Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de Conquista] Rebuild all your ruins. [Priv. Xander & Alice]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de Conquista] Rebuild all your ruins. [Priv. Xander & Alice]

Mensaje por Veronica el Lun Sep 24, 2018 7:39 am

Veronica nunca había visto nevar. Le habían hablado de la nieve: partículas frías y blancas que flotaban en el aire y se podían acumular en el suelo y cubrirlo por entero, pero hasta entonces nunca había podido observar el fenómeno en persona, solo en libros y a través de la palabra de otros. Siendo una niña de Nohr que apenas había salido hasta el momento de su país, tenía una limitada experiencia en cuanto a los diferentes climas que existían en el mundo. Sabía como eran, pero eso no quería decir que estuviera preparada para no sorprenderse por ello. Los primeros copos de nieve que cayeron sobre las tropas nohrias la pillaron totalmente desprevenida. Mientras el grupo viajaba hacia la frontera con Silesse al norte de Grannvale, el paisaje había ido cambiando de una forma tan gradual que Veronica no se había percatado de que los árboles habían desaparecido para dar lugar a un paraje más parecido a la tundra, y que eso a su vez había desembocado en una suave nevada que les dio la bienvenida al reino de Silesse.

Estaba demasiado atenta a las palabras explicativas de Xander como para prestar atención a sus alrededores. Había otros hombres compartiendo experiencias, estrategias y consejos, pero Veronica tenía su atención fija en el príncipe. Que la hubiera invitado a ir con él en sus nuevas misiones de conquista por Jugdral era la mejor oportunidad que tenía para demostrar su valía como conquistadora. Iba preparada para todo: llevaba su tomo de magia en el bolso de plumas negro que le había obsequiado Seimei, su tiara reluciente sobre la cabeza, a Feh bien agarrada a su hombro, y una voluntad de hierro para contribuir a la gloria de Nohr. Puesto que le habían avisado de que haría mucho frío, llevaba ropa más abrigada de la que solía tener, entre lo que se incluía una suave y agradable capa negra con el interior rojo oscuro que protegía su menudo cuerpo del aire helado y los numerosos copos de nieve que ahora caían sobre ellos. En sus alforjas tenía además guantes de fino cuero, pero que no había querido ponerse porque serían una molestia para pasar las páginas de su tomo de ruina. Además, así podía tocar la nieve por primera vez en su vida. Un copo cayó en su nariz y de inmediato la niña miró al cielo.

Por unos momentos, se abstrajo totalmente de las explicaciones del Príncipe para admirar la blancura que caía de las nubes sin fin. Aunque su rostro fuera tan serio como siempre, se podía apreciar una gran curiosidad y emoción en su mirada rojiza. Si hubiera podido, se habría bajado de su pony para meter las manos en el nevado suelo, quizás llevarse un puñado a los labios para saber a qué sabía, si a agua o hielo, o quizás tenía un sabor único a nieve, pero ahora era mayor y no podía permitirse actuar como una niña. Contempló el paisaje unos segundos que fueron suficiente distracción para que su montura se detuviera en medio del camino para arrancar con los dientes un mísero yerbajo que sobresalía de la nieve. En cuanto Veronica se dio cuenta, trató de instarle a seguir adelante sin demasiado éxito. - ¡Horacio! - exclamó indignada, y después continuó en un murmullo para que nadie más la escuchara: Pony estúpido, me harás quedar mal delante de los demás.

Pero el pony no parecía querer moverse de su sitio. La planta era mucho más deliciosa e interesante que las quejas de su jinete. Hasta que no terminó de mascar y no quedó rastro verde en la superficie blanca del suelo, no siguió su camino. Con un trote suave, que salpicó nieve allá donde las patas cortas del animal pisaban, Veronica volvió al lado de Xander con las mejillas rojas tanto por la vergüenza como el frío, que cada vez sentía con más fuerza. No podía permitirse ningún tipo de error ni de distracción, era algo inadmisible si quería ser una conquistadora.  Príncipe Xander, ¿cómo vamos a llegar hasta nuestro destino? No se puede ver ningún camino. – preguntó una vez que estuvieron par a la par. Al menos ella no era capaz de distinguir nada con la tundra nevada extendiéndose hasta el infinito. Frunció los ojos, entornando la mirada para comprobar si podía así otear algo en el horizonte que se pareciera remotamente a un castillo, específicamente el castillo Lubeck, última resistencia de Silesse frente a los emergidos. ¿Era aquello una torre oscura o un árbol muy alto?

