Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Narrador el Mar Sep 11, 2018 12:53 am

[Vista previa:]

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 71Tq7d0

Los rumores son claros: algo temible acecha en los restos de cierto templo arcano, ubicado en lo que ahora es un tramo de ciénaga oscura, un defecto del terreno entre los campos de Ylisse y las montañas volcánicas de Nohr, profundamente metido en el área conocida como el Bosque Forlorn, inalcanzado por luz de día. En un lado de la frontera se habla de un nuevo terror para asolar al continente, en el otro de un poder inigualable que alguien que no tema a las sombras seguramente podría quedarse. En otros sitios, simplemente se advierte no cruzar.

Y para peor, sombrías figuras lo recorren continuamente, dejando oír pasos y tétricos ecos por todo el lugar.

[El equipo puede tomarse 1 ó 2 turnos completos de rolear a sus anchas para ingresar al área mostrada.
El plazo para el post de cada jugador es de 14 días desde el último post en el tema, que en caso de no cumplirse conllevará a saltarse su turno o retirarle de misión según el caso.]
Support :
None.

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Jm5byz1

Gold :
5265


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Sindri el Sáb Sep 22, 2018 12:35 pm

La noche artificial había amparado al Hechicero durante toda la travesía por el Bosque Forlorn, cosa que agradeció en secreto.

La amalgama de vegetación retorcida que conformaba dicho bosque cubría totalmente la luz del sol desde el momento que uno atravesaba el umbral impuesto por la naturaleza. Y, desde aquel instante, uno quedaba a la merced de un genius loci que rezumaba hostilidad hacia todo ser vivo que no fuera oriundo de Nohr. Los ojos engañaban en aquel terreno desprovisto de cualquier luz y la cacofonía de ruidos de animales (o de algo que quería hacerse pasar por un animal) impedía emplear el oído para adivinar lo que podía aguardar tras las siguientes sombras. El ambiente era bochornoso y sofocante a pesar de la falta de sol y algunas corrientes traían sin piedad un hálito a podredumbre y corrupción que pesaba en los pulmones. La orientación era virtualmente imposible. Cualquier tipo de marca para saber si habías pasado por ahí era cubierta de musgo y suciedad casi al momento de un modo que casi podía considerarse malicioso. Y, claro, nadie en su sano juicio jamás se acercó al Bosque Forlorn para mapearlo… o si alguien lo había intentado nunca llegó a salir de ahí con vida. O con el mapa. Terreno inexplorado. Terra incognita. Una mezcla de aventura y de peligro digno de las novelas de caballería con protagonistas que se dirigían a lo desconocido.

Pero, aún así, Sindri parecía saber dónde iba, caminando con decisión entre los míseros espacios proporcionados por los árboles en una dirección concreta. No sabía hacia donde estaba yendo, pero sabía hacia donde debía ir. Era una sensación extraña y difícil de explicar, pero se sentía atraído por algo que había ahí. Algo le llamaba. O eso quería sentir, uno nunca puede estar seguro de esas cosas. Así que caminó y caminó y caminó hasta que el ambiente se llenó de un desagradable sonido burbujeante y de un aún más desagradable olor fétido y rancio. La vegetación comenzó a disminuir considerablemente tomando un cariz enfermizo y oscuro. Antinatural. Los zapatos del Hechicero repiqueteaban aleatoriamente contra piedra gastada y contra un barro húmedo y espeso. Susurros al borde de su límite auditivo cada vez más claros. La espesura se acaba. La espesura cede. La espesura da paso. ¿Qué había en el corazón del Bosque Forlorn?

Ruinas y desolación, eso es lo que había.

Una marea de ponzoña enfermiza rodeaba lo que seguramente antes fue un enorme edificio álgido e imponente como pocos… pero del que hoy sólo quedaban los fundamentos y algunas paredes maltrechas y agrietadas. Mas, por extraño que pareciese, ni la más mínima brizna de endeble hierba, ni la más valiente de las hiedras colgantes habían siquiera crecido cerca de ninguna piedra ni ladrillo. La ahora corrupta naturaleza parecía haberse rendido temerosamente ante los poderes que hace eras residían ahí… y cuyos ecos todavía hoy resuenan en el ambiente para el que esté dispuesto a escucharlos. Los rumores de los lugareños dicen que este lugar está maldito. Que en este lugar duerme un mal antiguo. Que un ser nefario guarda tesoros para los eones, esperando atento a aquellos que quieran robárselos. El hombre de la caravana parecía un pozo sin fin de habladurías y cuentos sobre aquel lugar, muchos de ellos demasiado fantásticos para tomarse en serio. Pero en la mayoría de cuentos solía haber una semilla de verdad, una que un estudioso no podía obviar por mucho que lo intentara. Sindri tenía que ver con sus propios ojos aquel lugar y, tras una larga y tendida charla con el caravanero, pudo convencerlo para que la expedición hiciera un alto en el viaje en una aldea cercana al Bosque Forlorn.

Oh, sí, la caravana, eso le recordaba… – Todavía no sé cuál es la razón por la que decidió acompañarme, Custodio Virion. ¿Hay algo que le interese en particular en unas viejas ruinas de Nohr? – mencionó el Hechicero volviendo la vista atrás durante unos instantes. No quería despegar su mirada de la vetusta construcción más allá de lo estrictamente necesario, pero debía reconocer que no encontraba nada que pudiera interesarle al custodio de Ylisse. Aunque tampoco disponía mucha información sobre él y no le gustaba presumir cosas sobre nadie – ¿No hubiera preferido quedarse en la caravana cuidando de nuestra apreciada Ram de Montmorency? – se refería al hecho que ella los esperaba en la caravana lejos de aquel extravagante lugar. La doncella no los había podido acompañar en aquella expedición por encontrarse indispuesta: Sindri sospechaba que no se había acabado de recuperar de los estragos de la lucha con Angus de Montmorency y que la larga travesía no le había hecho ningún bien, pero no eran más que meras conjeturas.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Worm [1]
Tomo de Archfire [1]
Tomo de Nosferatu [4]
.
.

Support :
Lyndis [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v
Khigu [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Tomo-4[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Staff-1

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] YvwSTdF

Gold :
733


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Virion el Lun Sep 24, 2018 11:30 am

Virion había subestimado aquel bosque.

Cuando llegaron al pueblo, había escuchado las advertencias: “Nadie que va, vuelve”, “Ir es una muerte segura”, “La oscuridad del bosque devora a quien se atreve a pisar su suelo” y un largo etcétera. El arquero las había ignorado todas. Para él, no eran más que cuentos de pueblerinos para asustar a los niños y evitar que se perdieran, y para tratar de dar algo de fama e importancia a un pueblo de tan poco peso que es hasta un milagro que aparezca en los mapas.

Sin embargo, cuando llevaba caminando junto a Sindri unas pocas horas, pudo comprender el verdadero peligro que aquel bosque suponía.

No se trataba de monstruos, ni magia, ni poderes sobrenaturales. Ni siquiera se habían topado con ninguna criatura depredadora que pudiera suponerles una amenaza. Y sin embargo, el arquero estaba en guardia, arco y flecha en mano, sujetándolo para lo peor.

El principal problema era la falta de luz. Era de día, y aun así, parecía que se encontraban en plena medianoche. La vegetación, tan frondosa y retorcida, causaba un techo artificial que impedía que el más mínimo rayo de luz solar iluminase la zona. Era peor incluso que caminar en plena noche, pues tampoco había luz lunar ni de las estrellas.

La falta de luz era un grave problema. Virion gozaba de una visión bastante aguda, hecho lógico tratándose del Arquero de Arqueros. Y durante años se había entrenado en el arte del rastreo, pero incluso él se veía completamente perdido, incapaz de discernir nada a varios palmos de sí mismo. De no ser por Sindri, que de alguna manera parecía saber dónde se encontraba su objetivo, ahora mismo estaría completamente perdido.

Luego estaba el olor. Un olor asfixiante y nauseabundo. Provenía de la vegetación, y de los charcos tóxicos que no podían evitar pisar de vez en cuando. La sensación de mareo era constante y de vez en cuando sentía ganas de vomitar. Las escasas corrientes de aire no ayudaban, pues solo traían más hedor y podredumbre. Aquel lugar era completamente insalubre. Nadie en su sano juicio debería entrar en ese bosque.

El caso es que Virion estaba con los pelos de punta. El Arquero de Arqueros no tiene miedo de nada… o al menos es lo que quiere que el mundo crea. Pero como cualquier mortal, incluso él también tenía sus temores. Amaba demasiado su vida como para morir en un lugar tan repugnante. Pero debía estar allí… por ella, debía estar allí. Así que tragó con todo y caminó siguiendo al mago oscuro, fingiendo confianza y fortaleza.

Virion no supo cuánto tiempo estuvieron caminando. Debido a la falta completa de luz, era imposible medir el tiempo. Para el arquero, debió ser toda una eternidad. Pero al final llegaron al que aparentemente era su destino. Un enorme edificio en ruinas.

Ese edificio tenía algo de antinatural. El bosque los rodeaba por completo, los abrumaba, los ahogaba… pero ni una hebra de hierba, musgo o planta había dentro de aquella antigua estructura. Lejos de tranquilizar al arquero, hizo que éste tragase saliva. Por Naga ¿dónde demonios se habían metido?

Sindri debió de notar las vacilaciones del arquero, pues rompió el silencio para preguntarle si no hubiese preferido quedarse en el pueblo cuidando de Ram. Efectivamente, su adorada sirvienta había contraído una fuerte fiebre y se había quedado en la aldea fronteriza de Ylisse, siendo atendida por los curanderos del pueblo, a los que Virion había pagado muy bien para asegurarse que cumplían bien con su cometido. El arquero forzó una sonrisa de las suyas en su rostro y negó con la cabeza.

-Agradezco vuestra preocupación, estimado Sindri. No os mentiré, si fuera por mí, estaría todo el día y toda la noche al lado de mi amada Ram. Velaría por su salud, me aseguraría presencialmente que se le atendía como debía y no me separaría de ella hasta que mostrase signos completos de mejora.-Virion no mentía. Después de todo, no sería la primera vez que lo hacía.-Pero un caballero tiene que poner los deseos de su amada por delante de los suyos propios. Según Ram, lo que hay dentro de estas ruinas es de gran valor e importancia. Y ella se sentiría fatal si nos retrasásemos en encontrar dicho tesoro por cuidar de ella. Tan alto es su orgullo. Mi deber como su señor es hacerla feliz, con todos los medios que estén a mi alcance. Incluso mi vida, si hiciese falta.

