez en cuando… ¿Se sentirían así siempre los magos de Ánima? ¿Los protagonistas de una historia heroica? ¿Lanzadores de conjuros queridos y amados por el pueblo? No estaba mal. Nada mal. Es decir, la Magia Arcana seguía siendo superior en todos los sentidos de la palabra, claro. Claro.

Sea como fuere, no se sentía capaz de usar la Magia Arcana contra un conocido. Simplemente era imposible. Había visto durante años el daño que podían causar las Artes Arcanas y no se lo podía desear en absoluto a la Guerrera Khigu. Pero eso no quería decir que estuviera subestimando en absoluto las habilidades de su contrincante, nada más lejos de la realidad… él las había podido ver de primera mano en Ilia hace algo de tiempo. Es necesario recalcar que la Magia de Fuego era también una arma terrible y digna de ser utilizada respetuosamente contra un rival de alto calibre en la Arena de Regna Ferox.

Y, todo sea dicho de paso, enfrentarse a aquella afilada y mortal hacha no es que le hiciera especial gracia…

Off:
Sindri emplea en este combate su Tomo de Archfire.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Worm [2]
Tomo de Archfire [3]
Tomo de Nosferatu [4]
.
.

Support :
Lyndis
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2606


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [LotA] Sindri vs Khigu [Ronda 2]

Mensaje por Khigu el Vie Oct 12, 2018 11:14 pm

Dos días habían pasado desde su ronda "extra". El pequeño pero poderoso dragón Jafar había tal vez perdido en aquel torneo contra ella, mas Khigu había sentido como si su pelea no hubiera sido muy larga, que no se había hecho justicia la fuerza que aquella criatura poseía, que ella sabía. Pero por otro lado, ¿cómo no se iba a sentir vigorosa y llena de orgullo por su propia victoria?

Las nuevas rondas habían comenzado con normalidad, el plantel de participantes se había reducido bastante, el público andaba ahora mucho más emocionado. Los contrincantes que habían tocado anteriormente a ella habían sido fuertes, no dejaba de emocionarse viendo todas las peleas.

Pero hoy, ahora, era de nuevo su turno. Y vaya sorpresa se llevó al descubrir quién sería su rival esta vez. Aunque más que importar eso, se volvería a preparar tal y como era su costumbre, estaba en un torneo. Fuera lejos de su país, de sus normas... Ella seguiría marcando en su piel el ritual que la declaraba como aspirante al miembro más fuerte de aquella arena; de nuevo y tal como lo había hecho con las anteriores peleas, se pintó aquellas lineas tribales de color blanco en su rostro y por las partes descubiertas de su cuerpo, su cabello recogido en una coleta alta, atada con un lazo verde que tanto significaba para ella, salvo con la diferencia tal vez que seguía con unas vendas en una parte de su brazo debido a la mordida de Jafar. Se había curado, pero tuvo que hacer caso cuando le recomendaron tapar la herida si iba a seguir luchando. No importaba, pero se sentía extraña sin su cubrebrazo sólo ahí.

Una vez lista, salió a su nombramiento una vez más, "Khigu la cazabestias". Por alguna razón, ahora el público era más ruidoso al escuchar aquel título. Estiró sus extremidades y se crujió los huesos de camino al centro de la arena.

Y es que, ¿cuántas lunas habían pasado? Recordaba como después de que sus caminos se separasen y ella se encontrara con Lyn y Luzrov, se había ido de Elibe en busca de varios asuntos... no sólo el usual motivo de hacerse más fuerte, la desaparición de Salkhi dejándola con sólo su cuchillo, volver a ver a su amigo Naruga, el paradero de aquellos emergidos, encontrar cierto cadáver...
Pasando por Valentia, tomando aquel barco en el que naufragó hasta Magvel, donde tuvo algunas interesantes "aventuras" con gente nueva, de ahí había pasado por el continente desconocido de Tellius, hasta que fue ahí que se había enterado de este torneo en aquella posada de mala muerte.
Ciertamente hacia muchos años que no realizaba un viaje tan largo. Aunque nunca lo había hecho sola.
Pero sin duda lo que más le sorprendió tal vez, es que en Regna Ferox se estaba reencontrando con mucha de la gente que conocía, le cayeran bien... O mal.

En este caso, mentiría si dijera que no se sentía nerviosa, expectante. Esperaba su combate con aquel simpático hechicero que había conocido lunas atrás.
Era extraño admitir que por una parte, le daba bastante curiosidad sentir los efectos de aquella magia oscura en su propia piel...

Sonrió a Sindri nada más verlo de frente. - Heh. -Era una sonrisa confiada.

No se contendría. Recordaba como el hechicero era capaz de curarse con su propias habilidades, así que podía hacerle el daño que quisiera. Eso le aliviaba bastante, pues el flacucho no era alguien que pudiese aguantar físicamente sus hachazos sin tener un "as bajo la manga"... o bajo la capa, sobre el hombro.

Agarro su hacha con ambas manos y apunto el filo mas grande hacia delante. Lo enseñaba, a él, al público; el arma con el que pensaba luchar con él a pesar de que fuera un usuario de magia. Lo daría todo aún si sabía que nunca se le había dado tratar bien con ellos, en cualquiera de los sentidos.

- ¡Vamos, Sindri! -exclamó, permitiéndole el primer paso, como había hecho con sus compañeros, al ser los primeros que tenían que pisar la arena.


Off:
Uso hacha de acero.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Reaver

Cargo :
Cazadora

Inventario :
Vulnerary [1]
Tónico de def [1]
Hacha de madera [1]
Hacha de madera [1]
Hacha de plata [7]
.

Support :
Lyndis
Salkhi
Zephiel
Sindri

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2240


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [LotA] Sindri vs Khigu [Ronda 2]

Mensaje por Sindri el Vie Oct 19, 2018 7:05 pm

¿Cómo se suponía que debía mantener el porte ante aquella sonrisa?

¡Él era un Hechicero, un representante de los Poderes Más Oscuros de este mundo! ¡No podía derretirse a la primera de cambio! Pero… ¿Podía alguien culparle? Ninguna mujer jamás le sonreía, más bien al contrario, casi todas las mujeres que había conocido hasta el momento eran gélidas, estoicas, devotas a una causa o profesionales hasta decir basta. Una mujer sonriéndole… no podía acabar de creérselo, así que pensando en lo que eso podía significar Sindri no pudo evitar jugar distraídamente con su flequillo con su mano libre, casi como si lo estuviera intentando rizar. Del mismo modo, tampoco pudo evitar enfadarse consigo mismo cuando se descubrió a punto de soltar una risita tonta como respuesta. ¡¿Acaso se había convertido en una muchacha de pueblo bobalicona y enamoradiza?! ¿Qué era lo siguiente, un aleteo de pestañas y un cruce de brazos debajo del pecho? ¿Acaso no recordaba que había entrado a la arena para combatir y no para otros menesteres? Aunque bien era cierto que preferiría reencontrarse con ella en otro lugar, como por ejemplo en un caro restaurante de esos con mesas individuales adornadas con caros candelabros…

