Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Albein Alm Rudolf II [Alm ID]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Albein Alm Rudolf II [Alm ID] Empty Albein Alm Rudolf II [Alm ID]

Mensaje por Alm el Lun Sep 10, 2018 7:15 pm

Alm
Clase
Estoy aquí porque tengo una misión que cumplir y la haré ¡Ni más, ni menos!

Datos
Nombre: Fue bautizado como Albein Alm Rudolf II pero sólo su abuelo conoce su nombre completo. Tanto él como sus amigos y compañeros le llaman Alm.  

Edad: 17 años.

Clase: Mercenary

Especialización: Espada

Afiliación: Senay

Ocupación: Caballero

Personalidad
La mejor palabra para describir a Alm es "bondad". Puede parecer un chico impulsivo y que a veces se enfada por tonterías, pero siempre está dispuesto a echar una mano al que necesite y a prestar su espada al servicio de la justicia. Desde pequeño tenía claro que quería ser un noble caballero de radiante armadura, al servicio de su país y llevando la justicia a todos los lugares a los que viajase.

Cabezota como él solo y con una gran tendencia a meterse en asuntos que no son de su incumbencia, Alm carga un amplio historial de peleas y palizas de las que no puede decir que saliese muy victorioso. Es de los que aprenden a base de palos (nunca mejor dicho) y con el tiempo ha descubierto que no todos los caballeros son como los de las historias. El poder es necesario para proteger a una persona, pero muchos caen en la tentación de abusar de ese poder. Su mayor miedo es llegar a ser tan poderoso que su sentido de la justicia se vea manchado, corrompido por las riquezas y servicios que podría tener, por lo que siempre se repite así mismo un código de honor que ha jurado no romper jamás.

A parte de ese título de "social justice warrior" que el mismo se ha otorgado, es un chico con bastante sentido del humor. Le encanta bromear y contar chistes a sus amigos, así como pasar el tiempo jugando con ellos o hablando sobre cómo les ha ido el día. Se crió en una aldea bastante pobre, por lo que podría decirse que es alguien humilde y de gustos sencillos.

Toda esta energía, el ansia de pasar el tiempo en compañía de sus amigos, sus charlas con su mejor amiga Celica y el castigar las injusticias viene a causa de un fuerte sentimiento de soledad. Alm se ha criado sin saber la identidad de sus padres, sólo que su abuelo, Mycen, es su única familia. Muchas veces ha preguntado acerca del paradero de sus padres, de su propia historia, pero su abuelo nunca le ha contestado sus preguntas. Mycen es bastante mayor y Alm teme el día en que su único pariente le deje y esté, oficialmente, solo.

Historia del personaje
El padre de Alm, era el rey de un país que no merece la pena recordar, pues fue golpeado por tantas guerras que su nombre e incluso sus fronteras se borraron hace años. En un mundo en que los ejércitos se alzan continuamente y los reinos son derrotados y reconquistados continuamente, no hay cabida para un territorio que ha perdido su valor y su nombre.

Este rey sin corona, ansiaba volver a sentarse en un trono, liderar ejércitos, ser el protagonista de todas las decisiones políticas que mueven un país y sobre todo, sembrar la felicidad y la seguridad en cada granja y aldea. Se casó con una supuesta princesa, pensando que el título le llegaría a través del matrimonio y si ambos tenían descendencia, su hijo podría llevar a cabo sus ambiciosos planes. Sin embargo, sus planes se fueron a pique en cuanto se demostró la estafa en el linaje de su mujer, la cual ya estaba embarazada y dentro de unos meses daría a luz.

El dolor de la mentira fue tan grande que el hombre decidió vengarse separando a la madre de su hijo. Alm fue enviado con apenas tres días a una aldea cualquiera en el continente de Valentia. El caballero que cargaba al bebé envuelto en suaves sábanas de lino se llamaba Mycen y era el mejor hombre de la falsa princesa. Éste, tenía la orden de dejar a Alm en la primera casa que encontrase, pero no pudo desobedecer las palabras de su señora, la cual, entre lágrimas, le suplicó que fuese él quien se encargase del pequeño.

Mycen vivía en una aldea de Senay. La mayor parte de los aldeanos eran pastores y vivían de la venta de verduras y leche que le proporcionaba el ganado. Mycen pensó que aquel ambiente tranquilo y familiar sería el mejor para criar al pequeño Alm. Por el bien del muchacho y temiendo la ira de su padre, decidió ocultar todo lo referente acerca de sus padres. De todos modos, dudaba que alguien recordase el legado de Rudolf.

Alm creció fuerte y feliz en la aldea. Había muchos niños de su edad y se pasaban todo el día juntos, incluso se ayudaban en las tareas de las granjas. Mycen temía que los niños pudiesen verse afectados por los bélicos sucesos que ocurrían en Valentia, así que decidió transmitir sus conocimientos de caballero y entrenarlos para que estuviesen preparados por si un día llegaban los problemas. Alm enseguida encontró su afinidad por la espada y aprendía tan rápido que su abuelo alimentaba sus ansias de convertirse en caballero.

