Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] Empty [Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin]

Mensaje por Veronica el Jue Ago 02, 2018 7:00 pm

Su llegada a la ciudad donde se encontraba la Arena Ferox había transcurrido sin demasiados problemas desde que hubiera tenido un encontronazo con un grupo emergido en u desembarco en Regna Ferox. El resto del camino había sido más o menos tranquilo, lo que había aumentado la intranquilidad y la ansiedad de Veronica por estar allí cuanto antes. Acostumbrada a moverse en distancias muy cortas, el trayecto se le estaba haciendo muy largo y pesado a la niña. Aun así, no cesaba en su empeño, si bien había preguntado más de quinientas veces cuanto faltaba para llegar. Al llegar, sus acompañantes suspiraron de alivio, casi más que la propia Veronica que miraba emocionada cómo la ciudad se movía en torno a la Arena, un edificio impresionante que sobresalía por encima de todo. Aunque deseaba ir ya mismo a inscribirse en el Torneo, hacía muchas horas que estaban de viaje, por lo que el sudor y el polvo se le habían pegado al vestido y al pelo. Debía asearse antes de aparecer ante el público, como le había inculcado su madre.

La comitiva de Emblia que le había acompañado al extranjero se movió en unísono a buscar una posada que les acogiera durante la duración del Torneo. Por suerte, las más caras estaban más libres, por lo que con un buen pago de oro tuvieron todo dispuesto para descansar y tomar un baño. En su habitación privada, Veronica se limpió concienzudamente y mandó que su criada puliera su tiara-corona para que estuviera perfecta y reluciente para su aparición en la Arena. La misma sirvienta después la vistió y peinó mientras la pequeña tomaba un delicioso té de vainilla. Una vez que estuvo lista, una parte del grupo fue a acompañar a la niña a inscribirse mientras los demás buscaban sitio en las bulliciosas gradas. Alrededor de la Arena había múltiples puestos de comida y de apuestas. El rumor corría que muchos de los combatientes eran expertos guerreros en todos los ámbitos: magos, espadachines, jinetes de caballo y wyvern, arqueros… Cualquier arma se podría ver en el campo de lucha.

Por su parte, Veronica no era una avezada guerrera como muchos otros, pues había vivido encerrada la mayoría de su vida y sus únicos enfrentamientos serios habían sido contra magos y tutores que no eran demasiado estrictos con la hija de una suma sacerdotisa. Su madre había sido diferente, casi rozando la crueldad, pero la mayoría de las veces no había tendido tiempo para su hija. A la niña no le había importado, era lo normal en su vida, y ella ya sabía que una aprendiz de sacerdotisa y futura conquistadora no podía tener las mismas relaciones que los niños de los sirvientes que sí que recibían el cariño y apoyo de sus progenitores. Así, aunque sobresalía en su nivel de magia, aún le quedaba un largo camino para ser tan buena como otros de su gremio. Aunque eso no le importaba ni le impedía considerarse la mejor. Algunos emergidos habían atacado el Fuerte Emblia durante la invasión mundial y Veronica había defendido su hogar con dientes y uñas. También había probado su valía en Regna Ferox, y más que nunca se sentía preparada para luchar contra las grandes élites.

Con sus tacones rojos resplandecientes y su corona-tiara bien colocada, la pequeña bruja avanzó con la cabeza bien alta hasta la zona de registro, donde un hombre barrigón, calvo, pero con una espesa barba negra tomaba apuntes de todos los que deseaban inscribirse. Sin dudar, la niña se colocó frente a él y exigió que escribiera su nombre en la extensa lista de participantes. El señor tuvo que incorporarse para cerciorarse de que había sido Veronica quién le había hablado y no una corona flotante. De no ser por tal joya, la joven habría sido totalmente tapada por el mostrador de alistamiento. Taconeó impaciente el suelo mientras esperaba una respuesta del hombre que se había quedado en silencio ante las demandas escuchadas. Finalmente, el sujeto carraspeó y con una sonrisa que trataba de contener una risa mayor, contestó:

- Lo lamento, pero no reúnes la altura necesaria para participar en el torneo.  ¿Por qué no vas con tus padres y les dices que te compren alguna espada de madera? He escuchado que los niños tienen su propio torneo en las zonas de recreo.

