Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

El ladron de la informacion [Priv. Gaius][Campaña]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El ladron de la informacion [Priv. Gaius][Campaña]

Mensaje por Invitado el Jue Nov 12, 2015 4:48 pm

Acababa de llegar a Nevassa y había dejado atrás el área de Tarlega y las habladurías que tuve con aquel sacerdote. La noche fue corta, pero la conversación con Alexandre fue muy larga. Hablamos de todo tipo de cosas; nuestros hijos, nuestros destinos, amigos, procedencia... y todo aquello habiéndonos conocido esa misma noche en la que me dijo que aquel al que buscaba había partido hacia Nevassa tiempo atrás. En mi camino hasta aquí sentía un pequeño vacío en el corazón de haber perdido a un amigo durante un tiempo, pero en mi mente se hizo la idea de haber ganado un buen aliado que me ayudaría mas adelante.

Era por la mañana y hacia tan solo unos instante que mis pies habían dejado los caminos boscosos para hacerse a la realidad de pisar en el asfalto, frio de la noche anterior y muchísimo mas ajetreado de lo que debía por la cantidad de gente que había. De uno de todos estos, vi a un hombre que cargaba un saco con distintos vegetales que, a pesar de que se notaba que le pesaba, no le impedía ir a una marcha rápida y constante hacia el frente esquivando y chocando contra la gente a su alrededor. No era mi intención molestarlo, pero sentí en el un aroma humilde que fue lo que me hizo acercarme a preguntarle. Perdone señor, sabría usted decirme donde esta el mercado de la ciudad? El hombre miro hacia arriba con algo de dificultad buscando mis ojos, que a duras penas se veían entre mi capucha y mi largo pelo que tapaba algunas facciones de mi cara. "Claro hijo. Yo voy hacia allí ahora mismo, sígueme." Hijo... supongo que aquel hombre debía de tener unos sesenta años, y yo aparentaba ser un humano de cincuenta. Seguramente ni se le pasaría por la cabeza pensar que era un laguz de casi cien años de vida.  Me mantuve detrás de aquel hombre andando a paso ligero a través de la muchedumbre, la cual era mayor cuanto mas nos acercábamos al mercadillo. Le propuse cargar yo su saco para que no cargara el solo todo el camino, mas el hombre se mantuvo reacio y siguió caminando decidido hacia delante.
Un vez llegamos al mercadillo, el hombre fue directo a un tenderete donde habían todo tipo de verduras y se dispuso a dejarlas en la parte interior de este, donde había una mujer ocupándose de vender unas cuantas zanahorias y una lechuga del tamaño de una bola de maza y una niña sentada en un taburete observando a la gente pasar. "Aquí estamos, chico. Dime, buscas algo en especial? Si quieres verdura, nosotros cultivamos lo mejor de cualquier tipo de vegetal en nuestro huerto, y te haré descuento por haberme acompañado todo el camino!" Oh,.. no no. Muchas gracias de verdad. Soy yo el que le debería de estar agradecido a usted por enseñarme el camino. En realidad buscaba... que le podía decir? Que buscaba ladrón que comerciaba con laguz lobo para venderlos como mascotas o como abrigo de invierno? ...buscaba....algo de piel! Si eso. Necesito algo de ropa ya que yo viajo mucho. Dígame, hay por aquí algo así?  El hombre asintió y me dirigió a la parte este del mercadillo.

Avisté varios tenderetes de pieles y eche una ojeada en todos ellos. Use mi olfato para saber si mi hijo se encontraba en las cercanías o si alguna de esas pieles... no quería ni pensarlo a decir verdad.
Fue un alivio cuando vi que ahi tan solo habían osos, conejos, jabalís o lobos naturales, ninguna piel laguz. "Maldición... todo esto se trata de piel legal. Aquí no hay nada de tráfico laguz, por lo menos no a la vista. Tengo que buscar mejor."

"Hola, parece que buscas algo."  Escuché una voz joven a mis espaldas, y parecía que se dirigía a mi. Me giré y cuando alcance a ver al chico pude ver uno de los tenderetes salir volando. "Pero que?" De golpe, la calle estaba siendo asediada por unos guerreros armados, y de los cuales, parecía ser jefe un mago de viento. Atacaban a la gente sin piedad y destrozaban todo lo que veían a su alrededor, y lo peor era que se estaban acercando. Me quise transformar en lobo pero llamaría demasiado la atención incluso en una situación como aquella. Tenia que salir de ahí como fuera.

En ese momento uno de los soldados, armado con una espada se me echó encima con la intención de partirme en dos. Me aparte a tiempo y empujé al chico que sabía que tenía detrás para que no estuviera tan expuesto al ataque, no obstante, esto hizo que la espada llegara a alcanzarme el brazo haciendo un buen tajo de sangre. El guerrero vio al lado opuesto al que estaba yo una mujer tirada en suelo rogando por si vida. Sin piedad, alargo su espada con firmeza y atravesó su pecho, dejándola sin vida en el mismo sitio donde se hallaba. No pude contemplar aquella escena, de mis ojos brotaron lagrimas por aquella humana, y en mi corazón se hizo la ira de un juez que debía castigar al injusto duramente. El soldado se volvió a dirigir hacia a mí y le devolví el ataque saltando sobre el, transformándome en laguz en el transcurso de esto. Sin que se lo esperara, deje caer todo mi peso sobre el clavando mis garras sobre sus brazos y abriéndome paso con mis dientes hasta su corazón mientras notaba la sangre salpicar a grandes chorros dentro de mi boca.
Me giré para comenzar lo que había empezado. Iba a matar a todos aquellos malnacidos.

