Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Gaius el Mar Mar 29, 2016 10:59 pm

En su apuro por su frenética huida, Gaius casi no había razonado que, al correr directamente hacia la brecha, corría hacia un millar de guardias que estarían ahí, y nunca ni en la más loca o desesperada situación este bribón se había enfrascado en una situación donde estuviera rodeado de guardias, no de forma consiente por lo menos. Escuchar las duras palabras de advertencia del soldado a su derecha le hizo clavar los talones en el suelo para terminar frenando con una voltereta de carro. Además servirle como vos de alto, le llegaron de forma tardía a la mente, pero igualmente ya había frenado su avance aunque por los motivos errados a los que el guardia pensaría. Sin detenerse mucho a pensar en que hacer a continuación, volvió a ponerse de pie y rápidamente pudo ver por encima del hombro como el príncipe de Norh corría tras sus pasos. La distancia que había puesto sobre ellos dos le daba una positiva ventaja sobre el rubio, pero no así sobre su pelirroja colega que también corría tras él.
Sin saber hacia dónde más huir, el ladrón miró desesperado en todas direcciones, no le importaba que Karen lo alcanzara, pero su majestad… ese era otro tema. Además, cabía destacar que el noble ya tenía su grueso tomo mágico en la mano, lo cual nunca era una buena señal.

A dos segundos después y sin mejores ideas en mente, Gaius emprendió una nueva carrera hacia si izquierda. Ya no corría en dirección a la brecha, pero si hacia el muro, el cual esperaba encontrar alguna forma de pasar… de alguna manera. Corrió y corrió mientras internamente le rezaba a su divina señora que no lo abandonara ahora, y de ser posible que fulminara con un rayo al rubio.
Venía con suerte, a l poco rato ya podía ver el rocoso y grueso muro de la ciudad y ninguna señal de guardia o emergido, aunque desde su estrecha callejuela tampoco podía ver mucho, aunque si escuchaba el gran embrollo que ya estaban ocasionando esas criaturas a los guardias. “Resistan un poco más muchachos, por lo menos hasta que logre salir de todo esto” se decía internamente mientras seguía apurando a sus piernas.
Trató de frenar antes de llegar al muro, pero desde que había perdido su ojo bueno, eso de medir distancias ya no se le daba tan buen como antes, por lo que a la hora de detener su avance, sus últimas fuerzas llegaron para colisionar contra la dura pared. Exhalando todo el aire en el impacto, el bandido calló de espaldas al suelo, completamente cansado y aturdido.  Trastabillando se puso de pie y, apoyándose contra el muro mismo comenzó a enderezarse, mientras se frotaba el pecho con la mano libre. La cabeza le daba vueltas, pero todavía no lo suficiente como para considerarse “buenas noches”.  
Levanto la vista hacia el muro, no era demasiado alto, apenas unos tres metros, de paredes rocosas y agrietadas, con un rato y calma lo treparía cualquier día sin problema, pero este día era especial, por lo que si quería salir de allí, debería buscar una escalera… o cuando menos una buena cuerda.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
Arco de acero [4]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
166


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Invitado el Miér Mar 30, 2016 7:31 pm

Cuando ya me preguntaba por qué narices había salido corriendo Gaius hacia la dirección más peligrosa posible, el rubito me respondió… más o menos. ¿Su culpa? ¿Ayudar a CAPTURAR a Gaius? Con toda la rabia que me inundó, eché a correr de nuevo a por el pelirrojo, sin saber si estaba más enfadada porque el ladrón no reconociera antes al rubio o porque tenía que arrastrarme A MÍ a sus problemas. Maldita sea, ¡¿qué habrá hecho ahora?!

Por fortuna un guardia hizo reflexionar lo bastante al pelirrojo como para que pasara de largo la grieta que se agrandaba en la pared, alejándolo de su suicidio. Sin embargo, el camino que eligió mi amigo lo llevó hasta un muro y, gracias al golpe que se dio, pude conseguir el tiempo suficiente para alcanzarlo y apoyar una mano contra la pared, recuperando el aliento. ¡¿Cuántas veces ha tenido que estar huyendo para conseguir esa resistencia y velocidad?! ¡Hasta a mí me ha costado seguirlo a buen ritmo!

Gaius, no puedes salir corriendo de esta forma ―le advertí mientras terminaba de intentar que la respiración me volviera a la normalidad antes de agarrarlo fuertemente de la muñeca, impidiendo que volviera a escapar―; he visto lo que hay al otro lado del muro: filas y filas de emergidos, entre ellos caballeros y arqueros. Vayas por donde vayas, si sales solo no sobrevivirás… y es probable que no lo consiguieses ni siquiera con mi ayuda ―afirmé mirando con absoluta seriedad a su único ojo sano, apretando un poco más la muñeca―. Necesitamos al rubio. No sé qué le habrás hecho, pero al menos parece quererte con vida, y eso ya es bastante más de lo que te van a ofrecer los emergidos. Si queremos tener la más mínima posibilidad de sobrevivir, debemos movernos y trabajar juntos, ¿estamos? ―concluí de forma seca, sin intención de soltarlo hasta que me diese la más mínima muestra de que había comprendido lo que le decía―. Si intentas huir de nuevo, te quedas solo: no voy a seguirte a un suicidio.

Solo cuando escuché acercarse los pasos del mago, solté a mi compañero y me puse a buscar un medio para trepar el muro. Por encima del muro se veían las ramas de un árbol que había al otro lado, pero de nada nos servía si no podíamos subir hasta allí. Sin embargo, logré ver a cierta distancia algo similar a una especie de caseta, probablemente para guardar los aparejos de pesca, así que no dudé en correr hacia allí para echar un vistazo. Por fortuna estaba abierta, y dentro había todo tipo de cañas y redes, además de cuerdas para atar barcos y balsas al muelle. Cogí una sin dudarlo y sin más tardar volví con mis compañeros. Una vez de vuelta, comencé a dar instrucciones.

No hay tiempo para escalar la pared, así que necesito que uno de los dos me deje subir a sus hombros para poder sujetar la cuerda desde arriba ―anuncié mientras me concentraba en hacer nudos fuertes en la cuerda a la mayor velocidad que podía, todos a una distancia de más o menos medio metro―. Una vez allí ataré la cuerda a la rama más gruesa del árbol, por lo que podréis subir sin problema. Para bajar usaremos el tronco del mismo árbol. ¿Alguna pregunta?

Esperé unos segundos ante las posibles réplicas de mis compañeros, para intentar explicarlas. Sin embargo, pronto hablé de nuevo.

Sé que Gaius puede trepar de sobra un árbol ―dije dirigiéndome al rubio―, pero si para ti es muy difícil, puedes ser el último y pasar la cuerda al otro lado del muro. Así podrás bajar por ella. Pero aún hay otro asunto importante. ¿Puedo fiarme de ti… “Luke”?