Guerrera Khigu, celebro verla de nuevo sana y salva. – mencionó con voz melosa después de asegurarse con algunos carraspeos previos que no tenía la garganta seca. Y mira que la notaba tan falta de líquido como las mismísimas planicies de Sacae. Aprovechó para acompañar tales palabras con una correcta reverencia, dedicándole a la mujer el respeto que merece por sus habilidades bélicas – Espero que le haya ido todo bien desde nuestro encuentro en Ilia y que sus viajes hayan sido prósperos y fructíferos. – sólo entonces se incorporó de la reverencia, vistiendo una sonrisa él también. Lo bueno de las reverencias es que, además de ser completamente correctas y virtuosas, ocultaban la cara de uno durante unos instantes de la vista de cualquier otra persona. Salvo que la persona estuviera tendida en el suelo, claro, pero no era el caso. Esos momentos para configurar una cara sonriente (siempre sonriente) valían su peso en oro – ¡Oh! Permítame felicitarle por sus dos victorias anteriores en este torneo. ¡Fueron unas verdaderas demostraciones de fuerza y maestría! Estuve animándola desde las gradas, pero no sé si me pudo escuchar. – claro que no, su voz no era más que una gota en un océano o un grano de arena en una playa. Pero las alabanzas eran debidas y, en cierto modo, se alegraba de tener a la feroz hachera delante de él para podérselas dedicar. No tanto se alegraba de tener aquella hacha apuntando directamente a su cuello.

Por favor, no se contenga lo más mínimo contra mí. ¡De veras! Deseo un combate del que se hable durante décadas. Siglos, incluso. – cuanto más encarnizada fuera la lucha, más datos podría extrapolar luego. Por lo tanto, una lucha en la que la mujer de Sacae fuera directamente a tratar de separarle la cabeza del cuello daría los mejores resultados posibles. Probablemente. Otra cosa es que no pudiera defenderse contra ella si luchaba a plena potencia, pero ya se enfrentaría a ese potencial problema cuando surgiese – Espero de todo corazón que alguien como yo sea un digno rival para usted. – y, con esas palabras, el muchacho concluyó con su conversación pre-combate y se dedicó a esperar que el árbitro anunciara el inicio del enfrentamiento con tranquilidad, paz y sosiego.

Una vez el encargado dio por iniciada la batalla y la mujer le mostró que le ofrecía el primer movimiento, Sindri abrió con parsimonia el Tomo de Archfire y comenzó a canalizar poder mágico a través de él. Y bien, ¿Cómo podía iniciar el combate? La Custodia Alanna había demostrado que una bola de fuego era completamente inefectiva incluso si escondía dentro un pilar de fuego. Sí, las explosiones eran efectivas y una quemadura podía causar estragos en la movilidad de un enemigo. Mas… primero debía acertar, y sus peripecias en el combate anterior le habían mostrado que si bien el fuego podía expandirse y causar estragos, dependía en gran manera de la presciencia del lanzador de conjuros. Tal vez, y sólo tal vez, tendría que haber prestado un poco más de atención a la Magia de Trueno y la Magia de Viento antes de escoger un segundo grimorio. Mucho menos destructivas (al menos la de Viento, dudaba que un rayo le sentara bien a nadie) que la Magia de Fuego, pero lo compensaban con precisión o siendo difíciles de esquivar. Pero es que una vez habías probado las mieles de la Magia Arcana, precisa y destructiva a partes iguales, era tan difícil emplear otro tipo de hechizos… simplemente, los resultados no eran los mismos.

Alzando su mano libre, comenzó a moldear la magia justo encima de su palma extendida una vez más, dejando que tomara la forma de una ya conocida esfera ígnea girando a escasos centímetros de su piel. ¿Qué hacer? ¿Qué hacer? Si la lanzaba contra el suelo la mujer simplemente podía correr hacia otro lugar y evitar por completo la explosión… el lugar era suficientemente grande para aquellas maniobras. Podía tratar de lanzar la bola de fuego donde estaba ahora su oponente y quizá eso le serviría para evitar un ataque directo, tal vez incluso podría marcar el tempo de la batalla. Pero, pensándolo mejor, la Guerrera Khigu era alguien experimentada en mil batallas por lo que dudaba que se dejara amedrentar por cualquier explosión, por muy de Tomo de Archfire que fuese. No, necesitaba algo un poco… innovador. Algo que fuera tan inteligente, o tan estúpido, que a nadie curtido en batalla se le ocurriría por un momento. Algo sorprendente. Algo como…

Con una sonrisa entretenida, Sindri lanzó la esfera candente en una perfecta línea recta entre él y el lugar donde la nómada de Sacae se encontraba en estos momentos. La bolita de fuego surcó la distancia de manera errática, ahora acelerando, ahora casi deteniéndose por completo. Ahora ascendiendo, ahora descendiendo casi hasta tocar el suelo. Ahora bailando, ahora determinada a recorrer toda la distancia de un tirón. Pero, justo cuando había recorrido tres cuartos de su camino, el Hechicero cerró con fuerza el puño dando así una silenciosa orden al hechizo, que respondió al instante. La esfera se colapsó en sí misma y desencadenó un brillante y fogoso pilar de fuego que se elevó varios metros hacia el cielo, derrochando calor a diestro y siniestro y creando una pantalla de llamas entre él y la mujer, ocultándolo así.

Necesitaba tiempo para pensar una estrategia mejor que lanzar hechizos al tuntún y, siendo sinceros, tenía curiosidad por saber cómo se enfrentaría la Guerrera Khigu a una torre de llamas en pleno centro de la arena.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Worm [2]
Tomo de Archfire [3]
Tomo de Nosferatu [4]
.
.

Support :
Lyndis
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2606


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [LotA] Sindri vs Khigu [Ronda 2]

Mensaje por Khigu el Jue Oct 25, 2018 11:40 pm

Guerrera Khigu... así que aún le llamaba así, aún se acordaba de ella. Eso le reconfortaba, de alguna manera. - ¡Por supuesto! Ya sabes que soy dura de roer. -no faltaba el orgullo que ya formaba parte de su propia fuerza.
Ciertamente a su vez, también le alegraba verlo de nuevo, tras todos esos meses. No sólo vivo si no que, si estaba allí, significaba que él también era fuerte, pero... ¿Estaría a su nivel?

Abrió los ojos levemente, tomándole desprevenida su... reverencia. Casi nadie había hecho eso ante ella y la última vez fue tantos meses atrás como había salido de Elibe. Le respondió de manera alzando el mentón y mirándolo en linea recta. Así es como se respondía a aquellos actos, ¿cierto? Khigu no sabía mucho... más bien, NADA de modales pero esa era una ocasión especial, en un lugar especial. La arena de combate.

- Hmm... algo así. -No podría decir que su viaje hubiera salido especialmente bien. Pero allí estaba, seguía viva, y con experiencias inesperadas encima; pero eso era lo bueno de viajar. Y al fin y al cabo había encontrado la mitad de todo por lo que salió buscando, aunque no fueran las más importantes.