En mí ansia de atacar a aquellos soldados, no me di cuenta de que el chico aun no se había movido ni un solo centímetro de donde estaba antes del ataque. Su mirada juguetona mi miraba con ojos interesados, dejando ver una sonrisa impropia de un momento como ese.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El ladron de la informacion [Priv. Gaius][Campaña]

Mensaje por Gaius el Miér Nov 18, 2015 8:46 pm

Gaius llevaba en la ciudad algunos días por motivos gremiales. Estaba llevando documentos de aquí para allá por el continente, por lo que la ciudad no era más que una escala más en su atareado recorrido. Específicamente ahora se encontraba en la ciudad de Nevassa, la cual no le parecía muy diferente a cualquier otra que hubiera visitado antes. Era un día soleado, y el bandido caminaba tranquilo por las callejuelas del mercado, sin nada en su lista de pendientes y una melodía alegre en los labios.
Al encontrarse en el país más al norte que hubiera visitado antes, la cantidad de puestos de pieles maravillaban al bandido, quien estuvo tentado de comprar una piel de coyote gris para hacerle una cruel broma a su jefe, pero tras imaginarse las consecuencias desistió en el acto.
Como buen ladrón, a cada paso que daba iba revisando a cada transeúnte, cualquiera que pudiera llamar la atención como para darle una emboscada, o que estuviera lo suficientemente distraído como para dejar su bolsa de oro a su merced. En particular un alto y veterano hombre le llamó la atención. Llevaba la cabeza completamente cubierta por una capucha, y estaba parado enfrente a uno de esos puestos de pieles. Su actitud era extraña, ahí parado con la mirada perdida en la nada contemplando las pieles… era lo suficientemente atípico como para hacer que la curiosidad natural del bandido empezara a despertar.
Sin nada mejor que hacer, puso su mejor sonrisa de comerciante y se acercó al hombre, pero apenas había pronunciado un breve saludo, cunado una fuerte explosión hizo que pegara un salto en su sitio. Con el corazón en la boca se dio vuelta justo a tiempo para ver como  entraban en tropel un grupo bien armado de… Eran bandidos? Guerreros? Gaius no conocía lo suficiente de la zona como para discernir correctamente, pero si como para saltar  del camino y comenzar a correr por su vida.
Pudo sortear con éxito un par de espadazos que venían hacia él, pero no pudo correr mucho más cuando se percató del grupo que venía en dirección contraria a él. Frenó su huida como pudo, y quedó en el medio del trayecto entre los dos grupos de avanzada. Rodeado, superado en número y en capacidad, el bandido respiraba agitado mientras obligaba a su mente a idear un plan de escape. Escucho el grito desgarrador de una mujer a sus espaldas y  giró a tiempo para ver como el soldado sacaba su espada de ella para darle el golpe de gracia.
El bandido, con la mano en la daga sin saber qué hacer, estaba por perder todo esperanza cuando, como llamado por los dioses, el veterano “perdido” se convulsiono entre su toga y salió de ella transformado en un feroz lobo gigante.
El bandido, se cayó de espaldas ante tal revelación, con los ojos como plato, solo pudo contemplar como la feroz bestia acababa con los guerreros, cortándolos con sus fauces como si de florecillas se trataran. Los guerreros que estaban más alejados, soltaron sus armas y comenzaron a huir desesperadamente.
El atónito bandido no podía sacar sus ojos del descomunal lobo, quien respiraba agitado mientras los restos de su baño de sangre goteaban por su hocico.
Los ojos de la feroz bestia se cruzaron con los del bandido, este instintivamente comenzó a reptar hacia atrás, pero la bestia solo se limitó a observarlo. Sudando nerviosamente, el bandido apenas pudo esbozar una  sonrisa y elevar sus hombros, tratando de mostrarse lo más inofensivo que pudiera a la colosal bestia.
En su vida nunca había visto tal cosa. Si había escuchado de gente que se tornaba en monstruos, razas paralelas a la humana. Pero en su tierra natal estas criaturas estaban casi extintas, por lo que tal revelación era cuasi mágica para el humano, quien seguía tumbado boquiabierto en el piso.
Un grito a su derecha izó que saliera de su ensueño. Una horrorizada aldeana, gritaba y señalaba al Laguz, llamando al resto del pueblo para combatir al monstruo. Gaius, entendiendo que le debía su vida a esta criatura, rápidamente se puso de pie de un brinco.
-Oye! - Dijo haciéndole señas con las manos al lobo
-Sígueme!- Se señaló a sí mismo, sin saber siquiera si la bestia podría entender su lenguaje, y comenzó a correr por una estrecha callejuela lateral- En el poco tiempo que había estado en la ciudad, se había hecho un mapa mental de la misma. Con su conocimiento de huir y esconderse, perder una multitud enfurecida seria cosa fácil. En su corrida volvió la vista hacia atrás para comprobar si la bestia lo estaba siguiendo en buena voluntad, o por hambre. Cruzó los dedos para que fuera la primera y siguió correteando por las laberínticas calles.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El ladron de la informacion [Priv. Gaius][Campaña]

Mensaje por Invitado el Vie Nov 20, 2015 7:03 pm

"Mo-monstruo! Monstruo!!!" La aldeana gritaba agitada mientras me señalaba con el dedo. "Monstruo?" No podía creer lo que estaba escuchando. Mi corazón estaba apunto de salirseme del pecho del ajetreo, mi cuerpo se tornó pesado y mi respiración se agolpaba en mi hocico. No habían sido muchos guerreros, pero aun asi me superaban en numero, y la batalla habia sido dificil. Les habia salvado de aquellos malnacidos que mataban a los indefensos ciudadanos sin piedad alguna, sin importar quien o que fuera, hombre o mujer, niño o anciano, noble o campesino, y se atrevian a pagarmelo pretendiendo darme muerte? Grrrr.... No pude contener mi rugido, y por un solo instante, en mi cabeza se me apareció la idea de hacerle a aquellos humanos lo mismo que a los guerreros esos que habían decidido aparecer de repente en la plaza matando a la gente. No obstante, un joven me sacó de mi ensimismamiento momentaneo, el mismo que en un principio me había hablado, el mismo al que había intentado salvar en medio de la batalla, y el único que no me miraba con ojos de querer matarme en ese mismo instante.

"Sigueme!" El chico del pelo de fuego salió corriendo en dirección a una de las callejuelas de la ciudad. Lo seguí durante un rato. Era agil, muy agil. Nunca había visto a un humano moverse asi. Corría rapidamente saltando cualquier obstaculo que encontrara en su camino y deslizandose por las paredes como si se tratara del propio viento. Oía a varios humanos ir detras nuestra. Parecían guardias por el sonido del acero al moverse. Al parecer habían dado la alarma de que había una bestia suelta por la ciudad. Malditos... no quería pensarlo demasiado. Poco a poco, el sonido de los que nos seguían se fue perdiendo entre las paredes hasta que se hizo un silencio que solo dejaba oir las agiles pisadas de aquel chico y mis pesadas patas chocar contra el suelo.