Entrecerré levemente los ojos con mi última pregunta, esperando que se presentase por su verdadero nombre (pues suponía que habría dado uno falso si mi amigo no lo reconoció al principio) o me diese la más mínima prueba de confianza. Después de todo, si vamos a trabajar juntos no podemos estar desconfiando continuamente los unos de los otros, y al menos Gaius podrá confirmar si lo que dice es o no cierto.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Invitado el Jue Mar 31, 2016 6:35 pm

Gracias a la metedura de pata de Gaius mientras escapaba, pude al final acabar alcanzándolo, aunque sí que lo hice un rato después de Karen. Ella, a diferencia de mí, es muy agil y veloz, así que no pude entender casi nada de lo que dijo al otro pelirrojo. Lo único que capté fue la última frase que dijo. Lo del suicidio.

Por fin os he alcanzado… ―dije a duras penas mientras recuperaba el aliento―. ¡Gaius! ¡La próxima vez que escapes te lanzaré un conjuro! Si no te he matado antes, debe ser por alguna razón, ¿no? Porque me han sobrado oportunidades. Tú mismo debes ser consciente de eso, ¿no? ¿Por qué no usas tu cabeza un poco?

Los soldados estaban haciendo frente en la grieta a los emergidos y, por alguna razón, ellos querían escapar o algo así. Admito que es una de las opciones más seguras, pero… ¿no dijeron algo de una recompensa? Quizás aquello era mentira. No sería descabellado, considerando que puedo imaginármelos mintiendo con tremenda facilidad…

Karen tuvo un plan para intentar salir de la ciudad. Sin embargo, veía varios problemas. El más importante de ellos, que Gaius se escapase. A pesar de ello, dudo que se fuese a escapar en dirección a los emergidos esta vez. No si sabe que acabaría solo.

Admito que el hecho de haber ocultado mi identidad es un motivo de sospecha, aunque más que de mi confianza, creo que sería mejor saber si él ―refiriéndome a Gaius― nos dejará tirados en medio del combate o no. Por no mencionar que tengo que hablar con él de un cierto asunto con el cual está tremendamente familiarizado. Después de todo, no todos los días uno realiza una acusación falsa y sin pruebas a la familia real de un país, ¿verdad Gaius? ―esbocé una sonrisa que, por dentro, ocultaba mis ganas de hacerle sufrir―. Pero no tengo intenciones de matarte. Sería desaprovechar una oportunidad de oro. Volviendo al tema que nos incumbe… ―mi mirada se dirigió ahora a Karen―. Mi nombre es Leon y soy la persona a la que este idiota acusó. No puedo dar más información por motivos obvios ―me dirigí a los guardias―. Dudo que me conozcan, pero prefiero ser precavido ―di una pausa antes de decir lo siguiente―. Mi asistencia será total y absolutamente a favor del grupo siempre y cuando Gaius no intente huir de mí. Mientras eso se cumpla, combatiré a vuestro lado. Dicho esto… He de admitir que mis habilidades atléticas no son las mejores… Por lo que apreciaría una cuerda para ayudarme a escalar. Dicho esto, que alguno suba encima de mí y entonces siga el plan.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Gaius el Miér Abr 06, 2016 5:50 pm

Escuchaba a Karen con ojitos de perro mojado, tironeando ligeramente de la muñeca esperando que esta  se apiadara de su colega pelirrojo y entendiera que debía seguir huyendo, pero al aproximarse el temido príncipe de Norh, instintivamente se colocó detrás de su compañera y tomándola por los hombros la usó de escudo humano contra el mago.
Acercando cautelosamente su rostro al oído de Karen, susurró una advertencia

-No se llama Luke…. Es el príncipe de Norh… y está muy enojado conmigo!-

Volvió a esconderse detrás del hombro de la muchacha mientras intentaba dar con ella unos pasos hacia atrás, mas estaba muy cansado y ella con los pies bien afirmados a la tierra, por lo que no logro moverla ni medio centímetro.
El enojado y con motivo príncipe le lanzo una rerie de amenazas a las que el bandido solo pudo tragar saliva.

-Eh… Majestad, no es lo que parece! Le juro que no! No estaba huyendo! Yo nunca sería capaz de tal cosa! Yo solo eh… -


En ese momento la muchacha corrió hacia la caseta de pesca, y Gaius no dudo en correr tras sus pasos, tomando de la mano a la ladrona. Para que el príncipe no sospechara, se limitó a gritarle por el hombro

-Por aquí majestad!-

Vio que esta salía muy sonriente con la cuerda en la mano y una idea en los labios, y con la adrenalina de querer abandonar la ciudad todavía latente, se posicionó de espaldas al muro, haciendo un escalón con los dedos para que la ladrona pudiera trepar por encima de él. Cuando ella se hubiera posicionado por encima de él, le daría un empujón para terminar de salvar la distancia.

-Ven sube por aquí-

Indico a su colega al tiempo que le sonreía lo mejor que podía al príncipe.

-Yo-yo nunca podría haber dicho tales palabras e usted, majestad! Como podría yo, un simple y vulgar vividor de las calles osar elevar la voz sobre tal eminencia.-

Trataba de que sus palabras sonaran sinceras, pero hasta él tenía que admitir que hacia lo hacía poco creíble el hecho que sudara a mares.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
Arco de acero [4]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
166


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Invitado el Lun Abr 11, 2016 3:55 pm

No me apiadé de los lastimeros ojos y gestos de mi amigo, sino que continué hablando fingiendo seguir enfadada (pues lo cierto es que Gaius había logrado ablandarme, aunque yo no cediese ni un ápice) y tratando de hacerle entender que irse de aquella manera era un suicidio, literalmente. Sin embargo, cuando empezó a acercarse el rubio, mi compañero se escondió tras de mí y me susurró algo que no olvidaría en la vida: era un príncipe de Nohr. Tras un segundo en shock con los ojos abiertos como platos, me giré hacia mi amigo con una cara que era la perfecta mezcla entre preocupación, ira e incredulidad, pero que, a pesar de todo, podía resumirse en una simple palabra: ¡¿QUÉ?!

Por fortuna, la discusión entre ambos me dejó el tiempo suficiente para recuperarme del infarto que estuvo a punto de darme. ¡¿Se podía saber qué había hecho para que un príncipe se la tuviera jurada?! ¡¿Y por qué tenía yo que acabar metida en esto?! ¡¡Si salimos vivos, acabaremos en la horca por necios!! ¡¡Y ENCIMA YO NO TENGO CULPA DE NADA!!