El anciano caballero no sólo salvó la vida de Alm, sino que unos años después, vino una joven llamada Celica. Al igual que con su pasado, Mycen nunca respondió a las preguntas de Alm acerca de la aparición de la niña. Sin embargo, eso no impidió que ambos se hiciesen amigos y en apenas un año, Celica y Alm pasaron a ser compañeros inseparables. A menudo, los amigos de Alm hacían bromas acerca de su relación y con las mejillas encendidas, éste lo negaba todo. Celica sólo reía y esa risa le daba la vida al joven.

No obstante, los días de paz se quebraron cuando unos caballeros de armadura desconocida entraron en la aldea con la intención de secuestrar a Celica. Alm la protegió con todas sus fuerzas, pero era un chiquillo con una azada contra dos hombres fuertes a caballo armados hasta los dientes. De no ser porque Mycen acudió en su ayuda, Alm sería ahora abono para la tierra. Preocupado por la situación, Mycen decidió llevarse a Celica lejos de la aldea, dejando atrás a Alm, con su nube de preguntas y el corazón roto por haberse separado de su mejor amiga.

Un par de años más tarde, Alm agradeció que se hubiesen llevado a su amiga, pues de pronto, en la extensa llanura que separaba la aldea del bosque, apareció un extraño ejército. La aldea estaba acostumbrada a ver soldados y pequeñas milicias por los alrededores, de hecho muchos de ellos iban expresamente a la aldea para comprar comida y víveres para sus viajes. Sin embargo, este ejército era muy distinto de cualquier otro, a pesar de tener la armadura y el blasón del reino. Era como si los guerreros no fuesen humanos.

El cielo se enturbió, como si las propias nubes temiesen la llegada de aquellos, ¿hombres? Avanzaron hacia la aldea, con paso lento pero firme y el miedo se extendió a cada movimiento que hacían. Las familias corrieron a refugiarse en sus casas, tratando de proteger a sus hijos más pequeños. Alm ayudó a los granjeros más fuertes a hacer una barricada en las puertas de la aldea, pero fue un esfuerzo inútil, el ejército arrasó aquel lugar como si fuese un tornado llevándose un granero de madera. Quemaron casas, arrasaron con los campos y el ganado y por supuesto, mucha gente fue pasada por sus espadas.

Cuando aquel terrible ejército se marchó, la aldea era apenas un puñado de madera chamuscada. Los pocos supervivientes, aquellos que habían luchado por su vida o se habían escondido muy bien, miraron impotentes lo que quedaba de su vida. Alm y un par de hombres más, fueron a pedir una audiencia con el rey para obtener alguna explicación.

Al parecer, no eran los únicos que habían sufrido el ataque de aquel ejército y por supuesto, aunque llevaban la misma armadura, no era un ataque del propio reino. A lo largo de todo el continente, habían aparecido estos soldados y los habían bautizado con el nombre de Emergidos. La destrucción y el caos se estaba esparciendo por todo el lugar y corrían rumores de que Valentia no era el único sitio afectado. En resumen, los tiempos de paz habían llegado a su fin.

Aquel suceso incrementó en Alm las ganas de ser fuerte y convertirse en caballero, por lo que se volcó plenamente en entrenarse con la espada hasta tener la edad adecuada para convertirse en caballero. A los 17 años, un grupo de hombres que hacía llamarse "La resistencia" pasaron por el pueblo en busca de reclutas y combatir directamente a los emergidos. Alm vio su oportunidad y aunque al principio no le tomaron en serio, terminaron aceptando al ver la determinación en sus ojos. Más tarde, se dieron cuenta de la destreza del chico con la espada, aunque aún necesitaba pulir su técnica.

Así pues, Alm dejó su querida aldea y fue a perseguir no sólo su sueño de ser un caballero, sino encontrar respuestas a ese extraño tema de los emergidos y poder combatirlo. También,iInteriormente, sigue esperando el reencuentro con Celica. Es optimista y sabe que volverá a ver a su querida amiga.  

Extras
-Es zurdo.
-A pesar de haber crecido en una aldea, su manera de expresarse es bastante educada. En el pueblo solían decirle que hablaba como una niña.
-Le encantan los gatos.
-No lo reconocerá porque le da vergüenza, pero está enamorado de Celica.
-Uno de sus mayores hobbies es pintar paisajes.


Prueba de rol
El cacareo de un gallo arrancó al joven caballero de los brazos de Morfeo. Frunció el ceño y tiró de las sábanas hasta cubrirse la nariz, al mismo tiempo que giraba sobre su costado. No era de los que remoloneaban en el lecho, pero aquella mañana quería quedarse un poco más de tiempo. Había soñado con algo de su infancia, un suceso bastante nostálgico y feliz. Quería conservar las imágenes un poco más en su cabeza, antes de que los sucesos del día se las arrebatasen.