Llegamos hasta un pequeño callejon, no muy iluminado debido a los tejados de las casas. Parecían ser calles abandonadas en las que solo vivían pobres personas que no tenían ni si quiera para comer. Agaché la cabeza y me comencé a transformar poco a poco en humano. Mi pelaje oscuro se fue metiendo poco a poco por mi piel y mi postura se iba corrigiendo hasta ponerse de pie. Mi cuerpo se hacia cada vez mas delgado hasta dejar ver la larga capa que me tapaba. Cuando por fin adopté mi forma humana lo miré directamente a los ojos con expresión seria. En mi cara aun había sangre de la pelea, la cual me intenté limpiar un poco con las mangas de mi capa. El oso de Inur! En un rapido acto reflejo me llevé una mano al pecho apretando el peluche de mi hijo. En mi forma humana lo llevaba debajo de mi ropa sin dejar que nadie lo viera, pero en mi forma lobuna salía a la luz, dejando ver un enorme lobo negro como la noche, con un oso de peluche colgado al cuello. Supuse que aquel chico lo habría visto mientras batallaba, y le debió de sorprender aquel rapido movimiento hacia mi pecho para comprobar que no se me había caido o algo por el estilo. Es... es el peluche de mi hijo. El chico parecía estar un poco menos tenso despues de todo. No parecía normal. Su olor provenía de muchos lugares a la vez, como si no se estuviera quieto nunca. Supuse que sería alguna especie de bandalo, aunque mirandolo bien, pocos bandalos podrían moverse como el había hecho antes. Quizás fuera mas que un simple bándalo despues de todo. Quizas el me pudiera ayudar a encontrar al hombre que buscaba. Quizás pudiera ayudarme a encontrar a mi hijo. Chico, estoy buscando a álguien. Un hombre llamado Tormius, un mago de fuego. Tiene a mi hijo raptado, y aunque no se si aun estará vivo, quiero intentar encontrarlo, y si puede ser, encontrar también a su raptor. Es un mercader de pieles, por lo que supongo, pieles laguz como la mia o la de mi hijo. Un sacerdote que encontré en Talrega me dijo que podía estar por aquí. Crees que podrías ayudarme?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El ladron de la informacion [Priv. Gaius][Campaña]

Mensaje por Gaius el Mar Nov 24, 2015 11:40 pm

La feroz bestia volvía a tomar forma humana, lo que tranquilizo un poco al alterado bandido, quien no podía evitar que le temblaran ligeramente las manos después de todo lo ocurrido.
Cundo el “hombre” volvió a incorporarse erguido, pudo notar sus extrañas orejas que antes hubiera llevado cubiertas por su capa.
El laguz no debió darse cuenta de la impertinencia del bandido, ya que comenzó a hablarle de un oso de peluche que el ladrón no había notado hasta el momento.
El bandido supuso que por el hecho de que seguía vivo, el Laguz no representaba una amenaza para él, o que no pensaba comérselo de momento. Aflojando un poco el cuello, el bandido prestó un poco más de atención al oso que llevaba en semi humano. Le hablaba de un hijo secuestrado y repetía el nombre de un clérigo, el cual aparentemente tendría secuestrado al pequeño. Este … ser? Gaius ya no sabía cómo referirse a su interlocutor. Así que mentalmente lo llamo “pulgas”, apodo que ayudaba a bajarle la ferocidad a al caricatura.
Pulgas estaba claramente desesperado. Ninguna persona sensata iría por ahí preguntándole al primero que ve si ha visto u oído hablar de un tercero, salvo que su nivel de desesperación sea muy apremiante. Considerando que se trataba de su hijo, y que pulgas ni siquiera era una persona, el bandido asintió solemnemente al lobo.
-Eh… no, nunca he escuchado hablar de alguien así. – afirmó.
-Pero tengo buena idea de donde podemos preguntar. Ven, cubre bien tu cabeza y sígueme, debemos abandonar la ciudad cuanto antes, te deben estar buscando todavía. Lindo alboroto, no?. – El bandido rio tontamente tratando de quebrar lo tenso del ambiente, pero fracasó horriblemente.
-Eh… Creo que es buen momento para decirte: Gracias por salvar mi vida- Dijo extendiendo su mano a pulgas.
-Mi nombre es Gaius, por cierto. Y en agradecimiento, te ayudaré a encontrar a tu hijo.- Esas palabras sonaron demasiado caballerescas. Tanto que distorsionaban horriblemente con lo desalineado y vulgar del bribón. Pero estaban llenas de verdad. Viendo al desesperado Laguz, se imaginó lo apremiante de la situación de su pequeño. Y el bandido, que había sabido lo que es ser pequeño débil y asustado, se hiso una muy buena idea de lo que debía estar pasando el niño.
Dando vuelta sobre sus talones, escudriño en los callejones que tenían por delante
-Tenemos terreno libre- Le informó a su compañero.
-Debemos llegar hasta las afueras de la cuidad, ahí hay una taberna llamada “garras de oso”. Desde allí podremos averiguar más sobre el caso.-
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El ladron de la informacion [Priv. Gaius][Campaña]

Mensaje por Invitado el Miér Nov 25, 2015 5:38 pm

El alboroto de fuera se había tranquilizado un poco. Al parecer la gente ya no andaba tan alterada, aunque de todos modos, parecía que seguían buscándome. El joven de pelo de fuego comenzó una conversación conmigo, intentando suavizar la brusca situación en la que nos habíamos metido. Aunque a decir verdad, se le daba bastante mal. "Eh… no, nunca he escuchado hablar de alguien así." Esa era la primera frase que dijo, y era respecto al hombre que buscaba. Por un momento, la esperanza de que este chico me ayudara se desvaneció dentro de mí. No obstante, el interés volvió a aparecer cuando me dijo que había otro sitio donde informarnos sobre aquel al que buscaba. Sabía que no era un chaval cualquiera. De alguna manera u otra, podría ayudarme.

Alargó su mano en agradecimiento a haberlo salvado anteriormente. La correspondí y le respondí lo que para mi era la verdad de aquel pasado momento: No me las tienes que dar, no te salvé en ningún momento. Simplemente, sufrí un ataque de ira al ver la maldad de la cual eran capaces esas cosas y maté todo lo que frente mía estaba armado, lo que dio cierta ventaja a la gente del lugar para que escapara. Te aseguro que en ese momento no pensaba en la salvación de nadie en concreto. El chico, con lo que parecía ser una sonrisa tímida, comprendió mis palabras y se presentó a mi. Encantado Gaius. Le dije sosteniendo fuertemente su mano. Mi nombre es Alzeas. Y te estaré eternamente agradecido si me ayudas a encontrar a mi hijo. El chico se giró hacia delante y se preparó para que lo siguiera. "Tenemos terreno libre.", dijo. Bien, voy justo detrás tuya.