Virion no mentía. El arquero amaba a Ram, y de forma cualitativamente distinta y superior a como amaba al resto de mujeres. A la mayoría Virion las seguía amando, pero con ninguna había vivido tantas cosas como con su sirvienta, y eso hacía que la valorase todavía más. El arquero realmente soñaba con el día en que ambos se casaran y formaran una familia y tuvieran mil hijos.

Pero lo cierto es que no era la única razón por la que estaba ahí. A pesar de que el lugar le provocaba repulsión y pavor, la realidad era que Virion tenía curiosidad también por lo que pudiesen encontrar ahí dentro. La última vez que Ram le sugirió investigar algo, encontraron documentos muy valiosos que servían para estudiar y conocer mejor la naturaleza y objetivo de los Emergidos ¿Y si en aquellas ruinas había información tan o más relevante que aquella que encontraron en Sacae? El Arquero de Arqueros no podía ignorar tal posibilidad. Confiaba en Ram, y eso le obligaba a investigar para descubrir la verdad sobre aquellos viles seres.

Sin embargo, antes de entrar de una vez en las ruinas Virion notó algo con su aguda mirada en la piedra sólida. Se había fijado que ni Sindri ni él dejaban huellas al caminar por el bosque, tan perturbador era. Pero eso no parecía pasar ya en aquel edificio.

-Sindri, fijaos un momento.-detuvo el arquero al mago, para señalar con un dedo un conjunto de huellas que se adentraban dentro del edificio.-Son huellas humanas. Desde luego no son nuestras, y son bastante recientes. Alguien más ha entrado en este lugar. No estamos solos.

Y dicho esto, preparó su arco y flecha, listo para cualquier tipo de emboscada que les aguardase en tal siniestro lugar.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Sniper

Cargo :
Miembro de Los Custodios

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Arco de acero [3]
Arco de bronce [1]
.

Support :
Pelleas [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v
Ram [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Arco 2

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] XONGImw

Gold :
4015


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Sothe el Lun Oct 08, 2018 7:28 am

Era la primera vez que pisaba Nohr y, no solamente eso, era la primera vez que se dirigía a un continente tan lejano como era Akaneia pero ya hacía un tiempo que se había dado cuenta de algo bastante importante; ya no había nada más por lo que pudiera pelear en Daein. Ese sería su país natal y siempre lo llevaría en el corazón por todas las luchas que habían llevado a cabo para disminuir la brecha de clases que existía entre pobres y ricos. Sin embargo, esa lucha ya la había perdido y sus compañeros de batallas ya ni siquiera estaban en aquel país por lo que, se sentía abandonado en ese sentido. Necesitaba nuevas aventuras y seguir un nuevo camino en su vida y, aunque algunas cosas habían cambiado en su entorno, también debía adoptar decisiones por sí mismo y no dejar que el cambio fuera algo que sucediese sin su participación directa. Ahí es donde aparecía Nohr implicada.

Moverse entre los bajos fondos significaba tener acceso a información muy diversa y, aunque había que tener cuidado con diferenciar qué podía ser real a qué podía ser simples rumores esparcidos por personas aburridas; una vez que uno se hacía con aquella sensibilidad para diferenciar esas palabras, podía servir de punto de inicio. Y el ladrón siguió el rumor sobre cierto templo en el que se escondía un tomo de magia muy poderoso, no porque le interesase la magia porque, ni él ni su compañero podían emplear aquel poder sino que su interés se debía a que si un templo ocultaba un objeto que parecía ser tan poderoso, ciertamente podía ser que encontrase otros objetos ocultos en aquel edificio sagrado que le pudieran ser de utilidad o qué, le aportasen dinero a largo plazo.

Y aunque el paraje era de lo más desolador y Sothe estaba seguro que no muchos hombres se hubieran atrevido a ir por su propia cuenta a un lugar como ese, no le importaba demasiado. Estaba acostumbrado a moverse por las sombras y, de hecho, estaba más cómodo que dejándose caer con plena luz del día. Sí que hubiera preferido no tener que haber cruzado una ciénaga porque era inevitable no dejar rastro de sus pasos una vez ya dentro del templo ya que, eliminar el mismo sería demasiado trabajo pero, no parecía como si el lugar hubiera sido concurrido por personas en los últimos tiempos así que solo tendría que ir con pleno cuidado de estar alerta a cualquier detalle que le indicase que no estaba seguro. No era un guerrero, eso lo tenía muy claro desde hacía mucho tiempo, así que huiría lo más rápido que pudiera de un posible enfrentamiento.

Aquel detalle que le hizo estar más atento a su alrededor mientras inspeccionaba las ruinas fue lo que parecía una tenue voz de una persona; no podía escuchar lo que decía y, ni siquiera podía distinguir si se trataba de una voz más aguda o más grave porque era demasiado lejano o, hablaban con demasiado cuidado pero su intuición le decía que no era el simple ruido de una rata paseando por ahí. Se pegó a la pared más cercana, moviéndose con cuidado y no dejándose asomar para ser detectado, intentando volver al punto en el que había accedido a las ruinas para en todo caso, escapar.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Assassin

Cargo :
Ladrón

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dagas de acero [3]
Tónico de resistencia [1]
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
Under [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v
Vallum [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Daga%202[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Arco1

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] XONGImw

Gold :
3261


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Sindri el Mar Oct 16, 2018 5:05 pm

Mientras el arquero parecía inquieto en aquel lugar oscuro y lúgubre, Sindri se desenvolvía con naturaleza en aquel mar de ponzoña, casi como si estuviera en un lugar que le resultara familiar y conocido. Ni corto ni perezoso se dirigió con pasos seguros hacia la masa viscosa que algunos llamarían lodo, otros veneno puro y los terceros el inicio de una infección mortal y dolorosa, y se acuclilló justo al borde de la orilla. No se vio su reflejo, qué sorpresa. Con cuidado, sacó unas tenacitas metálicas y un vial de cristal claro con tapón de corcho de su zurrón y comprobó a contraluz que no había ninguna grieta en el instrumento de contención. Una vez se encontró satisfecho con su equipamiento, el Hechicero descorchó la botellita con cuidado y, sosteniéndola con las tenazas, la introdujo unos momentos en el lodo putrefacto con la intención de llevarse un poquito de aquel lugar para su investigación. Tras tararear alegremente una melodía pegadiza típica de las tabernas de Ilia durante unos segunditos, el aguerrido arqueólogo levantó el vial y se encontró que incluso el mismísimo vidrio había quedado teñido de… algo. Esa era la mejor manera de definirlo. Algo. Algo que había comenzado a comerse sin problemas el metal de las tenacitas. Se alegró de llevar guantes gruesos cuando lo tapó – Muy interesante… – musitó mientras sacaba un pequeño paño oscurecido por el tiempo y limpiaba a fondo sus utensilios y el exterior del vialcito. Obviamente no iba a manchar el interior de su bolsa con algo pútrido que seguramente podía causar veintitrés enfermedades infecciosas a la vez – Me parece que no es potable, Custodio Virion… de hecho creo que sea lo que sea es más fácil de masticar que de beber. Por ello aconsejo ceñirnos a los odres que llevamos si le entra algo de sed… pero si quiere un traguito para probar, por favor, no deje que le detenga. – mientras se acercaba al arquero le tendió juguetonamente la botellita teñida de un color… indescriptible incluso para un poeta de Etruria con verborrea y verborragia – ¡Sólo mírelo con una mente abierta! ¡Parece zumo de uva del espeso! ¡Con tropezones sorpresa! – y, aunque movió con algo de fuerza el vial, la masa conglomerada casi líquida no pareció moverse mucho. Quizá zumo de uvas podridas. Uvas podridas enmohecidas. Uvas podridas enmohecidas dejadas macerar cincuenta años en una cuba. Una cuba llena de alquitrán del malo.

Quizá son imaginaciones mías, pero considero que, tal vez, tiene los conceptos de “sirviente” y “amo” un poco mezclados. Un poquitín. Una pizca. Un chisquiño. – comentó tras escuchar las razones del hombre para acompañarle hasta un lugar cuyo nombre había sido olvidado hace siglos. Hasta el momento podía deducir que eran razones. Buenas razones, malas razones… ahí ya no osaba opinar por el momento. Aliñó el comentario con el típico gesto de “poquito” uniendo en un círculo el dedo pulgar y el dedo índice y lo aliñó con un guiño amistoso – Al menos de donde yo provengo, los sirvientes sirven. Los amos mandan y raramente aman. Son los sirvientes, los pobres y cansados sirvientes, los que tratan de hacer feliz al amo y dan su vida (a regañadientes) por él para ver unas míseras monedas caer en sus manos. – lanzó unas pocas veces el preciado vial de cristal ligeramente al aire y lo agarró cada vez ágilmente. El hombre tenía un porte noble, seguro que sabía perfectamente cómo funcionaba eso… y aunque no lo fuera, no se necesitaban muchas neuronas para desentrañar los misterios de la relación “yo tengo el oro, tú me obedeces” – Ahora bien, usted es el que paga al final de mes, por lo que es usted y sólo usted el que pone las condiciones en esa relación estrictamente contractual. – concedió finalmente mientras se encogía levemente de hombros, demostrando que realmente no quería discutir mucho sobre ese tema. Los contratos ajenos eran el problema de los que los habían firmado, no suyo.

Aun así… quizá le estaba haciendo un favor a Ram de Montmorency llevándoselo tan lejos como le fue posible. ¡Día y noche con el Custodio Virion al lado de la cama! ¡Horror y terror hora tras hora teniendo que escuchar halagos hacia sí mismo! ¡Y sin poder hacer nada para evitarlo! Las pesadillas febriles no serían más que agradables caminatas por un campo al amanecer comparadas con un simposio sobre el Custodio Virion… a cargo del Custodio Virion. Las colinas se silenciarían al escuchar ese destino, los residentes de los poblados cercanos se volverían malvados ante tales acontecimientos y las sirenas cantaban su agónica y prohibida canción. Se le habrían puesto los pelos como escarpias si no fuera un Hechicero y pudiera pensar en destinos peores. Dos o tres tal vez – Venga, matasanos, ayúdeme con esto, por favor. Seguro que un arquero tan distinguido como usted tiene una verdadera vista de halcón… ¿Me sabría decir si hay algunas figuras o glifos en los capiteles de las columnas? Están algo gastadas con las inclemencias del tiempo y eso me dificulta la investigación. – señaló levemente a las mugrientas columnas que, en algún momento del pasado aguantaron un techo de alguna clase. Pero hoy por hoy no eran más que memorias pétreas de lo que una vez fue y ya no será, esperando su momento para fundirse con la naturaleza – Si encontrara alguna inscripción sería un magnífico hallazgo… pero dudo que incluso el mármol más resistente aguantara mucho tiempo en esta ciénaga.