¿Oh? ¿La había estado... viendo? ¿¿Animando?? Era decir, ¡no necesitaba sus ánimos!... Pero una vez más, tras tanto tiempo, era extraño volver a tratar con alguien que mostraba tanto interés por ella. No supo cómo reaccionar a aquel detalle pero desde luego sí a los halagos que implicaban su poder de lucha. - Hehe. -Con una sonrisa descaradamente orgullosa, mostrando sus dientes.
Era una pena que ella sin embargo no podía haber presenciado su combate, pues tuvo que prepararse ya que le había tocado justo antes del de ella, por tanto, no sabía cuánto había mejorado el hechicero con su magia. Aquello no era problema; seguiría adelante como siempre hacía cuando se adentraba en lo desconocido.

¿Contenerse? ¡Parecía mentira que aun creyera que iba a hacerlo!
Asintió pues, pero algo sorprendida por sus siguientes palabras, interesada en aquel punto de vista. Así pues, su expresión cambió, ya no era una sonrisa burlesca ni nada parecido, sus ojos lo miraban seriamente, como si fuera un duelo, un reto. - Entonces, dame todo lo que alberga en tu interior y ¡demuéstrame de lo que eres capaz mas allá de tu limite! -Si es que lograba afectarla, ella no se lo pondría fácil.

Finalmente, se preparó para su ataque en cualquier instante. En aquel momento ya eran rivales, y aquello significaba mucho para ella, cuando era un rival digno, un rival que ya había visto luchar, un rival con el que había pasado un buen rato. Estaba tranquila sabiendo que era él, pero eso no significaba que dejara de estar alerta, se tomaba la pelea muy en serio.

Pero lo que tenía en su mano era... ¿Fuego? ¿No estaba usando las masas oscuras? Se mostró ligeramente molesta, había esperado aquella magia tan especial suya, así que... ¿Por qué no la utilizaría contra ella? Como fuera, ¡más le valía que ese fuera el conjuro mas fuerte que tuviera!
Con el hacha en mano, observaba los movimientos dudosos con consternación, aún no la lanzaba... ¿Sería una distracción? ¿acaso planeaba confundirla de nuevo? Recordaba como ése era el juego favorito del pelimorado con ella. Se mantuvo en alerta, sin dejar que su campo de visión se centrara solo en aquella esfera. Si ya los magos no tenían la misma formula de ataque que el resto de luchadores, Sindri de por sí era de más un tipo imprevisible, así que probablemente la mejor opción fuera aceptar y recibir el primer ataque que le hiciera, probar aquello que intentara hacer. Su cuerpo estaba curtido, ella estaba segura de que aguantaría cualquier cosa.

Mas no pudo evitar que sus ojos siguieran los movimientos de la bola de fuego... de verdad, ¿qué es lo que hacía? Levantó una ceja. ¿No se atrevería a burlarse de ella después de todo lo ocurrido, cierto?

Así, no esperó más. Le había dado el permiso de ser el primero en atacar, aunque no había "atacado"... Pero sí lanzado. Y tal vez eso fuese una prueba, pero ¿qué demonios importaba? Una pared, más bien una torre de fuego, frente suya. El público comenzó a hacer un ruido molesto para sus oídos. ¿Qué haría? Probablemente lo mas lógico viniendo de alguien tan terco y temerario como ella, quien tampoco perdería el tiempo.

Atravesarlo.

En linea recta. Ni siquiera se molestaría en intentar disipar las llamas con un movimiento de hacha, pero sí que la mantendría preparada por si justo detrás se encontraba él, que era posible. Se lo imaginaba pegando un saltito y exclamando un "¡Buh!" en un intento de sorprenderla. Estaba retándole a ello, pidiéndoselo a gritos. Su voz no estaba presente, pero ella lo escuchaba más que al público.

Cerro los ojos por un segundo, para una breve concentración. Pensó en las fogatas amistosas en medio de las cuevas, en las incineraciones tradicionales de su tribu, en el calor insoportable del desierto de Jehanna, en las noches de desliz, en el ardor del alcohol en su garganta, en el aliento de Jafar, en la cicatriz que cubría su espalda marcada por el fuego de un mago emergido cuando cubrió a Lyn...
Y tras eso se cubrió la cabeza con el brazo libre. Tal vez no eran la clase de cosas que él le hubiera dicho la ultima vez de pensar en lo que le diera calor, pero le ayudaban de igual forma a adaptarse al fuego. Entonces, dio el paso.

Las llamas quemaron, aun breve, su cuerpo y parte de su ropa, y aunque efectivamente las sentía, no se comparaba al calor de la rabia que había llegado a sentir, meses atrás, incluso antes de conocer a Sindri. Aunque no hubiera existido ningún fuego de por medio, Khigu recordaba como su sangre todavía hervía bajo aquella humillación en las altas montañas al sur de Sacae... Sí, faltaba eso. Bern. Zephiel.

Sacudió su brazo al salir de las llamas y miró a Sindri. - Voy a por tí. -Y si le alcanzaba, estaba perdido.

- ¡GRRYAAAAAAH! -Corrió hacia él, su objetivo no era otro que su mano, aquella con la que sujetaba el libro. Y sabía que él la iba a tratar de esquivar, nadie era tan estúpido para permitir que le dejasen manco de una rebanada.

Aún si era alguien con magia regeneradora.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Reaver

Cargo :
Cazadora

Inventario :
Vulnerary [1]
Tónico de def [1]
Hacha de madera [1]
Hacha de madera [1]
Hacha de plata [7]
.

Support :
Lyndis
Salkhi
Zephiel
Sindri

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2240


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [LotA] Sindri vs Khigu [Ronda 2]

Mensaje por Sindri el Dom Oct 28, 2018 8:05 pm

Es una vez lo pones en práctica que descubres que nuestro idioma carece de ciertas palabras para describir determinadas características. En otros idiomas existen las palabras jugguernaut o dreadnought que encapsulaban bien un concepto que era difícil de resumir en una palabra de nuestro vocabulario. Se podía decir que Sindri pensaba en pedir prestadas aquellas dos palabras para describir a la guerrera en aquella lucha sin cuartel.

Es necesario aclarar que el grimorio de conjuros que el Hechicero estaba utilizando no era uno de esos que podías encontrar en cualquier tienda de magia de tres al cuarto. No, Sindri no se había conformado siquiera con un Tomo de Elfire, un hechizo que ya comandaba respeto entre los Sabios de Magia de Ánima. El libro que portaba con él era un Tomo de Archfire, una magia de fuego tan potente que la mayoría de Sabios no osaba siquiera ojear las páginas del tomo, no fuera suficiente ofensa para acabar chamuscado por los Espíritus. Y las llamas creadas por este hechizo habían sido tan efectivas como las de una hoguerita para saltar típica de las fiestas populares de algunos países. ¿En serio estas eran las famosísimas llamaradas capaces de cocer un caballero con armadura pesada de acero? ¿Las temibles explosiones que podían devastar campos de batalla por sí solas? ¿El arma predilecta de los Archisabios en sus torres? Sindri no pudo sino cerrar brevemente el grimorio y sostenerlo a un palmo de su cara, ajeno momentáneamente al peligro de un hacha acercándose demasiado a su persona, para comprobar si no había escogido el tomo equivocado al salir de la posada. Que todo podía ser – ¡Magia de Ánima estúpida! ¡Me obligas a ser malo! – sentenció con despecho mientras sacudía el libro rojo arriba y abajo. Tendría que haber empleado Magia Arcana desde un buen principio y no ir de caballero avant-garde dando prerrogativas a diestro y siniestro. ¿Quién carga contra una nube de Magia Arcana y sale indemne? ¿Quién?