Comenzando nuestro camino, algo no me cuadraba en la cabeza. Seguía dándole vueltas a aquellos malnacidos que nos atacaron en el mercado. Por cierto, sabes algo de los que nos han atacado? Su forma era humana... pero no parecían para nada de los de tu raza.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El ladron de la informacion [Priv. Gaius][Campaña]

Mensaje por Gaius el Mar Dic 01, 2015 8:51 pm

El muchacho se mostraba muy amable y dócil en su forma humana. “como un cachorro bien entrenado” se dijo para sus adentros. Bien, podía manejar a una criatura así, solo tenía que evitar que perdiera el control.
Con el laguz siguiéndolo de cerca, el bandido comenzó a corretear calle abajo. Tuvo que detenerse en un par de ocasiones, ya que un gran número de patrullas se encontraban dando vueltas por todas partes. O el ataque no había concluido, o los guardias todavía estaban en busca de Pulgas. En cualquiera de los casos, que el bandido y el monstruo viajaran agazapados les llamaría poderosamente la atención si eran descubiertos. Y en el estado de alarma que estaba la cuidad, atacarían primero y preguntarían después.
Debido al gran revuelo, tardaron el doble de lo estimado en llegar a la posada, la cual para buena fortuna de los viajeros, todavía se encontraba abierta. Antes de cruzar el umbral, se cercioró que su compañero llevara bien cubiertas sus extrañar orejas y otros elementos que lo pudieran delatar como “no humano”.
-Tu tranquilo. Aquí nada malo nos puede pasar. Es una zona segura. Pero no te vayas a sacar la capucha o la capa. Tu sígueme, aquí podremos encontrar información. Y puedes confiar en mí, estoy pagando por que me salvaras la vida más temprano- Le dedico una amplia y amistosa sonrisa. Había tenido el impulso de darle un amistoso golpe en el hombro, pero no sabía cómo esta criatura reaccionaría ante tal muestra de afecto. Y si podía evitar que Pulgas volviera a transformarse por esa noche, mejor que mejor.
Adentro de la posada estaba prácticamente vacía. Evidentemente la señal de alarma y el ataque de más temprano, habían hecho que todo el mundo corriese. Tanto como para luchar y defender la ciudad, o para huir y salvar la vida.
El bandido guio a su compañero a una mesa lo más alejada y retraída de las demás. Una vez instalados, llamó a la camarera, la cual acudió casi al instante.
-Jovencita! Queremos dos jarras de tu mejor hidromiel y algo de cenar también estaría bien. Pero que no sea de la cena de ayer. Vengo de un largo viaje, quiero comida fresca.-
La muchacha asintió y estaba por abandonar la mesa cuando el bandido ligeramente la tomó por la muñeca. La muchacha se giró y el ladrón le mostró disimuladamente su moneda lisa.
-Me olvidaba. También dile al tabernero que queremos tener unas palabras con él.-
La muchacha paso la mirada de la moneda al bandido un par de veces. Volvió a asentir y marcho presurosa a la cocina-
-Bien!- Dijo volviéndose hacia su compañero.
- Ahora es solo cuestión de esperar.-
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El ladron de la informacion [Priv. Gaius][Campaña]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 10, 2015 9:37 pm

El alboroto que en la ciudad se desataba me hacía imposible el intentar dejar de estar alerta en practicamente ningún momento. Las ciudades humanas ya eran ajetreadas de por si, pero teniendo en cuenta que unos guerreros salidos de la nada habían atacado a los humanos, y que una bestia casi del mismo tamaño que un caballo andaba aun por ahí, la situación era mas tensa de lo que debía. Los guardias se agrupaban dirigiendose de un lado a otro para buscar el peligro que andaba suelto por la ciudad, al parecer yo, y preguntaban a la gente del lugar sobre extraños indicios por sus cercanías. Los campesinos mas valientes seguían en la calle vendiendo todo lo que podían, mientras que otros, no tan propensos a quedarse expuestos a un peligro inminente, corrían a sus casas en busca de un lugar seguro. Sabía perfectamente lo que era esa sensación, la inquietud de no estar seguro ni en el lugar donde habías nacido. Cuando algo raro ocurría cerca de las tribus de los lobos de Hatari, al instante se mantenían a todos los hijos menores treinta años en las tiendas y todo aquel que pudiera prepararse para luchar salía a fortalecer la defensa de la gran familia. Las tribus laguz de Hatari no eran numerosas, pero eran sin duda peligrosas, sobre todo en su propio territorio.

Siguiendo al chico, nos fuimos metiendo en algunas calles un tanto mas estrechas de que lo que eran en la ciudad. En principio, pensaba que era para evitar las miradas extrañas de quien nos pudiera causar problemas, aunque según avanzamos, me cercioré de que el sitio a donde el chico me llevaba estaba algo escondido del resto de locales o tiendas de los alrededores. Mas que escondido, parecía un lugar que simplemente quisiera pasar desapercibido. "Estoy pagando por que me salvaras la vida más temprano. ". Me imaginé que algun pago tendría que darle a cambio de la información que iba a darme, posiblemente en el que implicara mi forma de 'animal de mala caza', como había escuchado llamarme antes a uno de los guardias del lugar. Esa expresión me resultó graciosa como poco...

Una vez dentro del lugar, cuando el chico pidió unas bebidas y lo que parecia ser, algo de cenar, me aventuré a seguir hablandole como cuando antes de comenzar a andar. No querría responderme por las prisas de tener que salir de las calles y meternos en algun lugar seguro, mas, ya estabamos tranquilos. Por lo menos eso parecía. Antes no me has respondido. Dime, que eran esos guerreros que nos atacaron en la plaza? Y por que de esa manera? No parecían buscar nada en especial, mas, mucho menos hubieran querido razonar con nadie, si hubieran tenido oportunidad claro. Guardais algo en esta ciudad de valor para criaturas sin razón de lo que hacen? Mi olfato notó la comida que estaban preparando en las cocinas de la posada. Se notaban distintos olores, pero todos parecidos a la carne en cantidad y al aceite hirviendo. Se adornaban un poco con el dulce que el acohol de las jarras dejaba en el aire del lugar, aunque no hubieran muchas debido a la alerta de la ciudad.
Por cierto, el hidromiel es muy fuerte? No estoy acostumbrado a las bebidas humanas. No me gustaría caer desmayado aqui en medio.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El ladron de la informacion [Priv. Gaius][Campaña]

