Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Cajón de ofertas - Legendary edition.
por Lissa Ayer a las 8:54 pm

» Transacción entre personajes
por Hrist Ayer a las 7:36 pm

» [Entrenamiento] Do I not destroy my Enemies when I make them my Friends? [Priv. Kuroyuki]
por Kuroyuki Ayer a las 7:28 pm

» [Misión] El Verdadero Sello [Lissa, Mishael, Onix]
por Mishael Ayer a las 5:07 pm

» [Social] Oskoreia [Privado; Hrist]
por Sindri Ayer a las 3:00 pm

» Convoy
por Sindri Ayer a las 2:55 pm

» Tienda de items
por Eliwood Ayer a las 2:35 pm

» Registro de Support
por Eliwood Ayer a las 2:33 pm

» Tienda de armas
por Eliwood Ayer a las 1:20 pm

» Venta de artículos
por Eliwood Ayer a las 1:17 pm

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] Solicitando asilo [Marth]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Solicitando asilo [Marth] Empty [Social] Solicitando asilo [Marth]

Mensaje por Sigurd el Lun Sep 17, 2018 3:03 pm

El día era precioso. Ninguna nube en el cielo, brisa suave y agradable, temperatura cálida pero sin ser asfixiante. Un día que alegraría el corazón de cualquiera que mirase al horizonte. Un día perfecto para cabalgar plácidamente, como hacía Sigurd y sus hombres, en dirección hacia el castillo de Altea. Pero el ánimo de Sigurd no reflejaba en nada la belleza de aquel día.

El corazón del antaño duque de Calphy era tormenta, sombras, dolor y oscuridad. Desde que él y sus hombres zarparon de Grannvale, condenados al exilio por el reino de Nohr, Sigurd apenas hablaba. Apenas comía. Apenas dormía. Los siervos del duque miraban a su señor con preocupación, más ni uno encontraba la forma de cambiar su estado de ánimo ¿y qué podían decirle para animarle? En cuestión de pocos años, Sigurd lo había perdido todo.

Primero perdió a su padre. Luego perdió a su esposa. Perdió a su reino y por último a su hijo. Lo peor de todo era la incertidumbre. No sabía nada del paradero de ninguno de ellos. El no saber qué estaba siendo de su amada familia lo atormentaba ¿estaban bien? ¿estaban heridos? ¿estaban a salvo? ¿estaban muertos?

La incertidumbre también era para su reino ¿Qué sería de Grannvale, ahora en manos del príncipe Xander? ¿Sería capaz de soportar su gente la opresión nohria y la de su dragón oscuro? ¿Y qué sería de su castillo? ¿Sería saqueado, vendidos sus bienes, y entregado el resultado de la venta como ofrenda a Anankos? ¿Tendría algún lugar al que regresar cuando lo hiciera? ¿Regresaría algún día?

Durante la parte de travesía en barco, su fiel caballo permanecía al lado de Sigurd. Era lo normal, cada vez que viajaban en por mar. El equino no estaba acostumbrado a los barcos, le ponían nervioso, y Sigurd tenía que estar a su lado para calmarlo y que no montase un escándalo cada dos por tres. Pero aquella vez, el caballo no protestó ni una sola vez. Eolo era un animal muy listo, y había pasado el suficiente tiempo con su jinete como para saber cuando estaba deprimido, y debía dejarle en paz.

El viaje llegaba a su fin. Había sido bastante largo, pero pronto llegarían a su destino: El castillo de Altea. El buen tiempo los había acompañado durante el viaje por mar, pero tuvieron que demorarse en el viaje. Había que esquivar a los buques Emergidos que rodeaban ya todo el continente de Magvel. Y tampoco querían ser descubiertos por ningún barco con bandera nohria. Lo que obligó al barco a tener que dar largos y tediosos rodeos para garantizar que llegaban a salvo.