Veronica miró al hombre como si no pudiera creer lo que le acababa de decir. Con una sorpresa fría que se distinguía en su rostro apático por una ceja alzada, la niña respondió: ¿Disculpe? Creo haber oído mal. – pero no lo había hecho. El organizador del torneo y todo su séquito de estúpidos rufianes volvieron a recalcar que incluso si llevaba tacones, su altura no llegaba al mínimo. Tampoco su edad, aunque no tenían manera de probar que Veronica tenía doce años. La niña trató de insistir de manera educada en un principio (aunque no demasiado), pero su indignación llegó a tal punto que terminó por exclamar: Soy Veronica, suma sacerdotisa de Anankos, y si no me dejáis participar en el torneo, sufriréis las consecuencias de mi ira. – y les habría amenazado aún más, de no ser por una mano que le tapó la boca y otra que la levantó en volandas  para alejarla de la zona. Anankos no estaba bien visto allí, y su mención había acarreado algunos gestos de sorpresa, aunque también de risa, pues les parecía que la niña les intentaba engañar con una mentira absurda para poder participar con los mayores.
Veronica
Veronica
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Sacerdotisa de Anankos

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Tomo de ruina [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Gema Opaca
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] Tomo-1

Experiencia :
[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] IN979RC

Gold :
1764


Volver arriba Ir abajo

[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] Empty Re: [Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin]

Mensaje por Corrin el Jue Ago 30, 2018 6:23 pm

Solo había una palabra que pudiera resumir a la perfección la sensación que predominaba en todo su cuerpo justo en ese momento: sorpresa. Conocer la identidad de ciertos de los combatientes que empuñarían su acero en la arena de Regna Ferox había hecho que se sobresaltase, pero en cierto modo era una opción más que lógica, es decir, ¿cómo no iban a encontrarse allí, casual o no tan casualmente, sus dos hermanos? Guerreros de gran reconocimientos de un reino vecino, no había que ser especialmente avispado para llegar a la conclusión de que, aunque solo fuera por curiosidad y por probar su fuerza y valía, se encaminarían rumbo a las tierras vecinas para observar de primera mano el desarrollo de esa extraña competición. Competición de la cual ella misma también formaba parte. Había logrado pasar la primera ronda clasificatoria, donde había tenido que encararse a enemigos con unas características y habilidades de lo más dispares, pero que afortunadamente había sido lo suficiente habilidosa como para progresar hasta los combates de mayor importancia.

Respiró hondo a la par que sus descalzos pies se debatían sobre si gira hacia las afueras del emplazamiento o bien se mantenía recorriendo las salas abiertas a los luchadores, que esperaban impacientes su turno de saltar a la arena de combate. Los combates de uno contra uno pronto darían comienzo y sabía que entre los primeros se encontraban, precisamente, sus dos hermanos. Tanto Xander como Leo habían logrado hacerse con uno de los puestos de finalistas, como era bastante lógico a su parecer. Cada uno en su especialidad eran temerosos oponentes, difíciles de vencer incluso si frente a ellos se encontraban mercenarios o soldados habilidosos. Ellos lo serían aún más, no cabía duda alguna. No era de extrañar que su figura causara sensaciones de distinta índole, como ya había escuchado en ciertos comentarios. ¿Quizás no estaba bien que combatieran allí después de todo? De una forma u otra ya estaban inscritos y con nuevos combates a la vista, por lo que no existía la posibilidad de dar un paso atrás, no ahora cuando el público deseaba verlos combatir una vez más.

Un par de hombretones de importante tamaño salían conteniendo la risa de la zona del mostrador. No le dio demasiada importancia si bien casi de manera instintiva se dirigía hasta dicho lugar. Una vez se encontraba lo suficiente cerca como para reconocer a una figura que, para bien o para mal, era incapaz de saber qué diantres había allí, se apresuró intentando llamar la atención lo menos posible.

Oh no, no no NO. Si descubrían su verdadera identidad podría hallarse en serios problemas. Sería muy sencillo raptar a una jovencita y pedir un rescate cuantioso, concesiones políticas o a saber qué otras tantas cosas. ¡!Era tan sencillo pensar en cientos de posibilidades de oscuro pensamiento que podrían ocurrir que un escalofrío le recorrió hasta el último de sus cabellos! Sin darse cuenta había dejado de respirar durante unos segundos.

Sin muchos miramientos tapó la boca de la manos con la mano libre, pues la restante descansaba sutilmente sobre la empuñadura de su espada. La usaría si fuera necesario para mantener la integridad de la menor, pero en primer lugar intentaría salir del lugar sin levantar sospechas o llamar, aún más, la atención –¡Aquí os encontráis, Leandra, su madre se halla preocupadísima, será mejor que volvamos y que deje la palabrería y los inventos para otros momentos! –Un nombre falso distraería a cualquiera de los presentes, sin duda alguna. Sin mirar a los ojos de los hombres que se encontraban en la escena, tiró del brazo de la nohria para huir lo más rápido posible del mostrador y de la arena en general –Veronica, por favor, haced caso y dejad a los hombres en paz, estamos lejos de nuestro territorio, no podemos ir llamando la atención, no sabemos qué podría ocurrir! Y mucho menos están sola –Pronunció entre susurros. Se tiraría de sus níveos cabellos si tuviera las manos vacías para ello.