Una vez terminado ese arrebato, Sindri volvió a abrir el Tomo de Archfire como si nada y lo dejó reposando en su mano izquierda. Pensó que sentiría más aprehensión al ver una carga directa de una hachera, mas, quizá por haber estado en aquella situación antes, se encontraba bastante calmado. Lo suficiente como para pensar racionalmente qué hacer en esa situación. O al menos tan racional como podía llegar a serlo este Hechicero. Descartó la esquiva de buenas a primeras, su cuerpo acostumbrado a las bibliotecas y otros lugares resguardados no eran rival para un par de piernas de una cazadora, capaz de llevar a cabo su trabajo sin necesitar ningún tipo de arma a distancia. Velocidad, fuerza, rapidez, reflejos, resistencia… unos simples cálculos fueron suficientes para dejarle ver que no iba a poder evitar acortar distancias con ella y luchar en sus términos. Un momento. ¿Resistencia? Sí… entre los dos no había ningún tipo de competición de quién tenía más Resistencia.

Casi como espoleado por alguna fuerza invisible, el muchacho clavó bien ambas piernas en el suelo y avanzó la mano derecha, mostrando la palma hacia el cielo. Inspiró y comenzó a canalizar la magia de su ser al Tomo, y del tomo a su mano. Una minúscula y fugaz llamita cobró vida y comenzó a danzar sin ningún tipo de preocupaciones, como si el mago que la había convocado no fuera el objetivo de una carga mortal de necesidad – Aquí te espero. Soy todo tuyo, cariño~ – musitó con una voz desafiante antes de dedicar toda su concentración a aquella protollama. El mundo dejó de existir más allá de aquella combustión mágica que comenzó a moldear, dotándole de más y más magia, alimentando las llamas. Más y más energía. Más y más potencia. La llama perdió su forma momentáneamente y comenzó a sufrir la presión del moldeo, comenzando a girar, y a girar, y a girar hasta conformar una perfecta esfera que parecía incapaz de parar su rotación. Pero Sindri no paró ahí, incluso con la mujer a escasos metros continuó quieto como una estatua, con los ojos pegados en aquella brillante figura que parecía adquirir más y más revoluciones a cada segundo que pasaba. Notaba la tensión. Notaba la presión. Notaba que el hechizo pronto rozaría su límite. Eso era bueno. Pronto la intensidad del fuego iba a cegar, por lo que confió en poder continuar concentrándose ante la visión de un hacha que podía partirle en dos sin ningún tipo de problemas.

Sonrió sinceramente. ¡Qué mujer tan lista! Un mago sin su grimorio, por mal que funcionase dicho libro, era un enemigo neutralizado. ¿Qué iba a hacer? ¿Liarse a puñetazos? Como si hubiera algún mago lunático llamado Louie que se liara a mamporros en vez de, ya sabéis, ordenar a las fuerzas de la naturaleza que se sometieran a su voluntad. Un Mago Arcano siempre tenía sus maldiciones, sus ases en la manga, pero necesitaba tiempo para canalizar las energías arcanas en algo que fuera útil para el momento. Se le antojaba de mal contrincante impedir luchar bien a los demás con su Mal Augurio… ¿No se suponía que en un duelo ambas partes debían luchar al máximo de sus capacidades? Pero sí, un mago sin grimorio era un duelo ganado. Quítaselo, rómpeselo, destrózaselo, impide que lo toque, distráelo mientras canaliza de mala manera la magia a través de un tomo en pedazos. Tantas maneras, tantas estrategias, tantas victorias al alcance de la mano... y todas valían contra los magos.

Una vez ya notó el inminente y gélido corte del acero, Sindri se alegró mucho de haber estudiado magia donde lo había hecho. No sólo porque la Sabia Oscura Sigyn era la mejor profesora imaginable sino también por el hecho que varios años en una troupe circense le había dotado de varias habilidades con mucha aplicación práctica en el día a día. El saber actuar ante el público y jamás tener miedo escénico. El refinar sus capacidades musicales para también complacer a los espectadores legos. El aprender a maquillar y maquillarse para salir caracterizado a escena. El poder entretener a grandes y pequeños con impresionantes, pero sencillos, trucos manuales. Como, por ejemplo, hacer malabares – ¡Ale-hop! – exclamó el Hechicero mientras lanzaba de sopetón al aire el carísimo y casi incunable Grimorio de Archfire… y la esfera de llamas que, de caerse, provocaría una explosión. Pero con la experiencia de alguien que se le habían caído toneladas de naranjas en sus pies por no calcular bien la parábola, el muchacho cambió de mano ambos objetos. Ayudó mucho que el hechizo flotaba ligeramente.

Así pues, lanzó el brazo izquierdo adelante con la Esfera Espiral de fuego levitando a escasos centímetros de su palma, con la intención que su hechizo concentrado chocase de pleno contra el hacha ya en movimiento contra esa mano. Quizá un conjuro de Ánima sobrecargado tendría mucho mejor resultado que una pared de fuego… en el momento que esta belleza candente sufriera el golpe del arma de acero desataría un verdadero pilar de llamas de considerable potencia lo suficientemente ancho para engullir dos personas a corto alcance. No era muy ducho en el cuerpo a cuerpo, pero acertar con una esfera casi teledirigida algo tan grande como un hacha tampoco podía ser tan difícil… ¿cierto? Más que seguramente esas habían sido las últimas palabras de alguien, pero no era el momento de pensar en eso.

Claro que estaba el problemita que él también estaba en el área de la explosión por lo que, pasara lo que pasara, iba a verse envuelto en llamas quisiera o no. Pero ahí estaba la gracia de su táctica, si es que podía llamarla así: Sindri era alguien que durante los últimos años había vivido y respirado magia, por lo que su cuerpo tenía una Resistencia natural a las energías taumatúrgicas. De hecho, contaba que el daño que sufriría por el hechizo sería mucho menor al de un hachazo o golpe… o, al menos, que el daño que padecería alguien sin conocimientos mágicos. Teóricamente. La teoría estaba bien fundamentada por magos con muchísima más experiencia que él, pero del dicho al hecho hay un trecho. Un buen trecho.

Era una apuesta, sí, pero a Sindri le encantaba apostar. ¡Era divertido! ¡Y emocionante! Podían suceder tantísimas cosas interesantes. ¿Y qué si le salía mal? Entonces sabría qué no hacer la próxima vez, no había mucho problema ahí. Todo conocimiento era bienvenido. De todas formas, no necesitaba dos brazos para luchar, por lo que incluso si se quedara manco de una rebanada (o de una explosión) no era un gran problema. No es que se tuviera en la suficiente estima como para proteger de cualquier daño su cuerpo… además, a las mujeres le gustaban las cicatrices. Dos pájaros de un tiro. Además, los curanderos de la Arena de Regna Ferox lo miraron con mala cara la última vez por el hecho de no tener heridas que curar y para algo les pagaban, así que no había mejor laboratorio que este. La mejor sanación era aquella que no tenías que pagar.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Worm [2]
Tomo de Archfire [3]
Tomo de Nosferatu [4]
.
.

