Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FE:LW - Awards













TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Empty Re: [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri]

Mensaje por Khigu el Miér Jul 03, 2019 9:28 pm

Ooohhh, oh... Ahí entonces entendió entonces la diferencia con el resto de magos. Si escogían diferentes elementos, suponía que entonces era... ¿Como el usar armas? Lyn llevaba la espada, ella el hacha, y así. Cada una se usaba de diferente forma, sí. ¡Claro que no podían saber de lo que usaba el otro! Eran cosas distintas.
Khigu asentía con la cabeza sintiéndose súper inteligente en aquel momento, ¡jamás la tacharían de estúpida! - Sin duda eso son los magos con los que me he encontrado siempre. -murmuró, poniendo cara de asco, y recordando a la antipática usuaria de magia de fuego que había conocido antes de partir de Sacae, Ram. Sabelotodos, repelentes, altaneros. Parece que definitivamente eran así con cualquiera que era diferente a ellos.
Y en cuanto a la última mención, no sabía si "útil" era la palabra correcta, y ella saltaría de nuevo con que no haría caso a lo que decían los demás; porque ya lo sabía, y era cierto, ella misma podría verse en cualquier superficie líquida, incluso en su hacha nueva.

- Hmmm... Entonces no deben ser muy diferentes de los nómadas, salvo que se dedican exclusivamente a... ¿Entretener? Por eso quizás sin saber luchar no les quedará otro remedio que permanecer escondidos. -sacudió los hombros. No se podía hacer nada si eso era lo que habían escogido ser, es porque supuestamente lo querían.
- ¿Historias? ¿Historias reales? -se mostró interesada- ¿¿Tanto saben?? -exclamó sorprendida- ... ¿que no te gustan? -atrevió a preguntar, de notarlo algo incómodo. Cosa que no tenía sentido porque si le gustaba escribir... Y previamente había mencionado algo de cuentos.
- ¿Y por qué al público le gusta sentirse engañado? -no entendía la parte de trucos, pero sí que le encantaban los malabares- ¡Ah, puede que no lo parezca, pero yo sé bailar también! -comentó orgullosa, pero obviamente refiriéndose a las danzas tribales de los Khirin, aquellas con movimientos bruscos pero ágiles a la hora de saltar y jugar con el fuego.
- Hm, qué tontas, si el futuro se lo crea uno mismo... -carcajeó.

Se quedó mirando el breve humo que había formado. Conocimiento... En realidad, Sindri no era muy distinto a ella, a quien le gustaba aprender cosas nuevas. Quizás no era su manera de hacerse fuerte, pero sí satisfacer su curiosidad. Sólo que entonces los hechiceros... ¿Arcanos? lo usaban como... ¿Arma? ¿A través de los libros? Todo aquello era muy extraño y complicado de imaginar, y no quitaba el hecho de que no entendiera por qué decidían atacar de lejos. Entonces explicó cómo podía hacer fuego y... ¡Ta-da! Khigu golpeó su palma, ¡lo había entendido! Visto así, tenía sentido, ¿no? Además, eso explicaba que fueran ratas de biblioteca.
Permanecía en silencio, atendiendo a su entusiasmo, era... Contagioso, y extraño escuchar a alguien que hablase de una forma tan pasional de lo que hacía... A ella. A más que hablaba de su magia, y después de haberlo visto en directo, más ganas tenía de sentirla y luchar contra ella. Sabía que se le daba muy mal esquivar ataques mágicos de por sí, pero era tan... Misteriosa, algo nuevo, que no podía evitarlo. Pero estaban descansando, y después ella tendría que volver a perseguir a aquellos emergidos; ¿quizás después de eso...? Si se lo encontraba de nuevo, claro.
Carraspeó para volver a un rostro menos... "embobado", y recuperar la travesura por la que había querido sacarle aquella conversación al pelimorado. - ¡Ja! ¡Aún así no podrías vencerme sabiendo la lengua Khirin! -no al menos a una "pelea de verdad".

¡Una historia! Pero... Las ranas no hablan, así que seguramente sería sólo un cuento. Aún así, le escuchó, hasta el momento que clavó su mirada, repentinamente. Como primer instinto de siempre, la mantuvo de vuelta sin pestañear, como si ahí ganara el que aguantara más. Por un momento, sentía que su vista y oído se habían separado, pero al silencio volvió a lo que había escu

chado. ¿Su naturaleza? Por supuesto, no podía hacer nada contra ello, pero, sentía que le faltaba sentido a su cuento, así que a modo de respuesta, contestó. - ¿Y no podría haber rodeado el estanque o ir encima de una hoja? La rana tampoco pensó mucho para decirle esas opciones, por eso no se debe ayudar a la gente de forma que el otro quede sin hacer nada, sí sí. O quizás... ¡Que aprenda a nadar! -es decir, era un escorpión que hablaba, tampoco tenía por qué ser realista- No es tan difícil, aunque mi primera vez en el mar ehhhh... -rodó los ojos hacia arriba, no muy convencida- Bueno, fenomenal, sí, cosa de atravesar lo que uno quiere, de cualquier forma. Probar; si no es un camino, es otro. No se puede cambiar la naturaleza, pero sí adaptarse a ella. Nadie dijo que la vida fuera fácil. -rió, como si aquello fuera lo más obvio del mundo.

¿Un lazo fuerte con el resto? De sólo imaginarlo puso cara de asco mezclada con molestia, negando con la cabeza bien notorio. - ¿No te dije ya que mi tribu no me soporta y es mutuo? ¿Que soy repugnante hasta para ellos? Sí es cierto que son mejor que los de fuera, ya que al menos entre nosotros somos nómadas. Pero eso no quiere decir que seamos cercanos. Entre ellos no lo sé, somos independientes. Se puede decir que los que me caen "bien" son mis padres, el jefe, y un par de miembros más. Pero no lo llamaría aprecio.