Miro hacia ambos lados, decidiendo cuál sería la mejor opción. Antes de que la jovencita comenzase con sus reproches, levantó el dedo índice de la mano que empuñaba la espada, como para intentar acallar sus quejas –Si os portáis bien os compraré una manzana recubierta de caramelo –Tiempo atrás las había probado en un mercadillo en las vecinas tierras ylissenses y, desde entonces, se había tornado uno de sus dulces predilectos. Solo esperaba que la joven sacerdotisa sucumbiera de la misma manera ante un manjar de lo más azucarado y delicioso, antes que seguir llamando tonta y peligrosamente la atención de guerreros y mercenarios de a saber qué tantos reinos y de dudoso honor.
Corrin
Corrin
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Great Lord | Manakete

Cargo :
Princesa de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
DragonStone [4]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.
.

Support :
Alanna [Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] JEIjc1v
Marc [Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] JEIjc1v

Especialización :
[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] Espada%202[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] Piedra-1

Experiencia :
[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] LPF2zQh

Gold :
2350


Volver arriba Ir abajo

[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] Empty Re: [Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin]

Mensaje por Veronica el Lun Sep 03, 2018 11:32 am

Ese sujeto no podía quedarse sin un castigo apropiado por haberla humillado frente a toda esa gente y por haberla insultado de esa forma tan banal y patética. Había visto a concursantes que eran de su misma altura, y a ellos sí que les habían dejado entrar en la arena para demostrar sus habilidades. ¿Qué tenía ella que los demás no? El pensamiento la llenaba de furia y de frustración. Quiso llevar la mano a su bolso de plumas negras para agarrar su tomo de ruina y enseñarles allí y en ese momento lo que Veronica de Nohr podía hacer. Pero, al igual que sus palabras fueron acalladas, sus movimientos también se vieron comprometidos por la súbita aparición de la Princesa Corrin. En cuanto sintió una mano en su boca, la joven bruja giró la cabeza con brusquedad para mirar a la persona que había osado atacarla y se quedó de piedra al descubrir la identidad que aguardaba detrás de palabras de disculpa. Estaba tan sorprendida que ni siquiera luchó demasiado cuando la princesa nohria se la llevó de allí entre una miríada de excusas.  

Una vez se hubieron alejado lo suficiente, y Veronica pudo asimilar lo que había pasado, sus cejas se fruncieron con tanta seriedad que una arruga marcada apareció en su frente. La princesa la había hecho quedar como una mentirosa y una niña inmadura y fantasiosa, algo que no le gustaba nada de nada. Además había cubierto su verdadera identidad con falsedades, un caso que la sacerdotisa nunca había hecho en su vida. ¿Qué razones habría tenido antes? Había sido una niña noble que apenas había salido de su fuerte, y solo recientemente había ido a otro país. Ella era Veronica de Nohr, Señora de Emblia, Suma Sacerdotisa de Anankos y próxima conquistadora nohria. No tenía motivos para no sentirse más que orgullosa por su nombre y sus títulos, por lo que los ostentaba cada vez que podía. Su madre le había instaurado un gran sentimiento de orgullo propio, pero también le había dicho que tuviera cuidado, pues los enemigos de Nohr eran muchos y podían tratar de atentar contra alguien como ella. No había tomado en cuenta esa lección al tratar de inscribirse. Estaba confundida sobre cual hubiera sido el modo correcto de obrar.

Fue a alzar la voz para exponer sus inquietudes y quejarse por el poco honor nohrio demostrado, en su opinión Corrin debería haber acudido en su ayuda y haberles convencido de que dejaran participar a Veronica, pero la princesa la mandó callar con un gesto que dejó a la niña con la palabra en la boca. Tras una breve batalla de miradas, en las que Veronica juzgó a su oponente, asintió con la cabeza y dijo con voz seria pero pasiva: Dos manzanas de caramelo y una vuelta en caballo. No acepto menos porque me ha puesto un nombre horrible que rima con liendre. Podría haber elegido algo más elegante. – hizo un puchero que denotaba su enfado y después, con un suspiro de resignación, se alisó las ropas que se habían quedado algo arrugadas del agarre de la mayor. – Es injusto. Todos participan menos yo. – alzó la mirada rojiza y la posó en la de Corrin. - ¿También va a participar? – y la pregunta le sabía a cenizas en la boca. Por supuesto que sentía envidia porque nunca era incluida en nada y por una vez le hubiera gustado que fuera diferente. Sin embargo, su rostro siguió igual de neutro y apático que siempre.