Estiró la mano para llamar la atención del príncipe, y casi agarra la ajena sin pensar, pero en el último momento se detuvo y simplemente le dio unos simples golpecitos en la armadura. Veronica fue a hablar, pero entonces les llegó con el aire gélido el tenue ruido del metal chocando contra el metal, los gruñidos y gritos de personas al luchar unas contra otras, el sonido de una batalla que no debía de estar muy lejos a ellos.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Sacerdotisa de Anankos

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Tomo de ruina [2]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
baculo fisico [4]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2775


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Conquista] Rebuild all your ruins. [Priv. Xander & Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Sáb Sep 29, 2018 8:31 pm

Las condiciones climatológicas no eran las mejores, el frío arreciaba y una densa capa de nieve caía allá a donde se pusiera la vista con una constancia inmutable. No podrían quejarse, no obstante, pues de haber viento lo que era una nevada inofensiva podía convertirse en una inclemente ventisca, lo que retrasaría aún más el avance de las tropas. El meditar en aquellas variables le trajo una desagradable sensación por unos instantes. Era ella quien guiaba a los soldados de Norh por el país, haciendo uso de su orientación y experiencia. Habiendo quedado el reencuentro con Xander unas horas en el pasado, podía decirse que había superado su desconfianza inicial y diferencias, o pospuesto en el peor de los casos, pues la prioridad inicial era llevarlos hasta el último reducto de la resistencia en Silesse.

Alice había estado adelantada unos cuantos metros de la vanguardia del ejército para que fuera vista por todos el la primera fila, pero también para resguardarse emocionalmente de todas aquellas presencias extrañas. A decir verdad, y aunque aceptara la presencia del príncipe, no tenía humor para hablar con él ni con nadie. Por poder, a penas era capaz de aguantar la tensión y ansiedad a la que había estado expuesta, las últimas semanas habían estado marcada por los constantes combates y la muerte de compañeros de armas en el proceso. Presenció la huida de los indefensos y la derrota de los que parecían fuertes. Todos menos uno de los castillos habían caído en el proceso, y lo único que la mantenía al pie del cañón era el convencimiento de que su esfuerzo ayudaba a que la plaga no se extendiera hasta Mitgard. Las cosas no habían estado sucediendo como deseaba, pero a aparición de Norh en la ecuación podía darle la vuelta a la balanza.

Pasaron varios minutos en los que Alice sólo mantuvo el ritmo de la marcha mientras miraba de vez en cuando hacia atrás, comprobando que no estaba dejándolos atrás. El castillo estaba a pocos kilómetros de la frontera, sin embargo, la nieve del suelo hacía el avance toda una tortura y el tiempo hacía difícil divisar la fortaleza. La jinete de pegaso de Silesse le bastó con reconocer la silueta de las colinas en la distancia para determinar que estaban cerca... Muy cerca. Tiró de las riendas de su pegaso para que diera media vuelta y se reuniera con la vanguardia. El simple hecho de que estuvieran a punto de llegar hizo que su pulso se acelerara y su ansiedad se intensificase. Su concentración llegó hasta el punto que pudo escuchar con excesiva nitidez los latidos de su corazón y el crujido de la nieve por el peso de su pegaso. También los pasos de los hombres de Xander como ruido de fondo, en los instantes previos al reporte de la situación.

