Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] De copas y asuntos pendientes [Privado Virion]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] De copas y asuntos pendientes [Privado Virion]

Mensaje por Lyndis el Lun Jul 23, 2018 11:04 pm

El ruido animado, los gruñidos y el golpe de jarros con bebidas espirituosas chocando en brindis, con los inconstantes y desafinados cantos que repentinamente se entonaban y tan repentinamente terminaban, le rodeaban y generaban una sonrisa en Lyndis aun desde su solitaria mesa apartada el bullicio principal.

¡Era por esas cosas que había venido al torneo!

Sí, el ruido de sus soldados tras una larga jornada se asemejaba, pero la cantidad era menor... ¡Mucho menos ruidosa! Y ella nunca dejaba de ser la jefa en Caelin. Pero... ¿Allí? ¿A mares y mares y decenas de cientos de corrientes de viento de distancia? Allí solo era Lyn, una figura más en aquel tumulto de aventureros, mercenarios y cazafortunas que se habían congregado con las festividades de Regna Ferox.

Le era dificil no dejarse llevar por la nostalgia y, a fin de cuentas, era aquello lo que deseaba más que nada. Recordar la vida simple, escapar de lo que la vida noble le traía en el porvenir...

Señaló con animo a uno de los meseros y le trajo otra bebida cargada hasta el tope. Desconocía el nombre y el contenido pero en aquellas circunstancias se le hacía exótica e interesante. No era espirituosa... o no debería serlo... pero sentía un leve rubor en sus mejillas que le hacían considerar que quizás le habían mentido...

Se unió a los aplausos y perdió su linea de pensamientos cuando uno de los mercenarios logró bajar una jarra completa de cerveza de cabeza parandose en una mano y con un hacha balanseandose de una pierna. Dudaba de qué demostraba aquello en contexto, y estaba segura de su nula aplicación en combate, pero sin duda había sido sorprendente.

Lo importante era celebrar y descansar ¡Había vencido en el combate de eliminatorias en la tarde! El otro combate demoraría unos días hasta que toda la ronda finalizara. Iría al día siguiente a curiosear por aquel pequeño bazar que había divisado al pasar el día anterior... Si es que lograba encontrarlo, claro.

¡Con tanta gente y tanto movimiento, Regna Ferox se le hacía un laberinto!

Dio otro sorbo de su jarro, y relajó sus hombros de un suspiro. La vida simple...
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord | Knight

Cargo :
Heredera a Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Esp. de plata [4]
Espada de acero [1]
Llave maestra [1]
.
.

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1079


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] De copas y asuntos pendientes [Privado Virion]

Mensaje por Virion el Vie Jul 27, 2018 9:15 am

Para Virion, el torneo de Regna Ferox había terminado. Pero aquello no era el final. Era solo el principio.

Había perdido, sí. Y había sido eliminado de la competición, justo en la primera ronda. Posiblemente, el príncipe Chrom y los Custodios no estarían nada satisfechos del resultado. Pero a Virion aquello ahora mismo le daba igual. Para Virion, aquel único combate en el que había perdido de forma tan estrepitosa en poco más de un minuto había merecido completamente la pena. Porque en aquel combate, la había conocido.

Solo su recuerdo hacia que el corazón de Virion latiese a mil por segundo. Ese cuerpo equilibrado, esbelto, esculpido por los dioses. Ese rostro adulto y angelical, con ese largo cabello verde inspirador y esos ojos del color de la esperanza. Una belleza muy por encima de la media de este mundo.

Pero su atractivo no era su única virtud. Aquella fuerza, aquella velocidad, aquella determinación, la facilidad con la que le había vencido, y la honorabilidad que había mostrado al hacerlo. Todo ello eran grandes cualidades que la ensalzaban como persona y hacían que Virion la amase todavía mucho más. Lyn de las llanuras… Virion no podía quitarse ese nombre de la cabeza.

Cuando nada más terminar el combate, los sanadores acudieron para curar las heridas de Virion, el arquero les solicitó que dejasen la cicatriz del último corte que le había derribado. Una cicatriz que llevaría con orgullo, recuerdo de tan mágico combate y de tan magnífica adversaria.

Por desgracia, Lyn se marchó antes que él, ya que no tenía heridas que atender. Una inmensísima pena, quería seguir declarándole su amor y de paso, escuchar su respuesta a la propuesta de matrimonio que le hizo nada más conocerla.

Emborrachado de amor, se dirigió a la habitación de la posada que ocupaba, para darse un baño y cambiarse de ropa. Aunque le habían sanado las heridas, el sudor, el polvo y la arena todavía seguían por todo su cuerpo y necesitaba un cambio cuanto antes. Estar sucio es lo antagónico completamente a ser Virion.

Cuando entró en su habitación, sintió una sensación de vacío por dentro. No tardó en entender de qué se trataba, Ram no se encontraba ahí. De hecho, no se encontraba cerca. Virion recordó, Ram le había pedido una serie de días libres mientras el arquero disputaba el torneo. Virion no dudó un segundo en concederle esos días, pues aquella era la primera vez, desde que se conocieron, que Ram le solicitaba algo semejante. Y con todo lo que había hecho por él, el arquero sabía que se merecía esos días de sobra.