Evaluó a la princesa. No sabía mucho de ella, todo fuera dicho. La había visto por el castillo Krakenburg, pero aún no habían tenido ninguna conversación propiamente dicha. Suponía que debía de ser fuerte al ser parte de la realeza de Nohr y que había ido allí junto con sus hermanos. Sin invitarla a ella. Si corrin participaba vería su combate. Al menos eso debía de ser divertido, y aunque le carcomía no poder ser ella uno de los contrincantes, al menos se contentaría con ver ganar a las personas de su propia patria. Eso fue lo único que la animó. Y además no estoy sola, han venido mi gente de Emblia conmigo. – Al salir corriendo Corrin con la sacerdotisa, los soldados se habían quedado atrás, pero ahora aguardaban tranquilos a pocos metros. Habían reconocido a la princesa y, puesto que no era una amenaza y su señora estaba hablando con ella con tranquilidad, no habían intervenido. Y también he venido con Feh. Ahora está cazando. Luego vendrá a buscarme en las gradas.
Veronica
Veronica
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Sacerdotisa de Anankos

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Tomo de ruina [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Gema Opaca
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] Tomo-1

Experiencia :
[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] IN979RC

Gold :
1764


Volver arriba Ir abajo

[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] Empty Re: [Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin]

Mensaje por Corrin el Dom Dic 23, 2018 10:08 pm

Todavía sentía como su corazón latía acelerado a consecuencia de lo que podía haber sido una tragedia para la casa real nohria. Que una jovencita que se hallaba a su cuidado resultase herida, o incluso una consecuencia aún peor, no daría buena imagen de su familia. Por ese motivo se sentía en la necesidad de velar por la joven sacerdotisa, a pesar de que solamente la había visto a lo lejos en algunas ocasiones, sin haber tenido oportunidad de intercambiar palabras con la menor. Con una mano en el pecho, suspiró aliviada cuando las pretensiones, demasiado ambiciosas para la niña, parecieron ser llevadas de sus pensamientos por la fina brisa feroxí –De acuerdo, de acuerdo, os lo compraré, lo prometo –Ocultó un pequeño mohín interno. No le quedaban demasiados ahorros con los que había partido desde Nohr, pero lo suficiente como para regalarle a la menor lo que había pedido –Y es que no se me ha ocurrido nada mejor en ese momento… –Se rascó la mejilla con el dedo índice, intentando no reírse ante la comparación con las liendres.

Miró hacia ambos lados antes de darse el lujo de relajarse por completo. No había ojos curiosos que siguieran su camino, tampoco miradas indiscretas ni comentarios cuyo mensaje estuviera relacionado con ambas, más allá de los guardias personales que acompañaban a Veronica. Debería agradecerle a Anankos, pero simplemente lo dejó estar. Señaló hacia una dirección tranquila, más alejada del barullo y del gentío que se arremolinaban en la zona de la arena, deseos de seguir observando los combates, de mantenerse entretenidos para así olvidar las sombras que los acechaban a todos desde la distancia.

Quizás es que no reunís lo requisitos necesarios para participar en el torneo, ¿os habéis leído las bases? Y lo que es más importante, ¿habéis considerado qué imagen daría el reino de Nohr, si otros ven que permiten a una jovencita combatir? –Dio un par de golpes de cabeza a cada lado. No pretendía herir los sentimientos de la menor, ya que no parecía estar actuando con maldad. Entendía cómo podía sentirse, intentando destacar y llamar la atención de aquellos más próximos a su persona, a las personas a quienes admiraba. La búsqueda de reconocimiento era algo que ella también había experimentado durante su encierro en la fortaleza del norte, así que tampoco podía regañar a la peliblanca. Si no, la hipocresía se apoderaría de sus actos. –Pues sí, yo sí estoy participando, pero lo hago con una identidad falsa porque no quiero causar problemas, en realidad… solo quiero saber cuán lejos puedo llegar –Y, si era posible, llegar incluso a enfrentarse a alguno de sus hermanos en un combate de verdad, más allá de un instructivo entrenamiento.

Finalmente, no tuvo más remedio que sonreír. En cierto modo le recordaba a su hermana menor, Elise, aunque más segura de sus decisiones y con un punto mayor de temeridad. Pero no dejaban de ser niñas, con sus comentarios tiernos. No obstante, no era la arrojada personalidad de la menor lo que más le había llamado la atención. No eran frecuentes las personas que nacían con orbes del color de la sangre, del mismo tono que caracterizaba a los mismísimos emergidos. En más de una ocasión había escuchado de ancianos que aquellos cuyos ojos fueran del mismo color que el fuego, portaban una especie de maldición. Jamás había hecho caso a tales habladurías, pero de alguna forma sentía que compartía una especie de vínculo con quienes habían nacido, como ella misma, con un tono tan peculiar. Pero el destino era caprichoso en ciertas ocasiones, y además había concedido a la joven de Emblia una tonalidad de cabello tan similar al suyo propio que podían trenzarlo junto sin ser confundido. ¿Casualidad? ¿Destino? ¿Mensaje de los dioses? Tragó saliva, pensando en cómo un día, sin mayores explicaciones, la menor había aparecido en el castillo de Krakenburg.