Y también, para su sorpresa, un tono de voz femenino y aniñado. ¿Qué hacía una chiquilla en ese lugar tan peligroso? Ahora que había reparado en su presencia, fijo toda su atención en ella y la analizó de arriba a abajo. Como ya sospechaba, su forma de vestir no se asemejaba para nada con la de un soldado. Entonces, ¿Quien?. Tuvo que dejar de lado sus elucubraciones, pues ya se había acercado lo suficiente. - Rara vez se ve el camino, pero créeme, debajo de esta nieve hay uno. - Respondió a la joven tratando de encontrar un tono de voz políticamente correcto, pero estaba demasiado intranquila para eso. Sonó seca y fría a pesar de ser correcta y servicial en cierto modo. - Siento haberme metido en vuestra conversación, pero es importante. - Después de excusarse con la niña, miró al príncipe con aún más seriedad en su rostro. - Xander, estamos a menos de dos kilómetros del castillo.

El susurro lejano de la batalla apenas era audible, pero era suficiente para que el pegaso empezara a mostrarse intranquilo. Eúl, al igual que su jinete, también estaba fatigado por la inclemente guerra. Sentir que otra batalla se acercaba era suficiente para despertar su nerviosismo. Su cabeza se zarandeó arriba a abajo por unos instantes, antes de que Alice consiguiera calmarlo acariciando su cuello y le susurrara unas palabras al oído. Ella tampoco se veía en unas condiciones optimas: Su armadura bañada en tonos dorados había perdido todo su brillo, descubriendo el color niquelado de sus placas. La tela azul de su ropa y capa se había decolorado por el uso y las inclemencias meteorológicas, dando el broche final a un equipamiento descuidado por su uso continuo. Y aunque no se pudiera dudar de la fortaleza física de Alice, la tela negra recubriendo su ojo derecho delataba que no estaba en plenas capacidades. Nunca reconocería que estaba cansada, pero, deseaba poder descansar al menos un día después de aquella batalla.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Esp. de bronce [2]
Lanza de madera [1]
Llave maestra [2]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
765


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Conquista] Rebuild all your ruins. [Priv. Xander & Alice]

Mensaje por Xander el Sáb Sep 29, 2018 10:32 pm

La nieve era peor de lo que habia esperado. En una zona muy lejana de Nohr, al norte donde la frontera con Hoshido se hacía difusa, había un área nevada por la altitud donde unas tribus de magos vivian, y él las conocía de nombre y ubicación, así como desde lo lejos había observado el paisaje blanco y gris, tinteado por las cenizas de los volcanes que el viento llegaba a arrastrar, pero nunca había estado tan cerca. En sus viajes habia experimentado el calor del desierto y el frio de un invierno que colgela los lagos, asi que cuando supo que irian a la nieve fue previsor y ordenó a todos cargar con abrigo extra, mas del que pensaran que necesitarian. Todo equipamiento previsto por su mayordomo que conocía esa clase de climas. Ahora agradecía aunque las placas de su armadura estaban tan frías que robaban el poco calor corporal que podia generar. Los caballos (y pony) de todos estaban previstos ya con herraduras de base con puas para tener buena traccion en el hielo y la nieve, cosa que se le habian recomendado en una de las ciudades de Silesse y también habían abrigado a los animales con mantas extras bajo las sillas de montar. El paso era tranquilo y avanzaba todo el ejercito de manera constante, no se presuraban ya que seria contraproducente llegar cansados al campo de batalla así que era mejor ir a un paso regular pero no cansador. Había traído hombres fuertes, sanos y bien armados, así como su propia presencia y por primera vez, la presencia de su hija que ya había mostrado tener excelentes aptitudes para la magia y muchas ganas de ser parte de las campañas. En un principio se habia sentido reacio a traerla pero ahora no se arrepentia, pasaba mucho tiempo en los campos de batalla y marchando lejos del castillo, allí podía pasar mas tiempo con ella y sin las miradas cotillas de la gente de la corte él podía estar más cerca de su hija sin que se levantasen sospechas tontas.