- ¿¿Ehhh...?? -¿Rubios...? Bueno, esa no era la cuestión. Pero juraba y perjuraba que aquellos rasgos eran algo que se heredaba de los padres, lo cual era extraño que... ¿O se habría teñido? No, decía que ése era su color original. - Uhm... -ahora que lo mencionaba, ese tono tan... Ejem, violeta, no era algo que se hubiese encontrado anteriormente, sin duda. Khigu quedó tan confusa en tan poco tiempo que se mantuvo en silencio.

Así que era temporal... Miró aquel cabello suyo, tan liso, cuyas puntas perfectamente rectas danzaban levemente con la brisa helada del lugar, donde los últimos minutos de sol iluminaban como con timidez en cada una de las hebras.
Espera, ¿qué estaba pensando? - Me... -gruñó en bajo para luego señalarle- ¡Lahulu ipo kihina o'in malei'tou! ¡... Agh! -mencionó, con las mejillas sonrosadas. Tanto le costaba "halagar" a alguien en serio...
( "¡Tu pelo y ojos son bonitos!" )

Un momento... ¿para qué necesitaba el cuchillo? No veía nada en lo que fuera necesario... Oh, ¿no se iría a...? ¿Pero qué? En el segundo que lo vio acercarse peligrosamente el filo a su ojo, se abalanzó contra él, apartando de un sopetón su brazo con el suyo, hacia fuera. Pero también haciendo que él se cayera hacia atrás, seguramente tirándole el tintero encima. - ¿¡Qué haces, cacho burro!? -exclamó agitada, encima de él. ¡Lo esperaba más listo antes que sacarse un ojo! ¿No se supone que necesitaba la vista para leer esos libros suyos? - ¡¡Tus ojos!! ¡Tus ojos son...! -pero al fijarse de nuevo, notó cómo es que lo tenía bajo suya, atrapándole entre sus brazos apoyados en la nieve sin tocarlo, pero cerca. Demasiado cerca para ella, al menos. Aquel impulso... Ese gesto. Una sacudida dentro de sí.
Apartó la mirada llevando su cara hacia su derecha, y pronto comenzó una risa algo nerviosa, por la situación más que nada. - ¡Esperaba que te sacaras la ropa, no el ojo! -bromeó, para suavizar la situación, y finalmente se apartó, quedando sentada en el suelo. Se llevó una mano a la cara, tapándosela. - De verdad, nunca conocí a alguien tan temerario como yo. -sonrió bajo aquella palma.

Y eso podía ser tanto bueno como malo. Por primera vez le había tomado por sorpresa.
Sí, era cierto que pasar el rato con Sindri era todo un "entretenimiento", siempre veía cosas nuevas.
Khigu
Khigu
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Reaver

Cargo :
Cazadora

Inventario :
Hacha de plata [7]
Gema Chispa
Ti'bizzăn'ah [3]
Escrito Mìtico
Hacha de bronce [2]
.

Support :
Lyndis [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Iwzg0SR
Zephiel [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 JEIjc1v
Sindri [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 JEIjc1v
Luzrov [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 JEIjc1v

Especialización :
[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Hacha-4

Experiencia :
[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 2aYlcp6

Gold :
97


Volver arriba Ir abajo

[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Empty Re: [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri]

Mensaje por Sindri el Dom Jul 14, 2019 5:30 pm

Sindri supuso que los Magos de Ánima sí que eran una constante universal. O, más bien, había tantos Magos de Ánima sueltos por estos mundos que cualquier persona estaba condenada a encontrarse con uno más temprano que tarde. El muchacho asintió, con fuerza, como si estuviera muy satisfecho con la respuesta que la mujer le había dedicado – Y son los magos que más se encontrará, estoy seguro de ello. Cuando vea a alguien con un libro de hechizos, seguro que nueve de cada diez veces acertará si lo identifica como un Mago de Ánima. – y no lo decía simplemente por decir algo. Los Magos Arcanos solían ser mucho más discretos que los Magos de Ánima, los que se pavoneaban a diestro y siniestro de su posición y de sus portentos. Obviamente no estaba diciendo que todos los Magos de Ánima fueran por la vida como pavos reales y casi incrustando sus grimorios en narices ajenas para demostrar cuán por encima de ellos estaban, no, no, no. Pero bien era cierto que al menos podían hacerlo, a diferencia de su rama de magia que era perseguida y tenía el riesgo de ver en vivo y en directo hogueras muy bonitas y gente muy feliz a su alrededor. Los Magos de Luz… realmente no había tenido trato con muchos, pero visto lo visto los Magos Arcanos podrían aprender una o dos cosas sobre su hermetismo.