¿Qué te parece si mientras esperamos a que regrese tu amigo, vamos a ver alguno de los combates? Tengo entendido que el príncipe Xander participa hoy. Hace mucho que no veo a mi hermano, así que… en realidad me gustaría saber cuánto ha mejorado –Sonrió a la menor, intentando que no viera a través de sus palabras su propio deseo de observar el combate. No se había atrevido a acercarse a ellos, aun cuando se hospedaban en el mismo hostal. Solamente Seimei, el fiel acompañante del heredero de Nohr, era el único que conocía la situación –De camino al estadio, ahora que se han calmado los ánimos, podemos comprar esas manzanas de caramelo, ¿trato hecho?
Corrin
Corrin
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Great Lord | Manakete

Cargo :
Princesa de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
DragonStone [4]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.
.

Support :
Alanna [Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] JEIjc1v
Marc [Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] JEIjc1v

Especialización :
[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] Espada%202[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] Piedra-1

Experiencia :
[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] LPF2zQh

Gold :
2350


Volver arriba Ir abajo

[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] Empty Re: [Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin]

Mensaje por Veronica el Miér Mayo 01, 2019 4:34 pm

Veronica se cruzó de brazos y miró hacia otro lado ante las preguntas de la princesa. Hizo un puchero, porque le daba vergüenza admitir que tampoco sabía mucho de lo que allí sucedía. Había ido al torneo sin saber demasiado de qué iba el asunto. Solo sabía que había mucha gente que participaba, incluyendo guerreros de Nohr como el príncipe Xander y que se había prometido una jugosa recompensa para el vencedor o vencedora. Ella también quería ser una de las caras conocidas de su país, probarse en un duelo frente a adversarios de toda clase y nacionalidad. –Si una persona joven participa y gana, ¿no sería un ejemplo de la grandeza de Nohr? Yo soy fuerte, habría podido ganar a mis adversarios y hacer que todos estuvierais orgullosos, habría traído gloria a Nohr. – musitó con los ojos entornados, las cejas blancas fruncidas con desagrado e impotencia. Si tan solo hubiera partido antes de Krakenburg, seguramente se hubiera podido apuntar al torneo. Podría haber mentido sobre su edad, seguramente muchos otros lo hacían. La misma princesa Corrin había dado una identidad falsa, seguro que se podía haber salido con la suya. Pero ahora era demasiado tarde.

–¿Por qué ibas a causar problemas? Eres una princesa, puedes hacer lo que quieras –añadió con un tono infantil y algo pedante, de un momento a otro se había olvidado de hablar con corrección a una persona de rango más alto que el suyo. Aunque hubiera sido criada como una noble, no sabía demasiado de las labores de una princesa, pero Veronica suponía que no debía ser muy diferente a lo que había visto en la capital. Realmente no entendía esa forma de actuar. Los Nohrios debían estar orgullosos de su herencia, como ella. Y una princesa de Nohr era una princesa de Nohr. Incluso en territorios de adeptos de Naga, nadie se atrevería a hacer daño o molestar a una figura tan importante. Y, sobre todo, estaba segura de que la princesa Corrin podría perfectamente hacer frente a los enemigos que tratasen de enfrentarse a ella. Si Veronica tuviera la oportunidad de participar, diría quién era sin dudarlo para que todos pudieran respetarla, conocerla y temerla. La conquistadora más joven de Nohr.

Estaba tan metida en sus pensamientos, tan contrariada por no poder participar en el evento, que una energía oscura comenzó a hacerse patente a su alrededor. Veronica no fue consciente de ello, pero de un momento a otro su magia empezó a intimidar y aterrar a la gente en mayor proximidad a la joven bruja. Los transeúntes más cercanos comenzaron a temblar y se vieron incapaces de moverse de su sitio. Durante los segundos en los que su habilidad como maga oscura se hizo presente, un silencio sepulcral se extendió por su zona. Nadie entendía lo que les sucedía, pero más de uno miró alrededor como si pensara ver de repente la figura siniestra de un grimleal. Sin embargo, no había nadie extraño en la periferia, nadie sospecharía de una jovencita y una niña. No obstante, en cuanto los guardias comenzaron a interesarse por lo que sucedía allí, Corrin le habló y Veronica dejó de liberar aquella energía nociva y terrible, propia de los magos oscuros. Miró a la mayor tras un breve parpadeo.

