Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

De la felicidad a la desgracia, hay un solo paso [Priv-Pasado-Campaña]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

De la felicidad a la desgracia, hay un solo paso [Priv-Pasado-Campaña]

Mensaje por Mishael el Jue Ago 30, 2018 4:52 pm

Observando hacia el cielo, con su espalda recostada en el suelo el lobo esperaba expectante a la niña que le traía su alimento a cambio de no salir de ese claro del bosque. Pero hacía unos cuantos días que no lo molestaba con su presencia, tal vez el accidente ocurrido en su cuarto donde la cama, algunos muebles e incluso la gran mayoría de las prendas de la fémina, cayeron en las garras del Laguz siendo destruido en pocos segundos. Su estómago rugía por alimento, una semana no había comido o, mejor dicho, probado el alimento que le traía la niña. Su diestra seria llevada hacia su estómago, donde sus garras se aferraron a sus abdominales intentando apaciguar aquel llanto.- Se ve que no queda más remedio que volver con aquella anciana. -Comento observando que eran pasadas el mediodía y la princesa de ese reino no tenía ninguna intención de regresar. ¿Podría ser que se cansó de él y lo había abandonado a su suerte? No sería raro pero el hecho de pensar en eso, hacía que el malestar fuese aún más intenso que la hambruna ¿Por qué se sentía así? Ladeo su cabeza para sacarse esos pensamientos de su cabeza y se encogió de hombros, sin darle mucha importancia a este, creyendo que su mente divagaba a causa de la falta de comida. Así fue como, aun portando una fisionomía humanoide, comenzó adentrarse por aquel agujero del árbol caído, arrastrándose hasta hacer a un lado algunas ramas y lianas que ocultaban de manera perfecta la entrada a su hogar. Se detuvo un momento para olfatear el aire, intentando captar algún aroma desconocido o peligroso pero aquel sentido no había captado nada fuera de lo normal. Dio unos pocos pasos para llevar sus manos hacia sus orejas, mientras la movía de un lado al otro dejando que los sonidos captados fuesen intensificándose: el canto de las aves, algunas ramas cayendo, los jabalíes salvajes peleando entre ellos, entre otras cosas. Parecía que la calma y paz se mantenía en ese bosque como, desde el día que entro.-
 
Así fue, como luego de un corto trayecto el lobo salió de entre los arbustos observando cómo, desde las planicies se alzaba un hogar algo viejo y rustico. La cola del peli-blanco no tardó en reaccionar en cuanto su nariz capto un aroma bastante agradable, denotando que estaba contento por haber decidido ir hasta allí. De a poco su cuerpo se iría adaptando al de un lobo enorme hasta empezar a correr hacia la entrada principal. No había ningún peligro de que alguien lo atacara porque, aquella viviendo era la única en pie a cientos de metros de distancia. Quien viviera allí lo hacía en una soledad absoluta valiéndose de su propia fuerza y fue aquello que hizo que el lobo, el cual odiaba a los Beorcs, simpatizara con aquella mujer que sintió (vaya a saber uno como) la presencia del canino.  La puerta de la entrada principal fue abierta junto con un chirrido insoportable, denotando la antigüedad de la madera y que desde hace tiempo no se le daba el respectivo cuidado. Apoyaría el plato con aquella enorme porción de carne en el suelo, para sentarse en una silla reclinable, meciéndose adelante y atrás. Sus ojos permanecían cerrados pues una herida, vaya a saber cuándo, le había quitado la visión.- Siempre llegas en el mismo horario. Nunca te pierdes el almuerzo. -Comento la anciana de forma divertida mientras intenta levantarse, pero Mish se le acerco poniéndole una pata en su rodilla empujándola hacia abajo, en una clara señal de que quería. La mujer volvería a sonreír mientras le dedicaba unas tenues caricias por debajo de su hocico, asintiendo a su petición. Se volvería a recostar dejando descansar su viejo y agotado cuerpo, mientras su ayudante ingresaba a la cocina y preparaba una pequeña porción para su compañera tratándose de pollo desmenuzado, vegetales hervidos y hechos papillas para su fácil ingestión, junto con un poco de agua fresca.-
 
Aun me sorprendes que me hayas aceptado así de fácil, anciana. -Comento ya, el laguz en su forma humana llevando en cada mano los utensilios para que la mujer mayor pudiese reponer algo de sus fuerzas. Con mucho cuidado apoyaría el plato en su regazo junto con los cubiertos. Dirigía sus manos hacia estos, para que ella decidiera con cual agarrar cada cosa, dejando el agua cerca de su posición.- Si necesitas beber, solo dímelo. -Dijo el lobo con un aire calmo y cierta preocupación. Ni el mismo sabia porque pero de a poco su personalidad iba cambiando, sintiendo más empatía por aquellos humanos vulnerables u olvidados por su propia "manada".- No sé cómo te verán el resto o como serás con ellos, pero con esta humilde y vulnerable vieja fuiste muy amable pequeño cachorro. Me has ayudado cuando me había caído y todos pasaban a mi lado, como puedo negarle un plato de comida o un techo a quien fue mi salvador. -Volvió a sonreír mientras intentaba localizar con su cabeza a donde se encontraba el moreno comiendo su almuerzo con sus manos, desgarrando sin mayor delicadeza la carne que tanto añoraba.- Aparte has traído felicidad y ruido a este silencioso sitio. Desde que mis hijos y esposo murieron en la guerra, he estado sola. Así que siéntete libre de venir cada vez que gustes.
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Guía | Cazador

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Lissa

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1350


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.