Indignada como estaba, decidí pasar de todo y solucionar al menos el mayor problema que nos rodeaba, que eran los emergidos. Siendo objetivos, el príncipe era el menor de nuestros contratiempos: primero, parecía no querer matar a Gaius (al menos, no inmediatamente); segundo, si sobrevivíamos, tal vez hasta dejase pasar lo que sea que mi imprudente amigo hiciera, y tercero, si el príncipe moría, se acabarían igualmente nuestros problemas. Todo tenía un lado positivo. Sin embargo, mientras avanzaba hacia la choza cogida de la mano por mi amigo y seguida por el sangre azul, comencé a valorar otras opciones. Yo llevaba toda mi vida deseando volver a la nobleza… ¿Y si este inmenso infortunio pudiese convertirse en la mejor de mis oportunidades? Después de todo, yo no le había hecho nada; tal vez obtuviese algo de él si lograba impresionarlo…

Fue así como encontré la cuerda y salí triunfante y con una nueva idea que llevar a cabo, sonriente y nuevamente autoconfiada. Fui contando el plan al tiempo que hacía los nudos, pero parecía que el noble (Leon, por lo visto) aún tenía sus dudas. Ignorando a qué se refería exactamente el príncipe con lo de que matar a Gaius “sería desaprovechar una oportunidad de oro”, decidí al menos intentar que confiara un mínimo en mi amigo… si es que eso era posible después de lo que sea que pasase entre ellos.

Evidentemente no puedo hablar por mi compañero ―dije haciendo un gesto hacia el pelirrojo, aunque sin apartar mis ojos de Leon―, pero te garantizo que lo conozco desde el tiempo suficiente como para asegurar que se agarrará a un clavo ardiendo si ésta resulta ser su única posibilidad de supervivencia… y sabrá que nosotros somos la única en cuanto salte por ese muro ―afirmé tuteando al príncipe, acatando sus deseos de ser precavidos respecto a su identidad, al tiempo que señalaba la pared. Sólo entonces me volví hacia mi amigo y traté de hablarle tranquilamente―. Gaius, te repito lo mismo que antes: he visto lo que hay al otro lado del muro, así que créeme cuando te digo que ni siquiera un príncipe, por mucha magia que use, no es ni remotamente tan peligroso como lo que tenemos delante ―tras un segundo de silencio, cogí sus manos entre las mías, las levanté hasta la altura de nuestro pecho y lo miré intensamente a los ojos―. Gaius, confía en mí: te protegeré. Pero no puedo hacerlo si te vas por tu cuenta, ¿entiendes? No bromeo cuando digo que ir solos es un suicido. Preocúpate del príncipe después; lo primero es lo primero. Y te garantizo que no sobreviviremos si no empezamos a trabajar en equipo. ¿Lo comprendes? ―tras esperar alguna afirmación por parte de mi compañero, decidí dar un último recordatorio y advertencia―. Mi promesa de protegerte sólo se mantendrá si te quedas con nosotros. Si decides huir, estarás rechazando mi ayuda. Te quedarás solo. Pero si trabajamos en equipo… prometo ayudarte con todo lo que tenga… ―y, acercándome brevemente a su oído, terminé en un susurro―, príncipe incluido.

Poco después, aprovechando la ayuda del propio Gaius, logré agarrarme a la zona más alta del muro. Al principio me costó un poco, pero en cuanto me hube sujetado bien, acabar sentándome fue un juego de niños. Entonces, tras echar un vistazo, me dispuse a explicarles la situación mientras ataba con fuerza la cuerda a la gruesa rama.

Hay muchos emergidos, pero parece haber un bosque un poco más allá ―hablé alto y claro, señalándoles brevemente la dirección, para que se hicieran una idea de hacia dónde había que ir―. No creo que vayan hacia allí siendo éste un objetivo tan claro, así que propongo atravesarlo para impedir que nos vean. La única pega… ―comencé a explicar, tratando de mantener la calma y temiendo la reacción de Gaius― es que se extiende  precisamente hacia la dirección al lugar del que parecen venir los emergidos. Pero hay tantos que si seguimos cualquier otra ruta, es seguro que nos descubrirán, perseguirán, y matarán. Yo propongo arriesgarnos ―sentencié, terminando de asegurar la cuerda. Sin embargo, aún tenía algo más que decir antes de bajar por el árbol, por lo que acabé dirigiéndome directamente a “su alteza”―. Leon, puede que no te fíes de Gaius, pero te digo lo mismo que a él: sólo lograremos salir de ésta si vamos juntos. Es el momento de trabajar en equipo y centrarnos en el presente… o no habrá nada de lo que preocuparse después.

Y, sin esperar a una respuesta por parte del príncipe, comencé a trepar árbol abajo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Invitado el Dom Abr 17, 2016 12:59 pm

Gaius demostró su pequeña estupidez al esconderse de mí y después negar lo obvio. Por favor. ¿De verdad piensa que me creo eso? Si no fuese por sus contactos, le eliminaría aquí y ahora… O, más bien, después de solucionar el asunto de los emergidos. De hecho, por mera indignación, decidí ignorar al ladrón durante unos momentos y escuchar a la otra pelirroja. Ella parecía ser más inteligente y ver el problema. Problema que, por cierto, parecía más grave de lo que me había imaginado en principio.

Aunque seas amiga de él, puedo ver que por lo menos eres consciente de cuál es el peligro principal ―dije―. No sé exactamente qué sucede, pero si los soldados están teniendo tantos problemas, esto no es una situación simple.

Sin embargo, cada palabra que salía de los labios de Gaius me hacían querer machacarle. Tanto era así que tuve que contenerme muchísimo para no meterle un paliza y esbozar una fría sonrisa al ladrón.

Gaius. Primero, si vas a dirigirme la palabra, que sea como ha hecho tu compañera ―ordené―. Segundo, si vuelves a decir algo que se note a la legua que es mentira, me encargaré de dejarte el ojo que te queda morado. No te voy a matar, pero nada me impide darte uno o dos golpes, ¿no?

Y, dicho aquello, subí con la ayuda de aquella cuerda y esperé a subir antes de decir lo último que quería decir.

Ayudaré siempre y cuando tenga una oportunidad para hablar contigo después de esto, Gaius ―declaré―. Si eres capaz de eso, entonces os apoyaré con todo lo que tenga. Sin embargo, si escapas, ya sea antes, durante o después del combate, yo mismo te ejecutaré. Necesito que hagas algo por mí. Y esto no es negociable. Eso es todo lo que puedo prometer para esta situación ―aseguré―. Si no cumples con tu parte, yo actuaré en consecuencia. Así que cuento con tu apoyo, ladronzuelo mentiroso. Lo que sí que te puedo asegurar es, que si aceptas hablar, no te mataré. Y antes de que se me olvide… ―dije―. No me hables de majestad ni de príncipe hoy.

