Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Empty [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri]

Mensaje por Lyndis el Lun Jul 23, 2018 11:10 pm

El dolor de cabeza no ayudaba en nada a lograr orientarse entre el tumulto de gente que agolpaba en las calles de Regna Ferox esos días. Había pensado levantarse temprano para evitar el mayor movimiento de gente pero... Era en vano lamentarse por cosas que ya no podía cambiar.

Debía vivir con las consecuencias y resignarse.

Con su combate terminado el día anterior, tenía el día libre hasta su siguiente encuentro. No había logrado ver el combate de su siguiente oponente pero segun le comentó Luz era un mago osc---arcano! ¡Arcano!

Aquellos magos eran oponentes de temer, habiendo ya visto su magia en acción en repetidas oportunidades. Era... distinta a los otras magias. Era... dificil de describir, y pensar en ella le daba escalofríos.

Aun si su portador era una persona como su querido amigo, le costaba terminar de ver aquella magia con buenos ojos. Sabía que por usarlas no les hacía malvados pero...

Desde el rabillo de su ojo le pareció ver lo que buscaba y, tras abrirse paso con dificultad entre la manada de personas que le intentaban guiar en la posición opuesta, logró llegar a su destino.

Una pequeña callejuela se extendía a la sombra de dos edificios y, en una pendiente en baja en su mayoría leve, decena de puestos se extendían a diestra y siniestra por donde el ojo percibiera. Era... era...

Demasiado distinto a lo que su mente había creido ver hacía unos días. Sin duda era un bazar pero... Lejos estaba de aquel sentimiento hogareño del de Bulgar.

Un suspiro partió de sus labios y dejó ir su decepción en aquella pequeña brisa que con dificultad se colaba entre el pequeño espacio entre las cabezas del mar de personas. Ya que estaba allí disfrutaría.

Su bolsa pocas monedas tenía para tal faena pero... Encontrar aquellos pequeños tesoros ocultos era parte de la gracia de la experiencia ¡Iría a por la aventura!
Lyndis
Lyndis
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord | Paladin

Cargo :
Heredera a Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Esp. de plata [1]
Tónico de res. [1]
Espada de plata [6]
Escrito Mìtico
Gema de ascuas

Support :
Eliwood [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v
Sindri [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v
Luzrov [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] OaIUyNL
Khigu [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Iwzg0SR

Especialización :
[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Espada-4[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Arco1

Experiencia :
[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] YvwSTdF

Gold :
2034


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri]

Mensaje por Sindri el Sáb Jul 28, 2018 8:55 pm

Cuentan los libros de historia que Cadmo, uno de los reyes míticos de la tierra rota que es Lycia hoy en día, quiso asentar la capital de su imperio cerca de unos manantiales de una agua tan cristalina y pura que podía reflejar todas y cada una de las estrellas del cielo nocturno. Pero un dragón antiguo de los que aterrorizaban Elibe se había alojado en una cueva cerca del manantial y no permitía que absolutamente nadie se acercase sin pagar unas terribles consecuencias. Para derrotarlo, el rey Cadmo envió a sus compañeros héroes más poderosos uno a uno a la cueva del dragón, pero ninguno de ellos fue rival para la bestia, quién acabó con ellos sin piedad alguna. Cuando no quedó nadie a su lado, el mismísimo Cadmo se dirigió al hogar del monstruo y, tras una lucha que duró tres días y tres noches, acabó cercenando la cabeza del dragón. Pero una vez comenzó a construir su ciudad, se dio cuenta con gran pesar en su corazón que no quedaba nadie vivo que pudiera vivir en el lugar que había elegido. Por eso se conoce como victoria cadmea aquella que porta la más total y absoluta ruina al vencedor.

Por otro lado, un legendario rey de Etruria, Pirro, trató de aplastar la Liga de Lycia en sus inicios, temeroso que tal unión podría significar una amenaza para su país en el futuro y para ello marchó con un enorme contingente de soldados hacia el sur. Su meticulosa campaña duró años y, tras cientos de batallas en el territorio septentrional de Lycia, el rey Pirro pudo romper la última defensa de los recién fundados marquesados con una carga sin igual de caballería e infantería, emergiéndose como el vencedor de aquella cruel guerra. Pero invirtió tanto esfuerzo, tantos soldados y tantos recursos en aquella guerra que, durante los diez años siguientes, la gente de Etruria padeció hambre, penuria y desesperación. Huelga decir que el rey Pirro de Etruria fue extremadamente impopular y su reinado se vio borrado de los anales de la historia de su país tras su muerte. Sin embargo, en Lycia pasó a llamarse victoria pírrica aquella que le cuesta al vencedor tanto como lo hubiera hecho una derrota.

Cadmea o pírrica no eran buenos nombres para lo que Sindri sentía sobre su victoria en el Coliseo de Regna Ferox, pero se le acercaban bastante. “Victoria vacía” o “victoria vacua”, quizá. Se consolaba un poco en que nadie usaría “victoria sindrina” para referirse a lo que estaba pasando por su cabeza en aquellos momentos. Una parte de él que creía sepultada en la Oscuridad había resurgido con fuerza, demandando explicaciones por su comportamiento en el combate. ¿Acaso la Custodia Alanna no necesitaba más la victoria? ¿Acaso su cometido no era mucho más noble que el suyo? ¿Y no eran los nobles actos los que debían prosperar al final? Sin embargo, su otra mitad se limitaba a contestar que la victoria era para aquel que ganaba el combate y que el resto no era su problema. Necesitaba dar una vuelta para aclarar su cabeza y, puesto que no habría más combates con los que mantenerse ocupado durante un tiempo, lo único que le quedaba era explorar un poco la capital de Regna Ferox.