Ya había dejado de verla como una mera niña y ya le hablaba como un igual, los estudios de ella habían sido muy avanzados y siempre parecia querer absorver cualquier conocimiento cerca, le recordaba un poco a su hermano en ese sentido, al parecer era algo que corría en la sangre de su familia y él le habia pasado a ella pese a que no era un rasgo tan prominente en el principe mayor. Ella se habia puesto bastante al día en las estratregias militares de Nohr así que podía hablar tranquilamente de como enfrentarían la batalla o de como procederian. Miraba con atención el cielo y al frente, en la bruma de la nevada así como el blanco paisaje era dificil ver al pegaso blanco que tenian que seguir, al darse cuenta que estaba hablando solo y que su hija no estaba a su lado detuvo su caballo y la vio unos metros atrás, el pony mascando algo del piso mientras los soldados la rodeaban y miraban con una sonrisa tierna en sus labios, la joven era una presencia querida entre los soldados y muchos les recordaban a hermanas pequeñas que dejaron en su hogar o mismo hijas que los esperaban, la protegían y mimaban extra por esa razón. Le sonrió cuando la vio acercarse a paso apresurado. - Creo que será mejor que Horacio se quede apartado de la batalla, puede que se asuste y no te responda y eso puede ser peligroso. - siguió caminando notando que desde el frente venía el caballo blanco de amplias alas con la rauda jinete en su lomo. Siempre había visto en menos a las jinetes pegaso por su fragilidad, pero aquella en particular se había ganado su respeto en más de una ocasión y ni siquiera viendola herida la consideraba menos capaz que cualquier jinete wyvern o caballero montado... aunque su opinión seguía siendo sobre Alice solamente y no había cambiado su parecer de las jinetes pegaso en general.

- No se preocupe, Lady Alice. Si, se escucha la batalla ¿cree que sería prudente apresurar el paso desde ahora o seguimos aproximandonos intentando pasar desparcibidos? - las armas así como las armaduras hacían bastante ruido cuando los soldados se apresuraban a andar, a parte correr en la nieve era mucho más agotador que sobre un terreno yano y un soldado fresco valía mucho más que uno sin aire. Al afinar su mirada podía notar a la distancia no solo el castillo de Lubeck como una silueta gris pálida en la bruma, si no que sobre su base, una mancha irregular que se movía salpicada por puntos de luz: la batalla que se libraba. - Verónica, ve conjurando en el momento que los puedas ver con claridad, no esperes a tenerlos encima. - Tomó su lanza y la dejó lista a un lado de su montura para avanzar ya a las ordenes de la jinete rubia. Ella conocía mejor el terreno y podría aconsejarles mejor en como proceder, normalmente no tomaba confianza en extranjeros pero tácticamente era la mejor opción que tenía y pese a las diferencias entre ambos, sus objetivos eran similares.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Great Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [2]
Lanza de bronce [2]
Espada de acero [2]
Concotion [5]
Lanza de bronce [1]
.

Support :
Seimei
Mulitia
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3086


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Conquista] Rebuild all your ruins. [Priv. Xander & Alice]

Mensaje por Veronica el Dom Sep 30, 2018 6:55 pm

Las palabras de Xander sobre Horacio la hicieron meterse en una profunda cavilación. Durante su tiempo en Nohr no había tenido ningún problema para moverse en su pony, como tampoco lo había tenido en Grannvale. Sin embargo, reconocía que Silesse podía presentar un problema que los demás no tenían. Las tropas montaban caballos preparados para la batalla, pero el pony de Veronica era un animal de recreo, una montura corta y perfecta para que jugase un niño. Resistente, pero lento, el pony nohrio no estaba hecho para esa clase de ambientes donde la nieve le llegaba un poco más arriba de la mitad de las patas. Los demás soldados, con sus caballos de batalla, no tenían ese impedimento porque eran monturas mucho más altas y entrenadas para seguir adelante según las órdenes de sus amos. El suyo, en cambio, era terco y se guiaba más por voluntad propia que por la de Veronica. Si quería pastar, pastaría; si quería galopar, galoparía; y si quería ir en una dirección iría en esa dirección. La mayoría del tiempo se contentaba con hacer lo que la niña deseaba, pero a veces podía ser tan testarudo como su dueña.