Support :
Lyndis
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2606


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [LotA] Sindri vs Khigu [Ronda 2]

Mensaje por Khigu el Jue Nov 01, 2018 5:41 pm

¿Qué era lo que balbuceaba? Su vista estaba fijada en su objetivo, mas su cabeza y el resto de su cuerpo se centraba en otra cosa.

Ardía.

Las amplias quemaduras en su piel no tardaron más en comenzar a escocer; a doler, de hecho, por aun tener recientes las del combate contra Jafar. Ahí se había cubierto con tierra y había rodado por el piso, pero un dragón era un dragón. Sin embargo notó que al atravesar aquella torre, la pintura de algunos de sus "tatuajes" se había derretido e incluso... ¿olía a pelo quemado o eran imaginaciones suyas? Es más, el mango de madera su hacha se había prendido y no lo había notado hasta ahora que lo había colocado frente suya.
Sonrió, eso le recordaba bastante a los bailes de su tribu, por lo que hizo girar el arma entre sus manos un par de veces. Al final, sujetar la superficie quemada ya no significaba nada para la mano descubierta, más ardía el resto de su cuerpo.

Había subestimado el poder de la magia, nunca había pensado que era capaz de crear un fuego tan potente con tan sólo un libro y el conjuro del usuario. Bueno, tampoco era como si supiera cómo funcionaba exactamente. Pero lo suficiente para notar que su rival empezaba a crear otra vez una llama sobre su mano.

"Cariñ-?!" Su ritmo se desincronizó por un instante.
Oh, claro, cuánto tiempo. No... no podía dejar que le distrajera con sus trucos. Ya de por sí tenía con sus palabras, que tanto divertían como también apuñalaban. Pero quedaba eso; los libros, la magia... Por lo general detestaba a los cobardes que atacaban desde una distancia, que no usaban su verdadera fuerza. Aún más, nunca le habían provocado buena simpatía los usuarios de tomos, pudiera ser su personalidad o su manera de atacar, sus métodos... tan contrarios al modo de ser de una cazadora, de una luchadora como ella. Sus mundos eran muy distintos. Se las daban de eruditos pero eran los que más despreciaban a los menos "civilizados", a los nómadas, a alguien especialmente como ella.
Sindri, sin embargo, no había resultado ser así en ningún momento. Era diferente. Sí, ella era diferente también. Quizás eso había ayudado a que simpatizara con él. A que incluso lo viera como más que alguien interesante, como alguien que "la seguía". ¿Amistad? No estaba claro en su cabeza.

Sólo, ardía...

- ¡Esto no es nada! ¡NADA! -gritaba entre sus dientes bien apretados. Era la manera de aguantar el dolor.

Normalmente no necesitaba de ninguna estrategia, solo pura fuerza física para ganar. Pero también sabía que contra él no podía esperar lo de siempre. Era una persona abierta, pero difícil de leer. Sí, el mismo Sindri podría definirse como uno de esos tomos de magia; aparentemente simples, lleno de sorpresas, pero también complicados de entender para una mente como la de la salvaje.
Era un torneo, por más que estuviera claro quién podría ganar a puros puños, le había demostrado tanto en el pasado como ahora, que bastaban un par de palabrejas suyas para confundirla. ¡Realmente había ejercitado su cabeza, por muy tonto que sonara!
Así que sí, tenía una especie de plan. Su capacidad de pensar antes de atacar no iba muy lejos, pero por muy rara persona que fuese, sabía que por mucho que intentara esquivar el brazo, el movimiento sería limitado. Pues, al llegar hasta él cambiaría la dirección de su hacha, siendo en vez de una moción de corte, lo que haría sería golpearle la mano con el plano del metal, que abarcaría más. ¿Y después de eso? Bueno, seguramente...

- ¡Te voy a hacer tragar el libro! ¡¡Vas a estar un mes cagando papel!! -acompañó su provocación con una risa demente.

Mas todo humor desapareció en el último momento, al igual que el tomo. - ¡¡AH!! ¿Qu..? -Ya no estaba. Bueno, más que desaparecer lo había lanzado hacia arriba, como quien juguetea con una piedra. Pero no había vuelto a caer del mismo lado, mas en su lugar estaba la llama que andaba conjurando, ahora convertida en una cegadora bola de fuego.
Pero por más que dejara de ver su objetivo, no pudo detener el ímpetu de su hacha, la cual efectivamente chocó de lleno contra la mano que ahora se había alzado a su encuentro.

Ahora, sólo faltaba dar el toque final, que era soltar el arma y propinarle el daño con sus propios puños, en un golpe superior al mentón con su mano dominante, aquella que estaba vendada y por tanto no podía cargar bien el hacha pero que sin embargo seguía teniendo la fuerza suficiente para pegar directamente, a la vieja y confiable usanza. Ya había ganado dos rondas así, ¡nada le impedía pelear sin ella!

Pero mucho antes de poder siquiera reaccionar tras dejar caer su arma, un estallido se había provocado con el impacto. El impacto hizo que el cuerpo de Khigu por su posición se viera empujado encima del de Sindri, golpeándole en el pecho y tirándolo al suelo, terminando por rodar con él sobre el piso. ¿¡La magia hacía eso?! No hacía falta mirar para saber que la energía magica había explotado en una gran columna de fuego, nuevamente.
Lo que el hechicero había preparado, ella no lo pudo prever. Pero mucho más que eso, la combustión había sido más concentrada; la intensidad de las llamas habían arrasado todo por delante, incluida Khigu, donde las quemaduras se hacían presentes a lo largo de toda su espalda y la parte trasera de sus piernas.

- ¡¡¡UUUARGGGGHHHHHHHHHHH!!!! -Encima de Sindri y sin poder moverse aún, gritó. Esta vez sí, de uno de los dolores más fuertes que había sentido.

Ardía, y seguiría ardiendo por mucho tiempo.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Reaver

Cargo :
Cazadora

Inventario :
Vulnerary [1]
Tónico de def [1]
Hacha de madera [1]
Hacha de madera [1]
Hacha de plata [7]
.

Support :
Lyndis
Salkhi
Zephiel
Sindri

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2240


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [LotA] Sindri vs Khigu [Ronda 2]

Mensaje por Narrador2 el Vie Nov 02, 2018 9:42 pm

Bonificadores actuales:
Sindri: Barras completadas 2 + Arma de plata 3 = 5
Khigu: Barras completadas 2 + Arma de acero 2 = 4

Procedemos a la tirada de dados correspondiente a Sindri y Khigu, en ese orden.
Inventario :
Premio misterioso
Tónico de res. [2]
Tónico de def [2]
Elixir [2]
Arco de bronce [2]
1620 gold

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
3724


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [LotA] Sindri vs Khigu [Ronda 2]

Mensaje por Narrador el Vie Nov 02, 2018 9:42 pm

El miembro 'Narrador2' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Bioritmo' :


--------------------------------

#2 'Bioritmo' :
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
4558


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [LotA] Sindri vs Khigu [Ronda 2]

Mensaje por Narrador2 el Vie Nov 02, 2018 9:43 pm

Resultado final:
Sindri: Barras completadas 2 + Arma de plata 3 + bioritmo 4= 9
Khigu: Barras completadas 2 + Arma de acero 2 + bioritmo 4 = 8

¡Ganador Sindri!