La Colonia de la Cascada era un recuerdo más que Altea no había liberado a Regna Ferox sino que la había conquistado aprovechando su momento de debilidad. Seguro que muchos alteanos se jactaban de “haberla salvado”, pero ningún salvador dedicaba tanto esfuerzo y empeño en imponer sus culturas y sus leyes en terreno recién ocupado. Ni tampoco divergiría tantos recursos en la construcción de una ciudadela obscenamente fastuosa, que casaba tan bien con la arquitectura feroxí como un gato en una jauría de perros de caza. No es que el hechicero tuviera nada en contra que un país conquistara a otro, era algo completamente normal y corriente y sucedía muy a menudo… pero lo menos que podría hacer Altea era reconocer que estaban haciendo tal cosa y no tratar de quedar como los “Libertadores de Regna Ferox” cuando ningún país se tragaba tal patraña. Especialmente no Regna Ferox.

Aunque, hay que reconocerlo, saben montar un buen bazar. – concedió el muchacho una vez pudo acceder al mercado de la colonia, uno de los pocos lugares que le quedaban por ver. Más lujoso y menos feroxí, las paradas estaban bien estructuradas a los lados de una bien pavimentada calle, cada una a manos de un avispado comerciante cantando las virtudes de sus productos. Frutas que no supo identificar, verduras, carne en salazón, telas de todos los colores imaginables, tallas de madera, instrumentos de metal y de acero… cada tenderete era un mundo distinto que prometía artículos de relativa calidad a un relativo buen precio.

Los colores y los olores se mezclaron rápidamente mientras el Hechicero comenzó a recorrer el mercado sin buscar nada en concreto. Bien cubierto con su capa púrpura y con la capucha tapándole de los rayos del inclemente sol de mediodía, el muchacho estaba más que preparado para perderse entre las tiendas durante horas.
Sindri
Sindri
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Nosferatu [2]
Tomo de Archfire [1]
Náströnd [4]
Protección de Mila
Báculo de Heal [2]
Tomo de Light [4]

Support :
Lyndis [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v
Khigu [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v
Hrist [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Tomo-4[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Staff-1

Experiencia :
[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] LPF2zQh

Gold :
2674


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri]

Mensaje por Lyndis el Mar Sep 18, 2018 8:20 pm

Por el estilo de Regna Ferox y sus habitantes su imaginación se había dejado ir y había envisionado un segundo Bulgar pero lo que presentaba... Le recordaba más al castillo de la realeza alteana que al escapismo que deseaba encontrar.

Luchó contra sus instintos e intento ver todo de forma positiva y en cuanto comenzó a hurgar entre pilas de pieles, extraños objetos y raros frascos de colores comenzó a sentirse nuevamente en su ambiente.

Aunque nunca la mejor comerciante, había ganado aun más experiencia al negociar en Caelin donde hasta la ultima pieza de oro había que exprimirla lo  más posible y a los pocos instantes se encontró a si misma regateando por una pequeña bolsa de hierbas varias de la región ¡Un pequeño presente para Luz! Al fin y al cabo era ella quien se encargaría de la cocina una vez volvieran al camino tras terminar el torneo.

Con su compra segura, se puso ojear una serie de cuchillos que decían venían de una perdida ciudad en el desierto de Jehanna (que hoy día ya podía identificar donde se encontraba en un mapa) cuando algo le llamó la atención del rabillo del ojo.

¡Libros!

Y aunque no sentía afición alguna a ellos, comprendía su utilidad más que nunca sin duda pero aquello no era suficiente para ganar su afecto, le llamó la atención otro gran detalle ¡Podía leerlos!

Antes simples garabatos, ahora los grabados e inscripciones en sus coberturas de cuero le hablaban. El libro azul era ahora "Un diario de viaje en tierras salvajes" ¡Oh! Ese rojo brillante era sobre algo de política... No recordaba como leer aquella palabra exacta pero le había visto en sus clases con Luz. Y... ¡Caballos! ... ¿Monta humana?

En algun punto había terminado enfrente del puesto y se encontraba inspeccionando la extraña cobertura teñida de negro con tercipelo rojo adornando las esquinas.

¿Había gente que usaba humanos de monturas?

Un humano no podía correr tan rápido como un caballo por tanto tiempo... Sonaba poco útil...

El vendedor parecía verle nervioso tras que tomara el tomo, ni bien notarlo Lyndis alzó una ceja en respuesta clavando su mirada en él en busca de respuestas ¿Acaso era algun tomo mágico extraño...?

¡Quizás sería util en su próxima batalla del torneo!