Ladeó la cabeza con curiosidad y algo de confusión cuando el arquero comenzó a escudriñar el lugar en el que se encontraban en búsqueda de alguien más – ¿Solos? No hemos estado solos desde que entramos en el Bosque Forlorn, Custodio Virion. – de manera alegre y despreocupada se llevó el dedo índice de la mano derecha a su oreja correspondiente, tocando levemente su lóbulo – Aquí hay ecos del pasado que nos espían desde todos los ángulos posibles. Susurros que nos hablan en cada soplo de viento. ¿No oye su llamada…? – vistiendo su cara con una sonrisa pícara y unos ojos repletos de curiosidad, el Hechicero se llevó sus manos tras la espalda y dio un par de exageradas cambadas hacia el edificio – Aunque… ¡Quién me iba a decir que el apuesto, admirable, gentil, sabio… (Uy, ¿Qué más?) …honorable, ¿Te...mible…? (¡Bien, voy bien!) caballeroso, heroico, creativo, inteligente y humilde Custodio Virion tendría miedo de unos pequeños fantasmas! – mencionó ayudándose con los dedos para contar los irremplazables adjetivos. Cuatro años en una biblioteca hacían maravillas para la memoria eidética… si bien porque encerrado entre cuatro paredes cuando había una ventisca fuera no había mucho que hacer que memorizar cosas. Y jugar al veo veo – No se preocupe, los espectros no suelen atacar sin motivo y la mayoría no son malevolentes… no es que sean benevolentes tampoco, pero suelen ocuparse de sus asuntos etéreos. Pero si quiere enfrentarse a ellos, recuerde, hay que emplear flechas con punta de plata. – sí, sí, el lanzaflechas le había dicho que las huellas eran humanas y seguro que se refería que había otros humanos ahí. Pero… ¿Quién podía resistirse a tal comentario?

Realmente el Hechicero no había visto ningún humano desde el momento que había abandonado la caravana. Ningún otro humano que el Custodio Virion, quería decir. ¿Acaso alguien les habría seguido? ¿O ese alguien había tomado otro camino para llegar a estas ruinas? ¿Podía ser todo una mala pasada de la imaginación del arquero? Bueno, sólo había una manera de averiguarlo desde ahí. El muchacho hinchó sus pulmones de aire y se llevó las manos a los lados de la boca antes de vociferar, dejando que sus palabras reverberaran por todo el claro – ¡EH! ¡Si hay algún humano por ahí y se encuentra algo que rezuma oscuridad y/o maldad, por favor, no lo toque! ¡Deje que los expertos nos encarguemos! ¡La Oscuridad no es un juguete! ¡Si no hay nadie por ahí (o si no es un humano) no hace falta que responda! – y sólo cuando se aseguró que su eco no se había sumado a los que reinaban en el lugar se giró sonriente hacia el Custodio peliazul, casi como si estuviera orgulloso de un trabajo bien hecho – ¿No se siente usted mucho mejor una vez cumple con sus deberes cívicos? Y ahora, por favor, volvamos a los capiteles… – comentó de buen humor mientras le señalaba las columnas en el mejor estado de conservación que pudo encontrar. Aunque no era decir mucho.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Worm [1]
Tomo de Archfire [1]
Tomo de Nosferatu [4]
.
.

Support :
Lyndis [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v
Khigu [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Tomo-4[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Staff-1

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] YvwSTdF

Gold :
733


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Virion el Jue Oct 18, 2018 3:22 pm

-Prefiero el vino de Valentia. Pero agradezco amablemente la invitación.-rechazó Virion con una sonrisa a la sugerencia de Sindri de beber un trago del lodo de aquel bosque maldito.

¿Para qué querría el mago una muestra del lodo ponzoñoso del Bosque Forlon? El arquero pensaba que Sindri era un hombre de letras. Después de todo, había sido bibliotecario, y habían acudido a estudiar unas ruinas ¿Entonces por qué investigar también el agua? Quizás su campo de investigación no se reducía a las lenguas o la historia, y también sentía aprecio por la ciencia de las ciénagas.

Lo que sí pudo notar, y no tardó mucho en aprender, es que Sindri era un bufón. Y no en el sentido peyorativo, sino en el real. Una persona que vive de reírse de los demás, y de hacer reír a los demás. Quizás no fuese su empleo oficial, pero desde luego actuaba como uno de ellos. Y por lo visto, había tomado fijación en provocar a Virion. Cosa que en el fondo, el arquero agradecía. Él no estaba suficientemente preparado para enfrentarse a bosques oscuros y malditos, pero encontronazos con provocadores que gustaban de burlarse de su grandeza los había encontrado a millones. Por lo que, en vez de ser una molestia, le permitía distraerse y olvidar por unos instantes donde se encontraba y la angustia que el lugar profano le causaba. Además, debía de reconocer que Sindri tenía bastante estilo a la hora de provocar, casi como si lo hiciese inocentemente, como si estuviera jugando. No era fácil meterse en la cabeza del ex bibliotecario.

-Tenéis razón. La relación entre Ram y yo no es la relación entre sirvienta y amo normal.-comentó el arquero, encogiéndose de hombros, cuando Sindri le explicó cuales son los roles normales entre un sirviente y su señor, como si él no las supiera de sobras.-Pero debéis comprender que en un ser tan sumamente extraordinario como yo no hay nada que se considere normal.-y lo dejó ahí, sin desarrollarlo más. No sentía que hiciese falta dar explicaciones al respecto, y Sindri no parecía pedirlas realmente más allá de intentar picar al Arquero de Arqueros.

Cuando llegaron a las ruinas, Sindri le pidió a Virion si podía buscarle glifos o figuras en los capiteles de varias columnas en la entrada. El mago tenía razón a la hora de alabar la vista del arquero, pero incluso él tenía dificultades para concentrar su mirada en aquella profunda oscuridad.

-Está partido por la mitad, pero una de las columnas tiene lo que parece serel grabado de un conjunto de personas arrodillándose ante un dragón. Tampoco puedo decirlo con seguridad, al dragón le falta la cabeza, fruto de una parte del capitel que se habrá caído. Otro de los capiteles parece mostrar la pelea entre dos dragones, o wyvers, no se distinguirlos en el estado en que se encuentran. Ninguno muestra tener inscripciones.

Virion dedujo que aquel lugar debió de ser un antiguo templo, seguramente dedicado a Grima, aunque no tenía forma de comprobarlo de momento. Al arquero no se le ocurría peor sitio para construir un templo, incluso uno dedicado a una deidad oscura ¿Quién en su sano juicio iría a rezar a un sitio semejante? Aunque quien sabía, a lo mejor cuando se construyó el bosque no era ni de lejos tan abrumador y tenebroso como se presentaba en la actualidad.

Fue entonces cuando el arquero notó el rastro humano, y Sindri decidió hacer de las suyas con otra provocación que solo logró sacar otra sonrisa del arquero.

-Tenéis buena memoria, aunque lo cierto es que esa es la versión resumida. Además soy poeta, aristócrata, grandioso, elegante, galán, precioso, seductor, conquistador, bravo, amable, adorable, sensual y un millón de títulos más que me llevaría todo el día y toda la noche enumerar. Creo que no tenemos tiempo, pero si lo desea, nada me molestaría menos que regalaros vuestros oídos con una descripción continua y elaborada de mi gloriosa persona.-respondió al mago cuando éste le recitó de golpe los adjetivos que el arquero usase sobre sí mismo, seguramente la primera vez que se conocieron. No le había molestado que se burlase de su miedo o se inventase unos supuestos fantasmas para tratar de atemorizarlo aún más. Si había algo a lo que Virion se había vuelto inmune, y que le sentaba hasta bien en aquellas condiciones, eran las burlas.-Igualmente creo que no debemos ignorar ese rastro. Porque al menos que los fantasmas de hoy en día dejen pisadas beorcs, creo que la compañía que tenemos es algo más… viva de lo que ha supuesto.

Y así fue, Sindri decidió no ignorar ese rastro… poniéndose a gritar a pleno pulmón. Vale, una cosa es no sentir miedo en un bosque maldito, pero aquello ya estaba en otro nivel. Eso era temeridad pura y dura. Era locura. Virion se limitó a soltar un suspiro, si ese hombre se comportaba así todos los días, o se trataba de un talentoso mago de poder legendario capaz de hacer frente a cualquier amenaza sin sudar… o era un auténtico milagro que a estas alturas siguiese con vida.

-Encantado estaría de continuar con nuestra sagrada investigación, mi estimado Sindri…-empezó a decir Virion cuando el mago le propuso seguir examinando el resto de las columnas con total naturalidad tras pegar aquellos gritos.-¿Pero no sería mejor atender primero a nuestro invitado? Sería de muy mala educación ignorarle después de haberos tomado tantas molestias en llamar su atención.-continuó el Arquero de Arqueros, señalando con un gesto a una sombra que se encontraba en el interior de las ruinas… mientras seguía sujetando arco y flecha preparado para disparar si la ocasión lo merecía.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Sniper

Cargo :
Miembro de Los Custodios

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Arco de acero [3]
Arco de bronce [1]
.

Support :
Pelleas [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v
Ram [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Arco 2

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] XONGImw

Gold :
4015


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Sothe el Mar Oct 30, 2018 10:21 am

Sothe estaba más que acostumbrado a moverse entre sombras y, aunque aquel lugar tenebroso no le causaba ningún tipo de reacción sobre él, no había podido evitar percatarse que desde que había ingresado al edificio no se había cruzado con ninguna alimaña. De acuerdo que habrían criaturas que preferirían habitar en un húmedo pantano pero, al ladrón se le hacía extraña la idea de que nada con vida buscase refugio en las ruinas, lo más normal para él habría sido notar como ratas se escapaban entre sus piernas al escuchar como un desconocido se acercaba a la que era su zona pero, no fue así. Reconoció a la lejanía un ruido similar al de pasos pero no correspondían a un pequeño animal sino que, debía ser algo mayor en tamaño y si eran personas podía tratarse tanto de nohrianos, mercenarios o en el peor de los casos, emergidos.

Sean quienes fueren, él no quería enfrentamientos innecesarios de los cuales seguramente no podría vencer. Había una pequeña parte en su interior que se sentía muy frustrado porque no había tenido suficiente tiempo para explorar el lugar y es que, no le interesaba tanto la estructura en pie cuyas inscripciones y piezas que resaltaban en los muros que contarían muchas historias para los que entendieran de aquellos temas sino que, lo que buscaba Sothe no era ni más ni menos que tesoros escondidos. Y en el momento en el que buscó un punto de fuga para no tener que encontrarse con las nuevas visitas que recibía la ruina, escuchó como unas voces se dirigían a él, confirmando que de la misma manera que Sothe era consciente de la presencia de los desconocidos, ellos también lo eran en el supuesto contrario. No tenía presente responder y menos cuando habían mencionado algo sobre la oscuridad que, realmente, no había entendido para nada a que se refería concretamente.