Altea… Apenas sabía nada del lugar. Había elegido ese lugar porque realmente no tenía otro al que ir. De Jugdral, aparte del conquistado Grannvale, el único reino libre de emergidos era Thracia. Y no, Thracia no era una opción. Tampoco podía recurrir a Renais, tomado por los Emergidos. El único país que a él y sus asesores se les ocurrió para solicitar auxilio era Altea, y la única razón era que aquel reino compartía la fe en Naga oficial (hasta ahora) de Grannvale y que podían compartir intereses comunes en contra de Nohr. Ya se sabe, el enemigo de mi enemigo es mi amigo, uno de los pilares básicos de la estrategia.

Pero aparte de eso, realmente no sabían nada. Cuando Sigurd le envió la carta al príncipe Marth, había sido como tirar una flecha a una diana con los ojos cerrados. No sabía qué respuesta les darían desde Altea, si es que les llegaba alguna.

Afortunadamente, una paloma mensajera (la única forma de enviar correos entre barcos) llegó con una carta del príncipe Marth. El príncipe no solo le dio permiso, sino que le extendió también un permiso real para poder atracar en el puerto y poder dirigirse al castillo. Por el contenido de la carta, Sigurd pudo intuir que el príncipe era alguien amable, pero a su vez tampoco libre de preocupaciones. Por lo visto, tenía conflictos con Plegia, otro reino adorador del mismo dragón oscuro de Nohr. Si los que lideraban Plegia eran como el príncipe Xander, Sigurd entendía perfectamente las preocupaciones del príncipe de Altea.

Buenas impresiones también recibió del puerto en el que atracaron. Los ciudadanos de Altea parecían alegres, felices, ocupados en sus quehaceres diarios. Obviamente, la visión de un pelotón de soldados de caballería marchando con banderas que no reconocían llamaban la atención del populacho, pero ninguno los miró mal o les dedicó palabras groseras. Al contrario, a la hora de preguntar direcciones o de algún lugar donde reposar, fueron en gran medida personas amables. Es como si la guerra no hubiese llegado hasta allí. O como si hubiese llegado hacía ya tiempo, y hacían todo lo posible para dejarlo atrás todo.

Sin embargo, antes de poder establecerse en Altea, tenía que reunirse directamente con el príncipe. Tenía que conocerle en persona. Pero tampoco tenía miedo. Sigurd estaba deprimido, pero no permitió que aquello le hiciese desconfiar de la gente. No, si perdía la fe en el prójimo, ya lo habría perdido completamente todo.

Marchando con su séquito, el castillo estaba ya a la vista. Cuando llegó al puerto y enseñó el permiso real, soldados fueron a anunciar su llegada al castillo, por lo que Marth ya los estaba esperando. Sigurd estaba inquieto, no quería ser un exiliado. No quería quedarse en Altea. Quería seguir luchando por su patria, era lo único que sabía hacer. Pero en aquel momento, no tenía otra opción. Iba a presentarse ante el príncipe y pedirle asilo de manera oficial, cara a cara. Lo que fuera después, estaba todavía por ver.
Afiliación :
- NOHR (GRANNVALE) -

Clase :
Lord

Cargo :
Duque de Calphy

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Esp. de bronce [2]
hacha larga de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Social] Solicitando asilo [Marth] Espada%201

Experiencia :
[Social] Solicitando asilo [Marth] XyoARbx

Gold :
2569


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] Solicitando asilo [Marth] Empty Re: [Social] Solicitando asilo [Marth]

Mensaje por Eliwood el Sáb Feb 09, 2019 9:17 pm

Tema cerrado. 10G a Sigurd.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
espada de acero [5]
.
.
.
.

Support :
Marth [Social] Solicitando asilo [Marth] Iwzg0SR
Lyndis [Social] Solicitando asilo [Marth] JEIjc1v
Nils [Social] Solicitando asilo [Marth] JEIjc1v
Izaya [Social] Solicitando asilo [Marth] JEIjc1v

Especialización :
[Social] Solicitando asilo [Marth] Espada%202

Experiencia :
[Social] Solicitando asilo [Marth] Iu4Yxy1

Gold :
89


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.