Con preguntas y dudas de si los magos arcanos montaban a caballo, se dispuso a abrir una pagina al azar y revisarlo...
Lyndis
Lyndis
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord | Paladin

Cargo :
Heredera a Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Esp. de plata [1]
Tónico de res. [1]
Espada de plata [6]
Escrito Mìtico
Gema de ascuas

Support :
Eliwood [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v
Sindri [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v
Luzrov [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] OaIUyNL
Khigu [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Iwzg0SR

Especialización :
[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Espada-4[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Arco1

Experiencia :
[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] YvwSTdF

Gold :
2034


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri]

Mensaje por Sindri el Jue Sep 27, 2018 7:45 pm

La primera parada pertenecía a un cazador experimentado que presumía de sus piezas con el pecho inflado y una voz vigorosa. Una casucha cruda y ruda pero, a todas vistas, resistente de madera vieja instalada contra la pared de una de los nuevos edificios de la Colonia de la Cascada. Costaba creer que la persona que hacía aspavientos y gritaba a todo pulmón fuera cazador: era un hombre extremadamente musculoso y corpulento, algo que difería con la visión del arquero nervudo y ágil que siempre había tenido el Hechicero en mente. Pero, viendo lo que ofrecía al público, era completamente indudable la habilidad de aquel hombre para abatir todo tipo de animales. Enormes trozos de carne fresca y estaban expuestos a plena luz del día, algunos todavía rezumando sangre que empapaba las cajas de madera y las teñía de carmesí oscuro. Del techo colgaban pequeñas cuerdas atadas a fragantes piezas de carne en salazón de todo tipo que prometían ser un sabroso tentempié con la capacidad de ser comestibles durante meses. Justo cuando Sindri pasó por su lado, el hombre estaba alardeando de la dificultad de cazar su última presa, un enorme jabalí, con la larguísima lanza que llevaba a su espalda. Una historia llena de coraje y determinación que al muchacho le hubiera gustado escuchar, pero se forzó a continuar la marcha. Bien sabía que si se quedaba atrapado en la aglomeración de jóvenes impresionables y muchachitas impresionadas no podría avanzar ni un milímetro más en toda la tarde.

El siguiente puesto era muy distinto al anterior. El olor a carne cruda y sangre cambió por un almizcle dulzón y pesado en los pulmones. Varitas de madera misteriosas ardían sin llama (pero con un fino humo) en un recipiente de arcilla de forma alargada y extraña, casi como si fuera una cuña o un plato de alguna clase. Ahora se encontraba delante de una pequeña paradita de madera oscura pintada a conciencia contenía todo de frascos de cristal y de barro en ella de todos los colores y tamaños imaginables, la mayoría sellados con un pulcro tapón de cera. El hombre que había detrás del mostrador portaba unas ropas exóticas y de vivos colores, y apremiaba a cualquiera que se acercara a probar sus perfumes, para ellos o para ellas, para acontecimientos o para regalos. Ir siempre acicalado era algo importante, por lo que el estudiante de las Artes Arcanas solía llevar algunos productos de cosmética en su zurrón… pero en las botellitas que llevaba todavía quedaba algo de agua de violeta y agua de lavanda, por lo que no consideró prudente gastar su oro en más.

Y el tercer puesto... ¡Ah, libros! ¡Cuánto los había echado de menos! Una pequeña paradita repleta a rebosar con tomos de todo tipo mal organizados y casi sin ningún patrón a discernir en principio. Aunque, ahora que los miraba de cerca Sindri pudo observar que no estaban muy bien conservados, lo que le llevó a echar una mirada de reproche fugaz al tendedero… que ni se dio cuenta que estaba ahí puesto que estaba casi temblando mirando al frente, obviamente al borde de un ataque de nervios. ¿Qué estaba sucediendo ahí? Siguió con atención la mirada del espantado para encontrarse con una escena harto inusual. Una escena con dos focos de atención que merecían un estudio equilibrado a su manera.

Primero de todo, la persona que estaba tratando de abrir un tomo era ni más ni menos que Lyn de Sacae. No se encontraba del todo sorprendido, sabía del cierto que estaba ahí puesto que había asistido a su combate en la Gran Arena de Regna Ferox en calidad de espectador. Una batalla que recordaba que ella ganó. Obviamente, volvió a disparar la batería de preguntas en su mente: ¿Qué la habría traído a ella y a Luzrov Rulay a Regna Ferox? A él también lo había visto combatiendo en el coliseo, cosa que le extrañó muchísimo. ¿Habrían llegado sanos y salvos a Caelin? Aunque bien era cierto que si estaban aquí hoy nada malo les habría pasado por el camino. ¿Habría avanzado mucho el clérigo en el aprendizaje de la Magia de Luz? Preguntas, preguntas, pero no consideraba apropiado comenzar así una conversación.

Por otro lado, el libro que estaba sosteniendo era uno muy interesante. Justa de Pasión, si su memoria no le fallaba, escrito por la famosísima Madame Mercedes de Morcerf. Una novela subida de tono sobre la prohibida relación de amor entre una princesa a punto de casarse con alguien que detesta y un joven caballero intentando conseguir fama y fortuna yendo de justa en justa. Según la publicación trimestral no leída y de dudosa virtud La Viuda Impúdica (“Exposiciones para la noble de pensamiento, pero ágil de movimiento”) era “un clásico de novela que no podía faltar en el altillo donde nadie pudiera encontrarla. Cuatro pañuelos agitados escandalosamente de cinco”. ¡Obviamente que no había este tipo de libros en la Gran Biblioteca de Ilia escondidos estratégicamente entre estanterías! ¡Ni de publicaciones trimestrales fáciles de ocultar dentro de los horribles compendios de especies de caracoles de Elibe! Fuere como fuere, ese no era el libro que una señorita debía leer a plena luz del día, simplemente no era decoroso.