Habiendo escuchado atentamente la voz desconocida, el ladrón tiró una piedra en la dirección que había creído que había sido el origen y apretó los dientes al darse cuenta que si quería salir de las ruinas, tendría que pasar por donde se encontraban. Dar media vuelta y continuar explorando el interior del edificio no significaba que no fueran a cruzarse, solo que iba a postergar ese hecho. Continuó pegado al muro donde se encontraba pero sin sentirse demasiado confiado en lo que fuese a suceder, extendió su brazo para alcanzar una daga que se encontraba guardada en una funda externa que se encontraba sujeta a su pierna. Corrió hasta el final del pasillo donde se encontraba el punto de acceso que mostraría que tipo de personas eran los que se habían atrevido a ir hasta allí pero, debido a que no había escuchado nunca a un emergido hablar y mucho menos gritar, podía descartar esa idea.

Con un brazo cruzado delante de su rostro y mostrando que iba armado, Sothe se dejó ver ante la presencia de dos hombres. Era extraño como uno de ellos estaba viendo los muros de una forma despreocupada mientras el otro, se veía como se encontraba dispuesto a emplear su arma si fuere necesario. - No sé de que va todo ese tema de la maldad o la oscuridad pero, no es lo que me interesa. - No era una gran carta de presentación pero debido a que no había entendido el mensaje, no era que pudiera decir mucho más. Pero frente a esos hombres, Sothe no podía evitar sentir que procedía de otro mundo porque mientras que estos llevaban buenos ropajes, el ladrón no se vestía nada más que con despojos que hacía mucho tiempo que habían dejado de lucir como nuevos.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Assassin

Cargo :
Ladrón

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dagas de acero [3]
Tónico de resistencia [1]
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
Under [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v
Vallum [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Daga%202[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Arco1

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] XONGImw

Gold :
3261


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Narrador el Mar Oct 30, 2018 2:09 pm

Aunque ya la tercera persona viva y humana haya aparecido, no cesan de oírse otros sonidos y pasos. A la brevedad se distinguen también cascos de caballos en el suelo empedrado. Aparece de entre las tinieblas una comitiva tétrica, liderada por un imponente hechicero, que con un gesto del brazo envía a una de sus acompañantes adelante. La clériga oscura se acerca a uno de los cofres cubiertos en musgo de ciénaga y con crecimientos vegetales desagradables, abriéndolo con una llave y sacando de él un par de bolsas de arpillera. No parece haber encontrado más que hierbas secas de algún tipo y quizás algo de valores.

Inicia la MODALIDAD DE MAPA.
Modo de uso y reglas AQUÍ.


[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] EF5QAYk

OBJETIVO: DERROTAR A TODOS LOS ENEMIGOS

Recuento de HP:

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] WpGvMzU
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 4c5ynsq
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] WVsYKZ2
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t
Support :
None.

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Jm5byz1

Gold :
5265


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Sindri el Lun Nov 12, 2018 2:45 pm

Sindri podía no estar muy de acuerdo con las flores que el arquero decidía echarse encima, quizá porque al muchacho le gustaba mucho la naturaleza y le prefería que las plantitas fueran felices en su hábitat natural (o un tiesto si eso era imposible). Pero el Custodio Virion tenía razón al apuntar que “no había nada que se considerara normal en él”, mas quizá no por los motivos que él podía llegar a pensar. Uno podía creer que al Hechicero le sentaría como una patada en el hígado que sus provocaciones y chanzas cayeran en saco roto, que se sentiría contrariado por el hecho que el arquero no respondiera gritando o enfadándose. Pero a Sindri nada de eso le importaba. Simplemente estaba aburrido y quería algún tipo de respuesta con la que entretenerse. Era como jugar a lanzarse bolas de nieve en cierto modo. No hacías eso para buscarte problemas, sino para pasar el tiempo cuando no había nada mejor que hacer y había nevado hace poco. Cuando lanzabas una bola de nieve, la otra persona podía devolvértela con una piedra dentro (o, más probablemente, un hechizo de fuego). O quizá no la devolvía, pero tenía un wyvern al que podías lanzar galletas para matar el tiempo. O tal vez te podías enzarzar en una divertidísima guerra de “yo sé que tú sabes que yo sé que tú sabes que voy a lanzarte una bola de nieve”. Virion le había proporcionado una respuesta y eso era todo lo que podía pedirle; ahora era el momento de volver a conformar una pelotita con la nieve de alrededor.

Una representación de la deidad dracomorfa de Nohr y un séquito de adoradores… seguramente. El Dragón del Ocaso, si mi memoria no me falla. – el bibliotecario había tenido tiempo para estudiar más a fondo la cultura de Nohr durante el viaje gracias a unos pocos y polvorientos libros que fue capaz de adquirir en un bazar de un pueblo fronterizo. Ya tenía una idea de antes, claro, Nohr era un lugar casi mítico entre los Magos Arcanos de toda clase, un país que aceptaba la clase de energías que controlaban. “Que aceptaba”. Eso mostraba cuán bajo estaba el listón. No es que fuera ninguna Plegia, un desierto en vestimenta de país que prometía mucho más que la mera aceptación de su arte. Un lugar donde reunirse y hacer crecer sus habilidades hasta lo nunca visto antes, todos juntos de amor y compañía. Obviamente ningún Mago Arcano creía aquello, pero ya se sabe el dicho “a río revuelto, ganancia de pescadores”… y no había río más revuelto que en el que participaban los seguidores de los Poderes Más Oscuros – Nada está muy claro, sus costumbres religiosas son algo… peculiares. Hay dos dragones, uno que representa el Alba y otro que representa el Ocaso. Hoshido rinde culto al primero, Nohr al otro. El resultado son siglos de tensiones políticas entre ambos países. Hasta hace poco, al menos. – movió las manos al compás de sus palabras, como si fueran una balanza decantándose cada vez que hablaba de un dragón. Tras un breve encogimiento de hombros, el muchacho finalizó su improvisada explicación – Estando en pleno corazón de Nohr, y viendo que la luz brilla por su ausencia, creo que es seguro aventurar que es un santuario de alguna clase del Dragón del Ocaso. Tal vez. – adorar a dragones le era algo extraño al bibliotecario, alguien que había crecido escuchando las historias de La Batida y de cómo los Ocho Héroes Legendarios derrotaron a los malvados dragones que asolaban Elibe. Si tan sólo hubiera unas pocas inscripciones…

Ahuhuhu~ Una buena memoria es muy apreciada en mi profesión, si se me permite decirlo. – al fin y al cabo, una de las características más valoradas en un bibliotecario era la eficiencia. Y si dicho bibliotecario tenía que estar comprobando cada dos por tres las estanterías en busca del tomo deseado, entonces estaba siendo completamente ineficiente – Y estaría encantado de aprenderme esa parafernalia sin sentido de memoria si me promete que podremos recitarlo a coro ante la señorita Ram la próxima vez que la veamos. – mencionó misteriosamente con una sonrisa pícara y unos ojos ligeramente ladinos. Por algún motivo se le antojaba que ella sí había tenido que sentarse a escuchar la “descripción continua y elaborada” de la gloriosa persona de Virion. Más motivo pues de aprenderse la versión completa sólo para ver qué cara le ponía la doncella… con un poco de suerte el resultado podían ser unos bonitos fuegos artificiales – ¿Invitado? ¿Qué invitado? ¿Acaso encontró alguna estatua por aq-...? – no tuvo tiempo para acabar la frase. Tras mirar en derredor algunas veces buscando a la persona que tanto interesaba al arquero, Sindri pudo ver como una piedrecita iba volando a toda velocidad hacia él… y sólo tuvo el tiempo justo a agacharse antes que chocara de pleno entre ceja y ceja. Quizá en un ojo si su mala suerte decidía meter cartas en el asunto.

¡Eh! ¡EH! ¡¿Tenemos cinco años o qué?! ¿Qué es eso de ir lanzando piedrecitas al personal? ¿Le criaron en un establo o algo? – gritó el Hechicero al aire, mirando fijamente en la dirección de la que provenía la roquita. No era tanto el hecho que le hubieran lanzado una piedra, que sí, podía doler y tal, sino más bien que no encontraba ninguna razón de peso para lanzar absolutamente nada a nadie. Podían estar a millas de lo que llamaban civilización... ¡Pero eso no daba derecho a nadie a ser incivilizado! – Uy, sí, qué miedo da. Un cuchillito. Anda, baje eso antes que se corte. No sabe la de infecciones que uno puede pillar aquí por las cosas más tontas... – qué personaje más desarrapado. Lo decía más que nada por la indumentaria, la primera cosa en la que se fijó: un seguido de ropas a simple vista tan usadas y gastadas que le era difícil adivinar su color original. Un sujeto delgado, peliverde, con cara de pocos amigos y, además, armado. ¿Qué intenciones podía tener? No tenía mucha pinta de ser un fiel del Dragón del Ocaso... – ¿Y podríamos tener el inmenso honor de saber qué le interesa aquí, buen señor? No sé si será capaz de encontrar mucho más que Oscuridad... – preguntó inocentemente con una cantarela, cruzando los brazos detrás de su espalda y arqueándose hacia delante de manera inquisitiva. Con una sonrisa, claro. Realmente no se le podían ocurrir muchas cosas que ver en este lago ponzoñoso y no es que tampoco tuviera mucha pinta de turista – ¿Y bien? ¿Qué cree usted? ¿Amigo? ¿Enemigo? ¿Aliado? ¿Qué le dice su intuición de arquero de arqueros? – preguntó de buen humor al arquero mientras recuperaba su posición inicial y se giraba levemente para verlo mejor. Al fin y al cabo, él era el que tenía el arma a distancia preparada, por lo que el peso de la decisión final recaía en sus capaces hombros.

Pero las sorpresas no hicieron más que aumentar. Una cacofonía de nuevos ruidos se dejó oír en todo lo que un poeta sin imaginación llamaría “claro”. Caballos. A algún inteligente se le había ocurrido la maravillosa idea de traer uno de los animales más cobardes del mundo a un lugar que rebosaba Oscuridad – ¿Es la maldita hora feliz del templo? ¿Hay alguna tienda de regalos por aquí o algo? – seguramente a los legos en la materia se les escaparía el juego de palabras relativas a la maldición, pero había que hacer sacrificios para emplear humor de calidad. Pero volviendo al tema que nos interesa... ¡Menudo séquito! Incluso a aquella distancia uno podía ver cuánto imponía aquél hechicero, suficiente para que incluso sus más mínimos deseos fueran obedecidos al pie de la letra. Y es que se notaba a la legua que esa persona en concreta era un Hechicero. Con mayúscula. Su forma de vestir era muy... característica. O quizá era una fashion victim más con ínfulas de aparentar más de lo que era. Él no juzgaba... en voz alta. Pero, más allá de eso, no pudo evitar sentir un agudo pinchazo de malsana y verde envidia – Dudo que pueda convencerles para que se hagan pasar por mi séquito, ¿Cierto? – les mencionó con un tono negativista pero con tintes de humor. Aunque no lo pareciera mucho, Sindri era un Hechicero también por lo que pretendía tener una hueste de seguidores en un futuro... y en aquel momento justo decidió que sería un séquito mucho, mucho, mucho mejor que el de aquel hombre. Sí. No tendría ni punto de comparación.