Mensaje por Gaius el Sáb Dic 19, 2015 5:53 pm

El bandido miro hacia todos lados cuando su compañero hizo tal imprudente pregunta. Se tentó en taparle la boca, pero al recordar la forma bestial del su compañero se abstuvo de entrar en contacto físico con él. Empezó a pensar que hacerlo entrar a una taberna humana fue la peor idea que se le pudo haber ocurrido.
Llevándose el dedo índice a los labios, le indico a su compañero que debía mantener silencio. Miro en redondo a ver si alguien los había escuchado, pero todo mundo parecía estar inmerso en sus propias conversaciones. El ambiente tranquilo de la taberna indicaba que el ataque perpetuado minutos atrás, no había llegado hasta esta zona, lo que le daba tiempo al bandido de poder pasar la información pertinente a la búsqueda de “pulgas”.
-Que quienes eran? Ni idea! Tu dime! No iban tras de ti?-
El bandido se quedó contemplando a su compañero. Acaso esos guerreros no lo estaban persiguiendo a él? Quienes eran, no tenía idea. Pero sabía que no era nada que las fuerzas del orden locales no pudieran controlar. Por lo que se sentía bastante a salvo en su butaca.
-Eh… no has tomado nunca?  …. De donde eres que nunca has sabido del sabor de una buena jarra de hidromiel? Suena como un lugar triste y desolado.- Dijo al tiempo que se volteaba a  tiempo para ver llegar a la muchacha con sus jarras. La prolija y calmada muchacha coloco las jarras sobre la mesa mientras le susurraba por los comensales.
-Emergidos atacan por el norte de la ciudad. Estamos tratando de no generar pánico entre los comensales, pero les sugiero pagar sus tragos e irse. El tabernero y su familia están por abandonar la ciudad por el sur. Salieron hace dos segundos, yo misma los seguiré ahora mismo. Cuanta menos gente lo sepa, menos pánico se generará.-
Dijo esto y marcho atrás de la barra.
Gaius, con los ojos como platos volvió su mirada a su compañero
-Me temo que tu degustación de la hidromiel quedará para otra ocasión.- dijo al tiempo que comenzaba a levantarse.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El ladron de la informacion [Priv. Gaius][Campaña]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 21, 2015 10:22 pm

Observé atento como, a mi pregunta acerca de nuestros anteriores atacantes, el chico abrió los ojos un tanto tenso y como dejaba que el nerviosismo se asomara un poco por su cara. Siguiendo el rol inquieto que había mostrado al hacer la interrogante, me hizo una seña de silencio, supuse que para que no hablara alto del tema. No entendia el porque de aquel secretismo, es que acaso la gente del alrededor no estaba al tanto de lo que estaba pasando allá afuera? Temería que alguien nos entregara a la guardia de saber que estuvimos en la batalla? Fuese lo que fuese, el chico parecía tan perdido como yo al preguntarme si es que acaso no era a mi al que andaban buscando aquellas bestias. Aquello me indicaba pues lo que en un principio sospeche: simple sed de destrucción. Sin aparentes cuentas con la ciudad, pues atacaron en medio de la plaza, y sin aparentes motivos para hacerlo, los guerreros sin mente acabaron con todo lo que en su camino encontraban. Quien los enviara, solo pidió que se exterminara el mayor numero de vidas que se pudiera. Entiendo ese pensamiento, debido a mi condición laguz. A decir verdad si que podrían haber estado interesados en mi. Me planteé pensar que Tormeus, aquel al que buscaba, hubiera podido enviar gente a por mi, habiendose enterado de mi aparición por la ciudad de Nevassa. No obstante, si lo hubiera hecho los guerreros se hubieran centrado en mi captura, y no fue asi. Pero lo dudo, su sed de sangre arrasaba con todo lo que encontraban a su paso. No parecían tener una presa fija.... Disimulé un poco mirando hacia la barra, intentando hablar bajo como me había señalado mi acompañante anteriormente. No se que asuntos se traera esta ciudad en las sombras de la nobleza, pero buscaran o no algo, esos inhumanos van a volver, y ten por seguro que arrasaran con mucho mas que con lo que acaban de hacer.

Um? De que se trataba aquel dulce olor? Pude olfatear desde la distancia el dulce aroma de las bebidas, rejuntado un poco con el sudor del cuerpo que la simpatica chica traía hacia nuestra mesa. Debían de ser los licores que el muchacho había pedido. No, a decir verdad no he tenido nunca la ocasión de probar tales placeres como lo son las bebidas humanas, aunque traen un dulce olor consigo. Nunca he estado especialmente interesado, aunque tampoco he tenido la ocasión de estarlo. Como ya habras podido comprobar soy un laguz, por tanto, nacido lejos de este sitio. Provengo de Hatari, la región de los calurosos desiertos al norte de aqui. Con extrañeza en los ojos, el joven lanzó al aire una expresión de tristeza refiriendose a Hatari. Desolado? Quizas asi sea para los ojos humanos, mas, mas que desolado, es un lugar tranquilo, donde no se tolera ninguna clase de peligro que pueda alterar la tranquilidad de este. Y tampoco es triste, pues las manada con la que te crias pasa a ser tu familia por siempre. Cuida de ti, te protege y pasas a formar parte de su vida, evitando que la soledad anide en el coraz... La chica dejó las dos jarras en la mesa con denotada delicadeza. Perdido en las pequeñas grandezas de mi hogar, me dí cuenta como la joven le susurraba algo al chico al oido. Este dejó su atención hacia mi a un lado y acercó un tanto la cabeza para oirla bien.