Y, aclarado ese asunto, bajé el muro y me dispuse a seguir a Karen.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Narrador el Mar Abr 26, 2016 12:38 am

En aquella sección, un tanto más lejos de la acción cayeron en un área lodosa de agua estancada cubierta por altos pastizales que les ocultaron de la vista de los emergidos que a varios metros avanzaban en formaciones hacia la brecha abierta en la muralla. Los enemigos parecen no percatarse de su presencia y hay bastante follaje como para avanzar sin ser notados hasta los enemigos. A la distancia pueden llegar a ver aún las columnas de humo desde el pueblo y algo lejos, más cerca de la brecha se puede ver un área oscura en el piso donde los emergidos se congregan.
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2915


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Gaius el Mar Abr 26, 2016 1:23 am

-Por supuesto que no, majestad-

Gaius susurró esas palabras mientras veía como el rubio desaparecía detrás del muro y lo escuchaba chapotear del otro lado. Tomó la cuerda para seguirlos en su travesía cuando un pensamiento lo hizo frenarse en el lugar. Porque los estaba siguiendo? Había logrado poner un muro entre el tenebroso y poderoso mago y él, porque seguirlo cómo un perro faldero a la espera de su castigo? Acaso había adquirido honor en la ultima media hora? Por supuesto que  no! Y como él tenía en sus manos la única “escalera” para trepar el muro, no podrían seguirlo fácilmente. Era brillante! Si lo hubiera planeado no le hubiera salido tan bien. Por supuesto lamentaba dejar tirada y en manos de un noble psicópata a su compañera y vieja amiga de hermandades,  pero… estaba seguro que hasta ella sabría entender. Aún así, trató de disimular un poco, para no ser tan evidente su cobarde huida.

-Karen! He encontrado otra forma más rápida de cruzar! Espérenme ahí! Ya voy!-


Gritó al otro lado del muro y comenzó su apresurada huida hacia la famosa brecha en el muro. No le importaba enfrentarse a un batallón de emergidos, había peleado con ellos en anteriores ovaciones. Pero al príncipe de  Norh… lo había inculpado de espionaje ante un rey, y le había esparcido horribles historias sobre él inventándole practicas bizarras sexuales con otras especies . No, definitivamente pondría l mayor distancia entre ellos, sin darle tiempo al monarca de razonar o dudar si ser compasivo o no.
Corriendo a todo lo que le permitían sus viejos pies, Gaius avanzaba veloz hacia la abertura. Tendría que esquivar a un par? Pelear? Si, quizá. Pero cuando llegara a campo abierto ya no seria el objetivo primordial de las bestias humanoides y podría intentar sortearlas con mayor facilidad.

-Si si si, ya te oí!-


Le gritó al pasar al  guardia quien nuevamente venía a darle la advertencia sobre los peligros de la invasión de emergidos.

-Fuera de mi camino! -
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
Arco de acero [4]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
166


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Invitado el Mar Abr 26, 2016 7:35 pm

No podía ser. Conocía lo bastante bien a mi amigo (bueno, SUPUESTO amigo) como para reconocer una mentira suya incluso a través de un muro. ¡¡Y encima me había dicho que esperara!! ¡¿Es que pretende que me maten?!

¡NO ME MIENTAS, GAIUS! ―grité con furia―. ¡Acabo de estar ahí y he mirado estando encima del muro! ¡¡Es imposible que acabes de encontrar un atajo donde claramente no lo hay!!

Esperé a su respuesta, pero ya hacía tiempo que se había ido.

¡MALDITA SEA, GAIUS! ¡Si no te matan los emergidos, TE JURO QUE LO HAGO YO!

Golpeé el muro de pura rabia antes de girarme hacia el príncipe con el que ME HABÍA ABANDONADO, el príncipe al que ÉL le buscó problemas y que podía ahora, POR SU CULPA, pedirme cuentas A MÍ. Hablé con completa seriedad y con la mano aún en la pared, justo donde había golpeado con fuerza. Mis ojos refulgían de ira al acompañar mis palabras.

No te conozco, pero te juro por Ashera que la próxima vez que lo vea lo atraparé y lo llevaré a rastras hasta ti si hace falta ―aseguré con una voz calmada y fría que no admitía lugar a dudas―. Soy leal hasta que se me paga con traición.

Buscando tranquilizarme pero sin tener éxito alguno, volví a mirar hacia los emergidos, quienes difícilmente nos habrían escuchado a pesar de los gritos, pues más fuerte era el sonido de los golpes en la brecha del muro y el choque de las armas. Ahora éramos dos, y si queríamos salir con vida tendríamos que dar un giro de 180º al plan. Sin embargo, enfrenarnos solos a ellos no era una opción.

Parece que ocurre algo cerca de esa mancha oscura en el suelo ―informé a Leon, por si no había logrado verla antes―. Lo único que se me ocurre es matar a un par de rezagados y ponernos sus armaduras. Obviamente se nos puede distinguir por el rostro, pero estando en mitad de una batalla, no creo que se fijen mucho. ¿Tienes un plan mejor? ―pregunté, yendo directa al grano―. Ojalá tuviera algo para maquillarnos y hacernos parecer más pálidos…

Lo cierto es que ambos éramos bastante blancos, pero para mí ninguna precaución estaba de más. Sin embargo, estaba abierta a otras opciones… si es que las había.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Invitado el Jue Abr 28, 2016 5:08 pm

No me hizo ninguna gracia ver que el ladrón había huido, probablemente pensando de verdad que yo era más peligroso que los emergidos. Sin embargo, no quise hacer ni una sola mención a esa cobardía que competía con su estupidez. Tenía la completa intención de cumplir con mi palabra. Como le vea lo primero que hace será conjurar sin esperar siquiera su respuesta. No quiero matarlo, pero sí que voy a hacer que aprenda de una vez cuáles son las prioridades. Si es necesario, lo dejaré inconsciente para llevarlo así a Nohr y, si no actúa de forma cooperativa, ejecutarlo. Probablemente el hecho de que hubiese alguien que fuese de mi opinión ayudaba mucho a que no fuese a matarlo.

Supongo que no estarás en contra de torturarle un poco en cuanto le vea, ¿no? No pienso volver a confiar en su palabra. En su lugar, creo que confiaré en sus gritos ―respondí―. Si eso es demasiado duro, me contento con que le traigas ante mí y luego lo dejes encerrado asegurándote de que no escape.

Observé a lo lejos. Los emergidos aún no se habían dado cuenta de nuestra presencia. Además, parece ser que si fuésemos a ocultarnos por este camino podríamos reconocer el terreno mejor. Si había un líder de los emergidos como bien había dicho Karen antes, lo cierto es que sería interesante recopilar información antes.

Nos faltan datos. Suponiendo lo que antes dijiste como cierto, debería haber un líder de las tropas de los emergidos. Ni siquiera sabemos dónde está. Si lo hay, debe ser quien esté dando las órdenes. En ese caso, bastaría con eliminarlo y entonces dejar que el ejército se ocupe del resto. Por otro lado… ―la miré con cierta incredulidad―. Como imagino que comprenderás, voy a partir de la idea de que estoy solo en esto ―añadí―. Si bien es cierto que desde el principio has estado a favor de hacer frente a esto en lugar de esconderte y has mostrado un buen rechazo a las acciones de Gaius, no puedo evitar pensar que todo sea un acto y desconfiar de ti. Si quieres venir, no aceptaré que después te retires por el miedo como ya hizo tu amigo.