Historias reales e inventadas de todo tipo. Desde romances trágicos hasta campañas bélicas de reyes del pasado lejano, pasando por todo tipo de comedias con malentendidos y disparates. – explicó un poco el muchacho con tono quedo. No dijo títulos de ninguna obra de teatro pese a recordarlos bien, más que seguramente no le interesarían tanto a la mujer como lo que de verdad sucedía en el escenario. Ante la pregunta de si le gustaban o no, Sindri se limitó a cerrar los ojos y encogerse bastante de hombros: no es que no le gustaran tales, sino que nunca pudo hacer su debut y… bueno, ahora simplemente no podía. Simplemente no había manera de compaginar la profesión de actor con ser un Hechicero de reconocido prestigio – Claro que a la gente le gusta ser engañada. Al fin y al cabo, es una distracción de la miseria y la monotonía de la vida diaria. Una oportunidad de dejar de pensar en si uno podrá o no pagar el próximo tributo al barón de turno. Un momento para aparcar las preocupaciones de cómo y con quién casar a sus hijas que pronto dejarán de ser casaderas. Una bonita mentira que saben que es una mentira. Un dulce engaño que saben que es un engaño. – las artes no tenían el mismo valor para el vulgo que para la nobleza. En los castillos, el arte se plasmaba en carísimas pinturas y esculturas para fardar ante los dignatarios de visita. En un séquito de por lo menos veinte trovadores y bardos tocando la última música de moda en la corte, con bailarinas exóticas llevando a cabo coreografías imposibles. En obras de teatro interminables y rocambolescas que podían durar tres días. ¿Pero para los villanos? Entretenimiento para pasar el rato, música para bailar durante una noche entera, teatro para reír, llorar, enfadarse o gritar de alegría. Eran dos mundos distintos – ¿Que el destino “se lo crea uno mismo”? ¡Ja! Menuda chanza. Como si este mundo fuera tan permisivo como para darnos libertad en algo. No, nacemos encadenados y pasamos al olvido encadenados, todo lo que hemos hecho, hacemos y haremos está escrito en piedra. – extrañamente, el muchacho no parecía contrariado ni se quejaba por tal hecho evidente e inamovible. Si todo está escrito ya… ¿Por qué preocuparse? No es que nada fuera a cambiar. ¿No era acaso mejor pasar los días pasándoselo bien y dejar que ocurriese lo que iba a suceder de todos modos?

Y una vez más la mujer volvió a echarse florecitas aprovechando que seguían hablando del lenguaje Khirin. El muchacho no pudo sino ladear un poco la cabeza mostrando confusión antes de decir poco a poco – ¿Tanto… le importa ser invencible? ¿No poder ser derrotada? – ¿Quizá estaba intentando convencer a alguien de sus capacidades físicas? ¿A ella misma? ¿A Sindri? Buena suerte si estaba tratando de convencer al bibliotecario de algo: nunca nadie le había logrado convencer de absolutamente nada. Como mucho, su manera de pensar se había alineado perpendicular con alguien durante unos instantes, pero eso era todo – En doscientos años el polvo de mis huesos y de los suyos será imposible de distinguir. ¿Qué más da si hoy es más fuerte que otra persona o lo deja de ser mañana? ¿Qué importa? Seguro que hay cosas más entretenidas que hacer con el tiempo de uno que competir en todo lo imaginable. – para Sindri, eso no era más que un árbol sin fruto, o al menos una competición sin recompensa. ¿Qué sacabas de compararte con alguien? Si ganas, pues no consigues nada. Si pierdes, pues te sienta mal. ¿No era mejor jugar a algo con lo que no tuvieras nada que perder – Siempre hay gente más joven, ¿sí? Es ley de vida que los que vienen después nos superen eventualmente. Relájese y disfrute del día a día, del presente. Es el mejor momento que hay. – y dicho eso tomó una posición más relajada, estirando más sus piernas y destensando los hombros, no consideraba que hubiera peligro y consideraba innecesario estar preparado contra absolutamente todo. Ya se había acostumbrado a la temperatura y las llamas estaban haciendo aquel campamento un mucho mejor lugar donde pasar el tiempo.

Una cosa que creía cierta es que los nómadas apreciaban las historias a la vera del fuego y extraían valioso conocimiento de las moralejas que contenían los cuentos y fábulas. El muchacho comenzó a dudar de tal pedacito de información encontrado en volúmenes polvorientos mientras se frotaba el tabique de la nariz con las yemas del dedo índice y el dedo corazón. Suspiró sonoramente antes de decir – Y podría haber sacado sus alas y surcar los cielos, ¿verdad? Sin embargo, no creo que la historia sirva para meditar sobre las opciones que tuvo nuestro singular protagonista. – la historia náutica de la sacaína podía ser un buen añadido a la conversación en cualquier otro momento, pero Sindri estaba expectante de una potencial respuesta de la Guerrera Khigu. La pregunta que le había hecho ocultaba mucho más de lo que parecía a simple vista y verdaderamente arrojaría algo de luz sobre su manera de pensar – Nada puede cambiar la naturaleza de un ser humano. Nada puede cambiar su manera de ser. Nacemos de una forma y morimos de la misma. Y si está en la naturaleza de los humanos el traicionar, entonces no hay nada que hacer salvo esperar la traición. Y estar preparado para cuando llegue. – nuevamente no había ningún tipo de negatividad ni resquemor en sus palabras, su voz tenía la misma tonalidad con la que diría “mira qué nieve tan bonita”. Al fin y al cabo, “no confíes en nadie” era la primera lección que se impartía a los aprendices de la Magia Arcana… y, para todos aquellos que no se la tomaban en serio, usualmente también era la última.

