Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Empty [Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia]

Mensaje por Aran el Vie Jul 20, 2018 4:39 pm

El trabajo, mejor dicho, cumplir con aquel deber había terminado siendo todo un éxito. Quizás el exterminio de aquellos monstruos no había sido suficiente como para cobrar justicia, hacer esto era de todas formas imposible, pero al fin y al cabo cada uno había salido de aquella mansión con una recompensa entre manos. Aran entonces se regocijaba por dos cosas, que Mulitia hubiera acudido a su ayuda sin sufrir ningún daño, y que los mercenarios le hubieran sido fieles y confiables hasta el último momento. Lo cierto es que no quería inmiscuirse mucho más en sus vidas después de que dividieran la recompensa, ellos habían actuado y ganado su paga justamente, sin necesitar hacer nada más por él. Sin embargo, cuando ya se reunían fuera de las ruinas, recordó un detalle que para otros hubiera sobrado de más, pero que para él resultaba ser importante, sobre todo por ser la primera vez que requería servicios de tal índole.

 - Después de pagarles, debería darle el visto bueno al tabernero de lo que han hecho. Supongo que para ustedes es muy importante la reputación, así que... quizás quieran acompañarme a eso. -dijo, aún sin la costumbre de referirse a los demás abiertamente. Prefirió entonces volverse a Mulitia, con quien tenía la facilidad del habla.- No recuerdo qué tan pronto debías volver, pero, quisiera aprovechar un poco que estás aquí... - sonrió, intentando que no se notara mucho del rubor que le causaba referirse a eso, contando con que los estaban mirando.- Bien... -dijo, llamando la atención de los tres.- vamos a volver al puerto. -afirmó con ganas, liderando una vez más el camino.

No había manera, eso sí, de que el soldado bajara la guardia ante lo que había a su alrededor. Los emergidos no habían sido muertos, solamente habían escapado, lo que podía traducirse como una retirada estratégica. Cabía la posibilidad de que aún merodearan por los alrededores, aunque solo tenían como posibilidad esconderse en las cercanías de la mansión. Pues, una vez cruzaran fuera de allí camino al puerto, los alrededores estarían más despejados. Por eso Aran no abandonó su prisa, alegando que mientras antes volvieran, menos riesgo correrían. Ya habría quien se encargara de la amenaza mayor, tal como el ejército y una multitud de mercenarios ansiosos de buen trabajo. Hasta allí se involucrarían Aran y la clériga en los asuntos bélicos de Begnion, o al menos eso tenía planeado hacer el peliverde. Sus asuntos pendientes no incumbían a sus armas, incluso conservando la costumbre de siempre cargarlas consigo. En eso, por supuesto, era incorregible.

Tal como querían, no tardaron en adentrarse en las praderas, amplias y claras de visión. Fue entonces que Aran pudo por fin perder un poco de tensión, aligerando la marcha y asegurándose de que sus compañeros le siguieran el paso. Aún quedaba luz de día, por lo que podían permitirse apreciar la vista del camino y, más allá, la visión del ancho mar. En puerto estaba en verdad cerca, pero sus muros y edificios no tenían comparación a la naturaleza que entonces se les presentaba. Era extraño para Aran detenerse y apreciar todos aquellos detalles, pero por fin tenía la oportunidad de hacerlo, y no la desaprovechaba.

Así pasaron unos minutos más de marcha hasta que ingresaron al Puerto sin nombre, el cual los recibió con su característico y sombrío semblante. Escapando de las calles, las cuales lamentablemente conocía de sobra, Aran buscó inmediatamente la taberna donde había dejado su mensaje, probablemente la misma que conocían los otros miembros de su grupo, si es que ambos habían recogido la misión del mismo lugar. No importaba en realidad ese detalle, pues el objetivo de Aran allí era hacer conocidos los nombres de sus acompañantes. De camino el soldado no olvidó, por supuesto, notificar a los soldados en su puesto del éxito de la misión, entregando los papeles a ellos. Ya no necesitaba preocuparse de tal cosa, aunque sospechaba que tarde o temprano, fuera como fuera, acabaría enterándose de qué era lo que contenían esos documentos, aunque fuera a través de rumores. Se encogió de hombros ante la duda, y volvió entonces a su otro objetivo, no sin antes repartir la paga entre los demás miembros del equipo.

Aran recordó momentáneamente que, hace ya bastante tiempo, había acabado conociendo a la clériga de Santa Elimine en un lugar como aquel. No era el mismo local, de eso estaba seguro, pero aún así causó bastante pudor en él volver a traer a la joven a un lugar como ese. No esperaba eso sí reacción desfavorable de la jinete de wyvern o el mago, pues creía ciegamente que estaban más adecuados a sitios de esa índole. Ya dentro de aquel local el soldado intentó tomar el camino más desapercibido  hasta el mesón donde estaba el tabernero, siempre caminando con su pose erguida y ordenada, cosas por las cuales acababa siendo tan ignorado como una sombra. Suspiró tranquilo al conseguir aproximarse sin que lo intervinieran antes, y no perdió el tiempo esperando a que esto sucediera, llamando la atención del dueño lo antes posible.