Pero las imágenes se fueron y se dio por rendido cuando comprendió que estaba más atento a la conversación que había fuera de su cuarto. Apartó la sábana mientras se levantaba y lanzó un sonoro bostezo. Adormilado, caminó por la habitación, haciendo que el suelo de madera crujiese bajo sus pies descalzos. Se miró en el improvisado espejo; una chapa de metal muy pulida y metió la cara en el cubo de agua que había bajo la misma. Al incorporarse, su pelo húmedo lanzó unas gotas y los mechones de su cabeza cayeron por la frente. Se peinó con los dedos, más o menos, y tras vestirse y coger su espada, salió de la habitación.

Buenos días —saludó al llegar al comedor del cuartel. Dos soldados estaban hablando sobre desamores. Estaban bastante metidos en la conversación y no se percataron de la presencia de Alm hasta que éste se sentó a su lado y pegó un mordisco a una manzana.

Hola Alm, qué madrugador —dijo el soldado de tupida barba negra,

Sí, el gallo de la señora Gertrude es un amor —respondió con una sonrisa forzada.

Hablando de amores, estábamos discutiendo sobre si merece la pena sufrir tanto por una mujer —intervino el otro soldado, echándose el pelo hacia atrás.

Alm ladeó la cabeza, aún con la manzana en los dientes. —Hmmm... supongo que dependerá de lo mucho que la quieras—respondió apoyando la mejilla sobre el dorso de su diestra. —¿Sufres mal de amores, Alberth?

El soldado repeinado movió la cabeza hacia los lados y señaló a su compañero como si hubiese hecho algo ilegal. El de la barba se estremeció y miró hacia otro lado, mientras su compañero relataba su situación. —Gregor anda detrás de una jinete pegaso pero la montura de la chica le odia y ella no se fía. Ya sabemos cómo son los jinetes...

¡Pero Alberth! Ella es especial, tiene una mirada y una sonrisa... no puedo dejar de pensar en ella. ¡Tengo que encontrar la manera de caerle bien a ese pegaso, maldita sea! —el pobre Gregor pegó un puñetazo a la mesa y se llevó las manos a la cabeza ante aquella desdicha.

Los pegasos suelen desconfiar de los hombres ¿Por qué no te ganas su confianza poco a poco? Si fuerzas la situación, es peor —propuso Alm, acudiendo al rescate de su compañero. —Si fuera tú, buscaría una hora del día y le contaría lo que he hecho ese día. Esos animales son muy listos, seguro que te presta atención. Y poco a poco se acostumbrará a ti.

Pues no lo había pensado... ¡Gracias Alm! —Gregor le miró con una enorme sonrisa y luego miró su compañero. Éste le devolvió la mirada y luego ambos miraron a Alm. —¿Y tú? ¿Tienes a alguien a quien conquistar?

¿Yo? —Alm se señaló y por un momento, la imagen de Celica partiendo en el caballo de Mycen apareció en su mente. Luego, Celica haciendo una corona de flores y poniéndosela en la cabeza mientras se reía —Celica... —dijo muy bajito y sintió como algo dentro de él se encogía. Apretó un puño y movió la cabeza hacia los lados, despejando esas imágenes. —T-tengo que irme. Hoy me toca encargarme de los establos —dijo rápidamente y se levantó, olvidando la mitad de su manzana en la mesa. Ojalá pudiese volver al sueño que había tenido esa mañana.


Última edición por Alm el Mar Sep 11, 2018 6:35 am, editado 1 vez
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Caballero

Autoridad :

Inventario :
Vulnearary [2]
Vulnerary [1]
Espada de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
Albein Alm Rudolf II [Alm ID] Espada%201

Experiencia :
Albein Alm Rudolf II [Alm ID] IN979RC

Gold :
1207


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Albein Alm Rudolf II [Alm ID] Empty Re: Albein Alm Rudolf II [Alm ID]

Mensaje por Marth el Mar Sep 11, 2018 1:51 pm

• Ficha aprobada •


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:
Albein Alm Rudolf II [Alm ID] 5SuOmoZ

Albein Alm Rudolf II [Alm ID] 2hzhmok

Albein Alm Rudolf II [Alm ID] Yuri10

Albein Alm Rudolf II [Alm ID] Mejor-10
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [2]
lanza de bronce [2]
Espada de plata [4]
.
.

Support :
Eliwood Albein Alm Rudolf II [Alm ID] Iwzg0SR
Artemis Albein Alm Rudolf II [Alm ID] JEIjc1v
Eugeo Albein Alm Rudolf II [Alm ID] JEIjc1v

Especialización :
Albein Alm Rudolf II [Alm ID] Espada-3Albein Alm Rudolf II [Alm ID] Lanza-1

Experiencia :
Albein Alm Rudolf II [Alm ID] SjqgM22

Gold :
3969


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.