Al tiempo que le hablaba, pude captar la conversación al completo. Mi oido laguz no era como el de un humano, y lo tenía bien entrenado. El chico asintió a la chica, la cual se fué siguiendo el mismo camino por el que había venido, como si no le hubiera dicho nada al muchacho. Me levanté casi a la par que el, y con mirada de consecuencia lo miré a los ojos. Asi que emergidos. Parece ser que me va a tocar desgarrar a alguno mas en mi camino hacia mi hijo, lo crees asi?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El ladron de la informacion [Priv. Gaius][Campaña]

Mensaje por Gaius el Sáb Dic 26, 2015 10:48 pm

Gaius dio un largo trago a su jarra antes de retirarse de la taberna, y rezó a la dama que siempre sonríe para que ese no fuera su ultimo trago de hidromiel,
-No se que es lo que está pasando en esta ciudad, pero me he enfrentado a esa plaga con anterioridad. Y lo único que se es que la mejor pelea, es la que nunca se lleva a cabo.- se amarró bien su capa y con la mano en la empuñadura de su daga, guio a su compañero fuera de la taberna.
Comenzó a andar a paso apurado por la ciudad en dirección sur. Tenía que salir de la ciudad, en la libertad del campo sería más difícil emboscarlos, pero mientras estuvieran entre los muros de la ciudad, en cualquier esquina podía surgir una de esas feroces criaturas. Maldijo en voz baja. Estaba harto de esta plaga, no hacían más que aparecer y destruir todo a su paso. Alguien tendría que frenarles, pero cómo? Ni siquiera en el gremio se sabia de donde provenían esos seres, que hacían o a quien servían. A el bandido solo se le ocurría que el dragón negro del que tanto se temía en su cuidad natal, podría tener algo que ver en este asunto, pero no sabia si era una posibilidad, o solo su propia superstición.
-A ver si entendí la historia- dijo sin aminorar la marcha a su acompañante.
-Eres un Lagaz y pueden convertirte en monstruo. Vienes de un reino en del desierto donde tu y los tuyos son tofos amigos, pero hace poco unos ladrones entraron y se llevaron a tu hijo, no? Es así? O he malinterpretado algo?- el ladrón ni siquiera se volteó para reclamar una respuesta, simplemente continuó caminando presurosamente por las angostas callejuelas. Debía admitir que la historia de su compañero le generaba un ligero escalofrío, pero también las había escuchado peores.
-Lo que te puedo ofrecer es hacer correr la voz, si alguien dentro del mundo civilizado lo ve, de seguro podremos dar con…- El bandido cortó abruptamente su charla.
Desde la esquina directamente enfrente a ellos, un pequeño grupo de emergidos había surgido para cortarles el paso.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El ladron de la informacion [Priv. Gaius][Campaña]

Mensaje por Invitado el Mar Dic 29, 2015 2:10 pm

Siguiendo al chico a paso apresurado, este era el que ahora hablaba, y como imaginé anteriormente, tenía sus secretos que no podía contar y otros que contaba por la situación en la que estabamos. Si ya te has enfrentado a ellos deberas saber algo sobre ellos. Como se distribuyen, cual es su punto debil, aquel que les manda. Saber una sola de esas cosas podría hacer la pelea mucho mas facil. No sabía sobre estrategias militares ni movilizaciones beorcs, pero imaginaba que la importancia de un ejercito humano residía en ciertas bases. Eso era igual en todas las razas.

A medida que el chico y yo caminabamos, me contaba lo que el había entendido de mi. La verdad es que su historia me pareció un tanto distinta a la mia en cuanto al nivel de gravedad que este le puso, aunque pareció haber entendido todos los matices de ella. Decidí no discutir con el por aquella estupidez, mejor restarle importancia. Ademas, ahora iba a partir a prestarme su ayuda, pero el momento fue interrumpido de repente. El joven se paró en seco con los ojos apuntando al frente, abiertos como platos. Parecía que si que iba a tener que volver a pelear despues de todo. Otro grupo de bestias como al que nos habiamos enfrentado en el mercadillo del pueblo estaba ahora frente a nosotros, matando a todo aquel que queria pasar al otro lado de la calle o que quería, desesperadamente, huir para salvar su vida. Al parecer ya habiamos llamado la atención de alguno de ellos. Por desgracia, yo tambien quería pasar por ahí, y no iba a ser tan facil de matar como aquellos humanos.

Me adelanté al chico y le pronuncié en voz lo suficientemente alta como para que hasta los salvajes que nos iban a enfrentar me escucharan: Bien chico, tu me diras cual es el plan! Nunca he sido el lobo pensante de la manada! Si quieres acompañarme en la pelea adelante, si lo ves muy peligroso quedate atras. Solo dime donde he de atacar y atacare! Ahora todos ellos nos miraban y sus intenciones parecían ser las mismas, pero sus objetivos eramos ahora nosotros. No siempre la mejor pelea es aquella que se puede evitar, ladrón. Me lancé a correr en dirección a un pequeño grupo de tres guerreros que se dirigían ya hacia nosotros. En el momento en el que la distancia entre el primero de ellos y yo era menor a cinco metros salté y, mientras mi pelaje en mi cuerpo crecía drasticamente al oscuro tono de mi pelo, el volumen de mi figura aumentaba al doble del que era siendo humano, y las garras y colmillos crecían de mis extremidades y de mi boca, pude ver como los ojos de mi presa cambiaban del naranja que el fuego de la batalla proporcionaba, al negro como la noche que veías cuando el miedo inundaba tu ser, anunciandote que ibas a morir. Mi boca se dirigió directamente a su cuello, separandolo de un solo movimiento del resto de su cuerpo gracias a la velocidad de mi salto. Me detuve en seco detras de los otros dos guerreros que acompañaban al que acababa de sufrir la primera baja. Ambos llevaban espada, por tanto sus movimientos eran rapidos, pero para nada potentes. Uno de ellos se lanzó hacia mi con la espada por delante. Conseguí  esquivar el ataque agarrando su arma con la boca y lanzandola varios metros atras. Me abalancé sobre el y, a pesar de que su fuerza era inútil contra la mia, intentaba deshacerse de mi con sus brazos mientras desgarraba por completo todo su hombro. Solo cuando sus gritos cesaron supe que el segundo ya había caido. Noté un dolor en mi espalda. La había dejado demasiado al descubierto del resto de mis enemigos. El otro guerrero me habia atacado, haciendome un leve rasguño en esta. Mas, una flecha se hallaba también en mi torso. Me giré rapidamente encarando a los enemigos que se nos echaban encima. El espadachín volvió a probar suerte con un segundo ataque, pero me agaché todo lo que pude y le agarré de la pierna haciendo que cayera torpemente al suelo. Lo atraje hasta mi y, de varios zarpazos, rapidos como una rafaga viento, numerosos como gotas de lluvia, pero dolorosos como el abrasador fuego, destroce su pecho, dejando al descubierto un pequeño riachuelo de sangre corriendo por su armadura.