- Muy buenas tardes... -murmuró Aran entre las voces que recorrían el local.- tengo que informar que el encargo que dejó "Aran" ha sido resuelto con éxito. Los mercenarios que están allí... -apuntó con sus ojos brevemente, sin nunca perder su postura.- Sería bueno recomendarlos. Han trabajado muy bien.

- ¿Ah, sí? Me gusta saber que lo que has gastado en anunciarte haya sido útil. -respondió el sujeto sonriente, pero en verdad sin el mayor interés.- Y, entonces... han tenido éxito. Me alegro mucho, sí. -dijo, al parecer recién asimilando lo que le dijo el peliverde. Aran ni se inmutó, pero de su seriedad podía adivinarse cierta molestia. Ya desde el principio se sentía incómodo comunicando cualquier cosa entre aquellas paredes, por lo que su actitud no ayudaba. Sin embargo lo dejó pasar, momento en el cual el tabernero aprovechó de hacer otro comentario.- Entonces, ¿No van a celebrar su victoria? Vamos, si suena muy bien.- dijo entre risas.- La primera es gratis para todos, de mi parte.

-Ah, eh... -aquello sí lo tomó desprevenido. Ni siquiera se preocupó en mirar la reacción de los demás, pues estaba ensimismado en la suya propia. Era una proposición que venía bastante de la nada, por lo que no tenía ni la menor idea si la debía rechazar o no.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Concoction [3]
Jabalina [3]
Lanza de acero [3]
Lanza de bronce [2]
llave maestra [2]
.

Support :
Mulitia [Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] A

Especialización :
[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Lanza%202

Experiencia :
[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] B1dswCL

Gold :
1627


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Empty Re: [Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia]

Mensaje por Roquentin el Vie Ago 17, 2018 3:27 pm

Un coro de ángeles canta una canción celebrando mi victoria en mi cabeza, sin embargo ojalá poder haber detenido aquel coro de querubines que perturbaban mi tranquilidad causándome un gran dolor de cabeza debido a las ingentes cantidades de alcohol que consumí el día anterior, de nuevo vuelvo a encontrar disonancias en mi propio cuerpo. Acabada la misión y cuando por fin parezco poder deshacerme de aquel molesto grupo con un buen botín las palabras del caudillo atraviesan mi cuerpo como una flecha haciéndome un daño interior que convirtió a la resaca en el menor de mis males, sugería que le acompañáramos a la taberna para no sé qué cosa. Mi respuesta fue un temblor en mi ojo derecho que refleja perfectamente mi estado de ánimo ante mi apática cara, siento como un torrente de emociones buscan salir a mi exterior por mi boca, torrente que al salir seguro que causaría una gran destrucción a su paso con palabras que horrorizarían a los más bravos, ¡¿POR QUÉ IBA A QUERER ACOMPAÑAR A TAN MOLESTO GRUPO DE GENTE?!

Me calmo, la razón vuelve a mí, mirándolo de forma objetiva la situación no es tan mala como pudo haber sonado en un principio, íbamos a ir a la taberna a la que tenía pensado ir de todas formas, simplemente actuaré como al principio alejado del grupo e ignorándolos y luego al llegar me vigorizaré de nuevo y que sea lo que el Ministro de el Alcohol quiera. Cuando comienzan a andar simplemente los sigo a una distancia prudencial para que sus voces no entren por mis oídos, además emulo la táctica de la ida de sacar un libro y hacer como que leo para que no osen interrumpir mi estado de concentración con alguna conversación estúpida.

En este momento me pongo a pensar en el poco control que tengo sobre mi vida y como siempre acabo en situaciones que me son desagradables sin poder hacer nada para evitarlo, parece que me vea atraído hacia todo tipo de situaciones incómodas sin poder hacer nada para evitarlo, yo creo que lo mejor es que cuanto antes pida una excedencia del ejército ahora que Bern se está reconstruyendo y me monte una granja en algún lugar remoto donde nadie me moleste, sí, esa es definitivamente una buena idea. Allí, en la tranquilidad de la soledad curtiré mi cuerpo bajo el sol arando el campo y paseando ovejas y me convertiré en una versión superior de mí mismo, solo cuando tenga la fuerza para poder controlar mi vida volveré a la sociedad.

Por fin llego (llegamos) a la ya conocida tasca donde al entrar me apresuro a sentarme alejado del grupo y me pongo en manos de la bebida, cuando un anuncio del tabernero aumenta mis ánimos, ¡la primera gratis! Si bien con la primera no tengo ni para aclimatar el estómago a lo que se suele avecinar cuando comienzo, sí que suele alegrar el mero hecho de ahorrar un poco de oro, lo que te predispone a una mejor actitud y que llena a los corazones de un gran vigor y ganas de afrontar la aventura que se avecina. Sumirse en la bebida sí que es una gran aventura y no ir haciendo el tonto contra los emergidos, nunca sabes lo que te va a ocurrir, y si son noches como la de ayer probablemente nunca lo sepas porque tendrás una densa niebla que empañará todos tus recuerdos de esa noche.