Tras ver que la figura con compañía equina abría sin mucho esfuerzo una amalgama de polvo con forma de cofre y sacaba algo, el bibliotecario entendió que aquellos no eran meros turistas. Habían venido por algo. Algo que, si conseguían, no podría tenerlo él – Creo que es buena idea presentarme (presentarnos) ante los recién llegados… quizá ellos tienen idea sobre qué hay aquí que nos pueda interesar. Si hay algo aquí que nos pueda interesar. – el movimiento negativo de su cabeza delataba que no creía que fuera muy buena idea, pero alguien tenía que hacerlo. Modales ante todo, especialmente con un potencial compañero de profesión – Y si pudieran, digamos, “convencer” a la jinete para que no siga desvalijando el lugar, pues eso que ganamos. ¿No creen? – tras aquellas palabras, el Hechicero pelimorado movió la mano en símbolo universal de despedida y, ni corto ni perezoso, se dirigió hacia la comitiva con paso seguro y decidido dispuesto a contarle cuatro cosas al que parecía ser el líder.

Por irónico que suene, era más fácil decirlo que hacerlo. ¿Cómo romper el hielo? Es decir, los usuarios de las Artes Arcanas solían tratarse entre sí sin ese desdén tan característico reservado para los demás magos. Y gente sin capacidad mágica. Sin embargo alguno, ese desdén era sustituido por una abierta hostilidad, pero Sindri prefería por mucho la agresividad ajena ante la posibilidad que lo menospreciaran. Poco a poco avanzó dejando que sus pasos repiquetearan en el recinto, como anunciando su llegada ante todos los asistentes. No tenía nada que ocultar. Bueno, en realidad sí lo tenía, pero quería aparentar una honestidad poco practicada por él. Así pues, acabó sus pasos justo delante del que debía ser el jefe de aquel grupo y lo saludó efusiva y cálidamente – ¡Buenos días señores! ¡Al fin hemos encontrado algo de vida por aquí! Somos unos cansados viajeros que hemos caminado millas y millas para contemplar el esplendor de este lugar. – sin más reparo, sacó de su zurrón un Tomo de Nosferatu, la mayor magia que tenía, le enseñó la portada con una inusitada alegría. Como si fuera lo más normal del mundo o fuera algo que los uniría en hermandad – ¿Ven? Somos fervientes seguidores de la Oscuridad, que nos ha traído a este lugar para rendirle pleitesía. ¿No me creen? Miren esto, miren esto. – y tras esas palabras, se concentró y llamó a la Oscuridad para que se aposentara en aquellas ruinas de una forma más tangible. Las mismísimas sombras parecieron estremecerse cuando los poderes más antiguos del mundo comenzaron a desperezarse, comenzando a caminar silenciosamente entre las pétreas columnas derrumbadas. Incluso el lago de lodo pareció cesar en su burbujeo, pero quizá eso no fue más que imaginaciones de alguien. Seguramente sólo un Mal Augurio¿Que me sabrían decir si hay algo divertido por aquí? – preguntó finalmente con una inocentísima sonrisa que no presagiaba nada malo en absoluto.

Resumen:
Sindri se mueve hasta quedarse al lado del Hechicero enemigo, dos casillas debajo de la Clériga Oscura que está al lado del cofre. Ahí se equipa con su Tomo de Nosferatu y usa la Habilidad Mal Augurio.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Worm [1]
Tomo de Archfire [1]
Tomo de Nosferatu [4]
.
.

Support :
Lyndis [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v
Khigu [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Tomo-4[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Staff-1

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] YvwSTdF

Gold :
733


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Virion el Miér Nov 14, 2018 1:15 pm

¿Cuál era la razón de ser de ese templo? Virion cada vez lo dudaba más. Cuando escuchó la interpretación que hizo Sindri de los grabados que observó el arquero, todo parecía indicar que se trataba de un lugar de oración. El mago mencionó recordó la historia de las religiones oficiales de Nohr y Hoshido, que el arquero bien conocía. Después de todo, uno no se pasa un buen par de años sirviendo al Sacro Imperio de Ylisse sin aprender un par de cosas de Naga y de su eterno rival, el dragón oscuro Grima. O como se le conoce en Nohr, Anankos.

Pero aquello no respondía realmente nada ¿Por qué un templo en un lugar tan apartado de la civilización? Virion observó los alrededores y no encontró restos de ningún otro edificio, por lo que no se podía decir que antaño aquello era una aldea o algo por el estilo. Y no tenía sentido, la mayoría de los templos que conocía estaban situados en medio de grandes ciudades, para que quien quisiera accediera fácilmente a ellos a rezar a sus dioses. No creía que en Nohr la cosa era distinta, por lo que un templo tan alejado y oculto de cualquier tipo de poblado beorc le causaba interés ¿Acaso ese templo había sido construido para algún otro fin que el de ser un receptáculo para orar? ¿Un sitio de peregrinación, quizás? ¿O es que los rituales que allí se practicaban no debían hacerse a la vista de la mayoría de hombres?

Virion echó de menos nuevamente a Ram. Gracias a su elevada erudición, seguro que ella tendría un par de respuestas a tan inquietantes preguntas.

Pero esas preguntas deberían esperar otro momento. La situación en la que se encontraban volvía a ser más apremiante, cuando el responsable de las pisadas hizo aparición. Lo hizo de una manera que el arquero lo consideró un tanto infantil, tirándole una piedrecita al mago, que este esquivó por puro instinto. Ni que decir tiene que Sindri se ofendió ante ello y le respondió de una manera harto furiosa e infantil, pero en el caso del hechicero Virion ya estaba acostumbrado.

Primero le insultó por lanzar la piedra, luego le vaciló por sacar un cuchillo y le preguntó directamente qué hacía allí. Aunque lo de la piedra no era la mejor de las ideas, Virion podía entender que el hombre apareciera ante ellos arma en mano. Después de todo, el arquero tenía en sus manos su propio arco. En aquel lugar, no se sentía cómodo si no era con algo con el que poder protegerse de lo que pudiera acechar en aquel tenebroso bosque de oscuridad perpetua.

-A mi parecer, este buen hombre ha acudido a este lugar con motivaciones parecidas a las nuestras. Eso no lo hace necesariamente nuestro enemigo.-le comentó Virion a Sindri cuando éste le preguntó por qué le parecía el beorc que tenían delante con el cuchillo.

Necesariamente no, pero tampoco lo hacían un amigo. Y era un problema. Por las ropas que llevaba, muy lejos de la elegancia y distinción de ambos y más en concreto del aristocrático arquero de arqueros, Virion dedujo que el hombre de pelo verde no se encontraba ahí de paseo o haciendo turismo. Era un saqueador de ruinas. Quizás un bandido o un ladrón.

Virion echó una mirada a su alrededor y no percibía a nadie más con él, por lo que dedujo que, o sabían esconderse muy bien, o aquel hombre había venido solo. El arquero temía una posible emboscada, pero no parecía ser el caso. Ese hombre se había aventurado en solitario para saquear el templo. En ese sentido, coincidía con la misión en la que se encontraban ellos dos. Sindri y Virion no estaban ahí para aprender historia nohria, investigaban el templo por una misión que les había encomendado su amada Ram. Sin embargo, si ese saqueador quería llevárselo todo, se cruzaba inevitablemente en su camino.

-Un placer el conoceros, caballero. El mago que me acompaña es Sindri, hechicero e historiador ilustrado. Y yo soy Virion, Arquero de Arqueros, como bien me ha llamado mi compañero. Además soy poeta, sabio, héroe y ser de extraordinaria e infinita belleza.-hizo una pequeña reverencia de presentación, pero sin llegar a soltar el arco que portaba, por si las moscas.-Estamos aquí, porque como hombres ilustres de letras que somos, ansiamos el conocimiento en su raíz más profunda. Y tenemos cierto interés en el valor arqueológico de ruinas tan antiguas. Espero de todo corazón que nuestra presencia no altere las razones por las que usted se encuentra también en este profano templo oscuro.

El objetivo de Virion era el de tratar de resolver de manera diplomática aquel encuentro. Dudaba que el carácter “extrovertido” de Sindri aliviase la tensión, por lo que le tocaba al arquero otra vez el papel de mediador. Estaba claro que si aquel hombre había acudido para robar en el templo, habría problemas entre ellos. Pero si esos problemas se podían resolver sin tener que luchar, mejor.

Sin embargo, enseguida llegaron problemas mayores. Ruido de caballos llamó la atención de los tres, y pronto observaron como un grupo de magos, dos de ellos montados en equinos, se acercaban en dirección a un par de cofres al fondo de aquellas ruinas. Sindri soltó un par de chistes y propuso ir “a saludar” a aquellos nuevos invitados inesperados.

-¡Sindri, esperad!-comentó Virion intentando frenar al mago, pero fue demasiado tarde. Él ya avanzaba en dirección de ese grupo.-Oh, por todas las escamas de Naga…

Al principio pensó que los magos eran amigos del saqueador que por fin daban la cara, pero viendo la diferencia de ropajes pronto descartó la idea. No, Sindri no podía verlo desde esa distancia, pero gracias a su aguda visión de arquero, Virion sí podía hacerlo. Podía ver los ojos de aquellos seres. Podía ver el brillo rojo, fogoso y ardiente, en las pupilas de cada uno de ellos. Un brillo que había visto ya mil veces. Un brillo que odiaba y maldecía cada vez que lo observaba.

-¡¡Maldita sea, son Emergidos!! ¡¡Cuidado, Sindri!!-gritó el arquero. Aunque volvió a ser demasiado tarde. El mago ya se había aventurado hacia aquel grupo, tomo oscuro en mano.

No quedaba otro remedio. La diplomacia podía servir con beorcs. Pero desde luego que no servía con Emergidos. No quedaba más remedio que luchar. Aquello no le parecía tan mal al arquero. Si había que luchar en ese bosque, que fuese contra esas criaturas que tanto odiaba y al mismo tiempo conocía. Y Sindri parecía saber defenderse, haciendo un gran despliegue de poder arcano nada más empezar. Aunque quedaba el asunto del muchacho de pelo verde.