Así que ni corto ni perezoso dio un par de gambadas hacia la nómada y, con la autoridad conferida por la Gran Biblioteca de Ilia, posó su índice izquierdo en una esquina del libro sin apretar mucho. Un pequeño contratiempo si quería abrir la tapa del libro, pero no iba a impedirle nada por lo que no hizo fuerza alguna – Quizá prefiera dejar este tipo de lectura para otro momento, señorita Lyn. Consejo de bibliotecario. – mencionó con una voz repleta de buen humor tras dedicarle un fugaz guiño al tendedero.
Sindri
Sindri
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Nosferatu [2]
Tomo de Archfire [1]
Náströnd [4]
Protección de Mila
Báculo de Heal [2]
Tomo de Light [4]

Support :
Lyndis [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v
Khigu [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v
Hrist [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Tomo-4[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Staff-1

Experiencia :
[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] LPF2zQh

Gold :
2674


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri]

Mensaje por Lyndis el Sáb Jun 29, 2019 7:09 pm

El escuchar una voz conocida cambió por completo su mirada de confusión por una de alegria, exacerbada en cuanto vio la peculiar cara de su querido amigo de Illia.

-¡Sindri!- vociferó alegre, envolviendolo rápidamente en un abrazo y dando un giro con él, levantandolo del suelo unos centimetros antes de volver a dejarlo en su lugar original. -¿Que haces aqui? ¿Has venido a las calebraciones? ¡Tanto ha pasado desde que nos vimos!- comentó alegre, agitando su mano al hablar y notando nuevamente el peso del libro (y la mirada fulminante de su vendedor).

Tomandose un instante, observando el tomo nuevamente, procesó al fin las palabras que el pastor de libros... no ¡Bibliotecario! le había dicho.

Volvió a inspeccionar el libro, dandole una vuelta y otra y repasando nuevamente su titulo. Se encontraba ahora más curiosa y, si era posible, aun más confusa que antes. -¿Es una lectura acaso muy compleja?- preguntó, intentando esclarecer el asunto. Sabía que aun estaba lejos de dominar aquello de leer, había progresado bastante y la practica diaria que Luz le daba hacian que cada día le costara menos, pero aun había mucho por comprender de aquello.

¡Incluso su puño se había vuelto más firme para escribir! Aunque aun a veces se le olvidaba algun trazo en una que otra letra... Habia algunas que eran DEMASIADO parecidas para su gusto, con la cantidad de dibujos posibles y se habian decidido por esos...

!! ¿Quizás a aquello hacía alusión Sindri? Alternó su mirada entre el dueño del puesto y el mago arcano sintiendo que había algun tipo de complicidad o código entre ellos del que no estaba entendiendo, algo quizás que aun Luz no habia llegado a enseñarle.

-¿De que tipo de libro se trata? Si es para otro momento... ¿recomiendas que igualmente lo compre?- inquirió, preguntandose si acaso era una buena compra para mejorar su nivel a futuro. Por más que estuviera en Regna Ferox para no pensar en aquello... Tampoco podía escapar completamente a sus obligaciones.

Si aquello le hacía una mejor noble no tenía problemas en gastar lo que quedaba de su oro en él, era como invertir en una nueva espada... Solo que menos afilada y más contundente.
Lyndis
Lyndis
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord | Paladin

Cargo :
Heredera a Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Esp. de plata [1]
Tónico de res. [1]
Espada de plata [6]
Escrito Mìtico
Gema de ascuas

Support :
Eliwood [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v
Sindri [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v
Luzrov [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] OaIUyNL
Khigu [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Iwzg0SR

Especialización :
[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Espada-4[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Arco1

Experiencia :
[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] YvwSTdF

Gold :
2034


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri]

Mensaje por Sindri el Dom Jul 07, 2019 2:30 pm

El mismo que viste y calza, si no me he olvidado de algo. – mencionó el Hechicero de buen humor después que la mujer lo reconociera. No creyó haber cambiado mucho, pero oye, la Oscuridad da unos cambios de imagen brutales, especialmente en los departamentos relativos a la moda. El hecho que lo tocara y lo levantara le resultó… “cuco” por decirlo de alguna manera, pero su cara no pudo evitar mostrar algo de malcontento mientras la muestra de afección duró, aunque su expresión volvió rápidamente a la sonrisa neutra típica de Sindri en el momento que volvió a tener espacio personal. No podía evitarlo, simplemente detestaba cualquier tipo de contacto físico con absolutamente todo. Quizá venía por su educación en la corte de “mírame y no me toques”. Quizá fue alguna de las lecciones que aprendió durante sus tiempos mozos como estudiante de las Artes Arcanas. O, simplemente, detestaba tener que acicalarse la ropa y tener que estar atento a cualquier arruga que pudiera haber quedado en la ropa. Todo podía ser. Tal vez era un poco de todo. Fuera lo que fuera, ya había pasado, por lo que no había razón de seguir pensando en ello.