-Una de lo más fuerte que tengas.- le dije al señor de la barra que me miró con una mueca a la que no logro asociarle un pensamiento, aunque seguramente se debe a que recuerda la actuación que hice no hace tantas horas en ese mismo local (cosa en la que me saca ventaja), pero sinceramente, no puedo ir a peor.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Sage

Cargo :
Escritor

Inventario :
Vulnerary [4]
Pagina mágica [1]
Pagina mágica [1]
Tomo de Bolting [2]
elixir [4]
.

Support :
None.

Especialización :
[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Tomo%202[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Staff-1

Experiencia :
[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] GAwU4iW

Gold :
1577


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Empty Re: [Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia]

Mensaje por Hrist el Jue Sep 06, 2018 9:44 am

-Sí que lo es, sí. –musitó en voz baja.

El Jefe no parecía referirse a nadie en concreto, pero Hrist dedujo que simplemente hablaba en voz alta o que daba por hecho que le escuchaban. Sin embargo, sus siguientes palabras sí iban dirigidas a alguien. A Mulitia, la sanadora. O eso parecía. No le pasó por alto el incipiente sonrojo del chico al hablar con ella. Miró primero a uno y luego al otro, y de nuevo al uno y luego al otro, y durante unos fugaces instantes miró de reojo a Don Resaca. De ahí, hizo saltar su mirada hacia Logi, que le devolvió la suya con aire cómplice y con un largo y lento bufido. Se giró para darles un poco de intimidad mientras se disponía a guardar su casco en las alforjas. Aguantando la vela entre dos tortolitos en ciernes (presuntamente) junto a un individuo con resaca amigo de dar puñetazos a las puertas… Así estaba ella. Oh, por Anankos, qué cara de mala leche reprimida… Esperaría unos segundos a que se pusiesen en marcha para ir por detrás y darles espacio a los tres. Sentía que sobraba, que su función ahí había terminado y que no la necesitaban más, pero no iba a perder de vista al Jefe hasta que le pagase.
Así que, dicho y hecho, remoloneó un poco, esperando que los tres le pasasen por delante. Su brazo izquierdo se fue alzando paulatinamente hasta frenar, reteniendo con firmeza el avance de la cabeza de Logi, que buscaba alcanzar el condenado sombrero. Hrist ni siquiera necesitó mirar de reojo para saber qué pasaba. Se limitó a sostener las riendas con aplomo para no dejarle seguir, y que así el muchacho se alejase hundiendo las narices en ese libro tan interesante que lo tenía absorto mientras andaba. Les siguió en último lugar, a una distancia prudencial de aquéllos dos y de aquel sombrero que estaba pegado a la cabeza del mago huraño. El trayecto era corto, pero después del chute de adrenalina del combate, el paseo se le hizo lento. Pensó en qué le depararía el futuro si volvía a enrolarse en trabajos así. ¿La reclutaría alguna nación enemiga de Nohr y ella se enteraría justo en medio del ajo? ¿Descubrirían a medio combate que era nohria y la llamarían Escoria Nohria? Ay, las sorpresas que podía dar la vida…  

Finalmente, llegaron a la taberna donde había colgado el anuncio que había dado lugar a todo aquel periplo. Dejó a Logi cerca, en un rincón alejado del paso continuo de peatones, pero visible desde el interior a través de alguna de las ventanas del local.

-Me voy un ratito, Logi, pórtate bien, ¿eh? –le dijo dándole unos golpecitos afectuosos en el cuello. El animal clavó sus pupilas verticales en ella –No, no sé cuánto tardaré, no creo que me pase aquí hasta la noche –repuso con un gesto desenfadado de mano, al ver que hacía amago de protestar. –, así que aprovecha y descansa. -El animal respondió con un cabezazo suave en el vientre. –Venga, que lo has hecho muy bien, buñuelito… -dijo mientras le acariciaba la cabeza, alrededor de los cuernos.

Finalmente se alejó, dejándolo con unos de sus bostezos perezosos, y entró apresuradamente en el local, temiendo perderles de vista.
El interior no era muy diferente del de otros en donde había estado. Luz cálida iluminando la estancia, mesas de madera algo ajadas distribuidas cuál procesión desordenada de hormigas, y murmullo generalizado en el ambiente. El Jefe estaba hablando ya con el tabernero, refiriéndose al encargo de un tal Aran. Hrist empequeñeció unos instantes los ojos, pendiente del semblante serio del Jefe, casi segura de que rozaba la molestia. ¿Aran? ¿Se le habría escapado al tabernero? “El encargo que dejó Aran”… “lo que has gastado en anunciarte”… Una de dos, o el Jefe era Aran, o trabajaba para él. En cualquier caso, no parecía a gusto con que tal nombre saliese a la luz. Como no dijo ni mú al respecto, decidió seguir llamándole “Jefe” hasta que éste le pidiese referirse a él de otro modo. Miró la parte buena, y pensó que, por lo menos podía caerle algo de publicidad si alguien necesitaba un mercenario a mano o un jinete de wyvern de alquiler.