Nuevamente su faz tomó un cariz extrañado y algo confuso al escuchar las noticias sobre su tribu. Información que ya sabía, sí, pero es que le era tan extraño pensar que… bueno, que la familia de uno no fuera importante para él. Intentó asociar el concepto con la tribu, la tribu como familia y el padre y la madre como personas más importantes, pero parecía haber errado el tiro de todas-todas. ¿Cómo podía ser eso? ¿No eran los nómadas el súmmum de la familia y el respeto entre los miembros de la comunidad? ¿Podían estar los libros tan y tan equivocados sobre eso? ¿Y hasta el punto que incluso los pueblos de Lycia tenían más cultura familiar que ellos? Siempre había considerado el respeto a la dinastía como algo apropiado, pero todo el mundo sabía (“todo” el mundo “sabía”) que los nómadas tenían todavía más reverencia a la familia y debían aspirar, en cierto modo, a ser más como ellos. Tan perdido estaba en sus pensamientos que casi ni le dio tiempo de captar unas extrañas palabras que le había dedicado la hachera. Tuvo que pensar a toda prisa durante unos momentos antes de contestar con voz extremadamente dubitativa – Eh… sí claro… “Lalilu hipo cajita hollín maldito” a usted también… supongo… – no estaba seguro de lo que quería decir, pero uno debía ser correcto y cortés. “Tu madre, por si acaso” era una respuesta maravillosa en casos parecidos, cuando no entendías lo que te acababan de soltar, pero el tono de voz indicaba claramente que no era nada amistoso. Pero la Guerrera Khigu parecía contrariada, no enfadada con él, por lo que se abstuvo de comentar nada más y se dedicó a jugar con el cuchillo un ratito, tratando de observar cómo reaccionaba la mujer. Seguro que gritaría, o tal vez se reiría, o quizá le retaría a que lo hiciese para mostrar cuán valiente era. Todo era posible. Todo.

Aunque, pensándolo mejor, tendría que haberse imaginado que tendería a tomar un camino más físico que cualquier otra cosa. En un visto y no visto se encontró con la espalda congelada en la nieve, el cuchillo a medio metro de distancia clavado de manera temperamental en la nieve y, lo peor de todo, incapaz de moverse en absoluto. Quizá fue su instinto de cazadora que hizo que se moviera de tal forma, pero bien era cierto que Sindri se vio atrapado por dos más que musculosos brazos que no se vio capaz de separar ni empleando todas sus fuerzas. Aunque, claro, no es que pudiera hacer absolutamente nada, puesto que su cerebro se negó a funcionar por tener a alguien tan cerca de él. Casi como un ciervo ante una luz demasiado potente, Sindri se mantuvo con la respiración contenida mientras la mujer decía algo que escuchaba como a mucha distancia. Necesitó toda su voluntad para poder vociferar cuando ya comenzaba a apartarse con una voz menos que segura y decisiva – Qui-qui-qui... ¡Quíteme las zarpas de encima! – ya fuera por pura rabia, enfado o vergüenza, su faz estaba roja como un tomate. De una forma rauda, veloz y bastante poco digna se incorporó en el lugar donde estaba sentado y comenzó a comprobarlo todo, aunque fuera para mover la cabeza rápidamente y dejar que el aire fresco lo abofeteara suavemente las mejillas. No podía vérselas, cierto, pero las notaba al borde de la combustión – ¿¡Conoce el término espacio personal!? ¿El espacio que hay que dar a los demás por el mero hecho de ser personas? ¡Por el Tomo de Elimine! ¿Por qué a la gente le gusta tanto verme en el suelo?! ¿Es divertido lanzar a los otros para mancharles la ro...? – y sólo entonces se dio cuenta que todo lo que estaba en su falda ya no estaba. O, más bien, sí que estaba… pero no de la forma que él hubiera querido – ¡MI TINTA! ¿¡Acaso cree que eso se saca de los árboles!? ¡Quizá ahora tengo que venderme un ojo para comprar más! ¡Y mi ropa! ¡Mi pobre, pobre, pobre ropa! ¿Qué he hecho yo para merecer tener que frotar y frotar esta mancha para limpiarla? – se sacó como pudo un guante y trató de frotar la mancha, pero sólo consiguió llenarse de tinta la mano.

Gruñendo por lo bajo se levantó apesadumbrado y comenzó a recoger como pudo sus apuntes, que habían quedado desperdigados por todas partes. Por suerte era papel de Ilia y, por lo tanto, resistía la nieve un poco más que el normal, que si no… – ¿Y para qué me iba a quitar la ropa ahora, en este páramo congelado? ¿Acaso cree que quiero morir de esta forma? ¿Por hipotermia? – sólo se volvió a sentar en el lugar que estaba, con un marcado mal humor, cuando tuvo el cuchillo a salvo en su zurrón. Un cuchillo que casi le quemó la mano por el frío, por cierto, y más que seguramente requiriera de ser afilado en el futuro cercano – ¿Temerario? ¿Yo? ¡Si fue usted quien saltó encima de alguien con un cuchillo en la mano! – aunque bien era cierto que la hoja no la estaba apuntando a ella. En fin… a ver cómo se las arreglaba él sin esforzarse para quedar con la ropa decente en medio de la nada que eran las praderas blancas de Ilia.
Sindri
Sindri
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Nosferatu [2]
Tomo de Archfire [1]
Náströnd [4]
Protección de Mila
Báculo de Heal [2]
Tomo de Light [4]

Support :
Lyndis [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 JEIjc1v
Khigu [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 JEIjc1v
Hrist [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 JEIjc1v

Especialización :
[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Tomo-4[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Staff-1

Experiencia :
[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 LPF2zQh

Gold :
2719


Volver arriba Ir abajo

[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Empty Re: [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri]

Mensaje por Khigu el Mar Jul 30, 2019 10:32 pm

Egh. Lo tendría en cuenta, desde luego. De todas formas, si los magos hubieran sido como Sindri, en realidad no tendría tanto problema. Era cierto que era el primero que usaba esa magia... arcana, pero quizás el motivo no era sólo ese, si no de cómo era él.

¡Todo tipo de historias! ¡Qué interesante!... Aunque las inventadas no tanto. ¡Y lo contaban para todos! Pero notó que algo no iba tan bien en aquella conversación.
- Hmmm... -"Vaya, qué raros son los civilizados", pensaba ella en aquel momento, muchas palabras que no entendía; costumbres y preocupaciones de aquellos que describía. - A no todo el mundo le va escuchar historias, supongo... -lo miró, se veía algo incómodo- A mí si me encantan las historias, claro que sólo las reales, ¡me gusta conocer nuevas cosas cada que viajo! -No pasaba nada, ¿cierto?