Entonces me dirigí al follaje con cuidado para antes, por una última vez, avisar de mis actos a la chica pelirroja.

Si sigues dispuesta a esto, entonces lo primero que debemos hacer es recopilar información. Podremos planear algo al respecto cuando hayamos conseguido la suficiente. Los emergidos no nos han visto todavía y creo que es seguro asumir que si vamos por aquí con cuidado no nos detectarán. Cuando sepamos su número y sus posiciones actuaremos.

Y, sin esperar su respuesta, empecé a recorrer el follaje asegurándome de no ser detectado por los emergidos. Ahora mismo, por mucho que me desagradase la idea, lo importante no es ocuparse de un simple ladronzuelo, sino, al menos, conseguir información para poder elaborar un plan rápido con los recursos que tengamos a nuestro acceso para eliminar a los emergidos, ya sea solo, con Karen, con Gaius o el ejército.

Mis intereses pueden esperar. Cada emergido eliminado es un emergido menos que pueda atacar Nohr.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Narrador el Jue Abr 28, 2016 5:48 pm

La ladrona y el mago pasan inadvertidos por el grupo de emergidos que está más preocupado de ir al enfrentamiento que preocuparse por arbustos que se mueven.

El ladrón cruza la brecha pese a las advertencias y tiene una visión un poco más clara de la situación, fuera de las paredes que resguardaban el pueblo del puerto se ven casas destruidas de la periferia, algunos emergidos reagrupandose para seguir atacando, más allá también llega a ver que aquella mancha oscura en realidad es un profundo agujero en la tierra.

Se inicia la MODALIDAD DE MAPA.


Durante este combate, todos los movimientos de los aliados (sprites en colores de acuerdo a cada personaje) y los enemigos (sprites en rojo) serán representados en el mapa, que corresponde al área que les es visible.



Hay 5 emergidos en el área inmediata. La atención del soldado emergido, bastante cercano a la brecha se dirige enseguida al ladrón que acaba de separarse del grupo principal de encuentro entre los soldados alteanos y emergidos.


MODO DE USO Y REGLAS:

MODALIDAD DE MAPA:

1. Los posts se redactan normalmente. Pueden ser tan extensos o breves como el usuario desee. Sin embargo, cada personaje sólo podrá atacar a un enemigo por post. El ataque puede ser tan complejo o simple como el usuario desee (simplemente un ataque directo con el arma, o hasta un completo triple salto mortal desde detrás culminando en un tacleo con el arma por delante, etc.), pero al fin y al cabo 1 ataque.
2. En caso de usar un item o realizar una curación por báculo, también es 1 por turno.
3. El uso de un item y solamente el uso de un item es combinable con otras acciones. Se puede usar 1 item y luego atacar en el mismo turno, o usar 1 item y luego curar mediante báculo, sin embargo no podrá huir o moverse del lugar si utilizan un item con una acción.


4. Se aplican niveles de arma, siendo el acero superior al bronce, y la plata superior al acero, con las características laguz (garras, aliento, etc) estando al nivel del acero. Un arma dos niveles superior (ej: plata respecto a bronce) rompe la otra. Un usuario de arma superior derrotará a uno de arma inferior apenas acierte un ataque. Usuarios de armas equivalentes necesitarán 2 ataques (2 turnos) para derrotarse, aunque claro, contar un vulnerary o un healer prolongaría la resistencia.
5. Se aplican pautas de superioridad e inferioridad de armas. La superioridad de arma no define la victoria o derrota de un enfrentamiento, sólo puede causar que según el control de Narrador un ataque falle ocasionalmente (ya sea que en la escritura alguien bloqueó, falló, el arma se cayó etc.). Las pautas son: usuarios de espada tienen ventaja sobre usuarios de hacha, usuarios de hacha tienen ventaja sobre usuarios de lanza, y usuarios de lanza tienen ventaja sobre usuarios de espada. Tanto dagas como arcos son inferiores a las armas directas, y equivalentes entre sí. Características laguz (garras, aliento, etc) son superiores a todo tipo de arma. La magia en su totalidad es equivalente a armas físicas y superior a características laguz. La magia oscura es superior a la magia elemental, la magia de luz es inferior a la magia elemental, y la magia de luz es superior a la magia oscura.


6. Narrador controla a los enemigos y modera, por ende, Narrador es quien dictamina si han muerto o no, qué clase de daño han recibido, etc.
7. Ya que los enemigos son el personaje que Narrador controla, se aplican las pautas usuales del personaje ajeno. No god mod (controlar lo que el personaje ajeno hace o el estado en que queda), no metarol, no ignorar acciones, etc


8. Se muestran los aliados y enemigos presentes en el área del campo de batalla. Aliados y enemigos lejanos, aparecerán al acercarse.
9. El entorno es el mostrado en el mapa. Si bien la movilización es totalmente interpretativa (el usuario puede escribir que su personaje se desplaza hacia donde guste y le parezca razonable), tener en cuenta cuerpos de agua, montañas, etc., como también que lo que no está en el mapa o no sea descrito por Narrador no existe en el entorno.
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2915


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Gaius el Jue Abr 28, 2016 10:24 pm

Gaius atravesó la estrecha abertura a tropezones, cayendo de boca al piso al aterrizar del otro lado. A sabiendas de que la ciudad estaba siendo asechada por el enemigo, no gastó precioso tiempo en aliviar sus dolores y rápidamente vigiló su entorno. Lo que vio al levantar la mirada no estaba fuera de lo que podría haber esperado, pero igualmente hizo que  se le anudara el  estómago. Un imponente soldado de gruesa armadura se imponía a escasos metros de él, con una feroz lanza en la mano y con la característica palidez que todos los emergidos ostentaban. Tragando saliva se puso de pie y miró hacia todos lados en busca de un refugio seguro. A la distancia podía ver a otro de estos engendros, pero este era mucho mas chaparro que su compañero, y menos armadurado. Descartando su derecha como una zona seguro, pudo constatar que a su izquierda había  un grueso y alto árbol hacia el cual corrió despavorido como único lugar seguro en el cual refugiarse para no ser la presa fácil contra la pared. Aunque lo hizo un poco de gracia lo literal de su situación con la del refrán.