La pregunta que la sacaína le había presentado era bastante interesante puesto que ni siquiera él mismo le había prestado mucha atención. ¿Qué hacía él ahí, en Regna Ferox? ¿Qué, entre todas las cosas posibles, le había llevado a Regna Ferox en tan señaladas fechas? – ¿Turismo? – casi preguntó a modo de respuesta. Ni él mismo estaba seguro de porqué estaba ahí hoy. No tenía ninguna razón realmente para estar ahí. Nada le había llamado ni nada le ataba a quedarse ni un día más. ¿Un capricho? Simplemente había escuchado sobre las festividades que Altea estaba organizando en el país de Regna Ferox y, sin pensarlo mucho, se había subido a la primera caravana que viajaba hacia el país septentrional de Akaneia – Desde la caída de Ilia tengo mucho… “tiempo libre”, por decirlo de alguna manera medianamente correcta. Así pues, ¿Qué mejor manera de invertir el tiempo de uno que la búsqueda de conocimiento? – una descripción técnicamente correcta de a lo que se dedicaba hoy por hoy. Era el deber de todo hechicero que se preciase el recorrer el mundo entero dedicándose al estudio y al avance de las Artes Arcanas – Y, bueno, este tipo de celebraciones suelen atraer a personajes muy interesantes. Como a este buen hombre y vendedor de libros de gran valor, al que creo que se le saldrán los ojos de sus órbitas si sigue haciendo eso con el libro. – el amor de los bibliotecarios por sus libros sólo era comparado al de los vendedores por sus mercancías… siempre y cuando no estuvieran ya pagadas.

¡Oh! Por cierto, permítame felicitarla por su victoria en la Arena de Regna Ferox. Fue un maravilloso combate que verdaderamente fue interesantísimo de presenciar desde las gradas. – se refería, obviamente, a la batalla que había disputado la mujer de Sacae contra el Custodio Virion. Consideró cortés no mencionar el extraño comportamiento de su oponente, eso sí – Ah, antes que se me olvide, salude al Clérigo Rulay de mi parte, ¿Quiere? Es una verdadera pena que no haya podido pasar de ronda. Ya es mala suerte que el primer rival cuente con una espada mágica… un artefacto singular, desde luego. – aunque, en primer lugar y previo a todo lo demás, nunca hubiera esperado en absoluto que alguien tan pacífico como el Clérigo Luzrov Rulay se apuntase a algo tan belicoso como era un torneo, pero vamos, él no era nadie para opinar. Como tampoco era nadie para opinar de la… más que cuestionable vestimenta que había elegido para tal combate, o del hecho que dijeran que era una “dama” de Elimine. Lo que no cuestionaba ni por un segundo, todo sea dicho de paso, era el dominio de la magia del clérigo de Elimine… aquella barrera era digna de un taumaturgo de primera clase – Y, hablando de todo un poco, ¿Qué tal fue su viaje hasta Caelin? ¿Consiguieron llegar sanos y salvos a las tierras centrales de la Liga de Lycia? – inquirió, puesto que tenía muy buena memoria y recordó con mucha exactitud las palabras antes de partir en Bern. Y, bueno, su pregunta tenía un propósito subyacente: con un poco de suerte, quizá le podría contar alguna noticia nueva de Lycia, un lugar con el que no había tenido contacto en muchos años.

¿Compleja? No creo poder decir eso con la conciencia limpia. – había metáforas, claro, pero nunca consideraría algo así como “complejo”. Obviamente que había metáforas, mitad de la gracia era leerlas y entender a qué se estaban refiriendo en aquel preciso instante. O si eran metáforas de veras. Y, para que quede claro, el bibliotecario tan sólo había leído tal volumen para pasar el rato… si algo sobraba en una biblioteca eran libros, al fin y al cabo. Era broma, claro, ningún libro sobra jamásEs una novela romántica. Ya sabe, amoríos, problemas del corazón, palabras cursis y bonitas… “y vivieron felices y comieron perdices”. Ese tipo de historias. – si bien no estaba siendo exacto, sí que estaba siendo estrictamente correcto. Había amor y había romance, ninguna mentira ahí. También había muchas más cosas, claro, pero principalmente esas dos – El dinero es suyo, pero seguro que puede encontrar algún libro de aventuras y fantasía más divertido y emocionante en esa pila de ahí. – mencionó despreocupadamente, señalando una pequeña montañita de libros que había en el tenderete del nervioso vendedor. Es decir, seguro que debía tenerlos. No podía ser un mercader sólo de novela rosa, ¿verdad?
Sindri
Sindri
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Nosferatu [2]
Tomo de Archfire [1]
Náströnd [4]
Protección de Mila
Báculo de Heal [2]
Tomo de Light [4]

Support :
Lyndis [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v
Khigu [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v
Hrist [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Tomo-4[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Staff-1

Experiencia :
[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] LPF2zQh

Gold :
2674


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri]

Mensaje por Lyndis el Mar Jul 09, 2019 8:56 pm

Frunció los labios ante la mención de la caída del país al norte de Lycia. -Fue algo inesperado ver tantos emergidos marchar desde el norte, sí. Me alegra saber que no has sufrido del ataque, con tus viajes en busca de tomos imaginé que te había tomado aun fuera pero... Me alegra poder confirmarlo.- le dedicó una sonrisa cargada de cariño, dandole una palmada en el hombre afectivamente. Conocía además las capacidades de combate del bibliotecario ¡Le había visto atacar a un Wyvern en plena carga y acabarlo! Ni ella se consideraba capaz de algo así, sabía que no caería facilmente.

-¿Perdieron mucho con la caida de Illia? Me refiero... ¿Tienes donde quedarte? En Caelin no tenemos mucho pero un plato de comida caliente y un techo siempre estará esperandote allí en caso de necesitarlo- ofreció, su cara demostrando genuina preocupación por el futuro de su amigo. Se le veia bien y de buena cara pero... No podía dejar de pensar en lo dificil que sería el saber que ya no existía un hogar al que regresar...

Era algo que ella ya había vivido en el pasado y sabía no era sencillo.