-Ah, genial. –dijo por fin, permitiéndose sonreír un poco. –Pues yo… Cerveza. –Tampoco iba a montar sobre Logi inmediatamente, había tiempo de sobras para tener la cabeza despejada cuando fuese el momento. –Cerveza, por favor.

Hrist se dirigió a tomar asiento. Don Resaca se le había adelantó, y Aran y Mulitia ya habían ocupado los otros asientos, lo que le dejaba únicamente… el sitio al lado del susodicho mago.

Una sensación de vacío le sacudió el estómago en esos instantes en el momento en que puso su trasero en la silla. ¿Eso había sido un gruñido? ¿DON RESACA LE ACABABA DE GRUÑIR? ¿Qué era? ¿Un chucho malhumorado? No, debían ser imaginaciones suyas… Pero le pareció que le dirigía, además, una mala mirada al soslayo. Contó mentalmente hasta cinco, mirando al techo. Respiró hondo, y se abstuvo que responderle con una de sus miradas reprendedoras de wyverns.

Se cruzó de brazos sobre la mesa, esperando su cerveza, y con la mirada distraída en ningún punto en concreto del resto de la taberna. El Jefe y Mulitia parecían aún ocupados con lo que fuese que tuviesen que hablar. Hubiese preferido sentarse al lado de la ventana, y así habría podido ver a Logi desde ahí, pero no había habido suerte. En lugar de eso, resiguió con sus dedos enguantados el relieve de la bracera derecha, distraída. Se dio cuenta de que estaba algo manchada de sangre no del todo seca. Sangre emergida tenía que ser. Ni Mulitia ni el Señor Mago habían salido heridos. Sacó su trapito de limpieza de emergencia, y frotó un poco para limpiarla mientras se preguntaba cuál sería el siguiente paso a seguir en su vida.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Wyvern Master

Cargo :
Mercenaria

Inventario :
Vulnerary [3]
Hacha larga de acero [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Hacha 2

Experiencia :
[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] AslQXcW

Gold :
1893


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Empty Re: [Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia]

Mensaje por Mulitia el Mar Oct 16, 2018 1:49 pm

Ya había visto bastantes lugares de Begnion de camino a los puertos, por eso también se sentía mucho mas calmada, en el camino no es que hubiera hablado mucho con Hrist o el mago, la joven iba con su wyvern y el otro chico...no es que pareciera tener ninguna gana de mantener una conversación con ella, por eso decidió que por aquel camino prefería centrarse en la belleza de Begnion y curiosear por allí, Aran también parecía centrarse algo mas en el trabajo y en estar allí, en Begnion y por eso dejo que este siguiera así hasta que lo escucho hablar, girando su rostro para mirarlo con una sonrisa. -No te preocupes, puedo quedarme aun un tiempo mas, deje varias instrucciones en el ducado para mientras no estoy, aunque tengo que decir que te echo de menos. llegaran al punto de encuentro, al puerto, donde podrían descansar.

La primera vez que había pisado un puerto como aquel, había sentido un gran miedo, Begnion siempre le había intimidado un poco, quizás porque creía que realmente eran muy extremistas en muchas situaciones y había oído de que, en aquel entonces, cuando viajo por primera vez hacia aquellas costas, Begnion no tenía buenas relaciones con Elibe. Ahora estaba mucho mas tranquila, incluso había estado en una de aquellas mansiones abandonadas de las que había oído hablar, mansiones llenas de lujos que nadie podría disfrutar, salvo los emergidos...hasta allí había decidido ir por amor, y es que, era irónico, había encontrado el amor donde menos pensaba esperarlo, aquella persona a la que amaba pertenecía al mismo reino que tanto le intimidaba, era sorprendente y muy curioso, por eso pasear por todos aquellos lugares le recordaba al primer momento en que conoció a Aran.

Terminaron por acabar en una taberna parecida a la que había ido por primera vez cuando visito Begnion, el lugar donde había conocido a Aran, ahora no lo recordaba exactamente, todas las posadas parecían iguales, puede que incluso aquella taberna fuera la misma en la que Aran y ella habían estado hacía ya bastante tiempo. La joven se sentó en cuanto llego Aran colocándose a su lado, parecía que podían celebrar por fin su victoria contra los emergidos, aquello provoco una gran sonrisa en el rostro de la joven aplaudiendo un poco mientras miraba al grupo. -Perfecto, nos lo merecemos, hemos hecho un gran trabajo, sin duda. La joven miró un momento al tabernero y se quedo pensativa, ella odiaba la cerveza, prefería cosas mas dulces pero seguramente no encontraría aquellos licores que podía beber en su ducado por lo que decidió pedir vino, lo mas barato y dulce que podía encontrarse en una taberna. -Vino para mi por favor. Una vez lo pidió volvió a mirar a Aran dándole un pequeño toque en el hombro. -Vamos, tenemos que celebrar, un poco de alcohol no nos vendrá mal. Aunque quizás si al mago resacoso, pero ya había abandonado la idea de advertirle y aconsejarle, su mirada podía denotar verdadera repulsión por ellos, por aquella situación, por lo que la joven prefirió volver la mirada hacia la jinete. -Es sorprendente, como Logi te hace caso siempre, es como si tuvierais una conexión distinta, ni si quiera yo he conectado tanto con Purpurina. ¿Cual es tu secreto?
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Saint