Una vez a la sombra del árbol y abrazado al grueso tronco pudo ver que más lejos asomaban cabeza otros tres enemigos más, lo que hizo que el cansado ladrón terminara de palidecer.
Al ser el único ser vivo en la redonda, y al haber salido de la ciudadela, era evidente que sería el blanco principal de estos, y el desgarbado bribón, quien no tenía más armas que una vieja daga de bronce y el palo que había  manoteado al asustado monaguillo de hacia un rato, comenzaba a pensar que hasta aquí le había durado la suerte.
Buscó en todas direcciones alguna señal de algún otro guardia de la ciudad, pero desde su posición todo indicaba que todos estaban del otro lado de la gruesa muralla. La imagen de Karen y Leon vinieron como un flash a su memoria. Ellos ya habían cruzado, y si sus cálculos no fallaban, no debían estar muy lejos. Descartando por completo que hubiera pasado desapercibido ante el grupo de emergidos, y apretando fuertemente su vieja daga contra el pecho, infló los pulmones y los descargó en un autentico grito de desesperación.

-Kareeen!!-

Bramó con la fuerza que su tórax le permitió y oró internamente porque la dama de la eterna sonrisa hiciera que su mensaje llegara a los oídos de su vieja compañera de aventuras.
Era evidente que probablemente estuviera todavía molesta por “ la broma de hacia unos instantes” pero prefería recibir el castigo de su pelirroja colega, a perecer en manos de un grupo de monstruos de forma humana.

Dónde esta Gaius??:
.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
Arco de acero [4]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
166


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 01, 2016 5:23 am

Solté un suspiro de rabia y cansancio.

Sí, no puedo decir que esté a favor de torturarlo ―admití de mala gana cruzándome de brazos―, pero tampoco estoy en contra de asustarlo un poco y usar las amenazas de tortura como incentivo. Sobre encerrarlo o no, lo cierto es que me da igual.

Sabía de sobra que hablaba guiada por la rabia de saberme traicionada, y aunque me repateara reconocerlo, sabía también que probablemente me acabase arrepintiendo de lo que había dicho, al menos si lo mantenían encerrado más de una semana. Después de todo, así no podría saber si acabaría realmente torturándolo o no. Suponía que, en el peor de los casos, podría intentar convencer al príncipe de soltarlo… o infiltrarme en las mazmorras si me acababa ignorando. Sin embargo, nos amenazaba la inmediatez de un peligro mayor. Para no perder más tiempo, propuse un plan a Leon. Sus palabras, aunque comprensibles, terminaron de crisparme.

Cierto, faltan datos ―sentencié, negándome a añadir la palabra “nos”, como dijo él antes de afirmar que partía de la idea de que estaba solo en esto―, y yo soy la primera que detesta trabajar sin información, pero eso requiere tiempo y la amenaza es inmediata. Puede que ahora no nos vean, pero nada les impide acercarse y acabar encontrándonos. De hecho, aunque pudiéramos espiarlos el tiempo suficiente, la ciudad ya habría sucumbido para entonces, por no hablar de que hasta se nos podría hacer de noche… y nada nos dice tampoco que, con esos ojos rojos, no puedan ver en la oscuridad. Por mí, “Luke”, puedes hacer lo que quieras ―añadí mirándolo con rabia, pronunciando su nombre falso para demostrarle que él era menos de fiar que yo. Puede que yo nunca dé mi verdadero nombre, pero al menos sí le di aquel por el que la mayor parte de la gente me conoce―. Tú estabas con Gaius antes de que yo me acercara, así que es imposible que “sea un acto”. Como has dicho, también desde el principio he estado a favor de hacer frente a esto. También, gracias a mí, has salido de la ciudad por un camino donde somos invisibles. Así que lo siento pero no: no te acompañaré ―sentencié―. ¿Qué sentido tendría si, sin importar lo que haga, vas a desconfiar de mí? Se dice que “cree el ladrón que todos son de su condición”, y es hasta irónico que precisamente estés persiguiendo a uno. Y aún diré más: “la sospecha es una invitación a la traición”, y si bien yo misma desconfío continuamente de todos, es absurdo, por no decir temerario, decírselo a la cara a la única persona que podría ayudarte. ¿Para qué narices iba a traicionar a un príncipe si con él estaría más segura y puede que hasta consiguiese una recompensa? Pero ¿de verdad crees poder tú solo con los emergidos? Adelante. No sé si eres imprudente o arrogante, tal vez ambos, pero allá tú.

Terminé de hablar justo para escuchar el grito de mi compañero, llamándome a bastante distancia. Debía darme prisa.

Ve tú a buscar información ―sentencié dirigiéndome por última vez a Leon, bastante molesta―. Que fuese a ayudarte no te da derecho a darme órdenes: no eres mi príncipe. Parece mentira que al final Gaius vaya a ser de más confianza que un noble.

Habiendo dejado las cosas claras, me puse en pie y eché a correr hacia el grito sin esperar respuesta alguna.

Off:
He preferido no explicar por dónde voy, porque no sé por dónde tiene planeado el Narrador hacer que aparezcamos Leon y yo. Pero por mí, ya puedo salir en el mapa XD
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 02, 2016 5:07 pm

Lo cierto es que no me esperaba aquella reacción por parte de Karen. Más bien, no me esperaba esa reacción de parte de nadie. Ya sea por mi posición como príncipe, por el continuo miedo que se nos tiene como magos oscuros o por mi misma fama en lo que se refiere a la batalla, jamás había recibido tal charla de nadie. De hecho, al principio lo que hice fue mostrar completo rechazo, pensando que esta mujer debía ser tan idiota como Gaius. Sin embargo, en el momento en que se fue tuve un tiempo para tomarme las cosas con más calma.

¿Habría sido demasiado brusco? Es posible que me hubiese desquitado con ella debido a lo que hizo su compañero y también es probable que hubiese sido demasiado para ella. Además, aunque me doliese admitirlo, es posible que haya actuado de forma arrogante con ella. Como bien dijo, yo no era su príncipe. Era algo perfectamente comprensible y lógico que, sin embargo, se me había pasado completamente por alto. Debía haber controlado mis propias emociones y no haberme dejado llevar.

Aunque… el hecho de que haya sido tan directa y haber dicho lo que opinaba sin cortarse un pelo a pesar de saber que soy de la realeza y que uso magia me llamó mucho la atención. Aquella chica era, desde luego, una caja de sorpresas: una gran flexibilidad y capacidades físicas juntados con una capacidad de supervivencia y una lengua que no se corta nada de lo que dice. Además de ello, inteligente. De hecho, podría ser interesante escuchar sus opiniones durante el resto del combate. Además de que no pienso permitir que el otro se me escape. Si puedo hacer ambas cosas a la vez, ¿por qué no hacerlas? Y eso por no mencionar el hecho de que es mucho más seguro ir en compañía.

Antes de partir al combate, tomé un brebaje mágico que conseguí hace tiempo en Nohr. Era un brebaje que permitiría poder combatir con mayor eficiencia, según tenía entendido. Cualquier ayuda era bienvenida frente a estos emergidos.