Veronica no había tenido la suerte de tener nunca un caballo propio porque, según su madre “no tenía necesidad de uno” y además “las damas con clase viajan en carruaje”. Sin embargo, la niña había insistido tanto que al final le había obsequiado un pony muy viejo que había llevado una vida tranquila trabajando en el campo para unos granjeros. Cuando se hizo mayor dejaron de darle responsabilidades porque no tenía la fuerza para labrar, y así pasó al cuidado de Veronica. Se quejaba mucho de él, a veces incluso afirmaba que lo detestaba, pero en realidad era incapaz de odiar a ningún animal y mucho menos a los que estaban a su cuidado. Solo había que ver su aspecto para saber que era un pony muy bien cuidado. Y por eso, la joven bruja meditó en profundidad lo que Xander le había dicho. Siempre había recibido los mejores consejos del príncipe, y se fiaba completamente de su palabra y que no le mentiría. Su gesto pensativo se traducía en un fuerte fruncir de labios y cejas que le daban cierto aspecto antipático y hostil.

Salió momentáneamente de sus pensamientos cuando una mujer respondió a una duda que no iba dirigida a ella. Se sorprendió un poco al ver que era la guía a la que no había mirado hasta entonces. Había sido consciente de su presencia, pero más como algo que se ve por el rabillo del ojo y no es tan interesante como para prestarle completa atención. Veronica se contentaba con seguir el camino que abría Xander, así que tampoco había recaído demasiado en el resto de gente que les rodeaba. No obstante, en cuanto Alice le habló la observó de pies a cabeza tal y como había hecho la otra. Y entonces fue cuando notó que iba encima de un pegaso que le había pasado tan desapercibido como su jinete. La sorpresa que se mostró en toda su cara, sus ojos abiertos y su boca entreabierta. La primera vez que había visto esa clase de montura había sido en el torneo de Regna Ferox y se había quedado maravillada con su belleza y elegancia, pero sobre todo por su capacidad de volar. Sabía que en Silesse había pegasos porque se había informado concienzudamente antes de partir de Nohr, pero no esperaba ver uno tan de cerca y tan pronto.

Por otro lado, su jinete era una chica tuerta con ropa fea y sucia, pero Xander se había referido a ella como Lady Alice, lo que la hacía una dama como ella. Además, estaban siguiendo sus consejos y el príncipe parecía confiar en su juicio, por lo que Veronica la juzgó solo un poco. Se quedó en silencio durante la breve conversación, aunque sí que miró al lugar donde señalaban el castillo. Efectivamente era una torre oscura y no un árbol lo que había atinado a observar. Parecía que entrarían en batalla pronto y no pudo evitar emocionarse, aunque al mismo tiempo sentía mucha ansiedad. – Muy bien. – dijo con seriedad, a lo que después siguió: He pensado lo de Horacio, pero si lo dejo al final para que lo cuiden, ¿qué voy a hacer yo? No puedo ir caminando por la nieve, pero tampoco quiero irme exiliada al final. No quiero ser la última. Quiero luchar. – marcó con vehemencia la negativa e incluso cerró el puño con fuerza. Todo su lenguaje corporal gritaba que no aceptaría un escenario en el que ella no luchara al lado de los demás y, en especial, de Xander.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Sacerdotisa de Anankos

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Tomo de ruina [2]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
baculo fisico [4]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2775


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Conquista] Rebuild all your ruins. [Priv. Xander & Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Miér Oct 03, 2018 7:33 pm

Lo que habría sido todo un honor para cualquiera de los soldados que Xander tenía bajo su cargo no supuso gran cosa para Alice, así que mantuvo su rostro con una seriedad inmutable tras escuchar la pregunta. Su colaboración con el príncipe iba a ser plena para llevar la liberación al país que servía, mas no conseguía integrarse en aquél ambiente en esas primeras horas que había compartido con ellos. No debía confundirse aquella actitud con incompetencia o dejadez, aunque el hecho de que no exteriorizara su empatía con el príncipe no ayudaba a demostrar su colaboración. La jinete de pegaso hizo acopio de su experiencia pasada, conversaciones y conocimientos varios para darle una valoración inmediata a Xander. - Ni la una es prudente ni la otra realista. Caminar por la nieve es complicado, sobre todo para la infantería, intentar acelerar la marcha no sólo los agotaría si no que posiblemente terminaría retrasando el avance. Mantener el ritmo que estamos llevando es lo correcto, pero no os confundáis: No pasaremos desapercibidos mucho más tiempo. Vuestro ejército porta uniformes oscuros, llama mucho la atención. De hecho, las condiciones temporales son relativamente buenas por lo que dudo que nada que no fuera blanco pudiera camuflarnos.

