Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin]

Mensaje por Veronica el Jue Ago 02, 2018 7:00 pm

Su llegada a la ciudad donde se encontraba la Arena Ferox había transcurrido sin demasiados problemas desde que hubiera tenido un encontronazo con un grupo emergido en u desembarco en Regna Ferox. El resto del camino había sido más o menos tranquilo, lo que había aumentado la intranquilidad y la ansiedad de Veronica por estar allí cuanto antes. Acostumbrada a moverse en distancias muy cortas, el trayecto se le estaba haciendo muy largo y pesado a la niña. Aun así, no cesaba en su empeño, si bien había preguntado más de quinientas veces cuanto faltaba para llegar. Al llegar, sus acompañantes suspiraron de alivio, casi más que la propia Veronica que miraba emocionada cómo la ciudad se movía en torno a la Arena, un edificio impresionante que sobresalía por encima de todo. Aunque deseaba ir ya mismo a inscribirse en el Torneo, hacía muchas horas que estaban de viaje, por lo que el sudor y el polvo se le habían pegado al vestido y al pelo. Debía asearse antes de aparecer ante el público, como le había inculcado su madre.

La comitiva de Emblia que le había acompañado al extranjero se movió en unísono a buscar una posada que les acogiera durante la duración del Torneo. Por suerte, las más caras estaban más libres, por lo que con un buen pago de oro tuvieron todo dispuesto para descansar y tomar un baño. En su habitación privada, Veronica se limpió concienzudamente y mandó que su criada puliera su tiara-corona para que estuviera perfecta y reluciente para su aparición en la Arena. La misma sirvienta después la vistió y peinó mientras la pequeña tomaba un delicioso té de vainilla. Una vez que estuvo lista, una parte del grupo fue a acompañar a la niña a inscribirse mientras los demás buscaban sitio en las bulliciosas gradas. Alrededor de la Arena había múltiples puestos de comida y de apuestas. El rumor corría que muchos de los combatientes eran expertos guerreros en todos los ámbitos: magos, espadachines, jinetes de caballo y wyvern, arqueros… Cualquier arma se podría ver en el campo de lucha.

Por su parte, Veronica no era una avezada guerrera como muchos otros, pues había vivido encerrada la mayoría de su vida y sus únicos enfrentamientos serios habían sido contra magos y tutores que no eran demasiado estrictos con la hija de una suma sacerdotisa. Su madre había sido diferente, casi rozando la crueldad, pero la mayoría de las veces no había tendido tiempo para su hija. A la niña no le había importado, era lo normal en su vida, y ella ya sabía que una aprendiz de sacerdotisa y futura conquistadora no podía tener las mismas relaciones que los niños de los sirvientes que sí que recibían el cariño y apoyo de sus progenitores. Así, aunque sobresalía en su nivel de magia, aún le quedaba un largo camino para ser tan buena como otros de su gremio. Aunque eso no le importaba ni le impedía considerarse la mejor. Algunos emergidos habían atacado el Fuerte Emblia durante la invasión mundial y Veronica había defendido su hogar con dientes y uñas. También había probado su valía en Regna Ferox, y más que nunca se sentía preparada para luchar contra las grandes élites.

Con sus tacones rojos resplandecientes y su corona-tiara bien colocada, la pequeña bruja avanzó con la cabeza bien alta hasta la zona de registro, donde un hombre barrigón, calvo, pero con una espesa barba negra tomaba apuntes de todos los que deseaban inscribirse. Sin dudar, la niña se colocó frente a él y exigió que escribiera su nombre en la extensa lista de participantes. El señor tuvo que incorporarse para cerciorarse de que había sido Veronica quién le había hablado y no una corona flotante. De no ser por tal joya, la joven habría sido totalmente tapada por el mostrador de alistamiento. Taconeó impaciente el suelo mientras esperaba una respuesta del hombre que se había quedado en silencio ante las demandas escuchadas. Finalmente, el sujeto carraspeó y con una sonrisa que trataba de contener una risa mayor, contestó:

- Lo lamento, pero no reúnes la altura necesaria para participar en el torneo.  ¿Por qué no vas con tus padres y les dices que te compren alguna espada de madera? He escuchado que los niños tienen su propio torneo en las zonas de recreo.

Veronica miró al hombre como si no pudiera creer lo que le acababa de decir. Con una sorpresa fría que se distinguía en su rostro apático por una ceja alzada, la niña respondió: ¿Disculpe? Creo haber oído mal. – pero no lo había hecho. El organizador del torneo y todo su séquito de estúpidos rufianes volvieron a recalcar que incluso si llevaba tacones, su altura no llegaba al mínimo. Tampoco su edad, aunque no tenían manera de probar que Veronica tenía doce años. La niña trató de insistir de manera educada en un principio (aunque no demasiado), pero su indignación llegó a tal punto que terminó por exclamar: Soy Veronica, suma sacerdotisa de Anankos, y si no me dejáis participar en el torneo, sufriréis las consecuencias de mi ira. – y les habría amenazado aún más, de no ser por una mano que le tapó la boca y otra que la levantó en volandas  para alejarla de la zona. Anankos no estaba bien visto allí, y su mención había acarreado algunos gestos de sorpresa, aunque también de risa, pues les parecía que la niña les intentaba engañar con una mentira absurda para poder participar con los mayores.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Sacerdotisa de Anankos

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Tomo de ruina [2]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2017


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.