Bebido aquel tónico, lo guardé y entonces me dirigí a donde iba aquella pelirroja. Probablemente ahí también estaría el otro, siempre y cuando no perdiese su rastro, claro.

OFF:
Me sumo al combate, aunque también he usado el tónico de defensa antes de entrar
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Narrador el Jue Mayo 05, 2016 10:36 pm

Los emergidos cercanos, un mercenario y un soldado ven al ladrón moverse, si bien el mercenario se lanza para ir detrás de él se detiene al encontrarse con el soldado, parecía que se disponían a ir hacia la brecha juntos pero el grito del ladrón volvió a llamar la atención de ambos así como alertar a los que se encontraban más lejos delante de una casa destruida. Ambos emergidos se reagrupan a distancia y aguardan empuñando sus armas.

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2915


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Gaius el Mar Mayo 10, 2016 2:48 pm

-Karen! Que alegría verte!!-

Exclamó el truhan mientras se abalanzaba en un abrazo contra su vieja amiga de correrías la cual valerosamente había llegado a salvarlo. Era eso o a colgarlo de las orejas por haberlo dejado abandonada en medio de una zona hostil junto con un enojado y sombrío príncipe de un más sombrío y tétrico país. Si, calculaba no estaría muy feliz de verlo, por lo que el abrazo fue más bien breve.

-Te dije que encontraría una mejor ruta! Desgraciadamente… esos muchachos de ahí también estaban por aquí y bueno…-

Mientras se alejaba de Karen también hacia lo mismo del jovencito de cabellos rubios. Era impresión del ladrón o en el último rato que habían estado juntos este había adoptado una expresión más siniestra? Recordó las amenazas que le habían hecho momentos atrás, por lo que apuró sus palabras antes de que pusieran las armas sobre su cuello.

-Antes que nada, aclarar, no había huido,  solo buscaba una ruta mejor. Nunca me atrevería a escapar de ustedes, no? Porque hacerlo además?-

Con esa tonta sonrisa en los labios Gaius seguía retrocediendo ligeramente hacia atrás hasta que sus pies dieron contra el tronco del árbol que estaba usando de escondite, se animó a dar una rápida mirada al costado de este y pudo constatar que efectivamente los grandes y fornidos emergidos están dirigiéndose hacia él. Blanco como papel, se volvió hacia sus “compañeros”. Como toda esa simple aventura, aquella simple travesía que constaba en ir hacia Altea a reunirse con un par de colegas había terminado con él atrapado en una isla de emergidos en compañía de uno de los nobles a los cuales hubiera deseado no volver a cruzar camino en su vida, y por sobre todas las cosas, ahora sabiendo que además del escandaloso rumor, lo había incriminado con otro monarca en una jugada desesperada para salvarse el cuello. Sabría de esto ya el rubio? No iba a ser él quien preguntara.

-…Como te decía, encontré una mejor ruta! Y mira! Hay un cofre allí entre los escombros de esa casa! Estoy seguro de que podremos sacar un valioso tesoro de él!-

Dio a su amiga un golpecito compinche en el brazo, pero sabía que el efecto se perdería un poco si se tenía en cuenta que estaba sudando a mares.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
Arco de acero [4]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
166


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 10, 2016 7:35 pm

No sé cómo me contuve no sólo para no darle una paliza, sino para no hacer nada respecto a aquel abrazo que, desde luego, no correspondí.

Ojalá pudiera decir lo mismo ―contesté con tanta frialdad como la de una sentencia de muerte.

Sin embargo, ya no logré controlarme cuando comenzó a poner excusas. De haber sido más fuerte, el guantazo con el que le crucé la cara podrían haberlo escuchado hasta los emergidos.

“¿Una ruta mejor?”. Yo encontré una por la que no nos habrían visto ni buscándonos a propósito, y tú tuviste que gritar a por ayuda al segundo de salir de la ciudad; ¿esa es tu “ruta mejor”? ―pregunté sin alzar la voz, pero con tanta ira en ella como la que refulgía en mis ojos. Apenas tardé un segundo en acercarme a él y cogerlo por el cuello de la ropa, presionándolo contra el árbol que tenía a sus espaldas―. Esta vez no te valdrán los sobornos, Gaius; no soy un soldado… y dudo que un tesoro pueda compensar lo que acabas de hacerme tú.

Aún continué clavando mis ojos en los suyos unos segundos más antes de soltarlo. Lo cierto es que me conocía: normalmente me animaba tanto como a él la noticia de un misterioso cofre que pudiese contener cualquier tipo de fortuna… Así que esperaba que ignorar la noticia le demostrase hasta qué punto llegaba mi furia en aquel momento. No sabía si llegaría a engañar al rubio con esa excusa, pero nosotros ya nos conocíamos desde hacía suficientes años como para saber que su instinto de supervivencia priorizaba siempre lo más inmediato, que eran ahora los emergidos y hace tres minutos el príncipe mago oscuro con el que me había dejado a mi suerte. En serio, ¿por qué narices sigo aquí?

Miré por detrás del árbol, esperando que no nos hubiesen escuchado… pero no hubo tanta suerte. Unos emergidos se acercaban, haciendo imposible la huida. A estas alturas ya sólo nos quedaba el combate. El problema era que no podía hacerles frente yo sola… y sólo tenía a dos personas en las que no confiaba en absoluto. Sólo se me ocurría una opción.

Vale, saldré del escondite y haré que me vean. El tipo de la armadura parece bastante lento, así que imagino que llegará el otro primero. De ese modo podremos separarlos y enfrentarnos a ellos uno a uno, por lo que podremos derrotarlos más fácilmente. Me voy adelantando.

Y sin esperar a que pudieran replicarme, me alejé un poco del árbol y empecé a saludar descaradamente a los emergidos, moviendo ambos brazos frente a ellos mientras sonreía. ¿La idea del plan? No había nada cerca del árbol de Gaius que pudiera servir como refugio o escondite, y una huida sería tan descarada que los descubrirían. Si no se movían, sería inevitable que los vieran en cuanto los emergidos llegasen a donde estaba yo. Ciertamente, la mejor forma de asegurarme de que mis “compañeros” combatirían a mi lado  era arrebatarles cualquier otra opción.

posición de Karen:

avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Invitado el Miér Mayo 11, 2016 3:10 pm

Cuando llegué, ahí estaba Gaius, listo para intentar granjearse la poca confianza que pudiese haber podido tener con la pelirroja a juzgar por su actitud que, además, me hizo ver que me había equivocado respecto a ella. Eso o que era incluso mejor actriz de lo que pensaba. Y no creo que incluso si fuese tan buena actriz siguiese actuando incluso después de haberlo capturado. Sin embargo, mis ojos se fijaron en Gaius, a quien jamás le aparte la mirada bajo ningún concepto. De hecho, lo primero que hice cuando vi que se apartó de su compañera (o, más bien, ella le apartó) fue abrir mi tomo y dejarme llevar por miles y miles de emociones negativas, todas ellas dirigidas contra Gaius y que dejé escapar en forma de una nube oscura que le rodeó, pero que jamás le tocó. De hecho, me encargué de que no le rozase durante ni un solo instante.