Pueden proceder a rolear el ultimo turno.
Inventario :
Premio misterioso
Tónico de res. [2]
Tónico de def [2]
Elixir [2]
Arco de bronce [2]
1620 gold

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
3724


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [LotA] Sindri vs Khigu [Ronda 2]

Mensaje por Sindri el Lun Nov 05, 2018 8:40 pm

El choque de armas había sucedido de acuerdo a lo planeado por Sindri, excepto por el pequeño detalle que todo había salido absolutamente mal.

¿Quién habría dicho que sobrecargar un hechizo sólo accesible a los mejores Magos de Ánima y detonarlo a quemarropa provocaría tales resultados? ¡Era Magia de Ánima! ¡Se suponía que era segura! Pensaba que saldría una columna de fuego disparada hacia el cielo que los engulliría a ambos… pero al parecer el ángulo del golpe había desestabilizado las energías taumatúrgicas de tal modo que simplemente habían estallado sin control. Tal vez… tal vez el hecho que la esfera se golpease había hecho que se deformase y se resquebrajara de tal modo que la magia interna había encontrado una nueva salida. Cuando inflabas con la boca la vejiga de un cerdo y creabas un globo para que los niños jueguen (cosa que Sindri no haría ni loco) y los niños eran suficientemente inteligentes para pincharla con un palo afilado, ésta acababa estallando y haciendo llorar a los pobres infantes sin sesera. Y eso había sucedido, había estallado en todas las direcciones posibles. O eso suponía Sindri, quién había cerrado los ojos en el momento de la explosión por precaución. Simplemente se había dejado llevar por la inercia y, a continuación, por la fuerza de la explosión, de tal modo que acabó dando vueltas de campana chocando contra algo hasta que la física dijo “basta” y terminó boca arriba en el suelo unos metros más allá.

Y eso era todo lo que podía llegar a hilar de lo sucedido, pero seguro que disculpáis a Sindri por no ofrecer una mejor descripción por los siguientes motivos.

Primero, era completamente incapaz de mover el brazo izquierdo. Simplemente no respondía. En un principio pensó que la fuerza de la explosión se lo habría arrancado de cuajo y, con un poco de suerte, estaría ahora en las gradas de la Arena de Regna Ferox. Pero poco a poco comenzó a sentir una serie de pinchazos al irse desentumeciendo… y pronto deseó haber acertado en haber perdido el brazo. Era incapaz de moverlo, sí, pero el dolor de las quemaduras y de algo apretando contra él le dejaban ver que, como mínimo, se había dislocado el hombro y seguramente se había roto el cúbito. O tal vez el radio. Sea como fuere, el Hechicero se vio obligado a apretar los dientes hasta que le sangraron las encías para evitar soltar improperios y otros sonidos característicos de la gente adolorida. Notaba también quemaduras en la pierna izquierda y en el cuello, pero parecían menores que… lo que fuera que le había sucedido en el brazo. De hecho, notaba como si la mayoría de heridas estaban concentradas en la parte izquierda de su cuerpo, pero sólo notaba unos pocos golpes y moratones en el resto. Casi… casi como si hubiera tenido un escudo que le había protegido del envite directo de las llamas. Pero sí, el brazo le impedía pensar en claro.

Segundo, y quizá más importante, al abrir los ojos se había encontrado con una sorpresa que en otro contexto le hubiera sido sumamente grata. Por algún motivo del devenir, después de dar vueltas y vueltas en el suelo, había acabado con la Guerrera Khigu encima de él. Podría haber adivinado entonces que ella era la causa de no haber sufrido el abrazo de las llamas, pero su mente estaba al borde de un ataque de nervios. Trataba de recordar a toda prisa que decían las guías, la tradición y las costumbres sobre qué debía hacer un caballero cuando tenía una mujer encima de él por causas no imputables a una cena romántica y una proposición indecente. Primero de todo, manos abajo, palmas al suelo. Lo cumplió al instante. Bueno, palma. No era su culpa que uno de sus brazos no estuviera por la labor. Ahora tocaba girar un poco la cabeza a un lado, y enterrarla en el hombro tanto como le fuera posible… lo que además tenía la ventaja que nadie podría ver que comenzaban a ruborizársele las mejillas. Y un Hechicero con la cara roja como un tomate era un Hechicero que nadie consideraría terrorífico, horripilante, pavoroso e imponente.

En fin, qué se le va a hacer. Ahora se encontraba sepultado por una nómada de Sacae en una Arena de Regna Ferox. Qué destino más funesto. Y qué pena que Sindri, con sus débiles bracitos por años de trabajo en la biblioteca no le permitían apartársela de encima, por lo que estaba condenado a quedarse debajo de un bellezón por un tiempo indeterminado. Ooooooh noooooooo. Y, claro, el juez tampoco podía intervenir en el combate antes de apreciar una victoria, eso se consideraría completamente en contra de las normas. Seguramente. Era, pues, su obligación de caballero esperar paciente y estoicamente a que la mujer se moviese por voluntad propia. Él, por las gruesas y pesadas cadenas de las convenciones sociales de los nobles, no podía moverse bajo ningún concepto. Ni aunque lloviera. Ni aunque nevara. Ni aunque cayera fuego del cielo. Ni aunque… – ¡POR TODOS LOS DRAGONES DE ELIBE! ¡MIS TÍMPANOS! – ¡Jamás hubiera imaginado que una persona pudiera gritar tan alto, dolorida o no! ¡Era como meterse debajo de una campana en un terremoto! ¡Aquello era inaguantable!

Con la certeza que eso contaba como excepción a la norma, Sindri se armó de valor y empujando con todas sus fuerzas el suelo arenoso con el brazo y la pierna sanas, fue saliendo de aquella trampa sónica potencialmente letal. Mientras lo hacía trataba de pensar en cosas bonitas para evitar que se la poca cordura que le quedaba se evaporara como el rocío de la mañana por el bombardeo acústico. Por suerte para él, la pataleta acabó siendo exitosa y se liberó de la presa con tanto brío que continuó la marcha atrás durante un metro más, por si acaso. Tras mirar el cielo azul una vez más y pensando en todas las cosas en las que una persona pensaba en estos casos, trató de levantarse apoyando el mínimo peso posible en la pierna accidentada. Le costó mucho más de lo que imaginó en un buen momento: entre la explosión y los golpes se encontraba bastante magullado y los oídos todavía le pitaban como si tuviera una sirena en cada uno. Una de las que son medio pájaro. No confundir con las arpías.