Se imaginaba por qué los había pedido. Aunque Ram se cuidaba muy mucho de mantener escondida su vida anterior a conocerse, Virion sabía que Regna Ferox era un lugar muy importante para ella. Y supuso que necesitaría un tiempo para estar a solas. En aquel momento, al llegar a su habitación de la posada, no pudo evitar preocuparse por su sirvienta. Había algo de su pasado que la atormentaba, y deseaba poder ayudarla en aquel trago. Pero tampoco quería obligarla, debía confiar en ella. Ram…

Una vez bien lavado y con ropa limpia noble y elegante, Virion pensó darse una vuelta por la ciudad para celebrar su derrota. Y se le ocurrió el sitio perfecto para ello. Decidió salir preparado, con su arco y carcaj para defenderse por si las moscas (las noches en cualquier ciudad siempre traían riesgos) y un kit de emergencia especial por si se daba la situación apropiada.

Tras un largo paseo, en el que recordó lo frío que podía llegar a ser Regna Ferox (y eso que era verano), Virion llegó a la posada “Pegasos Cozeadores”. Una taberna animada y ruidosa, llena de gente de la ciudad dispuesta a emborracharse, cantar canciones y arrojarse sillas de madera los unos a los otros. El arquero estuvo una vez en el pasado, y tenía bonitos recuerdos de aquel lugar. Fue por ello que no le parecía mala idea volver a visitar aquel recinto.

Cuando entró, su mirada se volvió hacia una mesa concreta, apartada del resto, pegada al muro. Y el mundo volvió a pararse otra vez.

¡Alabados sean Naga, Grima, Ashera, Mila, Santa Elimine, Latona y todos los dioses y santos de la creación! Aquello no podía ser cosa de la casualidad ¡Era el destino! ¡Era el orden absoluto de las cosas! Aquello era… un momento de máxima felicidad para Virion.

Es que además estaba sentada en la misma mesa. En el mismo rincón que hacía unos meses Virion se sentó con el príncipe Pelleas y estuvieron hablando de la vida del arquero como duque de Rosanne. Aquello era todo un mensaje, era el momento, era el lugar ¡¡El amor iba a triunfar!!

Virion sacó de inmediato su kit de emergencia especial: un ramo de girasoles y violetas en perfecto estado ¿Acaso esperabais que el “kit” fuese otra cosa? Despacio, pero con la cabeza alta y con determinación, empezó a caminar en dirección a aquella mesa, ocupada por una sola persona. Una persona a la que apenas la había conocido ese día, pero que la reconocería de entre un millón, y que hacía que su ritmo cardiaco se acelerase a velocidad de pegaso.

Algunos de los ocupantes de la taberna miraron a Virion con curiosidad. Ver a alguien con pintas nobles y un ramo de flores en las manos no era habitual. Pero el arquero no se centró en ellos. Estaba perdido en aquella mujer, Lyn de las llanuras.

Lo primero que hizo fue poner el ramo de flores encima de la mesa con mucha suavidad, como si estuviese dando la ofrenda en un altar. Se arrodillo ante ella, como esa misma mañana, pero además cogió una de sus manos, y sin preámbulo alguno, empezó a declamar:

-Os amo a vos de todo corazón
Os admiro vuestra fuerza y valor
Os adoro cual diosa con fervor
Os deseo con locura y pasión

Os anhelo con total devoción
Os entrego mi vida sin temor
Os declaro mi más profundo amor
Os juro amaros sin interrupción

En ninguna de mis palabras miento
Sabed que estoy de vos enamorado
Pongo ante vos todo mi sentimiento

Este gran soneto es mi juramento
Mis votos de boda os he presentado
¡Celebremos ya nuestro casamiento!


Nada más terminar, Virion soltó la mano de Lyn y se puso en pie. No paró de mirar sus ojos esmeralda en ningún instante. Se perdía irremediablemente en la belleza de su cara pulida y celestial. Tuvo que hacer una pausa, le costaba respirar ante tan suprema existencia. Tragó un poco de saliva y se armó de valor, para expresar su más íntimo deseo.

-Sé de la existencia de una capilla cerca. Si nos damos prisa, la podemos encontrar abierta.-explicó Virion, dando claramente por sentado a qué se estaba refiriendo.-Decidme que sí, y no habrá segundo de mi vida que no dedique en convertiros en la persona más dichosa que jamás haya existido. Os amo, Lyn.

Y por segunda vez en aquel día, Virion se declaró de manera pública ante aquella mujer a la que apenas conocía de nada. Solo que, en esta ocasión, no habría combate de por medio que la permitiera evadir una respuesta.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Sniper

Cargo :
Miembro de Los Custodios

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Arco de acero [3]
.

Support :
Pelleas
Ram

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3630


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.