- ¿Ah sí? ¿Y dónde está esa piedra, que yo la vea? -se cruzó de brazos, alzando una ceja, con una sonrisa confiada en la cara- ¡Ya lo dije antes! Si yo decido ahora hacer una cosa, pasará algo que no pasaría si no me moviera tan siquiera a intentarlo. Por eso es mejor seguir adelante que quedarse sentado esperando a la nada. -palmeó la mano contra la roca... ¡Qué irónico, estaba sentada en una piedra!

- ¡Pues claro! En mi mundo la fuerza es lo único que importa, el fuerte sobrevive por sí solo y el débil tiene que recurrir a ayuda externa. -"el fuerte es respetado y el débil era burlado", acalló- ¡¡Puedes hacer tantas cosas siendo fuerte!!... Pero, ¿sabes lo curioso? Uno nunca puede conseguir ser "invencible", ni ser el más fuerte del mundo en su totalidad. Porque la vida avanza, aparece nueva gente, nuevos retos. ¡Y eso es lo más divertido de todo! Un viaje en el que nunca llega el fin. -explicó, apasionada- Es como... Imagina, ¡una fuente inagotable de sabiduría! -gesticulaba abriendo los brazos hasta los extremos. Pensó que serviría de ejemplo, pero era posible que no lo estuviera haciendo nada bien. - ¿O... de magia arcana? Mmmmh... -siguió murmurando a ver si se le ocurría algo mejor.
Aún así, continuó hablando. - Si... alguien me derrotara; sería molesto, sí. -admitió, apretando sus labios- Pero así tengo un motivo más por el cual volverme más fuerte que antes... Además de admirar a esa persona. ¡Algún día quiero conocer a alguien realmente fuerte! -alguien como el jefe Khima, tal vez incluso más fuerte, como algún campeón de los grandes torneos de aquellos continentes lejanos, como uno de esos héroes de las leyendas... ¡Qué interesante sería eso! De sólo pensar en la posibilidad de combatir junto alguien así, se le erizaba la piel.

- ¿Hmm? Por la misma lógica, ¿qué mas da lo que pase en 200 años? ¿No que las historias legendarias son de gente que hoy también es solamente polvo que pisamos sin pararnos a pensar en ello?  Me gusta usar el tiempo que tengo cuando puedo, en lo que me gusta, -lo señaló- ¿acaso es malo? Incluso si lo fuera, no me importa. Es mi vida, y no soy alguien que se deja dirigir por esos conceptos de bueno o malo.

- ¡¡¡Eh, no soy vieja!!! ¡Tengo 21 años! -rió, sin embargo. Lyn también bromeaba con aquello y la recordó- Ademas, ¿no eres tú quien estaba preocupado del futuro?

- ¿Meditar? -ladeó la cabeza- Son una rana y un escorpión que hablan; no es realista, por tanto mis respuestas tampoco. Y un escorpión no es un humano. Ni una rana tampoco. -sacó la lengua- ¡Claro que sé que nada puede cambiarlo! Y por eso mismo digo que uno puede adaptarse según la situación. Si es traicionado a tiempo, o no. Si se deja traicionar o no. Si le importa o no. Ahí entra la confianza o la falta de ella, como dices. ¿Quizás incluso la rana quiso morir? O... ella misma a sabiendas de lo que podía pasar aún así quería llevarse al escorpión con ella al lecho de muerte, ahogándolo...

Suspiró resignada, no siendo la primera vez que le pasaba lo que acababa de "repetir" el hechicero. Eso le pasaba por andar guardándose lo único que le daba vergüenza. Pero no quedaba de otra. Se burlaría de peor forma si le dijese lo que significaba.

Se quedó atónita ante la reacción del hechicero. Justo ahora... - A... anda, si puedes enfadarte y todo. -fue lo único que se le ocurrió decir.
Pero, sí, ahora mismo había sonado como esas personas que le tenían asco. Y sin embargo, no podía sentirse aún decepcionada. Algo en su interior se lo impedía.
- ¡D-de todas formas! -sacudió la cabeza- ¿Espacio p-personal? ¡E-eso digo yo...! -exclamó con su mismo tono ofuscado, aún con las mejillas coloradas. Carraspeó entonces.

- ¡Pues te ibas a sacar el ojo!... Y además a mí un cuchillito no me hará nada, tengo la piel gruesa, ¡ja ja! -rió como pudo, todavía sobresaltada, mas esa risa se perdió en el silencio por parte de ella. Un silencio realmente incómodo, mientras lo veía restregarse las prendas. ¡Sólo era una mancha de nada...! ¡Ella se manchaba de sangre casi a diario!
Pero luego vio el botecito de tinta, ahora derramado. Eso... Sí debía ser importante, ¿cierto?

...

- Lo sie-... -fue lo único que rompió su silencio, pero luego se escuchó un sonido gutural desde su garganta. Gruñía. Oh, vamos, ¿por qué se SENTÍA así ahora? ¡Ni siquiera sabía qué hacer, o qué decir! Cómo le enrabietaba aquello...
Hasta que dio con una idea- Dame el cuchillo. -pidió, con las cejas arrugadas. Pero antes que él contestara o hiciera nada, se levantó y se volvió a su roca. - Tch. -sacó la botella vacía de poción de antes y al sentarse la agarró entre los muslos. Con la derecha tomó su hacha y tan pronto como había sucedido todo, - ...Hssss! -resopló. Un largo corte en su palma izquierda empezó a llenar la botella lentamente, mientras abría y cerraba la mano para que saliera más. Volvió a chasquear los dientes. - No es negra... pero puedes cambiarle el color, ¿verdad? Y si no, échale carbón a la mezcla, si tienes. -cuando hubo más o menos suficiente, le ofreció el botellín. - Pues eso, toma. -no sabia si para el hechicero iba a ser igual, pero para ella compensaba la perdida, al fin y al cabo, Khigu "escribía" y pintaba con su propia sangre.
En cuanto a sus ropas... No podía hacer nada. A menos que quisiera de vuelta su capa. La miró, dudosa, mientras ella misma se vendaba de nuevo la mano, para volver a colocarse el guantelete.
¡Claro! Le lanzó el rollo de vendajes que le sobró, esperando que eso le sirviera. - Acéptalo.