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de mend [3]
concoction [3]
baculo de heal [2]
Tomo de Trueno [1]
Llave de Puerta [1]
Báculo de Heal [2]

Support :
Xander [Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Iwzg0SR
Aran [Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] A

Especialización :
[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Staff-3[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Tomo-1

Experiencia :
[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] IN979RC

Gold :
1436


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Empty Re: [Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia]

Mensaje por Aran el Sáb Nov 17, 2018 3:00 pm

Desprendido de toda atención, Aran regresó en sí cuando oyó por detrás de sí la voz del mago, quien no tardó nada en absoluto en aceptar la oferta en su lugar. Aran expresó una mueca de completa molestia, aunque no se molestó en mirarlo, pues no quería escalar ningún conflicto. Tan solo le molestaba en cierta medida verse arrastrado a eso, y sin ni siquiera poder decidir a tiempo lo que él quería. Definitivamente no contemplaba la idea de beber en aquel lugar, jamás en su vida, sin embargo... si sus compañeros querían, ¿Para qué se los iba a impedir? De todas formas, probablemente no volvería a ver a ambos mercenarios nunca jamás. Podía ser otra recompensa para ellos, y ya le sugeriría a Mulitia abandonar el lugar a tiempo, antes de que los arrastraran a alguna escena desagradable. La jinete fue quien pidió a continuación, cosa que no le sorprendió mucho, pero en comparación a quien ya apestaba a resaca, no le molestaba en absoluto.- Aún recuerdo que los jinetes del ejército solían quejarse mucho de que no les permitían beber lo mismo que a los otros. Tienes como, un privilegio. -comentó, aunque no muy seguro si se lo tomaría a mal. Podía ser que lo interpretara de mala forma, suponiendo que la criticaba de más. Por supuesto, no le gustaba ver a la gente beber a su alrededor, pero nunca tanto como para cuestionar su sentido moral a viva voz.

- Ustedes pueden pedir más si quieres. En mi lugar les pagaré una parte, porque y-...-Aran estuvo a punto de negar completamente la oportunidad que le estaban dando, tal como quería. Sin embargo, antes de poder siquiera terminar de hablar, percibió la mirada de Mulitia a su lado, oyendo entonces lo que le había dicho y sintiendo cómo lo tocaba. Aran inmediatamente se sonrojó por el simple hecho de que fuera ella quien le propusiera beber entonces.- A-ah... ¿No? -alcanzó a murmurar antes de bajar la mirada al suelo. Ella iba a tomar vino, ¿No? Eso sí que se le hacía raro; todo el mundo vivía de la cerveza en Begnion, y no mucho más. Supuso que esa case de gustos provenía por su ascendencia. Y entonces dio cuenta de la verdad, que la gente adinerada acostumbraba a beber mucho, a veces incluso más que la gente humilde. De todas formas, ¿No era el alcohol un lujo?- Debe ser muy normal para ti. -intentó responder con una sonrisa. La incomodidad del soldado podía verse a mares de distancia, sobre todo porque en ese momento fingía estar cómodo con lo que ocurría a su alrededor. Por supuesto que le debía la vida a ese par de mercenarios, ¿Pero no sería demasiado? No tenía ni la menor idea  de cómo podían suceder las cosas, simplemente estaba asustado como quien fuera que pasa por una experiencia así la primera vez. Entonces escuchó llegar al dueño con sus jarras, quien curioso miraba al peliverde, intrigado de por qué no había escogido nada.

- ¿Entonces te traigo algo o no, Aran? -dijo, habiéndose aprendido ya su nombre. Este último frunció el ceño ante la cercanía que intentaba tener con él, la que repelió inmediatamente.

- No lo sé. -dijo en un tono ya un poco hastiado. Sin embargo, entonces se dio cuenta de que, quien probablemente estaba armando una escena era él. El peliverde consideró el valor de esa situación, y si valía la pena resistirse tanto. La clériga probablemente se preguntaría en qué pensaba, qué le estaba pasando, y considerando esto, finalmente Aran comenzó a ceder. Con los ojos ya caídos y una expresión ya rendida, miró hacia delante, suspiró, y alzó la voz una vez más.- También... quiero una cerveza. -dijo, apoyando su codo en la mesa y apoyando su rostro en su propia mano. Sin duda había sido una elección muy difícil para él. Entonces el dueño no tardó mucho en regresar, volviendo además con una bandeja de panes.

- Otro regalo de la casa, para esta abundancia de clientes, ¡Jajaja! -rió en voz alta. Aran, rojo por completo, recogió el jarro evitando mirar a nadie, tomándose su buen tiempo en siquiera intentar probar lo que le habían servido. Finalmente, tras un par de minutos, el peliverde levantó la cerveza y la sorbió un poco, chocando con lo fría que estaba, y también con su sabor amargo

.- ...Huh... -se sorprendió, intentando saborear lo que ahí tenía. No le molestaba tanto, ya que tenía un buen paladar para los sabores particulares. Tomó un poco más entonces, no molesto en verdad por como sabía, aunque el olor seguía siendo desagradable.- ...¿No me pondré, uh, mal por beber esto entero, no? -preguntó a todos en general.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Concoction [3]
Jabalina [3]
Lanza de acero [3]
Lanza de bronce [2]
llave maestra [2]
.