Para cuando terminó su respuesta, tomó algunos segundos para sí misma y desvío su mirada de los ojos bermejos de Xander y evaluar las tropas, no sin antes echar un vistazo rápido a la mirada similar de la chica montada en poni. - Vuestros arqueros y magos tienen armadura ligera y pueden desenvolverse mejor en la nieve, deberías mantenerlos al frente de la formación para lidiar con los ataques a distancia mientras avanzan. La infantería de choque emergida está ocupada con los defensores de Silesse, los pocos que traten de atacar a los magos o arqueros tendrían las mismas dificultades para correr y deberían ser eliminados antes de que nos alcancen. - Calló durante un par de segundos, extrañada de estar dando indicaciones con ese detalle, pues siempre había sido ella la que recibía esos consejos -u órdenes-. Ahora, estaba dando más indicaciones de las que le pidió, pero llegados a ese punto lo mejor era finalizar el monólogo. - Eventualmente la infantería recuperara la posición en la vanguardia, por supuesto... También hay que tener en cuenta evitar el fuego amigo, así que deberíamos concentrar los proyectiles en las tropas de retaguardia. Olvídate de tus wyverns si no quieres perderlos. Su tamaño y peso son demasiado, tan pronto como toquen el suelo en una carga se hundirán en la nieve. Si se desequilibran y posan las garras de sus alas en el suelo será casi imposible que se levanten y alcen el vuelo. No tienen nada sólido a lo que agarrarse o apoyarse, sólo deberían participar aquellos que puedan atacar a distancia y desde el aire.

No dijo nada sobre la caballería, sin embargo. Ya fuera porque Xander tendría más conocimiento en ese ámbito o porque era el elemento más táctico de todos. A pesar de la extendida exposición, realmente solo aportó datos logísticos del terreno que conocía por pura experiencia. El despliegue estratégico que había propuesto era más un desarrollo intuitivo de las condiciones del campo de batalla que una deducción lógica de las mismas, o al menos así lo creía. Antes de que pudieran dar una valoración a sus palabras decidió dejar zanjado el asunto. - Y no hay más que pueda decirte. Es lo que pasa cuando vas a un territorio nevado. Tendréis que acostumbraros a él, va a ser así todo el tiempo. - Sentenció con suavidad y molestia, y escondió su mirada hacia el frente por unos segundos. Se valió de las palabras de la niña, su petición de participar en la batalla, para llevar la conversación por otro cauce. - Lo que ella ha dicho tiene sentido. - La habría llamado por su nombre de saberlo. - No soy quien para opinar si debería luchar o no, pero si lo va a hacer debería dar soporte desde la primera línea. Montada a ser posible y... Sin animo de ofender, manejar un libro y un caballo grande al mismo tiempo es muy difícil a su edad. Debe estar acompañada por alguien que la lleve y proteja, o la convertiréis en un efectivo poco competente en estas condiciones de batalla.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Esp. de bronce [2]
Lanza de madera [1]
Llave maestra [2]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
765


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Conquista] Rebuild all your ruins. [Priv. Xander & Alice]

Mensaje por Xander el Lun Ene 07, 2019 3:14 pm

Que dijera que las condiciones climaticas eran buenas daba un golpe en la moral del principe, era verdad que podrian estar peor, nevando o en tormenta, pero el clima era muy duro en especial para los nohrios que actumbraban otras temperaturas, que diejra que aquello era un buen clima le daba bastante pesadez en lo que sería su viaje por esas tierras. Al parecer podría esperar lo mejor del clima en el dia cuando el sol calentaba un poco, pero enseguida que bajaba el frío colgelaba lo derretido haciendo hielo resvaladizo que era cubierto por nieve rapidamente. Era toda una prueba de resistencia aquel lugar. - Veo... y tienes razón. Lo mejor es adelantar a los de ataque a distancia y aprovechar que rodearemos para dar cuanto podamos de bajas en sus filas traseras. Con una formación de herradura podremos evitar que se dispersen demasiado como para darles espacio al rápido reacomodo. -