Pero con la dedicación de alguien que no quiere que sus chamuscados ropajes se llenaran más de polvo, el muchacho acabó levantándose del todo con el brazo colgando inerte a un lado. Trató de buscar el Tomo de Archfire con la mirada, pero el mero hecho de forzar la vista hacía que la cabeza le retumbara como si le hubieran golpeado con un ladrillo. Colores y figuras se movían en los límites de su visión un poco borrosa, seguramente el que se acercaba era el árbitro a comprobar lo sucedido y si era necesario emitir un veredicto. Mas Sindri tenía otras cosas en su mente. Le costó unos momentos encontrar la voz, tuvo que tragar varias veces saliva antes de soltar la primera palabra, pero finalmente encontró las fuerzas para decir entrecortadamente – Creo… creo que esta es… la mejor pelea que he tenido jamás… – no tenía más que palabras de alabanza para su rival en aquellos momentos.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Worm [2]
Tomo de Archfire [3]
Tomo de Nosferatu [4]
.
.

Support :
Lyndis
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2606


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [LotA] Sindri vs Khigu [Ronda 2]

Mensaje por Khigu el Lun Nov 12, 2018 8:42 pm

Falló. Por supuesto que había fallado, y lo peor es que daba igual en qué ángulo hubiera pretendido atacar, pues el factor sorpresa de Sindri modificaría todo lo demás. Cegada o no del resplandor de aquella esfera, no hubo manera en la que pudiera haberse visto venir aquello.

- Vas... a tener que hacer magia con el culo... -aún balbuceaba, casi inconscientemente.

Y ella era la que estaba clavada en el suelo. Aunque, por supuesto, habiéndose llevado a Sindri por delante, él quizás sólo habría notado el calor... seguramente. No podía moverse, no podía hacer nada aunque lo quisiera; girarse de espaldas a la tierra sólo empeoraría el dolor.

De manera similar, portaba dos capas. Dos capas de fuego marcado sobre su espalda, como diciéndole que se había dejado algo atrás... En Regna Ferox, en la nieve. Visualizaba la nieve. No comprendía por qué viniendo de allí, sus llamas eran tan ardientes.

Levantaba su vista a Sindri, ¿se acabaría ahí? Ahora era cuando él aprovecharía y estamparía de nuevo su magia contra su inútil cuerpo. Aprovecharía que intentaba... proteger. Proteger recuerdos, para entonces volverle a apuñalar por detrás. Para irse. Como hacía siempre. Igual que su mente, divagaba. Igual que los nómadas, iban y venían...
¡Tenía que levantarse o se agotaría la espera que dictaba el árbitro de aquel torneo!

... No, ya todo había acabado. Todo. Y Khigu no era muy buena teniendo que admitir sus derrotas, sus debilidades...

- Heh... -rió. Intentaba reír. - ... -Pegó un fuerte puñetazo contra el suelo, gruñendo, molesta consigo misma. De nuevo otro golpe de rabia, aprovechó la fuerza de aquel brazo "sano" para levantarse, más volvió a caer de frente. Lo intentó una vez más, apoyando ambas manos, estirando sus brazos, levantando su cuerpo hacia arriba. Sus rodillas temblaban hacia dentro y hacia fuera, le costaba mantenerse de pie, al sentir la parte trasera de sus muslos llena de aquella piel en carne viva, ardiendo al igual que su espalda.

El pregonero esperó hasta verla de pie, porque por un segundo le parecía que no había acabado. Pero tras notar el aliento de la derrota por parte de la mujer, éste finalmente anunció al ganador, el resultado había sido claro, y los aclamos del publico no eran menos; gritaban el nombre de Sindri una y otra vez. No era la primera vez que le pasaba, en las rondas finales contra los mas fuertes de su tribu, también sucedía... bueno, con la diferencia de que allí para empezar en ningún momento habían aclamado a la albina. Un detalle que le había extrañado de los feroxís en sus anteriores peleas, parecía que daba igual quién se encontrara dentro de esa arena, los espectadores solamente... espectaban.

Pero más que aquellos gritos, ella escuchó la voz de él, del ganador. Y le llenó una sensación de orgullo con sus palabras, de satisfacción por el resultado, de calma... No encontraba las palabras para responder, pero sin embargo... Allí se encontraba Sindri, luciéndose... atractivo.

Una de las comisuras de su boca fue arqueada hacia arriba. Ese reencuentro había reavivado el interés que había sentido por Sindri, "el hombre extraño que había conocido en Ilia". Sí, el habérselo encontrado de nuevo... Que le hubiera ganado... Era una señal de que no debía dejar escapar de nuevo a una presa. SU presa.
A pesar de su estado y del veredicto ya resultado, dio unos pesados pasos hacia el hechicero, acercándose a él con la malicia desbordándose en su sonrisa. Una que sólo podía comunicar el estado de su cordura. ¿Locura o sabiduría? Él usaba la inteligencia de su cabeza, pero ella la fuerza de su cuerpo.
Lo tomó del cuello de su prenda y lo acercó violentamente hacia ella. - Hehe... Ya te... tengo... -masculló, mirándole, aún con el desafío en su mirada.

El juez estaba confuso, pero antes de que pudiera intervenir, la albina plantó sus labios contra los del "muchachito". Sin más, directa, ignorando al público, y en general cualquier reacción fuera de ellos dos. El instinto quizás primitivo y el impulso había provocado algo más que la primera intención de sólo agarrar a un hombre fuerte. Y lo había atrapado a él.

Si él "no necesitaba un recordatorio físico para saber que había vencido"... ¿qué tal, eso podría hacerle cambiar de opinión? Tal vez. La realidad era que Sindri era un hombre... un hombre fuerte, más fuerte que ella, por alguna razón. Que le había demostrado al fin, delante suya, que podía "vencer a una bestia". Y era quizás también una forma de seguir jugando a aquello que él mismo había empezado, ¡él se lo había buscado! Tanta seducción... le había atraído finalmente, pero no perdería. ¡No a eso, ella desde luego había aprendido a no quedarse atrás en las provocaciones contra nadie!

Al apartarse, inmediatamente le dio la espalda. - Ha... haha... -¡Seguramente Sindri se limpiaría la boca del asco!- Uh...

PLOF.

Nada más haberse girado, había caído contra el suelo, no pudiendo aguantar más. No estaba inconsciente aún, mas su cuerpo había dejado de reaccionar. Los clérigos corrieron entonces a atender a ambos.

¿Por qué había hecho aquello? "Ahh, ya veo..." Un beso, de todas las cosas. "Mierda." Distintos tipos de besos, distintos significados. "¡MIERDA!" Esa no era ella.

Dos de los clérigos enseguida cargaron su cuerpo bocabajo y se la llevaron hacia dentro de las gradas a tratarle las heridas lo más pronto posible. Abandonando la arena mientras otro de los encargados recogía las armas.

Haber perdido de una forma tan lamentable.

No, si es que aún encima ahora pensaría que ella era débil... Entonces, aquel impulso... ¿lo habría interpretado como si con ello admitiera su fuerza? ¿o tal vez porque ella quería demostrar que seguía teniendo las dominancia a pesar de haber perdido? No. ¡No! No le debía importar lo que el hechicero pensara de ella, ni él ni nadie. ¿No era así? Independencia...

¿No era eso lo que había dejado claro a todos?

Ese ardor... Dolía.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Reaver

Cargo :
Cazadora

Inventario :
Vulnerary [1]
Tónico de def [1]
Hacha de madera [1]
Hacha de madera [1]
Hacha de plata [7]
.