–Oh, ¿el príncipe Xander?... sí que me gustaría verle pelear. ¿Quién es su adversario? Seguro que no es tan fuerte como él –dijo, esta vez de forma mucho más emocionada, se podía intuir una gran ilusión en sus ojos. Así, su habilidad desapareció por entero, tan rápida como había llegado. Comenzó a caminar con la princesa allá donde estaban los puestos de comida. –Las mejores manzanas son las de allí, las he visto al llegar. Feh es mi amiga, por cierto, y podrá encontrarme donde sea. Es mi familiar, al fin y al cabo… –dijo como si esa explicación fuera lo más entendible del mundo–. ¿Y tu oponente, es fuerte?, ¿sabes quién es?–. Tenía un poco de envidia, pero al menos la princesa Corrin no se lo había restregado por la cara, y la verdad era que estaba feliz porque la hubiera invitado a ir con ella a ver los combates y compartir unas manzanas de caramelo. Su felicidad no era muy obvia para los que no la conocieran, pero sus mejillas estaban algo sonrosadas y hasta había perdido la conocida arruga sobre la frente. Estaba tranquila, ya no quedaba rastro del mal augurio a su alrededor, y la gente había continuado con sus vidas como algo de mal cuerpo, pero sin formar una conmoción. Con tantos ánimos subidos por los combates, poco quedaba para preocuparse durante más de unos segundos.

El puesto de manzanas no estaba demasiado lejos y, debido a que había un combate empezado, no había tanta gente como hacía un rato. –¡Esas! ¡Quiero esas! –exclamó Veronica delante de la pequeña tienda. La señora que atendía sonrió a las dos y comentó que “era un placer atender a dos hermanitas tan adorables”. Veronica se ruborizó ante la comparación de la desconocida y miró un poco a Corrin por el rabillo del ojo. Era verdad que ambas se parecían bastante, pero ese era un pensamiento que no le gustaba mantener demasiado, pues le provocaba una gran melancolía. No le quedaba nadie vivo de su familia, por mucho que ella deseara que no fuera así. No tenía primos ni hermanos, y su padre era una figura ausente y desconocida, de la que apenas sabía nada salvo que había sido un plegiano cualquiera. Sin notar demasiado el ánimo de la pequeña, la mujer comenzó a explicar su producto: manzanas rojas y verdes cubiertas de un caramelo de aspecto lustroso. También llevaban miel y, algunas, estaban rebozadas en frutos secos como cacahuetes, nueces o almendras. Veronica no sabía lo que eran esas frutas de las que hablaba, pero quería una manzana de esas. Señaló una de cacahuete con el rostro aún rojo.
Veronica
Veronica
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Sacerdotisa de Anankos

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Tomo de ruina [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Gema Opaca
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] Tomo-1

Experiencia :
[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] IN979RC

Gold :
1764


Volver arriba Ir abajo

[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] Empty Re: [Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin]

Mensaje por Corrin el Lun Jul 15, 2019 4:53 pm

Por mucho que tratase de mantener el semblante serio, la personalidad tan arrolladora de la menor provocaba que se le escapase una sonrisa. Se estaba mordiendo el labio por dentro para que no fuera demasiado obvio, pero tanto los nervios por las cuestiones de la joven como la ternura aumentaban a partes iguales y proporcionales. Se llevó una mano a la cabeza, deslizando la mano entre uno de sus muchos largos mechones blanquecinos –Estoy más que segura, Veronica, de que serás una grandísima guerrera de Nohr, pero este no es el mejor de los escenarios para que te des a conocer, ¿no crees? Pienso que sería muchísimo más impresionante en una campaña en un lugar importante, donde tus hazañas resuenen con eco allá donde vayas después –Al igual que la menor, había optado por un vocabulario mucho más informal. Siempre le había parecido un poco lejano tener que hablar midiendo sus palabras, no era sinónimo de cercanía, como se recomendaba hablar con los menores. Uno no podía ganarse la confianza de las nuevas generaciones si se mostraba tan distante.

Y cada pregunta era aún más terrible que la anterior. Ser rey, reina, príncipe o princesa consistía en mucho más que portar un título, que en ordenar a los súbditos, que deambular de un lado para otro actuando según sus propios intereses. No. Había aprendido con el tiempo que acarreaba más peso de lo parecía en un primer momento, que nada era tan sencillo y que cualquier acción, por minúscula que fuera, podía desencadenar una serie de consecuencias terribles. ¡No era nada sencillo pertenecer a la realeza! Si bien era cierto que al no tratarse de la heredera sus preocupaciones eran mucho menores y su influencia no llegaba al mismo nivel que el de Xander, cada uno de sus actos traería consigo una reacción –No todo es tan sencillo, ojalá solo fuera el poder hacer lo que uno quiera, pero siempre hay que velar primero por el reino, y no podemos hacer nada que le deje en mal lugar, mejor ir con pies de plomo –Tuvo que reír un poco al añadir la última coletilla. No es que una persona que caminaba descalza fuera la más indicada para el uso de dichas palabras, pero siempre tenía cuidado de los suelos por los que pisaba. Podía servir como analogía.