-Si tratas de huir, esas cosas te perseguirán y alcanzarán con sus caballos. De nada sirve esconderse, estoy seguro que conocen de sobras el lugar. Si quieres sobrevivir, tendrás que ayudarnos.-las palabras del arquero estaban dirigidas a convencer al saqueador para que se uniera a ellos dos contra los Emergidos. No le conocía aún de nada, pero un beorc siempre era preferible a un Emergido. Y tendrían más probabilidades de vencer si combatían tres que solo dos, por lo que le venía bien que el peliverde les echase una mano. Además, no le había dicho nada que creyese que fuese mentira.

Sentenciado el asunto con el saqueador, Virion corrió en dirección a Sindri, arco en mano. Nada más llegar justo al cofre recién abierto por uno de los Emergidos, el arquero sin mediar palabra colocó una de las flechas y disparó a toda velocidad en dirección a la clériga emergida montada a caballo que había abierto el cofre hacía un instante. La batalla daba comienzo.

Acción Virion:
Virion se mueve justo debajo del cofre abierto y ataca con Arco de Acero a la clériga oscura que ha abierto el cofre.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Sniper

Cargo :
Miembro de Los Custodios

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Arco de acero [3]
Arco de bronce [1]
.

Support :
Pelleas [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v
Ram [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Arco 2

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] XONGImw

Gold :
4015


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Sothe el Dom Nov 18, 2018 3:15 pm

En ningún momento Sothe había planeado atacar a alguien con una mísera piedra, de hecho, el solo hecho de pensarlo sonaba de lo más estúpido. Simplemente las había tirado para poder poner atención en el sonido que producían al caer para, poder tener alguna idea de si se encontraba solo o no por el eco que producían al rebotar contra el suelo un par de veces. Si el tipo estaba ahí plantado mirando todo lo que se hallaba ahí grabado en las paredes, no era la culpa de Sothe y tampoco entendía demasiado que reaccionase verbalmente de esa forma por una simple piedra. Si no se hubiese apartado, seguramente tampoco le habría hecho demasiado daño. Arqueó una ceja y se cruzó de brazos no demasiado complacido por la pregunta de malas maneras ya que, con un simple vistazo era demasiado obvio que aquellos dos hombres parecían proceder de familias bien asentadas mientras Sothe lucía como el muerto de hambre que era. No era como si hubiera recibido su educación en un establo como había dicho el hombre de pelos de tono morados pero, en sí no es que él hubiera recibido mucha educación en general.

No se molestó en responder con palabras a aquello pero, era evidente con el semblante que había adoptado que el ladrón no se encontraba de demasiado humor que, no mejoró cuando le dijeron que bajase “su cuchillito”. No reaccionó bajando su arma tal y como se le había pedido porque no había ningún peligro evidente de que se fuera a cortar a si mismo por un error pero, si continuaban jugando con su orgullo no podía asegurar que fuera el mismo destino que compartiría el hombre que vestía con larga túnica. Después de aquellas palabras, lo cierto es que Sothe no se sentía para nada con voluntad de colaborar y decirles porqué había decidido confiar en unos simples rumores que había escuchado y andar hasta ese punto en busca de un golpe de suerte en forma de cofre con grandes riquezas.

- Es evidente que no soy vuestro amigo pero, tampoco soy vuestro enemigo… No me importa vuestra presencia aquí lo más mínimo. – Aunque de aquellas palabras se podría malinterpretar muchas cosas, él no era una persona sociable. Seguro que aquellos hombres tenían su razón para encontrarse en ese lugar: Bien por ellos ya que, él también tenía su razón y solo quería intentar cumplir su meta personal sin encontrarse con muchos problemas pero, al parecer, eso era mucho a aspirar. No pudo evitar esbozar una sonrisa al escuchar como uno llamaba al otro “arquero de arqueros”, pareciéndole divertido aquella denominación hacia esa persona pero Sothe era tan serio que quizás eso fue lo único que le impidió ponerse a reír por ello.  Aunque tuvo que bajar el arma y aprovechar ese gesto para mirar un poco hacia el suelo, percatándose de lo curiosa que era la situación cuando el hombre, llamado Virion, empezó a nombrarle todas sus otras cualidades… Menudos individuos con los que había tenido que ir a topar. – Mi nombre es Sothe. – Al introducirse a sí mismo, ladeó un poco la cabeza hacia delante pero sin ningún tipo de modal tan fino como había demostrado el señor gran arquero.

A continuación hizo un gesto con la mano, como si quisiera quitar la importancia a algo que todavía ni había dicho. – Eso está muy bien, cosas de listos que a mí no me importan… Solo soy un mero ladrón, solo venía a abrir cerraduras y a quedarme con objetos de valor que los muertos no necesitan así que no tienen que preocuparse, que no me voy a inmiscuir en sus investigaciones. – Total, a él las inscripciones que se pudieren encontrar en las piedras no podrían importarle menos porque aunque era algo extraño que una persona como él supiera como leer, realmente tampoco tenía mucha práctica y Sothe no se iba a poner a leer cosas en un momento como aquel con el esfuerzo que le supondría. – Para mí las letras no tienen valor alguno, todas para ustedes. – Y aquello le recordaba que antes había escuchado algo sobre cierto… ¿Tomo? Algo que tampoco era de su interés, no ahora que a su lado no se encontraba cierta usuaria de magia a la cual si le hubieran interesado todas aquellas cosas que estaban por descubrir en ese edificio.

Pero si no era suficiente con encontrarse con aquellos dos hombres tan peculiares, empezaron los ruidos que no significaba ni más ni menos que ellos tres no eran los únicos que habían ingresado en el lugar; genial, lo que faltaba por soportar. No le sorprendió mucho que fueran emergidos porque al fin y al cabo, era una amenaza que estaba por todas partes y aunque no le apetecía demasiado tener que pelear por el simple hecho de que él no era un guerrero; Sothe ya se había hecho a la idea que al realizar un viaje lo más probable es que ese encuentro fuera inevitable.

No supo cómo reaccionar al ver cómo Sindri sin pensárselo demasiado se dirigía contra los enemigos y suponía que por esa razón, Virion se le hacía un tipo algo más comprensible. Eso sí, dentro de las opciones que tenía, que no eran muchas. Asintió con la cabeza ante la petición de pelear juntos. – No tenía pensado morirme hoy, pelearé con ustedes. – Porque aunque no le importaba mucho pelear con Virion, lo cierto es que Sindri no le había aportado ni pizca de confianza pero las palabras del arquero habían sido de lo más acertadas para convencerlo de luchar juntos. Sin mucho más que decir, siguió la misma dirección que ambos hombres habían tomado anteriormente y se escondió tras uno de los cofres que los emergidos habían abierto antes que él para, protegerse un poco mientras dirigía un ataque a la clériga que se encontraba en el otro extremo del mismo.

Acción:
Sothe se sitúa a la derecha del cofre abierto y ataca a la clériga oscura con las dagas de acero.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Assassin

Cargo :
Ladrón

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dagas de acero [3]
Tónico de resistencia [1]
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
Under [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v
Vallum [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Daga%202[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Arco1

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] XONGImw

Gold :
3261


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Narrador el Mar Nov 27, 2018 2:21 pm

[Ya que la clériga portaba báculo, en esa instancia de Heal, los ataques no requieren tirada de dado.]

Los ataques resultan certeros, dando de lleno en el pecho de la mujer y tumbándola desde encima de su caballo hacia las aguas pantanosas. A los pies del caballo confundido quedan las bolsas de arpillera derramadas, una con alguna clase de hierbas secas, nada útil, y otra con un corto Báculo Hammerne [2] de extrañísimo y peculiar diseño, para quien pueda recogerlo.
Báculo Hammerne [2] - Báculo cuya función es de reparar tomos o armas. Al utilizarse sobre un arma o tomo al que queda 1 uso, este recuperará su número de usos totales originales.

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] WRzfhoq

La otra clériga retrocede, se aleja del hechicero que ha activado su presencia intimidante y alzando sobre su cabeza su báculo, intenta lo mejor que puede afectarlo. La luz color verde agua de un Báculo de Sleep comienza a brillar.

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] UgeYYQz
Clase: Saint
Arma: Báculo de Sleep [4]
Inventario: Báculo de Sleep [4] (equipado), báculo de Mend [4], tomo de Ethunder [4]
Skills: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Renovación[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Sacrificio[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Pacifismo

Entre tanto, los magos se mueven para proteger la posición de ella, bloqueando el paso. De ese modo el Archsage utiliza un tomo de arcthunder para atacar al arquero, a quien estima blanco más vulnerable que el mago oscuro con su aura, mientras que el Sorcerer se ve sin más opción que intentar contra Sindri. Ambos magos, Archsage y Sorcerer, activan skills defensivos para prevenirse.

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 4EGCdYC
Clase: Archsage
Arma: Tomo de Arcthunder [2]
Inventario: Tomo de Arcthunder [2] (equipado), báculo de Mend [2]
Skills: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Espiritualidad[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Mancomunidad[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Estasis[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Exteriorizacion[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Proteccion

Activado: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Proteccion Protección - Este skill sólo necesita ser activado una vez para permanecer en efecto durante todo el tema. Causa que mientras el mago se encuentre con un tomo entre sus manos (arma equipada en Modo Mapa), el elemento que utiliza le protegerá por voluntad propia, dañando a todo quien le agreda. Cada ataque directo o desde distancia que golpee al mago conllevará a un contraataque inmediato por parte del elemento, que se lanzará al ofensor sin esfuerzo alguno por parte del mago. (Este contraataque es automático, sin posibilidad de fallo, y su daño es siempre de sólo 1 HP.)

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] NkdJxT8
Clase: Sorcerer
Arma: Tomo de Nosferatu [2]
Inventario: Tomo de Nosferatu [2], tomo de Arcfire [2]
Skills: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Mal%20augurio[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Venganza[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Anatema[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Maldicion

Activado: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Venganza Venganza - Si el mago oscuro es atacado y sufre daño, puede maldecir a su atacante para que este reciba inmediatamente un daño igual. Puede utilizarse tanto antes como después de ser atacado, mas sólo una vez por tema.

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Fp1encC

[Tiradas de dado: - tipo - nivel por la Saint hacia Sindri, = tipo - nivel por Sorcerer hacia Sindri (afectado por Mal Augurio). Archsage cuenta con superioridad de arma sobre Virion, por lo que no tira dado.]
Support :
None.

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Jm5byz1

Gold :
5265


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Narrador el Mar Nov 27, 2018 2:21 pm

El miembro 'Narrador' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 '- tipo - nivel' :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 4Z0ezzt

--------------------------------

#2 '= tipo - nivel' :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] BI5hthk
Support :
None.