Support :
Lyndis
Salkhi
Zephiel
Sindri

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2240


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [LotA] Sindri vs Khigu [Ronda 2]

Mensaje por Sindri el Mar Nov 20, 2018 7:20 pm

¿Aquel puñetazo había levantado a la mujer del suelo o había empujado al suelo más debajo de lo que estaba? El pitido en su oreja izquierda no le permitía concentrarse mucho en lo que verdaderamente estaba sucediendo ahí. Lo que era real y lo que simplemente era la obra de su imaginación. Todo se mezclaba.

Pero incluso en su estado actual Sindri bien sabía que la mujer no se iba a rendir fácilmente. Un seguido de golpes que seguramente habrían sido mortales de necesidad para el Hechicero y la mujer todavía podía levantarse con sus propias fuerzas. Increíble. El muchacho no podía evitar sentir una admiración hacia ella y hacia su determinción. De hecho, si lo pensábamos bien, ella había interceptado una gran cantidad de daño que iba para él, por lo que… auch, ouch, ouch, el dolor de cabeza no le permitía calcular absolutamente nada en aquel momento. ¿Podía irse a la sombra? Necesitaba irse a la sombra. La acogedora oscuridad del túnel. La maravillosa frescura de la sombra. El agradecido silencio del pasillo. ¿Por qué escuchar sólo por un oído era algo tan desagradable? No ayudaba que los espectadores coreaban algo prácticamente indescifrable para alguien que ni podía centrarse en lo que había delante de él.

De pronto notó un tirón del cuello de tal envergadura que lo hizo trastabillar, sólo un milagro consiguió que su pierna sana lograra agarrar bien el paso y se clavase en la arena de cualquier manera, asegurando un punto de apoyo. Las manchas y colores se solidificaron en una forma concreta que gracias a la mínima distancia entre los dos pudo reconocer al momento. En cualquier otro momento se hubiera comenzado a ruborizar por tener una mujer tan cerca de la cara, pero se encontró hechizado por los ojos de la mujer. Era lo único en lo que podía fijarse ahora. Unos ojos tan grandes. Tan rojos. Un hechicero hechizado… se notaba que Sindri no estaba mucho en sus cabales por no reírse de tal pensamiento. Rojos como rubíes. Brillantes como rubíes. Se encontraba en una especie de trance onírico pero, curiosamente, no tenía que hacer ningún esfuerzo para fijar la vista.

Mas pronto el trance se rompió de sopetón con lo último que imaginaría el Hechicero. La mujer se había acercado mucho más a él, primero pensó que quizá tenía en mente algunas palabras que sólo quería que escuchase él… ¡Cuán equivocado estaba! Con el ímpetu que la caracterizaba, la Guerrera Khigu unió sus labios con los de Sindri. ¡Un beso! Es difícil decir con certeza lo que le ocurrió al cerebro de Sindri en ese preciso momento, pero puede resumirse muy bien en este conocido sonido. ¡Nadie le había preparado para eso! ¡Jamás! Es decir, su madre siempre le contó cuentos de niño donde el valiente príncipe acababa dándole un beso a la bella princesa tras derrotar al malvado dragón, sí, claro, eso sí. Pero el estudio de las Artes Arcanas no permitía perseguir muchas aventuras amorosas… y en Ilia no es que hubiera muchas muchachitas casaderas dispuestas a los romances al estilo de Lycia. ¡Ay, no! ¿Qué se suponía que tenía que hacer ahora? ¿Tenía que hacer algo? Las novelas decían que tenía que “dejarse llevar”... ¿Dejarse llevar por qué, exactamente? Lo único que sentía era que el corazón le iba a mil por hora. ¿Debía dejarse llevar por un ataque al corazón por todas las cosas?

Y tan rápido como comenzó, acabó. O quizá se le hizo corto a Sindri. El tiempo vuela cuando te lo pasas bien, o eso dicen. Pero el hecho que la mujer le diera la espalda para caerse de sopetón hizo despertar al muchacho de su letargo – ¡…! – trató de dar un paso, pero sus piernas no respondieron, casi como si estuviera paralizado. Y como una estatua se quedó mientras los encargados se la llevaron en volandas de la Arena. Hasta que la valiente guerrera de Sacae no salió de escena, la tenaza que oprimía los movimientos del Hechicero no se soltó… pero eso trajo otro problema. Más que nada el cúmulo de sentimientos que nacieron a la vez en su interior y dejaron claro que habían llegado para quedarse. Confusión; confusión en su mayoría, puesto que no sabía qué querría decir ese beso suyo, ni qué pensar a continuación, ni si acababa de soñar lo sucedido en los últimos minutos. También mucha alegría; alegría porque…. ¡Bueno, eso era más que evidente! Un poco de aprehensión puesto que no sabía que había besado bien y qué impresión se había llevado ella de él. La impresión de los demás le era indiferente. Y, claro, un poco de enfado… ¡Cómo osaba dejarle así de esta guisa! ¡Exigía otro beso más como mínimo!

Oh… eh… uhm… ¿Señor árbitro…? – mencionó con un pequeño chorro de voz casi inaudible, como si acabara de darse cuenta de algo y tuviera prisa. Sin embargo alguno, el buen hombre, que parecía casi tan confuso como él, lo había escuchado lo suficientemente claro como para acercarse con paso quedo y dedicarle su completa y total atención – Pase lo que pase… ¿He ganado, cierto? Es decir… suceda lo que suceda ahora. – inquirió suavemente mientras se tocaba suavemente los labios con la yema de su dedo índice de manera inconsciente. El árbitro parecía extrañado con la pregunta pero tras unos segundos dio su veredicto asintiendo la cabeza con decisión. El combate verdaderamente había terminado – Bien… bien. Buenas noches, pues. – y tras decir eso, el Hechicero cayó sin gracia ni distinción alguna redondo al suelo sobre su espalda. Todo intento de despertarle fue en vano y de nuevo los ya extrañados ayudantes del Torneo de Regna Ferox tuvieron que llevarse a alguien inconsciente de la arena de combate… sólo que esta vez al vencedor.

Alguien inconsciente… pero extrañamente feliz y sonriente.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Worm [2]
Tomo de Archfire [3]
Tomo de Nosferatu [4]
.
.

Support :
Lyndis
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2606


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [LotA] Sindri vs Khigu [Ronda 2]

Mensaje por Eliwood el Miér Dic 12, 2018 11:20 pm

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Sindri ha gastado un uso de su tomo de Archfire.
Khigu ha gastado un uso de su hacha de acero.

Ambos obtienen +2 EXP.

Gracias al incremento de experiencia, Sindri obtiene un nuevo skill de la rama Sorcerer:

Iniciación - La capacidad de conceder a otro individuo el uso de magia oscura. Para esto el hechicero debe de compartir un poco de la magia en su interior con el otro mediante un ritual (a elección e interpretación de los usuarios), concediéndole así el acceso a la clase Dark Mage y uso inicial de tomos oscuros. En caso de usuarios de magia de ánima, el nivel de tomos oscuros igualará el de ánima.

¡Felicitaciones!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Tomo de Ellight [4]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3566


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [LotA] Sindri vs Khigu [Ronda 2]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.