Esperaba ser capaz de calmar el mal humor que parecía corroer por dentro a la joven peliblanca. No estaba segura de estar usando las palabras correctas, pero trataría de ser lo más cercana posible con aquella niña. De nada le servía ser como los adultos, dando órdenes sin ton ni son. Esos niños tan echados para delante necesitaban de alguien a su lado, que los guiase mientras continuaban desarrollando su potencial. Como un buen amigo, pero que a la vez fuera capaz de mantenerlos en el camino adecuado. Corrin asintió para sí misma, esa idea le gustaba.

El corazón comenzó a latirle con un poco más de fuerza ante la mención de su hermano mayor. Aun cuando su relación no se encontraba en el mejor de los momentos, sobre todo si se tenía en cuenta lo cercanos que eran cuando aún se encontraba en la fortaleza del norte, no dejaba de sentir orgullo cada vez que escuchaba pronunciar su nombre. Una sonrisa más pronunciada apareció en su rostro, asintiendo con la cabeza a las palabras de la maga –¡Desde luego que no! Nadie puede ser más fuerte que el príncipe Xander, sea quien sea no tendrá ni una sola oportunidad –Le guiño en ojo, dándole a entender que pensaban exactamente de la misma manera –Creo recordar un nombre extraño, ¿quizás pertenezca a una de esas bestias que han aparecido recientemente por aquí? –Tragó saliva al mencionar a las “bestias”. No dejaba de ser bastante hipócrita cuando ella misma podía considerarse en parte como tal. Los laguz eran bastante infrecuentes en todo el territorio de Akaneia, así que cualquier aparición que llevasen a cabo sería recordada por el público de la arena –En cuanto a mí oponente creo que puedo decir lo mismo, solo sé que es otra mujer, pero no he conseguido más información, ¡espero que me vaya bien! –Cruzó los dedos de ambas manos en señal de ayuda mientras miraba de reojo al animal acompañante de la sacerdotisa. Curioso.

Una vez hubieron llegado al puesto de manzanas se llevó una mano al saquito de monedas que colgaba, semi escondido, en la parte trasera de su armadura. Estaba a buen recaudo teniendo en cuenta que la capa tapaba toda su espalda, casi hasta los pies, así que no se preocupaba por las manos largas de los bandidos. Se llevó una mano al mentón mientras miraba los distintos productos que ofrecía. Estaba concentrada, y por ello necesitó unos segundos para comprender el sentido de las palabras de la mujer –A-ah, no señora, se equivoca, no somos hermanas en realidad, pero me encargaré de cuidar de ella como si lo fuera –Le lanzó una mirada cómplice a la peliblanca, señalando después la misma manzana que ella –¿Podría ser tan amable de darme esta manzana? –Todavía le faltaba una para cumplir con la promesa que había hecho momentos atrás, por lo que también señaló otra, un poco diferente –¿Y qué te parece esta otra con miel y nueces? Seguro que también tiene buena pinta –No esperó más antes de pagar su deuda con la anciana, suspirando al apenas notar peso en la bolsita de cuero que contenía el dinero. Por lo menos había hecho feliz a una persona en el mundo, o eso parecía.

Con la cabeza, hizo una pequeña señal hacia el grandioso edificio donde pronto comenzarían los combates –¿Vamos ya? –La nueva ronda estaría a punto de comenzar, y los combates individuales tenían intención de ser mucho más interesante y feroces que la ronda anterior. ¡Estaba incluso nerviosa! Y eso que no iba a ser ella quien luchara, todavía.
Corrin
Corrin
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Great Lord | Manakete

Cargo :
Princesa de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
DragonStone [4]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.
.

Support :
Alanna [Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] JEIjc1v
Marc [Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] JEIjc1v

Especialización :
[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] Espada%202[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] Piedra-1

Experiencia :
[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] LPF2zQh

Gold :
2350


Volver arriba Ir abajo

[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] Empty Re: [Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin]

Mensaje por Veronica el Mar Oct 08, 2019 3:19 pm

Veronica tuvo que reprimir las lágrimas ante las palabras de la princesa Corrin. La había llamado hermana, hermana de elección, pues no lo eran de sangre. Y había admitido que la iba a cuidar y proteger como si fueran familia aunque hacía muy poco que se conocían. A la joven bruja le transmitió una calidez ajena, extraña y, aun así, tan bienvenida que le llenó el pecho de la súbita necesidad de llorar. Tragó saliva y miró al suelo, la piel de sus mejillas tan roja que se le subió hasta las orejas y le bajó por el pequeño cuello. Ni siquiera pudo responder a la pregunta de Corrin por la vergüenza tan grande que sentía, así que se limitó a asentir y girar un poco la cara para esconderla tras un mechón de su cabellera blanca. Cuando la señora del puesto le tendió la manzana de caramelo que había pedido, Veronica la agarró por la parte baja del palo y musitó lo que pareció ser un agradecimiento, aunque lo dijo con voz tan suave que solo el cuello de su traje pudo escucharlo.  