Mi siguiente movimiento fue mas defensivo que ofensivo. Pegué un salto hacia atras, intentando conseguir un par de segundos para manejar la situación. Los enemigos se nos echaban encima y cada vez estaban mas cerca. Busque con la mirada al chico para ver si estaba bien y, en efecto, no parecía equivocarme.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El ladron de la informacion [Priv. Gaius][Campaña]

Mensaje por Gaius el Dom Ene 03, 2016 3:27 pm

Gaius comenzaba a perderle un poco el miedo a la forma bestial de su compañero. Si bien cuando se transformo se le hizo un nudo en el estómago, ya no tenía ese pánico paralizante de antes, y el hecho de que estuviera descuartizando a todos sus enemigos ayudaba mucho a la impresión del ladrón por Pulgas.
La feroz bestia parecía no tener problemas en hacerse cargo de los emergidos. Uno tras otro, los pobres incautos se acercaban e intentaban atacar al gran lobo, y este los destrozaba con sus feroces garras como si fueran muñecos de papel. Aunque eso no significaba que pudiera con todo el pequeño contingente de emergidos que salían a tropel por el estrecho pasaje.
Gaius con su fiel daga en mano, se dedico a atacar por las espaldas a todas las criaturas que comenzaba a atacar al lobo. Apoyándose contra la pared para darse impulso, clavaba si daga entre las costillas generando grandes chillidos de dolor en sus víctimas, después de eso no vivían mucho más, ya que a lo que estaban tan ocupados peleando a la bestia, daban total tiempo y libertad al ladrón para encontrar “el punto mágico” como le decía el ladrón.
Cuando su compañero dio un salto hacia atrás, dejó en evidencia y al frente al sorprendido Ladón, quien pasó de estar en la retaguardia a en el frente de la batalla. Tragó saliva cuando vio al primer lancero tomar carrera hacia él, pero de igual manera no se dejó entregar al pánico. Rotando sobre su eje en el momento exacto que el soldado dio su estocada, pudo eludir el ataque y retener el arma del contrincante aprisionándola en su costado, finalmente con una fuerte patada al pecho terminó de desarmar a su contrincante, quien trastabilló y callo sentado en el suelo. Ahora que la amenaza inmediata había sido contenida, corrió nuevamente a la espalda de su compañero, poniéndose a resguardo. Las criaturas seguían surgiendo de la esquina, el lobo estaba generando una autentica carnicería lo que hacia que el bandido siempre buscara mantenerse lejos de su rango de ataque, no fuera que por accidente terminara él mismo entre sus fauces.
Un rayo iluminó súbitamente el pasaje, una fuerte bola de fuego caía a pocos centímetros de donde se encontraba el ladrón chamuscándole su capa de viaje. Alarmado, el ladrón sacudió la cabeza en todas direcciones buscando la causa del ataque, pronto encontró que entrando al pasaje, un grupo de tres o cuatro magos se unían a la batalla.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El ladron de la informacion [Priv. Gaius][Campaña]

Mensaje por Invitado el Mar Feb 02, 2016 9:06 pm

Magos... mi comida favorita. Aparecieron desde la parte de atras del pequeño ejercito al que nos enfrentabamos, amenazando con sus bolas de fuego y observandolo todo con sus cautelosos ojos. Mas, no había mucho que observar en su rango de visión. Una gran bola de pelo que destrozaba a sus camaradas y un pequeño niñato que les daba caza a sus espaldas. Su visión sobre nosotros debía de ser algo parecida a esa. Para mi se podía decir que eran cuatro trozos mas de carne con una túnica naranja bonita que adornaba su enclenque piel. No obstante, sus ataques no eran para tomarlos a risa, menos aun yo. Mi defensa física podía ser resistente como poco, pero la magia podía penetrar en lo mas hondo de mi carne, quemandola y haciendola arder como si se tratara del fuego del infierno. En resumidas cuentas, dolía mucho. Aparté de un mordisco la cabeza del idiota que se atrevió a ponerse delante mia, tirandola hacia un lado como si fuera basura. Mirandome por encima del hombro, les enfrenté con la mirada y, lentamente, me acercaba a ellos como si tan solo quisiera intimidarles. Giré un momento la cabeza hacia atras, buscando con la mirada a mi nuevo aliado. Cuando mis ojos se cruzaron con los de Gaius, que ya había visto el devenir de los magos, le hice una seña con la cabeza para que andara cerca mía, a mi misma espalda. Volví a girar hacia delante y los magos no perdieron el tiempo, dos bolas de fuego se acercaban a gran velocidad desde la distancia. Si asi lo querían, violentos seríamos.

Rapidamente, esquivé ambos ataques con facilidad y me lancé hacia ellos con una rapidez que aseguro que no se esperaban. Los otros dos magos se alejaron un poco, respondiendo igual que sus compañeros al ataque. Calcularon bien mi movimientos y una de las bolas casi me impacta de frente, reduciendo asi mi velocidad en la carrera y haciendome fallar el primero de mis ataques. Me abalancé contra uno de los dos magos que mas adelantados estaban, pero este esquivó mi ataque a duras penas, cayendose al suelo de culo, dejandome un blanco facil. Me abalancé hacia su cuello y lo desgarré de un solo mordisco en cuestión de segundos. Su compañero mas cercano tambien se alejó un tanto de mi y, aunque lanzó otro de sus ataques ígneos hacia mi posición, lo hizo nervioso por haber dejado que me acercara tanto y, al esquivarlo, termino acertando en el compañero que yacía en el suelo. Terminó por rematarlo, calcinando todo su cuerpo en rojizas motas de polvo que danzaban por el aire. Recordé que dos de los tres magos que quedaban se hallaban detras mía, los cuales seguramente estuvieran preparando sus hechizos para hacerme arder como en una hoguera. Giré rapidamente sobre mi, dejando a la suerte de Gaius aquel mago asustadizo que a mis espaldas quedaba. Uno de los que tenía al frente lanzó estaba con ambos brazos abiertos, como si quisiera abrazar a un oso. En la mano izquierda sostenía el libro, al cual rodeaba un fuerte fulgor rojo que se coloreaba cada vez con mas intensidad, en la derecha, un leve llama ardía creando sobre si una leve espiral de fuego. Al momento, ví como alrededor mía se formaba un circulo de fuego que arrasaba la tierra y que amenazaba con hacerse cada vez mas y mas grande. Rapidamente y sin pensar en el dolor que me causaría, salí del remolino, atravesando la pared de fuego que ese maldito mago. El dolor fué intenso, pero si me hubiera quedado tan solo dos segundos mas en aquel huracán del averno me hubieran borrado del mapa por completo. Con el cuerpo dolorido por el ataque repentino, alcancé a ver al mago que lanzó el ataque a punto de lanzar otro, esta vez uno menos intenso, una bola de fuego quiza. Me aparté de su punto de mira y me lancé a su cuerpo brutalmente. Mordiendo su torso ferozmente acabé con su vida en cuestión de pocos segundos. Sabía que aun quedaba uno de ellos cuando, antes de poder levantar la cabeza para terminar con el ataque, una bola ígnea impactó de frente contra mi cara.