Miró al cielo, estaba atardeciendo. Se levantó. - En fin, creo que es hora de me vuelva a hacer las tres "Arr" con los emergidos...
Khigu
Khigu
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Reaver

Cargo :
Cazadora

Inventario :
Hacha de plata [7]
Gema Chispa
Ti'bizzăn'ah [3]
Escrito Mìtico
Hacha de bronce [2]
.

Support :
Lyndis [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Iwzg0SR
Zephiel [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 JEIjc1v
Sindri [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 JEIjc1v
Luzrov [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 JEIjc1v

Especialización :
[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Hacha-4

Experiencia :
[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 2aYlcp6

Gold :
97


Volver arriba Ir abajo

[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Empty Re: [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri]

Mensaje por Sindri el Vie Ago 02, 2019 7:10 pm

¿Y cómo puede saber usted si una historia es real o no? – mencionó con una sonrisa confiada y algo sardónica, como si hubiera encontrado un fallo garrafal en aquella manera de pensar – ¿Se vería capacitada de juzgar como “real” o “inventada” una obra de teatro? ¿Y si sucedió, pero fue adornada para que fuera más interesante? ¿O si es completamente ficticia, pero tan posible y mundana que podría jurar haber sucedido en realidad? – había más posibilidades, claro, por ejemplo que la obra de teatro estuviera basada en una batalla que de verdad sucedió, pero que los participantes fueran completamente inventados. O que se tomara un rey del pasado que realmente existió para contar una historia que sucedió siglos después de su muerte. El teatro era verdaderamente un lugar con su propia magia, un escenario donde se difuminaban los límites entre realidad y ficción… y esa era una de sus mayores virtudes – Quizá podría aprovechar algún viaje para ver una obra de teatro y tratar de adivinar si es algo que sucedió o no. Si es una “historia real”. ¿Qué le parece? – siendo sinceros, no veía a la mujer que tenía delante como una espectadora ferviente del arte teatral pero… ¿Quién sabe? Quizá había hecho ganar un par de monedas de oro más a una compañía teatral.

Si usted se mueve en ese caso tan concreto que acaba de mencionar, es porque está escrito que se movería. No existió jamás la alternativa de no moverse. Nunca hubo una Guerrera Khigu que se quedó quieta. – rebatió el muchacho, alzando un dedo al cielo en un gesto docto y típico de un profesor o un filósofo perdido en sus mundos. Realmente la idea que había absoluta libertad en la vida de uno era completamente terrible y difícil de procesar, mas… – Hay gente a la que le da cierto consuelo mirar atrás en el tiempo y pensar “si tal vez hubiera hecho tal cosa” o “qué suerte que hice esto otro”. Pero no hay elecciones, no hay nada salvo un único camino que andamos sin desviación posible. – Sindri se encogió de hombros, como si mostrase que acabase de decir una masiva obviedad que ni era necesario mencionar. No entendía porqué había gente que miraba atrás y se lamentaba de lo que ya había ocurrido… no es que fuera a cambiar nada y, por lo tanto, era una acción que carecía absolutamente de valor. Si bien no podemos cambiar lo que sucederá, al menos podemos elegir padecer lo mínimo posible, y se comenzaba no mirando atrás jamás – Todo está fijo. La historia lo tiene arreglado absolutamente todo, de inicio a fin. No se puede cambiar nada porque cualquier cambio ya forma parte de la historia. – asintió con vehemencia, terminando así la diatriba por su parte. Realmente no creía que en un mundo tan cruel uno pudiera tener libertad en absolutamente nada. La sangre llamaba a la sangre y vinculaba a una senda de la que uno no podía escapar.

¿Oh? ¿Tantas cosas puede hacer alguien “fuerte”? Qué interesante. Qué cosa tan interesante. – mencionó el muchacho juguetonamente mientras se llevaba un dedo a los labios, especialmente entretenido por lo que acababa de oír – ¿Puede alguien “fuerte” dar marcha atrás al tiempo para arreglar lo que una vez fue mal? ¿O tal vez puede mover el cauce de un río con sus propias manos? ¿O, mejor aún, hacer que un árbol florezca y dé fruto fuera de tiempo? Y si no puede hacer ninguna de esas cosas… ¿Cuán importa al mundo cómo de fuerte sea? – torció un poco el gesto cuando habló sobre un viaje sin fin, como si aquella idea no fuera en absoluto de su agrado. Y realmente no lo era, no consideraba que le quedase suficiente tiempo en ese mundo para perseguir quimeras o entelequias imposibles de definir – ¿Qué sentido tiene un camino sin destinación? Bien es cierto que muchos apuntan que lo que importa es el viaje en sí y no la meta, pero no creo que andar sin más sirva para absolutamente nada. – una fuente inagotable de sabiduría sonaba completamente inútil. Si no se acaba nunca, ¿cómo vas a emplearla para absolutamente nada? ¿Cómo aplicar sus enseñanzas o ampliarlas con tu investigación si requería tu atención plena y total? Se sentiría anclado a tomar más y más y más hasta que sus ojos se desgastaran con el uso.