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Jm5byz1

Gold :
5265


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Narrador el Mar Nov 27, 2018 2:25 pm

El báculo de Sleep no surte efecto.

Recuento de HP:

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] WpGvMzU
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] CuTkagR

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 4c5ynsq
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] CuTkagR[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] CuTkagR

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] WVsYKZ2
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] UgeYYQz
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 4EGCdYC
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] NkdJxT8
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t
Support :
None.

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Jm5byz1

Gold :
5265


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Virion el Lun Dic 03, 2018 3:09 pm

A Virion le sorprendió un poco el joven recién llegado, que se hacía llamar Sothe. Se autodefinió a sí mismo como ladrón y admitió que estaba en ese templo para saquearlo. Al arquero le llamaba la atención tanta honestidad ¿Qué clase de persona le decía a otra, nada más conocerse, que era un ladrón? Era como si quisiera que ellos dos mantuvieran la guardia alta contra él. A lo mejor es que, en aquella ocasión, no se le ocurría ninguna excusa que inventarse para explicar su presencia ahí y ante la falta de imaginación, decidió contar la verdad. O directamente no le importaba lo más mínimo lo que pensaban el mago y el arquero de él y por eso no se cortaba lo más mínimo en ir de cara.

Aquello era un problema. A diferencia del ladrón, ellos dos no habían venido a saquear todo el templo. Pero tampoco estaban ahí para estudiar las ruinas, por mucho que lo pareciese en aquel momento. Estaban en una misión, que su amada Ram les había encomendado. No habían venido ahí para volver con las manos vacías. Y aunque el arquero no estuviese interesado en todos los tesoros que pudiese haber o no en aquel oscuro templo, sí que estaba interesado en llevarse aquello que había venido a buscar. Algo de lo que no había margen para dialogar o negociar. Si el ladrón no se prestaba a un acuerdo y pretendía llevárselo todo, el conflicto sería inevitable. Aquello acabaría con una batalla.

Por eso mismo, fue hasta cierto punto un alivio que apareciesen los Emergidos. Aquellas criaturas maléficas impedían que el encuentro con el ladrón se convirtiese en una batalla, al menos de momento. Claro que por otro lado, significaba que tocaba pelear contra esos seres en su lugar. Pero a Virion siempre le resultaba más cómodo y hasta placentero luchar contra Emergidos que contra seres humanos.

Afortunadamente, el ladrón era listo, y pronto comprendió la infinita sabiduría acumulada en las palabras del gran arquero de arqueros. Lucharía a su lado, sabiendo perfectamente que no tenía otra opción disponible. El primer objetivo era una de las sacerdotisas a caballo, la que acababa de abrir el cofre. Un blanco en movimiento, sin tiempo para apuntar, debía de ser difícil de alcanzar… pero Virion era el arquero de arqueros. Su flecha logró impactar plenamente en su pecho, dando tiempo a Sothe para rematar a la criatura con el uso de una daga a distancia.

La criatura cayó de su caballo hacia el pantano que tenía atrás, para no volverse a levantar jamás. Virion se fijó que a los pies del caballo había unas bolsas, pero hasta acabar el combate temía que no podía inspeccionar.

-¡Uno menos! ¡Vamos, solo quedan tres!-La situación se había vuelto a su favor. Como había mencionado, solo quedaban tres de los Emergidos, por lo que había empate entre ellos y los monstruos. El arquero estaba confiado, pensó que si había logrado nivelar el combate de manera tan fácil, es que esos seres no eran nada que temer.

Entonces, todo su cuerpo fue electrocutado.

Virión soltó un agudo grito, mientras su cuerpo se desplomaba al suelo. De milagro no había soltado el arco, aunque quizás se trataba de la electrocución que había paralizado los músculos de su mano, imposibilitando que se pudiera abrir y dejar caer el arma del arquero. El dolor fue intenso, duradero y recorrió todo su cuerpo, como si le hubiese caído un rayo.

De hecho, es lo que había pasado exactamente. Mientras el arquero había centrado su atención en la sacerdotisa a caballo, uno de los magos había convocado un poderoso rayo encima de su cabeza, y le había golpeado de lleno. Las quemaduras se repartían por todo el cuerpo de Virion, el cual estuvo soltando humo durante medio minuto. El dolor seguía incrustado en su ser. Pero había algo peor que todo aquello. Mucho peor…

-Mi pelo… ¡Mi precioso y maravilloso pelo! ¡Quemado, chamuscado y levantado! ¡Argh!-Exclamó pasándose una mano por su preciada melena para comprobar el lamentable estado en el que el rayo la había dejado.-¡¿Tenéis idea de lo que cuesta mantener un pelo tan radiante y fabuloso como el mío?! ¡¿Lo que hay que peinarlo, lavarlo y cortarlo con cuidado?! ¡Malditos Emergidos! ¡¡Pagaréis por este vil sacrilegio!!-gritó al final, lleno de furia.

Pero su rabia no se limitó a las palabras. Con un rápido movimiento, la mano que antes tenía en la melena se dirigió a su carcaj, de donde cogió una flecha y colocó rápidamente en su arco. Sin perder el tiempo en apuntar, disparó su flecha contra el mago emergido que le había atacado. Pero aunque no apuntase, tampoco fue un disparo ciego. El objetivo era el brazo del Emergido que sostenía el tomo con el que había convocado el rayo. Virion, a pesar del cabreo, seguía pensando estratégicamente. De nada servía debilitar al mago si este acababa con él a través de otro hechizo. Lo mejor era desarmarlo primero para ganar algo de tiempo.

Tiempo que decidió aprovechar para sanar sus heridas. De su bolsillo cogió una de sus pociones y se la bebió de un solo trago. El efecto fue instantáneo, pues pronto notó como el dolor se desvanecía. Sin embargo, lo cierto era que solo había ganado tiempo.

Si el rayo había servido de algo, es que no debía subestimar al enemigo. Cierto era que estaban igualados en número, pero ellos no eran Emergidos corrientes. La batalla no había hecho más que comenzar.

Acción Virion:
Uso Skill “Desarmar” en el Archsage que me ha electrocutado y me tomo un Vulnerary para sanar mis heridas.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Sniper

Cargo :
Miembro de Los Custodios

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Arco de acero [3]
Arco de bronce [1]
.

Support :
Pelleas [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v
Ram [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Arco 2

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] XONGImw

Gold :
4015


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Sindri el Sáb Dic 15, 2018 9:00 pm

¡Oh, vamos! ¡No sea rudo, Custodio Virion! – exclamó Sindri al girarse hacia el arquero al otro lado de la sala. Había puesto los brazos en jarras mientras le dedicaba una expresión indescifrable. Sonriente, entretenida, sí, pero indescifrable en el fondo – No toda la gente que emplea accesorios rojos son emergidos, mi apreciado Arquero de Arqueros. Para muestra, un botón… ¡O, más bien, un broche! – el Hechicero señaló efusivamente a la pieza de metal en su cuello que evitaba que se le cayera la capa. Un broche que le regaló su maestra puesto que había abandonado su hogar sin más equipaje que el libro de Magia Arcana que desencadenó la debacle y una ropa de noble nada preparada para sobrevivir un trayecto en una caravana. Así que en la primera parada que hizo la troupe, su maestra le compró una nueva vestimenta mucho menos radiante, pero más resistente, y su broche para la capa. Al fin y al cabo, un mago no era un mago si no lucía como un mago… y las capas eran integrales para el lanzador de conjuros. Algo debía ondear dramáticamente cuando hacías una pose con el viento de cara – Estas buenas personas sólo han decidido decorar sus capuchas con algunas cuentas rojizas. Hay muchas cortes en las que este tipo de adornos son típicos y tópicos… ¡Pero los de aquí son muy divertidos! Se los han puesto de forma que cuando les dan la luz parecen dos ojos rojizos… ¡Hehehe! – casi parecían como si quisieran emular – Hehehe. He… he… he… – Un segundo… ¿Qué luz? Aquí no hay ninguna fuente de luz suficientemente potente para ser reflejada a quilómetros de distancia…

Oh… ¡Maldición! ¡Qué Emergidos más astutos! ¡Se han camuflado para que baje la guardia ante ellos! Pues no les funcionará, no, no… – el muchacho volvió a girarse hacia donde estaba el arquero, inspiró aire con fuerza, se llevó las manos a los lados de la boca (libro de magia incluido) para poder amplificar su voz y… – ¡Custodio Virion! ¡Tenga cuidado! ¡Al final que son…! ¿Eh…? ¿Pero dónde se habrá metido ahora…? – una vez que se dio cuenta que estaba hablando a la nada, el Hechicero se extrañó muchísimo. ¿Acaso el arquero de arqueros había decidido poner pies en polvorosa al presenciar su Mal Augurio? Era algo muy común entre aquellos que sentían el poder de la Oscuridad en sus propias carnes. A pesar de la oscuridad, el muchacho se puso su mano libre de visera, puesto que de altavoz no le servía de nada, y comenzó a otear el espacio vació en busca de señales de vida. Por suerte sus ojos estaban muy acostumbrados a la penumbra y una serie de movimientos raudos y golpes de metal resquebrajando carne le llamaron la atención lo suficiente como para buscar su origen – Al parecer estos buenos hombres no se cortan ni un pelo al atacar Emergidos… – musitó dándole la espalda a sus Enemigos mientras contemplaba como el primero de ellos caía ante el acero de sus “compañeros de batalla”, por decirlo así. Contaba en cierto modo que Virion acudiera a la lucha, era un Custodio de Ylisse al fin y al cabo, pero le sorprendió bastante ver por ahí el tirapiedras se había sumado a la refriega. Su manera de pelear y sus armas le recordaban en cierta manera a un invitado que tuvo el placer de conocer tiempo ha en la Gran Biblioteca de Ilia.

¿Pero qué…? ¡Habrase visto! – mencionó molesto cuando unos brillitos mágicos verdosos trataron de envolverle y comenzó a notar los párpados pesados. Prontamente levantó el brazo y comenzó a espantar esos molestos destellitos, tratando de concentrarse en cosas que lo mantenían despierto por la noche. El café, los bombones de licor sacaínos potentes del Bibliotecario Ignatius, el goteo de un carámbano de hielo deshaciéndose en su ventana, la entropía universal y la eventual muerte de este mundo, un perro ladrando a altas horas de la noche… – ¡Si quiere conseguir que duerma en su presencia más le vale invitarme a una cena romántica antes! – exclamó sacudiendo la cabeza exageradamente mirando cómo podía a la jinete, como para quitarse cualquier tentación de echarse una siesta como la pata de un caballo aquí y ahora – ¡Cuidado con la señorita del bastón! ¡Tiene un cetro que os puede dar sueñecito! ¡Ojos abiertos y mentes despiertas! – y tras decir eso, de pronto, se le erizaron los cabellos de la nuca y notó una concentración de potente energía mágica a su espalda. Con la rapidez de alguien que sabe que la magia no es un juguete, se agachó para hacer un blanco más pequeño en caso que fuera él.