La indicación sobre el libro le hizo notar que, rudamente, se encontraba aun agitando el tomo de lado a lado al hablar. Levemente sonrojada, lo dejó sobre la mesa junto a los otros llevando un suspiro de alivio del mercader. Soltó un escueto "lo siento", encogiendose levemente ante la culpa.

...Que duró poco, la mención de su victoria envalentolandola de nuevo, inflando su pecho orgullosa. -¡Fue un combate emocionante! Me impresionó su habilidad para disparar en corta distancia aun ante tanta presión ¡No se si yo podría hacerlo! Requiere un temple del que creo no soy portadora.- su tono era emocionado, sus manos se movian acompañando su animo ¡Tenía un respeto particular a los arqueros al fin y al cabo! Desde su llegada a Caelin había tenido más tiempo de mejorar su habilidad con los mismos y lentamente comenzaba a tener un cierto orgullo en la misma.

La mención de la batalla de Luz, por su parte, dibujó una expresión amarga esta vez. -Una verdadera pena... Sus comabtes preliminares fueron, aunque poco convencionales, sorprendentes. Pero ante una espada así...- negó con la cabeza, pudiendo recordar como si aun estuviera en las tribunas aquel escalofrío que despedía la espada mágica del oponente de su amiga. -Era una espada como la de las historias de los 8 heroes, no me creería tampoco capaz de enfrentar algo asi y vencerle...-

La mención de Caelin volvió una sonrisa animada a su cara, asintiendo efusivamente. -Llegamos de maravilla, gracias por tu ayuda en el viaje.- hizo una leve reverencia con la cabeza a Sindri. Dudaba de que hubieran podido vencer a esos feroces emergidos en las montañas de Bern sin su ayuda, vivían en tiempos complicados y los peligros de los caminos eran sin lugar a duda tan inciertos como letales. -Caelin es tan... distinto como esperaba pero distinto de lo que esperaba... Cálido, mucho más cálido de lo que hubiera imaginado...- intentó describir como pudo aquel lugar que lentamente comenzaba a llamar hogar.

Era... extraño, dificil de poner en palabras. Sentía su corazón en una encrucijada, sus piernas llevandole en el viento hacia las llanuras pero su corazón...

-Oh...- la explicación del muchacho sobre el libro le pareció... decepcionante, aunque sus ojos no pudieron evitar posarse sobre la portada el libro ¿Romance? ¿La gente en verdad leía sobre eso? Romance...

Era una palabra en la que... Raramente pensaba... ¡O no se recordaba en ningun momento pensar a decir verdad! No era algo a lo que una nómada en busca de venganza considerara...

Encontró su mano nuevamente sobre el misterioso tomo plagado de ese misterioso tipo de cuento y negó con la cabeza, volviendo su mirada al bibliotecario y dedicandole una sonrisa jovial. -Sonaría maravilloso algun libro asi... ¿Podrías recomendarme alguno? Algo como... los 8 heroes de Lycia o... ¿dragones? Pero alguna historia de la que no haya escuchado de ser posible... ¿Crees que hay algun libro asi?- miró nuevamente a la mesa, inspeccionando con curiosidad los distintos tomos.

Las letras le eran conocidas en sus nombres pero unirlas rapidamente aun le costaban... ¡Solo podia reconocer un libro del que tenian una copia en Caelin! Sería de gran ayuda si pudiera el joven bibliotecario guiarle.
Lyndis
Lyndis
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord | Paladin

Cargo :
Heredera a Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Esp. de plata [1]
Tónico de res. [1]
Espada de plata [6]
Escrito Mìtico
Gema de ascuas

Support :
Eliwood [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v
Sindri [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v
Luzrov [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] OaIUyNL
Khigu [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Iwzg0SR

Especialización :
[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Espada-4[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Arco1

Experiencia :
[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] YvwSTdF

Gold :
2034


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri]

Mensaje por Sindri el Miér Jul 17, 2019 8:20 pm

La caída de Ilia fue la crónica de una muerte anunciada. No le dé más vueltas, si no hubieran sido los Emergidos, habría sido un poder exterior el que hubiera conquistado Ilia. – movió la mano en sentido negativo mientras explicaba pausadamente la situación del continente septentrional de Elibe. No hablaba con pena, para él estaba claro como el día que algo así sucedería cuando el monarca del reino congelado prefería pasarse el día entero dentro de su castillo mientras ignoraba totalmente lo que sucedía en el exterior. ¿Cómo no iba a perderse ese territorio cuando incluso su rey no se interesaba por lo que pasaba más allá de su corte? – Yo estaba en Tellius cuando todo sucedió, por lo que no sé si puedo ser muy buen juez de todo lo que se perdió con la entrada de los Emergidos. Lo que sí puedo asegurarle es que la Gran Biblioteca de Ilia, el gran faro de conocimiento de Elibe, está en las manos de los Emergidos. – bien era cierto que eso era así, pero las pocas incursiones en la mayor biblioteca de Elibe habían desvelado algo especialmente interesante: los Emergidos no habían dañado ni uno solo de los libros de aquel edificio. Sí, no los cuidaban ni les dedicaban el mimo necesario para su correcta conservación, pero no habrían padecido ningún tipo de inclemencia. Era extraño, aquellos seres de ojos rojos parecían tener un apetito insaciable para la destrucción mas la enorme estructura de ladrillos estaba indemne. Vacía, pero indemne. Quizá incluso los Emergidos habían elegido rendirse antes que encender una simple cerilla en las ululantes colinas del que era, probablemente, el país más frío del mundo.