Madre habría pensado que era patética por ponerse así por un poco de afecto, como otras veces que había sucedido en su infancia. “No te quieren de verdad, Veronica, solo te quieren porque serás señora de Emblia y una sacerdotisa importante”, le solía decir. Y, sin embargo,  ¿qué tendría que ganar una princesa de ello? ¿o el príncipe Xander? Tenían mucho más poder político y físico que ella. Todos sabían que la realeza de Nohr eran grandes combatientes y guerreros. Gracias a ellos Nohr se había expandido por Hoshido y Grannvale, territorios de la Falsa Diosa y, por tanto, enemigos directos de Anankos y la cultura nohria. Ella, en cambio, su única hazaña militar había sido defender su hogar y a sí misma de los emergidos. Y, aunque a Veronica no le parecía una tontería, palidecía en comparación a sus príncipes y princesas. ¿Acaso no podían ser amables con ella porque sí…? El príncipe Xander la había invitado a Krakenburg y la había acogido bajo su ala desde un primer momento, incluso si Veronica no había ido a la capital sabiendo si una maravilla así sucedería o no. Y Corrin le había comprado unas manzanas de caramelo y la había llamado casi-hermana, aunque bien podría haberse negado a ambas cosas.

¿Tan malo y erróneo era pensar que personas así podían ser amables con ella, tener algún tipo de afecto verdadero? Una parte pequeña de Veronica anhelaba y luchaba por ese reconocimiento, aunque siempre había una sombra en su cabeza con la voz de madre. La lucha entre ambas la confundía. Y, como sintiendo el ánimo de su dueña, Feh hizo aparición entre las cabezas de la gente. Extendió las alas ante los gritos alarmados y, con facilidad, se posó en el hombro de Veronica. De inmediato, la niña comenzó a acariciarla con la mano que tenía libre y apoyo la cabeza en el plumaje blanco del ave. –¡Feh! Me alegra tanto verte… –le dijo. Casi como si de magia se tratara, el humor amargo de Veronica se evaporó y volvió a sonreír con ganas, tímida en sus gestos más cariñosos. La buhita rebozó su cabeza contra la de su dueña y emitió unos sonidos de aprecio con su pico. Lo tenía algo manchado de sangre, así que Veronica trató de limpiarla un poco con la manga de su vestido, aunque no le pudo quitar mucho. –Feh, vamos a ver ahora a Xander con Corrin. Mira, me ha comprado una manzana, pero no te la puedes comer, es para que compartamos Corrin y yo.

Totalmente lista, Veronica acompañó a la princesa hacia la entrada de la Arena. El Coliseo era enorme. Nunca antes había visto una estructura así. Había gente que empujaba y familias enteras que se agolpaban para poder encontrar el mejor sitio desde el que ver el enfrentamiento siguiente. Hubo un momento en el que Veronica incluso se pegó a Corrin y le agarró de la capa con una mano para no perderse. Le habría dado la mano, como había sido su intención primera, pero la vergüenza y la voz de su madre le impidieron tal muestra de cercanía. Por suerte, pronto pudieron encontrar un sitio para las dos, aunque algo pegadas al resto de la gente. Al menos la presencia de Feh aleteando alejaba a aquellos que quisieran acercarse demasiado a Veronica. Más tranquila una vez sentada (y viendo que no había nadie muy alto delante de ella que le bloqueara la vista), Veronica por fin respiró tranquila. Aunque pronto empezó a latirle el corazón con fuerza. La emoción le hizo comerse gran parte de la manzana antes incluso de que anunciaran los nombres de los participantes. Para cuando llegó la banda de música, solo quedaba una mitad que pertenecía a Corrin y a la que le dio el palito para que se comiera su parte. Había incluso un espectáculo con un bailarín para amenizar. O no. ¡Era la introducción de uno de los combatientes!

–Por Anankos. ¿Los de Altea han mandado a su mascota-bailarín a pelear? Pfff. Va a morir. ¡Es una vergüenza que manden a su perro y le dejen participar y a mí no! –exclamó indignada y, desde el principio, deseó que perdiera a favor del príncipe Xander. Al príncipe no le acompañaba ningún tipo de música ni tampoco los títulos, pero Veronica se levantó de su sitio y empezó a aplaudir con fuerza y el rostro muy serio. ¡TÚ PUEDES, XANDER! ¡DERROTA A ESE SUBHUMANO! ¡VAMOS, TIZÓN! –Porque el caballo también se merecía palabras de ánimo.
Veronica
Veronica
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Sacerdotisa de Anankos

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Tomo de ruina [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Gema Opaca
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] Tomo-1

Experiencia :
[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] IN979RC

Gold :
1764


Volver arriba Ir abajo

[Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin] Empty Re: [Social] The world is gonna know your name. [Priv. Corrin]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.