Mas la centella pasó cerca de él sin pena ni gloria sin tocarle. Ni corto ni perezoso, el muchacho se incorporó y barrió el lugar con la mirada buscando el punto de impacto del relámpago. Es decir, aquello había sido Magia de Ánima de alto calibre por lo que tendría que haber una marca de impacto contra la piedra, o el suelo, o… – ¡Ahahahaha! ¡AHAHAHAHAHA! ¡No sabía que la Magia de Ánima sirve para hacerse la permanente! ¡Ahahahaha! – se llevó las manos a la panza y se dobló tan largo como era mientras soltaba una potentísima carcajada que resonó una y otra vez entre las paredes de lo que alguna fue un templo. Las que quedaban en pie, al menos – Oh, vamos, vamos, Custodio Virion. ¿Me dirá que se ha quedado en shock después de su nuevo peinado? ¿Acaso prefiere que vayamos a luchar a un lugar más cerrado? Parece que aquí hay mucha corriente de aire. – mencionó tentativamente una vez la risa paró mientras abría ligeramente los brazos, como si se estuviera dirigiendo a una audiencia de alguna clase – ¿Le ha llegado ya el rayo de la inspiración? ¡Usted es el arquero de arqueros! ¡Obviamente que le sientan bien los arcos… en su melena! Por no decir que... – no pudo continuar puesto que rompió a toser como si le faltara todo el aire en los pulmones. Tan concentrado estaba en pensar algún tipo de chiste que no se dio cuenta que el Hechicero enemigo había decidido por su cuenta y riesgo atacarle sin ningún tipo de aprecio por su maestría de la comedia. Y tuvo el inmenso placer de descubrir que el Emergido Hechicero también empleaba una Magia Arcana de alto orden que supo identificar al segundo. Él tenía el mismo tomo en sus manos en aquellos instantes, al fin y al cabo.

Ay… la gente no comprende el poder curativo de la risa… – musitó mientras se aserenaba y comprobaba que los pulmones seguían donde debían estar. Respiraba honda y pesadamente. Parecía algo alicaído y sin aliento, síntomas típicos de los afectados por la Magia Arcana, pero su propia Resistencia había hecho su trabajo y consideró no necesitar ningún tipo de curación. Tras desperezarse un poco, Sindri decidió que ya había estado demasiado tiempo parado en el mismo sitio y comenzó a caminar poco a poco. Parsimoniosamente recorrió el camino hasta ocupar el espacio entre el mago que había lanzado el relámpago y el arquero – Venga, venga, no se enfade conmigo. Mire, me pondré entre el mago y usted, así tendrá un escudo contra descargas directas. ¿Qué le parece? – mencionó todavía sin mucha energía mientras ocupaba su nuevo lugar y abría el libro de Nosferatu por una página al azar. Comenzó a tejer un hechizo en su mano derecha mientras trataba de elegir contra qué objetivo cargar primero, si contra el Hechicero o contra el Mago de Ánima al que el Custodio Virion acababa de disparar una flecha muy precisa para alguien tan enfadado.

Y no crea que me he olvidado de usted, mi amigo que considera que las letras no tienen valor. ¡Venga con nosotros! Espero que no le sienten mal mis bromas. ¡Son para mantener la moral alta! Ya sabe usted, uno no puede luchar desmoralizado. – por lo que a él respectaba, alguien que lucha a su lado era un aliado temporal. O, al menos, alguien que estaba atacando los mismos enemigos que él, lo que significaba menos trabajo para el bibliotecario. Eso siempre, siempre, siempre era bienvenido – En fin, ahora es mi turno. – y, de sopetón, señaló con decisión al Emergido que había atacado Virion y soltó el conjuro, dejando que la Magia Arcana volara libre y veloz en busca de su objetivo. Un hechizo de Nosferatu, superior a cualquier hechizo conocido de Magia de Ánima gracias al Triángulo de la Magia.

Y, para terminar, volvió a activar su habilidad conocida como Mal Augurio y dejó que el miedo y el terror camparan a sus anchas por las ruinas del antiguo templo. Un escenario más que adecuado para los poderes que le había conferido la Oscuridad.

off:
Sindri se mueve una casilla arriba hasta ocupar el espacio entre el Archsage y Virion. Allí ataca al Archsage que tiene delante de él y activa su habilidad Mal Augurio.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Worm [1]
Tomo de Archfire [1]
Tomo de Nosferatu [4]
.
.

Support :
Lyndis [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v
Khigu [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Tomo-4[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Staff-1

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] YvwSTdF

Gold :
733


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Sothe el Dom Ene 06, 2019 7:56 am

No le apasionaba en absoluto tener que formar equipo de combate con personas que no conocía en absoluto porque, le costaba confiar en los demás pero Sothe no era lo suficientemente estúpido como para creer que podía salir de aquella situación ileso por su propia cuenta. Aun conociendo que era probablemente la mejor opción a la que podía acceder, no significaba que sobrellevase el hecho de que esas dos personas hablasen entre ellos de estupideces mientras estaban en una batalla. ¿A quién diantres le importaba si el rojo simbolizaba o no un rasgo que podía delatar a los enemigos? Lo único que le importaba es que delante de ellos había caído el cuerpo inerte del enemigo que anteriormente se habían concentrado en dirigir sus ataques, teniendo que preocuparse de un emergido menos.

Sothe no era una persona extrovertida y no le gustaba tener que socializar sin sentido con las demás personas pero, esa situación le superaba en particular. No iba a molestarse en lo más mínimo de integrarse en la conversación aunque, desgraciadamente no podía hacer nada para no escuchar las palabras que intercambiaban los dos otros hombres, aun sí el ladrón no prestaba demasiada atención.

Instintivamente dio un paso hacia atrás cuando uno de los enemigos alcanzó a atacar al arquero que tantos halagos se dirigía sobre su propia persona, con cierto miedo a que un ataque de ese calibre también le alcanzase a ese pero con suerte los otros enemigos centraron sus poderes mágicos para defenderse, en lugar de seguir actuando ofensivamente. La magia era algo que Sothe nunca había alcanzado a entender en su totalidad, es decir, había viajado a lo largo de su vida en gran parte al lado de una maga pero eso no significaba que llegase a entender la naturaleza de ese poder y, ver que enemigos emergidos aprovechaban los conocimientos que tenían para defenderse de ataques futuros, hacía que algo dentro de él se sintiese inseguro por su propio desconocimiento.

Pero si de una manera había aprendido a proceder en la vida era observando y, antes que cometer alguna estupidez abalanzándose sobre el enemigo sin tener mucha idea de si ni siquiera sus ataques pudieran llegar a provocar un mínimo daño, decidió adoptar una posición defensiva, siempre con sus dagas por delante de su rostro y observar detenidamente como actuaban Sindri y Virion. En silencio, se lamentó de haber adoptado aquella decisión unos segundos más tardes al ver como el arquero se lamentaba por su pelo y el hechicero… No sabía bien que reacción natural tener a su comportamiento, solo sabía que no importaba el esfuerzo que dedicase; no entendería nada. Sin embargo, no podía negar el hecho de que eran personas que eran intelectuales y cuya formación se veía plasmada en combate, a pesar de sus pintorescas personalidades.

Los ojos de Sothe se abrieron más en un momento dado, fijándose como Virion había desarmado a uno de los enemigos e inspirándole a él para hacer lo mismo pues, el ladrón poseía esa habilidad al ser alguien bastante rápido en combate, compensando que sus ataques no fueran poderosos por su propia elección de armas. No tuvo que reflexionar mucho más sobre esa idea pues, no había tiempo que perder y fue como si el cuerpo de Sothe se moviera solo, impulsado por la repentina idea de cómo brindar apoyo en el combate a su manera. Con rápidos pasos, el ladrón ocupó el espacio que Sindri había dejado libre al interceder entre el Archage y Virion, quedando así delante del Sorcerer. Con un rápido movimiento que fue difícil de seguir, Sothe pareció tirarse al suelo para apoyar sus manos en el suelo y con algo de fuerza levantar su cuerpo para propinar una patada alta a las manos del enemigo, con la finalidad de hacer que soltase el tomo que mantenía sujeto con él y ganar algo de tiempo.

Acción:
Sothe se mueve hasta la casilla enfrente del Sorcerer y emplea la skill desarmar sobre él.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Assassin

Cargo :
Ladrón

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dagas de acero [3]
Tónico de resistencia [1]
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
Under [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v
Vallum [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] JEIjc1v

Especialización :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Daga%202[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Arco1

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] XONGImw

Gold :
3261


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Narrador el Jue Ene 17, 2019 9:23 pm

Claramente la disposición de los enemigos es la de continuar atacando, especialmente al tener a sus contrincantes tan cerca. Sin embargo, los hechizos que cada uno inicia se ven interrumpidos al ser desarmados respectivamente por el arquero y el ladrón. Teniendo que recuperar los tomos mágicos, el tener que volver a comenzar claramente relentiza las cosas. Adicionalmente, el mago de anima del par llega a ser herido por una ráfaga de oscuridad que se inmiscuye en su ser. Al hallarlo en su intervalo desarmado, el efecto es serio.

La sacerdotiza oscura parece confundida. A la mano tiene tanto un tomo mágico como sus báculos, mas tras un momento de consideración estratégica vuelve a probar con su báculo de Sleep, nuevamente sobre el hechicero ilio.

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] YUIUHNW

[Tirada de dado: únicamente - tipo - nivel por el efecto del báculo de Sleep sobre Sindri.]


Última edición por Narrador el Jue Ene 17, 2019 9:25 pm, editado 2 veces
Support :
None.

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Jm5byz1

Gold :
5265


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Narrador el Jue Ene 17, 2019 9:23 pm

El miembro 'Narrador' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'- tipo - nivel' :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 4Z0ezzt
Support :
None.

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Jm5byz1

Gold :
5265


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Narrador el Jue Ene 17, 2019 9:26 pm

El báculo de Sleep no surte efecto.

Recuento de HP:

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] WpGvMzU
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] CuTkagR

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 4c5ynsq
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] CuTkagR

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] WVsYKZ2
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] UgeYYQz
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 4EGCdYC
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] CuTkagR[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] CuTkagR[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] CuTkagR

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] NkdJxT8
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] 0FISh4t
Support :
None.

Experiencia :
[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Jm5byz1

Gold :
5265


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe] Empty Re: [Misión] El Hechizo Absoluto [Sindri, Virion, Sothe]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.