Aquel último ataque me dejó en el suelo. Notaba como todos los huesos desde mi cara hasta mi torso dolían mas hayá del dolor de una espada al atravesarte o de un mazo al golpearte. Toda mi visión se tornó oscura de repente y noté como mi cuerpo poco a poco se volvía humano. Lo único que esperaba, era no estar muriendo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El ladron de la informacion [Priv. Gaius][Campaña]

Mensaje por Gaius el Jue Feb 04, 2016 8:21 pm

LA Gran y feroz bestia hacia saltar los pedazos de emergidos por todo el angosto callejón, generando en el bandido una mezcla de alivio y asco, ya que si bien le estaba salvando la vida su método de combate era demasiado bestial para el sensible estomago del ladrón. Observando la escena con mucha cautela, esperando el momento en que alguno de los muchos atacantes se distrajera, el ladrón aguardaba desde la retaguardia, daga en mano y con los ojos bailoteando sobre cada enemigo, esperando su oportunidad. Si, en su profesión a paciencia era algo vital.

El gigantesco lobo dio un brinco de repente, dejando al bandido enfrente a un escuálido y claramente asustado hechicero. Si bien sus ojos brillaban en el mortecino tono violeta que caracterizaba a los de su tipo, el pavor en los rasgos de este eran notorios, lo cual llamó la atención del ladrón, quien nunca antes había visto a estos seres emitir emoción alguna. Bueno, ninguna además de dolor.
Pero pese a la novedad, Gaius no perdió el tiempo, aprovechando lo petrificado que estaba su adversario no tuvo ningún tipo de remordimiento hacer una rápida carrera hasta él y abrir su delicado cuello antes de que este pudiera emitir la más leve señal de asombro. Cayo inmediatamente de rodillas sujetando inútilmente su cuello con ambas manos, el bandido le dedicó una última mirada antes voltearse, sus ojos suplicantes lo miraban mientras la vida se le escurría en borbotones. Habían sido impresión del ladrón las lágrimas en sus ojos? Por temor a la respuesta se limitó a enfocarse hacia el problema que tenía delante, y no volver la vista hacia atrás.

La perspectiva de la batalla había cambiado considerablemente, ahora solo quedaban unos pocos dando batalla en el corredor, pero podría jurar escuchar más botas marchando a la vuelta de la esquina. Debía confiar en que su amigo podría con la situación antes de que los refuerzos llegaran.
El olor a pelo quemado despertó a Gaius como un balde de agua fría, quien había dejado de prestar atención al feroz lobo. Se giró justo a tiempo para verlo abandonar su forma lobezno y volver a adoptar la humana, tendido en el suelo, apenas moviéndose para respirar, el ladrón supo enseguida que no se levantaría en breve para seguir peleando. Ahora las pisadas de las botas eran cada vez más audibles, llegarían hasta ellos en cualquier momento! Y todavía quedaba uno de ellos en pie, quien comenzaba a ejecutar sus mortíferos canticos apuntando a su compañero.

-Oh! No lo harás!-

Exclamó el ladrón mientras lanzaba instintivamente su daga contra el hechicero. Tymora había bendecido el arrojo del bandido, ya que su daga impacto directo en el cuello del emergido, clavándose a todo lo largo en el interior de este.  Se tambaleó y dio uno cuantos manotazos, pero el bandido llegó antes que pudiera sacar una extraña botella plateada de sus ropas. Tomando de regreso su daga y con la ayuda de su daga de repuesto, terminó de rematar al agresor. Su cuerpo se desplomó como un costal de papas, y ahí quedó, inerte en el suelo. Con la respiración agitada Gaius volvió hacia donde su compañero dormitaba. Esto era malo, lo necesitaba más que nunca. Lo sopapeo un par de veces para ver si volvía en sí, pero fue inútil. El sonido de las botas marchando solo ponían más nervioso al ladrón, que sin más remedio posible, tomó al hombre por las axilas y lo arrastró lo más rápido que pudo hasta el callejón más estrecho y ocurro que encontró en su presurosa huida.

Arrojando al inconsciente detrás de una barrica que allí había, se acostó el inmediatamente encima del cuerpo, de esta forma ambos ocupando la menos cantidad de espacio posible. Tapando la boca de su compañero, pero dejándole libre la nariz para que pudiera respirar, y con la otra mano haciendo lo mismo en su propia nariz y boca, procuró quedar lo más quieto y silencioso mientras por un costado del barril veía pasar esas horripilantes botas, las cuales ahora colmaban el lugar donde ellos segundos atrás habían estado. No sabía que tanta percepción tuvieran esos seres, pero rezó a la dama por que no fuera suficiente como para encontrarlos.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El ladron de la informacion [Priv. Gaius][Campaña]

Mensaje por Eliwood el Sáb Feb 20, 2016 3:00 am

Tema cerrado.
80G a cada participante.

Gaius ha gastado un uso de sus dagas de bronce.

Ambos obtienen un incremento de +2 EXP. Gracias al aumento, la barra de experiencia de Gaius ha sido maximizada.

Gaius puede ahora ascender de la clase Thief a la clase Trickster o la clase Assassin.

> Ascender a la clase Trickster.
> Ascender a la clase Assassin.
> No ascender, conservar la clase actual.

Favor de responder seleccionando la decisión.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1305


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El ladron de la informacion [Priv. Gaius][Campaña]

Mensaje por Gaius el Sáb Feb 20, 2016 3:01 am


> Ascender a la clase Trickster.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
Concoction [1]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El ladron de la informacion [Priv. Gaius][Campaña]

Mensaje por Eliwood el Dom Feb 21, 2016 5:21 am

- Class Change -



¡Gaius ha ascendido de Thief a Trickster!

¡El nivel de uso de dagas ha sido aumentado!
¡Se agrega una nueva especialización: báculos!
La barra de EXP es reseteada. De ahora en adelante, sólo los temas tipo Campaña, Entrenamiento y Misión darán incrementos de EXP.

¡¡Felicitaciones!!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1305


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El ladron de la informacion [Priv. Gaius][Campaña]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.