Los caballos eran una pieza clave, si iban lento tendrían que levantar sus patas alto para sacarlas de la nieve, pero si corrían el mismo impulso apartaría la nieve de sus patas y avanzarían a casi la misma velocidad que en terreno común, mas con las herraduras dentadas que les darian buen agarre incluso en el hielo. Pero en el momento que bajaran la velocidad requerirían mas energia para volver a correr, sin mencionar que de inmediato terminada la batalla tendrían que atender a los animales para secarles el sudor y resguardarlos del frío para evitar que se enfermen por el clima. Fue la voz de su hija que le hizo salir de sus cabilaciones y preocuparse nuevamente del asunto del pony, debió haberlo hecho con anterioridad pero con tanto en que pensar se le había escapado. Los caballos que traían tenían sus propios jinetes, eran corceles duros y fuertes, muchos de ellos obeientes pero dificiles de manejar, sobretodo requiriendo mucha fuerza para jalar de las riendas y casi que levantar la parte delantera del caballo con estas de ser necesario en momentos claves para que el animal reaccionase a tiempo. No podía ponerla encima de uno de esos animales sin entrenamiento, y dudaba que puiese de todas maneras, no siendo aún tan pequeña. La jinete pegaso tenia razón, necesitaba a alguien que la llevara. - Irás conmigo entonces. Tendrás que agarrarte fuerte pues no podre sostenerte, tengo las riendas en una mano y la espada en la otra. -

No esperó afirmativa, solo se movió un poco hacia atrás en su silla de montar, amplia como para llevarlo cómodamente y tener espacio para cargar algún bulto, en este caso a una niña. Debido a la estatura baja de la bruja y la altura a la cruz del caballo del principe, mayor de la media, tuvo que sujetarse de las crines del animal para inclinarse casi de lado para alcanzarla y ayudarla a subir sacando un pie del estribo para que pudiera usarlo de escalón. - Ire al frente con un puñado de caballeros para proteger a los arqueros y los magos, los wyverns tienen javalinas y hachas arrojadizas en su mayoría asi que podran sernos de buen apoyo. Lady Alice, espero que pueda seguir guiandonos en batalla, su conocimiento del terreno es clave para poder adaptar nuestras estrategias. - el tiempo era clave y mientras ayudaba a la joven princesa a acomodarse en el espacio y usaba su propia pierna para empujar la de ella para que apoyara los pies en las correas delanteras del caballo y tuviese buen espacio para sujetarse y poder manipular su libro, seguía hablando con la jinete de Silesse y ya hacía señas para atraer a uno de sus guardaespaldas que le dio rapidamente las instrucciones de la nueva formación.

Con cuidado y tanta delicadeza como sus toscos modales podian dar, ayudaba dandole las tiras de cuero de donde sujetarse y ajustando con cuidado los costados de la silla para que pudiese acomodarse mejor, el caballo no parecía ni notar que tenía un peso extra. Incluso se atrevió a acomodarle el caballo tras la oreja cuando el viento lo desacomodó. No era tiempo para presentaciones cuando estaban tan cerca de la batalla, pero ya por los tratos que el principe le daba a la menor se podía intuir que tenia un cariño poco propio de una niña cualquiera, quizás una hermana menor o pariente de sangre, tan descuidado en aquel lugar que facilmente se podía incluso intuir paternidad.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Great Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [2]
Lanza de bronce [2]
Espada de acero [2]
Concotion [5]
Lanza de bronce [1]
.

Support :
Seimei
Mulitia
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3086


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Conquista] Rebuild all your ruins. [Priv. Xander & Alice]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.