Odio, vergüenza, ira, decepción… Todas esas emociones estaban grabadas en aquel hechizo con el que había “aprisionado” al ladrón. Luego, a medida que me acerqué, las mismas nubes me dejaron el paso libre para no dañarme y ahora estaba con él. Con suavidad y con una sonrisa de falsa amabilidad que sería fácil de ver me acerqué al pelirrojo y tomé con suavidad su mejilla. Dejé escapar una pequeña risa.

Ahora no escaparás, Gaius ―dije, con un tono feliz―. Creo que he aguantado lo suficiente como para considerarme un santo en mi propio país…

La mano que antes le acarició se dirigió a la marca que el ladrón tenía. La apreté, recordándole lo que le había sucedido, aunque no fuese por mi completa voluntad. Sin embargo, eso no iba a implicar que no la usase para aterrorizarle.

¿Sabes? Siempre me había planteado por qué no se ha usado magia en las torturas de prisioneros. Después de todo, la magia no tiene por qué dañar solo el cuerpo. Me pregunto cómo acabarías estando si te hiciese pasar por siquiera una parte del infierno que me has hecho tú pasar a mí… ―la mano subió hasta el torso e hice que la magia se acercase un poco a nosotros, cerrando más el espacio―. Seguro que has huido a pesar de mis advertencias precisamente porque querías esto. No te preocupes. Conozco a la persona perfecta para que te dé un castigo ejemplar por tus crímenes en Nohr. A no ser… ―me acerqué a su oído―. Que quieras redimirte.

Una risa burlona se escapó de mis labios a medida que me alejaba del ladrón, volviendo a dejarle solo en aquella masa de oscuridad. Supongo que esto sería suficiente como un susto. Pero, lo cierto, es que me gustaría provocarle dolor físico. Una pena que los emergidos no nos lo vayan a permitir. Seguro que se interpondrían.

Y aquí te ofrezco tu primera y única oportunidad de redimirte, Gaius ―dije―. Consiste en una serie de tareas que tendrás que realizar para mí. Si noto siquiera la más mínima muestra de duda… ―la nube se acercó más a él―. Haré que esa masa de oscuridad entre desde tus orejas a tu cerebro. Tendrás una muerte rápida. Tan solo sufrirás durante dos horas dolores insoportables. Después de eso, ya habrás muerto. Y aquí viene la primera tarea: combatirás junto con Karen y conmigo contra los emergidos. Si cumples, te diré cuál será tu siguiente tarea. Si veo que no… Te atacaré a ti en lugar de a los emergidos. Este no es mi país: no tengo ningún deber de protegerlo ―confesé―. Así que más te vale pensar en tu propio pellejo como siempre haces y esta vez ayudar porque esta vez no te queda ninguna otra alternativa. Los emergidos están por todos lados, y yo justo a tu lado. Si luchamos contra los emergidos, puede que sobrevivas. Si no, te garantizo que tendrás esa muerte de la que te hablé. ¿He sido lo bastante claro?―pregunté al final―. Sé de tácticas de guerra, así que si luchas a mi lado puedo asegurarte que no morirás. Ni tú, ni tu amiga.

Dicho aquello, deshice el hechizo y aproveché los árboles donde estaba Gaius para ocultarme y esperar a que los emergidos fuesen a por Karen, quien ya estaba atrayéndolos. Tenía que hablar con ella más adelante y disculparme por mi comportamiento… ¿Cuándo tendré la oportunidad?

En el momento en que piquen el anzuelo de Karen atacaremos. ¿Estamos, Gaius?


Información:
Soy un noob en esto de editar imágenes, así que digo dónde está Leon xD

Leon se ha colocado en los arboles de al lado de Gaius
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Narrador el Jue Mayo 19, 2016 8:28 pm

Los dos emergidos cercanos ven a la ladrona salir de detrás del árbol y enseguida van hacia ella. Al acercarse se puede ver lo que están cargando.



Clase: Soldier
Arma: Lanza de bronce [2]
Items: Lanza de bronce (arma equipada) [2]



Clase: Mercenary
Arma: Espada de bronce [2]
Items: Espada de bronce (arma equipada) [2], Vulnerary [3]
Skills: -



Ambos atacan a la ladrona que había llamado su atención. El soldado ataca con su lanza hiriendo el estomago de la chica mientras que el mercenario golpea la nuca de esta con el mango de su espada. Teniendo ambos superioridad de arma sus golpes aciertan sin dar posibilidad a la arrinconada chica que perdiendo el conocimiento queda tirada en el césped con una herida abierta.
Al estar ambos cerca notan la presencia de un segundo ladrón y la del mago, ambos aferran sus armas con fuerza listos para atacar nuevamente.

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2915


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Gaius el Lun Mayo 23, 2016 9:16 pm

L bandido quedó blanco como el papel cundo el príncipe brujo comenzó a emanar aquella extraña nube negra, siendo rodeado por esta, Gaius solo pudo chocar de espaldas contra el árbol y deslizarse por él hasta el suelo.  El sombrío hechicero se acercó todavía más  al tembloroso ladrón, quien solo podía concentrar la mirada en el mago, y había perdido de vista a su compañera.

-S-si  majestad, ya no causare problemas, lo prometo! Por favor! Todavía puedo serle útil, piedad!-

Estaba tan absorto gimoteando y rogando, que no vio el momento en que ambos emergidos cargaron contra la indefensa Karen, la cual cayó con un ligero grito y quedó tendida en el suelo.
Girándose de improvisto a la situación que ocurría debajo de sus narices Gaius sintió un bloque de hielo que se le formaba en la boca del estomago. “Esto no está pasando… no es cierto”. La imagen de su antigua compañera postrada inmóvil en el suelo y su sangre acumulándose debajo de ella fue más de lo que pudo soportar. Levantó la vista al mago el cual parecía que ser había girado ante el grito de la muchacha. Lo miró intensamente hasta que volvió a hacer contacto ocular.

-M-majestad! …-

Los pensamientos se arremolinaban en su mente sin tener muy claro que hacer, o como obrar… pero una cosa estaba clara, si no exterminaban a estas pestes, estas ser los cobrarían a ellos.
No esperó a que del príncipe le leyera la mente, agazapándose hacia el emergido que le daba la espalda al ladrón, sacó un reluciente y caro cuchillo de acero, el cual había comprado hacia poco en un mercado de pulgas.
Con la nueva y reluciente hoja en la mano, y aprovechando que el mercenario no lo había visto, saltó sobre él puñal por delante, atacando directamente a la espalda.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
Arco de acero [4]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
166


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de agua dulce (misión - ruptura 4)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.