Support :
Mulitia [Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] A

Especialización :
[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Lanza%202

Experiencia :
[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] B1dswCL

Gold :
1627


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Empty Re: [Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia]

Mensaje por Roquentin el Jue Ene 17, 2019 6:20 pm

Al oír la inocente pregunta del joven no puedo evitar sorprenderme, ¿de verdad existía un mercenario, soldado o lo que fuera, capaz de tratar con tanta ingenuidad el alcohol?  Desde luego este jefe nuestro está demostrando ser un individuo peculiar, más con toda la escena que ha causado por una mísera cerveza, no sé si me doy asco al darme cuenta de que mi cercanía con el alcohol me ha permitido establecer una jerarquía donde la cerveza ya no entra dentro de las bebidas alcohólicas, sino que es algo comparable con el agua. Aprovecho mi superioridad en este tema (único tema donde la tengo) para tratar con desdén a nuestro ex-jefe e intentar subirme el autoestima un poco -Honestamente yo creo que ni un niño pequeño... Ni un niño pequeño notaría los efectos embriagadores de la cerveza.- digo un deje de desprecio, aunque tampoco cambia mucho de mi forma de comportarme habitual, tan inconsciente que me lleva a situaciones incómodas como gruñidos inesperados cuando alguien se acerca más de lo debido.

Después de toda la palabrería tengo que dejar claro que no solo hablo, sino que también actúo y me pongo como objetivo beberme la gran jarra de un trago, en realidad no es tarea demasiado difícil, ni tampoco creo que estar tan acostumbrado al alcohol sea algo de lo que enorgullecerse (más bien al contrario), pero es lo que hay... Sin embargo cuando acerco la jarra con aquel negro brebaje... ¡Su puta madre! Su olor me repugna como pocas veces me ha pasado, y eso que estoy acostumbrado a beber bebidas alcohólicas de alta graduación (cuyo olor suele ser bastante fuerte), pero la cosa esta... ¡Puaj! Sin embargo ahora no hay vuelta atrás, ni siquiera debo preguntar qué coño me estoy bebiendo, pero la mezcla de olores que se ha formado no me permite reconocer lo que está dentro del recipiente. Intentando aguantar la respiración me torturo a mí mismo cumpliendo mi promesa con cierto estoicismo.

Noto como el putrefacto líquido desciende por la garganta y llega hasta mi vacío estómago, veo como se me van acabando las fuerzas pero resisto y me consigo acabar la jarra, que vuelvo a dejar torpemente sobre la mesa. Asqueroso pero eficaz para embriagar a la gente. Sin embargo no puedo evitar notar como se me reseca la boca, es una sensación extraña pero que no implica nada bueno, empiezas a salivar más y se te duerme un poco, noto como mis tripas empiezan a hacer movimientos extraños... Intento pararlo, ¡no!

Es tarde para evitarlo y una estampida de vómito acaba en la boca haciendo un gran esfuerzo para mantenerla cerrada evitando que el líquido salga de esta y por disimular que tengo la boca llena de contenido gástrico, por suerte mi poca predisposición a hablar no me forzará a abrir la boca innecesariamente, sin embargo me repugna la situación y tengo que idear una forma de salir de esta. No puedo excusarme e ir al baño porque sería demasiado cantoso, y aunque mi bebida no tenga nada que ver en cuanto a intensidad con la de mis compañeros después de toda la cháchara que he dado sería más patético de lo que ya soy de normal, no, esto no se puede descubrir, tengo que pensar un modo de librarme de esto.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Sage

Cargo :
Escritor

Inventario :
Vulnerary [4]
Pagina mágica [1]
Pagina mágica [1]
Tomo de Bolting [2]
elixir [4]
.

Support :
None.

Especialización :
[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Tomo%202[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Staff-1

Experiencia :
[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] GAwU4iW

Gold :
1577


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Empty Re: [Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia]

Mensaje por Hrist el Dom Feb 10, 2019 3:57 pm

No, no se lo había imaginado. Don Resaca le acababa de gruñir. Por El Eterno, ¿qué diantres le pasaba a ese tipo? Se abstuvo de responderle con un bufido, como si fuese una gata recelosa, y se limitó a frotar el trapito contra la bracera derecha. Paciencia. Paciencia. Un, dos, tres… Lo que fuese con tal de no ver la cara de asco del Señor Mago y a aquellos dos tortolitos llenando de romances y miraditas furtivas el lugar. Cuatro… Cinco… Vaya, ¿Ni un niño pequeño notaría los efectos embriagadores de una cerveza? “Pues muy bien, soy una niña pequeña.” Podía aguantar, sí, pero sabía dónde estaba su límite. A lo mejor él vivía en un perpetuo estado de embriaguez, y cualquier cosa que no le hiciese mantenerse ahí o subir le parecía agua. Vaya un fantoche…