No tengo hogar hoy por hoy, no. No es que haya casas del saber por el mundo con la magnitud de la Gran Biblioteca de Ilia, ¿Sabe usted? Y, además, me temo que es un muy mal momento para buscar trabajo. Uno nunca sabe si el país que pisa podrá resistir unos pocos meses el envite de los Emergidos y, claro, tocaría volver a empezar. – se le ocurrían unos pocos lugares donde viajar y ganarse la vida durante una buena temporada. Algunos, como Daein y Plegia, que podían incluso llegar a respetar el tipo de magia que empleaba, algo total y completamente imposible de pensar en Elibe. Aún así, seguía sin decidirse y, por ahora, había decidido disfrutar del día a día viajando de aquí para allá – Oh, pero vivo bien. Siempre hay algo de trabajo para un mago en cualquier pueblo, ¿sí? Trabajo que se paga con una habitación en la taberna y unas cuantas comidas calientes. No puedo quejarme. – no obstante, le extrañó muchísimo que le ofreciera un… ¿Qué había dicho? ¿“Plato de comida caliente y un techo”? Tanto que no pudo evitar ladear la cabeza con una expresión críptica. No era tanto su generosidad sino el hecho que le había ofrecido cobijo en Caelin de todos los lugares posibles – Caelin, sí… un lugar muy cálido… muy bonito… muy pintoresco. Sí, sí. ¿Que acaso usted se ha instalado en tal lugar, por un casual? ¿Le ha gustado el lugar y ha decidido quedarse a vivir una temporada? No la culparía, Lycia es un lugar extremadamente acogedor… – volver a las fértiles y verdes tierras de Lycia… era una tentación, sí, pero una tentación que debía evitar a toda costa. No podía mirar atrás. No podía volver atrás. Sólo podía mirar hacia delante. O estaba perdido.

Es un arco, no creo que haya tanto misterio. – Sindri hizo un pequeño movimiento con los brazos, como si cogiera un arco invisible delante de él, tensara una cuerda y disparara una saeta por los aires. Un arco era, literalmente, un palo curvo al que habían atado una cuerda. Estaba evolutivamente sólo por encima de “piedra afilada con la que cortar” y “piedra afilada atada a un palo” – Cuánto más cerca, más difícil es errar el tiro, digo yo. Y, además, incluso puedes coger la flecha y tratar de pinchar al enemigo en vez de lanzarla. – y así habló Sindri, experto en el arte de la arquería. A ver, que tampoco podía ser tan difícil, el Hechicero atacaba a distancia sin problema alguno y las pocas clases que había tenido de cetrería y caza acabaron de la peor manera posible – Y, sí, yo esperaba ver cuán había avanzado el Clérigo Rulay en sus estudios de Magia de Luz… pero al parecer no fue posible. Bien es cierto que nos deleitó con una magnífica construcción defensiva mágica, pero incluso tal égida puede caer ante una espada de ese calibre. – al parecer Altea no se había privado de nada y había decidido equipar a su adalid con un rarísimo artefacto mágico. Tal vez querían asegurarse que ganase el torneo… pero no le iba a ser fácil puesto que había otra persona con un arma de la misma magnitud: el Príncipe Xander de Nohr. El torneo auguraba ser muy interesante…

No le sorprendió que no le gustaran las novelas románticas y, en cierta manera, se alegró de haber acertado en su presentimiento que la gente de Sacae valoraba mucho más las emocionantes novelas de aventuras y de caballerías que la novela rosa, un género tan y tan popular en las cortes de todo el mundo – ¡Oh, desde luego! Incluso sin biblioteca, bibliotecario soy. Esto sólo durará unos momentos. Con permiso… – mencionó mientras cogía con manos diestras y certeras y gesto suave uno de los libros de la pila del vendedor. No pasó nada de tiempo en tanto que lo abrió con premura, pero con suavidad, y leyó el título con ojos que sabían dónde mirar. Tal cual lo dejó, cogió otro ante la atenta mirada del vendedor, que parecía más o menos satisfecho con el trato que les daba. Obviamente que un bibliotecario no iba a manosear un libro de mala manera – Sí. No. Sí. ¿Y qué quiere decir este título, señor escritor? Esto no hay quién lo entienda. Sí. No. No. Éste no se lo haría leer ni a mi peor enemigo. Sí. Sí. No… – pronto una pequeña pila de libros fue creciendo, todos ellos de temática bélica, de aventuras o relatando la vida de algún héroe derrotando el mal por doquier. Y no paró hasta que diez o doce libros estuvieron perfectamente apilados uno encima del otro, esperando a ser adoptados por alguien con un deseo de leer sobre reinos siendo conquistados, caballeros partiendo al alba a la guerra y dragones siendo derrotados por las fuerzas del bien – Me temo que las leyendas de Elibe no han llegado a Regna Ferox pero diría que alguno de estos… – señaló animadamente a la montañita de libros mientras daba un paso atrás para darle espacio – … puede hacerle el peso. No es lo que recomendaría en la Gran Biblioteca de Ilia, peeeeeero…
Sindri
Sindri
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Nosferatu [2]
Tomo de Archfire [1]
Náströnd [4]
Protección de Mila
Báculo de Heal [2]
Tomo de Light [4]

Support :
Lyndis [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v
Khigu [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v
Hrist [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Tomo-4[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Staff-1

Experiencia :
[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] LPF2zQh

Gold :
2674


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri]

Mensaje por Lyndis el Sáb Oct 05, 2019 11:49 pm

La simpleza con la que contaba todo el estado de Illia el bibliotecario era para Lyndis sorprendente. Tenía una calma, una entereza para hablar sobre el lugar que había sido tanto tiempo su hogar... ¿Acaso ella podría hablar igual si Sacae y Caelin calleran?