Haga lo que quiera y lo que le plazca. Nadie puede cambiar mi parecer, ¿Por qué debería esforzarme en intentarlo yo con los demás? – especialmente porque detestaba esforzarse en absolutamente todo. Mas un detalle no se le pasó por alto: la edad de la muchacha con la que estaba hablando. Veintiún años, ¿eh? Era de su quinta, pues, año arriba, año abajo. No pudo evitar preguntarse cuán diferente había sido su vida para llegar a opiniones y puntos de vista tan opuestos de los suyos, pero no preguntó en voz alta. Discutir la edad de las damiselas era simplemente un tema de mal gusto – Confiar o no, poco importa y no creo en absoluto que sea relevante en ningún caso. Humanos somos y humanos seremos, al fin y al cabo. – negó con la cabeza pesadamente puesto que consideraba aquel punto más que vital. Si había una enseñanza que esperaba que la mujer se llevara consigo después de partir esperaba que fuera homo homini lupus. El hombre es un lobo para el hombre – Pero me alegra que pueda ver más allá de las alegorías de una fábula pueril. ¡Tal vez pueda hacer de usted una crítica de arte y de teatro como mandan los cánones de la tradición! – finalizó, queriendo dar un toque final de buen humor a un tema tan oscuro como era la naturaleza y depravación humana.

Pero eso quedó atrás cuando todo lo que ocupó su mente fue el hecho que ahora tenía que encontrar algún arroyo para lavar su ropa. Detestaba eso, aquel era el trabajo de las lavanderas de los pueblos, no de él quinientos quilómetros del baño de agua caliente más cercano que había. Siempre podía emplear una maldición, sí, pero para ello también necesitaba sacarse la ropa, lo que era algo que no le apetecía en absoluto – ¿Eso es lo que hace para comprobar si la gente puede enfadarse? ¿Mancharla? ¡Pues alégrese! Porque estoy molesto, sí. – y ahora no tiene nada con lo que seguir escribiendo, por lo que se iba a aburrir muchísimo hasta llegar al poblado más cercano donde alguien tuviera unos pocos calamares que escurrir de tinta – ¡Si me saco el ojo es problema mío! Si acaso luego lo vuelvo a meter dentro o algo. A no ser que acabe pinchándome el ojo, claro, porque alguien me movió el brazo. ¿Y qué haríamos entonces? ¿Estaría dispuesta a darme uno de sus ojos en compensación? – mencionó con aires mientras señalaba a la sacaína con el cuchillo de forma insistente, soldando gotitas de nieve semiderretida. ¿Se le había olvidado que hace unos momentos se había podido curar de un hachazo sin mucho problema? Cierto era que jamás había intentado regenerar un ojo, pero la experiencia le decía que con suficiente energía mágica “tomada prestada” sería factible volver a modelar un globo ocular. Quizá no del mismo color, pero al menos uno que pudiera ser usado.

Uh, no se lo voy a dar. Está manch- – medio llegó a exclamar cuando la mujer pidió su cuchillo. Había caído al suelo y requería de una desinfección completa antes de poder tocar ningún tipo de comida o, a decir verdad, cualquier otra cosa. Ilia podía ser un páramo congelado donde no crece nada, pero eso no era excusa alguna para olvidar medidas de higiene y seguridad, ¿verdad? Pero tal importante tema fue cortado de raíz cuando advirtió algo – ¿Se puede saber qué está haciendo…? – a Sindri no le disgustaba ni le daba miedo la sangre, un hechicero que se precie lo era, puesto que numerosos rituales requerían sacrificios y órganos precisos. Incluso trazar runas con sangre, para algunos muy específicos. Por lo que la pregunta no iba con ningún tipo de reparo o asco, la sangre era suya por lo que podía hacer lo que le diese la gana con ella, sino con algo de curiosidad para saber para qué necesitaba ahora practicar la exsanguinación – ¿Qué? ¿Para mí? ¿Para qué quiero yo…? – y sólo entonces lo entendió. Porqué quería que la mezclase con carbón. Es decir, tenía sentido si lo mirabas así: la sangre es espesa y la tinta, pues también. Y si podías mojar la pluma en tinta, también en sangre. Y si no te gustaba el color podías cambiarlo añadiendo cosas – … Gracias… – decidió por alguna extraña razón morderse la lengua y no deleitar a la hachera con la historia de la tinta y su proceso de elaboración. Simplemente decidió honrar su decisión y jugar con la botellita en sus manos, dejando que la luz sacara destellos a través del cristal y su contenido.

Haga eso. Hacer tres “arr” suena algo muy importante, sobretodo si hay Emergidos de por medio. – comentó quedamente, sin saber mucho que decir. Algo, a decir verdad, extraño en él. Pero la conmoción no hizo más que aumentar cuando fue atacado por un amasijo de vendas que voló hacia él a toda velocidad – No creo que las vendas sean… oh, a quién quiero engañar, no es que tenga más opciones aquí y ahora, ¿verdad? – y suspiró pesadamente cuando se dio cuenta de todo el trabajo que tenía por delante de él. Realmente no se imaginaba que iba a acabar el día así, limpiándose tinta de encima con unas vendas, con una botellita de sangre en la falda y en compañía de alguien que quería hacer “arr” con los Emergidos, pero sólo tres de ellas.