Se preguntó, una vez más, cómo podía ser que siempre se viese metida en las situaciones más absurdas. Era como un chiste: Van una ingenua mercenaria, un misterioso jefe, su adorable compañera sanadora y un mago huraño con resaca y entran en una taberna…

–¿Eh? ¿Qué? ¿Secreto? –La voz de Mulitia la sacó de su ensoñamiento de ama de casa que farfulla sobre suciedad en la vajilla.– No sé si llamarlo secreto, es más bien que… Hay que estar mucho encima de él. –Los hombros se le relajaron a medida que esbozaba una tímida sonrisa.– Los wyverns tienen mucho carácter, tienen que ver que su jinete lo vale y respetarlo. Es… Más que adiestrar, es… ganarse su respeto, llegar el uno al otro, es…

El término “adiestrar” a veces le resultaba confuso. Podía ser correcto para perros o caballos, quizás incluso pegasos (que eran, bueno… caballos con alas). Pero los wyvern se regían por otra lógica. Otra manera de pensar. No era que viesen al jinete como un superior al que obedecer, sino más bien alguien que merecía su respeto, alguien en quien…

–… Confiar. –Concluyó.– Es más una cuestión de respeto y confianza. –Paró unos instantes, tras los cuales se dio cuenta de que había estado jugueteando con el trapo… y de la cara de boba que se le había quedado hablando de wyverns. Como si a alguien fuese a interesarle cómo una pueblerina con hacha había logrado que un enorme lagarto con alas la siguiese como un perro faldero.– En cambio, no sé mucho de caballos… A lo mejor Purpurina es más independiente, ¿no?

El tabernero trajo la jarra de cerveza. Sólo con el olor que desprendía ya se daba cuenta que no era la clase de cerveza que estaba acostumbrada a beber en Nohr o Ylisse. Meneó un poco la jarra, y decidió darle un tiente.

–Mmmh… –Se le hizo un rictus en los labios.– Así que esto es la cerveza de Begnion… –Aunque finalmente se relamió.– Sabe algo más suave que la nohria, pero es más… amarga. –musitó.

Parecía más suave que la cerveza nohria o la ylissense, y, a la vez, más amarga. No era su sabor favorito, pero pensó que no estaba mal del todo. Si algún día volvía a Begnion y quería cerveza, ésta era pasable. Aunque no podía decirse lo mismo del Mago Que Gruñe y su “Lo más fuerte que tengas”. Hrist fue incapaz de descifrar esa extraña mueca inexpresiva de su cara. ¿Demasiado fuerte para él? ¿Lo estaba embriagando? Algo no cuadraba… Esa cara, esa mandíbula tensa… Le recordaba a Logi cuando olía coliflor hervida.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Wyvern Master

Cargo :
Mercenaria

Inventario :
Vulnerary [3]
Hacha larga de acero [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Hacha 2

Experiencia :
[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] AslQXcW

Gold :
1893


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Empty Re: [Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia]

Mensaje por Mulitia el Miér Mayo 08, 2019 11:03 am

Probablemente no era lo que mas pedirían en aquella taberna, el vino no era algo muy común entre el pueblo llano, ella lo sabía, pero si tenía que celebrar quería hacerlo bien, con algo que le gustara beber de verdad y por eso eligió el vino a diferencia de las cervezas que Aran y Hrist habían pedido, y bueno, muy diferente a lo que había pedido el mago borracho. La joven se centró entonces en la charla que tenía con la jinete de wyvern, su padre lo había sido hacía ya mucho tiempo, antes de lastimarse y perder a su wyvern, por eso sentía bastante curiosidad por aquel tema. Antes, sin embargo, pudo escuchar que Aran suponía que era algo normal para ella eso de beber alcohol, aquello le provoco una leve risa, justo cuando iba a beber de su copa de vino. -No es que sea algo común, pero... en la mansión tenemos licores frutales,sidra y muchas bebidas alcohólicas muy ricas y frescas, acompañadas de comida no suelen embriagar. Los probarás, estoy segura de que te gustarán mucho mas que esto

Volvió de nuevo su atención a la joven chica de cabellos rubios, sonriendo aun levemente mientras bebía de forma refinada y tranquila el contenido de su copa. -Respeto y confianza...ya veo, debe ser algo difícil de conseguir, eso os congratula Lady Hrist, debéis tener una conexión muy especial ambos. ¿Su padre había llegado a confiar tanto en su wyvern cuando era joven? Probablemente era diferente a como había sido después, un monstruo. -Quizás si, Purpurina es mas independiente, aunque se que nunca me fallaría, no era una yegua de batalla, pero aun así me ha acompañado y adaptado a las diferentes batallas que he librado.