No tardó mucho en encontrar la respuesta: ¡Por supuesto que no! Aun recordaba ver las marcas negras que dejaban a su paso los emergidos en las llanuras, recorrer las ruinas del antiguo castillo de Caelin...

¡Su sangre volvía herbir de solo recordarlo!

Agradeció, pues, que la platica virara en una dirección de la que, hoy día, podía aportar información clara y detallada: estado politico-militar de Lycia.

-Te aseguro que al menos en Caelin ese temor no deberás tenerlo. No puedo decir que vivimos con la soltura que pueden verse en algunas ciudades de Altea pero, cuanto menos, la amenaza emergida ha sido repelida y mantenida bajo control. Lentamente hemos organizado patrullas constantes y vigias fronterizos... No que los emergidos hayan desaparecido al completo pero grandes ataques han cesado en la zona.- pese a que hablaba en un "nos", mucho de ello había ocurrido antes de su llegada al territorio. Ella se había sumado al proceso de limpieza y control, extendiendo asi la marca de Caelin un par de poblados más al norte y aportando en los esfuerzos de reclutamiento y entrenamiento.

¡Era impresionante poder volver a hablar de un "nos" concreto! De una tribu propia de la cual se identificaban, de poder mencionarla y que las palabras simplemente salieran sin miramientos de su boca.

Las preguntas de Sindri sobre su estadía en Caelin le tomarón por sorpresa, ladeando su cabeza confusa ante las mismas... Mucho tiempo había pasado desde su último encuentro, si lo pensaba, una confusión o un olvido, más tras todo lo vivido con Ilia, era si lo consideraba esperable.

-Oh, como te había contado antes de separarnos en Bern iba en busca de mi abuelo, y por providencia de Hanon su salud se encuentra fuerte dentro de lo que cabe en su edad. He tomado residencia con él en la actualidad... Bueno, en una pequeña cabaña junto a la suya. Ha mencionado varias veces la posibilidad de que le reemplace en sus tareas pero... No estoy muy segura... Siento además que el mantenerse ocupado le ayuda a conservar sus fuerzas. De una forma u otra he terminado haciendo de todo un poco por Caelin... Principalmente cazar y ayudar con mi experiencia con la espada en lo que puedo. Las manos faltan asi que igualmente he terminado incursionando en tareas de las que jamás había pensado... ¡Como en carpientería! Creeme que apuntar correctamente a un clavo es mucho más complicado que lidiar con emergidos...- sus ojos se entrecerraron de dolor ante esto último, cerrando su puño para ocultar su pulgar recordando pesares ya pasados.

¡Había mejorado desde entonces! Pero el periodo inicial había sido desastrozo.

No pudo evitar soltar una risa ante la descripción de los arcos de Sindri, teniendo que darle la razon en parte. -Cuanto menos apoyo que disparar a pleno galope es una habilidad mucho más compleja, viniendo de las llanuras es lo mínimo que puedo esperar de un arquero antes de declararle certeramente diestro.- Aunque le costaba imaginar al galante Virion disparando en el ajetreado y desenfrenado movimiento de una carga a caballo... Ambas imagenes no terminaban de cerrar del todo una con la otra.

Con un ademán dio un paso atrás y dejó al bibliotecario hacer su magia. Este era SU campo de batalla.

Lyndis se limitó a asentir, aunque sin comprender completamente las cosas que el joven mencionaba mientras iba de un tomo a otro con velocidad y cuidado. Sus manos diestras, firmes, con propósito, como las de un experimentado guerrero blandiendo su espada contra multiples oponentes y saliendo avanti.

-...Algo me dice que en la Gran Biblioteca me hubieras recomendado el doble de tomos ¿eh?- miró, un poco incredula como tantos tomos acordes a lo hablado podía encontrar en tan poco tiempo ¡Y en tal caos que se presentaba ante ella! Ella veía un centener, no, un millar de oponentes apilados a abatir, mientras que el joven con unos movimientos de muñeca ya había acabado asi como asi con los generales enemigos.

Consultó, nerviosa, el precio de la pila con el vendedor y llegó a la conclusión que temía tras volver a contar la cantidad de monedas de oro en su bolsa: -Solo puedo llevar 2...- murmuró, mirando a modo de súplica a su amigo para volver a recibir su ayuda.

¡Decidir de entre 12 tomos misteriosos! Delegar era parte de las necesidad de un lord, al fin y al cabo, intentó convencerse.
Lyndis
Lyndis
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord | Paladin

Cargo :
Heredera a Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Esp. de plata [1]
Tónico de res. [1]
Espada de plata [6]
Escrito Mìtico
Gema de ascuas

Support :
Eliwood [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v
Sindri [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] JEIjc1v
Luzrov [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] OaIUyNL
Khigu [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Iwzg0SR

Especialización :
[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Espada-4[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Arco1

Experiencia :
[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] YvwSTdF

Gold :
2034


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] La busqueda del porvenir [Privado Sindri]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.