Pero bueno, fue una nueva experiencia al menos. Una experiencia que tardaría en olvidar.
Sindri
Sindri
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Nosferatu [2]
Tomo de Archfire [1]
Náströnd [4]
Protección de Mila
Báculo de Heal [2]
Tomo de Light [4]

Support :
Lyndis [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 JEIjc1v
Khigu [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 JEIjc1v
Hrist [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 JEIjc1v

Especialización :
[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Tomo-4[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Staff-1

Experiencia :
[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 LPF2zQh

Gold :
2719


Volver arriba Ir abajo

[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Empty Re: [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri]

Mensaje por Khigu el Miér Ago 07, 2019 9:02 pm

La mujer quedó callada. Hasta ahora pensaba que todas eran reales, pero fue él quien había dicho que también contaban ficticias. totalmente sin tener idea.- ¿Acaso... no lo aclaran antes de contarla? Eso de "esto es una leyenda de un héroe que existió..." -pensativa pero totalmente sin tener idea. ¿Por qué proposito no lo harían entonces?
- ¡¡Oh!! ¡Es buena idea! No lo habia considerado... preguntaré por "obras de teatro" allá donde viaje. Pero entonces... ¿seguro que la cuentan para todos? ¿Así, sin más? -en su cabeza no podía imaginarse cómo eran, como es que se reunían.

"¡Nunca hubo porque yo existo ahora, y yo decido no quedarme quieta, no otro!" quiso aclarar, mas aquellas últimas palabras tocaron el tabú, el talón de Khigu. Se quedó en silencio, el luto se visualizó en su rostro. Le estaba diciendo que... ¿todo ya estaba escrito? ¿Que la muerte de Guzman estaba escrita y no hubo forma de evitarla? ¿Que ya estaba escrito que ella lo esperara por petición de él en vez de salir a buscarlo como mandaba su instinto? Es decir, que... ¿Todo era su culpa? Todo era su culpa. Su maldita culpa.
Y... eso ya lo sabía.
Pero, le abrumaba de sobremanera que en cualquier caso todo ya estaba fijado y no había lugar para pensar en el "¿Y si lo hubiera seguido?"... Mas no murmuró nada más, solo apretó el puño. Era inútil hablar de aquello; más bien ya no queria hacerlo.  

Todavía quedó callada. Nuevamente, limitándose a escuchar al pelimorado sin rechistar. Tan extraño, sus palabras a veces eran agradables, otras no tanto, otras interesantes y nuevas, otras totalmente fuera de la comprensión o empatía de la albina. Pero quería ver más allá; el hombre hablaba con ella, a pesar de todo. Ni ella entendía por qué esa curiosidad ante tal situación, ¿sería por lo mismo que le hacía ser temeraria ante el peligro? "Conocimiento".

- Eso haré. Por una vez en largo rato, opinamos igual. -se cruzó de brazos- ¿Los... qué? ¿¿Cañones??

Un corte más, un corte menos. Ya había descansado lo suficiente, así que tener un poco de sangre menos no le afectaría en su caza... ¿verdad? Pero bueno, si no la quería, allí la tenía de todas formas; si quería usarla o no era otro tema, ella ya había cumplido con el intercambio.

Empezó a contar con los dedos de su mano mientras decía. - Arrancarles las piernas con las que se atrevieron a pisar un lugar prohibido para ellos, y las manos con las que se llevaron lo que no debían. Arrasar con mi hacha por su cabeza y el resto de su cuerpo hasta que nada quede de ellos. Y así, arrebatarles la existencia que no merecen tener. -explicó, aún si no se lo había pedido, y entonces terminó de guardar todas sus cosas.

Comenzó a caminar en la dirección que los emergidos habían huido. Ella seguiria persiguiendo a su presa. Y hablando de aquello... - Hey, por cierto. -se detuvo para girarse de vuelta y mirarlo- Si nos vemos otra vez, ¿lucharás conmigo? Eres... fuerte. -sonrió, casi podría decirse que maliciosamente- No te olvides que tú también eres mi presa, Sindri.

Sin añadir más, siguió su camino hasta desaparecer del lugar, lejos.

Después de su deber, buscaría a Lyn. Y quizás, durante su viaje... Le daría vueltas a todo lo que Sindri le había contado. En especial, lo de que lo suyo no era una maldición. Qué sujeto más extraño. Ella sonrió para sus adentros.

- ... ¡¡Achoo!! -estornudó, confusa, mientras volvía a dolerle sus costillas, como si la realidad hubiera vuelto, en forma de frío. El fuego ya no estaba, y lo único que quedaba, eran cenizas blancas.



Off:
Acabo de ver que ya habías mandado a cerrar, ¡mis disculpas! Sin embargo, quería también terminar de darle un poco de cierre por mi parte, así que he respondido, espero que eso no te suponga ninguna molestia a ti o a los admins al revisar la fecha de última respuesta~
¡Muchas gracias! ^^
Khigu
Khigu
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Reaver

Cargo :
Cazadora

Inventario :
Hacha de plata [7]
Gema Chispa
Ti'bizzăn'ah [3]
Escrito Mìtico
Hacha de bronce [2]
.

Support :
Lyndis [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Iwzg0SR
Zephiel [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 JEIjc1v
Sindri [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 JEIjc1v
Luzrov [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 JEIjc1v

Especialización :
[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Hacha-4

Experiencia :
[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 2aYlcp6

Gold :
97


Volver arriba Ir abajo

[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Empty Re: [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri]

Mensaje por Eliwood el Dom Ago 25, 2019 4:37 pm

Tema cerrado. 70G a cada participante.

Sindri obtiene +1 EXP.
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
espada de acero [5]
.
.
.
.

Support :
Marth [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Iwzg0SR
Lyndis [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 JEIjc1v
Nils [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 JEIjc1v
Izaya [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 JEIjc1v

Especialización :
[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Espada%202

Experiencia :
[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Iu4Yxy1

Gold :
693


Volver arriba Ir abajo

[Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri] - Página 2 Empty Re: [Social] All that remains is pure white ash. [Priv. Sindri]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.