Después de darle otro trago a aquel vino se fijo en el cuarto integrante de aquella mesa, aquel mago tan silencioso, pero al verlo pudo sentir que algo malo le ocurría, como si estuviera en apuros, ¿Acaso la bebida que había probado estaba en mal estado? O...el alcohol que ya tenía su cuerpo había hecho efecto después de todo lo ocurrido. -¿Os encontráis bien? Se quedo mirando fijamente y extrañada al mago y después observo la bebida de la cual estaba bebiendo, solo olió un poco y le pareció algo nauseabundo, ¿De donde habían sacado algo así? y ¿Como se había atrevido a meterselo si quiera en la boca?
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Saint

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de mend [3]
concoction [3]
baculo de heal [2]
Tomo de Trueno [1]
Llave de Puerta [1]
Báculo de Heal [2]

Support :
Xander [Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Iwzg0SR
Aran [Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] A

Especialización :
[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Staff-3[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Tomo-1

Experiencia :
[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] IN979RC

Gold :
1436


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Empty Re: [Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia]

Mensaje por Aran el Vie Mayo 10, 2019 1:14 am

- ¿Hay licores de frutas? -fue lo primero a lo que atendió responder Aran, sorprendiéndose más de la cuenta por tan pequeño detalle. Su ignorancia al respecto era patente.- Pero si no embriagan… ¿Por qué es mejor que beber el jugo de la fruta y ya? -preguntó de la forma más inocente posible, con un rostro de confusión. En verdad se le hacía extraño el conocimiento que tenía Mulitia sobre los licores. Pero claro, nuevamente se repitió que debía ser por su clase social.

Aran frunció el ceño tan solo por imaginar a un chiquillo más joven que él bebiendo así como lo insinuaba el mago.- Entonces, espero que nadie aquí termine atontado y contra el suelo... -le miró de esa forma, aunque poco después desviando los ojos con un rostro de aparente desinterés. De esa manera intentaba repeler una discusión, que entonces era bastante probable que brotara entre ellos. Sin embargo, fue entonces que Aran notó que su cerveza tenía un color mucho más “transparente” que el de su compañero -un brebaje negro y espeso-, ya que desde su asiento podía oler una fragancia mucho más intensa que la de su propio brebaje. Quizá el de la barra le había visto los ojos inocentes y se había decidido por darle algo más ligero, cosa que al fin y al cabo agradecía.- De todas formas, no creo que haya nada divertido en no estar consciente… -murmuró, cogiendo un poco de pan, metiéndoselo en la boca y ayudándose a tragar con otro sorbo de cerveza. Ni siquiera notó el apuro por el que pasaba el más atrevido del grupo, aunque si le desagradó la extraña cara que hizo al rato de beber lo suyo.

Sus ojos se fijaron más detenidamente en la jinete de wyvern, como queriendo descubrir en ella algún comentario igual de desagradable respecto al alcohol, a pesar de que pareciera una persona mucho más prudente, en fin, porque se le hacía más confiable. Jamás se le habría cruzado por la cabeza lo que podría ella pensar de su actitud, aunque no parecía quien obrara con reticencia. Definitivamente no era bueno leyendo a los demás, por lo que prefirió volver el rostro a Mulitia, echándose un par de tragos más por la garganta. Huh, ¿Por qué de pronto se sentía acalorado? De la nada, su coraza metálica se transformó en una gran incomodidad, pero se resistió aún a quitársela, ya que le parecía bochornoso ponerse a soltar sus amarres en medio de la mesa. De todas formas, un pequeño tinte rosado le prendió el rostro, no muy sutil por lo claro de su piel.

-Ah… -Aran por fin pareció sonreír, más relajado, de pronto, al oír sobre los wyvern.- Suena a que son muy inteligentes. Aunque, ¡Aunque eso los hace más peligrosos! -exclamó, sonrojándose esta vez por alzar de más la voz. Aran, quizás el soldado más callado de toda Begnion, se había hecho escuchar por todos los presentes.- A-ah. Purpurina es muy inteligente, pero tiene más de bonita que de manejarse sola, ¡Jaja! -¿De dónde venían esas ganas? Al segundo volvió a mostrarse tímido, tanto que acabó agachando la cabeza, mirando a la clériga con vistazos rápidos, como buscando en ella algo de confort.- Pero sí. Ella no tiene miedo, eso es lo más importante… -dijo en un susurro.

Aran se fijó una última vez en la cara de medio muerto del mago, ya comenzando a dudar de que la estuviera haciendo a propósito. Al parecer todos se habían fijado, irónico cuando ese personaje se empeñaba en no llamar la atención.

-Oye, ¿A lo mejor quieres agua? -le ofreció con buena intención. Levantó la mano para que viniera el bartender, el cual respingó y se acercó sin mucha prisa. Este último le trajo un vaso claro y pequeño, de los que servían para beber no más que pequeños sorbos, con apenas un poquito de agua.

-Yo creo que tu amigo necesita otra cosa más que seguir bebiendo… -insinuó el hombre con una sonrisa, sin duda burlándose del estado en que había quedado el otro tras beber su jarra.- ¿Verdad? -sin más se acercó al mago y le palmeó la espalda.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Concoction [3]
Jabalina [3]
Lanza de acero [3]
Lanza de bronce [2]
llave maestra [2]
.

Support :
Mulitia [Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] A

Especialización :
[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Lanza%202

Experiencia :
[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] B1dswCL

Gold :
1627


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia] Empty Re: [Social] Renombre de alto precio [Priv. Roquentin/Hrist/Mulitia]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.